Versión impresa

Poemas de primavera

Poemas de primavera

  • Lista creada por fiebre azul.
  • Publicada el 18.03.2013 a las 05:25h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de fiebre azul

Último acceso 04.12.2016

Perfil de fiebre azul

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de fiebre azul

Acciones de la lista

La primavera ha inspirado a los poetas tanto como el amor, no en vano ha sido asociada a éste. Tal es así, que prácticamente ninguno de los más celebres poetas, ha omitido escribir una poesía a la primavera. En esta lista encontrarás poemas a la primavera de algunos de los más renombrados poetas de todos los tiempos.

* Podrán agregarse algunas buenas sugerencias
* Imágenes Google

* Esta lista muestra una colección de poemas de primavera recopilada por fiebre azul. ¿Cuáles son tus favoritos? Vota por ellos.


Lista relacionada: *Canciones de primavera*

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Volverán las oscuras golondrinas - Rima LIII (Gustavo Adolfo Bécquer)

1. Volverán las oscuras golondrinas - Rima LIII (Gustavo Adolfo Bécquer)

Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán. Pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha a contemplar, aquellas que aprendieron nuestros nombres... ¡esas... no volverán!. Volverán las... Ver mas
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

Ha recibido 5039 puntos

Vótalo:

La Primavera besaba (Antonio Machado)

2. La Primavera besaba (Antonio Machado)

La primavera besaba suavemente la arboleda, y el verde nuevo brotaba como una verde humareda. Las nubes iban pasando sobre el campo juvenil... Yo vi en las hojas temblando las frescas lluvias de abril. Bajo ese almendro florido, todo cargado de flor -recorde-, yo he... Ver mas
La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recorde-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
!Juventud nunca vivida
quién te volviera a soñar!

Ha recibido 4605 puntos

Vótalo:

Con la primavera (José Martí)

3. Con la primavera (José Martí)

Con la primavera
Viene la canción,
La tristeza dulce
Y el galante amor.

Con la primavera
Viene una ansiedad
De pájaro preso
Que quiere volar.

No hay cetro más noble
Que el de padecer:
Sólo un rey existe:
El muerto es el rey.

Ha recibido 4229 puntos

Vótalo:

Primavera (Gloria Fuertes)

4. Primavera (Gloria Fuertes)

Eres tan cursi hija que no hay por dónde cogerte. Hasta en febrero cuando estás desnuda eres cursi, adornada de odas y vergeles no digamos. Primavera, más que cantarte te han hecho la viñeta ciertos poetas sin agua; pero a pesar de todo te defiendo, porque haces retoñar ese geranio, que... Ver mas
Eres tan cursi hija
que no hay por dónde cogerte.
Hasta en febrero cuando estás desnuda eres cursi,
adornada de odas y vergeles no digamos.
Primavera,
más que cantarte te han hecho la viñeta ciertos poetas sin agua;
pero a pesar de todo te defiendo,
porque haces retoñar ese geranio,
que se me seca siempre en el invierno.

Ha recibido 4005 puntos

Vótalo:

Vine para decir tu primavera... (Juan Cunha)

5. Vine para decir tu primavera... (Juan Cunha)

Vine para decir tu primavera Digo para nombrar dulce tus aves Por abrirte las flores que tú sabes Para hacerte de todas la primavera Era hermosa la tarde y cómo era Sí la evoco de pronto ya ni cabes Eres tarde infinita ya sin llaves Estás en donde esté y yo te quiera Que estás en... Ver mas
Vine para decir tu primavera
Digo para nombrar dulce tus aves
Por abrirte las flores que tú sabes
Para hacerte de todas la primavera

Era hermosa la tarde y cómo era
Sí la evoco de pronto ya ni cabes
Eres tarde infinita ya sin llaves
Estás en donde esté y yo te quiera

Que estás en donde estoy hoy y te quiero
Ya no me importará decir me muero
Porque no será cierto de seguro

Pero vino no más para decirte
Que ya no podrás irte ni morirte
Por más que se haga triste y se ponga oscuro

Ha recibido 4004 puntos

Vótalo:

Canción de Otoño en Primavera (Rubén Darío)

6. Canción de Otoño en Primavera (Rubén Darío)

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces lloro sin querer... Plural ha sido la celeste historia de mi corazón. Era una dulce niña, en este mundo de duelo y de aflicción. Miraba como el alba pura; sonreía como una flor. Era su... Ver mas
Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,
Herodías y Salomé...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Y más consoladora y más
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.

Pues a su continua ternura
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía...

En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé...
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe...

Juventud, divino tesoro,
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Otra juzgó que era mi boca
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.

Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;

y de nuestra carne ligera
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer.

¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.

En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!

Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...
¡Mas es mía el Alba de oro!

Ha recibido 3375 puntos

Vótalo:

La primavera de la aldea (Jaime Torres Bodet)

7. La primavera de la aldea (Jaime Torres Bodet)

La primavera de la aldea bajó esta tarde a la ciudad, con su cara de niña fea y su vestido de percal. Traía nidos en las manos y le temblaba el corazón como en los últimos manzanos el trino del primer gorrión. A la ciudad la primavera trajo del campo un suave olor en las tinas de la... Ver mas
La primavera de la aldea
bajó esta tarde a la ciudad,
con su cara de niña fea
y su vestido de percal.
Traía nidos en las manos
y le temblaba el corazón
como en los últimos manzanos
el trino del primer gorrión.

A la ciudad la primavera
trajo del campo un suave olor
en las tinas de la lechera
y las jarras del aguador...

Ha recibido 3359 puntos

Vótalo:

Mariposa (Nicolás Guillén)

8. Mariposa (Nicolás Guillén)

Quisiera hacer un verso que tuviera ritmo de Primavera; que fuera como una fina mariposa rara, como una mariposa que volara sobre tu vida, y cándida y ligera revolara sobre tu cuerpo cálido de cálida palmera y al fin su vuelo absurdo reposara –tal como en una roca azul de la pradera... Ver mas
Quisiera hacer un verso que tuviera
ritmo de Primavera;
que fuera como una fina mariposa rara,
como una mariposa que volara
sobre tu vida, y cándida y ligera
revolara sobre tu cuerpo cálido
de cálida palmera
y al fin su vuelo absurdo reposara
–tal como en una roca azul de la pradera–
sobre la linda rosa de tu cara…

Quisiera hacer un verso que tuviera
toda la fragancia de la Primavera
y que cual una mariposa rara revolara
sobre tu vida, sobre tu cuerpo, sobre tu cara.

Ha recibido 3167 puntos

Vótalo:

Doña Primavera (Gabriela Mistral)

9. Doña Primavera (Gabriela Mistral)

Doña Primavera viste que es primor, de blanco, tal como limonero en flor. Lleva por sandalias una anchas hojas y por caravanas unas fucsias rojas. ¡Salid a encontrarla por esos caminos! ¡Va loca de soles y loca de trinos! Doña Primavera, de aliento fecundo, se ríe de todas... Ver mas
Doña Primavera
viste que es primor,
de blanco, tal como
limonero en flor.

Lleva por sandalias
una anchas hojas
y por caravanas
unas fucsias rojas.

¡Salid a encontrarla
por esos caminos!
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera,
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo...

No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a entenderlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a entenderlas
junto a las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma
en las hondas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas...

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño
y de abnegación.

Ha recibido 3110 puntos

Vótalo:

Primavera (Ernestina de Champourcin)

10. Primavera (Ernestina de Champourcin)

¡Toda la primavera dormía entre tus manos! Iniciaste en un gesto la fiesta de las rosas y erguiste, enajenada, esa flecha de luz que impregna los caminos. ¡Toda la primavera! Fervores del instante transido de capullos, gracia tímida y leve del perfume sin rastro, caricias que despiertan... Ver mas
¡Toda la primavera dormía entre tus manos!
Iniciaste en un gesto la fiesta de las rosas
y erguiste, enajenada,
esa flecha de luz que impregna los caminos.
¡Toda la primavera!
Fervores del instante transido de capullos,
gracia tímida y leve del perfume sin rastro,
caricias que despiertan el sexo de las horas.
Brotaron de tus palmas en éxtasis gozoso
los trinos y las brisas. Y tu ademán secreto
despertó en rubores la pubertad del mundo.
¡Todo vino por ti! Porque tus manos lentas
ciñeron brevemente mi carne estremecida,
porque al rozar mi cuerpo
despertaste una flor que trae la primavera.

Ha recibido 2761 puntos

Vótalo:

Idilio (Federico García Lorca)

11. Idilio (Federico García Lorca)

Tú querías que yo te dijera el secreto de la primavera. Y yo soy para el secreto lo mismo que es el abeto. Árbol cuyos mil deditos señalan mil caminitos. Nunca te diré, amor mío, por qué corre lento el río. Pero pondré en mi voz estancada el cielo ceniza de tu mirada. ¡Dame vueltas... Ver mas
Tú querías que yo te dijera
el secreto de la primavera.
Y yo soy para el secreto
lo mismo que es el abeto.
Árbol cuyos mil deditos
señalan mil caminitos.
Nunca te diré, amor mío,
por qué corre lento el río.
Pero pondré en mi voz estancada
el cielo ceniza de tu mirada.
¡Dame vueltas, morenita!
Ten cuidado con mis hojitas.
Dame más vueltas alrededor,
jugando a la noria del amor.
¡Ay! No puedo decirte, aunque quisiera,
el secreto de la primavera.

Ha recibido 2601 puntos

Vótalo:

Con Quevedo, en primavera (Pablo Neruda)

12. Con Quevedo, en primavera (Pablo Neruda)

Todo ha florecido en estos campos, manzanos, azules titubeantes, malezas amarillas, y entre la hierba verde viven las amapolas. El cielo inextinguible, el aire nuevo de cada día, el tácito fulgor, regalo de una extensa primavera. Sólo no hay primavera en mi recinto. Enfermedades, besos... Ver mas
Todo ha florecido en
estos campos, manzanos,
azules titubeantes, malezas amarillas,
y entre la hierba verde viven las amapolas.
El cielo inextinguible, el aire nuevo
de cada día, el tácito fulgor,
regalo de una extensa primavera.
Sólo no hay primavera en mi recinto.
Enfermedades, besos desquiciados,
como yedras de iglesia se pegaron
a las ventanas negras de mi vida
y el sólo amor no basta, ni el salvaje
y extenso aroma de la primavera.

Y para ti qué son en este ahora
la luz desenfrenada, el desarrollo
floral de la evidencia, el canto verde
de las verdes hojas, la presencia
del cielo con su copa de frescura?
Primavera exterior, no me atormentes,
desatando en mis brazos vino y nieve,
corola y ramo roto de pesares,
dame por hoy el sueño de las hojas
nocturnas, la noche en que se encuentran
los muertos, los metales, las raíces,
y tantas primaveras extinguidas
que despiertan en cada primavera.

Ha recibido 2402 puntos

Vótalo:

Primavera (Juan Ramon Jimenez)

13. Primavera (Juan Ramon Jimenez)

Abril, sin tu asistencia clara, fuera invierno de caídos esplendores; mas aunque abril no te abra a ti sus flores, tú siempre exaltarás la primavera. Eres la primavera verdadera; rosa de los caminos interiores, brisa de los secretos corredores, lumbre de la recóndita ladera. ¡Qué... Ver mas
Abril, sin tu asistencia clara, fuera
invierno de caídos esplendores;
mas aunque abril no te abra a ti sus flores,
tú siempre exaltarás la primavera.

Eres la primavera verdadera;
rosa de los caminos interiores,
brisa de los secretos corredores,
lumbre de la recóndita ladera.

¡Qué paz, cuando en la tarde misteriosa,
abrazados los dos, sea tu risa
el surtidor de nuestra sola fuente!

Mi corazón recojerá tu rosa,
sobre mis ojos se echará tu brisa,
tu luz se dormirá sobre mi frente…

Ha recibido 2220 puntos

Vótalo:

Canción (Nicolás Guillén)

14. Canción (Nicolás Guillén)

¡De qué callada manera se me adentra usted sonriendo, como si fuera la primavera! (yo, muriendo.) Y de qué modo sutil me derramó en la camisa todas las flores de abril. ¿Quién le dijo que yo era risa siempre, nunca llanto, como si fuera la primavera? (No soy tanto.) En cambio... Ver mas
¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera!
(yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera!
(Yo, muriendo.)

Ha recibido 2084 puntos

Vótalo:

Gracias primavera (Anónimo)

15. Gracias primavera (Anónimo)

En una noche cualquiera pude sentir a la primavera inundando mis manos y corazón. El mundo se tornaba cálido, abierto y se entregaba a mi. Sentí que mi alma viajaba lejos rondando un paisaje hermoso y a su vez misterioso y claro, mientras mi corazón se perdía en el espacio. La primavera... Ver mas
En una noche cualquiera
pude sentir a la primavera
inundando mis manos y corazón.
El mundo se tornaba cálido, abierto
y se entregaba a mi.
Sentí que mi alma viajaba lejos
rondando un paisaje hermoso
y a su vez misterioso y claro,
mientras mi corazón se perdía en el espacio.
La primavera me hizo sentir los astros
en un breve suspiro, el murmullo
de su noche se adentró en mi vida.
Las flores, los pájaros hicieron que
mis sentidos se agudizaran
cada vez más.
Me fundí en esta primavera,
sentí sus labios y palpité su belleza,
gracias primavera...

Ha recibido 1876 puntos

Vótalo:

La vida una primavera (José de Arias Martínez)

16. La vida una primavera (José de Arias Martínez)

Es triste la primavera cuando no viene florida, es lo mismo que la vida si la adornas de tristeza. Vístela hoy de alegría, conviértela en primavera, con rosas y madreselvas, que la vida es bella y linda. Y si la tristeza llega dí: "tristeza, buenos días" "sin tí no habría alegrías... Ver mas
Es triste la primavera
cuando no viene florida,
es lo mismo que la vida
si la adornas de tristeza.

Vístela hoy de alegría,
conviértela en primavera,
con rosas y madreselvas,
que la vida es bella y linda.

Y si la tristeza llega
dí: "tristeza, buenos días"
"sin tí no habría alegrías"
y haz de tu vida una fiesta.

Une alegrías con penas,
las sonrisas con las lágrimas,
abre de par tus ventanas
y que nada te detenga.

Con tristeza o alegría,
la vida es primavera,
depende de tu autoestima
y el cristal con que la veas.

Ha recibido 1713 puntos

Vótalo:

Canto de primavera (Nezahuel Cóyoti)

17. Canto de primavera (Nezahuel Cóyoti)

En la casa de las pinturas Comienza a cantar, Ensaya el canto, Derrama flores, Alegra el canto. Resuena el canto, Los cascabeles se hacen oír, A ellos responden Nuestras sonajas floridas. Derrama flores, Alegra el canto. Sobre las flores canta El hermoso faisán, Su canto... Ver mas
En la casa de las pinturas
Comienza a cantar,
Ensaya el canto,
Derrama flores,
Alegra el canto.

Resuena el canto,
Los cascabeles se hacen oír,
A ellos responden
Nuestras sonajas floridas.
Derrama flores,
Alegra el canto.

Sobre las flores canta
El hermoso faisán,
Su canto despliega
En el interior de las aguas.
A él responden
Variados pájaros rojos.
El hermoso pájaro rojo
Bellamente canta.

Libro de pinturas es tu corazón
Has venido a cantar,
Haces resonar tus tambores,
Tú eres el cantor.
En el interior de la casa de la primavera
Alegras a las gentes

Tú sólo repartes
Flores que embriagan
Flores preciosas.

Tú eres el cantor.
En el interior de la casa de la primavera,
Alegras a las gentes.

Ha recibido 1662 puntos

Vótalo:

Amor de primavera (Alfredo Oscar Legnazzi)

18. Amor de primavera (Alfredo Oscar Legnazzi)

Todavía viene a mí Aquella primavera En que tanto te amé Sin saber quien eras Fue un día florido De un verde frondoso De un cielo celeste Y sentimientos fogosos Y estabas allí Con todo tu candor Con tu ropa de seda Buscando el amor Y yo estaba allí Buscando sin saber Y poder... Ver mas
Todavía viene a mí
Aquella primavera
En que tanto te amé

Sin saber quien eras
Fue un día florido
De un verde frondoso
De un cielo celeste
Y sentimientos fogosos

Y estabas allí
Con todo tu candor
Con tu ropa de seda
Buscando el amor

Y yo estaba allí
Buscando sin saber
Y poder amar
Por primera vez

Así nos miramos
A la distancia
Y en una multitud
Vi toda tu gracia
Y me correspondías
Con tu sonrisa

Pero me estabas pidiendo
Que no vaya tan deprisa
Y nos fuimos caminando
De la mano, delicadamente
Cruzando por la hierba

Lejos de la gente
Te tomé por la cintura
Y te besé en los labios
No sabía que decir
A mis quince años

Y el perfume de tu cuerpo
Fue impregnándome de a poco
Y fui sacándote la ropa
Ya estaba un poco loco

Hicimos el amor
Como jamás lo imaginé
Fue todo tan puro
Que nunca te olvidé

Y no supe más de ti
Tan solo te vi ese día
Eres un hermoso recuerdo
Que estará siempre en mi vida

Ha recibido 1557 puntos

Vótalo:

La primavera del poeta viejo (Federico Acosta Noriega)

19. La primavera del poeta viejo (Federico Acosta Noriega)

Ese rayo de sol que vertical quiere encender de luz nuestro planeta es el cósmico aviso que denuncia la llegada feliz a Primavera; y en tu marcha cansada de astro viejo otro giro orbital de vida empieza y el camino infinito de este mundo es vida que de vida se renueva. Primavera de... Ver mas
Ese rayo de sol que vertical
quiere encender de luz nuestro planeta
es el cósmico aviso que denuncia
la llegada feliz a Primavera;

y en tu marcha cansada de astro viejo
otro giro orbital de vida empieza
y el camino infinito de este mundo
es vida que de vida se renueva.

Primavera de luz, luz que es verdad,
como todos ansían que lo seas
porque donde la luz brilla radiante
se borran con espanto las tinieblas,

y en tu luz portentosa se iluminan
las almas de los férvidos poetas
y en el rayo de luz que nos envías
florecen transparentes las ideas

en un amanecer anunciador
de que ha vuelto a nacer la Primavera.
Y esa tu luz radiante y generosa
hace en vida explotar nuestro planeta

pigmentando de verde las campiñas,
salpicando los verdes de violetas
y en las flores que pintan los jardines
sutiles mariposas aletean,

mientras llenan los nidos escondidos
de pájaros y amores la floresta
y los gritos de celo de la fauna
van llenando el silencio de la sierra

y renace la vida de la vida
en tu mágica luz de Primavera.
Y tu luz y tu vida cruzar veo
anotando mis años de existencia

y viendo como el tiempo que se marcha
se va haciendo cartón en mis arterias
que los nietos suceden a mis hijos
y mis negros cabellos se platean,

mientras se van muriendo lentamente
las pocas ilusiones que me quedan.
Y aunque todo parece que se acabe
yo te sigo esperando Primavera.

Ha recibido 1501 puntos

Vótalo:

Primavera a la vista (Octavio Paz)

20. Primavera a la vista (Octavio Paz)

Pulida claridad de piedra diáfana, lisa frente de estatua sin memoria: cielo de invierno, espacio reflejado en otro más profundo y más vacío. El mar respira apenas, brilla apenas. Se ha parado la luz entre los árboles, ejército dormido. Los despierta el viento con banderas de follajes... Ver mas
Pulida claridad de piedra diáfana,
lisa frente de estatua sin memoria:
cielo de invierno, espacio reflejado
en otro más profundo y más vacío.

El mar respira apenas, brilla apenas.
Se ha parado la luz entre los árboles,
ejército dormido. Los despierta
el viento con banderas de follajes.

Nace del mar, asalta la colina,
oleaje sin cuerpo que revienta
contra los eucaliptos amarillos
y se derrama en ecos por el llano.

El día abre los ojos y penetra
en una primavera anticipada.
Todo lo que mis manos tocan, vuela.
Está lleno de pájaros el mundo.

Ha recibido 1498 puntos

Vótalo:

La primavera (Tomás de Iriarte)

21. La primavera (Tomás de Iriarte)

Ya alegra la campiña la fresca primavera; el bosque y la pradera renuevan su verdor. Con silbo de las ramas los árboles vecinos acompañan los trinos del dulce ruiseñor. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor. Escucha cual susurra el arroyuelo manso; al sueño y al descanso... Ver mas
Ya alegra la campiña
la fresca primavera;
el bosque y la pradera
renuevan su verdor.
Con silbo de las ramas
los árboles vecinos
acompañan los trinos
del dulce ruiseñor.
Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Escucha cual susurra
el arroyuelo manso;
al sueño y al descanso
convida su rumor.
¡Qué amena está la orilla!
¡Qué clara la corriente!
¿Cuándo exhaló el ambiente
más delicioso olor?
Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Más bulla y más temprana
alumbra ya la aurora;
el sol los campos dora
con otro resplandor.
Desnúdanse los montes
del duro y triste hielo,
y vístese ya el cielo
de más vario color.
Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Las aves se enamoran,
los peces, los ganados,
y aun se aman enlazados
el árbol y la flor.
Naturaleza toda,
cobrando nueva vida,
aplaude la venida
de mayo bienhechor.
Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Ha recibido 1403 puntos

Vótalo:

La primavera se asoma (Emilio Pablo)

22. La primavera se asoma (Emilio Pablo)

Cuando entren las mariposas, a visitar tus jardines; y sientas como violines a las aves del lugar; cuando veas trabajar a la abejita hacendosa; y el pimpollo de la rosa sus labios quiere embozar; el tiempo primaveràl, ya está ahí, y se asoma. Cuando indefinido el aroma del pasto... Ver mas
Cuando entren las mariposas,
a visitar tus jardines;
y sientas como violines
a las aves del lugar;
cuando veas trabajar
a la abejita hacendosa;
y el pimpollo de la rosa
sus labios quiere embozar;
el tiempo primaveràl,
ya está ahí, y se asoma.

Cuando indefinido el aroma
del pasto reverdecido,
ande montando suspiros,
en las mosas del lugar;
cuando junto a eso se da,
la brisa pasando tìbia,
y allá, en las flores sencillas
de lujo anda el color;
ya apréstate al amor...
desmandado irá Cupido.

Parece un arco que en trinos
se despacha, la bandada;
cruzando hacia las lejanas
serranías en su flor;
y hasta se ve al picaflor,
que sobre el aire suspenso;
está empeñado en el beso
de más oculto dulzor;
dale rienda al corazón...
él ha de ir por su sueño.

Ha recibido 1393 puntos

Vótalo:

La primavera (Friedrich Hölderlin)

23. La primavera (Friedrich Hölderlin)

Del espíritu olvida el hombre los pesares, mas la primavera está en flor, y espléndidos todos los lugares, el verde campo se extiende majestuoso, donde discurre la hermosura del arroyo. Las montañas de árboles se han cubierto, y espléndido es el aire en el espacio abierto, el vasto valle... Ver mas
Del espíritu olvida el hombre los pesares,
mas la primavera está en flor, y espléndidos todos los lugares,
el verde campo se extiende majestuoso,
donde discurre la hermosura del arroyo.

Las montañas de árboles se han cubierto,
y espléndido es el aire en el espacio abierto,
el vasto valle está en el mundo dilatado
y la torre y la casa en colinas apoyados.

Ha recibido 1382 puntos

Vótalo:

Versos de primavera (Marian de Penang)

24. Versos de primavera (Marian de Penang)

Es primavera!, lilas y rosas con su perfume llenan mi hogar, con sus ramitas llenas de flores vuelven mi patio a colorear. Llega mi niña, con sus listones ojos de risa, rayos de sol en sus cabellos, y en sus mejillas como botones rojo color. Con voz alegre, sus tres canciones entre... Ver mas
Es primavera!, lilas y rosas
con su perfume llenan mi hogar,
con sus ramitas llenas de flores
vuelven mi patio a colorear.

Llega mi niña, con sus listones
ojos de risa, rayos de sol
en sus cabellos, y en sus mejillas
como botones rojo color.

Con voz alegre, sus tres canciones
entre mil trinos hace escuchar
y entre las flores, las mariposas
como sus manos, vuelan y van.

Salta su “Docky”, ladra contento
y entre las plantas, corre veloz.
Felices juegan los dos un rato
hasta que llama, por la ventana

el dulce aroma del chocolate
con sus galletas para la niña,’
agua y croquetas para su can.

Ha recibido 1376 puntos

Vótalo:

Primavera delgada (Jorge Guillén)

25. Primavera delgada (Jorge Guillén)

Cuando el espacio, sin perfil, resume con una nube su vasta indecisión a la deriva… ¿Dónde la orilla? Mientras el río con el rumbo en curva se perpetúa buscando sesgo a sesgo, dibujante, su desenlace, mientras el agua, duramente verde... Ver mas
Cuando el espacio, sin perfil, resume

con una nube

su vasta indecisión a la deriva…

¿Dónde la orilla?

Mientras el río con el rumbo en curva

se perpetúa

buscando sesgo a sesgo, dibujante,

su desenlace,

mientras el agua, duramente verde,

niega sus peces

bajo el profundo equívoco reflejo

de un aire trémulo…

Cuando conduce la mañana, lentas,

sus alamedas

gracias a las estrellas vibradoras

entre las frondas,

a favor del avance sinuoso

que pone en coro

la ondulación suavísima del cielo

sobre su viento

con el curso tan ágil de las pompas,

que agudas bogan…

¡Primavera delgada entre los remos

de los barqueros!

Ha recibido 1372 puntos

Vótalo:

Salvación de la primavera (Jorge Guillén)

26. Salvación de la primavera (Jorge Guillén)

Ajustada a la sola desnudez de tu cuerpo, entre el aire y la luz eres puro elemento. ¡Eres! Y tan desnuda, tan continua, tan simple que el mundo vuelve a ser fábula irresistible. …Mi atención, ampliada, columbra. Por tu carne la atmósfera reúne términos. Hay paisaje. Esos... Ver mas
Ajustada a la sola
desnudez de tu cuerpo,
entre el aire y la luz
eres puro elemento.

¡Eres! Y tan desnuda,
tan continua, tan simple
que el mundo vuelve a ser
fábula irresistible.

…Mi atención, ampliada,
columbra. Por tu carne
la atmósfera reúne
términos. Hay paisaje.

Esos blancos tan rubios
que sobre tu tersura
la mejor claridad
primaveral sitúan.

Es tuyo el resplandor
de una tarde perpetua.
¡Qué cerrado equilibrio
dorado, qué alameda!…)

Ha recibido 1371 puntos

Vótalo:

Primavera en Eaton Hastings (Pedro Garfias)

27. Primavera en Eaton Hastings (Pedro Garfias)

Porque te siento lejos y tu ausencia habita mis desiertas soledades, qué profunda esta tarde derramada sobre los verdes campos inmortales. Ya el Invierno dejó su piel antigua en las ramas recientes de los árboles y avanza a saltos cortos por el prado la Primavera de delgado talle... Ver mas
Porque te siento lejos y tu ausencia
habita mis desiertas soledades,
qué profunda esta tarde derramada
sobre los verdes campos inmortales.

Ya el Invierno dejó su piel antigua
en las ramas recientes de los árboles
y avanza a saltos cortos por el prado
la Primavera de delgado talle.

Por el silencio de pendiente lenta
rueda la brisa en tácito oleaje
y apunta la violeta su murmuIlo
al pie del roble y de la encina grave.

En las aguas inmóviles del lago
anclan nubes y luces vesperales
y tiende el bosque sus flexibles redes
al vuelo prodigioso de tu imagen.

El sol azul con cuidadosas manos
rayos y brumas teje en noble arte
hasta dejar de tu color, amada,
la piel inmaculada de la tarde.

Te miro recostada sobre el césped,
agua verde y verdor claro tu carne,
tu rumoroso pelo embravecido
y el bosque de tu risa palpitante.

Alrededor de tus tobillos breves
ciñe la luz minúsculos collares
y abrazan a tus brazos poderosos
los tallos y las ramas verde antes.

Pulsan las finas cuerdas del silencio
tus voces y los pájaros locuaces;
el cielo en plenitud abre sus venas
de calurosa y colorada sangre.

¡Y alza mi corazón su pesadumbre
como un nido de sombras un gigante!

Ha recibido 1368 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil