Versión impresa

Revoluciones y motines históricos.

Revoluciones y motines históricos.

  • Lista creada por Venhut.
  • Publicada el 11.02.2011 a las 23:10h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Venhut

Último acceso 31.12.2012

Perfil de Venhut

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Venhut

Acciones de la lista

Las revoluciones sociales son transformaciones rápidas y funda- mentales de la situación de una sociedad y de sus estructuras de clase, que van acompañadas por revueltas y se basan en dos coincidencias: cambio estructural por levantamiento popular y po- sibilidad de transformación política y social. La revolución consti- tuye un contrapunto en las representaciones dominantes, puesto que es asociada a la idea de violencia y de arbitrariedad.

Un motín es un movimiento desordenado de una muchedumbre, por lo común contra la autoridad constituida. En España hubo bas- tantes, teniendo todos ellos como base la subsistencia, es decir, eran revueltas espontáneas para conseguir alimentos de primera necesidad.

Un revolucionario es...

La orientación solar fue un auténtico milagro histórico, conquistado con un reguero de sangre que junto con toda una generación creó una crisis imprevisible en el curso de la historia. El revolucionario aparece para despertarla de su largo sueño.


Ella no solo había desaparecido desde el punto de vista espiritual, sino también desde el punto de vista físico. Pasó de ser la Madre de la Humanidad a ser una migaja. Hambre, miseria, corrupción, abusos... las desigualdades sociales más irritantes. Pero llegó el revolucionario y su mensaje apareció como un rayo de luz divina en una etapa de caos y degeneración totales.

Cuando un justo, legítimo y amado desaparece misteriosamente, su pueblo se niega a creer que haya muerto y empieza a pensar que más bien se ha retirado a un lugar oculto, del que volverá un día, cuando la hora le sea más propicia, para ponerse al frente de la legión de los elegidos en la batalla final.

... Esto es lo que es un verdadero revolucionario.


Volverá a reír la primavera,
que por cielo, tierra y mar se espera.

Arriba escuadras a vencer
que en España empieza a amanecer.


La historiografía ha consagrado el hecho revolucionario de 1789 como el gozne que marca el giro del proceso histórico que hizo entrar al mundo en una nueva etapa que ella misma bautizó con el nombre de Edad Contemporánea. Si es cierto que aquel fenómeno revolucionario fue de trascendental importancia para la Humanidad, también hay que tener en cuenta que antes y después de esa fecha se produjeron otros acontecimientos que vinieron a crear la idea de cambio.

En esta lista muestro las revoluciones más importantes que han ocurrido a lo largo de la Historia. Según tu opinión, ¿cuál ha alcanzado más notoriedad? ¿Cuál es la más "revolucionaria"?

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Revolución Francesa (1789).

1. Revolución Francesa (1789).

En la historia del mundo contemporáneo la Revolución Francesa signi- ficó el tránsito de la sociedad estamental, heredera del feudalismo, a la sociedad capitalista, basada en una economía de mercado. La bur- guesía, consciente de su papel preponderante en la vida económica, desplazó del poder a... Ver mas
En la historia del mundo contemporáneo la Revolución Francesa signi- ficó el tránsito de la sociedad estamental, heredera del feudalismo, a la sociedad capitalista, basada en una economía de mercado. La bur- guesía, consciente de su papel preponderante en la vida económica, desplazó del poder a la aristocracia y a la monarquía absoluta. Los re- volucionarios franceses no solo crearon un nuevo modelo de sociedad y Estado, sino que difundieron un nuevo modo de pensar por la mayor parte del mundo.

El final del siglo XVIII fue una época de trastornos en muchas partes del hemisferio occidental. Trastornos que se pueden atribuir al fermento de las ideas conocidas como la Ilustración. Estas ideas, reflejo de las necesidades y tensiones de una sociedad cambiante, se basan en el nuevo conocimiento científico del siglo XVII, que engendró una nueva fe en la razón y en el progreso. Por un lado, esto llevó a un rechazo de la autoridad y a una afirmación de los Derechos del Hombre. Por otro, las nuevas ideas fueron una inspiración para los monarcas que, al terminar el siglo XVII, empezaron a concentrar el poder en sus propias manos y a gobernar mediante agentes burocráticos nombrados por ellos.

El proceso revolucionario francés es el más importante dentro del agitado panorama político del siglo XVIII. La historio- grafía se ha preocupado constantemente de él y son muchos los escritos que presentan la Revolución Francesa como una gran gesta o, por el contrario, un acontecimiento perjudicial y hasta innecesario para Francia y la cultura occidental.

Hacia 1789 la organización política de Francia era la monarquía absoluta. El Rey defendía que su poder derivaba de Dios, a quien únicamente debía cuenta de sus actos. Sus súbditos no tenían ningún derecho, pero sí el deber de obe- decer. El monarca tenía poderes absolutos y nadie podía oponerse a su voluntad: declaraba la guerra y hacía la paz, comandaba a los ejércitos, determinaba los gastos, fijaba los impuestos, nombraba y destituía a los funcionarios y di- rigía la administración entera a su antojo. En la sociedad francesa del momento se distinguían las siguientes clases sociales:

• El clero era la primera de las clases sociales privilegiadas. Conservaba un gran prestigio e influencia. Recibía los diezmos de los fieles, poseía extensas propiedades que abarcaban la cuarta parte de la superficie de Francia y no pa- gaba impuestos.

• La nobleza era la segunda clase privilegiada que estaba formada por un número de personas análogo al del clero, pues poseían tierras de parecida importancia y extensión. Percibían de los campesinos, que vivían en sus tierras, los antiguos derechos feudales y solo pagaban impuestos en casos especiales.

• En el escalón más bajo se distinguían distintas categorías, alguna de las cuales había logrado privilegios. La capa superior era la burguesía, mientras que la inferior estaba compuesta por los obreros y los campesinos. Debían pagar gran cantidad de impuestos al Estado, el diezmo a la Iglesia y los derechos feudales al señor.

La Revolución Francesa abarca un periodo de diez años, desde 1789 hasta 1799 en el cual surgieron nuevos usos y costumbres y triunfaron nuevos modos de pensamiento y nuevas tendencias espirituales. Sus causas fueron, por una parte, los abusos y arbitrariedades del Antiguo Régimen, y por otra, la acción de pensadores y filósofos. Todo vino moti- vado por la debilidad de carácter del rey Luís XVI y la grave crisis financiera que atravesaba el país. Los defensores de la aplicación de reformas fiscales, sociales y políticas comenzaron a reclamar con insistencia la satisfacción de sus reivindicaciones durante su reinado.

Uno de los acontecimientos de mayor alcance histórico de la Revolución Francesa fue la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. En su doble vertiente, moral y política, condiciona la aparición de un nuevo modelo de Estado, el Estado de Derecho, democrático y nacional. Será la "Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano" francesa de 1789 la que sirva de base e inspiración a todas las declaraciones tanto del siglo XIX como del siglo XX.

Ha recibido 3657 puntos

Vótalo:

Levantamiento del 2 de mayo (1808).

2. Levantamiento del 2 de mayo (1808).

El Revolución Española del 2 de mayo, ocurrida en 1808, es el nombre por el que se conocen los hechos violentos acontecidos en Madrid aquella jornada, surgidos por la protesta popular ante la situación de incertidumbre política generada tras el Motín de Aranjuez. Reprimida la protesta por las... Ver mas
El Revolución Española del 2 de mayo, ocurrida en 1808, es el nombre por el que se conocen los hechos violentos acontecidos en Madrid aquella jornada, surgidos por la protesta popular ante la situación de incertidumbre política generada tras el Motín de Aranjuez. Reprimida la protesta por las fuerzas napoleónicas presentes en la ciudad, se ex- tendió por todo el país una ola de proclamas de indignación y llama- mientos públicos a la insurrección armada que desembocarían en la Guerra de Independencia Española.

El 2 de mayo no fue la rebelión de los españoles contra los franceses, sino la de las clases populares de Madrid contra el ocupante tolerado por gran cantidad de miembros de la Administración. De hecho, la en- trada de las tropas francesas se había hecho legalmente, al amparo del Tratado de Fontainebleau, cuyos límites pronto vulneraron excediendo el cupo permitido y ocupando plazas que no estaban en camino hacia Portugal, su supuesto ob- jetivo. Los soldados napoleónicos, profesionales perfectamente equipados, hicieron frente a una multitud prácticamen- te desarmada, en la que había un gran número de mujeres.

La represión fue cruel. Murat, un militar francés y mano derecha de Napoleón, no conforme con haber aplacado el le- vantamiento, se planteó tres objetivos: controlar la Administración y el Ejército Español, aplicar un riguroso castigo a los rebeldes para escarmiento de todos los españoles y afirmar que era él quien gobernaba España. La tarde del 2 de ma- yo firmó un decreto que creó una comisión militar para sentenciar a muerte a todos cuantos hubiesen sido cogidos con las armas en la mano. Miles de españoles perdieron la vida en el levantamiento y en los posteriores fusilamientos.

Murat pensaba haber acabado con los ímpetus revolucionarios de los españoles, habiéndoles infundido un miedo pa- voroso y garantizando para sí mismo la corona de España. Sin embargo, la sangre derramada no hizo sino inflamar los ánimos de los españoles y dar la señal de comienzo de la lucha en toda España contra las tropas invasoras.

El mismo 2 de mayo, en la villa de Móstoles, ante las noticias horribles traídas por los fugitivos de la represión en la ca- pital, un destacado político, Juan Pérez Villamil, redactó el llamado “Bando de los alcaldes de Móstoles”, que se consi- dera popularmente una declaración de guerra contra los franceses. El documento había sido escrito para avisar a los pueblos cercanos de que acudiesen a socorrer al pueblo de Madrid.

Esta revolución marcó el inicio de la Guerra de Independencia Española, un conflicto armado surgido por la oposición de España a la pretensión del emperador francés Napoleón I de instaurar y consolidar en el trono español a su herma- no José Bonaparte, en detrimento de Fernando VII de España, desarrollando un modelo de Estado inspirado en los ideales bonapartistas.

Ha recibido 3498 puntos

Vótalo:

Revolución Rusa (1917).

3. Revolución Rusa (1917).

El detonante de la Revolución Rusa de 1917 fue la dramática situación que había generado la participación del país en la I Guerra Mundial. La revolución empieza con una huelga de metalúrgicos y obreros textiles en San Petersburgo. Posteriormente se producen manifestaciones de mujeres pidiendo... Ver mas
El detonante de la Revolución Rusa de 1917 fue la dramática situación que había generado la participación del país en la I Guerra Mundial. La revolución empieza con una huelga de metalúrgicos y obreros textiles en San Petersburgo. Posteriormente se producen manifestaciones de mujeres pidiendo paz y pan y con gritos de “abajo la autocracia”. El ré- gimen despótico del zar había estado oprimiendo al campesinado du- rante siglos, lo que provocó tensiones dentro de la clase baja rural que desembocaron en altercados. Económicamente, la inflación y el ham- bre por toda Rusia contribuyeron al desarrollo de la revolución.

En 1917 los movimientos de protesta aumentan y los soldados se a- motinan, confraternizando con los obreros y con el pueblo descontento. En este clima consolidarán los “soviets”, que estarán llamados a tener un gran papel. Nicolás II al ver que no controla la situación y que está solo, abdica en favor de su hermano, el duque Mi- guel, pero este rechaza el poder, lo que pone fin a la monarquía en Rusia.

Las Revolución Rusa de 1917 se divide en dos partes: la caída del régimen zarista, conocida como Revolución de Fe- brero, y la creación del primer Estado socialista del mundo, conocida como Revolución de Octubre, siendo Trotsky y Le- nin sus principales líderes .

Este fue uno de los más importantes hechos ocurridos en la época contemporánea. Su impacto fue palpable tanto en América como en Europa. Aunque la revolución no hizo expandir el comunismo como un efecto inmediato, le dio a otros países convulsos del tercer mundo un ejemplo a seguir. Décadas después, el modelo filosófico y gubernamental to- maría renovada notoriedad a medida que Rusia, convertida en un estado socialista y en una superpotencia económica y militar, se enfrentara a los Estados Unidos en la Guerra Fría.

Ha recibido 2984 puntos

Vótalo:

Revolución Cubana (1959).

4. Revolución Cubana (1959).

La Revolución Cubana es el movimiento revolucionario que provocó la caída de la dictadura de Fulgencio Batista en 1959 y la llegada al poder del líder del Ejército Rebelde: Fidel Castro. Después de instaurarse en el poder, el Movimiento Revolucionario propugna que la Revolución Cu- bana aún... Ver mas
La Revolución Cubana es el movimiento revolucionario que provocó la caída de la dictadura de Fulgencio Batista en 1959 y la llegada al poder del líder del Ejército Rebelde: Fidel Castro. Después de instaurarse en el poder, el Movimiento Revolucionario propugna que la Revolución Cu- bana aún continúa desde entonces, por lo que abarca el período de tiempo entre el alzamiento contra Batista y la actualidad.

En 1952 un golpe de Estado dirigido por Fulgencio Batista derrocó fá- cilmente y sin resistencia al presidente electo Carlos Prío Socarrás, en un marco internacional que transitaba los primeros momentos de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Inmediatamente se suspendieron las garantías constitucionales y se instauró una fuerte dictadura militar. Dos años después se cele- brarían unas amañadas elecciones para la presidencia, cuyos resultados se sabían de antemano. El argumento de Batista fue el de luchar contra la corrupción, pero en realidad fue para tomar el poder y enriquecerse particularmente él y sus allegados.

La continuación del escandaloso nivel de corrupción que caracterizó el periodo republicano y el enriquecimiento de una oligarquía cada vez más reducida, que llegó a afectar notablemente a la incipiente clase media cubana, llevaron a la conformación de una oposición generalizada, partidaria de la insurrección para desalojar del poder a Batista. Con esa oposición se identificaron numerosos partidos políticos, sindicatos, movimientos estudiantiles e incluso sectores del empresariado.

En esas condiciones, un grupo de jóvenes decidió tomar la lucha armada si era necesario para derrocar al régimen de Batista. Este grupo de jóvenes, que se hicieron llamar la "Generación del Centenario”, se organizó militarmente y, lide- rados por Fidel Castro, en 1953 intentaron tomar varios cuarteles, fracasando en el intento y sufriendo decenas de víc- timas. El gobierno militar respondió con una severa acción represiva que llevó a la detención y enjuiciamiento público de Fidel Castro y otros atacantes.

Tras veintidós meses de prisión, ante la creciente presión popular e internacional y varios intentos de insurrección, Fi- del Castro y sus compañeros fueron absueltos en 1955. Pocos días después Castro fundó en la clandestinidad el Mo- vimiento 26 de Julio, una organización cuyo fin era derrocar a Batista y que tenía una ideología de progreso y grandes cambios antiimperialista-democrática.

A finales de 1956 zarpó de México un barco con ochenta y dos guerrilleros del Movimiento 26 de Julio, entre los que se encontraban el cubano Fidel Castro y el argentino Ernesto “Che” Guevara. Dispersos, medio perdidos y perseguidos, los expedicionarios sufrieron una seria derrota inicial debido a la cual poco más de veinte hombres, de los ochenta y dos iniciales, sobrevivieron. Luego del bombardeo de Alegría de Pío y del posterior asesinato de varios expediciona- rios, el gobierno de Batista difundió la falsa noticia de la muerte de Fidel Castro y de todos los expedicionarios, lo cual entristeció los ánimos de numerosos revolucionarios del país.

A finales de 1958 la debacle de la dictadura de Batista parecía inevitable. Las milicias comandadas por el “Che” inicia- ron el decisivo ataque contra la ciudad de Santa Clara, llave del centro de la isla y último reducto antes de La Habana. Cuando las tropas rebeldes tomaron el tren blindado que el gobierno había enviado para fortificar la ciudad, Batista de- cidió huir a la República Dominicana, quedando el país virtualmente acéfalo y a cargo del General Eulogio Cantillo. A partir de ese momento el poder quedó definitivamente en manos de las fuerzas revolucionarias. Históricamente, se to- ma como fecha del triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959.

Ha recibido 2457 puntos

Vótalo:

Revolución Mexicana (1910).

5. Revolución Mexicana (1910).

La Revolución Mexicana fue un conflicto armado iniciado en 1910 con un levantamiento encabezado por Francisco Madero contra el presi- dente autócrata Porfirio Díaz. Se caracterizó por sus movimientos so- cialistas, liberales, anarquistas, populistas y agrarios. Aunque en un principio era una... Ver mas
La Revolución Mexicana fue un conflicto armado iniciado en 1910 con un levantamiento encabezado por Francisco Madero contra el presi- dente autócrata Porfirio Díaz. Se caracterizó por sus movimientos so- cialistas, liberales, anarquistas, populistas y agrarios. Aunque en un principio era una lucha contra el orden establecido, con el tiempo se transformó en una guerra civil.

El gobierno de Porfirio Díaz, que se había iniciado con un primer man- dato en 1876, era una dictadura. Su política era corrupta e impopular, pues después de gobernar 34 años, solamente el 1% de la población mexicana era rica, mientras que más del 90% vivía en la pobreza.

A pesar de eliminar sistemáticamente a sus opositores, surgió la figura de un demócrata liberal llamado Francisco Madero, con aspiraciones de poder, que se opuso a la reelección del dictador en 1910. Debido a esto, Madero fue en- carcelado. Luego huyó a Estados Unidos, encabezando desde el exilio una oposición al gobierno, apoyado por la es- casa clase media mexicana.

El espíritu revolucionario se expandió por todo el país. Las clases más marginadas estaban se podían dividir en tres corrientes: la moderada de Francisco Madero, la del agrarismo radical de Emiliano Zapata y la de los anarquistas y marxistas radicales liderados por Ricardo Flores Magón. En 1911, Porfirio Díaz anunció su renuncia.

Ha recibido 2444 puntos

Vótalo:

Revolución Americana (1775).

6. Revolución Americana (1775).

En el siglo XVIII Gran Bretaña tenía colonias en el este de América del Norte, las llamadas Trece Colonias. La Revolución Americana es el conflicto entre los colonos de Nueva Inglaterra y Gran Bretaña, que cul- minó con la independencia de los primeros. Un grupo de hombres de orígenes dispares... Ver mas
En el siglo XVIII Gran Bretaña tenía colonias en el este de América del Norte, las llamadas Trece Colonias. La Revolución Americana es el conflicto entre los colonos de Nueva Inglaterra y Gran Bretaña, que cul- minó con la independencia de los primeros. Un grupo de hombres de orígenes dispares lograría hacer de su nueva patria la primera poten- cia económica y política del planeta a fuerza de tesón, heroísmo y forta- leza.

El origen del problema tiene una base económica. Las colonias desa- rrollaron un sistema económico propio y empezaron a ver a la metrópo- li como una barrera para su progreso. Gran Bretaña estaba interesada en disponer de las materias primas america- nas, pero no en desarrollar la industria. Además se reservaba para ella el monopolio de varios productos, lo que com- plicaba el comercio de las Trece Colonias con otras partes de América.

La tensión política también aumentó. En las colonias regía el Pacto Colonial, que les concedía bastante autonomía. Existían unas asambleas que podían incluso recoger parte de los impuestos. Los colonos debían pagarle impuestos a Gran Bretaña, pero la realidad era que casi nunca lo hacían. Los colonos pensaban que no debían pagar impuestos mientras no pudiesen elegir diputados en el Parlamento inglés.

Esto acabó generando el llamado “conflicto de los impuestos”. El Rey Jorge III intentó establecer varias leyes para re- gular los impuestos coloniales, pero la respuesta de las colonias fue protestar y boicotear los productos ingleses.

En 1773 el gobierno inglés estableció las “Tea Acts”, por las que pretendía monopolizar el comercio del té, lo que podía arruinar a los comerciantes americanos. Estes atacaron disfrazados de indígenas unos barcos ingleses cargados de té que había en el puerto de Boston.

En 1774 los respresentantes de las Trece Colonias se reunieron en el Primer Congreso de Filadelfia, en el que se re- dactó una declaración de derechos y se iniciaron los primeros movimientos de armas. La derrota británica en Lexington le dio un mayor impulso a la insurrección.

En lo político, Thomas Jefferson, el artífice ideológico de la Revolución Americana, redactó la “Declaración de los Dere- chos de Virginia”. En ella se enunciaban los principios de la soberanía nacional, la división de poderes y el sufragio, y fue la base de la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776.

Los colonos contaron con la ayuda militar de Francia y España, que querían debilitar a Gran Bretaña. El desarrollo de la guerra entró en su fase decisiva con las victorias de los colonos en Saratoga (1778) y Yorktown (1781). Esto llevó a la firma de la Paz de Versalles en 1783, en la que Gran Bretaña reconoció la independencia de los Estados Unidos.

La Revolución Americana tuvo mucha influencia posterior. Fue un modelo para la Revolución Francesa y para los movi- mientos de independencia del resto de América, ya que la Constitución de 1787 fue la primera promulgada en el mun- do en la que se llevaban a la práctica los principios teóricos de la soberanía nacional y la separación de poderes.

Ha recibido 2233 puntos

Vótalo:

Revoluciones europeas de 1848.

7. Revoluciones europeas de 1848.

El movimiento revolucionario de 1848 se caracterizó por su extensión en muchos países. Además del liberalismo y del nacionalismo, tuvo un componente de revolución social y obrera. Las causas que la provoca- ron fueron las siguientes: • La crisis económica desatada en Francia como consecuencia... Ver mas
El movimiento revolucionario de 1848 se caracterizó por su extensión en muchos países. Además del liberalismo y del nacionalismo, tuvo un componente de revolución social y obrera. Las causas que la provoca- ron fueron las siguientes:

• La crisis económica desatada en Francia como consecuencia de una serie de malas cosechas, en especial la de la patata, alimento básico para las clases populares. La crisis agraria influyó en los sectores in- dustrial y financiero, llevando al paro a muchos obreros.

• La negación de derechos y libertades a importantes sectores de la sociedad francesa. La monarquía de Luis Felipe de Orleans solo satisfacía los intereses de la alta burguesía, en tanto que la pequeña burguesía como el proletariado quedaban política y económicamente desatendidos.

La insurrección, protagonizada por sectores burgueses, obreros y estudiantiles, forzó la abdicación de Luis Felipe y la proclamación de la II República Francesa bajo un régimen de acusado matiz social que aprobó las siguientes medi- das: sufragio universal masculino, libertad de prensa, libertad de asociación y derecho al trabajo.

Posteriormente la revolución se radicalizó y la pequeña burguesía que había estado del lado de las clases obreras se alió con la alta burguesía. La lucha contra el absolutismo se transformó en una lucha interclasista entre burgueses y obreros que se saldó con una fuerte represión.

Tras la aprobación de la Constitución fue nombrado presidente Luis Napoleón Bonaparte, sobrino de Napoleón, quien en 1852 se proclamó emperador con el nombre de Napoleón III, dando al traste con la mayor parte de las reivindica- ciones revolucionarias e inaugurando el Segundo Imperio Francés.

En otros territorios europeos también hubo movimiento revolucionarios: en Nápoles se implantó una monarquía cons- titucional que sustituyó al absolutismo; en los Estados Pontificios la sublevación hizo huir al Papa y se constituyó una república; el reino de Lombardía-Véneto se sublevó contra los austríacos; en el reino del Piamonte se creó una mo- narquía constitucional que se convirtió en el motor de la unidad italiana; y en Alemania se aprobó una Constitución de base censitaria.

Las revoluciones de 1848 abrieron una nueva etapa política por tres razones. En primer lugar, fueron un punto de par- tida para las unificaciones de Italia y Alemania. En segundo lugar, supusieron un avance de la democracia, pues en al- gunos países se amplió el derecho al voto. Por último, aunque los obreros no triunfaron, la reflexión sobre el fracaso fue el punto de partida para una organización del movimiento obrero más moderna y eficaz.

Ha recibido 1643 puntos

Vótalo:

Revolución de Asturias (1934).

8. Revolución de Asturias (1934).

La Revolución de Asturias de 1934 fue una insurrección coordinada entre las diferentes fuerzas de la izquierdas asturiana, entre cuyos ob- jetivos principales se cifraban la abolición del sistema republicano establecido por la Constitución de 1931 y su sustitución por un régi- men socialista... Ver mas
La Revolución de Asturias de 1934 fue una insurrección coordinada entre las diferentes fuerzas de la izquierdas asturiana, entre cuyos ob- jetivos principales se cifraban la abolición del sistema republicano establecido por la Constitución de 1931 y su sustitución por un régi- men socialista.

Los mineros disponían de armas y dinamita y la revolución estaba muy bien organizada. Se proclama en Oviedo la República Socialista Astu- riana y se ataca a los puestos de la Guardia Civil, a las iglesias, a los ayuntamientos, etc., estando a los tres días casi toda Asturias en ma- nos de los mineros.

A los diez días, unos treinta mil trabajadores forman el Ejército Rojo. Hubo actos de pillaje y violencia no achacables a la organización revolucionaria, aunque la represión fue muy dura, donde los revolucionarios encontraron resistencia. Desde el gobierno consideraron que la revuelta era una guerra civil en toda regla, aún desconociendo que los mineros empiezaron a considerar la posibilidad de una marcha sobre Madrid.

El gobierno adopta una serie de medidas enérgicas. Ante la petición de Gil-Robles comunicando a Lerroux que no se fía del Jefe de Estado Mayor, el General Masquelet, los generales Francisco Franco y Goded son llamados para que dirijan la represión de la rebelión desde el Estado Mayor en Madrid. Estos recomiendan que se traigan tropas de la Le- gión y de Regulares desde Marruecos. El gobierno acepta su propuesta y el radical Diego Hidalgo, ministro de la Gue- rra, justifica formalmente el empleo de estas fuerzas profesionales, pues eran las únicas fuerzas militares españolas que habían entrado en combate en África.

Durante la Revolución de 1934 Oviedo quedó asolada en gran parte. Resultaron incendiados, entre otros edificios, el de la Universidad, cuya biblioteca guardaba fondos bibliográficos de extraordinario valor que no se pudieron recuperar, o el Teatro Campoamor. También fue dinamitada La Cámara Santa en la Catedral, donde desaparecieron importantes reliquias.

El General Eduardo López Ochoa, comandando las fuerzas militares gubernamentales, se dirigió a apoyar a las tropas sitiadas en Oviedo. La ciudad quedó libre al poco tiempo y posteriormente ocurrió lo mismo con Gijón. Tanto la libera- ción de Asturias como la represión posterior fueron muy duras.

Ha recibido 1601 puntos

Vótalo:

Revolución de los Claveles (1974).

9. Revolución de los Claveles (1974).

En la noche del 25 de abril de 1974 suena la canción revolucionaria “Grândola, Vila Morena” en una cadena de radio portuguesa. Esta es la señal acordada por algunos oficiales del ejército para ocupar los pun- tos estratégicos del país. Poco después, el régimen dictatorial creado por Salazar, el... Ver mas
En la noche del 25 de abril de 1974 suena la canción revolucionaria “Grândola, Vila Morena” en una cadena de radio portuguesa. Esta es la señal acordada por algunos oficiales del ejército para ocupar los pun- tos estratégicos del país. Poco después, el régimen dictatorial creado por Salazar, el más longevo de Europa, se derrumba.

El levantamiento del sector de la izquierda del ejército, que contó con un gran apoyo civil, no fue un golpe militar en el sentido estricto de la palabra, sino que fue producto de una situación insostenible y de una dictadura que llevaba en el poder más de cuarenta años. Se produjo por el hastío y enfado hacia una política anclada en una guerra colonial sin salida. Mientras otros países dejaban paso a la descolonización de una manera menos traumática y más adecuada para sus intereses, Portugal seguía insistiendo en un imperio imposible que cada vez cos- taba más muertos y recursos.

No obstante, el giro a la izquierda y el desapego al régimen también se produjo por una población empobrecida. La de- sigualdad social era enorme: solo un centenar de familias ostentaban el poder económico. En la mayoría de los casos la emigración parecía la mejor opción. A su vez, la explotación latifundista en el campo era un escándalo a los ojos de la mayoría, como también el hecho de que Portugal fuera un paraíso para nazis huidos de la justicia o dictadores como Fulgencio Batista, mientras las cárceles se llenaban de presos políticos.

En un país aislado desde hacía ya demasiados años, las palabras democratizar, descolonizar y desarrollar se convir- tieron en el lema y en el programa que guió la revolución. De este modo, el día del movimiento militar, los ciudadanos, lejos de hacer caso a los numerosos llamamientos para que no saliesen de sus casas por su propia seguridad, sim- patizaron rápidamente con lo sucedido y ocuparon las calles en compañía de los sublevados.

La imagen que bautizaría este acontecimiento como la Revolución de los Claveles sería la de esas concentraciones y manifestaciones espontáneas de ciudadanos que, en Lisboa y con la ayuda de las floristas, colocaron claveles en los cañones de los fusiles de los militares demócratas.

Tras el éxito de la revolución se liberaron a los presos políticos y se puso fin al exilio de los líderes opositores. Al año siguiente, se convocaron elecciones constituyentes, se estableció una democracia parlamentaria y se garantizó la in- dependencia de las colonias.

Ha recibido 1474 puntos

Vótalo:

Revolución China (1927).

10. Revolución China (1927).

La República China fue instaurada en 1911 bajo un grave conflicto interno, que consistía en la lucha entre dos bandos de ideologías opuestas. Por un lado, el Partido Nacionalista, a cargo del poder, que intentó crear un estado fuerte, centralizado y militarizado. En la línea opositora y... Ver mas
La República China fue instaurada en 1911 bajo un grave conflicto interno, que consistía en la lucha entre dos bandos de ideologías opuestas. Por un lado, el Partido Nacionalista, a cargo del poder, que intentó crear un estado fuerte, centralizado y militarizado.

En la línea opositora y mirando hacia el comunismo soviético, Mao Zedong, líder del Partido Comunista, había captado adhesión popular entre los descontentos de la marginal situación social que vivían, acosados por los imperialismos extranjeros, sobre todo a partir de las Guerras del Opio, que obligaron a China a abrir sus puertas al comercio exterior.

China contaba con una economía fundamentalmente agraria, con la mayoría de sus tierras en manos privadas, organizadas bajo un rígido sistema feudal. Durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses invadieron el país y ambas fuerzas internas en conflicto se unieron para enfrentarse al peligro exterior. Sin embargo, el ejército del Partido Nacionalista se dedicó más a la lucha interna anticomunista que a derrotar a los japoneses, siendo incapaz de promover una guerra de guerrillas, como sí lo hicieron los comunistas, con un doble propósito: vencer a los enemigos externos japoneses y demostrar su poder frente al partido gubernamental, para extender la revolución en el campo.

Una vez finalizada la contienda mundial las disputas internas continuaron, incluso con mayor intensidad, mostrando la fortaleza de las fuerzas revolucionarias. Los comunistas avanzaron en dirección norte-sur y en 1948 controlaban la ciudad de Harbin y casi todas las zonas rurales de Manchuria, cambiando su táctica de lucha guerrillera por el de guerra abierta. En 1949 el ejército comunista entró en Tianjin y en Pekín.

Ese mismo año los comunistas resultaron victoriosos, contando con la ayuda soviética, y establecieron la República Popular China, a cuyo mando colocaron a su jefe, Mao Zedong, contando con una población de aproximadamente quinientos millones de habitantes, poniendo en vigencia su constitución, que proclamaba al comunismo como partido único, mientras los nacionalistas constituían su propio gobierno, la República Nacionalista China, en la isla de Taiwan.

El “Gran Timonel”, como fue apodado Mao Zedong, trató de reconstruir la economía China, deteriorada por la Segunda Guerra Mundial, siguiendo el modelo del comunismo soviético, reforzando fundamentalmente la industria bélica y colectivizando las propiedades rurales, donde se quería lograr un excedente productivo, sobre todo de cereales, para repartir entre los pobladores urbanos, pero este intento fracasó, lo que obligó a Mao Zedong a retirarse del poder.

Ha recibido 1362 puntos

Vótalo:

Movimiento 15-M.

11. Movimiento 15-M.

El "Movimiento 15-M de los Indignados" es un movimiento ciudadano vigente en España desde el día 15 de mayo de 2011 con la intención de promover una democracia más participativa alejada del bipartidismo PP-PSOE y del dominio de los bancos, así como la auténtica división de poderes entre otras... Ver mas
El "Movimiento 15-M de los Indignados" es un movimiento ciudadano vigente en España desde el día 15 de mayo de 2011 con la intención de promover una democracia más participativa alejada del bipartidismo PP-PSOE y del dominio de los bancos, así como la auténtica división de poderes entre otras medidas. Aglutina sobre todo a jóvenes, aunque poco a poco se han unido personas de todas las edades, con el siguiente lema: “No somos marionetas en manos de políticos y banqueros, democracia real ¡YA!”. La plataforma se autodefine como apartidista, asindical, pacífica, contraria a formar parte de cualquier ideología, pero no apolítica.

Los autores del manifiesto de este movimiento se consideran preocupados e indignados por el panorama político, económico y social existente en España marcado por la corrupción de los políticos, empresarios y banqueros. Esta circunstancia se agrava por la indefensión del ciudadano ante la ausencia de un Estado de derecho. Reconocen como tal situación hace daño a la sociedad y como mediante la unión de sus miembros es posible construir una sociedad mejor.

Ha recibido 1304 puntos

Vótalo:

Revolución de los Jóvenes (2011).

12. Revolución de los Jóvenes (2011).

La Revolución de los Jóvenes es una serie de manifestaciones y altercados callejeros que comenzaron el 25 enero de 2011 y que se difundieron por todo Egipto. Las manifestaciones y revueltas se originaron como una protesta por el exceso de brutalidad policíaca, las leyes de emergencia del Estado... Ver mas
La Revolución de los Jóvenes es una serie de manifestaciones y altercados callejeros que comenzaron el 25 enero de 2011 y que se difundieron por todo Egipto. Las manifestaciones y revueltas se originaron como una protesta por el exceso de brutalidad policíaca, las leyes de emergencia del Estado, las altas tasas de desempleo, el deseo de aumentar el sueldo mínimo, la carencia de viviendas y alimentos, la inflación, la corrupción, la falta de libertad de opinión y las pobres condiciones de vida.

Durante los últimos años se habían repetido periódicamente este tipo de protestas, pero estas últimas han sobrepasado con creces a lo ocurrido durante los años previos. Las protestas del 2011 han sido catalogadas como "sin precedentes" para Egipto y los hechos más serios de la sociedad civil en los últimos años.

La principal meta de los manifestantes era forzar la salida del presidente Hosni Mubarak, quien llevaba en el poder casi 30 años. Dieciocho días después de las primeras protestas, Mubarak dimite

Ha recibido 1215 puntos

Vótalo:

Revoluciones liberales de 1820 y 1830.

13. Revoluciones liberales de 1820 y 1830.

En 1820 y 1830 se produjeron ciclos revolucionarios en Europa que se sustentaron esencialmente en dos ideologías: • El liberalismo de la primera mitad del siglo XIX rechazaba el absolu- tismo y buscaba recuperar los derechos y las libertades que reconoció la Revolución Francesa en su momento... Ver mas
En 1820 y 1830 se produjeron ciclos revolucionarios en Europa que se sustentaron esencialmente en dos ideologías:

• El liberalismo de la primera mitad del siglo XIX rechazaba el absolu- tismo y buscaba recuperar los derechos y las libertades que reconoció la Revolución Francesa en su momento.

• El nacionalismo tiene su origen en la expansión napoleónica, que exacerbara los sentimientos de pertenencia a una nación. La reorgani- zación del Congreso de Viena ignoró la identidad cultural, histórica y de costumbres de algunos pueblos. Además, existían imperios antiguos que estaban formados por pueblos muy diferentes. Estos reivindicaron su independencia.

En estas revoluciones participaron grandes masas de población que, en la mayoría de los casos, representaban a to- das las clases sociales. Las autoridades reprimieron duramente estos movimientos. En 1820 se produjo la primera onda revolucionaria:

• El movimiento se inició en España cuando el comandante Riego se pronunció contra la monarquía absoluta de Fer- nando VII, lo que dio lugar al Trienio Liberal, en el que los liberales españoles consiguieron que S.M. El Rey jurase la Constitución de Cádiz de 1812. El movimiento terminó en 1823 con la intervención de la Santa Alianza, que invadió Es- paña y restauró el absolutismo.

• En 1821 los griegos se sublevaron contra la dominación turca. La insurrección culminó con la independencia de Gre- cia en 1829.

En 1830 se produjo la segunda onda revolucionaria.

• Su centro fue Francia. El Rey Carlos X de Borbón intentó acabar con la carta otorgada que concediera Luis XVIII. Como respuesta, se produjo una revolución que lo expulsó del país y que llevó al trono a Luis Felipe de Orleans, apoyado por la burguesía acomodada.

• Como reflejo, en Bruselas se produjo un levantamiento contra el rey de Holanda, que condujo a la independencia de Bélgica en 1831.

En otros lugares de Europa los movimientos revolucionarios fracasaron, como fue el caso de Alemania, Italia o Polonia.

Ha recibido 1074 puntos

Vótalo:

Alzamiento Nacional (1936).

14. Alzamiento Nacional (1936).

El pronunciamiento del 17 y 18 de julio de 1936 fue una sublevación militar dirigida contra el gobierno de la Segunda República Española que condujo a la Guerra Civil Española y, derrotada la República, al establecimiento del régimen franquista, que se mantuvo en el poder en España hasta 1975... Ver mas
El pronunciamiento del 17 y 18 de julio de 1936 fue una sublevación militar dirigida contra el gobierno de la Segunda República Española que condujo a la Guerra Civil Española y, derrotada la República, al establecimiento del régimen franquista, que se mantuvo en el poder en España hasta 1975.

Desde el advenimiento de la Segunda República Española, y especialmente desde la llegada al poder de la CEDA, el clima de violencia y extremismo político se había ido incrementando, casi sin interrupción. Importantísima en este sentido fue la Revolución de 1934.

El triunfo del Frente Popular en las elecciones parlamentarias del 16 de febrero de 1936 consolidó la polarización extrema de la vida política. Inmediatamente, las organizaciones revolucionarias que integraban o apoyaban dicho Frente (PSOE, UGT, PCE, CNT, POUM) se lanzaron a una campaña de movilizaciones de masas (huelgas, manifestaciones, ocupación de tierras, quema de iglesias...) en un ambiente claramente prerrevolucionario.

La victoria del Frente Popular y el creciente clima revolucionario y violento convencieron a muchos de que la democracia había fracasado y de que la República estaba a punto de caer en manos de revolucionarios marxistas. Se produjeron: 170 iglesias incendiadas, 251 intentos fallidos de quema de iglesias, 269 muertos y 1.287 heridos por asesinatos políticos y choques callejeros, 133 huelgas generales y 218 parciales.

En el ambiente que reinaba en España en la primavera de 1936, las clases medias y altas temían que una oleada implacable de violencia atea y revolucionaria barriese la sociedad y la Iglesia. Desde el mismo momento de la victoria electoral del Frente Popular, oficiales reaccionarios y monárquicos comenzaron la preparación de una sublevación militar. El asesinato de Calvo Sotelo convenció de la necesidad de dar el golpe de Estado a los militares que aún estaban indecisos, entre ellos, a Franco. Este golpe de Estado estaba preparado por Emilio Mola para mediados o finales de julio desde hacía tiempo y contaba con el apoyo de la Falange y de los movimientos conservadores y católicos. Finalmente, el 18 de julio, estalló la sublevación, tanto por parte de militares como por simpatizantes civiles.

Ha recibido 1034 puntos

Vótalo:

Revolución de Mayo (1810).

15. Revolución de Mayo (1810).

Tras las invasiones inglesas, los criollos fortalecieron su sentimiento de unidad y se sintieron poseedores de una fuerza militar capaz de luchar por sus derechos políticos y económicos, atacados por España, pues esta no les permitía el ejercicio de cargos públicos y monopolizaba el comercio... Ver mas
Tras las invasiones inglesas, los criollos fortalecieron su sentimiento de unidad y se sintieron poseedores de una fuerza militar capaz de luchar por sus derechos políticos y económicos, atacados por España, pues esta no les permitía el ejercicio de cargos públicos y monopolizaba el comercio, favoreciendo solo los intereses de la metrópoli.

La situación europea favorecía los planes de los revolucionarios. La invasión de Napoleón a España había tenido como consecuencia la prisión del rey Fernando VII. Por lo tanto, estando cautivo el rey, era imposible que ejerciera su autoridad sobre las colonias en América.

Los hispanoamericanos estaban imbuidos por las ideas liberales surgidas a partir de la Revolución Francesa de 1789 y por la experiencia de la independencia norteamericana.

La Revolución de Mayo es una serie de acontecimientos revolucionarios ocurridos en mayo de 1810 en la ciudad de Buenos Aires, por aquel entonces capital del Virreinato del Río de la Plata, una dependencia colonial de España. Como consecuencia de la revolución fue depuesto el virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y reemplazado por la Primera Junta de Gobierno.

Este acontecimiento inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del Rey de España Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte.

Los historiadores consideran a dicha manifestación de lealtad una maniobra política que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios. La declaración de independencia de Argentina tuvo lugar posteriormente durante el Congreso de Tucumán en 1816.

Ha recibido 972 puntos

Vótalo:

Marcha sobre Roma (1922).

16. Marcha sobre Roma (1922).

El descontento y la violencia social que enfrentaba a comunistas y socialistas con los sectores nacionalistas y liberales, el desempleo y las huelgas junto a un debilitado sistema politico institucional llevó al Partido Fascista a acometer la conquista del poder. La Marcia su Roma fue una... Ver mas
El descontento y la violencia social que enfrentaba a comunistas y socialistas con los sectores nacionalistas y liberales, el desempleo y las huelgas junto a un debilitado sistema politico institucional llevó al Partido Fascista a acometer la conquista del poder.

La Marcia su Roma fue una marcha organizada por el entonces dirigente del Partido Nacional Fascista, Benito Mussolini, entre el 27 y el 29 de octubre de 1922, que lo llevó al poder. Más de medio millón de personas no militares y desarmadas se pusieron en marcha aquellos días desde todas partes de Italia para llegar a la capital y apoyar la toma de poder por parte de los fascistas.

La marcha marca el final del régimen parlamentario precedente y el principio del régimen fascista, aunque la dictadura entró en vigencia más adelante, con el asesinato de Giacomo Matteotti y la prohibición de los partidos de la oposición.

Para disolver la amenaza que presentaban los fascistas que llegaban a las afueras de la ciudad, el gobierno del primer ministro Luigi Facta pidió el estado de sitio para Roma y movilizar al ejército. Sin embargo, el rey Víctor Manuel III rechazó firmar la orden, lo que significó el apoyo a Mussolini y a sus correligionarios. Las razones de la negativa del monarca a oponerse a Mussolini son diversas y confusas: se ha sugerido que temió perder su trono si rechazaba cooperar con los fascistas, que deseó evitar una guerra civil, etc.

Mussolini, seguro de su control sobre los acontecimientos, estaba decidido a no aceptar nada que no fuera el control del gobierno. Finalmente, el 29 de octubre el rey le pidió que fuera primer ministro y que formara un gabinete.

Ha recibido 905 puntos

Vótalo:

Motín del Té (1773).

17. Motín del Té (1773).

El 16 de diciembre de 1773 tuvo lugar en Boston el denominado Motín del Té, en el que se lanzó al mar todo un cargamento de té. Fue un acto de protesta de los colonos americanos contra Gran Bretaña y es consi- derado un precedente de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. La... Ver mas
El 16 de diciembre de 1773 tuvo lugar en Boston el denominado Motín del Té, en el que se lanzó al mar todo un cargamento de té. Fue un acto de protesta de los colonos americanos contra Gran Bretaña y es consi- derado un precedente de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

La rebelión de los colonos en el puerto de Boston nace como conse- cuencia de la aprobación por parte de Gran Bretaña en 1773 del "Acta del Té", que gravaba la importación a la metrópoli de distintos produc- tos para beneficiar a la Compañía Británica de las Indias Orientales.

Unos cien colonos se disfrazaron de indios y se dirigieron al muelle de Griffin, donde estaban los recién llegados bar- cos británicos cargados de té. Rápida y eficientemente, armados con hachas y cuchillos, amedrentaron a los marine- ros y subieron cajas de té de la bodega a la cubierta. Las abrieron y las arrojaron por la borda. Cuarenta y cinco tone- ladas de té de un valor estimado de 10.000£ fueron vertidas a las aguas del puerto de Boston, en las que flotaron du- rante semanas.

Ha recibido 843 puntos

Vótalo:

Motín de Esquilache (1766).

18. Motín de Esquilache (1766).

En 1766, siendo rey Carlos III, tuvo lugar en Madrid y otros puntos de España la revuelta que ha pasado a la historia como el Motín de Esqui- lache, en la que se calcula que participaron alrededor de cuarenta mil personas y que cerca estuvo de poner en peligro la figura real. Aunque el... Ver mas
En 1766, siendo rey Carlos III, tuvo lugar en Madrid y otros puntos de España la revuelta que ha pasado a la historia como el Motín de Esqui- lache, en la que se calcula que participaron alrededor de cuarenta mil personas y que cerca estuvo de poner en peligro la figura real.

Aunque el detonante de la revuelta fue la publicación de una norma municipal que regulaba la vestimenta de los madrileños, habría que buscar las causas verdaderas en el hambre, las constantes subidas de precio de los productos de primera necesidad y el recelo de los es- pañoles a los ministros extranjeros traídos por Carlos III. Finalmente, el motín se saldó con el exilio forzado del marqués de Esquilache, Se- cretario de Hacienda e inspirador del edicto.

El marqués de Esquilache, persona de absoluta confianza de Carlos III, trataba de erradicar en la Villa de Madrid el uso de la capa larga y el sombrero de ala ancha con el pretexto de que, embozados, los madrileños podían darse anónima- mente a todo tipo de atropellos y esconder armas entre los ropajes. La medida propugnaba el uso de la capa corta y el tricornio. La multa en caso de desobediencia ascendía a seis ducados y doce días de cárcel para la primera infracción y el doble para la segunda.

Aunque resulta indiscutible la utilidad de la medida para el mantenimiento del orden público, no es menos cierto que el italiano se había propuesto hacer entrar en la "modernidad europea" a la capital más sucia e insalubre del continente. Fue Esquilache quien ordenó la pavimentación e iluminación de calles y la creación de paseos y jardines. Asimismo, se propuso limpiar las calles de basura y excrementos mediante la construcción de fosas y pozos sépticos, práctica- mente desconocidos en los barrios populares. El uso de la nueva indumentaria, por tanto, vendría a ser una renovación estilística en las costumbres, más acorde con los nuevos tiempos.

Publicado el edicto municipal, la reacción popular no fue otra que sustituir los bandos por pasquines vejatorios contra el italiano. Esquilache, lejos de amedrentarse, ordenó a los soldados que ayudaran a las autoridades municipales en el cumplimiento de la orden. Algunos alguaciles acortan en las calles las capas de los díscolos o tratan de cobrar las multas en su beneficio. Pequeños conatos violentos se suceden y la indignación del pueblo de Madrid crece.

El Domingo de Ramos de 1766 se desencadena el motín. En la plazuela de Antón Martín, dos embozados se acercan hasta unos sorprendidos soldados que les dan el alto. En ese instante, irrumpe en la plaza un grupo de gente armada que provoca la huida de la soldadesca. Los amotinados asaltan un cuartelillo situado en la misma plaza y se apoderan de sables y fusiles, dirigiendo sus pasos hacia la calle de Atocha donde muchos otros se suman. El azar quiso que el tumulto se topara con el duque de Medinaceli, que se comprometió a transmitir a El Rey sus peticiones.

La patulea asalta la casa de Esquilache y asesina a cuchilladas a un servidor que trató de ofrecer resistencia. Los amotinados vacían sin contemplaciones la bien surtida cocina del marqués y se dirigen a las casas de otros dos mi- nistros italianos, Grimaldi y Sabatini.

El Lunes Santo, enterado el pueblo de Madrid de que Esquilache se encuentra junto a El Rey, una muchedumbre se dirige hacia el Palacio Real. Los odiados miembros de la guardia valona se mantienen firmes y terminan abriendo fue- go y matando a una mujer, lo que enardece a los reunidos, que comienzan a corear consignas contra Esquilache y con- tra los valones. Finalmente, un sacerdote que actúa como mediador hace llegar a Carlos III una lista de exigencias:

• Destierro del marqués de Esquilache y su familia.

• Que no existan ministros extranjeros.

• Desaparición de la Guardia Valona.

• Bajada de los precios de los comestibles.

• Desaparición de las Juntas de Abastos.

• Retirada de las tropas a sus cuarteles.

• Sea conservado el uso de la capa larga y el sombrero de ala ancha.

• Que El Rey "se digne salir a la vista de todos para que puedan escuchar por boca suya la palabra de cumplir y satis- facer las peticiones".

Carlos III acepta las exigencias populares, desoyendo a los hombres de armas que aconsejan sofocar la revuelta sin contemplaciones. La calma parece reinar de nuevo en la ciudad.

El Martes Santo amanece tranquilo, pero el pueblo, que confía en la palabra real, conoce que Carlos III, asustado por las revueltas, ha partido hacia Aranjuez llevando consigo a toda su familia. La población se inquieta pensando que esa marcha pueda significar que el monarca está reuniendo al ejército para regresar y doblegar a la ciudad. Pronto la in- quietud se transforma en agitación en las calles, rumores y miedo. La población se echa a la calle y se producen de- sórdenes y saqueos peores que los de la jornada anterior. Son asaltados almacenes de comestibles, cárceles y cuar- teles.

Carlos III, consciente ahora de la torpeza que supuso su marcha de la ciudad, hace leer su respuesta en las calles de Madrid, ratificando su promesa de respetar las peticiones populares, pero advirtiendo que no se presentará ante su pueblo, como indicaba unas de las peticiones, hasta que los ánimos se hayan calmado. La multitud vuelve a sus ca- sas gritando: ¡Viva El Rey!

Ha recibido 778 puntos

Vótalo:

Motín de Aranjuez (1808).

19. Motín de Aranjuez (1808).

El Motín de Aranjuez fue una revuelta de carácter popular que ocurrió entre el 17 y el 19 de marzo de 1808. Fue respaldada por el Príncipe de Asturias, Fernando VII, y provocada por la difícil situación que atravesaba España como consecuencia de las guerras europeas y la crisis del absolutismo... Ver mas
El Motín de Aranjuez fue una revuelta de carácter popular que ocurrió entre el 17 y el 19 de marzo de 1808. Fue respaldada por el Príncipe de Asturias, Fernando VII, y provocada por la difícil situación que atravesaba España como consecuencia de las guerras europeas y la crisis del absolutismo.

Las alianzas que España venía estableciendo con Inglaterra habían tenido consecuencias desastrosas para el país. La Guerra de la Convención le costó a España posesiones coloniales. Su posterior alianza con Francia fue aún más dañina para los intereses españoles, pues el enfrentamiento con Inglaterra era más erosivo a la economía del país. El colofón a los malos resultados de la alianza con Napoleón fue la batalla de Trafalgar en 1805, que puso fin al proyecto napoleónico de invadir Gran Bretaña por mar, de tal modo que la única opción para el emperador francés era bloquear la isla desde el continente.

Todos estos acontecimientos los venía observando Fernando VII con bastante indignación. Despreciaba a Godoy, Primer Ministro de España, por su gestión diplomática y los resultados de su política, pero también porque controlaba a su padre, Carlos IV, y a la Corte.

La cima de los despropósitos la encontró Fernando VII cuando, según el Tratado de Fontainebleu en 1807, España autorizaba la entrada de un ejército francés que se dirigía a Portugal, país que se negaba a aceptar el embargo a Gran Bretaña. Además, en el mismo tratado se contemplaba el reparto de Portugal entre los franceses y Godoy, verdadero atentado contra los derechos dinásticos de cualquier familia real, teniendo en cuenta que Godoy era un noble de muy baja alcurnia como para ostentar un título regio.

La entrada de los franceses en España demostró que sus intenciones eran muy distintas a lo acordado. Las tropas napoleónicas empezaron a ocupar plazas sin ni siquiera luchar, como Pamplona, San Sebastián, Barcelona o Burgos. En 1808 la situación era crítica y la Familia Real, temiendo las intenciones de los franceses, se retiró a Aranjuez, con la intención puesta en marchar hacia Sevilla, puerto en el que embarcarían para huir a México.

El día 13 de marzo de 1808 se tomó la decisión del traslado a Sevilla y el día 15 se movilizó a gran parte de las tropas de Madrid para escoltar a la comitiva real. Esto provocó la reacción de los partidarios de Fernando VII, reacios al exilio de Carlos IV en México, que instigaron revueltas corriendo la voz de la huida de los reyes. En la noche del 17 al 18 de marzo, grupos de rebeldes armados atacaron y saquearon la casa de Godoy.

Carlos IV, temeroso de su propia vida si la turba se descontrolaba, hizo el gesto de desposeer a Godoy de todos sus poderes y asumió el mando del Ejército y de la Marina ante la Corte y los Ministros, competencias que ejercía Godoy hasta entonces. Cuando el 19 de marzo Godoy fue encontrado escondido en su casa, la noticia corrió veloz entre la plebe, que quedó descontrolada y marchó en su busca para lincharlo.

Ante la gravísima situación, Fernando VII, querido por el pueblo por haberse enfrentado a Godoy, medió logrando salvar al valido, y su padre, completamente desprestigiado, abdicó en él como última opción para superar la crisis. El 23 de marzo los franceses entraron en Madrid y Murat se encargó de declarar nula la abdicación de Carlos IV, lo que motivaría más adelante la mediación de Napoleón en el enfrentamiento entre padre e hijo y las abdicaciones de Bayona.

Ha recibido 646 puntos

Vótalo:

Revolución Gloriosa (1688).

20. Revolución Gloriosa (1688).

Hasta finales del siglo XVI la monarquía de los Tudor tuvo muchos intereses en común con los burgueses urbanos y con los pequeños propietarios rurales de origen noble. Sus intereses coincidían en la lucha contra España por el dominio de los mares atlánticos, por el empeño español en restablecer... Ver mas
Hasta finales del siglo XVI la monarquía de los Tudor tuvo muchos intereses en común con los burgueses urbanos y con los pequeños propietarios rurales de origen noble. Sus intereses coincidían en la lucha contra España por el dominio de los mares atlánticos, por el empeño español en restablecer el catolicismo en Inglaterra y en la lucha contra las familias más poderosas de la nobleza inglesa que arruinaban el país con sus guerras privadas.

Esta alianza entre la monarquía y los burgueses entró en crisis durante los reinados de los reyes de la dinastía Estuardo. En las primeras décadas del siglo XVII la riqueza de los burgueses dedicados al comercio aumentaba. Mientras tanto, disminuían los ingresos de los nobles más poderosos que tenían como única fuente de riqueza la propiedad de sus tierras. Muchos nobles comenzaron a depender de la monarquía para sobrevivir y los burgueses entraron en conflicto con el poder absoluto de la monarquía que intentó poner límites al desarrollo de sus actividades económicas.

El problema erradicaba en que los burgueses estaban generando y acumulando una riqueza a la que la monarquía no podía acceder. Para obtener una parte de ese nuevo capital, la monarquía propuso crear nuevos impuestos y aumentar los que ya existían. El Parlamento se opuso porque sus miembros no podían controlar el destino del dinero recaudado. La corona también intentó participar directamente en algunas de las actividades industriales y comerciales, pero el resultado fue un aumento de precios, desocupación y descontento general. Para conseguir ingresos, la monarquía comenzó a exigir antiguos derechos feudales y reforzó su alianza con la jerarquía de la Iglesia Anglicana, integrada por grandes terratenientes.

El enfrentamiento por los impuestos continuó. La corona comenzó a exigirlos aunque no tuvieran la aprobación del Parlamento y los burgueses comprendieron que los cambios económicos que necesitaban solo se alcanzarían a través de la lucha política. Las familias de comerciantes más poderosas fueron el núcleo de la oposición al rey Carlos I con el objetivo de lograr un gobierno que representara los intereses de los hombres de negocios.

Durante 1639 los burgueses se negaron a pagar impuestos, pero la crisis se agravó cuando en 1640 Escocia pretendió separarse de Inglaterra y la Cámara de los Comunes se negó a aprobar los fondos necesarios para equipar y pagar un ejército a las órdenes del rey. La mayoría de los comerciantes, artesanos y aprendices apoyaron a la Cámara, por lo que en 1642 comenzó la guerra civil.

En los dos bandos enfrentados había representantes de la nobleza y de los burgueses. Lo que los diferenciaba era que los realistas tenían más fuerza en las regiones agrícolas del norte y el oeste del país, mientras que el Parlamento encontraba el apoyo en el sur y en el este, regiones en las que predominaban la industria y el comercio.

En el conflicto armado venció el ejército parlamentario que dirigía Oliverio Cromwell. En 1649 los nobles fueron expulsados del Parlamento, se proclamó la república y el rey Carlos I fue decapitado.

Después de la muerte de Cromwell, los burgueses más poderosos llegaron a un acuerdo con la nobleza y, en 1660, la monarquía fue restaurada en la persona de Carlos II Estuardo. Por su parte, el rey aceptaba que correspondía al Parlamento la elaboración de leyes y la aprobación de impuestos.

El acuerdo entre la monarquía y el Parlamento se rompió cuando llegó al trono Jacobo II, católico y con tendencias absolutistas. El nuevo rey no encontró apoyo para restablecer la monarquía absoluta: la nobleza no era católica y sabía que la mayor parte de la sociedad no aceptaba una vuelta al pasado. Esto fue lo que llevó a un nuevo acuerdo entre los nobles y los burgueses, quienes coincidieron en la necesidad de destronar al rey.

Convencidos de que el destronamiento del rey en este caso era lícito, en 1688 nobles y burgueses ofrecieron la corona de Inglaterra al príncipe holandés Guillermo de Orange con dos condiciones: debía mantener el protestantismo y dejar gobernar al Parlamento. Jacobo II, abandonado por casi todos los grupos sociales, dejó el trono. De esta forma, sin violencia, triunfó la Gloriosa Revolución, que abolió definitivamente la monarquía absoluta e inició en Inglaterra la época de la monarquía parlamentaría.

Ha recibido 642 puntos

Vótalo:

Revolución Sandinista (1978).

21. Revolución Sandinista (1978).

La Revolución Sandinista comenzó en 1978 en Nicaragua y se extendió hasta 1990. Fue protagonizado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, poniendo fin a la dictadura de la familia Somoza sustituyéndola por un gobierno de perfil izquierdista. La lucha contra la dictadura de la... Ver mas
La Revolución Sandinista comenzó en 1978 en Nicaragua y se extendió hasta 1990. Fue protagonizado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, poniendo fin a la dictadura de la familia Somoza sustituyéndola por un gobierno de perfil izquierdista.

La lucha contra la dictadura de la familia Somoza, que ya había comenzado a finales de los años 50, se intensifica significativamente en 1978. Al año siguiente se firma el acuerdo de unidad por parte de los representantes de las tres fracciones sandinistas y se decide impulsar la lucha. Se hace el llamamiento a la ofensiva final y a la huelga general. Posteriormente, las columnas guerrilleras entran en Managua con un amplio respaldo popular, consumando la derrota del dictador Anastasio Somoza Debayle.

El nuevo gobierno, formado por un amplio espectro ideológico con presencia socialdemócrata, socialista, marxista y con una influencia muy grande de la teología de la liberación, trató de introducir reformas en los aspectos socio-económicos y políticos de Nicaragua, tratando además los problemas relativos a la sanidad, la educación y el reparto de la tierra que el país sufría.

La oposición armada realizada por los Estados Unidos, que hundió al país en una guerra civil, junto a diversos errores de gobierno achacables a la inexperiencia de los sandinistas, llevaron a Nicaragua a una posición económica crítica que hizo que el Frente Sandinista de Liberación Nacional perdiera las elecciones en 1990, poniendo fin al periodo revolucionario.

Ha recibido 617 puntos

Vótalo:

Revolución de Noviembre (1918).

22. Revolución de Noviembre (1918).

La Revolución de Noviembre es una serie de revueltas civiles que se propagó por toda Alemania desde noviembre de 1918 hasta mayo de 1919, lo que provocó la caída del emperador Guillermo II. Esta revolución alemana culminó con el establecimiento de la Constitución y República de Weimar. En... Ver mas
La Revolución de Noviembre es una serie de revueltas civiles que se propagó por toda Alemania desde noviembre de 1918 hasta mayo de 1919, lo que provocó la caída del emperador Guillermo II. Esta revolución alemana culminó con el establecimiento de la Constitución y República de Weimar.

En este conflicto civil hubo dos grupos antagónicos que tuvieron un papel preponderante: la Liga Espartaquista, constituida por grupos armados marxistas y anarquistas cuyo objetivo era tomar el poder en Alemania por la fuerza y establecer un régimen comunista, y los Freikorps, grupos nacionalistas cuyo objetivo era evitar que los comunistas tomasen el poder por la fuerza.

La Revolución de Noviembre de 1918 comenzó con un motín de marineros de la marina de guerra alemana. Estos se negaban a maniobrar para sacar la flota al Mar del Norte para librar una última batalla contra la flota inglesa. Debido a la gran tensión político-social que reinaba en Alemania hacia finales de la guerra, esta rebelión de los marineros provocó grandes revueltas callejeras que se propagaron en pocos días por toda Alemania, que forzaron la abdicación de Guillermo II en 1918, instaurandose una república de caracter transitorio hasta la redacción de una constitución republicana.

Sin embargo, más alzamientos civiles atizados por la Liga Espartaquista se extendieron por toda la nación y se caracterizaron por su extrema violencia. En Munich, el 6 de abril de 1919, los comunistas tomaron el gobierno de Bavaria por la fuerza y declararon una república bolchevique.

La oportuna y heroica intervención de los Freikorps hizo posible la liberación de Bavaria de las garras marxistas. La clase media e industrial, junto con los grupos nacionalistas, continuaron la ofensiva contra los extremistas de la izquierda. En mayo de 1919 la Revolución de Noviembre había culminado y Alemania había sido pacificada.

Ha recibido 601 puntos

Vótalo:

Revolución Húngara (1848).

23. Revolución Húngara (1848).

En 1848, un grupo de jovenes intelectuales húngaros redactaron consignas y versos para exigir más independencia de la corona de los Habsburgo. Estos avanzaron por las calles de Pest seguidos de una multitud de ingenieros, médicos, profesores y ciudadanos húngaros que continuaban dando a conocer... Ver mas
En 1848, un grupo de jovenes intelectuales húngaros redactaron consignas y versos para exigir más independencia de la corona de los Habsburgo. Estos avanzaron por las calles de Pest seguidos de una multitud de ingenieros, médicos, profesores y ciudadanos húngaros que continuaban dando a conocer las proclamas que pronto fueron reproducidas en una imprenta.

De esta forma, la revolución comenzó con eventos poco violentos, seguidos por insurrecciones a lo largo del reino, lo que permitió a los reformistas húngaros declarar la autonomía de Hungría dentro del Imperio Habsburgo.

El nuevo gobierno aprobó una serie de leyes reformistas denominadas las "Leyes de Abril", que creaban un Reino Nacional Autónomo de Hungría. También se demandó que el gobierno húngaro tuviera el poder de recibir y gastar todas los impuestos que aumentaran en Hungría y que tuviera autoridad sobre sus regimientos en el ejército Habsburgo.

Con complicaciones por una posible revolución en Viena, Austria aceptó la autonomía húngara. Sin embargo, luego de que la Revolución Austríaca fuera aplacada, Austria nuevamente se rehusó a aceptar la independencia de Hungría. La última confrontación entre Viena y Pest ocurrió cuando el Conde de Lamberg asumió su cargo como General de todos los Ejércitos en Hungría. En respuesta al ataque hacia Lamberg, al llegar a Hungría pocos días después, la corte imperial ordenó que se disolviera el gobierno y el parlamento húngaro, lo que marcó el comienzo de la guerra por la independencia.

Ha recibido 488 puntos

Vótalo:

Revolución Iraní (1979).

24. Revolución Iraní (1979).

La Revolución Iraní, que en 1979 supuso el final del régimen del “Sha” y estableció un nuevo régimen en Irán, fue un acontecimiento inédito y sorprendente en la historia del siglo XX. En primer lugar, fue una revolución, en el sentido de un movimiento subversivo popular que fue capaz de derribar... Ver mas
La Revolución Iraní, que en 1979 supuso el final del régimen del “Sha” y estableció un nuevo régimen en Irán, fue un acontecimiento inédito y sorprendente en la historia del siglo XX. En primer lugar, fue una revolución, en el sentido de un movimiento subversivo popular que fue capaz de derribar un régimen establecido. Por otro lado, fue la primera ocasión en la que el uso político del Islam desempeñó un papel absolutamente primordial, superando con mucho al que pudo tener en otro tiempo el nacionalismo de los países que habían superado el colonialismo.

A finales de los años 70 surge el deseo de cambio de régimen: las manifestaciones multitudinarias y las represiones se suceden. El “Sha” promete emprender reformas políticas, pero el descontento es tan grande que se exige su renuncia al poder.

Todo intento de sublevación era sofocado por la autoridad del “Sha”. Este se apoyaba en la SAVAK, un grupo policial que se encargaba de vigilar todas las actividades de la población civil. A ellos se les atribuyen las desapariciones y torturas durante la dictadura. La SAVAK utilizaba métodos muy crueles, que iban desde quemar los párpados de sus víctimas hasta lanzarlos contra planchas de hierro al rojo vivo. Esta opresión, sumada a la desproporción social y económica que vivía Irán en la década de los 70, provocó la caída del último líder de la dinastía Pahlevi.

Ha recibido 467 puntos

Vótalo:

Revolución Irmandiña (siglo XV).

25. Revolución Irmandiña (siglo XV).

La Revolución Irmandiña es una serie de revueltas que tuvieron lugar durante el siglo XV en el reino de Galicia contra la opresión señorial. Con la unión dinástica entre los reinos de León y Castilla en 1230, Galicia se convirtió en una posesión dependiente de la Corona de Castilla. El gran peso... Ver mas
La Revolución Irmandiña es una serie de revueltas que tuvieron lugar durante el siglo XV en el reino de Galicia contra la opresión señorial. Con la unión dinástica entre los reinos de León y Castilla en 1230, Galicia se convirtió en una posesión dependiente de la Corona de Castilla. El gran peso rural en la estructura económica y la enorme influencia nobiliaria, tanto laica como eclesiástica, convirtieron a Galicia en una importante parte de la Corona. El gran poder del clero y la nobleza en ella supusieron una gran molestia para la Corona. Esta nobleza cometía numerosos abusos que iban desde el patrocinio del bandolerismo señorial hasta el incremento desorbitado de la presión fiscal. El campesinado fue la víctima más acusada de los abusos señoriales y, por tanto, protagonizó diversas revueltas contra sus opresores.

La Irmandade Fusquenlla se formó en el año 1431 en las tierras del señor de Andrade a causa de la extrema dureza con la que este noble trataba a sus vasallos. La revuelta se inició en las comarcas de Pontedeume y Betanzos, se expandió por los obispados de Lugo y Mondoñedo y llegó al arzobispado de Santiago de compostela. Roi Xordo, un hidalgo de baja estirpe de A Coruña, dirigió las tropas de la hermandad y pereció en la represión posterior a la derrota irmandiña en 1435.

La gran Guerra Irmandiña tuvo lugar entre 1467 y 1469. Los preparativos para la formación de una “Irmandade Xeral” (Hermandad General) empezaron en los años anteriores por parte de Alonso de Lanzós y con el apoyo de varios ayuntamientos, que actuaron como motores iniciales del movimiento. En este caso, la revuelta irmandiña fue una auténtica guerra civil por la participación social que tuvo. Años consecutivos de malas cosechas y pestes provocaron una revuelta popular. Los irmandiños contaban con unos 80.000 efectivos. En la organización y dirección de la guerra irmandiña participaron varios grupos sociales: campesinos, gentes de ciudades, baja nobleza, hidalguía e incluso miembros del clero. El auge del movimiento irmandiño fue posible por la existencia de la “mentalidad justiciera y antiseñorial” de la sociedad gallega bajomedieval, que rechazaba las injusticias cometidas por los señores, considerados popularmente como unos “malhechores”.

Los enemigos de los irmandiños fueron fundamentalmente nobles laicos, dueños de castillos y fortalezas y encomenderos de las principales iglesias y monasterios. Los irmandiños destruyeron alrededor de ciento cincuenta castillos y fortalezas durante los dos años que duró esta gran guerra.

En un primer momento, parte de la nobleza que sufrió la ira de los irmandiños huyó a Portugal o a Castilla. En 1469, Pedro Madruga inició desde Portugal el ataque feudal, con el apoyo de otros nobles y de las fuerzas del arzobispo de Santiago de Compostela. Las tropas feudales, que contaban con una mejor maquinaria de guerra, vencieron a los irmandiños, arrestando y matando a sus líderes. La victoria de las tropas de Pedro Madruga se debió en parte al apoyo de los reyes de Castilla y Portugal, además de la división de las fuerzas irmandiñas.

Ha recibido 447 puntos

Vótalo:

Motín de los Gatos (1699).

26. Motín de los Gatos (1699).

El Motín de los Gatos sucedió en Madrid en 1699. Todo empezó en la Plaza Mayor de Madrid cuando una mujer se quejó del precio tan alto del pan. Protestó a voz en grito, preguntando cómo podría alimentar a su marido y a sus hijos. Los que la rodeaban asintieron y corearon sus gritos y las voces... Ver mas
El Motín de los Gatos sucedió en Madrid en 1699. Todo empezó en la Plaza Mayor de Madrid cuando una mujer se quejó del precio tan alto del pan. Protestó a voz en grito, preguntando cómo podría alimentar a su marido y a sus hijos. Los que la rodeaban asintieron y corearon sus gritos y las voces se fueron multiplicando.

Justo en ese momento, el corregidor que pasaba por allí le dijo a la mujer que "mandara castrar a su marido para que no le diese más hijos”. Estas palabras enojaron a la gente y se produjo el motín. Una multitud enfurecida se lanza en bandada y arrasa todo lo que encuentra a su paso, llegando hasta la casa del conde de Oropesa, que fue asaltada e incendiada.

Luego la turba se dirigió hacia el Palacio Real exigiendo ver a El Rey. Al salir Carlos II al balcón y dirigirles unas palabras, la muchedumbre se calmó, aunque este motín le costó el puesto de valido al conde de Oropesa.

Ha recibido 434 puntos

Vótalo:

Rebelión de Wat Tyler (1381).

27. Rebelión de Wat Tyler (1381).

La Rebelión de Wat Tyler fue una serie de revueltas populares en la Baja Edad Media europea que constituyó un importante episodio en la historia de Inglaterra. Este motín antifiscal no fue solo la más extrema y generalizada insurrección en la historia de Inglaterra, sino también la insurrección... Ver mas
La Rebelión de Wat Tyler fue una serie de revueltas populares en la Baja Edad Media europea que constituyó un importante episodio en la historia de Inglaterra. Este motín antifiscal no fue solo la más extrema y generalizada insurrección en la historia de Inglaterra, sino también la insurrección popular más documentada de la historia durante la época medieval.

Aunque la propia rebelión fue un fracaso, la insurección tuvo eco histórico porque marca el principio del fin de la servidumbre en la Inglaterra medieval. Este acontecimiento aumentó la sensibilización entre las clases altas de la necesidad de reformar el feudalismo y de la miseria atroz de la que se resentían las clases bajas como resultado de su esclavitud forzada.

Ha recibido 403 puntos

Vótalo:

Revolución cantonalista (1873).

28. Revolución cantonalista (1873).

En pleno siglo XIX y con la I República aún en la probeta, se extendió por España una fiebre libertaria y anticentralista. Entre el maremágnun de acontecimientos que constituye la historia del convulso siglo XIX español, que cuenta entre otros con el caballo de Espartero, Fernando VII abordando... Ver mas
En pleno siglo XIX y con la I República aún en la probeta, se extendió por España una fiebre libertaria y anticentralista. Entre el maremágnun de acontecimientos que constituye la historia del convulso siglo XIX español, que cuenta entre otros con el caballo de Espartero, Fernando VII abordando el país a lomos de los 100.000 hijos de San Luis, María Cristina conspirando entre amantes o Pepe Botella estupefacto ante un pueblo que le acuchillaba a los soldados por los caminos, ha quedado relegado al olvido uno de los episodios más pintorescos e inexplicables de la historia de España: la revolución cantonal de 1873.

Situacíon política.

Amadeo de Saboya abdica tras su efímero reinado, repudiado por el pueblo que siempre lo consideró un advenedizo y un títere al servicio alternativamente del partido liberal y el partido conservador, mientras la llama carlista no acababa de apagarse en el norte y amenazaba con convertirse en incendio. Tras la marcha del monarca y ante una situación desesperada se optó por el único sistema político que aún no había sido ensayado. En 1873 y en la España más anárquica que se recuerda nacía la I República con Castelar, Margall, Figueras y Salmerón como valedores.

El estallido de la revolución.

El primer gobierno resultaría de una coalición entre republicanos y radicales y la presidencia del poder ejecutivo rotaría entre los cuatro personajes antes citados, que dedicaron sus empeños en buscar de forma enfebrecida una Constitución Republicana que sustituyese a la monárquica aún vigente. A partir de junio de 1873 los acontecimientos se precipitan. Una serie de ciudades españolas se declaran independientes del poder central y proclaman su propio cantón. Entre las que participaron en aquel alzamiento figuraban municipios tan variopintos como Torrevieja, Alcoy, Salamanca, Toro, Betanzos, Utrera, Córdoba y Coria. Los municipios españoles, despojados de recursos e influencia a causa de la desamortización de Madoz, veían la posibilidad de recuperar su importancia. Por ello, muchas veces dirigieron su revuelta no contra el poder central, sino contra su capital de provincia. Además estas revoluciones estuvieron dirigidas por los nuevos representantes de la incipiente protesta social, la Internacional de los Trabajadores, que planeaba como un fantasma sobre la revolución cantonal.

La mayoría de los cantones suprimieron monopolios, reconocieron el derecho al trabajo, la jornada de ocho horas y terminaron con los impuestos sobre consumo. Las tendencias socialistas y anarquistas no consiguieron imponerse y solo en Cádiz, Sevilla y Granada tuvieron los internacionalistas más influencia. Finalmente, el general Martínez Campos logró reprimir a los cantones. La revolución fue sofocada en menos de dos meses.

Ha recibido 394 puntos

Vótalo:

Revolución del Petróleo (1873).

29. Revolución del Petróleo (1873).

La Revolución del Petróleo fue una revuelta obrera de carácter libertario y sindicalista que tuvo lugar en Alcoy en el verano de 1873. Se denomina Revolución del Petróleo porque los obreros, desesperados ante las pésimas condiciones de vida, llevaban como estandartes grandes antorchas untadas... Ver mas
La Revolución del Petróleo fue una revuelta obrera de carácter libertario y sindicalista que tuvo lugar en Alcoy en el verano de 1873. Se denomina Revolución del Petróleo porque los obreros, desesperados ante las pésimas condiciones de vida, llevaban como estandartes grandes antorchas untadas con petróleo, provocando que durante unos días toda la ciudad oliese a petróleo.

Durante la I República, Alcoy era una de las pocas ciudades españolas donde la revolución industrial se había asentado: la presencia de la industria papelera, textil y metalúrgica habían originado una fuerte subida demográfica y la consecuente implantación de un sistema de producción capitalista, introduciendo la mecanización y sustituyendo un considerable número de mano de obra. Esto provocó y motivó la aparición de movimientos ludistas que empezaron a destrozar las maquinarias como reivindicación y defensa de la clase obrera.

La situación colocó a la ciudad de Alcoy al frente de los conflictos sociales en esta época, a causa del malestar de los obreros, que se organizaron y fueron los pioneros en establecer la Primera Internacional de los Trabajadores en España. Otras revoluciones proletarias iban surgiendo por toda España, pero la más significativa fue la Revolución del Petróleo, unas jornadas en las que los obreros llegaron a dominar la ciudad en el transcurso de una huelga general que llegó a ser un verdadero motín. Durante la revolución, el alcalde ordenó disparar sobre los manifestantes y estos se defendieron asaltando el ayuntamiento, asesinándolo a él y encerrando al resto de la corporación municipal en el edificio.

La ciudad se declaró independiente y estuvo gobernada del 9 al 13 de julio de 1873 por el Comité de Salud Pública presidido por Severino Albarracín. Los manifestantes reivindicaron una serie de mejoras salariales y la reducción de la jornada laboral. Finalmente, la revuelta acabó con la intervención del ejército federal, la ocupación militar de la ciudad, duras represalias para los revolucionarios y prácticamente ninguna mejora para la clase trabajadora. Fueron juzgados más de seiscientos obreros, incluso menores de entre 12 y 17 años. Muchos de los acusados fueron condenados a muerte.

Estas jornadas rompieron los pactos de colaboración entre republicanos y anarquistas y dieron pie a que los marxistas criticaran a los anarquistas que dirigían el movimiento obrero. A partir de este momento, la clase trabajadora empezó a autoorganizarse, ayudándose de ciertas facciones de la Iglesia Católica. Se crearon diferentes organismos e instituciones: escuelas profesionales católicas, círculos de obreros católicos, cajas de ahorros como el Monte de Piedad, etc. El movimiento obrero se organizó en torno a la sección española de la Asociación Internacional de Trabajadores, con un fuerte carácter socialista, ateo y anarco-sindical.

Ha recibido 359 puntos

Vótalo:

Revolución de Kronstadt (1921).

30. Revolución de Kronstadt (1921).

La Revolución de Kronstadt fue un alzamiento fracasado de los marinos soviéticos contra el gobierno de la URSS. La rebelión tomó lugar en las primeras semanas de marzo de 1921 en Kronstadt, una fortaleza naval situada en el golfo de Finlandia, siendo la última gran rebelión en contra del dominio... Ver mas
La Revolución de Kronstadt fue un alzamiento fracasado de los marinos soviéticos contra el gobierno de la URSS. La rebelión tomó lugar en las primeras semanas de marzo de 1921 en Kronstadt, una fortaleza naval situada en el golfo de Finlandia, siendo la última gran rebelión en contra del dominio bolchevique dentro del territorio ruso.

Tras la guerra civil, Rusia quedó arruinada. Las sequías de 1920 y 1921 y la espantosa hambruna durante los últimos años fueron el capítulo final del desastre. En los años postreros a la Revolución de Octubre, las epidemias, las hambrunas, las luchas, las ejecuciones y la crisis económica y social habían acabado con algo más de veinte millones de vidas.

Esta insostenible situación económica trajo consigo levantamientos en el campo así como huelgas y violentos malestares en las fábricas. En las áreas urbanas surgió una ola de huelgas espontáneas y hacia finales de febrero Petrogrado se encontraba al borde de una huelga general. Fue así que el 26 de febrero y en respuesta a los eventos sucedidos en Petrogrado, la tripulación de los barcos Petropavlovsk y Sevastopol mantuvieron un encuentro de emergencia y aceptaron enviar una delegación a la ciudad para investigar e informar acerca de los movimientos huelguísticos. Al regreso del delegado, dos días después, este informó al resto de la tripulación acerca de las huelgas, contando con el total apoyo de los marinos, y la represión del gobierno dirigida en contra de los huelguistas. Aquellos que estuvieron presentes decidieron aprobar una resolución con quince demandas, las cuales fueron enviadas a Petrogrado.

Entre las demandas más importantes exigidas por los rebeldes se encontraban la reelección del sóviet, sóviets sin bolcheviques, el derecho de libre expresión y la total libertad de acción y comercio. Tras fracasar en la petición de las demandas, y por la búsqueda de la igualdad de sueldos para los trabajadores y el fin de los bloqueos de caminos para el ingreso de alimentos a la ciudad, los marinos de Kronstadt se alzaron en rebelión en contra del gobierno bolchevique en marzo de 1921.

Esos marineros y otros rebeldes demandaron la posibilidad de sóviets libres. El gobierno ruso se opuso y respondió con un ultimátum el 2 de marzo. Este afirmaba que la sublevación respondía a un plan de la inteligencia francesa y que la resolución del Petropavlovsk había sido tomada por un centenar de Social-Revolucionarios y proto-fascistas. También argumentaron que la revuelta había sido organizada por los oficiales ex zaristas liderados por el ex general Kozlovsky.

Otra de las razones que utilizaban los comunistas para demostrar que el motín había sido fruto de una conspiración contrarrevolucionaria fue la aparición en la prensa de la noticia dos semanas antes de que se produjese el acontecimiento. Esta fue la línea oficial tomada por el gobierno en contra de la revuelta.

Los trabajadores de Petrogrado estaban bajo ley marcial y ni pudieron ni quisieron ofrecer demasiado apoyo a Kronstadt. El gobierno bolchevique comenzó su ataque en Kronstadt el 7 de marzo. Después de 10 días de continuos ataques, durante los cuales muchas unidades del Ejército Rojo fueron forzadas a atacar a punta de pistola y durante el cual también algunos miembros del ejército se unieron a la rebelión, la revuelta de Kronstdat fue exterminada por dicho ejército, que contaba con algo más de 50.000 tropas bajo el comando de Mijaíl Tujachevsky. El 17 de marzo, las fuerzas bolcheviques finalmente entraron a la ciudad de Kronstadt después de haber sufrido cerca de 10.000 bajas. Aunque no existen datos certeros acerca de los rebeldes caídos en acción, los historiadores estiman que miles fueron ejecutados en los días posteriores y muchos más enviados a campos de trabajo en Siberia. Otro gran número de rebeldes lograron escapar a Finlandia.

Las unidades del Ejército Rojo acabaron con el alzamiento, que había encontrado eco en sectores populares por la grave situación social que se vivía. En contra de este descontento, Lenin, quien también concluyó que la revolución mundial no era inminente, procedió en la primavera del mismo año a reemplazar el comunismo de guerra por la Nueva Política Económica, la cual terminaría por sacar al país de la ruina.

Ha recibido 318 puntos

Vótalo:

La septembrina (1868).

31. La septembrina (1868).

La septembrina fue un levantamiento revolucionario español ocurrido en septiembre de 1868 que supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio del período denominado Sexenio Democrático. A mediados de la década de 1860 el descontento contra el régimen monárquico de Isabel II en los... Ver mas
La septembrina fue un levantamiento revolucionario español ocurrido en septiembre de 1868 que supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el inicio del período denominado Sexenio Democrático.

A mediados de la década de 1860 el descontento contra el régimen monárquico de Isabel II en los ambientes populares, políticos y militares era patente. El moderantismo español, en el poder desde 1844, se encontraba en una fuerte crisis interna, y no había sabido resolver los problemas del país. Había una grave crisis económica y por doquier proliferaban los pronunciamientos.

En el exilio, liberales y republicanos llegaban a acuerdos en Ostende (1866) y en Bruselas (1867) para promover aun más desórdenes que condujeran a un drástico cambio de gobierno, no ya para sustituir al presidente Narváez, sino con el objetivo último de derrocar a la misma Isabel II y expulsarla del trono español. La reina y el mismo régimen monárquico se habían convertido en foco de las críticas sobre los principales problemas del país.

A la muerte de Leopoldo O'Donnell en 1867 se produjo una importante migración de simpatizantes de la Unión Liberal a las posiciones del frente que propugnaba el derrocamiento de Isabel II y el establecimiento de un gobierno más eficaz para España. En 1868 la suerte de la Corona ya estaba echada. Las fuerzas navales con base en Cádiz, al mando de Juan Bautista Topete, se amotinaron contra el gobierno de Isabel II. El pronunciamiento ocurría en el mismo lugar donde se levantara en armas contra su padre el general Riego cincuenta años antes.

El presidente Narváez abandonó a la reina moriría aquel mismo año, ahondando la crisis en los sectores moderados. Los generales Prim y Serrano denunciaron al gobierno y gran parte del ejército desertó, pasándose al bando de los generales revolucionarios a su regreso a España.

El movimiento iniciado en Andalucía pronto se extendió a otros lugares del país, sin que las tropas del gobierno hicieran frente seriamente a las de los pronunciados. El apoyo de Barcelona y de toda la zona mediterránea fue decisivo para el triunfo de la revolución. A pesar de la demostración de fuerza de la reina, los lealistas de Pavía fueron derrotados por el general Serrano. Isabel se vio entonces abocada al exilio.

A partir de este momento y durante seis años (1868-1874) se intentará crear en España un sistema de gobierno revolucionario, conocido como Sexenio Democrático, hasta que el fracaso final lleve de nuevo al poder a los moderados.

Ha recibido 315 puntos

Vótalo:

Rebelión de las Alpujarras (1568).

32. Rebelión de las Alpujarras (1568).

La Rebelión de las Alpujarras fue un conflicto acontecido en España entre 1568 a 1571 durante el reinado de Felipe II. La abundante población morisca del reino de Granada se alzó en protesta contra la Pragmática Sanción de 1567, que limitaba las libertades religiosas de dicha población. Cuando... Ver mas
La Rebelión de las Alpujarras fue un conflicto acontecido en España entre 1568 a 1571 durante el reinado de Felipe II. La abundante población morisca del reino de Granada se alzó en protesta contra la Pragmática Sanción de 1567, que limitaba las libertades religiosas de dicha población. Cuando el poder real consiguió vencer a los sublevados, se decidió dispersar a más de ochenta mil moriscos procedentes del reino granadino por varios puntos de la península Ibérica, para evitar que su concentración provocara nuevas rebeliones.

Pedro de Deza emitió un edicto proclamando la Pragmática Sanción en 1567. En los meses siguientes los moriscos se dispusieron a negociar a través de Jorge de Baeza y Francisco Núñez Muley, quienes defendieron que las tradiciones perseguidas por el edicto no eran incompatibles con la doctrina cristiana y que el comercio, principal actividad económica de la población morisca después de la agricultura, se podía ver afectado, con la consiguiente disminución de ingresos reales. Estos argumentos, que habían funcionado en negociaciones similares en tiempos de Carlos I, no lo hicieron en esta ocasión.

Tras un año de infructuosas negociaciones, la población morisca granadina decidió levantarse en armas en 1568. No recibieron mucho apoyo en la capital, pero la rebelión se extendió rápidamente por la Alpujarra. A la cabeza del levantamiento morisco se situó Fernando de Córdoba y Válor, que fue proclamado rey cerca de. La rebelión fue apoyada militar y económicamente desde Argelia, con el objetivo de debilitar a Felipe II, pasando de cuatro mil insurgentes en 1569 a veinticinco mil en 1570.

La guerra, que comenzó con incursiones y emboscadas, sorprendió a Felipe II con la mayoría de sus tercios en los Países Bajos. En 1570, ante el grave cariz que tomaba la revuelta, el rey destituyó al marqués de Mondéjar como Capitán General de Granada y nombró en su lugar a su hermanastro Don Juan de Austria, quien comandó un ejército regular traído de Italia y del levante español, que sustituyó a la milicia local y que consiguió sofocar la revuelta en 1571.

Los moriscos de Granada que sobrevivieron fueron dispersados hacia otros lugares de la Corona de Castilla, especialmente hacía Andalucía cccidental y Castilla, para evitar otra rebelión. Finalmente en 1609 Felipe III decretó la total Expulsión de los moriscos españoles.

Ha recibido 314 puntos

Vótalo:

Revolución de Tambov (1920).

33. Revolución de Tambov (1920).

La Revolución de Tambov fue el mayor levantamiento del campesinado contra los bolcheviques durante la guerra civil rusa. Se desencadenó a causa de la recolección forzosa de cosechas realizada por el gobierno soviético dentro de la política del comunismo de guerra. La guerra civil había... Ver mas
La Revolución de Tambov fue el mayor levantamiento del campesinado contra los bolcheviques durante la guerra civil rusa. Se desencadenó a causa de la recolección forzosa de cosechas realizada por el gobierno soviético dentro de la política del comunismo de guerra.

La guerra civil había interrumpido las labores normales de cosecha en los terrenos agrícolas de Rusia y había cortado las comunicaciones usuales entre los campesinos productores de grano y las ciudades donde se consumía dicha producción, factores que amenazaban el suministro de alimentos a las ciudades donde vivía el proletariado urbano, que era a su vez el principal apoyo político de los bolcheviques.

El levantamiento se produjo en agosto de 1920 en Tambov cuando el gobierno soviético radicalizó las requisas de grano, imponiendo la confiscación forzosa de los excedentes de producción y fijando también cuotas mínimas obligatorias de producción para la cosecha futura. Los campesinos de Tambov se opusieron a ambos mandatos y amenazaron con reducir la producción si continuaban las confiscaciones forzosas, alegando que estas no consideraban la demanda de alimento que también existía en las zonas rurales.

Una característica distintiva de esta revolución fue que estuvo comandada por una organización estrictamente política, la Unión de Campesinos Trabajadores y que ejerció poder efectivo dentro de su área de influencia, fijando una jerarquía bien definida y creando un ejército propio.

La rebelión fue aplastada por unidades del Ejército Rojo encabezadas por Mijaíl Tujachevski. La coordinación política de las operaciones contra la rebelión estuvo dirigida por Vladímir Antónov-Ovséyenko. El famoso mariscal Georgi Zhúkov obtuvo su primera condecoración combatiendo a los rebeldes.

La insurrección fue de tal tamaño que hubo que mandar 30.000 soldados del Ejército Rojo para sofocarla. El ejército empleó artillería pesada y trenes armados para combatir a los campesinos rebeldes. Incluso en ocasiones se emplearon armas químicas contra las tropas campesinas, en base a arsenales sobrantes de la I Guerra Mundial. Se establecieron también varios campos de concentración, donde se llevó a los familiares de los insurgentes en calidad de rehenes.

La rebelión fue aplastada por el Ejército Rojo a mediados de 1921 gracias a un mejor armamento, dando muerte a los principales dirigentes campesinos y reocupando el territorio ganado por los sublevados. Algunos campesinos armados se dispersaron por las zonas boscosas de la región de Tambov realizando actos de guerrilla contra las autoridades soviéticas hasta que sus seguidores murieron paulatinamente en combate o abandonaron la lucha.

Ha recibido 311 puntos

Vótalo:

Levantamiento de Solís (1846).

34. Levantamiento de Solís (1846).

La Década Moderada (1844-1854), bajo el reinado de Isabel II, fue un periodo en el que el Partido Moderado ejerció el control del régimen político, desarrollando una versión conservadora del liberalismo. El general Narváez fue el hombre fuerte de la década, caracterizada por el recorte de las... Ver mas
La Década Moderada (1844-1854), bajo el reinado de Isabel II, fue un periodo en el que el Partido Moderado ejerció el control del régimen político, desarrollando una versión conservadora del liberalismo. El general Narváez fue el hombre fuerte de la década, caracterizada por el recorte de las libertades y los derechos, así como por la centralización administrativa.

El 2 de abril de 1846 se sublevó en Lugo un batallón dirigido por el coronel Miguel Solís, el cual proclamó la disolución del Consejo Provincial y la Diputación. Cuando la situación ya estaba bajo el control de los insurrectos en Lugo, Solís dirigió una arenga a sus soldados. En esta alocución, la intención del alzamento se encuentra claramente expresada al final del discurso: “Gallegos: españoles todos: ¡Viva la Reina libre! ¡Viva la Constitución! ¡Fuera extranjeros! ¡Abajo el Dictador Narváez! ¡Abajo el sistema tributario!”

El general Narváez envió tropas bajo el mando del general La Concha para reducir la sublevación. El día 23 comenzó la batalla de Cacheiras en las afueras de Santiago de Compostela, entre las tropas enviadas por el gobierno y los sublevados, que fueron derrotadas. La gran superioridad de las tropas de La Concha hizo inútil la resistencia, llevando a cabo estas, tras la victoria, el saqueo y pillaje de Compostela tal y como se les prometió. Solís, que se había refugiado en el monasterio de San Martín Pinario, se entregó aquella misma tarde. Tres días después, un juicio lo condenó a muerte en Carral. Este juicio no fue celebrado en Santiago o en La Coruña por miedo a los simpatizantes del coronel que había en estas ciudades. Al amanecer, el coronel Solís fue llevado al atrio de la iglesia de la parroquia de Paleo, en la villa coruñesa de Carral, donde fue fusilado. Otros once oficiales más fueron fusilados cerca de esa misma villa coruñesa. El párroco que presenció el fusilamiento, en el acta de defunción añadió: "Espectáculo horroroso. Triste Memoria".

Estos militares ejecutados serían conocidos como Mártires de Carral. Diez años después, ya durante el Bienio Progresista, el gobierno declararía "Beneméritos de la Patria" a los doce fusilados. Las Cortes les concedieron la Cruz del Valor y la Constancia y decretaron la contrucción de un monumento. En él se puede ver el escudo de Galicia y una inscripción que dice: "A los mártires de la libertad muertos el 26 de abril de 1846. Liga Gallega de La Coruña".

Ha recibido 310 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil