Versión impresa

RELATOS...(cuando la imaginacion trabaja por si sola)

RELATOS...(cuando la imaginacion trabaja por si sola)

  • Lista creada por jorgebasd.
  • Publicada el 05.02.2013 a las 21:13h.
  • Clasificada en la categoría Otros.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Etiquetada como:

Avatar de jorgebasd

Último acceso 19.11.2016

Perfil de jorgebasd

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de jorgebasd

Acciones de la lista

Tras muchas vicisitudes he conseguido acabar la lista. 10 relatos ineditos, de creacion propia, de multitud de generos diferentes, que haran las delicias (eso espero) de la mayoria de los lectores. Espero que la disfruteis :)

PD: cada uno va dedicado varios usuarios, asi que leerlos bien hasta el final...y no os preocupeis, si alguno se queda sin dedicatoria tendra una en la que sacare proximamente...

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

ROMA=AMOR

1. ROMA=AMOR

Elaine cruzaba la calle. Fabrizzio salia de su casa. Elaine se agacho a atarse los cordones que se le habian desatado. Fabrizzio vio como un coche entraba en la calle a exagerada velocidad. Elaine se levantaba y miraba al frente. Fabrizzio grito: "¡Cuidado!" Elaine no vio el... Ver mas
Elaine cruzaba la calle.

Fabrizzio salia de su casa.

Elaine se agacho a atarse los cordones que se le habian desatado.

Fabrizzio vio como un coche entraba en la calle a exagerada velocidad.

Elaine se levantaba y miraba al frente.

Fabrizzio grito: "¡Cuidado!"

Elaine no vio el coche que se acercaba. El coche no la vio a ella y no paro.
Elaine salio volando.

Cuando Fabrizzio entro en la habitacion, esperaba ver a algun familiar de la chica, a alguien esperandola y velandola. Pero estaba sola. Se sento en el asiento y le dejo unas flores en la mesilla. Era preciosa. Rubia, ojos verdes, labios suaves y rosados... Nunca antes la habia visto, pero se sentia en la obligacion de estar con ella, dado que el habia visto todo lo que habia pasado.
Fue a verla durante toda una semana. En esos ratos que iba, solo hablo con ellas dos veces, y ella, en una de esas, le habia dado las gracias por todo, por acompañarla en su estado y por intentar avisarla.
A cada dia que pasaba, Fabrizzio estaba mas enamorado de Elaine.
Y Elaine, sin que el lo supiera, tambien le amaba cada dia mas.
Hasta que el dia en que le dieron el alta a Elaine, Fabrizzio supo que jamas la volveria a ver. Se despidio de ella con un gesto, y cuando ya se iba, ella le dijo:
-¿Me das tu telefono?
Y el corazon de Fabrizzio salto de alegria. Se lo dio.
Y al dia siguiente quedaron.
Asi nacio una bonita amistad que se transformo en otra cosa el 14 de febrero, mientras pasaban por el Coliseo romano. Iban charlando animadamente, y cuando Elaine admiro la estructura de la centenaria construccion, Fabrizzio le solto a bocajarro:
-¿Quieres ser mi novia?
Las luces del Coliseo se encendieron en ese momento, dando al lugar un ambiente magico.
Elaine le miro. Y no lo penso.
Abrazo tan fuerte a Fabrizzio que este casi se cae, y ella, antes de darle un apasionado beso en los labios le susurro:
-Y tambien tu mujer...
(Dedicado a Angelcanarias, a Fitodenapoles y a Favorito, espero que les guste)

Ha recibido 99 puntos

Vótalo:

EL HOMBRE DE LA NOCHE

2. EL HOMBRE DE LA NOCHE

Un solitario coche conducia por la carretera secundaria. A ambos lados del camino habian bosques oscuros, y por delante solo se alcanzaba a ver mas carretera. No habia ni un alma. El conductor del coche, llamado Nathan, conducia rapido. Tenia prisa por llegar a un cita de trabajo muy importante... Ver mas
Un solitario coche conducia por la carretera secundaria. A ambos lados del camino habian bosques oscuros, y por delante solo se alcanzaba a ver mas carretera. No habia ni un alma. El conductor del coche, llamado Nathan, conducia rapido. Tenia prisa por llegar a un cita de trabajo muy importante, que tendria lugar a las 7 de la tarde en una ciudad a 40 kms de su vivienda. Eran aun las seis y cuarto, pero esa carretera solitaria no le sonaba para nada. Penso varias veces en volver, pero se dijo que asi perderia mas tiempo, asi que seguia hacia delante. Cada vez mas convencido de que estaba perdido, la noche se cernia sobre el, impaciente. Por aquella zona anochecia muy pronto, y aunque no le pillo por sorpresa, si que le hizo tener un escalofrio. Jamas le habia gustado la noche. Jamas.
Siguio conduciendo. 15 minutos mas. Media hora mas. La larga carretera no acababa. Los arboles si iban cambiando, algunos mas grandes otros mas pequeños...hubo un momento en que aparecio un prado llano, sin un solo arbol. Y Nathan lo habia estado mirando de reojo, sin quitar la mirada de la carretera, cuando le parecio ver a alguien caminando por aquel prado desprovisto de arboles. Habia girado la cabeza totalmente para ver mejor, pero no habia nadie. Nervioso, siguio conduciendo.
Siete menos cuarto. Estaba claro que perdia el trabajo. Suspiro y puso la radio. Interferencias. Probo con otro canal. Interferencias. Asi con todos los que probo. En aquel lugar alejado de la mano de Dios no habia radio. Probo con el movil sin retirar la mirada de la carretera. Nada, no habia cobertura. Resoplo, exasperado. Y siguio conduciendo.
Las 7. Nathan estaba furioso. Habia perdido la entrevista que le salvaria del embargo y encima estaba perdido en medio de ninguna parte. Genial. Redujo la velocidad y se dispuso a dar media vuelta, hasta que vio algo que lo hizo parar. Un hombre. Se dirigia a el desde el camino que dejaba atras. La noche ya lo cubria todo con su manto, pero alcanzo a ver una alta sombra, que se dirigia impasible hacia el. Dio la vuelta al coche del todo y encendio los focos a toda potencia. El hombre ni se inmuto, siguio caminando. Y lo peor. No tenia rostro. No tenia cuerpo. Era una sombra. Era la noche.
Nathan quiso gritar, pero sin saber como el hombre ya le atenazaba la garganta con una mano anormalmente grande. Los cristales de la ventanilla del conductor yacian rotos. Y Nathan yacia a punto de morir ahogado por ese hombre.Intento forcejear, pero la fuerza de esa sombra era inhumana. Lo ultimo que pudo pensar fue: "El hombre de la noche..."

(Dedicada a Carlos, a Sasukenshin y a Zohary, porque creo que el relato les va como anillo al dedo, espero que les guste)

Ha recibido 95 puntos

Vótalo:

LOS PERROS TAMBIEN HABLAN

3. LOS PERROS TAMBIEN HABLAN

Toby era un perro muy fiel. Cuando su amo le mandaba a por sus zapatillas, Toby iba y se las llevaba obedientemente. Cuando su amo le mandaba al patio para hacer sus necesidades, Toby iba sin rechistar. Cuando su amo le acariciaba en los muslos traseros, Toby se tumbaba panza arriba porque sabia... Ver mas
Toby era un perro muy fiel. Cuando su amo le mandaba a por sus zapatillas, Toby iba y se las llevaba obedientemente. Cuando su amo le mandaba al patio para hacer sus necesidades, Toby iba sin rechistar. Cuando su amo le acariciaba en los muslos traseros, Toby se tumbaba panza arriba porque sabia que su amo queria hacerle cosquillas en el vientre. En definitiva, Toby era feliz. Siempre movia el rabo de un lado a otro debido a su sempiterna felicidad. Hasta que un dia la cosa se torcio.
Su amo trajo a alguien nuevo a la casa. Cuando llego con la jaula entre los brazos, Toby olio algo fuerte, algo aterrador. Habia algo vivo en la jaula. Fue la primera vez que el perro salio corriendo al llegar su dueño a la casa, Se escondio bajo la cama, temblando. Oyo las pisadas de su amo dirigiendose hacia alli. Noto como depositaba la jaula en el suelo, y como se abria suavemente. Entonces, algo aparecio bajo la cama. Un hocico anaranjado. Ojos verdes. Sonrisa felina. Un gato. Toby huyo despavorido, y el nuevo inquilino maullo complacido. El perro acabo escondido en un rincon de la casa mientras su amo jugaba con su nueva mascota, un apestoso y jugueton gato.
Pero eso no fue todo. Resultara extraño, pero Toby veia como el gato se comia su comida, le mordia la pelota y le arañaba el peluche sobre el que Toby dormia. Ese gato era un demonio. Pero su amo no lo veia, solo acariciaba al gato y llamaba a Toby perro malo, pues pensaba que las cortinas arañadas y las zapatillas desgarradas eran cosa suya, pues el gato no podia haber sido, con esa cara angelical...No. Toby sabia que el gato era el mal de aquella casa.
El dia en que su amo le puso nombre al gato, Toby supo que el felino no se iria jamas de la casa, y que tendria que aguantarlo. Encima, le puso un nombre peor que el suyo: Anaranjado. ¿Que gato podia llamarse Anaranjado? Sin duda, uno que fuera el demonio reencarnado.
Entonces, un dia, Toby no pudo mas. Veia como Anaranjado se quedaba con su amo, lo lamia y se acurrucaba entre sus piernas...Y salto sobre el gato. Este saco las zarpas y su pelaje se erizo. La pelea fue dura. Dentelladas, arañazos, patadas...El pobre dueño intentaba mediar pero cada vez que se acercaba a la maraña que era la pelea, salia con varios añazos nuevos. Todo temino cuando una palangana de agua callo sobre ellos, haciendo que Anaranjado huyera despavorido y que Toby quedara sentado, confuso y agotado. El amo, harto, habia llenado una palangana de agua y se la habia hechado por encima, y Toby lo agradecio. La envidia le habia corroido, pero supo que su amo para nada le odiaba cuando este se lo puso en brazos y empezo a acariciarle las heridas. Toby le dirigio una mirada agradecida y le lamio la cara. Vio a su amo sonreir, y entonces supo Toby que ya, despues de muchisimo tiempo, era feliz.

(Dedicada, como no podia ser de otra forma, al perro y el gato de listas, Roberto the dog y Dami2012, espero que os guste)

Ha recibido 79 puntos

Vótalo:

BAJO EL SOL ABRASADOR

4. BAJO EL SOL ABRASADOR

Camellos. Arena. Mas camellos. Era lo unico que veia Brennan. Llevaba una gorra azul que le ayudaba a taparse del sol, pero era imposible. Pegaba con tal fuerza que aunque se hubiera puesto 3 mil gorras, le hubiera alcanzado la cabeza. Resoplaba a cada rato, y ademas tenia el trasero molido de... Ver mas
Camellos. Arena. Mas camellos. Era lo unico que veia Brennan. Llevaba una gorra azul que le ayudaba a taparse del sol, pero era imposible. Pegaba con tal fuerza que aunque se hubiera puesto 3 mil gorras, le hubiera alcanzado la cabeza. Resoplaba a cada rato, y ademas tenia el trasero molido de tanto estar sentado en el camello. Sudaba como un cerdo. Desde luego que no era el viaje mas facil que habia hecho. Sus compañeros de caravana no decian nada. La mayoria eran egipcios, pero habian dos marroquies, un guineano y un libio. El era el unico irlandes. Tambien estaba Axel, el prisionero aleman.
Se encontraban en esa situacion por culpa del aleman, por supuesto. Mientras Brennan trabajaba en la comisaria de Mbour, una ciudad de Senegal, Axel habia asesinado a tres personas durante el robo de un banco, tres calles mas abajo. Le habia tocado bajar a reducirlo y detenerlo, y lo habian conseguido, pero los jefes de la comisaria habian decidido que debian llevarlo a El Cairo, ya que alli estaba la delegacion alemana mas cercana. Y le habia tocado a Brennan y a varios policias mas escoltarlo hasta alli cruzando el desierto, ya que no habian aviones por la tarde. La mayoria habia protestado, el irlandes entre ellos, pero el comisario era el mandamas, asi que alli estaban. Chupando arena, calor y dolores en la espalda y en zonas mas bajas. Brennan echaba de vez en cuando una mirada rapida al aleman, Axel. Este mantenia siempre una mirada fria puesta en el horizonte. No daba señales de cansancio ni de calor, aunque era obvio que tenia porque llevabaa el pelo rubio empapado en sudor. No habia abierto la boca nunca, por lo que imaginaba Brennan que solo hablaria aleman.
Acamparon, ya de noche. Mientras la mayoria dormia, les toco a Brennan, un marroqui llamado Muhamad y al libio, llamado Hashim, vigilar al aleman, para que no se escapase. Acurrucados ante el fuego, y Axel en forma de armadillo tirado sobre la arena, se dispusieron a pasar la noche. El calor que los habia asfixiado por el dia habia dado paso a un frio helador, que amenazaba con congelarles las entrañas. Brennan tiritaba, y aunque parecia que sus compañeros de lumbre estaban acostumbrados, lo cierto es que vio de vez en cuando al marroqui tener algun escalofrio.
Cuando Brennan se estaba quedando dormido, oyo como Axel pedia agua. Miro inquisitivamente a Hashim y asintio, asi que Brennan se levanto, cogio una botella de agua de su mochila y se dispuso a dar de beber al prisionero.
No se dio cuenta hasta que ya era tarde.
El aleman tenia una mano metida en la bota, pues al estar acurrucado tenia facil meter la mano ahi, y saco rapidamente una navaja, pequeña pero afilada. Brennan recibio tres puñaladas rapidas pero suficientes para dejarlo tirado en el suelo, sangrando. Hashim y Muhamad reaccionaron tarde. Lo ultimo que alcanzo Brennan a oir antes de sumirse en las tinieblas fueron dos disparos, imaginó que el de Hashim, que cargaba la escopeta, y un grito, pero que no era el del alemán.
Cuando despertó el sol estaba en su cenit. Su estomago le ardia, y su cabeza parecia a punto de explotar. Se levanto a duras penas y observo el paisaje de su alrededor. Hashim muerto. Muhamad muerto. No habian camellos. Y los demas, los que la ultima vez dormian placidamente en sus tiendas, yacian muertos, manchando de sangre la ardiente arena. Y Brennan estaba solo, herido de muerte, y solo.

(Dedicado a Stevouchka, el camello de listas, espero que le guste)

Ha recibido 77 puntos

Vótalo:

NUNCA

5. NUNCA

Escribo esto desde la carcel. Nunca antes habia escrito, y creo que ahora es un buen momento para hacerlo. Lo necesito. Necesito deshacerme de mis tormentos, de todos los fantasmas que me acosan desde aquel dia. E imagino que al escribirlo me sentire mejor. Logicamente no desapareceran, pero... Ver mas
Escribo esto desde la carcel. Nunca antes habia escrito, y creo que ahora es un buen momento para hacerlo. Lo necesito. Necesito deshacerme de mis tormentos, de todos los fantasmas que me acosan desde aquel dia. E imagino que al escribirlo me sentire mejor. Logicamente no desapareceran, pero supongo que me haran estar mas aliviado. Aqui, en la soledad de la celda, uno rememora cosas que jamas querria recordar, pero es inevitable. Estas tanto tiempo solo y sin hablar con nadie que es imposible no pensar en lo que hiciste, en lo que te hizo estar en esta situacion. Y ese es mi caso. Necesito contarlo, necesito plasmarlo. Espero sentirme mejor al hacerlo.
Empezare desde el principio. Conoci a Lisa en el baile de fin de curso. Ambos teniamos 17 años, y bailamos juntos. Despues, riendo y charlando, medio achispados por el ponche, la bese. Y ella me devolvio el beso. Ahi empezo todo. 5 años despues, dimos el paso. Y nos casamos. Eramos jovenes, con 22 años, pero nos queriamos, nos amabamos con locura. Eramos muy felices.
Y un par de años despues, nacio Mara. Nuestra primera hija. Estabamos pletoricos. Jamas habiamos estado tan felices, y jamas nos habiamos querido tanto. Y otros dos años despues, nosotros con 26 y Mara con 2, nacio Ken. Y entonces todo empezo a ir mal.
Me despidieron. El dinero escaseaba, y Lisa intentaba que a los pequeños no les faltara de nada. Yo buscaba trabajo pero no encontraba nada, y al final, un dia, desisti. Desde aquel dia llegaba borracho a casa todos los dias. Lisa no podia mas. Cuidaba de los niños, hacia horas extras limpiando la casa de una vecina y encima debia estar pendiente de mi, un estupido alcoholico. Hasta que, como es normal, un dia se cansó. Me pidio el divorcio. Me dijo que asi no podiamos seguir y que, o cambiaba o nos divorciabamos. Yo, borracho como una cuba, pense que no lo decia en serio y no le hice caso. Al dia siguiente, mientras me despejaba de mi resaca, aparecio Lisa con unos documentos firmados por ella. "Firma"-me dijo. No lo hice. Tampoco hice nada malo en ese momento, solo le pregunte, con voz calmada, que podiamos pensarlo y hablarlo entre los dos. Ella, rotunda, nego ocn la cabeza y me acerco mas el papel. Yo seguia tranquilo pero la furia queria salir al exterior. Le dije que cambiaria por ella, que no me hiciera eso, que yo la amaba. No sirvio de nada. Lisa era tozuda como una mula, una mula preciosa, pero aun asi, tozuda. Y entonces la furia salio. Me abalanze sobre ella y la cogi del pelo. Le grite un monton de cosas, le dije de todo. Cuando la solte bruscamente, ella lloraba. Y yo estaba fuera de mi. No sabia lo que hacia. Estaba...ido. Y fui a la cocina. Abri el cajon. Cogi un cuchillo...
No quiero decir lo que paso despues, pero es obvio. Mate a mi mujer, por pura rabia. Por furia. Por amor, en cierto modo. Pero eso no fue todo. Mis hijos, Mara y Ken...Eso es lo que mas me duele, me arrepiento totalmente. De lo de Lisa tambien, pero de ellos mas. No tenian culpa, solo tenian cuatro y dos años...no entendian nada...No merecian la suerte que corrieron...No entiendo como pude hacer eso, pero, desde la soledad de la celda de donde jamas debo salir, me arrepiento, me arrepiento totalmente. Amaba a mi mujer, amaba a mis hijos. Jamas los olvidare. James me perdonare. Nunca. Nunca.

(Dedicado a Rafacda,a Ks_cm y a Sasu, porque queria dedicarles algo y no sabia que, asi que este, espero que les guste)

Ha recibido 75 puntos

Vótalo:

UN BAÑO BAJO CERO

6. UN BAÑO BAJO CERO

Islandia. Uno de los lugares mas alejados del mundo, mas frios, pero tambien mas hermosos. A Marya siempre le habia gustado ese helado pais, pero desde que lo visito en vacaciones, se hizo totalmente adicta a ese pais. Jamas olvidaria esas vacaciones junto a sus amigos John, Michael y Shelby... Ver mas
Islandia. Uno de los lugares mas alejados del mundo, mas frios, pero tambien mas hermosos. A Marya siempre le habia gustado ese helado pais, pero desde que lo visito en vacaciones, se hizo totalmente adicta a ese pais. Jamas olvidaria esas vacaciones junto a sus amigos John, Michael y Shelby. Por aquel entonces, Marya y John mantenian solo una relacion de amistad, a veces tonteaban pero no eran novios declarados. Pues en Islandia su relacion se fortalecio, llevando como consecuencia un feliz matrimonio y tres hijos preciosos. Michael y Shleby si salian juntos, pero en Islandia uno de ellos sufrio un grave accidente, su relacion se rompio por siempre.
Quitando el tragico accidente hacia el final de las vacaciones, Marya recordaria el viaje como uno de los mas magicos. Visitaron lugares fantasticos, como playas nevadas, las famosas termas, e incluso la gran catedral de Reikyavik. Estaba encantada, y sus amigos tambien.
Pero cuando quedaba solo un dia para volver, Michael tuvo la genial idea de bañarse en un lago helado que habia por la zona. A Marya y a Shelby les parecio una locura, pero John estaba de acuerdo, y tras mucho insistir, se fueron a ese gran lago. Estaba congelado, pero con una rama muerta que habia por el suelo, John y Michael hicieron un agujero lo bastante grande como para que se metieran los cuatro y sin apretujones.
Los chicos empezaron a quitarse la ropa quedandose rapidamente en bañador, pero las chicas aun no se decidian. ¡Debia de estar el agua helada!
-¡Venga! Animaos por favor, ¡nos vamos mañana!-dijo Michael mientras introducia lentamente un pie en el agua helada. Su cara sufrio varios espasmos debido al frio, pero al cabo de unos minutos ya nadaba tranquilamente en el agujero.
-N-no es-esta t-tan fr-fria...-tiritaba Michael mientras John tambien introducia timidamente un pie.
Al final, cuando los dos jovenes se salpicaban y se zambullian felizmente, Shelby se decidio, y quitandose el abrigo y todo lo demas, se quedo en bikini. Marya, mirandola con ojos como platos, le dijo:
-No hagas locuras, ¡debe estar helada!
-Marya, animate-y dicho esto, se tiro al agua.
La tragedia comenzaba. Shelby, tiritando sin parar, beso a Michael en los labios, y entonces se apoyo en el hielo. Y el mundo se volvio loco.
Marya lo recordaria toda su vida. El hielo se rompio, Shelby se cortaba con los pedazos, se hundio, Michael intentaba subirla pero el hielo se cerraba rapidamente, John intentaba romper el hielo que tapaba a Shelby, pero el hielo ya no solo encerraba a Shelby, tambien se acercaba a los chicos...La sangre y el hielo lo cubrian todo.
Marya lloraba. Shelby flotaba boca abajo cuando Michael desde fuera, y tiritando, hubo conseguido romper el hielo. No habia vida dentro de Shelby. John cubria a Marya entre sus brazos, pero eso no conseguia hacerla parar...Habia sido un baño mortal. Un baño bajo cero.

(Dedicada a Bolboreta_na_lúa, porque se que te gustan los paisajes y viajar, asi que espero que este relato te guste)

Ha recibido 68 puntos

Vótalo:

¿ME MUERDES?

7. ¿ME MUERDES?

Un ruido en la ventana. Anne abrio lentamente los ojos, medio dormida. Otro golpe. Dirigio la adormilada mirada hacia la ventana. Oscuridad. Y otro golpe. Nerviosa, se destapo las mantas y se acerco a la ventana. La oscuridad lo cubria todo. Entorno los ojos para ver mejor, y unos segundos... Ver mas
Un ruido en la ventana. Anne abrio lentamente los ojos, medio dormida. Otro golpe. Dirigio la adormilada mirada hacia la ventana. Oscuridad. Y otro golpe. Nerviosa, se destapo las mantas y se acerco a la ventana. La oscuridad lo cubria todo. Entorno los ojos para ver mejor, y unos segundos despues, su vista ya acostumbrada a la noche, pudo ver que o quien hacia ese incesante ruido en la ventana. Era un chico. Joven. Acurrucado en el alfeizar de la ventana, daba suaves golpes en el cristal. Sin una pizca de miedo, y sin saber porque, abrio la ventana. El joven se asomo lentamente, con timidez, y susurro con una voz suave y dulce:
-¿Puedo pasar?
Anne asintio sin dudarlo. El joven entro agilmente y sin ruido, y entonces Anne cerro la ventana, y observo mejor al chico. Le conocia. Se llamaba Mike, y era nuevo en su instituto. Solo acudia a primeras horas, y era muy timido. Y ella estaba enamorada en secreto de el. Desde el primer dia. Esos ojos azules, ese pelo castaño, esa palidez tan siniestra...y esos labios carnosos, siempre rojos. Anne no sentia miedo aquella noche. Sabia que la situacion era extraña: un chico que le gustaba habia subido al alfeizar de su ventana en el tercer piso de un edificio y ahora se hallaba en su habitacion, de pie, esperando algo. Anne sonrio.
-Dime Mike, es muy tarde...
-Es que no podia esperar mas. Debo decirte algo.
La respiracion de Anne se agito. Nunca habian hablado demasiado, pero ella sabia que no tenia posibilidades con un chico como aquel. Probablemente habia venido para decirle que dejara de hablarle, que dejara de ir con el y de ayudarle a adaptarse...
-Dime Mike-repitio nerviosa Anne.
-Veras...-empezó el chico indeciso-Se como me miras. Se que estas enamorada de mi.
Anne intentó hablar, decir algo, pero Mike le puso suavemente un frio dedo sobre sus labios. Y continuó:
-Y yo tambien lo estoy. Te amo. Desde el primer dia. Me encanta como me miras. Con tanta ternura, con tanto amor...Y como me ayudas en todo. Te ocupas tanto de mi...Yo nunca...nunca habia amado, nunca habia sentido algo asi. Y...creo que era lo mejor, que te lo dijera, y que lo supieras...
Anne no supo que decir. Estaba en extasis. Mike le amaba. ¡A ella! Pero siguio sin saber que decir...
Mike lo interpreto mal, y dirigiendose a la ventana con una mirada apenada, le dijo:
-Lo siento, pense que me querias...Yo...me he equivocado. Perdona.
-¡No!-exclamo ella cogiendole de la mano. Estaba helada.-¡Si que te quiero!¡Con locura! Es solo que no esperaba que me dijeras eso...
Mike acerco sus labios a los de ella y le dijo:
-Entonces no hay mas que hablar...-y la beso.
Sus labios helados. Sus ojos, antes azules, ahora estaban rojos. Su mano helada. Habia subido hasta un tercer piso sin dificultad. Le atraia irremediablemente. Anne abrio los ojos. Lo tenia claro. Separo lentamente los labios de los de el y le susurro:
-Se lo que eres. Pero antes de que te vayas, he de decirte que me da igual. Que quiero estar siempre contigo. Que te quiero. ¿Me muerdes?
Mike sonrio. Pero no lo hizo como los asesinos, lo hizo como un novio sonrie a su novia, lo hizo como una madre sonrie a su hijo, lo hizo como un enamorado sonrie a su amada. Y, suavemente, deposito sus frios labios osbre el cuello de Anne...y mordio.

(Dedicada, como no podia ser de otra forma, a la vampirita de listas, Sammy, espero que te guste)

Ha recibido 67 puntos

Vótalo:

14 DE ABRIL DE 1912

8. 14 DE ABRIL DE 1912

Mathew McMillan, mas conocido entre sus amigos como MMM, o Triple M, se acomodaba como podia en el camarote de tercera clase que habia podido pagar con su escaso sueldo en la fabrica de telas. Sus amigos se habian reido de el precisamente por trabajar alli, pues decian que era para mujeres, pero... Ver mas
Mathew McMillan, mas conocido entre sus amigos como MMM, o Triple M, se acomodaba como podia en el camarote de tercera clase que habia podido pagar con su escaso sueldo en la fabrica de telas. Sus amigos se habian reido de el precisamente por trabajar alli, pues decian que era para mujeres, pero el, cuando llego a la taberna con el billete a Nueva York y se lo restrego por las narices, no podia dejar de pensar en lo mucho que le habia costado hacer ese trabajo para poder ganarse ese futuro, el futuro que verdaderamente queria, y era irse a Nueva York. Y encima no en un barco de tres al cuarto, no, encima en el gran transatlantico Titanic, y ademas en su viaje inaugural. No cabia en si de gozo. Aunque, mientras dejaba sus escasas pertenencias bajo su cama, penso en que compartiria habitacion con otros dos mas, puesto que habian una litera y una cama, aunque esta ya estaba ocupada por el mismo claro. Tumbado en la crujiente cama, miro hacia el blanco techo y suspiro. Su madre le odiaria toda la vida por largarse a Nueva York, pero Mathew sabia que su destino estaba alli, y no en Inglaterra. El barco ya habia zarpado hacia dos horas, y era raro que nadie acudiera a dejar sus pertenencias. "Mejor" penso Mathew "mas intimidad". Y nada mas pensar eso se abrio la puerta con un fuerte golpe y dos hombres, de aspecto rudo, entraron casi a trompicones. Uno, el mas alto, era completamente calvo, y lucia un bigote espantosamente grande. El otro, el mas joven, tenia la cara picada de viruelas y lucia una gorra tipica en los jovenes de aquella epoca. El alto, que suponia seria el padre del joven, hablo con una voz potente y grave: Espero que no esten ocupadas esas camas-y mientras decia eso colocaba sus maletas encima de la de abajo.
-No, claro que no-dijo Mathew. Y el del bigote dijo a su hijo: Perfecto, pues tu la litera de arriba. Deja esa maleta ahi.
Y el joven, obediente, deposito la maleta enfrente de la cama de su padre y de un brinco llego a su cama. La litera se bamboleo un poco pero aguanto.
-Mi nombre es John, y el es mi hijo Jonah. Encantado-se presento el hombre mientras le estiraba la mano. Mathew, sonriente, se la estrecho.
-Soy Mathew, Mathew McMillan, Triple M si quereis.
-Si, yo prefiero Triple M-dijo Jonah desde lo alto de su litera.
-Bueno, voy a buscar algo de comer, mas tarde vuelvo-dijo Mathew, y enseguida, diciendo adios por supuesto, abandono el camarote y fue a cubierta.
Pasaron dos dias. Todo en calma. John y su hijo eran bastante agradables, aunque el joven era de pocas palabras. Pero estaba claro que lo que no tenia el joven de hablador lo tenia el padre.
Una noche, mientras observaba el mar aparentemente en calma, Mathew sintio frio. Al respirar su aliento se condensaba y se elevaba hacia el cielo, totalmente negro. Y entonces lo vio. Era blanco, enorme. Helado. Salio corriendo y estuvo a punto de derribar a una señora mayor, llena de collares y pulseras.
-Joven, no deberia correr tanto. Podria hacer daño a alguien-le regaño la anciana con severidad pero algo divertida.
-¡Señora, metase dentro, vamos a chocar!-le dijo Mathew alterado.
La mujer puso cara de no entender nada, y cuando fue a replicar algo, un grave golpe la hizo callar. Un pequeño terremoto sacudio al barco, y trozos de hielo saltaron a la cubierta.
-¡Jesús!-exclamo muy alterada la mujer, mientras corria hacia adentro. Mathew tambien entro raudo al pasillo. No sabia que podria pasar, pero algo estaba claro: habian chocado contra el iceberg.

Moira Carlsson fue sacada casi a rastras de su habitacion. Su sirvienta decia muy alterada palabras inconexas como iceberg, choque y agua. Pero Moira, francesa de nacimiento, no entendia casi nada, asi que supuso que tendrian que salir para un recuento de ultima hora. Pero cuando aparecieron mas personas de primera clase, con chalecos salvavidas y corriendo asustados, Moira supo que algo iba mal. Siguio docilmente a su sirvienta, pero entonces se dio cuenta de algo.
-¡Sussie! ¡He olvidado a mi perrita!-y corrio de vuelta a su camarote. Tardo bastante rato en encontrar a su pequeña perrita, y cuando lo hizo, el animal ladro muy asustado. Moira la tranquilizo y salio al pasillo, extrañamente callado. Empezo a caminar paso a paso. Algo iba mal, muy mal. Lo intuia. Entonces las luces se apagaron. Su perrita empezo a ladrar como loca, sin parar.
-¡Calla Sussie, calla!-le decia Moira. Y se callo. Pero no por su dueña, si no por lo que se acercaba precipitadamente desde atras. Moira se giro, lentamente. Y una tromba de agua, fria como el hielo, la engullo para siempre en las profundidades del oceano.

Habian bajado ya la mitad de los botes, y la mayoria no estaban llenos para nada. Mathew corria como un loco de aqui para alla intentando coger uno. Sabia por boca de los oficiales que el barco estaba ya completamente inundado salvo la primera planta, que daba a la cubierta, aunque sabia que les quedaba poco tiempo a el y a los demas. Entonces noto como algo frio le humedecia los pies, y miro aterrorizado que el agua ya empezaba a cubrir la cubierta.
-¡Mathew!-oye una voz afligida y juvenil. Miro hacia atras y entre el mar de gente que corria por todos lados vio a Jonah, que se acercaba llorando hacia el.-¡Mi padre! ¡Ha muerto! Intentaba coger un bote, pero...se resbalo y callo...y la cuerda del bote se rompio y...le cayo encima...y...-el pobre no podia dejar de llorar. Mathew le dio un calido pero breve abrazo y le dio palabras de animo:
-Lo siento, lo siento mucho Jonah, pero debemos salir de aqui. Debemos coger un bote antes de...-y se oyo una explosion.
Las luces se apagaron. Y el barco quebro, se rompio, literalmentee. Se partio en dos. Mathew agarro ocn fuerza a Jonah de la camisa y le hizo agarrarse a la barandilla. Ambos quedaron colgados mientras el barco se ponia en vertical cada vez mas.
-¡Sube! ¡Hay que llegar arriba!-grito Mathew mientras hacia grandes esfuerzos para pasar de barandilla en barandilla en vertical.
-¡No puedo!¡Me caere!-lloraba Jonah.
-¡Yo te cogere!¡Sube!-apremio Mathew alargandole la mano. Jonah se la cogio y empezo a subir, poco a poco, mientras el barco se hundia mas, cada vez mas, y se ponia en vertical mas, cada vez mas. Ya casi llegaban a la cuspide, donde podrian descansar, pero Jonah perdio pie. Mathew no fue lo suficientemente rapido para agarrarlo. Y callo al vacio mientras sus gritos desgarradores le llegaban a Mathew al alma.
Estaban ya totalmente en vertical. El agua helado estaba a punto de tragarlos enteros. El fin se acercaba.
Pero Mathew no queria oensar en eso, tenia una vida pendiente en Nueva York y no estaba dispuesto a morir alli. Asi que saltó.
Despertó en una camilla. Tiritaba de frio, pero estaba vivo. Levanto la cabeza y vio a un monton de personas en camillas, y mucha mas gente de pie, llorando y gritando. Se dio cuenta de que era un barco, Otro barco. Se habia salvado. Estaba vivo. Nueva York se acercaba. Pero entonces recordo a John, y a su hijo Jonah, y a la simpatica anciana con la que choco...y empezo a llorar.

(Dedicado a Javierperq, a Jameslestrange y a Alejandro XD, no se porque razon les dedico este en especial, aunque sera porque ellos son grandes amigos y espero que tengan un buen futuro como el de nuestro protagonista, cuya historia acaba bien)

Ha recibido 65 puntos

Vótalo:

VIAJES DE UNA VALIENTE Y SU FIEL ACOMPAÑANTE

9. VIAJES DE UNA VALIENTE Y SU FIEL ACOMPAÑANTE

La selva era inmensa. No se veia nada mas que arboles, mas que monos saltando sobre su cabeza. No se veia el cielo. Solo infinidad de hojas y de copas de arboles. Apartaba con su cuchillo las ramas que le impedian el paso y miraba hacia atras para cerciorarse de que su fiel acompañante no tenia... Ver mas
La selva era inmensa. No se veia nada mas que arboles, mas que monos saltando sobre su cabeza. No se veia el cielo. Solo infinidad de hojas y de copas de arboles. Apartaba con su cuchillo las ramas que le impedian el paso y miraba hacia atras para cerciorarse de que su fiel acompañante no tenia problemas para seguirla. Diana acaricio el suave pelaje de su lobo blanco y continuo su camino. Llevaba con ese animal desde hacia unos 4 años, cuando su padre lo encontro medio muerto en el arcen de la carretera. Lo cuido, le dio de comer y lo amaestro, y se convirtio en su mejor amigo. Diana se aparto bruscamente un mechon de pelo de los ojos y suspiro. Estaba algo cansada, algo normal tras estar tres dias caminando por aquella inmensa jungla. Tenia 19 años pero ya era toda una aventurera, una valiente. Habia recorrido sabanas, bosques, desiertos, montañas...Y hacia una semana que decidio adentrarse en una jungla, para ver lo que se escondia tras esa densa vegetacion. Su padre nunca estaba de acuerdo con las aventuras de Diana, pero siempre respiraba mas tranquilo cuando esta le decia que no iria sola, que Mark, su lobo, iria con ella. Volvio a mirar hacia atras para cerciorarse de que Mark la seguia y vio algo que la preocupo. Mark caminaba a buen paso, casi al trote, y detras de el una sombra se acercaba, imponente. Diana silbó. Mark se giró. Y la lucha empezó.
La gran pantera negra y enorme se abalanzó sobre el lobo blanco, y este la recibio con una dentellada y un zarpazo. Pero esta no se amilanó, si no todo lo contrario. Araña sin parar al lobo, mientras este hacia lo posible por defenderse. Diana no podia quedarse quieta, asi que sacó su pistola, apuntó, y disparó.
La pantera dejó por un momento al lobo, que estaba malherido, y entorno sus frios ojos amarillos hacia Diana. Esta retrocedio, algo asustada. Su disparo anterior no habia dado en el blanco, pero habia conseguido enfurecer al animal. Por lo menos ya no estaba concentrada en atacar al lobo, pero estaba claro que su proxima victima seria ella. Y Diana, presa del panico, hecho a correr. Rezando para que Mark no estuviera muerto, corrio como alma que lleva al diablo. Arranco ramas con la fuerza de sus brazos, sus pies se hundian en las raices, su corazon parecia que fuera a explotar. Y la pantera andaba cerca. La oia cerca, cada vez mas cerca. Entonces se paro de golpe y se enfrento al animal, pensando en que de nada servia huir. Empuño la pistola con una mano y el cuchillo con la otra. La pantera salto hacia ella. Disparo. Le dio en una pata, pero eso no impidio que el animal le arañara toda la cara con sus zarpas. Diana perdio pie por el zarpazo y volvio a disparar, aunque sin apuntar. Fallo, logicamente, y la paneta, aunque herida, ya estaba encima de ella, aplastandola contra las raices de la selva y mordiendole sin compasion el brazo de la pistola. Diana gritaba e intentaba herir a la bestia con el cuchillo que agarraba con la otra mano, pero no alcanzaba a la pantera, que cada vez hundia mas sus colmillos en la carne. Diana gritaba y gritaba. Y justo cuando la pantera acercaba su hocico, brillante de sangre, hacia su garganta, algo embistio a la bestia desde un lado, haciendo que se apartara de Diana. Ella se incorporo mientras buscaba la pistola, y vio como Mark, aun con la pata sangrando, arañaba y mordia sin parar a la pantera, tambien herida. Jamas habia visto a Mark tan fuera de si. Sus ojos estaban dilatados, sus fauces brillaban por la sangre de la bestia y no paraba de atacar con sus largas uñas. La pantera cada vez luchaba con menos fuerza. Diana apuntó con la mano buena y disparo. La pantera callo muerta al fin. Mark siguio mordiendo al animal hasta dejarlo completamente desgarrado, y despues se acerco cojeando hasta Diana. Esta se agacho y le acaricio con cariño y delicadeza.
-Gracias Mark. Me has salvado la vida-le susurro al animal. Y Mark enseño las fauces ensangrentadas, pero no en forma de amenaza, si no como una sonrisa, una sonrisa que expresaba que siempre estaria con ella, ya que era su fiel acompañante.

(Dedicado a Marco por ser un amante de los lobos, espero que le guste)

Ha recibido 59 puntos

Vótalo:

LA CARRERA INTERESPACIAL

10. LA CARRERA INTERESPACIAL

Bran no podia quejarse. Tenia un empleo, una casita pequeña y sin lujos pero con todo lo necesario para vivir. Y ademas, acababa de comprarse un coche de carreras. Nunca habia pensado en dedicarse a correr, pero sus padres necesitaban dinero, y como con su trabajo no podia ayudarles lo... Ver mas
Bran no podia quejarse. Tenia un empleo, una casita pequeña y sin lujos pero con todo lo necesario para vivir. Y ademas, acababa de comprarse un coche de carreras. Nunca habia pensado en dedicarse a correr, pero sus padres necesitaban dinero, y como con su trabajo no podia ayudarles lo suficiente, se compro un coche de carreras de segunda mano para poder participar en la Gran Competicion Interespacial. Esa competicion consistia en un conjunto de 10 carreras por distintos circuitos, tales como hielo, espacio, agua y hasta volcanes. Todo aquel que ganaba la competicion se convertia en la persona mas rica de la Nueva Tierra, por lo que participar alli era toda una oportunidad. Aunque no todos podian participar. Los que menos dinero tenian debian pasar una prueba, llamada la Semicarrera, donde competian contra muchos corredores y donde solo 5 podian pasar a la Gran Competicion Interespacial. Bran, al ser pobre, debia pasar por la semicarrera, que era casi mas peligrosa que la propia competicion. Las trampas iban y venian, y la muerte rondaba por el circuito desde el principio de la carrera. Era arriesgarse, si, pero si ganaba y clasificaba su futuro podia mejorar mucho.
Habia sacrificado todos sus ahorros para comprar ese coche de segunda mano con el que pretendia ganar la Semicarrera, y aunque era casi imposible, algo dentro de el le decia que habia que ser positivo, y que si la vida era justa, ganaria esa carrera. En el fondo de su corazon, Bran esperaba eso.
Y llego el gran dia. La Semicarrera estaba a punto de comenzar. Bran observaba nervioso a sus contrincantes. Serian 20 compitiendo, y mas de uno acabaria muerto a lo largo de la carrera, ya que las trampas y el terreno adusto no faltaban. Cada participante llevaba un mono y un casco del mismo color, y el coche igual, para que fuera mas facil diferenciarlos, y para que los comentaristas dijeran mas rapidamente cosas como: el rojo adelanta, el azul ha chocado, etc.
Bran corria de amarillo. El color de la mala suerte. O eso decian.
Quedaban 5 minutos. Oyo como el marron hablaba a gritos con su pinganillo, y vio como el rojo hacia estiramientos de brazos. El rosa, aunque parecia una mujer por la larga cabellera rubia que le salia bajo el casco, estaba ya sentada en su coche y miraba con la mirada perdida hacia el horizonte, donde se perfilaba el recorrido.
Antes de meterse en el coche, vio como el verde se abrazaba fuertemente a una mujer y a varios niños de entre 2 y 5 años. Tal vez jamas volverian a ver a su padre.
Bran respiro hondo. 1 minuto.
El comentarista empezo a hablar. Bran no lo escuchaba, estaba concentrado. "Ganar, ganar, gloria, ganar..." se repetia constantemente. 30 segundos.Cerro los ojos. Respiracion agitada. Corazon a punto se salirsele del pecho. 5 segundos. Abrio los ojos. Encendio motor.
Y comenzo la carrera.

(Dedicada a Bugambilio, a Russian Boy y a Juanda, espero que les guste)

Ha recibido 58 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil