Heroes de la independencia de México.

Heroes de la independencia de México.

  • Lista creada por erikraul.
  • Publicada el 07.09.2010 a las 06:07h.
  • Clasificada en la categoría Otros.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista SI admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de erikraul

Último acceso 27.03.2011

Perfil de erikraul

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de erikraul

Acciones de la lista

La Independencia de México fue la consecuencia de un proceso político y social resuelto por la vía de las armas, que puso fin al dominio español en los territorios de Nueva España. La guerra por la independencia mexicana se extendió desde el Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.

El movimiento independentista mexicano tiene como marco la Ilustración y las revoluciones liberales de la última parte del siglo XVIII. Por esa época la élite ilustrada comenzaba a reflexionar acerca de las relaciones de España con sus colonias. Los cambios en la estructura social y política derivados de las reformas borbónicas, a los que se sumó una profunda crisis económica en Nueva España, también generaron un malestar entre algunos segmentos de la población.

La ocupación francesa de la metrópoli en 1808 desencadenó en Nueva España una crisis política que desembocó en el movimiento armado. En ese año, el rey Carlos IV y Fernando VII abdicaron sucesivamente en favor de Napoleón Bonaparte, que dejó la corona de España a su hermano José Bonaparte. Como respuesta, el ayuntamiento de México —con apoyo del virrey José de Iturrigaray— reclamó la soberanía en ausencia del rey legítimo; la reacción condujo a un golpe de Estado contra el virrey y llevó a la cárcel a los cabecillas del movimiento.

A pesar de la derrota de los criollos en la Ciudad de México en 1808, en otras ciudades de Nueva España se reunieron pequeños grupos de conjurados que pretendieron seguir los pasos del ayuntamiento de México. Tal fue el caso de la conjura de Valladolid, descubierta en 1809 y cuyos participantes fueron puestos en prisión. En 1810, los conspiradores de Querétaro estuvieron a punto de correr la misma suerte pero, al verse descubiertos, optaron por tomar las armas el 16 de septiembre en compañía de los habitantes indígenas y campesinos del pueblo de Dolores (Guanajuato), convocados por el cura Miguel Hidalgo y Costilla.

A partir de 1810, el movimiento independentista pasó por varias etapas, pues los sucesivos líderes fueron puestos en prisión o ejecutados por las fuerzas leales a España. Al principio se reivindicaba la soberanía de Fernando VII sobre España y sus colonias, pero los líderes asumieron después posturas más radicales, incluyendo cuestiones de orden social como la abolición de la esclavitud. José María Morelos y Pavón convocó a las provincias independentistas a conformar el Congreso de Anáhuac, que dotó al movimiento insurgente de un marco legal propio. Tras la derrota de Morelos, el movimiento se redujo a una guerra de guerrillas. Hacia 1820, sólo quedaban algunos núcleos rebeldes, sobre todo en la sierra Madre del Sur y en Veracruz.

La rehabilitación de la Constitución de Cádiz en 1820 alentó el cambio de postura de las élites novohispanas, que hasta ahí habían respaldado el dominio español. Al ver afectados sus intereses, los criollos monarquistas decidieron apoyar la independencia de Nueva España, para lo cual buscaron aliarse con la resistencia insurgente. Agustín de Iturbide dirigió el brazo militar de los conspiradores, y a principios de 1821 pudo encontrarse con Vicente Guerrero. Ambos proclamaron el Plan de Iguala, que convocó a la unión de todas las facciones insurgentes y contó con el apoyo de la aristocracia y el clero de Nueva España. Finalmente, la independencia de México se consumó el 27 de septiembre de 1821.

Tras esto, Nueva España se convirtió en el Imperio Mexicano, una efímera monarquía católica que dio paso a una república federal en 1823, entre conflictos internos y la separación de América Central.

Después de algunos intentos de reconquista, incluyendo la expedición de Isidro Barradas en 1829, España reconoció la independencia de México en 1836, tras el fallecimiento del monarca Fernando VII.

Aqui te presento una lista con los principales caudillos que incitaron y lograron la independencia de México, celebrando el bicentenario del hecho en cuestion.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Miguel Hidalgo y Costilla.

1. Miguel Hidalgo y Costilla.

Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte Villaseñor (Hacienda de Corralejo cerca de Pénjamo, hoy Guanajuato, 8 de mayo de 1753 – Chihuahua, Chihuahua, 30 de julio de 1811) fue un sacerdote y militar que destacó en la primera etapa de la Guerra de Independencia de M... Ver mas
Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte Villaseñor (Hacienda de Corralejo cerca de Pénjamo, hoy Guanajuato, 8 de mayo de 1753 – Chihuahua, Chihuahua, 30 de julio de 1811) fue un sacerdote y militar que destacó en la primera etapa de la Guerra de Independencia de México, que inició con un acto conocido en la historiografía mexicana como Grito de Dolores. Dirigió la primera parte del movimiento independentista, pero tras una serie de derrotas fue capturado el 21 de marzo de 1811 y llevado prisionero a la ciudad de Chihuahua, donde fue juzgado y fusilado el 30 de julio.

En junio de 1765 Miguel Hidalgo junto a su hermano José Joaquín, partió a estudiar al Colegio de San Nicolás Obispo, ubicado en Valladolid, capital de la provincia de Michoacán. El colegio había sido fundado en 1547 por Antonio de Mendoza y Pacheco, primer virrey de Nueva España, quien entregó la universidad y el edificio donde se alojaba a los miembros de la Compañía de Jesús, que instituyeron cátedras de latín, derecho y estudios sacerdotales. Fue en esta casa donde los hermanos Hidalgo estudiaron hasta 1767.

El 25 de junio de 1767 los jesuitas fueron expulsados de los territorios del Imperio español por órdenes del Rey de España Carlos III, y su ministro, el Conde de Floridablanca. El colegio permaneció cerrado unos meses y en diciembre se reanudaron las clases.

En esta institución, Hidalgo estudió letras latinas, leyó a autores clásicos como Cicerón y Ovidio, y a otros como San Jerónimo y Virgilio. A los diecisiete años de edad ya era maestro en filosofía y teología, por lo que entre sus amigos y condiscípulos se ganó el apodo de "El Zorro", por la astucia que mostraba en juegos intelectuales. Aprendió el idioma francés, y leyó a Molière, autor a quien años más tarde representaría en las jornadas teatrales que él mismo organizaba siendo párroco de Dolores. Gracias al contacto que tuvo con los trabajadores de su hacienda en su infancia, la mayoría de ellos indígenas, Hidalgo aprendió muchas de las lenguas indígenas habladas en Nueva España, principalmente otomí, náhuatl y purépecha, ya que la zona de Pénjamo era una de las regiones con mayor diversidad de grupos indígenas y de contacto entre el mundo nativo y el español. Todos estos conocimientos permitieron a Miguel Hidalgo impartir clases de latín y filosofía a la vez que seguía sus estudios. Una vez que los culminó, trabajó en su alma máter desde 1782 a 1792, muchas veces como tesorero, otras como maestro y desde 1788 como rector.

La invasión francesa a España, en 1808 produjo en el virreinato la crisis política de 1808 en México, caracterizada por el derrocamiento de Iturrigaray a manos de los españoles, seguido de la captura y ejecución de políticos afines a las ideas independentistas, como Francisco Primo de Verdad y Ramos y el fraile peruano Melchor de Talamantes. En lugar de Iturrigaray fue nombrado un militar alcalaíno Pedro de Garibay, quien en mayo de 1809 fue sustituido por el Arzobispo de México, Francisco Xavier de Lizana y Beaumont. En diciembre de ese mismo año se descubrió la Conjura de Valladolid, conspiración cuyo único fin fue crear una junta que gobernara al virreinato en ausencia de Fernando VII, preso en Bayona. Los culpables fueron arrestados y sentenciados a muerte, pero el arzobispo virrey les perdonó la vida condenándoles a cadena perpetua, razón por la que Lizana fue destituido en abril de 1810 por la junta de Sevilla. Como nuevo virrey fue designado un militar participante de la Batalla de Bailén, el teniente coronel Francisco Xavier Venegas de Saavedra.

En 1808 se documentó en Dolores la llegada de un agente francés al servicio del general Moreau, enemigo de Napoleón. El agente dio su nombre como Octaviano D'Almíbar, dijo que estaba en misión rumbo a los Estados Unidos de América y en octubre del mismo año desapareció sin dejar huella alguna.

Cuando Andalucía cayó en manos de los franceses, en la primavera de 1810 toda España ya estaba en poder del ejército napoleónico. La Archidiócesis de Zaragoza, encargada de los asuntos religiosos en toda la metrópoli, ordenó a los párrocos de todo el imperio predicar en contra de Napoleón. Hidalgo siguió esta orden. Mientras tanto, en Querétaro se gestaba una conspiración organizada por el corregidor Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz de Domínguez, y también participaban los militares Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo. Allende se encargó de convencer a Hidalgo de unirse a su movimiento, ya que el cura de Dolores tenía amistad con personajes muy influyentes de todo el Bajío e incluso de la Nueva España, como Juan Antonio Riaño, intendente de Guanajuato y Manuel Abad y Queipo, obispo de Michoacán. Por estas razones se consideraba que Hidalgo podría ser un buen dirigente del movimiento. Hidalgo aceptó, y se puso como fecha de inicio para el movimiento el 1 de diciembre, día de la Virgen de San Juan de los Lagos, donde muchos españoles se reunían a comerciar en una feria cercana a Querétaro. Allende propuso más tarde hacerlo el 2 de octubre, por cuestiones militares y estratégicas.

Ha recibido 5953 puntos

Vótalo:

Jose Maria Morelos y Pavon.

2. Jose Maria Morelos y Pavon.

José María Teclo Morelos Pérez y Pavón (Valladolid, Michoacán, 30 de septiembre de 1765 - Ecatepec, Estado de México, 22 de diciembre de 1815) fue sacerdote y militar insurgente mexicano, que organizó y fue el artífice de la segunda etapa (1811-1815) de la Guerra de Independencia de México. Naci... Ver mas
José María Teclo Morelos Pérez y Pavón (Valladolid, Michoacán, 30 de septiembre de 1765 - Ecatepec, Estado de México, 22 de diciembre de 1815) fue sacerdote y militar insurgente mexicano, que organizó y fue el artífice de la segunda etapa (1811-1815) de la Guerra de Independencia de México. Nació en Valladolid, y estudió durante los primeros años de su vida con su abuelo materno. En 1789, entró al seminario de Valladolid, donde se graduó en 1795. En 1799, fue nombrado cura de Carácuaro, donde permaneció hasta 1810.

Fue comisionado por Miguel Hidalgo, el 20 de octubre de 1810 en Charo (Michoacán), como jefe insurgente en el sur de México, encargado de tomar ciudades importantes y cortar la comunicación con los países de Asia Oriental, y su principal encomienda fue tomar el puerto de Acapulco, considerado estratégico para la comunicación de la Nueva España.

Desde 1811, y hasta el inicio de su declive militar en 1814, Morelos, ayudado de muchos lugartenientes, logró conquistar la mayor parte del sur del país y parte del centro, en la región del actual estado de Morelos, donde se desarrolló, entre el 9 de febrero y el 2 de mayo de 1812, su acción militar más famosa, el Sitio de Cuautla, en la ciudad homónima, que lo convirtió en el principal enemigo del ejército realista.

También organizó el Congreso de Anáhuac, el primer cuerpo legislativo de la historia mexicana, cuyas sesiones tuvieron lugar en Chilpancingo (actual Estado de Guerrero) durante septiembre y noviembre de 1813. Allí Morelos presentó sus Sentimientos de la Nación. El Congreso aprobó el 22 de octubre de 1814, en Apatzingán, la primera Constitución de México, aunque Morelos después declaró que "es mala por impracticable".

Tras varias derrotas, fue capturado el 5 de noviembre de 1815 en Temalaca,[3] por el coronel Manuel de la Concha, fue juzgado por la Inquisición, y finalmente fusilado, el 22 de diciembre de 1815.

Ha recibido 4560 puntos

Vótalo:

Josefa Ortiz de Dominguez.

3. Josefa Ortiz de Dominguez.

Maria de la Concepción Josefa Ortiz Magón mejor conocida como Señora Doña Josefa Ortiz de Domínguez (nació el 8 de septiembre de 1768 – 2 de marzo de 1829) fue una de las participantes en la conspiración de Querétaro. Sus padres fueron Juan José Ortiz –capitán del regimiento de Los Morados– y... Ver mas
Maria de la Concepción Josefa Ortiz Magón mejor conocida como Señora Doña Josefa Ortiz de Domínguez (nació el 8 de septiembre de 1768 – 2 de marzo de 1829) fue una de las participantes en la conspiración de Querétaro. Sus padres fueron Juan José Ortiz –capitán del regimiento de Los Morados– y Manuela Girón. Nació en La Nueva Valladolid (hoy Morelia). Su padre fue asesinado en su deber, cuando Josefa era apenas una niña. Su madre murió poco tiempo después. De esta suerte, la que sería Corregidora de Querétaro quedó a cargo de su hermana mayor, Maria Sotero Ortiz, quien apoyó a Josefa para ingresar al prestigiado Colegio de las Vizcaínas de la ciudad de México. Se casó con Miguel Domínguez, visitante frecuente del colegio, en el año de 1791. En 1802 Miguel Domínguez fue promovido por el virrey de Nueva España al cargo de Corregidor de la ciudad de Santiago de Querétaro. Durante ese tiempo, doña Josefa quedó a cargo de las tareas domésticas y al cuidado de la educación de dos hijos suyos, habidos en un matrimonio anterior de su marido.

Doña Josefa se identificaba con el abuso sufrido por la comunidad de criollos por parte de los gachupines, tal como llamaban a los españoles nacidos en la península: ella misma era una criolla. Los criollos eran considerados como ciudadanos de segunda clase por el régimen colonial, en virtud de haber nacido en la Nueva España (una colonia) y no en la metrópoli. Por ello, eran relegados a puestos de segundo nivel en la administración pública del virreinato. Este hecho creó un gran descontento con el paso de los años, y los criollos comenzaron a organizarse en grupos literarios donde se difundían las ideas de la Ilustración, prohibidas por la Iglesia Católica. Doña Josefa se integró en una de estas sociedades, y convenció a su esposo tiempo después, de integrarse también a ella.

Después de la planificación, los rebeldes estaban listos para levantarse en armas el primero de octubre de 1810. Sin embargo, el 13 de septiembre fueron descubiertos por un infiltrado, que informó a las autoridades del virreinato de las actividades del grupo literario de Querétaro. El corregidor Miguel Domínguez fue obligado a conducir un cateo en las casas de la ciudad, con el propósito de capturar a los líderes insurgentes. Para protegerla, encerró a la corregidora en un cuarto bajo llave. No obstante lo anterior, Josefa Ortiz de Domínguez pudo advertir al cura de Dolores, Don Miguel Hidalgo y Costilla, haciendo sonar uno de sus zapatos contra el suelo, el alcalde Don Ignacio Pérez escuchó el llamado y bajo mandato de ella advirtió al cura que la conspiración había sido descubierta. Fue por ello que el párroco convocó al pueblo a levantarse en armas la madrugada del 16 de septiembre de 1810, con lo que dio inicio la guerra por la (independencia de mexico)

A los 61 años de vida, el 2 de marzo de 1829 falleció en la Ciudad de México, víctima de una pleuresía.

Ha recibido 3986 puntos

Vótalo:

Vicente Guerrero.

4. Vicente Guerrero.

Nacido en la población de Tixtla, en el actual Estado de Guerrero, el 9 de agosto de 1782, en el seno de una familia de arrieros, comerciantes y militares. Sus padres fueron Juan Pedro Guerrero y María Guadalupe Saldaña. Pasó sus primeros años ayudando a su padre y tíos en los oficios y negocios... Ver mas
Nacido en la población de Tixtla, en el actual Estado de Guerrero, el 9 de agosto de 1782, en el seno de una familia de arrieros, comerciantes y militares. Sus padres fueron Juan Pedro Guerrero y María Guadalupe Saldaña. Pasó sus primeros años ayudando a su padre y tíos en los oficios y negocios de su familia. Aunque general y erróneamente se cree que el oficio de arriero que ejercían varios miembros de su familia le presuponían un origen humilde que le cerró la oportunidad de realizar estudios avanzados (recibiendo solo la educación más elemental en la parroquia de su ciudad natal), esta concepción se debe a una disfasia conceptual temporal. Durante la época virreinal, el ser arriero de oficio y bien establecido permitía privilegios como el de poseer animales de carga (mulas y caballos), portar armas (para protegerse de los salteadores de caminos), ejercer el comercio y tratar directamente con los comerciantes más ricos. Así pues, la prosperidad de su padre como arriero, comerciante y armero, la posición de su tío Diego Guerrero dentro de la milicia española, y el empeño de su familia le permitió una educación de lo más completa para la época a través de profesores particulares.

Tras estallar la guerra de Independencia, en Técpan fue testigo del arribo de las tropas de José María Morelos e Isidoro Montes de Oca, siendo ahí mismo convencido de unirse al movimiento. Comenzó su carrera militar a las órdenes directas de Hermenegildo Galeana en el año de 1810. Con el grado de capitán el Gral. José María Morelos lo comisionó para atacar la población de Taxco. Vicente Guerrero se distinguió en la batalla de Izúcar, el 23 de febrero de 1812, donde comandados por el General Mariano Matamoros derrotaron al General Brigadier Ciriaco del Llano. Continuó bajo las órdenes de Morelos, siendo comisionado para combatir en el sur del estado de Puebla. Con la derrota sufrida en la Batalla de Puruarán, Morelos lo comisionó a combatir en los estados del sur de México, a donde se dirigió llevando consigo sólo un asistente. A comienzos de 1816, con la muerte de José María Morelos, la mayoría de los jefes insurgentes se retiran de la lucha y esta declina. A pesar de ello, Guerrero continua su lucha en los estados del sur de México en el periodo llamado de Resistencia. Fue derrotado en la Batalla de Cañada de Los Naranjos, aunque luego venció a Zavala y Reguera en Azoyú. El 30 de septiembre de 1818 logró la victoria en la Batalla de Cerro de Barrabás ante las fuerzas realistas que eran comandadas por José Gabriel de Armijo y el 5 de diciembre de 1819 logró escapar de las fuerzas realistas después de ser derrotado en la Batalla de Agua Zarca. Estando la lucha insurgente en decadencia, Juan Ruiz de Apodaca decide ofrecer el indulto para aquellos que dejaran la lucha, siendo muchos los jefes independentistas que comenzaron a rendirse.

Su padre, Pedro Guerrero, que se había vuelto partidario del realismo español, fue enviado por el Virrey Apodaca para intentar convencerlo de que depusiera las armas y aceptara el indulto. Nada hizo cambiar las ideas del general insurgente, ni siquiera los ruegos de su padre, de rodillas y con lágrimas en los ojos, a los que Guerrero repuso: "Señores, este es mi padre, ha venido a ofrecerme el perdón de los españoles y un trabajo como general español. Yo siempre lo he respetado, pero la patria es primero".

Guerrero, a pesar de contar con muy pocas tropas, continuó manteniendo su foco de insurrección junto a Pedro Ascencio en la zona montañosa del estado que hoy lleva su nombre, Guerrero. Después de haber sido seguido por el ejército realista al mando de Agustín de Iturbide y luego de no haber podido derrotarlo en su primer campaña[cita requerida] decidieron unirse, su encuentro fue llamado el abrazo de Acatempan el 10 de febrero de 1821 y para el 24 de febrero se promulga el Plan de Iguala con el cual se unen los ejércitos (insurgente y realista) formando así el ejército de las tres garantías o Ejército Trigarante. Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante entra a la Ciudad de México desde diferentes rumbos, formando una columna al frente de la cual iba Agustín de Iturbide, terminando así la guerra de Independencia de México.

Iturbide accedió al trono como Emperador y Guerrero fue nombrado Gran Cruz de la Orden de Guadalupe y general del Ejército Imperial. Aunque Guerrero reconoció a Iturbide en un principio como emperador de México, pronto lo desconoció. Después de huir de la ciudad de México en compañía de Nicolás Bravo, se unió al Plan de Veracruz promulgado por Antonio López de Santa Anna, en favor del régimen republicano, a través de la promulgación del Plan de Chilapa. A la caída del emperador Agustín I, fue elegido miembro suplente del Supremo Poder Ejecutivo del 1 de abril al 10 de octubre de 1824, cuando el Gral. Guadalupe Victoria asumió el cargo de primer presidente de México.

Tras la caída del Primer Imperio, Guerrero participó en la vida política a través de las logias masónicas del rito de York. Aunque fue encargado de combatir la rebelión de Vicente Gómez en 1824, que pretendía expulsar a los españoles, poco después el mismo Guerrero simpatizó con esa idea. Cuando Nicolás Bravo, se alzó en armas en contra del gobierno de Guadalupe Victoria, en 1828, Guerrero fue enviado a combatirlo, y lo derrotó en Tulancingo. Con el apoyo de Lorenzo de Zavala, de Joel Roberts Poinsett y de otros destacados yorkinos, se postuló a la presidencia de la república en sustitución de Guadalupe Victoria. Guerrero era muy popular, pero según la Constitución, eran las legislaturas estatales las que designarían al presidente, no el voto popular. Los congresos estatales eligieron al general Manuel Gómez Pedraza, quien también era yorkino, pero más identificado con los moderados y los defensores de los derechos de los estados. Los yorkinos radicales promovieron varias protestas en contra de Gómez Pedraza. Antonio López de Santa Anna se rebeló en Perote, mientras que Lorenzo de Zavala encabezó un motín en la ciudad de México, que condujo a la renuncia de Pedraza. El Congreso designó presidente a Guerrero, quien tomó posesión el 1 de abril de 1829.

La presidencia de Guerrero duró unos cuantos meses. Enfrentó una enorme oposición debido a su origen ilegítimo. Los estados de la república no estuvieron de acuerdo con las políticas fiscales que pretendió establecer el secretario de Hacienda Zavala. Algunos yorkinos, como José María Bocanegra se opusieron a la influencia de Poinsett, quien finalmente fue expulsado del país. En septiembre, la armada española intentó reconquistar México, al mando del brigadier Isidro Barradas, quien fue derrotado en Tampico por los generales Antonio López de Santa Anna y Manuel de Mier y Terán.

El 15 de septiembre de 1829, siendo aún presidente, Vicente Guerrero expidió el decreto de Abolición de la esclavitud, el cual había sido promulgado por Miguel Hidalgo en Guadalajara el 6 de diciembre de 1810. Mediante este acto protocolario se oficializó la postura de la república mexicana.

Sin embargo esta postura oficial fue adversa a los intereses de los numerosos colonos de origen estadounidense que poblaban el estado de Texas. Años más tarde el decreto fue una de las razones que dieron lugar a la Independencia de Texas, aunadas al Destino Manifiesto y a la Doctrina Monroe que por medio de intrigas promovieron los embajadores plenipotenciarios Joel R. Poinsett y Anthony Butler.[1]

Para enfrentar la crisis económica, el intento de reconquista española y la división política, Guerrero obtuvo poderes extraordinarios del Congreso. Muy pronto fue acusado de violar la Constitución y actuar de manera ilegal. El vicepresidente Anastasio Bustamante, también yorkino, encabezó en diciembre de 1829 una rebelión en contra del presidente.

Guerrero dejó su puesto de presidente el 16 de diciembre de 1829 ya que el congreso lo declaró imposibilitado para gobernar. Es entonces cuando decidió dirigirse al sur, donde combatió durante sus años de lucha independentista, creándose una nueva guerra civil.

Finalmente el 15 de enero de 1831 en la playa Tlacopanocha, en Acapulco, recibió la invitación a almorzar con el capitán del bergantín El Colombo, Francisco Picaluga, siendo apresado sorpresivamente, ya que fue traicionado por 50.000 pesos por Anastasio Bustamante. De ahí lo llevaron al puerto de Huatulco, Oaxaca y fue entregado a los capitanes Miguel González y José María Yañez, capitán del batallón activo de Jamiltepec quien fue fiscal en el consejo de guerra en la playa que hoy se denomina La Entrega. Fue condenado a pena de muerte y fusilado el 14 de febrero de 1831 en Cuilápam, Oaxaca.

Sus restos reposaron en la Columna de la Independencia en la Ciudad de México hasta el 30 de mayo de 2010, fecha en que fueron trasladados al Museo Nacional de Historia para su conservación, análisis y autenticación.

Ha recibido 3502 puntos

Vótalo:

Ignacio Allende.

5. Ignacio Allende.

Ignacio José de Allende y Unzaga (* San Miguel de Allende, 1769 - † Chihuahua, 1811) fue un capitán del ejército realista en México que simpatizó con el proyecto de independencia del país. Asistió a las primeras juntas secretas de la rebelión organizadas por los corregidores de Querétaro y luch... Ver mas
Ignacio José de Allende y Unzaga (* San Miguel de Allende, 1769 - † Chihuahua, 1811) fue un capitán del ejército realista en México que simpatizó con el proyecto de independencia del país. Asistió a las primeras juntas secretas de la rebelión organizadas por los corregidores de Querétaro y luchó al lado de Miguel Hidalgo y Costilla en la primera etapa de la guerra de independencia. Relevó a Hidalgo en el liderazgo de los insurgentes. En Chihuahua, fue traicionado, juzgado, ejecutado y su cabeza exhibida en una esquina de la Alhóndiga de Granaditas, en la ciudad de Guanajuato.

Ha recibido 3345 puntos

Vótalo:

Agustin de Iturbide.

6. Agustin de Iturbide.

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu o Agustín I de México (27 de septiembre de 1783 - 19 de julio de 1824) fue un militar y político novohispano. Durante las primeras etapas de la guerra por la Independencia de México, Iturbide militó en el ejército realista combatiendo a los insurgentes... Ver mas
Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu o Agustín I de México (27 de septiembre de 1783 - 19 de julio de 1824) fue un militar y político novohispano. Durante las primeras etapas de la guerra por la Independencia de México, Iturbide militó en el ejército realista combatiendo a los insurgentes. Posteriormente, durante el marco del trienio liberal en España, fue designado comandante para combatir a Vicente Guerrero, jefe de los rebeldes en la Sierra Madre del Sur. Con ideología opuesta a la implementación de la Constitución de Cádiz, decidió pactar con las fuerzas insurgentes. Proclamó el Plan de Iguala en febrero de 1821, más adelante, en agosto del mismo año firmó los Tratados de Córdoba con Juan O'Donojú. De esta manera se logró consumar la independencia el 27 de septiembre de 1821.

Presidió la regencia del primer gobierno provisional mexicano. En mayo de 1822, fue proclamado emperador y coronado dos meses más tarde con el nombre de Agustín I de México. En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna proclamó el Plan de Veracruz, provocando que los antiguos insurgentes de ideas republicanas e inconformes con el régimen imperial se levantaran en armas. En febrero de 1823, se firmó el Plan de Casa Mata, como resultado, los borbonistas y republicanos unieron sus fuerzas para apoyar el derrocamiento de Iturbide. El emperador decidió abdicar en marzo de 1823 y se exilió en Europa. Durante su ausencia, el Congreso mexicano lo declaró traidor a la patria, dando órdenes para prenderlo en caso de que el antiguo emperador volviese a pisar territorio mexicano. Iturbide, sin conocer esta resolución, regresó a México en julio de 1824. Al desembarcar en Tamaulipas fue arrestado y posteriormente ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

En 1838, sus restos mortales fueron trasladados a Ciudad de México e inhumados con honores en la Capilla de San Felipe de Jesús en la Catedral Metropolitana, donde se exhiben en una urna de cristal. Su nombre en asociación con la bandera nacional, fue conservado durante mucho tiempo en una estrofa de la letra original del Himno Nacional de México, la cual fue suprimida en 1943. Paradójicamente, el sable que utilizó Iturbide durante el desfile de entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, fue colocado en el salón del Congreso junto con los nombres escritos en letras de oro de los insurgentes a quienes había combatido.

Ha recibido 2590 puntos

Vótalo:

Leona Vicario.

7. Leona Vicario.

María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador y Montiel de Quintana Roo nació en la Ciudad de México, México, el 10 de Abril de 1789, en el seno de una familia criolla acomodada. Quedó huérfana de ambos padres a la edad de dieciocho años, razón por la cual quedó al cuidado... Ver mas
María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador y Montiel de Quintana Roo nació en la Ciudad de México, México, el 10 de Abril de 1789, en el seno de una familia criolla acomodada. Quedó huérfana de ambos padres a la edad de dieciocho años, razón por la cual quedó al cuidado de su tío Agustín Fernández de San Salvador, que además fungía como albacea.

Por este tiempo conoció a Andrés Quintana Roo, pasante de derecho que trabajaba en el despacho de su tío. Ambos quedaron enamorados, y Andrés solicitó la mano de Leona, obteniendo la negativa de su tío, por la diferencia de ideologias. Esto motivó a Leona a huir de su casa para unirse a Quintana Roo en su participación en la insurgencia. Vicario se trasladó al pueblo de Tacuba, donde formó un grupo de mujeres que apoyaban la causa independiente.

Leona Vicario financiaba con su propia fortuna la insurgencia. Sirvió como correo de los insurgentes, a los que servía como espía en la Ciudad de México --junto con otras personas de una organización secreta llamada Los Guadalupes-- hasta que fue puesta presa el 13 de Enero de 1813 al ser descubierta su participación en las conjuras independentistas. Fue condenada a recluirse en el convento de Belén de las Mochas, de la Ciudad de México. En mayo de 1813, tres insurgentes disfrazados de oficiales del ejército virreinal la ayudaron a escapar rumbo a Tlalpujahua, Michoacán, donde finalmente contrajo matrimonio con Andrés Quintana Roo.

Aunque Leona Vicario, su esposo Quintana Roo y su recién nacida hija Genoveva fueron capturados por las tropas realistas en 1818, fueron luego puestos en libertad, al concedérseles el indulto y destierro a España.

Leona Vicario murió en la Ciudad de México el 21 de Agosto de 1842. Declarada Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria el día 25 del mismo mes y año, ha sido la única mujer en México a la que se le han ofrecido Funerales de Estado. Sus restos descansaron, primero en el Panteón de Santa Paula, después, el 28 de mayo de 1900 fueron trasladados junto con los de su esposo Andrés Quintana Roo, a la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores, hasta su traslado a la Columna de la Independencia en 1925. El 30 de Mayo de 2010, fueron trasladados al Museo Nacional de Historia (Castillo de Chapultepec) para su conservación, análisis y autentificación. Posteriormente, el 15 de agosto del mismo año, fueron llevados a Palacio Nacional para ser colocados en la Galería Nacional en el marco de la exposición México 200 años, la Construcción de la Patria. Su nombre está inscrito con letras de oro en el Muro de Honor del Palacio Legislativo de San Lázaro, sede del Congreso de la Unión.

Ha recibido 2471 puntos

Vótalo:

Guadalupe Victoria.

8. Guadalupe Victoria.

Guadalupe Victoria cuyo nombre verdadero fue José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, nació en Villa de Tamazula, Durango, el 29 de septiembre de 1786 y murió en la fortaleza de San Carlos de Perote, Estado de Veracruz, el 21 de marzo de 1843). Fue el primer presidente de México del 10 de... Ver mas
Guadalupe Victoria cuyo nombre verdadero fue José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, nació en Villa de Tamazula, Durango, el 29 de septiembre de 1786 y murió en la fortaleza de San Carlos de Perote, Estado de Veracruz, el 21 de marzo de 1843). Fue el primer presidente de México del 10 de octubre de 1824 al 1 de abril de 1829.

Se cambió el nombre en honor de la virgen de Guadalupe, cuya imagen abanderó el ejército insurgente en la ciudad de Oaxaca, al atravesar a nado el río Jalatlaco y tomar la plaza cuya iglesia estaba dedicada a la mencionada virgen. En la actualidad el río Jalatlaco está entubado y sobre él pasa la Calzada de la República. La iglesia de Guadalupe se encuentra ubicada en una de las esquinas del Paseo Juárez "El Llano" en la ciudad de Oaxaca.

Combatió al lado de José María Morelos en el sitio de Cuautla durante la guerra de Independencia de México. El 25 de noviembre de 1812, durante las acciones militares en Oaxaca mostró su heroico valor al enfrentarse con el ejército realista, lanzó su espada a través de un río diciendo "Va mi espada en prenda, voy por ella" se lanzó al ataque de los realistas, y sus tropas fueron tras él. Los insurgentes rápidamente derrotaron al ejército virreinal. Esta acción valió para que lo pusieran al mando del ejército insurgente en Veracruz. El Congreso de Chilpancingo lo nombró General Brigadier en 1814 acompañó a Morelos a Veracruz y se quedó a operar en esta provincia después de la retirada del caudillo; al estallar la pugna entre Juan Nepomuceno Rossains y López Rayón, los líderes locales desconocieron al primero y le dieron su cargo a Victoria, quien obtuvo triunfos en Tolomé y Puente del Rey, donde estableció su cuartel una temporada. En 1815 sufrió su primera gran derrota. Para 1816 cuando arribó a Nueva España el nuevo virrey, don Juan Ruiz de Apodaca, Guadalupe Victoria atacó el convoy que lo llevaba a la Ciudad de México e incluso, estuvo a punto de capturar a Apodaca. Controló la zona veracruzana hasta 1817, año en que fue derrotado en Palmilla por el español José Manuel de Armijo.

A partir de entonces su zona de operaciones se redujo a una angosta franja entre la costa al norte del puerto de Veracruz y las montañas cercanas a Huatusco, donde resistió acosos y persecuciones. Se negó a indultarse y después tuvo que huir y esconderse en las selvas de Veracruz, donde empezó a manifestar cuadros epilépticos. Se mantuvo errante durante treinta meses, cuando fue pronunciado el Plan de Iguala, apareció en Santa Fe, Veracruz y realizó una proclama el 20 de abril de 1821. Antonio López de Santa Anna, que se había unido a la causa independentista lo nombró jefe de la provincia, pero Victoria prefirió marchar al encuentro de Agustín de Iturbide, pues pretendía modificar algunos artículos del Plan de Iguala.

Inició publicando un relato sobre sus vicisitudes de sus últimos cuatro años, al final del cual exhortaba a la concordia de los distintos caudillos independentistas para pacificar el país. Salió al encuentro de Iturbide en San Juan del Río para proponerle que el gobierno de la nueva nación estuviese encabezado por un antiguo insurgente que no se hubiese acogido al indulto, Iturbide escuchó impaciente a Victoria. Lo vio como un peligro para sus planes y no le concedió ningún puesto en el desfile triunfal en la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821 ni mucho menos lo considero para algún puesto eventualmente.

Al consumarse la independencia y formarse el Primer Imperio Mexicano encabezado por Iturbide, Victoria junto Miguel Barragán manifestaron sus ideas republicanas, por lo que la administración imperial los encarceló. Victoria escapó y volvió a las selvas, después suscribió el Plan de Casa Mata, en diciembre de 1822 y cedió el mando de las tropas veracruzanas a Antonio López de Santa Anna.

Ha recibido 2264 puntos

Vótalo:

Francisco Xavier Mina.

9. Francisco Xavier Mina.

Martín Xavier Mina Larrea, alias Francisco Xavier Mina (Otano, Navarra, España, 6 de julio de 1789 - Cerro del Borrego, Pénjamo, Guanajuato, México, 11 de noviembre de 1817). Militar y guerrillero español que participó en la Guerra de la Independencia de España (contra los franceses) y en la... Ver mas
Martín Xavier Mina Larrea, alias Francisco Xavier Mina (Otano, Navarra, España, 6 de julio de 1789 - Cerro del Borrego, Pénjamo, Guanajuato, México, 11 de noviembre de 1817). Militar y guerrillero español que participó en la Guerra de la Independencia de España (contra los franceses) y en la Independencia de México (del lado de los insurgentes y en contra de los realistas).

Tercer hijo de Juan José Mina Espoz y de María Andrés Larrea, familia de labradores acomodados de Otano, pequeña población situada en la falda norte de la sierra de Alaiz, en las proximidades de Monreal e Idocin.

Estudió latín, matemáticas y humanidades en el Seminario de Pamplona, donde hizo amistad con el coronel retirado Juan Carlos de Aréizaga, quien le aconsejaba y daba su interpretación de la marcha de las guerras europeas. De ahí surgió su interés por los movimientos de las tropas francesas en la Península Ibérica y fruto de este interés el 9 de febrero de 1808, cuando llegaron noticias a Pamplona de que se aproximaba un contingente francés de unos 2.500 hombres al mando del general D'Armagnac, procedente de Roncesvalles, se aprestó para la acción y formó una escuadra guerrillera a la que se incorporaría posteriormente su tío, Francisco Espoz : el legendario Corso Terrestre de Navarra.

Luchó en diversas plazas hasta que, desalentado por la indisciplina de sus tropas, el 12 de octubre llega a Jaujilla, donde estaba la Junta de Gobierno. La Junta le encomienda atacar Guanajuato, pero sus tropas son dispersadas por el enemigo.

Mina hizo público un manifiesto afirmando que no combatía la soberanía española en sus territorios de Ultramar, sino la tiranía del rey Fernando VII. No obstante, se nombró general del "Ejército Auxiliador de la República Mexicana" y el 24 de mayo empezó a avanzar hacia el interior del país para unirse a los insurgentes de Pedro Moreno en el Fuerte del Sombrero, al noreste de Guanajuato.

Se refugió con el coronel Pedro Moreno en el rancho de "El Venadito", donde fueron atacados el 27 de octubre de 1817, muriendo Moreno. Mina fue hecho prisionero y llevado ante el coronel absolutista Orrantia, que al día siguiente entra en Silao con Mina prisionero y la cabeza del coronel Moreno clavada en una lanza. El Virrey fue premiado con el título de conde de Venadito por esta acción.".

Días después, Mina es llevado al destacamento de Pascual Liñán. El 11 de noviembre de 1817 fue conducido por un piquete a la cresta del Cerro del Bellaco o Cerro del Borrego, frente al fuerte de los Remedios, cerca de Pénjamo, donde fue fusilado por los soldados del Batallón de Zaragoza. Sus restos descansan en la Columna de la Independencia en la Ciudad de México.

Pese a su brevedad, la campaña de Mina fue una acción de guerra de suma importancia en el período de la Guerra de Independencia de México, conocido como "Etapa de la Resistencia".

Ha recibido 2098 puntos

Vótalo:

Nicolas Bravo.

10. Nicolas Bravo.

Nicolás Bravo Rueda (Hacienda de Chichihualco, Guerrero; 10 de septiembre de 1786 — Hacienda de Chichihualco, Guerrero; 22 de abril de 1854). Político y militar mexicano. Presidente de México en tres ocasiones: 1839, 1842 - 1843 y 1846. Su carrera militar empezó cuando se incorporó a las... Ver mas
Nicolás Bravo Rueda (Hacienda de Chichihualco, Guerrero; 10 de septiembre de 1786 — Hacienda de Chichihualco, Guerrero; 22 de abril de 1854). Político y militar mexicano. Presidente de México en tres ocasiones: 1839, 1842 - 1843 y 1846.

Su carrera militar empezó cuando se incorporó a las fuerzas de Hermenegildo Galeana en su pueblo natal. Pronto se hizo hombre de confianza de Morelos, guerrero valeroso y magnánimo con el enemigo, se cuenta de él un episodio que lo destaca como un hombre de gran moral y valor: En San Agustín Del Palmar (Palmar de Bravo Puebla) tenía en su poder 300 prisioneros españoles cuando supo que don Leonardo Bravo, su padre, había sido ejecutado en la Ciudad de México. José María Morelos, su superior, dispuso al saber del destino fatal de don Leonardo Bravo que, en represalia, fueran ejecutados los prisioneros; pero Bravo, dando ejemplo de entereza y buena voluntad, puso en completa libertad a los prisioneros, algunos quienes bajo decisión propia se unieron a sus fuerzas, admirando su generosidad y grandeza de alma. Nicolás sobrevivió a los 11 años de lucha insurgente, aunque los últimos tres los pasó en prisión por negarse a recibir el indulto.

Su gran y reconocida reputación de nada le valió en el campo de la política. Cuando Agustín de Iturbide fue derrotado, Bravo administró al país, en un triunvirato con Guadalupe Victoria y Pedro Celestino Negrete. Como presidente, las tres veces que fungió como tal, intentó sin éxito anular las disposiciones de Santa Anna.

En 1842, el presidente Bravo disolvió el Congreso, que pretendía discutir una nueva constitución que a todas luces atentaba contra los intereses personales de Santa Anna. Sin embargo, Nicolás Bravo ordenó a la policía que aprehendiera a los diputados y los encarcelaran. Retirado ya de la vida militar empuñó una vez más las armas para proteger su nación, esta vez en la guerra con Estados Unidos, don Nicolás Bravo le fue encomendado el mandato del ejército,del centro con una organización AD-HOC, en el asedio al Castillo de Chapultepec,decidió el mismo dirigir la defensa en la Batalla de Chapultepec.

Durante el movimiento Insurgente, Tulancingo fue atacado varias veces con resultados casi siempre adversos, pues las fuerzas realistas lo defendieron con energía, hasta que don Nicolás Bravo y don Fernando Félix (Guadalupe Victoria) se apoderaron de la ciudad, Nicolás Bravo se estableció en este lugar por algún tiempo y fundó un periódico que llamó "El Mosquito de Tulancingo", construyó una fábrica de pólvora y se ganó el respeto y la estimación de todos los habitantes.

Ha recibido 1908 puntos

Vótalo:

Juan Aldama.

11. Juan Aldama.

Juan Aldama (1774 - 1811) fue un insurgente mexicano que participó en el proceso de Independencia de México. Nació el 3 de enero de 1774 en San Miguel el Grande, actualmente San Miguel de Allende, Guanajuato. Fue hermano de Ignacio Aldama así como tío de Mariano y Antonio, también insurgentes... Ver mas
Juan Aldama (1774 - 1811) fue un insurgente mexicano que participó en el proceso de Independencia de México. Nació el 3 de enero de 1774 en San Miguel el Grande, actualmente San Miguel de Allende, Guanajuato. Fue hermano de Ignacio Aldama así como tío de Mariano y Antonio, también insurgentes. Al comenzar la Guerra de Independencia de México era capitán en el regimiento de caballería de las milicias de la reina y aunque residía en San Miguel el Grande, asistía a las juntas que los conjurados tenían en Querétaro.

Al descubrirse la conspiración, Aldama abandonó San Miguel para dirigirse a Dolores al encuentro de Miguel Hidalgo e Ignacio Allende con el propósito de informarles lo que estaba sucediendo; así, al amanecer del día 16 de septiembre participó en el grito de insurrección.

En Celaya fue nombrado Mariscal y con el grado de teniente coronel participó en la Batalla del Monte de las Cruces. Con la victoria, y al igual que Ignacio Allende, creyó conveniente avanzar con sus tropas sobre la capital. Acompañó a Ignacio Allende en la Batalla de Guanajuato y participó en la Batalla del Puente de Calderón. Marchó junto con los otros insurgentes hacia el norte del país, proponiendo ir a Estados Unidos con el fin de enviar elementos de guerra.

Aldama permaneció junto a Allende durante toda la campaña hasta que fue hecho preso en Acatita de Baján junto a los demás insurgentes. Fue uno de los exceptuados por el indulto del virrey, que había puesto precio a su cabeza. Conducido a Chihuahua, fue juzgado y condenado a la pena capital, siendo fusilado el 26 de junio de 1811 en compañía de Allende, Mariano Jiménez y Manuel Santa María.

Sin embargo, no fueron sus muertes suficiente para el virreinato y su cabeza, así como la de los dos primeros que le acompañaron a la muerte y la del propio Hidalgo fueron conducidas a Guanajuato y colocadas en jaulas de hierro en cada uno de los ángulos de la alhóndiga de Granaditas, de donde se retiraron en 1824 para enterrarlas junto a sus cuerpos bajo el altar de los Reyes en la Catedral de la Ciudad de México. Sus restos reposaron en la Columna de la Independencia en la Ciudad de México hasta el 30 de mayo de 2010, fecha en que fueron trasladados al Museo Nacional de Historia para su análisis y autentificación.

Ha recibido 1881 puntos

Vótalo:

Andres Quintana Roo.

12. Andres Quintana Roo.

Andrés Eligio Quintana Roo (Mérida, Yucatán, 1787 - Ciudad de México, 1851), fue un abogado, poeta y político mexicano; hijo de José Matías Quintana y María Ana Roo. Fue uno de los próceres de la independencia de México. Miembro del Congreso de Chilpancingo, presidió la Asamblea Constituyente... Ver mas
Andrés Eligio Quintana Roo (Mérida, Yucatán, 1787 - Ciudad de México, 1851), fue un abogado, poeta y político mexicano; hijo de José Matías Quintana y María Ana Roo.

Fue uno de los próceres de la independencia de México. Miembro del Congreso de Chilpancingo, presidió la Asamblea Constituyente que formuló la declaración de Independencia (1813). Diputado, senador, varias veces secretario de Estado, magistrado de la Suprema Corte y miembro del gobierno tripartito (del 23 al 31 de diciembre de 1829); editó y dirigió el periódico "Semanario Patriótico"; autor de la obra Dieciséis de septiembre, entre otras. En su honor se dio el nombre al estado de Quintana Roo, en México. Hay también un pequeño municipio en el estado de Yucatán que lleva su nombre.

Sus restos descansaron en la Columna de la Independencia desde 1925 hasta el 30 de mayo de 2010, fecha en que fueron trasladados al Museo Nacional de Historia para su conservación, análisis y autentificación.

Ha recibido 1811 puntos

Vótalo:

Mariano Abasolo.

13. Mariano Abasolo.

José Mariano de Abasolo (1783-1816). Nació en el pueblo de Dolores, en Guanajuato, cuna de la independencia de México. Servía como capitán en el regimiento de Dragones de la Reina, que guarnecía la villa de San Miguel, cuando la conspiración de Querétaro comenzó. En esta conspiración se planeaba... Ver mas
José Mariano de Abasolo (1783-1816). Nació en el pueblo de Dolores, en Guanajuato, cuna de la independencia de México. Servía como capitán en el regimiento de Dragones de la Reina, que guarnecía la villa de San Miguel, cuando la conspiración de Querétaro comenzó. En esta conspiración se planeaba la insurrección para derrocar al gobierno virreinal e independizar a México. Durante 1809, algunos mexicanos (entre ellos Abasolo) iniciaron otra conspiración en la ciudad de Valladolid (actualmente Morelia, en el estado de Michoacán), en la que participaban militares de alto rango, ente ellos José María García Obeso, José Mariano de Michelena, José María Abarca e Ignacio Allende, entre otros.

Esta conspiración continuó hasta diciembre del mismo año, cuando fue descubierta por el gobierno virreinal, el cual se dio a la tarea de aprehender a los principales colaboradores de estas reuniones, quedando los demás en libertad. Allende y Abasolo quedaron en libertad, por lo que siguieron conspirando, pero esta vez en Querétaro, en casa del corregidor Miguel Domínguez y de su esposa Josefa Ortiz de Domínguez. Abasolo había sido invitado a estas conspiraciones por Ignacio Allende, quien tenía cierta influencia sobre él. A esta segunda conspiración, Allende invitó a otros dos militares: Juan Aldama y Joaquín Arias. Este último terminaría por traicionar a sus compañeros informando a las autoridades acerca de estas reuniones secretas.

Abasolo fue siempre leal a Allende y a los insurgentes. Gozaba de buena posición económica, y ayudó principalmente con fondos a la causa insurgente, ya que no realizó grandes acciones militares en la lucha armada. Cuando, en la madrugada del 15 de septiembre de 1810, en el pueblo de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla inició la guerra de Independencia, correspondió a Abasolo, al mando de una pequeña tropa, apoderarse de las armas y municiones que se encontraban depositadas en un arsenal, para ser repartidas entre los insurrectos.

De la ciudad de San Miguel (a donde los insurgentes se dirigieron primero, y donde Abasolo distribuyó las armas tomadas del arsenal), se dirigieron a Celaya, ciudad que fue tomada sin la menor resistencia por parte de los españoles. Fue en esta ciudad donde Hidalgo recibió el nombramiento de capitán general del ejército insurgente, e Ignacio Allende el de teniente general. Abasolo fue nombrado capitán, al igual que otros muchos dirigentes de la lucha. Poco después, la ciudad de Guanajuato fue asediada, y tomada tras una encarnizada lucha. La ciudad cayó en manos del ejército insurgente con la Toma de la Alhóndiga de Granaditas, el 30 de septiembre de 1810.

El ejército insurgente siguió con rumbo a Querétaro, pero desviándose a Valladolid, donde entraron tras pequeñas escaramuzas con el ejército realista. Después de unos días, Hidalgo salió con rumbo a la Ciudad de México, con el fin de tomarla. En esos momentos, el ejército insurgente constaba ya de 80,000 soldados. En Acámbaro, Hidalgo hizo algunos nombramientos: él quedó como generalísimo, Allende como capitán general, Juan Aldama, Jiménez y Arias como tenientes generales; Ignacio Martínez, José Antonio Martínez y Abasolo quedaron como mariscales de campo.

Abasolo tomó parte en los combates que Hidalgo dirigió en el Monte de las Cruces, Aculco y el Puente de Calderón. En este último enfrentamiento, Hidalgo fue derrotado por el ejército realista al mando del virrey Félix María Calleja. A causa de esta derrota, Hidalgo, escapó hacia el norte del país, para convocar más adeptos a la causa y solicitar ayuda de Estados Unidos. Pero el 11 de marzo de 1811, en Acatita de Baján (en el estado de Coahuila), fueron aprehendidos todos los líderes insurgentes, entre ellos Abasolo. Hidalgo, Allende y otros más fueron sentenciados a muerte y fusilados, pero Abasolo no fue condenado, sino enviado a España en calidad de prisionero. Esta distinción respecto a los otros jefes de la insurrección se debió a la intervención de su esposa, cuya familia tenía relaciones en las altas esferas de la política de la Nueva España. Fue encarcelado en el castillo de Santa Catalina, en Cádiz. Allí permaneció hasta su muerte, ocurrida el 14 de abril de 1816.

Ha recibido 1797 puntos

Vótalo:

Ignacio Aldama.

14. Ignacio Aldama.

Ignacio Aldama (1769-1811), fue un insurgente mexicano, hermano de Juan Aldama. Nació el 7 de mayo de 1768 en San Miguel el Grande (actual San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato). Tras estudiar leyes en la Ciudad de México, el 16 de septiembre de 1810 se unió en su localidad natal a... Ver mas
Ignacio Aldama (1769-1811), fue un insurgente mexicano, hermano de Juan Aldama. Nació el 7 de mayo de 1768 en San Miguel el Grande (actual San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato). Tras estudiar leyes en la Ciudad de México, el 16 de septiembre de 1810 se unió en su localidad natal a los independentistas que acababan de iniciar la lucha insurgente mediante el denominado grito de Dolores. Jefe municipal y militar de San Miguel y mariscal de campo de las tropas lideradas por Miguel Hidalgo y Costilla, éste le designó embajador ante Estados Unidos. El 21 de marzo de 1811 fue capturado junto con su hermano e Hidalgo en Acatita de Baján, Coahuila; siendo juzgado y posteriormente fusilado el 20 de junio de 1811 en Monclova, Coahuila.

Ha recibido 1792 puntos

Vótalo:

Hermenegildo Galeana.

15. Hermenegildo Galeana.

Hermenegildo Galeana nació en Técpan de Galeana, Guerrero, el 13 de abril de 1762. Pertenecía a una familia de hacendados criollos. Se ha dicho que era nieto del pirata Lucius Galen quien se había establecido en la costa del Pacífico tras el naufragio de su barco a inicios del siglo XVIII... Ver mas
Hermenegildo Galeana nació en Técpan de Galeana, Guerrero, el 13 de abril de 1762. Pertenecía a una familia de hacendados criollos. Se ha dicho que era nieto del pirata Lucius Galen quien se había establecido en la costa del Pacífico tras el naufragio de su barco a inicios del siglo XVIII.

Galeana era analfabeto y vivía en la hacienda del Zanjón, propiedad de su familia, a donde llegaron las noticias de la primera conspiración en contra del gobierno virreinal, ocurrida en Valladolid (hoy Morelia) en 1809. Aunque dicha conspiración fue descubierta, el ambiente de descontento era palpable entre las familias criollas que continuamente sufrían discriminación de parte de los españoles peninsulares.

La familia Galeana no permanecía ajena a estos sentimientos y al enterarse del inicio de la insurrección que dirigían Miguel Hidalgo e Ignacio Allende en el Bajío, y de la extensión de la misma en el sur por el cura José María Morelos, decidieron unirse a la causa de inmediato. La ocasión se presentó cuando su hacienda quedó dentro de la ruta que estaba siguiendo el ejército de Morelos que venía costeando por el Océano Pacífico con destino al puerto de Acapulco. José Antonio Galeana y sus primos Fernando, Juan José, Antonio así como Pablo, su sobrino, se pusieron a sus órdenes en Técpan, el 7 de noviembre de 1810.

Sin embargo el mayor de todos, don Hermenegildo, quien ya contaba con 48 años de edad no se unió al Ejército insurgente. Al contrario, cuando los realistas comandados por Joaquín Guevara requirieron apoyo para combatir a los insurgentes Juan Bautista Cortés y Marcos Martínez cerca de Chilpancingo, él los auxilió.

No fue sino hasta enero de 1811 cuando Hermenegildo Galeana puso a disposición del ejército insurgente sus servicios. Demostró sus dotes de líder cuando en el sitio de la Sabana, los defensores insurgentes abandonaron sus puestos al ver que el oficial realista Nicolás de Cosío iba a atacarlos. Entonces Hermenegildo tomó el mando y obtuvo una completa victoria. Ante esta demostración de valor y sus dotes de liderazgo, Morelos personalmente lo nombró su lugarteniente y lo comisionó para que avanzara hacia el puerto. En la hacienda de Chichihualco se enteró que una familia criolla, propietaria de esas tierras, simpatizaba con la causa insurgente, al extremo de haberse tenido que esconder de las autoridades realistas para evitar que los obligaran a cooperar. Esta familia era la de don Leonardo Bravo, sus tres hermanos y su hijo Nicolás. Por consiguiente, Galeana los invitó a que se unieran al ejército de Morelos y aceptaron sin rodeos en mayo de 1811.

Establecieron su cuartel en Chilapa y el ejército se dividió en tres, uno dirigido por Miguel Bravo que debía irse hacia el sur, el segundo dirigido por Galeana que debía atacar Taxco y el tercero, guiado por Morelos, avanzaría hacia el norte y atacaría Puebla. Tras de varios enfrentamientos con los realistas el ejército de Galeana logró entrar tanto a Cuautla como a Taxco a finales de noviembre.

Simultáneamente los insurgentes del centro del país, dirigidos por Ignacio López Rayón se trasladaron de Saltillo hasta Zitácuaro en donde se estableció el primer órgano de gobierno independiente, la Suprema Junta Nacional. Sus cinco miembros, tres titulares y dos suplentes iniciaron la labor de hallar un sistema de gobierno idóneo que no dependiera del virrey de Nueva España pero que reconociera al rey Fernando VII como legítimo soberano. Los insurgentes del sur no dudaron en reconocer la autoridad de la Suprema Junta y recibieron a su representante en Taxco, con el cual tuvieron ciertas fricciones.

Conjuntamente con Nicolás Bravo, Hermenegildo Galeana marchó para obtener el control de Tenancingo, cosa que consiguieron y después avanzaron hasta Cuautla. Ahí ya se hallaba el grupo de Morelos y al saber que estaba por caerles las fuerzas de Félix María Calleja, se atrincheraron con el fin de evitar el ser vencidos. Calleja sitió Cuautla por 72 días sin conseguir romper el cerco pues no fue sino hasta el 2 de mayo de 1812 cuando los insurgentes pudieron salir secretamente, sorprendiendo a los realistas y causándoles innumerables bajas.

Los insurgentes salieron de Cuautla y se desperdigaron. Galeana se dirigió hacia Chilapa y ahí se enteró que el insurgente Valerio Trujano se hallaba sitiado en Huajuapan, por 90 días, por las tropas realistas. Los tres líderes insurgentes Morelos, Bravo y Galeana acudieron en su auxilio, y pudieron vencerlos obteniendo un botín jugoso de cañones, rifles y municiones.

El siguiente destino fue Puebla, por lo que hubo que ganar Tehuacán. En esa ciudad Morelos le hizo un reconocimiento a Galeana al nombrarlo mariscal. Sin embargo tenía un impedimento para seguir sus instrucciones, no sabía leer ni escribir. Por ello Morelos designó a un joven clérigo de Izúcar, Mariano Matamoros para que fuera su mano derecha. Galeana se convirtió entonces en la mano izquierda de Morelos.

Trujano, que había sido enviado de avanzada hacia Puebla fue sorprendido por las fuerzas de Saturnino Samaniego en el campo del Rancho de la Virgen María. Al enterarse Galeana salió con su tropa en su auxilio y aunque consiguió hacer huir a los realistas, no pudo evitar que Trujano muriera durante la batalla. Llevó su cuerpo de regreso a Tehuacán en donde Morelos ordenó que lo sepultaran con honores.

Galeana participó en la toma de Oaxaca, la cual se efectuó el 25 de noviembre de 1812, cosa que significó mucho para la causa insurgente pues para dar un escarmiento se mandó fusilar a todos los defensores realistas. El siguiente destino fue el puerto de Acapulco. Desde finales de 1810 el cura Hidalgo le había ordenado a Morelos que lo tomara para la causa insurgente. Los Galeana fueron designados para obtener la isla de La Roqueta y el fuerte de San Diego. Juan José Galeana obtuvo la playa de Pie de la Cuesta, Pablo y Hermenegildo atacaron por mar la goleta Guadalupe que venía llegando de Guayaquil y al fin el 20 de agosto de 1813 se rindió el fuerte.

En noviembre, Galeana recibió la orden de alcanzar al grueso del ejército que iba hacia Valladolid a la que llegaron el 22 de diciembre. El ejército procedió a tomar la ciudad, pero parecía que las fuerzas insurgentes iban a obtener la victoria, en la Garita del Zapote, aparecieron los ejércitos realistas de Ciriaco del Llano y de Agustín de Iturbide que, aunque eran menos numerosos, estaban mejor capacitados, por lo que impusieron una victoria con facilidad. Los ejércitos de Bravo y Galeana tuvieron que retirarse en desorden y huir hasta Puruarán. Hasta allá los persiguieron los realistas, alcanzándolos el 5 de enero de 1814. Además de derrotarlos de nuevo, capturaron a Matamoros cuando éste trataba de cruzar un riachuelo y tras de conducirlo a Pátzcuaro, fue ejecutado un mes más tarde. Morelos se enfureció tanto que mandó a Galeana de regreso a Acapulco, y le ordenó pasar por cuchillo a 200 soldados realistas presos.

Ante tantas derrotas el Congreso destituyó a Morelos. Hermenegildo Galeana regresó a Técpan tras decidir abandonar la causa insurgente y permanecer oculto. Morelos fue a buscarlo para reconciliarse con él y pedirle que regresara.

Galeana permaneció en la zona de Técpan e inició recorridos para intentar conservar las zonas aledañas. Sin embargo en Coyuca lo sorprendió la tropa realista del teniente coronel Fernández de Áviles, donde fue muerto por un soldado llamado Joaquín León, su cabeza fue cortada y puesta como trofeo en Coyuca el 27 de junio de 1814.

Ha recibido 1786 puntos

Vótalo:

Miguel Dominguez.

16. Miguel Dominguez.

Nació el 20 de enero de 1756 en la Ciudad de México. Fue el cuarto de los cinco hijos – José Joaquín (1749), Manuel (1751), Ana María (1753) y Joaquín (1762) – del médico Miguel José Domínguez Ginuesio (1716-1774) y Josefa Alemán Trujillo, españoles que se habían casado el 9 de junio de 1748... Ver mas
Nació el 20 de enero de 1756 en la Ciudad de México. Fue el cuarto de los cinco hijos – José Joaquín (1749), Manuel (1751), Ana María (1753) y Joaquín (1762) – del médico Miguel José Domínguez Ginuesio (1716-1774) y Josefa Alemán Trujillo, españoles que se habían casado el 9 de junio de 1748. Realizó sus estudios de leyes en su ciudad natal, en el Colegio de San Ildefonso, de donde se tituló como abogado. A la edad de 19 años ya contaba con fama, formó parte del Colegio de Abogados.

Cierta ocasión, el Colegio de las Vizcaínas, donde estudiaba Josefa Ortiz, fue engalanado para recibir la visita de algunos funcionarios, entre ellos iba él. Domínguez se enamoró de ella y pidió permiso para visitar a la joven, se hicieron novios y el 23 de enero de 1791 se casaron en el Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México.

Durante el gobierno virreinal, Domínguez ocupó diversos puestos en la oficina de tesorería. El virrey Félix Berenguer de Marquina lo designó corregidor de la ciudad de Querétaro. En 1808 propuso que el gobierno de Querétaro se uniera con el de la Ciudad de México para establecer una junta colonial para gobernar la Nueva España en nombre del depuesto rey Fernando VII. Implícitamente, el virrey José de Iturrigaray apoyó este esfuerzo.

En Querétaro, Domínguez y su esposa Josefa participaron en una conspiración cuyo propósito era idear una estrategia para liberarse de las autoridades españolas que habían gobernado México por tres siglos. Las reuniones se efectuaron bajo la apariencia de ser un club de lectura, teniendo sede en la casa del presbítero José María Sánchez. Además de los esposos Domínguez y el cura Sánchez, a las juntas asistieron los licenciados Parra, Altamirano y Laso, los militares Joaquín Arias, Francisco Lanzagorta Inchaurregui, Ignacio Allende y Juan Aldama. Asistían también, el cura de Dolores, Miguel Hidalgo y Costilla, los hermanos Epigmenio y Emeterio González, encargados de proveer armas. Se organizaron conspiraciones en San Miguel, Celaya, Guanajuato, San Felipe, San Luis Potosí y la Ciudad de México. Miguel Hidalgo fue electo para dirigir cada una de ellas.

El pronunciamiento estaba fijado para diciembre de 1810, pero se tuvo que adelantar debido a las denuncias hechas por Joaquín Arias el 10 de septiembre y de Juan Garrido el 13.

El corregidor Domínguez, forzado por las autoridades virreinales, ordenó la detención de los conspiradores. Allanó la casa de los hermanos Epigmenio y Emeterio González, donde encontró armas y municiones, por lo que los tuvo que encarcelar. Consciente del peligro que su esposa corría, la encerró con llave en su habitación mientras iba a sofocar a los sublevados. Sin embargo, doña Josefa pudo alertar a un compañero conspirador que vivía al lado, Ignacio Pérez. La noche del 15 de septiembre de 1810, Pérez cabalgó a San Miguel el Grande, hoy San Miguel de Allende para avisarle a Juan Aldama, quien se fue a Dolores para alertar a Hidalgo.

En la madrugada del día siguiente, 16 de septiembre, el cura Hidalgo dio el grito de Dolores, el cuál señaló el inició de la guerra de Independencia. En 1813, don Miguel y su esposa son hechos prisioneros por las autoridades virreinales. Los recluyen unos días en el convento de La Cruz en Querétaro, luego doña Josefa es enviada al convento de Santa Clara en la Ciudad de México y don Miguel es liberado. Lo destituyen como corregidor de Querétaro y se muda a la Ciudad de México para estar cerca de su esposa. Se le permitió visitarla algunas veces. En agradecimiento de sus servicios, el virrey Juan Ruiz de Apodaca lo recompensó con una pequeña pensión.

En 1823, una vez consumada la Independencia de México fue miembro, en cinco de los siete triunviratos (Supremo Poder Ejecutivo) que dirigieron la nación tras la caída del imperio de Agustín de Iturbide.

En 1825 se le designó presidente de la Suprema Corte de Justicia, cargo que desempeñó hasta 1827. Don Miguel murió el 22 de abril de 1830 en la Ciudad de México, a los 74 años de edad. Fue sepultado en el panteón de Tepeyac, situado en villa de Guadalupe Hidalgo.

Ha recibido 1783 puntos

Vótalo:

Miguel Hidalgo y Costilla

17. Miguel Hidalgo y Costilla

http://www.guiaviajesa.com/mexico/

Sugerido por regalosviajess el 20.08.2014 a las 01:13h.

Ha recibido 209 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí