LAS MUERTES DE LOS APÓSTOLES DE CRISTO

LAS MUERTES DE LOS APÓSTOLES DE CRISTO

  • Lista creada por IZERGLI.
  • Publicada el 10.09.2010 a las 21:01h.
  • Clasificada en la categoría Otros.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de IZERGLI

Último acceso 29.07.2014

Perfil de IZERGLI

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de IZERGLI

Acciones de la lista

Muchos relatos sobre la presencia, existencia y milagros de Jesús se han escrito. Incluso sobre todas las obras prodigiosas y milagrosas que sus mismos Discípulos, convertidos después de su muerte en Apóstoles, realizaron. Pero, de la muerte de cada uno de ellos se sabe muy poco, además no todos saben que Matías y Pablo también fueron Apóstoles de Cristo. Así como Bernabé, Silas, Timoteo, Tito, Andrónico, Junias (a quienes agregaré posteriormente).

En esta lista encontrarás datos sobre la muerte de cada uno de ellos, incluyendo la muerte o suicidio del traidor de Jesús y sin poner a competencia la fe cristiana, solo es por identificar la muerte más carismática de estos Santos de la Iglesia Católica.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Apóstol San Pedro: Fue crucificado con la cabeza ha abajo.

1. Apóstol San Pedro: Fue crucificado con la cabeza ha abajo.

Pedro y Pablo, predicaron y convirtieron al cristianismo a muchas personas en todo su caminar y en diferentes ciudades, por ello, el emperador Nerón los mandó a encarcelar, pero aún ahí convirtieron a soldados a su fe. Así pues, estos soldados los soltaron de la prisión. Cuando Pedro salió de la... Ver mas
Pedro y Pablo, predicaron y convirtieron al cristianismo a muchas personas en todo su caminar y en diferentes ciudades, por ello, el emperador Nerón los mandó a encarcelar, pero aún ahí convirtieron a soldados a su fe. Así pues, estos soldados los soltaron de la prisión. Cuando Pedro salió de la cárcel, sus hermanos en la fe rogaron que huyera de la ciudad, y, aunque él al principio se resistió a hacerlo, finalmente convencido por ellos se dispuso a salir de Roma, y al llegar a una de las puertas de la muralla situada en el lugar que actualmente lleva el nombre de Santa María "ad passus", según San Lino y San León, vio a Cristo que venía hacia él. Pedro, al verlo, le dijo:

- Domine, quo vadis? O sea, Señor, ¿adónde vas?

- A Roma, para que me crucifiquen de nuevo.

- ¿Para que te crucifiquen de nuevo? – preguntó Pedro.

- Sí – contestó el Señor.

Entonces Pedro exclamó:

- En ese caso me vuelvo para que me crucifiquen también a mí contigo.

En aquel preciso momento el Señor subió al cielo ante la mirada atónita de san pedro que comenzó a llorar de emoción, porque repentinamente se dio cuenta de que la crucifixión de que Cristo había hablado era la que a él le aguardaba, es decir, la que el Señor iba nuevamente a padecer a través de su propia crucifixión. Inmediatamente volvió sobre sus pasos, se internó en la ciudad y refirió a los hermanos la visión que había tenido. Poco después, los soldados de Nerón lo detuvieron, y en calidad de prisionero lo condujeron a la presencia del prefecto Agripa, quien lo condenó a morir crucificado.

Los verdugos tuvieron a bien acceder a este deseo y, en consecuencia, colocaron el cuerpo del santo sobre la cruz de manera que sus pies pudiesen ser clavados separadamente en los extremos del travesaño horizontal superior, y las manos en la parte baja del fuste, cerca del suelo". Así pues, Pedro, el primer guía de la Iglesia Católica y en quien Jesús depositó la responsabilidad de las llaves del Cielo, fue crucificado de cabeza.

Ha recibido 4123 puntos

Vótalo:

Apóstol San Simón: el Zelote. Fue muerto despedazado.

2. Apóstol San Simón: el Zelote. Fue muerto despedazado.

Tras evangelizar toda la provincia, Simón y Judas se presentaron en Samir y, en cuanto llegaron, los habitantes de esta ciudad se arrojaron sobre ellos, los prendieron y los llevaron a un templo dedicado al sol; mas, tan pronto como los prisioneros penetraron en el recinto, los demonios, por... Ver mas
Tras evangelizar toda la provincia, Simón y Judas se presentaron en Samir y, en cuanto llegaron, los habitantes de esta ciudad se arrojaron sobre ellos, los prendieron y los llevaron a un templo dedicado al sol; mas, tan pronto como los prisioneros penetraron en el recinto, los demonios, por medio de ciertos energúmenos, empezaron a decir a voces:

- ¿A qué venís aquí, apóstoles del Dios vivo? Sabéis de sobra que entre vosotros y nosotros no hay nada en común. Desde que llegasteis a Samir nos sentimos abrasados por un fuego insoportable.

Acto seguido aparecióse a Judas y a Simón un ángel del Señor y les dijo:

- Elegid entre estas dos cosas la que queráis: o que toda esta gente muera ahora mismo repentinamente, o vuestro propio martirio.

Los apóstoles respondieron:

- La elección ya está hecha. Pedimos a Dios misericordioso una doble merced: que conceda a esta ciudad la gracia de su conversión, y a nosotros el honor de morir mártires.

A continuación, Simón y Judas rogaron a la multitud que guardara silencio, y, cuando todos estuvieron callados, hablaron ellos y dijeron:

- Para demostraros que estos ídolos no son dioses, y que en su interior hay demonios agazapados, vamos a mandar a los malos espíritus que salgan inmediatamente de las imágenes en que permanecen escondidos, y que cada uno de ellos destruya la estatua que hasta ahora le ha servido de escondite.

Seguidamente los apóstoles dieron la orden anunciada, y en aquel mismo momento, de las dos estatuas que había en el templo salieron sendos individuos horrendos que en presencia de los asistentes destrozaron las imágenes de cuyo interior salieron, y rápidamente escaparon de allí dando voces y alaridos. Mientras la gente, impresionada pro lo que acababa de ver, permanecía muda de asombro, los pontífices paganos, irritados, se arrojaron sobre uno y otro apóstol y los despedazaron. En el preciso instante en que Simón y Judas murieron, el cielo, que hasta entonces había estado sereno y completamente despejado, se cubrió repentinamente de nubarrones; se organizó una terrible tormenta que derrumbó el templo aplastando a los magos.

Ha recibido 3175 puntos

Vótalo:

Apóstol San Juan: Murió de muerte divina.

3. Apóstol San Juan: Murió de muerte divina.

Sesenta y siete años después de la Pasión del Señor, cuando san Juan tenía ya 98 de edad, Jesucristo, escribe san Isidoro, se apareció al apóstol y le dijo: "Mi querido amigo, ven a mí; ha llegado la hora de que te sientes en mi mesa con el resto de tus hermanos". Al oír estas palabras, Juan... Ver mas
Sesenta y siete años después de la Pasión del Señor, cuando san Juan tenía ya 98 de edad, Jesucristo, escribe san Isidoro, se apareció al apóstol y le dijo: "Mi querido amigo, ven a mí; ha llegado la hora de que te sientes en mi mesa con el resto de tus hermanos". Al oír estas palabras, Juan intentó ponerse en pie e hizo ademán de ir hacia su Maestro, pero éste le manifestó: "Espera hasta el domingo". Al domingo siguiente, muy de madrugada, a la hora en que el gallo suele cantar, todos los fieles se congregaron en la iglesia que habían construido en honor del apóstol y éste empezó a predicarles, exhortándolos a que cumplieran fervorosamente los divinos mandamientos. Acabado el sermón, mandóles que cavaran su sepultura a la vera del altar y que sacaran la tierra fuera del templo. Cuando la fosa estuvo dispuesta, el santo bajó hasta el fondo de la misma, tendióse en ella, alzó las manos hacia el cielo y pronunció la siguiente oración: "Señor Jesucristo: Me has invitado a sentarme a tu mesa: allá voy, siempre, con toda mi alma, he deseado estar contigo". De pronto la fosa quedó envuelta por una luz vivísima, cuyos resplandores nadie pudo resistir. Momento después cesó la deslumbrante claridad y los asistentes advirtieron que, mientras duró, había descendido sobre el cuerpo del apóstol una extraña sustancia a manera de arena finísima que lo cubría enteramente, llenaba la sepultura y desbordaba de ella. Es arena, semejante a la que hay en el fondo de algunas fuentes, puede verse todavía hoy en su sepulcro, como si se generara constantemente en el fondo del mismo.

Ha recibido 2900 puntos

Vótalo:

Apóstol San Pablo: Fue decapitado en Roma.

4. Apóstol San Pablo: Fue decapitado en Roma.

San Pablo por su parte empezó a caminar con sus verdugos cuando se encontró con Plantila, que era una de sus discípulas. Dionisio dice que esta cristiana se llamaba Lemobia. Lemobia o Plantila – probablemente esta mujer tenía dos nombres – comenzó entre sollozos a encomendarse a las oraciones... Ver mas
San Pablo por su parte empezó a caminar con sus verdugos cuando se encontró con Plantila, que era una de sus discípulas. Dionisio dice que esta cristiana se llamaba Lemobia. Lemobia o Plantila – probablemente esta mujer tenía dos nombres – comenzó entre sollozos a encomendarse a las oraciones del apóstol, quien tratando de tranquilizarla le dijo:

- Plantila, hija de la salvación eterna: dame el velo con que cubres tu cabeza; con él quiero vendarme los ojos; más adelante te lo devolveré.

Mientras se lo daba, los verdugos, riéndose, dijeron a Plantila:

- ¡Qué tonta eres! ¿Cómo te fías de este mago impostor y le das esa tela tan preciosa que vale sin duda su buena cantidad de dinero? ¿Crees que la vas a recuperar? Ya puedes darla por perdida.

Llegados al sitio en que Pablo iba a ser decapitado, el santo apóstol se volvió hacia oriente, elevó sus manos al cielo y llorando de emoción oró en su propio idioma y dio gracias a Dios durante un largo rato; luego se despidió de los cristianos que estaban presentes, se arrodilló con ambas rodillas en el suelo, se vendó los ojos con el velo que Plantila le había dado, colocó su cuello sobre el tajo, e inmediatamente, en esta postura, fue decapitado; mas, en el mismo instante en que su cabeza salía despedida del tronco, su boca, con voz enteramente clara, pronunció esta invocación tantas veces repetida dulcemente por él a lo largo de su vida: "¡Jesucristo!". En cuanto el hacha cayó sobre el cuello del mártir, de la herida brotó primeramente un abundante chorro de leche que fue a estrellarse contra las ropas del verdugo; luego comenzó a fluir sangre y a impregnarse el ambiente de un olor muy agradable que emanaba del cuerpo del mártir y, mientras tanto, en el aire brilló una luz intensísima.

Ha recibido 2480 puntos

Vótalo:

Apóstol San Andrés: Fue martirizado en la cruz Patras, en Acaya (Grecia).

5. Apóstol San Andrés: Fue martirizado en la cruz Patras, en Acaya (Grecia).

Andrés fundó muchas iglesias y comunidades cristianas en la región de Acaya y al mismo tiempo convirtió a muchos habitantes, entre ellos la esposa del proconsul Egeas, quien al enterarse mandó apresar a Andrés. A la mañana siguiente Egeas se sentó en su tribunal y mandó que condujeran al... Ver mas
Andrés fundó muchas iglesias y comunidades cristianas en la región de Acaya y al mismo tiempo convirtió a muchos habitantes, entre ellos la esposa del proconsul Egeas, quien al enterarse mandó apresar a Andrés.

A la mañana siguiente Egeas se sentó en su tribunal y mandó que condujeran al prisionero ante él; cuando lo vio en su presencia lo instó una vez más a que ofreciera sacrificios a los dioses, añadiendo:

- Si no me obedeces te haré colgar en esa cruz de que tanto has hablado.

A esta amenaza agregó el procónsul otras muchas más, en tono irritado. Andrés, tras oírle respondió con calma:

- De todos esos suplicios que acabas de enumerar elige el que quieras; el mayor de ellos, por ejemplo; o todos juntos, si así lo prefieres. Cuanto mayores sean los tormentos que me hagas padecer por mi rey, tanto más le agradaré.

Seguidamente, siguiendo órdenes de su jefe, veintiún hombres azotaron al santo; después, lo ataron por los pies y por las manos a una cruz; no lo clavaron a ella para que tardara más en morir y sus padecimientos fuesen más prologados.

Ha recibido 2197 puntos

Vótalo:

Apóstol y Santo Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo: Fue degollado en Jerusalén.

6. Apóstol y Santo Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo: Fue degollado en Jerusalén.

Cuando los judíos se convencieron de que la conversión de Hermógenes era sincera hicieron responsable de ella a Santiago, se presentaron ante él alborotados, le increparon y trataron de impedir que siguiera predicando la doctrina de Cristo crucificado. Santiago, empero, recurriendo a las... Ver mas
Cuando los judíos se convencieron de que la conversión de Hermógenes era sincera hicieron responsable de ella a Santiago, se presentaron ante él alborotados, le increparon y trataron de impedir que siguiera predicando la doctrina de Cristo crucificado. Santiago, empero, recurriendo a las Escrituras, les demostró como en Jesús se habían cumplido todas las profecías que en ella se contenían acerca del nacimiento y sacrificio del Mesías, y probó estas verdades con tal claridad que muchos de los judíos se convirtieron. Esto provocó tan enorme indignación en Abiatar, a quien correspondía el ejercicio del pontificado aquel año, que sublevó al pueblo contra el apóstol. Algunos de los amotinados lograron apoderarse de él, le ataron una soga al cuello, lo condujeron en presencia de Herodes Agripa y consiguieron que éste lo condenara a muerte. Cuando lo conducían al lugar en que iban a degollarlo, un paralítico que yacía tendido en el suelo a la vera del camino comenzó a invocar al apóstol y a pedirle a voces que lo curara. Santiago lo oyó y le dijo:

- En nombre de Jesucristo, cuya fe he predicado y defiendo y por cuya causa voy a ser decapitado, te ordeno que te levantes del suelo completamente curado y que bendigas al Señor.

El paralítico se levantó, sintióse repentina y totalmente sano, y prorrumpió en acciones de gracias a Dios.

Al ver este prodigio, el escriba Josías, que había puesto la soga al cuello de Santiago y hasta entonces continuaba agarrado al ramal y tirando de él, arrojóse a los pies del santo y le suplicó que lo recibiera como cristiano. Pero Abiatar, que se hallaba presente, agarró a Josías, lo zarandeó y le dijo:

- Si ahora mismo no maldices a Jesucristo, haré que te degüellen al mismo tiempo que a Santiago.

Josías respondió:

- A quien maldigo es a ti. Óyeme bien: ¡Maldito seas tú, y maldito todo el tiempo que vivas! Sigue escuchando: ¡Bendito sea el nombre de mi Señor Jesucristo por los siglos de los siglos!

Abiatar ordenó a algunos de los judíos que descargaran sobre el rostro de Josías una buena tanda de bofetadas y envió un mensajero a Herodes solicitando el necesario permiso para proceder a la decapitación del escriba convertido.

Una vez que llegaron al sitio en que iban a ser degollados, Santiago pidió al verdugo una redoma con agua. El verdugo se la proporcionó. Con aquella agua bautizó el apóstol a Josías e inmediatamente después ambos fueron decapitados coronando de este modo uno y otro sus vidas con el martirio.

Ha recibido 2053 puntos

Vótalo:

Apóstol San Judas Tadeo: Fue muerto despedazado.

7. Apóstol San Judas Tadeo: Fue muerto despedazado.

Tras evangelizar toda la provincia, Simón y Judas se presentaron en Samir y, en cuanto llegaron, los habitantes de esta ciudad se arrojaron sobre ellos, los prendieron y los llevaron a un templo dedicado al sol; mas, tan pronto como los prisioneros penetraron en el recinto, los demonios, por... Ver mas
Tras evangelizar toda la provincia, Simón y Judas se presentaron en Samir y, en cuanto llegaron, los habitantes de esta ciudad se arrojaron sobre ellos, los prendieron y los llevaron a un templo dedicado al sol; mas, tan pronto como los prisioneros penetraron en el recinto, los demonios, por medio de ciertos energúmenos, empezaron a decir a voces:

- ¿A qué venís aquí, apóstoles del Dios vivo? Sabéis de sobra que entre vosotros y nosotros no hay nada en común. Desde que llegasteis a Samir nos sentimos abrasados por un fuego insoportable.

Acto seguido aparecióse a Judas y a Simón un ángel del Señor y les dijo:

- Elegid entre estas dos cosas la que queráis: o que toda esta gente muera ahora mismo repentinamente, o vuestro propio martirio.

Los apóstoles respondieron:

- La elección ya está hecha. Pedimos a Dios misericordioso una doble merced: que conceda a esta ciudad la gracia de su conversión, y a nosotros el honor de morir mártires.

A continuación, Simón y Judas rogaron a la multitud que guardara silencio, y, cuando todos estuvieron callados, hablaron ellos y dijeron:

- Para demostraros que estos ídolos no son dioses, y que en su interior hay demonios agazapados, vamos a mandar a los malos espíritus que salgan inmediatamente de las imágenes en que permanecen escondidos, y que cada uno de ellos destruya la estatua que hasta ahora le ha servido de escondite.

Seguidamente los apóstoles dieron la orden anunciada, y en aquel mismo momento, de las dos estatuas que había en el templo salieron sendos individuos horrendos que en presencia de los asistentes destrozaron las imágenes de cuyo interior salieron, y rápidamente escaparon de allí dando voces y alaridos. Mientras la gente, impresionada pro lo que acababa de ver, permanecía muda de asombro, los pontífices paganos, irritados, se arrojaron sobre uno y otro apóstol y los despedazaron. En el preciso instante en que Simón y Judas murieron, el cielo, que hasta entonces había estado sereno y completamente despejado, se cubrió repentinamente de nubarrones; se organizó una terrible tormenta que derrumbó el templo aplastando a los magos.

Ha recibido 1890 puntos

Vótalo:

Apóstol San Bartolomé: Fue desollado vivo en Albáhap en Arinenia.

8. Apóstol San Bartolomé: Fue desollado vivo en Albáhap en Arinenia.

En India, Bartolomé predicó por años la divinidad de Dios y Jesús; con ello logró que el rey Polimio se convirtiera al cristianismo y dejara su trono y su fe pagana. Entonces el hermano de Polimio, Astiages, ordenó a los soldados que apresaran a Bartolomé y así lo hicieron. Al estar frente a... Ver mas
En India, Bartolomé predicó por años la divinidad de Dios y Jesús; con ello logró que el rey Polimio se convirtiera al cristianismo y dejara su trono y su fe pagana. Entonces el hermano de Polimio, Astiages, ordenó a los soldados que apresaran a Bartolomé y así lo hicieron. Al estar frente a Bartolomé, Astiages le dijo:

- ¡De modo, dijo el rey al apóstol, que tú eres el hombre que pervirtió a mi hermano!

- Yo no pervertí a tu hermano, sino que lo convertí, dijo Bartolomé.

A esto replicó Astiages:

- Pues voy a hacer contigo lo que tú hiciste con él; como tú obligaste a Polimio a renegar de mi dios y a creer en el tuyo, yo te obligaré a ti a renegar del tuyo y a creer en el mío.

El apóstol puntualizó:

- Yo lo que hice fue vencer al dios al que tu hermano adoraba, mostrarlo maniatado ante el público, y exigirle que rompiera las imágenes de los ídolos. Prueba tú a hacer lo mismo con el mío. Si consigues maniatar a mi Dios, te prometo que adoraré al tuyo; pero si no lo consigues, continuaré destruyendo las estatuas de tus falsas divinidades, y si tú fueses razonable te convertirías a mi religión como se convirtió tu hermano. En esto alguien se presentó ante el rey y le comunicó que la imagen de Baldach, otro de sus ídolos, acababa de caer rodando por el suelo y de romperse en mil pedazos. El rey, al oír esta noticia, rasgó su manto púrpura, mandó que apalearan al apóstol y que tras propinarle una enorme paliza lo desollaran vivo.

Ha recibido 1876 puntos

Vótalo:

Apóstol y Santo Santiago el Menor, el hermano del Señor. Fue lanzado a tierra desde el pináculo del templo, y luego muerto a golpes.

9. Apóstol y Santo Santiago el Menor, el hermano del Señor. Fue lanzado a tierra desde el pináculo del templo, y luego muerto a golpes.

Unos cuantos judíos fueron a ver a Santiago y le dijeron: - Te rogamos que desengañes al pueblo y le hagas ver que se equivoca al creer que Jesús fue Cristo. Te suplicamos que el próximo día de Pascua, aprovechando la oportunidad de la gran cantidad de gente que viene a Jerusalén, hables a... Ver mas
Unos cuantos judíos fueron a ver a Santiago y le dijeron:

- Te rogamos que desengañes al pueblo y le hagas ver que se equivoca al creer que Jesús fue Cristo. Te suplicamos que el próximo día de Pascua, aprovechando la oportunidad de la gran cantidad de gente que viene a Jerusalén, hables a las multitudes y las disuadas de todas esas cosas que vienen admitiendo en relación con Jesús. Si así lo haces, tanto nosotros como el pueblo en general nos atendremos a su testimonio, reconoceremos que eres justo y que no te dejas influir por nadie.

Llegado el día, Santiago dio un testimonio totalmente contrario al que le habían pedido diciendo: pienso que está sentado en el cielo, a la derecha del Sumo Poder, y que un día vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. En ese momento, los escribas y fariseos decidieron llevarse a Santiago a la parte más alta del templo y desde ahí lo arrojaron al suelo, en el momento se dieron cuenta de que no había sufrido ningún daño por la caída y todos le rodearon para insultarlo y le lanzaron piedras, uno de ellos logró romperle el cráneo y en oración el apóstol murió. Su cuerpo fue sepultado en el mismo sitio en que murió, a la vera del Templo.

Ha recibido 1873 puntos

Vótalo:

Apóstol San Felipe: Fue crucificado en Hierápolis, una ciudad de Frigia al norte de Laodicea.

10. Apóstol San Felipe: Fue crucificado en Hierápolis, una ciudad de Frigia al norte de Laodicea.

El apóstol San Felipe, después de haber predicado veinte años en Escytia y sufrido muchas persecuciones y hecho numerosos milagros que convirtieron a gran cantidad de personas, convocó un día a todos los obispos y presbíteros de la región, y les dijo: - El Señor quiere que emplee en vuestra... Ver mas
El apóstol San Felipe, después de haber predicado veinte años en Escytia y sufrido muchas persecuciones y hecho numerosos milagros que convirtieron a gran cantidad de personas, convocó un día a todos los obispos y presbíteros de la región, y les dijo:

- El Señor quiere que emplee en vuestra formación los siete días que me quedan de vida.

Al cabo de estos siete días, los infieles se apoderaron de él, que ya tenía 87 años de edad, y, para que muerte se pareciese a la del Maestro cuya doctrina constantemente predicaba, lo crucificaron. Así fue como este santo apóstol salió de este mundo y entregó su alma al Señor. Sus dos hijas, ambas vírgenes y santas, fueron enterradas una a su derecha y la otra a su izquierda.

Ha recibido 1823 puntos

Vótalo:

Apóstol San Tomás: Fue muerto a espada en Coromandel, India.

11. Apóstol San Tomás: Fue muerto a espada en Coromandel, India.

Estando el apóstol Tomás en Cesarea se le apareció el Señor y le dijo: - Gondóforo, el rey de la India, ha enviado a su ministro Abanés en busca de un buen constructor. Ven conmigo y yo te presentaré a él. Tomás le respondió: - Señor, envíame a donde quieras, pero no al país de los indios... Ver mas
Estando el apóstol Tomás en Cesarea se le apareció el Señor y le dijo:
- Gondóforo, el rey de la India, ha enviado a su ministro Abanés en busca de un buen constructor. Ven conmigo y yo te presentaré a él.

Tomás le respondió:
- Señor, envíame a donde quieras, pero no al país de los indios.

Jesucristo insistió:
- Ve tranquilo, no tengas miedo; yo te protegeré. Cuando los hayas convertido volverás a mí enarbolando la palma del martirio.

Tomás accedió, diciendo:
- Tú eres mi Señor y yo tu siervo; hágase tu voluntad.

Estando ya en la India, el apóstol convirtió a mucha gente hacia el cristianismo, incluyendo amigos y familiares del Rey. Este al enterarse lo apresó y encadenado lo condeno a muerte, entonces lo metieron a un horno encendido en llamas, las cuales se apagaron cuando Tomás entró en ellas. Entonces, al ver esto, el Rey lo obligó a arrodillarse ante un ídolo dedicado al sol pensando que Dios castigaría al apóstol. Y tomás dijo: - Adoro, pero no a este ídolo; adoro, pero no a esta mole de metal; adoro, pero no a lo que esta imagen representa; adoro, sí, pero adoro a mi Señor Jesucristo en cuyo nombre te mando a ti, demonio, escondido en el interior de esta efigie, que ahora mismo la destruyas.

En aquel preciso instante la imagen, que era de bronce, se derritió cual si estuviera hecha de cera. Los sacerdotes paganos encargados del culto del malogrado ídolo, al ver lo ocurrido, bramaron de indignación y el pontífice que los presidía exclamó:

- ¡Yo vengaré la injusticia que acabas de hacer a mi dios!

Mientras pronunciaba la anterior amenaza, se apoderó de una espada y con ella atravesó el corazón del apóstol.

Ha recibido 1768 puntos

Vótalo:

Apóstol San Mateo: Fue muerto a espada en Etiopía.

12. Apóstol San Mateo: Fue muerto a espada en Etiopía.

Se encontraba el apóstol en Nadaver, ciudad de Etiopía, cuando tras la muerte del rey converso Egido, subió al trono Hitarco. El nuevo monarca, arrebatado del apasionado amor que sentía por Efigenia, ofreció a Mateo la mitad de su reino a cambio de que convenciera a la joven para que le aceptara... Ver mas
Se encontraba el apóstol en Nadaver, ciudad de Etiopía, cuando tras la muerte del rey converso Egido, subió al trono Hitarco. El nuevo monarca, arrebatado del apasionado amor que sentía por Efigenia, ofreció a Mateo la mitad de su reino a cambio de que convenciera a la joven para que le aceptara por esposo. Mateo invitó a Hitarco a escuchar su sermón dominical en el que habló sobre las maravillas del matrimonio, pero al final del mismo, acusó a Hitarco por fijarse en Efigenia quien ya se había consagrado a Dios. Entonces Hitarco salió del templo y enfurecido mandó a un sicario a que lo matara, éste le clavó una espada por la espalda a Mateo cuando aún oraba ante el altar, volviéndolo mártir de Dios. Poco después intentó el rey quemar la casa en que vivían las vírgenes, pero el santo apóstol se apareció ante ellas y las rescató de las llamas. Hitarco contrajo lepra y se suicidó con su propia espada. El pueblo entonces proclamó rey a un hermano de Efigenia, bautizado años antes por san Mateo, y la fe pudo a partir de entonces propagarse por tierras etíopes durante muchos años.

Ha recibido 1636 puntos

Vótalo:

Judas Iscariote, el Traidor: el mismo se ahorcó después de entregar a Jesús.

13. Judas Iscariote, el Traidor: el mismo se ahorcó después de entregar a Jesús.

San Mateo es el único evangelista que relata los detalles de la muerte de Judas Iscariote, de esta manera: "Entonces Judas, al ver que lo habían condenado (a Jesús), aturdido por el remordimiento, devolvió las 30 monedas de plata a los Sumos Sacerdotes y a los ancianos, diciendo: 'He pecado... Ver mas
San Mateo es el único evangelista que relata los detalles de la muerte de Judas Iscariote, de esta manera: "Entonces Judas, al ver que lo habían condenado (a Jesús), aturdido por el remordimiento, devolvió las 30 monedas de plata a los Sumos Sacerdotes y a los ancianos, diciendo: 'He pecado, entregando a un hombre inocente'. Pero ellos le contestaron: 'Y a nosotros ¿qué nos importa? Eso es cosa tuya'. Entonces Judas tiró las monedas en el Templo, fue y se ahorcó.

¿Qué hicieron los Sumos Sacerdotes con ese dinero? "Recogieron las monedas --continúa Mateo-- y dijeron: 'Este dinero está manchado de sangre. No podemos ponerlo en la alcancía de las ofrendas'. Y después de deliberar, compraron con él un terreno llamado El Campo del Alfarero, para que sirviera de sepultura a los extranjeros. Por esta razón ese campo se llama Campo de Sangre hasta el dà a de hoy"

Por la traición a Jesús, a Dios y a la humanidad y por el hecho de quitarse el mismo la vida, el alma de Judas Iscariote fue condenada al fuego de los infiernos, donde padece su castigo eterno.

Ha recibido 1633 puntos

Vótalo:

Apóstol San Matías: Primero fue apedreado y luego decapitado.

14. Apóstol San Matías: Primero fue apedreado y luego decapitado.

San Matías, fue quien reemplazó a Judas Iscariote después de su traición. En el repartimiento regional que los apóstoles hicieron para ejercer su ministerio, a san Matías le correspondió la Judea, en cuyas tierras predicó, hizo numerosos milagros, y descansó finalmente en la paz del Señor... Ver mas
San Matías, fue quien reemplazó a Judas Iscariote después de su traición.

En el repartimiento regional que los apóstoles hicieron para ejercer su ministerio, a san Matías le correspondió la Judea, en cuyas tierras predicó, hizo numerosos milagros, y descansó finalmente en la paz del Señor.

Era Matías doctísimo en la ley, limpio de corazón, ponderado, equilibrado y muy sutil en su análisis sobre las cuestiones relacionadas con la Sagrada Escritura; sumamente prudente en sus juicios, y de palabra fácil y elocuente. Con su predicación, milagros y prodigios, convirtió a muchos en Judea. Esta fue la causa que movió a los judíos que lo odiaban, a formarle proceso y a condenarle a morir apedreado. Dos falsos testigos que declararon contra él fueron los primeros en arrojar algunas piedras sobre su persona; pero el apóstol las recogió y manifestó su deseo de que aquellos guijarros fuesen enterrados con él para que sirvieran de testimonio contra sus verdugos. Después de haber sido apedreado, mientras con sus brazos extendidos hacia el cielo encomendaba su espíritu a Dios, acercóse a él un soldado y, conforme a la costumbre romana, con una afilada hacha le cortó la cabeza y puso fin a la vida del apóstol, cuyo cuerpo fue llevado desde Judea a Roma, y posteriormente desde Roma hasta Tréveris.

Ha recibido 1631 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí