Versión impresa

Los otros Schindlers (I): Españoles que ayudaron a los judios durante el holocausto

Los otros Schindlers (I): Españoles que ayudaron a los judios durante el holocausto

  • Lista creada por bolboreta_na_lúa.
  • Publicada el 19.10.2012 a las 15:38h.
  • Clasificada en la categoría Gente.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de bolboreta_na_lúa

Último acceso 20.06.2013

Perfil de bolboreta_na_lúa

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de bolboreta_na_lúa

Acciones de la lista

A partir de 1941 y promovido por la figura de Adolf Hitler, el holocausto o intento de exterminio de todos la población judía en Europa se saldó con el asesinato de nada más y nada menos que de unos seis millones de personas.

En medio de toda esta barbarie, Oskar Shidler salvó a 1.200 judíos en Polonia, ¿cómo lo hizo?, apuntándolos en una lista y convenciendo a los dirigentes nazis de que eran indispensables para trabajar en su fábrica de artículos para la Wehrmacht, las fuerzas armadas. En principio, muchos testigos aseguran que sus actos fueron interesados, y explotó a algunos de aquellos judíos para sacar adelante su empresa y no ser enviado al frente, pero que poco a poco este hombre de la alta sociedad alemana, se fue concienciando de su situación y solidarizándose con ellos hasta el punto de jugarse la vida.

La historia de este hombre es conocida mundialmente en parte gracias a “La lista de Schindler”, una famosa película de Steven Spielberg de 1993 que gira en torno a su hazaña y además, le fue concedido el reconocimiento del gobierno de Israel como «Justo entre las naciones» .

Pero como el, hubo muchos héroes anónimos por el mundo que también trabajaron y se jugaron la vida por salvar judíos, entre ellos algunos españoles.

Parte de ellos fueron diplomáticos destinados en ciudades bajo ocupación de la alemania nazi, y que salvaron la vida a cerca de 63.000 personas, amparándose en el decreto de Primo de Rivera de 1924 que permitía solicitar la nacionalidad española a descendientes de familias españolas expulsadas en el reinado de los Reyes Católicos. Este decreto, que no no tenía validez alguna en aquellos años ya que fue derogado con anterioridad, en 1931, se utilizó para otorgar todo tipo de salvoconductos y visados. Posteriormente esa ayuda se extendió a todos los judíos, no solo a los de origen sefardí.

Otros lo hicieron desde España, por otros métodos y bajo el más absoluto secreto.

¿Quieres conocer a estos valientes? Solo tienes que leer esta lista y votar por tus preferidos.

FUENTES: http://www.muyinteresante.es/iquien-fue-oskar-schindle, http://es.wikipedia.org/wiki/Oskar_Schindler, http://es.wikipedia.org/wiki/Holocausto, http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/los-schindler-espanoles-20120817, http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Personas_que_ayudaron_a_los_jud%C3%ADos_durante_el_Holocausto#Espa.C3.B1a, http://holocaustoenespanol.blogspot.com.es/2009/10/las-hermanas-touza-heroinas-en-silencio.html, http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/01/23/00031264269090540353473.htm, google images

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Lola, Amparo y Julia Touza Domínguez

1. Lola, Amparo y Julia Touza Domínguez

Las hermanas Lola, Amparo y Julia Touza de la localidad orensana de Ribadavia ayudaron a 500 judíos a huir del exterminio Nazi. "Un hombre de estatura elevada, barbudo y sucio, tapado con un abrigo de mendigo, está acurrucado en una esquina del único banco de madera del andén. Lleva todo el... Ver mas
Las hermanas Lola, Amparo y Julia Touza de la localidad orensana de Ribadavia ayudaron a 500 judíos a huir del exterminio Nazi.

"Un hombre de estatura elevada, barbudo y sucio, tapado con un abrigo de mendigo, está acurrucado en una esquina del único banco de madera del andén. Lleva todo el día mirando de reojo pasar vagones Miño abajo. Cae la noche de abril sobre la estación de ferrocarril de Ribadavia. La voz sale desde el quiosco, famoso por las rosquillas, dulces de almendra y licor de café, que regentan las hermanas Touza: «Mira ese hombre, lleva todo el día ahí sentado sin coger un tren...». Año 1.941. Él responde, con sus tristes ojos azules, en lenguas que ella no comprende. ¿Compasión, instinto? La gallega nunca explicó por qué dio cobijo en su casa a aquel desarrapado. Pero lo hizo.

Aquí comienza esta historia de tres hermanas que salvaron la vida a más de 500 judíos.
Las tres hermanas nunca comentaron aquella operación tan arriesgada a nadie que no fuesen ellas y quienes formaban la red que habían tejido para evitar la muerte de judíos.
El nombre de aquel flaco judío-alemán de los ojos azules, llegado de Lyon, de donde se había escapado del campo de concentración con un asturiano al que las balas nazis mataron tras la huida, fue uno de los muchos que Lola y sus valientes cómplices se llevaron a la tumba, pero no han sido sus familiares quienes han descubierto el juramento de silencio que las Touza se hicieron en vida, si no un viejo judío neoyorquino que por 1.964 quiso saber qué había sido de aquella mujer que le llevó una noche sin luna a la libertad, al otro lado de la frontera. Se llamaba Isaac Retzmann y, como tantos otros salvados por la cantinera ribadaviense, pudo alcanzar América en 1.943. Retzmann había conocido a un emigrante gallego en la Gran Manzana, Amancio Vázquez, y, sabiendo que éste volvía a su país natal de vacaciones, le pidió encarecidamente que preguntara por las hermanas Touza. Tenía 70 años y una delicada salud que le hacía presagiar una muerte anticipada. El encargo terminó llegando a un librero de Vigo, Antón Patiño Regueira, y con él empezó a alumbrarse esta historia oculta que Crónica del periódico El Mundo desveló en exclusiva en un artículo de Paco Rego (Antón dejó escrito antes de morir, en 2005, el esbozo de la verdad de estos héroes de Ribadavia). Antón se interesó por la historia y se reunió con ellas; poco antes de su muerte, en el año 2005, y dio a conocer los hechos en su libro Memoria de ferro.

Durante la Segunda Guerra Mundial, miles de judíos escaparon del terror nazi a través de España. Haim Avni, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalen y el historiador Bernd Rother coinciden en que a Franco le resultaba indiferente el tránsito de judíos a través de España, aunque se cuidó mucho de impedir el asentamiento no permitiendo que entrara ningún nuevo contingente de refugiados, hasta que el anterior hubiera abandonado el territorio español. Coinciden también en que los españoles veían a los judíos como extranjeros. El drama de la persecución nazi no estaba presente entre ellos, y agregan que la ayuda de los españoles a las víctimas se basó en la solidaridad.

Con aquel hombre del andén, las hermanas Touza empezaron a tejer una red de fuga (dicen que la más importante de la península). Esta red se iniciaba en Gerona, en la frontera con Francia, y en un primer tramo llegaba hasta Medina del Campo, y desde allí continuaba hasta Monforte y Rivadavia, donde solían llegar los judíos perseguidos al anochecer (Judíos y otros perseguidos llegaban a Ribadavia marcados y contactados desde Monforte. Los enlaces los conducían hasta ellas en su cantina de la estación y corrían con los gastos de coches y guías que esperaban al otro lado de la frontera). En la fase final, eran llevados a la frontera portuguesa, y desde el País vecino embarcaban rumbo a América o puertos del norte de África. El Cantábrico era más peligroso por estar más controlado por los alemanes. Para esta labor, se rodearon de colaboradores fieles hasta la muerte, José Rocha Freijedo y Javier Minguez Fernandez (El Calavera), ambos taxistas, Ricardo Pérez Parada (El Evangelista), un tonelero que había aprendido inglés y polaco siendo emigrante en Nueva York y hacía de traductor, y el barquero Ramón Estévez. Según la ruta que eligiera Lola (tenia 3: por senderos, por carreteras de tercera y cruzando el Miño), actuaban sus cómplices, héroes anónimos también.

Con los bailes organizados en el casino, no solo sacaban un dinero extra para capear las penurias de la posguerra, si no que hacían caja para su causa clandestina. Ramón Estevez Arango dice de Lola que "a su lado nadie pasaba hambre. Vendía cualquier cosa con tal de ayudar a un solo judío, porque era una persona extremadamente generosa."
Con el dinero conseguido, pagaban algunos favores, y el resto se lo daban a los judíos escapados.

Todo empezaba con la llegada de un convoy señalado a la estación de Ribadavia. Lola esperaba con su cesta llena de rosquillas, caramelos y dulces de almendra en las manos. A veces los ofrecía por las ventanillas desde el andén, y otras veces se subía al tren y recorría los vagones con su mercancía. Entonces se encontraba siempre con alguien que le anunciaba la llegada inminente (día, hora y vagón) de una nueva tanda de judíos.

Los días de llegada, Lola era la primera en abandonar el quiosco, y auxiliaba a los judíos que llegaban. Los escondía en su casa y les daba alojamiento y manutención con la complicidad de sus hermanas. El mensaje de que unos judíos estaban a punto de llegar corría a los oídos del Calavera, y en el silencio de la noche elegida se consumaba la fuga a bordo de su taxi, un Dodge negro americano.

Han sido nominadas para el premio Justas entre las Naciones por Israel.

Ha recibido 295 puntos

Vótalo:

Ángel Sanz Briz

2. Ángel Sanz Briz

Conocido como el ángel de Budapest, entre los años de 1943 y 1944 fue destinado a la Embajada de España en Hungría como encargado de negocios. Emitió las llamadas Cartas de Protección, que garantizaban la inmunidad a sus portadores en base a su presunta ascendencia sefardí, y posteriormente... Ver mas
Conocido como el ángel de Budapest, entre los años de 1943 y 1944 fue destinado a la Embajada de España en Hungría como encargado de negocios. Emitió las llamadas Cartas de Protección, que garantizaban la inmunidad a sus portadores en base a su presunta ascendencia sefardí, y posteriormente ayudó también a cualquier judío perseguido. Despertó la inquietud de Adolf Eichmann, encargado nazi de la Solución Final en Hungría. Reconoció la nacionalidad española a 5.200 familias. Recibió, en 1991, el título de Justo entre las Naciones.

Ha recibido 248 puntos

Vótalo:

Eduardo Martínez Alonso

3. Eduardo Martínez Alonso

Eduardo Martínez Alonso fue el Schindler gallego. Entre 1940 y 1942, este médico vigués salvó a cientos de judíos, a los que evacuaba a Inglaterra por la frontera de Portugal. Su actividad lo obligó a huir a Londres, donde se incorporó al MI6, el servicio secreto británico. Ahora, tras bucear en... Ver mas
Eduardo Martínez Alonso fue el Schindler gallego. Entre 1940 y 1942, este médico vigués salvó a cientos de judíos, a los que evacuaba a Inglaterra por la frontera de Portugal. Su actividad lo obligó a huir a Londres, donde se incorporó al MI6, el servicio secreto británico. Ahora, tras bucear en los archivos de Reino Unido, su hija Patricia Martínez de Vicente ha logrado reconstruir su historia.

En 1939, cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, Galicia apoya al bando alemán de forma mayoritaria. Pero hay un pequeño reducto de anglófilos, entre los que se cuenta Eduardo Martínez.

El Schindler gallego colaboraba con Cruz Roja y tenía acceso al campo de prisioneros de Miranda de Ebro, donde se concentraba a los que huían del nazismo a través de los Pirineos. Alonso diagnosticó falsas enfermedades y certificó defunciones para sacar de allí a los cautivos, casi todos judíos polacos.

«Se arriesgó -afirma su hija-, contactó con el espionaje británico y dio un paso más: evacuarlos a Gran Bretaña». En dos años, Martínez sacaría a cientos de refugiados, a través de barcas por el río Miño, y con la colaboración, a veces remunerada, de estraperlistas y guardas lusos. Pero su vida estaba en peligro.

Galicia era un hervidero de espías durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría eran alemanes que llegaron con el consorcio Sofindus, un conglomerado de 350 industrias que, entre otros intereses, debían garantizar la extracción y transporte del wólfram gallego.

Huellas de aquellos espías encontramos en diversas fuentes. En el Archivo Naval de Ferrol aparecen sucesivos informes sobre espionaje: «Súbdito alemán sorprendido tomando fotografías de destructores en La Coruña», reza un parte de 1942. «Súbdito inglés sorprendido tomando fotografías», reza otra carpeta de 1944.

Otra prueba nos confirma el espionaje. Se trata de los diarios del almirante Dönitz, jefe de la Kriegsmarine. «Nuestros agentes en Ferrol informan de que son inciertas las actuales posibilidades de repostar en España», escribe en 1939. «Es posible un ataque por sorpresa a barcos franceses de los que recibimos informes desde Vigo», anota en 1940.

Los submarinos son otra razón para el espionaje. El tanquero Vessel y el carguero Max Albrecth, fondeados en Vigo y Ferrol, son base de repostaje de los U-boot. Además, en Cospeito, está la antena de comunicaciones Elektra-Sonne, levantada por los alemanes.

Todos estos objetivos traen a Galicia a numerosos agentes nazis, que al término de la guerra serán reclamados por los aliados. Las listas negras, que conserva el Ministerio de Exteriores, prueban la intensa actividad de inteligencia.

Es en en este ambiente en el que actúa el Schindler gallego, que fue agente oficial del SOE (Special Operations Executive) y que sería condecorado tras la guerra. «En su diario cuenta algunas operaciones pasando a los fugitivos por Guillarei», narra su hija. Previamente, los ocultaba en su casa de veraneo en Redondela.

Tras huir a Londres con su mujer, Eduardo Martínez siguió trabajando para el MI6. Su hija halló un documento que elogia su labor: «Ha sido nuestro principal agente, al ayudarnos con los rescates a través de España y sugiero que siga asesorándonos», escriben en 1942 en el servicio secreto británico.

Patricia Martínez confía en llevar la historia de su padre al cine. «Es un caso extraordinario, pero no único -afirma la investigadora-; a veces, nos parece asombroso lo que vemos en el cine, pero historias así se vivieron en Galicia».

Ha recibido 230 puntos

Vótalo:

Alfonso Fiscovich

4. Alfonso Fiscovich

Fue el sucesor en el cargo de Bernardo Rolland de Miotta. Nacionalizó a judíos poniendo sus bienes a nombre de autoridades de España y siendo estos custodiados bajo pabellón español.

Ha recibido 196 puntos

Vótalo:

Eduardo Propper de Callejón

5. Eduardo Propper de Callejón

Destinado a la Embajada de España en París con el rango de primer secretario, estaba casado con Hélène Fould-Springer, que pertenecía a una rica familia judía de origen austriaco. Cuando los alemanes ocuparon París el 14 de junio de 1940 se instaló en el consulado español de Burdeos. Comenzó a... Ver mas
Destinado a la Embajada de España en París con el rango de primer secretario, estaba casado con Hélène Fould-Springer, que pertenecía a una rica familia judía de origen austriaco. Cuando los alemanes ocuparon París el 14 de junio de 1940 se instaló en el consulado español de Burdeos. Comenzó a sellar desde una pequeña sala los llamados visados de tránsito, que concedían la posibilidad de estar en España durante un periodo de tres días, tiempo suficiente para atravesar el país y alcanzar Portugal. Selló más de 1.500 visados durante días y noches enteras, salvando con ello a unas 6.000 personas. El 27 de agosto del año 2007, la institución israelí para el recuerdo del holocausto Yad Vashem le otorgó el título de Justo entre las Naciones, una de las más altas distinciones que los judíos entregan a un civil no israelí.

Ha recibido 174 puntos

Vótalo:

Bernardo Rolland de Miota

6. Bernardo Rolland de Miota

Fue cónsul general de España en París desde 1939 hasta 1943. Cuando a finales de 1940 el gobierno de Vichy aprobó el llamado Statut des Juifs, que afectaría a cerca de 2.000 sefardíes residentes en París, extendió sucesivas cartas de protección a dichos judíos con el objetivo de que fueran... Ver mas
Fue cónsul general de España en París desde 1939 hasta 1943. Cuando a finales de 1940 el gobierno de Vichy aprobó el llamado Statut des Juifs, que afectaría a cerca de 2.000 sefardíes residentes en París, extendió sucesivas cartas de protección a dichos judíos con el objetivo de que fueran excluidos de la aplicación de dichas normativas. Evitó la confiscación de los bienes de un puñado de judíos sefarditas, intercedió por 14 judíos españoles enviados al campo de Drancy y organizó la repatriación de otros 77, trabajo que terminó Alfonso Fiscowich. Su actuación en favor de los judíos provocó graves tensiones con las autoridades alemanas de la Francia ocupada y con el entonces Embajador de España, Félix de Lequerica.

Ha recibido 166 puntos

Vótalo:

Julio Palencia Tubau

7. Julio Palencia Tubau

Una defensa también encendida de los judíos sefardíes y de sus bienes fue la que llevó a cabo el ministro español Julio Palencia en Bucarest. Tras conocer que el artífice de la solución final Adolf Eichmann había incluido a los judíos búlgaros en el programa de exterminio alemán, Palencia... Ver mas
Una defensa también encendida de los judíos sefardíes y de sus bienes fue la que llevó a cabo el ministro español Julio Palencia en Bucarest. Tras conocer que el artífice de la solución final Adolf Eichmann había incluido a los judíos búlgaros en el programa de exterminio alemán, Palencia removió cielo y tierra para evitar que se cumpliera su funesto destino. Denunció la legislación antisemita del gobierno búlgaro - que afectaba a 50.000 judíos - e intercedió ante Bulgaria y Alemania para proteger los derechos y bienes de 150 judíos sefardíes. Su insistencia le valió el apodo del 'amigo de los judíos' y "fanático antialemán", como le llamaban despectivamente los alemanes. Pero lejos de amedrentarse ante la animadversión que le profesaban los nazis, Palencia no dudó en oponerse a la ejecución del judío búlgaro, León Arié. No lo logró pero sí consiguió que las autoridades búlgaras le permitieran a adoptar a los dos hijos de Arié y su madre pudiera vivir en la residencia oficial con un pasaporte diplomático español. Acogió y camufló en la delegación diplomática a todos aquellos judíos que pudo. Las autoridades búlgaras llegaron a detener a su secretario, también judío, acusándole de espionaje. Fue declarado persona non grata y tuvo que regresar a Madrid. Había salvado de la muerte las vidas de aproximadamente 600 judíos búlgaros.

Ha recibido 161 puntos

Vótalo:

Sebastián Romero Radigales

8. Sebastián Romero Radigales

Desde Atenas, el cónsul Sebastián Romero Radigales salvó a más de 800 judíos sefardíes invocando el Real Decreto de 1924 de Primo de Rivera. Pese a que, en un primer momento, sirvió para evitar su traslado a los campos de la muerte; ante la falta de respuesta de Madrid para hacerse cargo de sus... Ver mas
Desde Atenas, el cónsul Sebastián Romero Radigales salvó a más de 800 judíos sefardíes invocando el Real Decreto de 1924 de Primo de Rivera. Pese a que, en un primer momento, sirvió para evitar su traslado a los campos de la muerte; ante la falta de respuesta de Madrid para hacerse cargo de sus nacionales, los nazis terminaron encerrando a este grupo de sefardíes en Bergen Belsen, un campo destinado a los prisioneros de países neutrales.

"Sin embargo, Romero Radigales no cejó en su empeño por salvarlos y siguió enviando informes jurídicos insistiendo en que se trataba de un error", explica De Luca. Su insistencia dio finalmente frutos y tras seis meses de cautiverio los liberaron y los llevaron en un tren a España. "Uno de los supervivientes me contó algo realmente sorprendente, me explicó que un oficial de las SS fue uno a uno dándoles la mano y pidiéndoles disculpas en nombre del Tercer Reich. Pero se salvaron sólo gracias al empeño de Romero Radigales", añade el diplomático.

Irritó a las autoridades alemanas hasta tal punto que estas presentaron, en varias ocasiones y sin éxito alguno, serias quejas ante el Ministerio de Exteriores de España. Ordenó que los bienes de los judíos se guardasen en la delegación española, permitiendo que más tarde fueran recuperados por sus legítimos dueños.

Ha recibido 157 puntos

Vótalo:

José Rojas Moreno

9. José Rojas Moreno

Llegó a Rumanía como embajador de España en Bucarest en el año 1941, cargo en el que se mantuvo hasta 1943. Fue el artífice de la evacuación directa a España de 65 judíos sefardíes, así como de la protección del patrimonio y de los bienes de más de 200 familias. Tuvo iniciativas como la... Ver mas
Llegó a Rumanía como embajador de España en Bucarest en el año 1941, cargo en el que se mantuvo hasta 1943. Fue el artífice de la evacuación directa a España de 65 judíos sefardíes, así como de la protección del patrimonio y de los bienes de más de 200 familias. Tuvo iniciativas como la colocación de carteles a las puertas de las casas de centenares de viviendas judías con la siguiente leyenda: “Aquí vive un español”.

Consiguió que se revocasen los decretos de expulsión dictados contra un grupo de judíos sefarditas y la promesa formal que, en el futuro, ninguno de ellos sería expulsado.

Ha recibido 153 puntos

Vótalo:

Miguel Ángel de Muguiro

10. Miguel Ángel de Muguiro

Desde su puesto en la Embajada de España en Budapest (Hungría), contribuyó a la salvación de judíos perseguidos por el gobierno proalemán de Miklós Horthy. En un ambiente de pogromos, persecuciones por las calles y campos de tránsito organizados por los nazis húngaros de la Cruz Flechada para... Ver mas
Desde su puesto en la Embajada de España en Budapest (Hungría), contribuyó a la salvación de judíos perseguidos por el gobierno proalemán de Miklós Horthy. En un ambiente de pogromos, persecuciones por las calles y campos de tránsito organizados por los nazis húngaros de la Cruz Flechada para concentrar a los judíos antes de su envío a los campos de exterminio, Miguel Angel de Muguiro, como Encargado de negocios, escribió a Madrid escandalizado por los registros y las palizas que practicaban los miembros de las SS. En todas sus comunicaciones con el gobierno de Madrid y con las autoridades alemanas y húngaras mostró siempre una feroz oposición a todas las leyes dictadas por los nazis, lo que provocó constantes tensiones irreconciliables entre las autoridades españolas y húngaras. Le sustituyó en el cargo Ángel Sanz Briz.

Ha recibido 152 puntos

Vótalo:

José Ruiz Santaella y Carmen Schrader

11. José Ruiz Santaella y Carmen Schrader

El 5 de septiembre de 1942 le nombraron agregado en la Embajada de España en Alemania. Él y su esposa, Carmen Schrader, acogieron como costurera en su residencia a la judía alemana Gertrud Neumann. También contrataron a la joven Ruth Arndt como niñera de sus cuatro hijos; a su madre, Lina Arndt... Ver mas
El 5 de septiembre de 1942 le nombraron agregado en la Embajada de España en Alemania. Él y su esposa, Carmen Schrader, acogieron como costurera en su residencia a la judía alemana Gertrud Neumann. También contrataron a la joven Ruth Arndt como niñera de sus cuatro hijos; a su madre, Lina Arndt, como cocinera; y al padre, el doctor Arndt, le enviaron los alimentos necesarios para poder sobrevivir durante su refugio. El 13 de octubre de 1988 ambos fueron condecorados también con el título de Justo entre las Naciones.

Ha recibido 144 puntos

Vótalo:

Juan Schwartz Díaz-Flores

12. Juan Schwartz Díaz-Flores

El cónsul general de España en Viena en 1943 comenzó una política sistemática de concesión de pasaportes y visados. Nunca fue devuelto a las autoridades alemanas ningún judío de los que conseguían entrar en España, incluso clandestinamente. Es padre del presentador y diplomático Fernando... Ver mas
El cónsul general de España en Viena en 1943 comenzó una política sistemática de concesión de pasaportes y visados. Nunca fue devuelto a las autoridades alemanas ningún judío de los que conseguían entrar en España, incluso clandestinamente. Es padre del presentador y diplomático Fernando Schwartz y del economista Pedro Schwartz.

Ha recibido 139 puntos

Vótalo:

Jorge Perlasca

13. Jorge Perlasca

Italiano, tras su paso por España recibió un salvoconducto para las misiones diplomáticas de nuestro país. Pidió asilo en la Embajada de España en Budapest, pasando automáticamente a llamarse Jorge y obteniendo iguales derechos a los de cualquier español. En la embajada continuó su tarea de... Ver mas
Italiano, tras su paso por España recibió un salvoconducto para las misiones diplomáticas de nuestro país. Pidió asilo en la Embajada de España en Budapest, pasando automáticamente a llamarse Jorge y obteniendo iguales derechos a los de cualquier español. En la embajada continuó su tarea de salvamento de judíos, alegando ser el sucesor de Sanz Briz y falsificando todos aquellos documentos necesarios. La película El cónsul Perlasca rememora su hazaña. Fue honrado con el título de Justo entre las Naciones.

Ha recibido 138 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil