Versión impresa

Manuscritos y libros misteriosos o malditos

Manuscritos y libros misteriosos o malditos

  • Lista creada por Cleopatra VII.
  • Publicada el 16.12.2014 a las 02:33h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Cleopatra VII

Último acceso 19.06.2016

Perfil de Cleopatra VII

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Cleopatra VII

Acciones de la lista

Los libros, esos instrumentos tan importantes para el progreso de la cultura, han sido y siguen siendo, en ocasiones, un objeto de persecución, maldito en muchos casos. La mayoría de esos libros malditos o prohibidos están relacionados con lo inexplicable: la magia, la hechicería, lo sobrenatural, la religión, la espiritualidad o la eternidad.

Hay libros, de hecho, sobre los que parece haber caído una maldición ancestral. Y la historia está repleta de casos en los que se han perseguido textos prohibidos o han existido libros en torno a los cuales se han sucedido crímenes y otros hechos luctuosos.

Evidentemente no todos los libros condenados son científicos o mágicos, los hay también políticos.

Fuentes: elsecretodelacaverna.blogspot.com.es – suite101.net – tuhistory.com – muyinteresante.es – taringa.net – sites.google.com – elespejogotico.blogspot.com.es amyguito.com – Imágenes Google

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

El libro de Thot

1. El libro de Thot

El papiro de Toth es considerado el ‘libro' más antiguo de la humanidad y contenía todos los secretos de los mundos y poder ilimitado a quien lo tuviera. Se decía que Toth actuaba como secretario de las más oscuras divinidades y que, según esa misma tradición, se aseguraba que escribió un... Ver mas
El papiro de Toth es considerado el ‘libro' más antiguo de la humanidad y contenía todos los secretos de los mundos y poder ilimitado a quien lo tuviera.

Se decía que Toth actuaba como secretario de las más oscuras divinidades y que, según esa misma tradición, se aseguraba que escribió un libro que compilaría todos los saberes de medicina, la filosofía y la magia. En torno al Libro de Thot circularon diferentes desgracias y males. Así, se pensó que en la confección de la pócima mortal que, supuestamente, mató a Ramsés III y "...por medio de hechizos practicados con figuritas de cera hechas a su imagen y semejanza", tuvo alguna influencia este misterioso libro.

La estrategia se descubrió y cuarenta funcionarios y seis damas aristocráticas fueron ejecutados. El papiro también enseñaba cómo mirar al sol directamente sin ningún peligro, cómo dominar los océanos y cómo resucitar a los muertos. Todo mago que se jactaba de tenerlo era decapitado.

Además, al Libro de Thot se le atribuían otras desgracias y males en el antiguo Egipto. Por esa razón, a lo largo de los siglos, estos ejemplares fueron desapareciendo uno tras otro. En algunos textos se llegó a narrar, posteriormente, cómo algunas personas consideraban que la ingestión de un papiro con las letras sagradas del Libro de Thot podría proporcionar todo el saber del mundo.

Se supo de su existencia a mediados del siglo XVII a partir del descubrimiento de varios papiros egipcios. Existe el mito de que toda persona que se había jactado de leerlo fue asesinada o sufrió graves accidentes.

Ha recibido 862 puntos

Vótalo:

Necronomicón

2. Necronomicón

La niña mimada de los libros oscuros. Supuestamente fue creado por el escritor estadounidense H.P. Lovecraft. Tan grande es la fama ganada por este libro que muchos dudan que sea sólo ficción. Se cree que el Necronomicón fue escrito en el desierto por un escritor y poeta trastornado que... Ver mas
La niña mimada de los libros oscuros. Supuestamente fue creado por el escritor estadounidense H.P. Lovecraft. Tan grande es la fama ganada por este libro que muchos dudan que sea sólo ficción.

Se cree que el Necronomicón fue escrito en el desierto por un escritor y poeta trastornado que vivió hacia el año 700 antes de Cristo en lo que hoy conocemos como Yemen. Se cuenta que este escritor, Abdul al Hazred, pasó solo diez años en el desierto del sur de Arabia, un espacio, según la leyenda, habitado por espíritus malignos. Acosado por una terrible enfermedad, el poeta vivió sus últimos años en Damasco y allí, recluido, escribió esta terrible obra.

Su título original en árabe, Al Azif, vendría a indicar el rumor de los insectos por la noche, un ruido de insectos que en muchas culturas árabes suponen que también es el aullido de los demonios.

El Necronomicón sería algo así como el compendio de todas esas visiones terroríficas que el poeta habría tenido en sus retiros penitenciales y ascéticos en el desierto. Mucho se ha dicho y escrito sobre este libro maldito, como que estaba encriptado o escrito en una lengua rara, que venía acompañado de terroríficos dibujos del demonio o que resulta imposible comprenderlo si ser un iniciado.

De su autor sólo sabemos gracias a los escritos de Theodoro Filetas, uno de los primeros traductores de esta obra, víctima de los terribles males que este libro trae a aquellos que estudian sus secretos.

Abdul Alhazred nació en la ciudad de Sana'a en la tierra de Yemen. El apellido de su familia ha caído en el olvido pero a él se le conoce universalmente con el título de Abdul Alhazred, que en legua árabe significa "El criado del devorador". Tampoco se conoce su fecha de nacimiento, pero se dice que su muerte se produjo en el 738 d.C

El Necronomicón es pues un libro de saberes arcanos cuya lectura puede provocar la locura y la muerte, en él se encuentran las claves para contactar con seres de inmenso poder más antiguos que la tierra misma.

Después de haber circulado de manera secreta entre varios filósofos, fue traducido al griego por Theodorus Philetas de Constantinopla bajo el título de Necronomicón; una vez traducido se suscitaron hechos terribles que dieron lugar a su prohibición por el patriarca Michael en 1050.

Posteriormente encontramos una versión en latín en 1228 de Olaus Wormius, de esta versión se imprimiría una copia en el siglo XV posiblemente en Alemania y otra en el siglo XVII en España. Ambas versiones en griego y latín fueron prohibidas y destruidas en 1232 por el Papa Gregorio IX y la versión original en árabe se perdió.

Se imprimió una nueva versión en griego entre los años 1500 y 1550 en Italia, pero esta versión también desapareció durante un incendio en una biblioteca de Salem en 1692.

A pesar de que el Necronomicón ha causado gran terror y ha sido prohibido durante siglos, las pocas copias sobrevivientes se resguardan con gran recelo: existe una versión en latín del siglo XV que se encuentra en el Museo Británico, la otra copia del mismo siglo se encuentra en la Biblioteca Nacional de París, una copia de la edición del siglo XVII está en la Biblioteca de Wiedener en Harvard y otra en la Universidad de Miskatonic en Arkam y una última en la Universidad de Buenos Aires. Es probable que existan otras copias, desde luego, los propietarios nunca se atreverían a confesar que entre sus posesiones se cuenta el libro tan tristemente célebre.

El Necronomicón está conformado por 4 libros, divididos los tres primeros en 42, 19 y 36 capítulos respectivamente. El Libro I habla de las grandezas de los Primigenios y sus legiones; el Libro II habla sobre lo acontecido en el año de la muerte y de Nyarlathotep; el Libro III trata de la magia y sus secretos; y, el libro IV en el que se describe lo escrito en el Libro del Destino, que anuncia lo que sucederá en la sagrada Orden.

Ha recibido 672 puntos

Vótalo:

Codex Gigas - Código del Diablo

3. Codex Gigas - Código del Diablo

El denominado Código del Diablo es un antiguo manuscrito medieval en pergamino creado a principios del siglo XIII y escrito en latín por el presunto monje Herman el Recluso, del monasterio de Podlažice (actual República Checa). Es uno de los libros más grandes del mundo: 75 kilos, 22 cm. de... Ver mas
El denominado Código del Diablo es un antiguo manuscrito medieval en pergamino creado a principios del siglo XIII y escrito en latín por el presunto monje Herman el Recluso, del monasterio de Podlažice (actual República Checa).

Es uno de los libros más grandes del mundo: 75 kilos, 22 cm. de grosor, 89 cm de alto y 49 de ancho. Incluye fragmentos de la Biblia, el texto completo de la Chronica Boemorum (Crónica checa) de Cosmas de Praga, curas medicinales, encantamientos mágicos, dos trabajos del historiador judío Flavio Josefo (las Antigüedades judías y La guerra de los judíos), las Etimologías del arzobispo San Isidoro de Sevilla, varios tratados sobre medicina del médico Constantino el Africano, un calendario, una lista necrológica de personas fallecidas, entre otros.

Está iluminado con tintas roja, azul, amarilla, verde y oro, tanto en mayúsculas capitales como en otras páginas, en las que la miniatura puede ocupar la página completa. Se encuentra en un excelente estado de conservación.

Por su contenido, es uno de los más extravagantes y misteriosos de todas las épocas. Ha sido calificado por Christopher de Hamel, profesor de la Universidad de Cambridge como "un objeto de lo más peculiar, extraño, fascinante, raro e inexplicable". Es de un precio incalculable, ha sido robado gran cantidad de veces y fue guardado en secreto por un emperador del Sacro Imperio Germano.

Semejante acumulación de ciencias es inédita en cualquier otro manuscrito medieval. La leyenda que gira en torno a él sólo ha servido para acrecentar su popularidad. El Codex Gigas estuvo oculto en la biblioteca hermética del emperador del Sacro Imperio Germano, cuyos eruditos anunciaron que su autor, aquel monje sabio, vendió su alma al demonio a cambio de reunir el conocimiento necesario para la confección de tan voluminoso códice.

La leyenda señala que el autor fue condenado a ser emparedado vivo por un grave crimen y para que la pena le fuera condenada, el monje propuso crear una obra monumental que honraría al monasterio, un códice que contendría la Biblia y todo el conocimiento del mundo. El tiempo estipulado por el mismo monje fue de una noche.

La tarea del monje era sobrehumana, por lo que se cuenta que solicitó la ayuda del mismo Satanás, el cual aceptó crear el libro en una noche poniendo como condición aparecer su imagen en una de las páginas. Ciertamente no se trata más que de una leyenda muy posterior a su creación; no obstante, es indudable que fue escrito por un solo hombre.

De su autor sólo nos queda un epíteto, Herman; una reducción del apodo Hermanus monachus (El monje recluido).

Ha recibido 554 puntos

Vótalo:

Manuscrito Voynich

4. Manuscrito Voynich

El manuscrito más misterioso del mundo tiene un nombre: Voynich. Tiene 116 páginas, de las cuales se han perdido 14, y está iluminado con dibujos de plantas, diminutas mujeres desnudas bañándose en un líquido verde y diagramas astrológicos. También parece contener un recetario farmacológico... Ver mas
El manuscrito más misterioso del mundo tiene un nombre: Voynich. Tiene 116 páginas, de las cuales se han perdido 14, y está iluminado con dibujos de plantas, diminutas mujeres desnudas bañándose en un líquido verde y diagramas astrológicos. También parece contener un recetario farmacológico.

Las Islas Británicas destacaron durante los siglos XVI al XVIII por su soberanía marítima y la hegemonía de su Armada. Fue un país que dio al mundo los más avezados "Lobos de Mar". La idea de lanzarse a los mares y a su conquista fue de un hombre: John Dee. Fue un notorio matemático, astrónomo, astrólogo, ocultista, navegante, imperialista y consultor de la reina Isabel I. Dedicó gran parte de su vida al estudio de la alquimia, la adivinación y la filosofía hermética. Recorrió el mundo y coleccionó extraños escritos, que, por lo general, eran de papiro muy antiguo. Nunca se supo de dónde los sacaba, o quién se los conseguía.

Durante el reinado de Enrique VIII, el duque de Northumberland se dedicó a quitar de circulación todo escrito cuyo contenido fuese poco claro o tocase el tema de la brujería; para ello requisó todos los monasterios del reino, que eran los lugares por excelencia donde se guardaba por siglos semejantes obras.

El duque era amigo de John Dee; en una oportunidad, realizando requisas, encontró en una pequeña abadía en el Condado de Essex un manuscrito cuyas páginas semejaban papiro. El texto estaba escrito en forma cifrada y había sido copiado del original (según rezaba el Prólogo) por Roger Bacon, considerado el gran mago de su siglo.

El Prólogo decía lo siguiente: "Esta es copia fiel del original que se encuentra guardado bajo las montañas que corren sobre la costa Oeste de un lejano lugar situado en el extremo sur del planeta". Teniendo en cuenta que el "copista" del manuscrito, el científico Roger Bacon, había nacido en 1214 y dejado de existir en 1294, queda bien claro que no se había descubierto América, y sin embargo, de acuerdo a la mención del prólogo, ese "lejano lugar" que tiene una cadena montañosa que corre sobre su límite Oeste: la Cordillera de los Andes, sería un país del extremo Sur de América.

Cuando Northunberland leyó el prólogo y vió que las páginas interiores estaban escritas de forma cifrada, recordó que Mr. Dee era aficionado a coleccionar papeles extraños y se lo regaló. John Dee trató de descifrarlo, pero no pudo. Sólo logró establecer que la primera parte del escrito decía que ese libro contenía "los secretos de los mundos olvidados y subyacentes".

- En 1586 John Dee regala al emperador Rodolfo II el famoso libro-papiro.
- 1612-1622, estuvo probablemente en manos del checo Jacobus Horciky de Tepenecz quien intentó sin ningún éxito descifrar su contenido.
- 1622, pasa a manos del alquimista Georgius Barschius.
- 1639, Barschius envía una carta al jesuita Atanasio Kircher —especialista en criptografía y jeroglíficos egipcios— para que le ayude a descifrar el manuscrito.
- 1665, a la muerte de Barschius lo hereda a su amigo Johannnes Marcus Marci, rector de la Universidad de Carolina, en Praga.
- 1665, Marci pide nuevamente ayuda a Atanasio Kirchner a través de una carta que aún es posible ver adjunta en el Manuscrito Voynich.
- 1666-1680, permanece en manos de Atanasio Kirchner sin que sea tampoco capaz de descifrarlo.
- La historia del Manuscrito Voynich se pierde y no volvemos a encontrarla hasta 1912, en el colegio jesuita de Modragone, en Frascatti (Italia), donde Wilfred Voynich, un librero coleccionista de primeras ediciones e incunables, lo compra junto con otros treinta documentos.

En 1915 preparó una exposición en Chicago y allí sacó a la luz el Documento, que tomó el nombre que actualmente lleva.

En 1916, un caballero de los tantos que habían sido consultados con la finalidad de descifrar el documento, el señor Adolph Cyrus Roidingereht, pide poder hacerlo, pues uno de sus antepasados había sido amigo de Roger Bacon y regaló a su pariente una guía de traducción de un código secreto que utilizaban los habitantes protohistóricos del extremo sur del planeta y que actualmente obraba en su poder por derecho de legado.

Al poner el señor Roidingereht manos a la obra descubre que el libro hablaba de una civilización desaparecida cuyos integrantes eran seres de no más de un metro de altura, y que dominaban la fuerza de gravedad, que poseían máquinas que les permitían horadar la roca construyendo grandes ciudades subterráneas y que intercomunicaban con el resto del planeta por debajo de la Tierra; inclusive nombra una máquina llamada "Nilotrosa" (¿alguna relación entre el río Nilo, los egipcios y sus avanzados conocimientos de psicotrónica?).

Muestra también un mapa celeste de un sector desconocido del firmamento donde aparentemente figuran dos lunas y dos soles. Cada página del documento está pintada de un color diferente, todos ellos muy vivos y brillantes, semejantes a los del aura humana. Sobre una de estas páginas hay una especie de diccionario de botánica con plantas dibujadas, que son muy singulares: algunas de ellas parecen tener ojos; son especies desconocidas en nuestro planeta.

Hasta aquí lo que pudo descifrar Roidingereht del Documento Voynich, pues el 22 de enero de 1917 desapareció misteriosamente sin dejar rastro. Posteriormente, en 1919, el decano de la Universidad de Pennsylvania, William Newbold, se dedicó a la tarea de continuar descifrando el Voynich. En 1921, ante una rueda de prensa dijo haber descifrado cosas interesantísimas en el Documento y se dispuso a dar una serie de charlas sobre el particular, pero extrañamente, no pudo llevar a cabo esta tarea; luego se contradijo y cada vez fue más difícil llegar a él. Newbold comienza a recibir amenazas, algunas de ellas escalofriantes; muere en 1926 y, al igual que Bacon, se lleva el secreto a la tumba.

A lo largo de su existencia comprobada el manuscrito ha sido objeto de intensos estudios por numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, incluyendo destacados especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial.

En 2009, investigaciones de la Universidad de Arizona (EE.UU.) demostraron, mediante la prueba del carbono 14, y con una fiabilidad del 95 %, que el pergamino del manuscrito podía datarse entre 1404 y 1438.

En febrero de 2014, Stephen Bax, profesor de la Universidad de Bedfordshire (Reino Unido), avanzó en la interpretación del código del manuscrito Voynich, considerado el documento más misterioso del mundo.

El profesor Bax se ha convertido en el primer lingüista que interpreta el código de este documento, usando un método analítico y sus vastos conocimientos sobre manuscritos medievales.

Este misterioso manuscrito contiene grandes ilustraciones de plantas exóticas y estrellas y enigmáticas figuras humanas. Algunas páginas están escritas en una lengua desconocida. Desde el siglo XIV hasta hoy el texto mantenía desconcertados a los criptógrafos, que no eran capaces de descifrar ni una sola letra.

El método ideado por el profesor Bax consistió en identificar las plantas y estrellas representadas y comparar las palabras del texto que acompañaban las ilustraciones con sus nombres en otros manuscritos medievales en árabe y otras lenguas. Por ejemplo, logró descifrar palabras como 'enebro', 'coriandro', 'Tauro' y 'azulejo'. En estos resultados se basarán los futuros estudios criptográficos, que deberían permitir comprender el texto en su totalidad.

Las investigaciones de Bax confirman que el documento no es un fraude y que podría ser un tratado sobre la naturaleza en alguna antigua lengua de Asia u Oriente Próximo.

Bax ha establecido también paralelismos con el alfabeto eslavo glagolítico y con el rongorongo, un sistema de escritura descubierto en la isla de Pascua. Ambos fueron creados por un grupo poco numeroso de individuos para representar gráficamente un dialecto que no tenía forma escrita con el objetivo de la expansión cultural y sus características son similares a las de la lengua del manuscrito Voynich.

Aunque Bax sólo ha logrado descifrar el manuscrito de manera parcial, su hallazgo ha causado mucha expectación entre los científicos de esta área; además, anima a otros lingüistas a trabajar juntos para descifrar todo el manuscrito empleando el mismo método.

http://actualidad.rt.com/cultura/view/120444-manuscrito-voynich-antiguo-descifrado-linguista-britanico

Ha recibido 495 puntos

Vótalo:

La gallina negra

5. La gallina negra

Este grimorio llamado La gallina negra (La poule noire en su idioma original del francés o Black Pullet en inglés) es una de los grimorios más recientes. Es un libro esotérico escrito a finales del Siglo XVIII supuestamente por un oficial francés que sirvió en la ocupación napoleónica de Egipto... Ver mas
Este grimorio llamado La gallina negra (La poule noire en su idioma original del francés o Black Pullet en inglés) es una de los grimorios más recientes. Es un libro esotérico escrito a finales del Siglo XVIII supuestamente por un oficial francés que sirvió en la ocupación napoleónica de Egipto.

Dice el libro que el autor sirvió allí pero que un día, su pelotón fue emboscado y masacrado por un grupo de beduinos. El autor fue el único sobreviviente y se ocultó en la región de Gizeh, en donde conoce a un anciano turco que lo llevó al interior de una cámara secreta debajo de las pirámides.

Allí conoce los restos de la Gran Biblioteca de Ptolomeo, y los secretos que narra en su libro como son una serie de anillos mágicos y talismanes, anillos que vuelven invisible a su portador, talismanes para enamorar o dar fertilidad, así como poderes para invocar a seres sobrenaturales.

Ha recibido 469 puntos

Vótalo:

Manuscritos de la Biblioteca de Alejandría

6. Manuscritos de la Biblioteca de Alejandría

Para muchos investigadores, como el francés Jacques Bergier, la destrucción y la censura sistemática del saber científico a lo largo de la historia es más real que literaria. Bergier afirma en su obra "Les livres maudus" (Los libros malditos), que existe una cofradía tan antigua como la... Ver mas
Para muchos investigadores, como el francés Jacques Bergier, la destrucción y la censura sistemática del saber científico a lo largo de la historia es más real que literaria. Bergier afirma en su obra "Les livres maudus" (Los libros malditos), que existe una cofradía tan antigua como la civilización, que impide la difusión demasiado rápida o extensa de los conocimientos que pueden ser demasiado peligrosos para ser revelados. El escritor llama a este grupo los "hombres de negro".

Entre los integrantes de esta presunta cofradía censora, cuyos rastros aparecen tanto en la historia antigua de China y la India, como en el pasado de Occidente, habrían figurado el escritor francés Joseph de Maistre y el zar Nicolás II de Rusia.

Según Bergier, el mayor “éxito” de los “hombres de negro” ha sido la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, iniciada por Julio César en el año 47 a.C., continuada por el emperador Diocleciano en el 285 y finalizada en el año 646 por los árabes, que la destruyeron hasta sus cimientos.

Este edificio monumental, fundado en el 297 a.C. por Demetrio de Falera, bajo el patrocinio del Faraón Tolomeo I, reunió en poco tiempo novecientos mil volúmenes de pergaminos, papiros y grabados de interés de las más diversas materias y procedencias. El Faraón Evergeta II ordenó que todo libro que llegase a Egipto, debía ser depositado en la biblioteca Alejandrina, donde se sacaría una copia para su legítimo propietario, permaneciendo allí el original.

La Biblioteca de Alejandría adquirió fama de guardar libros secretos que proporcionaban un poder ilimitado. Había allí curiosos manuscritos hindúes sobre medicina, escritos chinos sobre alquimia, saberes del antiguo Egipto sobre nigromancia, de los fenicios sobre magia, de los griegos sobre mecánica…, pero también sobre otros temas más comunes.

Podían consultarse obras alucinantes, como “Sobre el haz de luz en el cielo”, escrita por el primer bibliotecario alejandrino, que trataba, por primera vez en la historia, el tema de los OVNIs. También estaba la obra completa de Beroso, sacerdote babilonio, historiador y astrólogo, que inventó el cuadrante solar semicircular y concibió una teoría sobre el conflicto entre los rayos del Sol y la Luna, anticipo de trabajos más modernos sobre la interferencia de la luz. Pero su obra más curiosa fue “la Historia del Mundo”, donde narraba cómo en la antigüedad unos extraterrestres, los Akpalus (parecidos a peces y descritos con sus trajes y escafandras), habrían enseñado a los hombres los primeros conocimientos científicos. Hoy desgraciadamente sólo nos quedan escasos fragmentos de esta obra.

También podía consultarse la obra completa de Manethón, historiador egipcio contemporáneo a la creación de la Biblioteca que investigó los restos de la civilización faraónica y, en su calidad de sacerdote, tuvo acceso a muchas tradiciones y secretos vedados a otros investigadores, muchos de los cuales no sabían leer los viejos jeroglíficos. Si se hubiesen conservado sus ocho libros y cuarenta pergaminos selectos recogidos por él en los templos, quizá sabríamos todo cuanto hoy ignoramos sobre el Egipto faraónico y, lo más importante de todo, sobre la civilización que lo precedió, aquella que Platón identificó como la Atlántida.

De todas estas obras y de otras muchas igual de apasionantes sólo nos quedan hoy referencias, citas y fragmentos, recogidos por autores contemporáneos a la existencia de la biblioteca alejandrina durante los mil años que se mantuvo activa.

Con la destrucción, a lo largo de los siglos, de otras grandes bibliotecas como las de Constantinopla, la de los Califas de El Cairo, la Islámica de Trípoli, en Libia, o de los Califas de Córdoba, situada en España, se han perdido cientos de miles de obras y datos científicos, que seguramente hubieran modificado nuestra vida y visión del mundo

Ha recibido 312 puntos

Vótalo:

Excalibur, el libro que vuelve loco

7. Excalibur, el libro que vuelve loco

Su autor es L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología, quien declaró en 1948 que se inspiró para escribirlo durante los ocho minutos que clínicamente estuvo muerto mientras lo operaban. Se dice que su contenido da las respuestas a todos los enigmas que históricamente acompañaron al hombre, ¿De... Ver mas
Su autor es L. Ron Hubbard, fundador de la cienciología, quien declaró en 1948 que se inspiró para escribirlo durante los ocho minutos que clínicamente estuvo muerto mientras lo operaban. Se dice que su contenido da las respuestas a todos los enigmas que históricamente acompañaron al hombre, ¿De dónde venimos? ¿Cómo se creó el Universo? ¿Existe un Dios? Hubbard aseguró que contenía un saber absoluto y poderoso, y las claves de la existencia humana. Las primeras copias que realizó circularon entre sus amigos más íntimos, pero todos comenzaron a sufrir alteraciones mentales y muchos de ellos fueron internados en distintas clínicas psiquiátricas. Por esta razón decidió no publicarlo, pero se estima que algunas copias circulan entre las personas que se inician en la cienciología.

Ha recibido 288 puntos

Vótalo:

Codex Seraphinianus - El libro de lo imposible

8. Codex Seraphinianus - El libro de lo imposible

Uno de los libros prohibidos más extraños del siglo XX es el Codex Seraphinianus, compuesto por el artista italiano Luigi Serafini; una especie de enciclopedia visual sobre un mundo enigmático, desconocido, escrito en una lengua intraducible. Las 360 páginas del Codex Seraphinianus fueron... Ver mas
Uno de los libros prohibidos más extraños del siglo XX es el Codex Seraphinianus, compuesto por el artista italiano Luigi Serafini; una especie de enciclopedia visual sobre un mundo enigmático, desconocido, escrito en una lengua intraducible.

Las 360 páginas del Codex Seraphinianus fueron compuestas a lo largo de treinta meses extenuantes, entre 1976 y 1978. El libro se divide en dos secciones y once capítulos. La primera parte parece brindar detalles sobre la flora, fauna y física de un planeta desconocido. La segunda narra la historia de su pueblo.

Una mirada despojada de incentivos esotéricos objeta el carácter sobrenatural del libro, señalando que sus imágenes son una suerte de revisionismo surrealista de nuestro propio mundo. No obstante, las imágenes de Codex Seraphinianus son demasiado extrañas para incluirlas en un estilo determinado; son, en toda regla, una visión inquietante de aquello que no tiene sentido, y que a causa de eso tal vez podría existir en algún rincón inaccesible del universo.

Mapas insólitos, geografías imposibles, máquinas orgánicas unidas por filamentos que parecen tentáculos, rostros semihumanos de rasgos bestiales; todo ello es parte intrínseca del Codex Seraphinianus. Su escritura, por cierto, es aún más extraña. Parece seguir algún viejo sistema semita, por el cual algunas letras solo aparecen al principio o al final de determinadas palabras. El idioma del Codex Seraphinianus, si cabe llamarlo de ese modo, ha desafiado los intentos de los mejores lingüistas del mundo, entre ellos Allan Wechler e Iván Derzhanski, quienes afirman haber roto el código secreto en la numeración de páginas.

En un concilio de la Sociedad de Bibliófilos de la Universidad de Oxford celebrada en 2009, Luigi Serafini afirmó que no hay un significado oculto en el Codex Seraphinianus; y aún más, que su escritura le fue sugerida desde afuera, es decir, una suerte de escritura automática. En otros foros Serafini sostuvo que su intención era regalarle al lector las mismas sensaciones de un niño que aún no sabe leer frente a un libro común y corriente.

Sea cual sea el origen del Codex Seraphinianus, una obra dictada por esferas ignotas o la creación artística de un genio subliminal, el libro roza las fronteras de lo extraño y lo macabro con toda la potencia de los viejos arcanos. Lo grotesco y lo perturbador se entrelazan con visiones de gracias y belleza, de un modo que podríamos calificarlo como una Oda al Caos, una valoración de lo inarmónico, una glorificación de lo incomprensible.

Ha recibido 261 puntos

Vótalo:

El Grimorio de San Cipriano

9. El Grimorio de San Cipriano

Quizá no haya habido nunca un libro más codiciado y buscado, ni que despertase más pasiones y deseos de poseerlo, hasta el punto de que mucha gente cayera en la locura, enfermase gravemente o se arruinara económicamente, sólo por intentar conseguir un ejemplar del mismo o por poner en práctica... Ver mas
Quizá no haya habido nunca un libro más codiciado y buscado, ni que despertase más pasiones y deseos de poseerlo, hasta el punto de que mucha gente cayera en la locura, enfermase gravemente o se arruinara económicamente, sólo por intentar conseguir un ejemplar del mismo o por poner en práctica los rituales que en él se contenían.

El santo al que se le atribuye la redacción del libro es, San Cipriano de Antioquia, que vivió en el S. III D.C. El relato de la vida de San Cipriano más conocida (aunque ya hay citas en el s. IX) es la recogida en las diversas obras publicadas con el título de Flos Sanctorum (entre ellas la del padre jesuita Pedro de Ribadeneyra editada en Madrid 1599-1601). Según estos relatos, San Cipriano nació en Antioquía, entre Siria e Arabia; sus padres, idólatras y poseedores de grandes riquezas, lo destinaron, por sus cualidades, al culto de los falsos dioses.

Fue hombre de gran cultura, viajó mucho (por Grecia, Egipto, la India y Caldea) y llegó a ser un profundo conocedor de las artes mágicas. A los treinta años se convierte al cristianismo, abandonando la práctica de la magia, no sin antes, según la tradición popular, recoger en un libro todos sus conocimientos mágicos.

A San Cipriano, además, se le hizo patrón de las artes mágicas, de los hechiceros y de las brujas, y su nombre estuvo vinculado a numerosas prácticas mágicas, tanto conjuros como oraciones, como atestigua la famosa Oración de San Cipriano, y que vale para protegerse de maleficios de cualquier tipo.

Los estudiosos consideran asimismo la historia de San Cipriano como uno de los más directos antecedentes del desarrollo de la historia de otros magos famosos, como por ejemplo, Fausto, cuyos primeros relatos datan del s. XVI.

Este Grimorio es real, existe y se puede encontrar copias en la web.

Ha recibido 260 puntos

Vótalo:

El Grimorio del Papa Honorio

10. El Grimorio del Papa Honorio

El Grimorio o Libro de Conjuros de Honorio el Grande es considerado por los escritores de ocultismo como la obra de magia negra más diabólica de todos los tiempos, así como la más odiada, ya que pervierte fórmulas y plegarias cristianas, empleándolas para invocar a los demonios. Como su... Ver mas
El Grimorio o Libro de Conjuros de Honorio el Grande es considerado por los escritores de ocultismo como la obra de magia negra más diabólica de todos los tiempos, así como la más odiada, ya que pervierte fórmulas y plegarias cristianas, empleándolas para invocar a los demonios.

Como su título indica, el libro se presenta como salido de la pluma del Papa Honorio III, algo que los escritores católicos suelen considerar una falsedad, pero que tal vez podría no ser tan descabellado, teniendo en cuenta la clase de individuos que se han sentado en el trono de San Pedro a lo largo de la historia (sin ir muy lejos, sólo hay que pensar en un tipo tan siniestro como Alejandro Borgia…).

De hecho, leyendo el Grimorio uno llega a la conclusión de que una obra tan elaborada sólo puede haberla escrito un auténtico experto en la liturgia cristiana, por lo que un Papa sería el candidato ideal. Por cierto que Honorio III fue el mismo Papa que ordenó que se quemara el "De Divisione Naturae" del filósofo panteísta irlandés Juan Escoto Erígena, obra en la que, acertadamente, creyó ver reminiscencias de la antigua doctrina de los druidas. Esto no es contradictorio: si algo detestan los practicantes de magia negra es la magia blanca.

Honorio III fue Papa a comienzos del siglo XIII, cuando la cruzada contra los herejes cátaros (gnósticos practicantes de magia blanca) estaba en su apogeo. Pero, por lo que se sabe, el Grimorio no se hace de uso corriente entre los magos hasta el siglo XVII. Originalmente fue escrito en latín, al parecer. Esto apoya de nuevo la teoría de que lo escribió alguien perteneciente a la Iglesia de Roma.

Para añadir más confusión al asunto, existen otras obras esotéricas que llevan el mismo título, pero cuyos contenidos no guardan relación con el auténtico Grimorio. Son obras impresas en el curso del siglo XIX, con el objeto de engañar a los compradores, haciéndoles pensar que se estaban haciendo con ejemplares de la obra original.

¿Cuál es entonces el verdadero contenido del Grimorio de Honorio? Bien, la característica más notable de esta obra es que está plagada de fórmulas y plegarias sacadas de ritos cristianos, de ahí que sea tan odiada. En la introducción de la obra se habla de la existencia de una Bula Papal auténtica, por la que se daban instrucciones para que el Grimorio o Libro de Conjuros fuese utilizado para invocar espíritus, añadiendo a las funciones de los sacerdotes ordenados la de controlar los demonios, por disposición apostólica.

A esta bula le sigue el Ritual de Honorio, que contiene una oración cristiana. Pero con la notable diferencia de que, tras invocar el nombre de Jesucristo y decir Amén, se sacrifica un gallo negro. Después, se celebra una Misa de los Ángeles, a la que sigue un Oficio de Difuntos (todo esto sin que el brujo deje de trazar símbolos mágicos de todo tipo). Después, el oficiante tiene que sacrificar un cordero, entonar varios salmos, recitar los 72 nombres de Dios, debidamente enumerados, y proceder a la lectura de una parte del Evangelio de San Juan. Tras esto, viene el Gran Conjuro, mediante el cual el brujo invoca a un espíritu para que acuda al Círculo de Evocación y haga su voluntad

Ha recibido 241 puntos

Vótalo:

Heiberg y el palimpsesto de Arquímedes

11. Heiberg y el palimpsesto de Arquímedes

En 1906, al erudito danés Johan Ludvig Heiberg le llamó la atención un apunte que aparecía en cierto catálogo de manuscritos descubierto en la casa anexa al Santo Sepulcro, el Metokion, en lo que fuera barrio griego de Constantinopla. La frase "algunas matemáticas en un palimpsesto" no dejaba de... Ver mas
En 1906, al erudito danés Johan Ludvig Heiberg le llamó la atención un apunte que aparecía en cierto catálogo de manuscritos descubierto en la casa anexa al Santo Sepulcro, el Metokion, en lo que fuera barrio griego de Constantinopla. La frase "algunas matemáticas en un palimpsesto" no dejaba de intrigarle.

Heiberg se había dedicado durante 20 años a estudiar la ciencia clásica griega, y que aparecieran anotaciones matemáticas en un pergamino del que alguien había borrado el texto para luego reescribir sobre él -eso significa palimpsesto: raspado de nuevo-, le causó extrañeza... y emoción. ¿Qué habría oculto allí?

La historia de ese libro es fascinante. El manuscrito había pasado desapercibido hasta 1204, cuando la cuarta cruzada se detuvo y saqueó Constantinopla. El libro sobrevivió al pillaje, pero dada la escasez de papel, y teniendo en cuenta que Dios exige más que las matemáticas, algún monje ortodoxo usó una esponja empapada en zumo de naranja para borrar la tinta original. Una vez raspada la superficie para eliminar todo vestigio de escritura, lo convirtió en un libro de oraciones. Y así subsistió los siguientes 600 años, oculto en el monasterio ortodoxo Mar Saba, cerca de Belén, hasta los primeros años del siglo XX.

Cuando Heiberg ojeó las mal cuidadas páginas descubrió que bajo las oraciones se escondían retazos en griego de una de las obras de Arquímedes. El manuscrito había sido reproducido a finales del siglo X en Constantinopla y parecía ser una copia bastante fidedigna del original, que ha resultado contener, entre otros, El método de los teoremas mecánicos, que se creía perdido.

En su recuperación laboriosa, intervienen hoy científicos del Museo Walters de Arte de Baltimore -dueño del palimpsesto-, del Instituto de Tecnología de Rochester y de la Xerox Corporation -que ya han trabajado con los famosos rollos del Mar Muerto-. ¿Qué más sorpresas nos deparará este viejo y perdido manuscrito?

Ha recibido 212 puntos

Vótalo:

Las Estancias de Dzyan

12. Las Estancias de Dzyan

A finales del siglo XIX apareció en la India un libro extravagante y difícil de entender: “Las Estancias de Dzyan”. Lo poseía uno de los personajes más controvertidos de todos los tiempos: la rusa madame Blavatsky, quien aseguraba que el texto contenía secretos terribles para su época... Ver mas
A finales del siglo XIX apareció en la India un libro extravagante y difícil de entender: “Las Estancias de Dzyan”. Lo poseía uno de los personajes más controvertidos de todos los tiempos: la rusa madame Blavatsky, quien aseguraba que el texto contenía secretos terribles para su época.

Blavatsky escribe en una carta sobre el peligro de armas basadas en la energía atómica, mucho ante de la exposición de la física nuclear que hizo posible la bomba atómica. La dama anuncia una reunión en el Tibet con una logia secreta, y el presidente de los Estados Unidos, Rutherford Hayes, se interesa en el asunto y en el extraño libro.

A su regreso a Londres le envían una nota: "…si usted se obstina en hablar de las Estancias de Dzyan, debe atenerse a las peores consecuencias". Blavatsky confesó a la prensa que lamentaba haber hablado de las "Estancias de Dzyan", y muere en 1891.

Se cree que sus autores fueron seres que habitaron el planeta millones de años antes de la existencia del hombre. Algunos investigadores afirman que está compuesto por símbolos, imágenes y arcanos que sólo unos pocos elegidos podrían interpretar. Asimismo, se cree que habla sobre la existencia de seres inteligentes que habitaron la tierra hace 18 millones de años y del hundimiento de la Atlántida, por ejemplo. Circulan rumores de que una copia del libro original se encuentra escondida en un monasterio del Tíbet pero nadie pudo demostrar su existencia. Las pocas personas que aseguraron haberlo leído enloquecieron y murieron, víctimas de terribles pesadillas.

Ha recibido 212 puntos

Vótalo:

Los papeles de Beale

13. Los papeles de Beale

En la primavera de 1885 se publicaba un panfleto anónimo de 23 páginas titulado los papeles de Beale. En él se contaba la historia de un tesoro escondido en las colinas de Virginia. Las únicas pistas que se daban eran tres cartas de Thomas J. Beale y tres mensajes cifrados. Se explicaba que... Ver mas
En la primavera de 1885 se publicaba un panfleto anónimo de 23 páginas titulado los papeles de Beale. En él se contaba la historia de un tesoro escondido en las colinas de Virginia.

Las únicas pistas que se daban eran tres cartas de Thomas J. Beale y tres mensajes cifrados. Se explicaba que en la primera carta cifrada decía dónde estaba escondido el tesoro, en la segunda, el contenido y en la tercera, la relación de familiares que debían recibirlo. Se dice que la clave para descifrarlas está en la Declaración de Independencia Americana, pero nadie ha conseguido hacerlo.

Ha recibido 201 puntos

Vótalo:

Masticatione Mortuorum in Tumulis

14. Masticatione Mortuorum in Tumulis

De masticatione mortuorum in tumulis (De la masticación de los muertos en sus tumbas) es un curioso tratado sobre vampirismo compuesto en 1725 por el pastor luterano Michaël Ranft. El libro, utilizado por H.P. Lovecraft en su abultada biblioteca apócrifa, es una refutación del Dissertatio... Ver mas
De masticatione mortuorum in tumulis (De la masticación de los muertos en sus tumbas) es un curioso tratado sobre vampirismo compuesto en 1725 por el pastor luterano Michaël Ranft.

El libro, utilizado por H.P. Lovecraft en su abultada biblioteca apócrifa, es una refutación del Dissertatio historico philosophica de masticatione mortuorum (Disertación histórico filosófica de la masticación de los muertos), escrita cincuenta años antes, donde se afirmaba que el diablo suele cebarse con la carne de ciertos cadáveres.

Ranft, por su parte, aplica un racionalismo excéntrico, y afirma que los cementerios no son en modo alguno un sitio de descanso. Por el contrario, desliga al pobre Lucifer de todo placer por esta dieta cadavérica, y señala que los verdaderos causantes de la mutilación que revelaban las exhumaciones eran consecuencia del apetito insaciable del propio muerto. Acto seguido, se burla de los remedios folklóricos para retener a los muertos en sus tumbas, tales como enterrarlos boca abajo, llenarles la boca con tierra o piedras, en incluso sellarles la mandíbula mediante tiras de cuero húmedas.


De Masticatione Mortuorum in Tumulis, casi sin desearlo, se convierte en un magnífico recorrido por estas creencias necrófagas.

Eran pocos los que creían en la resignación de los muertos. Al contrario, era común pensar que la vida de intratumba hervía con una actividad sobrenatural. Los muertos tienen un apetito feroz, apunta el mito, implacable, eterno; lo cual los impulsa a efectuar pequeños reconocimientos en torno a sus sepulcros. Muchos enterradores y sepultureros aseguran haber extraído jirones de mortajas de las bocas de los muertos, incluso restos de su propia carne pútrida. Ranft cita un caso muy interesante sobre la exhumación de una tumba ocupada por un matrimonio que se devoró mutuamente en la oscuridad.

Pero De Masticatione Mortuorum in Tumulis es algo más que un intento de explicar porqué los muertos royen sus huesos. Su verdadera intención es explicar el vampirismo como un fenómeno natural. Para ello se basa en el famoso caso de Peter Plogojowitz.


Kisilova, Hungría, 1724. Peter Plogojowitz es acusado de levantarse periódicamente de la tumba para asesinar a sus vecinos. Las muertes, que para algunos ascienden a nueve, generaron una histeria como nunca antes de había visto. En ningún lugar, antes o después, se creyó en vampiros tanto como en aquella remota región de Hungría.

De Masticatione Mortuorum in Tumulis racionaliza estos hechos, aunque de un modo que escandalizaría a nuestros sabios modernos. Ranft menciona que todos los muertos relacionados al caso habían tenido contacto con el cadáver de Peter Plogojowitz, ya sea físico, es decir, táctil, o bien ocular; y relaciona sus muertes con alguna enfermedad que elude las interpretaciones ortodoxas. Aquellos afortunados que no habían visto el cuerpo de Peter Plogojowitz, organizaron una expedición al cementerio de Kisilova. Armados con hazas y palas e iluminados por antorchas abrieron la tumba del vampiro.

Michaël Ranft describe el hecho de este modo:

"Estos valientes hombres perecieron de una muerte súbita y violenta. Esta muerte, sea cual sea su origen, parece causar terribles visiones en los que han atestiguado su faz. Repentinamente, el occiso se alza del sepulcro e inquieta a su círculo familiar, la inquietud trae dolor, el dolor trae melancolía, la melancolía engendra noches de sobresaltos y sueños tortuosos. Estos sueños, sin duda, producen una extraña enfermedad que conduce eventualmente a la muerte."

De Masticatione Mortuorum in Tumulis continúa su largo periplo por la dieta de los muertos. A continuación cita un caso de Leipzig, donde un verdugo, no se sabe bajo qué condiciones, desentierra el cadáver de un hombre enterrado junto a su mujer. De su garganta extrajo una larga cinta de seda blanca que habria sido colocada en la cabeza de la mujer durante la inhumación. En Bohemia, durante 1345, una mujer fue exhumada bajo orden judicial. En su boca se encontró la mitad de la mortaja que la envolvía. Otro caso interesante es el de ciertos cadáveres de Moravia con la inoportuna tendencia a roer sus propias entrañas.

Ha recibido 198 puntos

Vótalo:

Codex Rohonczi

15. Codex Rohonczi

El Codex Rohonczi (Códice Rohonczi) es uno de los libros prohibidos por excelencia. Al igual que el enigmático Manuscrito Voynich, el Codex Rohonczi aún no ha sido descifrado por completo. El origen del Codex Rohonczi es completamente desconocido. En 1838 fue donado por Gusztáv Batthyány... Ver mas
El Codex Rohonczi (Códice Rohonczi) es uno de los libros prohibidos por excelencia. Al igual que el enigmático Manuscrito Voynich, el Codex Rohonczi aún no ha sido descifrado por completo.

El origen del Codex Rohonczi es completamente desconocido. En 1838 fue donado por Gusztáv Batthyány, hombre noble y acaudalado, a la Academia de Ciencias Húngaras, junto con el resto de su extraña biblioteca. Su nombre corresponde al de la ciudad de Rohoncz, al oeste de Hungría, que actualmente se conoce como Rechnitz, territorio austriaco. El libro permaneció allí hasta 1907, año en el que fue trasladado a Budapest.

Anteriormente, en 1885, el Codex Rohonczi fue copiado y remitido a Bernard Jülg, investigador alemán de la Universidad de Innsbruck, quien lo devolvió, alarmado y melancólico, sin haber descifrado ni siquiera una palabra del texto. Antes de él, en 1840, los sabios Ferenc Toldy y Pál Hunfalvy también fueron derrotados por el libro maldito. El paleógrafo austriaco Albert Mahl confirmó su antigüedad (alrededor de 1530 d.C), aunque ni él ni sus sucesores, Josef Jirecek y Konstantin Jirecek, lograron desentrañar sus misterios. El pintor húngaro Mihály Munkácsy consiguió un permiso de la corte para trasladar el códice a París para efectuar un estudio en conjunto. Los resultados fueron igualmente decepcionantes.

Golpeados en su orgullo, los científicos zíngaros declararon que el Codex Rohonczi es un engaño, y pusieron nombre al estafador: Sámuel Literáti Nemes (1796-1842), anticuario húngaro-transilvano, y miembro fundador de la biblioteca nacional de Budapest, conocido como un falsificador de talento inusitado. Esta opinión, más cercana a una búsqueda de paz mental de que verdades comprobables, fue defendida por numerosos científicos inquietos.

El Codex Rohonczi posee 448 páginas. Cada una contiene entre 9 y 14 filas de signos. En los márgenes hay 87 ilustraciones que detallan escenas de la vida comunal, religiosa y militar. Extrañamente, los dibujos apuntan a una comunidad pluricultural, donde paganos, musulmanes y cristianos conviven en perfecta armonía, así como los símbolos que los identifican: la cruz, la media luna y el sol.

Los símbolos utilizados en el Codex Rohonczi multiplica por diez la cantidad de signos de cualquier alfabeto conocido. Algunos de ellos aparecen esporádicamente, lo cual da la idea de que no se trata de un alfabeto, sino de un silabario parecido a los ideogramas chinos, aunque infinitamente más complejo.

El lenguaje del Codex Rohonczi es tan desconocido como imposible, lo cual no impidió algunos saludables intentos de traducción e interpretación. Attila Nyíri, por ejemplo, colocó las páginas del códice al revés y volcó los símbolos en letras similares de nuestro alfabeto y luego los ordenó en frases y párrafos, todos ilegibles.

Una mujer notable entra en escena, la filóloga rumana Viorica Enăchiuc, quien asegura una semejanza del texto con las formas dacias del Danubio. Según su estudio, el manuscrito está relacionado con el latín vulgar y el rumano antiguo, pero escrito en un alfabeto dacio deformado. Viorica señala que el Codex Rohonczi narra las guerras del pueblo de Blaki contra los cumanos, aunque elude cualquier referencia sobre las imágenes pacíficas. En el primer capítulo se menciona un eclipse solar que realmente existió en el año 1090 d.C.

Hasta aquí, el Codex Rohonczi sólo ofrece interés para historiador de la región. Pero muy pronto el misterio del libro abarcó una cuestión capital: la infancia de Jesús.

Mahesh Kumar Singh, políglota hindú, afirma que la dirección del documento, escrito de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo, es una variante particularmente antigua de la escritura brahmi. Siguiendo su método logró traducir 24 páginas completas. En ellas queda claro que el Codex Rohonczi es una especie de evangelio apócrifo que habla sobre la infancia de Jesús, entre otros temas polémicos.

Lo cierto es que, aún hoy, las opiniones sobre el Codex Rohonczi varían de sabio en sabio, dependiendo de sus inclinaciones y afinidades. El texto, por su parte, continúa siendo un misterio.

El manuscrito completo, ha sido escaneado por una universidad húngara con el fin de que alguien encuentre el procedimiento adecuado para descifrar sus signos.

http://www.dacia.org/codex/original/original.html

Ha recibido 189 puntos

Vótalo:

Steganographia de Johannes Trithemius

16. Steganographia de Johannes Trithemius

Un libro clásico de la magia, la Steganographia de Johannes Trithemius, nombre latinizado de Johann Heidenberg. Bien conocido desde el momento de su publicación, no ha sido hasta ahora cuando hemos sabido realmente qué es lo que tenía escrito. Trithemius nació en Trittenheim -de ahí su... Ver mas
Un libro clásico de la magia, la Steganographia de Johannes Trithemius, nombre latinizado de Johann Heidenberg.

Bien conocido desde el momento de su publicación, no ha sido hasta ahora cuando hemos sabido realmente qué es lo que tenía escrito. Trithemius nació en Trittenheim -de ahí su nombre-, en lo que hoy es el estado alemán de Rheinland- Pfalz, en 1462.

Según cuenta en su autobiografía, Nephiacus, su padre adoptivo le maltrataba y le impedía cualquier tipo de instrucción. Al cumplir los 15 años aprendió a leer y escribir alemán por su cuenta, al igual que los rudimentos del latín. Pero el maltrato seguía y huyó de casa en pos de una vida dedicada al estudio.

En uno de sus viajes tuvo que refugiarse de una tormenta de nieve en el convento benedictino de Sponheim, y el ambiente le gustó tanto que se quedó y a los 8 días recibió los hábitos. De vida ejemplar, a los dos años de ingresar en el monasterio, y sin haber recibido los votos perpetuos, fue nombrado abad; tenía 22 años.

Su pasión por el conocimiento le impulsó a adquirir los libros más importantes de la ciencia de la época. A lo largo de 23 años la biblioteca del monasterio pasó de 55 a 2.000 volúmenes, convirtiéndolo en una de las referencias más importantes de la cultura de entonces.

Tritemio ha pasado a la historia como uno de los fundadores de la criptografía, el arte de ocultar mensajes. Su Polygraphia, escrita en 1518, le asegura tal honor. Sin embargo, casi dos décadas antes, en 1500 escribió otra obra, Steganographia, pero no fue publicada hasta 1606. Con ella se ha ganado la fama de una de las figuras más prominentes del ocultismo del siglo XVI.

En ella explica cómo enviar mensajes en menos de un día y sin usar cartas, ni libros, ni mensajeros. ¿Cómo? Nada más y nada menos que mediante espíritus. En apariencia el libro no es otra cosa que un tratado de la llamada magia angélica. Gran parte está dedicado a dar los nombres y rangos de los distintos espíritus, y sus números, horas del día, planetas y constelaciones a los que están asociados. De los tres libros de la Steganographia, los dos primeros nos cuentan la manera de conseguir la ayuda de los espíritus. El método es bastante ingenuo: se escribe la carta, se recita el ritual apropiado para invocar al ángel correspondiente -por ejemplo, Padiel aporsy mesarpon omeuas peludyn malpreaxo- y el espíritu cartero aparecerá para llevar el mensaje al destinatario, que lo recibirá si usa la invocación oportuna. Por el contrario, el Libro III es sutilmente diferente. Ya no es fundamental la invocación sino el cálculo astrológico correspondiente al ángel y la hora en que se realiza; hay 28 "inteligencias planetarias", cuatro por cada uno de los siete planetas.

No es de extrañar que semejante texto entrase de cabeza en el Índice de los Libros Prohibidos de la Iglesia. Lo que realmente se ocultaba debajo de la maraña de operaciones mágicas era otra cosa. En 1606, al tiempo que este libro, se publicaba otro más corto: Clavis Steganographiae. Su autor pudo ser el propio Tritemio o algún ayudante suyo. En él se explicaba, como si de un libro de cocina se tratara, cómo descifrar los Libros I y II. Los encantamientos eran, en realidad, tapaderas para los verdaderos mensajes ocultos en ellos.

Sorprendentemente, Clavis no dice nada del Libro III. De las 180 páginas del libro, sólo 21 pertenecen a esta parte que contiene un prefacio y un capítulo inacabado. Lo mejor de todo es que aquí Tritemio afirma que se puede enviar un mensaje mediante espíritus... ¡sin escribirlo siquiera! El misterio se ha mantenido durante 500 años mientras ocultistas de todas las épocas se han afanado en ver realizado lo descrito por el monje.

Para su desgracia, en 1993 el alemán Thomas Ernst, un lingüista en La Roche College de Pittsburg, rompía la cifra de Tritemio. Lo publicó en la revista holandesa Daphnis, por lo que su trabajo pasó desapercibido. Tres años más tarde Jim Reeds, matemático de los Laboratorios AT&T, llegaba a la misma conclusión.

En esencia, la técnica de encriptado de Tritemio es una versión primitiva de la Enigma, la máquina de cifrar que los nazis emplearon durante la II Guerra Mundial y que para romperla los británicos desarrollaron el primer ordenador de la historia, Colossus. El Libro III contiene criptogramas disimulados como tablas astronómicas. Aunque la Steganographia está escrita en latín, el texto oculto está a veces en alemán. ¿Por qué se ha tardado tanto en descifrar? En parte porque era considerado un verdadero texto de magia, pero sobretodo porque el original fue destruido y quienes copiaron el texto cometieron errores al transcribir tablas que no comprendían. Pero una cosa es clara: Tritemio consiguió y sorprendentemente consigue convencer a sus lectores de que se trata de un libro para tratar de tú a tú con espíritus. La cortina de humo perfecta.

Según explica Fernando Báez, autor del libro Historia universal de la destrucción de libros, la Estenografía es “un libro que ha sido perseguido a lo largo de todas las épocas, un libro que fue escrito en criptografía y que contiene un mensaje que la Iglesia y otros grupos han considerado lesivo para sus intereses y, por tanto, perseguido constantemente”.

La historiadora y escritora Mar Rey Bueno cree que este apasionante libro tuvo mucha influencia en todos los magos a partir del siglo XV. En la Estenografía, volumen dictado durante un sueño, cuenta la leyenda, se describen métodos de escritura secreta, telepática y telequinésica. El rey Felipe II lo mandó quemar por miedo a su divulgación y desde 1609 aparecen en la lista de libros prohibidos por la Iglesia.

Ha recibido 188 puntos

Vótalo:

Malleus Maleficarum - El Martillo de las Brujas

17. Malleus Maleficarum - El Martillo de las Brujas

El Malleus Maleficarum es uno de los libros más oscuros y nocivos en la historia de la Humanidad. Carl Sagan, escritor y eminente astrofísico estadounidense, dijo de esta obra que en ella “se aplicaban las torturas más horrendas”. “Así se quemaron legiones de mujeres en la hoguera”. Este... Ver mas
El Malleus Maleficarum es uno de los libros más oscuros y nocivos en la historia de la Humanidad. Carl Sagan, escritor y eminente astrofísico estadounidense, dijo de esta obra que en ella “se aplicaban las torturas más horrendas”. “Así se quemaron legiones de mujeres en la hoguera”.

Este manuscrito fue hecho para probar la existencia de las brujas y compartir información sobre cómo combatir la brujería en el siglo XV, texto que recoge ejemplos y anécdotas de casos sobre herejes en la región europea. El libro fue publicado en 1486 en Alemania como una recopilación de creencias sobre la brujería, explicaciones sobre muchos aspectos intrincados de la misma y métodos para su erradicación, sirvió como una importante herramienta durante el período de histeria producido por la cacería de brujas de mediados del siglo XVI.

Este texto se convirtió en la guía más influyente para perseguir herejes y brujas. Su traductor, Montague Summers, lo describió como: “Uno de los libros más importantes, sabios e influyentes del mundo”. La revolución de la imprenta del siglo XV permitió que el libro estuviera al alcance de las masas y por dos siglos fue el segundo texto más vendido, después de la Biblia.

La impronta que el Malleus Maleficarum dejó como testimonió de la estupidez humana (ilimitada según Albert Einstein) es algo que la Historia nunca olvidará. Gracias a esta oscura obra se condenó a medio millón de brujas entre los siglos XVI y XVIII. Por él, en apenas tres meses, cinco mil mujeres fueron juzgadas en Génova, siete mil en Trier y, en los famosos Juicios de Salem llevados a cabo en USA a fines del siglo XVII, cuatrocientas brujas sintieron el peso del martillo inquisitorial: 230 siendo quemadas en público frente a las masas histéricas y fanáticas, veinte siendo atrozmente degolladas y, con algo de suerte y “misericordia” de los jueces, 150 fueron a parar a prisión.

En realidad el Malleus Maleficarum nunca fue oficialmente aprobado. De hecho, lo único que a nivel oficial Heinrich Kramer (conocido también como Heinrich Institoris) y Jacob Sprenger (sus autores) consiguieron, fue un decreto papal de Inocencio VIII emitido el 5 de diciembre de 1484, decreto éste que les otorgaba poderes para procesar brujas en Alemania y que había sido emitido antes de que el libro fuese escrito y sus siniestros métodos divulgados. No obstante, a pesar de eso los dos inquisidores colocaron dicho decreto dentro del libro como para dar la idea de que el papa aprobaba las atrocidades que ellos desarrollaban a lo largo de las páginas del Malleus Maleficarum.

En cuanto a la Iglesia Católica, ésta jamás reconoció que el Malleus Maleficarum fuese usado por sus fieles, pero la Iglesia Protestante si lo usó para sus juicios de brujas.

Debido a que el manuscrito se refiere a las mujeres como brujas, se cree que los autores odiaban al sexo opuesto (eran misóginos). Por esta razón inclinan más a las mujeres hacia la brujería, por ser, según ellos, más susceptibles a las tentaciones de los demonios y, al ser más carnales, tener menos fe que los hombres.

El historiador Michael Bailey asegura que las mujeres de carácter fuerte eran acusadas de ser brujas y también aquellas que no seguían las normas de vestimenta femenina, incluso el nombre Malleus Maleficarum es un título en femenino que, en su etimología, alude a las mujeres como villanas. En masculino el texto se escribiría “Malleus Maleficorum”.

Este manuscrito acusaba a las brujas de practicar infanticidio, canibalismo, realizar hechizos malvados para lastimar a sus enemigos y también les atribuía el poder de causar impotencia en los hombres y distintas enfermedades. No se puede negar el sexismo de este manuscrito ya que promueve a las mujeres como criaturas débiles, inferiores y más propensas al mal que el hombre.

El Malleus Maleficarum no es un libro original, es una extensa y ordenada recopilación de trabajos previos como los textos de Visconti y el famoso Formicarius escrito por Johannes Nider en 1435. Este manuscrito fue influenciado fuertemente por ideologías humanistas de temas antiguos como la Astronomía, Filosofía y Medicina, tendencias que fueron estudiadas nuevamente tras encontrarse viejos textos.

En la actualidad existe una traducción completamente nueva, gracias a Christopher S. Mackay, el texto fue publicado por el Cambridge University Press en noviembre de 2006. Este libro también ha hecho su aparición en la popular serie de televisión Supernatural en un episodio que lleva su nombre.

Ha recibido 186 puntos

Vótalo:

Lemegeton Clavicula Salomonis

18. Lemegeton Clavicula Salomonis

El Lemegeton Clavicula Salomonis (en español, La llave menor de Salomón), también conocido como Lemegeton, es un grimorio anónimo del siglo XVII, y uno de los libros de demonología cristiana más populares. Aunque las primeras referencias conocidas al libro son del siglo XVII, muchos de sus... Ver mas
El Lemegeton Clavicula Salomonis (en español, La llave menor de Salomón), también conocido como Lemegeton, es un grimorio anónimo del siglo XVII, y uno de los libros de demonología cristiana más populares.

Aunque las primeras referencias conocidas al libro son del siglo XVII, muchos de sus textos datan del siglo XVI (como el Pseudomonarchia daemonum de Johann Weyer) y de la baja Edad Media (parte del material de la primera sección, acerca de la invocación de demonios, es del siglo XIV o anterior). Se cree además que otras partes se inspiran en libros cabalísticos y del misticismo musulmán.

Por siglos La Clavícula de Salomón ha cautivado las mentes de los ocultistas. El texto, por su parte, proclama haber sido escrito por el rey Salomón, dando en el libro las claves para invocar espíritus y controlar demonios, además de cosas tan secretas como la forma de adquirir invisibilidad temporal o armar poderosos talismanes.

Ha recibido 185 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil