Versión impresa

Segunda Guerra Mundial: Sangre, sudor y lágrimas.

Segunda Guerra Mundial: Sangre, sudor y lágrimas.

  • Lista creada por Venhut.
  • Publicada el 28.07.2011 a las 14:47h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Venhut

Último acceso 31.12.2012

Perfil de Venhut

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Venhut

Acciones de la lista

Frente a la Alemania nazi, la Italia fascista y el Imperio de Japón (Potencias del Eje), lucharon las democracias occidentales Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos y la comunista Unión Soviética (Países Aliados). Otros países con menos peso, por diversos motivos, se fueron sumando a uno u otro bando. El conflicto condujo al desarrollo de dos guerras paralelas, una en Europa y otra en el Pacífico.

«Saltamos, con el agua a la cintura. Oía yo las balas que zumbaban a los costados. A una milla había matorrales que creaban una barrera natural como de un metro y medio de altura. Vi los cuerpos de nuestros soldados. Otros estaban nadando en el agua. Alcé mi rifle; a mí no me importaba que yo me mojara, pero mi rifle no se mojó. Me dije en mis pensamientos: "si Dios me da la vida y salud para llegar a esos matorrales... ".

Caminamos todo el día, casi veinticinco millas. Había muchos enemigos. Caminamos hasta que cayó la noche y nos dijeron que hiciéramos trincheras individuales. Yo oía al enemigo hablar, ellos estaban como a dos matorrales de nosotros. Cuando nos levantamos por la mañana, caminamos y peleamos con el enemigo durante todo el día. Avanzamos cerca de quince millas.

Vino el general y nos dijo: "Agarren a los paracaidistas". Al oírlo, le respondieron que no había, que todos estaban en África. "Pues que agarren voluntarios", contestó el general enfadado y triste al mismo tiempo. Yo me presenté como voluntario. La idea era que nos soltaran en el aeroplano detrás del enemigo. Me decían mis amigos que me iba a matar en el aire, pero yo lo que quería era saber cómo saltar de un aeroplano».

Testimonio de un joven de 19 años que combatió en Normandía.


LISTA DEDICADA AL USUARIO HIJO ER DIABLO. HACE MESES TE PROMETÍ ESTA LISTA... LO PROMETIDO ES DEUDA, CAMARADA.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Genocidio sistemático de judíos: Holocausto.

1. Genocidio sistemático de judíos: Holocausto.

En 1942 Hitler decidió aplicar la llamada "Solución Final", posteriormente denominado "Holocausto", un plan ideado para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía que se encontrase en Alemania o en cualquier otro país bajo el dominio nazi. Su puesta en práctica supuso la deportación... Ver mas
En 1942 Hitler decidió aplicar la llamada "Solución Final", posteriormente denominado "Holocausto", un plan ideado para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía que se encontrase en Alemania o en cualquier otro país bajo el dominio nazi. Su puesta en práctica supuso la deportación sistemática y el exterminio posterior de toda persona clasificada como étnicamente judía, con independencia de su religión.

La persecución de los judíos se ejecutó en varias etapas. Tras la llegada de los nazis al poder, en verano de 1934 el racismo impuesto por el Estado acabó en legislación antisemita con las Leyes de Núremberg, que negaban la ciudadanía del Reich a los judíos y prohibían todo matrimonio mixto entre judíos y alemanes. Poco a poco los judíos se vieron despojados de todos sus derechos como ciudadanos. El 9 de noviembre de 1938, durante la llamada “Noche de los cristales rotos“, unos 30.000 judíos fueron deportados en masa a los campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald y Dachau.

Con la política del terror se pretendía acelerar el proceso de emigración de los judíos. Estos acontecimientos se encaminaban a aislar a los judíos del resto de la sociedad alemana para forzarlos posteriormente a salir de Alemania. Tras la invasión de Polonia en 1939, la política antisemita perpetró un detallado plan para aniquilar a los judíos de Europa, que fueron deportados a los guetos.

Después de la invasión de la URSS en 1941, empezaron las matanzas dirigidas a comunidades enteras de judíos. Esta fue la primera vez que se utilizó el exterminio masivo y organizado como un método para resolver la cuestión judía. Las SS organizaron los métodos de los equipos móviles, predominantemente fusilamientos o camiones de gas, usados ya en 1940 para exterminar a los enfermos mentales de determinados hospitales psiquiátricos, pero los consideraron ineficientes y psicológicamente difíciles para los ejecutantes.

El 29 de julio de 1941 el comandante de las SS Reinhard Heydrich empezó a preparar la "Solución Final". Conforme a ese plan se comenzó a detener y a deportar a los judíos de toda Europa con el fin de trasladarlos a los campos de exterminio. Tres campos se crearon para tal propósito en Polonia: Belzec, Sobibor y Treblinka. En septiembre de 1941 se llevaron a cabo las primeras acciones de exterminio en masa por medio del gas Zyklon B.

En enero de 1942 las SS iniciaron las deportaciones hacia los campos de exterminio. Al llegar, los judíos eran mandados directamente a las cámaras de gas. Los nazis tenían en mente registrar a fondo toda Europa, partiendo desde el Oeste hacia el Este y desde el Norte hacia el Sur, para deportar a todas las personas de ascendencia judía a los campos de exterminio.

Heinrich Himmler ordenó ampliar el campo de Birkenau para poder internar a 200.000 presos, así como construir cuatro crematorios con cámaras de gas. En octubre de 1942 Himmler determinó que todos los judíos debían ser trasladados a Auschwitz o Majdanek. Ejecuciones masivas tuvieron lugar entre el 8 de mayo y el 29 de julio de 1944. En determinados días fueron asesinadas cerca de 24.000 personas, muchas de las cuales fueron quemadas en hogueras al aire libre por la escasa capacidad de los crematorios.

En su totalidad, la “Solución Final” exigió el exterminio de los judíos de Europa por gaseamiento, fusilamiento y otras medidas de asesinato en masa. Unos seis millones de judíos murieron, es decir, dos tercios de la población total que vivía en Europa en 1939.

Ha recibido 795 puntos

Vótalo:

Bomba atómica. Fin de la guerra.

2. Bomba atómica. Fin de la guerra.

A pesar de que la guerra había terminado en Europa, en el Pacífico Estados Unidos continuó su avance, ocupando las islas de Iwo Jima y Okinawa. Todo esto se consiguió a costa de un enorme reguero de sangre estadounidense, ya que el ejército japonés tenía la orden de resistir hasta morir. El... Ver mas
A pesar de que la guerra había terminado en Europa, en el Pacífico Estados Unidos continuó su avance, ocupando las islas de Iwo Jima y Okinawa. Todo esto se consiguió a costa de un enorme reguero de sangre estadounidense, ya que el ejército japonés tenía la orden de resistir hasta morir.

El deseo de acabar lo más pronto posible con la guerra para evitar más bajas fue el argumento que esgrimió el presidente Truman para ordenar el uso de dos bombas atómicas bautizadas con los nombres de “Little Boy” y “Fat Man”, que destruyeron las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki el 6 y el 8 de agosto de 1945 respectivamente. La rendición incondicional de Japón se firmó el 2 de septiembre de 1945. La guerra había terminado.

Se estima que hacia finales de 1945 las bombas habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia, 231 casos observados, y distintos cánceres, 334 observados, atribuidos a la exposición a la radiación liberada.

La decisión de fabricar la bomba atómica se produjo a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, en el momento de la derrota francesa. Para ello se reunió a un grupo de científicos de varios países. El proyecto científico de desarrollo de la bomba atómica recibió el nombre de Proyecto Manhattan. El 16 de julio de 1945 se experimentó la primera bomba de plutonio en el desierto de Nuevo México. Veinte días después, el presidente Truman decidió lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, con el fin de forzar la rendición de Japón.

Muchos historiadores defienden que Truman lanzó la bomba también con otro objetivo: dejar claro ante la URSS, a la que ya veía como un nuevo enemigo, quien tenía la primacía. El mundo entraba así en la “era nuclear”.

Ha recibido 741 puntos

Vótalo:

Desembarco de Normandía.

3. Desembarco de Normandía.

En 1944 el ejército soviético inició una ofensiva de gran éxito que lo llevó a las puertas de Alemania. Los aliados, viendo que Alemania no tenía capacidad de respuesta y que la expansión soviética era una enorme amenaza, iniciaron el 6 de junio de 1944 el Desembarco de Normandía en las costas... Ver mas
En 1944 el ejército soviético inició una ofensiva de gran éxito que lo llevó a las puertas de Alemania. Los aliados, viendo que Alemania no tenía capacidad de respuesta y que la expansión soviética era una enorme amenaza, iniciaron el 6 de junio de 1944 el Desembarco de Normandía en las costas francesas. La intención aliada era abrir un frente en el oeste para llegar a Berlín antes que los rusos.

El 6 de junio de 1944, conocido como el "día D", los aliados iniciaron el desembarco de un ejército de más de 150.000 soldados sobre las playas de Normandía. La invasión aliada de Francia, conocida como “Operación Overlord", había empezado. Comandados por el general Eisenhower, las tropas aliadas superaron las defensas organizadas por el mariscal alemán Rommel.

La superioridad aérea anglo-norteamericana fue clave para entender el éxito de la operación. Los aviones aliados destrozaron la mayor parte de los puentes sobre el Sena y el Loira, impidiendo que los alemanes pudieran enviar refuerzos a Normandía. A ello se unió la dificultad de los alemanes en cubrir una costa de 4.800 kilómetros de longitud desde España hasta Holanda y las continuas desavenencias en el mando militar alemán sobre dónde tendría lugar el desembarco y cómo se le debía hacer frente. El éxito del desembarco permitió el rápido avance de las tropas aliadas hacia el corazón de Francia. Estas consiguieron tomar París el 26 de agosto de 1944.

Ha recibido 653 puntos

Vótalo:

La batalla más sangrienta de la Historia: Stalingrado.

4. La batalla más sangrienta de la Historia: Stalingrado.

Tras el fracaso de la invasión de 1941, que había conseguido importantes conquistas pero que no logró ocupar Moscú ni Leningrado, Hitler, incapaz de lanzar en 1942 una ofensiva de igual magnitud, optó por pasar a un ataque limitado en vez de consolidar las anexiones conseguidas. El ataque se... Ver mas
Tras el fracaso de la invasión de 1941, que había conseguido importantes conquistas pero que no logró ocupar Moscú ni Leningrado, Hitler, incapaz de lanzar en 1942 una ofensiva de igual magnitud, optó por pasar a un ataque limitado en vez de consolidar las anexiones conseguidas.

El ataque se dirigió hacia el sur con la finalidad de acceder al petróleo del Cáucaso. En un principio la "blitzkrieg" fue un éxito total y las tropas alemanas avanzaron vigorosamente. Sin embargo, hubo un momento en que el ejército alemán se dividió en dos objetivos: ocupar la ciudad de Stalingrado en el Volga, punto clave hacia los Urales, y continuar el avance hacia el sur, hacia el Cáucaso.

Esta división de fuerzas fue fatal ya que las tropas alemanas se encontraron con una creciente resistencia soviética. Hitler decidió concentrarse en ocupar la ciudad que llevaba el nombre del dictador soviético. Una brutal lucha casa por casa llevó al ejército alemán al corazón de la ciudad.

El ejército alemán, cada vez más agotado y desmoralizado, no pudo impedir la maniobra envolvente de los soviéticos. El 23 de noviembre las tropas alemanas estaban totalmente rodeadas. Más de trescientos mil soldados del Eje habían sido cercados. Hitler ordenó continuar con la resistencia.

Finalmente, el 31 de enero de 1943 el mariscal Von Paulus firmó la rendición. Acababa de terminar la batalla que daría un vuelco total a la guerra. En adelante, el ejército nazi no cesó de retroceder en el Frente Oriental hasta su completa derrota en 1945.

Ha recibido 636 puntos

Vótalo:

Suicidio de Hitler. Cae Berlín.

5. Suicidio de Hitler. Cae Berlín.

Hitler renunció a huir de Berlín. El 30 de abril de 1945 se suicidó con un tiro de pistola y, al mismo tiempo, ingiriendo una cápsula de cianuro en su Führerbunker, situado a 15 metros de profundidad, en compañía de su esposa Eva Braun y de algunos de sus incondicionales, cuando el Ejército Rojo... Ver mas
Hitler renunció a huir de Berlín. El 30 de abril de 1945 se suicidó con un tiro de pistola y, al mismo tiempo, ingiriendo una cápsula de cianuro en su Führerbunker, situado a 15 metros de profundidad, en compañía de su esposa Eva Braun y de algunos de sus incondicionales, cuando el Ejército Rojo entraba en Berlín y se encontraba a menos de 300 metros de su búnker.

El humo era muy intenso. La gente casi no podía respirar. Sentían las bocas resecas, como si estuvieran masticando arena. Los obuses y las cargas de los cañones no paraban de estallar por todos lados. Unos tres millones de alemanes permanecían hacinados en los refugios o entre las ruinas de la capital. Menos de ochenta mil soldados alemanes, unos pocos oficiales de las SS y algunos niños fanáticos de las Juventudes Hitlerianas se enfrentaban a un millón y medio de soldados del Ejército Rojo que avanzaban con seis mil tanques.

Al mediodía de esa primavera no se veía el cielo. Todo estaba oscuro y solo se iluminaba con las explosiones o los incendios. A veces, lo único que se veía era la estela que dejaban las balas. Era el 2 de mayo de 1945, el último día de la guerra en Europa. Caía Berlín.

Ha recibido 560 puntos

Vótalo:

La guerra estalla en el Pacífico: ataque a Pearl Harbor.

6. La guerra estalla en el Pacífico: ataque a Pearl Harbor.

Japón era la potencia más importante del Pacífico. El emperador era una figura simbólica y el gobierno estaba en manos de un grupo de militares dirigidos por el general Tōjō, que ejercía una auténtica dictadura militar. Japón se había expandido por el Este de Asia, ocupando Manchuria y Corea... Ver mas
Japón era la potencia más importante del Pacífico. El emperador era una figura simbólica y el gobierno estaba en manos de un grupo de militares dirigidos por el general Tōjō, que ejercía una auténtica dictadura militar. Japón se había expandido por el Este de Asia, ocupando Manchuria y Corea, pero su política chocaba con los intereses de Estados Unidos en la zona.

El 7 de diciembre de 1941 la flota japonesa atacó Pearl Harbor, base estadounidense situada en el archipiélago de Hawái. El objetivo del ataque era neutralizar la flota estadounidense durante un largo período, con el objetivo de ocupar las colonias occidentales en el sudeste de Asia para poder romper el embargo económico al que Japón estaba siendo sometido. Una vez debilitado militarmente Estados Unidos, Japón buscaría negociar la paz con condiciones favorables. La base quedó completamente aniquilada, solamente se salvaron sus portaaviones. Las pérdidas materiales fueron 13 buques de guerra y 188 aeronaves, mientras que las humanas fueron 2.403 militares y 68 ciudadanos estadounidenses.

Este hecho propició la entrada de Estados Unidos en la II Guerra Mundial en el bloque aliado. Después del ataque, el presidente Franklin Delano Roosevelt declaró la guerra a Japón. Cuatro días después, Hitler declaró la guerra a Estados Unidos.

Ha recibido 532 puntos

Vótalo:

Operación "Carne Picada". El engaño británico.

7. Operación "Carne Picada". El engaño británico.

La Operación Mincemeat, también conocida como "Operación Carne Picada", fue un plan de engaño británico ejecutado con el fin de convencer al alto mando alemán de que los aliados iban a invadir los Balcanes y Cerdeña en lugar de Sicilia, el objetivo real. La idea era tratar de convencer a los... Ver mas
La Operación Mincemeat, también conocida como "Operación Carne Picada", fue un plan de engaño británico ejecutado con el fin de convencer al alto mando alemán de que los aliados iban a invadir los Balcanes y Cerdeña en lugar de Sicilia, el objetivo real. La idea era tratar de convencer a los alemanes de que, por accidente, habían interceptado documentos secretos con detalles de los planes de operaciones de los aliados.

El plan consistió en abandonar en aguas españolas un cadáver vestido de oficial de la Armada Británica. Este cadáver sería portador de falsos documentos secretos aliados para intentar dispersar las fuerzas alemanas de Sicilia. Para el éxito del plan contaban con la amistad existente entre los servicios secretos alemanes y las autoridades españolas.

Al estar terminándose la campaña norteafricana, los estrategas aliados empezaron a fijarse en Europa. La situación de Sicilia hacía de ella un objetivo estratégico de primer orden. Además de ser un trampolín para la invasión del continente, el control de la isla ayudaría en la protección del tráfico naval aliado en el Mediterráneo. Por su parte, los alemanes eran conscientes de la importancia de la isla. En ella tenían la base de los ataques aéreos sobre la fortaleza británica de Malta. Además, como la concentración masiva de tropas aliadas para la invasión sería detectada como señal de un ataque inminente, los aliados necesitaban engañar a los alemanes, de forma que no concentrasen sus fuerzas y sucumbieran a la invasión.

Lo primero que consideraron los británicos fue qué tipo de documentos llevaría un hombre que falleciese por accidente de la apertura del paracaídas. Como los alemanes sabían que los aliados nunca enviaban documentación sensible en los vuelos sobre territorio enemigo, decidieron que el hombre sería víctima de un accidente de aviación en la mar. Esto sería una explicación de por qué llevaría varios días muerto en la mar, al mismo tiempo que resolvía el problema del alto nivel de clasificación de los documentos. Ahora solo faltaba un nombre clave para la operación. Con el característicamente macabro sentido del humor británico, la operación recibió el nombre de «Mincemeat», cuya traducción en español es «carne picada».

Los británicos determinaron qué tipo de cuerpo necesitaban para esta operación. De la manera más discreta posible, localizaron el cuerpo de un hombre de 34 años muerto recientemente por una neumonía producida químicamente por ingestión de raticida. Hablaron con su familia y le pidieron jurar mantener el secreto. La familia lo aceptó, con la condición de que nunca se revelase su identidad. Como el hombre había muerto de neumonía, el fluido en los pulmones concordaba con el hecho de que hubiese permanecido en el agua mucho tiempo.

El paso siguiente era establecer una leyenda o falsa identidad. Martín llamó a partir de aquel momento el cadáver. Para dar más credibilidad a la historia, le inventaron una novia que se llamaba Pam, completándola con fotos y cartas de amor. Entre sus pertenencias se incluyó un juego de llaves, entradas de teatro recientes, una factura de alojamiento de su club de Londres, etc. Para reforzar el engaño, decidieron insinuar que era algo descuidado, con facturas sin pagar, una airada carta de su banco, etc. Para que tanto el cuerpo como los documentos fuesen recuperados juntos, el cadáver llevaría una cadena alrededor de su gabardina a la que iría amarrado su maletín, para dar la impresión de ser una persona que quería estar cómoda durante un largo vuelo pero quería tener el maletín a mano todo el tiempo, indicando que era un oficial muy responsable, aunque a veces un poco descuidado.

Era necesario convencer a los alemanes de que el desembarco se iba a efectuar en algún sitio que no fuese Sicilia. La idea era presentar un ataque a Cerdeña, como paso previo para establecer una base para un desembarco en el sur de Francia y, a continuación, efectuar un gran desembarco en Grecia por los Balcanes.

El comandante fue puesto en un contenedor estanco, siendo conservado en hielo seco y vestido con su uniforme. Luego lo embarcaron en un submarino británico

El 19 de abril de 1943 el submarino se hizo a la mar. Navegó hasta una posición situada a una milla al sur de Huelva (España). Se seleccionó esta posición porque España, aunque oficialmente neutral, simpatizaba con las potencias del Eje. También se sabía que en Huelva había agentes alemanes muy activos y que tenían muy buenos contactos con las autoridades españolas.

El 30 de abril subieron el contenedor a la cubierta del submarino en superficie. Abrieron el contenedor, pusieron el chaleco salvavidas al comandante, le ataron el maletín con los documentos y lo pusieron suavemente en el agua para que la corriente lo arrastrase hacia tierra.

El cuerpo fue descubierto por un pescador, que lo llevó al puerto e informó a las autoridades españolas. Estas avisaron a los alemanes, que cayeron en el engaño. Hitler quedó tan convencido de la autenticidad de los falsos documentos que discrepaba con Mussolini de que Sicilia era el punto más probable para la invasión, insistiendo en que cualquier incursión sobre la isla debía considerarse parte de un plan de engaño. Debido a esto dio órdenes para reforzar Córcega y Cerdeña y envió al mariscal Rommel a Atenas para formar un grupo de ejércitos. Los buques patrulleros, minadores y dragaminas asignados a la defensa de Sicilia se mandaron a otros lugares. La decisión más crítica fue el envío de dos divisiones Panzer del frente ruso a Grecia, justo en el momento en que se estaban preparando para atacar a los rusos en la batalla de Kursk.

Los aliados atacaron Sicilia por el sur el 9 de julio. La conquista de la isla fue relativamente fácil y se completó el 9 de agosto. Además, la caída de Palermo provocó un golpe de Estado que apartó a Mussolini del poder.

Ha recibido 524 puntos

Vótalo:

División Azul Española.

8. División Azul Española.

La División Azul fue una unidad de voluntarios españoles que sirvió entre 1941 y 1943 en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, principalmente en el Frente Oriental contra la Unión Soviética. El general Agustín Muñoz Grandes fue designado para conducir a los voluntarios durante su... Ver mas
La División Azul fue una unidad de voluntarios españoles que sirvió entre 1941 y 1943 en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, principalmente en el Frente Oriental contra la Unión Soviética. El general Agustín Muñoz Grandes fue designado para conducir a los voluntarios durante su primer año. Posteriormente le sustituyó Emilio Esteban Infantes.

Aunque España no intervino oficialmente en la Segunda Guerra Mundial, Franco permitió que los voluntarios que quisieran se unieran al ejército alemán. De este modo, podía mantener la neutralidad española mientras simultáneamente compensaba a Hitler por su ayuda durante la Guerra Civil.

Como los soldados no podían utilizar el uniforme del Ejército español adoptaron un uniforme simbólico que abarcaba las boinas rojas de los carlistas, los pantalones de color caqui usados en la Legión y las camisas azules de los falangistas, por lo que recibió el nombre de División Azul. Este uniforme se utilizaba únicamente durante los permisos en España. En el campo de batalla los soldados usaron el uniforme gris de la Wehrmacht (ejército alemán) modificado para mostrar en la parte superior de la manga derecha la palabra «España» y los colores nacionales españoles.

La División Azul sufrió fuertes pérdidas en el frente de Leningrado, debidas tanto al combate como a la acción del frío. A partir de mayo de 1942 empezaron a llegar desde España más efectivos para cubrir las bajas y relevar a los combatientes heridos. Hasta 46.000 voluntarios sirvieron en el frente del Este.

Los aliados comenzaron a ejercer presiones sobre Franco para que retirase las tropas de voluntarios. Las negociaciones iniciadas por este a finales de 1943 concluyeron con una orden de repatriación escalonada el 10 de octubre. El número de pérdidas de la División Azul se elevó a 4.954 muertos y 8.700 heridos. Además, las fuerzas rusas tomaron 372 prisioneros. De estos, 286 fueron mantenidos en cautiverio hasta 1954, año en que volvieron a España en la nave Semíramis.

Cuando Franco envió a la División Azul decidió que el contingente terrestre se completara con un componente aéreo. Este componente recibió el nombre de Escuadrilla Azul. En realidad no fue una sola escuadrilla, sino que fueron un total de cinco que se fueron relevando cada seis meses aproximadamente.

«En estos momentos tan críticos y difíciles en que la suerte del mundo se ventila el porvenir de nuestra Patria, yo me dirijo a vosotros para, con frío en los huesos y mucho calor en el corazón, enviaros el saludo de mis soldados, de estos soldados buenos, sufridos y valientes que solo por ofreceros un día de orgullo están siempre dispuestos a dar su vida con alegría.

Duro es el enemigo y duro es también el invierno ruso, pero no importa, más dura es aún mi raza que, asistida por la razón, por la valentía de sus hijos y en abrazo estrecho con sus heroicos camaradas alemanes, logrará al fin esa victoria por la que sin cesar lucharemos. ¡Estad tranquilos, españoles! Conscientes de nuestra responsabilidad, cumpliremos el deber que nos habéis impuesto, sin aspirar a otra cosa que vuestra propia satisfacción y contento.

Desde estas tierras inhóspitas y lejanas, sin más calor que vuestro recuerdo, yo os pido que de una vez para siempre, dando de lado las rencillas y pasiones, que harto fomentaron los que tanto daño nos hicieron, os unáis fraternalmente, trabajando con constancia y afán. Pensad que el enemigo acecha, que el mundo entero se está juagando su suerte y que vosotros, hijos de un pueblo cuya historia nadie superó, no tenéis derecho a permanecer indiferentes ante la más grande tragedia que vivieron los siglos.

¡Españoles! Con el pensamiento puesto en Dios, nosotros aquí cumpliremos nuestro deber. Vosotros ahí cumplid el vuestro. Por España y en nombre de mis bravos soldados os lo pido. Por España y en nombre de los que cayeron os lo exijo».


Agustín Muñoz Grandes.

Ha recibido 456 puntos

Vótalo:

Pérdidas humanas. Crisis de las conciencias.

9. Pérdidas humanas. Crisis de las conciencias.

Al terminar la guerra, los seres humanos se enfrentaron a la mayor hecatombe de la Historia. Hubo más de sesenta millones de muertos. Además se calcula que hubo treinta y cinco millones de heridos y cerca de tres millones de desaparecidos. La guerra fue especialmente cruel en el este de Europa... Ver mas
Al terminar la guerra, los seres humanos se enfrentaron a la mayor hecatombe de la Historia. Hubo más de sesenta millones de muertos. Además se calcula que hubo treinta y cinco millones de heridos y cerca de tres millones de desaparecidos. La guerra fue especialmente cruel en el este de Europa.

Los supervivientes sufrieron una auténtica crisis moral al tomar conciencia de los grados de crueldad que el ser humano puede alcanzar. Además de los campos de exterminio, se hizo evidente el uso de tácticas militares destinadas a masacrar a la población civil (bombardeos masivos en ciudades, bomba atómica...), lo que inició un profundo debate sobre el comportamiento que los ejércitos deben tener en las guerras.

Ha recibido 442 puntos

Vótalo:

Invasión de la URSS. 900 días de asedio sobre Leningrado.

10. Invasión de la URSS. 900 días de asedio sobre Leningrado.

El régimen nazi planeaba ocupar el Este de Europa y expulsar a la población rusa más allá de los montes Urales. A juicio de Hitler, la población que quedase moriría por inanición, generando un superávit de producción de alimentos que estaría destinado a abastecer a los alemanes. Además, debido a... Ver mas
El régimen nazi planeaba ocupar el Este de Europa y expulsar a la población rusa más allá de los montes Urales. A juicio de Hitler, la población que quedase moriría por inanición, generando un superávit de producción de alimentos que estaría destinado a abastecer a los alemanes. Además, debido a que en Alemania existía escasez de mano de obra por la movilización del ejército, los rusos que sobrevivieran se convertirían en una especie de clase obrera esclava. Los campos agrícolas de Ucrania y los pozos petrolíferos del Cáucaso suministrarían al Tercer Reich todo el alimento y el combustible necesarios para su expansión.

“Operación Barbarroja” fue el nombre en clave que recibió el plan de invasión de la URSS por parte de las potencias del Eje. La operación abrió el Frente Oriental, que se convirtió en el teatro de operaciones más grande de la guerra y en escenario de las batallas más grandes y brutales del conflicto en Europa.

La operación contaba con más de tres millones de hombres divididos en tres grupos: Norte, Centro y Sur. En total, los soldados alemanes estaban aglutinados en 225 divisiones con 600.000 vehículos, 750.000 caballos, 4.300 blindados, 7.184 cañones y 4.000 aviones. El Grupo Centro llevaría la mayor cantidad de tanques, debería atravesar Bielorrusia e ir directo sobre Moscú. El Grupo Norte debería ocupar Leningrado con la ayuda de las tropas finlandesas para luego ir en ayuda del Grupo Centro. Mientras tanto, el Grupo Sur atravesaría Ucrania para luego dirigirse al Volga y de ahí al Cáucaso, rico en petróleo.

Por su parte, el Ejército Rojo contaba en los sectores militares occidentales con un total de 36 divisiones acorazadas, 18 motorizadas, 7 de caballería y 88 de cazadores. La Gran Purga efectuada en el Ejército Rojo agravó mucho la situación, ya que más del 80% de la oficialidad fue eliminada por orden de Stalin.

El 21 de junio de 1941 se inició la invasión, la mayor operación terrestre de la historia, encontrando al Ejército Rojo completamente desprevenido. Stalin ordenó no contraatacar durante el primer día, con la ingenua esperanza de que todo fuera un error, o de que por lo menos todavía se pudiera encontrar una solución con el diálogo. Gran parte de la fuerza aérea soviética ubicada cerca de las fronteras fue destruida por la aviación alemana durante el primer y segundo días de lucha, ya que se trazó un plan en el que varias escuadrillas de tres bombarderos cada una se internarían en territorio ruso abarcando un radio de 300 kilómetros, volando casi a ras del suelo y sin cruzar ciudades para dirigirse contra los principales aeródromos de la URSS. En estos dos días se abatieron cerca de 2.500 aviones rusos.

A las sorprendidas unidades soviéticas se les ordenó que debían avanzar y llevar el combate a territorio enemigo. Fruto de esta orden, las divisiones acorazadas soviéticas de la segunda línea defensiva, que debían haber sido mantenidas cuidadosamente como reserva, fueron lanzadas de forma prematura a la batalla. El 24 de junio los alemanes se habían adentrado más de 150 kilómetros en territorio soviético.

Molestos por los resultados de la Guerra de Invierno, los finlandeses se unieron a Alemania. Apoyadas por las fuerzas alemanas, las divisiones finlandesas avanzaron hasta el lago Ladoga, cuyas costas habían perdido en 1940. En un mes, el Báltico y Bielorrusia estaban en manos alemanas. Hitler envió los tanques al Norte y al Sur para terminar de tomar Leningrado y Ucrania, a pesar de que sus generales le aconsejaban enviar la ofensiva directamente contra Moscú, que se encontraba a solo 400 kilómetros.

En septiembre de 1941 Kiev fue conquistada por el ejército aleman y 665.000 soldados soviéticos fueron atrapados. En esos momentos las pérdidas soviéticas eran terroríficas: 2.000.000 de soldados habían perdido la vida, se encontraban heridos o eran prisioneros. Ante la imposibilidad del Grupo Norte de tomar Leningrado, se empezó a sitiarla. En 900 días de asedio desaparecieron perros, gatos, ratas y palomas consumidos por sus desesperados habitantes. Lentamente, 1.000.000 de personas murieron por el hambre, el frío y los bombardeos. Hubo muchos casos de canibalismo. En caso de que la ciudad fuera tomada por los alemanes, los rusos tenían planeado volarla con sus propios habitantes dentro.

El 6 de septiembre Hitler autorizó la toma de Moscú. Sin embargo, las fuerzas alemanas habían tenido un 10% de bajas hasta este momento y el cruel invierno ruso ya estaba cerca. Debido a la extensión del frente, la reagrupación de los tanques del Grupo Centro tardó un mes completo.

La ofensiva alemana contra la capital soviética usaba de nuevo la blitzkrieg, sin embargo, en este caso las condiciones del terreno no eran las más adecuadas para este tipo de combate. Las pésimas condiciones de las carreteras soviéticas debido a las tempranas lluvias de octubre demoraban el avance de los tanques y hacían muy difícil cruzar los campos. A 160 kilómetros de Moscú la lluvia paró, pero empezaron las nevadas, que comenzaron a causar numerosas bajas entre los alemanes.

El Ejército Centro encontró una feroz resistencia que hizo atrasar el avance sobre Moscú. Este retraso, unido a la falta de suministros, atrasó en varias semanas a los alemanes. El invierno más crudo del siglo estaba por iniciarse. El 15 de noviembre se inició una campaña contra Moscú, intentando rodearla. Para finales de noviembre, los generales alemanes reconocieron que la resistencia soviética y el rigor del invierno iban a hacer imposible la toma de Moscú ese año. Un contraataque soviético dejó malparado el ejército alemán y por primera vez los generales de los tres grupos sugirieron una retirada. El 8 de diciembre, durante uno de los peores inviernos en la historia de Rusia (temperaturas de entre -20 y -50 °C), Hitler suspendió las operaciones militares hasta 1942.

En junio de 1942 Sebastopol por fin cayó en manos alemanas. El avance alemán en el Cáucaso llegó a su punto máximo el 18 de noviembre, sin embargo, la extensión del avance con los flancos descubiertos obligó a los Panzer a retirarse cuando fueron atacados por los soviéticos. En este punto, la artillería, los tanques y los aviones rusos empezaron a sobrepasar en número y calidad a los carros de combate y artillería alemanes. En este punto la invasión alemana llegó a su máxima extensión: dentro de poco, el Ejército Rojo no solo alcanzaría las fuerzas necesarias para frenar al ejército alemán, sino también para enviarlo de vuelta a Alemania.

Ha recibido 426 puntos

Vótalo:

Juicios de Núremberg.

11. Juicios de Núremberg.

Los Juicios de Núremberg fueron un conjunto de procesos jurisdiccionales emprendidos por iniciativa de las naciones vencedoras al final de la II Guerra Mundial. En ellos se determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nazi en nombre del... Ver mas
Los Juicios de Núremberg fueron un conjunto de procesos jurisdiccionales emprendidos por iniciativa de las naciones vencedoras al final de la II Guerra Mundial. En ellos se determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nazi en nombre del III Reich desde el principio de la guerra, el 1 de septiembre de 1939, hasta la caída del régimen alemán en mayo de 1945. Los juicios se desarrollaron en Núremberg, por ser la ciudad que acogiera las principales concentraciones nazis.

El proceso que obtuvo mayor repercusión fue el conocido como Juicio Principal de Núremberg, dirigido por el Tribunal Militar Internacional en contra de veinticuatro de los principales jerarcas del gobierno nazi. Once de ellos fueron condenados a pena de muerte, tres a cadena perpetua y el resto a condenas menores o fueron absueltos. Pocos altos cargos nazis fueron capturados y juzgados debido a que muchos escaparon o se suicidaron como Hitler, Himmler o Goebbles. La mujer de este último mató a sus seis hijos, además de suicidarse ella. Los condenados a muerte fueron ejecutados por vía de ahorcamiento. Hermann Göring se suicidó en la víspera con una cápsula de cianuro y Robert Ley antes del veredicto. Después de su ahorcamiento, los restos fueron incinerados y las cenizas desperdigadas en el río Isar.

Goëring, el obeso y vanidoso patrán que la propaganda occidental denigró durante más de una década, exhibió durante el juicio una solidez asombrosa en su defensa. Su carisma sobre el grupo de camaradas e incluso con los guardiacárceles, sumado a su vehemente defensa de Hitler transformó su presencia en el juicio en un efecto "boomerang". Hasta muchos de sus antiguos colegas que fueron sus acérrimos enemigos en los tiempos de esplendor, terminaron ovacionando y aplaudiendo cada intervención de este hombre que sentía que estaba cumpliendo un rol ante la historia. Dado que Goëring contaba con la condena a muerte como un hecho seguro, aplicó todas sus fuerzas en la defensa del régimen que encarnó durante doce años junto a Hitler, esgrimiendo argumentos que dejaban mal parados a los acusadores tanto en el plano jurídico como en el plano político. Mientras los nazis sentados en el banquillo se echaban las culpas unos a otros haciendo recaer la responsabilidad en Hitler para intentar salvar el pellejo, Goëring se levantó indignado y dijo ante el tribunal : "CÓMO ME HUBIERA GUSTADO QUE LOS ALEMANES AQUÍ PRESENTES LIMITARAN SU DEFENSA A TRES PALABRAS: CHÚPAME EL CULO".

Aunque la legitimidad del tribunal estuvo en entredicho desde el primer momento al no existir precedentes similares en toda la historia del enjuiciamiento universal, los trabajos realizados para la tipificación de los delitos y los procedimientos para el desarrollo de la causa servirían en adelante para la constitución de la justicia internacional. Cuatro fueron los delitos imputados a los acusados:

• Crímenes de guerra: existencia de asesinatos, torturas y violaciones, hechos contrarios a las Leyes de la Guerra.

• Crímenes contra la Humanidad: cuando se llevaba a cabo el exterminio y la muerte en masa.

• Genocidio: cuando se daba muerte a todo un grupo étnico determinado.

• Guerra de agresión: sobre la base de una premeditación para alterar la paz y entendida como el proceso para atentar contra la seguridad interior de un Estado soberano.

¿JUSTICIA O INJUSTICIA?

En los siguientes ocho puntos enumero brevemente algunas irregularidades cometidas en los juicios llevados a cabo por las potencias vencedoras, las cuales dejan en entredicho la validez, la objetividad y la búsqueda de la justicia de los mismos.


1. Según el párrafo 19 del Estatuto de Londres creado por los aliados en agosto de 1945, el tribunal no estaba sujeto a reglas de evidencia: era admitido cualquier medio de prueba si al tribunal le parecía que tuviese mérito probatorio. El tribunal estaba autorizado a aceptar material comprometedor sin verificar previamente su fiabilidad y, a su vez, rechazar material exculpatorio sin necesidad de fundamentarlo. En otras palabras, se podían falsificar piezas de acusación a discreción y de la misma manera suprimir hechos justificatorios.

2. El artículo 21 del Estatuto de Londres decía que el tribunal no debía solicitar ninguna prueba para "hechos reconocidos universalmente", sino solo tomar conocimiento de estos de oficio. Asimismo, el tribunal decidía lo que constituía un "hecho reconocido universalmente". A raíz de ello, la culpabilidad de los acusados estaba predeterminada, puesto que tanto el Holocausto como los demás delitos que les eran imputados eran "hechos reconocidos universalmente". En estas condiciones pudo obviarse la fatigosa tarea de probanza.

3. Se obstaculizó por todos los medios a los abogados la preparación de una concienzuda defensa y varias pruebas se perdieron "misteriosamente". Asimismo, mientras las toneladas de legajos acusadores eran despachadas con toda celeridad, las alegaciones defensoras sufrían lamentables retrasos.

4. Cerca del 90% de las personas que componían los tribunales estaban predispuestas contra los acusados por razones políticas o raciales.

5. Según el jurista americano Earl Carroll, el 60% del personal del Ministerio Público se componía de judíos emigrados de Alemania. Entre los americanos empleados por el Tribunal de Núremberg, apenas el 10% eran auténticos nativos americanos. Por supuesto lo mismo ocurría con los testigos, cuya preocupación principal era disimular de alguna forma su radical odio, para dar cierta impresión de objetividad.

6. Algunas de las citaciones de testigos hechas por los acusados y defensores no se llevaron a cabo, impidiendo en algunos casos la llegada a Núremberg de algunos de estos testigos que puedieran comprometer a los fiscales. Por ejemplo, los mensajes radiofónicos de Hans Fritzsche, que podían ayudarles, se perdieron accidentalmente. Como es lógico, gran parte de los documentos escritos que podian demostrar la inocencia de los reos obraban en poder de los acusadores como botín de guerra, con su consecuente ocultación.

7. Si el acusado decidía defenderse a sí mismo, el fiscal podía presentar cargos contra esta declaración, hecho no reconocido por el derecho europeo. Tampoco podía el reo negarse a contestar, acción válida hasta entonces en todos los países.

8. Los abogados no podían examinar las pruebas de los fiscales, pero debían sin embargo entregar las suyas a los acusadores.

Ha recibido 390 puntos

Vótalo:

Goebbels proclama la Guerra Total.

12. Goebbels proclama la Guerra Total.

http://www.tubechop.com/watch/188717

Con el fin de levantar la moral del pueblo alemán, el 18 de febrero de 1943 Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del Reich, pronunció el discurso más largo y más famoso de la historia del nazismo. El escenario fue el Palacio de los Deportes de Berlín. En esos momentos Alemania pasaba por una... Ver mas
Con el fin de levantar la moral del pueblo alemán, el 18 de febrero de 1943 Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del Reich, pronunció el discurso más largo y más famoso de la historia del nazismo. El escenario fue el Palacio de los Deportes de Berlín. En esos momentos Alemania pasaba por una etapa crítica después de la derrota en Stalingrado.

La enorme capacidad de convencimiento de Goebbels junto con su encendido verbo logró el efecto psicológico esperado para que la población olvidara la reciente derrota en Stalingrado y la desesperada situación en África. La audiencia reaccionó exactamente como Goebbels lo había planeado. El pueblo alemán estaba listo para enfrentar la etapa final de la guerra, una guerra que cualquier general, despojado de su sentido de fidelidad al Führer, sin fanatismos y con total objetividad, daría por perdida. Aquí os muestro un fragmento de dicho discurso (para leer el discurso completo, pulsad en el enlace que os facilito al final):

[...].

— ¿Quieren ustedes la guerra total?

— Sí, sí, sí- responden con clamor entre aplausos.

— Si fuera necesario, ¿quieren ustedes una guerra más total y más radical de lo que hoy no podríamos ni siquiera imaginar? Los ingleses afirman que el pueblo alemán ha perdido la fe en el Führer.

— ¡Guerra, guerra, guerra!


La muchedumbre se levanta como un solo hombre. Demuestra un entusiasmo sin precedentes. Una ola con el solemne clamor de ¡SIEG HEIL! fluye por el recinto. Las banderas y los estandartes ondean en lo alto como la más grande explosión de un momento en que la muchedumbre honra al Führer. Miles de voces se unen y gritan al unísono: ¡FÜHRER ORDENA, TE SEGUIREMOS!

— Yo les pregunto: ¿Es la confianza de ustedes en el Führer más grande, más fiel e inquebrantable que nunca? ¿Están ustedes completa y absolutamente listos para seguirlo donde quiera que él vaya y hacer todo lo que sea necesario para llevar la guerra a un victorioso final?

Yo les pregunto: ¿Están ustedes listos para de ahora en adelante hacer todo el esfuerzo necesario para proporcionar al Frente del Este todos los hombres y municiones para darle al bolchevismo el golpe mortal?

Yo les pregunto: ¿Toman ustedes el sagrado juramento ante la Patria de mantenerse firmes detrás de ella y que darán todo lo que sea necesario para lograr la victoria final?

Yo les pregunto: ¿Lo juran ustedes, especialmente las mujeres, que quieren que el gobierno haga todo lo posible para estimular a las mujeres alemanas a poner todo su esfuerzo en el trabajo para apoyar el esfuerzo de la guerra y alentar a los hombres para que vayan al frente cuando sea necesario, ayudándoles así en su lucha en el frente?

Yo les pregunto: ¿Aprueban ustedes las más radicales medidas en contra de ese pequeño grupo de farsantes traficantes quienes pretenden hacer creer que hay paz en medio de la guerra y que usan las necesidades de las naciones para sus egoístas propósitos personales? ¿Están ustedes de acuerdo que aquellos que menoscaban el esfuerzo de la guerra deban perder sus cabezas?

[...].

— El Führer ha ordenado y nosotros le obedeceremos. En esta gran hora de contemplación y reflexión nacional, nosotros creemos en la firme e inquebrantable victoria final. La vemos ante nosotros, la vemos y solo tenemos que tocarla. Debemos estar resueltos a subordinar todo ante ella. Esa es la obligación de todos en esta hora crucial. Hagamos que nuestra consigna sea: ¡PUEBLO LEVÁNTATE Y HAZ QUE LA TORMENTA SE DESATE!


Estruendo de aplausos y clamores interminables...

DISCURSO DE GOEBBELS PROCLAMANDO LA GUERRA TOTAL.

Ha recibido 363 puntos

Vótalo:

Las pérdidas económicas.

13. Las pérdidas económicas.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial se produjo una destrucción material muy superior a la de cualquier conflicto anterior. En 1945 la red de comunicaciones había desaparecido en el centro de Europa, escaseaba el petróleo y la producción industrial se había reducido en una quinta parte con... Ver mas
A lo largo de la Segunda Guerra Mundial se produjo una destrucción material muy superior a la de cualquier conflicto anterior. En 1945 la red de comunicaciones había desaparecido en el centro de Europa, escaseaba el petróleo y la producción industrial se había reducido en una quinta parte con respecto a antes de la contienda. El coste económico directo ocasionado por la guerra a nivel global fue de 1.600.000.000.000 $.

La crisis económica de 1929 fuera en buena parte el origen de la guerra. Para evitar que en el futuro se produjese una situación similar, se crearon en 1944 el Fondo Monetario Internacional y el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo, que pasó a llamarse después Banco Mundial. Sus objetivos eran ayudar a los países a reconstruir sus economías una vez finalizada la guerra y crear un nuevo sistema financiero mundial, que facilitase los acuerdos económicos entre los países.

Ha recibido 355 puntos

Vótalo:

Armamento utilizado durante la guerra.

14. Armamento utilizado durante la guerra.

La Segunda Guerra Mundial fue la primera guerra global donde se empleó la alta tecnología. Muchas armas de nueva generación fueron diseñadas durante el conflicto. Al comenzar la guerra los aviones apenas utilizaban radios de telegrafía y las miras de bombardeo no eran otra cosa que un agujero en... Ver mas
La Segunda Guerra Mundial fue la primera guerra global donde se empleó la alta tecnología. Muchas armas de nueva generación fueron diseñadas durante el conflicto. Al comenzar la guerra los aviones apenas utilizaban radios de telegrafía y las miras de bombardeo no eran otra cosa que un agujero en la parte baja del avión, con un par de cursores que tenían unas graduaciones que se calibraban a ojo para ajustar la altura a la que se volaba.

A partir de 1941 se comenzó a utilizar el rádar, el sónar, los radios de alta frecuencia y muchos otros dispositivos que hicieron que la guerra se tecnificara. Todos esos inventos y descubrimientos fueron los cimientos que finalmente hicieron posible los adelantos tecnológicos de la segunda mitad del siglo XX y lo que es hoy la tecnología del siglo XXI.

Debido a que es imposible que yo muestre en esta lista todos los tipos de armas que se utilizaron durante la guerra y como no quiero mostrar unos y dejar otros atrás, os facilito aquí un enlace para que podáis ver todo el armamento (artillería, aviación...) usado durante la II Guerra Mundial.

Armamento de la Segunda Guerra Mundial.

Ha recibido 336 puntos

Vótalo:

Mussolini es fusilado: «¡Dispárame en el pecho!».

15. Mussolini es fusilado: «¡Dispárame en el pecho!».

El 25 de abril de 1945 Mussolini se reunió con representantes del movimiento partisano Comité de Liberación Nacional. Las propuestas que recibió Mussolini fueron terminantes: rendición incondicional, exigiendo la concentración de todos los fascistas en el triángulo Milán-Como-Lecco, donde... Ver mas
El 25 de abril de 1945 Mussolini se reunió con representantes del movimiento partisano Comité de Liberación Nacional. Las propuestas que recibió Mussolini fueron terminantes: rendición incondicional, exigiendo la concentración de todos los fascistas en el triángulo Milán-Como-Lecco, donde entregarían las armas. Después se emprendería acción legal contra algunas personas, al resto se les garantizaría inmunidad en calidad de prisioneros de guerra.

Ante la evidencia de que los partisanos iban a fusilarlo, Mussolini decidió ir a las cercanías del lago de Como, ya que su vida no estaba segura en Milán. Durante la noche del día 25 las tropas fascistas acaban de disolverse, quedando solo de la República Social Italiana una columna de automóviles que va hacia el Norte. Ese mismo día los ejércitos aliados se lanzan sobre la llanura del Po.

Durante la mañana del día 26 salió un convoy de vehículos que llevaba a varios camisas negras y ministros de Mussolini, seguido de dos camiones con hombres de las SS. Nada más llegar a Como, Mussolini le escribió una carta a su esposa en la que le decía: “Mi querida Rachele: He llegado a la última fase de mi vida, a la última página de mi libro. Puede ser que no nos veamos nunca más. Yo te pido perdón por todo el mal que te he hecho, sin quererlo”.

Por la radio se enteró de un decreto según el cual “los miembros del Gobierno Fascista y los jefes del fascismo, culpables de haber suprimido las garantías constitucionales, destruido las libertades del pueblo, instaurado el régimen fascista, comprometido y traicionado la suerte de la nación y arrastrado a Italia a la presente catástrofe, serán condenados a la pena de muerte".

Mussolini decidió ponerse en marcha hacia la frontera suiza. La columna recorrió la carretera sobre la ribera occidental del lago de Como hasta Menaggio. El 27 de abril, con su amante Clara Petacci y su hermano Marcello, el convoy de Mussolini es detenido por ráfagas de ametralladora de partisanos comunistas, los cuales comunican que permiten pasar a los alemanes y sus vehículos, pero no a ningún italiano.

Cuando Mussolini fue descubierto decidieron sacarlo de allí por si alguien intentaba rescatarlo. En Dongo, el jefe de los partisanos encontó a Clara Petacci en el ayuntamiento. Ante la súplica de ella de querer morir junto a Mussolini, el conde le jura que no tiene intención de matarlo, ya que su intención es entregarlo a las autoridades.

Mussolini fue trasladado a una pequeña alquería cerca de Bonzanigo, donde el jefe de los partisanos permitió que se encontrase con Clara Petacci. Hacia las cuatro de la tarde del día 28 de abril de 1945 el coronel Valerio irrumpió en la alcoba, los empujó por las escaleras y los metió en la parte trasera de un coche. El vehículo se detuvo. Una vez bajados, Valerio leyó una breve sentencia, levantó su ametralladora para dar muerte a Mussolini y le dijo:

¡Agachate!.

Clara Petacci abrazó a Mussolini y, convulsa, con lágrimas en los ojos, gritó:

¡Mussolini no debe morir! ¡Mussolini no debe morir!.

Clara Petacci se resistía a soltar a Mussolini. Una vez apartada violentamente, Valerio levantó la ametralladora para disparar. Apuntó y apretó el gatillo, pero el arma no disparó. Clara Petacci corrió de nuevo hacia Mussolini y lo abrazó. Valerio arrojó la metralleta y empuñó su revólver.

¡Quítese de en medio!

Apretó el gatillo del revólver, pero el arma tampoco funcionó. Valerio llamó al comisario y cogió su metralleta. Apuntó una vez más, disparó, pero las balas alcanzaron a Clara Petacci, que se había interpuesto entre el comunista partisano y Mussolini. Cayó de bruces, contra el muro. Justo después Mussolini abrió su chaqueta y gritó:

¡DISPÁRAME EN EL PECHO!

Valerio le disparó en el pecho. Mussolini cayó, pero todavía seguía vivo, respirando con dificultad. Valerio se acercó y lo ultimó con un certero balazo en el corazón.

Ha recibido 332 puntos

Vótalo:

Kamikaze, piloto suicida japonés.

16. Kamikaze, piloto suicida japonés.

Los kamikazes eran pilotos suicidas japoneses que utilizaban su avión como proyectil, estrellándolo contra los buques enemigos. Estos ataques pretendían detener el avance de los aliados en el océano Pacífico y evitar que llegasen a las costas japonesas. Con esta finalidad, aviones cargados con... Ver mas
Los kamikazes eran pilotos suicidas japoneses que utilizaban su avión como proyectil, estrellándolo contra los buques enemigos. Estos ataques pretendían detener el avance de los aliados en el océano Pacífico y evitar que llegasen a las costas japonesas. Con esta finalidad, aviones cargados con bombas de 250 kilogramos impactaban deliberadamente contra sus objetivos con el afán de hundirlos o averiarlos tan gravemente que no pudieran regresar a la batalla.

Los japoneses estaban profundamente influenciados por el sintoísmo estatal, el cual enfatizó profundamente reverenciar al emperador desde que fue establecido como religión oficial durante la Restauración Meiji. Conforme fueron avanzando los años, se promovieron fuertemente los sentimientos nacionalistas. Los jóvenes japoneses eran adoctrinados desde una temprana edad con estos ideales. Morir por el emperador era el mayor honor que un japonés podía tener. La palabra “kamikaze” significa “viento divino”.

Ha recibido 326 puntos

Vótalo:

Hitler conquista Dinamarca, Noruega y Francia.

17. Hitler conquista Dinamarca, Noruega y Francia.

El ejército polaco fue fácilmente derrotado al no poder hacer frente al potencial de las tropas alemanas que utilizaban una táctica militar denominada “blitzkrieg”. Esta táctica consistía en concentrar toda la fuerza ofensiva en un punto del frente. Una vez roto el frente, formaciones de carros... Ver mas
El ejército polaco fue fácilmente derrotado al no poder hacer frente al potencial de las tropas alemanas que utilizaban una táctica militar denominada “blitzkrieg”. Esta táctica consistía en concentrar toda la fuerza ofensiva en un punto del frente. Una vez roto el frente, formaciones de carros de combate penetraban por la abertura formando bolsas enemigas que, atacadas por la aviación y aisladas, acababan rindiéndose. No obstante, la caída de Polonia fue acelerada debido a la posterior invasión por parte de la URSS el 17 de septiembre.

A continuación, Hitler eligió nuevos objetivos. El 9 de abril de 1940 Alemania invadió Dinamarca. La resistencia danesa fue inútil. Cerca de mil paracaidistas alemanes desembarcaron en la bahía de Copenhague y rodearon el Palacio Real. En el interior del mismo, el rey Cristián X y su gabinete discutían la demanda alemana de rendirse, ya que de lo contrario Alemania bombardearía la ciudad. Para aumentar la presión, bombarderos alemanes llegaron a la capital y empezaron a dar vueltas sobre la misma.

Los intimidados daneses se rindieron, si bien antes solicitaron total independencia en el manejo de su política interna. De esta manera, los judíos que vivían en Dinamarca pudieron permanecer en su país durante la ocupación nazi, hasta que poco a poco fueron trasladados a la neutral Suecia. Este trato amable de Alemania al pueblo danés se explica basándose en la ideología de la superioridad nórdica, que aseguraba que los pueblos de Noruega, Suecia y Dinamarca eran incluso “más puros” racialmente que los alemanes.

Ese mismo día, el 9 de abril, Alemania también invadió Noruega, que corrió la misma suerte que su vecina Dinamarca. Los paracaidistas alemanes tomaron los aeródromos de Oslo y aquellos que se encontraban por la zona. Las tropas alemanas no encontraron una resistencia seria y tomaron la capital.

Tras los éxitos cosechados, el 10 de mayo de 1940 Hitler lanzó su ataque sobre Francia. Para eso, primero conquistó Holanda y Bélgica, con una rápida ofensiva a través de la región de las Ardenas. El ejército aliado sufrió enormes bajas.

Francia había perdido todo su mejor armamento, así como sus mejores divisiones. Su situación empeoró cuando el 10 de junio Italia le declaró la guerra. El 25 de junio Hitler se reunió con varios altos oficiales de Francia, quienes solicitaron un armisticio. A selección de Hitler, el lugar de reunión fue el mismo vagón de ferrocarril donde se había firmado el primer armisticio con Alemania en la I Guerra Mundial. Anecdóticamente, Hitler se sentó en el mismo lugar donde se habían sentado los representantes aliados en la Gran Guerra y ordenó que los franceses se sentasen en donde lo habían hecho los representantes alemanes tiempo atrás.

El acuerdo estipulaba que Alemania ocuparía 2/3 partes de Francia. Finalmente, el armisticio fue firmado y acabó la guerra en Francia. La porción no ocupada del país fue controlada por un gobierno colaboracionista conocido como la Francia de Vichy, cuyo primer ministro fue el mariscal Philippe Pétain.

Ha recibido 317 puntos

Vótalo:

Bombardeos sobre las ciudades británicas.

18. Bombardeos sobre las ciudades británicas.

Hitler se propuso la invasión de Gran Bretaña. Puesto que la flota británica era muy superior a la alemana, consideró que solo si dominaban el aire podían controlar el Canal de la Mancha el tiempo suficiente como para que lo cruzasen las tropas alemanas. El resultado fue la batalla de Inglaterra... Ver mas
Hitler se propuso la invasión de Gran Bretaña. Puesto que la flota británica era muy superior a la alemana, consideró que solo si dominaban el aire podían controlar el Canal de la Mancha el tiempo suficiente como para que lo cruzasen las tropas alemanas. El resultado fue la batalla de Inglaterra.

Frente a la férrea postura de Winston Churchill, Hitler se vio obligado a seguir adelante con las hostilidades y comenzó a diseñar un plan de invasión denominado "Operación León Marino". La aviación alemana solo había cosechado hasta ese momento aplastantes victorias sin sufrir prácticamente bajas de consideración. La estrategia desarrollada se basaba en una completa aniquilación de la Royal Air Force (RAF) que permitiera a las tropas alemanas un desembarco sin contratiempos en las costas británicas.

Hitler, confiado en la estrategia, ordenó a sus generales prepararse para la invasión a inicios del mes de julio de 1940. Como condición indispensable para el éxito, los jefes del ejército y la marina exigieron que la aviación debía atacar de modo constante e implacable durante tres días seguidos para conseguir una superioridad aérea total en el sudeste de Inglaterra. Una vez logrado esto, la unidad de paracaidistas de Kurt Student, la primera de la historia, caería sobre Dover para establecer una gigantesca cabeza de puente, lo que daría paso al traslado de las fuerzas terrestres por vía marítima, contando que ya no habría amenaza británica desde el aire.

Al inicio parecía que el plan se cumpliría, ya que los aviones alemanes eran más numerosos y los pilotos tenían más experiencia en combate que los británicos. Desde inicios de julio de 1940 la aviación alemana se dedicó a atacar convoyes navales británicos sobre el Canal de la Mancha. Los objetivos de las bombas alemanas en aquella primera etapa no eran las poblaciones civiles, sino las defensas costeras de Gran Bretaña sobre el Canal de la Mancha, las instalaciones industriales cercanas a la ciudad de Londres, los aeródromos militares y la red de estaciones de rádar.

Sin embargo, el lado británico contaba con superioridad en el aire, no en número, sino en rapidez de acción, gracias a la utilización, por primera vez en la historia, del rádar. En combinación con los puestos de observación visual apostados en la costa, el rádar supuso una notable ventaja táctica para la RAF, pues permitía coordinar y enviar los cazas en el momento y número preciso para combatir las incursiones alemanas. Además, la producción masiva del famoso caza Supermarine Spitfire llevó vientos de esperanza a la RAF.

Ante los ataques alemanes, los convoyes navales británicos cancelaron su navegación por el Canal de la Mancha, mientras que los pilotos ingleses rechazaban siempre que les era posible el duelo en el aire, debido a la superioridad numérica alemana. Ante ello, a mediados de agosto de 1940 Göring decidió cambiar de táctica y combatir directamente sobre el suelo británico. Ahora la estrategia era bombardear los aeródromos y las defensas costeras que habían impedido la invasión alemana, así como las redes de carreteras.

La operación "Día del Águila" continuaba su curso con excelentes resultados hasta que el 24 de agosto de 1940 el puerto de Londres fue bombardeado, según los alemanes, por error. Pese a las disculpas alemanas, aún no estaban en tiempos de guerra total y se seguían ciertas reglas de honor, Churchill se apoyó en ese error para preparar un ataque aéreo sobre Berlín. Este bombardeo sobre la capital alemana fue más que nada un golpe de efecto para subir la moral británica, ya que la RAF no estaba aún en condiciones de realizar un ataque de gran potencia sobre suelo alemán.

Si bien los daños en el bombardeo británico sobre Berlín fueron prácticamente ínfimos, Churchill consiguió lo que buscaba. Hitler, herido en su orgullo, ordenó a su aviación abandonar la estrategia de bombardeos a aeródromos británicos para concentrarse en las ciudades, principalmente sobre Londres. Fue entonces cuando empezó el "Blitz", bombardeo sostenido de la aviación alemana sobre las ciudades británicas que tuvo lugar entre el 7 de septiembre de 1940 y el 16 de mayo de 1941, cuyo objetivo fue aterrorizar a la población civil. Entre septiembre y noviembre de 1940 la ciudad de Londres fue bombardeada diariamente, de día y de noche. Aunque este cambio de táctica en la guerra aérea implicaba casi la destrucción total de Londres, Churchill estaba dispuesto a afrontar el sacrificio a cambio de que la RAF tuviera el tiempo necesario para rearmarse. Este objetivo se consiguió y los británicos superaron a los alemanes en producción de aviones.

Las bajas alemanas no eran cuantiosas, mientras que las bajas británicas sí eran elevadas para la RAF, pero la sensación dada era la de que Alemania estaba perdiendo la batalla al no lograr el objetivo reclamado por su marina: la destrucción de la fuerza aérea británica como requisito para la invasión.

Finalmente, cansado de esperar e impresionado por las bajas, Hitler decidió en noviembre de 1940 cancelar temporalmente la Operación León Marino y ordenó comenzar con un nuevo tipo de incursión aérea: el bombardeo nocturno indiscriminado aprovechando la oscuridad de la noche para evitar lo máximo posible la lucha contra la aviación británica y sus sistemas antiaéreos. Los ataques aéreos continuos entre noviembre de 1940 y febrero de 1941 alcanzaron entonces a Coventry, Birmingham, Liverpool, Plymouth, Manchester, Sheffield, Hull y Bristol. La ciudad de Londres siguió siendo atacada por la aviación alemana, pero con menos frecuencia, aunque de forma más potente. En cierto modo, aquella fue la forma inconfesa de aceptar la victoria británica y la primera gran derrota alemana.

Una fuerza expedicionaria italiana de unos cuarenta aviones fue enviada por Benito Mussolini para que colaborase en la batalla. Los aviones italianos participaron en varios combates pero sufrieron graves pérdidas y no obtuvieron, por lo que fueron repatriados en enero de 1941. De forma similar, la RAF empezó a recibir pilotos de casi todo el Imperio Británico: Canadá, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. A ello se agregaron voluntarios llegados de países ya ocupados por tropas alemanas.

A finales de mayo de 1941 cesaron los ataques a gran escala de la aviación alemana sobre Gran Bretaña. El gobierno británico no solo no iba a capitular ante Hitler, sino que por el contrario el afán de resistencia había aumentado con el único objetivo de vencer a Alemania: la RAF mantenía su fuerza y la producción de aviones por parte británica aumentaba. Los alemanes habían perdido la batalla, lo cual tendría importantes consecuencias, ya que cuatro años más tarde los británicos y los estadounidenses utilizarían el sudeste de Gran Bretaña como base para el desembarco de Normandía.

Ha recibido 306 puntos

Vótalo:

¡Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor!

19. ¡Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor!

http://estrategica.com.co/blog/video/sangre-esfuerzo-lagr...

La derrota de Francia provocó la dimisión en Gran Bretaña de Chamberlain y su sustitución por Winston Churchill, partidario de la defensa sin concesiones frente a los alemanes. Debemos recordar que estamos en las fases preliminares de una de las grandes batallas de la historia, que nosotros... Ver mas
La derrota de Francia provocó la dimisión en Gran Bretaña de Chamberlain y su sustitución por Winston Churchill, partidario de la defensa sin concesiones frente a los alemanes.

Debemos recordar que estamos en las fases preliminares de una de las grandes batallas de la historia, que nosotros estamos actuando en muchos puntos de Noruega y Holanda, que estamos preparados en el Mediterráneo, que la batalla aérea es continua y que muchos preparativos tienen que hacerse aquí y en el exterior. En esta crisis, espero que pueda perdonárseme si no me extiendo mucho al dirigirme a la Cámara hoy. Espero que cualquiera de mis amigos y colegas, o antiguos colegas, que están preocupados por la reconstrucción política, se harán cargo, y plenamente, de la falta total de ceremonial con la que ha sido necesario actuar. Yo diría a la Cámara, como dije a todos los que se han incorporado a este gobierno: «No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor». Tenemos ante nosotros una prueba de la más penosa naturaleza. Tenemos ante nosotros muchos, muchos, largos meses de combate y sufrimiento.

Me preguntáis: ¿Cuál es nuestra política? Os lo diré: Hacer la guerra por mar, por tierra y por aire, con toda nuestra potencia y con toda la fuerza que Dios nos pueda dar; hacer la guerra contra una tiranía monstruosa, nunca superada en el oscuro y lamentable catálogo de crímenes humanos. Esta es nuestra política.

Me preguntáis; ¿Cuál es nuestra aspiración? Puedo responder con una palabra:
Victoria, victoria a toda costa, victoria a pesar de todo el terror; victoria por largo y duro que pueda ser su camino; porque, sin victoria, no hay supervivencia. Tened esto por cierto; no habrá supervivencia para todo aquello que el Imperio Británico ha defendido, no habrá supervivencia para el estímulo y el impulso de todas las generaciones, para que la humanidad avance hacia su objetivo. Pero yo asumo mi tarea con ánimo y esperanza.

Estoy seguro de que no se tolerará que nuestra causa se malogre en medio de los hombres. En este tiempo me siento autorizado para reclamar la ayuda de todas las personas y decir: «Venid, pues, y vayamos juntos adelante con nuestras fuerzas unidas».


Winston Churchill. Londres, Cámara de los Comunes, 13 de mayo de 1940.

Ha recibido 284 puntos

Vótalo:

Operación Market Garden. La guerra se prolonga.

20. Operación Market Garden. La guerra se prolonga.

En septiembre de 1944 se llevó a cabo la mayor operación aerotransportada por parte de los aliados cuyo objetivo era capturar una serie de puentes sobre los principales ríos de los Países Bajos que estaban bajo ocupación alemana. La operación fue también el mayor fracaso militar de toda la... Ver mas
En septiembre de 1944 se llevó a cabo la mayor operación aerotransportada por parte de los aliados cuyo objetivo era capturar una serie de puentes sobre los principales ríos de los Países Bajos que estaban bajo ocupación alemana. La operación fue también el mayor fracaso militar de toda la guerra.

Los aliados planeaban ocupar los puentes con fuerzas aerotransportadas combinadas con unidades blindadas terrestres. Una vez ocupados estos puentes, se crearía un corredor a través del cual los soldados podrían cruzar el río Rin, la última barrera natural antes de entrar en Alemania. El alcance de esta operación la hace comparable con el desembarco de Normandía. Pretendían dar el golpe definitivo a Alemania para poner fin a la guerra.

Los aliados consiguieron tomar con éxito los primeros puentes, pero el resultado global de la operación fue un rotundo fracaso al no poder ocupar el puente final en Arnhem. La contraofensiva alemana destruyó la división aerotransportada británica. La derrota aliada es considerada la última de las grandes victorias tácticas del III Reich en la campaña occidental y alargó la guerra en Europa casi un año más.

Ha recibido 282 puntos

Vótalo:

La clave del éxito militar nazi: Blitzkrieg.

21. La clave del éxito militar nazi: Blitzkrieg.

La "blitzkrieg", también conocida como "guerra relámpago", fue una nueva táctica militar utilizada por el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. Su principal novedad fue el uso de divisiones acorazadas de tanques como punta de lanza que penetraba con gran rapidez en los sistemas de... Ver mas
La "blitzkrieg", también conocida como "guerra relámpago", fue una nueva táctica militar utilizada por el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. Su principal novedad fue el uso de divisiones acorazadas de tanques como punta de lanza que penetraba con gran rapidez en los sistemas de defensa enemigos. La artillería y la infantería motorizada seguían el avance rápido de los tanques. El sistema se completaba con apoyo aéreo, los célebres cazas Stukas que impedían al enemigo el envío de refuerzos al frente y aterrorizaban a sus tropas.

Ha recibido 252 puntos

Vótalo:

Entrevista de Hendaya.

22. Entrevista de Hendaya.

La entrevista de Hendaya tuvo lugar en la estación de trenes de la localidad francesa de Hendaya el 23 de octubre de 1940 entre Su Excelencia el Jefe del Estado Español Francisco Franco y Adolf Hitler. Durante el verano de 1940 y por iniciativa española se habían ido dibujando, por medio de... Ver mas
La entrevista de Hendaya tuvo lugar en la estación de trenes de la localidad francesa de Hendaya el 23 de octubre de 1940 entre Su Excelencia el Jefe del Estado Español Francisco Franco y Adolf Hitler.

Durante el verano de 1940 y por iniciativa española se habían ido dibujando, por medio de contactos diplomáticos de alto nivel, las condiciones para una eventual participación española en la guerra. Las demandas territoriales sostenidas como punto de partida por ambos gobiernos para afrontar las negociaciones eran:

• Por parte de Hitler, la cesión de una de las Islas Canarias, una base naval en Mogador o Agadir y la isla de Fernando Póo.

• Por parte de Franco, además de la colonia británica de Gibraltar, Orán, Marruecos y Guinea, las tres partes integrantes del imperio colonial francés. Además se sugirió la posibilidad de tomar también el Rosellón francés.

Estas posturas parecían irreconciliables, ya que para Hitler resultaba poco deseable estratégicamente enemistarse con Petain, por el desmembramiento del Imperio Francés, y con Mussolini, que podría ver, en una España excesivamente favorecida en las negociaciones, una competidora en sus propias ambiciones mediterráneas. Además, la estrategia de Franco era obtener el máximo de concesiones a cambio del mínimo de implicación en la guerra.

Ha recibido 251 puntos

Vótalo:

¡Francia ha perdido una batalla, pero no la guerra!

23. ¡Francia ha perdido una batalla, pero no la guerra!

http://www.tubechop.com/watch/188715

El 18 de junio de 1940 el general De Gaulle pronunció un discurso en la BBC en el cual hacía un llamamiento a la resistencia del pueblo francés tras la derrota y la invasión por los nazis. "Los jefes que desde hace varios años están al mando del ejército francés han formado un gobierno. Ese... Ver mas
El 18 de junio de 1940 el general De Gaulle pronunció un discurso en la BBC en el cual hacía un llamamiento a la resistencia del pueblo francés tras la derrota y la invasión por los nazis.

"Los jefes que desde hace varios años están al mando del ejército francés han formado un gobierno. Ese gobierno, alegando la derrota de nuestro ejército, estableció comunicación con el enemigo para cesar los combates.

Por supuesto hemos estado y estamos hundidos por la fuerza mecánica, terrestre y aérea del enemigo. Infinitamente más que su número, los tanques, los aviones y la táctica de los alemanes nos hacen retroceder. Los tanques, los aviones y la táctica de los alemanes han sorprendido a nuestros mandos, al grado de llevarlos a la situación en la que hoy se encuentran. Pero, ¿se ha dicho la última palabra? ¿La esperanza debe desaparecer? ¿La derrota es definitiva? ¡No!

Créanme a mí, que les hablo con conocimiento de causa y les digo que nada está perdido para Francia. Los mismos medios que nos han vencido pueden darnos un día la victoria. ¡Pues Francia no está sola! ¡No está sola! Tiene un vasto imperio de su lado. Puede formar bloque con el Imperio Británico que domina el mar y continúa la lucha. Puede, como Inglaterra, utilizar sin límites la inmensa industria de los Estados Unidos.

Esta guerra no se limita al triste territorio de nuestro país. Esta guerra no se decidió en la batalla de Francia. Esta guerra es una guerra mundial. Todos los errores, todos los retrasos, todas los sufrimientos no impiden que haya, en el universo, todos los medios necesarios para aplastar un día a nuestros enemigos. Aplastados hoy por la fuerza mecánica, podemos vencer en el futuro con una fuerza mecánica superior. El destino del mundo está en juego.

Yo, el general De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y a los soldados franceses que se encuentren en territorio británico, o que ahí vinieran a encontrarse, con sus armas o sin ellas; invito a los ingenieros y obreros especialistas de la industria de armamento que se encuentren en territorio británico, a ponerse en contacto conmigo.

Pase lo que pase, la llama de la Resistencia Francesa no debe apagarse y no se apagará".


Charles de Gaulle. Londres, 18 de junio de 1940.

Ha recibido 239 puntos

Vótalo:

La esperanza nazi se desvanece en las Ardenas.

24. La esperanza nazi se desvanece en las Ardenas.

Tras la derrota que sufrieron los ejércitos aliados en los Países Bajos, el espectacular avance efectuado tras el Desembarco de Normandía se detuvo, con lo que el frente europeo se estabilizó. Este hecho proporcionó a los países del Eje un respiro que les permitió reorganizar y rearmar a sus... Ver mas
Tras la derrota que sufrieron los ejércitos aliados en los Países Bajos, el espectacular avance efectuado tras el Desembarco de Normandía se detuvo, con lo que el frente europeo se estabilizó. Este hecho proporcionó a los países del Eje un respiro que les permitió reorganizar y rearmar a sus castigadas fuerzas. Sin embargo, la ambición de Hitler iba más allá de las medidas meramente defensivas, pues en su mente se empezó a forjar la idea de recuperar la iniciativa y lanzar una potente contraofensiva que le diese más argumentos para poder sentarse en la mesa de negociaciones con los aliados, lograr un armisticio y poder concentrar toda su fuerza en detener la imparable ofensiva soviética en el Frente del Este.

El punto principal del ataque era el bosque de las Ardenas (Bélgica). El objetivo a conquistar era la ciudad portuaria de Amberes. Con ello se conseguiría aislar a los británicos en el Norte, lo que les haría cuestionarse su continuidad en la guerra. Pese a la oposición de sus generales, que propusieron una ofensiva con objetivos mucho más limitados, Hitler siguió adelante con su plan. Reunió 500.000 nuevos soldados y reequipó sus divisiones blindadas.

El resultado de la batalla se podría interpretar como un empate. Ambas fuerzas tuvieron unas pérdidas similares, unos 80.000 hombres, sin embargo, para Alemania fue una herida de muerte que aceleró el final de la guerra en el Frente Occidental. Mientras los aliados poseían enormes reservas humanas y materiales, los alemanes habían dejado exhaustas sus últimas reservas móviles.

La batalla provocó dos cosas: primero, que el avance de los aliados fuese más cauteloso, segundo, que el agotamiento de las últimas reservas en un ataque en el Frente Occidental dejó casi sin defensas el Frente Oriental. Ambas cosas a la larga significaron que la URSS ocupase más territorios de Europa oriental.

Ha recibido 235 puntos

Vótalo:

Batalla de Guadalcanal. Japón... En peligro.

25. Batalla de Guadalcanal. Japón... En peligro.

Luego de la batalla de Midway, Estados Unidos tenía que desarticular todo el poderío japonés en el archipiélago de las Islas Salomón, pues desde allí los japoneses controlaban todo el tráfico hacia el Pacífico Sur. El primer golpe de los estadounidenses fue desembarcar en la isla de... Ver mas
Luego de la batalla de Midway, Estados Unidos tenía que desarticular todo el poderío japonés en el archipiélago de las Islas Salomón, pues desde allí los japoneses controlaban todo el tráfico hacia el Pacífico Sur.

El primer golpe de los estadounidenses fue desembarcar en la isla de Guadalcanal el 7 de agosto de 1942, que se tornaba indispensable para desplegar una fuerza de aviación. Allí los estadounidenses frenaron el avance japonés e iniciaron un ataque mediante la táctica de “saltos de rana” del general MacArthur. Esta táctica buscaba dos cosas: avanzar creando bases militares que a su vez permitiesen el siguiente “salto” y aislar las bases enemigas que, sin suministros, resultaban inoperantes.

En cada “salto” fue desmembrándose la flota japonesa y Estados Unidos fue invadiendo, isla tras isla, todo el enorme archipiélago de las Islas Salomón, dejando libre el tráfico marítimo hacia Australia y las Filipinas. La superioridad de la flota del almirante Nimitz les permitió a los aliados comenzar la ofensiva sobre Japón.

Ha recibido 226 puntos

Vótalo:

Afrika Korps. El Zorro del desierto.

26. Afrika Korps. El Zorro del desierto.

Afrika Korps fue una fuerza militar alemana enviada al norte de África en 1941 como respaldo de las tropas italianas que estaban siendo derrotadas por los británicos. Tuvo una brillante actuación, combatiendo siempre en inferioridad de condiciones, hasta que finalmente fue derrotada en la... Ver mas
Afrika Korps fue una fuerza militar alemana enviada al norte de África en 1941 como respaldo de las tropas italianas que estaban siendo derrotadas por los británicos. Tuvo una brillante actuación, combatiendo siempre en inferioridad de condiciones, hasta que finalmente fue derrotada en la batalla de El Alamein por las tropas británicas comandadas por el general Montgomery en noviembre de 1942. El principal comandante de esta unidad fue el Mariscal de Campo Erwin Rommel, conocido como “El Zorro del Desierto”.

El norte de África ofrecía una zona de combate inmensa, pues el desierto de Libia se extendía a lo largo de miles de kilómetros hasta Egipto, sin prácticamente obstáculos. Este ilimitado escenario permitía a las fuerzas mecanizadas poner en práctica de la forma más pura el combate mediante maniobras de gran movilidad, liberados de colinas, poblaciones o puntos en los que establecer un fuerte bloqueo. Este arte de la guerra era precisamente la mayor de las habilidades de las fuerzas armadas alemanas, que recibían el nombre de Wehrmacht.

Rommel tenía la misión de mantener la línea del frente y dar apoyo a los italianos, no dejando que los británicos expulsaran a las fuerzas del Eje de África para evitar abrir otro posible frente en el sur de Europa. Sin embargo, no pasaría mucho tiempo para que Rommel se pusiera al ataque. A los pocos días de llegar con su ejército, tomó una posición ofensiva y llevó a las tropas del Eje a una serie de sucesivas victorias, derrotando a las tropas británicas en las batallas de Gazala, Tobruk y Mersa Matruh. En todo momento, el ejército germano-italiano se encontró en clara inferioridad, tanto en tropas como en suministros. La mala organización del ejército británico permitió que la inigualable experiencia del ejército alemán en la batalla de movimientos llevara a triunfos aplastantes de la mano de Rommel. Así fue como el mariscal alemán recibió el apode de “El Zorro del Desierto”, convirtiéndose en una leyenda y siendo temido e incluso admirado por sus enemigos, creando un aura de invencibilidad a su alrededor.

Ha recibido 219 puntos

Vótalo:

Vera Lynn... «La novia de las fuerzas armadas».

27. Vera Lynn... «La novia de las fuerzas armadas».

http://www.tubechop.com/watch/189426

Vera Lynn es una popular vocalista inglesa cuya carrera se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue apodada «La novia de las fuerzas armadas». Entre sus numerosas canciones destaca "We'll Meet Again", cuya letra nostálgica atrajo a mucha gente que se había visto obligada a... Ver mas
Vera Lynn es una popular vocalista inglesa cuya carrera se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue apodada «La novia de las fuerzas armadas». Entre sus numerosas canciones destaca "We'll Meet Again", cuya letra nostálgica atrajo a mucha gente que se había visto obligada a separarse de sus seres queridos a causa de la guerra. La canción se convirtió en un emblema del conflicto. La artista sirvió de entretenimiento a los soldados que día a día se jugaban su vida y no sabían si iban a volver a ver a sus seres queridos.

Ha recibido 215 puntos

Vótalo:

Invasión de Polonia, detonante de la guerra.

28. Invasión de Polonia, detonante de la guerra.

Hitler ambicionaba Polonia, pero esta estaba más protegida que nunca: había firmado una alianza defensiva con Francia y un pacto de asistencia con Gran Bretaña el 25 de agosto de 1939, lo que garantizaba su independencia. Para preparar la invasión, Alemania firmó el 23 de agosto de 1939 un... Ver mas
Hitler ambicionaba Polonia, pero esta estaba más protegida que nunca: había firmado una alianza defensiva con Francia y un pacto de asistencia con Gran Bretaña el 25 de agosto de 1939, lo que garantizaba su independencia.

Para preparar la invasión, Alemania firmó el 23 de agosto de 1939 un pacto de no agresión con la URSS. El tratado contenía cláusulas de no agresión mutua, así como un compromiso para solucionar pacíficamente las controversias entre ambas naciones. A ello se agregaba la intención de estrechar vínculos económicos y comerciales. No obstante, el tratado contenía también unas cláusulas secretas donde el III Reich y la URSS definían el reparto de la Europa Central y del Este, fijando los límites de la influencia alemana y soviética mediante mutuo acuerdo, determinando que Polonia se repartiría entre ambos Estados, mientras que la URSS obtenía Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania. Además se comprometían a no participar en ninguna alianza formada en contra de alguno de los Estados firmantes.

Cubierto por este pacto, Hitler exigió al gobierno polaco que le entregase la ciudad de Dánzig, pero Polonia se negó. Ante esta respuesta, el 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia. Hitler esperaba que las potencias europeas simplemente condenasen el hecho, pero Francia y Gran Bretaña pusieron en marcha sus alianzas con Polonia, lo que dio comienzo a la Segunda Guerra Mundial.

Ha recibido 214 puntos

Vótalo:

Colaboración fascista: Eje Berlín-Roma-Tokio.

29. Colaboración fascista: Eje Berlín-Roma-Tokio.

Italia reorientó su política hacia la Alemania nazi, que sí estaba dispuesta a reconocer la conquista de Etiopía. Las relaciones entre ambos países se fortalecieron cuando en julio de 1936 estalló la Guerra Civil Española. Ambas potencias prestaron ayuda al bando franquista, lo que provocó una... Ver mas
Italia reorientó su política hacia la Alemania nazi, que sí estaba dispuesta a reconocer la conquista de Etiopía. Las relaciones entre ambos países se fortalecieron cuando en julio de 1936 estalló la Guerra Civil Española. Ambas potencias prestaron ayuda al bando franquista, lo que provocó una creciente política de colaboración. Como resultado, en octubre de 1936 nació el Eje Roma-Berlín.

El término “Eje Roma-Berlín” fue utilizado por primera vez por Benito Mussolini en noviembre de 1936, cuando refiriéndose al tratado de amistad firmado el 25 de octubre de 1936 entre el Reino de Italia y la Alemania nazi, dijo que los dos países formarían un eje alrededor del cual girarían los otros Estados de Europa.

El 25 de noviembre Hitler también firmó con Japón el Pacto Antikomintern, al que después se adhirió Italia. En este tratado ambas naciones se comprometían a tomar medidas para salvaguardarse de la amenaza de la Internacional Comunista liderada por la Unión Soviética.

Este bloque de potencias logró su establecimiento debido a las coincidencias que existían entre los sistemas económico, ideológico y de gobierno de los tres países. De igual forma compartían una coincidencia de connotación negativa: fueron los países menos beneficiados por el Tratado de Versalles.

Ha recibido 207 puntos

Vótalo:

Guerra de Invierno.

30. Guerra de Invierno.

Tanto Stalin como Hitler sabían que solamente era cuestión de tiempo que el pacto de no agresión fuera roto. Por ende, en abril de 1938 los soviéticos iniciaron negociaciones diplomáticas con Finlandia con el objetivo de desarrollar una defensa unida contra Alemania. Cuando los militares... Ver mas
Tanto Stalin como Hitler sabían que solamente era cuestión de tiempo que el pacto de no agresión fuera roto. Por ende, en abril de 1938 los soviéticos iniciaron negociaciones diplomáticas con Finlandia con el objetivo de desarrollar una defensa unida contra Alemania. Cuando los militares soviéticos se percataron de que la frontera finesa estaba a solo 32 kilómetros de Leningrado, la URSS envió solicitudes a Finlandia para intercambiar territorio, solicitudes que para otoño de 1939 se habían convertido en demandas. Cuando el gobierno finés se negó a aceptar, la URSS atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939.

Lo que estaba destinado a ser un paseo militar soviético se convirtió en una sangrienta batalla, donde las atrasadas tácticas de combate, la mala preparación para el clima polar y la incompetencia de los oficiales soviéticos llevaron al Ejército Rojo a sufrir derrotas vergonzosas contra un enemigo numéricamente muy inferior, pero que había implementado a la perfección las tácticas de guerrilla en la nieve.

Al cabo de varias semanas, el ejército soviético logró aplastar a los defensores fineses, que tuvieron que pedir un armisticio. Sin embargo, a pesar de sufrir muchas bajas, Finlandia se ganó el derecho a negociar y logró conservar su autonomía, quedando definitivamente fuera de la esfera de poder de Stalin, aunque cedió algunos territorios a la URSS.

Ha recibido 202 puntos

Vótalo:

Conferencias de paz: Yalta y Potsdam.

31. Conferencias de paz: Yalta y Potsdam.

Los aliados no querían caer en los mismos errores del Tratado de Versalles. Por eso, desde el principio de la guerra se reunieron en distintas conferencias en las que discutieron sobre los mecanismos que permitiesen alcanzar una paz duradera. Las conferencias más importantes se produjeron en... Ver mas
Los aliados no querían caer en los mismos errores del Tratado de Versalles. Por eso, desde el principio de la guerra se reunieron en distintas conferencias en las que discutieron sobre los mecanismos que permitiesen alcanzar una paz duradera. Las conferencias más importantes se produjeron en Yalta y Potsdam. Por otra parte, la guerra dejaba claro que había dos potencias hegemónicas, Estados Unidos y la URSS, por lo que el nuevo orden mundial debía reflejar este hecho.

En la conferencia de Yalta (del 4 al 11 de febrero de 1945) Roosevelt, Churchill y Stalin discutieron cuál sería la situación en Europa una vez acabada la guerra. El acuerdo oficial estipulaba:

• La declaración de la Europa liberada, permitiendo elecciones democráticas en todos los territorios liberados.

• Una conferencia en abril en San Francisco para organizar las Naciones Unidas.

• Alemania sería desarmada y dividida en cuatro partes, cada una administrada por una potencia vencedora (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la URSS).

• Indemnizaciones a pagar por Alemania. Estadounidenses y soviéticos acordaron una cifra de 20 mil millones de dólares de indemnización.

• La cuestión de los crímenes de guerra quedó pospuesta.

• Polonia tendría un gobierno democrático extranjero provisional para prepararla para elecciones libres tan pronto como sea posible, basándose en el sufragio universal y el voto secreto.

• En Yugoslavia se llevaría a cabo un acuerdo que uniera los gobiernos monárquico y comunista.

• La URSS se comprometía a intervenir en la guerra con Japón antes de tres meses tras la rendición alemana. A cambio, se le daría la isla de Sajalín y las islas Kuriles, además de varios privilegios.

• Las decisiones sobre las fronteras de Italia con Yugoslavia y Austria se pospusieron, así como las concernientes a las relaciones entre Yugoslavia y Bulgaria y otros temas.

• Imponer un bloqueo a España por declararse no beligerante durante la II Guerra Mundial. Propuesta de Stalin.


En la Conferencia de Postdam (del 17 de julio al 2 de agosto de 1945) Churchill, Truman y Stalin acordaron lo siguiente:

• Devolución de todos los territorios europeos anexionados por la Alemania nazi desde 1937 y separación de Austria.

• Objetivos durante la ocupación aliada de Alemania: desmilitarización, desnazificación, democratización y descuartelización.

• Persecución de los criminales de guerra nazis.

• El establecimiento temporal de la línea Oder-Neisse, que sería la frontera del territorio administrado por el gobierno de Polonia.

• El reasentamiento de «forma humana y ordenada» de las minorías alemanas de Polonia, Hungría y Checoslovaquia dentro de las nuevas fronteras establecidas para Alemania y Austria.

• Acuerdo para la reconstrucción. Los aliados estimaron sus pérdidas en 200 mil millones de dólares. Alemania fue obligada a pagar 20 mil millones en productos industriales y mano de obra.

• El resto de los asuntos debían tratarse en una conferencia de paz final tan pronto como fuera posible.

• Stalin inicialmente quería la ruptura de toda relación con el gobierno de Franco. Eventualmente se llegó al acuerdo que Estados Unidos, la URSS e Inglaterra se opusieron a la entrada de España en la Organización de Naciones Unidas.

• Esto llevaría más tarde a un mundo bipolar en la Guerra Fría, donde por primera vez el comunismo y el capitalismo se separaron de una forma física.

• Ultimátum a Japón, que debía rendirse sin condiciones.

Ha recibido 199 puntos

Vótalo:

Conquista de Sicilia. La caída de Mussolini.

32. Conquista de Sicilia. La caída de Mussolini.

Después de la victoria en el Norte de África, los aliados decidieron invadir Italia por el sur, desde Sicilia, con el objetivo de neutralizar la amenaza italo-alemana a los buques mercantes que navegaban por el mar Mediterráneo. Los aliados pronosticaron que la conquista de Sicilia podría poner... Ver mas
Después de la victoria en el Norte de África, los aliados decidieron invadir Italia por el sur, desde Sicilia, con el objetivo de neutralizar la amenaza italo-alemana a los buques mercantes que navegaban por el mar Mediterráneo. Los aliados pronosticaron que la conquista de Sicilia podría poner en peligro la posición de Benito Mussolini en el gobierno. En la invasión estuvieron implicadas tropas estadounidenses y británicas al mando de los generales George Patton y Bernard Montgomery, respectivamente.

El 10 de julio de 1943 se realizó el desembarco. La Regia Marina atacó a las fuerzas navales aliadas, hundiendo a varios buques de guerra, pero sufriendo igual número de bajas. En la parte oriental de Sicilia los británicos entraron en Siracusa y los italianos se retiraron. Para el 15 de julio las fuerzas de Patton habían extendido la línea del frente, pero los británicos se habían encontrado con una seria oposición en las faldas del Etna y no lograban abrirse camino.

El general Patton realizó un arriesgado avance hacia Palermo, que conquistó el 22 de julio. Después se dirigió a toda velocidad hacia Mesina, con el objetivo de tomarla antes que Montgomery, con quien rivalizaba. No obstante, su avance fue detenido.

El 24 de julio, en vista de la fácil derrota italiana, el Gran Consejo Fascista emitió un voto de desconfianza contra Mussolini y al día siguiente este fue arrestado por orden del rey Víctor Manuel III y reemplazado por Pietro Badoglio, quien después de asegurar públicamente que Italia no abandonaría a Alemania, inició negociaciones secretas de paz con los aliados.

Patton logró abrirse paso de nuevo hacia Mesina, aunque la mayoría de las fuerzas alemanas habían conseguido cruzar el estrecho y escapar a Italia. El 17 de agosto las tropas de Patton entraron en Mesina. Además, Patton ganó su carrera personal con Montgomery, quien llegó un día después.

El 12 de septiembre Mussolini fue liberado por un comando alemán de paracaidistas y trasladado a Alemania. Hitler lo invitó a formar una república protegida por los alemanes. El 18 de septiembre Mussolini anunció por radio la reconstitución del Partido Fascista. En el norte de Italia se creó un nuevo Estado fascista denominado República Social Italiana.

Ha recibido 194 puntos

Vótalo:

Batalla de Montecassino. La lucha por Roma.

33. Batalla de Montecassino. La lucha por Roma.

La abadía benedictina de Montecassino se encontraba en un lugar estratégico a 90 kilómetros al sur de Roma. Las tropas alemanas la utilizaron como enclave desde el que frenar el avance aliado hacia el norte. Del 20 de enero al 25 de mayo de 1944 las tropas paracaidistas alemanas dirigidas por... Ver mas
La abadía benedictina de Montecassino se encontraba en un lugar estratégico a 90 kilómetros al sur de Roma. Las tropas alemanas la utilizaron como enclave desde el que frenar el avance aliado hacia el norte.

Del 20 de enero al 25 de mayo de 1944 las tropas paracaidistas alemanas dirigidas por el general Richard Heidrich resistieron los reiterados ataques de las tropas británicas, canadienses y polacas. En la lucha participaron 80.000 soldados alemanes y 105.000 soldados aliados. La batalla supuso la completa destrucción de uno de los monasterios más célebres de Europa, fundado por San Benito en el siglo VI. Tras superar la resistencia alemana, las tropas aliadas continuaron su avance hacia Roma. La capital italiana fue tomada el 4 de junio de 1944.

Ha recibido 186 puntos

Vótalo:

Batalla de Kursk. Principio del fin de Alemania.

34. Batalla de Kursk. Principio del fin de Alemania.

En Rusia el ejército alemán intentó una última ofensiva, pero fue derrotado en la batalla de Kursk en agosto de 1943. Los alemanes perdieron toda su capacidad de ataque y, a partir de ese momento, pasaron a la defensiva. En la ciudad de Kursk el ejército alemán hizo un último esfuerzo... Ver mas
En Rusia el ejército alemán intentó una última ofensiva, pero fue derrotado en la batalla de Kursk en agosto de 1943. Los alemanes perdieron toda su capacidad de ataque y, a partir de ese momento, pasaron a la defensiva.

En la ciudad de Kursk el ejército alemán hizo un último esfuerzo ofensivo en el frente del Este, agrupando el grueso de las fuerzas acorazadas, las armas más modernas, las unidades más potentes y los generales más prestigiosos. A pesar de todo esto, el resultado final fue una victoria soviética.

En la batalla murieron 56.000 soldados alemanes y 70.000 soldados soviéticos. Los alemanes nunca recuperaron la iniciativa después del combate y el Ejército Rojo continuó su avance sin parar hacia Berlín.

Ha recibido 184 puntos

Vótalo:

Campaña del Pacífico. Mar del Coral.

35. Campaña del Pacífico. Mar del Coral.

Librada en mayo de 1942 entre Japón y Estados Unidos en el mar del Coral (costa nororiental de Australia), fue una de las batallas clave de la Guerra del Pacífico y significó el primer fracaso de una ofensiva nipona. Aunque los japoneses infligieron mayores bajas a los estadounidenses, no fueron... Ver mas
Librada en mayo de 1942 entre Japón y Estados Unidos en el mar del Coral (costa nororiental de Australia), fue una de las batallas clave de la Guerra del Pacífico y significó el primer fracaso de una ofensiva nipona. Aunque los japoneses infligieron mayores bajas a los estadounidenses, no fueron capaces de ejecutar sus planes. Además, dos portaaviones japoneses que participaron en la batalla fueron dañados y no pudieron participar en la batalla de Midway, que marcó un punto de inflexión en el curso de la guerra en el océano Pacífico.

Esta fue la primera batalla de portaaviones en la historia, así como la primera en la que las fuerzas navales nunca se vieron directamente, ni estuvieron al alcance de la artillería enemiga. Como resultado, la batalla fue una victoria táctica para los japoneses, que aunque habían perdido 43 aviones frente a 33 de los norteamericanos, hundieron a tres grandes portaaviones de EE.UU. Sin embargo, desde el punto de vista estratégico, el enfrentamiento fue una victoria estadounidense, ya que se evitó la conquista japonesa de Port Moresby, el objetivo del avance japonés.

Ha recibido 180 puntos

Vótalo:

El año decisivo: 1942.

36. El año decisivo: 1942.

El empuje del Eje duró hasta la primavera de 1942, cuando sufrió una serie de derrotas decisivas que cambiaron el signo de la guerra. • Stalingrado. En el Frente Oriental los alemanes, escasos de combustible, buscaban las reservas pretrolíferas del Cáucaso, pero fracasaron en la conquista de... Ver mas
El empuje del Eje duró hasta la primavera de 1942, cuando sufrió una serie de derrotas decisivas que cambiaron el signo de la guerra.

• Stalingrado. En el Frente Oriental los alemanes, escasos de combustible, buscaban las reservas pretrolíferas del Cáucaso, pero fracasaron en la conquista de Stalingrado, clave para el control del río Volga.

• El Alamein. El intento del Afrika Korps de conquistar Egipto como paso previo para controlar el petróleo de Oriente Medio fracasó por la derrota del mariscal Rommel en El Alamein. Fue el final del Afrika Korps.

• Midway. En el Pacífico la ofensiva japonesa fue frenada en la batalla del Mar de Coral. Viendo la importancia de los portaaviones supervivientes de Pearl Harbour, los japoneses intentaron atraerlos a una trampa en Midway, pero la flota japonesa fue descubierta y hundida. A partir de ese momento, los aliados tomaron la iniciativa también en el Pacífico.

Ha recibido 174 puntos

Vótalo:

Invasión de Yugoslavia y Grecia.

37. Invasión de Yugoslavia y Grecia.

Firme en su creencia de que la caída de Gran Bretaña era cuestión de tiempo, Mussolini inició su programa de expansión territorial. Haciendo caso omiso del consejo de sus generales y de Hitler, Mussolini empezó a preparar la ocupación de Grecia. El 28 de octubre de 1940 Hitler viajó a Roma para... Ver mas
Firme en su creencia de que la caída de Gran Bretaña era cuestión de tiempo, Mussolini inició su programa de expansión territorial. Haciendo caso omiso del consejo de sus generales y de Hitler, Mussolini empezó a preparar la ocupación de Grecia. El 28 de octubre de 1940 Hitler viajó a Roma para convencerlo de que desistiera de su plan expansionista momentáneamente. Cuando llegó, Mussolini le dijo que la invasión acababa de comenzar.

Los peores temores de Hitler se hicieron realidad cuando las tropas italianas no solo no pudieron ocupar Grecia, sino que fueron repelidas por un contraataque griego. Para empeorar la situación, Gran Bretaña envió fuerzas a Creta y Lemnos, mientras que la Royal Air Force entregó soporte aéreo. Como no quería empezar la guerra con la URSS con tropas aliadas al sur del Frente Oriental, Alemania acudió en ayuda de Italia.

La invasión de Grecia por parte de Alemania debía ocurrir para marzo de 1941, pero Yugoslavia se encontraba en medio del camino. El 6 de abril de 1941 Alemania bombardeó Belgrado. El ejército yugoslavo fue comprimido en la bolsa que se formó entre Belgrado y Skopje.

Tras once días desde el inicio de la lucha, Yugoslavia se rindió. Sin perder tiempo, Alemania se dirigió a Grecia, obligando a que el frente anglo-griego se batiera en retirada. Los británicos se dirigieron a la isla de Creta. Las tropas griegas se quedaron solas, obligando a Grecia a capitular el 21 de abril. Después de la capitulación de Grecia, Hitler ordenó que todos los prisioneros griegos y yugoslavos, unos 230.000, fueran puestos en libertad. El 25 de abril se lanzaron paracaidistas sobre Creta, que lograron capturar la isla. Con el frente de los Balcanes calmado, el ejército alemán estaba libre de nuevo para iniciar la invasión de la URSS, si bien con unos meses de retraso.

Ha recibido 167 puntos

Vótalo:

Imperialismo de los regímenes fascistas.

38. Imperialismo de los regímenes fascistas.

La crisis de 1929 tuvo profundas consecuencias políticas y sociales. Japón, Italia y Alemania iniciaron políticas exteriores más agresivas y expansionistas, buscando tanto controlar mercados y materias primas básicas como acabar con la crisis social mediante el fomento de un feroz nacionalismo y... Ver mas
La crisis de 1929 tuvo profundas consecuencias políticas y sociales. Japón, Italia y Alemania iniciaron políticas exteriores más agresivas y expansionistas, buscando tanto controlar mercados y materias primas básicas como acabar con la crisis social mediante el fomento de un feroz nacionalismo y del orgullo patriótico.

Japón invadió Manchuria (1931) e instauró allí un protectorado, el Manchukuo. La Sociedad de Naciones fue incapaz de impedir la invasión. Como castigo expulsó a Japón de la organización dos años después.

En enero de 1933 Hitler fue elegido Canciller de Alemania con un programa político que se basaba en el rechazo del Tratado de Versalles, el expansionismo territorial (espacio vital) y la militarización del país. Hitler comenzó a aplicar su programa rápidamente: en octubre de ese mismo año Alemania decidió abandonar la Sociedad de Naciones; en enero de 1935 recuperó la región del Sarre tras un referéndum, después de estar esta 18 años bajo administración francesa por fideicomiso de la Sociedad de Naciones; en marzo de 1936 se remilitarizó la región de Renania.

En 1935 Italia invadió Etiopía, buscando ampliar su territorio colonial. La Sociedad de Naciones estableció sanciones contra Italia, que se negó a aceptarlas, por lo que fue expulsada de la organización dos años más tarde.

Ha recibido 162 puntos

Vótalo:

«El tiro al pavo de las Marianas».

39. «El tiro al pavo de las Marianas».

Esta fue una batalla aeronaval que enfrentó a la Armada Imperial Japonesa y a la Armada de los Estados Unidos en el mar de Filipinas, cerca de las islas Marianas, entre el 19 y el 20 de junio de 1944. Las cuatro oleadas de ataque japonesas requirieron 373 aviones, de los que tan solo 130... Ver mas
Esta fue una batalla aeronaval que enfrentó a la Armada Imperial Japonesa y a la Armada de los Estados Unidos en el mar de Filipinas, cerca de las islas Marianas, entre el 19 y el 20 de junio de 1944.

Las cuatro oleadas de ataque japonesas requirieron 373 aviones, de los que tan solo 130 regresaron a sus bases; otros muchos fueron destruidos al hundirse los portaaviones en los que se encontraban. Tras la noche del segundo día, las pérdidas totales niponas eran de tres portaaviones y 395 aviones, mientras que las pérdidas totales estadounidenses se limitaban a 23 aviones el primer día y 100 el segundo, incluyendo los 80 aviones perdidos por causa de la oscuridad nocturna, de los que buena parte de sus tripulaciones iban a ser recuparadas.

La batalla finalizó con un completo desastre para las fuerzas japonesas, que perdieron casi la totalidad de su aviación naval embarcada, así como dos tercios de los portaaviones participantes en la contienda. Ello es así hasta el punto de que los pilotos estadounidenses acuñaron para esta batalla la expresión «El tiro al pavo de las Marianas».

Ha recibido 158 puntos

Vótalo:

Política de apaciguamiento: crisis de los Sudetes.

40. Política de apaciguamiento: crisis de los Sudetes.

El llamado Pacto de Acero fue un acuerdo político y militar firmado el 22 de mayo de 1939 en Berlín entre los ministros de relaciones exteriores italiano y alemán en el cual se sentaban las bases de un futuro apoyo mutuo en caso de guerra. Hitler deseaba invadir Polonia, pero quería contar con... Ver mas
El llamado Pacto de Acero fue un acuerdo político y militar firmado el 22 de mayo de 1939 en Berlín entre los ministros de relaciones exteriores italiano y alemán en el cual se sentaban las bases de un futuro apoyo mutuo en caso de guerra. Hitler deseaba invadir Polonia, pero quería contar con aliados en Europa con el objetivo de desanimar al Reino Unido y a Francia a declararle la guerra.

En marzo de 1938 tropas alemanas invadieron Austria. El siguiente paso de Hitler en su busca del “espacio vital” fue Checoslovaquia. La región checa de los Sudetes tenía un importante porcentaje de población alemana, alrededor de un 30% con respecto a la población total. En septiembre de 1938 se reunieron Hitler y Chamberlain, primer ministro británico, que aceptó la cesión de los Sudetes a cambio de que Hitler no hiciese más demandas territoriales.

El 29 de septiembre de 1938 se produjo la entrevista de Munich entre Hitler, Mussolini, Chamberlain y Daladier, primer ministro francés. Italia, Gran Bretaña y Francia aceptaron las exigencias de Hitler y le entregaron toda Checoslovaquia, que fue anexionada en marzo de 1939.

Ha recibido 147 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil