Versión impresa

* Los Incendios Más Famosos y Devastadores de la Historia *

* Los Incendios Más  Famosos y Devastadores de la Historia *

  • Lista creada por fiebre azul.
  • Publicada el 30.03.2009 a las 20:20h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de fiebre azul

Último acceso 05:38h

Perfil de fiebre azul

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de fiebre azul

Acciones de la lista

A lo largo de la Historia se han producido incendios devastadores y famosos, algunos al parecer intencionales, otros por terremotos, por accidentes o por imprudencias. ¿ Cuál te parece el mayor de todos y con peores consecuencias?....Vota, comenta y participa en este tema.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

El Gran Incendio de Roma ( 64 )

1. El Gran Incendio de Roma ( 64 )

En cuanto al legendario incendio de Roma. Mucho se ha escrito al respecto: Que si había sido el propio emperador Nerón quien lo había provocado, que si habían sido los cristianos, etc, etc. Lo que sí es cierto es que Roma, como acostumbraba a hacer después de cada catástrofe, resurgió con... Ver mas
En cuanto al legendario incendio de Roma. Mucho se ha escrito al respecto: Que si había sido el propio emperador Nerón quien lo había provocado, que si habían sido los cristianos, etc, etc.

Lo que sí es cierto es que Roma, como acostumbraba a hacer después de cada catástrofe, resurgió con mayores fuerzas y vigores. Parafraseando a Augusto, nuevamente el mármol substituyó al ladrillo.
Si se hace excepción de Tácito (Anales XV, 38), que además de la versión del incendio provocado intencionalmente por Nerón conoce también la versión de los que lo atribuían a la casualidad, todas las fuentes antiguas lo atribuyen con seguridad a Nerón, desde su contemporáneo Plinio el Viejo, cuya versión es probablemente la base de la tradición posterior (Naturalis historia XVII, 1, 5), al autor senequista de la Octavia, desde Suetonio (Nero, 38) a Dión (LXII, 16, 18).

El incendió estalló el 19 de julio del 64 y duró, según Suetonio, seis días y siete noches, pero en seguida comenzó de nuevo en la propiedad de Tigelino, lo que alimentó las sospechas contra el emperador, y continuó durante otros tres días, como consta por de una inscripción (CIL VI, 1, 829, que establece su duración en nueve días).

Los modernos tienden a negar la responsabilidad directa de Nerón en el incendio: todas las fuentes, sin embargo, concuerdan en decir que se vieron a personas que avivaban el incendio cuando ya había comenzado. Para los que dan la culpa a Nerón esta gente actuaba iussu principis, «por orden del emperador», para los que defienden su inocencia, según los cuales el incendio había estallado por negligencia, por autocombustión, por el calor estival, por el viento, esa gente lo hacía «para poder llevar a cabo con más libertad sus robos». Para Suetonio y para Dión, sin embargo, estas personas eran cubiculari (camareros del emperador) e incluso soldados, y su presencia puede autorizar las peores sospechas.

De la comparación entre Tácito y Suetonio se infiere además que las precauciones que se tomaron y las intervenciones de socorro fueron interpretadas como pruebas de la culpabilidad de Nerón: Sobre todo la destrucción, llevada a cabo por los soldados con el fuego, de edificios cercanos a lo que será luego la Domus aurea y la prohibición a sus legítimos propietarios de acercarse a sus casas para salvar lo salvable y recuperar los cadáveres de sus muertos alimentaron muchas sospechas. También contribuyó a estas sospechas el hecho de atribuirle al emperador un móvil concreto: No tanto el que Suetonio y Dión, pero no Tácito, aceptan como seguro, el deseo de ver morir Roma bajo su reinado, como Príamo había visto sucumbir Troya (deseo coronado con el famoso canto), sino también y sobre todo el desprecio por la vieja Roma, con sus calles estrechas y sus viejos edificios, y la voluntad de aventurarse en una gran empresa urbanística, convirtiéndose en el nuevo fundador de Roma.

Tácito es el único, entre nuestras fuentes, que dice que Nerón inventó la falsa acusación contra los cristianos para acallar las voces que le acusaban del incendio (Anales XV, 44). La noticia le llega naturalmente de una fuente que considera el incendio intencional (para los partidarios de la tesis el incendio casual no había culpables), por tanto, con toda probabilidad, de Plinio. Para Plinio, como para Tácito, los cristianos eran inocentes del incendio de Roma y el suplicio que se les había infligido era digno de piedad, pero los cristianos, no culpables por el incendio, eran culpables, para nuestra fuente, de una exitiabilis superstitio (funesto culto). El testimonio de Tácito, claramente hostil contra los cristianos por su superstitio, pero convencido de su inocencia respecto al incendio, muestra la falta de fundamento de la hipótesis de aquellos, entre los modernos, que acusan a los cristianos de haber quemado Roma a causa de su fe en la inmediata parusía (el regreso de Cristo a la tierra).

La distinción entre la falsa acusación de incendiarios, que afectó según Tácito sólo a los cristianos de Roma, y la de superstitio illicita (culto ilícito), la única que conoce Suetonio (Nero, 16,2), que afectó a los cristianos de todo el imperio, no es, como a menudo se cree, el resultado de dos versiones del mismo hecho narrado por dos fuentes distintas, sino el efecto de dos decisiones distintas, de las cuales la segunda es seguramente anterior a la primera. La Primera Epístola de San Pedro (4,15), que en mi opinión se puede fechar entre el 62 y el 64, prevé la posibilidad de que los cristianos puedan ser imputados por ser cristianos no sólo en Roma, sino en todo el Imperio, y presupone una hostilidad ampliamente difundida (cf 1 Pe 4, 12), que bien cuadra con las acusaciones de flagittia (crímenes infamantes), que según Tácito hacía que el vulgus (la gente común) aborreciera a los cristianos. Pero si la atmósfera de la Primera Epístola de San Pedro es la que presupone Tácito, la imputación por cristianismo es ciertamente la que Suetonio conoce y no puede referirse a un edicto imperial (como la imputación por el incendio de Roma), sino sólo a un senadoconsulto, al que correspondía, en edad julio-claudia, decidir sobre las cuestiones religiosas. La institutum (institución) de la que habla Suetonio, la institutum Neroniarum de que habla Tertuliano (Ad nationes I, 7,14), no es un edicto ni un senadoconsulto, sino un antecedente de hecho: es la aplicación que Nerón, dedicator damnationis nostrae (autor de nuestra condena, Tertuliano, Apolgeticum V,3), hace inmediatamente después del 62 del senadoconsulto con que en el 35 había sido rechazada la propuesta de Tiberio de reconocer la licitud del culto de Cristo y que había hecho del cristianismo una superstitio illicita en todo el imperio. El veto de Tiberio había impedido la aplicación del senadoconsulto y la situación no había sufrido cambios hasta el 62, cuando la ejecución de Santiago el Menor en Judea, decidida por el sumo sacerdote Ananos, fue posible por la ausencia momentánea del gobernador romano. Pero en el 62 tuvo lugar un cambio decisivo, no sólo en las relaciones entre el Imperio y los cristianos, sino en toda la política de Nerón: es el momento del abandono de Séneca de la vida pública, de la muerte de Burro, substituido en la Prefectura del pretorio por Tigelino, del repudio de Octavia y de las bodas con la judaizante Popea, de la ruptura con los estoicos de la clase dirigente y del abandono definitivo de la línea julio-claudia del principado por un dominio de tipo orientalizante y teocrático. Cristianos y estoicos fueron atacados en los mismos años y juntos acusados ante la opinión pública: aerumnosi Solones (Solones atormentados), según Persio (Satirae III, 79), eran los estoicos en la opinión de la gente ignorante, saevi Solones (Solones despiadados) son llamados los cristianos en un grafito de Pompeya; según la Primera Epístola de San Pedro (4,4) son calumniados «porque no participan con los demás en ese libertinaje desbordado». El clima en el que se hacen estas acusaciones es el mismo: contra los estoicos de la clase dirigente se usó el arma política de la lex maiestatis (ley para la defensa del Estado); contra los cristianos fue suficiente proponer el viejo senadoconsulto del 35.

La primera víctima de la decisión neroniana de acusar a los cristianos basándose en el viejo senadoconsulto fue, creo yo, Pablo, que era muy conocido en los ambientes de la corte: esta imputación está atestiguada en la Segunda Carta a Timoteo, escrita en el otoño de un año que podría ser el 63 (cf. 2Tim 4, 21). Pablo está encarcelado de nuevo en Roma, pero esta vez espera una condena, pero no por el incendio (porque se trata de un encarcelamiento “civil”, Pablo puede pedir libros y una capa). La detención y condena de Pedro debieron ocurrir, junto con la de los demás cristianos de Roma, después del incendio del 64: su martirio, murió crucificado en los horti neroniani (los jardines de Nerón), no puede separarse, como revela la comparación entre la descripción de Clemente Romano (1Cor 5) y la de Tácito (Anales XV, 44), del de la multitudo ingens –poly plethos (ingente multitud) que Nerón ofreció como espectáculo, con un circense ludicrum (espectáculo circense), al pueblo de Roma, poniendo a disposición hortos suos (sus jardines): Guarducci ha pensado en las fiestas del 13 de octubre del 64, unos meses después del incendio, cuando la persistencia de las sospechas contra Nerón le pudo aconsejar al emperador buscar chivos expiatorios.

Ha recibido 2939 puntos

Vótalo:

El Gran Incendio de Chicago ( 1871 )

2. El Gran Incendio de Chicago ( 1871 )

El Chicago de 1871 era una ciudad edificada básicamente en madera, con edificios de hasta 6 alturas construidos íntegramente en este material, e incluso muchas calles pavimentadas con bloques de madera para facilitar la circulación en una metrópoli que crecía rápidamente. Cuenta la historia... Ver mas
El Chicago de 1871 era una ciudad edificada básicamente en madera, con edificios de hasta 6 alturas construidos íntegramente en este material, e incluso muchas calles pavimentadas con bloques de madera para facilitar la circulación en una metrópoli que crecía rápidamente.

Cuenta la historia que pocos minutos después de las 9 de la noche del 8 de octubre de 1871, una vaca de un establo situado en el 137 de Dekoven Street dejó caer una lámpara de queroseno dentro del establecimiento. La pequeña chispa que provocó pronto se expandió avivada por el viento. Desde el principio, los bomberos lucharon contra el fuego en un combate desigual, pues el viento contribuyó en avivar las llamas durante dos días interminables, en los que las construcciones de madera se pasaban la antorcha de la destrucción unas a otras.

Ya desde la primera noche, el viento había transportado tizones encendidos hacia el otro lado del río, asolando las llamas al mismo centro de la ciudad y a sus principales edificios. Uno a uno fueron cayendo edificios federales, hoteles, la Corte de Justicia y muchísimos edificios de viviendas. Para el 10 de octubre, el fuego había destruido 6,5 km² del centro de la ciudad, provocado casi 300 muertos y dejado sin hogar a más de 100.000 personas. Más de 17.000 edificios fueron destruidos, estimándose una pérdida superior a los 200 millones de dólares.

La ciudad quedó terriblemente golpeada, aunque decidida a seguir adelante. El desastre supuso la transformación de Chicago, originando un movimiento de arquitectos dispuestos a diseñar una nueva ciudad más grande, segura y lujosa. Surgieron así nuevas ideas en la construcción basadas principalmente en el acero, convirtiendo a la Escuela de Chicago en un icono en la arquitectura moderna.

Ha recibido 2892 puntos

Vótalo:

El incendio de Santander  ( 1941 )

3. El incendio de Santander ( 1941 )

Cualquiera que vea fotos pensará que se puede tratar de una ciudad bombardeada en la Segunda Guerra Mundial o en la Guerra Civil Española, o en cualquiera de las innumerables guerras que asolan o han asolado nuestro planeta. Pero no. Se trata de la ciudad de Santander durante y después del... Ver mas
Cualquiera que vea fotos pensará que se puede tratar de una ciudad bombardeada en la Segunda Guerra Mundial o en la Guerra Civil Española, o en cualquiera de las innumerables guerras que asolan o han asolado nuestro planeta.
Pero no. Se trata de la ciudad de Santander durante y después del incendio que tuvo lugar en 1941, en concreto el 14 de febrero de 1941. Ese día una chimenea mal apagada originó el incendio, que avivado por un temporal de viento procedente del sur que alcanzó 140 kilómetros por hora, arrasó durante dos días la zona medieval de la capital de Cantabria, incluyendo su catedral, que no sería reconstruida hasta 1953. Miles de familias quedaron sin hogar y la ciudad quedó sumida en el caos y aislada del resto del país durante días.

Ha recibido 2714 puntos

Vótalo:

El incendio del Hindenburg ( 1937 )

4. El incendio del Hindenburg ( 1937 )

El LZ 129 Hindenburg fue un dirigible alemán destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937, causando la muerte a un total de 35 personas (alrededor de un tercio de los pasajeros). El accidente fue ampliamente cubierto por los medios de la época y supuso... Ver mas
El LZ 129 Hindenburg fue un dirigible alemán destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937, causando la muerte a un total de 35 personas (alrededor de un tercio de los pasajeros). El accidente fue ampliamente cubierto por los medios de la época y supuso el fin de los dirigibles como medio de transporte.

El 6 de mayo de 1937, tras haber cruzado el Atlántico, el Hindenburg se acercó a la base de amarre en la Estación Aeronaval de Lakehurst (Nueva Jersey), después de esperar varias horas a que el tiempo tormentoso le permitiera las maniobras de atraque.

A las 19:25, mientras el Hindenburg ya había largado los amarres y se acercaba a la torre, se observó a popa un destello de fuego de San Telmo, que son chispas extensas e inermes de electricidad estática (había habido una tormenta eléctrica y el aire estaba cargado eléctricamente). Repentinamente, se prendió fuego en la parte superior de la popa, extendiéndose casi instantáneamente por todo el dirigible mientras la estructura caía lentamente sobre los pasajeros que saltaban desde una altura de 15 m y marinos que ayudaban en las maniobras. Quedó destruido por completo en menos de 40 s y su esqueleto permaneció largo tiempo en el suelo hasta que fue vendido como chatarra.

El desastre es recordado por la extraordinaria cobertura mediática, a través de películas, fotos, y especialmente, de la narración radiofónica de Herbert Morrison desde el lugar del accidente. La presencia de tantos periodistas se debía al anunciado primer vuelo transatlántico para pasajeros que llegaba a suelo estadounidense en aquel año. La narración de Morrison no fue difundida hasta el día siguiente. Aun así, se convirtió pronto en una de las más recordadas de la historia, con la memorable expresión «¡Oh, la humanidad!» («Oh, the humanity!»), que desde entonces quedó ligada al recuerdo del desastre.



A pesar de lo impactante del desastre, de las 97 personas que había a bordo sólo 35 murieron, la mayoría de ellas quemadas o aplastadas bajo la estructura. En concreto, de los 36 pasajeros y 61 personas de la tripulación, 13 y 22 personas murieron, respectivamente. Muchos de los tripulantes y pasajeros se salvaron gracias a la rotura de los tanques de agua, que cayó sobre ellos, salvándoles de las llamas.

Ha recibido 2653 puntos

Vótalo:

El Gran Incendio de Londres ( 1666 )

5. El Gran Incendio de Londres ( 1666 )

"La sangre de los justos será reclamada desde Londres, arrasada por el fuego, cuando tres veces veinte más seis sea escrito". Las palabras de Nostradamus parecían profetizar el gran incendio de Londres. Unido a la coincidencia de un año marcado con el símbolo del Demonio (666), las múltiples... Ver mas
"La sangre de los justos será reclamada desde Londres, arrasada por el fuego, cuando tres veces veinte más seis sea escrito". Las palabras de Nostradamus parecían profetizar el gran incendio de Londres. Unido a la coincidencia de un año marcado con el símbolo del Demonio (666), las múltiples visiones demoníacas del suceso no se hicieron esperar.

Sin embargo, la historia real es más humana. Un alcalde dubitativo que minimiza las proporciones de la tragedia, una mujer que es apaleada al ser confundida con una pirómana que huía ocultando material incendiario -cuando sólo escondía unos pollos en su delantal-, un pueblo que vacía sus casas y que se queda en las calles esperando a ver qué sucede... Hechos demasiado sencillos como para atraer la atención de los infiernos.

A mediados del siglo XVII, Londres es una emergente metrópoli que se disputaba con los Países Bajos el control del comercio internacional. Pero el 2 de septiembre de 1666, el corazón de los ingleses se paró ante los trágicos acontecimientos que se acababan de iniciar.

La indecisión del alcalde

El fuego comenzó en la casa de Thomas Farynor, panadero de Carlos II, rey de Inglaterra. Tras ser informado, el alcalde, Sir Thomas Bloodworth, despreció el siniestro y afirmó que "una mujer podría apagar las llamas con una meada". Fue su primer error. Como consecuencia, en apenas cinco días el fuego devastó Londres.

El principal sistema contra incendios de la ciudad consistía en una serie de cortafuegos que se realizaban mediante la demolición de las casas aledañas. Sin embargo, los propietarios se negaron a destruir sus hogares, lo que provocó una rápida extensión de las llamas.

La determinación del alcalde era imprescindible. Sólo él podía ordenar las demoliciones pese a la oposición de los vecinos. Pero cuando llegó al lugar, los nervios se apoderaron de él. Samuel Pepys, presidente de la Royal Society, lo describe "como una mujer desmayándose". Aun así, se negó a demoler las casas argumentando que no era posible encontrar a los propietarios para informarles del desahucio.

Consecuencias del incendio

Parecía que Sir Bloodworth se aliaba con la desgracia. Londres se encontraba en plena sequía y la madera de los edificios estaba tan reseca que el peligro alertó al rey. Pero la relación de la ciudad con la monarquía era tensa desde la Revolución Inglesa (1642-1651). Desde entonces Londres se había convertido en baluarte de las tendencias republicanas.

Por ello, cuando Carlos II ofreció sus tropas para colaborar, su oferta fue inmediatamente rechazada: enviar soldados a la ciudad en esas condiciones suponía un peligro mayor que el propio incendio. El rey acudió a inspeccionar y, tras analizar las medidas tomadas, destituyó al alcalde, ordenó las demoliciones y mandó a sus hombres para ayudar en la extinción.

Londres era una ciudad complicada para luchar contra el fuego. Sus estrechas callejuelas y sus casas de madera y paja la convertían en una bomba incendiaria. Así, el martes 4 de septiembre, el fuego se extendió por la toda la ciudad. Destruyó la Catedral de San Pablo y atravesó el río Fleet, amenazando la corte de Carlos II.

La batalla para apagar el incendio se ganó gracias a la climatología. Los fuertes vientos del este cesaron. Además, la guarnición de la Torre de Londres utilizó pólvora para crear unos cortafuegos efectivos que detuvieron las llamas. Una vez controladas, el panorama era desolador. Más de 13.000 casas, 87 iglesias y tres puertas de acceso a la ciudad habían sido destruidas, y 80.000 personas se quedaron sin hogar. El número de muertos se desconoce, pues muchos no fueron inscritos en el registro de fallecimientos.

Los ‘culpables' del incendio

Los habitantes de la ciudad no estaban preparados para la tragedia. Un año antes, una plaga de peste había acabado con 100.000 personas. Los rumores comenzaron a extenderse y primero se acusó a los extranjeros, lo que provocó agresiones a franceses y holandeses, sus enemigos naturales.

Después, en plena disputa religiosa se culpó a los católicos . Un relojero francés llamado Robert Hubert confesó ser un enviado del Papa y el provocador del fuego. Una comisión realizó una investigación y constató que se trataba de un mero rumor. Pero fue demasiado tarde para Hubert. Lo ahorcaron el 28 de septiembre.

Ha recibido 2578 puntos

Vótalo:

El Terremoto que incendió San Francisco (1906)

6. El Terremoto que incendió San Francisco (1906)

La Falla de San Andrés es particularmente activa y produce intensos terremotos cada cierto tiempo. En 1906, en la ciudad de San Francisco (asentada sobre la falla y con unos 400.000 habitantes), se produjo un terremoto entre 7 y 8 en la escala de Richter. Pero, peor que el efecto del sismo, fue... Ver mas
La Falla de San Andrés es particularmente activa y produce intensos terremotos cada cierto tiempo. En 1906, en la ciudad de San Francisco (asentada sobre la falla y con unos 400.000 habitantes), se produjo un terremoto entre 7 y 8 en la escala de Richter. Pero, peor que el efecto del sismo, fue el incendio que se produjo después, que provocó más víctimas y daños. El 75% de la población se quedó sin vivienda, por una (terremoto) u otra (incendio) razón. La zona de la ciudad más afectada fue Chinatown.

Ha recibido 2456 puntos

Vótalo:

El incendio de la Gran Biblioteca de Alejandría ( 48 A.C )

7. El incendio de la Gran Biblioteca de Alejandría ( 48 A.C )

Atribución del incendio a Julio César....Suele afirmarse, equivocadamente, que el primero de todos los ataques contra la Biblioteca de Alejandría fue el perpetrado por los romanos: Julio César, en persecución de Pompeyo, derrotado en Farsalia, arribó a Egipto para encontrarse con que su antiguo... Ver mas
Atribución del incendio a Julio César....Suele afirmarse, equivocadamente, que el primero de todos los ataques contra la Biblioteca de Alejandría fue el perpetrado por los romanos: Julio César, en persecución de Pompeyo, derrotado en Farsalia, arribó a Egipto para encontrarse con que su antiguo compañero y yerno había sido asesinado por orden de Potino, el visir del rey Ptolomeo XIII Filópator, para congraciarse con su persona. Egipto padecía una guerra civil por la sucesión del trono, y pronto César se inclinó a favor de la hermana del rey, Cleopatra VII. Consciente de que no podría derrotar a Roma, pero sí a César, y ganarse la gratitud de sus rivales en el Senado, Potino le declaró la guerra. El 9 de noviembre del 48 a. C., las tropas egipcias, comandadas por un general mercenario llamado Aquila (antiguo centurión), asediaron a César en el palacio real de la ciudad e intentaron capturar las naves romanas en el puerto. En medio de los combates, teas incendiarias fueron lanzadas por orden de César contra la flota egipcia, reduciéndola a las llamas en pocas horas. El propio Julio César indicó en su Bellum Alexandrinum que la ciudad apenas si se vio afectada por el fuego, "por estar construidos los edificios sin maderas en que pueda cebarse el fuego".

No obstante, por algunas fuentes clásicas puede parecer que este incendio se habría extendido hasta los depósitos de libros de la Gran Biblioteca, cercanos al puerto. Séneca confirma en su De tranquilitate animi la pérdida de 40.000 rollos en este desafortunado incidente («quadraginta milia librorum Alexandriae arserunt»), citando su fuente, el perdido libro CXII de Tito Livio, quien fue contemporáneo del desastre. Paulo Orosio reitera en pleno siglo V esta cifra en su Historiarum adversum paganos: «...al invadir las llamas parte de la ciudad consumieron cuarenta mil libros depositados por casualidad en los edificios...» Dión Casio alude a la destrucción de los almacenes (apothekai) del puerto, algunos de los cuales contenían rollos. Por su parte, Plutarco de Queronea es el primero en mencionar de modo explícito la extensión del fuego a la gran Biblioteca de Alejandría como si hubiera quedado reducida a cenizas para siempre, y no sólo un descalabro parcial. Sin embargo, tan tajante afirmación de Plutarco acerca del incendio de la Biblioteca parece tener origen en un error filológico, provocado por el cambio de significado de término griego bibliotheke a finales del siglo I y principios del II. La palabra perdió su connotación de «biblioteca» para significar «colección de libros» (como la Biblioteca histórica de Diodoro Sículo). Entretanto, «biblioteca» se designaría como apothekai tôn bibliôn (literalmente: 'almacén de libros'), y el diferente significado atribuido a estos términos habría dado lugar a la confusión. Aulo Gelio, y el muy posterior Amiano Marcelino aportaron una información similar a la anterior, siendo víctimas del mismo error de significado, probablemente repetido por la ignorancia o la credulidad de sus contemporáneos.

Se pueda afirmar sin duda alguna que la Gran Biblioteca alejandrina y sus tesoros no resultaron destruidos en el incendio del año 48 a. C. Los famosos 400.000 tomos que habrían ardido fueron en realidad 40.000, depositados en almacenes del puerto, probablemente en espera de ser catalogados para la Biblioteca, o para su exportación a Roma, tal como indican el Bellum Alexadrinum, Séneca y Dión Casio.

Ha recibido 2292 puntos

Vótalo:

El Incendio de La Catedral de la Santa Trinidad ( 2006 )

8. El Incendio de La Catedral de la Santa Trinidad ( 2006 )

La Catedral de la Santa Trinidad (en ruso: Троицкий собор, Troitsky sobor), ubicada en San Petersburgo, Rusia, es un ejemplo tardío del estilo imperio; fue construida entre 1828 y 1835 de acuerdo al diseño del arquitecto Vasily Stasov. Está situada al sur del Almirantazgo en Izmaylovskiy... Ver mas
La Catedral de la Santa Trinidad (en ruso: Троицкий собор, Troitsky sobor), ubicada en San Petersburgo, Rusia, es un ejemplo tardío del estilo imperio; fue construida entre 1828 y 1835 de acuerdo al diseño del arquitecto Vasily Stasov. Está situada al sur del Almirantazgo en Izmaylovskiy Prospekt, cerca de la estación de metro del Tekhnologichesky Institut. La catedral, que tiene una capacidad de 3.000 personas, ha comenzado a ser restaurado recientemente para devolverle su esplendor prerrevolucionario tras años de abandono. Esta catedral se encuentra incluida dentro del «Centro histórico de San Petersburgo y conjuntos monumentales anexos», lugar Patrimonio de la Humanidad desde 1990, según la Unesco.

El 25 de agosto de 2006, durante el proceso de restauración, la cúpula principal se cayó después de un incendio; lo mismo hizo una de las cúpulas menores.

Ha recibido 2275 puntos

Vótalo:

La noche que ardió la República de Weimar ( 1933 )

9. La noche que ardió la República de Weimar ( 1933 )

El incendio del Reichstag o Parlamento alemán una gélida noche del 27 de febrero de 1933 pertenece a esa serie de hechos históricos, como el asesinato de John F. Kennedy, que durante décadas han generado innumerables teorías conspirativas. Y tras el misterio de la quema total de la Cámara de... Ver mas
El incendio del Reichstag o Parlamento alemán una gélida noche del 27 de febrero de 1933 pertenece a esa serie de hechos históricos, como el asesinato de John F. Kennedy, que durante décadas han generado innumerables teorías conspirativas.

Y tras el misterio de la quema total de la Cámara de Diputados en tan sólo 25 minutos se han barajado como autores interesados al Partido Comunista Alemán (KPD) y al entonces gubernamental Partido Nacionalsocialista (NSDAP). El voluminoso informe policial de 50.494 páginas establece, por su parte, que el albañil en paro holandés Marinus van der Lube, de filiación comunista, actuó solo.

De cualquier manera, el incendio fue aprovechado inmediatamente por el canciller, Adolf Hitler, quien había ocupado el cargo el 30 de enero, para ejecutar sus meditados planes.

En medio del estupor generalizado, logró del anciano presidente, Paul von Hindenburg, que aprobara un decreto que aplicaba el estado de emergencia y suprimía gran parte de casi todas las libertades incluidas en la Constitución de Weimar de 1919. Comenzaba una pesadilla de poder absoluto, primero bajo fachada democrática, que no terminaría hasta 1945, tras el fin de la II Guerra Mundial.

Decenas de pequeños incendios

Los hechos son claros. Aquella noche de lunes de hace 75 años, con temperaturas de cuatro grados bajo cero y una sensación superior de frío a causa del viento del este, el joven estudiante de Teología Hans Flöter pasaba junto al pórtico sur del Reichstag, junto a la escalinata.

Eran las 21.00 horas cuando levantó su vista hacia las ventanas superiores al escuchar ruido de cristales rotos. Cuando intuyó llamas se quedó un rato mirando sorprendido y de pronto comenzó a correr en busca de ayuda. La encontró a las 21.05 horas en la fachada norte en el agente Karl Buwert, que vigilaba la zona.

Tras comprobar lo que decía Flöter, regresó a su garita e informó a sus superiores. A las 21.13 horas se realizó la llamada a los bomberos, que llegaron pocos minutos después. Pero poco se podía hacer y a las 21.27 el edificio ardió como una tea. En uno de los laterales del edificio descubrieron al albañil Van der Lube casi sin ropa, ennegrecido por el humo y con algunas quemaduras.

El canciller democrático Hitler y su lugarteniente Herman Göring acudieron al lugar en pocos minutos y, tras conocer la detención, culparon inmediatamente del ataque al KPD ante los periodistas presentes. Esa misma noche, el gobernante ordenó la detención masiva de militantes del partido, aunque su prohibición no se produjo hasta después de las elecciones del 5 de marzo, cuando los nazis lograron una amplia mayoría tras aumentar el número de diputados.

Durante el juicio en Leipzig, el propio Van der Lube admitió su culpabilidad y afirmó que actuó solo iniciando decenas de pequeños incendios. En todo caso, el momento sirvió a Hitler para desprestigiar al movimiento comunista alemán e internacional y muchos otros activistas fueron condenados por colaboración en el incendio.

El papel de los nazis

Durante años se sospechó que el propio partido nazi fue el promotor del atentado contra el Reichstag para dar rienda suelta a todos sus funestos planes. Según esta tesis, un grupo de paramilitares de las SA (Sturmabteilung, tropas de asalto nacionalsocialistas) se coló en el edificio gracias a un pasadizo desde un edificio propiedad de Göring.

Tras rociar el recinto de productos químicos, supuestamente iniciaron el fuego. La rapidez de las llamas quedaría explicada con este dato. Según esta versión, fueron las SA quienes dejaron a Van der Lube iniciando pequeños fuegos hasta que fue localizado por la policía. El holandés sería el chivo expiatorio, ya que poco antes había sido detenido acusado de pirómano.

Lo ocurrido después es harto conocido. Tras conseguir que Hindenburg disolviera el Reichstag y convocara elecciones el 5 de marzo, Hitler logró la mayoría suficiente para aplicar la llamada Ley Habilitante o 'Ermächtigungsgesetz', que convirtió 'de facto' a Alemania en una dictadura, ya que el Gobierno no debe pasar por el Parlamento para aprobar leyes.

Ha recibido 2212 puntos

Vótalo:

El incendio en el Liceo de Barcelona (1994)

10. El incendio en el Liceo de Barcelona (1994)

En el año 1994 el Teatro del Liceo sufrió un devastador incentio que seguro todo el mundo recuerda, eran sobre las 11 menos cuartos del día 31 de enero de 1994 cuando unos trabajadores estaban realizando trabajos de reparación en el telón una chispa prendio la tela y se propagó rpapidamente a... Ver mas
En el año 1994 el Teatro del Liceo sufrió un devastador incentio que seguro todo el mundo recuerda, eran sobre las 11 menos cuartos del día 31 de enero de 1994 cuando unos trabajadores estaban realizando trabajos de reparación en el telón una chispa prendio la tela y se propagó rpapidamente a todo el teatro sin que nada pudiese hacerse, quedó totalmente destruido y fué nuevamente reformado respetando la fachada y estructuras pero aprovechando para incluir más sistemas modernos de seguridad y acústica, ahora mismo es uno de los teatros más modernos del mundo.

Ha recibido 2193 puntos

Vótalo:

El Incendio del Templo de Jerusalém  (586 A.C)

11. El Incendio del Templo de Jerusalém (586 A.C)

El Templo de Salomón en Jerusalén: El pueblo de Israel huyó de Egipto después de sufrir la persecución, la semi-esclavitud y el trabajo forzado. Se asentó en Palestina y con un esfuerzo militar durísimo y prolongado llegó a imponerse a filisteos (palestinos) y jebuseos. Salomón fundó su capital... Ver mas
El Templo de Salomón en Jerusalén:
El pueblo de Israel huyó de Egipto después de sufrir la persecución, la semi-esclavitud y el trabajo forzado. Se asentó en Palestina y con un esfuerzo militar durísimo y prolongado llegó a imponerse a filisteos (palestinos) y jebuseos. Salomón fundó su capital en una ciudadela jebusea a la que llamó Yerushalayim (Ciudad de la Paz). Para señalar el fin del nomadismo y remarcar el carácter teocrático del pueblo de Israel el rey David mandó construir un gran templo. Su hijo Salomón pagaba siete mil toneladas de trigo y siete mil hectólitros de vino al año a Hiram a cambio de madera de cedro, arquitectos, especialistas y albañiles. La cortina que separaba el Sancta Sanctorum del santuario era de púrpura y oro. El Arca de la Alianza estaba rematada por dos gigantescas estatuas en forma de querubín de casi cinco metros de altura. En el año 586 a de C. Nabucodonosor de Babilonia arrasó Israel, saqueó e incendió el Templo y deportó a los habitantes de Jerusalén a Mesopotamia. Según la tradición el Arca de la Alianza no fue profanada porque el profeta Jeremías la ocultó en el lugar donde permanece perdida desde entonces. Sesenta años después Zorobabel con la ayuda del rey persa Ciro (el destructor de Babilonia) reconstruyó el Templo, que volvió a ser saqueado. Herodes el Grande, en la época de Jesús no había terminado la restauración promovida principalmente por Judas Macabeo dos siglos antes. En el año 70 de nuestra era, Tito, hijo del emperador Vespasiano destruyó el templo hasta sus cimientos durante una sangrienta represión. 62 años más tarde, tras la revuelta de Bar Kokheba, Jerusalén perdió su población y su nombre. Los árabes conquistaron Jerusalén en el año 638 y construyeron sobre el Templo la mezquita de Omar (Al-Aqsa). El bien más precioso del estado de Israel, unas desgastadas piedras donde se llora la libertad perdida, es lo único que se conserva del Templo.

Ha recibido 2161 puntos

Vótalo:

El incendio de la Torre Windsor en Madrid ( 2005 )

12. El incendio de la Torre Windsor en Madrid ( 2005 )

En la madrugada del 13 de febrero de 2005 un voraz incendio arrasó uno de los hitos arquitectónicos de Madrid, la Torre Windsor, situada en el número 79 de la Avenida de Raimundo Fernández-Villaverde. La Torre Windsor de 106 m de altura y 34 pisos, fue el primer edificio con el que comenzó a... Ver mas
En la madrugada del 13 de febrero de 2005 un voraz incendio arrasó uno de los hitos arquitectónicos de Madrid, la Torre Windsor, situada en el número 79 de la Avenida de Raimundo Fernández-Villaverde. La Torre Windsor de 106 m de altura y 34 pisos, fue el primer edificio con el que comenzó a tomar vida el centro de negocios AZCA.

Este ha sido, probablemente, el siniestro originado por el fuego más espectacular de los incendios acaecidos en Madrid en los últimos 20 años, en el que afortunadamente no se registraron pérdidas humanas.

En las labores de extinción del incendio, que duraron más de 16 horas, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid se encontraron numerosos problemas. El edificio de la Torre Windsor contaba entre su sistema de seguridad con dos escaleras contra incendios, tal y como exige la normativa vigente, pero carecía de un sistema contra incendios dado que, cuando fue construido (1974) e inaugurado (1979) no era obligatorio.

Desde hacia un año y medio el edificio estaba siendo reformado. Entre las reformas que contemplaba el edificio estaba la construcción de una nueva escalera exterior de evacuación en forma de oruga en la fachada que da a la calle Raimundo Fernández Villaverde y la instalación de un sistema contra incendios ya que la Torre no contaba con sistemas automáticos de detección y extinción de incendios porque no son obligatorios en España para edificios con altura de evacuación inferior a los 100 m. El sistema automático más efectivo contra incendios parece ser que es el de colocar rociadores automáticos (sprinklers).

Ha recibido 2157 puntos

Vótalo:

Gran incendio en Australia ( 2009 )

13. Gran incendio en Australia ( 2009 )

El peor incendio en Australia destruye más de 750 hogares y mata a 130 personas... Más de 750 hogares destruidos y 130 personas fallecidas es el triste balance que deja el gran incendio forestal declarado en el sureste de Australia. La Policía declaró que algunos de los fuegos, que arrasaron... Ver mas
El peor incendio en Australia destruye más de 750 hogares y mata a 130 personas...
Más de 750 hogares destruidos y 130 personas fallecidas es el triste balance que deja el gran incendio forestal declarado en el sureste de Australia. La Policía declaró que algunos de los fuegos, que arrasaron ciudades rurales cercanas a la segunda mayor urbe del país, Melbourne, fueron deliberadamente provocados.

"No hay palabras para describirlo más que masacre", declaró a una televisión local el primer ministro australiano, Kevin Rudd. "Estos números (de muertos) son paralizantes.

"Todo el mundo se ha ido. Todo el mundo es ha ido. Todos. Sus casas han desaparecido. Todos están muertos en sus casas. Todos están muertos", declaró entre lágrimas Christopher Harvey, un superviviente de Kinglake donde la mayoría de la gente murió, mientras caminaba por la ciudad.

El enorme incendio arrasó varias ciudades destrozando todo lo que encontraba en su camino. Muchas personas murieron en sus coches mientras intentaban huir de las llamas y otros encontraron la muerte en sus propias casas. Algunos escaparon refugiados en sus piscinas, en embalses de las granjas o escondidos en sus bodegas.

Ha recibido 2150 puntos

Vótalo:

Arde Troya ( 2200  A.C )

14. Arde Troya ( 2200 A.C )

La ciudadela de Troya I (2920 a. C.-2450 a. C., aproximadamente), sacada a la luz por Schliemann, estaba constituida por un recinto de murallas fortificadas de piedra, de 2,50 m de grosor, probablemente con torres salientes; quedan huellas de la oriental, de una altura de 3,50 m y que controlar... Ver mas
La ciudadela de Troya I (2920 a. C.-2450 a. C., aproximadamente), sacada a la luz por Schliemann, estaba constituida por un recinto de murallas fortificadas de piedra, de 2,50 m de grosor, probablemente con torres salientes; quedan huellas de la oriental, de una altura de 3,50 m y que controlaría la entrada. Estaba formada por piedras irregulares y se estrechaba por la parte alta.

Las viviendas asociadas con la muralla son del tipo de megaron, que se convertiría en el estándar de la ciudad. Aparece, por primera vez, cerámica decorada con rostros humanos esquemáticos.

Alojó a una población cuya cultura, llamada de Kum Tepe, era neolítica, pero ya plenamente insertada en la Edad del Bronce Antiguo.

Fue destruida por un incendio, reedificada y dio así origen a Troya II. Aunque conste que Troya I fue brúscamente destruida, no existe interrupción ni cronológica ni cultural entre Troya I y Troya II.
El incendio acaecido hacia el 2200 A. C. y la precipitada huida de los habitantes, que marcan el final de Troya II, no parecen haberse producido a consecuencia de una guerra perdida, sino más bien de una catástrofe natural.

Ha recibido 2122 puntos

Vótalo:

El incendio de la Biblioteca de la duquesa Ana Amalia en Weimar ( 2004 )

15. El incendio de la Biblioteca de la duquesa Ana Amalia en Weimar ( 2004 )

El incendio de la Biblioteca de la duquesa Ana Amalia en Weimar ( Alemania ) en el 2004 donde se perdieron mas de 30.000 y otros miles sufrieron daños. en esta biblioteca se conservan muchos originales de Shakespeare, casi 4000 ediciones del Fausto de Goethe, tambien posee manuscritos... Ver mas
El incendio de la Biblioteca de la duquesa Ana Amalia en Weimar ( Alemania ) en el 2004 donde se perdieron mas de 30.000 y otros miles sufrieron daños. en esta biblioteca se conservan muchos originales de Shakespeare, casi 4000 ediciones del Fausto de Goethe, tambien posee manuscritos medievales, mas de 8.000 mapas históricos y colecciones de libros que en vida pertenecieron a Franz Liszt y Friedrich Nietzsche

Ha recibido 2103 puntos

Vótalo:

Gran incendio Forestal en California (2007)

16. Gran incendio Forestal en California (2007)

El gran incendio forestal que se inició en el sur de California arrasó con todo a su paso y se propagó hasta México, internándose en el municipio mexicano de Tecate. Los trabajos para combatir el fuego fueron muy dificultosos ya que prácticamente no había visibilidad, a esto se suma la sequía y... Ver mas
El gran incendio forestal que se inició en el sur de California arrasó con todo a su paso y se propagó hasta México, internándose en el municipio mexicano de Tecate. Los trabajos para combatir el fuego fueron muy dificultosos ya que prácticamente no había visibilidad, a esto se suma la sequía y los vientos de 145 kilómetros por hora, que provocaron llamas de hasta 30 metros de altura. Entre las cientas de viviendas afectadas que fueron desalojadas se encontraban el lujoso castillo Hodge, propiedad de la filántropo Lily Lawrence, que acabó finalmente, arrasado por las llamas, y las propiedades del director de cine James Cameron, la cantante Olivia Newton-John y los actores Ryan O'Neal, Victoria Principal, Mark Hammill, Sean Penn y David Duchovny.

Ha recibido 2096 puntos

Vótalo:

El incendio de Alcalá 20 ( 1983 )

17. El incendio de Alcalá 20 ( 1983 )

El incendio de la discoteca Alcalá 20 fue un suceso trágico acontecido la madrugada del 17 de diciembre de 1983 en la discoteca Alcalá 20 de Madrid, España, en el cual fallecieron 81 personas. Este incidente causó en su momento un escándalo nacional que llevó a replantearse la seguridad de... Ver mas
El incendio de la discoteca Alcalá 20 fue un suceso trágico acontecido la madrugada del 17 de diciembre de 1983 en la discoteca Alcalá 20 de Madrid, España, en el cual fallecieron 81 personas.

Este incidente causó en su momento un escándalo nacional que llevó a replantearse la seguridad de los locales públicos ya que no tenía salidas directas a la calle, las vías de evacuación tenían recorridos demasiado largos, todas las escaleras presentaban deficiencias, las puertas y los cierres no eran reglamentarios y no existía salida de humos.

Once años después del suceso, en 1994 la Audiencia nacional condenó a los cuatro propietarios a dos años de prisión por imprudencia temeraria, absolviendo a los responsables políticos.

Ha recibido 2025 puntos

Vótalo:

Incendio en el Mandarín Oriental Hotel de Pekín ( 2009 )

18. Incendio en el Mandarín Oriental Hotel de Pekín ( 2009 )

El edificio Television Cultural Center (TVCC), situado junto al edificio sede de la CCTV, de Rem Koolhaas, sufrió un grave y espectacular incendio. Alberga entre otros usos un hotel denominado Mandarín Oriental Hotel. Las causas del incendio podrían estar en las celebraciones del “Dia de la... Ver mas
El edificio Television Cultural Center (TVCC), situado junto al edificio sede de la CCTV, de Rem Koolhaas, sufrió un grave y espectacular incendio. Alberga entre otros usos un hotel denominado Mandarín Oriental Hotel. Las causas del incendio podrían estar en las celebraciones del “Dia de la linterna”, típica celebración china en la que se lanzan fuegos artificiales por las calles. ( 9 - febrero - 2009 )

Ha recibido 1828 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí