Versión impresa

Las 25 películas imprescindibles del boxeo

Las 25 películas imprescindibles del boxeo

  • Lista creada por Premios.Wio.
  • Publicada el 29.01.2016 a las 02:50h.
  • Clasificada en la categoría Cine.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de Premios.Wio

Último acceso 09.09.2016

Perfil de Premios.Wio

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Premios.Wio

Acciones de la lista

A veces, el mundo del cine es como un combate cuerpo a cuerpo donde no hay reglas. En el boxeo hubo un tiempo en el cual todo valía a la hora de acabar con tu adversario (o sea, como en el cine). Luego llegaron las reglas y ya hablábamos del “noble arte del pugilismo”.

Puesto más tarde en la picota de la corrección política acusado de ser un deporte violento, cuando ya directamente no considerado como práctica deportiva, el boxeo, sobre todo el no olímpico, el profesional, ha sido generador de una mítica muy particular, inimitable, que muchas veces se ha apoyado en la idea del fracaso como algo bello, como algo que honra al perdedor. El cine negro también se adueñó de lo pugilístico como escenario, paisaje de delincuencia, de tongos y de sacrificios.

El noir y todos los demás géneros han echado mano (enguantada) de lo del ring, los dos tipos en calzón corto, los asaltos o rounds y la cuenta a diez. Todo esto es porque ha vuelto Rocky Balboa a ampliar su leyenda con 'Creed. La leyenda de Rocky' (estreno: 29 de enero), esta vez con el beneplácito de la crítica más picajosa. Existen 25 películas más sobre boxeo, pero hemos elegido estas otras que, gustos aparte, nos parecen imprescindibles.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Rocky (John G. Avildsen, 1976)

1. Rocky (John G. Avildsen, 1976)

‘Creed’ hace la séptima de esta saga que comenzó como un eco del ‘Marty’ de Delbert Mann, o sea, como un eco y prorrogación del neorrealismo USA. Y comenzó ganando, entre otros, el oscar a mejor película, con toda justicia. Proseguiría, ya con Sylvester Stallone tras las cámaras (salvo la... Ver mas
‘Creed’ hace la séptima de esta saga que comenzó como un eco del ‘Marty’ de Delbert Mann, o sea, como un eco y prorrogación del neorrealismo USA. Y comenzó ganando, entre otros, el oscar a mejor película, con toda justicia.

Proseguiría, ya con Sylvester Stallone tras las cámaras (salvo la urbana quinta entrega y este ‘Creed’), pasando por el cine de guerra fría, con la pura acción de tebeo y desembocando, como si se cerrara un círculo (que vemos que no era así) con ‘Rocky Balboa’, sexta parte neorrealista y de una sensibilidad y argumento extremadamente próximos al ‘Umberto D’ de Vittorio De Sica.

Ha recibido 96 puntos

Vótalo:

Million dollar baby (Clint Eastwood, 2004)

2. Million dollar baby (Clint Eastwood, 2004)

Otro de los oscarizados trabajos de Clint Eastwood, impecable a ambos lados de las cámaras, que toma el boxeo, en este caso el femenino (no muy tratado por el cine) como excusa para hablar de qué es lo que de verdad configura una relación padre-hijo. Y la eutanasia, siendo importante en el... Ver mas
Otro de los oscarizados trabajos de Clint Eastwood, impecable a ambos lados de las cámaras, que toma el boxeo, en este caso el femenino (no muy tratado por el cine) como excusa para hablar de qué es lo que de verdad configura una relación padre-hijo.

Y la eutanasia, siendo importante en el devenir dramático de la película, tampoco acaba siendo el tema que a Eastwood realmente le interese: prefiere hablar simplemente de la muerte y del amor, del respeto y de la amistad.

Ha recibido 82 puntos

Vótalo:

Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980)

3. Toro salvaje (Martin Scorsese, 1980)

Las películas caseras son en color, en kodacolor, pero el resto de este martirológico biopic de Jake LaMotta es en un periodístico y expresionista blanco y negro. Martin Scorsese inauguraba los años 80 coronando lo que había supuesto la bocanada de creatividad y libertad de la década anterior... Ver mas
Las películas caseras son en color, en kodacolor, pero el resto de este martirológico biopic de Jake LaMotta es en un periodístico y expresionista blanco y negro. Martin Scorsese inauguraba los años 80 coronando lo que había supuesto la bocanada de creatividad y libertad de la década anterior.

Una de las incontestables obras maestras del cine, con un montaje sí que salvaje (de la diosa Thelma Schoonmaker) y un Robert De Niro más grande que la talla de pantalones que logró gracias a una dieta loca.

Ha recibido 67 puntos

Vótalo:

Ali (Michael Mann, 2001)

4. Ali (Michael Mann, 2001)

Uno de los trabajos más malinterpretados de Michael Mann, algo más (bastante más) que una hagiografía de Cassius Clay/Muhammad Ali (un Will Smith espléndido) o una panorámica de la Norteamérica de los años 60 y 70. La condición de mito viviente de este único y díscolo boxeador plasmada en la... Ver mas
Uno de los trabajos más malinterpretados de Michael Mann, algo más (bastante más) que una hagiografía de Cassius Clay/Muhammad Ali (un Will Smith espléndido) o una panorámica de la Norteamérica de los años 60 y 70.

La condición de mito viviente de este único y díscolo boxeador plasmada en la que es con toda seguridad una de las secuencias clave de la filmografía de Mann: la sesión de jogging africana por las calles de una humilde villa que desemboca ante un fresco pintado con la efigie mítica/divina del propio boxeador.

Ha recibido 54 puntos

Vótalo:

Cinderella man (Ron Howard, 2005)

5. Cinderella man (Ron Howard, 2005)

Paul Giamatti, interpretando al manager del boxeador al que cede su rostro y su cuestionable, mutante forma física Russell Crowe, es la gran estrella de este film con el que Ron Howard pretendía renovar el éxito de la insufrible ‘Una mente maravillosa’. De la fama y la fortuna al olvido y las... Ver mas
Paul Giamatti, interpretando al manager del boxeador al que cede su rostro y su cuestionable, mutante forma física Russell Crowe, es la gran estrella de este film con el que Ron Howard pretendía renovar el éxito de la insufrible ‘Una mente maravillosa’.

De la fama y la fortuna al olvido y las penurias económicas consecuencia de la Gran Depresión provocada por el crack de 1929. Ese es el camino que recorre un boxeador que tendrá una última oportunidad de resucitar. El sueño americano siempre llama dos veces.

Ha recibido 47 puntos

Vótalo:

Campeón (Franco Zeffirelli, 1979)

6. Campeón (Franco Zeffirelli, 1979)

Únicamente los cinéfilos más veteranos se acordaban de ‘El campeón’, un King Vidor de los años 30 que hizo llorar de lo lindo a quienes vieron el film. La cantidad de lágrimas se multiplicaría por mil cuando Franco Zeffirelli estrenó este remake en donde Jon Voight sustituía a Wallace Beery como... Ver mas
Únicamente los cinéfilos más veteranos se acordaban de ‘El campeón’, un King Vidor de los años 30 que hizo llorar de lo lindo a quienes vieron el film. La cantidad de lágrimas se multiplicaría por mil cuando Franco Zeffirelli estrenó este remake en donde Jon Voight sustituía a Wallace Beery como boxeador.

El responsable del consumo masivo de kleenex fue un chaval rubio llamado Ricky Schroeder. Verle emocionado llamando al “Campeón”, ese padre pobre del que le quiere apartar su madre, una millonaria con el aspecto de Faye Dunaway, le siguen poniendo a uno la carne de gallina.

Ha recibido 40 puntos

Vótalo:

La gran esperanza blanca (Martin Ritt, 1970)

7. La gran esperanza blanca (Martin Ritt, 1970)

El barcelonés estadio olímpico de Montjuic, veintidós años antes de que se celebraran allí los juegos olímpicos, fue el escenario del rodaje de una de las secuencias más espectaculares de esta traslación a la gran pantalla de un premio Pulitzer también obra de teatro: el combate entre un campeón... Ver mas
El barcelonés estadio olímpico de Montjuic, veintidós años antes de que se celebraran allí los juegos olímpicos, fue el escenario del rodaje de una de las secuencias más espectaculares de esta traslación a la gran pantalla de un premio Pulitzer también obra de teatro: el combate entre un campeón de los pesos pesados (James Earl Jones) a quien no se le perdonó ser un triunfador negro y encima tener una relación sentimental con una mujer de raza blanca (Jane Alexander, ya en 1970 una experta en llorar como nadie).

Ha recibido 37 puntos

Vótalo:

Girlfight (Karyn Kusama, 2000)

8. Girlfight (Karyn Kusama, 2000)

John Sayles supervisó el guión de esta propuesta independiente que fue ganando todos los premios de su año, amén de revelarnos a una actriz llamada Michelle Rodríguez. De tono neorrealista y documental (lo que la emparenta más con el ‘Rocky’ de John G. Avildsen/Sylvester Stallone de lo que... Ver mas
John Sayles supervisó el guión de esta propuesta independiente que fue ganando todos los premios de su año, amén de revelarnos a una actriz llamada Michelle Rodríguez.

De tono neorrealista y documental (lo que la emparenta más con el ‘Rocky’ de John G. Avildsen/Sylvester Stallone de lo que igual le gustaría… a los críticos que ensalzaron el film), ‘Girlfight’ usa la práctica/vocación boxística como vía de escape y de afirmación personal de una chica de clase baja y de raíces latinas.

Ha recibido 29 puntos

Vótalo:

El tigre de Chamberí (Pedro L. Ramírez, 1957)

9. El tigre de Chamberí (Pedro L. Ramírez, 1957)

‘La vía láctea’ de Harold Lloyd y ‘El ídolo de Brooklyn’ de Danny Kaye mutan en cañitas en un bar de barrio castizo y popular madrileño. José Luis Ozores es el pobre tipo que tumba, en el fútbol, a un púgil de categoría y es tratado como un héroe, sobre todo por esa camarera que le pone las... Ver mas
‘La vía láctea’ de Harold Lloyd y ‘El ídolo de Brooklyn’ de Danny Kaye mutan en cañitas en un bar de barrio castizo y popular madrileño. José Luis Ozores es el pobre tipo que tumba, en el fútbol, a un púgil de categoría y es tratado como un héroe, sobre todo por esa camarera que le pone las banderillas con el vermut.

La España de los 50 y la comedia española de los 50 en todo su esplendor. Y unas escenas de peleas realmente tronchantes, pero, claro, es que Peliche era uno de los mayores genios de lo cómico.

Ha recibido 28 puntos

Vótalo:

Fat City. Ciudad dorada (John Huston, 1972)

10. Fat City. Ciudad dorada (John Huston, 1972)

John Huston había practicado en su juventud boxeo y a él le dedicó la que probablemente sea una de las cimas del género, una crepuscular película donde proseguiría con la que es la marca de fábrica de su universo: la épica del fracaso. Dos boxeadores, uno joven que cree que va a comerse el... Ver mas
John Huston había practicado en su juventud boxeo y a él le dedicó la que probablemente sea una de las cimas del género, una crepuscular película donde proseguiría con la que es la marca de fábrica de su universo: la épica del fracaso.

Dos boxeadores, uno joven que cree que va a comerse el mundo, y otro ya con todos los golpes de la vida y del cuadrilátero en su alma y en su rostro, van de combate en combate, de cafetería en cafetería por una América no ya profunda, sino lo siguiente.

Ha recibido 26 puntos

Vótalo:

Huracán Carter (Norman Jewison, 1999)

11. Huracán Carter (Norman Jewison, 1999)

Rubin Carter creció en barrio humilde fintando al hambre, la desgracia, el racismo y los problemas con la ley. El boxeo, como a muchos otros en su mismo caso, le sirvió de salvavidas y de educación, llegando a hacerse un nombre sobre la lona. Sin embargo, un día la fatalidad se cruzaría en su... Ver mas
Rubin Carter creció en barrio humilde fintando al hambre, la desgracia, el racismo y los problemas con la ley. El boxeo, como a muchos otros en su mismo caso, le sirvió de salvavidas y de educación, llegando a hacerse un nombre sobre la lona. Sin embargo, un día la fatalidad se cruzaría en su camino y terminaría condenado y encerrado por un delito que no había cometido.

Las fuerzas liberales de la época (Bob Dylan el primero dedicándole una canción) hicieron campaña por sacarle de prisión. Denzel Washington se pone en la piel del boxeador con esforzado empeño. Lástima de un Norman Jewison poco inspirado para orquestar la película.

Ha recibido 26 puntos

Vótalo:

Homeboy (Michael Seresin, 1988)

12. Homeboy (Michael Seresin, 1988)

Antes de que Daniel Guzmán dejara a un lado su carrera interpretativa para probar suerte como boxeador, Mickey Rourke hizo lo propio pero en plan vertiginoso descenso a los infiernos con parada en el programa ‘Goles son amores’ de Telecinco que presentaba Manolo Escobar. Como aperitivo a... Ver mas
Antes de que Daniel Guzmán dejara a un lado su carrera interpretativa para probar suerte como boxeador, Mickey Rourke hizo lo propio pero en plan vertiginoso descenso a los infiernos con parada en el programa ‘Goles son amores’ de Telecinco que presentaba Manolo Escobar.

Como aperitivo a destrozarse la cara, a protagonizar tongos memorables en veladas rusas y a perder la brújula, se produjo una deprimente crónica de las miserias del boxeo, del duro día a día de quienes buscan un lugar en el sol y son quemados por el fuego del fracaso.

Ha recibido 25 puntos

Vótalo:

El golpe perfecto (Michael Ritchie, 1992)

13. El golpe perfecto (Michael Ritchie, 1992)

Michael Ritchie era un director muy curioso. Nunca se postuló como algo más que un sólido artesano al servicio de estrellas, géneros y proyectos de clara voluntad comercial, pero de tanto en tanto legaba a la posteridad obras mayores como ‘El candidato’, ‘Smile’ o ‘Carne viva’. ‘El golpe... Ver mas
Michael Ritchie era un director muy curioso. Nunca se postuló como algo más que un sólido artesano al servicio de estrellas, géneros y proyectos de clara voluntad comercial, pero de tanto en tanto legaba a la posteridad obras mayores como ‘El candidato’, ‘Smile’ o ‘Carne viva’.

‘El golpe perfecto’ está en el primer grupo, pero su guión (perfecto y con sorpresa final que remite a ‘El golpe’ de George Roy Hill, cuya secuela, ‘El golpe II’ tenía ambientación boxística) es muy del segundo. James Woods es el rey del ring… desde la esquina.

Ha recibido 24 puntos

Vótalo:

Segundo asalto (Daniel Cebrián, 2005)

14. Segundo asalto (Daniel Cebrián, 2005)

No sólo se acercaría nuestro cine nacional al boxeo desde una mirada humorística o paródica. También se le utilizó, como en Hollywood o como en ‘Rocco y sus hermanos’ (Luchino Visconti, 1960), de una manera social y de índole criminal. Del ‘Young Sánchez’ de Mario Camus a esta interesante... Ver mas
No sólo se acercaría nuestro cine nacional al boxeo desde una mirada humorística o paródica. También se le utilizó, como en Hollywood o como en ‘Rocco y sus hermanos’ (Luchino Visconti, 1960), de una manera social y de índole criminal. Del ‘Young Sánchez’ de Mario Camus a esta interesante realización de Daniel Cebrián median muchos años, pero parece que España siga igual, intentando salir de la miseria a golpes rabiosos entrenados en gimnasios lumpen. Darío Grandinetti y Álex González pocas veces han estado tan bien en una gran pantalla.

Ha recibido 23 puntos

Vótalo:

El ídolo de barro (Mark Robson, 1949)

15. El ídolo de barro (Mark Robson, 1949)

Arthur Kennedy le robó, en justicia, a Kirk Douglas (soberbio) todos los parabienes, felicitaciones y premios por su rol del fraternal preparador de un furioso boxeador que no sabe digerir el saltar del vagón de tren de la crisis y la miseria a los hoteles de lujo. Dirigió, con un... Ver mas
Arthur Kennedy le robó, en justicia, a Kirk Douglas (soberbio) todos los parabienes, felicitaciones y premios por su rol del fraternal preparador de un furioso boxeador que no sabe digerir el saltar del vagón de tren de la crisis y la miseria a los hoteles de lujo.

Dirigió, con un aprovechamiento del espacio digno de los grandes, un Mark Robson que supo darle al film un ritmo endiablado merced a su pasado como montador en la RKO. Un afilado estudio sobre la ambición y la traición que a Coppola le inspiraría para la segunda entrega de ‘El padrino’.

Ha recibido 22 puntos

Vótalo:

Gentleman Jim (Raoul Walsh, 1942)

16. Gentleman Jim (Raoul Walsh, 1942)

“¡Los Corbett se pegan de nuevo!”… Este grito de batalla, que escuchamos un par de veces y como broche final, ya define el tono de una delicia de Raoul Walsh con un simpático, dicharachero, golfo y encantador Errol Flynn. Una especie de apunte sobre cómo James Corbett se convirtió en estrella... Ver mas
“¡Los Corbett se pegan de nuevo!”… Este grito de batalla, que escuchamos un par de veces y como broche final, ya define el tono de una delicia de Raoul Walsh con un simpático, dicharachero, golfo y encantador Errol Flynn.

Una especie de apunte sobre cómo James Corbett se convirtió en estrella del boxeo profesional siguiendo las reglas del marqués de Queensberry, en realidad es una comedia arrolladora, con peleas filmadas ¡cámara en mano!, con, ni más ni menos, que el escritor Horace McCoy en el guión y con una escena inolvidable y emotiva: la visita a la fiesta por del campeón destronado (Ward Bond).

Ha recibido 21 puntos

Vótalo:

Más dura será la caída (Mark Robson, 1956)

17. Más dura será la caída (Mark Robson, 1956)

El testamento de Humphrey Bogart (en su rostro y en su cansada interpretación se nota el cáncer que se lo llevaría en nada) fue una piedra angular del cine de boxeo, y un retorno a él de un artesano a reivindicar como Mark Robson. Bogart vuelve a ejercer el cuarto poder para destapar las... Ver mas
El testamento de Humphrey Bogart (en su rostro y en su cansada interpretación se nota el cáncer que se lo llevaría en nada) fue una piedra angular del cine de boxeo, y un retorno a él de un artesano a reivindicar como Mark Robson.

Bogart vuelve a ejercer el cuarto poder para destapar las miserias de este deporte/negocio/espectáculo y de los combates amañados destinados a elevar mitos, subir las apuestas y dejar en la lona a juguetes rotos. Primo Carnera en la memoria de muchos aficionados.

Ha recibido 21 puntos

Vótalo:

Nadie puede vencerme (Robert Wise, 1949)

18. Nadie puede vencerme (Robert Wise, 1949)

Robert Wise, como su compañero en la RKO Mark Robson, no sólo le metieron tijera a obras maestras de Orson Welles, sino que se hicieron un nombre en la lona de la serie B y del boxeo como derivación de la serie negra. Junto a Robert Ryan firmaría esta pequeña (de duración también) joya... Ver mas
Robert Wise, como su compañero en la RKO Mark Robson, no sólo le metieron tijera a obras maestras de Orson Welles, sino que se hicieron un nombre en la lona de la serie B y del boxeo como derivación de la serie negra.

Junto a Robert Ryan firmaría esta pequeña (de duración también) joya, conocida en sus pases televisivos y ediciones en formato doméstico como ‘El tongo’. Psicoanalítica encrucijada ética en tiempo casi real, en realidad nos plantea un debate y una defensa de la dignidad humana.

Ha recibido 21 puntos

Vótalo:

Marcado por el odio (Robert Wise, 1956)

19. Marcado por el odio (Robert Wise, 1956)

A mediados de los años 50, Robert Wise ya era un autor importante, en tres años ya uno de los grandes. Para esta biografía edulcorada (pasa muy por encima por la delincuencia juvenil, por el conflicto paterno y por los malos tratos conyugales) del campeonísimo Rocky Marciano, Wise contó con un... Ver mas
A mediados de los años 50, Robert Wise ya era un autor importante, en tres años ya uno de los grandes. Para esta biografía edulcorada (pasa muy por encima por la delincuencia juvenil, por el conflicto paterno y por los malos tratos conyugales) del campeonísimo Rocky Marciano, Wise contó con un Paul Newman en alza (heredando el papel de un fallecido James Dean) sencillamente arrollador, lo que contrasta con la sumisa y pasiva Alida Valli. Ojo a Steve McQueen jugando al billar en un tugurio.

Ha recibido 21 puntos

Vótalo:

La vía láctea (Leo McCarey, 1936)

20. La vía láctea (Leo McCarey, 1936)

Pese a lo que se pueda creer, Harold Lloyd realizó una transición del cine mudo, donde era una de las estrellas, al sonoro sin demasiados traumas y sin perder, al menos en los años 30, el favor del público. De esa época y con la colaboración de otro titán de la comedia silente, Leo McCarey... Ver mas
Pese a lo que se pueda creer, Harold Lloyd realizó una transición del cine mudo, donde era una de las estrellas, al sonoro sin demasiados traumas y sin perder, al menos en los años 30, el favor del público.

De esa época y con la colaboración de otro titán de la comedia silente, Leo McCarey, nace este divertimento pugilista donde un escuchimizado repartidor de leche noquea por casualidad a un peso y pesado y es convertido, por prensa y unos espabilados managers, en aspirante al título. Seguramente sea más popular y recordado el remake en color protagonizado por Danny Kaye: ‘El asombro de Brooklyn’.

Ha recibido 18 puntos

Vótalo:

Cuerpo y alma (Robert Rossen, 1947)

21. Cuerpo y alma (Robert Rossen, 1947)

La mafia como el Mefistófeles que tienta a jóvenes honestos e ingenuos (un John Garfield estelar, al poco malogrado por la caza de brujas, igual que el guionista del film, Abraham Polonski y el director, Robert Rossen), con dinero, mujeres fatales, amenazas y muerte. Un incunable del cine... Ver mas
La mafia como el Mefistófeles que tienta a jóvenes honestos e ingenuos (un John Garfield estelar, al poco malogrado por la caza de brujas, igual que el guionista del film, Abraham Polonski y el director, Robert Rossen), con dinero, mujeres fatales, amenazas y muerte.

Un incunable del cine negro con algunas escenas (y no me refiero a las estrictamente pugilísticas, excepcionales) que ya forman parte de la memoria del séptimo arte, verbigracia la del asesinato de cierto personaje en un callejón en penumbra.

Ha recibido 18 puntos

Vótalo:

Súper Rocky Matilda (Daniel Mann, 1978)

22. Súper Rocky Matilda (Daniel Mann, 1978)

Nuestra educación y cultura nos había avisado de que en un canguro puede esconderse una estrella del boxeo de pegada mortal. Cuando el gato Silvestre de los cartoon Warner confundía al pequeño marsupial con guantes y botas con un ratón sobrealimentado no se imaginaba que llegaría a producirse... Ver mas
Nuestra educación y cultura nos había avisado de que en un canguro puede esconderse una estrella del boxeo de pegada mortal. Cuando el gato Silvestre de los cartoon Warner confundía al pequeño marsupial con guantes y botas con un ratón sobrealimentado no se imaginaba que llegaría a producirse una película (en imagen real y con un pobre señor disfrazado de ridículo canguro con cabeza animatrónica de saldo) sobre la carrera profesional pugilística de un canguro.

Y no una película hecha por algún freak, no: Daniel Mann tras las cámaras y Robert Mitchum, entre otros, al frente del reparto.

Ha recibido 18 puntos

Vótalo:

The boxer (Jim Sheridan, 1997)

23. The boxer (Jim Sheridan, 1997)

Jim Sheridan formando tándem con Daniel Day Lewis tras ‘En el nombre del padre’, ahora con el actor pisando el cuadrilátero y el realizador en la esquina con el taburete presto para sentarse a recibir algún premio. Repetición del esquema cine de género + cine político, aquí es el cine de... Ver mas
Jim Sheridan formando tándem con Daniel Day Lewis tras ‘En el nombre del padre’, ahora con el actor pisando el cuadrilátero y el realizador en la esquina con el taburete presto para sentarse a recibir algún premio.

Repetición del esquema cine de género + cine político, aquí es el cine de boxeo (con todos sus tópicos, sin olvidarse ni uno de ellos) y otra vuelta de tuerca más a la situación irlandesa en relación con el IRA, el terrorismo y la represión militar por parte de Inglaterra

Ha recibido 17 puntos

Vótalo:

Combate de fondo (Howard Zieff, 1979)

24. Combate de fondo (Howard Zieff, 1979)

Es éste el film en el que más soporto a Barbra Streisand. No es porque no cante (lo hace en el tema principal), ni porque aquí, en su reencuentro con Ryan O’Neal tras la sobrevalorada ‘¿Qué me pasa, doctor?’, no pone caritas y mohines. Es porque se trata de una comedia francamente divertida... Ver mas
Es éste el film en el que más soporto a Barbra Streisand. No es porque no cante (lo hace en el tema principal), ni porque aquí, en su reencuentro con Ryan O’Neal tras la sobrevalorada ‘¿Qué me pasa, doctor?’, no pone caritas y mohines.

Es porque se trata de una comedia francamente divertida, muy clásica, muy screwball comedy (no deja de ser la eterna lucha de sexos), que encima prefigura ‘Luz de luna’ (una pija descubre que su única propiedad valiosa es el contrato con un boxeador guaperas y en decadencia) con guiños a una maravilla, asimismo con boxeo, de Vincente Minnelli: ‘Mi desconfiada esposa’.

Ha recibido 16 puntos

Vótalo:

Yo hice a Roque III (Mariano Ozores, 1980)

25. Yo hice a Roque III (Mariano Ozores, 1980)

La “roquilla” no aparecerá en los tratados sobre boxeo pero es uno de esos golpes verdaderamente letales. Lo creó, en el servicio militar, Roque (Andrés Pajares), un tipo que malvive en la salita de estar de un amiguete (Fernando Esteso) como todo gorrón español que se precie sabe hacer. De cómo... Ver mas
La “roquilla” no aparecerá en los tratados sobre boxeo pero es uno de esos golpes verdaderamente letales. Lo creó, en el servicio militar, Roque (Andrés Pajares), un tipo que malvive en la salita de estar de un amiguete (Fernando Esteso) como todo gorrón español que se precie sabe hacer. De cómo se embarcan en una carrera profesional (con Antonio Ozores de entrenador y Narciso Ibáñez Menta de mafioso mecenas) habla esta desternillante película de Mariano Ozores, la sucesora de ‘El tigre de Chamberí’.

Ha recibido 16 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil