Versión impresa

Reyes de Francia

  • Lista creada por Orfa.
  • Publicada el 02.12.2008 a las 00:16h.
  • Clasificada en la categoría Otros.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de Orfa

Último acceso 31.01.2009

Perfil de Orfa

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Orfa

Acciones de la lista

Cual creeis que fue el rey mas grande de Francia (entendido como una unidad territorial nacional)

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Napoleón I 1804-1815 (I Imperio)

1. Napoleón I 1804-1815 (I Imperio)

Napoleón Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769 – Santa Helena, 5 de mayo de 1821) fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de Brumario que le convirtió en Primer Cónsul (Premier Consul) de la República... Ver mas
Napoleón Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769 – Santa Helena, 5 de mayo de 1821) fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de Brumario que le convirtió en Primer Cónsul (Premier Consul) de la República el 11 de noviembre de 1799; cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802, el 18 de mayo de 1804 fue proclamado Emperador de los Franceses (Empereur des Français) y coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo, ostentó ambos títulos hasta el 6 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores guerras conocidas hasta entonces en Europa, involucrando a un número de soldados jamás visto en los ejércitos hasta entonces.

Durante el periodo de poco más de una década, adquirió el control de casi toda Europa Occidental y Central por conquistas o alianzas y solo fue tras su derrota en la Batalla de las Naciones cerca de Leipzig en octubre de 1813 que se vio obligado a abdicar unos meses más tarde. Regresó a Francia en lo que es conocido como los Cien Días y fue decisivamente derrotado en la Batalla de Waterloo en Bélgica, el 18 de junio de 1815, siendo exiliado a la isla de Santa Elena, donde falleció.

Aparte de sus proezas militares, a Napoleón también se le conoce por el establecimiento del Código Napoleónico y es considerado por algunos un «monarca iluminado» debido a su extraordinario talento y capacidad de trabajo. Otros, sin embargo, lo consideran un dictador tiránico cuyas guerras causaron la muerte de millones de personas, y uno de los personajes más megalómanos y nefastos de todos los tiempos.[1]

Indudablemente, es el personaje que marcó el inicio del siglo XIX y la posterior evolución de la Europa contemporánea.
A través de la ayuda de compañero Saliceti, se convirtió en comandante de artillería de las fuerzas francesas que sitiaban la fortaleza realista de Tolón que se había amotinado contra el terror republicano y había permitido el desembarco de una fuerza angloespañola. Napoleón definió y ejecutó una estrategia basada en el emplazamiento de baterías artilleras que crearan una superioridad total de fuego previa a los asaltos a los diferentes fuertes que protegían Tolón, que finalmente fue evacuada por la armada angloespañola. Su determinación, su capacidad de trabajo y su frialdad bajo el fuego le convirtieron en el héroe del sitio, tras lo cual fue nombrado general de brigada. Cuando fue enviado a Génova por órdenes superiores en una misión secreta hacia julio de 1794, cae Maximilien Robespierre, convirtiéndose Napoleón en blanco de sospechas originadas por su amistad íntima con Augustin Robespierre, hermano menor de Maximiliano. Debido a esto fue arrestado por dos semanas, siendo liberado por falta de pruebas.

En 1795 Bonaparte se encontraba en París cuando el 3 de octubre, realistas y contra-revolucionarios organizaron una protesta armada contra la Convención, sus excesos y su gobierno tiránico. A Bonaparte se le encomendó dirigir a un improvisado ejército en la defensa de la Convención en el Palacio de las Tullerías. Obtuvo algunas piezas de artillería con la ayuda de un joven oficial de caballería, Joachim Murat, que posteriormente se convertiría en su cuñado, y logró repeler a los insurgentes. Este triunfo le dio una gran fama y poder sobre el nuevo Directorio, particularmente sobre su líder, Paul Barras. Pocas semanas después, el 9 de marzo de 1796, se casa con la amante de Barras, Joséphine de Beauharnais.


La campaña de Italia de 1796/1797
Días después de su matrimonio, Bonaparte tomó el mando del Ejército de Italia, al que lideró exitosamente en la invasión de dicho país. Antes de partir, arengó a sus tropas con estas palabras: «Soldados: estáis mal vestidos y mal alimentados. El gobierno os debe mucho. Grandes provincias y ciudades serán vuestras. Allí hallaréis gloria y riqueza». Por aquella época ganó el apodo de «Pequeño Cabo» en virtud de su camaradería con la tropa. Logró sacar a las fuerzas austríacas de Lombardía y derrotó al ejército de los Estados Papales. A raíz de la protesta del Papa Pío VI por la ejecución del rey Luis XVI, Francia respondió anexionándose dos pequeños territorios papales. Sin embargo, Bonaparte desoyó las órdenes del Directorio de marchar contra Roma y destronar al Papa. No fue sino un año después que el General Berthier capturó Roma y apresó al Papa, quien posteriormente falleció por una enfermedad en su cautiverio. En 1797, Bonaparte al mando del ejército derrotó sucesivamente a cuatro generales austríacos cuyas tropas eran superiores en número y forzó a Austria a firmar un acuerdo de paz. El resultante Tratado de Campoformio le dio a Francia el control de la mayoría del norte de Italia, así como el de los Países Bajos y el área del Rín. Una cláusula secreta prometía otorgar Venecia a Austria. Bonaparte marchó contra Venecia, ocupándola y acabando con más de 1.000 años de independencia. Posteriormente, en 1797, Bonaparte organizó los territorios ocupados en Italia en lo que se conoció como la República Cisalpina.

Napoleón Bonaparte fue un estratega brillante. Logró absorber los conocimientos militares esenciales de su época y aplicarlos exitosamente. Como planificador en el campo de batalla fue bien conocido por su creatividad en las tácticas de movilización de la artillería. Sin embargo su éxito no se debía únicamente a su carácter innovador, sino a su profundo conocimiento e inteligente aplicación de las tácticas militares convencionales. Como él decía: «He peleado en sesenta batallas y no he aprendido nada que no supiera anteriormente». Como oficial de artillería, desarrolló nuevas tácticas y empleó la artillería como una fuerza móvil para respaldar los ataques de la infantería, beneficiándose de la ventaja tecnológica de Francia en materia de armamento. Fue conocido como un comandante agresivo, que contaba con la lealtad de soldados altamente motivados. También fue el primero que hizo uso de sistemas de telecomunicación, la llamada «línea Chappe de semáforos», implantada en 1792. También fue un maestro en materia de espionaje y de engaño. Frecuentemente ganó batallas al conocer de antemano el movimiento de las tropas enemigas.

Durante su campaña de Italia Bonaparte se convirtió en una figura influyente en la política francesa. Publicó dos periódicos, inicialmente para sus tropas, pero que circulaban también por Francia. En mayo de 1797 fundó un tercer periódico publicado en París llamado «Le Journal de Bonaparte et des hommes vertues». Las elecciones de 1797 dieron a los realistas mayor poder, lo que alarmó a Barras y sus aliados en el Directorio. Los monárquicos, por su parte, comenzaron a criticar a Bonaparte acusándole de haber saqueado Italia y de haberse excedido en su autoridad al negociar con Austria (lo cual en ambos casos era cierto). Bonaparte envió con prontitud al General Augereau a París para liderar un golpe de estado el 18 de fructidor (4 de septiembre), eliminando políticamente a los realistas. Esto devolvió nuevamente a Barras el control, pero ahora dependiendo de Bonaparte para permanecer en su cargo. Después de finalizar sus negociaciones con Austria, Napoleón regresó a París en diciembre siendo recibido como un héroe conquistador y la fuerza dominante en el gobierno, mucho más popular que sus Directores.


La expedición a Egipto

Napoleón con los apestados de JaffaEn marzo de 1798 Bonaparte propuso llevar a cabo una expedición para colonizar Egipto, en aquel entonces una provincia otomana, con el objetivo de proteger los intereses comerciales franceses y cortar la ruta de Gran Bretaña a la India. El Directorio, aunque preocupado por el alcance y el costo de la expedición, rápidamente aprobó la empresa dado que significaba sacar a Bonaparte del centro del poder.

El aspecto más inusual de dicha expedición es la inclusión de un buen número de científicos, lo cual, según algunos, reflejaba la devoción de Bonaparte a los principios e ideas del entonces periodo de Ilustración. Otros, sin embargo, lo vieron como una maniobra propagandística que sólo buscaba ocultar las intenciones imperialistas de Napoleón. Bonaparte también emitió proclamas en las cuales se representaba como liberador del pueblo egipcio, oprimido por el yugo otomano y alabando los preceptos del Islam. Esta maniobra no fue exitosa dado que el pueblo egipcio siempre vio a los franceses como una fuerza de ocupación.

De camino a Egipto, la expedición de Bonaparte conquistó a traición Malta el 9 de junio, expulsando a la Orden Hospitalaria. Desembarcó en Alejandría el 1 de julio de 1798, eludiendo temporalmente a la Armada británica. Aunque los franceses ganaron la decisiva batalla de las Pirámides (con un ejército de 25.000 hombres enfrentados a 100.000 del enemigo), toda la flota francesa (a excepción de dos naves) fue destruida por el almirante Nelson en la Batalla del Nilo. Con su ejército atrapado en Egipto, el objetivo de Bonaparte de fortalecer su presencia en el Mediterráneo se vio frustrado, si bien logró consolidar su poder en Egipto, no sin sofocar antes diversas revueltas populares. Bonaparte ordenó que en Egipto la servidumbre y el feudalismo fuesen abolidos y los derechos básicos de los ciudadanos garantizados. Bonaparte fue llamado por los egipcios Sultán Kebir, el Sultán de Fuego. La situación propició el desarrollo de importantes estudios sobre el Antiguo Egipto entre los que se destaca el descubrimiento de la Piedra de Rosetta.


Bonaparte ante la esfinge, de Jean-Léon Gérôme, c. 1868A comienzos de 1799 condujo al ejército francés sobre la provincia otomana de Siria y derrotó a las fuerzas superiores despachadas por la Sublime Puerta en diferentes batallas, pero su ejército sucumbió ante las plagas (en especial la peste bubónica) y la carencia de suministros. Napoleón dejó un contingente de 13.000 soldados para apoderarse de las ciudades costeras de Jaffa, El Harish, Gaza y Haifa.

El asalto de Jaffa fue particularmente brutal. Aunque los franceses se apoderaron de la ciudad tras unas pocas horas de combate, los soldados de la República asesinaron a bayonetazos a 2.000 turcos de la guarnición que trataban de rendirse. A continuación se ensañaron durante tres días con la población civil, robando y matando a hombres, mujeres y niños. La matanza culminó cuando Bonaparte ordenó la ejecución de 3.000 prisioneros turcos.

Con su ejército debilitado, e incapaz de tomar la fortaleza de Acre, Bonaparte se vio obligado a tornar a Egipto en mayo de 1799. Con objeto de acelerar su marcha, los prisioneros fueron ejecutados y los enfermos abandonados a una muerte segura. De vuelta al país del Nilo, el 25 de julio Bonaparte derrotó a los otomanos en su intento de desembarco en Abukir.

Con la situación en Egipto estancada y la cada vez mayor inestabilidad en Francia, Bonaparte abandonó el país en una goleta rumbo a Francia, dejando al mando al general Kléber.


La Francia napoleónica

Napoleón abucheado en la asamblea de los Quinientos, con motivo del golpe de estado del 18 de brumarioArtículo principal: Primer Imperio Francés

Periodo revolucionario

El golpe de estado del 18 de brumario
Artículo principal: 18 de Brumario
Durante su estancia en Egipto, Bonaparte siguió de cerca los asuntos europeos, obteniendo información principalmente de los periódicos y despachos que le llegaban irregularmente. El 23 de agosto decide sorpresivamente embarcarse hacia Francia, aprovechando una relajación temporal del bloqueo a los puertos franceses por parte de la flota británica.

Aunque posteriormente fue acusado por sus oponentes políticos de abandonar a sus tropas, su partida había sido debidamente autorizada por el Directorio, que había sufrido una serie de derrotas militares contra las fuerzas de la Segunda Coalición, formada por la alianza de Gran Bretaña con Austria, Rusia, Nápoles y Portugal, temiendo una inminente invasión.

Cuando llegó a París en el mes de octubre, la situación militar había mejorado tras varias victorias sobre el enemigo. La República, sin embargo, estaba en bancarrota y el Directorio, corrupto e ineficiente, estaba en su nivel más bajo de popularidad.

Uno de los Directores, Sieyes, pidió a Bonaparte su respaldo para ejecutar un golpe de estado contra la Constitución existente. La trama involucraba también al hermano de Bonaparte, Lucien, quien se desempeñaba como cabeza del Consejo de los Quinientos, a otro Director, Roger Ducos y a Talleyrand. El 9 de noviembre (18 de Brumario) y en el día siguiente, tropas dirigidas por Napoleón tomaron control y dispersaron a los consejos legislativos, quedando Bonaparte, Sieyes y Ducos como Cónsules provisionales que regirían al gobierno. Si bien Sieyes pretendía dominar el nuevo régimen, Bonaparte se le adelantó redactando la Constitución del Año VIII, asegurando su elección como Primer Cónsul. Esto le convirtió en la persona más poderosa de Francia, poder que se incrementaría en la Constitución del Año X, cuando logró nombrarse Primer Cónsul vitalicio.


Napoleón como Primer Cónsul
El Consulado
Bonaparte instituyó diversas e importantes reformas, incluyendo la centralización de la administración de los Departamentos, la educación superior, un nuevo código tributario, un banco central, nuevas leyes y un sistema de carreteras y cloacas. En 1801 negoció con la Santa Sede un Concordato, buscando la reconciliación entre el pueblo católico y su régimen. Durante el año 1804 se dictó el Code civil des Français, también conocido como Código Napoleónico, que consiste en la redacción de un cuerpo único que unificara las leyes civiles francesas. El Código fue preparado por comités de expertos legales bajo la supervisión de Jean Jacques Régis de Cambacérès, quien se desempeñó como Segundo Cónsul desde 1799 a 1804; Bonaparte, sin embargo, participaba activamente en las sesiones del Consejo de Estado, donde se revisaban las propuestas de leyes. Este código influyó de manera trascendental en el mundo jurídico, siendo la piedra angular del proceso de codificación. Otras normas dictadas durante la regencia de Napoleón fueron el Código Penal de 1810 y el Código de Comercio de 1807. En 1808 fue promulgado el Código de Instrucción Criminal, estableciendo reglas y procedimientos judiciales precisos en esta materia. Si bien los estándares modernos consideran que dichos procedimientos favorecían a la parte acusadora, cuando fueron promulgados era intención de los legisladores resguardar las libertades personales y remediar los abusos que normalmente ocurrían en los tribunales europeos. Si bien es cierto que Bonaparte era un regente autoritario, no es menos cierto que la mayoría de Europa estaba gobernada por monarquías absolutas. Bonaparte trató de restaurar la ley y el orden después de los excesos causados por la Revolución, al mismo tiempo que reformaba la administración del Estado.


Un interludio de paz

Napoleón cruzando los Alpes, obra de Jacques-Louis DavidEn 1800 Bonaparte regresó a Italia, la cual había sido reconquistada por Austria durante su ausencia en Egipto. Cruzó con sus tropas los Alpes en primavera (si bien cabalgaba sobre una mula, y no en el caballo blanco con el que lo pintó David). Al principio la campaña no fue muy bien, pero más adelante propinó una rotunda derrota a los austríacos, la cual llevó a la firma de un armisticio. El hermano de Napoleón, José, principal negociador del armisticio, reportó que debido a la alianza entre Austria y Gran Bretaña, Austria no podía reconocer ningún territorio conquistado por Francia. Las negociaciones se volvieron más y más erráticas hasta que Bonaparte ordenó al General Moreau atacar a Austria nuevamente. Moreau llevó al ejército francés a la victoria de Hohenlinden y finalmente el armisticio fue firmado en Lunéville en febrero de 1801, bajo el cual se reafirmaba a Francia su dominio sobre los territorios ocupados en el Tratado de Campoformio. Los británicos también firmaron un acuerdo de paz mediante el Tratado de Amiens en marzo de 1802, bajo el cual Malta paso a ser territorio francés.

El Concordato de 1801 con el Papa Pío VII, puso fin al enfrentamiento con la Iglesia Católica originado por el inicio de la Revolución.

La paz entre Francia y Gran Bretaña era muy precaria. Las monarquías legítimas de Europa estaban renuentes a reconocer a la república, temiendo que la idea de la revolución fuera exportada a sus países. En Gran Bretaña, el hermano de Luis XVI fue recibido con honores de huésped de estado a pesar de que los británicos ya habían reconocido a la república francesa. Por otra parte, Gran Bretaña no había desocupado ni Malta ni Egipto, como había prometido y protestó contra la anexión de Piamonte y el Acto de Mediación de Suiza, si bien ninguna de éstas áreas estaba contemplada en el Tratado de Amiens.

En 1803, el ejército de Bonaparte fue derrotado en Santo Domingo, combinándose la fiebre amarilla con la tenaz resistencia de Touissant L'Ouverture. Ante el escenario de indefensión de las posesiones francesas en Norteamérica, Napoleón decide la venta de Louisiana, un territorio de aproximadamente 2 millones de km² perteneciente a Francia. Estados Unidos buscaba, por su parte, la manera de controlar la navegación sobre el río Mississippi. La Compra de Louisiana fue uno de los eventos más significativos que tuvieron lugar durante el gobierno napoleónico, aún cuando en su momento pasó relativamente inadvertido. El precio establecido fue de $ 7,40/km².


Coronación de NapoleónEn el año X (1802), otra constitución dictada por Napoleón otorgó carácter vitalicio a su consulado y sirvió como preámbulo para su autoproclamación como monarca del Primer Imperio Francés. Apoyado por buena parte de las aristocracia, en una ceremonia realizada en la Catedral Notre Dame de París (1804) ante la presencia del Papa Pío VII. Napoleón se coronó a sí mismo, lo cual dio origen a la creencia popular de que ese acto fue una demostración de negación a la autoridad pontificia, lo cual no es cierto. La ceremonia estaba acordada con el Papa en forma anticipada.

Napoleón reorganizó la administración del estado, reorganizó el sistema judicial, tipificó la legislación civil francesa con el Código Napoleónico y con otros seis códigos que garantizaban los derechos y libertades conquistados durante el período revolucionario, así como la igualdad ante la ley y la libertad de culto. También sometió las escuelas a un control centralizado.

El famoso y temperamental compositor alemán Ludwig van Beethoven estaba entre las personalidades de aquel tiempo que admiraban a Napoleón por lo que simbolizaba políticamente: los ideales democráticos y republicanos de la Revolución Francesa. Al parecer por una sugerencia del embajador francés en Viena, Jean-Baptiste Bernadotte, comenzó a componer su Tercera Sinfonía, que titularía Eroica ('Heroica', en italiano). Sin embargo, con la autocoronación de Napoleón, Beethoven se decepcionó y le retiró la dedicatoria colocando como subtítulo: «Sinfonia eroica, composta per festeggiare il sovvenire d'un grand'uomo» («Sinfonía heroica, compuesta para festejar el recuerdo de un gran hombre»).


Napoleón en su trono imperial, por Jean Auguste Dominique Ingres, 1806
El imperio

Fundación del imperio
Con la esperanza de consolidar su puesto, Fouché le sugirió a Bonaparte que la mejor forma de apaciguar conspiraciones sería transformar el consulado vitalicio en un imperio hereditario, el cual, dado que tendría un heredero, quitaría toda esperanza de cambiar el régimen por asesinato. Bonaparte acoge la sugerencia y en 28 de mayo 1804 se proclama el imperio.

La heterogénea oposición a su gobierno fue desmantelada mediante drásticas represiones a derecha e izquierda, a raíz de fallidos atentados contra su persona; el ejemplo más amedrentador fue el secuestro y ejecución de un príncipe emparentado con los Borbones depuestos, el duque de Enghien, el 21 de marzo de 1804. El corolario de este proceso fue el ofrecimiento que le hizo el Senado al día siguiente de la corona imperial. La ceremonia de coronación se llevó a cabo el 2 de diciembre en Notre Dame, con la asistencia del papa Pío VII, aunque Napoleón se ciñó la corona a sí mismo y después la impuso a Josefina; el pontífice se limitó a pedir que celebrasen un matrimonio religioso, en un sencillo acto que se ocultó celosamente al público. Una nueva Constitución el mismo año afirmó aún más su autoridad omnímoda.


Las guerras de conquista
Artículo principal: Guerras Napoleónicas

Guerra con Gran Bretaña
Gran Bretaña reanudó la guerra naval con Francia en abril de 1803. Hasta 1805 Napoleón sólo tuvo que batallar contra los británicos. En este año, Rusia, Suecia, Austria y Nápoles se unieron a Gran Bretaña en la antifrancesa Tercera Coalición.

Para atacar a Inglaterra, el problema era el mismo de 1798: para cruzar el Canal, los franceses tenían que tomar el control del mar.


Batalla de Marengo
Estrategia naval franco-española
Napoleón descartó su plan de invadir Inglaterra que consistía en un ataque de 2.000 navíos entre Brest y Antwerp y la concentración de su Grande Armée en el campo de Boulogne (1803).

Muy inferior a la Marina Inglesa, la flota francesa necesitaba la ayuda de los españoles; e incluso unidas las dos flotas no podían esperar derrotar más de uno de los escuadrones británicos. España fue inducida a declararle la guerra a Inglaterra en diciembre de 1804 y se decidió que los escuadrones españoles y franceses concentrados en las Antillas como señuelo pusieran una trampa, atrayendo así a un escuadrón británico a estas aguas con el fin de balancear las fuerzas entre el navío franco-español y el británico. Una batalla en la entrada al Canal podría entonces pelearse con posibilidades de éxito.

El plan falló tras la dramática derrota naval de Trafalgar, donde la flota británica comandada por el Almirante Nelson destruyó gran parte de las flotas de Francia y España y dirigió sus ejércitos contra las fuerzas austro-rusas, a las que derrotó en la batalla de Austerlitz el 2 de diciembre de 1805.

Conquistó el reino de Nápoles en 1806 y nombró rey a su hermano mayor, José; se autoproclamó Rey de Italia (1805), desintegró las Provincias Unidas, que en 1795 había constituido como República de Batavia, y fundó el Reino de Holanda, al frente del cual situó a su hermano Luis, y estableció la Confederación del Rin, que agrupaba a la mayoría de los estados alemanes y que quedó bajo su protección.

Prusia y Rusia forjaron una nueva alianza (Cuarta Coalición) y atacaron a la Confederación. Napoleón derrotó al ejército prusiano en Jena y Auerstädt (1806) y al ruso en Friedland. En julio de 1807 estableció el Tratado de Tilsit con el Zar Alejandro I por el que se redujo el territorio de Prusia. Además, Westfalia, gobernado por su hermano Jerónimo, y el Gran Ducado de Varsovia entre otros estados pasaron a formar parte del Imperio.


Napoleón en WagramNo habiendo podido vencer a los británicos militarmente, Napoleón impuso el bloqueo sobre las mercancías inglesas con el propósito de arruinar su comercio. Portugal fue una de las naciones que no se plegó al bloqueo, razón por la cual Napoleón buscó una alianza con España para invadir a Portugal. Cuando España se negó, en contra de la voluntad de algunos de sus generales, el mismo Napoleón comandó las fuerzas que invadieron España y derrotaron al ejército de este país. También derrotó al ejército inglés que vino a la ayuda de España. Finalmente conquistó Portugal en 1807 y en 1808 colocó a su hermano José en el trono de España, dejando Nápoles como una monarquía manejada por su cuñado, Joachim Murat.

Tras la partida de Napoleón, el pueblo español se rebeló, iniciando la guerra entre las tropas francesas y las españolas (apoyadas por Gran Bretaña), teniendo un papel fundamental la lucha de guerrilla. Este conflicto supuso un gran desgaste humano (se ha estimado en 300.000 bajas) y económico para Francia. Se calcula que el 10% de las bajas tanto del lado español como el francés ocurrieron durante los dos sitios a la ciudad de Zaragoza, entre el 15 de junio de 1808 y el 21 de febrero de 1809. Por otra parte, Austria rompió el pacto con Francia y Napoleón se vio obligado a comandar sus fuerzas en los frentes del Danubio y Alemania. En la batalla de Aspern-Essling (21 y 22 de mayo de 1809) cerca de Viena, Napoleón estuvo a punto de perder su ejército, sin que el enemigo tampoco lograra un triunfo. Tras una tregua de casi dos meses, nuevamente se enfrentaron ambos ejercidos, pero esta vez el ejército francés derrotó al austriaco en la batalla de Wagram, el 6 de julio de 1809.


Napoleón entrando en BerlínTras este triunfo, Francia convirtió los territorios conquistados en las Provincias Ilirias (en la actualidad parte de Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia y Montenegro) y conquistó los Estados Pontificios. Tras aliarse nuevamente con Austria, Napoleón contrajo matrimonio con María Luisa, hija del monarca austríaco, Francisco I de Austria, perteneciente a la casa de Habsburgo, una vez repudiada Josefina al no poder darle un heredero. Con este enlace vinculaba su dinastía a la más antigua de la casas reales de Europa, con la esperanza de que su hijo, nacido en 1811 y al que otorgó el título de Rey de Roma como heredero del Imperio, fuera mejor aceptado por las monarquías reinantes.

El Imperio alcanzó su máxima amplitud en 1810 con la incorporación de Bremen, Lübeck y otros territorios del norte de Alemania, así como con el reino de Holanda, después de obligar a abdicar a su hermano que había adoptado el título de Luis I Bonaparte.


Implicaciones fuera de Francia

La Europa napoleónica
Artículo principal: Primer Imperio Francés
El Código Napoleónico fue introducido en todos los nuevos Estados creados bajo el Imperio Francés. Se abolieron el feudalismo y la servidumbre y se estableció la libertad de culto (salvo en España). Le fue otorgada a cada Estado una constitución en la que se concedía el sufragio universal masculino, una declaración de derechos y la creación de un parlamento. Fue instaurado el sistema administrativo y judicial francés; las escuelas quedaron supeditadas a una administración centralizada y se amplió el sistema educativo libre de manera que cualquier ciudadano pudiera acceder a la enseñanza secundaria sin que se tuviera en cuenta su clase social o religión. Cada Estado disponía de una academia o instituto destinado a la promoción de las artes y las ciencias, al tiempo que se financiaba el trabajo de los investigadores, principalmente el de los científicos. La creación de gobiernos constitucionales siguió siendo sólo una promesa, pero el progreso y eficacia de la gestión fueron un logro real.


Intervención en América
En 1796 Napoleón restaura nuevamente la esclavitud en las colonias francesas, abolida ésta desde 1794.[3]

Para América Latina, la figura de Napoleón es fundamental. Su intervención en España, las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII, la entrega del trono español a su hermano José, la promulgación de la Constitución de Bayona en 1808 que reconocía la autonomía de las provincias americanas del dominio español y sus pretensiones de reinar sobre aquellos inmensos territorios cuyos habitantes nunca quisieron aceptar los planes y designios del emperador, son elementos básicos para entender los movimientos de emancipación.

En el resto del continente, la negociación de Louisiana y el manejo que dio Francia al proceso de independencia de Haití tuvieron una enorme influencia en el desarrollo del continente.


Ocaso y caída de Napoleón
Si bien el Congreso de Erfurt había preservado la alianza entre Napoleón y el zar Alejandro I, en 1811 las tensiones comenzaron nuevamente a crecer entre ambas naciones. A pesar de ser un gran admirador de Napoleón desde su encuentro en 1807, Alejandro I estaba siendo presionado por la aristocracia rusa para romper dicha alianza, dado que ésta consideraba insultado el honor ruso.

La primera señal de que la alianza se estaba deteriorando fue la forma no muy entusiasta y débil con que Rusia aplicó el Bloqueo Continental. Esto enfureció a Napoleón quien también tenía simpatía hacia el Zar, lo que le hizo sentirse defraudado y traicionado. En 1812 los consejeros del Zar le indicaron que una vasta revolución estaba fermentando por toda Alemania y que ése era el momento propicio para atacar al imperio francés y recuperar Polonia.

Gran número de tropas se desplazaron a la frontera con Polonia (más de 300.000 soldados de un ejército total de 410.000). Napoleón, sin embargo, se anticipó a esta maniobra y comenzó a expandir su ejército hasta lograr un contingente de 600.000 hombres (adicionalmente a los 300.000 que se encontraban en la península Ibérica). Napoleón ignoró los consejos de no invadir suelo ruso y el 23 de junio de 1812 procedió a la invasión.

En un esfuerzo por ganar apoyo de los nacionalistas y patriotas polacos, denominó la guerra como «Segunda guerra polaca» (la «Primera guerra polaca» era la liberación de Polonia de Rusia, Prusia y Austria). Los patriotas polacos deseaban incorporar la parte rusa de Polonia al Gran Ducado de Varsovia y crear un nuevo Reino de Polonia, aunque esta idea fue rechazada por Napoleón, que temió que podía motivar a Prusia y Austria a declarar la guerra a Francia. Napoleón también rechazó liberar a los siervos rusos, pues temía que esto podría provocar una reacción conservadora a sus espaldas.


Tierra arrasada

Napoleón cerca de BorodinoTécnica militar que usaron los rusos que trataba en retroceder y no pelear de frente con los soldados de la Grande Armèe. El zar no contento de que los franceses estuvieran en tierra rusa destituyo a Mihail Barclay de Tolly, y puso en su remplazo al general Smoronski así al enfrentarse a los franceses el 16 de agosto cayó Smolensk y, tras otras victorias, los franceses siguieron su avance. Los rusos evitaron batallar en repetidas oportunidades contra la Grande Armée, aunque en algunos casos sólo porque Napoleón dudó en atacar cuando la oportunidad se le presentó.

Otra batalla de la campaña a Rusia fue la Batalla de Borodino la cual significó un gran triunfo para los franceses en lo que bien podría ser el día más sangriento de la historia humana fue llamada la Guerra de los Tres Reyes.


Napoleón retirándose de MoscúLos rusos se replegaron nuevamente y Napoleón entró a Moscú asumiendo que Alejandro I negociaría una paz. Sin embargo, las órdenes del gobernador del ejército de la ciudad y comandante en jefe, Fyodor Rostopchin, era la de incendiar la ciudad. Tras un mes, temeroso de perder el control en Francia, Napoleón decidió salir de Moscú.

Los franceses sufrieron enormemente en su retirada de Rusia, al punto que de los 650.000 hombres que la invadieron, sólo 40.000 cruzaron el río Berezina en noviembre de 1812. En total se estima que en esta campaña, 570.000 hombres del ejército francés murieron y 400.000 del ejército ruso, a lo cual hay que sumar cientos de miles de bajas en la población civil.

Existió calma en el invierno de 1812–1813, mientras rusos y franceses intentaban recuperarse de sus masivas pérdidas. Un pequeño ejército ruso atormentó a los franceses en Polonia, y eventualmente 30.000 tropas francesas debieron retirarse hacia los estados alemanes para reunirse con las fuerzas estacionadas allí, llegando a los 130.000 hombres, con los refuerzos de Polonia, cifra que crecería cuando Napoleón se presentase.

Tras este fracaso, Prusia se unió a la coalición, la cual ahora incluía Rusia, el Reino Unido, España y Portugal. No obstante, Napoleón asumió nuevamente el orden en Alemania, e infligió una serie de derrotas a los Aliados, que culminan en la Batalla de Dresde el 26 de agosto de 1813, donde la tropas aliadas sufrieron bajas de más de cien mil soldados.

Si bien parecía que Napoleón iba a resurgir, se unieron a la Coalición Austria y Suecia, y finalmente en la Batalla de las Naciones en Leipzig, el 16 de octubre los franceses fueron derrotados en un enfrentamiento en que los aliados contaban con el doble de las tropas de Napoleón. Después de esta batalla donde murieron más de 120.000 soldados de ambos lados, Napoleón se replegó a Francia, pero su ejército, de apenas 100.000 hombres, ya no era capaz de resistir la embestida de la Coalición, que contaba con más de medio millón de soldados.


Los Cien Días

Napoleón abdicando en FontainebleauArtículo principal: Cien Días
París fue ocupado el 31 de marzo de 1814. Napoleón abdicó bajo la presión de sus mariscales el 6 de abril en favor de su hijo. Sin embargo, los aliados presionaron por la rendición incondicional y Napoleón abdicó nuevamente, de manera incondicional, el 11 de abril. Los vencedores acordaron en el Tratado de Fontainebleau exiliarlo a la isla de Elba, una isla pequeña a 20 km de la costa italiana, manteniendo su título de emperador, pero restringiendo su imperio a dicha isla.

El Congreso de Viena (1814–1815) dispuso el nuevo orden en la Europa post-napoleónica. En Francia, los realistas instalaron en el poder a Luis XVIII. María Luisa y su hijo quedaron bajo la custodia del padre de ésta, el emperador Francisco I, y Napoleón no volvió a verlos nunca. Consciente de los deseos de los ingleses de desterrarlo a una isla remota en el atlántico y del rechazo del pueblo francés a la restauración borbónica, escapó de Elba en febrero de 1815 y desembarcó en Antibes el 1 de marzo desde donde se preparó para retomar Francia.

El rey Luis XVIII envió al Quinto Regimiento de Línea, comandado por el Mariscal Michel Ney, que había servido anteriormente a Napoleón en Rusia. Al encontrárselo en Grenoble, Napoleón se acercó solo al regimiento, se apeó de su caballo y, cuando él estaba en la línea de fuego del capitán Randon, gritó «Soldados del Quinto, ustedes me reconocen. Si algún hombre quiere disparar sobre su emperador, puede hacerlo ahora». Tras un breve silencio, los soldados gritaron «¡Vive L'Empereur!» y marcharon junto con Napoleón a París. Llegó el 20 de marzo, sin disparar ni un solo tiro y aclamado por el pueblo, levantando un ejército regular de 140.000 hombres y una fuerza voluntaria que rápidamente ascendió a alrededor de 200.000 soldados. Era el comienzo de los Cien Días.


La batalla de Waterloo, óleo de William SadlerEstablecido de nuevo en París, promulgó una nueva constitución, de carácter más democrático y liberal que la vigente durante el imperio. Muchos veteranos acudieron a su llamada, comenzando de nuevo el enfrentamiento contra los aliados. El resultado fue la campaña de Bélgica, que concluyó con la derrota en la batalla de Waterloo el 18 de junio de 1815.

El pueblo de París lo apoyaba en la lucha pero los políticos le retiraron su apoyo, por lo que abdicó en favor de su hijo Napoleón II. Marchó a Rochefort donde capituló ante el capitán del buque británico Bellerophon.


Exilio en Santa Helena y muerte
Napoleón fue encarcelado y desterrado por los británicos a la isla de Santa Helena en el Atlántico, el 15 de julio de 1815. Allí, con un pequeño grupo de seguidores, dictó sus memorias y criticó a sus aprehensores.


Napoleón Bonaparte en Santa Helena.Enfermo del estómago durante mucho tiempo, aquejado de una continua pesadez y un dolor en el costado derecho, los médicos creían que era una afección hepática, pero él sospechó inmediatamente que estaba atacado de la misma dolencia de su padre, un cirro en el píloro o cáncer de estómago,[4] pero no se lo dijo a nadie hasta que estuvo lo suficientemente seguro de que así estaba sucediendo.

Sin embargo, recientes investigaciones realizadas a muestras de cabello del general (cortado poco tiempo después de morir) que habían estado guardadas en un sobre vacío, revelan que estaban impregnadas con arsénico hasta tal punto, que se necesitaban dosis altamente peligrosas para lograr aquella concentración. Esto último sugiere que es altamente probable que pudo morir a causa del veneno (lo que también concordaría con sus síntomas), ya sea de forma intencionada o no.


Repatriación de las cenizas de Napoleón a bordo de La Belle Poule, el 15 de octubre de 1840, 1842, Óleo sobre lienzo (369 x 238 cm). Castillo de Versalles. Pintura de Eugène Isabey.
Tumba de Napoleón Bonaparte en la cúpula de Los Inválidos (París)Napoleón Bonaparte murió el 5 de mayo de 1821. Sus últimas palabras fueron: «France, l'armée, Joséphine» («Francia, el ejército, Josefina») o, según la versión de las memorias de Santa Helena «...tête...armée...Mon Dieu !». Tenía entonces cincuenta y un años.

Napoleón había estipulado en su testamento el deseo de ser enterrado a las orillas del Sena, pero se le dio sepultura en Santa Helena. En 1840, a instancias del gobierno de Luis Felipe I, sus restos fueron repatriados. Trasladados en la fragata Belle-Poule, se depositaron en Les Invalides (París), la llegada de los restos de Napoleón fue muy esperada en Francia. Durante su funeral sonó el Réquiem de Mozart.

Cientos de millones de personas han visitado su tumba desde esa fecha.

Ha recibido 653 puntos

Vótalo:

Luis XIV 1643-1715 (dinastia Borbon)

2. Luis XIV 1643-1715 (dinastia Borbon)

Luis XIV de Borbón (en francés Louis XIV) (Saint-Germain en Laye, 5 de septiembre de 1638 – Versalles, 1 de septiembre de 1715), fue Rey de Francia y de Navarra desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte, con casi 77 años de edad y 72 de reinado. Conocido como El Rey Sol (Le Roi Soleil) o... Ver mas
Luis XIV de Borbón (en francés Louis XIV) (Saint-Germain en Laye, 5 de septiembre de 1638 – Versalles, 1 de septiembre de 1715), fue Rey de Francia y de Navarra desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte, con casi 77 años de edad y 72 de reinado.

Conocido como El Rey Sol (Le Roi Soleil) o Luis el Grande (Louis le Grand), fue el primogénito y sucesor de Luis XIII y de Ana de Austria (hija del Rey Felipe III de España). Luis XIV incrementó el poder y la influencia francesa en Europa, combatiendo en tres grandes guerras: la Guerra de Holanda, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española. Bajo su mandato, Francia no sólo consiguió el poder político y militar, sino también el dominio cultural con personajes como Molière, Racine, Boileau, La Fontaine, Lully, Rigaud, Le Brun y Le Nôtre. Estos logros culturales contribuyeron al prestigio de Francia, su pueblo, su lengua y su rey. Luis XIV, uno de los más destacados reyes de la historia francesa, consiguió crear un régimen absolutista y centralizado, hasta el punto que su reinado es considerado el prototipo de la monarquía absoluta en Europa. La frase «L'État, c'est moi» («El estado soy yo») se le atribuye frecuentemente, aunque está considerada por los historiadores como una imprecisión histórica (si se hace caso de las fechas, Luis tendría cinco años cuando lo dijo), ya que es más probable que dicha frase fuera forjada por sus enemigos políticos para resaltar la visión estereotipada del absolutismo político que Luis representaba. En contraposición a esa cita apócrifa, Luis XIV dijo antes de morir a causa de las quemaduras por el sol, algo muy común en su época: «Je m'en vais, mais l'État demeurera toujours» («Me marcho, pero el Estado siempre permanecerá»).
Fin de la guerra y reinado personal [editar]
Coronación de Luís XIV en Reims 1654.
Su matrimonio en 1660.
Expansión francesa bajo Luis XIV (en naranja).Mientras, la guerra con España continuaba. Los franceses recibieron apoyo militar de Inglaterra, dirigida por Oliver Cromwell. La alianza anglo-francesa venció a los españoles en la batalla de las Dunas de 1658. El resultado de la guerra fue el Tratado de los Pirineos que fijó la frontera entre España y Francia en los Pirineos, cediendo España varias provincias y ciudades a Francia en los Países Bajos españoles y en el Rosellón. Este tratado cambió la balanza de poder, Luis XIV contrajo matrimonio con la hija de Felipe IV de España: María Teresa de Austria. El matrimonio se celebró el 9 de junio de 1660.


Guerra en los Países Bajos [editar]Tras la muerte de Felipe IV de España, tío y suegro de Luis XIV, en 1665, su hijo (de su segunda esposa) ascendió al trono como Carlos II de España. Luis XIV reclamó el territorio de Brabante, en los Países Bajos, gobernados hasta entonces por el rey de España, que debían ser devueltos a su esposa, María Teresa, hermanastra mayor de Carlos II (hija del primer matrimonio del padre de ambos). Luis argumentó que las costumbres de Brabante no permitían que un hijo sufriera prejuicios por las consecuencias de que su padre volviera a casarse, por lo que tenía prioridad sobre los hijos de los siguientes matrimonios a la hora de heredar. Estas reclamaciones darían pie a la Guerra de Devolución de 1667, en la cual Luis participó personalmente.

Los intereses de Luis en los Países Bajos se beneficiaron de los problemas internos de la República de los Siete Países Bajos Unidos. El político más importante del momento en las Provincias Unidas, Johan de Witt, temía que el joven Guillermo III, Príncipe de Orange, se hiciese con el poder en las Provincias Unidas. De Witt pensaba que una guerra naval contra Francia podía ser llevadera, no así una guerra terrestre, que permitiría la intervención de Guillermo III, dejándole con el poder. Así, con las Provincias Unidas divididas en un conflicto interno entre los seguidores de De Witt y los de Guillermo de Orange, junto a las refriegas entre ingleses y holandeses, Francia no tuvo ninguna dificultad en conquistar Flandes y el Franco Condado. Impactados por la velocidad del triunfo francés, las Provincias Unidas se unieron a Inglaterra y Suecia en una Triple Alianza el año 1668. La formación de la Triple Alianza ponía a Luis XIV ante el problema de verse envuelto en una guerra de mayores dimensiones, por lo que aceptó firmar la paz en el Tratado de Aquisgrán, por el cual Francia se quedaba con el control de Flandes, pero devolvía el Franco Condado a España.

La Triple Alianza no duró mucho. En 1670, Carlos II de Inglaterra, atraído por sobornos franceses, firmó en secreto el Tratado de Dover, convirtiéndose en aliado francés. Ambos reinos declararon la guerra a las Provincias Unidas en 1672. La rápida invasión y ocupación de la práctica totalidad de los Países Bajos, salvo Ámsterdam, provocó un golpe de estado contra De Witt, lo que permitió a Guillermo III hacerse con el poder. Guillermo III se alió con España y el Sacro Imperio, y, tras dos años de lucha en 1674, firmó un tratado de paz con Inglaterra forzando a los ingleses a retirarse de los Países Bajos. Guillermo incluso llegó a casarse con María II de Inglaterra, sobrina de Carlos II de Inglaterra. Sin embargo, y a pesar de estos movimientos diplomáticos, la guerra continuó con grandes victorias francesas sobre las fuerzas de la coalición oponente. No obstante, las naciones implicadas, extenuadas por la guerra, comenzaron a negociar una paz, finalizando en 1678 con la Paz de Nimega. En dicho tratado, y a pesar de que devolvió todo el territorio holandés capturado, Luis XIV ganó la posesión de más ciudades y retuvo el Franco Condado, que había sido invadido en pocas semanas.

El Tratado de Nimega incrementó todavía más la influencia francesa en Europa, pero no satisfizo a Luis XIV. El rey despidió a su ministro de asuntos exteriores, Simon Arnauld de Pomponne, el año 1679, porque consideraba su actitud demasiado comprometida con los aliados. Luis XIV continuó agrandando su ejército, aunque en vez de conseguir sus reclamaciones territoriales por las armas, usó juicios. Debido a las redacciones ambiguas de los tratados de la época, Luis consiguió reclamar que los territorios que se le habían cedido en los tratados firmados previamente debían cederse junto a las dependencias y tierras que habían pertenecido a esos territorios formalmente. La anexión de estos territorios tenía el objetivo de proporcionar a Francia una frontera más defendible. Luis también deseaba la ciudad de Estrasburgo, un emplazamiento estratégico importante. Estrasburgo estaba emplazado en Alsacia, territorio que no se le había cedido a Luis en la Paz de Westfalia. Sin embargo, Luis XIV lo ocuparía en 1681, usando pretextos legales.


Dominación en la década de 1680 [editar]En la década de 1680 el poder francés sobre Europa, bajo el mandato de Luis XIV, había aumentado enormemente. La gestión económica de uno de los ministros más famosos de Luis, Jean-Baptiste Colbert, muerto en 1683, produjo un gran cambio en la tesorería real; los ingresos de la corona se triplicaron bajo su supervisión. Los príncipes europeos comenzaron a imitar el modelo francés en todos sus aspectos. Las colonias francesas en el extranjero se multiplicaron, tanto en América como en África y Asia, iniciándose relaciones diplomáticas con naciones como Siam y Persia. Por ejemplo, el explorador René Robert Cavelier de La Salle reclamó para Francia, en 1682, la cuenca del Río Mississippi, nombrándola Luisiana en honor de Luis XIV. Incluso los jesuítas franceses tenían presencia en la corte Manchú en China.

En un intento de aumentar más su dominio en Europa, Luis XIV reforzó el galicanismo, una doctrina que limitaba el poder papal en Francia. Además, Luis XIV tomó medidas para disminuir la influencia y el poder de la nobleza y el clero. Estas medidas incluían mantener el control sobre el segundo estado (la nobleza), usando la táctica de mantener a la alta nobleza en corte del palacio de Versalles, consiguiendo así que los nobles se quedaran la mayoría del año bajo la vigilancia de Luis XIV, y no en sus territorios, donde podían planear rebeliones e insurrecciones. Además, manteniéndose cerca del rey era la única forma posible para poder ganar favores reales como pensiones y privilegios necesarios para su posición social. Luis divertía a estos visitantes permanentes con fiestas extravagantes y otras distracciones, hecho que contribuía notablemente al control real sobre una nobleza poco disciplinada.

En el apartado de disminuir la influencia nobiliaria, Luis siguió el trabajo emprendido por los Cardenales Richelieu y Mazarino. Luis, tras sacar experiencias de la Fronda, creía que la única manera de mantener su poder era colocar plebeyos o, por lo menos, miembros de la nueva aristocracia en los cargos importantes. Dicha política se basaba en el hecho de que Luis podía reducir un plebeyo que tuviera gran influencia por su cargo a una nadería tan sólo con despedirle, cosa que no podía hacer con la influencia de un gran noble. Por ello, Luis dedicó a toda la gran aristocracia a la posición de cortesanos, a la vez que nombraba ministros a plebeyos y nuevos aristócratas. Como cortesanos, el poder de la nobleza disminuyó notablemente. Esa falta de poder se ve reflejado en la ausencia de rebeliones, como la Fronda, tras Luis XIV. De hecho, esta victoria de la corona sobre la nobleza aseguró que no hubiera ninguna guerra civil importante en Francia, hasta la Revolución y la Era Napoleónica.


El palacio de Versalles, construido por Luis XIV.Luis XIV convirtió el Palacio de Versalles, originalmente un refugio de caza construido por su padre, en un espectacular palacio real. El 6 de mayo de 1682 se mudó allí oficialmente con toda su corte. Luis tenía varias razones para crear un palacio de tanta opulencia extravagante y para cambiar allí la residencia de la monarquía. La afirmación, sin embargo, de que odiaba París es imprecisa porque Luis no dejó de embellecer su capital con monumentos, mientras la mejoraba y desarrollaba. Versalles cumplía como el sitio deslumbrante y sobrecogedor para los asuntos de estado y para recibir a los mandatarios extranjeros, donde la atención no se dividía entre la capital y la gente, sino que recaía totalmente sobre el rey. La vida de la corte se centraba en la grandeza. Los cortesanos se rodeaban de vidas lujosas, vestidos con gran magnificencia, siempre asistiendo a cenas, representaciones, celebraciones, etc. De hecho, muchos nobles se vieron obligados a dejar toda su influencia o a depender totalmente de los subsidios y subvenciones reales para poder mantener el costoso estilo de vida versallesco. Esta situación hizo que los nobles dejaran de intentar retomar poder, que podría resultar en potenciales problemas para la corona, centrándose sin embargo en competir por ser invitados a cenar en la mesa del rey o el privilegio de poder llevar una vela cuando el rey se retiraba a sus habitaciones.





La unificación nacional: el galicanismo [editar]A continuación, Luis XIV intentó incrementar su control sobre la Iglesia. Convocó una asamblea del Clero (Assemblée du Clergé) en noviembre de 1681. Tras su disolución en junio de 1682, la asamblea había aceptado la Declaración del Clero Francés. El poder real se incrementó, en detrimento del poder papal. Entre otras medidas, el Papa no podía enviar legados papales sin el consentimiento de Luis; dichos legados, además, sólo podían ejercer su cometido tras otra aprobación una vez habían entrado en Francia. Los obispos no podían abandonar el país sin aprobación real; ningún agente gubernamental podía ser excomulgado por sus actos en misión oficial; y no se podía apelar al Papa sin la aprobación del rey. El rey obtuvo el poder de promulgar leyes eclesiásticas y todas las reglas papales eran inválidas en territorio francés sin el consentimiento real. La Declaración, sin embargo, no fue aceptada por el Papa, por razones claramente obvias.


La unificación nacional: la revocación [editar]
Madame de Maintenon, segunda esposa de Luis XIV.La esposa de Luis XIV, María Teresa, murió el año 1683. Luis no se mantuvo fiel a ella por mucho tiempo tras su matrimonio de 1660: sus varias amantes incluían a Luisa de La Vallière, Françoise Athénaïs de Rochechouart de Mortemart, Madame de Montespan, y a María Angélica de Fontanges. Sin embargo, se mantuvo más fiel en su segundo matrimonio, con Madame de Maintenon. El matrimonio morganático entre Luis XIV y Madame de Maintenon tuvo lugar, probablemente, a finales de 1685.

Madame de Maintenon, antes protestante, se había convertido al catolicismo. Antes se creía que, además, había participado muy activamente en la persecución de los protestantes, y que instó a Luis XIV a revocar el Edicto de Nantes, el cual proporcionaba algo de libertad religiosa a los Hugonotes (los miembros de la protestante Iglesia Reformada). Sin embargo, está implicación de Madame de Maintenon se cuestiona actualmente. El mismo Luis XIV estaba de acuerdo con el plan, puesto que, como el resto de Europa, católica o protestante, creía que para mantener la unidad nacional, debía antes conseguir la unidad religiosa; en su caso una unidad bajo el catolicismo. Esta idea estaba definida en el principio «Cuius regio, eius religio», política religiosa en vigencia desde su establecimiento en la Paz de Augsburgo de 1555. De hecho, ya había comenzado la persecución de los hugonotes.

Luis continuó el proceso de unificación religiosa publicando un edicto en marzo de 1685, que estipulaba la expulsión de los judíos de las colonias francesas. También se prohibió la práctica de cualquier religión, excepto del catolicismo. En octubre de 1689, Luis promulgó el Edicto de Fontainebleau, que revocaba el anterior edicto de Nantes, bajo el pretexto de que la extinción casi total del protestantismo en Francia hacía innecesario un edicto que les concediera privilegios. El nuevo edicto contemplaba que cualquier clérigo protestante que no se convirtiera al catolicismo fuese desterrado; las escuelas e instituciones protestantes fueron prohibidas; los hijos de familias protestantes debían ser bautizados por un sacerdote católico; y los sitios de culto protestantes fueron demolidos. El edicto descartaba el ejercicio público de la religión, pero no el creer en ella. De hecho, el edicto decía: «se otorga libertad a las personas de la Pretendida Religión Reformada... bajo la condición de no dedicarse al ejercicio de dicha religión, o reunirse bajo el pretexto de rezar o tener servicios religiosos». Aunque el Edicto prohibía formalmente la posibilidad de que los hugonotes abandonaran Francia, cerca de 200.000 lo hicieron. Este hecho fue dañino para los intereses económicos de Francia lo que llevó a algunos personajes como Vauban, uno de los generales de Luis más influyentes, a condenar la medida públicamente, aunque, en general, su proclamación fue muy bien recibida.

Hacia 1685, Luis XIV se encontraba en el apogeo de su reinado. Uno de los principales rivales de Francia, el Sacro Imperio Romano Germánico, fue desmembrado mientras luchaba contra en Imperio Otomano en la Guerra austro-turca. El Gran Visir Otomano llegó casi a tomar Viena, pero en el último momento el rey Juan III Sobieski con un ejército de fuerzas polacas, alemanas y austríacas consiguió la victoria en la Batalla de Viena, en 1683. Mientras, Luis XIV, gracias a la Tregua de Ratisbona, se anexionaba varios territorios, incluido Luxemburgo. Tras repeler el ataque otomano en Viena, el Sacro Imperio dejó de estar amenazado por los turcos; sin embargo el Emperador nunca intentó recuperar los territorios ocupados por Luis XIV.


La Liga de Augsburgo [editar]La revocación del Edicto de Nantes tuvo grandes consecuencias políticas y diplomáticas, principalmente en los países protestantes, en los cuales dicha revocación contribuyó a crear un creciente sentimiento antifrancés. En 1686, dirigentes tanto católicos como protestantes fundaron la Liga de Augsburgo, ostensiblemente un pacto defensivo para proteger la zona del Rin, pero que era realidad una alianza ofensiva contra Francia. La alianza incluía entre sus miembros al Emperador del Sacro Imperio y varios de los gobernantes de los estados alemanes que formaban parte del Imperio, principalmente el Palatinado, Baviera y Brandeburgo. Las Provincias Unidas, España y Suecia también se unieron a la Liga.

Luis XIV mandó sus tropas al Palatinado en 1688, debido a que el ultimátum que propuso a los príncipes germánicos, por el cual estos debían ratificar la Tregua de Ratisbona (confirmando así la posesión de Luis de los territorios anexionados en esa tregua) así como reconocer públicamente el derecho de las reclamaciones de su cuñada, expiró. Aparentemente, el ejército de Luis tenía como órdenes apoyar militarmente las reclamaciones territoriales de la cuñada de Luis, Elizabeth Charlotte duquesa de Orleans, en el Palatinado. Sin embargo, la invasión tenía el propósito real de presionar al Palatinado para que abandonara la Liga, consiguiendo así debilitarla.

Las acciones francesas unieron a los príncipes en el bando del Emperador. Luis esperaba que Inglaterra, gobernada por el rey católico Jacobo II, se mantendría neutral en el conflicto, pero la Revolución Gloriosa inglesa acabó con Jacobo, que fue reemplazado en el trono por su hija María II, que gobernaba junto a su marido Guillermo III (el Príncipe de Orange). Debido a la enemistad que surgió entre Luis y Guillermo en la guerra en Holanda, este decidió unirse a la Liga, la cual se conocería a partir de ese momento con el nombre de Gran Alianza.

Las campañas de la que sería conocida como Guerra de los Nueve Años (1688–1697) fueron dominadas, en general, por las tropas francesas. Las fuerzas Imperiales resultaron poco efectivas, pues el grueso del ejército imperial seguía enfrentándose al Imperio Otomano. Rápidamente Francia consiguió una gran cantidad de victorias desde Flandes en el norte hasta el valle del Rin en el este e Italia y España en el sur. Mientras, Luis XIV apoyó a Jacobo II en su intento de recuperar el trono británico, pero el estuardo no tuvo éxito. Este hecho hizo que la Inglaterra de Guillermo pudiera entrar con más fuerza en el conflicto continental. No obstante, a pesar del tamaño de la coalición oponente, los franceses aplastaron al ejército aliado en la Batalla de Fleurus, así como en la Batalla de Steenkerque (1692) y en la Batalla de Neerwinden (1693). Bajo la supervisión personal del rey, las tropas francesas capturaron Mons en 1691 y la inexpugnable, hasta el momento, fortaleza de Namur, el año 1692. La victoria naval francesa en la Batalla de Beachy Head en 1690 fue, sin embargo, contrarrestada por la victoria angloholandesa en la Batalla de La Hogue en 1692. La guerra duró todavía cuatro años más, hasta que el Duque de Saboya firmó un acuerdo de paz, aliándose así con los franceses el año 1696, reforzando los ejércitos franceses y facilitanto la captura de Milán y Barcelona.

La Guerra de los Nueve Años finalizó en 1697 con el Tratado de Ryswick. Luis XIV devolvió Luxemburgo y otros territorios de los que se había apoderado en la guerra holandesa de 1679, pero conservó Estrasburgo. También adquirió la posesión de jure de su, hasta entonces de facto, posesión de Haití así como la devolución de los territorios de Pondicherry y Acadia. Luis, por otra parte, tuvo que reconocer el reinado de Guillermo III y María II como soberanos de Gran Bretaña e Irlanda, por lo que estos últimos se aseguraron que nunca más volvería a apoyar a Jacobo II; de igual modo renunció a sus reclamaciones sobre el Palatinado. España recuperó Cataluña y otros territorios perdidos, tanto en la Guerra de los Nueve Años como en otras anteriores, en los Países Bajos. Luis también devolvió en este tratado la Lorena a su duque, pero bajo la condición de permitir la libre circulación francesa en el territorio. Los términos generosos del tratado fueron interpretados como una concesión para favorecer un sentimiento pro-francés en España, lo que, eventualmente, llevaría a Carlos II, rey de España a designar a Felipe, Duque de Anjou (nieto de Luis) como su sucesor.


La sucesión española [editar]
Carlos II, rey de España, cuya muerte daría pie a la Guerra de Sucesión.El problema de la sucesión al trono español dominó la situación europea tras la Paz de Ryswick. El rey español, Carlos II, apodado El Hechizado, estaba muy enfermo y no podía tener descendencia. La herencia de la corona española era cuantiosa, ya que Carlos II no sólo era rey de España, sino también de Nápoles, Sicilia, Milán, los Países Bajos Españoles y un gran imperio colonial. En total, veintidós dominios distintos.

Francia y Austria eran los principales candidatos al trono, puesto que ambos tenían lazos familiares con la familia real española. Felipe, Duque de Anjou (que sería Felipe V de España), el pretendiente francés, era el bisnieto de la hija mayor de Felipe III de España, Ana de Austria, y el nieto de la hija mayor de Felipe IV de España, María Teresa de Austria. La única pega para sus aspiraciones a la sucesión era su renuncia al trono, la cual en el caso de María Teresa, sin embargo, no era efectiva puesto que España no había cumplido su parte del tratado. Por otro lado, Carlos, Archiduque de Austria y más tarde Emperador, hijo menor de Leopoldo I, fruto del tercer matrimonio de éste con Leonor del Palatinado, reclamaba el trono español por su abuela paterna, que era la hija menor de Felipe III; esta pretensión, al contrario de la francesa, no estaba condicionada por ninguna renuncia previa. Sin embargo, y usando las reglas de sucesión, la posición francesa era superior, puesto que su pretendiente descendía de la hija mayor.

Algunas potencias europeas temían la posibilidad de que tanto Francia como el Sacro Imperio se hicieran con el control de España, lo que deterioraría el equilibrio de poder en Europa. Por ello, Guillermo III, rey de Gran Bretaña e Irlanda, prefería a otro candidato, el Príncipe Bávaro José Fernando de Baviera, nieto de Leopoldo I y la primera esposa de éste: Margarita Teresa de España, hija pequeña de Felipe IV. En los términos del Primer Tratado de Partición, firmado en La Haya en 1698, en plena guerra de los Nueve Años, por Inglaterra y Francia para evitar una alianza hispano-alemana, se estipulaba que José Fernando heredaría España, incluyendo los territorios italianos, mientras que los Países Bajos se repartirían entre las Casas de Francia y de Austria. España, sin embargo, no había sido consultada y rechazaba frontalmente la partición del Imperio Español. La corte española insistía en la necesidad de mantener la integridad del Imperio. Por ello, cuando el tratado llegó a oídos de Carlos II, éste declaró a José Fernando como su único heredero, legándole toda la herencia en solitario.

El problema resurgió seis meses después, cuando el príncipe José Fernando murió de viruela. La corte española insistía en su posición de mantener todo el territorio español gobernado bajo sólo un mando, lo que sólo dejaba las posibilidades de dejar dicho mando a Francia o a Austria. Carlos II, presionado por su esposa alemana, eligió la casa austríaca, eligiendo como heredero al Archiduque Carlos. Ignorantes de la decisión de Carlos II, Luis XIV y Guillermo III firmaron un segundo tratado, que dejaba al Archiduque con España, los Países Bajos y las colonias, mientras que el hijo mayor (y heredero) de Luis, Luis Gran Delfín heredaría los territorios italianos, en previsión de intercambiarlos posteriormente por Saboya o la Lorena.

En 1700, agonizando en su lecho de muerte, Carlos II cambió las disposiciones sucesorias inesperadamente. Debido al Tratado de Ryswick, la opinión española se había vuelto más francófila, y Carlos II, basado en las experiencias previas que demostraban la superioridad militar francesa, pensó que Francia estaba más capacitada para mantener la unidad del imperio. La herencia española le fue ofrecida en su totalidad a Felipe Duque de Anjou, hijo menor del Delfín. La oferta incluía una cláusula por la cual Felipe debía renunciar a su posición en la línea sucesoria francesa.

Esta oferta dejaba a Luis XIV ante una difícil decisión: por un lado podía aceptar todo el Imperio Español, traicionando así los Tratados de Partición que previamente había firmado con Guillermo III, o podía rechazar la oferta, aceptando el Segundo Tratado, dejando Europa en un estado de paz. Luis XIV había asegurado a Guillermo III que cumpliría los términos del Tratado y partiría los dominios españoles. Sin embargo, incluso aceptar sólo una parte del legado español ponía a Francia en grave peligro de entrar en guerra con el Sacro Imperio; además Guillermo III había dejado claro que no apoyaría a Luis en una guerra para obtener los territorios estipulados en el Tratado de Partición. Luis XIV, sabiendo que en cualquier circunstancia la guerra era inevitable, era más provechoso aceptar la oferta sucesoria propuesta por Carlos II. Así, cuando Carlos II murió el 1 de noviembre, Felipe, Duque de Anjou, fue proclamado Felipe V, rey de España.

Los oponentes de Luis XIV aceptaron a Felipe como rey español a regañadientes. Sin embargo, Luis actuó precipitadamente en 1701 cuando transfirió el Asiento, un permiso para vender esclavos a las colonias españolas, a Francia, movimiento que suponía un gran riesgo para el comercio inglés. Además, Luis XIV dejó de reconocer el reinado de Guillermo III tras la muerte de Jacobo II, reivindicando al hijo y heredero de éste Jacobo Francisco Estuardo (conocido como «el Viejo Pretendiente») como rey de Inglaterra e Irlanda. Más allá, Luis mandó tropas a los Países Bajos españoles para asegurar su lealtad a Felipe V y para guarnecer las fortalezas españolas, que habían estado durante un tiempo bajo control holandés como parte de la Barrera que protegía las Provincias Unidas de potenciales ataques franceses. En consecuencia, se formó una alianza entre Gran Bretaña, las Provincias Unidas, el Sacro Imperio Romano Germánico y la mayoría de estados germánicos. Baviera, Portugal y Saboya se aliaron al lado de Luis XIV y Felipe V.

La subsecuente Guerra de Sucesión Española continuó durante prácticamente el resto del reinado de Luis. Los franceses tuvieron algo de éxito, llegando casi a capturar Viena, pero la victoria de Marlborough y Eugenio de Saboya en la Batalla de Blenheim (13 de agosto de 1704) y otras derrotas como la Batalla de Ramillies y la Batalla de Oudenarde unido a la hambruna y la deuda creciente hizo que Francia tuviera que tomar una postura defensiva. Baviera fue conquistada por los aliados tras la Batalla de Blenheim, y Portugal y Saboya se pasaron rápidamente al otro bando. La guerra fue muy costosa para Luis XIV; hacia 1709, el ejército francés estaba gravemente debilitado y Luis rogaba una paz. Sin embargo, todas las negociaciones de paz quedaron en nada debido a las condiciones que imponían los aliados. Cada vez se hacía más claro que Luis no podría mantener en su órbita todos los territorios españoles, pero igualmente quedaba cada vez más claro que sus oponentes no podrían quitar a Felipe V del trono español tras las victorias francoespañolas en la Batalla de Almansa y la de Villaviciosa.

La situación francesa empeoró con la caída de Bouchain, que dejaba a Marlborough con el camino prácticamente libre para llegar hasta París. Pero la muerte de José I, hijo mayor de Leopoldo I, dejaba al Archiduque Carlos como posible heredero de un Imperio tan grande como el de Carlos V, el Sacro Imperio y el Imperio Español. Dicho Imperio era tan problemático para los ingleses como el de Francia unida a España. Esta circunstancia hizo que Gran Bretaña y Francia comenzaran unas negociaciones unilaterales de paz. Dichos acuerdos culminaron en el Tratado de Utrecht. La paz con el Sacro Imperio llegó en 1714, con el Tratado de Baden. Los puntos principales de la paz fueron los siguientes: Felipe V quedaba reconocido como rey de España y de las colonias españolas. Las posesiones españolas en los Países Bajos e Italia se dividieron entre Austria y Saboya, mientras que Gibraltar y Menorca pasaban a manos inglesas. Además, Luis XIV se comprometía a no ofrecer más apoyo al «Viejo Pretendiente» en su campaña para hacerse con el trono inglés. Aunque Francia tuvo que ceder varias colonias en las Américas a Inglaterra, la mayoría de sus posesiones continentales perdidas en la guerra le fueron devueltas, consiguiendo incluso algún territorio reclamado como el principado de Orange.


Fin de siete décadas de reinado y muerte [editar]
Luis XIV y sus herederos en 1710Así fue como el rey Sol llegó al final de su largo reinado estuvo marcado por los primeros síntomas de decadencia del régimen y de la corte, el declive de la hegemonía francesa en el continente, el fracaso de su política colonial y el inquietante malestar social surgido de las hambrunas que padecía el pueblo llano. Sin embargo, el monarca, llamado «vicediós» por el obispo Godeau, siguió fiel a sí mismo y confiado hasta el día de su muerte (1715) en su voluntad como único motor de la vida del reino y de sus súbditos.

Luis XIV murió el 1 de septiembre de 1715 de gangrena, pocos días antes de su septuagésimo séptimo cumpleaños y tras setenta y dos años de reinado. Su cuerpo yace en la basílica de Saint-Denis, en París. Prácticamente todos los hijos legítimos del rey murieron en la infancia. El único que llegó a la madurez, su hijo mayor Luis, el Gran Delfín murió antes que su padre, en el año 1711, dejando tres hijos. El mayor de ellos, Luis, Duque de Borgoña, murió en 1712, seguido por el hijo mayor de éste, Luis, Duque de Bretaña. Por lo tanto, el bisnieto de cinco años de Luis XIV, Luis, el Duque de Anjou, hijo pequeño del Duque de Borgoña y Delfín tras la muerte de su abuelo, su padre y su hermano mayor, fue el sucesor al trono francés, reinando como Luis XV de Francia.


Convoy y pompa fúnebre de Luis XIV (1715)Luis XIV intentó evitar la subida al trono de su sobrino Felipe II Duque de Orleans, quien al ser el pariente más cercano se convertiría en el regente del futuro Luis XV. Luis XIV prefería desviar parte de ese poder al hijo ilegítimo que tuvo con Madame de Montespan, Luis Augusto de Borbón y creó un consejo regente como el que previamente creó Luis XIII anticipándose a la minoría de edad de Luis XIV. El testamento de Luis XIV disponía que Luis Augusto sería el protector de Luis XV, superintendente de la educación del joven rey y Comandante de la Guardia Real. El Duque de Orleans, sin embargo, se aseguró la anulación del testamento en el Parlamento, sobornando a los parlamentarios con la devolución del poder que Luis XIV les había arrebatado. Luis Augusto fue despojado de su título de Prince du Sang Royal ('Príncipe de Sangre Real'), el cual se le había concedido a él y a su hermano Luis Alejandro de Borbón, y de la comandancia de la Guardia Real, pero mantuvo su puesto de superintendente, quedando Felipe II como único regente. Su hermano Luis Alejandro, sin embargo, consiguió conservar sus privilegios y títulos.


Descendencia [editar]De su matrimonio con su primera esposa, su prima hermana María Teresa de Austria, tuvo seis hijos:

Luis el Gran Delfín (1661–1711), Delfín;
Ana Isabel (1662);
María Ana (1664);
María Teresa (1667–1672);
Felipe (1668–1671), Duque de Anjou;
Luis Francisco (1672).
Con Luisa de La Vallière tuvo cuatro hijos, de los cuales sólo sobrevivieron dos que serían legitimados:

María Ana (¿?–¿?), primera dama de Blois, casada con Luis Armando de Borbón, príncipe de Conti;
Luis (¿?–¿?), conde de Vermandois.
Con Françoise Athénaïs de Rochechouart de Mortemart, Madame de Montespan tuvo siete hijos:

Luisa Francisca (1669–1672);
Luis Augusto (1670–1736), duque de Maine, abad de Saint-Germain-des-Prés;
Luis César (1672–1683), conde de Vexin;
Luisa Francisca (1673–1743), Mademoiselle de Nantes, esposa de Luis III de Borbón-Condé, duque de Borbón, 6º príncipe de Condé;
Luisa María Ana (1674–1681), Mademoiselle de Tours;
Francisca María (1677–1749), la segunda Mademoiselle de Blois, que sería esposa de Felipe de Orleans, duque de Chartres y futuro Regente a la muerte de Luis XIV;
Luis Alejandro (1678–1737), conde de Toulouse.

Legado [editar]El reinado de Luis XIV es considerado como el más grande de la historia francesa. Luis XIV colocó a un Borbón en el trono español, hasta entonces el principal enemigo francés, acabando así con siglos de rivalidad con dicho país europeo que se remontaba a la época de Carlos I. Los Borbones se mantuvieron en el trono español durante el resto del siglo XVIII, pero a partir de 1808 fueron derrocados y restaurados varias veces. Sus guerras y extravagantes palacios llevaron a la bancarrota al estado (aunque es cierto que Francia se recuperó en sólo unos años), lo que le llevó a subir los impuestos a los campesinos, ya que la nobleza y el clero tenía exención de impuestos.

No obstante, Luis XIV colocó a Francia en una posición predominante en Europa, añadiendo al país diez nuevas provincias y un imperio. A pesar de las alianzas oponentes de varias potencias europeas, Luis continuó cosechando triunfos e incrementando el territorio, el poder y la influencia francesa. Como resultado de las victorias militares así como los logros culturales, Europa admiraría Francia y su cultura, comida, estilo de vida, etc.; el francés se convertiría en la lingua franca para toda la élite europea, incluso hasta la lejana Rusia de los Romanov. La Europa de la Ilustración miraría al reinado de Luis como un ejemplo a imitar. Sin embargo, el Duque de Saint Simon, a quien no le gustaba Luis XIV, diría: «No había nada que le gustara más que los halagos, o, por decirlo más claro, la adulación; cuanto más basta y torpe era esa adulación, con más placer la acogía... Su vanidad era perpetuamente alimentada — incluso los predicadores acostumbraban a halagarle desde el púlpito». No obstante, incluso el alemán Leibniz, que era protestante, se referiría a él como «uno de los más grandes reyes que jamás hayan existido». Luis XIV sería conocido como «El Rey Sol» o «El Gran Monarca» por que sacó a Francia de las tinieblas como un sol. Voltaire, el apóstol de la Ilustración, lo comparó con Augusto y se refirió a su reinado como «época eternamente memorable», apodando a la «Era de Luis XIV» como el «Gran Siglo» («Le Grand Siècle»).

Ha recibido 527 puntos

Vótalo:

Napoleón III 1852-1870 (II Imperio)

3. Napoleón III 1852-1870 (II Imperio)

Ha recibido 349 puntos

Vótalo:

Luis IX o San Luis 1226-1270 (dinastia capetiana)

4. Luis IX o San Luis 1226-1270 (dinastia capetiana)

Gobierno [editar]En un aspecto más terrenal, Luis IX tuvo que verse enfrentado a Enrique III de Inglaterra, a quien venció en Tailebourg en 1242, firmando luego el Tratado de París en 1259 lo que trajo la paz, que se prolongó por todo su reinado. Gracias a este tratado confirmó sus conquistas... Ver mas
Gobierno [editar]En un aspecto más terrenal, Luis IX tuvo que verse enfrentado a Enrique III de Inglaterra, a quien venció en Tailebourg en 1242, firmando luego el Tratado de París en 1259 lo que trajo la paz, que se prolongó por todo su reinado. Gracias a este tratado confirmó sus conquistas de Anjou, Turena y Maine. Conservando solamente el monarca inglés la Guyena.

Más tarde la rebelión de los nobles ingleses contra Enrique III, conocida como Segunda Guerra de los Barones, repercutió en Francia. Con la derrota y prisión de Enrique en la Batalla de Lewes (1264), su esposa, la reina Leonor de Provenza y su hijo mayor, el principe heredero Eduardo, heredero del trono, se refugian en Francia, al lado de la reina Margarita -hermana mayor de Leonor-, la cual convence a su esposo Luis IX que apoye a Eduardo con un ejército para reconquistar el poder y liberar a su padre.

Luis IX fue el último monarca europeo que emprendiera el camino de las Cruzadas contra los musulmanes. La primera vez, entre 1248 y 1254, en lo que luego se llamó la Séptima Cruzada, San Luis desembarcó en Egipto, y llegó a tomar la ciudad de Damieta, pero poco después sus tropas fueron sorprendidas por la crecida del Nilo y la peste. Combatiendo en terreno desconocido para ellos, los franceses, junto con su rey, cayeron prisioneros de sus enemigos y sólo se salvaron pagando un fuerte rescate.

La Octava Cruzada, en 1270, llevó a San Luis frente a Túnez, ciudad a la que puso sitio. Si bien al rey lo impulsaban móviles religiosos, no era el caso de su hermano, el bastante más terrenal Carlos de Anjou, Rey de Nápoles, cuyos intereses en Italia, que lo vincularon estrechamente al papado, lo pusieron en situación de acabar con la competencia de los mercaderes tunecinos del Mediterráneo.

La expedición fue un desastre. Buena parte del ejército fue atacado por la disentería, al igual que el propio San Luis, que murió durante el sitio, sin haber conseguido su objetivo, el 25 de agosto de 1270.


Legado [editar]Con su muerte, remate de una expedición carente de todo sentido militar, político y religioso salvo el antes mencionado de favorecer a Carlos de Anjou, se extinguieron las Cruzadas. La lenta consolidación de los estados monárquicos y el desarrollo cultural y comercial de la época gótica eran un hecho incontrastable que alejaron de preocupaciones místicas a los gobernantes de aquel tiempo. Por otro lado, la Europa Occidental había llegado ya a su techo militar, y no pudo desalojar a los musulmanes del Norte de África y del Cercano Oriente. Apenas veinte años después de la muerte de San Luis, los cristianos perdieron su última plaza fuerte en Tierra Santa, al caer en manos de los musulmanes San Juan de Acre, en 1291.

A su muerte le sucedió en el trono su hijo, Felipe el Atrevido.

Ha recibido 346 puntos

Vótalo:

Luis XV 1715-1774 (dinastia Borbon)

5. Luis XV 1715-1774 (dinastia Borbon)

Luis XV de Borbón (Saint-Germain-en-Laye, 15 de febrero de 1710 – Versalles, 10 de mayo de 1774), conocido en francés como Louis XV dit le Bien-Aimé ('Luis XV el Bien-Amado'), fue el rey de Francia y de Navarra entre los años 1715 y 1774. Biografía [editar]Heredó el trono de su bisabuelo, Luis... Ver mas
Luis XV de Borbón (Saint-Germain-en-Laye, 15 de febrero de 1710 – Versalles, 10 de mayo de 1774), conocido en francés como Louis XV dit le Bien-Aimé ('Luis XV el Bien-Amado'), fue el rey de Francia y de Navarra entre los años 1715 y 1774. Biografía [editar]Heredó el trono de su bisabuelo, Luis XIV, tras sobrevivir milagrosamente a la muerte de toda su familia y fue amado por los franceses al comienzo de su reinado; sin embargo, con el tiempo, su incapacidad para reformar la monarquía francesa y su política entreguista en el escenario europeo le hicieron perder el apoyo de su gente, acabando sus últimos días como uno de los reyes más impopulares de Francia.

Luis XV es el rey con la personalidad más ambivalente en la historia de Francia. Aunque ha sido calumniado por los historiadores, recientes estudios demuestran que en realidad era muy inteligente y dedicado a la tarea de gobernar uno de los reino más extensos de Europa, defendió sus intereses internacionales con base en el espionaje y la diplomacia; entre sus destacados espías se halla el enigmático Carlos Genoveva de Eón, que trabajó ya como varón, o como mujer sin ser descubierto.

Pese a todo, su indecisión, estimulada por su conocimiento de la complejidad de los problemas pasados, así como su profunda timidez, escondidos tras una máscara de rey imperioso, explican los pobres resultados obtenidos durante su reinado. En muchos sentidos, Luis XV fue un precursor de los soberanos burgueses del Romanticismo: aunque interpretó obedientemente el papel de rey imperial, legado por su bisabuelo Luis XIV, en realidad no apreciaba más que su vida privada lejos de toda pompa y ceremonia. Habiendo perdido a su madre cuando era solo un niño, siempre anheló una presencia maternal y tranquilizadora, la cual trataba de encontrar en la compañía íntima de mujeres, por las que fue difamado durante y después de su vida.

Ha recibido 333 puntos

Vótalo:

Carlos V 1364-1380 (dinastia Valois)

6. Carlos V 1364-1380 (dinastia Valois)

Accedió al poder, como principe regente, tras la captura de este por los ingleses en 1356, en la Batalla de Poitiers, durante la Guerra de los Cien Años. Al necesitar dinero para proseguir y continuar la guerra se vio obligado a hacer una convocatoria a los Estados Generales. Este organismo... Ver mas
Accedió al poder, como principe regente, tras la captura de este por los ingleses en 1356, en la Batalla de Poitiers, durante la Guerra de los Cien Años.

Al necesitar dinero para proseguir y continuar la guerra se vio obligado a hacer una convocatoria a los Estados Generales. Este organismo se negó tajantemente a obedecer al principe regente, por lo cual éste apeló a las provincias, que le dieron el apoyo, la confianza y el dinero que necesitaba. Con Esteban Marcel como caudillo, París y sus alrededores se hallaban en plena rebelión; tras la derrota y ejecución de Martel en 1358, toda Francia volvió a estar bajo la autoridad real.

Los Estados Generales le concedieron el dinero necesario para la guerra contra los ingleses y rechazaron la rendición y la aceptación de la paz que el cautivo Juan II. En 1364 coronaron a Carlos V como sucesor de su padre.

Carlos logró desalojar a los invasores de los territorios del norte de Francia. Contra la tradición de relativa autonomía de los feudos franceses, se reservó en exclusiva el privilegio de extender títulos de nobleza y de acuñar dinero. En esta forma aumentó notablemente las riquezas del reino francés, liberándose de la dependencia de los nobles y del pueblo.

Logró sus triunfos tanto por sus hábiles estrategias y por la fuerza de las armas. Fue un hombre de estudio, y buena parte de sus ingresos la invirtió en libros. Su Biblioteca del Louvre fue el principio de la famosa Biblioteca Real de Francia.

A su muerte en 1380 fue sucedido en el trono por su hijo Carlos VI el Bienamado.

Ha recibido 284 puntos

Vótalo:

Enrique IV  1589-1610 (dinastia Borbon)

7. Enrique IV 1589-1610 (dinastia Borbon)

Vida [editar]Hijo de Antonio de Borbón, Duque de Vendôme y Borbón y de la Reina de Navarra, Juana de Albret, fue bautizado católico pero educado por su madre en la religión calvinista. Su padre murió en 1562 y él se convirtió en Duque de Vendôme y Duque de Borbón. Combatió en el bando hugonote... Ver mas
Vida [editar]Hijo de Antonio de Borbón, Duque de Vendôme y Borbón y de la Reina de Navarra, Juana de Albret, fue bautizado católico pero educado por su madre en la religión calvinista. Su padre murió en 1562 y él se convirtió en Duque de Vendôme y Duque de Borbón. Combatió en el bando hugonote (protestante) durante la tercera guerra de religión francesa. La guerra terminó con la paz de Saint-Germain (1570), con la que se pretendía alcanzar la reconciliación entre los dos bandos católico y hugonote. Como parte de este plan, se decidió su matrimonio con Margarita de Valois, hermana del Rey Carlos IX de Francia. El matrimonio tuvo lugar el 18 de agosto de 1572 en contra de sus deseos. Ese mismo año, se convirtió en Enrique III de Navarra, sucediendo a su madre, la Reina Juana de Albret.


Matanza de San Bartolomé [editar]
Masacre de la noche de San BartoloméEl matrimonio no sólo era indeseado por los novios, también lo era para el Papa que no autorizó la boda y para el pueblo francés. París se convulsionó durante días llevando incluso a la huida del gobernador, y el asesinato de Gaspar de Coligny finalmente revoluciona la ciudad. Sin embargo, una semana después de la boda, los extremistas católicos rompieron todo entendimiento y se produce el hecho conocido como Matanza de San Bartolomé contra los hugonotes. Se dice que la orden fue dada por Catalina de Médicis por temor al poder de los hugonotes y que Carlos IX aceptó matar a los cabecillas, pero sin tocar a Enrique y a Luis I, Príncipe de Condé. Durante la noche del 24 de agosto, los nobles protestantes fueron sacados del Palacio del Louvre y masacrados en las calles. Los asesinatos se extendieron a todos los protestantes y por otras tantas ciudades de Francia durante varios días. Enrique, para salvar su vida, se vio forzado a convertirse al catolicismo (5 de febrero de 1576) y a seguir en la corte bajo una mal disimulada vigilancia de todos sus movimientos. No obstante, a finales de ese año consiguió escapar de la corte y luego abjuró de su reciente adhesión al catolicismo, declarando de nuevo su profesión de fe calvinista, y se puso al frente de las Fuerzas Protestantes durante la Cuarta Guerra de Religión.


Candidatura y ascenso al trono francés [editar]Tras la muerte de Carlos IX asumió su hermano Enrique III, pero la muerte de Francisco de Alençon en 1584, hermano y heredero del rey católico Enrique III de Francia, convirtió a Enrique de Navarra en el legítimo heredero de Francia, lo que Enrique III debió admitir, pues sus hermanas estaban fuera de la sucesión por la Ley sálica. En cualquier caso, el 30 de abril de 1589 se reconcilió con Enrique III de Francia, el cual le reconoció como su sucesor, y se convirtió en heredero de la corona francesa, ya que la ley sálica imperante en Francia le colocaba como primero en la línea de sucesión.

El protestantismo de Enrique llevó a la que sería conocida como la Guerra de los Tres Enriques. Enrique I de Guisa se negaba a que Francia fuese gobernada por un hugonote, así que Enrique III le mandó asesinar temiendo el poder de éste. La perspectiva de tener un rey protestante era inaceptable para el partido católico (la Liga Católica).

Al poco tiempo, el rey es asesinado también en venganza por el asesinato de Enrique de Guisa. La muerte del Rey Enrique III de Francia el 2 de agosto de 1589 hizo recaer formalmente la corona francesa sobre la cabeza de Enrique de Navarra, pero sólo fue reconocido como rey por los hugonotes. La Liga Católica, el Papa y el rey Felipe II de España se niegan a reconocerle como rey de Francia porque es protestante, y proponen al Cardenal Carlos de Borbón (que reinaría como Carlos X de Francia). En tales condiciones, la Liga, reforzada por la ayuda de España, le forzó a retirarse al sur del país y a convencerse de que tendría que acceder al trono por la fuerza de las armas. Aunque los protestantes consiguieron significativas victorias en las batallas de Coutras (1587), Arques (1589) e Ivry (1590), Enrique no pudo tomar París ante la intervención española al mando de Alejandro Farnesio.

Sin embargo, la intervención del Felipe II de España en los asuntos franceses (Felipe II de España deseaba que el trono francés fuera ocupado por su hija Isabel Clara Eugenia, nieta de Enrique II de Francia, por tanto sobrina de Francisco II de Francia, Carlos IX y Enrique III) dividió a los partidarios de la Liga Católica, facilitando finalmente a Enrique el acceso efectivo al trono francés, con la condición de que abjurara del protestantismo, una vez más.

Tras infructuosos esfuerzos, Enrique no logró hacerse con París, y en un acto de realismo político, dio ese paso el 25 de julio de 1593: se conviertió al catolicismo, momento en que se le atribuye la célebre frase «París bien vale una misa» (en francés: Paris vaut bien une messe). Con ello quiere decir que en el fondo siguió siendo calvinista, disfrazado de católico sólo para llegar al poder.


Su reinado [editar]
Enrique IV de Francia y Navarra, por Frans Pourbus el joven
Escudo de armas de Enrique IV "Roi de France et de Navarre"Enrique IV fue coronado Rey de Francia en la Catedral de Chartres el 27 de febrero de 1594 y entró en París ese mismo año. Sin embargo, tuvo que sostener combates hasta 1598 para acabar con los últimos reductos de la Liga Católica y para rechazar los ataques españoles. Ese año firma la paz con España (paz de Vervins), por la que Felipe II renuncia a intervenir en los asuntos franceses y reconoce la legitimidad del monarca.

La tan esperada tolerancia religiosa hacia los hugonotes es decretada por el Edicto de Nantes (1598) y fue acompañada del reconocimiento del catolicismo como religión del Estado y de una política de reconciliación basada en la renuncia a toda revancha o depuración; con ello puso fin a los conflictos religiosos que asolaban el país desde mediados del siglo XVI y consolidó la corona.

El 17 de diciembre de 1600 se casó, en segundas nupcias, con la princesa italiana María de Médicis, que le daría seis hijos.

A partir de 1598, y para consolidar la corona, restauró la autoridad real. No admitió primer ministro, dejó de convocar los Estados Generales, redujo la influencia de los parlamentos y controló el acceso a los puestos de la administración y la corte. Adoptó políticas y emprendió proyectos de todo tipo para mejorar la vida de sus súbditos, lo que le convertiría en uno de los gobernantes más populares del país.

En ese período, Francia vivió un importante avance económico que se extendió más allá de sus fronteras. Financió varias expediciones de Pierre Dugua, Sieur de Monts y Samuel de Champlain a Norteamérica, de forma que, durante su reinado, se fundaron las primeras colonias francesas en Canadá.


Asesinato [editar]Así como fue un hombre compasivo y amado por su pueblo, también fue odiado y murió asesinado tras varias tentativas en las calles de París el 14 de mayo de 1610 por François Ravaillac. Fue sucedido por su hijo, Luis XIII de Francia, el cual durante su minoría de edad, hasta 1617, estuvo bajo la regencia de su madre, la Reina María de Médicis.

Cuatro años después de su muerte se erigió una estatua en su honor en París; durante la Revolución Francesa fue destruida, pero fue la primera en ser reconstruida en 1818. Su nombre avivó la restauración de la monarquía en Francia y la pieza musical Vive Henri IV incluso fue usada como himno oficioso durante la restauración borbónica y aún reivindicada por movimientos monárquicos.

Ha recibido 265 puntos

Vótalo:

Luis XII  1498-1515 (dinastia Valois)

8. Luis XII 1498-1515 (dinastia Valois)

Era hijo de Carlos de Orleans, el príncipe poeta, y de María de Clèves y biznieto de Carlos V de Francia. Al quedar huérfano de padre a los tres años, es adoptado por Luis XI. En 1484, descontento con la regencia de Ana de Francia, participa en la llamada Guerra loca y cae prisionero en la... Ver mas
Era hijo de Carlos de Orleans, el príncipe poeta, y de María de Clèves y biznieto de Carlos V de Francia. Al quedar huérfano de padre a los tres años, es adoptado por Luis XI.

En 1484, descontento con la regencia de Ana de Francia, participa en la llamada Guerra loca y cae prisionero en la batalla de Saint-Aubin-du-Cormier, en julio de 1488. Indultado tras tres años de prisión, sigue a su primo el rey Carlos VIII a Italia dónde fracasará en sus planes de conquistar el ducado de Milán para su propio beneficio. Es lo que se conoce como Primera Guerra de Italia.

Al recibir la corona estaba casado (desde 1476) con su prima Juana de Valois, hija de Luis XI y Carlota de Saboya y hermana de Carlos VIII. Consigue que el papa Alejandro VI Borgia, anule su primer matrimonio al dar al hijo de éste, César Borgia el ducado de Valentinois, basándose en que el casamiento había sido impuesto por Luis XI. Tras la anulación se casó con Ana de Bretaña, viuda de su antecesor, consiguiendo que la poderosa Bretaña continuase unida a Francia. Tuvieron dos hijas:

Claudia, que se casó con el rey Francisco I, y
Renata, que se casó en 1528 con Hércules II de Este, duque de Ferrara (1508-1560).
Por la ascendencia de su abuela consideraba tener derechos sobre el Ducado de Milán, conduciendo a Francia nuevamente a varias guerras en Italia. Aunque al principio obtuvo varias victorias, luego, los muchos aliados contra él, como el Papa Julio II, Inglaterra, Fernando II de Aragón y Venecia, lo obligaron a abandonar sus pretensiones sobre Milán.

Las guerras en Italia habían hecho subir los precios y devaluar la moneda en Francia. Los campesinos que sólo tenían tierras se enriquecieron vendiendo sus productos mientras que los nobles, perdiendo valor su dinero en efectivo, tuvieron que vender sus tierras a muy bajo precio, ganando de nuevo fuerza en los estamentos la gran burguesía.

El 22 de septiembre de 1504, firma el tratado de Blois, que los Estados Generales de Tours anularán a petición suya en 1506. En ese momento acuerda el matrimonio de su hija Claudia con el que será más adelante Francisco I.

Las guerras que hubo durante el reinado de Luis XII se desarrollaron sobre todo en suelo italiano. Sin embargo, algunas de las batallas tuvieron lugar en el interior de las fronteras francesas. En 1512, la Corona de Castilla conquistó el sur del Reino de Navarra. En 1513, los Suizos asedian Dijon. En agosto del mismo año, los ingleses vencen en la batalla de Guinegatte. En tratados separados, entre los que está el polémico tratado de Dijon, Luis XII desmembra la Santa Liga.

Al enviudar, se vuelve a casar el 9 de octubre de 1514 con María Tudor, hermana del Rey Enrique VIII de Inglaterra), que entonces contaba sólo con diecisiete años. El rey tenía cincuenta y dos y murió al año siguiente (1515). Le sucedió en el trono su yerno y primo Francisco I, casado con su hija Claudia de Francia.

Ha recibido 263 puntos

Vótalo:

Felipe II 1180-1223 (dinastia capetiana)

9. Felipe II 1180-1223 (dinastia capetiana)

Felipe II de Francia, llamado Felipe Augusto (Gonesse, 21 de agosto de 1165 – Mantes-la-Jolie, 14 de julio de 1223); séptimo rey de la Dinastía de los Capetos; hijo y heredero de Luis VII de Francia (llamado el Joven), y de Adela de Champaña. Rey de Francia de 1180 a 1223, fue el primer soberano... Ver mas
Felipe II de Francia, llamado Felipe Augusto (Gonesse, 21 de agosto de 1165 – Mantes-la-Jolie, 14 de julio de 1223); séptimo rey de la Dinastía de los Capetos; hijo y heredero de Luis VII de Francia (llamado el Joven), y de Adela de Champaña. Rey de Francia de 1180 a 1223, fue el primer soberano que ostentó el título de rey de Francia, suprimiendo el de rey de los francos, que no volvió a utilizarse nunca más.

Felipe Augusto fue uno de los monarcas más admirados y estudiados de la Francia medieval no sólo en razón a su largo reinado, sino también por sus importantes victorias militares y, sobre todo, por el desarrollo de los proyectos llevados a cabo para asegurar el poder real y poner fin a la época feudal.

Una corta cruzada [editar]Felipe Augusto y Ricardo partieron juntos para la tercera cruzada que movilizó a la mayor parte de los barones de Francia. Felipe desde Génova y Ricardo desde Marsella, embarcaron cuando finalizaba el verano de 1190, pero fueron sorprendidos por las tempestades invernales del Mediterráneo y tuvieron que detenerse, durante varios meses, en Mesina, Sicilia. Allí, la rivalidad latente entre ambos reyes se hizo patente con motivo de los proyectos matrimoniales de Ricardo que rompió su promesa de matrimonio con Alix (hermanastra de Felipe) para comprometerse con Berenguela de Navarra. Felipe Augusto abandonó Mesina en cuanto pudo, el 30 de marzo de 1191.

Felipe Augusto llegó a Acre el 20 de abril de 1191 y participó en el asedio de la ciudad que se hallaba controlada por los musulmanes. Ricardo llegó en junio tras pasar por Chipre; el refuerzo inglés fue bien recibido pero las querellas entre ambos reyes surgieron de inmediato. Para agravar la situación, ambos se vieron afectados por la alopecia: atacados por altísimas fiebres perdieron los cabellos y las uñas. Felipe Augusto, perdió también la visión de uno de sus ojos. A pesar de todo ello las operaciones militares avanzaron: los franceses consiguieron atravesar, por primera vez, los muros de Acre el 3 de julio, pero sin éxito alguno; después fracasaron también los ingleses. Debilitados, los asediados capitularon el 12 de julio de 1191.

La cruzada acababa de empezar, pero Felipe decidió abandonar. La muerte del conde de Flandes, el 1 de junio de 1191 tras del asedio, (que Felipe acababa de conocer), fue el motivo principal de su marcha ya que, la misma, reabrió el problema de la sucesión flamenca. En el camino de vuelta, Felipe se detuvo en Roma donde el Papa le autorizó a dejar la cruzada. El rey entró en París el 27 de diciembre de 1191.

Ha recibido 247 puntos

Vótalo:

Luis XVI 1774-1793 (dinastia Borbon)

10. Luis XVI 1774-1793 (dinastia Borbon)

Luis XVI (Versalles, 23 de agosto de 1754 – París, 21 de enero de 1793) fue rey de Francia y de Navarra entre 1774 y 1789 y rey de los franceses entre 1789 y 1792, que ostentó el título de duque de Berry. Fue arrestado durante la insurrección del 10 de agosto (véase Revolución Francesa), juzgado... Ver mas
Luis XVI (Versalles, 23 de agosto de 1754 – París, 21 de enero de 1793) fue rey de Francia y de Navarra entre 1774 y 1789 y rey de los franceses entre 1789 y 1792, que ostentó el título de duque de Berry. Fue arrestado durante la insurrección del 10 de agosto (véase Revolución Francesa), juzgado por la Convención Nacional, declarado culpable de traición y condenado a la guillotina el 21 de enero de 1793. Su ejecución marcó el fin de la monarquía absolutista en Francia.
Primeros años de reinado [editar]El comienzo del reinado de Luis sufrió un grave contratiempo con la restauración de los Parlamentos, decisión tomada por el ministro Marepas en noviembre de 1774. Los Parlamentos, centro del poder aristocrático, habían sido abolidos en el año 1771 por el ministro de Luis XV, Maupeou. Su recuperación ponía en entredicho el poder de la monarquía y daría pie a sucesos posteriores.

Los ministros de Luis al comienzo de su reinado: Turgot y Malesherbes llevaron a cabo unas reformas económicas liberales que modificara el viejo colbertismo por un sistema de mercado libre. Dichas reformas conmocionaron a las clases favorecidas económicamente, la nobleza y el clero, que, además, formaban los recién restaurados Parlamentos. La oposición de éstos a las reformas económicas finalizó con el despido de Turgot y a la dimisión de Malesherbes en 1776, el cual fue sustituido por el banquero suizo Jacques Necker.


La Guerra de la Independencia [editar]Tras la victoria de los independentistas norteamericanos sobre los británicos en la batalla de Saratoga, Francia y España vieron una oportunidad para tomarse la revancha de la Guerra de los Siete Años y su desastroso, para los franceses, Tratado de París de 1763. Por ello, Luis apoyó firmemente a la Revolución Americana. Esta medida iba, inicialmente, en contra de los intereses del país, que estaba en una difícil situación económica, ya que apoyar una guerra resultaría muy costoso. Las posibilidades de recuperar el esfuerzo económico de la guerra en una paz victoriosa se vieron frustrados con el Tratado de Versalles de 1783 en el cual los franceses no consiguieron grandes aportaciones, aumentando así la deuda estatal. Necker dimitió en 1781 y fue sustituido por Calonne y Brienne, para ser restituido en 1788.


La Revolución [editar]Los intentos de Calonne de seguir en la línea de sus predecesores y organizar una serie de reformas económicas necesarias para sacar al estado de su precaria situación económica se encontraron, como en ocasiones anteriores, con el rechazo frontal de las clases privilegiadas. El reinado de Luis y su política poco firme había propiciado un incremento del poder aristocrático, el cual había dificultado el llevar a cabo las reformas necesarias tanto en aspectos económicos como judiciales.

En 1787, los Parlamentos se habían convertido en un órgano de poder que llegó incluso a desacatar las órdenes reales. Luis reaccionó reformando el Parlamento, limitando mucho sus funciones. En 1789, la resistencia a la reforma económica llevó a Luis a convocar los Estados Generales por primera vez desde 1614. Pretendía así conseguir aprobar las reformas económicas, dotando de mayor poder al Tercer Estado, para hacer frente así a la oposición de la nobleza. Esta convocatoria fue uno de los acontecimientos que llevaron a convertir el malestar social en la Revolución Francesa, la cual comenzó en junio de 1789. El Tercer Estado se autoproclamó Asamblea Nacional. Los intentos de Luis de tomar el control de la Asamblea dieron lugar a reacciones antimonárquicas como el Juramento del Juego de Pelota, la declaración de la Asamblea Nacional Constituyente el 9 de julio y la Toma de la Bastilla el 14 de julio. En octubre, la familia real fue trasladada del Palacio de Versalles al Palacio de las Tullerías.

Luis era muy popular y solícito con las reformas sociales, políticas y económicas propuestas por la Revolución. Los principios revolucionarios de soberanía popular, a través de los principios centrales y democráticos de eras posteriores marcó una brecha decisiva con los principios de trono y altar de la monarquía absolutista, los cuales eran el centro del gobierno contemporáneo. Esta diferencia resultaría en una oposición de los revolucionarios a cualquier forma de élite gobernante en Francia y, prácticamente, a casi todos los gobiernos europeos. Sin embargo, algunos de los personajes más destacados del movimiento revolucionario inicial fueron cuestionando los principios del control popular del gobierno. Algunos, entre los que destaca Honoré Mirabeau, hicieron planes secretos para restaurar el poder monárquico de una nueva forma.


Regreso de Luis a París tras su captura en Varennes.Sin embargo, la muerte de Mirabeau y las depresiones de Luis acabaron con las posibilidades de restaurar la monarquía. Luis no era, sin embargo, tan reaccionario como alguno de sus hermanos, el conde de Artois y el conde de Provenza, a los que mandó numerosos mensajes, públicos y privados, para que cesaran en sus intentos de hacer un contragolpe de estado. Sin embargo, Luis se sentía molesto por el nuevo gobierno, principalmente por su cuestionamiento del papel tradicional de la monarquía y el trato que recibían él y su familia. Estaba especialmente molesto por estar, en la práctica, prisionero en las Tullerias, donde su mujer era humillada al tener que tener siempre soldados revolucionarios vigilándola en su habitación, incluso cuando dormía, y por la prohibición del nuevo régimen de permitirle tener un confesor y sacerdotes católicos de su elección, en vez de los «sacerdotes constitucionales» creados por la Revolución.


Fin de su reinado [editar]
Ejecución de Luis XVI.El 21 de junio de 1791, Luis intentó huir de París a la actual Bélgica (en aquellos días parte del Sacro Imperio Romano Germánico) con su familia. Sin embargo, fallos en la planificación de la huida causaron el suficiente retraso para que pudieran ser identificados y capturados en Varennes. Supuestamente, Luis fue capturado mientras estaba comprando en una tienda, en la que su dependiente le reconoció por su cara inscrita en las monedas con las que pagó. Luis fue trasladado de vuelta a París, donde continuó como Rey constitucional, aunque bajo arresto domiciliario hasta 1792.

El 25 de julio de 1792, Carlos Guillermo Fernando, Duque de Brunswick, comandante de las fuerzas prusianas, publicó un manifiesto (el llamado Manifiesto de Brunswick) que amenazaba a los parisinos con una venganza ejemplar si la familia real recibía algún daño, amenazando también con castigar cualquier tipo de oposición a los ejércitos prusianos o a la reinstauración forzada de la monarquía. El manifiesto fue considerado como la prueba definitiva de que existía una conspiración entre Luis y fuerzas extranjeras (en este caso Prusia) en contra de Francia. Luis fue arrestado oficialmente el 13 de agosto de 1792. El 21 de septiembre de ese mismo año, la Asamblea Nacional declaró la República en Francia.

El proceso contra Luis comenzó el 1 de diciembre de 1792, bajo cargos de alta traición. Fue sentenciado a muerte en la guillotina el 21 de enero de 1793, por 361 votos a favor (uno de los cuales era de su primo Felipe Igualdad), 288 en contra y 72 abstenciones.

Despojado de todos sus títulos por el gobierno republicano, el Ciudadano Luis Capeto, llamado así por los revolucionarios para quitarle su rango de rey, fue guillotinado frente a una multitud embravecida. A su muerte, su hijo de ocho años, Luis Carlos, se convirtió, para los monárquicos franceses y algunos estados extranjeros, en Luis XVII, rey de Francia de jure, a pesar de que Francia había sido declarada república.

Ha recibido 240 puntos

Vótalo:

Felipe IV 1285-1314 (dinastia capetiana)

11. Felipe IV 1285-1314 (dinastia capetiana)

Reinado [editar]La muerte de su hermano mayor, Luis, envenenado con sólo 11 años de edad (1276), lo convirtió en el heredero de su padre, al que sucedió a su muerte (5 de octubre de 1285). Fue un rey piadoso, aficionado a la caza y orgulloso de la grandeza de su linaje (promovió la canonización... Ver mas
Reinado [editar]La muerte de su hermano mayor, Luis, envenenado con sólo 11 años de edad (1276), lo convirtió en el heredero de su padre, al que sucedió a su muerte (5 de octubre de 1285). Fue un rey piadoso, aficionado a la caza y orgulloso de la grandeza de su linaje (promovió la canonización de su abuelo Luis IX de Francia, pero apenas se ocupó de los asuntos de gobierno, que dejó en manos de sus consejeros y coadjutores. Entre ellos cabe destacar la figura de Enguerrand de Marigny. No obstante, esa política hizo evolucionar a la Monarquía en un sentido moderno, que fortaleció a la Corona, sobre todo en el aspecto financiero, con la institución de un tribunal de cuentas y la sustitución de las prestaciones militares personales de los vasallos por impuestos en dinero destinados a contratar mercenarios. La expulsión de los judíos en 1306 respondía también a móviles económicos.


Saneamiento de las finanzas del reino [editar]Para sanear las finanzas del reino de Francia, compra el Quercy a los ingleses por un pago de 3.000 libras, ataca a quienes tienen dinero, lo que implica a los religiosos de la Iglesia Católica, los lombardos, los judíos y los templarios.

Para obtener el paso del ejército francés, a fin de evacuar la Guyena, Felipe promete a su hermana, Margarita de Francia, en matrimonio al rey Eduardo I de Inglaterra y también a su propia hija, Isabel de Francia, al hijo resultante de esta unión (el futuro rey Eduardo II de Inglaterra).

Ha recibido 187 puntos

Vótalo:

Roberto II 996-1031 (dinastia capetiana)

12. Roberto II 996-1031 (dinastia capetiana)

Roberto II el Piadoso (Conocido en francés como Robert II le Pieux) (Orleans, 27 de marzo de 972 - Melun, 20 de julio de 1031), rey de Francia de 996 a 1031. Segundo representante de la dinastía de los Capeto, fue hijo de Hugo Capeto (938 - 996) y Adelaida de Aquitania (952 - 1004). En el... Ver mas
Roberto II el Piadoso (Conocido en francés como Robert II le Pieux) (Orleans, 27 de marzo de 972 - Melun, 20 de julio de 1031), rey de Francia de 996 a 1031.

Segundo representante de la dinastía de los Capeto, fue hijo de Hugo Capeto (938 - 996) y Adelaida de Aquitania (952 - 1004).

En el año 987, Hugo Capeto logró de la nobleza el reconocimiento de su hijo Roberto como sucesor, iniciándose de esta forma el reinado de sus sucesores en Francia, que duraría en forma directa hasta 1316 e indirecta hasta 1792. Ya en el trono, Roberto II obtuvo el reconocimiento de su hijo primogénito Hugo como sucesor suyo, pero la muerte de éste convirtió en rey a Enrique.

Casado en segundas nupcias con su prima hermana Berta de Borgoña (sobrina del duque Otón Guillermo de Borgoña) no tuvo descendencia. Por medio de este matrimonio obtuvo el Ducado de Borgoña y arrebató a la nobleza los condados de Dreux y Melun. Este matrimonio no era del agrado del Papa, a causa del cercano parentesco, y pidió a Roberto que lo anulara. Éste se negó y fue excomulgado, al igual que el obispo de Reims que había autorizado el casamiento. Se separó el matrimonio y, levantada la excomunión, Roberto casó con Constanza de Arles, hija del marqués de Provenza, que pasa a la Historia por defender a ultranza los derechos de su hijo al trono frente a los hijos anteriores de Roberto. De este matrimonio nacieron:

Hugo (¿? - 1025). Asociado al trono por su padre, murió antes que lo pudiera suceder;
Enrique (1008 - 1060). Rey de Francia, con el nombre de Enrique I;
Adela de Flandes (1009 - 1079), casada con el conde Balduino V de Flandes. Su hija Matilde fue esposa de Guillermo I de Inglaterra;
Roberto el Viejo (1011 - 1076). 1º Duque de Borgoña de la casa capetiana. Fue abuelo de Enrique de Borgoña, el padre de Alfonso I de Portugal.
Defensor de la Iglesia y protector de la cultura, fue precursor fundamental de la expansión de la orden cluniaciense. Cuando termina su reinado, Francia se encontrará en un proceso de importante evolución política.

Ha recibido 180 puntos

Vótalo:

Francisco I  1515-1547 (dinastia Valois)

13. Francisco I 1515-1547 (dinastia Valois)

Biografía [editar] Juventud y Educación [editar]Francisco I nació el 12 de septiembre de 1494 en Cognac (Charente). Su nombre le viene de su padrino, Francisco de la Rochefoucauld.[1] Su padre Carlos de Angulema, al cual Francisco no conoció nunca, era el primo del rey Luis XII de Francia y... Ver mas
Biografía [editar]
Juventud y Educación [editar]Francisco I nació el 12 de septiembre de 1494 en Cognac (Charente). Su nombre le viene de su padrino, Francisco de la Rochefoucauld.[1] Su padre Carlos de Angulema, al cual Francisco no conoció nunca, era el primo del rey Luis XII de Francia y el hijo menor de la duquesa de Milan Valentina Visconti (1368-1408).

Sin herederos, Luis XII hizo venir a la corte de Amboise al pequeño Francisco, acompañado de su madre Luisa de Saboya y de su hermana mayor Margarita. Fue en ese castillo y a orillas del Loira que creció Francisco.

Luisa de Saboya, viuda a los 19 años en 1495 cuando Francisco no tenía más que 2 años, crió sola a sus dos hijos. Ya de niño, se rodeó de compañías que conservarían su influencia hasta su vida adulta tal como Ana de Montmorency, Martin de Montchenu, Felipe de Brion y Roberto de La Mark, señor de Fleuranges.[2] En 1502, Francisco se cae del caballo y se encuentra en estado crítico. Su madre cae enferma y no vive más que para la curación de su hijo a quien llama « César ».

Cuando Francisco accede al trono en 1515, tiene 20 años y la reputación de ser un humanista. Elige como emblema la salamandra. Su entrada en París el 15 de febrero de 1515, marca el tono de su reinado. Vestido con un traje en tela de plata e incrustado de joyas, encabrita a su caballo y lanza monedas a la multitud. Mientras que sus dos predecesores, Carlos VIII de Francia y Luis XII, pasaron mucho tiempo en Italia, no aprovecharon el movimiento artístico y cultural que allí se desarrollaba. No obstante, ellos permitieron el florecimiento ulterior del Renacimiento en Francia.

El contacto entre la cultura italiana y francesa durante el prolongado período de las campañas de Italia introdujo las novedosas ideas en Francia en el momento en que Francisco recibía su educación. Muchos de sus preceptores, entre los que se destacaron François Desmoulins, su profesor de latín (lengua que Francisco nunca asimilará completamente), el italiano Gian Francesco Conti, y Christophe Longueuil inculcaron en el joven Francisco una enseñanza profundamente inspirada por el pensamiento italiano. La madre de Francisco estaba interesada también en el arte renacentista y transmitió esa pasión a su hijo el cual, durante su reinado, dominó la lengua italiana a la perfección. Sin embargo, no es posible asegurar que Francisco haya recibido una formación humanista, sí, en cambio que recibió una educación que lo sensibilizó (mucho más que a sus predecesores) a ese movimiento cultural.


Un príncipe del Renacimiento [editar]
El mecenas y los artistas [editar]Para la época en que Francisco I accede al trono, las ideas del renacimiento se habían difundido en toda Francia; siendo Francisco uno de los promotores de esa difusión. Encarga numerosos trabajos a los artistas a los que hacer viajar a Francia. Varios trabajan para él, entre ellos Andrea del Sarto y Leonardo da Vinci. Francisco I manifiesta un verdadero afecto por el viejo hombre, al que llama « padre mío » y a quien instala en Clos Lucé, al alcance del château royal d’Amboise. Leonardo aporta sus más célebres obras tales como La Gioconda, La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana, y San Juan Bautista. El rey le confía diversas misiones como la organización de las fiestas de la Corte en Amboise, la creación de trajes así como el estudio de diversos proyectos. Vinci permanece en Francia hasta su muerte, en los brazos del rey según una leyenda puesta en duda por ciertos documentos históricos Durante una exposición de pintura a comienzos del siglo XIX, pudo apreciarse un cuadro de Gigoux, representando a Leonardo da Vinci morir en brazos de Francisco I, tema ya abordado en 1781, por François-Guillaume Ménageot. La tradición por la que la pintura tuvo su propósito descansa únicamente sobre un epitafio latino. Leonardo da Vinci murió en el castillo de Cloux (actual Clos Lucé), en Amboise, el 2 de mayo de 1519 . Ahora bien, en esa época, la corte estaba en Saint-Germain-en-Laye, donde la reina dio a luz al rey Enrique II de Francia el 31 de marzo, y las ordenanzas reales hechas el 1º de mayo están registradas en ese sitio. Más aún, el diario de Francisco no señala ningún viaje del rey hasta el mes de julio. Además, el alumno de Leonardo, Francesco Melzi, a quien este legó sus libros y pinceles e hizo depositario de su testamento, escribió a un hermano del gran pintor una carta en la que le relata la muerte de su maestro.

Ha recibido 180 puntos

Vótalo:

Juan I 1316-1316 (dinastia capetiana)

14. Juan I 1316-1316 (dinastia capetiana)

Ha recibido 179 puntos

Vótalo:

Luis XVIII  1815-1824 (dinastia Borbon)

15. Luis XVIII 1815-1824 (dinastia Borbon)

Reinado [editar]A pesar de ello, en 1814, tras la derrota de Napoleón, Luis XVIII pudo finalmente asegurarse el trono francés gracias al apoyo de las potencias aliadas y, ya dentro de Francia, gracias a la ayuda del antiguo ministro de exteriores de Napoleón, Charles Maurice de Talleyrand. Luis... Ver mas
Reinado [editar]A pesar de ello, en 1814, tras la derrota de Napoleón, Luis XVIII pudo finalmente asegurarse el trono francés gracias al apoyo de las potencias aliadas y, ya dentro de Francia, gracias a la ayuda del antiguo ministro de exteriores de Napoleón, Charles Maurice de Talleyrand. Luis fue obligado por Talleyrand y las élites de Napoleón a conceder una constitución escrita que garantizara una legislatura bicameral: la Carta de 1814. Esta Carta creaba una cámara en parte hereditaria y en parte nominativa Cámara de los Pares y una electa Cámara de los Diputados, esta última con poderes muy limitados. El régimen de Luis permitió también una mayor libertad de expresión que el régimen napoleónico que le había precedido.

Los esfuerzos de Luis, casi todos simbólicos, para revertir los resultados de la Revolución Francesa le hicieron rápidamente impopular. En sólo un año tuvo que huir de nuevo desde París hasta Gante ante las noticias de que Napoleón había regresado de Elba, aunque volvió tras la batalla de Waterloo, que terminó con el gobierno de los Cien Días de Napoleón. En esta Segunda Restauración se pusieron en marcha las atrocidades conocidas posteriormente como el Terror Blanco, principalmente en el sur, cuando los partidarios de la monarquía asesinaron a cuantos habían apoyado el retorno de Napoleón. Aunque el Rey y sus ministros se opusieron a la violencia, no fueron efectivos en tomar medidas para detenerla.

Ha recibido 178 puntos

Vótalo:

Felipe VI 1328-1350 (dinastia Valois)

16. Felipe VI 1328-1350 (dinastia Valois)

La Guerra de los Cien Años [editar]Felipe VI deseaba recuperar el ducado de Guyena, que formaba parte del reino de Francia, pero que era una posesión del rey de Inglaterra. Eduardo III entonces reivindica la corona de Francia, lo que provoca la Guerra de los Cien Años en 1337 . Entonces el... Ver mas
La Guerra de los Cien Años [editar]Felipe VI deseaba recuperar el ducado de Guyena, que formaba parte del reino de Francia, pero que era una posesión del rey de Inglaterra. Eduardo III entonces reivindica la corona de Francia, lo que provoca la Guerra de los Cien Años en 1337 .

Entonces el rey de Francia confisca Guyena y pone en marcha una estrategia de bloqueo marítimo para hacer replegarse a Eduardo III (Inglaterra dependía mayormente del comercio de los vinos del sur de Francia, de las importaciones de sal de Bretaña y de Poitou, así como de las exportaciones de lana hacia Flandes). Los franceses y sus mercenarios genoveses pierden la dominación marítima en la Batalla de la Écluse en 1340, en Sluis (Países Bajos).

A la muerte del duque Juan III de Bretaña en abril de 1341, se desató un conflicto de sucesión entre Juan de Montfort y Carlos de Blois por el ducado de Bretaña, la Guerra de sucesión de Bretaña. Felipe VI arbitró en favor de su sobrino, Carlos de Blois. Juan de Montfort se alió con los ingleses que desembarcaron en Brest en 1342 (ocuparon el Este de Bretaña hasta el año 1397).

Los ingleses se volvieron una amenaza, lo que impulsó a David II de Escocia a invadir Inglaterra por el norte, el que debía estar poco defendido, dado que Eduardo III preparaba una invasión a Francia por el sur. David II fue vencido en Neville's Cross en octubre de 1346.


Batalla de CrécyEduardo III desembarca en el continente en 1346. Su armada es numéricamente muy inferior a la de Felipe VI que puede contar con su poderosa caballería. Eduardo opta por la estrategia de pillaje que caracteriza a las cabalgatas inglesas. Felipe VI lo persigue y lo alcanza en Crécy-en-Ponthieu. Las cargas frontales de la caballería francesa son disgregadas por las lluvias de flechas disparadas por los arqueros galeses protegidos con una cortina de estacas (los caballos no eran protegidos en esa época). Fue una aplastante victoria inglesa que puso en cuestión el supuesto halo de invencibilidad de la noblesa francesa (la nobleza debe justificar el origen divino de su poder por sus victorias heroicas conseguidas en un combate frontal cuerpo a cuerpo).

Luego de su victoria en Crécy, Eduardo III asedia Calais. Felipe no osa enfrentarlo directamente y abandona la ciudad que seguirá siendo inglesa hasta el año 1475.

Tras estas derrotas, Felipe VI firmó una tregua con Eduardo III que duró hasta la muerte de Felipe.

Felipe VI devaluó la moneda, se endeudó y estableció onerosos impuestos, en particular la gabela sobre la sal, para hacer frente a los elevados costos de la guerra.

Ha recibido 172 puntos

Vótalo:

Enrique II  1547-1559 (dinastia Valois)

17. Enrique II 1547-1559 (dinastia Valois)

Ha recibido 171 puntos

Vótalo:

Hugo Capeto 987-996 (dinastia capetiana)

18. Hugo Capeto 987-996 (dinastia capetiana)

http://http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Hugues_capet.jpg

Hugo Capeto (nacido hacia el año 940 y muerto en Les Juifs, Chartres, el 24 de octubre de 996) fue rey de Francia entre 987 y 996, inició la Dinastía de los Capetos. Hijo de Hugo el Grande, duque de Francia perteneciente a la Casa Robertina, y de Hedwige de Sajonia (hija de Enrique I el... Ver mas
Hugo Capeto (nacido hacia el año 940 y muerto en Les Juifs, Chartres, el 24 de octubre de 996) fue rey de Francia entre 987 y 996, inició la Dinastía de los Capetos.

Hijo de Hugo el Grande, duque de Francia perteneciente a la Casa Robertina, y de Hedwige de Sajonia (hija de Enrique I el Pajarero de Francia Oriental y hermana del emperador Otón I el Grande). En 960 sucedió a su padre como duque de Francia, conde de Orleans y abad laico de Saint-Martin de Tours, de Marmoutier, de Saint-Germain-des-Prés y de Saint-Denis.

Se casó el año 968 con Adelaida de Aquitania. De este matrimonio nacieron cuatro hijos:

Gisela (970 - 1000), casada con Hugo I de Ponthieu;
Edwige (969 - 1013), casada hacia el 996 con Rainiero IV de Hainaut y posteriormente con Hugo III de Dasbourg;
Roberto el Piadoso (972 - 1031), rey de Francia con el nombre de Roberto II;
Adelaida (973 - 1068).
En el año 978 estuvo al frente de la defensa de la ciudad de París frente a un ataque del emperador alemán Otón II.

Al morir el rey Luis V el Holgazán, último en la línea directa de los carolingios, fue elegido rey de Francia por una asamblea reunida en Senlis. Fue proclamado rey en Noyon y consagrado en Reims el 3 de julio de 987, venciendo la oposición de Carlos, duque de la Baja Lorena, tío de su predecesor. De la frase roi à la chape (por su investidura de abad) es llamado el Capeto. En el mismo año consagró a su hijo Roberto para asegurarle la sucesión. Sus descendientes reinarían en Francia en forma directa hasta 1848, pues si bien la rama principal de los Capetos se extinguiría en 1328, las dinastías subsiguientes, (Valois, Borbones y Orleans), descienden asimismo por línea paterna directa de Hugo Capeto.

Le gustaba distinguirse de los caballeros de la época llevando una capa de corte peculiar. Por ello se le comenzó a llamar Capeto, que significa "el de la capa". Con el tiempo se convirtió en apellido.

Ha recibido 167 puntos

Vótalo:

Luis XIII 1610-1643 (dinastia borbon)

19. Luis XIII 1610-1643 (dinastia borbon)

Luis XIII de Borbón, el Justo (Fontainebleau, 27 de septiembre de 1601 – Saint-Germain-en-Laye, 14 de mayo de 1643), Rey de Francia y de Navarra (1610–1643). Hijo de Enrique IV de Francia y III de Navarra y de María de Médicis. Padre de Luis XIV. Su reinado estuvo marcado por el sometimiento... Ver mas
Luis XIII de Borbón, el Justo (Fontainebleau, 27 de septiembre de 1601 – Saint-Germain-en-Laye, 14 de mayo de 1643), Rey de Francia y de Navarra (1610–1643). Hijo de Enrique IV de Francia y III de Navarra y de María de Médicis. Padre de Luis XIV.

Su reinado estuvo marcado por el sometimiento de los Grandes y de los protestantes, así como por la lucha contra la dinastía Habsburgo. La imagen de este rey está inseparablemente ligada a la de su primer ministro, el Cardenal Richelieu, quien le ayudaría en la reorientación de la monarquía francesa.
Conflictos del reino [editar]Es gracias a un golpe de fuerza que el 24 de abril de 1617 Luis XIII accede al poder, ordenando la muerte del favorito de su madre, Concino Concini. Hace exiliar a su madre a Blois con el fin de poder tomar el trono. En realidad, Luis XIII remplaza a Concini por su propio favorito, el duque de Luynes. Luynes acumula títulos y fortuna, lo que crea un sentimiento de discordia entre algunos, ya que el favorito del rey es además un pésimo hombre de estado.

En 1619 la reina-madre se escapa del castillo de Blois y levanta un ejército contra su hijo, quien decide reconciliarse con ella firmando el tratado de Angulema, en el que Luis le cede las ciudades de Angers y Chinon, pero le prohíbe que vuelva al consejo. En 1620, María provoca una guerra civil que se concluyó con su derrota total en la batalla de Ponts-de-Cé en agosto de 1620. Temeroso de que su madre siguiera creando complots para derrocarlo, el rey decide aceptar su retorno a la corte de Francia. Poco después de que se diera la paz, el rey viaja a Pau en Navarra, lugar en donde también es soberano, para restablecer el culto católico, prohibido por los protestantes desde hacía ya más de medio siglo. Desde entonces Luis XIII quiso poner fin a los privilegios políticos de los cuales se beneficiaban los protestantes desde las guerras religiosas.

En 1621 lleva a cabo una primera campaña contra los protestantes, lo que permite la toma de Saint-Jean-d’Angély, pero pierde ante Montauban en gran parte gracias a la incompetencia de Luynes. Éste último muerte de escarlatina durante el sitio de Montheurt.

Luis XIII decide participar activamente en los negocios del estado y de liarse a un solo ministro, gobierna con Brûlant de Sillery y su hijo, el marqués de Puisieux, así como con La Vieuville que fueron rápidamente desgraciados por su incompetencia.

En 1624, María de Médicis logra hacer entrar al cardenal Richelieu en el consejo del rey, prelado que había sido representante del clero en los estados generales de 1614 y ministro del gobernador Concini. La mayor parte de historiadores resaltan la cercanía de las relaciones entre Luis XIII y el Cardenal Richelieu, que escribió: «Je soumets cette pensée comme toutes les autres à votre majesté», «Someto este pensamiento como todos los otros a su majestad», para decirle al rey que no intentaría gobernar jamás en su lugar.

Los dos hombres comparten una misma concepción de la grandeza de Francia y de las prioridades que se imponen en el dominio político. El programa político de Richelieu se declina de varias maneras: la racionalización del sistema administrativo, la lucha contra la casa de Habsburgo en el exterior y la sumisión de los grandes señores feudales.

Frecuentemente se ha dicho que Richelieu había combatido a los protestantes en el interior, de una forma planificada. Esta afirmación resulta errónea, ya que todas las guerras contra los Hugonotes habían sido provocadas por el sublevamiento de uno de sus jefes, el (duque de Rohan y príncipe de Soubise). Incluso el sitio de La Rochelle no había sido iniciado hasta que Rohan comenzara las hostilidades.

La rendición de esta última ciudad, luego de un largo sitio que terminó en 1628, es seguido por la promulgación del edicto de gracia de Ales (28 de junio de 1629), que prohibía las asambleas políticas y suprimía los sitios de seguridad protestante, pero mantenía la libertad de culto en todo el reino, salvo en París.

Luis XIII debe plantar cara a la hostilidad de una parte de la familia real hacia Richelieu. La jornada de las Dupes (10 de noviembre de 1630), durante la cual la corte hace caso al cardenal (quien había sido despedido) luego de un violento altercado entre el rey y la reina madre, que termina con el exilio de la reina en Moulins (el rey no la vería nunca más), el emprisionamiento del canciller Michel de Marillac y la ejecución del hermano de éste, el mariscal de Marillac, por motivos falaces.


Luis XIII y Richelieu victoriosos al frente de La RochelleQueriendo bajar el orgullo de los grandes del reino, el rey se muestra inflexible en varias ocasiones después de la ejecución del conde de Montmorency-Bouteville por haber violado la interdicción de duelos y luego de la ejecución del duque de Montmorency por rebelión. La leyenda que hizo de Luis un fantoche sometido a Richelieu tiene por origen el rechazo de numerosos contemporáneos de dar al rey el crédito de las numerosas ejecuciones que tuvieron lugar bajo su reinado.

Luis XIII debe someter varias revueltas organizadas por Gastón de Orleans y hacer encerrar a varios de sus medio hermanos, como el duque de Vendôme. Consciente de los dilemas que agitaban al rey, Pierre de Corneille le dedica varias réplicas del Cid. La atención del rey es a partir de 1631 obnubilada por la guerra de los Treinta Años. Después de la muerte de su padre, la guerra contra España había sido en cada ocasión aplazada. El enderezamiento de Francia hecho por Richelieu llevó al crecimiento de las tensiones franco-españolas. Durante varios años, los dos países viven una pequeña guerra fría (pasaje del paso de Susa y la liberación de Mantua). El año 1635 marca un verdadero cambio: Francia declara la guerra abierta a España. En adelante, hasta el final de su reino, el rey se compromete en una terrible guerra durante la cual comanda en varias ocasiones personalmente su ejército (sitio de Corbie). Tras algunos años difíciles, el ejército francés logra poco a poco la derrota del ejército español.


Obra política [editar]
Luis XIIILuis XIII fue un rey que se preocupó por el bienestar de su pueblo, fue él quien impuso la obligación de los obispos a dar una remuneración a los oficiales del culto. También ayudó a San Vicente de Paul a fundar una congregación religiosa en la que se buscaba ayudar a los más pobres. Terminó la construcción del puente Neuf (nuevo), hizó cavar el canal de Briare y creó la primera oficina de censo de desempleados e inválidos.

Permite también el retorno de las escuelas de los Jesuitas de Clermont en París, escuelas que fueron abiertas a los hijos de los burgueses. Es Luis XIII quien crea el cuerpo de Intendentes, quienes remplazaron a los bailes y senescales en la administración del territorio; es también bajo su reino que es acuñado el primer Luis de Oro.

Las dificultades encontradas en 1638, así como su temperamento piadoso, lo llevaron a poner a Francia bajo la protección de la Virgen María. También redacta con su confesor, el padre Nicolás Caussin, un libro de rezos.

Sobre el plan territorial, Francia se extiende considerablemente bajo su reino. Bearn y Navarra fueron incorporados a la corona, mientras que los protestantes dejaron de reivindicar un estado dentro del estado. Cataluña, la cual se encontraba en revueltas contra el resto de España, es anexionada temporalmente a Francia (1640-1652), así como Saboya y el Piamonte. La ciudad de Casale Monferrat en Lombardía corre la misma suerte. Perpiñán y el condado del Rosellón fueron definitivamente anexionados a Francia, en la Paz de los Pirineos, reinando ya su hijo Luis XIV. Al norte, una gran parte de Hainaut fue conquistada con la toma de Arras. Al este, Lorena es íntegramente ocupada por las tropas francesas. Finalmente, el rey subvenciona las expediciones de Samuel de Champlain a Canadá y favorece el desarrollo de la Nueva Francia.

Su relación con Richelieu fue complicada, y sin duda evolucionó con el tiempo hacia una afección verdadera. A la muerte del cardenal, el rey decide reconciliarse con algunos de los antiguos conspiradores, como su medio-hermano César de Vendôme y sus hijos, el duque de Mercoeur y el duque de Beaufort, aunque no lo nombra primer ministro y continúa la política llevada a cabo por Richelieu. Antes de morir, sin embargo, el rey nombra como ministro principal a Mazarino, hechura y continuador de Richelieu, que habría de prolongar su política en el reinado siguiente, en el cual culminaría la tendencia absolutista de Luis XIII.


Personalidad [editar]Luis XIII fue un rey-soldado como su padre. Desde pequeño estuvo fascinado por los caballos y las armas. Fue un excelente caballero, se batió frecuentemente en el campo de batalla. En tiempos de paz la caza era su pasatiempo favorito.

Era un hombre muy piadoso y profundamente católico. Si respeta a los protestantes es solo por respeto al trabajo pacificador que hizo su padre. Su madre, María de Médicis siempre veló porque su hijo recibiera una estricta educación católica, al punto que Luis XIII sentía horror del pecado. Su rechazo de las vanidades, hicieron que tuviera una gran desconfianza hacia sus cortesanos y sobre todo de las mujeres, las cuales consideraba frívolas y viciosas.

La misoginia del rey hizo correr algunos rumores sobre su posible homosexualidad. Luis XIII tuvo un cierto número de favoritos (en orden: duque de Luynes, marqués de Toiras, Baradat, duque de San Simón y el marqués de Cinq-Mars.) aunque sus contemporáneos parecen no haber visto en sus amistades masculinas prueba alguna de homosexualidad. Algunos historiadores han examinado la teoría de la posible homosexualidad de Luis XIII, aunque ninguno ha logrado aportar pruebas tangibles que permitan corroborar la teoría.


La sucesión del rey [editar]
Familia real (Luis XIII, su esposa Ana de Habsburgo y el pequeño Delfín Luis) haciendo ofrendas durante la natividad de 1639.La mayor preocupación de Luis XIII durante su reino fue la gran ausencia de un heredero varón. Con una salud mediocre y sacudida por fuertes enfermedades, el rey estuvo a punto de morir en varias ocasiones. El hecho de que el rey hubiera podido morir súbitamente sin dejar heredero, hizo crecer una gran esperanza en los pretendientes al trono, entre los que se encontraban su hermano, sus medios-hermanos y sus sobrinos. Además la dificultosa relación entre rey y la reina hacía que la esperanza de los príncipes aumentara, esperando que el rey no tuviera un heredero.

En 1626, la reina, empujada por la duquesa de Chevreuse, participa en el complot del conde de Chalais, para asesinar al rey. A partir de la fecha, la pareja vive separada. Luego de que Francia entrara en la guerra de los Treinta Años, Ana de Habsburgo trata de informar en secreto a los españoles sobre las disposiciones militares y políticas francesas. Una vez que la traición fuera descubierta, se habló de divorcio y de repudio, pero el asunto fue finalmente sofocado por el rey mismo.

En la misma época, el rey está en una posición difícil a nivel internacional ya que se encuentra en conflicto con dos soberanos católicos: Fernando III del Sacro Imperio y Felipe IV de España. Es en este contexto en el 1638, y luego de 23 años de matrimonio, nació:

Luis-Dieudonné (1638-1715), llamado «el niño del milagro» y sucesor de su padre como el nombre de Luis XIV.
En 1640 los reyes tienen un segundo hijo:

Felipe (1640-1701), futuro duque de Orleans y fundador de la colateral Casa de Orleans.
Tres años más tarde, a la edad de 42 años, muere el rey de la enfermedad de Crohn, luego de haber pasado seis semanas con cólicos y vómitos. Su cuerpo fue llevado hasta la basílica de Saint-Denis, sin ninguna ceremonia según los deseos del rey, que no quería agobiar su pueblo con un gasto excesivo e inútil.

Ha recibido 167 puntos

Vótalo:

Luis VI 1108-1137 (dinastia capetiana)

20. Luis VI 1108-1137 (dinastia capetiana)

Luis VI, el Gordo o el Batallador (en francés, Louis VI le Gros) (París, 1 de diciembre de 1081 - ¿?, 1 de agosto de 1137), rey de Francia de 1108 a 1137. De la dinastía de los Capeto, nació en Paris, fue hijo de Felipe I de Francia y Berta de Holanda (1055 - 1094). Rey enérgico, tuvo un... Ver mas
Luis VI, el Gordo o el Batallador (en francés, Louis VI le Gros) (París, 1 de diciembre de 1081 - ¿?, 1 de agosto de 1137), rey de Francia de 1108 a 1137.
De la dinastía de los Capeto, nació en Paris, fue hijo de Felipe I de Francia y Berta de Holanda (1055 - 1094). Rey enérgico, tuvo un colaborador fiel en la persona de Suger, abad de Saint-Denis. Ocupó la mayor parte de su reinado a pacificar la Īle-de-France y a combatir las incursiones de los señores feudales. Hábil administrador, consolidó su patrimonio, concedió privilegios a las ciudades y creó comunidades rurales, a las que atrajo a los campesinos mediante la concesión de franquiciasSe casó en dos ocasiones, la primera en 1104, con Luciana de Rochefort (matrimonio que fue anulado) y la segunda en 1115, con Adélaide de Maurienne (1100-1154). Con esta última mujer, considerada fea, pero atenta y piadosa, nacieron seis hijos y dos hijas:

Felipe (1116-1131) no confundir con su hermano, del mismo nombre, muerto muy pronto a causa de una caída de caballo;
Luis el Joven (1120- 1180), rey de Francia, con el nombre de Luis VII;
Enrique (1121- 1175), obispo de Beauvais (1149 – 1161), y arzobispo-duque de Reims (1161 – 1171);
Hugo (v. 1123) muerto joven;
Roberto (v. 1123 – 1188) llamado Roberto el Grande, conde de Dreux (1137 – 1184), conde de Perche;
Constanza (v. 1124 – 1180) casada (1) en 1140 con Eustaquio IV (1127-1153), llamado Eustaquio de Blois, conde de Bolonia, sin posteridad conocida. Casada (2) en 1154 con Ramón V (1134 – 1194), conde de Tolosa;
Felipe (v. 1125 – 1161), obispo de París;
Pedro (v. 1125 – 1182), casado en 1152 con Élisabeth de Courtenay (v. 1135 – 1206) dama de Courtenay.
Roberto I de Dreux y Pedro I de Courtenay, son el tronco de dos importantes líneas.

Caso a su primogénito, el futuro Luis VII, con la heredera del ducado de Aquitania.

Murió el 1 de agosto de 1137 y fue enterrado en la Basílica de Saint-Denis. Le sucedió en el trono su hijo Luis VII.

Ha recibido 159 puntos

Vótalo:

Luis VIII 1223-1226 (dinastia capetiana)

21. Luis VIII 1223-1226 (dinastia capetiana)

Desarticulación del Imperio Angevino [editar]Luis VIII completó las victorias que su padre había obtenido sobre Juan sin Tierra, rey de Inglaterra, ocupando el Poitou y La Rochela, permaneciendo en manos inglesas tan sólo la Gascuña y la Guyena. Cruzada Albigense [editar]La cruzada... Ver mas
Desarticulación del Imperio Angevino [editar]Luis VIII completó las victorias que su padre había obtenido sobre Juan sin Tierra, rey de Inglaterra, ocupando el Poitou y La Rochela, permaneciendo en manos inglesas tan sólo la Gascuña y la Guyena.


Cruzada Albigense [editar]La cruzada albigense fue la oportunidad de Luis VIII (aliándose con el papa Honorio III en el combate a la herejía cátara, con métodos más sutiles que los de Simón de Montfort), para asimilar a la Corona de Francia el Mediodía francés. Fue en el curso de esta campaña, a la vuelta del sitio de Aviñón, cuando enfermó de disentería, falleciendo el 8 de noviembre de 1226 en Montpensier. Está enterrado en Saint Denis. Durante la minoría de edad de su hijo, San Luis, ocupó la regencia su mujer, Blanca de Castilla. Tuvo 9 hijos de su matrimonio con Blanca de Castilla:

Ha recibido 156 puntos

Vótalo:

Luis XI  1461-1483 (dinastia Valois)

22. Luis XI 1461-1483 (dinastia Valois)

Hijo del rey Carlos VII y de María de Anjou, fue descendiente de la dinastía Gómez, en 1436 contrajo matrimonio con Margarita Estuardo de Escocia (hija de Jacobo I), con la que no tuvo descendencia. Margarita murió en 1445. Luis protagonizó diversas revueltas contra su padre y se mostró como un... Ver mas
Hijo del rey Carlos VII y de María de Anjou, fue descendiente de la dinastía Gómez, en 1436 contrajo matrimonio con Margarita Estuardo de Escocia (hija de Jacobo I), con la que no tuvo descendencia. Margarita murió en 1445. Luis protagonizó diversas revueltas contra su padre y se mostró como un joven que no dudó en someter a la nobleza e instaurar un régimen autoritario.

En 1451 contrajo matrimonio con Carlota de Saboya con la que tuvo varios hijos, de los cuales sobrevivieron:

Ana (1462 - 1522), casada con el duque Pedro II de Borbón, Regente del reino durante la minoría de su cuñado (1483 - 1491).
Santa Juana (1464 - 1505) que se casó con el que sería Luis XII de Francia.
Carlos el Afable (1470 - 1498), quien sería su sucesor en el trono.

Luis XI de FranciaLuis vivió desde el año de 1456 hasta el año de 1461 en la corte de Felipe III, duque de Borgoña, padre de uno de sus más futuros enemigos, Carlos el Temerario.

Al morir su padre, fue coronado como Luis XI en el año 1461. Durante su reinado Francia extendió sus fronteras casi hasta sus límites actuales, a excepción hecha de Bretaña y Lorena.

Firmó con Federico III, Emperador del Sacro Imperio Romano, un tratado bilateral, mediante el cual se anexaba Borgoña al reino de Francia, mientras que Austria recibía Flandes. Luis XI hizo también patente su supremacía en Italia, al anexarse Artois y Provenza.

Su política gubernamental estuvo ante todo orientada hacia el aumento del poder de las clases populares que se oponían a la poderosa nobleza y aristocracia.

Ha recibido 153 puntos

Vótalo:

Francisco II 1559-1560 (dinastia Valois)

23. Francisco II 1559-1560 (dinastia Valois)

Ha recibido 152 puntos

Vótalo:

Felipe I 1060-1108 (dinastia capetiana)

24. Felipe I 1060-1108 (dinastia capetiana)

Miembro de la dinastía de los Capetos, era hijo de Enrique I y de la princesa rusa Ana de Kiev (1024 - 1075). Fue coronado rey siendo un niño, actuando su madre de regente hasta el año 1066. Se casó en 1072 con Berta de Holanda, hija de Floris I, conde de Holanda (1055-1094) y de Gertrudis de... Ver mas
Miembro de la dinastía de los Capetos, era hijo de Enrique I y de la princesa rusa Ana de Kiev (1024 - 1075). Fue coronado rey siendo un niño, actuando su madre de regente hasta el año 1066.
Se casó en 1072 con Berta de Holanda, hija de Floris I, conde de Holanda (1055-1094) y de Gertrudis de Sajonia. Sus hijos fueron:

Constanza (1078– v 1125), casada hacia 1097 con Hugo I de Blois y posteriormente en 1106 con Bohemundo I de Antioquía.
Luis el Gordo (1081 - 1137), rey de Francia, con el nombre de Luis VI,
Enrique (1083- muerto joven),
Carlos (1085- muerto joven), abad
Eudes (1086-1089)
Felipe I repudió luego a su esposa y se unió en 1092 con Bertrada de Montfort. Por tal motivo, fue excomulgado en 1094 por el obispo de Lyon. El papa Urbano II confirmó la medida en el Concilio de Clermont en 1095, levantándola a posterioridad, si el rey se separaba de Bertrada, cosa que Felipe I no cumplió. Con ella tuvo cuatro hijos:

Felipe (1093-1129), conde de Mantes, casado con la hija de Guido II de Montlhéry;
Fleury (1093-1147);
Cecilia (1097-1145), casada, en primeras nupcias, con Tancredo de Hauteville y, en segundas, con Ponce de Trípoli, conde de Trípoli (1098-1137));
Eustaquia (¿?-¿?).
Felipe I tuvo que reprimir revueltas provocadas por el hambre que se extendieron por buena parte del territorio bajo su control. En 1077 firmó la paz con Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, y desde su exitosa invasión y conquista de 1066, también rey de Inglaterra.

Durante el reinado de Felipe I, en 1095, tuvo lugar la Primera Cruzada, que no apoyó personalmente a causa de su conflicto con el papa Urbano II.

Felipe I murió en el castillo de Melun el 29 de julio de 1108 y fue enterrado en el monasterio de Saint-Benoît-sur-Loire y no en Saint Denis con el resto de los monarcas capetos.

Ha recibido 146 puntos

Vótalo:

Felipe V  1316-1322 (dinastia capetiana)

25. Felipe V 1316-1322 (dinastia capetiana)

Reinado [editar]Consagrado y coronado en la catedral Notre-Dame de Reims por el arzobispo Robert de Courtenay (que era un capetino), el 6 de enero de 1317, el 2 de febrero de 1317, reunió a una asamblea de grandes nobles, prelados y burgueses de París que declaró que él estaba mejor capacitado... Ver mas
Reinado [editar]Consagrado y coronado en la catedral Notre-Dame de Reims por el arzobispo Robert de Courtenay (que era un capetino), el 6 de enero de 1317, el 2 de febrero de 1317, reunió a una asamblea de grandes nobles, prelados y burgueses de París que declaró que él estaba mejor capacitado que su sobrina Juana, ya que lo separaban sólo dos generaciones de San Luis contra las tres de su sobrina Juana, reafirmando el concepto de que "una mujer no hereda el reino de Francia".


Política Exterior [editar]Felipe V renovó la alianza con Escocia el año 1318.

Tras una campaña en Flandes contra Roberto III de Flandes, éste le rinde homenaje al palacio de la Ciudad el 5 de mayo de 1320. Buen estratega, Felipe V vence las oposiciones gracias a su espíritu de decisión, que el permite resolver los problemas flamencos por medio de la diplomacia (paz del 2 de junio de1320). Adquirió en 1320 algunos territorios flamencos a la conclusión de la guerra con Flandes, iniciada en el reinado de Felipe IV.

Recibió al Rey de Inglaterra, su cuñado Eduardo II en la catedral de Amiens para el homenaje por el ducado de Guyena, el condado de Ponthieu y la ciudad de Montreuil, el 29 de junio de 1320.


Política Interior [editar]Felipe V fue un gobernante enérgico, sagaz, arriesgado y decidido, inteligente. Luchó contra las ambiciones de la nobleza y sometió a Luis de Nevers (1317).

Felipe el Largo, confirmó las normativas provinciales y centralizó las diversas instituciones para darles mayor eficacia. Durante su reinado se promulgó, redactó y firmó una gran cantidad de ordenanzas, edictos y disposiciones reales.

Impuso la utilización de una moneda única en el territorio, a pesar de la oposición de los señores de Midi.

Intentó normalizar los pesos y medidas, pero encontró fuerte resistencia en los Estados Generales.

Se dio inicio a la Cámara de Cuentas, cuya finalidad primordial, esencial y principal seria el saneamiento de la administración pública.

El año 1320, adjuntó la ciudad de Tournai a la corona. Reprimió las revueltas de los pastores y de los leprosos.

Convocó frecuentemente los Estados Generales.

Desarrolló las milicias urbanas.

Impuso elevados impuestos a los judíos continuando la política de su padre.


Matrimonio y Descendencia [editar]En 1307, contrajo matrimonio con Juana de Borgoña (1291-1330), quien se convierte en condesa de Borgoña entre 1315 y 1330,bajo el nombre de Juana II, después de la muerte de su madre pasará a ser condesa de Artois entre 1329 y 1330, bajo el nombre de Juana I. Fue la hija de Otón IV, conde de Borgoña y de Matilda de Artois, también llamada Mahaut de Artois, condesa de Artois. Juana de Borgoña era descendiente de Roberto I, Conde de Artois, el hermano del Rey San Luis IX de Francia).

Por este matrimonio, Felipe V de Francia se convirtió en conde palatino de Borgoña entre 1315 y 1322.

De esta unión nacieron los siguientes seis hijos:

Juana (1308 - 1347), condesa de Borgoña (Juana III) y condesa de Artois (Juana II), casada en 1318 con Eudes IV de Borgoña, duque de Borgoña (1295 - 1349);
Margarita (1310 - 9 de mayo de 1382), condesa de Borgoña y condesa de Artois (1361 - 1382), casada en 1320 con Luis I de Flandes (1304 - 1346), llamado Luis de Dampierre o Luis de Flandes, conde de Nevers, luego conde de Flandes y de Rethel;
Isabel (1312 - 1348), casada el año 1323 con el delfín vienés Guigues VIII de Viena y posteriormente con el señor de Faucogney, Juan III hacia el año 1335;
Blanca (1313 - 1358);
Luis Felipe (1316 - 1317) ;
otra hija, Juana, muerta de corta edad, sin duda hacia 1317.

Ha recibido 144 puntos

Vótalo:

Carlos IX 1560-1574 (dinastia Valois)

26. Carlos IX 1560-1574 (dinastia Valois)

Reinado [editar]Durante los 10 años que se esperaron para su ascenso al trono, la regencia fue confiada a su madre Catalina de Médicis quien gobernó hasta la mayoría de edad del rey. Ella nombró a Antonio de Borbón Teniente General del Reino. Desde el 13 de diciembre de 1560 hasta el 31 de... Ver mas
Reinado [editar]Durante los 10 años que se esperaron para su ascenso al trono, la regencia fue confiada a su madre Catalina de Médicis quien gobernó hasta la mayoría de edad del rey. Ella nombró a Antonio de Borbón Teniente General del Reino. Desde el 13 de diciembre de 1560 hasta el 31 de enero de 1561, los Estados Generales reunidos en Orléans procedieron a las elecciones. Carlos IX es consagrado rey de Francia el 15 de mayo de 1561 en la catedral de Reims.

Ha recibido 141 puntos

Vótalo:

Luis X 1314-1316 (dinastia capetiana)

27. Luis X 1314-1316 (dinastia capetiana)

Se casó en primeras nupcias el año 1305 con Margarita de Borgoña, (1290-1315, nieta de Luis IX de Francia), capetina como él, hija de Roberto II, duque de Borgoña (1248-1306) y de Inés de Francia (1260-1325). Acusada de adulterio con la complicidad de sus cuñadas (escándalo de la torre de Nesle... Ver mas
Se casó en primeras nupcias el año 1305 con Margarita de Borgoña, (1290-1315, nieta de Luis IX de Francia), capetina como él, hija de Roberto II, duque de Borgoña (1248-1306) y de Inés de Francia (1260-1325). Acusada de adulterio con la complicidad de sus cuñadas (escándalo de la torre de Nesle), Margarita fue condenada a encierro en Château-Gaillard y se dice que fue sofocada o estrangulada a petición de su marido real. De esta unión, nació una hija:

Juana (la futura Juana II de Navarra), nacida hacia 1311 y muerta en 1349, quien reinó Navarra entre 1328 y 1349.
En 1315, Luis X se casa en segundas nupcias con Clemencia de Hungría (1293-1328), quien también era capetina, hija de Carlos Martel de Anjou-Sicilia (1227-1285), duque de Calabria y rey titular de Hungría y de Clemencia de Habsburgo (v. 1262-apr. 1293).

De esta unión nació un único hijo póstumo en varios meses que no viviría más que unos días:

Juan, llamado Juan el Póstumo (1316-1316), rey de Francia y de Navarra.
La cuestión de una eventual legitimidad de la princesa Juana II de Navarra, fruto de la primera unión, a la sucesión del trono de Francia se plantea en la nobleza francesa. En efecto, la ausencia de un heredero varón directo no se había producido nunca. La nobleza francesa prefirió ofrecer la corona al hermano de Luis X, Felipe V que era regente desde la muerte de Luis X.

Este episodio de la historia de Francia dio lugar a una interpretación novelada por Maurice Druon en Les Rois maudits.


Fallecimiento [editar]Luis X murió envenenado en Vincennes al año siguiente. Su hijo Juan el Póstumo, nació cinco meses después de su muerte y le sucedió en el trono, pero murió a los pocos días de nacer. Felipe V de Francia, hermano de Luis, le sucedió a su vez.

Ha recibido 137 puntos

Vótalo:

Luis Felipe I 1830-1848 (dinastia Orleans)

28. Luis Felipe I 1830-1848 (dinastia Orleans)

Nieto de Luis XV y su esposa polaca, María Leszczynska, e hijo menor de Luis, Delfín de Francia, quien nunca reinó, y de su esposa alemana, María Josefina de Sajonia. Carlos era hermano de Luis XVI, Rey depuesto y ejecutado durante la Revolución Francesa, y también del rey Luis XVIII, que rein... Ver mas
Nieto de Luis XV y su esposa polaca, María Leszczynska, e hijo menor de Luis, Delfín de Francia, quien nunca reinó, y de su esposa alemana, María Josefina de Sajonia. Carlos era hermano de Luis XVI, Rey depuesto y ejecutado durante la Revolución Francesa, y también del rey Luis XVIII, que reinó tras la caída de Napoleón. Ostentó el título de Conde de Artois.

El 16 de noviembre de 1773 contrajo matrimonio con la hija de Víctor Amadeo III de Saboya, María Teresa, que le dio dos hijos: Luis Antonio, Duque de Angulema, que casó con su prima María Teresa de Francia, hija de Luis XVI, y Carlos, Duque de Berry.

Emigrado de Francia incluso antes de la toma de la Bastilla, el Conde de Artois fue uno de los símbolos más notorios de la contrarrevolución, residiendo durante muchos años en Gran Bretaña hasta que la caída de Napoleón permitió a su hermano Luis XVIII ascender al trono de Francia.

A la muerte de Luis XVIII en 1824, Carlos X heredó el trono francés y fue coronado el 28 de mayo de 1825 en la Catedral de Reims. Sería ésta la última coronación de un rey en Francia. Reinó hasta la Revolución de 1830, cuando abdicó tras generar una intensa oposición contra su gobierno, identificado con las ideologías más conservadoras de la Restauración. Fue el último Rey de la dinastía borbónica en reinar sobre Francia. Carlos X abdicó en su hijo Luis Antonio de Borbon, Duque de Angulema, quién no llegó a reinar debido a que abdicó inmediatamente en favor de su sobrino Enrique V de Francia, Conde de Chambord. Sin embargo, los revolucionarios eligieron a Luis Felipe, Duque de Orleans, como nuevo rey, que tomó el nombre de Luis Felipe I, Rey de los Franceses. Tras haber vivido en el castillo de Hradchin, en Praga, Carlos X murió afectado del cólera en Iliria en 1836. Actualmente, se encuentra enterrado en la cripta de la iglesia del monasterio franciscano de Kostanjevica (Nova Gorica, Eslovenia).


Véase también

Ha recibido 129 puntos

Vótalo:

Enrique III  1574-1589 (dinastia Valois)

29. Enrique III 1574-1589 (dinastia Valois)

Enrique III (Fontainebleau, 19 de septiembre de 1551 - Saint Cloud, 1 de agosto de 1589), Rey de Polonia entre 1573 y 1574 con el nombre de Enrique de Valois (Henryk Walezy), y posteriormente Rey de Francia entre 1574 y 1589. El que luego sería Enrique III y era el sexto hijo de Enrique II y... Ver mas
Enrique III (Fontainebleau, 19 de septiembre de 1551 - Saint Cloud, 1 de agosto de 1589), Rey de Polonia entre 1573 y 1574 con el nombre de Enrique de Valois (Henryk Walezy), y posteriormente Rey de Francia entre 1574 y 1589.

El que luego sería Enrique III y era el sexto hijo de Enrique II y Catalina de Médicis. Se le bautiza con el nombre de Alejandro Eduardo, y se le concede el título de Duque de Angulema. En 1560, tras la muerte de su hermano Francisco II y el ascenso al trono de su otro hermano Carlos IX, se convierte en duque de Orleans. El 17 de marzo de 1564, tras su confirmación, adopta el nombre de Enrique. En 1566, se convierte en Duque de Anjou.

El 11 de mayo de 1573, es elegido soberano de Polonia y Gran Duque de Lituania, en la que reinará nominalmente desde el 24 de enero hasta el 18 de junio de 1574. El 30 de mayo de 1574, al morir Carlos IX, deja Polonia para acceder al trono de Francia. Es coronado en Reims el 13 de febrero de 1575 con el nombre de Enrique III y el 15 de febrero se casa con Luisa de Lorena.

Su reinado se caracteriza por las Guerras de religión de Francia, a la vez políticas y económicas. Ordena asesinar a Enrique I Duque de Guisa, jefe de la principal facción adversaria de la monarquía, en Blois en diciembre de 1588. También se enfrenta a la Santa Liga de París.

Al no tener hijos, nombra sucesor a su primo Enrique de Navarra, hugonote, acusado de asesinar a su hijo. Esta arriesgada elección abre un conflicto sucesorio que se conoce con el nombre de la guerra de los Tres Enriques (el propio Rey, el de Navarra y el de Guisa). En mayo de 1588, el alzamiento armado de los partidarios de la Liga (día de las barricadas) le obligó a abandonar París y refugiarse en Chartres y convocar los Estados Generales. El 1 de agosto de 1589, muere asesinado por Jacques Clément, fraile dominico perteneciente a la Liga. Su primo Enrique de Navarra será su sucesor con el nombre de Enrique IV. Enrique III es último Rey de la dinastía de Valois, que reinó en Francia entre 1328 y 1589.

Se dijo que era estéril y fue sexualmente ambiguo. Tuvo numerosos amantes a los cuales paseaba por las calles de París con los labios pintados y vestidos de mujer. Organizó torneos con estos amantes los cuales no paraban de poner poses femeninas durante las justas. Sus amantes se peleaban por conseguir ser el favorito de Enrique llegando al asesinato.

Sufrió numerosos atentados durante su reinado, finalmente el último de ellos tuvo éxito, segando su vida.

Visitaba con gran frecuencia una orden de flagelantes a los cuales él se unía.[1]

Ha recibido 128 puntos

Vótalo:

Carlos VI  1380-1422 (dinastia Valois)

30. Carlos VI 1380-1422 (dinastia Valois)

El Rey enloquece [editar]Su primer episodio ocurre en 1392 cuando su amigo y consejero, Olivier IV de Clisson, fue víctima de un intento de asesinato. Aunque Clisson sobrevivió, Carlos estaba resuelto a castigar al casi asesino Pierre de Craon quien se había refugiado en Bretaña. Algunos... Ver mas
El Rey enloquece [editar]Su primer episodio ocurre en 1392 cuando su amigo y consejero, Olivier IV de Clisson, fue víctima de un intento de asesinato. Aunque Clisson sobrevivió, Carlos estaba resuelto a castigar al casi asesino Pierre de Craon quien se había refugiado en Bretaña. Algunos contemporáneos, dicen que Carlos parecía tener "fiebre" de comenzar la campaña y su forma de hablar era confusa. Carlos reunió una armada el 1 de julio de 1392. El avance fue lento, lo que provocó un frenesí de impaciencia en el rey.

Mientras viajaban por un bosque, una mañana cálida de agosto, un infante vestido con harapos, llegó corriendo hasta donde estaba el caballo del rey y tomó sus riendas. "¡No viaje más, noble Rey!", le gritó. "¡Devuélvase, está siendo traicionado!" Los escoltas del rey golpearon al hombre, pero no pudieron arrestarlo, con lo que él siguió a la procesión por un cuarto de hora, repitiendo sus clamores.

La compañía emergió del bosque al mediodía. Un paje, que estaba somnoliento por el sol, dejó caer la lanza del rey, la cual golpeó ruidosamente contra el acero del casco que llevaba otro paje. Carlos se estremeció, sacó su espada y gritó "¡A la carga contra los traidores! ¡Desean entregarme al enemigo!". El rey espoleó su caballo y comenzó a balancear su espada hacia sus compañeros, peleando incluso con su chambelán. Un grupo de soldados pudieron tomarlo de su montura y acostarlo en el suelo. Él se quedó quieto y no reaccionó, cayendo en coma. El rey había asesinado por lo menos a un caballero en su delirio y es posible que más (las cifras exactas difieren unas de otras en las crónicas de la época).

El tío de Carlos, Felipe II, Duque de Borgoña asumió la regencia en ese momento, despidiendo a los consejeros de Carlos en el proceso. Este sería el comienzo de una disputa que dividiría a los reyes de Francia y a los duques de Borgoña los siguientes 85 años.

El rey sufriría otros períodos de enfermedad mental en su vida. Durante un ataque en 1393, Carlos no podía recordar su nombre, no sabía que era rey y huyó de su mujer aterrorizado. No reconocía a sus hijos, pero reconocía a su hermano y concejales, así como recordaba los nombres de personas que ya habían fallecido. En ataques posteriores, vagaba por sus palacios aullando como lobo, se rehusó a bañarse por meses y sufrió de alucinaciones que le hacían creer que estaba hecho de vidrio.

El secretario real de Carlos, Pierre Salmon pasó mucho tiempo en discusiones con el rey mientras sufría su intermitente pero incapacitante psicosis. En un esfuerzo para encontrar una cura a la enfermedad del rey, estabilizar la turbulenta situación política y asegurar su propio futuro, Salmon supervisó la producción de dos versiones distintas de los bellamente iluminados manuales para el buen reinar, conocidos como Pierre Salmon's Dialogues.


Matrimonio [editar]En 1385 contrae matrimonio con Isabel de Baviera, miembro de una familia con ascendencia de varias de las casas reales europeas (alemana, siciliana, milanesa, napolitana, aragonesa, húngara, castellana, entre otras).


Gobierno [editar]Al igual que su padre, en un principio el joven monarca francés gobernó con energía. En 1388, con el apoyo de su hermano, Duque Luis de Orleans, eludió la tutela de los regentes, entre los que se encontraban su tío Felipe II de Valois, Duque de Borgoña, (llamado Felipe el Atrevido).

Carlos VI reemplazó hábilmente a los regentes por consejeros y asesores de confianza de su padre. Sin embargo, cuatro años después sufrió un severo ataque de locura y el reino francés cayó en poder de su hermano Luis y de su tío Felipe.

Ha recibido 126 puntos

Vótalo:

Carlos X  1824-1830 (dinastia Borbon)

31. Carlos X 1824-1830 (dinastia Borbon)

Carlos X de Borbón (Palacio de Versalles, 9 de octubre de 1757 - Gorizia o Görz, Iliria, 6 de noviembre de 1836), rey de Francia entre 1824 y 1830, último representante del absolutismo en el estado galo. Nieto de Luis XV y su esposa polaca, María Leszczynska, e hijo menor de Luis, Delfín de... Ver mas
Carlos X de Borbón (Palacio de Versalles, 9 de octubre de 1757 - Gorizia o Görz, Iliria, 6 de noviembre de 1836), rey de Francia entre 1824 y 1830, último representante del absolutismo en el estado galo.
Nieto de Luis XV y su esposa polaca, María Leszczynska, e hijo menor de Luis, Delfín de Francia, quien nunca reinó, y de su esposa alemana, María Josefina de Sajonia. Carlos era hermano de Luis XVI, Rey depuesto y ejecutado durante la Revolución Francesa, y también del rey Luis XVIII, que reinó tras la caída de Napoleón. Ostentó el título de Conde de Artois.

El 16 de noviembre de 1773 contrajo matrimonio con la hija de Víctor Amadeo III de Saboya, María Teresa, que le dio dos hijos: Luis Antonio, Duque de Angulema, que casó con su prima María Teresa de Francia, hija de Luis XVI, y Carlos, Duque de Berry.

Emigrado de Francia incluso antes de la toma de la Bastilla, el Conde de Artois fue uno de los símbolos más notorios de la contrarrevolución, residiendo durante muchos años en Gran Bretaña hasta que la caída de Napoleón permitió a su hermano Luis XVIII ascender al trono de Francia.

A la muerte de Luis XVIII en 1824, Carlos X heredó el trono francés y fue coronado el 28 de mayo de 1825 en la Catedral de Reims. Sería ésta la última coronación de un rey en Francia. Reinó hasta la Revolución de 1830, cuando abdicó tras generar una intensa oposición contra su gobierno, identificado con las ideologías más conservadoras de la Restauración. Fue el último Rey de la dinastía borbónica en reinar sobre Francia. Carlos X abdicó en su hijo Luis Antonio de Borbon, Duque de Angulema, quién no llegó a reinar debido a que abdicó inmediatamente en favor de su sobrino Enrique V de Francia, Conde de Chambord. Sin embargo, los revolucionarios eligieron a Luis Felipe, Duque de Orleans, como nuevo rey, que tomó el nombre de Luis Felipe I, Rey de los Franceses. Tras haber vivido en el castillo de Hradchin, en Praga, Carlos X murió afectado del cólera en Iliria en 1836. Actualmente, se encuentra enterrado en la cripta de la iglesia del monasterio franciscano de Kostanjevica (Nova Gorica, Eslovenia).


Véase también

Ha recibido 126 puntos

Vótalo:

Carlos VIII 1483-1498 (dinastia Valois)

32. Carlos VIII 1483-1498 (dinastia Valois)

Carlos VIII de Francia el Afable, (Amboise, 30 de junio de 1470 - íd., 7 de abril de 1498), rey de Francia desde el año 1483 hasta su muerte. Hijo de Luis XI y de Carlota de Saboya. Era de Constitución frágil, y el rey, deseaba garantizar una sucesión estable, por ello se preocupo por su... Ver mas
Carlos VIII de Francia el Afable, (Amboise, 30 de junio de 1470 - íd., 7 de abril de 1498), rey de Francia desde el año 1483 hasta su muerte. Hijo de Luis XI y de Carlota de Saboya.

Era de Constitución frágil, y el rey, deseaba garantizar una sucesión estable, por ello se preocupo por su salud, así como de su educación dándole por maestro al humanista Guilleume Tardif. Heredó el trono a la muerte de su padre, a la edad de trece años, pero hasta su mayoría de edad el reino estuvo bajo la regencia de su hermana Ana de Beaujeu y de su cuñado Pedro II de Borbón.

Prometido con Margarita de Austria, los regentes rompieron el compromiso y lo prometieron a Ana de Bretaña, heredera del ducado; si con ello la corona francesa renunciaba al Franco-Condado y al Artois, ganaba a Bretaña y quedaba así convertida en "un hermoso reino, donde ya no tenía que temer a nadie" (Maurois, p. 110). El matrimonio, celebrado el 6 de diciembre de 1491, no gozó de buenos auspicios inicialmente, pero permitió a Carlos liberarse de la tutela familiar y asumir las riendas del reino. La reina residiría en el Clos Lucé, que Carlos adquirió para ella, y le daría cuatro hijos:

Carlos Rolando (1492 - 1495), Delfín,
Carlos (1496), Delfín,
Francisco (1497 - 1498), Delfín, y
Ana (1498), todos ellos fallecidos a temprana edad.
Desterrados italianos de los grandes principados de Roma, Venecia, Nápoles, Milán y Florencia habían encontrado acomodo en la corte francesa y animaron a Carlos VIII a intervenir en las luchas intestinas italianas, reivindicando sus derechos a Nápoles, adquiridos de su abuela Maria de Anjou contra las pretensiones del rey Fernando de Aragón. Haciendo concesiones territoriales y financieras al imperio de Austria y a Inglaterra para tener las manos libres, con treinta mil hombres entró en Italia en agosto de 1494. Bien recibido en un principio, sus tropas poco disciplinadas le hicieron impopular. En 1495 conquistó Nápoles pero pronto toda Italia se unió contra el invasor francés, obligándolo a retirarse.

Murió en Amboise, en 1498, cuando solo tenía veintiocho años de edad, a causa de un golpe en la cabeza contra el dintel de una puerta. Habiendo muerto antes todos los hijos tenidos con Ana, el reino pasa a su primo Luis de Orleans.

Es muy interesante lo que sobre su reinado comenta Maurois: Durante su reinado no cesaron las disputas que venían de lejos entre los nobles, por ello el pueblo muestra cada vez más su cansancio con los residuos del feudalismo aún existentes. Quizá sea en este reinado donde se encuentra el embrión de la futura Francia, ya que un Philippe Pot, diputado de los Estados Generales, llega a decir: "El Estado pertenece al pueblo... El pueblo soberano crea los reyes mediante su sufragio... Los reyes lo son, no para sacar provecho del pueblo y enriquecerse a sus expensas, sino para enriquecerle y hacerle feliz, olvidando ellos sus propios intereses. Si a veces hacen lo contrario, son unos tiranos....

Ha recibido 125 puntos

Vótalo:

Luis VII 1137-1180 (dinastia capetiana)

33. Luis VII 1137-1180 (dinastia capetiana)

Luis VII de Francia, llamado Luis el Joven (1120 — Melun, 18 de septiembre de 1180), fue un rey de los francos de 1137 a 1180, sexta dinastía directa de los Capetos. Era hijo de Luis VI, llamado Luis el Gordo, rey de los francos, y de Adela de Saboya (v. 1100-1154), por parte de su madre era un... Ver mas
Luis VII de Francia, llamado Luis el Joven (1120 — Melun, 18 de septiembre de 1180), fue un rey de los francos de 1137 a 1180, sexta dinastía directa de los Capetos. Era hijo de Luis VI, llamado Luis el Gordo, rey de los francos, y de Adela de Saboya (v. 1100-1154), por parte de su madre era un carolingio y un bosonide. Se casó con: Leonor de Aquitania, Constanza de Castilla (1140-1160) y Adela de Champaña. Su hijo Felipe Augusto fue su sucesor.
Para sellar el acuerdo, el rey acepta tomar parte en la Cruzada alentada por Bernardo de Claraval y, cerca de la Navidad de 1145, Luis VII anuncia su decisión de unirse a ella para socorrer a los Estados cristianos de Palestina, amenazados por los turcos que acababan de invadir el condado de Édesse en 1144 y perpetraron la masacre de centenares de cristianos. En 1146 el rey toma la cruz, a la vez que numerosos barones, durante la asamblea de Vézelay.

El 11 de junio, el rey Luis VII y Leonor parten para la Segunda Cruzada al mando de 300 caballeros y una cuantiosa armada, seguidos por decenas de millares de peregrinos. Salen de Metz y pasan por el valle del Danubio, donde son recibidos por la armada del emperador Conrado III, proyectan pasar por Asia menor para ir a Constantinopla donde llegan el 4 de octubre de 1147.

La expedición está lastrada por la discordia existente entre los clanes franceses y alemanes, por la inexperiencia de Luis VII que se muestra dubitativo, y por la falsedad de los bizantinos que perjudican a los cristianos, más que ayudarles. Engañado por éstos, Luis VII es derrotado por los turcos en Asia Menor y sufre varios reveses en Siria. Con grandes dificultades llega a Antioquía en marzo de 1148, que estaba en manos de Raimundo de Poitiers, tío de Leonor, y recibe a los cruzados con muchas atenciones.

Raimundo espera que Luis VII le ayude a combatir al enemigo que le había despojado de algunos de sus territorios, pero el rey sólo pensaba en ir a Jerusalén. Leonor intenta, en vano, convencer a su marido para que ayude a su tío Raimundo de Poitiers. El rey prefiere los consejos del Templario eunuco Thierry de Galeran. Después los cronistas de la época se enfurecen y le culpan de adulterio: Guillermo de Tiro le acusa también de un incesto con su propio tío.

Luis VII obliga a Leonor a seguirle y deja Antioquía. Llega a Jerusalén en cumplimiento del peregrinaje que se había impuesto. En junio de 1148, intenta tomar Damasco, ante la que su armada está esperando. La pareja real permanece un año en Tierra Santa antes de volver por mar, y por separado, a Francia. El rey es, allí mismo, apresado por los bizantinos, siendo liberado por el normando Roger II de Sicilia.

Al final, la participación de Luis VII en esta segunda cruzada resultó muy perjudicial para el futuro del reino, porque la expedición repercutió de manera negativa sobre todos sus planes:

Financiera, porque esta expedición empobreció considerablemente el tesoro real.
Política, porque el rey no se ocupó directamente del reino durante los dos años de ausencia y, en consecuencia, disminuyó su poder sobre los grandes feudales.
Militar, porque la cruzada fue una sucesión de derrotas militares y una parte de su caballería y de la gran armada fueron sacrificadas.
Dinástica y patrimonial, porque esta cruzada provocó la ruptura del rey con Leonor.
Territorial porque, tras la separación, Leonor recuperó todos los feudos que había aportado con su dote.
Estratégica, porque Leonor al casarse con el futuro rey de Inglaterra proporcionó inmensos territorios a la corona de Inglaterra, permitiendo así la presencia, en el continente, de un temible competidor para el rey de Francia. Por su matrimonio el rey Enrique II de Inglaterra, reinó sobre un territorio que se extendía desde Escocia a los Pirineos, comprendiendo Inglaterra, Anjou, Maine, Normandía, Aquitania y Bretaña.

Ha recibido 124 puntos

Vótalo:

Felipe III 1270-1285 (dinastia capetiana)

34. Felipe III 1270-1285 (dinastia capetiana)

Nacido el 30 de abril de 1245 en la ciudad de Poissy como el segundo hijo varón del rey de Francia. Previo a su ascensión al trono ostentó el título de Conde de Orleáns. El 28 de mayo de 1262, Felipe de Francia contrajo matrimonio con Isabel de Aragón (1247–1271) (hija de Jaime I el Conquistador... Ver mas
Nacido el 30 de abril de 1245 en la ciudad de Poissy como el segundo hijo varón del rey de Francia. Previo a su ascensión al trono ostentó el título de Conde de Orleáns. El 28 de mayo de 1262, Felipe de Francia contrajo matrimonio con Isabel de Aragón (1247–1271) (hija de Jaime I el Conquistador). De este matrimonio nacieron cuatro hijos:

Luis de Francia (1264–1276)
Felipe de Francia (1268–1314), Rey de Navarra y de Francia
Roberto de Francia (1269–1276)
Carlos de Francia (1270–1325), Conde de Valois.
Acompaño a su padre en la Octava Cruzada contra Túnez en el año 1270, dónde su padre moriría, y el con 25 años sería declarado rey de Francia. Inmediatamente dejó en manos de su tío Alfonso de Poitiers, el conde de Touluse, las negociaciones para terminar la Cruzada. Fue coronado de Reims el 12 de agosto de 1271, su tío moriría 9 días después, convirtiéndose el rey Felipe en heredero de Poitiers, Touluse y parte de Auvergne (el que luego sería el Ducado de Auvergne).

Fue gobernante piadoso como su padre, pero no un político con grandes habilidades y su apodo se debió más a su actitud en el arte de la guerra, fue siempre influenciado por importante miembros de su familia, como sus tíos el Conde Touluse y el Rey de Sicilia.

En 1271 falleció la reina Isabel, su esposa, víctima de una caída de caballo en la ciudad de Cosenza, Italia, regresando de las Cruzadas. En 1274, Felipe III contrae nuevamente matrimonio con María de Brabante. De este matrimonio nacieron otros tres hijos:

Margarita de Francia (1275–1317), Reina de Inglaterra
Luis de Francia (1276–1319), Conde de Evreux.
Blanca de Francia (1278–1305). En 1283, apoyó a su tío Carlos I de Sicilia en la guerra que este sostenía contra Pedro III de Aragón, antiguo cuñado de Felipe, invadiendo Cataluña con seis cuerpos de ejército. Su apoyo, además, se debía a que, excomulgado Pedro III, el Papa le había otorgado la Corona de Aragón a su hijo Carlos de Valois, por ser nieto del rey Jaime I de Aragón.

Felipe penetrando profundamente en territorio enemigo (llego al norte de Gerona), luego tuvo que retirarse por la enérgica resistencia de Pedro III y la derrota en la Batalla de Formigues de su flota ante la aragonesa al mando de Roger de Lauria, que regresaba de Sicilia. Ya en retirada fue derrotado completamente por la Corona de Aragón en Coll de Panissars.

También intervino directamente en la guerra de sucesión de Navarra, dio asilo a la reina viuda Blanca de Artois, prima suya, y a la pequeña reina Juana I de Navarra, con la cual su hijo Felipe, futuro Felipe IV de Francia, contrajo matrimonio, convirtiéndose en Felipe I de Navarra.

Como consecuencia de una peste que afecto a su diezmado ejército durante la guerra contra Aragón, Felipe falleció el 26 de junio de 1285 en la ciudad Mallorquina de Perpiñán, siendo sucedido por su hijo el rey de Navarra.

Ha recibido 124 puntos

Vótalo:

Juan II 1350-1364 (dinastia Valois)

35. Juan II 1350-1364 (dinastia Valois)

Devaluó en gran medida el valor de la moneda para lograr los fondos necesarios para afrontar la Guerra de los Cien Años. El gobierno de Juan II fue un gravísimo problema para los franceses. La difícil situación en que se encontraba su gobierno tenía mucho que ver con los constantes y graves... Ver mas
Devaluó en gran medida el valor de la moneda para lograr los fondos necesarios para afrontar la Guerra de los Cien Años. El gobierno de Juan II fue un gravísimo problema para los franceses.

La difícil situación en que se encontraba su gobierno tenía mucho que ver con los constantes y graves enfrentamientos con el Rey Carlos II de Navarra, (hijo de Juana II de Navarra, que era hija del Rey Luis X de Francia), añadiendo además los constantes y severos enfrentamientos con Eduardo de Gales (El Príncipe Negro) en Guyena y el Languedoc en 1355.

Fue capturado, y hecho prisionero en la Batalla de Poitiers (1356) en el año 1356 por orden del Príncipe Negro. Estuvo prisionero en Inglaterra. Su hijo, el delfín Carlos de Francia (futuro Carlos V de Francia), fue regente de Francia durante su cautiverio.

En 1360 Juan II retorna a Francia; trató de conseguir el apoyo necesario para pagar su puesta en libertad, según lo estipulado en la Paz de Brétigny, pero no pudo ser y fue hecho prisionero de nuevo y conducido a Inglaterra, donde falleció en 1364.

Ha recibido 122 puntos

Vótalo:

Carlos VII  1422-1461 (dinastia Valois)

36. Carlos VII 1422-1461 (dinastia Valois)

Carlos VII de Francia, nació el 22 de febrero de 1403 en París, quinto hijo del rey Carlos VI y de Isabel de Baviera, descendiente de la dinastía Valois. Se convierte en heredero al trono y en Delfín de Francia en 1417. En 1418, cuatro años antes de la muerte de su padre el joven Delfín... Ver mas
Carlos VII de Francia, nació el 22 de febrero de 1403 en París, quinto hijo del rey Carlos VI y de Isabel de Baviera, descendiente de la dinastía Valois. Se convierte en heredero al trono y en Delfín de Francia en 1417.

En 1418, cuatro años antes de la muerte de su padre el joven Delfín Carlos, de quince años de edad fue hecho regente para su padre, quien cada día estaba más delicado de salud.

En 1419, en presencia suya, los partidarios de Carlos VI asesinaron a Juan I, Duque de Borgoña (primo hermano de Carlos VI y por ende tío del Delfín Carlos de Francia), que provocó una gran revuelta.

Felipe III el Bueno, el nuevo Duque de Borgoña (hijo del asesinado duque), sus partidarios, adeptos y seguidores acusaron rotunda y severamente al regente Carlos de haber maquinado, maniobrado, incitado, preparado, dirigido e instigado el asesinato. Lograron que se desheredara al regente a favor de su cuñado, el rey Enrique V de Inglaterra (casado con Catalina de Valois, hermana de Carlos).

En 1422 contrajo matrimonio con su prima María de Anjou (bisnieta del Rey Juan II el Bueno). De esta unión nacieron:

Luis de Francia, Delfín de Francia y Rey con el nombre de Luis XI (1423-1483)
Juan de Francia (1424-1425)
Rodrigo de Francia (1428-1444)
Catalina de Francia (1428-1446), duquesa de Borgoña por su matrimonio con Carlos el Temerario
Jaime de Francia (1432-1437)
Yolanda de Francia (1434-1478), duquesa de Saboya por su matrimonio con Amadeo IX, regente de Saboya
Juana de Francia (1435-1482), duquesa de Borbón por su matrimonio con Juan II
Margarita de Francia (1437-1438)
María de Francia (1438-1439)
Juana de Francia (1438-1446)
Magdalena de Francia (1443-1486), princesa de Viana por su matrimonio con Gastón de Foix, regente de Navarra
Carlos de Francia (1446-1472), duque de Berry
A la muerte de su padre, Carlos VI, y de Enrique V, los armagnacs, enemigos de los borgoñones, se agruparon y alinearon alrededor del regente Carlos, que mantenía su corte cerca de Bourges. Mientras tanto, Juan de Lancaster, Duque de Bedford (hermano de Enrique V), que gobernaba como regente en lugar del rey niño Enrique VI de Inglaterra, había restablecido de alguna u otra forma el orden en la zona norte de Francia y había sitiado Orleans.

Fue entonces cuando una jovencita Juana de Arco se presentó ante el Delfín Carlos y lo convenció de que le permitiera apoyar, ayudar y socorrer a Orleans.

Juana de Arco tuvo muchos éxitos, y en el año (1429) fue oficialmente coronado el regente con el nombre de Carlos VII de Francia en la Catedral de Reims. Un año después fue detenida y apresada Juana de Arco en Compiègne.

París y Normandía siguieron todavía bajo el control y el poder de Inglaterra. En el año de (1435), el duque Felipe III de Borgoña, se alió y unió a Carlos VII, que era primo suyo. Y poco tiempo después fueron expulsados de París los invasores ingleses.

Carlos VII, asumió una enérgica, actitud y posición. Despedazó con grandes victorias el movimiento revolucionario y sedicioso de los nobles denominada “La Pragería”. Formó un ejército de línea y, entre el año de (1444) y el año de (1453), logró liberar y rescatar a su país de los ingleses.

A Carlos VII se le conoció como “Carlos el Bien Servido”. Este monarca tuvo mucho talento, cabe destacar también un hecho importante, que este monarca siempre supo escoger consejeros y asesores hábiles e idóneos, muchos de los cuales eran de la clase media.

Carlos VII falleció el 22 de julio de 1461 debido a una extraña causa, el rey dejo de comer y fue sepultado en la Iglesia de San Denis.

Le sucedió en el trono su hijo Luis.

Ha recibido 122 puntos

Vótalo:

Carlos IV  1322-1328 (dinastia capetiana)

37. Carlos IV 1322-1328 (dinastia capetiana)

Ha recibido 121 puntos

Vótalo:

Enrique I 1031-1060 (dinastia capetiana)

38. Enrique I 1031-1060 (dinastia capetiana)

Enrique I de Francia. (Reims, 4 de mayo de 1008 - Orleans, 4 de agosto de 1060). Rey de Francia del 1031 hasta su muerte. Segundo hijo de Roberto II y de Constanza de Arles. Asociado al trono por su padre a la muerte de su hermano mayor, Hugo, en 1025. A la muerte de Roberto II, disputó la... Ver mas
Enrique I de Francia. (Reims, 4 de mayo de 1008 - Orleans, 4 de agosto de 1060). Rey de Francia del 1031 hasta su muerte. Segundo hijo de Roberto II y de Constanza de Arles.

Asociado al trono por su padre a la muerte de su hermano mayor, Hugo, en 1025.

A la muerte de Roberto II, disputó la corona de Francia con su hermano menor, Roberto el Viejo. Hecha las pases entre los hermanos (1032), Enrique le cedió el Ducado de Borgoña a Roberto.

Fue coronado en la Catedral de Reims como Rey el 14 de mayo de 1027.

Tutor de quien sería más tarde Guillermo el Conquistador, aunque con posterioridad se enfrentaría a él en dos batallas que perdería entre 1054 y 1058 por Normandía.

Casado en primeras nupcias con Matilde de Frisia y en segundas nupcias con la princesa rusa Ana de Kiev (1024 - 1075), hija del Gran Príncipe Yaroslav I el Sabio de Kiev, de la cual tuvo tres hijos y una hija:

Felipe (1052 - 1108), Rey de Francia, con el nombre de Felipe I.
Roberto (1054-1063)
Emma (1055-1109)
Hugo el Grande (1057-1102), conde de Vermandois, esposo de Adelaida de Vermandois.

Ha recibido 118 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí