Versión impresa

Los peores genocidas de la historia

Los peores genocidas de la historia

  • Lista creada por compadrechris.
  • Publicada el 17.10.2007 a las 13:56h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista SI admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Etiquetada como:

Avatar de compadrechris

Último acceso 24.04.2016

Perfil de compadrechris

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de compadrechris

Acciones de la lista

Esta es una lista muy subjetiva y por lo mismo, polémica.  Propuse algunos nombres al principio, pero luego los usuarios que entraron, votaron y comentaron mi lista (lo cual agradezco) fueron sugiriendo más nombres hasta formar la actual.  Sin embargo, algunos de estos nombres, a pesar de estar de acuerdo en que son todos dictadores, no necesariamente podrían recibir el título de genocidas y lo señalo más porque la opinión pública está dividida.  Es por eso que no he incluido las reseñas de Fidel Castro (sin duda el más polémico de todos), el Ayatolah Khomeini, Salazar (Ha sido elegido el portugués más importante de la historia) y Saddam Hussein.  De todos modos, agradecería que vosotros, los usuarios, me aportasen datos fidedignos y objetivos para calificar a estos y otros más que no estén en la lista, como genocidas.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Josef Stalin (Unión Soviética)

1. Josef Stalin (Unión Soviética)

Los primeros investigadores en intentar contar el número de personas muertas bajo el régimen de Stalin se vieron obligados a depender en gran medida a las pruebas anecdóticas. Sus estimaciones variaban de 3 a 60 millones. Después de la disolución de la Unión Soviética en 1991, las evidencias... Ver mas
Los primeros investigadores en intentar contar el número de personas muertas bajo el régimen de Stalin se vieron obligados a depender en gran medida a las pruebas

anecdóticas. Sus estimaciones variaban de 3 a 60 millones. Después de la disolución de la Unión Soviética en 1991, las evidencias de los archivos soviéticos se hicieron

disponibles. De acuerdo con los registros alrededor de 800.000 presos fueron ejecutados por el régimen de Stalin por delitos políticos o penales, mientras que alrededor de

1,7 millones murieron en gulags y unas 390.000 perecieron durante reasentamientos forzosos - un total de alrededor de 3 millones de víctimas.

El debate continúa, sin embargo, puesto que algunos historiadores creen que el archivo contiene ser cifras poco fiables. Por ejemplo, sostiene Gellately que los muchos

sospechosos torturados hasta la muerte mientras estaban en "custodia de investigación" es probable que no se hayan contado entre los ejecutados. Asimismo, existen

categorías de víctimas que no fueron registradas de forma correcta por los soviéticos, como las víctimas de las deportaciones étnicas, o transferencias de población alemana

después de la Segunda Guerra Mundial.

Así, mientras que algunos investigadores han estimado el número de víctimas de las represiones de Stalin un total de 4 millones más o menos, otros creen que el número es

considerablemente superior. El escritor ruso Vadim Erlikman, por ejemplo, hace las siguientes estimaciones: ejecuciones, 1,5 millones; gulags, 5 millones; deportaciones, 1,7

millones a 7,5 millones de deportados, y prisioneros de guerra y civiles alemanes, 1 millón, lo que hace un total de de alrededor de 9 millones de víctimas de la represión.

Algunos también han incluido los 6 a 8 millones de víctimas de la hambruna 1932-1933 como víctimas de la represión. Esta clasificación es controvertida sin embargo, como

los historiadores difieren en cuanto a si la hambruna era una deliberada parte de la campaña de represión contra los kulaks, o simplemente un consecuencia no deseada de la

lucha por la colectivización forzada.

Ciertamente, parece que un mínimo de alrededor de 10 millones de muertos - 4 millones por la represión millones y 6 millones de hambre - son atribuibles al régimen, con una

serie de libros de reciente publicación que sugiere un probable total de alrededor de 20 millones. Por ejemplo, agregar 6-8 millones de víctimas de la hambruna según

Erlikman por encima de las estimaciones de muertes directas, daría un total de entre 15 y 17 millones de víctimas. El investigador Robert Conquest, mientras tanto, ha

revisado su estimación inicial de hasta 30 millones de víctimas a 20 millones. Otros siguen considerando que sus anteriores estimaciones mucho más altas, son

correctas.Finalizaré con una frase para el bronce del propio Stalin: "Matar a una persona es un asesinato y a un millón una estadística."

Ha recibido 15191 puntos

Vótalo:

Adolf Hitler (Alemania)

2. Adolf Hitler (Alemania)

El Holocausto Nazi fue la aniquilación sistemática y burocrática de seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores durante la Segunda Guerra Mundial. En 1945 dos de cada tres judíos europeos habían sido asesinados. Aunque los Judíos eran las víctimas principales, más... Ver mas
El Holocausto Nazi fue la aniquilación sistemática y burocrática de seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores durante la Segunda Guerra

Mundial. En 1945 dos de cada tres judíos europeos habían sido asesinados. Aunque los Judíos eran las víctimas principales, más de 250,000 Gitanos también resultaron

víctimas del genocidio Nazi. Aunque los Judíos eran las víctimas principales, más de 250,000 Gitanos también resultaron víctimas del genocidio Nazi.
Los campos de concentración están muy relacionados con el Régimen Nazi y permanecen como el símbolo de éste. Los primeros campos de concetración fueron creados poco

después de que los Nazis llegaran al poder en el año 1933; estos continuaron como una base del régimen Nazi hasta el 8 de mayo de 1945, cuando la guerra, y el régimen,

terminaron.
El 30 de enero de 1933, Adolfo Hitler fue nombrado Canciller, la posición de más poder dentro del gobierno Alemán Hitler era el líder del fuerte Partido Obrero Alemán

Nacional Socialista (conocido también como el Partido Nazi) Una vez en el poder, Hitler se movilizó rápidamente para poner fin a la democracia alemana. El convenció a su

Gabinete para que permitieran la suspensión de las libertades individuales de la prensa, de expresión y de asamblea. También en 1933, los Nazis comenzaron a poner en

práctica su ideología racial Comenzaron a surgir ideas que consistían en la "superioridad racial" de los Alemanes, y comenzaron a sugerir que habría una lucha por sobrevivir

entre ellos y las "razas inferiores". Ellos veían en los Judíos, Gitanos y en los impedidos una amenaza biológica seria en contra de la pureza de la "Raza (Aria) Germana".
El término "Ario" originalmente se refería a los individuos de pueblos Indo Europeos. Los Nazis modificaron el significado de éste término para soportar sus ideas racistas

al ver a todos esos antecedentes alemanes como un ejemplo del legado ario, que

ellos consideraban racialmente superior. Para los Nazis, el Ario típico era rubio, de ojos azules y alto.
Los Judíos, cerca de 500,000 en Alemania eran el blanco principal del odio Nazi. Los Nazis identificaron erróneamente a los Judíos como una raza, y definieron esta raza

como "inferior". También financiaron una enorme propaganda que culpaba a los Judíos por la depresión económica en Alemania, así como también por el fracaso del país

durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918).
En 1933, nuevos estatutos alemanas forzaron a los Judíos a renunciar a sus trabajos, a sus estudios en las universidades y a retirarse de toda actividad en otras áreas de la

vida pública.
Aunque los Judíos eran el principal objetivo del odio Alemán, los Nazis también oprimieron otros grupos que ellos identificaban como racial o genéticamente "inferiores". La

ideología racial Nazi era impulsada por científicos que impulsaban "la crianza selectiva" para "mejorar" la raza humana.
Otra consecuencia del régimen dictatorial de Hitler en los 30s fue el arresto de oponentes políticos y comerciantes unionistas y muchos otros que los Nazis etiquetaban

"indeseables" o "enemigos del estado". Muchos homosexuales, la mayoría hombres, fueron arrestados y llevados a los campos de concentración; bajo el codigo criminal Nazi

revisado en 1935, la sola denuncia de un individuo como "homosexual" podía llegar al arresto, al juicio y la condena. Los Testigos de Jehová fueron prohibidos como

organización en abril de 1933, desde que las creencias de este grupo religioso les prohibían jurar cualquier promesa al estado o al servicio militar alemán. Su literatura fue

confiscada, y perdieron sus trabajos, los beneficios de su desempleo, sus rentas, y todos los beneficios de carácter social. Muchos Testigos de Jehová fueron enviados a la

cárcel y a los campos de concentración en la Alemania Nazi y sus hijos fueron enviados a las casas de detención juvenil o a orfanatos.
La Segunda Guerra Mundial trajo grandes cambios al sistema de los campos de concentración. Un gran número de prisioneros nuevos, deportados de todos los países ocupados

por Alemania, llenaban estos campos. Después, grupos enteros eran enviados a los campos, como los miembros de las organizaciones de resistencia subterráneos. Para

acomodar el incremento intensivo en el número de prisioneros, se establecieron cientos de nuevos campos en territorios ocupados de la Europa oriental y occidental.
Durante la guerra, los ghettos, campos de tránsito, y campos de trabajos forzados fueron creados por los Alemanes en adición a los campos de concentración para capturar

Judíos, Gitanos y otras víctimas del odio racial y étnico, así como también oponentes políticos y miembros de la resistencia. Después de la invasión de Polonia, se crearon mas

de 400 nuevos ghettos donde fue segregado del resto de la población. Grandes números de Judíos también fueron deportados de otras ciudades y países, incluyendo

Alemania, hacia los ghettos en Polonia y en otros territorios del este ocupados por Alemania.


En las ciudades Polacas que se encontraban bajo la ocupación Nazi, los judíos fueron confinados en ghettos sellados donde el hambre, la sobrepoblación, el frío y las

enfermedades contagiosas dieron muerte a decenas de miles de personas.

Entre 1942 y 1944, los Alemanes iniciaron la supresión de los ghettos en la Polonia ocupada y otros territorios, deportando a los residentes de los ghettos hacia los "campos

de exterminio", centros de eliminación facilitados con equipos para el manejo del gas, localizados en Polonia. Después de la reunión de los oficiales mayores del estado

Alemán a finales de enero de 1942, la decisión de implementar "la solución final a la cuestión judía" se volvió una política formal de estado y los Judíos de la Europa

occidental también fueron enviados a los centros de exterminio en el Este.
Los seis lugares de asesinato masivo fueron escogidos debido a su cercanía las vías del tren y su localización en zonas semi-rurales, los métodos de asesinato fueron los

mismos en todos los centros de exterminio, que fueron operados por la S.S. Las víctimas llegaban en vagones de tren, la mayoría de ghettos y de campos de la Polonia

ocupada, pero también de casi todos los países Europeos. A su llegada, los hombres eran separados de las mujeres y los niños. Los prisioneros eran forzados a desvestirse y a

entregar todos sus valores. Ellos eran llevados desnudos hacia las cámaras de gases, que estaban disfrazadas como regaderas, y dentro de ellas era utilizado el monóxido de

carbono. La minoría seleccionada para trabajos forzados quedaban, después de largas cuarentenas, vulnerables a la malnutrición, y expuestos a enfermedades, experimentos

médicos y a la brutalidad; muchos perecieron como resultado.
Los Alemanes llevaron a cabo sus actividades de exterminio sistemáticas con la ayuda activa de colaboradores locales en muchos países, y con la indeferencia de millones de

personas que no les importaba la situación judía.
En mayo de 1945, la Alemania Nazi quedó colapsada, y los campos dejaron de existir como de exterminio, trabajos forzados o campos de concentración. El Legado Nazi fue

un imperio de exterminaciones, pillaje y explotación que afectó a cada país de la Europa ocupada.

Ha recibido 14578 puntos

Vótalo:

Mao ZeDong(China)

3. Mao ZeDong(China)

Lo que se conoce como "Revolución Cultural" ni fue una revolución, ni tuvo nada que ver con la cultura, más bien al contrario. Se trató simplemente de un ajuste de cuentas entre bandas rivales, dentro del Partido Comunista, y por supuesto, ganó el más canalla: Mao Zedong. En aquella... Ver mas
Lo que se conoce como "Revolución Cultural" ni fue una revolución, ni tuvo nada que ver con la cultura, más bien al contrario. Se trató simplemente de un ajuste de cuentas

entre bandas rivales, dentro del Partido Comunista, y por supuesto, ganó el más canalla: Mao Zedong.

En aquella extraña "revolución" en la que un guardia rojo dijo "porque somos rebeldes, obedecemos" .. a Mao, más de 700.000 personas fueron asesinadas sin piedad. Los

alumnos apaleaban a sus profesores, los torturadores eran más tarde torturados ... nadie salvo el vicioso Gran Timonel estaba a salvo.

En ochenta millones se estima el número de víctimas de la represión llevada a cabo por el Partido Comunista chino. Su historia es la del crimen masivo. De continuo, ha

buscado grupos de enemigos internos a los que asesinar, con el fin de que cada uno de los miembros del partido comunista fuera un asesino, y lo consiguieron, y acabar con

todo vestigio de humanidad y de moral en la sociedad china. Para conseguir sus fines han utilizado de continuo la mentira.

De manera harto curiosa el Partido Comunista chino ha evolucionado sin dejar nunca de matar. El asesinato es lo que define por esencia al socialismo extremo que es el

comunismo. El Partido Comunista chino primero asesinó a cuantos habían luchado contra Japón en las filas del nacionalismo del KMT. Dijo que no lo haría, pero luego mató a

todos cuantos pudo porque los consideró infectados.

Una vez tomado el poder, lanzó a sus militantes y a las masas contra los propietarios de tierras, con el doble objetivo de seguir llenando China de cadáveres y de acabar con

la propiedad privada, el dogma más estúpido y más liberticida que se ha inventado en la historia de la Humanidad. Mao dijo que “para matar a los reaccionarios en las zonas

rurales, debe exterminarse una proporción mayor al 1/1000 del total de la población... En las ciudades, el porcentaje puede ser menor”. Tan caprichosa estadística

significaba el asesinato de 600.000 personas. Fueron muchas más.

Colectivizado el campo, en lo que Mao calificó como ‘El Gran Salto Adelante’, el Partido Comunista chino consideró que ello mejoraría, sin duda ninguna, no podía ser de otra

forma, los resultados de las cosechas. Los funcionarios locales del partido empezaron a emitir estadísticas triunfalistas y cuando se fueron a recoger las cosechas y se vio

que eran exiguas, lejos de reconocer el error, se culpó a los agricultores. Como el partido había considerado que la colectivización produciría por sí misma fenómenos

milagrosos, se había llevado a muchos agricultores a trabajar en la industria del acero. Se abandonaron de esa forma los cultivos. Cuando no se pudo responder a la demanda

del partido, se acusó a los campesinos de ocultar sus cosechas, se les requisó cuanto tenían y se les mató cuando ocultaban algo.

Durante los tres años de la Gran Hambruna, entre 1959 y 1961, se tienen documentados casos de familias que se comieron a sus propios hijos. En los textos oficiales, se dice

que la hambruna, en la que murieron cuarenta millones de personas, fue producida por catástrofes naturales –Desastre Natural de Tres Años, se denomina en la propaganda

oficial comunista- pero fueron años más bien de clima benigno. Para no romper la consigna del partido, los funcionarios locales rechazaron recibir ayuda afirmando que

tenían víveres de sobra.

Como no ha habido tesis más ridículas que las del comunismo, éste siempre la ha impuesto por la fuerza y el asesinato.

Para poder asesinar mejor a los disidentes, recurría de continuo a la mentira. En 1957, lanzó el Movimiento de las Cien Flores, cuyo lema era “dejar que broten cien flores y

que debatan cien escuelas de pensamiento”. Animaba a las gentes a expresarse críticamente, prometiendo que “no tiraremos de las trenzas, no se golpeará con bates, no se

colocarán sombreros, ni se buscará revancha”.

Dentro de la secta mayor de asesinos que ha conocido la Humanidad, el comunismo, Mao ha sido, junto con Stalin, el más sádico. Bajo su dirección, el partido comunista chino

creó el sistema de terrorismo de Estado más fuerte y despiadado, mediante la violencia, la mentira y, por supuesto, la censura de la información. Siempre sintió una

querencia compulsiva hacia el asesinato en masa. Así, en un documento, se lamentó de que “todavía existen muchos lugares donde la gente se siente intimidada y no se anima a

matar a los reaccionarios abiertamente y en gran escala”. En 1951, una directriz del partido comunista chino ordenaba “ejecutar de inmediato” a quienes “difundieran

rumores”.

Hay numerosas anécdotas que ejemplifican su sadismo. El 18 de agosto de 1966, Mao Zedong se reunió con los representantes de los Guardias Rojos en la torre de la Plaza de

Tinanmen. Song Binbin, hija del líder comunista Song Renqiong, le puso a Mao la manga emblema de los Guardias Rojos. Cuando Mao se enteró del significado del nombre de

Song Binbin, ‘amable y cortés’, dijo: ‘Necesitamos más violencia?. Song se cambió el nombre por el Song Yaowu, ‘deseo de violencia’”. A Liu Shaoqi, un expresidente chino, que

había sido el número dos de Mao, el día que cumplía los 70 años, la guardia personal de Mao le llevó un regalo, una radio, para que escuchara el informe oficial de la Octava

Sesión Plenaria del Comité Central número doce, que decía lo siguiente: “Se recomienda la expulsión permanente del Partido del traidor, espía y desertor Liu Saoqi, así como

la exposición y acusación de Liu Shaoqi y sus cómplices por los delitos de traición y conspiración”. Fue largamente torturado, y su cuerpo empezó a pudrirse antes de su

muerte.

Mao consideraba que el comunismo debía estar continuamente asesinando e imponiendo el terror, y es lo que hizo durante toda su vida. En sus tiempos de guerra, cuando huía

del invasor japonés, dejando que se deteriorara en la lucha el ejército del KMT, a su ejército lo purgaba de continuo. Se inventó una Alianza Antibolchevique entre sus filas.

Torturaba a las esposas para que denunciaran a sus maridos. Entendía que el asesinato de unos comunistas por otros estrechaba los lazos de la secta destructiva.

Para poder asesinar mejor a los disidentes, recurría de continuo a la mentira. En 1957, lanzó el Movimiento de las Cien Flores, cuyo lema era “dejar que broten cien flores y

que debatan cien escuelas de pensamiento”. Animaba a las gentes a expresarse críticamente, prometiendo que “no tiraremos de las trenzas, no se golpeará con bates, no se

colocarán sombreros, ni se buscará revancha”. Se organizaron debates y muchos, la mayoría comunistas, expresaron críticas para mejorar el régimen. Poco tiempo después,

Mao lanzó el Movimiento AntiDerechista, donde estableció que las cerca de 540.000 personas que habían establecido críticas eran ‘derechistas’ y, por tanto, exterminables.

En 1966 desató la furia del terror rojo con la llamada Revolución Cultural. Mediante conceptos difusos de acabar con las viejas ideas y los viejos hábitos, se instó a los

jóvenes chinos a convertirse en asesinos. Los alumnos se dedicaron a asesinar a sus profesores y a cuantos no tuvieran buenos antecedentes de clase, a los “terranenientes,

campesinos ricos, reaccionarios, malos elementos y derechistas”. Algunas definiciones eran tan vagas que casi cualquiera podía ser asesinado. Y durante un año nadie estuvo a

salvo. Para ingresar en el partido comunista era preciso haber participado en matanzas. En la vorágine de violencia, se produjeron numerosos casos de canibalismo. Más de

7.730.000 personas fueron asesinadas en linchamientos y ejecuciones públicas. Hasta 100.000 millones, una décima parte del total de la población, se vio afectada,

expulsada de sus casas, enviadas al campo o internadas en campos de trabajo.

El asesino compulsivo Mao Zedong recibió el culto de un dios viviente. Durante la Revolución Cultural –un decaimiento absoluto en la barbarie relativista- se exigió a todo el

pueblo chino que practicara rituales pseudoreligiosos de culto a la personalidad. “Pedir instrucciones al Partido por la mañana y rendirle cuentas por la noche”, recordar al

líder Mao varias veces por día y desearle longevidad ilimitada y pronunciar consignas políticas al levantarse y al acostarse. Se citaba a Mao todo el tiempo, con axiomas

como ‘Combate ferozmente cualquier pensamiento egoísta’ y ‘ejecuta las instrucciones recibidas las entiendas o no; profundiza el entendimiento durante la ejecución’. Sólo se

permitía leer su libro y el endiosamiento llegó al punto de que no se vendía comida en los locales gastronómicos a la gente que no pronunciara alguna cita de Mao.

Aún hoy en día en la China del partido único, heredero de esa tradición genocida, se venera a Mao, el asesino en serie, el gran sádico, el maldito canalla.

Ha recibido 12443 puntos

Vótalo:

George Bush (padre e hijo)

4. George Bush (padre e hijo)

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/fotos/bush_hi...

Sugerido por Chunior el 17.10.2007 a las 22:16h.

El Mas Asesino de todos, peor que la bomba atomica

Ha recibido 10947 puntos

Vótalo:

Pol Pot (Camboya)

5. Pol Pot (Camboya)

Pol Pot, el nombre que el principal líder de los Jemeres Rojos tomó para sí (su nombre real era Saloth Sar), creó centros de reclusión con el fin de “buscar al enemigo oculto” dentro del Partido y continuar su política de exterminio de todo aquello que consideraba atentatorio al Estado. El... Ver mas
Pol Pot, el nombre que el principal líder de los Jemeres Rojos tomó para sí (su nombre real era Saloth Sar), creó centros de reclusión con el fin de “buscar al enemigo

oculto” dentro del Partido y continuar su política de exterminio de todo aquello que consideraba atentatorio al Estado. El más célebre fue el de Tuol Sleng. Sólo algunos

datos acerca del mismo: En 1975 entraron allí tan solo 200 prisioneros. En 1976 fueron 2.250. En 1977 entraron 5.000. En 1978 otros 5.000. Con excepción de los altos

mandos y de los miembros de dichas prisiones, nadie sabía que sucedía en su interior, pero los campesinos que vivían cerca de dichos lugares los llamaban en jemer “konlaeng

choul ot cheng” que significa “el sitio en donde se entra pero no se sale”. Solamente siete de las 20.000 personas que fueron llevadas para ser “interrogadas” en Tuol Sleng

sobrevivieron. Hoy el lugar, que fuera un prestigioso centro educativo antes de la guerra, es conocido como Museo del genocidio en Phnom Penh. Los “sospechosos” lo eran por

razones tan sútiles como usar gafas, saber un idioma extranjero, tener un título universitario, haber trabajado en alguna oficina antes del 17 de abril de 1975 y otras cosas

similares. Después de que el sospechoso era declarado culpable en casi todos los casos, era condenado a la pena capital, él y su familia e incluso amigos, y se conducía a uno

de los llamados “campos de exterminio”.

En principio algunas fuentes señalaban diferentes cifras de los ejecutados durante el Régimen de Pol Pot. Los vietnamitas decían que habían sido 3 millones de personas, la

CIA decía que eran entre 50.000 y 100.000 personas, pero actualmente, y de acuerdo a investigaciones más detalladas, se calcula en 2.000.000 las personas muertas bajo

el régimen de los Jemeres Rojos. Unas 700.000 personas murieron de hambre y enfermedades, entre 400.000 y 600.000 fueron ejecutadas, 400.000 fallecieron en la

Regularización Obligatoria y otras 300.000 por otras causas diversas, hasta hacer el total aproximado de dos millones de víctimas.
Tras la retirada de las tropas estadounidenses tanto de Vietnam del Sur como de Camboya, en Phnom Penh se instauró el régimen de Pol Pot, máximo líder de los jemeres

rojos, quien lideraría el país hasta octubre de 1979. La aplicación literal del maoísmo y la declaración de una nueva era denominada Camboya Año Cero, dieron lugar al

genocidio camboyano cuya discusión está todavía en boga. Entre las primeras medidas que el régimen de Pol Pot implantó en el país estuvieron la eliminación literal de los

conglomerados urbanos y la declaración de los habitantes de la ciudad como enemigos del Estado, la desaparición de la moneda, el comercio, el mercado, las escuelas, la

literatura, toda forma de arte, cultura, y las religiones. La aniquilación sistemática de la oposición con sus familias y todos los que a los ojos del Estado eran declarados

enemigos, como por ejemplo aquellos que fueran o parecieran intelectuales, hicieron que se instalaran prisiones de tortura en algunas de las antiguas escuelas, de las cuales la

más célebre se encuentra en Phnom Penh, denominada Tuol Slang, la "colina de la muerte", hoy conocida como "museo del genocidio". Así mismo, a unos ocho kilómetros de Tuol

Slang, en las afueras de Phnom Penh, se conserva hoy uno de los innumerables campos de exterminio en donde eran asesinados los llamados enemigos del Estado con sus

familias después de caminar en condiciones infrahumanas desde las cárceles.

La comunidad internacional guardó silencio alrededor de esta situación. Por otra parte, el régimen aisló completamente el país no permitiendo el ingreso de ningún organismo

extranjero. Durante 1975 y 1979 Camboya se convirtió en el primer productor mundial de arroz, mientras quienes lo cosechaban morían de hambre y desnutrición. Tímidas

denuncias se hicieron de parte de países como Australia, India y Nueva Zelanda, pero no fueron escuchadas. Fue sólo con la invasión del Vietnam en octubre de 1979 y el

derrocamiento del régimen Pol Pot, que se empezó un lento y doloroso descubrir de la realidad que se estaba viviendo en Camboya.

Las Naciones Unidas comenzaron desde 1993 a presionar al nuevo estado para realizar el juicio por crímenes de guerra a los altos dirigentes de los jemeres rojos, pero por

una parte los anhelos de paz de muchos, la negación sistemática de algunos intelectuales, especialmente extranjeros, de la realidad del genocidio, el temor de muchos otros a

denunciar, ha dado pocos resultados al respecto. Sin embargo, en junio de 2003, Hans Corell, jefe del Consejo jurídico de la Organización de las Naciones Unidas, firmó un

convenio en Camboya con el gobierno que permite el establecimiento de un tribunal de genocidio. Dicho convenio fue el culmen de cinco años de negociaciones entre la ONU y

el gobierno.

Las cifras de los muertos durante el régimen de Pol Pot son todavía inciertas, pero no son menores de dos millones de personas de todas las edades y condiciones, cerca de

una cuarta parte de la población estimada de Camboya.

Ha recibido 9989 puntos

Vótalo:

Augusto Pinochet (Chile)

6. Augusto Pinochet (Chile)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:43h.

La violencia del golpe continuó durante el gobierno del Presidente Pinochet, admirador del dictador español Francisco Franco (a cuyo entierro asistió en noviembre de 1975). Una vez que alcanzó el poder, los partidarios del gobierno derrocado fueron declarados «enemigos del Estado... Ver mas
La violencia del golpe continuó durante el gobierno del Presidente Pinochet, admirador del dictador español Francisco Franco (a cuyo entierro asistió en noviembre de 1975).

Una vez que alcanzó el poder, los partidarios del gobierno derrocado fueron declarados «enemigos del Estado».

Gracias a la DINA, se introdujo como política de Estado la detención, tortura, asesinato, desaparición o exilio de quienes se hubiesen involucrado con el gobierno anterior,

configurando el concepto de «terrorismo de Estado».

El general Sergio Arellano Stark realiza la llamada Caravana de la Muerte al recorrer el país en un helicóptero Puma para ordenar las ejecuciones sumarias a los detenidos

políticos de alta connotación en los recintos militares. Se ejecutan a detenidos en Pisagua, La Serena, Cauquenes y otros lugares en el país. Sus restos son lanzados al mar o

enterrados en lugares solo conocidos por los militares.


Se estableció una red de informantes para obtener datos que condujeran a la detención de comunistas y socialistas que hubiesen mostrado actividad en el gobierno

derrocado.

También se hicieron llamados a través de bandos y comunicados conminando a aquellos que hubieren pertenecido al gobierno de la UP o estuvieran enlistados en los proscritos

partidos Comunista y Socialista a que se entregaran voluntariamente a las comisarías y cantones del ejército a objeto de regularizar su situación, muchos detenidos

desaparecidos creyendo en que no les iba a pasar nada, usaron esta vía.

Se estableció el toque de queda que perduraría hasta el 2 de enero de 1987, confinando primero a partir de las 21 horas y luego a partir de las 2 de la mañana, a los chilenos

a quedarse en sus hogares. La generación de los años 1980 pasaría su juventud en las llamadas fiestas de Toque a Toque y la restricción de pensamiento político. La

polarización introducida por el terrorismo de Estado en la sociedad chilena llevó a que el vecino denunciara a su vecino por actividades subversivas o ser simplemente

simpatizante de la UP (Unidad Popular) y se les llamaba despectivamente Upelientos o Rojelios; a los simpatizantes pro-gobierno se les siguió llamando Momios o se acuñó el

nombre de pinochetistas.

Las detenciones eran el pan diario y las redadas a poblaciones populares como La Victoria, San Ramón, La Legua en el sector sur de la ciudad (Santiago de Chile) concluían en

masivos allanamientos, fusilamientos in situ, detenciones y enfrentamientos armados. Las fuerzas armadas como el ejército actuaban en los allanamientos de gran

envergadura, para aquellos movimientos menores fue la rama de Carabineros asimilada al Ministerio de Defensa quienes mayoritariamente realizaron la mayor cantidad de

operativos.

En sectores más acomodados como La Reina y Ñuñoa, las detenciones solo se llevaron por medio de la delación. La DINA disfrazó muchas ejecuciones de activistas

antigobiernistas como enfrentamientos armados (Operación Albania, por ejemplo). El Estadio Nacional, el Estadio Víctor Jara (ex Estadio Chile), Peldehue, el bergantín

goleta Esmeralda, Tejas Verdes y otros lugares sería conocidos como Centros de Detención.

El gobierno militar además adoptó como medio de deshacerse de aquellos personajes indeseables la expulsión, el exilio obligado y el asesinato de Letelier y Prats.

La Comisión de Verdad y Reconciliación (conocida también como Comisión Rettig) mencionó 2.095 muertos y 1.102 «detenidos desaparecidos». Se estimuló la xenofobia para

evitar ayuda exterior a los movimientos subversivos. La tortura fue también una herramienta común usada para combatir a los no partidarios del nuevo gobierno, como queda

consignado en el Informe Valech sobre Prisión Política y Tortura (2005). Cientos de miles de chilenos abandonaron el país para escapar del régimen. En 1994 todavía

permanecían en el exterior sobre 700.000 personas según la Oficina Nacional del Retorno.

Ambos dictadores tuvieron un rol clave en la Operación Cóndor. A pesar de su afinidad, el Conflicto del Beagle que enfrentó a ambos países estuvo a minutos de llevarlos a

una guerra. La policía secreta, la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) (1974-77), fue otra de las herramientas de la dictadura. Fueron asesinados el general Prats el

30 de septiembre de 1974 en Buenos Aires y el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Allende Orlando Letelier, el 21 de septiembre de 1976 en Washington,

agriando las relaciones con el presidente estadounidense Jimmy Carter.También se organizó la conocida como Operación Cóndor, un plan para la cooperación mutua entre

organismos de espionaje de diferentes dictaduras militares de Latinoamérica, para de esta forma continuar persiguiendo y asesinando a exiliados en Argentina o Paraguay.

En 1977, la DINA fue disuelta y se creó la Central Nacional de Informaciones (CNI), para reemplazarla en sus funciones. Su primer director fue el general Odlanier Mena.

El actuar de la CNI como organismo represivo fue notoriamente menos violento, aun cuando agentes suyos figuran involucrados en casos emblemáticos, como el asesinato del

líder sindical, y presidente de la ANEF (Agrupación Nacional de Empleados Fiscales), Tucapel Jiménez, en 1982.

La represión y asesinatos internacionales no fueron sólo contra personas chilenas, sino que pueden incluir personalidades de la política internacional como el Presidente del

Gobierno Sueco en 1986, Olof Palme, quien podría haber sido asesinado siguiendo la orden personal del dictador Pinochet, según apunta desde el diario "La Cuarta", en su

edición de 7 de marzo de 2008, donde se dio a conocer que el periodista sueco Anders Leopold señala como supuesto autor del asesinato de Olof Palme a Roberto Thieme, ex

dirigente del grupo paramilitar chileno de ideología nacionalista-fascista Patria y Libertad. Según Leopold, Thieme fue enviado por el que fue su suegro, Augusto Pinochet,

para cometer el asesinato aún impune.

Ha recibido 8828 puntos

Vótalo:

Kim Jong Il(Corea del Norte)

7. Kim Jong Il(Corea del Norte)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:43h.

En su país, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Il, es aclamado por la prensa oficialista como un general prodigioso, un soberbio director cinematográfico y "la Estrella del Norte del siglo XXI". Para el extranjero, se trata de un dictador cruel e implacable que pretende desarrollar armas... Ver mas
En su país, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Il, es aclamado por la prensa oficialista como un general prodigioso, un soberbio director cinematográfico y "la Estrella

del Norte del siglo XXI". Para el extranjero, se trata de un dictador cruel e implacable que pretende desarrollar armas de destrucción masiva mientras mata de hambre a su

pueblo.

Kim Jong-Il, de 64 años, ha alarmado frecuentemente al mundo con sus provocaciones. Entre anteayer y ayer esgrimió una de sus cartas más poderosas, al lanzar, a modo de

prueba, por lo menos siete misiles, incluyendo el Taepodong-2 de largo alcance que, según algunos analistas, podría llegar hasta territorio norteamericano.

La audaz decisión, que mereció la condena mundial, demostró la inclinación del líder norcoreano a subir siempre la apuesta, en lo que parece ser una iniciativa para obtener

concesiones en una eventual negociación con Estados Unidos y sus aliados.

Kim Jong-Il asumió el poder en 1994, después de la muerte de su padre y fundador de Corea del Norte, Kim Il-Sung, en lo que fue el primer traspaso de poder hereditario

dentro del comunismo.

Kim Jong-Il es reverenciado en su país casi con el mismo culto a la personalidad que se creó alrededor de su padre. La prensa norcoreana le acredita el hecho de haber

convertido al país en una "potencia militar e ideológica" con su política de "el ejército primero". Kim Jong-Il comanda un ejército de 1,1 millones de hombres, el quinto más

numeroso del mundo, aunque con insuficientes provisiones de combustible y repuestos para sus añejos equipos.

Activistas estiman que unos dos millones de norcoreanos murieron de desnutrición o enfermedades relacionadas entre mediados y fines de los 90, cuando la crónicamente

ineficiente agroindustria norcoreana fue azotada por una serie de inundaciones y sequías.
Provocaciones

El más reciente enfrentamiento de Kim Jong-Il con Estados Unidos comenzó en 2002, cuando Washington acusó a Pyongyang de desarrollar un programa secreto para

construir una bomba atómica. Desde entonces, Kim Jong-Il dio una serie de pasos provocadores, incluyendo la afirmación de que su país había completado el desarrollo para

fabricar bombas atómicas. Esa afirmación no pudo ser confirmada, pero algunos especialistas creen que Corea del Norte podría haber obtenido el suficiente plutonio para

desarrollar entre 4 y 13 armas nucleares.

El líder norcoreano rara vez aparece en público y su voz no se oye a menudo. Pero algunos desertores norcoreanos lo describen como un orador elocuente e infatigable,

principalmente en sus arengas a las unidades militares que conforman la base de su apoyo.

Se dice que Kim Jong-Il es un amante del cine que posee una colección de 20.000 películas extranjeras. Según versiones, ha producido varias películas, mayormente epopeyas

históricas teñidas de ideología.

La imagen diabólica que tiene Occidente de Kim Jong-Il se basa en parte en la sospecha de que el líder norcoreano fue el cerebro de un atentado terrorista perpetrado en

1983 en Rangún, en el que murieron 17 militares surcoreanos, y del ataque contra un avión surcoreano, en 1987, en el que perdieron la vida 115 personas.

Los datos biográficos de Kim Jong-Il son extremadamente incompletos. Es bajo y regordete (mide 1,58 m y pesa 85 kilos), y se peina con una especie de jopo. Corea del

Norte dice que nació el 16 de febrero de 1942 en un "campamento secreto" del Monte Paekdu, en la frontera de este país con China, cuando su padre era supuestamente un

guerrillero que combatía contra los japoneses. Funcionarios occidentales, sin embargo, sostienen que Kim Jong-Il nació en la ex Unión Soviética.

Kim Jong-il ha sido centro de críticas por parte de gobiernos y ONGs de distintos lugares del mundo, llegando a ser tildado de dictador estalinista. En concreto, se acusa a

su régimen de violaciones de derechos humanos, así como de fabricar armamento nuclear contraviniendo tanto la legislación internacional ("Tratado de no-proliferación")

como su propio compromiso de hacer de la Península de Corea zona libre de armas nucleares. Los medios occidentales insisten en la existencia de campos de concentración,

como el de Hoeryong ("campo 22"), que vendría a ser es el campo de concentración más grande de Corea del Norte. En él están presos hasta 50.000 hombres, mujeres y

niños acusados de crímenes políticos. Según el diario británico The Guardian allí se cometerían graves violaciones de los derechos humanos como el asesinato de niños nacidos

de prisioneras.

Los medios también se han hecho eco de los caros gustos de Kim. En el marco del embargo comercial de artículos de lujo con Corea del Norte puesta en marcha por las

Naciones Unidas en respuesta a las pruebas nucleares de dicho país en octubre de 2006, Reuters publicó que:
Nadie disfruta de bienes de lujo más que el líder Kim Jong-il, que se jacta de tener la mejor bodega del país con espacio para 10.000 botellas. Kim siente predilección por

exquisiteces como la langosta, el caviar y el mejor sushi, que hace traer en avión desde Japón para él.

La CNN dice que sus gastos anuales de coñac de la marca Hennessy ascienden a un total de 700.000 $, mientras que el norcoreano medio gana el equivalente a unos 900 $ al

año.

Con el paso de los años en el poder ha ido en aumento desde medios oficiales un culto (como ya sucediera con su padre) a cuanto rodea su persona en forma de monumentos,

desfiles, retratos y pines. Sus cumpleaños denominados "Días del Sol" son motivo de celebraciones fastuosas (según la BBC en 2002 se reunieron más de 10000 jóvenes para

participar en un espectáculo en su honor ) en los que los ciudadanos reciben doble ración de comida por parte de las autoridades.

Según antiguos periodistas exiliados los estudiantes de las escuelas de periodismo aprenden a emplazar los artículos concernientes a Kim Jong-Il delante de cualquier otra

información y siguen regularmente cursos sobre las grandes obras de Kim Jong-Il y Kim Il-Sung.

En su honor se ha dado nombre entre otras cosas a una variedad de begonia conocida como la Kimjongilia.

En una entrevista con un periódico japonés hace varios años, el Presidente saliente Kim Dae-jung de Corea del Sur echó por tierra varias décadas de tradición surcoreana

describiendo a Kim Jong-il como "un líder pragmático con buen juicio y conocimiento", un sentimiento que ha sido repetido por otros funcionarios extranjeros incluyendo a

Madeleine Albright. Según Los Angeles Times, un alto funcionario surcoreano dice que Kim, como se cree, tiene un coeficiente intelectual de nivel de genio, de 150 o 160.

Una fuente de inteligencia lo describe como "un mago del ordenador" quien navega por Internet, fascinado por las nuevas tecnologías y está empeñado en desarrollar una

nueva industria de software.

Ha recibido 8121 puntos

Vótalo:

Osama Bin Laden

8. Osama Bin Laden

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:40h.

En 1988 creó con apoyo estadounidense una red terrorista conocida como al Qaeda (en árabe: القاعدة al-qā`ida, "la Base"), la cual consistía, en gran medida, en militantes musulmanes que Bin Laden había conocido en Afganistán, tales como su... Ver mas
En 1988 creó con apoyo estadounidense una red terrorista conocida como al Qaeda (en árabe: القاعدة al-qā`ida, "la Base"), la cual consistía, en gran medida, en militantes

musulmanes que Bin Laden había conocido en Afganistán, tales como su lugarteniente Aymán al-Zawahirí, junto con el propio Bin Laden. El grupo presuntamente financió y

organizó varios ataques por todo el mundo, incluidas la detonación de coches bomba contra blancos estadounidenses en Arabia Saudí en 1996, el asesinato de turistas en

Egipto en 1997, y los ataques con bomba simultáneos a las embajadas estadounidenses en Nairobi (Kenia) y en Dar es Salaam (Tanzania) en 1998, los cuales terminaron con

la vida de casi 300 personas.

En 1994, después de que el gobierno saudí confiscara su pasaporte después de acusarlo de subversión, bin Laden huyó a Sudán, donde se le acusa de haber organizado

campos de entrenamiento terroristas y de donde fue finalmente expulsado en 1996. Luego regresó a Afganistán, donde recibió protección de los talibanes, la milicia

gobernante.

Entre 1996 y 1998, bin Laden emitió una serie de fatwas (en árabe: "decretos religiosos") declarando una guerra santa contra los Estados Unidos, al cual acusó, entre otras

cosas, de saquear los recursos naturales del mundo musulmán y de ayudar e incitar a los enemigos del Islam. Al parecer la meta de bin Laden era involucrar a los Estados

Unidos en una guerra a gran escala en el mundo musulmán, que terminaría con los gobiernos musulmanes moderados y restablecería el califato (i.e., un único Estado musulmán).

Con este fin, al Qaeda, con la ayuda de la considerable riqueza de bin Laden, entrenó y equipó a terroristas. Tuvo miles de seguidores por todo el mundo, en lugares tan

diversos como Arabia Saudí, Yemen, Libia, Bosnia, Chechenia y las Filipinas.

Ha recibido 7629 puntos

Vótalo:

Francisco Franco(España)

9. Francisco Franco(España)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:38h.

El 17 de marzo de 2006 la Comisión Permanente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (entidad supraestatal que engloba a un total de 47 países europeos incluyendo a Turquía) recomendó al Consejo de Ministros del Consejo de Europa adoptar una declaración oficial de condena... Ver mas
El 17 de marzo de 2006 la Comisión Permanente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (entidad supraestatal que engloba a un total de 47 países europeos

incluyendo a Turquía) recomendó al Consejo de Ministros del Consejo de Europa adoptar una declaración oficial de condena internacional del régimen franquista y declarar

el 18 de julio de 2006 como día oficial de condena de dicho régimen. Así mismo, urgió al Gobierno de España a cumplir cuatro recomendaciones (creación de un comité

nacional que investigue las violaciones de los derechos humanos durante el régimen de Franco que envíe sus informes al Consejo de Europa, facilitar a todos los investigadores

el acceso a todos los archivos civiles y militares que contengan documentos que puedan establecer la verdad sobre la represión, erigir una exhibición permanente en la

basílica subterránea del Valle de los Caídos -donde Franco está enterrado- explicando cómo fue construida por prisioneros republicanos y animar a las autoridades locales a

erigir monumentos como tributo a las víctimas del régimen de Franco en la capital y las principales ciudades de España).

La Asamblea Parlamentaria, en la citada Recomendación 1976, condenó unánimemente las "graves y múltiples violaciones de Derechos Humanos cometidas en España por el

régimen franquista, entre 1939 y 1975". En cualquier caso, el documento de trabajo para la Comisión Permanente, redactado por Leo Brincat (Malta, Grupo Socialista

Europeo) sostiene que:

* Durante la guerra, perecieron entre medio y un millón de personas (las cifras se mantienen en disputa). Muchas de las muertes fueron el resultado, no de los combates o

de operaciones militares, sino de brutales masacres ejecutadas por ambos bandos.
* Los primeros días del golpe sorprendieron a unas 50.000 personas en "el lado equivocado" y fueron asesinadas o ejecutadas en juicios sumarísimos (esta cifra es

probablemente comparable en ambos bandos).
* La Guerra Civil española fue un primer ejemplo de guerra total presagiando los peores escenarios de lo que posteriormente fue la II Guerra Mundial.
* Fue particularmente grave el comportamiento con las mujeres en nombre del concepto franquista de "redención", con violaciones, confiscación de alimentos o ejecuciones

por el comportamiento de sus hijos o esposos.
* Tras la guerra, se impuso la ley marcial, y un sistema de justicia militar ejecutó una amplia represión de todos aquellos que simplemente no habían apoyado el golpe y se

habían mantenido al lado de la legalidad republicana. Se siguió usando la justicia militar hasta 1962. Las condenas eran a muerte o a penas de prisión de 20 ó 30 años (Las

cifras oficiales franquistas hablan de unos 60.000 a 62.000 solo entre 1940 y 1941).
* Durante los primeros años cuarenta hubo una cantidad enorme de presos políticos. De acuerdo con las cifras oficiales del régimen, en la primera mitad de la década se

alcanzaron los 300.000 prisioneros de una población de 25,9 millones de habitantes. Como comparación, la totalidad de la población encarcelada en el enero de 1936, antes

de la guerra civil, ascendía 34.526 reclusos. En 1940 el número de prisioneros por cada 100.000 habitantes fue casi tan alto como su equivalente en la Alemania Nazi (1.158

y 1.614 respectivamente). En 1944 fuentes del Ministerio de Justicia aseguraron que unos 190.000 prisioneros murieron o fueron ejecutados en prisión desde el inicio de la

guerra.
* Las condiciones de arresto y encarcelamiento, incluían hambre, hacinamiento masivo y enfermedades epidémicas, constituyendo una violación de los derechos humanos.
* Brutalidad policial y tortura sistemática como norma. Violaciones a mujeres en dependencias policiales, abusos físicos y psicológicos. Las incontables muertes en prisión

se contabilizaban como suicidios. No era excepcional que las autoridades reaccionaran asesinando a familiares.

Entre las conclusiones del documento de trabajo sometido a discusión en la Comisión Permanente "hay suficientes evidencias para probar que los abusos contra los derechos

humanos bajo el régimen de Franco fueron extensivos y sistemáticos" y propone a la comisión que cree un comité de expertos con el objetivo de recoger y evaluar toda la

información posible.

El 3 de mayo de 2006 el Consejo de Ministros del Consejo de Europa, en su 963 reunión respondió a la Asamblea Parlamentaria con tres puntos en los que remarcó su

condena al régimen de Franco como a todos los regímenes totalitarios por sus violaciones a los derechos humanos y la necesidad de recordar dichos crímenes para evitar

repetir los errores del pasado. También apuntó que la transición española es un ejemplo para todos los países que siguen el mismo proceso de cambio a un régimen

democrático. Y en lo que respecta a la recomendación específica de un día internacional de condena al régimen de Franco señaló que todos los regímenes totalitarios merecen

ese tratamiento, y que singularizar uno en concreto podría crear la impresión equivocada de que unos regímenes totalitarios merecen más la condena que otros.

Para ser benevolentes con Franco hay que compararlo con Stalin o Hitler: “La represión franquista, que fue brutal, no se pueden comparar con las represiones estalinistas”,

tampoco fue tan brutal como la de Hitler. Cualquier otra comparación sirve para descubrir la desmedida represión que ejerció finalizada la guerra. Las 40.000 o 50.000

ejecuciones del franquismo no admiten comparación con los centenares de ejecuciones que se produjeron tras la Segunda Guerra Mundial en Francia, Alemania o Italia. En las

cárceles de Franco en la posguerra llegaron a hacinarse más de 270.000 personas en condiciones infrahumanas y a las ejecuciones habría que sumar las muertes de aquellos

que murieron en las cárceles por causa de estas condiciones.

La represión se ejerció en muchos ámbitos, no sólo fueron las ejecuciones y largas condenas de cárcel, se creó una sociedad donde los vencidos estaban excluidos de la vida

política, cultural, intelectual y social. También hay que añadir la represión económica durante la primera etapa del régimen en virtud del favoritismo con que actuaba el

Estado en favor de los vencedores o penando a los vencidos. En ese sentido puede decirse que este terreno hubo, por así decirlo, un botín de guerra. La corrupción y el

amiguismo vinieron a empeorar las condiciones de vida de la posguerra y la desnutrición y las enfermedades provocaron al menos 200.000 muertes por encima de la tasa de

mortalidad anterior a la guerra.

Ha recibido 7232 puntos

Vótalo:

Idi Amín Dada (Uganda)

10. Idi Amín Dada (Uganda)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:39h.

La independencia de Uganda facilitó el ascenso de Idi Amin. De la noche a la mañana se convirtió en mayor de un ejército ugandés formado por un millar de soldados y una treintena de oficiales británicos. En 1964, se produjo una revuelta en Zanzíbar que causó motines en los ejércitos keniano... Ver mas
La independencia de Uganda facilitó el ascenso de Idi Amin. De la noche a la mañana se convirtió en mayor de un ejército ugandés formado por un millar de soldados y una

treintena de oficiales británicos. En 1964, se produjo una revuelta en Zanzíbar que causó motines en los ejércitos keniano, tanzano y ugandés. Amin exigió la salida de los

oficiales británicos y la subida de los militares ugandeses. El Gobierno de Uganda, presidido por Milton Obote, aceptó las peticiones y ascendió a Amin al grado de teniente

coronel.

Dos años después, en enero de 1971, Idi Amin derrocó el gobierno constitucional del presidente Milton Obote mediante un golpe de estado apoyado por Israel y

posteriormente por Inglaterra y asumió de facto la jefatura de estado de Uganda. Apoyado por el ejército, estableció un régimen de terror y una política genocida que llevó

a la muerte a más de 300.000 ugandeses, principalmente de las etnias lango y acholis. Inició una guerra civil encubierta y se hizo famoso en el mundo por sus

excentricidades y su crueldad.

Amin decidió implantar en Uganda un régimen que combinara los principios del sagrado Corán con una retórica izquierdista y profundamente antioccidental.

En el aspecto internacional, en un principio mantuvo una política de acercamiento con Inglaterra -la antigua metrópoli colonial- e Israel, pero pronto se inclinó por el mundo

árabe y apoyó la causa de Palestina y a Libia en su política antioccidental.

En 1973 Amin implantó la poligamia a la vez que desataba una campaña directa contra los cristianos del país. Pese a todo, durante algún tiempo fue considerado

"políticamente correcto". Su fraseología era izquierdista, se presentaba como un enemigo de Estados Unidos y de Israel y atacaba al colonialismo. No resulta extraño que a

inicios de los 70 se le definiera como un "héroe" y que gozara del apoyo de los países árabes y buena parte de los africanos.

Una de las maniobras más retorcidas del régimen fue la de propagar el rumor de que la princesa y diplomática Elizabeth Bagaya había sido sorprendida en el aeropuerto de

Orly (Francia) manteniendo relaciones sexuales con "un europeo desconocido". Fue obligada a regresar a Uganda y encarcelada.

Una de las excentricidades de Amin era la de hacerse transportar en una especie de plataforma cargada por hombres ingleses que debían caminar y silbar simultáneamente

la melodía Puente sobre el Río Kwai. Naturalmente esos hombres estaban en calidad de esclavos.

Al cabo de algunos años el país entró en una crisis económica, que los petrodólares de las naciones árabes amigas del dictador no pudieron evitar. En 1979 fue derrocado por

una fuerza de invasión procedente de Tanzania apoyada por disidentes ugandeses. Consciente de su derrota, abandonó el país y encontró refugio en Arabia Saudita, donde

murió en 2003.

Al entrar en el gobierno, propició la expulsión de la minoría hindú del país.

Admirador (entre otros) de Adolf Hitler, demostró un marcado antisemitismo. Sin embargo, fue apoyado por Israel en los años 60. En 1972 expulsó del país a 70.000

asiáticos. Al año siguiente, mientras colaboraba con el ataque árabe contra Israel en la guerra del Yom Kippur, decretó diversas medidas de carácter antisemita y al menos

300.000 ugandeses fueron asesinados por sus fuerzas. Ordenó la quema de una bandera israelí a las puertas de su delegación diplomática lo que significó la salida del

embajador Reuven Levicoy rumbo a Tel-Aviv.

Afirmó que los problemas internos de Uganda son los mismos de varios países africanos, problemas que tienen raíces en odios tribales o en celos religiosos. Recordó que el

Presidente Obote a quien Idi Amín derrocó el 25 de enero de 1971 fue de la tribu de los Lango; aunque la mayoría de su guardia pretoriana era de otra tribu, los Acholis.

Idi Amín al usurpar el poder tenía que hacer desaparecer a dos enemigos potenciales: A los Lango, por haber pertenecido Obote a dicha tribu; y a los Acholis por haber sido

éstos la mayoría de sus guardaespaldas. “El primer crimen lo cometió Idi Amín un año antes de usurpar el poder –dijo el estudiante–. Mató al Brigadier Ocoya, que era de

ascendencia acholi”.
–Pero no iba a matar a toda la tribu, le dije yo.
–Usted no puede hacer preguntas a las que yo deba dar respuestas lógicas. Idi Amín hará fusilar a todo cuanto crea que atenta contra su poder. Los crímenes de Idi Amín

son pasmosos. A su última mujer la conoció en una reunión; ella era bailarina de un grupo de músicos-soldados y tenía un amante y un hijo. Idi Amin envió a sus guardias a

decirle al amante, que nunca más volvería a ver a Sarah, aunque se podía quedar con el hijo. El amante se negó a dejar partir a Sarah, por lo que horas más tarde lo

ametrallaron sin misericordia.
Leí, después, en una revista, que Idi Amín no podía, aunque lo quería, tener un hijo en Sarah. Entonces, la sometió al examen de una docena de médicos quienes diagnosticaron

que el problema de la muchacha era de orden psicológico. Ninguno, sin embargo, reveló la causa específica de su trauma, a no ser el ex ministro de Salud, Henry Kyemba,

luego, asilado en Londres. Este dijo que Sarah nunca pudo olvidar a su joven amante ni perdonar a Idi Amín, por haberlo asesinado. “Ella soñaba que su amante venía a

visitarla todas las noches”, declaró el ex ministro. A Idi Amin no le quedó ningún otro recurso que asesinarla.
Se decía de Amín: «Es alto, fornido; con la conciencia más negra que la piel; parece una ballena que se desplaza en un mar de sangre, tiene un poco de Nerón, otro poco de

Calígula, es un ogro, una bestia humana; vive en un pequeño país del tamaño de una llaga, pero sus crímenes son más grandes que la tierra; ni él mismo sabe a cuántos ha

matado ya, aunque las cifras oscilan entre 200 mil y 500 mil. Tiene 34 hijos y un estilo propio de matar; por ejemplo, al Arzobispo Luwum le dijo (en enero de ese año,

1977): “Usted señor Arzobispo, ha estado complotando para derrocarme”. El Arzobispo anglicano le respondió que no, pero la “Bestia de Uganda” sacó su pistola y le disparó

a boca de jarro, dos tiros en el pecho. Como el Arzobispo no cayó de inmediato, sino que se quedó como dudando entre la vida y la muerte, la “Bestia” le apuntó en la boca y

le disparó y, entonces, sí, el Arzobispo se desplomó moribundo».
En los “pósters” se seguiría explicando que el hombre buscado por todos los rincones del mundo fue boxeador, y por entonces, Mariscal del Aire, y payaso, hacía payasadas

de foca y era paracaidista. Le enseñaron paracaidismo en Israel donde tuvo un amigo del Servicio de Inteligencia con quien conversó después de la hazaña judía en el

aeropuerto de Entebbe (a la sazón, construido por los israelitas); estudió en la Academia Militar de Sanburst y, sin embargo, se reía de la Reina y del Parlamento; cuando

los ingleses anunciaron que atravesaban por seria crisis económica, el “Rey de la Selva” organizó una colecta pública en Kampala y los chelines que obtuvo los envió junto con

un par de sus botas viejas “para que usted (la Reina Isabel) soporte mejor la crisis”.

El Ogro era experto en lanzamiento de dardos envenenados y solía alimentar a sus cocodrilos con la carne de sus enemigos. En Uganda, todos lo conocían, pero nadie se

atrevía a entregarlo porque Uganda se había convertido en una isla del terror. Los hombres de la Ley, algún “sheriff”, como en las películas del Oeste, escribiría al final del

“identikit”: “Si usted, le da caza, entréguelo ¡vivo o muerto! La humanidad se lo recompensará”.

Ha recibido 7171 puntos

Vótalo:

Saddam Hussein (Irak)

11. Saddam Hussein (Irak)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:40h.

Ha recibido 7008 puntos

Vótalo:

Fidel Castro(Cuba)

12. Fidel Castro(Cuba)

Ha recibido 6993 puntos

Vótalo:

Benito Mussolini(Italia)

13. Benito Mussolini(Italia)

La Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional fue un cuerpo paramilitar de la Italia fascista. Debido al color de su uniforme, sus miembros fueron conocidos como camisas negras (en italiano: camicie nere), aunque también fueron referidos como escuadristas (en italiano: squadristi... Ver mas
La Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional fue un cuerpo paramilitar de la Italia fascista. Debido al color de su uniforme, sus miembros fueron conocidos como

camisas negras (en italiano: camicie nere), aunque también fueron referidos como escuadristas (en italiano: squadristi). Probablemente inspiradas por las camisas rojas de

Garibaldi , su actividad se enmarca desde el periodo de entreguerras hasta el final de la Segunda Guerra Mundial similares a las SS alemanes, los camisas negras se

organizaron por Benito Mussolini como el instrumento violento de su movimiento fascista. Sus dirigentes fundadores fueron intelectuales nacionalistas, ex-oficiales del

ejército, miembros del cuerpo especial Arditi y jóvenes terratenientes que se oponían a los sindicatos de obreros y campesinos del entorno rural. Sus métodos se hacían cada

vez más violentos a medida que crecía el poder de Mussolini, y usaron la violencia, la intimidación y el asesinato contra sus oponentes políticos y sociales

Su personalidad arrolladora encantaba por igual a hombres y mujeres y en cualquier conferencia internacional era el centro de atención y le gustaba oficiar de intérprete

para lucirse en su dominio de los idiomas. Parecía un hombre sin fisuras pero lamentablemente, y especialmente después de la muerte de su hermano (que casi coincide con la

llegada de Hitler al poder), empezaron a aflorar grietas ocultas que le terminarían ocasionado un daño tremendo a la historia reciente de Italia. Sus inseguridades

comenzaron a acentuarse con el correr de los años, para detener sus impulsos napoleónicos ya no estaba Arnaldo y para colmo en Alemania estaba surgiendo un líder que

comenzaba a quitarle protagonismo a nivel internacional. Sus aventuras(o desventuras) en Africa pronto comenzarían a desprestigiarlo y el dictado de las leyes raciales en

1938 dejaría una huella indeleble en la historia de Italia y marcó el comienzo del fin del régimen fascista. Grandes pensadores y físicos de la talla de Enrique Fermi(que

luego contribuiría a construir la bomba atómica) dejaron Italia, los grandes capitales judíos emigraron a otros países y la opinión general se mostraba indignada por la

persecusión antisemita. El régimen ya no tenía el mismo consenso y la entrada de Italia en la guerra fue en todo caso la estocada final a un largo proceso de desaciertos. En

1943, en medio de las derrotas militares y mientras los aliados desembarcaban en Sicilia, el Gran Consejo Fascista, que hasta entonces se había limitado a avalar las

decisiones de Mussolini, se deshace de su jefe para quedar bien ante los ojos del enemigo.El rey Víctor Manuel III, eterno admirador del Duce, también piensa en salvar su

propio pellejo y depone a Mussolini ordenando su arresto. Badoglio, el tercer hipócrita de esta historia, genocida de nativos en Etiopía en 1936, asume el nuevo gobierno y

junto al Rey abandonan la capital y se dirigen al sur dominado por los aliados.Rompiendo su palabra de honor, Badoglio le declara la guerra a su aliado Alemania manteniendo

la tradición italiana de pasarse al bando enemigo. Ya decía Napoléon que no se podía confiar en los italianos porque Italia nunca terminó una guerra del mismo lado en que la

empezó.Al poco tiempo Mussolini es liberado por los alemanes y contra su voluntad( el quería retirarse de la política)Hitler lo nombra jefe de la República fantoche de

Saló. Los italianos del norte le siguen siendo fieles pero se desata una guerra civil entre los partisanos y los fascistas. En Italia reina el caos con las tropas italianas que no

saben a quien servir, si a Badoglio, a Mussolini o a los alemanes. La guerra se transforma en una lucha fratricida entre fascistas y antifascistas y los alemanes invasores

dejan el sello de las SS sobre la población civil italiana. Mussolini, reducido a una condición de lacayo de los alemanes, increíblemente sigue el juego de éstos ordenando

matanzas contra su propio pueblo. Viejos amigos,jerarcas del partido y hasta el Conde Ciano, padre de sus nietos, son fusilados por orden directa de Mussolini. Su hija Edda,

luz de sus ojos, nunca le perdonó el asesinato de su marido. Si a Italia la guerra le costó lo indecible, a Mussolini la guerra le cobró a nivel personal la vida de su hijo Bruno

que murió piloteando un avión y el afecto de su hija Edda que nunca más le dirigió la palabra. Cuando en 1945 Mussolini disfrazado de soldado alemán cayó en manos de los

partisanos (seguramente mandados por Churchill) en su camino a la frontera suiza, debió sentirse aliviado. Sin embargo, él quería seguir viviendo para salvar su posición ante

la historia. Su viejo amigo, Sir Winston Churchill no le dió la oportunidad. Mussolini y su amante Clara Petacci fueron fusilaron en Giulino di Mezzegra (en las proximidades

del lago de Como, en la provincia de Como) el 28 de abril de 1945 por orden del Comité de Liberación Nacional. Los cadáveres de ambos fueron expuestos públicamente a

continuación en las calles de Milán.

Ha recibido 6787 puntos

Vótalo:

Jorge Rafael Videla(Argentina)

14. Jorge Rafael Videla(Argentina)

Jorge Rafael Videla, nacido en Mercedes, el 21 de agosto de 1925, es un ex-militar argentino que ocupó de facto la presidencia de su país entre 1976 y 1981. Llegó al poder en un golpe de Estado que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón, y ejerció una cruel dictadura. Su... Ver mas
Jorge Rafael Videla, nacido en Mercedes, el 21 de agosto de 1925, es un ex-militar argentino que ocupó de facto la presidencia de su país entre 1976 y 1981. Llegó al poder

en un golpe de Estado que derrocó a la presidenta María Estela Martínez de Perón, y ejerció una cruel dictadura. Su período estuvo marcado por violaciones a los derechos

humanos, y por un conflicto fronterizo con Chile que estuvo a punto de devenir guerra. Tras la restauración de la democracia representativa, fue juzgado y condenado a

prisión perpetua y se destituyó el grado militar por numerosos crímenes cometidos durante su gobierno.

El entonces teniente general Videla fue nombrado Comandante en Jefe del ejército por la presidenta María Estela Martínez de Perón, Isabelita, en 1974. Videla encabezó

el golpe de estado del 24 de marzo de 1976 que sustituyó a Isabelita por una junta militar, formada por él mismo, en representación del Ejército, el almirante Emilio

Eduardo Massera, por la Armada y el brigadier general Orlando Ramón Agosti por la Fuerza Aérea, dando inicio al autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Los

militares argentinos habían recibido entrenamiento en la famosa Escuela de las Américas, ubicada en Panamá y financiada y dirigida por los Estados Unidos. El golpe militar

formó parte de un plan mayor de golpes militares en toda Latinoamérica en el cual se encontraba involucrada la CIA.

El 29 de marzo asumió la presidencia de la nación, que ocuparía hasta ser reemplazado por el general Viola en 1981, por el fuerte desgaste público de su imagen y

desavenencias en el seno de la cúpula militar.

Las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura fueron frecuentes y gravísimas; el plan de represión sistemática de la oposición política e ideológica, combatida

como subversión fue uno de los elementos claves en la imposición y desarrollo del proceso. En el curso del mismo, la supresión del derecho a la defensa, los encarcelamientos

ilegales, las torturas y los asesinatos de opositores fueron moneda corriente, sobre todo en los núcleos urbanos de mayor presencia estudiantil.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín se instituyó la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas para investigar y documentar lo sucedido. En base a los hallazgos de

la misma, Videla y otros miembros del gobierno militar fueron condenados por la justicia.

Durante el gobierno militar, el conflicto limítrofe entre Argentina y Chile acerca de la soberanía sobre tres islas en el Canal de Beagle (Picton, Lennox y Nueva) estaba

pendiente de resolución y sometido al laudo de la Corona Británica.

En 1977 se dictó resolución desfavorable a la Argentina, lo que provocó una reacción inmediata del gobierno militar. La guerra pareció inminente en el año 1978, y la tensión

no disminuyó hasta la intervención de la Santa Sede; el Papa Juan Pablo II abrió un nuevo proceso de mediación, nombrando como representante personal al cardenal

Antonio Samoré, lo que permitió la desmovilización de las tropas.

El conflicto no se resolvería hasta la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1984. La soberanía chilena sobre las islas es hoy indiscutida.

José Alfredo Martínez de Hoz condujo la economía durante toda la presidencia de Videla. Sus medidas económicas, basadas en la apertura de los mercados y el

desmantelamiento de la legislación laboral vigente, contribuyeron al desmantelamiento de los sindicatos y la polarización de las diferencias clasistas. Aunque Martínez de

Hoz negó posteriormente su implicación con las actividades represivas del proceso, se ha argumentado que las mismas fueron necesarias para contener el descontento popular

con los resultados económicos. Debido a la eliminación de las barreras arancelarias, la caída de la producción industrial y el saldo negativo de la situación exterior de

Argentina durante el Proceso, el valor nominal de la deuda externa se multiplicó por cuatro.

El Proceso enfrentó un desafío mayor al tratar de recomponer su imagen pública en el exterior. Diversos grupos de opositores exiliados y algunos gobiernos denunciaron

reiteradamente la situación de los derechos humanos en Argentina. El gobierno contratacó con el slogan "Los argentinos somos derechos y humanos" y atribuyó las críticas a

una campaña antiargentina.

Ya el 19 de mayo de 1976 Videla protagonizó un muy discutido almuerzo que con un grupo de intelectuales argentinos, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges, Horacio Esteban

Ratti (presidente de la Sociedad Argentina de Escritores) y el padre Leonardo Castellani, donde algunos de los presentes expresaron su preocupación sobre escritores

detenidos o desaparecidos.

El campeonato mundial de fútbol de 1978 fue el escenario ideal para que la dictadura intentara ganarse el respaldo popular. El triunfo de la Selección permitió a Videla,

pulgares en alto, recibir la aclamación de la multitud congregada en el estadio de River Plate, al entregar la copa al equipo argentino.

Entre el 6 y el 20 de setiembre de 1979, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visitó el país, donde recibió denuncias de los afectados por las desapariciones y

otros abusos y se entrevistó con miembros del gobierno y de la oposición.

En 1980, el dirigente de la organización Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), Adolfo Pérez Esquivel recibió el Premio Nobel de la Paz, exponiendo aún más al mundo las

violaciones a los derechos humanos en Argentina.

Como resultado de las tensiones entre las tres fuerzas armadas por el reparto del poder, Videla fue apartado de su cargo. Lo reemplazó en la presidencia el Jefe del Estado

Mayor del Ejército, Roberto Viola.

Dos años después de restablecerse el régimen democrático en Argentina en 1983, fue juzgado y declarado culpable por el asesinato y la desaparición de miles de ciudadanos

durante su gestión presidencial. Fue sentenciado a reclusión perpetua, inhabilitación absoluta perpetua y destitución del grado militar en 1985. La Cámara Federal en lo

Criminal y Correccional lo halló penalmente responsable de numerosos homicidios calificados, 504 privaciones ilegales de la libertad calificada, aplicaciones de tormentos,

robos agravados, falsedades ideológicas de documento público, usurpaciones, reducciones a servidumbre, extorsión, secuestros extorsivos, supresión de documento,

sustracciones de menores, y tormentos seguidos de muerte. El fallo fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 1986.

Videla cumplió sólo cinco años de prisión efectiva. En 1990, el entonces presidente Carlos Saúl Menem hizo uso de la facultad presidencial de indulto para dictar su

excarcelación, junto con la de otros miembros de juntas militares y jefes de la policía de la Provincia de Buenos Aires y del dirigente montonero Mario Eduardo Firmenich,

por los decretos 2741/90 y 2742/90. Menem argumentó la necesidad de "superar los conflictos pasados" para justificar su actitud.

En 1998 regresó a prisión, aunque brevemente, tras que un juez dictaminara que las causas por sustracción de menores durante la guerra sucia consituían un crimen de lesa

humanidad, y por lo tanto imprescriptible. Pasó 38 días en la cárcel de Caseros hasta que se le concedió el derecho al arresto domiciliario en atención a su edad. La causa se

encuentra aún abierta.

Ha recibido 6354 puntos

Vótalo:

Ayatolah Khomeini(Irán)

15. Ayatolah Khomeini(Irán)

Ha recibido 5336 puntos

Vótalo:

Jean Bedel Bokassa (República Centroafricana)

16. Jean Bedel Bokassa (República Centroafricana)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:39h.

Apoyados en la pared del fondo están los últimos vestigios de su imperio: un trono de brocado rojo y una armadura de hierro. «Mire, mire. Es medieval. Procede de España. Me la regaló el general Franco». Ahora, su palacio real es esta enorme villa de Bangui, capital de la República... Ver mas
Apoyados en la pared del fondo están los últimos vestigios de su imperio: un trono de brocado rojo y una armadura de hierro. «Mire, mire. Es medieval. Procede de España.

Me la regaló el general Franco».

Ahora, su palacio real es esta enorme villa de Bangui, capital de la República Centroafricana, que ha bautizado como «Villa Nasser», en recuerdo del líder egipcio. En el

centro del salón casi vacío, Jean Bedel Bokassa sonríe arrellanado en un sofá. Es un viejecillo de aspecto frágil y mirada un poco huidiza. Lleva una túnica blanca que le

cubre hasta los pies. Y dos crucifijos. Uno en el cuello y otro, alto y macizo, encima de su mesa: «Me lo regaló Pablo VI. Más tarde le explicaré el por qué».

Le traen un vaso para tomar una medicina. Antaño su casa estuvo repleta de diamantes. Hoy, está llena de medicinas. Tiene una farmacia entera de medicamentos franceses.

Este es el Napoleón africano que durante años se burló del «mundo civilizado» con sus locuras. Sus preciosos diamantes regalados a espuertas, hicieron perder la cabeza al

ex presidente francés Valéry Giscard d' Estaing y temblar al Gobierno francés.

Los banquetes presidenciales a base de carne humana (filete de opositor, naturalmente) le convirtieron en el caníbal más célebre de la Historia reciente de Africa. Y su

estrella se vino abajo gracias a dos golpes militares urdidos en París. Un ejemplo perfecto de la Historia de un continente que Occidente conquistó sin llegar jamás a

entender.

Jean Bedel Bokassa, el tirano que gobernó Centroáfrica de 1966 a 1979, es una leyenda hecha de excentricidades y atrocidades: el proyecto hitleriano de crear una «raza

pura» en el corazón de Africa; la orden que dio en 1972 de celebrar la fiesta de su madre liberando a todas las madres encarceladas y haciendo matar a todos los

condenados por matricidio; su decisión de hacer llevar a los estudiantes pesados medallones, engalonados y decorados con su efigie, y fabricados en una de sus empresas. Y

además, aquel grito absurdo lanzado desde el corazón del Africa negra el día en que tomó el poder. «¡Viva Francia! ¡Viva De Gaulle!».

Lo hizo en la tribuna erigida en el patio del palacio de Kilongo, en las orillas del gran río Ubangui: en el centro él, como gran juez supremo, sentado en un trono bajo el sol

africano; a su lado, «Ma Moumaine», la bailarina de Bucarest de la que Bokassa se había prendado durante uno de sus viajes presidenciales y a la que había convencido de

venirse con él a Bangui gracias a un regalo real: el palacio de Kilongo, con piscinas, fuentes, jardines tropicales, un enorme lecho nupcial redondo que giraba sobre sí mismo,

hecho de maderas preciosas y de cristal francés.

También le ofreció muchos guardaespaldas, con los que, según se dice, la bella rumana pasaba su tiempo libre de mujer número dos (la número uno, la ex azafata Catherine,

vivía entonces apartada en otro palacio).

Ante la atenta mirada de la bailarina, Bokassa administraba justicia. Si la sentencia era -como sucedía casi siempre- la pena capital, los condenados eran arrojados a una

piscina llena de cocodrilos o a una jaula de leones.

La conocida ceremonia de coronación del emperador, celebrada en 1977, fue la fiesta tribal más megalómana jamás vista en Africa. Costó más de un cuarto del presupuesto

nacional anual, se celebró con música de Mozart y Bach, junto al ruido incesante de los tambores indígenas en un enorme estadio construido para la ocasión, con carrozas de

época tiradas por caballos blancos importados de Bélgica.

Tiara, anillos y un trono en forma de águila, cubierto de oro macizo y lleno de diamantes. Con un toque final al estilo Bonaparte: el mismo Bokassa se colocó en la cabeza la

corona, mientras los embajadores y los representantes de todos los países invitados observaban desconcertados la imperial payasada.

Loco, ridículo, cruel, astuto. Así era Bokassa. Diecisiete años después de aquella coronación; después de su exilio en un castillo francés, tras su misteriosa vuelta a

Centroáfrica; después de siete años de cárcel en la capital, Bangui, y finalmente, después de ser indultado, el «Napoleón negro» está todavía vivo y fuerte.

En su ex imperio, que mientras tanto se convirtió en una modesta República, sigue siendo un héroe popular: ha pedido al Estado la devolución de todos sus bienes, sigue

contando con el cariño y el amor de sus 48 hijos legítimos y de varias de sus esposas y concubinas, amén de continuar firmando sus decretos como «Su Majestad Bokassa I,

Emperador y Mariscal de Centroáfrica, Apóstol de la Paz y Servidor de Jesucristo».

Y es que el caníbal negro se ha convertido y se ha hecho un católico fanático, que nunca se separa de su enorme crucifijo y de una imagen de la Virgen. Habla un francés

perfecto. Cuando cuenta chistes o se burla de Francia, su «jefe de gabinete» se ríe a mandíbula batiente. Pero cuando se aproxima a Bokassa, con su traje de banquero de la

City londinense, camina de puntillas y con la cabeza gacha. Y asiente con gravedad cuando el emperador dice: «Son muy malos, porque intentaron envenenarme varias veces -

señalando el vaso de las medicinas-, pero yo he sobrevivido incluso a eso, gracias a mi fe en Dios».

Este es Bokassa que, en exclusiva mundial, ha concedido la primera entrevista como ciudadano libre desde que abandonó el poder, para contar su vida, lanzar durísimas

acusaciones contra Francia y enviar un mensaje personal al Papa.

PREGUNTA.-¿Por qué se define como el Apóstol de la Paz?

RESPUESTA.-Fue el Papa Pablo VI, durante mi visita al Vaticano el 30 de julio de 1970, el que me concedió este bautismo especialísimo. Fue en su capilla privada. Me

preguntó si estaba dispuesto a recibir un gran honor. Respondí que sí y él celebró el rito. Desde entonces, mi papel en la Iglesia Católica ha sido especial, aunque secreto.

Tanto que mientras estuve en el poder actué como mediador del Vaticano en diversos conflictos, como el que hubo entre Libia y Egipto. E incluso después de mi destitución, el

Vaticano me ofreció asilo político, cosa que yo rechacé.

P.-¿Por qué Pablo VI escogió a Bokassa como un nuevo apóstol?

R .-Hay una razón precisa, que el Papa me reveló, pero que yo no puedo hacer pública. En aquella ocasión me regaló este crucifijo. El crucifijo y mis 13 Biblias son lo único

que me queda. Todo lo demás, las riquezas, las tierras, las medallas militares obtenidas combatiendo como único oficial negro del Ejército francés, el poder, el lujo, las

mujeres, todo pertenece ya al pasado. Hoy, gracias a la ayuda de Dios, soy un hombre de paz y de fe. Naturalmente, sigo siendo el emperador de Centroáfrica.

P.-Usted ha sido condenado a muerte por crímenes como la apropiación de fondos públicos y la ejecución de los opositores a su régimen. ¿Cómo es posible que hoy se

considere un santo?

R.-Los caminos de Dios son insondables y El es el que elije a sus santos. De todas formas, ha sido decisivo para mi fe el haberme encontrado en la cárcel, aquí en Bangui, con

un misionero italiano, el padre Angelino, que durante años vino a visitarme y me regaló mi primera Biblia, que, desde entonces, se convirtió en mi única lectura cotidiana.

P.-¿Y las acusaciones de canibalismo? ¿Y el frigorífico que fue descubierto en uno de sus palacios imperiales lleno de restos humanos?

R.-Todo eso son invenciones de Dacko (el presidente que los franceses instalaron en su lugar en el 79) para desacreditarme internacionalmente. ¿Cree usted que un cristiano

como yo, que como oficial francés ha combatido en Indochina, ha formado parte de la Resistencia, ha sido condecorado con nueve medallas al valor militar y con la Legión de

Honor y que todavía hoy es un capitán jubilado que recibe su correspondiente pensión del Ejército francés puede comer carne humana?

P.-Sin embargo, la antropofagia forma parte de la tradición de su tribu. Lo aseguran diversas investigaciones antropológicas.

R.-Es absolutamente falso.

P.-Usted era el mejor amigo de París en Africa. Dicen que en el funeral de De Gaulle usted lloraba y decía: «Papá, papá, no te vayas». ¿Todavía ama hoy a Francia?

R.-A Francia se lo di todo y ella me lo ha pagado con un golpe de Estado. Hoy, soy antifrancés y considero a París una potencia colonial que quiere destruir Africa. Mire, el

ex presidente Giscard, al que yo consideraba mi hermano, mandó a los legionarios a Bangui para apoyar el golpe, desde el momento en que me negué a seguir las órdenes de

París. Querían decidirlo todo ellos, querían vendernos su productos a precios carísimos y comprar nuestras materias primas a cambio de casi nada. Basta tener en cuenta que,

durante años, Francia ha bloqueado la construcción de una cementera en Centroáfrica, para así poder vender su propio cemento en monopolio . Todavía hoy, el aeropuerto de

Bangui sigue gestionado por los franceses. Centroáfrica es, como todos los demás países africanos francófonos, un país bajo ocupación extranjera. Yo intenté sustraerme al

influjo francés, estableciendo relaciones con otros países como Italia y el Vaticano, me negué a seguir obedeciendo a Francia y sólo obedecí a mi pueblo. Y mi pueblo me

salvó. Le aseguro que si las acusaciones que los franceses han hecho circular sobre mí fuesen verdad, no estaría todavía vivo. En Africa, cosas así se pagan con la vida.

P.-¿Entonces, por qué decide abandonar en 1986 su castillo de Hardicourt, en Francia, y volver a Centroáfrica, donde sabía que le iban a condenar a muerte?

R.-No lo decidí yo. Fueron los servicios secretos franceses los que me secuestraron a mí, a mi concubina de aquella época y a mis hijos y nos metieron en el primer avión para

Bangui. Recuerdo todavía los nombres de los oficiales que dirigieron la operación.

P.-¿Qué piensa de la operación francesa en Ruanda?

R.-Es una intervención puramente colonial. Francia necesita alguna guerra en Africa para poder mantener su propia presencia militar y para vender sus armas.

P.-¿Por qué de ser amigo de Giscard ha pasado a ser enemigo?

R.- Le voy a desvelar un secreto: fue por cuestión de faldas. A Giscard no le bastaban las mujeres que le proporcionaba cuando, dos veces al año, venía a Centroáfrica, para

participar en grandes cacerías. Ponía a su disposición un gran parque nacional todavía virgen, donde abatió cientos de elefantes sin entregar un sólo céntimo al Estado

centroafricano. No le bastaban los centenares de diamantes que exigía como regalo. En un momento determinado, comenzó a cortejar a mi mujer Catherine. La invitaba a

París. Ella fue la primera en enterarse, a través de Giscard, que se estaba preparando un golpe contra mí, pero no me advirtió porque también me había traicionado ya. Hoy,

Catherine vive en Ginebra y creo que sigue siendo amiga de Giscard.

P.-¿Giscard fue el único destinatario de sus diamantes?

R.-No. Regalé diamantes a otros muchos políticos franceses y de otros países. Pero no quiero dar sus nombres.

P.-¿Es verdad que fueron los franceses los que pagaron los 80 millones de dólares que costó su coronación?

R.-Sí. Era lo menos que podían hacer para pagar los servicios que había prestado a Francia como soldado entre 1939 y 1960, además de los regalos personales que hice a sus

políticos.

P.-¿Todo aquel despilfarro no le parece excesivo hoy?

R.-No. Yo soy hijo de un rey, procedo de una dinastía real. Siempre supe que algún día sería coronado emperador en una gran fiesta. Una fiesta para dar realce a mi país

ante el resto del mundo. Sólo hice lo que cualquier otro rey africano habría hecho.

El ex emperador Bokassa es una fuente inagotable de anécdotas que quiso dar publicidad con en el libro Bokassa: mi verdad. Sin embargo nunca llegó a publicarse. Lo editó

el francés Carrere Lafont, pero antes de que llegase a las librerías fue secuestrado. Era una larga y exhaustiva acusación contra el ex Presidente Giscard d' Estaing y

contra los servicios secretos franceses, «culpables» de haber traicionado su confianza y, sobre todo, de haberle robado lo que él mismo define como «mi cueva de Alí Baba».

«Los soldados franceses han desvalijado mis palacios y han robado mis propiedades. Con la excusa de que iba a vender el país a Gadafi, se lo llevaron todo». El monto de sus

bienes es el siguiente: tres toneladas de marfil, 2,6 millones de dólares y un millón de francos franceses en metálico, el bastón de «mariscal» creado por el joyero parisino

Arthus Bertrand, 14.250 diamantes en bruto, dos mil diamantes tallados con dos, tres, diez y veinte quilates cada uno, joyas variadas, como un diamante de 62 quilates, la

colección de armas preciosas que Bokassa prestaba a Giscard para sus cacerías y dos mil millones de francos de la República Centroafricana. Y eso que le fueron

expropiados inmuebles, empresas y cuentas corrientes.

«Mis bienes terminaron en manos de Giscard y de mi ex mujer Catherine», acusa Bokassa, que pide una comisión investigadora internacional sobre el «robo». De todas

formas, el caballero de la Legión de Honor, Jean Bedel Bokassa, que, además, posee varias condecoraciones del Ejército francés, no es un pobre. «No tengo ni un sólo metro

cuadrado de tierra», protesta él. Pero en Bangui se dice que sus cuentas bancarias sobrevivieron a las mil tempestades políticas. ¿La cifra? Unos 10 millones de dólares.

Ha recibido 4923 puntos

Vótalo:

Hideki Tojo (Japón)

17. Hideki Tojo (Japón)

General del Ejército Imperial Japonés, político derechista y 40º Primer Ministro del Japón, especialmente durante gran parte de la II Guerra Mundial, entre el 18/10/1941 – 22/8/1944. Nacido en Tokio el 30 de diciembre de 1884. Tercer hijo de Hidenori Tojo, Teniente General del Ejército... Ver mas
General del Ejército Imperial Japonés, político derechista y 40º Primer Ministro del Japón, especialmente durante gran parte de la II Guerra Mundial, entre el

18/10/1941 – 22/8/1944.
Nacido en Tokio el 30 de diciembre de 1884. Tercer hijo de Hidenori Tojo, Teniente General del Ejército Imperial (sus dos hermanos mayores murieron antes de que él

naciera). En 1909 se casó con Katsuko Ito, con quien tuvo 3 hijos y 4 hijas.
En 1905 se graduó en la Academia Militar y entró en servicio como Teniente de 2ª de Infantería.
Durante la década de los 20 Tojo fue miembro de la Tosei-Ha (Grupo de Control), con lo que intentaron tener una representación mayor del ala conservadora-moderada, en

oposición a los radicales del Hoda-Ha (Grupo de Acción). Ambas facciones derivaron en la Sociedad de la Doble Hoja, un grupo militarístico de credos ultranacionalistas

fanáticos.
En 1935 fue ascendido a mayor-general en el estado títere de Manchukuo y, en 1937, fue Jefe de Estado Mayor del Ejército Manchú. En 1938, Tojo sirvió como Vice-

Ministro de Guerra; y entre diciembre de 1938 y hasta 1940, fue Inspector General de la Aviación del Ejército. Paralelamente también fue comandante en jefe de los

servicios secretos japoneses, en conexión directa con la Sociedad del Dragón Negro y otras sociedades secretas japonesas.
Durante el “Incidente del 26 de febrero” (un golpe de estado en 1936 que acabó con el asesinato de 3 ministros), ante la sorpresa general, Tojo actuó contra los rebeldes.

El Emperador reprendió fuertemente la insurrección y después de una crisis política, los rebeldes fueron forzados a rendirse, siendo ejecutados (o en el mejor de los casos,

invitados a suicidarse). Durante su período en el Ministerio del Interior dirigió la Policía Metropolitana de Tokio.
En agosto de 1934 fue Comandante de la 24ª Brigada de Infantería; en septiembre de 1935, Comandante General de la Policía Militar de Kantogun; Teniente General en

diciembre de 1936; Jefe de Estado Mayor de Kantogun en marzo de 1937; Vice-Ministro de Guerra en mayo de 1938 (durante el primer gobierno de Konoye); Inspector

General de la Aviación del Ejército en diciembre de 1938; y dirigió personalmente la Batalla de Chahar en julio de 1937, con las unidades de la 1ª Brigada Mixta

Independiente. Tras el Incidente de China (la invasión japonesa de China), esta sección estaba estacionada en Manchukuo y se dirigió hacia Hopei para luchar cerca de

Peking contra las fuerzas chinas, para continuar con la ofensiva de la provincia de Chahar. La Brigada marcho hacia Zangbei via Chengde y Dolonnor, recorriendo 700 km en

5 días.
A finales de la década de los 30, Tojo fue miembro del Movimiento Kodoha, el grupo de militares que empujó a Japón hacia la Segunda Guerra Mundial. Nombrado Ministro

de la Guerra en 1940, condujo al Japón a aliarse con Alemania e Italia. Cuando el primer ministro Konoe fue incapaz de asegurar un acuerdo con los Estados Unidos, la

facción de Tojo consiguió que fuera retirado y Tojo fue nombrado Primer Ministro por el Emperador Hirohito, convirtiéndose en Comandante General de todas las Fuerzas

Armadas del Japón y en líder del partido militarista; con lo que, si bien Hirohito seguía siendo nominalmente el Jefe de Estado, el dominio de la facción militarista aseguró

que Tojo fuera de modo efectivo el dictador de la nación (octubre de 1941). Durante su liderazgo, también asumió las carteras de Asuntos Exteriores (octubre’41),

Educación (abril’43), Interior, Comercio e Industria (octubre’43), y Municiones (noviembre’43). En febrero de 1944, finalmente asumió la Jefatura del Estado Mayor

General del Ejército; hasta que fue relevado de todos sus cargos en julio de 1944 (tras la caída de Saipan) y se retiró a la reserva.
Tras la rendición del Japón en 1945, Tojo se intentó suicidar, pero sobrevivió y fue arrestado poco después. Se recuperó de sus heridas y a continuación fue juzgado en el

Tribunal Militar Internacional para el Lejano Oriente para Crímenes de guerra, siendo declarado culpable de los siguientes cargos:
- 1er cargo: emprender guerras de agresión, y guerra o guerras en violación a la ley internacional
- 27º cargo: emprender una guerra no provocada contra China
- 29º cargo: emprender una guerra agresiva contra los Estados Unidos
- 31º cargo: emprender una guerra agresiva contra la Commonwealth Británica
- 32º cargo: emprender una guerra agresiva contra Holanda (Indonesia)
- 33º cargo: emprender una guerra agresiva contra Francia (Indochina)
- 54º cargo: ordenar, autorizar y permitir trato inhumano contra prisioneros de guerra y otros.
Fue condenado a muerte el 12 de noviembre de 1948 y ejecutado en la horca.
Debido a los crímenes cometidos bajo su autoridad, Tojo es considerado como responsible del asesinato de decenas de miles de prisioneros de guerra aliados y más de 10

millones de civiles en China, Corea, Filipinas, Indochina y en países insulares del Pacífico, así como por la sanción del gobierno a los experimentos biológicos en prisioneros de

guerra y civiles. No obstante, hay una cierta controversia sobre la extensión de su responsabilidad, y a menudo se ha comentado que trabajaba a las órdenes del Emperador

Hirohito, a quien había garantizado inmunidad ante la persecución de los crímenes de guerra. Así pues, algunos creen que Tojo y otros convictos de criminales de guerra se

convirtieron en mártires del Emperador.

Ha recibido 4870 puntos

Vótalo:

Leopoldo Galtieri(Argentina)

18. Leopoldo Galtieri(Argentina)

Fue uno de los militares argentinos que conspiraron para derribar a la presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón en 1976. Posteriormente formó parte de la Junta Militar de gobierno dirigida por el general Jorge Rafael Videla que suspendió las garantías constitucionales... Ver mas
Fue uno de los militares argentinos que conspiraron para derribar a la presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón en 1976. Posteriormente formó parte de la

Junta Militar de gobierno dirigida por el general Jorge Rafael Videla que suspendió las garantías constitucionales, disolvió las asociaciones políticas y sindicales y puso en

funcionamiento una maquinaria represiva sin precedentes. Designado a la presidencia por la Junta en 1981, Galtieri fue el responsable de la invasión de las islas Malvinas y

el subsiguiente enfrentamiento armado con el Reino Unido en abril de 1982. El ejército argentino se rindió ante el Reino Unido el 14 de junio y Galtieri dimitió el 17 del

mismo mes. Restablecidas las libertades públicas, fue juzgado y condenado por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas durante el gobierno del presidente Raúl

Alfonsín.

Ha recibido 4761 puntos

Vótalo:

Ceaucescu (Rumanía)

19. Ceaucescu (Rumanía)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:41h.

Nicolae Ceaucescu nació en Scornicesti, Rumanía, el 26 de enero de 1918 en el seno de una familia campesina. Fue miembro del ilegal Partido Comunista Rumano antes de la II Guerra Mundial. Perteneció a la Unión de Juventudes Comunistas cuando Rumanía estuvo bajo la influencia soviética. Su... Ver mas
Nicolae Ceaucescu nació en Scornicesti, Rumanía, el 26 de enero de 1918 en el seno de una familia campesina. Fue miembro del ilegal Partido Comunista Rumano antes de la

II Guerra Mundial. Perteneció a la Unión de Juventudes Comunistas cuando Rumanía estuvo bajo la influencia soviética. Su política desafiaba la supremacía de la Unión

Soviética en el país, lo que le convirtió en una figura popular. En 1974 se convirtió en presidente de Rumanía.

El régimen de Ceaucescu gozó durante algún tiempo de buena imagen en occidente, debido a su política independiente respecto a la URSS, aunque en realidad fue uno de los

sistemas más corruptos y despiadados de Europa.

La Securitate (policía secreta rumana), ejercía un férreo control sobre la libertad de expresión, y no se toleraba ningún tipo de oposición al régimen.

Para pagar la deuda externa, Ceaucescu ordenó la exportación de casi toda la producción del país, lo que supuso la escasez de comida y medicamentos.
Instituyó el culto a su persona, e incluso usaba un cetro de presidente. Se otorgó a sí mismo el título de Conducator.

El dictador ordenó la demolición de buena parte de la capital, Bucarest, incluídos edificios históricos, para construír grandes avenidas y un gran palacio; el llamado Palacio

del Pueblo, al que el pueblo obviamente tenía vetada la entrada. Este palacio es el segundo edificio más grande del mundo después del Pentágono; cuenta con 325.000 metros

cuadrados y su interior fue decorado con los mejores mármoles, alfombras y maderas. En estas cosas gastaba el dinero público mientras el pueblo pasaba penurias.

Fuera de la capital, planificó la demolición de pueblos enteros para trasladar a los habitantes a las ciudades, siguiendo un plan de industrialización.

En la Rumanía de Ceaucescu, las familias estaban obligadas a tener un mínimo de cuatro hijos. Se creó la Ley de Continuidad Nacional, y se debían parir el mayor número de

hijos por deber patriótico. Estaban completamente prohibidos los anticonceptivos y el aborto, y los embriones humanos fueron declarados propiedad estatal. A consecuencia

de esto, miles y miles de niños fueron abandonados y se calcula que más de 10.000 mujeres perdieron la vida en abortos clandestinos.

Dicen que fue Elena Ceaucescu, la esposa del dictador, la que debido a su fuerte carácter llevaba realmente las riendas del régimen. Era una mujer ignorante y sin cultura

que apenas llegó a terminar los primeros cursos de la educación básica, pero se hacía presentar como una científica de talla mundial.

A Elena se le atribuye la inoculación del virus del SIDA a niños huérfanos para probar en ellos remedios contra la enfermedad.

También salió de su boca la orden de disparar contra los disidentes que se manifestaban en Bucarest durante la revuelta que derribó el régimen: "Los matáis y los echáis en

fosas comunes. Que no quede vivo ni uno, ¡ni siquiera uno! "

El 17 de diciembre de 1989, Ceaucescu ordenó al ejército y a la Securitate disparar contra la población que se manifestaba en Timisoara. El 22 de diciembre, en Bucarest,

el dictador se dirige a la población mediante un discurso. Todo transcurría dentro de la normalidad, pero de pronto empiezan a abuchearle y Ceaucescu sorprendido para su

discurso. La Securitate dispara a los manifestantes, pero el ejército les apoya.
Ceaucescu y su esposa tuvieron que salir huyendo pero finalmente fueron apresados. Tres días después fueron juzgados en juicio sumarísimo por un tribunal militar y

ejecutados.

Ha recibido 4536 puntos

Vótalo:

Robert Mugabe (Zimbawe)

20. Robert Mugabe (Zimbawe)

Sugerido por queenforever el 29.10.2007 a las 10:21h.

Por más que investigué sobre este dictador, no pude encontrar indicios como para catalogarlo de genocida. Está incluido en esta lista porque fue sugerido por el usuario Queenforever. Sin embargo, la corrupción en su gobierno es gigantesca y seguramente ha habido muchas muertes, pero de eso... Ver mas
Por más que investigué sobre este dictador, no pude encontrar indicios como para catalogarlo de genocida. Está incluido en esta lista porque fue sugerido por el usuario

Queenforever. Sin embargo, la corrupción en su gobierno es gigantesca y seguramente ha habido muchas muertes, pero de eso la historia se encargará.

En sus primeros años de gobierno buscó la cooperación con la China post-maoísta y alentó a los granjeros de origen británico a permanecer en el país, lo que consiguió que

Zimbabue se convirtiera en uno de los mayores productores agrícolas de toda África, tanto de cereales como de tabaco, del que fue un gran exportador. Además, redujo

drásticamente el analfabetismo hasta situarlo en menos del 10% y consiguió para su país un alto crecimiento económico. En 1990 renunció a convertir su régimen en marxista

de partido único, optando por mantener el sistema multipartidista, aunque cambiando el sistema semipresidencialista por uno presidencialista.

A finales de la década de 1990, la economía empezó a decaer. En 1998 se vio obligado a afrontar una situación social y económica sumamente deteriorada, impulsando la

reforma agraria para corregir el desequilibrio que suponía la posesión por la minoría blanca del 32% de todas tierras cultivables, lo que trajo como consecuencia un bloqueo

económico de Estados Unidos y la Unión Europea.

En las elecciones de 2002 resultó elegido de nuevo, esta vez con el 56,2% de los sufragios contra el 41,9% de su principal rival, Morgan Tsvangirai. Sin embargo, estos

comicios fueron denunciados como fraudulentos por la oposición.

Las elecciones de 2008, que dieron de nuevo como vencedor a Mugabe, se desarrollaron en condiciones dudosas. Los observadores internacionales fueron expulsados del país

poco antes de las elecciones, y algunos periodistas internacionales fueron arrestados y expulsados del país.

Los datos de la Comisión Electoral de Zimbabue indican que el opositor Movimiento Democrático de Cambio superó al ZANU-PF. El candidato opositor Morgan Tsvangirai

obtuvo el 47,9% de los votos, frente al 43% del presidente Mugabe. El gobierno convocó una segunda contienda electoral, pero la oposición se negó a participar debido al

clima de represión que se vive dentro del país, dejando el camino allanado para la reelección de Mugabe, que fue investido como presidente por sexta vez el 29 de junio de

2008.
En 2008 la esperanza de vida en el país ha bajado a los 36 años, la mortalidad infantil hasta los 10 años es de un 650 por mil y la inflación anual se calcula en un 10.000%

anual. Para redondear la situación, la tasa de desempleo ronda el 80% de la población adulta. Las medidas del gobierno han consistido en la regulación máxima de los precios,

lo que ha llevado al cierre de más empresas, y a la detención, multa o encarcelamiento de más de 4.000 empresarios. En el año 2008 las cifras oficiales arrojan un 160.000%

de inflación. Hace tiempo que los billetes ofrecen su valor en millones de dólares. Los billetes no son tales, en realidad, sino promesas de pago con caducidad (en cada billete

está escrita la fecha en que caduca su valor, unos meses después). En plena crisis postelectoral, el gobierno sacó al mercado los nuevos billetes de 250.000 millones de

dólares de Zimbabue. Esta situación de inseguridad monetaria ha incentivado un retorno al sistema de trueque y la aparición de un importante mercado negro.

21/02/2009: En momentos en que Zimbabwe atraviesa la peor crisis social, económica y sanitaria de su historia, su longevo presidente, Robert Mugabe, celebró ayer su

cumpleaños junto con miles de seguidores en una lujosa fiesta que ha despertado unánimes críticas.

El fastuoso menú de la fiesta, que al parecer costó más de 250.000 dólares, incluyó champagne, cognac, langosta, caviar y pato.La fiesta coincidió con el pedido de

Zimbabwe a otras naciones africanas de 2000 millones de dólares para restaurar los sistemas de salud, educación y aguas del país.

En el mundo occidental la situación de los derechos humanos en estado gobernados por personas de color se ha considerado a menudo un tema tabú, especialmente en la

década de 1980, en que se concedió prioridad informativa a la lucha contra el apartheid en África del Sur. Cuando se supo que Mugabe había emprendido una campaña de

purgas y terror estatal (el Gukurahundi) se intentó justificar la misma como una respuesta a la amenaza de un golpe de estado por sus rivales del ZAPU.

Actualmente, Mugabe cuenta con el apoyo de los gobiernos de China, Venezuela, Rusia y Gabón. China ha intentado recientemente vender armas al gobierno de Mugabe, pero

ningún país abrió sus costas al barco que las traía. Rusia es partidaria de la no intervención.

Por otra parte, Estados Unidos y el Reino Unido están propiciando sanciones contra el gobierno de Mugabe, al que consideran ilegítimo. El 27 de junio de 2008, Javier

Solana, jefe de la diplomacia europea, declaró que los resultados de la segunda vuelta de las elecciones del 2008 no podían considerarse legítimos, pues se había negado al

pueblo la posibilidad de elegir libremente.

Ha recibido 4368 puntos

Vótalo:

Santiago José Carrillo Solares

21. Santiago José Carrillo Solares

http://www.alertadigital.com/2012/09/18/muere-el-genocida...

Sugerido por Alberto Cantabria el 19.09.2012 a las 11:04h.

Santiago Carrillo mató a más de 4.000 personas (8000 según algunas fuentes) en Paracuellos del Jarama, cientos de ellos niños, y no solo no se arrepintió nunca de ello, sino que alardeó siempre de su papel en la guerra civil a sabiendas de que la unidireccional “memoria histórica” estaba de su... Ver mas
Santiago Carrillo mató a más de 4.000 personas (8000 según algunas fuentes) en Paracuellos del Jarama, cientos de ellos niños, y no solo no se arrepintió nunca de ello, sino que alardeó siempre de su papel en la guerra civil a sabiendas de que la unidireccional “memoria histórica” estaba de su parte. Por desgracia, Carrillo no ha sido juzgado antes de su muerte. Sin embargo, su nombre será siempre sinónimo de matanza, genocidio y odio.
En los últimos años se habían sumado voces que destacaron la improcedencia de que la Universidad Autónoma de Madrid le concediera el premio “Doctor Honoris Causa”, al considerar que esto implicaba deslegitimar los mismos fundamentos universitarios al premiar con dudosos honores a un criminal de guerra que ordenó asesinar sin juicio previo a miles de civiles inermes.
Las matanzas de personas indefensas no constituyó un hecho aislado en la zona republicana durante la contienda civil, sino que cualquier ciscunstancia adversa, como sus contínuos errores bélicos, les servía de pretexto para cebarse con los inermes presos de las cárceles, y así sucedió con decenas de miles de víctimas desde los comienzos de la contienda hasta sus últimos coletazos: las matanzas colectivas en El Arahal (Sevilla), donde anticipándose a la llegada de las fuerzas nacionales, los milicianos incendiaron el módulo donde tenían encerrados a sus oponentes, muriendo abrasados. Los marinos de Cartagena arrojados al mar, los fusilamientos masivos de las prisiones de Ubeda, Ciudad Real, Toledo, Almería, Lérida, Málaga, San Sebastián y el fuerte de Guadalupe, Castellón, Ibiza, Fuenteovejuna, Albacete…
Por lo que a Madrid concierne, el genocidio de Paracuellos, con su torrentera de sangre, vino a constituir la culminación de masacres anteriores, como la del Cuartel de la Montaña, amén de los miles y miles de madrileños y de madrileñas asesinados en cualquier lugar por las innumerables checas que gozaban de facultad para registrar, detener, torturar y ejecutar a las víctimas que no pudieron escapar del terror rojo en los meses anteriores.
Ser sospechoso de “derechista”, haber acudido a misa con regularidad, tener alguna afinidad ideológica improcedente, poseer periódicos del tipo ABC, haber ocupado algún cargo público en la etapa anterior, o simplemente no comulgar con los postulados del Frente Popular, eran los motivos por los que fueron retenidos miles de civiles en las cárceles de Madrid para posteriormente recluirlos en las famosas checas donde los torturaban y vejaban. Y de ahí a las sacas, para fusilarlos en las afueras.
Máximo responsable del Holocausto de Paracuellos del Jarama
El periodo mas activo fué del 7 de noviembre al 4 de diciembre de 1936. Los asesores soviéticos del Partido Comunista, dominante ya en ese momento en Madrid, dictaminaron que era necesario exterminar a todos los disidentes (detenidos por el simple hecho de no ser de izquierdas) que abarrotaban las cárceles de la ciudad.
Lo que se hizo fué una limpieza literal de todos los civiles apresados que no pudieron escapar de Madrid al inicio del conflicto, en una clara acción criminal de “tierra quemada” en la retaguardia, por si llegaban los nacionales. Santiago Carrillo era el responsable municipal de Orden Público de la Junta de Defensa (imagen: http://bremaneur.files.wordpress.com/2009/01/y143-41011-021.jpg)
y por tanto, era el encargado de elaborar, supervisar, organizar y ordenar el trayecto de las checas hasta los lugares donde se produjeron sin juicio los asesinatos masivos.
Miles de civiles y de adversarios ideológicos, incluidos sus familiares, fueron asesinados de forma colectiva e indiscriminada en distintas fases, sembrando así las afueras de Madrid de cadáveres multitudinarios, desapariciones humanas, torturas y fosas comunes de muy amplio rango. Un grupo de ellas se encuentran localizadas en Paracuellos del Jarama. (Ver plano de las 7 fosas comunes: http://lh3.ggpht.com/-A1IQ6IP0MEY/TanUmqXf-iI/AAAAAAAAAGY/R9qdlNkb4Zw/planoFosas1.jpg).
EL PP AGRADECE LA CONTRIBUCIÓN DEL GENOCIDA A LA “RECONCILIACIÓN DE LOS ESPAÑOLES”
IU: “Se ha muerto una persona que entregó su vida a la lucha”
El portavoz de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso y secretario general del Partido Comunista de España (PCE), José Luis Centella, ha reconocido este martes la “figura” de Santiago Carrillo a pocos minutos de conocer la noticia de su fallecimiento así como sus “años de lucha más allá de posibles diferencias políticas”.
En declaraciones a los medios de comunicación en la Cámara Baja, Centella ha explicado que ha conocido la noticia de la muerte de Carrillo por su familia, a la que ha transmitido sus condolencias y el respeto del PCE a un “dirigente histórico”.
“Se ha muerto una persona que entregó su vida a la lucha, a la defensa del comunismo, que en este país merece un recuerdo que estoy convencido de que las próximas generaciones van a mantener”, ha señalado.
Según ha indicado, Izquierda Plural ha trasladado la noticia del fallecimiento del exdirigente del PCE al presidente del Congreso, Jesús Posada, y ha manifestado que espera que la Cámara brinde a Carrillo el “natural homenaje” por haber sido un “diputado importante”.
Por su parte, el diputado por Asturias Gaspar Llamazares ha dicho en un comentario en Twitter sentirse un “admirador” de Carrillo por haber llevado “una vida dedicada a los trabajadores”.
El diputado por Málaga Alberto Garzón ha destacado también en Twitter que “la lucidez de Carrillo fue brillante”, pero considera que “su espíritu por superar el capitalismo fue aún más merecedor de respeto”. “Con Carrillo se va una parte muy importante de la historia comunista de este país, con elementos positivos y negativos”, ha indicado.
PP: “La Historia recordará su contribución a la reconciliación de los españoles”
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lamentado el fallecimiento de Santiago Carrillo, al que considera una “personalidad fundamental” en la reciente historia de España. Además, ha destacado el papel que jugó en la Transición y su contribución a la convivencia sin renunciar a sus “profundas convicciones”.
Así lo ha asegurado en un telegrama de pésame que ha enviado a la familia del histórico dirigente del Partido Comunista de España (PCE). “Quiero hacerles llegar, en mi nombre y en el del Gobierno de España, el más sentido pésame por la desaparición de una personalidad fundamental en la reciente historia de España”, ha señalado.
El jefe del Ejecutivo ha subrayado además la labor de Carrillo durante la Transición española. “El destacado papel que desempeñó durante la Transición y su contribución al orden constitucional, al nuevo marco de convivencia y a un futuro común sin abandonar sus profundas convicciones, perdurarán como referente para la política española”, ha concluido.
El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha lamentado la muerte del histórico dirigente del Partido Comunista, al que considera “uno de los protagonistas de la Transición”.
“La Historia recordará su contribución a la reconciliación de los españoles”, ha asegurado el dirigente del PP en en su cuenta de Twitter, que ha recogido Europa Press, minutos después de conocerse su fallecimiento.
PSOE: Destaca su “papel clave” en la Transición
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha mostrado este martes su pesar por el fallecimiento de Santiago Carrillo y le ha trasladado el “agradecimiento” de todos los socialistas por su papel “clave” para la construcción de la “modélica” Transición española.
En una breve declaración a los medios en el Congreso, Rubalcaba ha recordado que la España democrática actual es fruto de una Transición “modélica” que se basó “en la convivencia” y que, aunque fue “una tarea colectiva del conjunto de los españoles”, algunos como Carrillo jugaron un papel “clave”.
“Sin duda Carrillo jugó ese papel clave. Por eso traslado el agradecimiento en nombre PSOE y lo hago desde el Parlamento, donde él pasó tantos años”, ha subrayado Rubalcaba.
UPYD: “Siempre recordaremos su trabajo y su esfuerzo por la concordia y la superación del pasado”
La portavoz nacional de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha expresado su pésame por el fallecimiento de Carrillo, a quien considera “un hombre imprescindible en la Transición”. “Su aportación como dirigente del PCE fue absolutamente clave para transitar de una dictadura a una democracia”, ha dicho.
En declaraciones en el Congreso, Rosa Díez ha explicado que, “más allá de los encuentros y desencuentros” que haya podido tener con Carrillo a lo largo de su vida, “la democracia española debe recordar esa aportación clave”.
“Desde UPyD siempre recordaremos su trabajo y su esfuerzo por la concordia y la superación del pasado”, ha remarcado.

Ha recibido 4016 puntos

Vótalo:

Teodoro Obiang (Guinea Ecuatorial)

22. Teodoro Obiang (Guinea Ecuatorial)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:42h.

A sus 66 años, y después de superar las primeras acometidas de un cáncer de próstata, Teodoro Obiang Nguema se está quedando solo en un continente africano que está despidiendo a los grandes y crueles dictadores de la talla de Idi Amin o Bokassa. Aprendiz de esos sátrapas, ha cumplido ya... Ver mas
A sus 66 años, y después de superar las primeras acometidas de un cáncer de próstata, Teodoro Obiang Nguema se está quedando solo en un continente africano que está

despidiendo a los grandes y crueles dictadores de la talla de Idi Amin o Bokassa.

Aprendiz de esos sátrapas, ha cumplido ya 27 años en la poltrona de Malabo, desde que el 3 de agosto de 1979 derrocara en un golpe de Estado a su tío, el siniestro

Francisco Macías. Se llamó "golpe de la libertad", pero no fue necesario mucho tiempo para saber que el sobrino no iba a diferir mucho del tío. Macías, al que el socialista

Fernando Morán consideraba "un ególatra con manifiestas tendencias esquizofrénicas", implantó un régimen de terror que Obiang se ha encargado de continuar.

Miembro del poderoso clan de los Mongomo, el presidente guineano aprendió el oficio de las armas en la España franquista, en tiempos en que su país era todavía colonia. En

1964 se graduó como sargento en la Academia Militar de Zaragoza. De regreso a África, vivió a la sombra de Macías hasta que su crueldad alcanzó a algunos parientes

cercanos y decidió desbancarle del poder. Tras pedir el correspondiente permiso a Madrid, a través de una carta al Rey y otra al presidente Adolfo Suárez, se

autoproclamó presidente y pasó por las armas a las autoridades. Eso fue después de montar una vergonzosa farsa de juicio en un cine de Malabo, la capital.

Aunque en un principio un atisbo de esperanza recorrió el país, fue colocando sin ningún pudor en los más altos cargos a familiares, amigos, esposas oficiales, queridas y el

resto de su estrambótica corte. Su carácter autoritario se fue revelando con los constantes ataques a la siempre débil oposición. En 1982 y en 1991 sometió a fraudulentas

consultas sendos textos constitucionales. Y siempre guardándose las espaldas por lo que pudiera pasar. En la última Constitución figura que "el presidente de la República no

podrá ser perseguido, juzgado ni declarar como testigo antes, durante y después de su mandato".

Entre las numerosas víctimas de su represión destaca el sargento Venancio Micó, que fue entregado por el Gobierno de Felipe González en 1983, acusado de conspirador, y

encarcelado. El dictador ha denunciado numerosas intentonas de golpes de Estado, como la que protagonizó Severo Moto, exiliado en España, para evitar liberalizar el

régimen.

A partir de mediados de los 90, Obiang fue bendecido con una gran fortuna procedente de los ricos yacimientos petrolíferos. En septiembre de 1999, enfermo de cáncer de

próstata, fue tratado en EEUU y empezó a sobresalir como 'delfín' su hijo 'Teodorín'. Fiel reflejo de sus familiares, es una apasionado del lujo y del desenfreno, capaz de

gastarse un millón de euros en un solo fin de semana en coches de lujo y champán.

Desde los mismos tiempos de Macías, heredados por su sobrino Obiang Nguema, la seguridad presidencial y nacional han tenido siempre dos únicos objetivos: vigilar,

controlar, denunciar, perseguir, castigar, encarcelar, torturar, matar sin ningún problema ni consecuencia, a los que no quieren (o son sospechosos de no querer) al

Presidente. El segundo objetivo de la seguridad nacional o presidencial es consecuencia del primero; ya que “protegen” al Presidente, tienen que sentir la protección, la

inmunidad y la impunidad con que les premia el Presidente. Nunca defender el país. (El poder de la tiranía se ejerce únicamente sobre y contra la población. Y la protección

solo se dedica al jefe de la “seguridad”(Presidente) y a la propia seguridad (sus miembros)

La seguridad presidencial o nacional, que ha llegado a suplantar la labor de la Policía (proteger al pueblo y a la ciudadanía), ya desde los tiempos de Macías se constituyó en

un trabajo, una ocupación y un servicio bien remunerado. Y aquí, lo crematístico (dinero) pierde todo interés frente a la inmunidad e impunidad de que la ”seguridad” gozan

en Guinea Ecuatorial. Se ha conseguido que tanto la Policía, como el propio “Ejército o Ejércitos” actúen con mayor dedicación, eficacia, saña y crueldad en perseguir y

castigar o matar a quienes odian al Presidente (antes se les llamaba “descontentos”-delito político y social castigado con pena de muerte…) Nunca defender o proteger el

país.

Como característica específica y campo exclusivo de actuación, la seguridad presidencial y nacional, la “policía” y los “Ejércitos” de Macías y de Obiang Nguema, solo están

preparados y adiestrados para actuar contra los guineoecuatorianos. Englobados en ese burdo “gentilicio” gabonés de “equatorguineanos”, las fuerzas de seguridad

presidencial y nacional y sus grandes imitadores de la “policía” y los “Ejércitos” de Obiang Nguema, se ceban solo sobre los guineanos, guineos, guineo ecuatorianos , guineo

ecuatoriales, (Estos son los genuinos gentilicios de los habitantes de Guinea Ecuatorial) Y actúan siempre con la típica agresividad del cobarde y miedoso, que mide primero

la debilidad e indefensión del otro para saltar sobre él o simplemente disparar. La inmunidad y la impunidad que le asegura el presidente, pone todavía más agresividad a la

actuación cobarde de estas “fuerzas de Seguridad”.

Ha recibido 3757 puntos

Vótalo:

Cristobal Colón

23. Cristobal Colón

Sugerido por Luis Garza el 13.08.2012 a las 23:09h.

Este fue uno de los más grandes genocidas de todos los tiempos, logró acabar con la población total de Haití entre otras más

Ha recibido 3415 puntos

Vótalo:

Salazar (Portugal)

24. Salazar (Portugal)

Sugerido por protestemosmás el 23.10.2007 a las 12:41h.

Ha recibido 2712 puntos

Vótalo:

Leopoldo II de Bélgica

25. Leopoldo II de Bélgica

http://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_II_de_Bélgica

Sugerido por morenayuju el 23.02.2015 a las 21:56h.

Mató alrededor de 10.000.000 de congoleños (Congo) aunque se estima que fueron más.

Ha recibido 1063 puntos

Vótalo:

26. Leopoldo II de Bélgica

http://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_II_de_Bélgica

Sugerido por morenayuju el 23.02.2015 a las 00:50h.

Mató alrededor de 10.000.000 de congoleños(Congo) aunque se estima que fueron más.

Ha recibido 873 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil