Versión impresa

**Las 35 mejores películas de los años 50**

**Las 35 mejores películas de los años 50**

  • Lista creada por javier7md.
  • Publicada el 10.09.2011 a las 22:50h.
  • Clasificada en la categoría Cine.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de javier7md

Último acceso 07.08.2016

Perfil de javier7md

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de javier7md

Acciones de la lista

Todos estos filmes han cumplido ya las seis décadas de vida, o las cumplirán en breve, pero siguen siendo jóvenes.
Aviso: no todos son de Hitchock o de Berlanga

¿Cual es vuestra favorita?

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

1. Cantando bajo la lluvia (1952)

Cantando bajo la lluvia (1952)

¿Por qué nos gusta? Tendrás que esforzarte mucho para encontrar un filme más alegre que este. Todo en esta criatura, engendrada al alimón por Gene Kelly y Stanley Donen, es pura energía y exhuberancia, desde los números de claqué hasta las viejas canciones de Broadway exhumadas para la ocasión... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Tendrás que esforzarte mucho para encontrar un filme más alegre que este. Todo en esta criatura, engendrada al alimón por Gene Kelly y Stanley Donen, es pura energía y exhuberancia, desde los números de claqué hasta las viejas canciones de Broadway exhumadas para la ocasión. Suma un guión diabólicamente ingenioso sobre los comienzos del cine sonoro, y tendrás un clásico que actúa como un estimulante en vena.

Momento fifties: El baile de Kelly bajo la lluvia. Al fin y al cabo, todo está en el título...

Ha recibido 845 puntos

Vótalo:

2. Ben-Hur (1955)

Ben-Hur (1955)

¿Por qué nos gusta? Ben-Hur fue una de las primeras superproducciones de pleno derecho: 365 personajes, una carrera de cuádrigas que pasó a la historia aún durante su rodaje y 15 millones de dólares (83 millones de euros, ajustados a la inflación) como presupuesto. Afortunadamente, el director... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Ben-Hur fue una de las primeras superproducciones de pleno derecho: 365 personajes, una carrera de cuádrigas que pasó a la historia aún durante su rodaje y 15 millones de dólares (83 millones de euros, ajustados a la inflación) como presupuesto. Afortunadamente, el director William Wyler (más afín a los dramas de época que al peplum) aportó sustancia, el guión de Gore Vidal aportó mala leche y guiños gays a tutiplén, y Charlton Heston puso sus músculos y su carisma peleándose él solito contra toda Roma.

Momento fifties: La mencionada carrera en el Circo de Jerusalén, una ración doble de adrenalina y testosterona.

Ha recibido 725 puntos

Vótalo:

3. Con faldas y a lo loco (1959)

Con faldas y a lo loco (1959)

¿Por qué nos gusta? Jack Lemmon y Tony Curtis, travestidos para salvarse de la Mafia, nos invitan a un festín de risas a granel, con Marilyn Monroe aportando picardía y desparpajo. Aunque la diva (que amargó el rodaje a todos los que participaron en él, empezando por Billy Wilder) logre una de... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Jack Lemmon y Tony Curtis, travestidos para salvarse de la Mafia, nos invitan a un festín de risas a granel, con Marilyn Monroe aportando picardía y desparpajo. Aunque la diva (que amargó el rodaje a todos los que participaron en él, empezando por Billy Wilder) logre una de sus interpretaciones más sexys, que ya es decir, justo es apuntar que en esta película hay más química entre una pareja masculina que entre el galán y la primera actriz.

Momento fifties: Mientras Marilyn y Curtis se dan el lote en la popa de una motora, Lemmon y Joe E. Brown representan un diálogo para la historia. Ya sabes, ese que termina con “¡Nadie es perfecto!”.

Ha recibido 722 puntos

Vótalo:

4. La ventana indiscreta (1964)

La ventana indiscreta (1964)

¿Por qué nos gusta? Efectivamente: otra de Hitchcock. Pero qué Hitchcock: aprovechando las lecciones aprendidas durante los años del cine mudo, y con su voyeurismo de siempre ocupando el primer plano de la narración, el cineasta nos hace sentir el calor y el aburrimiento de un verano en Nueva... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Efectivamente: otra de Hitchcock. Pero qué Hitchcock: aprovechando las lecciones aprendidas durante los años del cine mudo, y con su voyeurismo de siempre ocupando el primer plano de la narración, el cineasta nos hace sentir el calor y el aburrimiento de un verano en Nueva York. La pareja protagonista, cascarrabias James Stewart y encantadora Grace Kelly, aporta las dosis justas de oficio y glamour.

Momento fifties: Stewart se ve atrapado, literalmente, entre la espada y la pared.

Ha recibido 714 puntos

Vótalo:

5. Vértigo (1958)

Vértigo (1958)

¿Por qué nos gusta? Una vez más, Alfred Hitchcock nos vuelve la cabeza del revés, presentando a James Stewart como el arquetipo del amante obsesivo. Resulta extraño pensar que la película fue un mediano fracaso de taquilla (tampoco convenció a los críticos), pero con el tiempo todos la han... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Una vez más, Alfred Hitchcock nos vuelve la cabeza del revés, presentando a James Stewart como el arquetipo del amante obsesivo. Resulta extraño pensar que la película fue un mediano fracaso de taquilla (tampoco convenció a los críticos), pero con el tiempo todos la han reconocido como uno de los mayores logros de su autor. Y eso que 'Hitch' no las tenía todas consigo a la hora de fichar a Stewart: en su opinión, el actor era demasiado mayor para su personaje.

Momento fifties: La secuencia inicial, con una terrorífica persecución en los tejados de San Francisco.

Ha recibido 711 puntos

Vótalo:

6. Rebelde sin causa (1955)

Rebelde sin causa (1955)

¿Por qué nos gusta? Porque convirtió en estrella e icono a James Dean, y porque (aunque con un cariz muy serio) presentó un nuevo modelo de teenager a la mitología del cine. Olvídate de Tab Hunter y otros clean cute kids: los personajes de este filme (Dean, Sal Mineo y Natalie Wood) son... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Porque convirtió en estrella e icono a James Dean, y porque (aunque con un cariz muy serio) presentó un nuevo modelo de teenager a la mitología del cine. Olvídate de Tab Hunter y otros clean cute kids: los personajes de este filme (Dean, Sal Mineo y Natalie Wood) son criaturas de lo más cool, enemigas de la autoridad y prestas a perderse en romances bajo el signo de la tragedia. Alabemos a Nicholas Ray por conseguirlo.

Momento fifties: El mítico 'juego de la gallina': una carrera automovilística con un final muy abrupto... Y mortal.

Ha recibido 456 puntos

Vótalo:

7. Con la muerte en los talones (1959)

Con la muerte en los talones (1959)

¿Por qué nos gusta? Hitchcock (sí, otra vez él) define el libro de estilo de la comedia de acción, con un Cary Grant entrañable y descacharrante metido en un lío que le viene muy grande. El 'Mago del Suspense' había ensayado esta fórmula antes, pero nunca le había salido tan bien: desde el... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Hitchcock (sí, otra vez él) define el libro de estilo de la comedia de acción, con un Cary Grant entrañable y descacharrante metido en un lío que le viene muy grande. El 'Mago del Suspense' había ensayado esta fórmula antes, pero nunca le había salido tan bien: desde el encuentro inicial entre el prota y Eva Marie Saint a la traca final en el Monte Rushmore, Con la muerte en los talones es sin duda el mejor thriller de su autor, y por tanto un ejemplo a seguir.

Momento fifties: El encuentro entre Grant y una avioneta fumigadora, una de las escenas más memorables de la historia del cine.

Ha recibido 417 puntos

Vótalo:

8. El crepúsculo de los dioses (1950)

El crepúsculo de los dioses (1950)

¿Por qué nos gusta? Billy Wilder apunta y dispara al corazón de Hollywood con una sátira feroz, que le ganó enemistades en la industria. William Holden (guionista en paro) y Gloria Swanson (estrella decadente) forman una pareja escénica equilibrada y efectiva, las localizaciones son de ensueño... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Billy Wilder apunta y dispara al corazón de Hollywood con una sátira feroz, que le ganó enemistades en la industria. William Holden (guionista en paro) y Gloria Swanson (estrella decadente) forman una pareja escénica equilibrada y efectiva, las localizaciones son de ensueño (Wilder se coló hasta la cocina de los estudios Paramount, literalmente) y la fotografía resulta noir y suntuosa. Nunca antes el mundo del cine había resultado tan deslumbrante y, a la vez, tan hueco.

Momento fifties: “Yo sigo siendo grande, son las películas las que se han vuelto pequeñas”, afirma la Swanson. Y, en cierto modo, lleva razón.

Ha recibido 411 puntos

Vótalo:

9. El puente sobre el Río Kwai (1957)

El puente sobre el Río Kwai (1957)

¿Por qué nos gusta? En un primer vistazo, puede parecer una historia bélica bastante normalita, o un relato de superación personal y colectiva. Pero este relato épico de David Lean es en realidad la crónica de cómo el coronel Nicholson (Alec Guinnes) desciende a los abismos de la locura... Ver mas
¿Por qué nos gusta? En un primer vistazo, puede parecer una historia bélica bastante normalita, o un relato de superación personal y colectiva. Pero este relato épico de David Lean es en realidad la crónica de cómo el coronel Nicholson (Alec Guinnes) desciende a los abismos de la locura impulsado por su ego. En cualquier caso, la película deja espacio suficiente a la ambigüedad, de modo que nunca tenemos claro cuánto hay de valor en su protagonistas, y cuánto de vesanía.

Momento fifties: El coronel Nicholson se enfrenta a la realidad: el puente que han construido sus hombres servirá para que las tropas japonesas invadan la India.

Ha recibido 389 puntos

Vótalo:

10. 12 hombres sin piedad (1957)

12 hombres sin piedad (1957)

¿Por qué nos gusta? Un hombre valiente se enfrenta a los prejuicios y a la indiferencia de sus 11 compañeros en un jurado popular, que decide el veredicto en un proceso por asesinato. Sidney Lumet debuta a lo grande en una película de esas cuyos diálogos contienen más acción que una de Michael... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Un hombre valiente se enfrenta a los prejuicios y a la indiferencia de sus 11 compañeros en un jurado popular, que decide el veredicto en un proceso por asesinato. Sidney Lumet debuta a lo grande en una película de esas cuyos diálogos contienen más acción que una de Michael Bay: tener en el reparto a Lee J. Cobb, Joseph Sweeney y un Henry Fonda supremo ayudó, desde luego.

Momento fifties: Fonda rompe la unanimidad del jurado apostando por la inocencia del reo. Los demás miembros, ansiosos por salir de allí, no se lo toman bien.

Ha recibido 373 puntos

Vótalo:

11. La ley del silencio (1954)

La ley del silencio (1954)

¿Por qué nos gusta? Después de La gata sobre el tejado de zinc Un tranvía llamado deseo y antes de El Padrino, Marlon Brando ofreció uno de sus mejores trabajos en el papel de Terry Malloy, un ex boxeador que se atreve a desobedecer a la Mafia. Puede que el filme sólo fuera una disculpa que Elia... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Después de La gata sobre el tejado de zinc Un tranvía llamado deseo y antes de El Padrino, Marlon Brando ofreció uno de sus mejores trabajos en el papel de Terry Malloy, un ex boxeador que se atreve a desobedecer a la Mafia. Puede que el filme sólo fuera una disculpa que Elia Kazan pergeñó para justificar sus delaciones durante la 'Caza de Brujas'. Pero con pretextos o sin ellos, resulta estremecedor.

Momento fifties: La confesión de un acabadísimo Brando a bordo de un taxi: “Yo pude haber sido algo en la vida...”.

Ha recibido 369 puntos

Vótalo:

12. Extraños en un tren (1951)

Extraños en un tren (1951)

¿Por qué nos gusta? Puede que a su guión (basado en un relato de Patricia Highsmith) se le vean a veces las costuras, pero eso nunca nos ha importado. No sólo porque se trate de uno de los mejores thrillers de Alfred Hitchcock, sino también por su premisa, con dos desconocidos que descubren la... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Puede que a su guión (basado en un relato de Patricia Highsmith) se le vean a veces las costuras, pero eso nunca nos ha importado. No sólo porque se trate de uno de los mejores thrillers de Alfred Hitchcock, sino también por su premisa, con dos desconocidos que descubren la coartada perfecta: cada uno matará a la persona que incordia al otro (una ex mujer y un padre coñazo) para así salir de rositas con el crimen.

Momento fifties: La secuencia inicial, con la cámara pisándole los talones (literalmente) a los dos protagonistas.

Ha recibido 364 puntos

Vótalo:

13. Eva al desnudo (1950)

Eva al desnudo (1950)

¿Por qué nos gusta? Anne Baxter y Bette Davis protagonizan la pelea de gatas más viperina de la historia del celuloide, con suplantaciones y tráfico de influencias (teatrales) como eje del conflicto. El director Joseph L. Mankiewicz no sólo firma una sátira endemoniada del mundo de Broadway, y... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Anne Baxter y Bette Davis protagonizan la pelea de gatas más viperina de la historia del celuloide, con suplantaciones y tráfico de influencias (teatrales) como eje del conflicto. El director Joseph L. Mankiewicz no sólo firma una sátira endemoniada del mundo de Broadway, y de la fama en general, sino que aporta líneas de diálogo sublimes. Y en cuanto al reparto... Bueno, digamos que juega en otra liga.

Momento fifties: “Abróchense los cinturones: esta noche va a haber tormenta”, exclama una Bette en estado de guerra. ¡Glups!

Ha recibido 361 puntos

Vótalo:

14. Centauros del desierto (1956)

Centauros del desierto (1956)

¿Por qué nos gusta? Básicamente, porque tiene todo lo que necesita un western para ser considerado un clásico, y un poco más: fotografía deslumbrante, personajes ambiguos a un paso de la villanía y un John Wayne en plenitud de facultades. La dirección de John Ford y el guión de Frank Nugent... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Básicamente, porque tiene todo lo que necesita un western para ser considerado un clásico, y un poco más: fotografía deslumbrante, personajes ambiguos a un paso de la villanía y un John Wayne en plenitud de facultades. La dirección de John Ford y el guión de Frank Nugent (colmado de humor negro) nunca nos dejarán decidir si el protagonista es un loco en busca de venganza o un auténtico héroe, marcado por la violencia.

Momento fifties: Ethan Edwards (Wayne) mata a tantos búfalos como puede, para así matar de hambre a sus odiados indios. ¿Quién habló de corrección política?

Ha recibido 361 puntos

Vótalo:

15. La noche del cazador (1955)

La noche del cazador (1955)

¿Por qué nos gusta? La primera y última película de Charles Laughton como director sirvió a Robert Mitchum para encarnar a una de las figuras más carismáticas del cine: el predicador Harry Powell, con sus nudillos tatuados, su misoginia y su temperamento asesino. Este villano resultaría... Ver mas
¿Por qué nos gusta? La primera y última película de Charles Laughton como director sirvió a Robert Mitchum para encarnar a una de las figuras más carismáticas del cine: el predicador Harry Powell, con sus nudillos tatuados, su misoginia y su temperamento asesino. Este villano resultaría antológico en una historia más o menos convencional, pero cuando descubrimos que matar niños no le resulta particularmente difícil, nos quedamos helados en la butaca. Conforme avanza el metraje, la película se metamorfosea de drama rural a un enfermizo cuento de hadas.

Momento fifties: Mitchum escenifica la batalla entre el amor y el odio valiéndose de sus tatuajes.

Ha recibido 361 puntos

Vótalo:

16. Río Bravo (1959)

Río Bravo (1959)

¿Por qué nos gusta? Howard Hawks, viejo zorro, da una vuelta de tuerca a la clásica trama “los buenos están sitiados, los malos esperan fuera”. John Wayne, Dean Martin y su cuadrilla no están de brazos cruzados esperando que lleguen los villanos, sino que aguardan unos refuerzos que no se dan... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Howard Hawks, viejo zorro, da una vuelta de tuerca a la clásica trama “los buenos están sitiados, los malos esperan fuera”. John Wayne, Dean Martin y su cuadrilla no están de brazos cruzados esperando que lleguen los villanos, sino que aguardan unos refuerzos que no se dan ninguna prisa por llegar. Pese a todo, el guión luce un cálido sentido del humor, y Wayne se marca uno de sus personajes más entrañables.

Momento fifties: Aprovechando que el crooner Martin y el rockero Ricky Nelson están en el reparto, Hawks introduce un número musical que alivia tensiones y nos hace sonreír.

Ha recibido 302 puntos

Vótalo:

17. Solo ante el peligro (1952)

Solo ante el peligro (1952)

¿Por qué nos gusta? Gary Cooper nunca fue tan duro como en el papel de Will Kane, el sheriff con principios obligado a enfrentarse a una banda de forajidos en el día de su boda. Conforme los vecinos a los que ha jurado proteger le dan la espalda, el suspense aumenta, y es tarea del espectador... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Gary Cooper nunca fue tan duro como en el papel de Will Kane, el sheriff con principios obligado a enfrentarse a una banda de forajidos en el día de su boda. Conforme los vecinos a los que ha jurado proteger le dan la espalda, el suspense aumenta, y es tarea del espectador decidir si Kane es un hombre íntegro, un loco o ambas cosas. Las interpretaciones de Cooper y de Lloyd Bridges son la guinda de la tarta.

Momento fifties: El final, con Kane arrojando al suelo su estrella de sheriff.

Ha recibido 296 puntos

Vótalo:

18. Bienvenido Mr. Marshall (1953)

Bienvenido Mr. Marshall (1953)

¿Por qué nos gusta? Lo que nació como un vehículo de lucimiento para la tonadillera Lolita Sevilla acabó siendo una diabólica sátira social, cortesía de un Luis García Berlanga con la ironía a plena potencia. Manolo Morán y José Isbert, dos estrellas cómicas del momento, consideraban que aquel... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Lo que nació como un vehículo de lucimiento para la tonadillera Lolita Sevilla acabó siendo una diabólica sátira social, cortesía de un Luis García Berlanga con la ironía a plena potencia. Manolo Morán y José Isbert, dos estrellas cómicas del momento, consideraban que aquel guión era una majadería, pero combinaron sus talentos en un ataque contra la política exterior de EE UU que dejaría verde de envidia a Michael Moore y Noam Chomsky juntos.

Momento fifties: El desfile, con todos los personajes vestidos de andaluces de opereta. “Viva Oklahoma, y Michigán, y viva Texas, que no está mal”.

Ha recibido 292 puntos

Vótalo:

19. Senderos de gloria (1957)

Senderos de gloria (1957)

¿Por qué nos gusta? Stanley Kubrick, casi debutante, propina un soberano tortazo al estamento militar y a sus cadenas de mando, con Kirk Douglas como un oficial enfrentado a sus superiores por quítame allá unos fusilamientos por cobardía. A medio camino entre el cine judicial y el género bélico... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Stanley Kubrick, casi debutante, propina un soberano tortazo al estamento militar y a sus cadenas de mando, con Kirk Douglas como un oficial enfrentado a sus superiores por quítame allá unos fusilamientos por cobardía. A medio camino entre el cine judicial y el género bélico, los 87 minutos de esta película funcionan con la precisión de una operación de comando.

Momento fifties: El encuentro, tras las ejecuciones, entre Douglas y Adolphe Menjou. Algunas miradas matan más que las bombas.

Ha recibido 275 puntos

Vótalo:

20. El séptimo sello (1957)

El séptimo sello (1957)

¿Por qué nos gusta? Estamos ante una meditación sobre la fe y la muerte dirigida por Ingmar Bergman. ¿Un aburrimiento? No: una obra maestra que mantiene el interés del espectador gracias a calculadas dosis de espectacularidad visual (y medieval) y un humor negrísimo. La procesión, con... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Estamos ante una meditación sobre la fe y la muerte dirigida por Ingmar Bergman. ¿Un aburrimiento? No: una obra maestra que mantiene el interés del espectador gracias a calculadas dosis de espectacularidad visual (y medieval) y un humor negrísimo. La procesión, con flagelaciones y todo, va por dentro.

Momento fifties: La larga partida de ajedrez entre el caballero Max Von Sydow y la Muerte en persona, desarrollada en diversos encuentros y con un final desolador.

Ha recibido 262 puntos

Vótalo:

21. El invisible Harvey (1950)

El invisible Harvey (1950)

¿Por qué nos gusta? Puede que su sinopsis (algo así como "fracasado de mediana edad conoce a conejo gigante y alucinatorio") no suene muy prometedora sobre el papel, pero James Stewart se mete, para variar, al público en el bolsillo gracias a su interpretación. Lanzada como una película... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Puede que su sinopsis (algo así como "fracasado de mediana edad conoce a conejo gigante y alucinatorio") no suene muy prometedora sobre el papel, pero James Stewart se mete, para variar, al público en el bolsillo gracias a su interpretación. Lanzada como una película 'familiar', la cinta aborda temas bastante oscuros (el alcoholismo y la esquizofrenia), que se deslizan en la conciencia del público gracias al trabajo de Henry Koster, director.

Momento fifties: Un taxista nos da la clave de la historia: "Sin Harvey [el conejo imaginario], Elwood se convertirá en un hombre normal... Y esos suelen ser los peores".

Ha recibido 233 puntos

Vótalo:

22. Horizontes de grandeza (1958)

Horizontes de grandeza (1958)

¿Por qué nos gusta? Gregory Peck y Charlton Heston frente a frente: ¿hace falta decir más? William Wyler (él otra vez) da nuevos aires a una vieja historia, el conflicto entre un recién llegado al Far West y un veterano ranchero, dotándola de proporciones épicas. Burl Ives (La gata sobre el... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Gregory Peck y Charlton Heston frente a frente: ¿hace falta decir más? William Wyler (él otra vez) da nuevos aires a una vieja historia, el conflicto entre un recién llegado al Far West y un veterano ranchero, dotándola de proporciones épicas. Burl Ives (La gata sobre el tejado de zinc) se llevó el Oscar al Mejor Actor de Reparto gracias a su papel en este filme.

Momento fifties: La pelea con la cual Charlton y Gregory ponen fin a su disputa.

Ha recibido 229 puntos

Vótalo:

23. Los siete samuráis (1954)

Los siete samuráis (1954)

¿Por qué nos gusta? Inspirándose en el western, pero sin perder la tradición de vista, Akira Kurosawa abrió los ojos de Occidente a la acción made in Japan. Violenta como un combate de sumo y grácil como un ballet, la odisea de los siete guerreros embarcados en una empresa con “poca paga... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Inspirándose en el western, pero sin perder la tradición de vista, Akira Kurosawa abrió los ojos de Occidente a la acción made in Japan. Violenta como un combate de sumo y grácil como un ballet, la odisea de los siete guerreros embarcados en una empresa con “poca paga, ninguna gloria y supervivencia poco probable” resulta tan estimulante hoy como el día de su estreno.

Momento fifties: La batalla final bajo la lluvia, una guinda muy roja en un pastel hecho con sangre.

Ha recibido 225 puntos

Vótalo:

24. Sed de mal (1958)

Sed de mal (1958)

¿Por qué nos gusta? Si a estas alturas de la lista Orson Welles aún no había aparecido, es porque nos guardábamos su oronda presencia para los puestos de honor. Al frente de un trabajo de encargo, con Charlton Heston interpretando a un policía mexicano y un guión que es puro pulp entre manos, el... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Si a estas alturas de la lista Orson Welles aún no había aparecido, es porque nos guardábamos su oronda presencia para los puestos de honor. Al frente de un trabajo de encargo, con Charlton Heston interpretando a un policía mexicano y un guión que es puro pulp entre manos, el cineasta compone un cásting de lujo (Marlene Dietrich, vieja amiga, le hizo un gran favor), redondea la trama con ambigüedades y sombras por doquier y acaba consiguiendo un thriller de los que hacen época.

Momento fifties: El travelling inicial, todo un ejemplo de técnica y atrevimiento.

Ha recibido 221 puntos

Vótalo:

25. Los 400 golpes (1959)

Los 400 golpes (1959)

¿Por qué nos gusta? El revolucionario debut largo de François Truffaut quedó como una obra maestra de la Nouvelle Vague gracias a esta ración de rebeldía adolescente. Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud), eterno álter ego del cineasta, debuta con una triste historia que marcó el camino a seguir... Ver mas
¿Por qué nos gusta? El revolucionario debut largo de François Truffaut quedó como una obra maestra de la Nouvelle Vague gracias a esta ración de rebeldía adolescente. Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud), eterno álter ego del cineasta, debuta con una triste historia que marcó el camino a seguir para muchos jóvenes airados en la siguiente década.

Momento fifties: Antoine se lleva el mayor mazazo de su joven vida descubriendo in flagranti a su madre y al amante de ella.

Ha recibido 215 puntos

Vótalo:

26. El gran carnaval (1951)

El gran carnaval (1951)

¿Por qué nos gusta? En plena posesión de su mala leche, Billy Wilder examina la pasión de las masas por los escándalos mediáticos. Kirk Douglas resulta escalofriante en su papel de periodista sin escrúpulos, que aprovecha la desgracia de un trabajador atrapado en un subterráneo. El público del... Ver mas
¿Por qué nos gusta? En plena posesión de su mala leche, Billy Wilder examina la pasión de las masas por los escándalos mediáticos. Kirk Douglas resulta escalofriante en su papel de periodista sin escrúpulos, que aprovecha la desgracia de un trabajador atrapado en un subterráneo. El público del momento la consideró demasiado cínica, pero inspiró un capítulo de Los Simpson: eso equivale a decir que es una leyenda.

Momento fifties: Douglas se acerca a la redacción del periódico local en busca de ayuda para sus maquinaciones... Y encuentra un cartel pintado a mano que reza: “Cuenta la verdad”.

Ha recibido 209 puntos

Vótalo:

27. Cuentos de Tokio (1953)

Cuentos de Tokio (1953)

¿Por qué nos gusta? Enfrentados a los excesos digitales del cine moderno, reencontrarse con este clásico de Yasuhiro Ozu es como una terapia de relajación. Sin mover la cámara (casi) nunca, el maestro japonés analiza con precisión casi científica la vida cotidiana de una familia, todo ello sin... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Enfrentados a los excesos digitales del cine moderno, reencontrarse con este clásico de Yasuhiro Ozu es como una terapia de relajación. Sin mover la cámara (casi) nunca, el maestro japonés analiza con precisión casi científica la vida cotidiana de una familia, todo ello sin perder nunca la placidez. Como dijo el otro, “menos es más”.

Momento fifties: La conversación entre el protagonista y su nuera, reconociendo por fin que ella le quiere más y mejor que sus hijos.

Ha recibido 204 puntos

Vótalo:

28. Chantaje en Broadway (1957)

Chantaje en Broadway (1957)

¿Por qué nos gusta? Llegado a Hollywood desde el muy británico estudio Ealing, Alexander Mackendrick (El quinteto de la muerte) disecciona el lado sucio de Manhattan con esta historia de corrupción periodística. Burt Lancaster está estupendo como el corrupto gacetillero de espectáculos que... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Llegado a Hollywood desde el muy británico estudio Ealing, Alexander Mackendrick (El quinteto de la muerte) disecciona el lado sucio de Manhattan con esta historia de corrupción periodística. Burt Lancaster está estupendo como el corrupto gacetillero de espectáculos que persuade a Tony Curtis para que le fabrique titulares fáciles. Pocas veces se ha retratado con tanta amargura el lado oscuro del éxito.

Momento fifties: Lancaster define Nueva York en pocas palabras: “Adoro esta cochina ciudad”. Amén a eso.

Ha recibido 202 puntos

Vótalo:

29. ¡Vivir! (1952)

¡Vivir! (1952)

¿Por qué nos gusta? Si pensabas que Akira Kurosawa sólo sabía hacer películas de samuráis, esta película te sacará de tu error. Protagonizada por un funcionario que apura sus últimos momentos antes de que el cáncer acabe con él, ¡Vivir! resulta tan melancólica como esperanzadora. Una feel good... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Si pensabas que Akira Kurosawa sólo sabía hacer películas de samuráis, esta película te sacará de tu error. Protagonizada por un funcionario que apura sus últimos momentos antes de que el cáncer acabe con él, ¡Vivir! resulta tan melancólica como esperanzadora. Una feel good movie de las de verdad.

Momento fifties: El héroe pasa sus últimas horas en el parque público que ha ayudado a construir. No olvides los pañuelos: te harán falta.

Ha recibido 202 puntos

Vótalo:

30. Muerte de un ciclista (1956)

Muerte de un ciclista (1956)

¿Por qué nos gusta? Dicen que el cine español, tal y como hoy lo conocemos, comenzó con este filme de Juan Antonio Bardem. Exageraciones aparte, el público de entonces experimentó todo un shock viendo al galán Alberto Closas y a Lucía Bosé como una pareja de amantes de clase alta que rehuyen las... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Dicen que el cine español, tal y como hoy lo conocemos, comenzó con este filme de Juan Antonio Bardem. Exageraciones aparte, el público de entonces experimentó todo un shock viendo al galán Alberto Closas y a Lucía Bosé como una pareja de amantes de clase alta que rehuyen las consecuencias (mortales) de sus actos. El escándalo estaba asegurado, y la condición de clásico, también.

Momento fifties: Closas y Bosé dirimen su adulterio en una iglesia. El nacionalcatolicismo rechina los dientes.

Ha recibido 202 puntos

Vótalo:

31. Esa pareja feliz (1953)

Esa pareja feliz (1953)

Por qué nos gusta: Más agria que dulce, como las mejores comedias españolas de su época, este proyecto conjunto de Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga pone a Fernando Fernán Gómez y Elvira Quintillá en el papel de un matrimonio de clase obrera puesta en el candelero gracias a un concurso... Ver mas
Por qué nos gusta: Más agria que dulce, como las mejores comedias españolas de su época, este proyecto conjunto de Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga pone a Fernando Fernán Gómez y Elvira Quintillá en el papel de un matrimonio de clase obrera puesta en el candelero gracias a un concurso radiofónico. Todo un análisis de un país (el nuestro) que probaba las mieles del consumismo tras una década larga de miseria.

Momento fifties: Gracias a una Lola Gaos suicida, conocemos el trabajo de Fernán Gómez como tramoyista en un estudio muy parecido a Cifesa, la sociedad que producía dramones históricos al por mayor con la bendición del régimen.

Ha recibido 201 puntos

Vótalo:

32. Rififí (1955)

Rififí (1955)

¿Por qué nos gusta? La película de atracos perfectos por antonomasia, la huella de este trabajo de Jules Dassin se deja sentir tanto en Ocean's Eleven como en la saga Misión: Imposible, por citar sólo dos títulos. Pocos de los cuales, eso sí, han igualado la sensación de desastre inminente que... Ver mas
¿Por qué nos gusta? La película de atracos perfectos por antonomasia, la huella de este trabajo de Jules Dassin se deja sentir tanto en Ocean's Eleven como en la saga Misión: Imposible, por citar sólo dos títulos. Pocos de los cuales, eso sí, han igualado la sensación de desastre inminente que llena Rififí de su primer a su último fotograma.

Momento fifties: La escena del robo, sobria y sin palabras. Te dará ganas de hacer carrera en el crimen.

Ha recibido 201 puntos

Vótalo:

33. El pisito (1959)

El pisito (1959)

¿Por qué nos gusta? La epopeya de un pobre hombre (José Luis López Vázquez) obligado a casarse con una anciana para heredar el contrato de alquiler de su piso, y así poder casarse con Mari Carrillo, su novia de toda la vida, sirvió a Marco Ferreri y el guionista Rafael Azcona para retratar un... Ver mas
¿Por qué nos gusta? La epopeya de un pobre hombre (José Luis López Vázquez) obligado a casarse con una anciana para heredar el contrato de alquiler de su piso, y así poder casarse con Mari Carrillo, su novia de toda la vida, sirvió a Marco Ferreri y el guionista Rafael Azcona para retratar un Madrid miserable hasta la exasperación. Pese a ello, el filme resulta cómico hasta decir basta.

Momento fifties: La avinagrada Petrita (Carrillo) tiene su único momento de ternura bailando una lenta con López Vazquez. En el extranjero movían el esqueleto con Elvis y Chuck Berry, pero aquí ni nos enterábamos.

Ha recibido 201 puntos

Vótalo:

34. Surcos (1951)

Surcos (1951)

¿Por qué nos gusta? Neorrealismo aliñado con unas gotas de cine negro, y con el éxodo campesino a Madrid (y sus consecuencias) como premisa argumental. Pese a su militancia falangista, y sus concesiones al régimen, José Antonio Nieves Conde las pasó canutas por culpa de una película demasiado... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Neorrealismo aliñado con unas gotas de cine negro, y con el éxodo campesino a Madrid (y sus consecuencias) como premisa argumental. Pese a su militancia falangista, y sus concesiones al régimen, José Antonio Nieves Conde las pasó canutas por culpa de una película demasiado moderna para la España de aquella época. Y para la Censura, ni te contamos.

Momento fifties: El anciano José Prada fracasa miserablemente como vendedor ambulante de golosinas por culpa de su buen corazón.

Ha recibido 201 puntos

Vótalo:

35. El salario del miedo (1953)

El salario del miedo (1953)

¿Por qué nos gusta? Si de premisas hablamos, ver a un grupo de desesperados conduciendo un camión cargado de explosivos por senderos que ni las cabras querrían pisar parece prometedor para un thriller. Pero la cosa no acaba aquí: Henri-Georges Clouzot se toma su tiempo para explicarnos por qué... Ver mas
¿Por qué nos gusta? Si de premisas hablamos, ver a un grupo de desesperados conduciendo un camión cargado de explosivos por senderos que ni las cabras querrían pisar parece prometedor para un thriller. Pero la cosa no acaba aquí: Henri-Georges Clouzot se toma su tiempo para explicarnos por qué los protagonistas de la historia han aceptado ese trabajo tan horrible, logrando la implicación del espectador. Agárrate, que vienen curvas.

Momento fifties: El tramo final del viaje, cuando cada bache puede suponer una muerte explosiva

Ha recibido 200 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil