Versión impresa

Personajes de "FRANCISCO IBÁÑEZ"

Personajes de "FRANCISCO IBÁÑEZ"

  • Lista creada por irenegm.
  • Publicada el 17.03.2016 a las 21:51h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de irenegm

Último acceso 00:07h

Perfil de irenegm

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de irenegm

Acciones de la lista

Francisco Ibáñez Talavera (n. Barcelona, 15 de marzo de 1936), es un historietista catalán, perteneciente a la segunda generación o generación del 57 de la Escuela Bruguera, junto a autores como Figueras, Gin, Nadal, Raf, Segura o Martz Schmidt.1 2 Creador de multitud de series humorísticas, entre las que destaca Mortadelo y Filemón, muchas de ellas se perciben en España como un icono esencial de varias generaciones y muchos otros dibujantes de cómic posteriores reconocen su gran influencia.3 4
Está casado y tiene dos hijas.
Índice [ocultar]
1 Biografía
1.1 Infancia e inicios
1.2 La profesionalización
1.3 Madurez
1.4 Últimos años
2 Estilo
3 Caricaturas en sus obras
4 Obra
5 Reconocimientos
6 Referencias
7 Bibliografía
8 Filmografía
9 Exposiciones
10 Enlaces externos
Biografía[editar]
Infancia e inicios[editar]
Francisco Ibáñez nació en Barcelona cuatro meses antes de que estallara la Guerra Civil Española, en el seno de una familia de clase media baja, compuesta por el padre, de origen alicantino y contable de profesión; la madre, de origen andaluz, y tres hermanos.5 Desde muy pequeño, desarrolló una gran afición por los tebeos y el cine cómico estadounidense.6 En octubre de 1947, con once años, se publicó su primer dibujo en la revista Chicos.7
Tras finalizar la enseñanza primaria en las Escuelas Guimerá, Ibáñez empezó a estudiar Contabilidad, Banca y Peritaje Mercantil y en 1950 entró a trabajar como botones en el Banco Español de Crédito,8 labor ésta que dos años después empezó a compaginar con colaboraciones en las revistas Nicolás, Chicolino, La hora del recreo, Alex, Liliput, El Barbas y sobre todo en las dos cabeceras humorísticas de la Editorial Marco: La Risa e Hipo, Monito y Fifí.9 10 En ellas creó portadas y series como Kokolo (1952), Melenas (1954), Don Usura (1955) y Haciendo el indio (1955), la primera de cierto éxito del autor, al ser reproducida también en el suplemento semanal de La Prensa de Barcelona.11 Destacaba además entre todos los autores de la editorial por una violencia que anticipaba la de sus futuras creaciones.12
La profesionalización[editar]
En el verano de 1957, Ibáñez, que ganaba ya más como dibujante que como ayudante de cartera y riesgos en la banca,13 decidió dedicarse por completo a la historieta y, además de seguir colaborando con las publicaciones de la Editorial Marco, entró a formar parte de la plantilla de Paseo infantil, que desapareció al poco tiempo y donde creó series como Pepe Roña y continuó la serie Loony de Alfons Figueras.14
Simultáneamente, y bajo el seudónimo de Kito, Ibáñez empezó en septiembre a colaborar con la potente Bruguera, que entonces necesitaba imperiosamente nuevos dibujantes tras la marcha de sus principales artistas a Tío Vivo.15 En Bruguera Ibáñez aportó inicialmente páginas de chistes sobre un tema determinado o un deporte para las centrales de El DDT y Selecciones de Humor de El DDT, ya que como explicaba Armando Matías Guiu, "el chiste era el primer paso para conseguir un personaje de las revistas".16
El 20 de enero de 1958, trabajando ya en exclusiva para Bruguera,17 y tras la aprobación del director artístico de la misma, Rafael González,18 Ibáñez publicó la primera entrega de Mortadelo y Filemón en la revista Pulgarcito. Desde entonces y durante la década de los años 1960, Ibáñez fue creando y adaptando algunos de sus mejores series para diferentes revistas de la editorial: La familia Trapisonda (Pulgarcito, 7/07/1958), la originalísima 13, Rue del Percebe (Tío Vivo, 6/03/1961), El botones Sacarino (El DDT, 1963), Rompetechos (Tío Vivo, 1964) y Pepe Gotera y Otilio (Tío Vivo, 1966).
Madurez[editar]
Influido por el cómic franco-belga, Ibáñez publicó en 1969 El sulfato atómico, la primera historieta de Mortadelo y Filemón concebida como parodia del mundo de los espías y de larga extensión. El nuevo modelo triunfó tanto a nivel nacional como internacional y Bruguera lo explotó sacando cabeceras como Mortadelo (1970), Super Mortadelo (1972), Mortadelo Gigante (1974) o Mortadelo Especial (1975), a veces sin respetar sus derechos laborales.19 El recrudecimiento de la censura también contribuyó al abandono de los referentes sociales locales.20
Ibáñez, que en el terreno personal se convierte en esos años en padre de dos hijas,21 sufrió entonces la mercantilización e industrialización progresiva de sus personajes estrella, que le obligaba a trabajar a destajo (hasta 40 páginas semanales), abandonar sus otros personajes y recurrir a colaboradores.22 El teórico Jesús Cuadrado lo resumió así:
La industria, el padre insaciable y saturnal: Su voracidad, engulló al vasallo, acabó con la creatividad de Ibáñez, un gran fabulador, un más que excelente narrador que se bautizó con las mismas sales (o parejas o parecidas, pero siempre ejemplares) que las de algún genio del Benelux.23
En esta época, sólo un personaje nuevo logró sus propias historietas: Tete Cohete (1981).24
En 1985 Ibáñez abandonó la editorial Bruguera, que se había quedado con los derechos de sus personajes, por lo que todas las historietas protagonizadas por los mismos (y no sólo parte) empezaron a ser desarrolladas completamente por otros autores, integrados en lo que se denominó Bruguera Equip.25 Mientras tanto, Ibáñez comenzó a trabajar para otra editorial, Grijalbo, donde en 1986 creó nuevos personajes para la revista Guai!: así nacieron Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y 7, Rebolling Street.
Últimos años[editar]
Tras la publicación en 1987 de la Ley 22/1987, de 11 de noviembre, de Propiedad intelectual, que confirmaba la propiedad de las obras por parte de los autores, Ibáñez entró a formar parte de Ediciones B y desde entonces realiza 6 nuevos álbumes de Mortadelo y Filemón por año donde aparecen abundantes elementos de la actualidad y de las modas del momento en que los creó.
En 1994 ayudó junto a un equipo de Ediciones B y de la BRB Internacional a realizar la serie de animación Mortadelo y Filemón.
Estilo[editar]
Tanto Vázquez como Ibáñez se caracterizan por presentar una sucesión continua de gags desde el principio hasta el final de la historia,1 de tal manera que en una viñeta se prepara el gag que se va a producir en la otra.16 Como continúa explicando Armando Matías Guiu
En Ibáñez tras una caída aparatosa en la que el personaje queda despachurradísimo, hecho fosfatina, en la viñeta siguiente se levanta tan tranquilo y sigue como si no le hubiera pasado nada. Cultiva el humor del absurdo, difícil de lograr; un humor espontáneo, brillante, con situaciones desquiciadas, brutalmente cómicas. El humor de Ibáñez es avasallante, te mete en su tinglado y te lleva dónde quiere.1
Configuran así un tipo de humor mucho más directo y explosivo, más propenso a la carcajada, que el de sus predecesores, como Peñarroya o Escobar.26
Caricaturas en sus obras[editar]
El propio Ibáñez se ha caricaturizado numerosas veces en sus historietas, llegando a ser un personaje más e incluso el principal en algunas. Se presenta en estas ocasiones como un individuo engreído que cobra muchos millones por dibujar y también (esto se acerca más a la realidad) que trabaja mucho, aunque sus propios personajes hacen burla de su capacidad para dibujar bien. También era habitual en sus tiempos en la Editorial Bruguera que, en números especiales, la redacción fuera caricaturizada y los trabajadores y dibujantes más conocidos ejercieran de personajes en una trama historietística.
Obra[editar]

Francisco Ibáñez en la Feria del libro de Madrid, en 2007.
A lo largo de su dilatada carrera, Ibáñez ha dibujado las siguientes series:
Años Título Publicación Editorial
195227 -1958 Kokolo "La Risa" (2.ª época), "Hipo, Monito y Fifí" Marco
195428 Melenas "Hipo, Monito y Fifí", "La Risa" Marco
1955 Don Usura "La Risa" (2.ª época) Marco
1955 Haciendo el indio "La Risa" (2.ª época), "La Prensa"29 Marco
1955 Dreson "Hipo, Monito y Fifí"30 Nueva
1956 La Familia Repollino "La Risa" (2.ª época), Marco
1956 Curiosidades y rarezas de todo el mundo
(textos de Carlos Bech)31 "La Risa" Marco
1957 Pepe Roña "Paseo Infantil" Gestión
1957 El Caballero Buscabollos "Paseo Infantil" Gestión
1957 El tío Tranca "Paseo Infantil" Gestión
1957 Loony "Paseo Infantil" Gestión
1957 Furgensio "La Risa" (2.ª época) Marco
1957 Pie Sucio "La Risa" (2.ª época) Marco
1958 Don Adelfo "Can Can" (1.ª época) Bruguera
1958 Ellas y... "Can Can" (1.ª época) Bruguera
1958 Mortadelo y Filemón, agencia de información "Pulgarcito" Bruguera
1958 La Familia Trapisonda, un grupito que es la monda "Ven y Ven", ""Selecciones de Humor de El DDT" Bruguera
1958 Felisa y Colás "Pulgarcito" Bruguera
1959 La Historia esa, vista por Hollywood "Can Can" (1.ª época) Bruguera
1960 Increíble, pero mentira "El Campeón de las Historietas" Bruguera
1960 Claro que... "Tío Vivo" Bruguera
1960 Ríase... "Tío Vivo" Bruguera
1960-196232 El Escudero Bartolo o ¡qué calor hace, Manolo! El Capitán Trueno Extra
1961 Ande, ríase usté con el Arca de Noé "El Campeón de las Historietas" Bruguera
1961 13, rue del Percebe "Tío Vivo" Bruguera
1961 Godofredo y Pascualino viven del deporte fino "El Campeón de las Historietas" Bruguera
1961 Polito, tipo duro "Blanca" Bruguera
196233 Cabeza de Ajo, el penúltimo navajo "El DDT" Bruguera
1962 Kitín, el amigo de los niños34 "El DDT", "Pulgarcito" Bruguera
1962 Balín y balón34 "Tío Vivo" Bruguera
1963 El botones Sacarino, de El Aullido Vespertino "El DDT" Bruguera
1963 Yo "Pulgarcito" Bruguera
1964 Rompetechos "Tío Vivo" Bruguera
1964 Uhu y el niño Prudencio "Pulgarcito", "Tío Vivo" y "El DDT"34 Bruguera
1965 Don Pedrito, que está como nunca "Tío Vivo" Bruguera
1965 El doctor Esparadrapo y su ayudante Gazapo "Pulgarcito" Bruguera
1965 El Sheriff de Porra City "Tío Vivo" Bruguera
1965 Policarpo "Pulgarcito" Bruguera
1966 Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio "Tío Vivo" Bruguera
1966 Pepsi-Cola presenta a Pepsiman "Pulgarcito" Bruguera
1966 Doña Pura y Doña Pera, vecinas de la escalera "Tío Vivo" Bruguera
1966 Kina San Clemente presenta a Kinito "Pulgarcito" Bruguera
1981 Tete Cohete "Mortadelo" Bruguera
1986 Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo "Guai!" Grijalbo
1986 7, Rebolling Street "Guai!" Grijalbo35
Reconocimientos[editar]
Gran Premio del Salón Internacional del Cómic de Barcelona (1994).
Premio Haxtur al Autor que Amamos (2000; compartido con Quino).
Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de 2001 (2002).
Premio Notario del Humor de la Universidad de Alicante (2008).
Premio El Chupete al Mejor Comunicador con el Público Infantil (2013).
Premio Entrañables de APEI-Cataluña (2014).
Referencias[editar]
↑ Saltar a: a b c Armando Matías Guiu en Comic Story-3, encarte del tercer número de Bruguelandia, Editorial Bruguera, Barcelona, 28/09/1981, p. 28 a 29.
Volver arriba ↑ Fernández Soto (2005), p. 10.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 9.
Volver arriba ↑ Ortega Anguiano, en FERNÁNDEZ SOTO (2005), p. 7.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 25.
Volver arriba ↑ Fernández Soto (2005), p. 17.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 9.
Volver arriba ↑ Fernández Soto (2005), p. 18.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 38-40.
Volver arriba ↑ Sánchez, Alfredo y otros. Buscando un estilo propio (1950-1957) - Parte I, "La página no oficial de Mortadelo y Filemón".
Volver arriba ↑ Ibáñez, Francisco en Ibáñez para el encarte del tercer número de Bruguelandia, Editorial Bruguera, Barcelona, 28/09/1981, pp. 30-33.
Volver arriba ↑ Ramírez (1975), pp. 43 a 44.
Volver arriba ↑ Fernández Soto(2005), p. 17.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 9.
Volver arriba ↑ Fernández Soto (2005), p. 19.
↑ Saltar a: a b Matías Guiu, Armando en Comic-Story 1, encarte de la revista Bruguelandia, Editorial Bruguera, Barcelona, 29/06/1981, p. 61.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 38.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 89-90.
Volver arriba ↑ Ibáñez, el rey del tebeo
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 219-221
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 222.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 224-231
Volver arriba ↑ Cuadrado, Jesús en "Ibáñez. La eñe en Europa" en Wopitti Whop! nº7 Madrid, 10/1995.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 238-239.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), pp. 224-231.
Volver arriba ↑ March, Joan en Comic Story-4, encarte del cuarto número de Bruguelandia, Editorial Bruguera, Barcelona, 26/10/1981, p. 64.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 25.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 37.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 33.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 38.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 25.
Volver arriba ↑ Guiral, Antonio (2009), pp. 40-41.
Volver arriba ↑ De la Cruz Pérez (2008), p. 34.
↑ Saltar a: a b c Sánchez, Alfredo y otros. Las series publicitarias (1962-1967), "La página no oficial de Mortadelo y Filemón.
Volver arriba ↑ Cuadrado (2000), p. 641.
Bibliografía[editar]
CARA, Diego (2008). El tebeo español y sus autores/II. Almería:: Colectivo D. Tebeos, Colección Tebeolandia/3. Depósito Legal: Al-1162-2008. ISBN: 978-84-934715-8-3.
CUADRADO, Jesús (2000). Atlas español de la cultura popular: De la historieta y su uso 1873-2000. Madrid: Ediciones Sinsentido/Fundación Germán Sánchez Ruipérez. 2 v. ISBN 84-89384-23-1.
DE LA CRUZ PÉREZ, Fernando Javier (2008). Los cómics de Francisco Ibáñez. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. ISBN 978-84-8427-600-5.
FERNÁNDEZ SOTO, Miguel (11/2005). El mundo de Mortadelo y Filemón. Palma de Mallorca: Dolmen Editorial. Colección Storyteller #3. ISBN 84-96121.86-0.
GUIRAL, Antoni. (10/2009). El universo de Ibáñez: De 13, Rue del Percebe a Rompetechos. Barcelona: Ediciones B. ISBN 978-84-666-4107-4.
RAMÍREZ, Juan Antonio (12/1975). La historieta cómica de postguerra. Madrid: Editorial Cuadernos para el Diálogo, Colección Memoria y Comunicación. ISBN 84-6010-9 Depósito Legal: M. 38.325 - 1975.
Filmografía[editar]
El gran Vázquez (2010) de Óscar Aibar, en la cual el actor Manolo Solo encarna al historietista de joven.
Exposiciones[editar]
"FRANCISCO IBÁÑEZ, EL MAGO DEL HUMOR" (21/10/2014 al 18/01/2015), en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

1. MORTADELO Y FILEMÓN

MORTADELO Y FILEMÓN

Mortadelo y Filemón es una serie de historieta humorística creada y desarrollada por el autor español Francisco Ibáñez a partir de 1958, la más popular de las suyas, y probablemente de todo el cómic en España. Adscrita habitualmente a la escuela Bruguera, ha gozado además de multitud de... Ver mas
Mortadelo y Filemón es una serie de historieta humorística creada y desarrollada por el autor español Francisco Ibáñez a partir de 1958, la más popular de las suyas, y probablemente de todo el cómic en España. Adscrita habitualmente a la escuela Bruguera, ha gozado además de multitud de adaptaciones a otros medios.
La serie nació con el nombre de Mortadelo y Filemón, agencia de información, tomando como base cómica la ficción de detectives y con historietas de 1 a 4 páginas. Desde el principio los personajes protagonistas estaban definidos: Filemón es un hombre colérico de dos pelos y es el jefe, y Mortadelo es un hombre alto y calvo, con nulo sentido común y la capacidad de disfrazarse de cualquier cosa. En 1969 ingresan en las filas de la T.I.A., una desastrosa agencia secreta que les permite parodiar las historias de espías y se incorporan a la nómina de personajes fijos el despótico superintendente (o "Súper") de la organización, el catastrófico científico profesor Bacterio, o la oronda Secretaria Ofelia. Además empezaron a aparecer aventuras largas de 44 páginas.1 En cualquiera de sus épocas la serie destaca por su humor extremadamente slapstick, por lo que los personajes sufren constantemente percances como caídas desde grandes alturas, explosiones, aplastamientos por todo tipo de objetos pesados (pianos, cajas fuertes, etc.) sin que las consecuencias de los mismos suelan durar más de una viñeta.2
Índice [ocultar]
1 Evolución histórica
1.1 Etapa primitiva (1958-1968)
1.2 Etapa madura: clásica (1969-1979)
1.3 Etapa madura: moderna (1979-1989)
1.4 Etapa contemporánea (1990-actualidad)
2 Aventuras/Álbumes publicados
3 Otros autores
4 Personajes
5 Características
5.1 Chistes y situaciones recurrentes
5.2 Detalles gráficos
5.3 Lenguaje
6 Trascendencia
7 Ediciones
8 En otros medios de comunicación
8.1 Dibujos animados
8.2 Cine
8.3 Musical
8.4 Videojuegos
9 Otras referencias en la cultura popular
10 Véase también
11 Referencias
12 Bibliografía
13 Enlaces externos
Evolución histórica[editar]
Etapa primitiva (1958-1968)[editar]

Viñeta característica de Mortadelo y Filemón.
La primera historieta de Mortadelo y Filemón apareció el 20 de enero de 1958 en el número 1394 de Pulgarcito con el título genérico de Mortadelo y Filemón, agencia de información. Por aquel entonces era usual que las series de historieta humorísticas tuviesen un pareado como título, generalmente con el nombre de sus protagonistas en el primer verso. Parece ser que Ibáñez propuso a la editorial tres nombres diferentes, pero que finalmente fue la propia Bruguera quien inventó los definitivos. Ibáñez había propuesto "Mr. Cloro y Mr. Yesca, agencia detestivesca", "Ocarino y Pernales, agentes especiales" y "Lentejo y Fideíno, detectives finos".3 Los nombres definitivos propuestos por Bruguera parece que hacen referencia a la mortadela (Mortadelo) y a un filete (Filemón).4 5
En sus orígenes, Mortadelo y Filemón, los protagonistas de la serie, eran una parodia del doctor Watson y Sherlock Holmes,6 respectivamente (otras fuentes de referencia citadas en ocasiones son Novísimas aventuras de Sherlock Holmes de Enrique Jardiel Poncela y El gordo y el flaco). La serie fue creada enteramente por Ibáñez, aunque la idea de la pareja de detectives, y que uno de ellos se pudiera disfrazar, pudo ser de Manuel Vázquez Gallego (historietista español de la misma época).7
En Mortadelo y Filemón, agencia de información, Filemón es el jefe de una agencia de detectives y tiene a Mortadelo como empleado y único ayudante. Las primeras historias eran de una sola página en blanco y negro (salvo cuando ésta ocupaba la portada) con seis filas de viñetas y seguían un esquema muy sencillo: Alguien contrata los servicios de la agencia, pero al intentar cumplir la misión, se produce algún equívoco que resulta en un completo fracaso de ésta. El descubrimiento del equívoco terminaba generalmente en una persecución o en alguien desmayándose. Esta estructura de presentación-equívoco-desenlace era extremadamente común en las historietas de la escuela Bruguera.
Filemón tenía nariz aguileña, vestía chaqueta y sombrero de felpa y fumaba en pipa (en el número 1404 de Pulgarcito llegó incluso a vestir el impermeable y sombrero a cuadros característico de la mayoría de las ilustraciones de Holmes). Mortadelo, por su parte, además de las habituales gafas y levita negras, llevaba bombín y paraguas del mismo color. El bombín servía además a Mortadelo para guardar los disfraces, un recurso que con el tiempo se revelaría innecesario. Otra característica del Mortadelo primigenio (y que sólo duró unas pocas historietas) eran unos ojos perpetuamente entrecerrados que le conferían un aspecto despistado.
Este primitivo aspecto fue depurándose con el tiempo, adquiriendo pronto un aspecto similar al actual: Mortadelo mantendría su levita negra, pero desaparecerían el sombrero y el paraguas; mientras tanto Filemón fue reduciendo paulatinamente su nariz larga y aguileña y su indumentaria pasó a consistir en una pajarita negra, camisa blanca, pantalones rojos y, en ocasiones, chaqueta a juego.
Etapa madura: clásica (1969-1979)[editar]
1969 marca el inicio de la madurez de esta serie, con algunos cambios de gran trascendencia:
Se inician las historietas largas, que suelen tener 44 páginas y habitualmente están organizadas en episodios autoconclusivos de 4 caras que suelen narrar los sucesos de un día. La razón de esta estructura era que estos episodios serían publicados semanalmente; inicialmente en la revista Gran Pulgarcito y más tarde en la revista Mortadelo. El hilo argumental de las historietas sirve sólo como medio para estructurar los capítulos y como base para encadenar las situaciones cómicas. Aparte de la publicación serializada también eran publicadas de forma completa en la colección Olé.
En esta nueva etapa de Mortadelo y Filemón, el humor no se basa tan sólo en el descubrimiento de un equívoco, sino que múltiples recursos humorísticos son empleados de forma continua: parodias, bromas visuales, humor absurdo, enredos, juegos de palabras, etc.
Mortadelo y Filemón forman parte de la T.I.A., una organización con claras reminiscencias de la C.I.A. Las referencias a Holmes, que ya hace tiempo han desaparecido, son sustituidas por la parodia de las historias de espías, muy comunes por aquel entonces. La referencia más clara de esta época es la serie Superagente 86, estrenada en España dos años antes de la publicación de El sulfato atómico; esta serie refleja un mundo de espías incompetentes, entradas secretas y hasta "zapatófonos" (zapatos con función de teléfono) muy similar al de las aventuras de Mortadelo y Filemón.
El estilo de dibujo está casi totalmente definido, así como las personalidades de los dos detectives, convertidos ahora en "agentes secretos". Además, se incorporaron nuevos personajes a las historias: El Superintendente Vicente, el Profesor Saturnino Bacterio y, en 1978, la Secretaria Ofelia. Otros personajes, incluyendo su peculiar galería de villanos, no llegan a ser recurrentes.
La primera historia extensa es El sulfato atómico (Gran Pulgarcito, 27-01-1969 a 30-06-1969). En esta historieta, el estilo del dibujo es inusitadamente detallista, con claras influencias de la escuela francobelga, especialmente de Franquin.8 Este estilo se relajó, volviendo al sobrio trazo habitual en las siguientes aventuras de 1969 (Contra el "gang" del chicharrón, Safari callejero); 1970 (Valor y... ¡al toro!, El caso del bacalao); 1971 (Chapeau el "esmirriau", La caja de los diez cerrojos, Magín el mago, ¡A la caza del cuadro!), y 1972 (Los inventos del profesor Bacterio, Gatolandia 76 u Operación ¡bomba!). En estas primeras aventuras largas Ibáñez experimenta con la estructura de las viñetas, dando a las historietas un aspecto menos rígido y consiguiendo además una mayor expresividad; sin embargo pronto retorna a la estructura rígida de cinco filas de viñetas.
Una aventura arquetípica de esta etapa podría ser Los diamantes de la gran duquesa (Mortadelo, 07-72 a 10-72). En el primer episodio se describe el hilo argumental, mientras que en los siguientes se desarrolla la búsqueda durante diez días consecutivos de los correspondientes diamantes, cada uno de los cuales está escondido es un sitio distinto (algo que consiguen, aunque el final de cada episodio es desastroso de una u otra manera especialmente en el caso del último). Ibáñez continua realizando historietas largas como El otro "yo" del profesor Bacterio, El circo, Concurso oposición o Los gamberros, donde aparece por primera vez el personaje de la oronda secretaria Ofelia.
Etapa madura: moderna (1979-1989)[editar]
La división de la etapa madura en dos: clásica y moderna puede resultar controvertida; sin embargo pueden establecerse diferencias entre ambas. Una de estas diferencias es el número de filas de viñetas. Hasta El transformador metabólico (Mortadelo, febrero a marzo de 1979), las historias tenían cinco filas de viñetas, pero a partir de entonces se pasa a cuatro. Teniendo en cuenta que el número de páginas no varía, esto implica una disminución en el número total de viñetas por aventura. Éstas pierden, por tanto, algo de densidad, tanto en la historia como en el aspecto visual.
Otra diferencia (que no tiene por qué coincidir necesariamente en el tiempo con el cambio en el número de viñetas) es que las historias pasan a tener algunas referencias a la actualidad, lo que daría razones para llamar clásicas a las primeras aventuras, cuyas historias son más intemporales. Además, aumenta el uso de gags escatológicos y repetidos de otros álbumes. Algunas de ellas son La gente de Vicente, Secuestro aéreo, En Alemania (realizada para el público alemán donde la serie tuvo un gran éxito) o El cacao espacial. También en esta época empiezan a surgir las primeras historietas "apócrifas", esto es, no realizadas por Ibáñez como Que viene el fisco o El crecepelo infalible, ya que Bruguera quería exprimir al máximo el éxito de los agentes.
Entre 1986 y 1987, Ibáñez incluso llega a perder los derechos de publicación de sus personajes, que habían sido registrados por la editorial Bruguera, estableciéndose un periodo de 5 años aproximadamente que divide en dos la etapa madura moderna, y se producen varias historietas apócrifas como A la caza del Chotta o La medium Paquita. Ibáñez por su parte crearía otra historia de Mortadelo y Filemón para Ediciones Junior S.A. Sería la aventura ¡Terroristas! donde aparecería por primera vez el personaje de la Señorita Irma, creada como gesto gentil hacia la secretaria de uno de sus editores alemanes.
Etapa contemporánea (1990-actualidad)[editar]
Se caracteriza por la recuperación de Ibáñez de los derechos de sus personajes para que estos protagonicen aventuras originales de su puño y letra. Así mismo, Ibáñez decidió eliminar a la secretaria Irma del reparto de personajes recurrentes, como gesto de buena voluntad hacia la auténtica secretaria en la que se basó para crear al personaje, que murió a principios de la década.
No obstante, aún después de recuperar los derechos, Ibáñez siguió apoyándose por un tiempo en colaboradores, dando lugar a varias historias apócrifas más. En cuanto a los guiones, ahora las historias pasan no solo a tener aún más referencias a la actualidad, sino que involucran a Mortadelo y Filemón muy directamente con los acontecimientos reales que se van sucediendo, dando lugar a historietas como El atasco de influencias o El nuevo cate o bien se basan en cosas que estaban de moda en el momento de publicarse la aventura como Dinosaurios. En estos primeros años hay varias historietas que, aun llevando la firma de Ibáñez, los estudiosos de su obra consideran que no son suyas por lo que las denominan como de "apócrifas con firma tampón", entre ellas El rescate botarate, El Inspector General o El gran sarao. La editora Julia Galán cuestionó a Ibáñez el entregar material de tan mala calidad, tanto a nivel gráfico como argumental, lo que daría más tarde a una renovación de la serie.9
A partir del año 1996, desaparecen las revistas y las historietas son editadas directamente en formato álbum, alcanzándose el cénit de la perfección gráfica: personajes muy detallados, amplios y expresivos con una gran mejoría del color y los efectos de relleno que se vuelven completamente coherentes entre viñetas, diferenciándose claramente de los disparates cromáticos de las publicaciones de antaño. El mismo pasa a ser también progresivamente más grande, incluyendo personajes y bocadillos, y las viñetas cuentan con mayor amplitud en el decorado.
La tendencia a incorporar la actualidad se muestra todavía más evidente. Los agentes son partícipes de la llegada del Euro a la Unión Europea, la Crisis económica de 2008 y el caso de corrupción española de "Los Papeles" de Bárcenas, dando lugar a álbumes como ¡Llegó el euro!, ¡Tijeretazo! o El Tesorero, entre otras aventuras relacionadas con los acontecimientos más recientes.
Aventuras/Álbumes publicados[editar]
Artículo principal: Historietas de Mortadelo y Filemón
A fecha de 2015, han sido publicadas hasta 200 aventuras largas (44-46 páginas), desde su creación. Estas aventuras largas se originaron y empezaron a serializarse en diversas revistas de la Editorial Bruguera en 1969, en régimen de 4 a 6 páginas, así como en formato álbum completo e individual (Colección Ases del humor), para después hacer lo propio en publicaciones posteriores de Ediciones B, una vez la primera editorial desapareció. No fue hasta 1996 cuando pasaron a ser publicadas únicamente en formato álbum completo e independiente. Todas ellas han sido realizadas en su mayoría por su autor original, Francisco Ibáñez, pero en épocas pasadas, también por otros autores apócrifos (algunos de ellos identificados y otros desconocidos). Algunas de estas aventuras apócrifas no han sido nunca reeditadas, siendo de publicación única, piezas raras de coleccionista a día de hoy. Más información en Bruguera Equip.
Actualmente, las dos publicaciones activas donde publican los álbumes individuales de los personajes son, en primer lugar, Magos del Humor, en la cual se estrenan las aventuras más recientes desde 1987, y, después, en la Colección Olé en su 4ª Edición, iniciada en el año 1993, donde se publican con posterioridad y a un precio más reducido. Esta última cada vez era menos publicitada y de distribución muy limitada, siendo muy difícil su localización en tiendas o kioskos, situación que cambió a partir de 2013, cuando la propia Editorial decidió reeditar de manera más o menos constante números descatalogados de la colección (1 número por mes), sin orden específico. Aún con todo, sigue siendo complicado hallar ejemplares de la misma.
También, con posterioridad a las dos anteriores, estas historietas se unifican en tomos recopilatorios, en las colecciones Súper Humor y Top Comic Mortadelo, activas desde 1993 y 2002, respectivamente, de tirada regular y normalizada.
Otros autores[editar]

Francisco Ibáñez (2004).
Durante la etapa madura, gran parte del material publicado fue escrito y dibujado por otras personas distintas de su verdadero autor original Francisco Ibáñez; sin embargo, debido a que estas colaboraciones solían ser anónimas, es difícil saber qué historias o qué dibujos son realmente de Ibáñez. Las únicas acreditadas oficialmente como «no Ibáñez» son aquellas firmadas por el Bruguera Equip (durante el tiempo en que Ibáñez perdió los derechos de sus personajes), alguna historia corta cuyo guion aparecía firmado por Jesús de Cos y una colección de aventuras poco conocidas, editadas en forma de libros en blanco y negro, firmadas por Ibáñez y José Cubero Valero. Al parecer la mayoría de estas historietas "bastardas" se publicaban sin que Ibáñez recibiese remuneración económica alguna por ellas (y tal vez sin su consentimiento), aunque parece ser que entre el 1987 y el 1990 Ibáñez firmó aventuras que no estaban dibujadas por él.
Entre los negros que supuestamente dibujaron aventuras de Mortadelo y Filemón y que nunca fueron acreditados se pueden citar los nombres de Ramón Bernardó, Ramón María Casanyes, Mart-Os y hasta un autor de primera fila como Raf, que colaboró anónimamente en Las embajadas chifladas, aunque en este caso su trabajo se redujo al entintado. Es notable también el trabajo de Jan, autor de Superlópez y bien acreditado como Juan López, el cual ilustró con su estilo característico algunos números para la colección Risa Loca.10
Personajes[editar]
Artículo principal: Personajes de Mortadelo y Filemón
Los personajes recurrentes de la serie son sus dos protagonistas, Mortadelo y Filemón, que son los que le dan nombre, y otros miembros de la T.I.A. (Técnicos de Investigación Aeroterráquea), como El Súper, su malhumorado jefe; la oronda secretaria de éste, de nombre Ofelia y el desastroso científico de la organización, el profesor Bacterio y su gato "Hidrocarburo". Pueden destacarse, de todos modos, otra serie de personajes con mucha menos tradición, incluyendo la peculiar galería de villanos. Durante unos episodios apareció Irma , que es la antítesis de Ofelia: cara bonita y cuerpo voluptuoso, siendo el pelo rubio el único punto en común con la secretaria del "Súper". En algunos episodios aparecen otras creaciones de Ibáñez como Rompetechos (el más común entre el resto), Pepe Gotera y Otilio , o 13, rue del Percebe.
Características[editar]
Chistes y situaciones recurrentes[editar]
Existen ciertos temas y situaciones recurrentes en las historietas:
A Mortadelo y Filemón siempre se les asignan las misiones más peligrosas, por lo que tratan de evadirse de las formas más singulares, aunque siempre son atrapados por otros agentes (muchas veces son capturados en otros países o incluso en otros planetas).
Mortadelo siempre suele meter la pata y por su culpa Filemón se lleva todos los golpes (en ocasiones reciben los dos).
Filemón suele montar en cólera con Mortadelo y lo persigue con algún tipo de arma u objeto arrojadizo mientras Mortadelo escapa disfrazado, normalmente de animal (insecto, reptil, ave, gato, etc). Sin embargo a veces es Mortadelo quien acaba persiguiendo a Filemón.
Mortadelo siempre está a la gresca con Bacterio, pues aún le guarda rencor por su "remedio a la calvicie", causa de la pérdida de cabello de Mortadelo.
El Súper normalmente suele recibir golpes por culpa de las desastrosas actuaciones de Mortadelo y Filemón.
El Súper trata de un modo despótico a sus agentes.
Ofelia se intenta poner guapa y coqueta, pero Mortadelo y Filemón acaban estropeándole el día.
Ofelia anda detrás de Mortadelo (y en menor grado, de Filemón), tirándole los tejos y soñando en ser correspondida.
Bacterio suele fracasar en sus inventos, obteniendo como resultado cosas inesperadas (en ocasiones justo lo contrario para lo que fue creado el invento). A veces, el invento funciona exactamente como se esperaba, pero lo hace en situaciones delicadas para Mortadelo y Filemón, los cuales acaban sufriendo la inoportunidad.
El Súper suele perseguir a Mortadelo y Filemón cuando éstos fracasan en una misión, cuando se mofan de él o cuando le ignoran al explicarles los detalles de una misión.
Mortadelo y Filemón siempre huyen cuando el Súper les quiere hacer probar un invento del profesor Bacterio.
A Filemón no le gusta que Mortadelo se esté probando disfraces a todas horas.
Bacterio suele probar cada uno de sus nuevos inventos para la salud e índole personal entre alguno de los miembros de la empresa, como trabajadoras, secretarias (Ofelia en mayor medida) y otros agentes, con funestos resultados.
Mortadelo y Filemón intentan ligar con Irma sin mucho éxito, teniendo Mortadelo algo más de suerte.
En las primeras historietas cortas, Filemón está siempre gritando y dando órdenes a Mortadelo.
Las siglas de las agencias criminales siempre forman acrónimos como A.B.U.E.L.A. o S.O.B.R.I.N.A.
La T.I.A. tiene entradas secretas en los más recónditos lugares, como pueda ser una simple señal de tráfico o un cartel publicitario de un circo, hasta el círculo del sol que se ve desde la Tierra, pero solo los agentes saben cómo entrar, siendo trampas para el resto de viandantes.
Como la mayoría de las aventuras termina en desastre, cuando no hay persecución suele verse a Mortadelo y Filemón huyendo por los lugares más inhóspitos y remotos del planeta (el desierto de Gobi, el del Sahara, los altos del Golán, las islas Columbretes, la isla de Pascua, la Antártida, etc.) mientras a su lado, un diario da cuenta del desaguisado de turno, al tiempo que advierte que el Súper está buscando a la pareja por un lugar completamente distinto. Variantes de este final pueden verse con Mortadelo leyendo el periódico o escuchando un parte radiofónico.
Mortadelo y Filemón suelen atrapar al malo de turno porque ellos, creyendo que es una persona normal, le dan un golpe sin querer (a veces se llevan el mérito otros agentes).
Cuando Bacterio prueba un invento con alguien acaba habiendo huida, persecucción, pelea o muerte (esta última de quien lo ha probado).
Cuando Mortadelo y Filemón intentan acabar con algún criminal a escondidas, éste no se lleva ni un rasguño y Mortadelo o Filemón o ambos se llevan todos los palos, mientras que si se trata de proteger a alguien, lo matan lentamente hasta dejarlo gravemente herido o en otros casos chalado, y por ende éste prefiere ir al infierno que estar con esos dos agentes.
La interjección más utilizada, quizá el 95% de los casos es "¡rayos!"
Los bocadillos con dibujos de enfado se asocia a situaciones donde los personajes expresan un enfado más grave y se suele asociar a lo que sería pronunciar tacos. Es por eso que es fácil ver en esos bocadillos un estallido, un retrete hediondo, al personaje insultado con algún tipo de mutilación y la siempre presente letra china.
El resto de personajes que puedan aparecer en una historieta, ya sean compañeros de Mortadelo y Filemón, clientes de la T.I.A. o gente de la calle, suele tener todos sus nombres una cosa en común, todos acaban en "-ez" y el nombre casi siempre hace referencia a una de las características del personaje en cuestión, así , por ejemplo, un hombre muy rico suele llamarse "Petrólez", o "Míster Billetájez", un hombre despistado le llaman "Pazguátez" o "Tontáinez", un hombre fuerte le llaman "Bestiájez", etc. Los nombres de los cacos no tienen arquetipo establecido, sus alias son de lo más variopinto, como el "Cuco", "Pies de mico", "el Grapas", "el Bombas" , etc.
No hay una definición clara de los bienes de Mortadelo o Filemón, si bien, siempre pecan de no tener ni blanca y para desplazarse usan los más variopintos vehículos proporcionados por la T.I.A., lo cierto es que en algunas historietas, Filemón, Mortadelo o ambos poseen un coche o una moto, casi siempre nuevos y casi siempre lo terminan empotrando en algún árbol o rodando por un barranco. Pasa lo mismo con las casas, siempre viven en un 30 o 35 piso y si la destrozan de un bombazo, al día siguiente vuelven a tener alojamiento.
Si bien los personajes nunca envejecen, se van adaptando a los tiempos, de este modo, historias de los años 70 - 80 reflejaban la tecnología de la época y en las historietas actuales, hablan en "euros" y utilizan móviles, aunque la esencia siempre es la misma.
Los personajes siempre se hablan de usted, puede ser influencia directa de Sherlock Holmes y Watson, que ambos se hablan de usted aun siendo viejos conocidos.
En ocasiones, aunque Mortadelo o Filemón caigan desde un 20º piso y destrocen el pavimento en la caída, tan sólo se hacen un chichón.
En escenas de persecución, Mortadelo es capaz de "dar el cambiazo" en cuestión de segundos y llevarse el coche de alguien, que cree que lo sigue conduciendo.
En el momento menos esperado aparece alguna berenjena, por ejemplo como fruto de un árbol de la calle.
Detalles gráficos[editar]
Un detalle gráfico muy recurrente (por no decir constante) en Ibáñez es la presencia de una o más telarañas con forma triangular en los rincones de las habitaciones. Este elemento podría interpretarse como una sutil pista para ayudar al lector a distinguir los rincones de las esquinas, algo nada despreciable considerando el monótono coloreado de los fondos.
Las historietas tienen otra característica propia de Ibáñez: el humor del fondo de cada viñeta. Al fondo de la viñeta, ajenos a la acción principal, hay diversos elementos humorísticos. Así por ejemplo, nos podemos encontrar con una araña disfrazada, un ratón persiguiendo a un gato, un tiesto del que en vez de una flor brota una berenjena, dos edificios besándose, una señal de prohibido aparcar camellos, un lápiz con un señor en la oreja, el sol con una bufanda, un señor con dos cabezas, etc. Uno de estos elementos se hizo muy conocido tras el 11-S: en una vista de Nueva York, en la que se ve una estatua de Francisco Ibáñez junto a la Estatua de la Libertad en el especial 35 aniversario, se pueden observar al fondo las Torres Gemelas, y hay un avión estrellado en una de ellas,11 dado que la historieta es de 1992 no se trata, obviamente, más que de una desafortunada coincidencia. Estos elementos dan un toque especial de humor a las viñetas, aunque el autor incluye cada vez menos elementos de este tipo, reservándolos para las portadas y escenas de mayor tamaño.
Lenguaje[editar]
El lenguaje que Ibáñez pone en boca de sus personajes es peculiar. Palabras y expresiones de uso reducido actualmente ("colodrillo", "beodo", "corcho", "sapristi", "mofa y befa", "merluzo", "trolebús", "futesas", etc.) son comunes en el universo de Mortadelo y Filemón. Universo que comenzó, como se ha dicho arriba, en el año 1958, momento en el que el lenguaje común de las historietas sí se identificaba con el habla de la calle.
Otra característica del lenguaje es que los protagonistas se hablan de usted, aún cuando sean viejos conocidos. Algo cada vez menos usual tanto en España como en el resto de los países de habla hispana, quizás a excepción de Colombia donde el uso del usted está más extendido incluso entre desconocidos o personas de diferentes estamentos en una jerarquía, pero norma sagrada durante gran parte del siglo XX.
Trascendencia[editar]
Para Salvador Vázquez de Parga, Ibáñez amplió con esta serie "la corriente de comicidad absurda y disparatada", "caracterizada por la continua sucesión de gags dentro de cada historieta", que anteriormente sólo había cultivado Martz Schmidt en Pulgarcito, propiciando que la Escuela Bruguera se alejara del "humor testimonial y a menudo crítico" que la había caracterizado hasta entonces.12 Se ha señalado también la influencia de esta serie de cómic en películas del cine español como Crimen imperfecto y R2 y el caso del cadáver sin cabeza, en esta última el actor que interpreta al protagonista asegura que el personaje recuerda a Mortadelo por su afición por los disfraces.13 14
Ediciones[editar]
Originalmente, estas historietas fueron publicadas serializadas en revistas como Pulgarcito o Mortadelo. Posteriormente, han sido recopiladas en álbumes de la Colección Olé!, hasta que a mediados de los 90, con la desaparición de las revistas, ésta se convirtió en su forma primera de publicación. Hay otras colecciones recopilatorias como Super Humor, Magos del humor, etc. También se editan libros con chistes y curiosidades diversas, como Guía para la vida del joven de hoy en día, Guía para la vida del estudiante de hoy en día, Guía para la vida de un agente de la T.I.A y ¡Dibújalos tú solito!
En la colección Olé!
La Colección Olé! recopila la mayoría de la historietas largas, aunque mezcla antiguas con modernas en un orden aleatorio que pasa por alto el orden cronológico de las mismas. Estas historietas independientes, de 44 a 48 páginas cada una, aparecían seguidas de historietas cortas de entre una y ocho páginas hasta completar 60 en cada libro. En ocasiones, el álbum no lleva siquiera el título de la historieta larga, como en Solos ante el peligro, No se gana para sustos y Dos turulatos muy guapos que contienen Misión de perros, El plano de Alí-gusa-no y El caso de los señores pequeñitos, respectivamente. Sin embargo, algunos números no son más que recopilatorios de historietas cortas de Mortadelo y Filemón, tanto de su época como Agencia de Información y tras formar parte de la T.I.A. Álbumes tales como Agencia de Información, Un topo y dos berberechos, Pitorreo a domicilio, Los demás, todos maltrechos, La caza del caco, La historia de Mortadelo y Filemón, Gente de recochineo fino, Dos cabestros y un pollino, ¡Sálvese quien pueda! ¡Auxilio!, Tres cerebelos estrechos, Reyes de la risa, El embrollo matutino, Ceporros en pleno idilio, Alegres aventuras, Agentes a mogollón, Vaya par de chiflados, Detectives de ocasión y De nuevo en ebullición. También ha habido recopilaciones de historietas cortas apócrifas como La torta sicodélica, La bolsa o la vida y De bote en bote y otras historias. La nueva y más reciente edición de la Colección Olé! no incluye títulos que sí incluyó la versión antigua de la colección, como por ejemplo El rescate botarate o La maldición gitana.
En el mundo
Las historietas son publicadas en Europa bajo muchos nombres diferentes. Tienen una excelente acogida en Alemania, razón por la cual se le dedicó un número entero (En Alemania) y llegaron a publicarse historietas apócrifas exclusivas, como Vom Affen gelaust und losgesaust y Nur kein Gehetze - wir haben Arbeitsplätze, que permanecen inéditas en España. El título varía de una a otra lengua (se pueden ver las diferentes portadas aquí):
Clever & Smart en noruego, checo y alemán
Mort & Phil, en inglés.
Paling & Ko, en holandés.
Mortadelo e Salaminho en portugués (Brasil)
Mortadela e Salamão en portugués (Portugal)
Flink och Fummel en sueco
Flip & Flop en danés
Mortadel et Filémon en francés (también Futt et Fil)
Mortadella e Filemone en italiano (también Mortadello e Polpetta)
Αντιριξ και Συμφωνιξ (Antirix kai Symphonix, pronunciado Andirix ke Simfonix) en griego
Älli ja Tälli en finés
Zriki Svargla & Sule Globus en serbio
Mortadel·lo i Filemó en catalán
Mortadelo e Filemón en gallego
Mortadelc pa File en esloveno
Dörtgöz ve Dazlak en turco
Las ediciones españolas se han vendido además en muchos países latinoamericanos, mientras que la francesa ha hecho lo propio en Bélgica y Luxemburgo, etc.15
En otros medios de comunicación[editar]
Dibujos animados[editar]
Entre 1965 y 1970 se realizaron una serie de cortometrajes de animación sobre Mortadelo y Filemón, producidos por los Estudios Vara.16 Aunque la intención de los animadores era crear una serie de televisión, no tenían la capacidad de realizar tantos episodios como les exigía el medio, por lo que los 16 cortometrajes que se crearon se dividieron en dos películas17 (ver sección Cine), cada corto tiene una duración aproximada de 6 minutos. Son independientes y originales, pues no están basados en ninguna historieta en cómic hasta ahora aparecidas.
Años después, en 1994, se creó la serie de animación homónima para televisión propiamente dicha, obra de BRB Internacional y Antena 3. Consta de 26 episodios divididos en dos temporadas de 13 capítulos de 20 minutos de duración cada uno. Esta vez sí están basados en las aventuras largas creadas por Ibáñez.18
Cine[editar]
A principios de los años setenta, se estrenaron varias películas de animación, las dos primeras de las cuales eran una reunión de los cortometrajes (Festival de Mortadelo y Filemón y Segundo festival de Mortadelo y Filemón) y la tercera que ya puede considerarse un largometraje propiamente dicho, El armario del tiempo. Todas ellas fueron dirigidas por Rafael Vara Cuervo.19
Las historietas se han llevado también al cine con personajes reales en La gran aventura de Mortadelo y Filemón, estrenada en 2003, dirigida por Javier Fesser y protagonizada por Benito Pocino en el papel de Mortadelo y Pepe Viyuela en el papel de Filemón.20
Su segunda película, Mortadelo y Filemón. Misión: Salvar la Tierra, se estrenó en 2008 a modo de conmemoración del 50° aniversario de los personajes. Pepe Viyuela repite como Filemón, pero Mortadelo esta vez fue interpretado por Eduard Soto (conocido por el personaje de El Neng de Castefa) debido a discrepancias con el actor que anteriormente había encarnado al personaje, Benito Pocino.21
En noviembre de 2014, se estrenó Mortadelo y Filemón contra Jimmy el "Cachondo",20 el tercer largometraje basado en los personajes. Esta vez se trata de un film de animación en 3D, dirigido nuevamente por Javier Fesser. En esta ocasión se representó a los personajes más fidedignamente a lo que se puede ver en los tebeos: Contenido más vivaracho, inocente y festivo, más indicado para un público juvenil-adulto (a quien Ibáñez siempre se ha dirigido), aunque aún conservaba (en menor medida, eso sí) aspectos soeces, burdos y groseros, del que las dos anteriores entregas hacían gala, duramente criticadas por ello. En este largometraje de animación, las voces de los personajes principales corren a cuenta de Karra Elejalde (Mortadelo) y Janfri Topera (Filemón).
Musical[editar]
Mortadelo y Filemón cobraron vida en el musical "Mortadelo y Filemón, the miusical", que se estrenó en junio de 2008 en el Teatro Campoamor de Oviedo y que en septiembre de ese mismo año se presentó en el Teatro Tívoli de Barcelona. Dirigida por Ricard Reguant y producida por Zebra Producciones y Mucho Ruido Records, "The miusical" cuenta cómo Mortadelo (Jacobo Dicenta) y Filemón (Juan Carlos Martín) se encargan de la seguridad de la obra "El Fantoche de la Opereta", sobre la cual recae una maldición.22
Videojuegos[editar]
En la década de 1980 se realizaron dos videojuegos oficiales para las plataformas de 8 bits: Mortadelo y Filemón (1988)23 y Mortadelo y Filemón II: Safari callejero (1989), distribuidos ambos en España por Dro Soft, que fueron acompañados por varias adaptaciones no oficiales, como Morta y File (1985),24 El hundimiento del Titánic (1986)25 o En busca de Mortadelo (1988),26 entre otros. Existen varios videojuegos posteriores para PC sobre Mortadelo y Filemón: Mortadelo y Filemón: Una aventura de cine,27 Mortadelo y Filemón: El Sulfato Atómico,28 Mortadelo y Filemón: La Máquina Meteoroloca,29 Mortadelo y Filemón: Dos Vaqueros Chapuceros,30 Mortadelo y Filemón: Terror, Espanto y Pavor,31 Mortadelo y Filemón: La Banda de Corvino (formada por Balones y Patadones y Mamelucos a la romana)32 y Mortadelo y Filemón: La Sexta Secta (formada por Operación Moscú y El escarabajo de Cleopatra).33 Todas las aventuras fueron realizadas por Alcachofa Soft, a excepción de La Máquina Meteoroloca, que fue realizada por VEGA.
Otras referencias en la cultura popular[editar]

Ninots de Mortadelo y Filemón representados en las Fallas de Valencia.
El grupo infantil Parchís tiene una canción llamada "Mortadelo y Filemón", donde habla precisamente de estos dos personajes.
En el concurso televisivo 50 por 15, Enrique Chicote, el único concursante que ganó los 50 millones (el máximo premio del programa), afirmó haber acertado una de las últimas preguntas (acerca de los hotentotes) gracias a haber leído en una historieta de Mortadelo y Filemón la contraseña "esos tipos con bigote tienen cara de hotentote".34
El futbolista serbio Nenad Mirosavljević fue apodado "Mortadelo" durante su paso por el Cádiz C.F.

Ha recibido 67 puntos

Vótalo:

2. 13, RUE DEL PERCEBE

13, RUE DEL PERCEBE

13, Rue del Percebe es una serie de historieta de España creada por Francisco Ibáñez. La primera página fue publicada en el primer número de la segunda época de la revista Tío Vivo (6 de marzo de 1961) y pronto adquirió enorme popularidad por su estructura novedosa e inusual. Índice [ocultar... Ver mas
13, Rue del Percebe es una serie de historieta de España creada por Francisco Ibáñez. La primera página fue publicada en el primer número de la segunda época de la revista Tío Vivo (6 de marzo de 1961) y pronto adquirió enorme popularidad por su estructura novedosa e inusual.
Índice [ocultar]
1 Antecedentes
2 Trayectoria editorial
3 Los habitantes
4 Problemas con la censura
5 13, Rue del Percebe en el siglo XXI
6 Elaboración de historietas
7 Análisis
8 Otros medios
9 Influencia y legado
10 Referencias
11 Bibliografía
12 Véase también
13 Enlaces externos
Antecedentes[editar]
Antes de 13, Rue del Percebe, Ibañez había habido otras historietas que habían usado el recurso de desarrollar una trama en un edificio con la fachada seccionada para poder ver su interior. Por ejemplo, Joaquim Xaudaró publicó a principios del siglo XX una página titulada Una casa en Nochebuena. Will Eisner también nos muestra lo que sucede en un edificio en una página "School for girls" de su serie The Spirit. El ejemplo más cercano en el tiempo y aspecto fue una página llamada Un día en Villa Pulgarcito de Manuel Vázquez Gallego donde salen los personajes de Pulgarcito en distintas plantas de un edificio. Tal vez por esto se atribuye a veces a Vázquez la idea de la serie. En cualquier caso, todos estos ejemplos eran casos puntuales que Ibáñez tuvo la capacidad de convertir en algo habitual.1
Trayectoria editorial[editar]
La primera historieta se publicó el 6 de marzo de 19612 en la revista Tío Vivo. Ibáñez publicó 314 páginas de la serie hasta 1967, aunque fue sustituido durante algo menos de dos meses por Joan Bernet Toledano quien realizó 7 páginas en noviembre y diciembre de 1967. En 1968 Ibáñez vuelve a tomar las riendas de la historieta realizando 27 páginas más hasta que vuelve a dejar la serie en manos de Bernet Toledano, quien la continuó con 57 entregas más hasta el 26 de enero de 1970.1 Más tarde se publicaron en la revista historietas repetidas, a veces cambiando las viñetas de una página a otra, hasta el cierre de Tío Vivo en 1981. Sin embargo, en el Extra de Verano de 1970 aún aparece una página nueva de Juan Martínez Osete.
En 1971 y 1972 se publicaron dos recopilaciones de las historietas en la Colección Olé de la editorial Bruguera, y a partir de 1990 Ediciones B dedicó nuevos álbumes a esta serie. También hubo recopilaciones en las colecciones Magos del humor y Súper Humor a partir de 1975. Sin embargo la recopilación más completa de las historietas se llevó a cabo en la República Federal Alemana entre 1981 y 1983 con 9 álbumes bajo el título Ausgeflippt - Fischstrasse 13 - irre Typen, heisse Sprüche. Tal vez la buena acogida en Alemania de la serie fue lo que motivó Bruguera a retomarla con 36 nuevas historietas que conformaron el décimo álbum recopilatorio. En Alemania se llegaron a publicar 5 álbumes más con historietas nunca vistas en España de dibujantes desconocidos, presumiblemente alemanes. En 2002 hubo un recopilatorio en formato Súper Humor que incluía una nueva historieta de Ibáñez, con prólogo de Luis Alberto de Cuenca.
Los habitantes[editar]
13, Rue del Percebe es una macroviñeta que ocupa una página, dividida a su vez en viñetas no secuenciales, y que muestra en clave de humor un edificio de apartamentos y la comunidad que lo habita:
Planta baja
Colmado Senén: Ubicada a la izquierda, se halla la tienda de ultramarinos de Don Senén, un desconfiado tendero que siempre encuentra modos de engañar a las clientas con el peso y la frescura de la mercancía (aunque a veces le sale el tiro por la culata), que recuerda a Margarito Celemín, un vendedor muy pillín de Blas Sanchís, El dependiente Vicente, de Escobar, El tendero Sisebuto y su aprendiz que es un bruto, de Pedro García Lorente.3
La portería: Se encuentra anexa al Colmado Senén, habitada por la cotilla portera de la comunidad de vecinos,4 quien recuerda a Doña Tomasa, con fruición, va y alquila su mansión de Escobar y a Doña Lío Portapartes de Raf; de esta última tiene hasta su mismo físico con moño, chal, delantal, falda oscura y escoba para barrer. Suele hablar con Don Hurón o con alguno de los que intentan utilizar el ascensor para explicarles su mal funcionamiento o el motivo de ser reemplazado.5
El ascensor: A pesar de tratarse de un ser inerte, es un personaje por derecho propio de igual modo, pues sufre las más diversas peripecias y fenómenos. Tan pronto no funciona bien como es robado como está en reparación y es sustituido por variados métodos alternativos (como un cañón o un fuelle gigante para impulsar a los viajantes a los pisos superiores), o es reemplazado por nuevas versiones encargadas a variopintos constructores (como un fabricante de juegos de ajedrez, uno de las pompas fúnebres o un vidriero, los cuales predeciblemente proporcionan a modo de ascensor una torre, un ataúd y una botella gigante).
La alcantarilla: Frente a la portería habita Don Hurón (Doroteo Hurón), nada más y nada menos que en una alcantarilla, que posiblemente le fuera alquilada por la dueña de la pensión, a juzgar por lo que asegura en la primera entrega de la serie. A menudo aparece comentando sus problemas con la portera, generalmente sobre transeúntes despistados que caen por el boquete de la alcantarilla o sobre los intentos de una serie de ratas que viven en el pozo por disputarle la vivienda.4
Primera planta
Primero izquierda: Es la consulta de un veterinario no muy competente con una variopinta clientela, que trata los casos más diversos. Su nombre y apellidos se desconocen, ya que la gente con la que trata se refiere a él exclusivamente como "doctor".4
Primero derecha: Vive la mezquina dueña de una pensión continuamente superpoblada, en la que destacan los intentos de la mujer por alojar a más inquilinos mediante estrambóticos y draconianos métodos. Es rubia, de pelo algo rizado corto y con cierta tendencia a un leve sobrepeso. Al igual que con el doctor, su identidad es desconocida, o lo era hasta una viñeta en donde le cose a un cliente en la espalda un cartel publicitario, en el que se lee "Pensión Rita".4
Segunda planta
Segundo izquierda: En este piso habita una anciana de la Sociedad Protectora de Animales que, eterna amante de éstos, no deja de cambiar de mascota (normalmente gatos pero ha tenido incluso una ballena) ni de tener los más variados problemas con ellas,4 estas situaciones recuerdan a las de Doña Trini y sus animalitos de Escobar.5
Segundo derecha: Es el único piso cuyo inquilino ha cambiado con los años. En principio vivía un científico loco, que infatigablemente trabajaba en crear creaba monstruos horripilantes pero que siempre le salían buenazos (claramente inspirado en el Víctor Frankenstein de la novela de Mary Shelley). Posteriormente el doctor se fue y dejó el piso vacío, siendo reemplazado por la portera como una suerte de agente inmobiliario que intentaba vender el piso a varios personajes, siendo el estado de éste el motivo cómico. Finalmente fue adquirido por un desastrado sastre con mucha caradura y una más que cuestionable profesionalidad.4
Tercera planta
Tercero izquierda: En él vive un patoso ladrón llamado Ceferino Raffles que no parece poder dejar de robar cosas inútiles y su fastidiada esposa,4 la representación de el Caco Bonifacio de Enrich, teniendo la misma vestimenta (antifaz, chaqueta y pantalón con remiendos) y un ayudante, en el caso de Bonifacio de Panchacio y en el de Ceferino su mujer.5
Tercero derecha: Está ocupado por una mujer y sus tres hijos pequeños, incorregiblemente traviesos, que en las primeras entregas tenían una hermana mayor que luego desapareció (quizá porque encontró un esposo al fin). Cuando estaba, buscaba novio, pero sus traviesos hermanos "lograban" hacer que se quedase soltera debido a sus travesuras.4 La historia de los hermanos que estropean las citas de su hermana recuerda a La Terrible Fifí de Nené Estivill y a Lidia y su hermano Jaimito de Joso.5
Azotea
La buhardilla: Es un cuartucho situado en la izquierda del edificio (encima del piso de Ceferino, el ladrón) de tejado inclinado, encima del cual se encuentra el cartel que da nombre al edificio. En ella vive Manolo, un pintor que se encuentra siempre acosado por sus acreedores. De hecho, más que por pintor, se le conoce como deudor sempiterno y por sus ingenios para escapar de sus acreedores (lo que provoca las risas de un gato negro que aparece de forma esporádica junto a Manolo); es precisamente de los sablazos y engaños de donde obtiene su "sueldo".4 Este personaje recuerda al protagonista de Aniceto, artista incompleto de José Escobar Saliente o Guillermo el conquistador de Gin, aunque su mayor influencia sería Manuel Vázquez Gallego.5
El gato y el ratón: En la azotea se encuentra un gato negro que generalmente es torturado por un cruel ratón que se divierte a su costa.4
Elementos adicionales
Las escaleras: Aparecen anexas al ascensor de la portería a lo largo de los diferentes pisos, pero nunca se ve a nadie utilizándolas, por lo que se convierten en un elemento decorativo, que no funcional. De hecho, su singular apariencia las haría impracticables para bajar y subir a cualquier piso.
La araña: Aparece en las escaleras, colgando de un hilo o una telaraña, y cada vez se disfraza de una manera diferente, lo que recuerda un poco a Mortadelo.
Personajes invitados: Por el edificio aparecen Mortadelo y Filemón, que hacen alguna aparición esporádica en este lugar. Asimismo, a veces aparece por el edificio otro de los personajes de Ibáñez, el miope Rompetechos.
Problemas con la censura[editar]
La entonces dictadura del General Franco montó en cólera ante el personaje que vivía en el segundo derecha, el científico loco que se dedicaba a crear monstruos horripilantes, con el argumento de "solo Dios puede crear vida". Debido a la presión, Ibáñez fue obligado por la censura a retirar dicho personaje, lo que motivó el único cambio de inquilino en toda la historia del 13, Rue del Percebe.
No obstante, Ibáñez se las apañó para retirarlo por la puerta grande, en vez de hacerlo disimuladamente o con cierta vergüenza por ello. Así, en la última viñeta en donde éste aparece, el doctor comenta con sonrisa irónica ante un sorprendido amigo su intención de mudarse de piso "porque no le va bien para el monstruo que tiene proyectado", a la vez que junto a él aparecen un par de zapatos gigantes como un indicio de su tamaño cuando estuviese terminado.
13, Rue del Percebe en el siglo XXI[editar]
En 2002 Ibáñez hizo una página especial para la recopilación publicada en la serie Super Humor, en que los personajes aparecen actualizados al nuevo siglo: el deudor de la buhardilla, Manolo, ahora realiza sus estafas por ordenador; el ladrón Ceferino está ahora en el consejo de administración de un banco; los niños del tercero derecha son ya mayores, y bailan rock and roll y toman pastillas de éxtasis; la anciana de la Protectora de Animales tiene un perro robótico, y en vez de un canario tiene un móvil con una melodía de Operación Triunfo; el sastre de al lado ha confeccionado un traje de «lo que se lleva ahora» a petición de un cliente, que resulta ser un cartel con el lema «No al CO2»; el veterinario ha clonado un león, que le ha salido con cabeza de burro; la pensión contigua está poblada de okupas; el colmado ofrece productos importados, aunque como siempre su calidad no es la más óptima; la portera está siendo rescatada por los bomberos de una montaña de correo comercial; y Don Hurón le explica a Rompetechos con la cabeza llena de basura que su alcantarilla no es una toma autoaspirante de residuos orgánicos.
Elaboración de historietas[editar]
Ibáñez realizó las historietas usando una plantilla que tenía la forma del edificio.4 Éste aparece desprovisto de mobiliario y de sus inquilinos, dejando los pisos vacíos como si estuviesen deshabitados, lo mismo que con la buhardilla, la tienda del Colmado Senén y la portería.
Análisis[editar]
13, Rue del Percebe es en apariencia una serie de chistes casi siempre aislados e independientes, con personajes fijos, encasillados en su papel inmutable y sólo unidos por el edificio donde habitan. Ello permite al lector leer la página en el orden que desee, claramente no lineal. Pero afirmar esto sería frecuentemente simplificar las cosas. A menudo, un hecho afecta a más de una viñeta-vecino o a la página entera de modo que en ocasiones la secuencialidad de lectura es dirigida, aumentando así el efecto cómico y de inmersión a causa de las sinergias creadas en los personajes que, de puro arquetípicos, uno acaba conociendo y aceptando, del mismo modo que muchos conocemos a los vecinos de nuestro enorme bloque de apartamentos: por escenas furtivas pero similares que, día a día, nos hacen ir formando una imagen más o menos precisa de ellos.
La facilidad de lectura de este tebeo, la interminable repetición de los mismos problemas con diferentes detalles, la familiaridad que se crea con los personajes a lo largo de la lectura dispersa de cada página a pesar de que, objetivamente, la mayoría de los chistes son muy simples, así como una ausencia de lectura lineal que, de haberlo conocido, habría hecho las delicias de Marshall McLuhan hacen de este tebeo un caso único y especialmente atractivo a un nivel inconsciente que pocas otras historietas pueden igualar.
Sin embargo Francisco Ibáñez encontraba difícil a la larga continuar dibujando esta serie: no soportaba la sensación de enclaustramiento que le producía. En sus otras historietas son frecuentes los viajes, los exteriores, los paisajes urbanos o rurales mientras que en 13, Rue del Percebe tenemos una casilla de extensión fija para cada personaje fijo. No obstante, en 1987, Ibáñez creó, para la editorial Grijalbo, 7, Rebolling Street, una historieta que explotaba la misma fórmula pero esta vez a doble página y con más personajes.
Otros medios[editar]
El edificio y varios de los personajes que lo habitan, como el tendero, el ladrón, o la portera, dieron el salto a la gran pantalla al aparecer en algunas escenas de la película La gran aventura de Mortadelo y Filemón, basada en los personajes más conocidos del autor. En la película, el 13 de la Rue del Percebe, es el edificio donde vive la madre de Filemón, teniendo como vecinos a los personajes de la historieta.6
En mayo de 2010 la casa y sus inquilinos fueron los protagonistas de un anuncio de la conocida marca de refrescos "La Casera" de la mano de la agencia de publicidad GREY. Este anuncio lo dirigió Javier Fesser quien ya los llevara al cine en la película de Mortadelo y Filemón mencionada arriba, aunque al contrario que entonces en que solo aparecían unos pocos de los personajes, en esta ocasión están representados casi todos los vecinos clásicos del edificio.7
En 2009 el escritor Alberto Gimeno publicó la novela Hotel Dorado, abiertamente inspirada en la historieta y en la que trata de dar verosimilitud a los caricaturescos personajes.8
Influencia y legado[editar]
13, Rue del Percebe da nombre a una calle en el municipio de Rivas-Vaciamadrid.9
Se ha dicho que las populares series Aquí no hay quien viva y La que se avecina tomaron como modelo 13 Rue del Percebe para crear el 21 de la Calle Desengaño en la primera serie y el 7 de la calle Ave del Paraíso (en el Mirador de Montepinar) en la segunda, aunque tanto el autor como de la historieta como los responsables de ambas series lo han negado en alguna ocasión.10 11

Ha recibido 54 puntos

Vótalo:

3. ROMPETECHOS

ROMPETECHOS

Rompetechos es una serie de historietas creada por Francisco Ibáñez en 1964. Trata sobre su protagonista homónimo, Rompetechos, un hombre bajito cuya mala visión genera numerosas situaciones cómicas. Ibáñez ha manifestado en repetidas ocasiones que, entre los suyos, es su personaje favorito1 y... Ver mas
Rompetechos es una serie de historietas creada por Francisco Ibáñez en 1964. Trata sobre su protagonista homónimo, Rompetechos, un hombre bajito cuya mala visión genera numerosas situaciones cómicas.
Ibáñez ha manifestado en repetidas ocasiones que, entre los suyos, es su personaje favorito1 y debido a ello suele aparecer muy a menudo en otras de sus series, siendo uno de los personajes, junto a Mortadelo y Filemón, que todavía dibuja en el presente. Tuvo su propia emisión de sello en España.
Índice [ocultar]
1 Creación
2 Trayectoria editorial
3 Argumento y personajes
4 Adaptaciones a otros medios
5 Valoración y crítica
6 Referencias
7 Bibliografía
8 Enlaces externos
Creación[editar]
Hay dos versiones distintas acerca del nacimiento del personaje:
Por un lado está la versión del propio Francisco Ibáñez, según la cual el jefe Francisco Bruguera tenía una gran afición por un personaje de los comienzos del cine llamado Rompetechos, por lo que pidió a Ibáñez que dibujara un personaje con el mismo nombre. Ibáñez entonces le habría dado la vuelta a la orden creando un personaje bajito y miope.2 En favor de esta versión está la existencia de una película alemana de 1941 titulada Quax, Der Bruchpilot, que se tradujo en España como Quax, el piloto Rompetechos [1]. Por otra parte, existe un precedente de la utilización del nombre de este personaje,"Rompetechos" -varios años antes de su uso por parte de Ibáñez y Bruguera- en una serie publicada en la revista "Jaimito", de Editorial Valenciana; se trata de un piloto despistado cuyas aventuras fueron dibujadas por Castillo, al menos en algunos números de la citada revista (Jaimito,año XVI, núm. 587, 7 de enero de 1961).
La otra versión es de Vicente Palomares, periodista y escritor que dirigió la revista Mortadelo durante la primera mitad de los años 70 según la cual el personaje estaba basado físicamente en un miembro de la redacción llamado Ernesto Pérez Mas.3
Lo cierto es que Ibáñez diseñó ocho bocetos de posibles personajes, todos igualmente bajitos y cabezudos, de entre los cuales ganó el séptimo, obteniendo así de primeras una apariencia definitiva para el personaje, pues no habría de modificarla durante toda su trayectoria.4
Trayectoria editorial[editar]
Rompetechos se publicó por primera vez en la revista Tío Vivo de la Editorial Bruguera en 1964.5
En 1968 se puede decir que era la figura visible de la revista Din Dan, ya que aparecía tanto en la portada como en el título. En un número especial de la revista Din Dan de finales de los 60 Rompetechos llega a colarse en las historietas de otros personajes debido a que no logra encontrar su página para acabar echándole la bronca al propio Ibáñez.
También tuvo sus propias revistas llamadas Súper Rompetechos y Extra Rompetechos desde finales de los 70. A partir de entonces dejó de aparecer material nuevo de Rompetechos, excepto en forma de cameo en otros tebeos de Ibáñez, hasta que en 2003 recuperó al personaje con historietas nuevas para la revista Top Cómic.6
Recopilaciones de sus historietas se pueden encontrar en varios cómics de la Colección Olé, tanto en Editorial Bruguera como en Ediciones B. En 2004, con motivo de su 40 cumpleaños se hizo un recopilatorio en formato Súper Humor (ISBN 84-406-9942-5) con un cómic que contenía su primera aventura y mucho material del personaje.
Es uno de los personajes de Ibáñez menos exportados al extranjero por la dificultad de traducir los juegos de palabras de la serie.
Argumento y personajes[editar]
Rompetechos es el protagonista absoluto de estas historietas. El investigador Juan Antonio Ramírez lo incluye en el apartado de Marginados, junto a otros personajes de la editorial como Carpanta (1947), Gordito Relleno (1948), Currito Farola (1951), Don Danubio (1951), Morfeo Pérez (1952), Agamenón (1961) y Pitagorín (1966), caracterizados por un alto grado de extrañamiento respecto a su entorno.7
Rompetechos es cabezón, bajito, miope y despistado, siendo su nombre una ironía sobre su escasa altura.4
La longitud de sus aventuras es habitualmente de entre 1 y 4 páginas, aunque en el caso de las historietas más modernas se extienden hasta las 6 páginas. Su esquema habitual suele ser el siguiente:
El personaje tiene la necesidad de hacer o comprar algo, por lo que empieza a ir de un lado a otro provocando multitud de desastres debido a que su falta de visión le hace confundirlo todo (por ejemplo; confunde a un joven melenudo con una margarita y procede a "arrancarla" o a un hombre disfrazado de vikingo con un ciervo e intenta cazarlo, etc.). Si lo que intenta es comprar algo invariablemente leerá mal todos los carteles (por ejemplo "cabañas usadas" en lugar de "castañas asadas") y luego tendrá un diálogo surrealista con el empleado de la tienda. En estos casos Rompetechos usualmente agrede verbalmente a aquellos que él piensa que le están tomando el pelo. Finalmente, la situación termina haciéndose insostenible y acaba de forma violenta: normalmente el tendero expulsa de una patada a Rompetechos, aunque a veces Rompetechos golpea al tendero o éste llama a los loqueros.
Se tratan, en palabras de Ramírez, de:
una sucesión de chistes sádicos que alcanzan un "boom" final.5
Adaptaciones a otros medios[editar]
En la película La gran aventura de Mortadelo y Filemón (basada en otra serie de Ibáñez, Mortadelo y Filemón) Rompetechos , interpretado por Emilio Gavira, aparece como un reaccionario nostálgico del régimen franquista, lo cual es algo ajeno a los cómics. Sobre esto Javier Fesser, el director, declaró: "un tipo bajito, con bigote y que está siempre cabreado tiene que ser facha".8 (sin embargo, Rompetechos no suele estar "siempre cabreado", salvo cuando es injusta víctima de sus despistes).
En la segunda película de imagen real, Mortadelo y Filemón. Misión: salvar la Tierra, estas connotaciones franquistas fueron suprimidas.
Valoración y crítica[editar]
El personaje ha sido criticado por algunas personas que consideran que en estas historietas se hace burla de la miopía.
A estas críticas Ibánez siempre ha respondido que él mismo padece miopía desde joven y que, por lo tanto, en todo caso sería una burla hacia sí mismo, pero que de hecho, lo único que se busca es provocar la risa mediante un arquetipo reconocible y no burlarse de la tara física en sí.9
Sin embargo, si la explicación de que el personaje se basa en un miembro de la redacción fuese cierta, entonces sí podríamos hablar de un cierto componente de burla. Por otro lado Rompetechos es una caricatura bastante exacta del propio Ibáñez.

Ha recibido 51 puntos

Vótalo:

4. EL BOTONES SACARINO

EL BOTONES SACARINO

El botones Sacarino es una serie de historieta cómica de España creada en 1963 por Francisco Ibáñez para la revista El DDT, y desarrollada posteriormente por otros autores. Índice [ocultar] 1 Trayectoria editorial 2 Argumento y personajes 3 Ediciones 3.1 Ases del humor 3.2 Alegres... Ver mas
El botones Sacarino es una serie de historieta cómica de España creada en 1963 por Francisco Ibáñez para la revista El DDT, y desarrollada posteriormente por otros autores.
Índice [ocultar]
1 Trayectoria editorial
2 Argumento y personajes
3 Ediciones
3.1 Ases del humor
3.2 Alegres historietas
3.3 Colección Olé
3.4 Magos del Humor - Pasta dura Ediciones B
3.5 Historietas largas
3.6 En otros países
4 Recepción
5 Adaptaciones a otros medios
6 Referencias
7 Bibliografía
Trayectoria editorial[editar]
El botones Sacarino fue creado por Francisco Ibáñez en mayo de 1963 para El DDT en donde fue una serie secundaria que ocupaba una pequeña parte de la página.1 El personaje de Sacarino está fuertemente basado en el personaje franco-belga Gaston Lagaffe, más conocido en España como Tomás el Gafe, que fuera creado por André Franquin en 1957.1 Ya que en España Gastón no era conocido durante los 70, Ibáñez aprovechó la ocasión para componer un híbrido de Spirou y Gaston, que dio como resultado al Botones Sacarino.2 3 Si se comparan las historietas de Sacarino y Gastón, en ocasiones pueden verse historietas con viñetas idénticas, donde sólo cambian los personajes, pero con las mismas situaciones y escenarios.1 Ibáñez explicó que el motivo de la creación de la historieta fue que quería mostrar el día a día de los trabajadores de la Editorial Bruguera.1
En 1966 se introduce un nuevo director, ahora llamado el Dire, siendo el anterior ascendido al puesto de presidente, quien podía desituir al nuevo. En la tercera época de El DDT (1967-1977) se publica en la doble página central a todo color debido a que tenía una mayor popularidad entre los lectores. El personaje del presidente es dibujado al principio de espaldas o en la sombra con anillos de oro en los dedos. La estructura también cambia ya que es el director el que sufre los golpes del presidente, si bien luego él se muestra de forma tiránica con sus subordinados.4 Además el antiguo director cambia sus ropas negras por las azules oscuras.
En 1973 la editorial aprovecha su popularidad identificando al Tío Vivo con la historieta y se le asocia la cabecera de la revista. Dos años después, lanzaría "Sacarino" y "Super Sacarino", ambas de breve vida.5
Ibáñez solo hizo Sacarinos entre los años 1960 y principios de los 1980, dejando de dibujarlos en la temporada 1981-1982, el motivo fue que trabajó exclusivamente en la realización de las aventuras de Mortadelo y Filemón.4 El resto de Sacarinos están dibujados por un equipo de Bruguera, pero no por el mismo Ibáñez (es decir, son apócrifos), al igual que ocurrió con muchas historietas de Mortadelo y Filemón. A estos Sacarinos se les distingue fácilmente porque en muchas ocasiones los personajes parecen no caber en las viñetas, y les cuesta desarrollar acciones como correr. Todo lo aparecido posteriormente son reediciones de lo ya dibujado, o historietas apócrifas.
Ibáñez volvería a recuperar al personaje en 1993 en la historieta de Mortadelo y Filemón Testigo de cargo.4
Argumento y personajes[editar]
Sacarino es un chico ingenuo y un algo torpe, botones de un periódico llamado El aullido vespertino que posteriormente pasaría a serlo del DDT. Tiene múltiples tareas que realizar: limpiar y ordenar los despachos, llenar de tinta los tinteros, hacer todo tipo de recados, etc. Pero Sacarino siempre intenta escaquearse del trabajo para dormir, traer algún bicho a la oficina o jugar. Por culpa de sus juegos, Sacarino suele provocar líos, confusiones y jaleos en las oficinas, los cuales molestan o perjudican al director o al presidente. No suele darse cuenta del hecho, y cuando lo hace, prefiere esconderse en lugar de afrontarlo. El personaje está considerado como una especie de Tomás el Gafe vestido de Spirou.6
El director de ediciones, o, como lo llama Sacarino, el dire es un hombre que siempre está enfadado, viste todo de negro y se preocupa mucho por agradar al presidente y a sus demás superiores. A cambio, es un pequeño abusón con los empleados. El director intenta siempre pillar a Sacarino in fraganti, pero lo único que consigue es que el presidente piense que él es el culpable de todo, llevándose todos los golpes por culpa de Sacarino. Hay que señalar que este personaje está basado en Rafael González,2 director de publicaciones de Editorial Bruguera.
El presidente, o, como lo llama Sacarino, el presi, es el gerente de la empresa editora del periódico, solo por debajo de los accionistas. Tipo de temperamento colérico e irascible, aunque fácil de impresionar. Suele ser la víctima de los líos, confusiones y jaleos de Sacarino, pero las apariencias siempre señalan al director, al que casi siempre cree culpable.

En las primeras historietas de Sacarino no aparece el personaje del director.1 En un principio "el dire" era una caricatura de Rafael González, director de Bruguera, pero pronto éste dejó de encontrarle la gracia al asunto, por lo que hubo que modificar el diseño del personaje,7 si bien mantuvo su carácter duro, lo que hace pensar que fuera auto-crítica del propio González.2 En cierto modo fue una invención de Ibáñez, ya que en el Gastón original no figura.
El autor también aparece caricaturizado en algunas historietas, aunque lo cierto es que la mayor parte de los Sacarinos donde aparece Ibáñez no son dibujados por el mismo, sino por su equipo de colaboradores.8 La mayoría de ellos son identificables por la firma de su autor en la parte de arriba a la derecha.
Ediciones[editar]
Sacarino ha aparecido en varias colecciones, además de tener su propia revista, y salir en otras como Tío Vivo, Súper Mortadelo, Mortadelo Especial o Pulgarcito. Ocasionalmente, también aparecían revistas efímeras bajo el nombre de "Sacarino Extra" o "Súper Sacarino". Ocasionalmente ha aparecido en algunas historietas de Mortadelo y Filemón, y en ocasiones se le presenta también como amigo de Tete Cohete. A continuación, se enumeran las distintas colecciones en las que aparecieron historietas completas de Sacarino.
Ases del humor[editar]
Colección de pasta dura que empezó en el año 1969 y tuvo continuidad durante los 70.
15. Aquí hay tinta (1971).
19. Las chispeantes aventuras del botones Sacarino (1971).
Alegres historietas[editar]
Esta colección surge en los 70. De Sacarino se conocen los siguientes números:
003. Los apuros del director (1971)
006. Las locuras de Sacarino (1971).
012. El terror de la oficina (1972).
015. Un botones muy fino (1972).
022. La oficina loca (1973).
Colección Olé[editar]
Los siguientes números se editaron durante la década de los 70 y los 80, al principio bajo la editorial Bruguera y más tarde como Ediciones B. Son 19 números sólo de Sacarino, y 2 compartidos. En esta época, al igual que ocurre con Mortadelo y Filemón, aparecieron varias historietas largas, aunque ninguna de ellas dibujada por Ibáñez.
003. Líos en la oficina
015. Campeón del desatino
053. La pesadilla del dire
062. La oficina de la mala pata
068. Ingenioso y retozón
080. Catástrofes a granel
084. Cataclismos sin fin
109. Combinado de risas (junto a Pepe Gotera y Otilio y Rompetechos)
122. Peripecias sin fin (junto a Pepe Gotera y Otilio)
132. El terror de la oficina
260. Sálvese quien pueda
261. A bocinazo limpio
266. El café de la oficina
268. Igual que un huracán
275. Más genial cada día
284. El despiste en persona
288. En el país del petrodólar (guion de Jesús de Cos)
289. Campeón de desastres
307. El retorno de Titi (dibujos de Miguel Fernández)
311. El escarabajo de oro
314. El año internacional de la juventud
Sacarino apareció en numerosos números de Mortadelo y Filemón como relleno para las páginas del final, aunque la mayoría de estas historietas están incluidas en los tebeos antes enumerados.
Magos del Humor - Pasta dura Ediciones B[editar]
Esta colección surge a finales de los 90, aunque en realidad son las mismas historietas de siempre bajo un formato de pasta dura. Sólo salieron 2 números y casi al final de la colección. Tiene su origen en la colección "Alegres Historietas" de los 70.
048. Un botones muy fino
085. El terror de la oficina
Historietas largas[editar]
1. La amenaza (dibujos de Casanyes) (Mortadelo 628-635, julio-agosto de 1983) (Olé 282, 1983)
2. En el país del petrodólar (guion de Jesús de Cos) (Mortadelo Especial ¿?-169, 1983) (Olé *288, 1984)
3. El loco del Fuji-Yama (Mortadelo 175-182, febrero-marzo 84) (Olé 294, 1984)
4. El retorno de Tití (dibujos de Miguel Fernández) (Sacarino 71-74, desde febrero de 1985) (Olé 307, *1985)
5. El escarabajo de oro (Mortadelo 229-235)9 (Olé 311, 1985)
6. El año internacional de la juventud (Pulgarcito 1-4, desde diciembre de 1985) (Olé 314, 1986)
7. Noche de brujas (guion de Jesús de Cos) (Pulgarcito 18-24, 1986)
8. Los siete inversores (Pulgarcito 1-6, 1987)
A estas 8 historietas hay que sumarle una más que solo se publicó en Alemania, realizada por un equipo completamente ajeno a Bruguera y con grandes deficiencias en los dibujos.
Por otro lado, también hubo algún crossover de Sacarino con Mortadelo y Filemón. Estos sí están dibujados por Ibáñez, y se nota mayor calidad en el guion con respecto a los otros Sacarinos.
Testigo de cargo
El 35 aniversario (pequeño cameo)
En otros países[editar]
La serie ha sido editada también en otros países, siendo de resaltar que en Alemania fue conocido como "Tom Tiger", mientras que en los países nórdicos lo fue como "Timo Tiikeri".10
Recepción[editar]
El crítico Salvador Vázquez de Parga afirma que supuso un cambio en la historieta oficinesca al permitir al presidente destituir al director.4
Adaptaciones a otros medios[editar]
Se adaptó la historieta Testigo de cargo en una capítulo homónimo de la serie de televisión basada en Mortadelo y Filemón,11 el encargado de darle voz al personaje fue Jordi Pons.12
En vista del éxito de la serie Manos a la obra, que algunos ven inspirada en Pepe Gotera y Otilio,13 se hizo una serie basada en el personaje emitida en La Primera entre 2000 y 2001, con Jorge Roelas interpretando a Sacarino, y que contaba con la participación de la cantante Olvido Gara (Alaska) y el veterano José Luis López Vázquez.14 De esta forma fue el primer personaje de Ibáñez en pasar a versión de carne y hueso, a quien entusiasmó el proyecto y participó interpretándose así mismo en varios episodios.15 Debido a los malos resultados de audiencia, esta serie tuvo muy poco éxito y fue retirada al poco tiempo de comenzar su emisión sin ni siquiera terminar de emitir la temporada completa.16

Ha recibido 50 puntos

Vótalo:

5. CHICHA, TATO Y CLODOVEO, DE PROFESIÓN SIN EMPLEO

CHICHA, TATO Y CLODOVEO, DE PROFESIÓN SIN EMPLEO

Chicha, Tato y Clodoveo son personajes de historieta creados en 1986 por Francisco Ibáñez. El título completo es Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y muestra las desventuras de tres desempleados. Índice [ocultar] 1 Historia 2 Álbumes 3 Análisis 4 Referencias 5 Enlaces... Ver mas
Chicha, Tato y Clodoveo son personajes de historieta creados en 1986 por Francisco Ibáñez. El título completo es Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y muestra las desventuras de tres desempleados.
Índice [ocultar]
1 Historia
2 Álbumes
3 Análisis
4 Referencias
5 Enlaces externos
Historia[editar]
Cuando la editorial Bruguera estaba al borde de la ruina, Francisco Ibáñez fichó por la Editorial Grijalbo junto con algunos de sus compañeros. Esta editorial tenía previsto crear una revista llamada "Guai!", la cual llegó a los kioscos en los primeros meses de 1986. Ibáñez no podía dibujar a los demás personajes que ya había creado porque la editorial Bruguera tenía los derechos. Por ello tuvo que crear unos nuevos personajes: Chicha, Tato y Clodoveo.
Las historietas de Chicha, Tato y Clodoveo se publicaban en episodios que luego se recogían en álbumes. Sus aventuras eran de 44 páginas pero se repartían de 4 a 8 por número, según tamaño del episodio. En estas historietas vemos que Ibáñez usa a menudo gags ya utilizados en otras de sus historietas, principalmente de Mortadelo y Filemón.1 Más adelante, Grijalbo fue comprada por la empresa Tebeos S.A, posteriormente conocida como Ediciones B.
Como ya ocurriera con parte de la producción de Mortadelo y Filemón en la década de los 80, las pocas historietas que salieron de Chicha, Tato y Clodoveo después de 1989 (no recogidas en los álbumes) están realizados por otros dibujantes (comúnmente llamados "negros" o "apócrifos"), aunque se considera que los álbumes previos sí llevan la firma de Ibáñez. Ramón Bernadó declaró al respecto en una entrevista que: "Le hice además los acabados en un par de Mortadelos. En Chicha, Tato y Clodoveo estuve aproximadamente un año. Yo hacía el lápiz, un compañero lo entintaba e Ibáñez se limitaba al guion. Fue una buena época ya que te exigían entrega a final de mes y te curtían como dibujante."2 Ibáñez sin embargo, no reconoce colaboración más allá del entintado.1
Tras la desapareción de la revista Guai! en 1990 dejaron de publicarse historietas de los tres desempleados. Los personajes hacen un cameo en la historieta de Mortadelo y Filemón El 35 aniversario (1993) y Chicha también aparece brevemente en Su vida privada (1998).3
Álbumes[editar]
Sus aventuras fueron publicadas tanto en Guai! en forma de coleccionable como en Tope Guai! con las aventuras completas. De las 18 aventuras que hubo de la serie, solo 11 se llegaron a publicar en forma de álbum en España, aunque sí se llegaron a publicar todas las historietas en Alemania.3 Los números publicados fueron (el nº corresponde a la colección Tope Guai!):
1. Una vida perruna. (1986). ISBN 84-7419-471-7
3. Pero... ¿Quienes son esos tipos?. (1986). ISBN 84-7419-487-3
4. El negociete. (1987). ISBN 84-7419-508-8
7. El cacharro fantástico. (1987). ISBN 84-7419-522-5
9. A por la Olimpiada 92. (1987). ISBN 84-7419-523-3
12. El arca de Noé II. (1987). ISBN 84-7419-524-1
15. Gran hotel. (1987) ISBN 84-406-1335-0
18. A Seúl en un baúl. (1988) ISBN 84-406-0256-1
19. ¡Mogollón en la granja!. (1989) ISBN 84-406-0893-4
20. Los sanitarios. (1989) ISBN 84-406-0894-2
24 Viajar es un placer
Las historietas que solo se publicaron en forma seriada en España y que se consideran apócrifas3 fueron:
¡Qué trabajo nos manda el Señor! (Guai! 99-109)
Los canguros (Guai! 110-120)
La obra (Guai! 121-131)
¡La función va a empezar! (Guai! 132-142)
El Tato se lía a inventar (Guai! 143-153)
Los entretenedores (Guai! 154-164)
La cosa va de bichos (Guai! 165-175)
Análisis[editar]
Los personajes reflejan el desempleo español de la época mediante el humor característico del autor, presente en todas sus obras. El presidente Felipe González fue caricaturizado en las historietas con su histórica promesa de crear ochocientos mil puestos de trabajo.
Su nombre completo es Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión, sin empleo que rima, al igual que otros títulos del autor, como Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio o Mortadelo y Filemón, agencia de información.
Los protagonistas de la historieta tienen algunas características similares a otros personajes de Ibáñez. Clodoveo es similar a Mortadelo porque es capaz de disfrazarse de lo que sea. Tato es similar a Rompetechos porque es tan bajito y tan miope como él. En los cómics de estos personajes, vemos gags que normalmente veíamos en los cómics de Mortadelo y Rompetechos. Chicha tal vez sea el personaje más original, y además es una mujer (no demasiado frecuente en las historietas de aquellos tiempos). Es una chica pasota, a la que le encanta la marcha, y lleva un peinado punk característico. Los tres se conocen en la cola del paro y deciden unir fuerzas para conseguir diversos trabajos (o en ocasiones, montar ellos mismos negocios) que acaban invariablemente en desastre debido a su incompetencia. A estos personajes les acompaña un gato llamado "Salmoneto" y frecuentan el bar "Snack Joro Bar" dónde recurren a diversas argucias para irse sin pagar la consumición. En los álbumes apócrifos como "Los Canguros" cambian de bar y se pasan al Restaurante "La Fritanga", donde según Clodoveo comen a la carta.
Ibáñez suele fijar el contexto de sus historietas en la realidad que le rodea. De ahí que en muchas de sus historietas el paro sea un tema demasiado recurrente, y esto se ve especialmente en Chicha, Tato y Clodoveo, pues con frecuencia incluye al resto de sus personajes en situaciones de precariedad laboral. En esta historieta se puede ver a Mortadelo y Filemón limpiando cristales de coches en un semáforo o a algunos de sus personajes en la cola del paro, en una referencia velada a la pérdida de los derechos sobre sus personajes en aquella época.4 De hecho, toda la historieta de Chicha, Tato y Clodoveo es un reflejo de la situación personal de Ibáñez y su visión del entorno a mediados de los años 1980.
Quizá uno de los aspectos menos conseguidos de la historieta sea la supuesta jerga juvenil que Ibáñez hace usar a sus personajes y cuyo parecido con la jerga juvenil real de la época es casi nulo.

Ha recibido 50 puntos

Vótalo:

6. LA FAMILIA TRAPISONDA

LA FAMILIA TRAPISONDA

La familia Trapisonda, un grupito que es la monda es un cómic creado por el historietista Francisco Ibáñez en 1958 sobre las cómicas desventuras de una familia de clase media-baja. Índice [ocultar] 1 Trayectoria editorial 2 Argumento 3 Personajes 4 Referencias 5 Bibliografía Trayectoria... Ver mas
La familia Trapisonda, un grupito que es la monda es un cómic creado por el historietista Francisco Ibáñez en 1958 sobre las cómicas desventuras de una familia de clase media-baja.
Índice [ocultar]
1 Trayectoria editorial
2 Argumento
3 Personajes
4 Referencias
5 Bibliografía
Trayectoria editorial[editar]
Debutó en la revista semanal Pulgarcito n.º 1418 el 7 de julio de 1958. Fue también publicada en Ven y Ven (1959), El Capitán Trueno Extra (1960 a 1968) y Bravo (1968), además de ser reeditada posteriormente en otras publicaciones. Existen diversos recopilatorios como el nº 12 de la 4ª edición de la colección Olé (de personajes varios)
Posiblemente la primera historieta que se dibujó de la serie es la que apareció en el nº 31 de El Capitán Trueno Extra en 1960, ya que en ella Pancracio no reconoce al "niño calvo estudioso" que es un personaje fijo de la serie. La página en cuestión tiene otras peculiaridades primerizas como que la profesión de Pancracio es bombero en lugar de oficinista, su "hermana" es muy supersticiosa y aparece la criada Robustiana.
Argumento[editar]
La serie narra las desventuras cotidianas de una familia de clase media-baja y su mascota, que tienen lugar casi siempre dentro del ámbito doméstico, en el tercer piso de un típico bloque de la gran ciudad. En este aspecto la serie es muy parecida a otras historietas de la Escuela Bruguera protagonizadas por núcleos familiares, especialmente la familia Cebolleta de Manuel Vázquez.
Personajes[editar]
El protagonista es Pancracio, el cabeza de familia, un gris oficinista (bombero en las primeras historietas) calvo y con bigote, que suele ser el que sale peor parado a causa de su carácter envidioso y en cierta medida prepotente; su esposa, Leonor de profesión sus labores; su hijo, el típico niño travieso y el sobrino, un niño calvo y con gafas y siempre vestido de negro, el típico niño estudioso de la familia. Un año después Ibáñez cambió los parentescos entre los personajes: la esposa pasó a convertirse en hermana de Pancracio y el hijo en sobrino (el chico estudioso continuó siendo sobrino, por lo que los niños pasaron de ser primos a hermanos), sin quedar del todo claro por qué los niños viven en casa de sus tíos. El motivo de estos cambios es que la censura franquista prohibió a las revistas juveniles "toda desviación del humorismo hacia la ridiculización de la autoridad de los padres, de la santidad de la familia y el hogar".1
La criada de la familia se llama Robustiana; es la típica mujer que ha emigrado del pueblo, tiene un aspecto poco agraciado, con granos en la nariz y falta de algunos dientes. Este personaje desapareció a las pocas historietas.
La mascota de los Trapisonda es el personaje más popular y mejor ideado de la serie. Es un perro de nombre "Atila", que sirve de contrapunto al personaje de Pancracio, al que odia profundamente, con comentarios hacia él siempre malévolos y ofensivos, en muchas ocasiones llenos de malsana ironía. Estos comentarios son únicamente de pensamiento, ya que Atila solo puede ladrar.
Hay un séptimo personaje recurrente, el director de la empresa en la que trabaja Pancracio, y que tampoco tiene nombre propio oficial. Su aspecto físico varía de un episodio a otro, aunque suele ser un hombre con gafas, calvo y con bigote. Suele visitar a los Trapisonda de vez en cuando, generalmente con la excusa de aumentarle el sueldo, pero estas visitas suelen resultar contraproducentes.

Ha recibido 47 puntos

Vótalo:

7. PEPE GOTERA Y OTILIO, CHAPUZAS A DOMICILIO

PEPE GOTERA Y OTILIO, CHAPUZAS A DOMICILIO

Pepe Gotera y Otilio, cuyo nombre completo es Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio es una serie de historietas creada en 1966 por Francisco Ibáñez que muestra las cómicas aventuras de dos obreros chapuceros y desastrosos. Índice [ocultar] 1 Trayectoria editorial 2 Personajes 3... Ver mas
Pepe Gotera y Otilio, cuyo nombre completo es Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio es una serie de historietas creada en 1966 por Francisco Ibáñez que muestra las cómicas aventuras de dos obreros chapuceros y desastrosos.
Índice [ocultar]
1 Trayectoria editorial
2 Personajes
3 Influencia
4 Referencias
5 Bibliografía
6 Enlaces externos
Trayectoria editorial[editar]
La primera historieta de los chapuzas apareció el 2 de abril de 1966 en el número 269 de Tío Vivo,1 convirtiéndose en unos de los personajes más populares del autor.
En 1985 tuvieron su propia revista homónima de corta vida (8 números)1 donde se publicó la historieta larga apócrifa El castillo de los Pelhamcudy, de Juan Martínez Osete.2
Existen varios recopilatorios de sus historietas como el nº 1 de la antigua Colección Olé (1971) y el nº 13 de la sección varios de la nueva colección Olé.
Personajes[editar]
Los personajes principales son los que dan título a la historieta, Pepe Gotera y Otilio, que forman una particular empresa de reparaciones y chapuzas.
Pepe Gotera es el jefe, el capataz, en resumen, el que mira y manda sin mancharse las manos, sin intervenir mucho. Siempre lleva un bombín rojo y bigote a lo Groucho Marx.
Otilio es el currante, aunque piensa más en la hora del bocadillo que en ponerse a trabajar. Es gordo, con gorra y mono azul. Al comienzo de todas las historietas se le ve comiendo platos completamente absurdos por lo excesivos que son (un bocadillo de elefante, de ballena, de vaca, etc.), y más tarde, durante el trabajo que se le encarga, aparece ejecutando recalcitrantes y rústicos métodos para llevar a cabo la obra. Además tiene una fuerza descomunal que le sirve fundamentalmente para multiplicar sus destrozos.
En realidad ninguno trabaja, y lo que sí que hacen es provocar líos y toda clase de desastres en los lugares que visitan, tales como derrumbes, inundaciones, explosiones y muchas más variantes.
Al igual que en Mortadelo y Filemón, es siempre Pepe Gotera, el jefe, quien acaba pagando las meteduras de pata de su socio, y debido a su ineptitud la mayor parte de las historietas acaban con una carrera en la última viñeta, siempre con Otilio delante y con un cliente enfurecido por el resultado detrás.
Influencia[editar]
Varios críticos televisivos han comentado que la serie Manos a la obra, emitida por Antena 3 entre 1998 y 2001 está inspirada en esta historieta.3

Ha recibido 47 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil