Movimiento sufragista: El derecho al voto de la mujer.

Movimiento sufragista: El derecho al voto de la mujer.

  • Lista creada por Venhut.
  • Publicada el 06.03.2011 a las 21:54h.
  • Clasificada en la categoría Gente.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Venhut

Último acceso 31.12.2012

Perfil de Venhut

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Venhut

Acciones de la lista

El movimiento por el sufragio femenino fue un movimiento reformista social de carácter internacional que defendía el derecho al voto de las mujeres. En este movimiento participaban tanto hombres como mujeres con un mismo objetivo: la igualdad entre ambos sexos.

Los principales objetivos del movimiento sufragista fueron: la incorporación de la mujer al trabajo, el derecho al voto, la mejora de la educación, la capacitación profesional, la apertura de nuevos horizontes laborales y la equiparación de sexos en la familia como medio de evitar la subordinación de la mujer. La gran novedad llegó de la amplia movilización colectiva que supo dirigir el movimiento sufragista en determinados países.

«El sufragismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por hombres y mujeres unidos para conseguir la igualdad, siendo la movilización a favor del voto, es decir, el sufragismo, uno de sus ejes más importantes».

El sufragismo surgió en los países que adoptaron el régimen capitalista, países de clase media poderosa y con unos ideales democráticos asentados en sus instituciones políticas. En los países nórdicos apenas se dio sufragismo debido a la mentalidad imperante, que ya facilitaba la equiparación jurídica de ambos sexos.

LISTA DEDICADA A LAS USUARIAS Bcn Cdad Y Mmmmmm.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

La lucha por los derechos de la mujer en España.

1. La lucha por los derechos de la mujer en España.

En España la existencia de una sociedad arcaica, con escaso desarro- llo industrial y con fuertes jerarquizaciones de género en todos los ám- bitos de la vida social, dio lugar a que la lucha por los derechos de la mujer tuviera durante el siglo XIX una menor presencia e influencia so- cial que... Ver mas
En España la existencia de una sociedad arcaica, con escaso desarro- llo industrial y con fuertes jerarquizaciones de género en todos los ám- bitos de la vida social, dio lugar a que la lucha por los derechos de la mujer tuviera durante el siglo XIX una menor presencia e influencia so- cial que en otros países.

La práctica política estaba circunscrita a una minoría social con el voto censitario, las prácticas electorales estaban manipuladas y los levan- tamientos del Ejército marcaban la dinámica política. Con este contexto no nos debe extrañar que la defensa de los derechos de la mujer no se centrara en reivindicaciones políticas, como el derecho de sufragio, sino que se basara en demandas sociales, an- helando el reconocimiento de sus roles sociales como la maternidad y el cuidado de la familia o la exigencia de los de- rechos civiles.

La resistencia a la generalización de la enseñanza femenina fue muy acentuada. El reconocimiento oficial del derecho a la educación superior no se produjo hasta 1910. A lo largo de todo el siglo XIX, el analfabetismo femenino se mantu- vo en tasas enormemente altas que rondaban el 70% en muchas zonas a finales de la centuria.

Ha recibido 373 puntos

Vótalo:

El primer sufragismo: Gran Bretaña.

2. El primer sufragismo: Gran Bretaña.

En 1792 Mary Wollstonecraft inicia con su obra "Reivindicación de los derechos de la mujer" la larga tradición de la lucha sufragista anglosa- jona. Contraria al absolutismo de los reyes, señaló la conexión existen- te entre ese sistema político y las relaciones de poder entre los sexos. Los... Ver mas
En 1792 Mary Wollstonecraft inicia con su obra "Reivindicación de los derechos de la mujer" la larga tradición de la lucha sufragista anglosa- jona. Contraria al absolutismo de los reyes, señaló la conexión existen- te entre ese sistema político y las relaciones de poder entre los sexos. Los hombres ejercían una verdadera tiranía absolutista sobre las mu- jeres en el ámbito de la familia y la casa.

Para Wollstonecraft, la clave para superar la subordinación femenina era el acceso a la educación. Las nuevas mujeres educadas no solo alcanzarían un plano de igualdad con respecto a los hombres, sino que podrían desarrollar su independencia económica accediendo a actividades remuneradas.

"Ya he advertido sobre los malos hábitos que adquieren las mujeres cuando se las confina juntas y pienso que podría extenderse con justicia esta observación al otro sexo, mientras no se deduzca la inferencia natural que, por mi parte, he tenido siempre presente, esto es, promover que ambos sexos deban educarse juntos, no solo en las familias privadas, sino también en las escuelas públicas. Si el matrimonio es la base de la sociedad, toda la humanidad debiera educar- se siguiendo el mismo modelo, o si no, la relación entre los sexos nunca merecerá el nombre de compañerismo, ni las mujeres desempeñarán los deberes peculiares de su sexo hasta que no se conviertan en ciudadanas ilustradas, libres y capaces de ganar su propia subsistencia, e independientes de los hombres. Es más, el matrimonio no se considerará nunca sagrado hasta que las mujeres, educándose junto con los hombres, no estén preparadas para ser sus compañe- ras, en lugar de ser únicamente sus amantes".

Ha recibido 356 puntos

Vótalo:

Sufragismo en Latinoamérica.

3. Sufragismo en Latinoamérica.

Ecuador fue el primer país latinoamericano que concedió el voto optativo a las mujeres alfabetas, en la Constitución de 1929. Tal reconocimiento de ciudadanía no estuvo, sin embargo, precedido de un movimiento sufragista de mujeres que lo demandara, como ocurrió en otros países de América Latina... Ver mas
Ecuador fue el primer país latinoamericano que concedió el voto optativo a las mujeres alfabetas, en la Constitución de 1929. Tal reconocimiento de ciudadanía no estuvo, sin embargo, precedido de un movimiento sufragista de mujeres que lo demandara, como ocurrió en otros países de América Latina. El único antecedente conocido es el de una mujer que exigió que se la inscribiera en el registro electoral de Machala para poder votar en las elecciones de 1924, dado que la Constitución vigente no prohibía expresamente el voto femenino. Esta pionera obtuvo ese derecho tras una resolución del Consejo de Estado. En 1967 el voto femenino se hizo obligatorio.

Las principales sufragistas latinoamericanas fueron la argentina Eva Perón, la mexicana Elvia Carrillo Puerto y la ecuatoriana Matilde Hidal- go de Prócel.

Ha recibido 330 puntos

Vótalo:

El triunfo del sufragismo (1870-1939).

4. El triunfo del sufragismo (1870-1939).

Los cambios políticos, económicos y sociales que vinieron unidos a la Segunda Revolución Industrial, iniciada en la década de 1870, provo- caron una clara aceleración del movimiento sufragista en el último ter- cio del siglo XIX. El mayor protagonismo y seguimiento de dicho movi- miento estuvo... Ver mas
Los cambios políticos, económicos y sociales que vinieron unidos a la Segunda Revolución Industrial, iniciada en la década de 1870, provo- caron una clara aceleración del movimiento sufragista en el último ter- cio del siglo XIX. El mayor protagonismo y seguimiento de dicho movi- miento estuvo condicionado por los claros cambios sociales en los pa- íses más desarrollados.

En Gran Bretaña, a principios del siglo XX, el 71% de las mujeres sol- teras con una edad comprendida entre 20 y 45 años tenían un trabajo remunerado. También en el Reino Unido se observaba como el núme- ro de mujeres solteras mayores de 45 años había crecido entre las clases medias. La "carrera del matrimonio" registraba así un cierto re- troceso para muchas mujeres, no solo como proyecto de vida, sino también como opción económica.

Otro elemento clave lo constituyó la incorporación de la mujer al trabajo durante la I Guerra Mundial para sustituir a los hombres que habían marchado al frente. La conciencia de su valor social alentó sus demandas del derecho al voto.

Los principales objetivos del movimiento sufragista siguieron siendo los mismos: el derecho de voto, la mejora de la educación, la capacitación profesional, la apertura de nuevos horizontes laborales y la equiparación de sexos en la fa- milia como medio de evitar la subordinación de la mujer. La gran novedad vino de la amplia movilización colectiva que supo dirigir el movimiento sufragista en determinados países.

Ha recibido 289 puntos

Vótalo:

La reivindicación de los derechos de la mujer en Estados Unidos.

5. La reivindicación de los derechos de la mujer en Estados Unidos.

El movimiento de defensa de la mujer en Estados Unidos se consolidó rápidamente debido a las condiciones sociales y políticas propias de la sociedad americana. Partiendo de un sistema político teóricamente democrático, la reivindicación de los derechos femeninos nació ligada al abolicionismo y a... Ver mas
El movimiento de defensa de la mujer en Estados Unidos se consolidó rápidamente debido a las condiciones sociales y políticas propias de la sociedad americana. Partiendo de un sistema político teóricamente democrático, la reivindicación de los derechos femeninos nació ligada al abolicionismo y a los movimientos protestantes de reforma religiosa que propugnaban una regeneración moral de la sociedad.

La importante participación femenina en movimientos humanitarios por la abolición de la esclavitud ayudó a la rápida concienciación de las mujeres. La analogía entre los esclavos sin derechos y las mujeres era evidente. Las condiciones sociales y culturales en Estados Unidos fueron especialmente favorables para la extensión de los movimientos femeninos. Las prácticas religiosas protestantes que promovían la lec- tura e interpretación individual de los textos sagrados favorecieron el acceso de las mujeres a niveles básicos de alfabetización, lo que pro- vocó que el analfabetismo femenino estuviera prácticamente erradica- do a principios del siglo XIX.

Ha recibido 286 puntos

Vótalo:

La mayor marcha sufragista de la historia.

6. La mayor marcha sufragista de la historia.

En 1908 se produjo la mayor marcha sufragista de la historia. Alrede- dor de doscientas cincuenta mil mujeres procedentes de Reino Unido e Irlanda se congreraron en las calles de Londres para exigir su dere- cho al voto. Siete columnas de manifestantes salieron del Royal Albert Hall y reco... Ver mas
En 1908 se produjo la mayor marcha sufragista de la historia. Alrede- dor de doscientas cincuenta mil mujeres procedentes de Reino Unido e Irlanda se congreraron en las calles de Londres para exigir su dere- cho al voto.

Siete columnas de manifestantes salieron del Royal Albert Hall y reco- rrieron varias calles hasta llegar a Hyde Park, donde hubo discursos y se suscribió una petición al gobierno para la tramitación urgente de una ley que posibilitara el voto de las mujeres.

Ha recibido 261 puntos

Vótalo:

Los orígenes del sufragismo histórico (1789-1870).

7. Los orígenes del sufragismo histórico (1789-1870).

En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios como la exención fiscal o el monopolio de los altos cargos públicos, vedados a la gran mayoría de la población. La ausencia de derechos políticos y libertades era... Ver mas
En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios como la exención fiscal o el monopolio de los altos cargos públicos, vedados a la gran mayoría de la población. La ausencia de derechos políticos y libertades era otra característica clave del Antiguo Régimen.

En el caso de las mujeres, la mitad de la población, a todo lo anterior se le debía unir su función social circunscrita a lo doméstico, a las la- bores de la casa, de la procreación y del cuidado de los hijos, además de su subordinación legal al hombre, padre o esposo.

La Revolución Francesa y las demás revoluciones liberal-burguesas plantearon como objetivo central la consecución de la igualdad jurídica y de las libertades y derechos políticos. Pronto surgió la gran contradicción que marcó la lucha del primer feminismo: las libertades, los derechos y la igualdad jurídica que habían sido las grandes conquistas de las revoluciones liberales no afectaron a la mujer. Los "Derechos del Hombre y del Ciudadano" que proclamaba la Revolu- ción Francesa se referían en exclusiva al hombre, no al conjunto de los seres humanos.

A partir de aquel momento, en Europa Occidental y Norteamérica se inició un movimiento que luchó por la igualdad de la mujer. Durante ese período, el principal objetivo del movimiento fue la consecución del derecho de voto. Nacía así el movimiento sufragista.

Ha recibido 249 puntos

Vótalo:

El auge del sufragismo norteamericano.

8. El auge del sufragismo norteamericano.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las sufragistas americanas iniciaron una activa campaña por la consecución del derecho de la mu- jer al voto. Dirigidas por Susan Anthony, Lucy Stone y Elisabeth Cady Stanton y encuadradas desde 1890 en la Asociación Nacional Ameri- cana por el... Ver mas
A finales del siglo XIX y principios del XX, las sufragistas americanas iniciaron una activa campaña por la consecución del derecho de la mu- jer al voto. Dirigidas por Susan Anthony, Lucy Stone y Elisabeth Cady Stanton y encuadradas desde 1890 en la Asociación Nacional Ameri- cana por el Sufragio de la Mujer, encaminaron sus esfuerzos a conse- guir el voto en los diversos estados y a forzar un cambio en la constitu- ción norteamericana.

"Ahora que, como resultado de la lucha por la igualdad de oportunida- des y debido al uso de maquinaria se ha operado una gran revolución en el mundo de la economía, de manera que donde puede acudir un hombre a ganarse un dólar honradamente también puede ir una mu- jer, no hay forma de rebatir la conclusión de que esta tiene que estar investida de igual poder para poderse proteger. Y ese poder es el voto, el símbolo de la libertad y de la igualdad, sin el cual ningún ciudadano puede estar seguro de conservar lo que posee y, por lo tanto, mucho menos de adquirir lo que no tiene".

Ha recibido 244 puntos

Vótalo:

El movimiento obrero: no al sufragismo.

9. El movimiento obrero: no al sufragismo.

Los movimientos sufragistas estuvieron dirigidos por mujeres de pro- cedencia burguesa. A pesar de que los planteamientos igualitarios eran interclasistas, sus ideas no lograron penetrar ampliamente en los ambientes obreros. Las sufragistas no consiguieron nunca movilizar ampliamente a las... Ver mas
Los movimientos sufragistas estuvieron dirigidos por mujeres de pro- cedencia burguesa. A pesar de que los planteamientos igualitarios eran interclasistas, sus ideas no lograron penetrar ampliamente en los ambientes obreros. Las sufragistas no consiguieron nunca movilizar ampliamente a las mujeres trabajadoras. Los propios ideólogos del primer movimiento obrero, en la primera mitad del siglo XIX, mantuvie- ron posturas contradictorias respecto a la igualdad de derechos de la mujer.

Ha recibido 207 puntos

Vótalo:

La oposición al sufragismo.

10. La oposición al sufragismo.

El derecho de sufragio femenino se enfrentó durante décadas a una férrea resistencia. Los argumento basados en la discriminación por género fueron los que prevalecieron. Deshacer las tradicionales barreras entre lo público, terreno masculino, y lo privado, terreno femenino, autorizando el acceso... Ver mas
El derecho de sufragio femenino se enfrentó durante décadas a una férrea resistencia. Los argumento basados en la discriminación por género fueron los que prevalecieron. Deshacer las tradicionales barreras entre lo público, terreno masculino, y lo privado, terreno femenino, autorizando el acceso de las mujeres al espacio público era considerado como un peligro para el orden social establecido y para el reparto de roles por género.

Muchos hombres y bastantes mujeres estaban convencidos de que cuestionar abiertamente el prototipo femenino de “ángel” y “reina” del hogar abriría incertidumbres respecto al futuro de la institución familiar y de su capacidad como reproductora del sistema social. De hecho, fue la percepción del sufragismo como una amenaza a la familia lo que impidió su aceptación social.

El caso británico es el mejor ejemplo de movilización antisufragista, no solo entre los hombres, sino también entre las mujeres. En 1908 se fundó en Londres la Liga Nacional de Mujeres Anti-Sufragio. Su primera presidenta fue la popular novelista Mary Ward.

Los líderes de la Liga Anti-Sufragio insistían en que la gran mayoría de las mujeres británicas no estaban interesadas en conseguir el derecho de voto y advertían contra el peligro de que un pequeño grupo de mujeres organizadas forzaran al gobierno a cambiar el sistema electoral.

Sin embargo, la realidad económica y política de la I Guerra Mundial y de su consiguiente posguerra, obligó a que la sociedad incorporara al escenario público a madres y esposas. Su concurso fue decisivo en el esfuerzo económico durante la guerra. La consecución del derecho de voto fue un reconocimiento colectivo a los méritos acumulados.

Ha recibido 197 puntos

Vótalo:

La radicalización del sufragismo: el caso británico.

11. La radicalización del sufragismo: el caso británico.

El movimiento sufragista británico se dividió en dos tendencias: una moderada y otra radical, partidaria de la acción directa: • Millicent Garret Fawcet encabezó a las sufragistas moderadas que se agruparon en la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino. En 1914 esta asociación lleg... Ver mas
El movimiento sufragista británico se dividió en dos tendencias: una moderada y otra radical, partidaria de la acción directa:

• Millicent Garret Fawcet encabezó a las sufragistas moderadas que se agruparon en la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino. En 1914 esta asociación llegó a contar con más de cien mil miembros y centraba su labor en la propaganda política, convocando mítines y campañas de persuasión, siguiendo siempre una estrategia de orden y legalidad.

"Quizás la sutil violencia utilizada por las sufragistas trataba de disminuir nuestro orgullo de sexo; íbamos a enseñarle al mundo como conseguir reformas sin violencia, sin matar gente y volar edificios. Nosotras queríamos mostrar que podíamos avanzar o conseguir la libertad humana a la que aspiramos sin utilizar violencia alguna. Hemos sido decepcionadas en esta ambición pero todavía podemos dar a nuestras almas el consuelo de que la violencia registrada no ha sido formidable y de que las más fieras de las sufragistas están más preparadas para sufrir daño que para infligirlo".

• La ausencia de resultados de la estrategia moderada hizo que a principios de siglo Emmeline Pankhurst creara la Unión Social y Política de las Mujeres. Sus miembros eran conocidas como las “suffragettes”. Mientras en el Parlamento se discutía las reformas legislativas que permitieran el acceso del voto a la mujer, dicha asociación, además de los tradicionales medios de propaganda como los mítines y las manifestaciones, recurrió a tácticas violentas como el sabotaje, el incendio de comercios y establecimientos públicos o a las agresiones a los domicilios privados de destacados políticos y miembros del Parlamento.

"Nos tiene sin cuidado vuestras leyes, caballeros, nosotras situamos la libertad y la dignidad de la mujer por encima de toda esas consideraciones, y vamos a continuar esa guerra como lo hicimos en el pasado; pero no seremos responsables de la propiedad que sacrifiquemos, o del perjuicio que la propiedad sufra como resultado. De todo ello será culpable el Gobierno que, a pesar de admitir que nuestras peticiones son justas, se niega a satisfacerlas".

A la creciente represión gubernamental, las “suffragettes” respondieron con huelgas de hambre en la cárcel, a las que la administración respondió con la alimentación forzada. La respuesta del gobierno a las protestas fue realmente original. El parlamento aprobó la conocida como “Ley del Gato y el Ratón”, por la cual las mujeres, los “ratones”, serían liberadas por las autoridades, el “gato”, cuando su estado físico fuera preocupante. Sin embargo, una vez recuperadas físicamente volvían a ser detenidas y encarceladas.
Antes de la I Guerra Mundial, la virulencia de la protesta sufragista hizo que los partidos políticos comenzasen a reconsiderar su actitud ante el voto femenino.

La I Guerra Mundial marcó una tregua en las demandas sufragistas y, tras el conflicto, en el que las mujeres acumularon méritos como la mano de obra que permitió el funcionamiento de la economía, el sufragio femenino tuvo que ser finalmente reconocido. En 1918, una nueva ley electoral reconoció a las británicas de más de treinta años el derecho de voto. Diez años después, una nueva ley hizo que todas las mujeres mayores de edad alcanzaron el anhelado derecho de sufragio.

Ha recibido 184 puntos

Vótalo:

La mujer en las sociedades preindustriales.

12. La mujer en las sociedades preindustriales.

Para comprender en toda su magnitud el enorme cambio que ha expe- rimentado en las últimas décadas la condición femenina hay que co- nocer la situación de la mujer en épocas anteriores. La mujer ha ocu- pado como regla general una posición subordinada con respecto al hombre en las sociedades que... Ver mas
Para comprender en toda su magnitud el enorme cambio que ha expe- rimentado en las últimas décadas la condición femenina hay que co- nocer la situación de la mujer en épocas anteriores. La mujer ha ocu- pado como regla general una posición subordinada con respecto al hombre en las sociedades que anteceden a la actual. Esta posición secundaria se ha visto siempre ligada a una determinada estructura familiar que diferenciaba los roles de género.

La mujer en la Grecia Clásica:

Los derechos de la mujer no aumentaron con respecto a las civiliza- ciones egipcia y mesopotámica. Las leyes reconocían el divorcio y el repudio de la esposa sin necesidad de alegar motivo alguno. La mujer, solo en caso de malos tratos, podía conseguir que se disolviera el matrimonio. Pasaba toda su vida confinada en el hogar y tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos sin poder participar en los negocios públicos. De niña vivía al lado de su madre y se casaba a los quin- ce años sin ser consultada.

La mujer en la Roma Clásica:

La familia romana era esencialmente patriarcal. El "pater familias", es decir, el marido, constituía la cabeza visible de la misma y ejercía una autoridad completa sobre los demás miembros de la casa. La mujer romana mejoró su posición respecto a la griega, aunque siempre estuvo bajo la tutela del varón.

La mujer en el Mundo Musulmán:

Como en el resto del mundo musulmán, la familia de la sociedad de Al-Andalus era esencialmente patriarcal. El padre de la familia ejercía su poder sobre la esposa, los hijos y los criados. La poliginia era muy común entre los hombres ricos, que tenían subordinadas a varias mujeres.

La mujer en el sistema económico feudal:

La mujer tenía a su cargo todas las funciones domésticas. Ella amasaba el pan, preparaba la comida, cuidaba de los animales domésticos, ordeñaba a la vaca, cuya leche era esencial en la dieta de esta economía de subsistencia, etc. Los tópicos muestran a una mujer aislada, retirada del mundo, dependiente del hombre y recluida en el hogar.

La mujer en el Antiguo Régimen:

Durante el Antiguo Régimen el concepto que se tenía de la mujer y de su papel social sufrió importantes modificacio- nes. Las nuevas pautas, introducidas en el siglo XVI a partir del humanismo cristiano, no rompieron del todo con la mi- soginia heredada de los tiempos medievales. Si bien encontramos mujeres humanistas, cultas e independientes, el cometido de la mujer es fundamentalmente doméstico. Tres son sus funciones básicas:

• Ser buena madre y esposa.

• Ordenar el trabajo doméstico.

• Perpetuar la especie humana.

Ha recibido 175 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí