Versión impresa

* Hermosos poemas de Navidad *

* Hermosos poemas de Navidad *

  • Lista creada por fiebre azul.
  • Publicada el 12.12.2014 a las 04:59h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de fiebre azul

Último acceso 04.12.2016

Perfil de fiebre azul

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de fiebre azul

Acciones de la lista

Esta lista muestra una selección de bellos poemas navideños. ¿Cuáles te agradan más?. Vota y comenta sobre el tema.

* Se podrá agregar alguna buena sugerencia.


Fuentes: yavendras.com, Imágenes Google

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

El camello cojito

1. El camello cojito

El camello se pinchó con un cardo del camino y el mecánico Melchor le dio vino. Baltasar fue a repostar mas allá del quinto pino... e intranquilo el gran Melchor consultaba su "Longinos". -¡No llegamos, no llegamos, y el Santo Parto ha venido! -son las doce y tres minutos y... Ver mas
El camello se pinchó
con un cardo del camino
y el mecánico Melchor
le dio vino.

Baltasar
fue a repostar
mas allá del quinto pino...
e intranquilo el gran Melchor
consultaba su "Longinos".

-¡No llegamos,
no llegamos,
y el Santo Parto ha venido!

-son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido-.

El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va espeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay qué tristeza tan grande
en su belfo y en su tipo!

Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban los pajarillos-
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un niño recién nacido.
-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, -repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes
cabizbajos y afligidos.

Mientras el camello echado
le hace cosquillas al niño.


* Autor del poema: Gloria Fuertes

Ha recibido 272 puntos

Vótalo:

Villancico de las manos vacías

2. Villancico de las manos vacías

Yo tenía tanta rosa de alegría, tanto lirio de pasión, que entre mano y corazón el Niño no me cabía... Dejé la rosa primero. Con una mano vacía - noche clara y alba fría - me eché a andar por el sendero. Dejé los lirios después. Libre de mentiras bellas, me eché a andar tras las... Ver mas
Yo tenía
tanta rosa de alegría,
tanto lirio de pasión,
que entre mano y corazón
el Niño no me cabía...

Dejé la rosa primero.
Con una mano vacía
- noche clara y alba fría -
me eché a andar por el sendero.

Dejé los lirios después.
Libre de mentiras bellas,
me eché a andar tras las estrellas
con sangre y nieve en los pies.

Y sin aquella alegría,
pero con otra ilusión,
llena la mano y vacía,
cómo Jesús me cabía
- ¡y cómo me sonreía! -
entre mano y corazón

* Autor del poema: José María Pemán

Ha recibido 263 puntos

Vótalo:

Jesús el dulce, viene

3. Jesús el dulce, viene

Jesús, el dulce, viene... Las noches huelen a romero... ¡Oh, qué pureza tiene la luna en el sendero! Palacios, catedrales, tienden la luz de sus cristales insomnes en la sombra dura y fría... Mas la celeste melodía suena fuera... Celeste primavera que la nieve, al pasar, blanda... Ver mas
Jesús, el dulce, viene...
Las noches huelen a romero...
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría...
Mas la celeste melodía
suena fuera...
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma...

¡Señor del cielo, nace
esta vez en mi alma!

* Autor del poema: Juan Ramón Jiménez

Ha recibido 250 puntos

Vótalo:

La piñata de los ángeles

4. La piñata de los ángeles

Que se rompa la nuez y se rompa la esfera, que se rompió el anuncio, la realidad empieza. Empieza un nuevo día y un nuevo testamento, que se rompa la nube y llueva su misterio. Que se rompa el buñuelo en los labios del Niño, que el pandero se rompa y que se rompa el frío. Todo en... Ver mas
Que se rompa la nuez y se rompa la esfera,
que se rompió el anuncio, la realidad empieza.

Empieza un nuevo día y un nuevo testamento,
que se rompa la nube y llueva su misterio.

Que se rompa el buñuelo en los labios del Niño,
que el pandero se rompa y que se rompa el frío.

Todo en este minuto un cambio se realiza,
todo menos el vientre virginal de María.

Que los ángeles niños rompan ya la piñata,
la que compró Miguel en el puesto, tan cara.

Que se suban al techo a colgarla en la reata,
que venden los ojillos con oscura mascada

y que preste José, por un rato, su vara;
que les den dos, tres vueltas cerca de la piñata

y en un golpe de gritos brinque ya su descarga
de confeti y almendra, de limon y naranja.

Que se rompa la nuez, que se rompa la esfera,
que se rompió el anuncio, la Navidad empieza.

* Autor del poema: Joaquín A. Peñalosa

Ha recibido 247 puntos

Vótalo:

Nochebuena

5. Nochebuena

Pastores y pastoras, abierto está el edén. ¿No oís voces sonoras? Jesús nació en Belén. La luz del cielo baja, el Cristo nació ya, y en un nido de paja cual pajarillo está. El niño está friolento. ¡Oh noble buey, arropa con tu aliento al Niño Rey! Los cantos y los vuelos... Ver mas
Pastores y pastoras,
abierto está el edén.
¿No oís voces sonoras?
Jesús nació en Belén.

La luz del cielo baja,
el Cristo nació ya,
y en un nido de paja
cual pajarillo está.

El niño está friolento.
¡Oh noble buey,
arropa con tu aliento
al Niño Rey!

Los cantos y los vuelos
invaden la extensión,
y están de fiesta cielos
y tierra... y corazón.

Resuenan voces puras
que cantan en tropel:
Hosanna en las alturas
al Justo de Israel!

¡Pastores, en bandada
venid, venid,
a ver la anunciada
Flor de David!...

* Autor del poema: Amado Nervo

Ha recibido 246 puntos

Vótalo:

La Navidad me inspira

6. La Navidad me inspira

La Navidad me inspira es este espíritu mágico que encuentro en cada esquina el que me lleva a ti de pensamiento. Ya vislumbro tu regalo este año más que nunca una promesa de amor sincera esta Navidad más que nunca lo sencillo llega más hondo lo sencillo no te lo esperas mi regalo, mi... Ver mas
La Navidad me inspira
es este espíritu mágico
que encuentro en cada esquina
el que me lleva a ti de pensamiento.
Ya vislumbro tu regalo
este año más que nunca
una promesa de amor sincera
esta Navidad más que nunca
lo sencillo llega más hondo
lo sencillo no te lo esperas
mi regalo, mi amor: un poema.

* Autor del poema: Jorge Javier Roque

Ha recibido 223 puntos

Vótalo:

Soneto del dulce nombre

7. Soneto del dulce nombre

Si el mar que por el mundo se derrama tuviera tanto amor como agua fría, se llamaría, por amor, María y no tan sólo mar, como se llama. Si la llama que el viento desparrama, por amor se quemara noche y dia, esta llama de amor se llamaría María, simplemente en vez de llama. Pero ni el... Ver mas
Si el mar que por el mundo se derrama
tuviera tanto amor como agua fría,
se llamaría, por amor, María
y no tan sólo mar, como se llama.

Si la llama que el viento desparrama,
por amor se quemara noche y dia,
esta llama de amor se llamaría
María, simplemente en vez de llama.

Pero ni el mar de amor inundaría
con sus aguas eternas otra cosa
que los ojos del ser que sufre y ama,

ni la llama de amor abrasaría,
con su energía misericordiosa,
sino el alma que llora cuando llama

* Autor del poema: Francisco Luis Bernárdez

Ha recibido 217 puntos

Vótalo:

Pues andáis en las palmas

8. Pues andáis en las palmas

Pues andáis en las palmas, Ángeles santos, Que se duerme mi Niño, Tened los ramos, Palmas de Belén Que mueven, airados, Los furiosos vientos Que suenan tanto, No le hagáis ruido, Corred más paso; Que se duerme mi Niño, Tened los ramos, El Niño divino, Que está cansado De llorar en... Ver mas
Pues andáis en las palmas,
Ángeles santos,
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
Palmas de Belén
Que mueven, airados,
Los furiosos vientos
Que suenan tanto,
No le hagáis ruido,
Corred más paso;
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
El Niño divino,
Que está cansado
De llorar en la tierra
Por su descanso,
Sosegar quiere un poco
Del tierno llanto;
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos,
Rigurosos hielos
Le están cercando;
Ya veis que no tengo
Con qué guardarlo;
Ángeles divinos,
Que vais volando,
Que se duerme mi Niño,
Tened los ramos.

* Autor del poema: Lope de Vega

Ha recibido 216 puntos

Vótalo:

Las pajas del pesebre

9. Las pajas del pesebre

Las pajas del pesebre niño de Belén hoy son flores y rosas, mañana serán hiel. Lloráis entre pajas, del frío que tenéis, hermoso niño mío, y del calor también. Dormid, Cordero santo; mi vida, no lloréis; que si os escucha el lobo, vendrá por vos, mi bien. Dormid entre pajas que... Ver mas
Las pajas del pesebre
niño de Belén
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Lloráis entre pajas,
del frío que tenéis,
hermoso niño mío,
y del calor también.
Dormid, Cordero santo;
mi vida, no lloréis;
que si os escucha el lobo,
vendrá por vos, mi bien.
Dormid entre pajas
que, aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven,
serán mañana espinas
en corona crüel.
Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer;
que aunque tan grandes deudas
en pajas las cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
Dejad en tierno llanto,
divino Emmanüel;
que perlas entre pajas
se pierden sin por qué.
No piense vuestra Madre
que ya Jerusalén
previente sus dolores
y llora con José;
que aunque pajas no sean
corona para rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.

* Autor del poema: Lope de Vega

Ha recibido 211 puntos

Vótalo:

Belén Imperfecto

10. Belén Imperfecto

Nunca llegan al portal las figuras del belén. Los pastores se han quedado sin las piernas por correr. No encuentran los Reyes Magos la estrellita de papel. Los camellos en el musgo ya no se pueden mover. El río de plata sigue desembocando al revés. La lavandera del lago... Ver mas
Nunca llegan al portal
las figuras del belén.

Los pastores se han quedado
sin las piernas por correr.

No encuentran los Reyes Magos
la estrellita de papel.

Los camellos en el musgo
ya no se pueden mover.

El río de plata sigue
desembocando al revés.

La lavandera del lago
nunca acaba de tender.

Herodes hoy ha encendido
las mismas luces de ayer.

En las montañas la nieve
no se puede deshacer.

La Virgen está esperando
y esperando San José

La comadrona no llega
y ya empieza a anochecer.

El pastor tampoco viene
con la hierba para el buey.

Los hombres no llegan nunca
a la cueva de Belén.

La Virgen está esperando
y el Niño Jesús también.

* Autor del poema: Víctor Manuel Arbeloa

Ha recibido 203 puntos

Vótalo:

Instante navideño

11. Instante navideño

Mi Navidad no necesita árbol ni frío,
solo el calor de mis seres queridos,
a los que aprecio todo el año,
pero disfruto un instante y llenan mi vacío.

* Autor del poema: George Pellicer

Ha recibido 197 puntos

Vótalo:

Resplandor del Ser

12. Resplandor del Ser

Para la adoración no traje oro.
(Aquí muestro mis manos despojadas)

Para la adoración no traje mirra.
(¿Quién cargaría tanta ciencia amarga?)

Para la adoración traje un grano de incienso:
mi corazón ardiendo en alabanzas

* Autor del poema: Rosario Castellanos

Ha recibido 175 puntos

Vótalo:

Baladilla del posadero de Belén

13. Baladilla del posadero de Belén

Tan cerca como le tuve y dejé que se me fuera. Malhaya la posadera. Y eso que les vi la luz nimbando sus sienes, pero... Malahaya sea el posadero. Malhaya la posadera que me dijera que no abriera. Malhaya yo. Malahaya yo que les vi la luz y no les retuve. Tan cerca como le tuve... Ver mas
Tan cerca como le tuve
y dejé que se me fuera.
Malhaya la posadera.

Y eso que les vi la luz
nimbando sus sienes, pero...
Malahaya sea el posadero.

Malhaya la posadera
que me dijera que no
abriera. Malhaya yo.

Malahaya yo que les vi
la luz y no les retuve.
Tan cerca como le tuve.

Y ahora tan lejos, temblando
sobre el heno y la retama.
Malhaya mi blanda cama.

* Autor del poema: Carlos Murciano

Ha recibido 173 puntos

Vótalo:

María Madre

14. María Madre

La Virgen, sonríe muy bella. ¡Ya brotó el Rosal, que bajó a la tierra para perfumar! La Virgen María canta nanas ya. Y canta a una estrella que supo bajar a Belén volando como un pastor más. Tres Reyes llegaron; cesa de nevar. ¡La luna le ha visto, cesa de llorar! Su llanto de... Ver mas
La Virgen,
sonríe muy bella.
¡Ya brotó el Rosal,
que bajó a la tierra
para perfumar!

La Virgen María
canta nanas ya.
Y canta a una estrella
que supo bajar
a Belén volando
como un pastor más.

Tres Reyes llegaron;
cesa de nevar.
¡La luna le ha visto,
cesa de llorar!
Su llanto de nieve
cuajó en el pinar.

Mil ángeles cantan
canción de cristal
que un Clavel nació
de un suave Rosal.

* Autor del poema: Gloria Fuertes

Ha recibido 173 puntos

Vótalo:

Nana de la Vírgen María

15. Nana de la Vírgen María

Duérmete, Niño amante luz de mi sueño. Duérmete sin cuidados que yo te velo Cuando caiga la noche sobre el silencio, se hará cojín de espumas mi blanco pecho. Cuando frías estrellas nieven del cielo será para tu carne pañal mi beso. Cuando sepan pastores... Cuando el misterio... Ver mas
Duérmete, Niño amante
luz de mi sueño.
Duérmete sin cuidados
que yo te velo

Cuando caiga la noche
sobre el silencio,
se hará cojín de espumas
mi blanco pecho.

Cuando frías estrellas
nieven del cielo
será para tu carne
pañal mi beso.

Cuando sepan pastores...
Cuando el misterio...
¡Duérmete, Niño amante,
luz de mi sueño!

¿Por qué tienes los ojos
limpios y abiertos?...
Ya más no puedo darte...
Duerme, lucero.
Duérmete. Mira:
hosannas
dicen los vientos...
(Despacio...
Callad
Despacio,
que está durmiendo...)

* Autor del poema: Claudio Rodríguez

Ha recibido 170 puntos

Vótalo:

Yo véngo de ver

16. Yo véngo de ver

Yo vengo de ver, Antón,
un niño en pobrezas tales,
que le di para pañales
las telas del corazón.

* Autor del poema: Lope de Vega

Ha recibido 163 puntos

Vótalo:

Canción de Navidad

17. Canción de Navidad

La Virgen María penaba y sufría. Jesús no quería dejarse acostar - ¿No quieres? - No quiero. Cantaba un jilguero sabía a romero y a luna el cantar. La Virgen María probó si podía del son que venía la gracia copiar. María cantaba, Jesús la escuchaba José que aserraba, dejó de... Ver mas
La Virgen María
penaba y sufría.
Jesús no quería
dejarse acostar
- ¿No quieres?
- No quiero.

Cantaba un jilguero
sabía a romero
y a luna el cantar.
La Virgen María
probó si podía
del son que venía
la gracia copiar.

María cantaba,
Jesús la escuchaba
José que aserraba,
dejó de aserrar.

La Virgen María
cantaba y reía,
Jesús se dormía
de oírla cantar.

Tan bien se ha dormido
que el día ha venido,
inútil ha sido
gritarle y llamar.

Y, entrando ya el día,
como él aún dormía,
para despertarle
¡la Virgen María
tuvo que llorar!

* Autor del poema: Eduardo Marquina

Ha recibido 153 puntos

Vótalo:

El burrito pide la posada

18. El burrito pide la posada

Si pudiera hablar mi lengua, si fuera tan orgulloso, yo que apenas un burrito, perdido en la milpa, solo… Hoy me han cargado una carga con un rosal y una rosa: nunca tuviera mi lomo menos peso y más aroma. Adelante iba José arreando yuntas de sombras, atrás ángeles-espejos anticipaban... Ver mas
Si pudiera hablar mi lengua, si fuera tan orgulloso,
yo que apenas un burrito, perdido en la milpa, solo…

Hoy me han cargado una carga con un rosal y una rosa:
nunca tuviera mi lomo menos peso y más aroma.

Adelante iba José arreando yuntas de sombras,
atrás ángeles-espejos anticipaban la aurora.

Y arriba sobre mi espalda, luz de luz, rosa de rosa,
Dios escondido en la Virgen, hostia dentro en su custodia.

En la procesión nocturna mis patas eran las andas;
candeleros los maizales y el palio las nubes blancas.

Mi aliento era el incensario; mi hocico carbón en brasa.
Soy su servidor el burro que anduvo nueve jornadas.

Al filo de nieve y luna vengo pidiendo posada,
¿quién me renta una parcela para una Rosa en su Rama?

* Autor del poema: Joaquín A. Peñalosa

Ha recibido 153 puntos

Vótalo:

Navidad

19. Navidad

Un Dios ha nacido. Otros mueren. La realidad Que no ha venido ni se ha ido: un cambio de Error. Tenemos ahora otra Eternidad, Y siempre lo pasado fué mejor. Ciega, la ciencia trabaja en el inútil suelo Loca, la Fé vive el sueño de su culto. Un nuevo Dios es una palabra -o un nuevo sonido... Ver mas
Un Dios ha nacido. Otros mueren. La realidad
Que no ha venido ni se ha ido: un cambio de Error.
Tenemos ahora otra Eternidad,
Y siempre lo pasado fué mejor.
Ciega, la ciencia trabaja en el inútil suelo
Loca, la Fé vive el sueño de su culto.
Un nuevo Dios es una palabra -o un nuevo sonido
No busques ni tampoco creas: todo está oculto.

* Autor del poema: Fernando Pessoa

Ha recibido 151 puntos

Vótalo:

Àrbol de Navidad

20. Àrbol de Navidad

Árbol luminoso de la Navidad, tu cimera verde nos dé claridad y alegría y triunfo en la tempestad: Árbol luminoso de la Navidad. Eres, árbol claro, un amanecer: tu sombra es la fuente que apaga la sed y nos hace buenos hasta sin querer: Eres, árbol claro, un amanecer. Por ti... Ver mas
Árbol luminoso
de la Navidad,
tu cimera verde
nos dé claridad
y alegría y triunfo
en la tempestad:
Árbol luminoso
de la Navidad.

Eres, árbol claro,
un amanecer:
tu sombra es la fuente
que apaga la sed
y nos hace buenos
hasta sin querer:
Eres, árbol claro,
un amanecer.

Por ti es bello el mundo
y dulce el vivir,
árbol inefable
que no tiene fin,
alta y luminosa
torre de marfil:
Por ti es bello el mundo y dulce el vivir.

Nació en un pesebre
el Dios del amor,
hombre, por nosotros
conoció el dolor,
y alumbró la vida
con su resplandor:
Nació en un pesebre
el Dios del Amor.

Desde ti sonríe
el Niño de Luz,
besa nuestras almas
su mirada azul
y nos hace puros
amando, Jesús:
Desde ti sonríe
el Niño de Luz.

* Autor del poema: Roberto Meza Fuentes

Ha recibido 146 puntos

Vótalo:

Villancico del llanto redentor

21. Villancico del llanto redentor

En el profundo silencio, en la inmensa oscuridad, un niño recién nacido llora con voz celestial, para anunciar a los vientos a las estrellas y al mar que viene a pagar la deuda contraída por Adán. Llora el niño y con su llanto pagando la deuda irá. Tan desmesurada es ella, tan... Ver mas
En el profundo silencio,
en la inmensa oscuridad,
un niño recién nacido
llora con voz celestial,
para anunciar a los vientos
a las estrellas y al mar
que viene a pagar la deuda
contraída por Adán.

Llora el niño y con su llanto
pagando la deuda irá.

Tan desmesurada es ella,
tan fuera de lo normal,
que sólo un ser infinito
la podría solventar;
un ser como el ser que acaba
de nacer en Navidad
para devolver al mundo
la vida y la libertad.

Llora el niño y con su llanto
la deuda pagando va.

Considerando el exceso
de nuestra necesidad,
Dios baja de su poder
a nuestra debilidad,
y con su llanto comienza
la tarea de pagar
por quienes no lo quisimos
reconocer ni escuchar.

Llora el niño y con su llanto
saldando la deuda está.

La sangre que por nosotros
en Pascua derramará
se anticipa en este llanto
que oímos en Navidad:
llanto que brota en el tiempo
para que la humanidad
merezca ser algún día
feliz en la eternidad.

Llora el niño y con su llanto
la deuda cancelará.

* Autor del poema: Francisco Luis Bernárdez

Ha recibido 145 puntos

Vótalo:

Villancico del rifador

22. Villancico del rifador

¿Cuánto me dan por la estrella y la luna? ¿Cuánto me dan por el Niño y la cuna? Este es un Niño sin padre ni abuelo, este es un Niño nevado del cielo. ¿Cuánto me dan, que lo vendo barato, cuánto me dan, que lo doy sin contrato? Este es el Niño que mamaba ahora. Ríe despierto y en... Ver mas
¿Cuánto me dan por la estrella y la luna?
¿Cuánto me dan por el Niño y la cuna?

Este es un Niño sin padre ni abuelo,
este es un Niño nevado del cielo.

¿Cuánto me dan, que lo vendo barato,
cuánto me dan, que lo doy sin contrato?

Este es el Niño que mamaba ahora.
Ríe despierto y en durmiendo llora.

Casi de balde la flor del mercado.
¿Cuánto me dan, que lo doy regalado?

Este es el Niño verano en invierno.
Este es el Niño que aniña lo eterno.

¿Cuánto me dan, que lo doy sin subasta?
¿Cuánto me dan por la fruta en canasta?

Este es el Niño que viene a dar guerra,
viene a dar paz por amor de la tierra.

¿Cuánto me dan? Por moneda no quede.
Una lágrima sola que tiemble y que ruede.

Este es el Niño de la rifa loca
que todos le juegan y a todos les toca.

¿Cuánto me dan por la buena fortuna?
¿Cuánto me dan por el Niño y la luna?

* Autor del poema: Gerardo Diego

Ha recibido 142 puntos

Vótalo:

Zagalejo de perlas

23. Zagalejo de perlas

Zagalejo de perlas, hijo del Alba, ¿dónde vais que hace frío tan de mañana?. Como sois lucero del alma mía, al traer el día nacéis primero; pastor y cordero sin choza y lana, ¿dónde vais que hace frío tan de mañana? Perlas en los ojos, risa en la boca, las almas provoca a... Ver mas
Zagalejo de perlas,
hijo del Alba,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?.

Como sois lucero
del alma mía,
al traer el día
nacéis primero;
pastor y cordero
sin choza y lana,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?

Perlas en los ojos,
risa en la boca,
las almas provoca
a placer y enojos;
cabellitos rojos,
boca de grana,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?

Que tenéis que hacer,
pastorcito santo,
madrugando tanto
lo dais a entender;
aunque vais a ver
disfrazado el alma,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana.

* Autor del poema: Lope de Vega

Ha recibido 142 puntos

Vótalo:

Romance del Nacimiento

24. Romance del Nacimiento

Ya que era llegado el tiempo en que de nacer había, así como desposado de su tálamo salía, abrazado con su esposa, que en sus brazos la traía, al cual la graciosa Madre en su pesebre ponía, entre unos animales que a la sazón allí había, los hombres decían cantares, los ángeles... Ver mas
Ya que era llegado el tiempo
en que de nacer había,
así como desposado
de su tálamo salía,

abrazado con su esposa,
que en sus brazos la traía,
al cual la graciosa Madre
en su pesebre ponía,

entre unos animales
que a la sazón allí había,
los hombres decían cantares,
los ángeles melodía,

festejando el desposorio
que entre tales dos había,
pero Dios en el pesebre
allí lloraba y gemía,

que eran joyas que la esposa
al desposorio traía,
y la Madre estaba en pasmo
de que tal trueque veía:

el llanto del hombre en Dios,
y en el hombre la alegría,
lo cual del uno y del otro
tan ajeno ser solía.

* Autor del poema: San Juan de la Cruz

Ha recibido 141 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil