Versión impresa

La madre en la literatura.

La madre en la literatura.

  • Lista creada por Favorito.
  • Publicada el 28.04.2011 a las 15:33h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de Favorito

Último acceso 24.11.2016

Perfil de Favorito

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Favorito

Acciones de la lista

El tema de la madre ha sido uno de los más recurrentes en la literatura. En poesía y prosa, la madre llena espacios infinitos, que serían muy difíciles de mencionar todos. Sin embargo, el carácter de este tipo de mujer, no es visto siempre a través de su maternidad. Ella aparece muchas veces inmersa en un universo de situaciones múltiples, donde su condición de madre se desarrolla como un elemento más de la vida.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Ursula - Cien años de soledad - Gabriel García Márquez

1. Ursula - Cien años de soledad - Gabriel García Márquez

Macondo: El pueblo es fundado por diversas familias conducidas por José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, quienes tuvieron tres hijos: José Arcadio, Aureliano y Amaranta (nombres que se repetirán en las siguientes generaciones). José Arcadio Buendía, el fundador, es la persona que lidera e... Ver mas
Macondo: El pueblo es fundado por diversas familias conducidas por José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, quienes tuvieron tres hijos: José Arcadio, Aureliano y Amaranta (nombres que se repetirán en las siguientes generaciones). José Arcadio Buendía, el fundador, es la persona que lidera e investiga con las novedades que traen los gitanos al pueblo (teniendo una amistad especial con Melquíades, quien muere en variadas ocasiones y que sería fundamental para el destino de la familia), y termina su vida atado al castaño hasta donde llega el fantasma de su antiguo enemigo Prudencio Aguilar, (al que le había dado muerte con una lanza en el cuello antes de fundar Macondo) con el que dialoga. Úrsula es la matriarca de la familia, quien vive durante más de cien años cuidando de la familia y del hogar.

Ha recibido 355 puntos

Vótalo:

Clara Trueba - La casa de los espíritus - Isabel Allende

2. Clara Trueba - La casa de los espíritus - Isabel Allende

El personaje femenino principal es Clara. Ella es clarividente, practica la telequinesis y raras veces es solícita con los deberes del hogar. Mantiene a la familia unida con su amor y con sus predicciones. Es la hija menor de Severo y Nívea del Valle, esposa de Esteban Trueba y madre de Blanca... Ver mas
El personaje femenino principal es Clara. Ella es clarividente, practica la telequinesis y raras veces es solícita con los deberes del hogar. Mantiene a la familia unida con su amor y con sus predicciones. Es la hija menor de Severo y Nívea del Valle, esposa de Esteban Trueba y madre de Blanca, Jaime y Nicolás (de los que adivinó género y número desde su embarazo, imponiendo ella misma sus nombres). Siempre fue la más cuidada y despreocupada de sus hijos. Todos ellos y cualquiera que sean las razones nunca pudo distinguir supremasía versus admiración o trascendencia.

Clara practicaba la adivinación, la comunicación con los fantasmas y el movimiento de objetos (sobre todo de una mesa de tres patas). Sus amigos espiritistas, como las hermanas Mora y el Poeta, fueron también importantes. Clara apoyaba y justificaba los actos de sus hijos incluso si iban en contra de lo que Esteban, su esposo, en la parte final del libro se hace suponer que Clara había visto todo el futuro de su familia y lo había escrito en sus libros de apuntes. Clara es un personaje misterioso siempre en su mundo algo distante tal vez de su familia pero siempre se demostró su amor hacia ella .

Ha recibido 284 puntos

Vótalo:

Juno - La Eneida - Virgilio

3. Juno - La Eneida - Virgilio

Esta diosa romana es también apodado Lucina ("la que trae a los niños a la luz"). Madre al dios romano de la guerra, ella juega un papel central en la Eneida de Virgilio y también hace un cameo en La Tempestad de Shakespeare.

Ha recibido 278 puntos

Vótalo:

Tetis - “Ilíada”  Homero

4. Tetis - “Ilíada” Homero

Madre de Aquiles, a quien tuvo con Peleo, luego que Zeus y Poseidón se retractaran de unirse a ella, ya que el Oráculo afirmaba que el hijo de ésta, sería muy superior al padre. Tetis, en su afán por ofrecer a su hijo la inmortalidad, lo sumergió varias veces en las aguas de la laguna Estigia y... Ver mas
Madre de Aquiles, a quien tuvo con Peleo, luego que Zeus y Poseidón se retractaran de unirse a ella, ya que el Oráculo afirmaba que el hijo de ésta, sería muy superior al padre. Tetis, en su afán por ofrecer a su hijo la inmortalidad, lo sumergió varias veces en las aguas de la laguna Estigia y fue quien ordenó a Efestos que elaborara un segundo escudo, más fuerte, con el cual Aquiles volvería a la guerra, para vengar la muerte de Patroclo. Es así, como el tema materno alcanza momentos destacados, aunque no sea el motivo principal de la historia.

Ha recibido 264 puntos

Vótalo:

Gertrudis - Hamlet - Shakespeare

5. Gertrudis - Hamlet - Shakespeare

Por lo menos, de acuerdo con Hamlet, que lo modifica para decir "mujer" en el juego real. . Casarse con el hermano de su esposo recientemente fallecido generalmente se considera un paso en falso, pero casarse con su asesino es en realidad repulsivo . Gertrude se las arregla para hacer ambas... Ver mas
Por lo menos, de acuerdo con Hamlet, que lo modifica para decir "mujer" en el juego real. . Casarse con el hermano de su esposo recientemente fallecido generalmente se considera un paso en falso, pero casarse con su asesino es en realidad repulsivo . Gertrude se las arregla para hacer ambas cosas. El príncipe de Dinamarca no puede ser reconocido por su trato amable de las mujeres "Vete a un convento de monjas"), pero cuando se trata de Gertrudis, su ira se la ha ganado. Hay muchas preguntas sin respuesta acerca de si Gertrude era una adúltera o cómplices en el asesinato de su marido, sino también una evaluación generosa de la reina un retrato poco halagüeño. prioridad es su propia seguridad y el Estado, ella es una mujer débil y desleal cuyo amor por su hijo no es lo suficientemente fuerte como para protegerlo de la ira de su marido.

Ha recibido 264 puntos

Vótalo:

Bernarda - La casa de Bernarda Alba - Federico García Lorca

6. Bernarda - La casa de Bernarda Alba - Federico García Lorca

La obra cuenta la historia de Bernarda Alba que, tras haber enviudado por segunda vez a los 60 años, decide vivir los próximos ocho años en el más riguroso luto. Quizá el rasgo más destacable sea su fanatismo religioso. Con ella viven cinco hijas: Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela... Ver mas
La obra cuenta la historia de Bernarda Alba que, tras haber enviudado por segunda vez a los 60 años, decide vivir los próximos ocho años en el más riguroso luto. Quizá el rasgo más destacable sea su fanatismo religioso. Con ella viven cinco hijas: Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela.

Sin personajes masculinos en escena. El apellido de las mujeres de la obra es simbólico y significa castidad.

Ha recibido 231 puntos

Vótalo:

Coraline - Neil Gaiman

7. Coraline - Neil Gaiman

Al comienzo de la historia, Coraline y sus padres se mudan a una vieja casa que había sido dividida en apartamentos. Los padres de Coraline están muy ocupados con su trabajo y le prestan poca atención. Sintiéndose sola, la niña se marcha a explorar. Conoce a los otros inquilinos de la casa: las... Ver mas
Al comienzo de la historia, Coraline y sus padres se mudan a una vieja casa que había sido dividida en apartamentos. Los padres de Coraline están muy ocupados con su trabajo y le prestan poca atención. Sintiéndose sola, la niña se marcha a explorar. Conoce a los otros inquilinos de la casa: las señoras Spink y Forcible, dos ancianas actrices retiradas, y el señor Bobo (Bobinsky en la película), un excéntrico anciano que adiestra ratones para que salten y toquen música. Conoce también a un altivo gato que vaga por allí.

Ha recibido 193 puntos

Vótalo:

Hester Prynne - La letra escarlata - Nathaniel Hawthorne

8. Hester Prynne - La letra escarlata - Nathaniel Hawthorne

La letra escarlata es una novela de Nathaniel Hawthorne, escrita en 1850. Está enmarcada en la puritana Nueva Inglaterra de principios del siglo XVII. Relata la historia de Hester Prynne, una mujer acusada de adulterio y condenada a llevar en su pecho una letra "A", de adúltera, que la marque... Ver mas
La letra escarlata es una novela de Nathaniel Hawthorne, escrita en 1850. Está enmarcada en la puritana Nueva Inglaterra de principios del siglo XVII. Relata la historia de Hester Prynne, una mujer acusada de adulterio y condenada a llevar en su pecho una letra "A", de adúltera, que la marque. Ella no revela la identidad del padre de su hija, y trata de vivir en una sociedad injusta e hipócrita con dignidad. En la novela, Hawthorne trata los temas de la Gracia divina, la justicia y el castigo.

El relato comienza con el juicio público en una plaza a Hester Prynne, ante los ojos de su marido, recién llegado tras dos años de ausencia. Ella es condenada a llevar la marca de adúltera, pero a lo largo de la historia muestra su fortaleza en su intento de rehacer su vida. Durante toda la historia, su pareja en el delito, el reverendo Dimmensdale, no revela su pecado y así sigue siendo un miembro respetado de la comunidad. Pero su culpa le produce gran remordimiento a través de todo el relato.

Ha recibido 182 puntos

Vótalo:

Ana Karenina - León Tolstói

9. Ana Karenina - León Tolstói

Ana Karenina es una dama de la alta sociedad rusa, casada con un funcionario de San Petersburgo, que llegó a Moscú con una misión especial. Su hermano, Esteban Oblonsky, le pidió que le ayudara hacer las paces con su esposa, Dolly, que acababa de enterarse de que él le había sido infiel con la... Ver mas
Ana Karenina es una dama de la alta sociedad rusa, casada con un funcionario de San Petersburgo, que llegó a Moscú con una misión especial. Su hermano, Esteban Oblonsky, le pidió que le ayudara hacer las paces con su esposa, Dolly, que acababa de enterarse de que él le había sido infiel con la institutriz de los niños. Durante el camino Ana conoció a una señora que iba a Moscú a visitar a su hijo, que era el conde Wronsky. En la estación del ferrocarril Anna conoce al conde Wronsky, el cual le atrajo desde el primer instante y éste en ese momento quedó perdidamente enamorado de Ana.
Después de arreglar los problemas familiares de su hermano Ana se marchó a San Petersburgo para evitar el incremento de los celos de Kitty, la hermana de Dolly, quien estaba enamorada de Wronsky. Éste al enterarse de que Ana se había marchado a San Petersburgo decidió ir detrás de ella en el mismo tren, donde se encontraron y él le hizo su declaración de amor. Ana trató de rechazarlo, deseando controlar los sentimientos de amor despertados por él en ella.
En San Petersburgo, Wronsky siguió buscando el amor de Ana, la cual tiempo después se lo concedió. En esos momentos la pasión desenfrenada de ambos no tenía tiempo ni lugar y por eso buscaron cualquier instante para encontrarse. Esa relación existente entre ambos no pasó desapercibida en la sociedad, lo que hizo que Karenin, el esposo de Ana, sospechara del romance. Karenin decidió enfrentar la realidad, preguntándole a Ana si existía algo entre ella y el conde Wronsky, a lo cual ella le respondía con evasivas.
Tiempo después, Ana quedó embarazada de Wronsky y esto la sumió en un estado de profunda depresión. Karenina le contó a su amante sobre su estado y las preocupaciones con respecto a la reacción de Karenin a la hora de enterarse. El conde al ver su estado de angustia le propuso a ella un plan de fuga pero ésta lo rechazó. Meses después Ana dio a luz a una hermosa niña. El parto fue sumamente difícil y Ana quedo a la merced de la muerte y pensando en su cercano encuentro con Dios, Anna le pidió perdón a su esposo, el cual se lo concedió.
Después de mejorarse Ana, Wronsky, ella y la niña se fueron de viaje al extranjero y vivieron una temporada en Italia. Algunos meses después ellos regresaron a Rusia y se instalaron en el campo, donde vivieron un tiempo. Durante esa época las preocupaciones de Ana y Wronsky sobre su estado social y legal fueron en aumento. Hasta que el conde pidió al hermano de Ana que estaba de visita en su casa, que hablara con Karenin sobre la posibilidad de un divorcio y la restauración de los derechos legales de Ana sobre su hijo Sergio.
Esperando el divorcio los protagonistas de la novela se marcharon a San Petersburgo, donde se desencadenaron los celos y la crisis neurótica de Ana. El silencio de Karenin agravó la crisis emocional de ella. Durante esa penosa estancia en la ciudad, el amor desenfrenado que Ana sentía por Wronsky se convirtió en una obsesión enfermiza, ya que a cada instante que él no se encontraba con ella, se lo imaginaba con otra mujer.
Finalmente, sin esperar la respuesta de Karenin ellos decidieron marcharse al campo, pero antes Wronsky tuvo que ir a ver a su mamá. Esto enloqueció a Ana ya que creía, que estaba con otra mujer, ayudado por su madre. Karenina decide ir a la casa de la vieja condesa para confirmar sus sospechas, las cuales no tenían base alguna ya que el conde le era fiel a su amor y ella era la única mujer de su vida. Durante el viaje hacia la casa de la madre, Ana seguía abrumada con sus pensamientos negativos acerca de que la vida para ella no tenía valor alguno y que Wronsky ya no la quería. En una de las paradas que hizo el tren, Ana baja pensando en su situación y concluye que la única salvación para ella era la muerte. Y al pensar eso, caminó lentamente hacia la vía del tren, donde se inclinó hacia las fauces de la locomotora, la cual terminó cruelmente con su existencia. Cuando Wronsky se enteró del accidente, se quedó muerto en vida por el impacto emocional y decide abandonarlo todo marchándose a la guerra. Y como una paradoja de la vida, la mujer que este rechazó por Ana, Kitty, vivió felizmente con su esposo, Levine, rodeada del cariño que este le brindaba y que Wronsky le negó.

Ha recibido 174 puntos

Vótalo:

Charlotte Haze - Lolita - Nabokov

10. Charlotte Haze - Lolita - Nabokov

Como profesor, Humbert deja Europa por los Estados Unidos de América y alquila una habitación en la casa de Charlotte Haze después de conocerla a ella y a su hija Dolores mientras tomaban el sol en el jardín. Dolores tiene doce años y le dicen, de manera cariñosa, «Lo» o «Lolita». Su madre... Ver mas
Como profesor, Humbert deja Europa por los Estados Unidos de América y alquila una habitación en la casa de Charlotte Haze después de conocerla a ella y a su hija Dolores mientras tomaban el sol en el jardín. Dolores tiene doce años y le dicen, de manera cariñosa, «Lo» o «Lolita». Su madre Charlotte es una viuda solitaria y se convierte inconscientemente en el enlace de Humbert con su hija. En poco tiempo, Charlotte se casa con Humbert. Un día, Charlotte encuentra el diario de su nuevo marido, lleno de confesiones de su obsesión con Dolores y de su desengaño con su nueva mujer. Ella, enfadada y triste, sale de casa rápidamente y muere atropellada.

Humbert queda entonces como legítimo encargado de la joven Lolita con la que convive durante un tiempo en el que aumentan sus deseos de poseerla. Humbert comienza a viajar por todo EE.UU., de motel en motel, acompañado por Lolita, con la que se ayunta. Esto empieza tras una serie de intentos por parte Humbert que queda sorprendido cuando se da cuenta de que Lolita había descubierto ya algunos de los secretos del sexo en un campamento, el campamento Q., esa letra coincide con la inicial del apellido de Quilty. Clare Quilty, un depravado artista, acaba con la relación cuando convence a Lolita para dejar a Humbert y escaparse con él.

Al final de la novela, cuando Humbert se encuentra de manera fugaz con Lolita, sólo lo hace para darle el dinero que ella le había pedido para poder empezar desde cero ella y su nuevo marido, en Alaska. Entonces es cuando Humbert comprende que aún desea a Lolita, no sólo por la atracción sexual que sentía por esta clase de mujeres, sino porque él está realmente enamorado de ella. Humbert, como forma de redimirse y vengar los sufrimientos pasados de Lolita, decide asesinar a Clare Quilty. La novela culmina con un episodio de violencia refinada. En el epilogo, Humbert muere de trombosis en la cárcel después de escribir su historia mientras Lolita muere al dar a luz a un niño no nacido en la Navidad de ese mismo año.

Ha recibido 164 puntos

Vótalo:

Pelagia - La madre - Gorki

11. Pelagia - La madre - Gorki

Narra la historia de una campesina rusa, Pelagia (conocida como "la madre"), personaje con el cual Gorki pretende simbolizar el despertar del pueblo ruso a la realidad socialista, atacando al tiempo las instituciones del zarismo (gobierno, iglesia, judicatura, policía, ejército, etc.). Por estas... Ver mas
Narra la historia de una campesina rusa, Pelagia (conocida como "la madre"), personaje con el cual Gorki pretende simbolizar el despertar del pueblo ruso a la realidad socialista, atacando al tiempo las instituciones del zarismo (gobierno, iglesia, judicatura, policía, ejército, etc.). Por estas razones, la novela fue inicialmente prohibida por la censura rusa.

La novela arranca con el fallecimiento del marido de Pelagia, un hombre cruel que la martirizó física y anímicamente durante los años que duró su matrimonio. Fruto del mismo, Pelagia tiene un hijo, Pavel, cuyo carácter se va tornando cada vez más reservado. La madre no obtendrá explicación de este cambio de comportamiento hasta que un día Pavel decide celebrar una reunión con algunos de sus compañeros en su propio hogar. En esa reunión, la madré tomará conocimiento de las inclinaciones políticas de su hijo, líder socialista en la fábrica en la que trabaja, y conocerá a las personas que componen su círculo más íntimo.

Ha recibido 158 puntos

Vótalo:

Anna Fierling - Madre Coraje y sus hijos - Bertolt Brecht

12. Anna Fierling - Madre Coraje y sus hijos - Bertolt Brecht

El personaje central está extraído de un cuento picaresco de Grimmelshausen del siglo XVII. Se sitúa en la Guerra de los 30 años, Madre Coraje es una astuta vendedora ambulante que para sobrevivir sortea hábilmente las diferencias entre católicos y protestantes siguiendo con su carro al ejército... Ver mas
El personaje central está extraído de un cuento picaresco de Grimmelshausen del siglo XVII. Se sitúa en la Guerra de los 30 años, Madre Coraje es una astuta vendedora ambulante que para sobrevivir sortea hábilmente las diferencias entre católicos y protestantes siguiendo con su carro al ejército sueco sacando partido de la guerra y del dolor humano. Obtiene beneficios pero el precio que ha de pagar son sus tres hijos.

Es un profundo alegato antibélico, donde Anna Fierling ("Madre coraje") -mítica figura del costo de la guerra- termina sola en su desvencijado carro.

Es una de las nueve piezas teatrales con las que Brecht trató de contrarrestar la ascensión del fascismo y y una directa alusión a la invasión de Polonia por Hitler en 1939.

Ha recibido 155 puntos

Vótalo:

La señora Frisby y las ratas - Nimh de Robert C. O'Brien

13. La señora Frisby y las ratas - Nimh de Robert C. O'Brien

La señora Frisby es una ratona de campo que vive con sus hijos , Timoty, Martín, Cyntia y Teresa en su casa subterránea de la huerta de los Fitzgibbon. Timoty cae enfermo y el señor Cronos, un ratón amigo de su marido le manda unos polvos...cuando vuelve a su casa ayuda a un cuervo, ve las ratas... Ver mas
La señora Frisby es una ratona de campo que vive con sus hijos , Timoty, Martín, Cyntia y Teresa en su casa subterránea de la huerta de los Fitzgibbon. Timoty cae enfermo y el señor Cronos, un ratón amigo de su marido le manda unos polvos...cuando vuelve a su casa ayuda a un cuervo, ve las ratas del rosal, visita al búho, y al final descubre el secreto de las ratas de Nimh.

Ha recibido 148 puntos

Vótalo:

Hojas de hierba - Walt Whitman

14. Hojas de hierba - Walt Whitman

Hojas de hierba (Leaves of Grass, en inglés) (1855) es un libro de poemas del poeta estadounidense Walt Whitman. Entre los textos están «Canto de mí mismo», «Yo canto al cuerpo eléctrico», «De la cuna que se mece eternamente» y, en las posteriores ediciones, la elegía al asesinado presidente... Ver mas
Hojas de hierba (Leaves of Grass, en inglés) (1855) es un libro de poemas del poeta estadounidense Walt Whitman. Entre los textos están «Canto de mí mismo», «Yo canto al cuerpo eléctrico», «De la cuna que se mece eternamente» y, en las posteriores ediciones, la elegía al asesinado presidente Abraham Lincoln.

Así, en -“La cuna que se mece sin fin”-, un poema cuya musicalidad está tomada de la ópera italiana, de la que el autor era un devoto conocedor, un pájaro (la voz de la naturaleza) revela a un niño (el futuro poeta) el significado de la muerte.

Ha recibido 137 puntos

Vótalo:

El club de la buena estrella - Amy Tam

15. El club de la buena estrella - Amy Tam

Este libro nos narra una historia autobiográfica. La autora, Amy Tan, decidió escribirla poco después de que falleciera su madre. Ésta le contó en inumerables ocasiones la historia de su vida. Amy se preguntaba si su madre le engañaba porque cada historia diferia en ciertos aspectos, o era... Ver mas
Este libro nos narra una historia autobiográfica. La autora, Amy Tan, decidió escribirla poco después de que falleciera su madre. Ésta le contó en inumerables ocasiones la historia de su vida. Amy se preguntaba si su madre le engañaba porque cada historia diferia en ciertos aspectos, o era consecuencia del pago que la memoria debe hacer al tiempo. Nos comienza relatando como su madre en los años de guerra entre China y Japón se encontraba en la ciudad de Kweilin. Allí acudían refugiados de toda China. Entre tanta miseria, tanta muerte, tanto drama a la madre de Amy se le ocurrió fundar: " El Club de la Buena Estrella". Era un grupo, una sociedad formada por cuatro mujeres. Su fin social era el de huir mentalmente de aquel drama, evadirse de la realidad, pensar en un futuro mejor para sus hijos. Para ello juegan al mah jong, que para que os hagais una idea, por lo que explica en el libro es como el dominó. Mientras juegan a este juego relatan historias pasadas, pero sobre todo sus sueños. Sueñas que vendrán tiempos mejores. Hacen de ese ritual un banquete, en el que no falta comida abundante. Lo practican una vez a la semana. Resulta un poco hiriente el contraste entre los bombardeos continuos, el hambre generalizada y esta especie de festín.

Ha recibido 134 puntos

Vótalo:

Mamá Cora - Esperando la carroza -  Jacobo Langsner

16. Mamá Cora - Esperando la carroza - Jacobo Langsner

“Esperando la carroza” fue escrita en 1962 y estrenada en 1965 por la Comedia Nacional. Pero solo cuando la dio el Teatro Circular en la década del setenta se convirtió en uno de los grandes éxitos en la historia del teatro uruguayo permaneciendo durante varios años en cartel. Luego en 1985 vino... Ver mas
“Esperando la carroza” fue escrita en 1962 y estrenada en 1965 por la Comedia Nacional. Pero solo cuando la dio el Teatro Circular en la década del setenta se convirtió en uno de los grandes éxitos en la historia del teatro uruguayo permaneciendo durante varios años en cartel. Luego en 1985 vino la película argentina dirigida por Alejandro Doria que tuvo una vasta difusión internacional.

Langsner toma un tema viejo y muy transitado en el teatro y la literatura: la disputa de varios hermanos y sus respectivas cónyuges para no cargar con su madre anciana y lo plantea en una brillante clave humorística. El talentoso autor uruguayo realiza una incisiva crítica a la mezquindad, el egoísmo y la falsedad en las relaciones familiares, con singular puntería en el trazado psicológico de los personajes y en el desarrollo de la trama.

Mamá Cora, la inocente causa de toda esta agitada historia de desavenencias familiares, tiene toda la ingenuidad e inconsciencia que el papel exige.

Ha recibido 131 puntos

Vótalo:

Edna Pontellier - El despertar - Kate Chopin.

17. Edna Pontellier - El despertar - Kate Chopin.

Fue publicada por vez primera en 1899. Ambientada en Nueva Orléans y la costa meridional de Luisiana a finales del siglo XIX. La trama gira en torno a Edna Pontellier y su lucha por reconciliar sus puntos de vista, que se alejan progresivamente de la ortodoxia sobre la feminidad y la maternidad... Ver mas
Fue publicada por vez primera en 1899. Ambientada en Nueva Orléans y la costa meridional de Luisiana a finales del siglo XIX. La trama gira en torno a Edna Pontellier y su lucha por reconciliar sus puntos de vista, que se alejan progresivamente de la ortodoxia sobre la feminidad y la maternidad con las actitudes sociales prevalentes del Sur en el cambio de siglo. Es una de las primeras novelas estadounidenses que se centra en temas de la mujer sin condescendencia. Es también una de las más importantes novelas escritas por una mujer estadounidense en el siglo XIX, quizá sólo segunda detrás de La cabaña del tío Tom de Harriet Beecher Stowe

Ha recibido 122 puntos

Vótalo:

Ana Pavlovna - La cronología viviente - Anton Chejov

18. Ana Pavlovna - La cronología viviente - Anton Chejov

El salón del consejero áulico Charamúkin se halla envuelto en discreta penumbra. El gran quinqué de bronce con su pantalla verde imprime un tono simpático al mobiliario, a las paredes; y en la chimenea, los tizones chisporrotean, lanzando destellos intermitentes que alumbran la... Ver mas
El salón del consejero áulico Charamúkin se halla envuelto en
discreta penumbra. El gran quinqué de bronce con su pantalla verde imprime
un tono simpático al mobiliario, a las paredes; y en la chimenea, los
tizones chisporrotean, lanzando destellos intermitentes que alumbran la
estancia con una claridad más viva. Frente a la chimenea, en una butaca,
está arrellanado, haciendo su digestión, Charamúkin, señor de edad, de
aire respetable y bondadosos ojos azules. Su cara respira ternura. Una
sonrisa triste asoma a sus labios. Al lado suyo, con los pies extendidos
hacia la chimenea, se encuentra Lobnief, asesor del gobernador, hombre
fuerte y robusto, como de unos cuarenta años.
Junto al piano, Nina, Kola, Nadia y Vania, los hijos del consejero
áulico, juegan alegremente. Por la puerta entreabierta penetra una
claridad que viene del gabinete de la señora de Charamúkin. Ésta permanece
sentada delante de su mesita de escritorio. Ana Pavlovna, que tal es su
nombre, ejerce la presidencia de un comité de damas; es vivaracha, coqueta
y tiene la edad de treinta y pico de años. Sus ojuelos vivos y negros
corren por las páginas de una novela francesa, debajo de la cual se
esconde una cuenta del comité, vieja de un año.
-Antes, nuestro pueblo era más alegre -decía Charamúkin contemplando
el fuego de la chimenea con ojos amables-; ningún invierno transcurría sin
que viniera alguna celebridad teatral. Llegaban artistas famosos,
cantantes de primer orden, y ahora, que el diablo se los lleve, no se ven
más que saltimbanquis y tocadores de organillo. No tenemos ninguna
distracción estética. Vivimos como en un bosque. ¿Se acuerda usted,
excelencia, de aquel trágico italiano?... ¿Cómo se llamaba? Un hombre
alto, moreno... ¿Cuál era su nombre? ¡Ah! ¡Me acuerdo! Luigi Ernesto de
Ruggiero. Fue un gran talento. ¡Qué fuerza la suya! Con una sola palabra
ponía en conmoción todo el teatro. Mi Anita se interesaba mucho en su
talento. Ella le procuró el teatro de balde y se encargó de venderle los
billetes por diez representaciones. En señal de gratitud la enseñaba
declamación y música. Era un hombre de corazón. Estuvo aquí, si no me
equivoco, doce años ha..., me equivoco, diez años. ¡Anita! ¿Qué edad tiene
nuestra Nina?
-¡Nueve! -gritó Ana Pavlovna desde su gabinete-. ¿Por qué lo
preguntas?
-Por nada, mamaíta... Teníamos también cantantes muy buenos.
¿Recuerda usted el tenore di grazia Prilipchin?... ¡Qué alma tan elevada!
¡Qué aspecto! Rubio, la cara expresiva, modales parisienses, ¡y qué voz!
Adolecía, sin embargo, de un defecto. Daba notas de estómago, y otras de
falsete. Por lo demás, su voz era espléndida. Su maestro, a lo que él
decía, fue Tamberlick. Nosotros, con Anita, le procuramos la sala grande
del Casino de la Nobleza, en agradecimiento de lo cual solía venir a casa,
y nos cantaba trozos de su repertorio durante días y noches. Daba a Anita
lecciones de canto. Vino, me acuerdo muy bien, en tiempo de Cuaresma, hace
unos doce años; no, más. Flaca es mi memoria. ¡Dios mío! Anita, ¿cuántos
años tiene nuestra Nadia?
-¡Doce!
-Doce; si le añadimos diez meses, serán trece. Eso es, trece años. En
general, la vida de nuestra población era antaño más animada. Por ejemplo:
¡qué hermosas veladas benéficas les di entonces! ¡Qué delicia!
Música, canto, declamación... Recuerdo que, después de la guerra,
cuando estaban los prisioneros turcos, Anita organizó una representación a
beneficio de los heridos que produjo mil cien rublos. La voz de Anita
trastornaba el seso de los oficiales turcos. Éstos no cesaban de besarle
la mano. ¡Ja! ¡Ja! Aunque asiáticos, son agradecidos. Aquella velada tuvo
tanta resonancia que hasta la anoté en mi libro de memorias. Esto ocurrió,
me acuerdo como si fuera ayer, en el año 76..., no, 77...; tampoco; oiga
usted, ¿en qué año estaban aquí los turcos?... Anita, ¿qué edad tiene
nuestra Kola?
-Tengo siete años, papá -replicó Kola, niña de tez parda, pelo y ojos
negros como el carbón.
-Sí; hemos envejecido; perdimos nuestra energía -dice Lobnief
suspirando-. He ahí la causa de todo: la vejez; nos faltan los hombres de
iniciativa, y los que la tenían son viejos. No arde el mismo fuego. En mi
juventud no me gustaba que la sociedad se aburriera. Siempre fui el mejor
cooperador de Ana Pavlovna. En todo lo que ella llevaba a cabo, veladas de
beneficencia, loterías, protección a tal o cual artista de mérito, yo la
secundaba con asiduidad, dejando a un lado mis otras ocupaciones. En
cierto invierno, tanto me moví, tanto me agité, que hasta me puse enfermo.
No olvidaré jamás aquella temporada. ¿No se acuerda usted del espectáculo
que arreglamos a beneficio de las víctimas de un incendio?
-¿En qué año fue?
-No ha mucho...; me parece que en el 80.
-Decidme, ¿qué edad tiene Vania?
-¡Cinco años! -grita desde su gabinete Ana Pavlovna.
-Como quiera que sea, ya se han ido seis años. ¡Amigo mío! Ya no arde
el mismo fuego.
Lobnief y Charamúkin permanecen pensativos. Los tizones de la
chimenea lanzan un postrer destello y cúbrense de ceniza.

Ha recibido 121 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil