Versión impresa

* ¡ Grandes Historias de Amor ! *

* ¡ Grandes Historias de Amor ! *

  • Lista creada por fiebre azul.
  • Publicada el 15.04.2009 a las 13:30h.
  • Clasificada en la categoría Otros.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de fiebre azul

Último acceso 14:47h

Perfil de fiebre azul

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de fiebre azul

Acciones de la lista

Amores reales, de literatura, imposibles.....pero grandes amores al fin y al cabo.......¿ Para tí, cual o cuales han sido los más famosos e importantes?.... Es mejor haber amado y perdido que jamás haber amado. (Alfred Tennyson) Amar no es mirarse el uno al otro, es mirar juntos en la misma dirección. (Antoine De Saint-Exupéry) Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar. (Giovanni Papini) El amor es el principio de todas las cosas, la razón de todo y el fin de todo. (Henri Lacordaire) Al amor le pintan ciego y con alas. Ciego, para no ver los obstáculos; con alas, para salvarlos. (Jacinto Benavente) Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad. (Mario Moreno-Cantinflas) El amor es una deliciosa flor; pero es preciso tener el valor de ir a cogerla al borde mismo de un horrible precipicio. (Stendhal) El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras. (William Shakespeare)

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Romeo y Julieta

1. Romeo y Julieta

Tragedia de William Shakespeare sobre las desventuras de una pareja de enamorados que sufre la terrible enemistad de sus familias: Montescos y Capuletos, en la ciudad de Verona, ltalia. La muerte de ambos cierra la historia de amor más conocida de la Tierra. En una de las líneas más sentidas... Ver mas
Tragedia de William Shakespeare sobre las desventuras de una pareja de enamorados que sufre la terrible enemistad de sus familias: Montescos y Capuletos, en la ciudad de Verona, ltalia. La muerte de ambos cierra la historia de amor más conocida de la Tierra. En una de las líneas más sentidas, Julieta dice: "Romeo, Romeo, ¿por qué eres Romeo" haciendo referencia al nombre que obligaba a la separación de ambos.

Verona, mes de julio. En un baile de máscaras se conocen Romeo Montesco y Julieta Capuleto, quienes se sienten inmediatamente atraídos. Romeo le declara su amor cuando la visita en el balcón de la casa familiar. Pero siendo conscientes del odio que separa a las dos familias nobles, eligen casarse en secreto ante el sacerdote Lorenzo. Luego, en una lucha personal, uno de los Capuletos mata a un amigo de Romeo y éste a su vez, da muerte al matador. Romeo es obligado por su familia a ocultarse en Mantua. El padre de Julieta, que desconoce la boda secreta, quiere obligar a su hija a casarse con el conde Paris. Julieta visita al sacerdote pidiéndole consejo, pues ni quiere ni puede romper su voto matrimonial.

El religioso le da entonces una poción que produce en las personas la apariencia de la muerte secándolas profundamente. De tal forma, piensa el sacerdote, Romeo vendrá en su rescate. Ella toma el engendro. Romeo regresa a Verona al tener noticias de la muerte de Julieta y, lleno de odio, mata a Paris. Luego encuentra a Julieta supuestamente "muerta". Incapaz de soportar tanto dolor, Romeo le da un último beso, se toma un veneno y cae muerto a sus pies. Cuando Julieta se recupera del letargo y comprueba la muerte de Romeo, ella también se suicida, clavándose una daga en el pecho.

Tras la terrible tragedia de muertes y odios rodeando el amor imposible y eterno, las familias superan las distancias y se reconcilian. Romeo y Julieta ha sido llevado al cine, al teatro, a la danza, se han compuesto sinfonías, conciertos, poemas sinfónicos, ballets y se han producido centenas de pinturas y esculturas.

Ha recibido 6606 puntos

Vótalo:

Liu Guojiang y Xu Chaoqin ( La Escalera del Amor )

2. Liu Guojiang y Xu Chaoqin ( La Escalera del Amor )

Liu, el Chino de 70 años de edad quien cavó a mano más de 6,000 gradas en lo alto de una montaña para su esposa de 80 años de edad ha muerto en la cueva que ha sido el hogar de la pareja por los últimos 50 años. Hace más de 50 años, Liu Guojiang, un muchacho de 19 años se enamoró de una madre... Ver mas
Liu, el Chino de 70 años de edad quien cavó a mano más de 6,000 gradas en lo alto de una montaña para su esposa de 80 años de edad ha muerto en la cueva que ha sido el hogar de la pareja por los últimos 50 años.

Hace más de 50 años, Liu Guojiang, un muchacho de 19 años se enamoró de una madre viuda de 29 años llamada Xu Chaoqin.

En un rollo digno de Romeo y Julieta de Shakespeare, amigos y parientes criticaron la relación debido a la diferencia de edades y el hecho de que Xu ya tuviera hijos. Para esa época, era inaceptable e inmoral para un hombre joven el amar a una mujer mayor. Para evitar el murmullo en el mercado y el desprecio de sus comunidades, la pareja decidió fugarse y vivió en una cueva en el condado de Jiangjn en la sureña municipalidad de ChongQing.

Al principio la vida fue dura ya que ellos no poseían nada, ni electricidad y ni siquiera alimentos. Tuvieron que comer pasto y raíces que encontraron en la montaña y Liu construyó una lámpara de kerosene que usaban para iluminar sus vidas.

Xu sentía que había atado a Liu y repetidamente le preguntaba, ‘¿estás arrepentido?

Liu siempre le respondía,

‘mientras seamos laboriosos, la vida mejorará.’



En el segundo año de vivir en la montaña, Liu empezó y continuó por más de 50 años, a cavar las gradas para que su esposa pudiera bajar facilmente la montaña.

Después de medio siglo, en 2001, un grupo de aventureros estaban explorando el bosque y se sorprendieron al encontrar a la vieja pareja y las más de 6,000 gradas hechas a mano. Liu MingSheng, uno de sus siete hijos dijo,

‘Mis padres se amaban tanto, ellos han vivido en reclusión por más de 50 años y nunca han estado separados un solo día. El hizo más de 6,000 gradas a través de los años por la conveniencia de mi madre, a pesar de que ella no baja mucho la montaña.’

La pareja ha vivido en paz por más de 50 años hasta la semana pasada. Liu, ahora de 72 años regresó de su labor agrícola diaria y colapsó. Xu se sentó y oró por su esposo mientras moría en sus brazos. Tan enamorada de Xu estaba Liu, que nadie fue capaz de liberar el agarre que él tenía en la mano de su esposa aún después de muerto.

‘Tú me prometiste que cuidarías de mi, siempre estarías conmigo hasta el día en que muriera, ahora tú te fuiste antes que yo, ¿cómo voy a vivir sin ti?’

Xu pasó días repitiendo suavente estas palabras y tocando el ataúd negro de su esposo con lágrimas rodando por sus mejillas. En el año 2006, su historia se convirtió en una de las 10 historias de amor más famosas de China, recogida por el Chinese Women Weekly. El gobierno local ha decidido preservar la escalera de amor y el lugar en que vivieron, convirtiéndolo en un museo para que su historia de amor pueda vivir para siempre.

Ha recibido 5578 puntos

Vótalo:

Shah Jehan y Muntaz Mahal

3. Shah Jehan y Muntaz Mahal

El emperador Shah Jehan y Muntaz Mahal: quizá sus nombres no te digan mucho, pero si seguimos recordando a esta pareja 400 años después de su muerte, es porque su amor inspiró una de las siete maravillas del mundo y el monumento más famoso de la India, el Taj Mahal. El heredero del Imperio Mogol... Ver mas
El emperador Shah Jehan y Muntaz Mahal: quizá sus nombres no te digan mucho, pero si seguimos recordando a esta pareja 400 años después de su muerte, es porque su amor inspiró una de las siete maravillas del mundo y el monumento más famoso de la India, el Taj Mahal. El heredero del Imperio Mogol se enamoró perdidamente de una princesa persa-musulmana, que se convertiría en su segunda esposa y favorita de la corte. Pero tras dar a luz a su catorceavo hijo Muntaz Mahal murió, no sin antes pedirle cuatro deseos a su marido: que se casara de nuevo, que fuera bueno con sus hijos, que le construyera una gran tumba y que fuera a visitar su tumba al menos una vez al año en el aniversario de su muerte.
Al deseo de Mahal le dedicó el emperador toda su vida, convirtiéndose en su gran obra y paradójicamente en su destrucción, su obsesión se transformó en locura y el esfuerzo económico le supuso su ruina y la pérdida de su reino, uno de sus hijos le derrocó y Shah Jehan fue encerrado en el fuerte de Agra, donde pasó el resto de su vida contemplando entre rejas el monumental mausoleo construido por amor.

Ha recibido 4883 puntos

Vótalo:

Cleopatra y Marco Antonio

4. Cleopatra y Marco Antonio

Las relaciones transcurrieron durante trece años, desde el año 42 hasta el 30 a.C. en que se suicida Antonio. Aceptan, sin exageración, el calificativo de tempestuosas, alternando largos periodos de total entrega con otros de separación física. Ambos enamorados nunca abandonaron del todo sus... Ver mas
Las relaciones transcurrieron durante trece años, desde el año 42 hasta el 30 a.C. en que se suicida Antonio. Aceptan, sin exageración, el calificativo de tempestuosas, alternando largos periodos de total entrega con otros de separación física. Ambos enamorados nunca abandonaron del todo sus respectivas responsabilidades políticas. En este sentido, la situación era muy desigual; el romano contaba con un poderoso ejército, pero, además de mantener la hegemonía en Oriente, tenia que atender al flanco interior; por el contrario, la egipcia, sin huestes que poder enfrentar a las legiones de uno u otro triunviro, para mantener su corona solo tenia las armas de la astucia y seducción personal.

Estando Marco Antonio en Tarso, importante ciudad de Cilicia, en Asia Menor, convocó a Cleopatra para un encuentro personal. Ella, que ya no contaba con validos en Roma, para deslumbrar al nuevo poder, preparó le reunión con todo lujo de detalles: arribó a la cita en un majestuoso barco escoltado por una solemne flotilla ataviada con todo lujo. El extraordinario atractivo de la reina impresionó a Antonio quien, ganado por su personalidad y encanto, le concedió algunas de sus peticiones: parece que entre ellas eliminar a su propia hermana Arsinoe. Ambos eran conscientes de que su alianza podía ser de mutuo beneficio: Cleopatra deseaba hacer de Alejandría una nueva Roma y Marco Antonio necesitaba contar con Egipto para controlar el Imperio Romano. Se despidieron concertando una nueva entrevista. La cita tuvo lugar en el invierno del año 41 a.C. El romano pasó toda la estación olvidando sus responsabilidades, malgastando el tiempo en todo tipo de derroches y ociosidades. Mientras, en Roma, Octavio sentaba las bases para la inminente pugna contra Marco Antonio, desacreditándolo ante el Senado y acusándolo de dedicarse a pasar los días de bacanal en bacanal con su "furcia "egipcia.

En la primavera del año 40 a.C. y muy a su pesar, Antonio hubo de abandonar Alejandría y embarcarse hacia Tiro, desde donde sofocó una nueva revuelta parta. Luego marchó a Éfeso y desde allí a Atenas, donde se encontró con su esposa Fulvia, dispuesta a no perdonar su abandono y entrega a Cleopatra. Reunidas naves y tropas, Marco Antonio fue a Italia para enfrentarse contra Octavio. Pero, en lugar de combatir, los rivales optan por negociar, consolidando las zonas de influencia del triunvirato en vigor legal. Aprovechando que Antonio había enviudado de Fulvia, el acuerdo es sellado mediante el matrimonio con Octavia, la hermana de su rival. Por aquel entonces -otoño del 40 a.C.- Cleopatra daba a luz los gemelos Alejandro Helios y Cleopatra Selene, hijos de su compañero romano.

Los tres años siguientes, suministran escasa información sobre Cleopatra, con supuesto enfado por la boda de Marco Antonio. Éste, atiende en Roma sus obligaciones: prepara una campaña para rechazar a los partos y reorganiza algunos territorios como Judea. En el año 36 a.C. parte a la guerra de Oriente, que en los primeros combates se muestra desfavorable a las legiones. No es de extrañar que, desalentado, decide reposar en compañía de Cleopatra, con la que se reúne en Antioquia, pasan luego a Alejandría donde se casan. La derrota, seguida del aparente abandono del teatro de operaciones; la boda pública, en realidad bigamia pues ya estaba casado con una romana; el cambio de aspecto y costumbres, cada vez más orientales, son pretextos que aprovecha con éxito Octavio para ahondar el descrédito de su rival. Nace un tercer hijo y Cleopatra es acusada de embrujar a Antonio, quien termina siendo declarado “enemigo de la República”

Mientras, la situación en la frontera parta sigue deteriorándose. En el 34 a.C., se hace imprescindible una nueva intervención militar; esta vez la fortuna sonríe a Marco Antonio, quien, en lugar de ir a explotarla a Roma, retorna a los brazos de Cleopatra, quien organiza en su honor un ostentoso simulacro del “triunfo” (desfile de entrada en Roma del general vencedor, que era aclamado por el pueblo) romano. La pareja continúa su fastuosa vida oriental, ajenos al entorno, cada vez más hostil.

Un dicho popular afirma “el diablo, cuando quiere perder a alguien, primero lo envanece”. Esta es la única explicación a que, con su demostrada sabiduría y experiencia, cometiesen el error que Roma jamás podía tolerar: reparten el territorio bajo su control entre Cleopatra, Cesarión - el hijo de César- y los hijos que había tenido con Cleopatra, entre ellos, Ptolomeo Filadelfo, de tan sólo 2 años. La guerra es inevitable, una guerra “a la romana”, esto es: total sometimiento del enemigo, cuando no, su exterminio.

Tras algunas escaramuzas, el ejército combinado de Cleopatra y Antonio es bloqueado en Actium (Grecia). Para romper el cerco, deciden plantear una batalla naval, que se adivina decisiva. El 2 de Septiembre del 31 a.C. tiene lugar el enfrentamiento de la flota combinada, mandada por el propio Antonio y con la presencia de Cleopatra, contra la romana comandada por el prestigioso almirante Agripa. En pleno fragor del combate, por razones aún no aclaradas, Cleopatra ordena a los 60 barcos de la flota egipcia que sigan a su bajel abandonando la lucha. Al ver esta maniobra, Antonio, desentendiéndose de la batalla, ordena a su trirreme dar alcance a la reina fugitiva. La derrota fue total, perdiendo más de la mitad de las naves y la defección de gran parte de las legiones acuarteladas en tierra. Cuentan las crónicas que el general pasó “tres días, sentado en la proa, sin moverse y con la cabeza entre los brazos”.

Cleopatra puso rumbo a Alejandría. Ante el temor de que sus súbditos reaccionasen a la derrota de manera negativa, la reina no dudó en engalanar las naves al arribar al puerto, convirtiendo así el estrepitoso fracaso en una fingida victoria. Por su parte, Marco Antonio, marchó a Cirenaica, donde había dejado tropas acantonadas, con las que pretendía hacer frente a la previsible ofensiva final de su rival, pero le retiraron su fidelidad, pasando de bando en masa. Abandonado, regresa a Alejandría, donde se sume en una profunda depresión. Entonces recibe la falsa noticia de la muerte de Cleopatra; desesperado, se clavó su propia espada. No murió de inmediato, sus sirvientes le trasladaron al mausoleo donde ella se había encerrado. Allí expira, en los brazos de su amada.

Tras sepultar a Antonio, Cleopatra decide morir. Las heridas que se hizo en el pecho, llorando ante el cuerpo del amante moribundo, se habían infectado. La fiebre y la privación voluntara de alimentos la estaban consumiendo. Octavio - quien no podía consentir que la reina muriera, tenía que desfilar en su “triunfo”- la amenazó con la muerte de sus hijos si persistía en su actitud, Cleopatra cedió y volvió a alimentarse. Octavio quiso asegurarse del cambio de actitud y la visitó en persona. La entrevista ha inspirado la leyenda más conocida sobre la reina del Nilo; intenta repetir la maniobra que tanto éxito había tenido en el pasado: seducir a Octavio. Pero el victorioso general no se dejó impresionar por la reina, al parecer concentra su rechazo en la nariz, demasiado grande a su gusto:

“Si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, la historia del mundo habría cambiado”

Vuelta al mausoleo, los espías le informan que marcharía, junto a sus hijos, hacia Roma dentro de tres días. Era el fin, negándose a la humillación de caminar prisionera en el “triunfo” de Octavio, elige la única salida posible: Se hizo bañar, maquillar y vestir como reina por sus dos fieles servidoras. A continuación envió una carta a Octavio en la que pedía que su cuerpo fuese sepultado junto al de Antonio. Cuando Octavio abrió la carta, sospechó que la reina iba a quitarse la vida. Con urgencia, envió emisarios para evitarlo, pero ya era demasiado tarde. Los esbirros abrieron las puertas y... vieron ya a Cleopatra muerta en un lecho de oro, regiamente adornada.

Encontraron dos tenues punzadas en un brazo de la fallecida reina, lo que hizo pensar que se había dejado morder por un áspid. Alguien dijo que un campesino había traído una cesta llena de higos en la que se ocultaba el reptil.

Era el 12 de agosto del año 30 a. de C. La reina había vivido 39 intensos años.

Ha recibido 4003 puntos

Vótalo:

Juana la Loca y Felipe el Hermoso

5. Juana la Loca y Felipe el Hermoso

El matrimonio se celebró en Lille, el 21 de agosto de 1496. Las crónicas relatan que no pudo empezar con mejores auspicios: la atracción física entre los novios fue muy intensa desde el momento de conocerse, obligando a precipitar el casamiento para permitir a los fogosos cónyuges consumarlo de... Ver mas
El matrimonio se celebró en Lille, el 21 de agosto de 1496. Las crónicas relatan que no pudo empezar con mejores auspicios: la atracción física entre los novios fue muy intensa desde el momento de conocerse, obligando a precipitar el casamiento para permitir a los fogosos cónyuges consumarlo de manera inmediata. Pronto quedó Juana embarazada, y nació una niña, Leonor. Según la opinión mas extendida, este embarazo fue el detonante para el cambio de actitud experimentado por Felipe, que vuelve a sus devaneos amorosos con las damas de la Corte. Esta situación se hizo pública y llegó a conocimiento de Juana, la cual, exigió fidelidad a su marido. Pero Felipe no hizo caso y siguió siéndola infiel. Juana, presa de unos celos obsesivos, puso de su parte todo lo posible para volver a las apasionadas relaciones que antes tenían los dos, emprendiendo, a la vez, una estrecha vigilancia de Felipe, lo que dio lugar a infinidad de situaciones más o menos embarazosas. Como ejemplo de este comportamiento sorprendente se cita dos anécdotas reveladoras:

Agredió a una dama de compañía, cortándola el cabello con sus propias manos, por tener sospechas – parece ser que con total fundamento - de ser una de las furtivas amantes de Felipe.

El 24 de febrero de 1500 nace su segundo hijo, Carlos, el futuro Emperador. Cuenta la tradición que el parto tuvo lugar en un pequeño retrete del palacio de Gante, porque Juana, a pesar de su avanzado estado de gestación, acudió a una fiesta para vigilar de continuo a su marido, sorprendiéndola allí la rotura de aguas. No debe extrañar que ante tan insólita afectación, los cortesanos empezasen a sospechar del equilibrio anímico de la futura soberana, comenzando a tejerse la leyenda de que estaba loca. Las crónicas señalan una mejora en las relaciones entre los dos a partir del nacimiento de Carlos. No falta quien achaca el acercamiento de Felipe a su ambición, las circunstancias le colocan en disposición de reinar en España: D. Juan, hermano mayor de la princesa muere en 1497, un año más tarde corre igual suerte la siguiente hermana, Isabel; por último, el hijo de esta, el infante Miguel de Portugal fallece en 1500. Los desgraciados sucesos convierten de forma automática a Juana en heredera de las coronas de Aragón y Castilla. Fruto de la nueva luna de miel, da a luz a Isabel.

A principio del año 1502 Juana y Felipe llegaron a Fuenterrabía para ser proclamados príncipes de Asturias, y Gerona, títulos tradicionales de los respectivos herederos de Castilla y Aragón. El 10 de marzo de 1503 nacía en Alcalá de Henares el cuarto hijo del matrimonio: Fernando. Por el momento, las pretensiones de Felipe no podían ir más allá de lo conseguido, con lo que no considera necesario continuar en la, hasta cierto punto, austera corte de sus suegros. Alegando cierto desgobierno en sus estados se fue a Flandes: Juana, en contra de su voluntad, se queda en España. La separación aumenta los celos, que se vuelven más y más obsesivos. Sus padres, los Reyes Católicos, con la excusa de su estado físico tras el reciente parto, insisten en mantener a Juana a su lado vigilando su evolución. Pero la voluntad de Juana es firme, desea ir al lado de su esposo. Venciendo los serios intentos de su madre por retenerla, acaba embarcando con destino a Flandes. Para su desconsuelo, allí comprueba que sus temores no eran infundados. La reina de Castilla, Isabel I, muere víctima de un cáncer. La nueva situación obliga a la pareja a volver a España, aunque un nuevo embarazo retrasa la partida; a finales del año 1505 Juana da a luz a María. Por fin, en la primavera de 1506, tras una breve estancia en Inglaterra, Juana y Felipe llegan a La Coruña. El testamento de la reina Isabel deja como heredera de la Corona de Castilla a su hija Juana, pero una cláusula indica que, en caso de desequilibrio mental, la regencia sería encomendada al padre. D Fernando de Aragón. Esta disposición, sería la semilla de graves enfrentamientos políticos, que, con toda seguridad, agravaron el estado de Juana.

A Juana no la interesa el poder, estaba enamorada; para ser feliz sólo necesitaba la fidelidad de su esposo. Diferente era la actitud de Felipe, que ansíaba convertirse en rey, o de su padre D. Fernando, que ama la potestad. Ambos se enzarzan en una agria pelea con una referencia común: sus presuntos derechos a ejercer la regencia emanaban de la pretendida incapacidad de Juana. Conociendo a estos personajes, a nadie le puede extrañar que los dos alentasen la locura de la reina. En septiembre de 1507 don Felipe jugaba un partido de pelota en Burgos. Cuando terminó, sudoroso, bebió agua helada, lo que le provocó una inmensa fiebre. Nunca se repuso, y el 25 de septiembre moría. Algunos decían que pudo haber sido envenenado, pero no se pudo probar.

El comportamiento de Juana tras la muerte de su esposo constituye la mayor fuente de inspiración para todo tipo de leyendas. En el momento de recibir la desgraciada noticia no derramó una sóla lágrima; pero su rostro adquirió para siempre un rictus de desconsuelo. Su amado Felipe fue enterrado de manera provisoria en Burgos, desde donde debía ser trasladado a la Capilla real de Granada. Pero una repentina epidemia aconsejó a la reina trasladarse a Burgos, donde llevó consigo el féretro. Juana iba todo los días a la cripta, y después de almorzar en el monasterio, pedía a los monjes que abrieran el ataúd para acariciar a su marido. Le aterraba pensar que podrían llevar el cadáver de Felipe a Flandes, y necesitaba constatar a diario de que el cuerpo seguía estando allí. El 20 de diciembre, con la reina en avanzado estado de gestación, comienza el traslado del cadáver hasta el panteón real de Granada. El tétrico espectáculo de la comitiva, la cara pálida y aterrada de Juana, conmocionaban a la gente en los caminos. La comitiva, encabezado por la viuda, viajaba siempre de noche y alojándose en lugares donde las mujeres no pudiesen tener contacto con el cortejo, lo que aumentó las noticias de la locura de doña Juana. Para aumentar los detalles morbosos, durante el trayecto la Reina se puso de parto, deteniéndose la comitiva en Torquemada (Palencia). En enero de 1507 nacía Catalina.

Tras el sepelio, Juana cayó en una gran depresión, y, su padre D. Fernando, ya sin rival, asume la regencia de Castilla. Para mayor control de la situación decide encerrar a Juana en Tordesillas. En 1516 murió D. Fernando, dejando el trono en manos de su nieto, e hijo de Juana, Carlos I de España (aquel niño nacido en el retrete del palacio de Gante).

La suerte de Juana no mejoró con el cambio de monarca; su hijo también estaba interesado en que figurase de manera oficial como incapacitada, de lo contrario no sería él el Rey, con lo que mantuvo la reclusión de su madre. Allí permaneció el resto de su existencia, vestida siempre de negro y haciendo una vida retirada. Había días en que se la oía llorar llamando desconsolada a su esposo, incluso, algunos decían que se la escuchaba hablar con él como si estuviera presente. Todo ello contribuyó a acentuar su problema mental.

El 12 de abril de 1555 fallecía doña Juana, tras 46 años de cautiverio atenuado, con su cuerpo cubierto de llagas al negarse a ser aseada y cambiada de ropa.

Quizá los celos de Juana degenerasen en una leve enfermedad mental, pero esta se vio agravada por las disputas de poder, primero entre su marido y padre y luego su hijo. Todos sus allegados prefirieron el aislamiento de Tordesillas en lugar de intentar la recuperación que, en su caso, pudiese haber sido, al menos, ensayado. Descansa para siempre, junto a su amado Felipe, en el panteón de la Catedral de Granada.

Ha recibido 3864 puntos

Vótalo:

Diego Marcilla e Isabel de Segura (Los amantes de Teruel)

6. Diego Marcilla e Isabel de Segura (Los amantes de Teruel)

A principios del siglo XIII, viven en Teruel dos familias, probablemente hidalgas y, por lo que se sabe, en buena armonía. Mientras que los Segura disfrutaban de una posición económica acomodada, los Marcilla no parece que tuviesen tal suerte. Isabel de Segura, heredera de los primeros, y Diego... Ver mas
A principios del siglo XIII, viven en Teruel dos familias, probablemente hidalgas y, por lo que se sabe, en buena armonía. Mientras que los Segura disfrutaban de una posición económica acomodada, los Marcilla no parece que tuviesen tal suerte. Isabel de Segura, heredera de los primeros, y Diego Marcilla, segundón de la otra, eran dos jóvenes de parecida edad, se conocían desde niños, jugaron juntos y al llegar a la adolescencia cambiaron su amistad por un profundo amor. En su momento, de común acuerdo con su amada, el joven solicitó la mano de Isabel. D. Pedro de Segura, padre de la novia, se opuso tajantemente, alegando la falta de recursos de los Marcilla. Ante esta negativa, Diego Marcilla solicita de D. Pedro, un plazo de cinco años para intentar mejorar su suerte.

Estamos en el Aragón de la Reconquista, el poder almohade acaba de ser destrozado en forma definitiva en las Navas de Tolosa; ahora, el territorio controlado por los musulmanes aparece como presa fácil para el empuje cristiano, está al alcance de la mano de guerreros afortunados conseguir riqueza y honor. El tesón de los novios vence la inicial reticencia paterna y se consigue el acuerdo; de inmediato el joven se va a la guerra. Pasan los cinco años y Diego no regresa, ¿habrá muerto en el empeño? ¿será que olvidó su promesa?. La falta de noticias autoriza al padre de Isabel para, sin faltar a su palabra, concertar la boda de su hija con D. Pedro Fernández de Azagra, cuya familia es probablemente la más acaudalada y poderosa de la frontera. El día de la boda, un jinete cruza la muralla, extrañado por el alegre ambiente que reina en las calles, pregunta la causa y al oír la respuesta su rostro palidece, corre hacia la iglesia y llega a los pies del altar mayor justo a tiempo para escuchar la bendición del sacerdote a los recién casados. Se trata, como era de imaginar, de D. Diego, ahora rico y ennoblecido por su valor y decisión en el campo de batalla. Ante lo inevitable de su suerte, pide a Isabel un único beso de despedida; pero la reciente esposa, como ya pertenece a otro hombre, se lo niega y el infeliz enamorado cae muerto, fulminado a sus pies.

Al día siguiente, tienen lugar los funerales por Diego. En mitad de la ceremonia aparece una dama vestida de luto, que acercándose donde se expone al fallecido, le besa y a continuación cae muerta a su lado. Es Isabel, quien no ha podido sobrevivir a aquella única prueba de amor.

Las tres familias afectadas deciden enterrarlos juntos, en la nave de la misma iglesia donde ha culminado la tragedia.

¿Leyenda o realidad? Es difícil responder. Los numerosos estudios parecen alimentar la segunda hipótesis. Existe un acta notarial fechada en 1619 que atestiguan una exhumación realizada en 1555 durante unas obras en la iglesia de San Pedro. Enterrados bajo el pavimento aparecen los cadáveres de un varón y una mujer, que son los restos que ahora reposan bajo el mausoleo de Juan de Ávalos. Los resultados de los análisis realizados en el año 2004 corroboran el origen medieval, aunque con ciertas discrepancias según las diferentes muestras. Mientras que algunas apuntan a 1260 como antigüedad máxima, con un margen de error de unos cuarenta años, en buena armonía con la fecha de 1217, donde varias crónicas sitúan los hechos; otras las datan entre los siglos XIV y XV. Una plausible explicación sería la posible contaminación con otras fuentes ocurridas durante algún traslado o levantamiento no registrado. Parece cierto que al descubrirse los cadáveres, de inmediato fueron atribuidos a Los Amantes de Teruel.

Ha recibido 3651 puntos

Vótalo:

Tristán e Isolda

7. Tristán e Isolda

El origen de esta leyenda se remonta a un relato celta que describía el romance entre una princesa inglesa y un guerrero irlandés. Este marco le pareció el ideal a Richard Wagner para componer su famosa ópera (fruto del amor imposible del joven Wagner con Matilde Wesendok). Tristán, hijo de... Ver mas
El origen de esta leyenda se remonta a un relato celta que describía el romance entre una princesa inglesa y un guerrero irlandés. Este marco le pareció el ideal a Richard Wagner para componer su famosa ópera (fruto del amor imposible del joven Wagner con Matilde Wesendok).

Tristán, hijo de Meliadus y Blancaflor, creció desconociendo quiénes eran sus padres, ya que murieron los dos, y fue educado por el fiel servidor de su madre. Él lo educó tanto en el manejo de las armas como en el arte, y el joven pronto aprendió a tocar muy bien el arpa. Cuando Tristán tuvo suficiente edad, salió en busca de aventuras, hasta que el destino lo llevó a las puertas del castillo del Rey Mark, en Cornualles. Allí se enteró de la verdadera historia de su linaje y fue recibido muy atentamente. Decidió vengar la muerte de su padre retando a combate a Morgan a quien terminó venciendo. Pero pronto un emisario del rey de Irlanda, Morold, llegó a la Corte del Rey Mark para cobrar sus exagerados impuestos. Tristán no pudo permitir esta injusticia, por lo que le retó a un combate. Tristán terminó por acabarlo, pero recibió una herida del arma envenenada de su contrincante que sólo podía curar la hermana de Morold, Isolda.

Tristán partió así hacia Irlanda para ser curado por la princesa Isolda, pero no dio a conocer su nombre, sino que se hizo pasar por un simple juglar que tocaba muy bien el arpa. Isolda y su madre le curaron su herida y Tristán pasó muchos días en la Corte con ellas. Isolda llegó a descubrir, durante estos días, la verdadera identidad de Tristán, el caballero que había dado muerte a su hermano. En un principio ella trató de matarlo mientras él dormía pero enseguida se arrepintió y lo perdonó. Pero Mark, el Rey de Cornualles le había ordenado a Tristán que pidiera la mano de la princesa Isolda en su nombre y se convierta en la reina de Cornualles. De modo que, para sorpresa de todos, Tristán pidió la mano de Isolda para Mark.

La madre de Isolda, al ver infeliz a su hija, hizo una pócima de amor para que Isolda y Mark la tomaran antes de casarse y de este modo se enamorarían. Pero durante el viaje en barco hacia la corte de Mark, Isolda y Tristán bebieron la pócima por equivocación y ellos fueron los que quedaron perdidamente enamorados. Sin embarago, decidieron separarse apenas llegaron a Cornualles. Tristán realizó muchas proezas y hazañas en nombre de Isolda hasta que fue mortalmente herido. Pero no quiso recibir la ayuda de Isolda, para no despertar las sospechas del rey Mark. Tristán fue informado de la existencia de otra curandera que vivía en Bretaña, también llamada Isolda. Hacia allí fue y le curó. Entonces ésta se enamoró de él. Tristán pensó que casándose con ella lograría olvidar a su amada Isolda, pero se equivocó. Así vivió infeliz durante algún tiempo, hasta durante un combate es herido por un golpe de lanza envenenada. Acuden muchos medicos, pero ninguno sabe curar el veneno y Tristán siente que su vida se pierde. Entonces, levantándose, dice a su fiel compañero que quisiera volver a ver por ultima vez a su Isolda, la de los cabellos rubios. Su compañero decide ayudarle. Convienen en que si consigue traerla, izará la vela blanca, pero si fracasa, izará la vela negra. Para desgracia de los amantes, la otra Isolda se entera de toda la conversación. Isolda la rubia es puesta al corriente de la situacion de salud de su amante,y no duda en darle consuelo con su presencia. Tristán cada día pide que se vigile el mar, y cuando Isolda la de Bretaña anuncia la llegada de la nave, miente y dice que la vela es negra. Entonces Tristán se deja morir. Cuando su amor, Isolda, llega y se entera de la desgracia, sube a sus aposentos, exhaló su último suspiro y murió sobre el cuerpo de su amado.

Los dos cuerpos fueron transportados a Cornualles, donde se enterraron por tumbas separadas, por orden del Rey Mark. Pero cuenta la leyenda que de la tumba del juglar nació una enredadera que, cruzando las paredes, descendía hasta la tumba de Isolda. La planta fue cortada dos veces por orden del Rey, pero insistía en crecer. Cuentan que una rosa y una vid crecen de las respectivas tumbas y se entrelazan.

Ha recibido 3543 puntos

Vótalo:

Rainiero de Mónaco y Grace Kelly

8. Rainiero de Mónaco y Grace Kelly

Grace tenía 25 años, había ganado un oscar y era un de las bellezas más famosas del mundo. En la primavera de 1955, fue al festival de Cannes, ya que fue invitada a una sesión de fotos con el Príncipe de Mónaco, para publicidad turística, pero dijo que no iba a ir porque a esa misma hora tenía... Ver mas
Grace tenía 25 años, había ganado un oscar y era un de las bellezas más famosas del mundo. En la primavera de 1955, fue al festival de Cannes, ya que fue invitada a una sesión de fotos con el Príncipe de Mónaco, para publicidad turística, pero dijo que no iba a ir porque a esa misma hora tenía un turno en la peluquería. A base de insistencias, Grace fue a la sesión y los dos charlaron y se sintieron atraídos el uno por el otro. Al volver ella a los Estados Unidos, comenzaron a cartearse con el padre Tucker como mensajero. Rainiero la siguió hasta EE.UU para establecer un romance con ella, después de obtener el consentimiento de sus padres. Rainiero le regaló a Grace un anillo de compromiso. Ella decidió no quitárselo mientras filmaba su última película en Hollywood, "Alta Sociedad". Los Grimaldi reclamaron un examen ginecológico para ver si Grace podía tener hijos. Kelly estaba muy preocupada porque ese examen además iba a demostrar que ella no era virgen. Rainiero ordenó que el examen se pasara por alto y en aquel momento la prensa no se enteró del asunto.

Se casaron el 18 de abril de 1956. A partir de entonces su vida y su trabajo estuvo dedicada por entero a su familia y al Principado. El 23 de marzo de 1957, nueve meses y cinco días después de la ceremonia nació su primera hija, la princesa Carolina y el 14 de marzo del año siguiente, nació Alberto, poco tiempo después Estefanía. Instalada en el trono de su reino encantado, Grace de Mónaco tuvo muchas otras vidas. Madre, mujer de mundo, princesa, también, de un reino que también tiene realidad histórica y su esposo estaba reconstruyendo. Rainiero devolvió a su patria el orgullo de una cierta independencia y palmaria prosperidad. Grace supo poner su gracia natural al servicio de causas bien reales y materiales.

En 13 de septiembre de 1982 la princesa sufrió un accidente cuando conducía su coche por una carretera cercana a Mónaco. Llevaba a su hija Estefanía como acompañante, quien salió ilesa. Al dia siguiente, la princesa murió sin recobrar el conocimiento, tenía 52 años. Rainiero nunca pudo superar la pérdida de su esposa, alejándose gradualmente de la sociedad para vivir aislado en palacio. Tras varias hospitalizaciones, su salud fue deteriorándose. Murió el 6 de abril del 2005, a los 81 años.

Ha recibido 3422 puntos

Vótalo:

John Lennon y Yoko Ono

9. John Lennon y Yoko Ono

Yoko Ono y John Lennon conforman la pareja más representativa y controversial de los años 60. Enmarcados en el hippismo y en la beatlemanía, Yoko (artista plástica japonesa) y John se conocen en una galería de arte en Londres en 1966. A partir de ese momento, Yoko, de 33 años de edad, decide... Ver mas
Yoko Ono y John Lennon conforman la pareja más representativa y controversial de los años 60. Enmarcados en el hippismo y en la beatlemanía, Yoko (artista plástica japonesa) y John se conocen en una galería de arte en Londres en 1966. A partir de ese momento, Yoko, de 33 años de edad, decide perseguir a Lennon, quien tenía 27 años y cuya fama como parte integral de los Beatles ya había transcendido las fronteras. En 1969 John y Yoko contraen matrimonio. Los primeros momentos de la pareja estuvieron marcados por una locura que llegó a su máxima expresión en la luna de miel, cuando la pareja se pasó 7 días acostada en la cama de la Suite Presidencial del Hotel Hilton en Ámsterdam recibiendo a periodistas y exponiendo su mensaje de paz mundial.

La intensa y pública relación de este par de excéntricos tuvo sus altos y sus bajos. Entre drogas, protestas, amor y peleas transcurrió el tiempo hasta que en 1973 John deja a Ono y se marcha por seis meses, lapso en el que intenta luego recobrar el amor de su esposa, con quien recomenzó la relación tildada por muchos como "teatral". En 1975, Yoko dio a luz a su único hijo con ella, después de un aborto, llamado Sean Taro Ono Lennon. Yoko se encargó de los negocios y John se convirtió en un "amo de casa", dispuesto a cuidar en todo momento a Sean, incluso abandonó su carrera musical. Sin embargo, una noche, al terminar de grabar con Yoko unas pistas, sobrevino la tragedia: Lennon murió asesinado el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York, a manos de un fanático desequilibrado, Mark David Chapman.

Siempre se reconoció a Yoko Ono como una mujer talentosa, conociéndosele inclusive trabajos de artista de vanguardia y un libro que recibió muy buenas críticas; sin embargo, la enfermiza relación que los mantuvo juntos hasta la muerte de John desesperaba a propios y extraños, quienes veían en Yoko, a la mujer que cambió por completo a Lennon y lo condujo por caminos muy distintos a los que estaban acostumbrados a verlo.

Ha recibido 3358 puntos

Vótalo:

Sissi de Baviera y Francisco José

10. Sissi de Baviera y Francisco José

La historia de amor entre la princesa Sissi de Baviera y Francisco José comenzó en 1853 en una localidad cerca de Salzburgo donde el Emperador de apenas 23 años estaba de vacaciones. Francisco José debía haber sido presentado a la princesa Elena de Baviera, hermana de Elizabeth, pero al conocer... Ver mas
La historia de amor entre la princesa Sissi de Baviera y Francisco José comenzó en 1853 en una localidad cerca de Salzburgo donde el Emperador de apenas 23 años estaba de vacaciones. Francisco José debía haber sido presentado a la princesa Elena de Baviera, hermana de Elizabeth, pero al conocer a Sissi se enamoró perdidamente y oponiéndose a su madre se comprometió con aquella joven de apenas 15 años. Un año después se celebró la boda y Austria se enamoró de su joven emperatriz de cuentos de hadas. Sin embargo, Sissi no era feliz. Francisco José la amaba, pero al gobernar sobre 50 millones de personas, tenía poco tiempo para su esposa, quien pasaba la mayoría de las noches durmiendo sola, fuera de la cama imperial. La emperatriz, de espíritu inquieto y gran inteligencia, pronto se interesó en los asuntos de Estado y sus ideas liberales pronto contribuyeron en la lucha por la igualdad del pueblo húngaro y lograron que Francisco José fuera consagrado Rey de Hungría.

La madre del Emperador nunca aceptó a Sissi y cuentan crónicas de la época, que los invitados a los banquetes del palacio real solían reservar para la misma noche una mesa en el restaurante del hotel Sacher. El ambiente tenso entre el Emperador, su madre y Sissi no auspiciaba grandes veladas y las cenas solían ser muy breves.

La tensión llegó a tal punto que la Emperatriz comenzó a tener una vida bastante independiente de la de su marido, le encantaba viajar y algunos afirman que solía escaparse bastante. Los viajes de Sissi se hicieron cada vez más frecuentes y más largos. Iba a visitar a su familia en Alemania, Inglaterra, Venecia que todavía estaba bajo dominio de Austria, o a su "paraíso secreto", como le gustaba llamarle a la isla de Madeira sobre el Océano Atlántico. Al principio viajaba a todo lujo, con incontables vestidos y un séquito de 90 personas a su servicio, que ocupaban varios vagones del tren imperial. Un hecho por demás desgraciado, el suicidio de su hijo, transformó profundamente el carácter de Sissi, que continuó viajando pero sin tanta pompa. Viajaba sólo con una dama de compañía y se registraba en los hoteles con un seudónimo: "Duquesa de Hohenberg". Cada vez más alejada de su marido, sólo se enteraba de su paradero por la prensa.


Todas las imágenes de Sissi, los retratos y esculturas, la muestran como una mujer joven. Esto es porque cuando Sissi cumplió los 30 años, cubrió su rostro con un velo, para que siempre se le recordara joven y bella. En vida ella misma se encargó de convertirse en un mito. Y su muerte no fue menos cinematográfica. Fue asesinada a la edad de 61 años en un atentado político. Pegado al Palacio Real, muy cerca del Teatro Nacional y el Ayuntamiento, su marido Francisco José, decidió construir un parque abierto al público, con un memorial de Elizabeth.

Ha recibido 3100 puntos

Vótalo:

Elizabeth Taylor y Richard Burton

11. Elizabeth Taylor y Richard Burton

Elizabeth Taylor y Richard Burton se conocieron en la filmación de Cleopatra en 1963, donde obviamente Elizabeth era la hermosa protagonista y Richard era el guapo actor británico que haría el papel de Marco Antonio. Para ese entonces los dos estaban casados. Ambos eran volubles, caprichosos... Ver mas
Elizabeth Taylor y Richard Burton se conocieron en la filmación de Cleopatra en 1963, donde obviamente Elizabeth era la hermosa protagonista y Richard era el guapo actor británico que haría el papel de Marco Antonio. Para ese entonces los dos estaban casados. Ambos eran volubles, caprichosos, derrochadores, y se entregaron al otro con una carnalidad, que dejó perplejo al mismísimo Mankiewicz durante el rodaje de Cleopatra. Se divorciaron de sus respectivas parejas y se casaron por primera vez en 1964. Diez años después se divorciarían, pero al año siguiente vuelven a estar en las portadas de la prensa, al anunciar que se vuelven a casar. El amor esta vez les duró poco, ya que al año siguiente se separaron (constantes discusiones y problemas con el alcohol). Su relación fue apasionada y tormentosa. Se insultaban y hacían el amor hasta caer sobre sus propias fuerzas, se embriagaban de alcohol hasta olvidarse del mundo y eran capaces de empezar de nuevo otra vez. No soportaban estar juntos y cuando se separaban, el mundo era el espacio mas amargo de sus existencias.

Liz se casó con un senador llamado Warner. En medio de una fiesta que celebraban, apareció Richard Burton, ebrio y ciego de rabia, y le ordenó a la Taylor que se fuera con él aquella noche ya que él era el único que podía satisfacerla. Ella recogió sus cosas, se acercó a su marido y se excusó con un simple pero demoledor: "Tengo que irme, me necesita". Ella volvió al día siguiente, evidentemente bien satisfecha. Su matrimonio con Wagner fue muy infeliz, llevándola al alcoholismo. Más tarde se divorciarían. Se dice que Burton, a pesar de volverse a casar y Liz en brazos de otros maridos, no coordinaba sus sentimientos, olvidaba los guiones, los manchaba de burbon y caía desfallecido.

El actor murió en 1984, a los 59 años de edad en el hospital de Ginebra (Suiza), a consecuencia de una hemorragia cerebral. Liz Taylor, dijo que cuando fallezca, quiere ser enterrada al lado del hombre que mas amó, en Suiza, con los valles y montañas cubiertas de nieve.

Ha recibido 2960 puntos

Vótalo:

Diego Rivera y Frida Kahlo

12. Diego Rivera y Frida Kahlo

Frida conoció tres años después de su accidente (chocó el autobús en el que viajaba con un tranvía) a Diego Rivera, a quien le llevó algunos de sus primeros cuadros para que los viera. Éste quedó impresionado por su talento (la animó a continuar pintando) pero también por su belleza. Él era 22 a... Ver mas
Frida conoció tres años después de su accidente (chocó el autobús en el que viajaba con un tranvía) a Diego Rivera, a quien le llevó algunos de sus primeros cuadros para que los viera. Éste quedó impresionado por su talento (la animó a continuar pintando) pero también por su belleza. Él era 22 años mayor que ella, y se sintió atraída por él cuando le vio. Al poco tiempo se casaron y esa relación estuvo marcada por el amor desenfadado y la infidelidad, pero además, por el compromiso político al cual estaban los dos abocados. Así fue que al poco tiempo, en 1929, se casaron. En 1932 Frida tuvo un aborto que la afectó en lo más hondo, además de inspirarle dos de sus obras más valoradas: “Henry Ford Hospital” y “Frida y el aborto". Estuvieron juntos hasta 1940, cuando decidieron divorciarse, pero un año después volvieron a contraer matrimonio. Fue una relación netamente tormentosa. Amor y odio se conjugaban en un romance que tuvo varias idas y vuelta, para siempre volver a estar juntos. Vivieron una vida sobrepasando los límites de lo convencional. De hecho la madre de Frida se opuso rotundamente a esta pareja, ya que no le gustaba que Diego fuera comunista y ateo, y encima mujeriego. La relación entre ambos fue problemática y llena de pasión, es que ambos tenían personalidades avasallantes. Pero los dos por igual dedicaron su existencia al arte, a la vez que entre ambos hubo una mutua admiración. Y aunque juntos, él no dejó de estar con otras mujeres, mientras ella luego comenzó a hacer lo mismo, tanto con hombres como con personas de su mismo sexo. Eso sí, tanto Frida como Diego estaban al tanto de todo.

En 1953 tuvieron que amputar la pierna a Frida por debajo de la rodilla, debido a una infección de gangrena. Esto la sumió en una gran depresión que la llevó a intentar el suicidio en un par de ocasiones. Durante ese tiempo, debido a que no podía hacer mucho, escribía poemas en sus diarios, la mayoría relacionados con el dolor y remordimiento. Murió en Coyoacán el 13 de julio de 1954. No se realizó ninguna autopsia, y su cuerpo fue icinerado, albergando sus cenizas en la Casa Azul de Coyoacán.

Después de la muerte de Frida, Diego se casó con Emma Hurtado. Murió el 24 de noviembre de 1957, a los 70 años, a causa de un cáncer.

Ha recibido 2943 puntos

Vótalo:

La Princesa Diana y Dodi Al Fayed

13. La Princesa Diana y Dodi Al Fayed

Al liberarse y divorciarse la transformación de Diana es patente. El cabello más corto, rubio, una figura atlética e impresionante seguridad. Sigue siendo la delicia de los fotógrafos. Pero ahora combina su frívola afición por la ropa cara con la ayuda a los más desamparados. Es la princesa... Ver mas
Al liberarse y divorciarse la transformación de Diana es patente. El cabello más corto, rubio, una figura atlética e impresionante seguridad. Sigue siendo la delicia de los fotógrafos. Pero ahora combina su frívola afición por la ropa cara con la ayuda a los más desamparados.
Es la princesa humana y solidaria que sorprende a todos con sus viajes a Bosnia o a Angola. Su cruzada por erradicar las minas antipersonales y de impulsar una campaña mundial con el objetivo de prohibirlas es seria y trascendente. Igualmente el apoyo que brinda a mutilados por la guerra, ancianos o enfermos con sida. No necesita guantes para tocarlos.
De pronto tiene ideas geniales. Como la de rematar, en julio de este año, los vestidos que usó cuando fue esposa de Carlos. No sólo borró definitivamente su imagen de compradora compulsiva sino que reafirmó su figura de embajadora de buena voluntad. El dinero obtenido de la venta contribuirá a desarrollar sus obras de caridad.
En la galería Christie's de Nueva Tork, los 79 vestidos de fiesta de Di significaron una suma de más de tres millones de dólares. Nadie lo podía creer. Uno de los más caros fue el llamado "Travolta" (que lo usó la noche que bailó con Travolta en la Casa Blanca de Reagan), se remató en nada menos que 222,500 dólares.
Estos últimos meses habían sido buenos para Diana. Comenzó a salir con Dodi Al Fayed, también divorciado e hijo de Mohamad Al Fayed, millonario de origen egipcio dueño de la cadena de la tradicional tiendas Harrod's, un símbolo nacional. Se enamoraron.
El primer encuentro tuvo lugar en Saint Tropez, en la casa del millonario. Allí acudió Diana con sus hijos a pasar las vacaciones de julio. Luego, la princesa y Dodi partieron a un crucero de dos semanas por Córcega y Cerdeña. Los paparazzi captaron el romance (las fotos se transaron en el mercado en 450,000 dólares) que Diana a su regreso no intentó ocultar. Nuevamente las especulaciones. Diana cristiana y Dodi mahometano. Si realmente se casaban, ¿qué podía suceder?
"Han sido las vacaciones más hermosas de mi vida", repitió Diana una y varias veces. También serían las últimas.

EL ACCIDENTE

"La van a matar", dijo Fergie algunas semanas antes del accidente. El acoso de los paparazzi a la princesa Diana era ya preocupante. Una persona pública, tan pública como Diana, fotografiada diariamente durante 17 años, protagonista de la más célebre historia de amor y odio, casi reina del imperio más antiguo del mundo, y -fundamentalmente- madre del futuro rey de Inglaterra, ¿tenía legítimo derecho a una vida privada? Se sabe que Dodi, tiempo atrás, había contratado a un relacionista público para darse a conocer en Hollywood y luego mejorar su imagen ante los ingleses. Paradójico. Con Diana, sin embargo, empezaba a conocer las virtudes -y la necesidad- de la privacidad.
Su padre Mohamed Al Fayed no es una persona grata en los empingorotados círculos de Gran Bretaña, a pesar de su enorme fortuna (la número 14 en Inglaterra). Ha estado en ceremonias oficiales de la realeza desde hace varias décadas pero por nada se le otorga la nacionalidad que él tanto aspira.
La noche del 31, el chofer oficial había abandonado primero El Ritz, solo, como señuelo. Quedó al volante un hombre de seguridad del Hotel, Mr. Paul, once años trabajador del Ritz, experto en manejar carros Mercedes Benz blindados. Había seguido un curso en Stuttgart, en la misma MB. El problema era que había tomado el equivalente a una botella y media de vino con el estómago vacío: "A ver si me alcanzan", les dijo a los paparazzi motorizados que no habían caído en el engaño y aún esperaban en la puerta.
Las últimas fotos conocidas indican que hubo un altercado en la puerta del Ritz. Primero a Dodi se le ve discutiendo. Luego, él y Diana se agazapan en el asiento trasero. No llevan puesto cinturón de seguridad.
Un nuevo testimonio habla de una motocicleta zigzagueante delante del automóvil. La Mercedes ha ofrecido sus peritos para estudiar el caso y recalca que si bien el velocímetro se encontró trabado marcando 196 kph., esto no necesariamene significa que hayan estado viajando a esa velocidad. El violento impacto pudo haberlo dejado así. También se habla de un poblema de diseño del túnel bajo el Puente del Alma: sus pilotes centrales carecen de protección para los automovilistas. Cinco de los fotógrafos serán enjuiciados, ya que -investigación al margen- en Francia existe la ley del buen samaritano, donde las personas están obligadas a socorrer a los heridos. Además, en una emergencia médica existe lo que se llama "La Hora Dorada", tiempo crucial para salvar una vida desde que sucede un accidente. Un médico francés que pasó fortuitamente por el túnel intentó asistirla, sin saber de quién se trataba. La encontró con la cabeza gacha, ahogándose en su propia sangre. Corrigió su postura y por su reacción covulsiva se percató que había sufrido un traumatismo encefalocraneano. A Diana recién pudieron liberarla una hora después del choque. Según testigos los paparazzi prefirieron tomar macabras fotos, y algunas ya han sido publicadas en el medio más sensacionalista del mundo, el infame "Bild" de Alemania, cuya carátula la televisión ha reproducido distorsionando electrónicamente las fotos en cuestión.
Al día siguiente, mientras que algunos turistas contemplaban la boca del túnel con congoja, otros se dedicaban a recoger pedacitos del Mercedes como si fueran reliquias.
Alrededor del mundo, la gente tomaba partido. Ella nunca tuvo clase, decían en una peluquería limeña. Carlos tiene la culpa, se aseguraba en una conversación por celular. Los mandaron matar, decían en el mercado. Aisladamente, se reportaban palizas injustificadas a fotógrafos en diversos puntos del globo.
A través de su portavoz, el padre de Dodi declaró: "cambiaría el Harrod's y el Ritz por las vidas de Diana y Dodi". Simultáneamente, una de las vitrinas de Harrod's mostraba sendos retratos de la pareja.
El fiel guardaespaldas de Diana, el único sobreviviente, tiene la última palabra.

Ha recibido 2893 puntos

Vótalo:

Napoleón Bonaparte y Josefina de Beauharnais

14. Napoleón Bonaparte y Josefina de Beauharnais

Esta pareja fue polémica, ya que ella se quitó 5 años y el se añadió 1 al momento de la boda, pero no solo fue eso, sino que firmaron un contrato matrimonial con separación de bienes, que al parecer resulto ser fantasioso, ya que Josefina poseía solo lo que llevaba puesto y Napoleón no tenía... Ver mas
Esta pareja fue polémica, ya que ella se quitó 5 años y el se añadió 1 al momento de la boda, pero no solo fue eso, sino que firmaron un contrato matrimonial con separación de bienes, que al parecer resulto ser fantasioso, ya que Josefina poseía solo lo que llevaba puesto y Napoleón no tenía fortuna. A pesar de su contrato matrimonial, la colmó de bienes.

Josefina de Beauharnais, quien siendo una viuda alegre y descarada, y madre de un chico de catorce años. Napoleón se enamoró locamente de ella a primera vista. Josefina era una mujer apasionada y sensual. Sin embargo, Napoleón se las arregló para tenerla esperando dos horas el día de su boda. Era muy promiscua, y todo el mundo se rió de Napoleón cuando él "quiso pagar por lo que todos obtenían gratis "al casarse con ella. Pese a su matrimonio, Josefina continuó una vida frívola y en las constantes ausencias de Napoleón cuando su mando en el Ejército de Italia, aprovechó para mantener amantes. Este comportamiento motivó que Napoleón tuviera otras amantes, algunas de las cuales eran damas de compañía de Josefina cuando Napoleón había escalado a la cumbre del poder político.

A pesar de haberla coronado emperatriz, cuando tuvo que escoger entre el amor y la sucesión de su monarquía, Napoleón dejó a Josefina. La ausencia de herederos y las infidelidades hicieron que Napoleón se divorciara de ella para casarse con una mujer de sangre real, Mª Luisa de Habsburgo, con la cual esperaba fundar una dinastía. Pero no fue así. Cuatro años más tarde fue enviado al exilio. Su esposa real no le acompañó; su imperio y amor se hicieron pedazos.

Ha recibido 2806 puntos

Vótalo:

Katherine Hepburn y Spencer Tracy

15. Katherine Hepburn y Spencer Tracy

Katharine Hepburn y Spencer Tracy han sido una de las parejas más famosas de la historia del cine. No sólo por su historia de amor, sino por sus películas juntas, y las muchas anécdotas que protagonizaron. En su primer trabajo juntos, Tracy ya tenía dos Oscars a sus espaldas, y Katharine... Ver mas
Katharine Hepburn y Spencer Tracy han sido una de las parejas más famosas de la historia del cine. No sólo por su historia de amor, sino por sus películas juntas, y las muchas anécdotas que protagonizaron.

En su primer trabajo juntos, Tracy ya tenía dos Oscars a sus espaldas, y Katharine Hepburn, nerviosa, la primera vez que se puso a su lado, le dijo atropelladamente:

“Oh, señor Tracy, soy muy alta para usted”

Sagaz como era Tracy y afilado de lengua, éste le replicó

“No hay problema, querida. Pronto estarás a mi altura“.

También era de todos conocido que Spencer Tracy siempre exigía en sus películas aparecer el primero en los títulos de crédito. En cierta ocasión le preguntaron por qué pedía eso incluso cuando actuaba junto a Katharine Hepburn. Cuando Tracy le preguntó “¿por qué no?“, el periodista le contestó con otra pregunta: “¿y por qué no las mujeres primero?”. La respuesta del afinado Tracy fue rápida…

“Esto es una película, no un bote salvavidas“.


En cuanto a Katharine Hepburn también demostró su carácter cuando en otra ocasión trabajó junto a a John Barrymore en Doble Sacrificio (1932). Las tensiones fueron continuas, y cuando acabó el rodaje, Hepburn le dijo a Barrymore:

“Gracias a Dios que no tengo que volver a actuar con usted”

A lo que John Barrymore le contestó:

“Oh, querida, no me había dado cuenta de que lo hubieras hecho“.

Ha recibido 2746 puntos

Vótalo:

Salvador Dalí y Gala

16. Salvador Dalí y Gala

La relación entre Salvador Dalí y Gala podría incluirse entre las grandes pasiones de la humanidad, aunque no responda exactamente a los tópicos de una historia de amor. La fuerte personalidad de Gala no sólo enamoró al joven pintor español, sino que inspiró gran parte de su obra. Los primeros d... Ver mas
La relación entre Salvador Dalí y Gala podría incluirse entre las grandes pasiones de la humanidad, aunque no responda exactamente a los tópicos de una historia de amor. La fuerte personalidad de Gala no sólo enamoró al joven pintor español, sino que inspiró gran parte de su obra. Los primeros días de su delirante romance, que se prolongaría hasta la muerte de los protagonistas, dan muestra de lo excéntrica y apasionada llegó a ser su relación. La relación de Gala y Dalí fue complicada y basada más en el arte que en el amor, pues siempre se ha dicho que el autentico gran amor de Dalí fue García Lorca. Sin embargo, la indefinición sexual del genial artista y su miedo al sexo hicieron que nunca llegara a aceptar al poeta.

Gala (o Helena Ivanovna Diakonova, su nombre real) por entonces casada con el poeta surrealista francés Paul Éluard y poseedora de una generosa lista de amantes, llegó a Cadaqués en verano de 1929 para pasar unas vacaciones acompañada por algunos amigos. Al parecer, Dalí se sintió inmediatamente atraído por la belleza y desinhibición de la misteriosa rusa, e hizo todo tipo de extravagancias para llamar su atención: usó perfume de estiércol de cabra, se manchó las axilas de sangre, se puso collares de perlas y un geranio rojo en la oreja, fingía histéricos ataques de risa... Excentricidades en parte inútiles, puesto que Gala ya sentía una cierta curiosidad por el pintor antes de llegar a Cadaqués: “Éluard no hacía más que hablarme de ese guapo Dalí. Era casi como si me estuviera empujando hacia sus brazos antes de que lo viera”, comentaría años después. En cualquier caso, animada o no por su marido, pronto empezó a flirtear con el pintor. Según los amigos de Dalí, la presencia de Gala cambió al pintor de un día para otro. Le dedicaba la mayor parte de su tiempo, hablaba continuamente de ella y empleaba buena parte de su ingenio en llamar su atención. Luis Buñuel, quien por aquellas fechas también se encontraba en Cadaqués para colaborar con Dalí en el guión de La edad de oro, lo encontró “transfigurado y trastornado”, hasta tal punto que renunció a trabajar con él. Esta fascinación repentina del pintor por la que llegaría a ser su musa se ve reflejada en parte en el hecho de que Dalí considerase un “signo premonitorio” la coincidencia del nombre de Gala con el de su abuelo Gal, el cual se había suicidado años atrás.

El encaprichamiento de Dalí con Gala sembró la discordia entre los amigos y familiares de éste. Buñuel se quejó de los celos que sentía Gala por la relación entre los dos amigos, tanto que intentó destruirla. En cuanto a la conservadora familia de Dalí, el hecho de que el joven e inhibido pintor saliera con una rusa afincada en París, casada y sexualmente desvergonzada, constituía todo un escándalo. La primera decisión al respecto del padre de Dalí, el 26 septiembre del 29, fue cambiar su testamento: Salvador recibiría el mínimo prescrito por la ley, y el resto sería para su hermana Anna Maria. No tardaría mucho en echarlo definitivamente de casa, renegando de él y rechazando cualquier tipo de relación entre ambos. En en señal de protesta, Dalí se rapó la cabeza. Se casaron en 1932.

A finales de septiembre Gala volvió a París para reunirse con su marido, llevándose con ella varios cuadros de su amigo Salvador. En la ausencia de su amada, Dalí se entregó febrilmente al trabajo, y finalmente decidió viajar a París, donde se estrenaba su película Un perro andaluz y donde esperaba reencontrarse con Gala. De allí salieron ambos de vuelta a España, en lo que se denominó como “un viaje de amor”. A pesar de que Gala volvería temporalmente al lado de su marido, este viaje fue definitivo para fortalecer su relación. Poco tiempo después Gala lo abandonaría todo para trasladarse junto a Dalí, del que no se separaría hasta su muerte, en 1982.

Ha recibido 2724 puntos

Vótalo:

Dante Alighieri y Beatriz Portinari

17. Dante Alighieri y Beatriz Portinari

El amor imposible de Dante fue Beatriz Portinari a quien inmortalizó en su obra: La Divina Comedia y en sus sonetos de la Vita Nuova. Dante nos descubrió una nueva forma de amar, sin egoísmo, sin correspondencia, sin esperanza. Una amor idealizado que le permite seguir viviendo con Beatriz como... Ver mas
El amor imposible de Dante fue Beatriz Portinari a quien inmortalizó en su obra: La Divina Comedia y en sus sonetos de la Vita Nuova. Dante nos descubrió una nueva forma de amar, sin egoísmo, sin correspondencia, sin esperanza. Una amor idealizado que le permite seguir viviendo con Beatriz como musa de su obra.

Dante y Beatriz se conocieron, según algunos, desde la niñez y, según otros, en la adolescencia; como quiera que fuera, Dante se prendó de "la gloriosa señora de sus pensamientos", de quien hizo la razón de su existir. La sonrisa y el leve saludo que Beatriz le prodigaba a Dante cuando casualmente se encontraban, bastaban para satisfacer el profundo amor que el poeta le profesaba. Beatriz contrajo nupcias con un rico banquero y Dante buscó consuelo en el maravilloso mundo de la poesía, dando rienda suelta a su imaginación, produciendo nuevas rimas, todas ellas reflejando el amor que sentía por su dama.

Los jóvenes florentinos difundían las poesías de Dante, al recitarlas en las reuniones y, Beatriz al escucharlas se reconoció en ellas. Ella, dama virtuosa y además casada, se sintió lastimada en su dignidad, por ser la inspiración de un amor insano y, desde entonces, cuando solía encontrarse con Dante, aquel breve saludo con el que contaba el poeta para iluminar su existencia, le era negado. Las congojas de Dante no terminarían ahí, poco tiempo después Beatriz cayó enferma, contagiada de la peste negra o bubónica, y en 1290, la muerte hizo acto de presencia y el fiel enamorado sólo pudo seguir de lejos el cortejo, acercándose a la tumba de la amada cuando todos se habían retirado. Dante, hundido, trocó su vida en un constante disfrute de placeres, prodigándose múltiples amantes.

Tres años más tarde, contrajo matrimonio con Gemma Donati, la joven que su padre le había escogido para esposa, a la cual no amaba, lo que no impedía que ella le brindara su ternura y admiración, comprendiendo que su esposo no era como los demás hombres. Gemma hizo posible que Dante gozara de un breve tiempo de paz y tranquilidad, tiempo que aprovechó para terminar "La Vida Nueva", mitad en verso y mitad en prosa, poemas en los que, una vez más, ofrendaba su amor a Beatriz.
En “La Divina Comedia” pide a Beatriz que le conduzca a su lado:

—Beatriz, guíame hacia el paraíso, ya que Virgilio ya cumplió su misión.
Nuestro amor no es terrenal, porque este sentimiento es tan inmenso que no lo supera el amor de Dios por la humanidad.



Nota: La foto que ilustra esta historia es un cuadro del pintor prerrafaelista Henry Holiday, que imagina el encuentro entre Dante y Beatriz en el Puente Santa Trinidad.

Ha recibido 2691 puntos

Vótalo:

Marilyn Monroe y Arthur Miller

18. Marilyn Monroe y Arthur Miller

En los comienzos de 1956, Marilyn estaba en el apogeo de su carrera. Sus actitudes provocativas fuera de la pantalla y los papeles de rubia explosiva para los que era convocada hicieron que en poco tiempo figurara en la lista de las diez estrellas más populares de Hollywood. Era libre y los... Ver mas
En los comienzos de 1956, Marilyn estaba en el apogeo de su carrera. Sus actitudes provocativas fuera de la pantalla y los papeles de rubia explosiva para los que era convocada hicieron que en poco tiempo figurara en la lista de las diez estrellas más populares de Hollywood. Era libre y los amantes se sucedían unos a otros. Marilyn, siempre necesitada de afecto, encontraba en el sexo una excusa para sentirse querida. Había comenzado a refugiarse en el alcohol, y tomaba pastillas para dormir por las noches y para mantenerse despierta durante el día. Tenía veintinueve años y suspiraba por un hombre al que conocía de vista: Arthur Miller. El dramaturgo, casado y con hijos, no parecía reparar en la estrella, hasta que ella se le acercó demasiado durante una fiesta. El flechazo fue instantáneo y, en poco tiempo, Arthur y Marilyn comenzaron una relación sólida y estable. En los comienzos de su noviazgo con Miller, Marilyn filmó El principe y la corista, la película en la que compartió cartel con el gran actor y director Laurence Olivier. Durante el rodaje —que se llevó a cabo en Inglaterra— Arthur la llamaba por teléfono desde los Estados Unidos todas las noches utilizando el seudónimo de "Mr. Leslie”.

Marilyn estaba ansiosa por casarse; pero Arthur Miller prefería tramitar un divorcio pacífico de su esposa y no quería provocar ningún escándalo. Atenta, cariñosa y comprensiva, la estrella tuvo la paciencia necesaria para esperar a ese hombre que tanto la atraía. El casamiento se hizo el 29 de junio de 1956. Marilyn ya conocía a sus futuros suegros y creía que por fin tendría una familia.

Si bien los primeros tiempos de la pareja fueron buenos, pronto comenzaron los problemas. Marilyn se aburría en la casa mientras Arthur se encerraba a escribir el guión de Los inadaptados; y él perdía la paciencia cada vez que Marilyn se encerraba a llorar en su cuarto, pidiendo atención. Cuatro años después de la boda, y cansado de las infidelidades y los caprichos de su mujer, en 1960 Arthur Miller solicitó el divorcio. Habían quedado atrás los tiempos en que Marilyn lo llamaba “pa” y le cocinaba sus platos favoritos.

Uno de los hechos que desencadenaron la crisis definitiva de la pareja fue la aventura amorosa de Marilyn con el actor Yves Montand, con quien compartió cartel en la película El multimillonario. Tanto Arthur Miller como Simone Signoret —la mujer de Montand— soportaron estoicamente el publicitado romance hasta que Montand se cansó de Marilyn y volvió con su esposa. El divorcio de Arthur Miller fue demasiado para el frágil carácter de Marilyn; y sólo después de una serie de crisis depresivas y de un par de intentos de suicidio, logró estabilizarse su delicado equilibrio emocional.

Ha recibido 2683 puntos

Vótalo:

Humphrey Bogart y Lauren Bacall

19. Humphrey Bogart y Lauren Bacall

Cuando se conocieron, Bogart había llegado a la cima del estrellato con Casablanca, una película con la que había dejado de lado por siempre sus papeles de gángster y se había labrado ya la imagen del «macho duro a cuyos pies caen rendidas las mujeres». Por otro lado, Betty (nombre real de... Ver mas
Cuando se conocieron, Bogart había llegado a la cima del estrellato con Casablanca, una película con la que había dejado de lado por siempre sus papeles de gángster y se había labrado ya la imagen del «macho duro a cuyos pies caen rendidas las mujeres». Por otro lado, Betty (nombre real de Lauren Bacall) llegó a Hollywood a los 18 años procedente del mundo de la moda, más concretamente de la portada de la revista Harper's Bazaar. Esta portada convenció a Howard Hawks para darle el papel protagonista de su nueva película, Tener o no tener. Se enamoraron durante el rodaje de esta película. Los espectadores, y críticos, de este primer trabajo en común pudieron ver de cerca como Bogart se encandilaba de esta jovencita delgaducha.

Todo sonreía a Betty, hasta que supo que su antagonista era Bogart. Lo tenía por un alcohólico descerebrado que, fuera de sus frases llamativas, no tenía nada en la cabeza y se preguntaba por qué no había tenido la suerte de compartir cartel con el caballeroso Cary Grant. Asimismo, Bogart no conocía apenas a aquella modelo recién llegada a Hollywood, pero cuando coincidieron en el set de rodaje de Tener o no tener, saltó la chispa. Lauren había encontrado en Bogie -como le llamaban los amigos- el padre tan largamente añorado que podía aportarle algo, que le tendía la mano para conducirla justamente adonde ella siempre había querido estar.

Bette Davis, que conocía bien a Bogart, dijo en su día que «era un hombre maduro y ella todavía una niña. Bogie lo tenía todo en su mano para mostrarle por dónde se llega lejos en la vida».

El rodaje de Tener o no tener no haría sino ponérselo todo más fácil, gracias a unos diálogos que eran un texto cifrado lleno de indirectas y alusiones que una tercera persona no entiende en absoluto. Con el guión, él y Bacall tenían una base perfecta para su lenguaje amoroso. Así, el romance traspasó la pantalla y exactamente igual que en la película, él la llamaba Slim (Flaca) y ella le llamaba Steve (Alboroto). Pero el galán y Bacall llevaban un lastre que tenían que dejar caer: la última esposa de Bogart, una mujer alcohólica dada a montar todo tipo de escándalos con tal de mantener a Bogie a su lado.

Permanecieron unidos desde 1945 hasta la muerte de él en 1957, por un cáncer de laringe, dejando a Lauren viuda cuando sólo contaba con 33 años. Lauren se distanció de Hollywood y cuatro años después contrajo matrimonio con Jason Robards.

Ha recibido 2656 puntos

Vótalo:

Alain Delon y Romy Schneider

20. Alain Delon y Romy Schneider

Romy Schneider contó a la prensa cómo fue el primer encuentro con Alain Delon en el aeropuerto de Orly. Allí la esperaba el joven casi desconocido que sería compañero en el film Christine. El actor estaba al pie de la escalera. Ella miró con interés al joven perfectamente vestido, con corbata... Ver mas
Romy Schneider contó a la prensa cómo fue el primer encuentro con Alain Delon en el aeropuerto de Orly. Allí la esperaba el joven casi desconocido que sería compañero en el film Christine. El actor estaba al pie de la escalera. Ella miró con interés al joven perfectamente vestido, con corbata, bien peinado, atractivo, serio y con un ramo de rosas rojas. Ella todavía no hablaba francés y él tampoco inglés... Pero un sentimiento los unía. Muerta de amor por el,como todas en los 60, se fue a vivir a Paris con el. Hasta que se hace famosa en todo el mundo gracias a la pelicula El proceso. Romy Schneider compartió cartel con Alain Delon en la película Amoríos. Tal fue el apasionado romance para Romy, que la pareja se comprometió en público frente a las atentas miradas de periodistas. La madre de Romy no estaba nada contenta con aquella historia de amor y advertía a la joven que aquel seductor le iba a hacer sufrir mucho. Poco meses de aquella sentencia, tras un distanciamiento de madre e hija, Romy sintió que su progenitora no iba nada mal encaminada.

Tras uno de sus viajes para filmar las películas que fue realizando, Romy regresó al hogar que compartía con Alain pero allí sólo le esperaba un ramo de rosas y una carta de despedida. Delon desoyó las súplicas de Schneider, que quería regularizar la situación, y acabó abandonándola, dejándola sumida en una intensa depresión, y provocando que tuviera que ser tratada con calmantes. No se explica por qué, a pesar de todo, la adorable protagonista de Sissy emperatriz mantuvo la amistad con Delon durante toda su vida.

El 29 de mayo de 1982, diez meses después de la muerte accidentada de su hijo David, encuentran el cadáver de Romy en su apartamento de Paris. Al no realizarse autopsia, no se sabe si murió de una crisis cardiaca o un suicidio a base de la mezcla mortal de alcohol y barbitúricos.

Romy Schneider se encuentra enterrada con su hijo a pocos kilómetros de Paris, una ciudad que ella amaba con locura y donde admitía haber vivido sus pocos momentos de felicidad.

Ha recibido 2641 puntos

Vótalo:

Eduardo VIII y Wallis Simpson

21. Eduardo VIII y Wallis Simpson

Eduardo VIII y Wallis Simpson: él era príncipe de Gales y estaba llamado a convertirse en rey, pero en su destino se cruzó una nortamericana casada y a la que los más benévolos definían como atractivamente fea, su amor por ella le costó el trono de Inglaterra. La futura pareja se conoció en una... Ver mas
Eduardo VIII y Wallis Simpson: él era príncipe de Gales y estaba llamado a convertirse en rey, pero en su destino se cruzó una nortamericana casada y a la que los más benévolos definían como atractivamente fea, su amor por ella le costó el trono de Inglaterra.
La futura pareja se conoció en una fiesta, a la que Wallis asistió con su segunda marido Ernest Simpson, la química entre ambos fue instantánea y aunque todavía seguía oficialmente con Simpson, Wallis fue presentada a los monarcas como la pareja de Eduardo. Por supuesto los futuros suegros no vieron a la prometida de su hijo con buenos ojos, tampoco lo harían la Iglesia anglicana, ni el parlamento británico, por lo que al final Eduardo tuvo que elegir entre la corona o la mujer que amaba y contra todo pronóstico eligió a esta última.
Los Duques de Windsor, título que recibiría la pareja, aunque ella nunca fue tratada como Alteza Real, vivieron juntos y felices hasta la muerte de Eduardo, que sumió a Wallis en una profunda depresión. Murió sola en su mansión de Paris, sus restos fueron enviados a Inglaterra, donde la familia real, a excepción de la Reina Madre que nunca sintió simpatía por ella, le ofreció un sencillo funeral privado.

Ha recibido 2616 puntos

Vótalo:

Eva Duarte y Juan Domingo Perón

22. Eva Duarte y Juan Domingo Perón

Juan Perón y Evita se conocieron en 1944 cuando hubo un terrible terremoto en San Juan y murieron miles de personas. Él político, secretario de Trabajo y Previsión, se desplazo a la ciudad en representación del gobierno. Eva Duarte, que era una afamada actriz de radio y estaba intentando abrirse... Ver mas
Juan Perón y Evita se conocieron en 1944 cuando hubo un terrible terremoto en San Juan y murieron miles de personas. Él político, secretario de Trabajo y Previsión, se desplazo a la ciudad en representación del gobierno. Eva Duarte, que era una afamada actriz de radio y estaba intentando abrirse camino como actriz de cine, acudió a la ciudad, como otros muchos artistas, para recaudar fondos. Eva y Perón se convirtieron en amantes, algo que no estaba excesivamente mal visto ya que él era viudo. A medida que fue creciendo su influencia sobre el, sin embargo, hubo que legalizar su situación para calmar a los elementos mas críticos. Se casaron el 22 de octubre de 1945. Realizaron juntos la campaña de el para las elecciones presidenciales en junio de 1946. La relación entre Eva y Juan era totalmente sincera. Cada uno era para el otro el sol… Literalmente. Perón llego hasta a sentir celos de la popularidad de Evita, pero ella, dechado de perfecciones, desapareció del punto de mira para templar sus celos…

A principios de 1950, Evita empezó a padecer los primeros síntomas de cáncer, pero no desfalleció. Ayudo a su marido a preparar la campaña presidencial. El 22 de agosto de 1951, un millón de personas enfervorizadas exigieron que ocupara la vicepresidencia. Ella ya estaba muy debilitada y su marido la obligo a renunciar. Consciente de que su fin se acercaba, leyó un mensaje, que parecía un testamento a su pueblo: «Me gustaría que se dijera de mi: junto a Perón había una mujer que se dedico a transmitirle las esperanzas del pueblo. De esta mujer solo se sabe que el pueblo la llamaba como amor Evita».

Ha recibido 2597 puntos

Vótalo:

Hamlet y Ofelia

23. Hamlet y Ofelia

Hamlet es una de las obras de madurez de William Shakespeare, fechada hacia 1600-1601, y está basada en una de las leyendas danesas recogidas por Saxo Gramaticus en sus Crónicas Dánicas fechadas en el siglo XII. El príncipe Hamlet sufre la pérdida de su padre, el rey Hamlet de Dinamarca... Ver mas
Hamlet es una de las obras de madurez de William Shakespeare, fechada hacia 1600-1601, y está basada en una de las leyendas danesas recogidas por Saxo Gramaticus en sus Crónicas Dánicas fechadas en el siglo XII.

El príncipe Hamlet sufre la pérdida de su padre, el rey Hamlet de Dinamarca. Apenas pasado poco más de un mes del fallecimiento del rey, Claudio, hermano del difunto, hereda el trono y se casa con la madre de Hamlet, la reina Gertrudis. Estos hechos hacen que la agonía y el dolor de Hamlet aumenten, ya que ve a su madre como una mujer de afectos inconstantes, infiel y sin corazón. Más adelante, el supuesto fantasma del rey Hamlet se le aparece al príncipe y le revela la causa de su muerte: había sido asesinado por su propio hermano, Claudio, y le pide a Hamlet que se vengue acabando con la vida del fratricida. Tras este encuentro, Hamlet duda si el fantasma es o no su padre y si lo que le ha dicho es cierto.

Ofelia, quien había tenido una relación afectiva y amorosa con Hamlet en tiempos anteriores al inicio de la acción dramática, es obligada por su padre y por su hermano a que termine con dicha relación por unos chismes. Vigilada por su padre y por Claudio, Ofelia rompe la relación, devolviéndole a Hamlet algunos recuerdos que él le había dado. Hamlet reacciona con furia, enloquecido, diciéndole que se vaya a un convento. Más adelante, Hamlet, aprovechando unos actores que el rey Claudio había ordenado contratar para que distrajeran a Hamlet de su melancolía, ordena para que monten una obra de teatro mostrando la manera en que el fantasma le había descrito el asesinato. La reacción del rey ante la obra termina de convencer a Hamlet de que las revelaciones del fantasma eran ciertas.

En una discusión con su madre, Hamlet mata accidentalmente a Polonio, quien estaba oculto detrás de un tapiz. En un arrebato de ira, el príncipe había pensado que quien estaba oculto era el rey Claudio. Entonces, aparece el espectro y habla con Hamlet, pero la reina no lo puede ver ni escuchar. El rey, atemorizado tras verse comprometido por el argumento de la obra montada, y temiendo por su propia vida luego de conocer el asesinato de Polonio, decide enviar a Hamlet a Inglaterra, pero no sin antes pedirles en secreto a los ingleses que no duden en asesinar a Hamlet en cuanto llegase. Hamlet parte así, pues, a Inglaterra.

Laertes, al enterarse del asesinato de su padre, jura venganza. Ofelia, con su salud mental seriamente afectada por el asesinato de su padre, muere ahogada en un río. Más tarde, el rey Claudio y Laertes, al saber del fracaso que había tenido el plan de matar a Hamlet y al enterarse también de su regreso, organizan otro plan para matarlo. Laertes pelearía contra Hamlet con una espada envenenada. Durante un combate, Hamlet y Laertes se hieren mutuamente de gravedad con la espada envenada de Laertes. La reina bebe del vino envenenado que estaba destinado a Hamlet y muere. En medio de la confusión, Laertes y Hamlet son separados; Laertes se lamenta, confiesa a Hamlet que la trampa del vino fue ideada por el rey, y declara al rey como el delincuente de esta tragedia. Hamlet, encolerizado, por fin logra herir al rey y le hace beber de su propio veneno, cumpliendo finalmente la venganza que el fantasma de su padre anhelaba. Hamlet, antes de morir, pide que se declare al príncipe noruego Fortimbrás heredero del trono.

Ha recibido 2585 puntos

Vótalo:

Simon Bolivar y Manuela Saenz

24. Simon Bolivar y Manuela Saenz

El 16 de junio de 1822, Manuela conoce a Simón Bolívar, cuando hacía su entrada triunfal en Quito, precedido por su banda de guerra. Al llegar Bolívar a la Plaza Mayor, Manuela le arroja una corona de ramas de laurel. Simón mira hacia arriba, y se encuentra con los ojos chispeantes de la quiteña... Ver mas
El 16 de junio de 1822, Manuela conoce a Simón Bolívar, cuando hacía su entrada triunfal en Quito, precedido por su banda de guerra. Al llegar Bolívar a la Plaza Mayor, Manuela le arroja una corona de ramas de laurel. Simón mira hacia arriba, y se encuentra con los ojos chispeantes de la quiteña con su maravillosa sonrisa y con sus brazos blanquísimos. Sonríe más y clava en ella su mirada de fuego y agradece el homenaje con una elegante reverencia. Aquel momento fue el inicio de una gran pasión y esta la historia de una vida. Manuela cubrió de tal modo las necesidades que Bolívar, mientras estuvo en Quito, no miró a ninguna otra mujer. Pero esto era únicamente elemento superficial del amor. Comenzó a insinuarse en sus relaciones algo diferente y más hondo, algo que procuraba equilibrio y profundidad al deseo. Manuela conocía —como pocas de las mujeres de Bolívar habían conocido— el valor de los espacios vacíos. Comprendía instintivamente cuándo debía ser tierna y apasionada y cuándo debía escuchar en silencio, mientras la charla devolvía el equilibrio al organismo saciado.

Al poco tiempo, Manuela se había convertido de pronto en una necesidad vital para el Libertador. En octubre, a pesar de las objeciones del general Lara, Manuela fue incorporada oficialmente al estado mayor de Bolívar. Al propuesta del coronel O’Leary, que llegó a sentir por ella un profundo afecto, quedaron a su cargo los archivos personales de Simón. Cuando el Libertador partió hacia el Perú, Manuela se le reuniría también, y su figura estaría presente en todo aquel complejísimo proceso político y militar, tanto en Lima como en Trujillo. El intercambio epistolar avala la fluidez de la relación de los amantes. Más adelante se reencontraron en Bogotá, y enfrentar ambos las intrigas y el tejido de la traición contra el Libertador, hasta producirse el célebre episodio de los conjurados. El 25 de septiembre de 1828 intentarían asesinar a Simón, pero resultó ileso gracias a la ayuda de Manuela.

La declaración de independencia de Venezuela, la oposición en Nueva Granada y la enfermedad que padecía, hicieron a Bolívar renunciar a la presidencia en 1830. El 17 de diciembre de ese mismo año, murió a causa de una tuberculosis.

Tras su muerte, Manuela, aún en Bogotá, quiso suicidarse haciéndose morder en un hombro por una serpiente venenosa, pero no lo logró. Los siguientes años se dedicó a la venta de tabaco, traduciendo y escribiendo cartas a los Estados Unidos de parte de los balleneros que pasaban por la zona, también hacía bordados y dulces por encargo. En 1856 es víctima de la difteria y muere. Su cuerpo fue echado a la fosa común.

Ha recibido 2544 puntos

Vótalo:

Hernán Cortés y La Malinche

25. Hernán Cortés y La Malinche

Malinalí, más conocida como La Malinche, fue un personaje significativo en la conquista de México . Malinche, despreciada por su madre desde niña, crece al lado de su abuela aprendiendo maya y la lengua indígena nahuatl. Al morir ésta, es vendida por su madre como esclava. Pasa por varios “due... Ver mas
Malinalí, más conocida como La Malinche, fue un personaje significativo en la conquista de México . Malinche, despreciada por su madre desde niña, crece al lado de su abuela aprendiendo maya y la lengua indígena nahuatl. Al morir ésta, es vendida por su madre como esclava. Pasa por varios “dueños” hasta ser regalada a Hernán Cortés. Debido a su conocimiento de la lengua de los mexicas, hace de intérprete entre éstos y los conquistadores. Pronto se da cuenta de que tiene un gran poder en las negociaciones y lo utiliza para beneficiar a los españoles creyendo que éstos son enviados del dios Quetzalcoatl para restaurar el equilibrio en la región.



A esta mujer se le acusa históricamente de haber entregado a su pueblo a cambio de su amor, es decir, su pecado fué enamorarse perdidamente del conquistador del cual ella fue aprendiz, esclava, amante y que tuvo un papel fundamental en la conquista. Traidora para unos, inocente para otros. Malinalí es un punto de vista distinto sobre lo que sucedió desde 1492 hasta sus últimos días en 1529. Esa "maldición de malinche" según el mito y creencias populares persigue por siempre al pueblo mexicano.....“¡Ayy, maldición de Malinche!
hipócrita que te muestras,
humilde ante el extranjero
pero te vuelves soberbio,
con tus hermanos del pueblo…
¡Oh, maldición de Malinche!
¡Enfermedad del presente!
¿Cuándo dejarás mi tierra?
¿Cuándo harás libre a mi gente? “

Fragmento de la canción La Maldición de Malinche,
de Gabino Palomares

Ha recibido 2506 puntos

Vótalo:

Zeus y la mortal Sémele

26. Zeus y la mortal Sémele

La fascinante historia del Vino comienza una calurosa tarde de verano, en un florido paraje del Olimpo, cuando el poderoso Zeus disfrutaba embelesado de los encantos de la hermosa Sémele, hija de Cadmo, rey de Tebas y de Hermione, hija de Marte y Venus. Lo que había sucedido entre ellos fue un... Ver mas
La fascinante historia del Vino comienza una calurosa tarde de verano, en un florido paraje del Olimpo, cuando el poderoso Zeus disfrutaba embelesado de los encantos de la hermosa Sémele, hija de Cadmo, rey de Tebas y de Hermione, hija de Marte y Venus. Lo que había sucedido entre ellos fue un amor a primera vista, intenso, con una desbordante pasión. El gran rey de los cielos, el muy poderoso Zeus estaba realmente enamorado y buscaba en todo momento la ocasión de encontrarse con su amada Sémele, esa tarde como prueba de su afecto, le juró amor eterno en una paraje del río Estigia y realizó con sus perfumadas aguas una significativa y mágica ceremonia. Escribió en la arena de la playa una declaración en la que decía que a partir de ese momento no existiría ninguna otra mujer para él y que siempre satisfacería todos sus deseos y cubrió de lirios la sentencia, como símbolo de amor para su dorada princesa.



* Pero, lamentablemente muchas de las grandes historias de amor tienen problemas y este romance tenía uno de fondo. Recordemos que el gran Zeus estaba casado con la muy poderosa Hera y ésta al enterarse del juramento que había hecho su esposo, no dudó que tenía que intervenir de inmediato. Era la reina del cielo y de la luz celestial, especialmente de la Luna nueva. Era la que representaba a la mujer en general y se le adoraba en toda la tierra, no sólo por su inmenso poder sino por su gracia y hermosura. En las regiones que se consideraba que estaban bajo su protección particular, era especialmente venerada por las matronas, como Juno Regina la "esposa perfecta". Entonces era un despropósito que su amado Zeus se fijara con tanta intensidad en una simple mortal, paliducha, flaca y sin poderes sobrenaturales. Supo que se enfrentaba a una situación muy especial y peligrosa, jamás había sentido esa terrible sensación, era una mezcla de celos y rabia.

De amor entre Zeus y Sémele nace Dionisio, dios del desenfreno y la exuberancia de la naturaleza, especialmente de la viña, que produce el vino y provoca la embriaguez.
Hera celosa de Sémele, la convenció de que pidiese a su amante que se mostrase a ella en todo su esplendor. Para complacerla Zeus apareció rodeado de rayos y truenos. Uno de los rayos fulminó a Sémele. Como ésta solo estaba embarazada de seis meses, Zeus arrancó al niño, aun vivo, del vientre de su madre y Hermes lo cosió dentro del muslo de Zeus para que completase la gestación. Por este motivo Dionisio es llamado el nacido dos veces. Mas tarde por instigación de Hera, Dionisio es descuartizado y hervido en una caldera por los Titanes. Pero su abuela Rea unió sus restos y le devolvió la vida. Zeus entonces escondió a Dionisio disfrazado de mujer en la corte del rey Atamante. No consiguieron engañar a Hera que volvio loco a Atamante. Por fin Dionisio fue transformado en cabra y dejado al cuidado de las ninfas.
Ya de adulto descubrió la vid, con cuyo fruto se emborrachaba con sus compañeros. Cuando Hera logró encontrarlo lo enloqueció. A partir de entonces Dionisio se rodeó de una corte de bestias y sátiros que ya nunca le abandonaron.
Fueron frecuentes sus viajes y aventuras hasta que encontró a Ariadna. Dionisio se casó con Ariadna y la vengó de Teseo. Después consiguió que Persefone hiciese regresar de los infiernos a su madre, a la que cambió el nombre por Tione para llevarla con él al Olimpo sin agraviar a Hera. Y allí vive junto a Ariadna ocupando un asiento, que Hestia le cedió, entre los doce dioses principales del panteón griego.

Ha recibido 2484 puntos

Vótalo:

María Callas y Aristóteles Onassis

27. María Callas y Aristóteles Onassis

María y Aristóteles se conocen en 1959, en Venecia. Aunque ambos están casados, desde el primer momento surge una atracción que poco a poco se afianza. Ante esta relación tan evidente, sus parejas piden el divorcio. La relación terminó abruptamente cuando un Onassis deslumbrado dejó sin... Ver mas
María y Aristóteles se conocen en 1959, en Venecia. Aunque ambos están casados, desde el primer momento surge una atracción que poco a poco se afianza. Ante esta relación tan evidente, sus parejas piden el divorcio.

La relación terminó abruptamente cuando un Onassis deslumbrado dejó sin mayores miramientos a María para casarse con Jackie Kennedy, viuda de John F. Kennedy. Jacquie insistió en casarse para no escandalizar a sus hijos de corta edad. A lo que el magnate accedió encantado, dejando de paso a Callas destrozada sentimentalmente. Pasado un tiempo, Jacquie empezó a tener gustos extravagantes y costosos, que un afligido Onassis debía satisfacer a costa de elevadas sumas de dinero, recursos y personal a su servicio. Pronto se cansó de ella. Jacquie pasaba la mayor parte del tiempo de compras y la vida marital se volvió vacía para Onassis. Entonces volvió otra vez sus ojos a María Callas, quien fue el amor más grande de su vida. Pero la Callas nunca le perdonó a Onassis el desaire. Lo rechazó dignamente y nunca más se volvieron a encontrar físicamente. Onassis se sumió en la soledad y la depresión.

María siguió con su carrera artística, cantaba penosamente, pero trabajaba duro. Un día tuvo que ir corriendo al hospital, y se anunció que había querido suicidarse con una sobredosis de barbitúricos. Por aquel tiempo tomaba más somníferos para dormir, y más barbitúricos para encontrar la paz.

Onassis murió en 1975 a causa de una neumonía bronquial a los 69 años. María murió dos años después, en 1977, a los 53 años en su casa de París, en la más completa soledad.

Ha recibido 2438 puntos

Vótalo:

Edith Piaf y Marcel Cerdan

28. Edith Piaf y Marcel Cerdan

En 1946 Edith viajó a Nueva York y conoció al amor de su vida, el boxeador Marcel Cerdan, un argelino llamado "el bombardero marroquí", quien rara vez perdió una pelea, durante su vida deportiva. Luego de sus presentaciones en Estados Unidos Edith viajó a Londres, donde no fue contratada, pues a... Ver mas
En 1946 Edith viajó a Nueva York y conoció al amor de su vida, el boxeador Marcel Cerdan, un argelino llamado "el bombardero marroquí", quien rara vez perdió una pelea, durante su vida deportiva. Luego de sus presentaciones en Estados Unidos Edith viajó a Londres, donde no fue contratada, pues a final de cuentas era francesa.

Marcel estaba casado y vivía con su esposa e hijos en Marruecos (en Casablanca para volverlo más increíble), y la relación se mantuvo bajo un estricto secreto que disgustaba al círculo íntimo de la cantante. Temían por la reputación de ambos. Incluso su amiga Mômone intercedió para ponerle fin a la relación. Pero el idilio creció al punto que Piaf compró una casa en Bois de Boulogne para estar más cerca del deportista. El lugar contaba con un gimnasio para que Cerdan entrenase. En septiembre de 1948 tenía agendada una pelea por el título mundial contra Tony Zale. Antes del evento, volvió a Lisieux para rezarle a Santa Teresa. “Estaba segura de que iba a ganar porque esa noche sentimos olor a rosas en su habitación”, recordó Ginou Richer, su asistente. El símbolo de la santa. Y de su infancia en Normandía. Y Cerdan triunfó. Y Piaf fue feliz.

En el cenit de la carrera de ambos se sucedieron las contiendas de él y los shows de ella. Entre París y Nueva York, vuelos trasatlánticos y encuentros en hoteles. El 29 de octubre de 1949 el avión que trasladaba a Cerdan a la gran manzana para visitarla se desplomó en las islas Azores. Esa noche le dedicó su show en Versailles. Luego vendrían días oscuros. El golpe fue demasiado fuerte para Edith Piaf y cayó en las garras del alcohol y se vuelve adicta a la morfina. Ella cantó su gran éxito Hymne à l'amour en su memoria y, además, este noviazgo originó la película Édith et Marcel.

Edith Piaf, todavía convaleciente de una operación urgente de pancreatitis, sufre graves problemas hepáticos e intestinales. Con su quebrada salud, balbucea en el escenario, se equivoca, cae desmayada. La larga amistad con el alcohol, la morfina y las pastillas pasa factura. Murió el 11 de octubre de 1963 y fue enterrada en el cementerio de Père Lachaise.

Ha recibido 2424 puntos

Vótalo:

Clark Gable y Carole Lombard

29. Clark Gable y Carole Lombard

Carole Lombard pudo haber perdido mucho al no conseguir el papel que quería – Scarlett O’Hara –, pero ganó el corazón de Clark Gable cuando éste hacía el papel de Reht Butler en Lo que el viento se llevó, en 1939. Para entonces Gable y Lombard habían sido “la noticia” durante tres años, en... Ver mas
Carole Lombard pudo haber perdido mucho al no conseguir el papel que quería – Scarlett O’Hara –, pero ganó el corazón de Clark Gable cuando éste hacía el papel de Reht Butler en Lo que el viento se llevó, en 1939.

Para entonces Gable y Lombard habían sido “la noticia” durante tres años, en las columnas de chismes. Los dos símbolos sexuales – ambos fenomenalmente populares entre el público – se conocieron en el Baile Mayfair, en el restaurante Víctor Hugo de Bervely Hills, en enero de 1936, un año después de que Clark ganara el Óscar de la Academia por Ocurrió una noche (It happened one nignt) y de que Carole hiciera el papel principal en varios filmes, incluyendo Godfrey, mi hombre . Carole y Clark quienes habían trabajado juntos en "Ningún hombre suyo" tres años antes, discutieron durante la fiesta. Tres días después, Carole envió a Clark palomas blancas como un ofrecimiento de paz.

El siguiente mes volvieron a encontrarse en el baile “Depresión Nerviosa". Muy de acuerdo con la reputación que tenía de ser la rubia más chiflada de Hollywood, Carole escenificó una entrada en camilla y ambulancia. Clark quedó impresionado, y Carole quedó prendada de su arrebatador encanto. Ella era una chica que sabía cómo conseguir lo que quería. Poco tiempo después, en el Día de San Valentín, Carole compró un destartalado y viejo coche, lo pintó de blanco con corazones rojos y lo envió a la Metro-Goldwyn-Mayer. Al poco tiempo comenzaron a salir juntos. Clark tenía sus dosis de romances extramaritales, pero estaba cautivado con Carole, quien nunca tomó muy en serio su enorme fama.

Carole era una bromista conocida; nada era sagrado para “Ma” como la llamaba Clark, ni siquiera los dientes postizos de “Pa” (se llamaban así cariñosamente). Constantemente ella le recordaba a él su notorio fracaso, "Parnell", y en una ocasión mandó a imprimir volantes para repartirlos en la MGM elogiando una buena presentación del filme, pero en China. “¡No pueden equivocarse 50 millones de chinos!”, decía el mensaje. Incluso sus peleas eran coloridas. Después de sus pleitos, Carole enviaba más jaulas con pájaros, aunque comenzó a acusar a Clark de comerse a las aves.

La relación no estuvo exenta de un tinte de escándalo. Carole se divorció de su marido, pero Clark seguía casado con Ria, y no tenía planes inmediatos de divorciarse. Quizás evitaba tomar una decisión porque no quería enfrentar el enorme acuerdo financiero que Ria demandaba. Este era un problema no sólo para los amantes, sino para Louis B. Mayer quien, como dueño de la MGM, tenía a Clark bajo contrato – y ese contrato incluía una cláusula de moralidad.

Aunque Carole era una conocida mujer de fiestas, se retiró de la escena social para hacer actividades que a Clark le gustaban – ver encuentros de boxeo, de béisbol, carreras de caballos, ir a pescar, practicar el tiro e ir de cacería. Clark no estaba interesado en el papel de Rhett Butler – su mala experiencia con trajes de época como en Parnell no estaba olvidada –, pero no tenía otra alternativa. El productor queria a Clark, quien aún estaba bajo el contrato de la MGM, y Carole le animó mucho para que cogiera el papel. Al mismo tiempo, un artículo en una revista, titulado “Esposos y esposas no casados de Hollywood”, apresuró más a la pareja hacer legal su relación. Con tanto en riesgo en "Lo que el viento se llevó", seguramente Mayer no iba a querer que la estrella de cine se viera envuelto en la vergüenza, y por esta razón Clark puso su vida amorosa en orden. Una vez que el divorcio fue otorgado, el 8 de marzo de 1939, Carole le dijo a la columnista de la revista, “cuando Clark tenga unos días libres, tal vez nos escabullamos y llevemos a cabo la ceremonia”.

A los dos meses del rodaje de Lo que el viento se llevó , Clark se tomó seis días libres. Para escapar de la prensa, no dijo nada sobre sus planes. El 29 de marzo de 1939, la pareja se fue a Arizona. En las afueras de Los Angeles se detuvieron en una floristería, y Clark compró dos claveles rojos para el ojal, un ramo de lilas y rosas rosas para Carole. Cuando llegaron, fueron directamente a la alcaldía para conseguir su acta matrimonial, y luego se casaron en la iglesia. Luego Clark mandó a David Selznick un telegrama. “Casados esta tarde – Carole y Clark”. Carole dijo que ella planeaba trabajar unos años más y luego tener familia. “Dejaré a Pa que sea la estrella y yo me quedaré en casa, zurciré calcetines y cuidaré a los niños”. En su primer aniversario, Carole cubrió el vestidor de Clark con satín, tul y flores e hizo un nido en el que depositó un gran huevo con la leyenda Parnell garabateado en él.

En enero de 1942, Carole se unió a los esfuerzos de entretenimiento de la comunidad para ayudar a financiar la guerra. Pero al regresar de una campaña de venta de bonos, Carole se mató en un accidente de avión, que también causó la muerte a su madre, y a su amigo.

Para Gable comenzó su particular infierno. El infierno de vivir sin ella. Hundido en una profunda depresión, abandona el cine y se alista un año más tarde en la Fuerza Aérea como comandante, y voló en varias misiones de bombardeo sobre Alemania. Tras licenciarse en 1944, vuelve a Hollywood como viudo inconsolable, con una tristeza que era tan patente como su envejecimiento. Se casó dos veces más, y murió el 19 de noviembre de 1960 de un ataque al corazón, cinco meses antes de que su hijo, John Clark Gable, naciera. Por expreso deseo, fue enterrado al lado de Carole, el gran amor de su vida.

Ha recibido 2356 puntos

Vótalo:

Ingrid Bergman y Roberto Rossellini

30. Ingrid Bergman y Roberto Rossellini

Ingrid Bergman acudió una noche de primavera, corría el año 1948, a una pequeña sala de cine para ver, junto a su marido, Peter Lindstrom, una película recién estrenada: Roma, ciudad abierta, del director italiano Roberto Rossellini. Mientras duró la proyección, sintió muy dentro una emoción sin... Ver mas
Ingrid Bergman acudió una noche de primavera, corría el año 1948, a una pequeña sala de cine para ver, junto a su marido, Peter Lindstrom, una película recién estrenada: Roma, ciudad abierta, del director italiano Roberto Rossellini. Mientras duró la proyección, sintió muy dentro una emoción sin forma que se manifestaba con esquivas lágrimas que escapaban de sus ojos. Poco después, volvió a ver otra película de este cineasta, Paisà. Y ya el amor se hizo visible y tan grande, que la actriz de moda en Hollywood no pudo menos que escribirle: “Señor Rossellini: he visto sus dos filmes y me han gustado mucho. Si necesita una actriz sueca que hable inglés perfectamente, que no ha olvidado el alemán, a quien apenas se entiende en francés y que del italiano sólo sabe decir ti amo, estoy dispuesta a acudir para hacer una película con usted”.

La relación de inmediato dejó de ser profesional para transformarse en un apasionado romance, hecho que escandalizó a los Estados Unidos, porque ella no sólo estaba casada (con Petter Lindstrom) y tenía una hija, sino que la consideraban una figura emblemática dentro del mundo de Hollywood. Los periódicos incluso la llamaron adúltera. Hollywood no le perdonó que abandonara a su marido e hija y promovió un boicot que duró tres años. Durante ese período, Ingrid no pudo volver a EE.UU. Se divorció en 1950, año en que se casó con Rossellini embarazada de su hijo Robertino. Después vendrían sus otras dos hijas: las gemelas Isotta e Isabella. Rosellini la dirigió en seis películas y no le dejó trabajar con otro director. Esta época no se caracterizó por el éxito, hubo problemas económicos y la relación se deterioró cada vez más. Fue el director Jean Renoir quien, en 1957, rompió esta situación al pedirle a la Bergman que participara en la película Elena y los Hombres. Se divorciaron.

Roberto murió en Roma el 3 de junio de 1977. Ingrid murió de cáncer en Londres, el 29 de agosto de 1982, justo el día de su 67 cumpleaños.

Ha recibido 2353 puntos

Vótalo:

Calisto y Melibea

31. Calisto y Melibea

La Celestina es el nombre con el que se conoce desde el siglo XVI a la obra titulada primero Comedia de Calisto y Melibea y después Tragicomedia de Calisto y Melibea, atribuida casi en su totalidad al bachiller Fernando de Rojas. Es una obra de transición entre la Edad Media y el Renacimiento... Ver mas
La Celestina es el nombre con el que se conoce desde el siglo XVI a la obra titulada primero Comedia de Calisto y Melibea y después Tragicomedia de Calisto y Melibea, atribuida casi en su totalidad al bachiller Fernando de Rojas. Es una obra de transición entre la Edad Media y el Renacimiento escrita durante el reinado de los Reyes Católicos y cuya primera edición conocida data de 1499. Constituye una de las bases sobre las que se cimentó el nacimiento de la novela y el teatro modernos.

Existen dos versiones de la obra: la Comedia (1499, 16 actos) y la Tragicomedia (1502, 21 actos). La crítica tradicional ha debatido profusamente el género de La Celestina, dudando si clasificarla como obra dramática o como novela. La crítica actual coincide en señalar su carácter de obra híbrida y su concepción como diálogo puro, quizá para ser recitado por un solo lector impostando las voces de los distintos personajes ante un auditorio poco numeroso. Sus logros estéticos y artísticos, la caracterización psicológica de los personajes —especialmente la tercera, Celestina, cuyo antecedente original se encuentra en Ovidio—, la novedad artística con respecto a la comedia humanística, en la que parece inspirarse, y la falta de antecedentes y de continuadores a su altura en la literatura occidental, han hecho de La Celestina una de las obras cumbre de la literatura española y universal.
La obra comienza cuando Calisto ve casualmente a Melibea en el huerto de su casa, donde ha entrado a buscar un halcón suyo, pidiéndole su amor. Esta lo rechaza, pero ya es tarde, ha caído violentamente enamorado de Melibea.

Por consejo de su criado Sempronio, Calisto recurre a una vieja prostituta y ahora alcahueta profesional llamada Celestina quien, haciéndose pasar por vendedora de artículos diversos, puede entrar en las casas y de esa manera puede actuar de casamentera o concertar citas de amantes; Celestina también regenta un prostíbulo con dos pupilas, Areúsa y Elicia.

El otro criado de Calisto, Pármeno, cuya madre fue maestra de Celestina, intenta disuadirlo, pero termina despreciado por su señor, al que sólo le importa satisfacer sus deseos, y se une a Sempronio y Celestina para explotar la pasión de Calisto y repartirse los regalos y recompensas que produzca.

Mediante sus habilidades dialécticas y la promesa de conseguir el favor de alguna de sus pupilas, Celestina se atrae la voluntad de Pármeno; y mediante la magia de un conjuro a Plutón, unido a sus habilidades dialécticas, logra asimismo que Melibea se enamore de Calisto. Como premio Celestina recibe una cadena de oro, que será objeto de discordia, pues la codicia la lleva a negarse a compartirla con los criados de Calisto; éstos terminan asesinándola, por lo cual se van presos y son ajusticiados.

Las prostitutas Elicia y Areúsa, que han perdido a Celestina y a sus amantes, traman que el fanfarrón Centurio asesine a Calisto, pero este en realidad solo armará un alboroto. Mientras, Calisto y Melibea gozan de su amor, pero al oír la agitación en la calle y creyendo que sus criados están en peligro, Calisto salta el muro de la casa de su amada, cae y se mata. Desesperada Melibea, se suicida y la obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea, quien lamenta la muerte de su hija.

Ha recibido 2348 puntos

Vótalo:

Edgar Allan Poe y Virginia Clemm

32. Edgar Allan Poe y Virginia Clemm

Edgar Allan Poe se casó con su prima Virginia Clemm, a quien solía llamar, de manera afectuosa, Sissy o “My child-wife” (esposa-niña), ya que era mucho menor que él. Fue acusado por algunos de acelerar la muerte de su joven esposa, la cual padecía tuberculosis, aludiendo a los disgustos que él... Ver mas
Edgar Allan Poe se casó con su prima Virginia Clemm, a quien solía llamar, de manera afectuosa, Sissy o “My child-wife” (esposa-niña), ya que era mucho menor que él. Fue acusado por algunos de acelerar la muerte de su joven esposa, la cual padecía tuberculosis, aludiendo a los disgustos que él le causaba. Sin embargo, Poe la amaba muchísimo y se preocupó por ella. Esta devoción se puede evidenciar en una carta desesperada fechada el 29 de agosto de 1835 que enviaba a su tía, María Clemm “Muddie”, en respuesta a una misiva en la que ella le informaba que su primo, Neilson Poe, pretendía recoger a Virginia para ocuparse de educarla. A lo que Poe respondió: «Las lágrimas me ciegan mientras le escribo esta carta y no deseo vivir ni una hora más. (...) Mi peor enemigo me tendría lástima si pudiera leer mi corazón. Mi último asidero en la vida, el último de todos, se me escapa. No tengo ningún deseo de vivir y no viviré. Pero he de cumplir mi deber. Amo, usted lo sabe, amo a Virginia apasionadamente, devotamente». Finalizando la carta, le rogaba que evitara la partida de Virginia a casa de Neilson.

Edgar y Virginia se conocieron en 1829, en un viaje que realizó Poe, para visitar lo que quedaba de su familia en Baltimore. En ese momento ella sólo tenia siete años y su hermano Henry, nueve. Además, vivían en la casa de la abuela de Poe, que estaba paralítica, y el hermano mayor del escritor, William Henry, quien padecía tuberculosis. El escritor contribuyó con su manutención utilizando los escasos recursos que su padre adoptivo, John Alan, le asignaba. Al poco tiempo, Poe regresó a Baltimore, en mayo de 1831, y decidió quedarse tres años. Solía gustarle la vivacidad infantil y la alegría de Virginia, que muchas veces compensaba su mentalidad de niña debido a su afección a los doce años, que impidió su desarrollo cerebral. También admiraba su belleza, su cabellera abundante y sus grandes ojos oscuros. Al final contrajeron matrimonio el 16 de mayo en 1836, cuando Virginia tenia 13 años y Edgar 26. Para poder casarse falsificaron la fecha de nacimiento de ella. En 1842, su esposa atravesaba una etapa critica de su enfermedad, sumado a que eran muy pobres y solo poseían una manta y una gata para proporcionarle calor.

En 1845, alcanzó la cumbre de su fama tras la aparición de «El cuervo». Dos años después murió Virginia. Poe consume alcohol, laudano, opio, huye, se evade. Cayó enfermo; su desastrosa adicción al alcohol y su supuesto consumo de drogas, pudo contribuir a su temprana muerte en Baltimore, el 7 de octubre de 1849.

Ha recibido 2344 puntos

Vótalo:

Escarlata O´Hara y Rett Butler ( Lo que el Viento se llevó )

33. Escarlata O´Hara y Rett Butler ( Lo que el Viento se llevó )

La película " lo que el viento se llevó" fué ganadora de 10 oscares y presentó una historia de amor fuera de lo común... Megaproducción con otro de los grandes elencos de la historia del cine: Vivien Leigh como Escarlata O´Hara, Clark Gable como Rett Butler, Olivia de Havilland como Melania... Ver mas
La película " lo que el viento se llevó" fué ganadora de 10 oscares y presentó una historia de amor fuera de lo común...
Megaproducción con otro de los grandes elencos de la historia del cine: Vivien Leigh como Escarlata O´Hara, Clark Gable como Rett Butler, Olivia de Havilland como Melania Hamilton, Leslie Howard como Asley Wilkes, sin olvidar el hito que supuso, ya fuera de las pantallas, la concesión del primer Oscar a un actor negro a la actriz Hattie McDaniel por su papel de "Mami". Épica. Con fuerza. Mítica....la historia se basa en el clasico libro del mismo nombre.......Lo que el viento se llevo es un libro para los que son realmente romanticos.Un clasico libro de romance que se desarrolla durante la guerra civil.Un libro acerca de una joven muy animada, Scarlett O'Hara (a quien cualquier muchacho quisiera cortejar) y del no tan joven pero gallardo bloqueador, Rhett Butler, el sueño de todas las chicas, una historia romantica de amor entre estas dos personas que sucedio en los principios de la guerra civil en Sudamerica.El libro comienza con Scarlett, la hija de un hombre Irlandes, sentada con sus amigos los chicos Tarleton, cuando se entera de el proximo matrimonio de Ashley Wilkes, el hombre de sus sueños durante su niñez, a quien Scarlett amo durante toda su vida. Scarlett, una chica de 16 años, con toda su ira infantil y una broma de por vida, se propone a cortejar a Ashley con todo su encanto, durante el juegos en Five Oaks (El hogar de Ashley). Entra en escena el atractivo y carismatico Rhett Butler quien es atrapado por el encanto de Scarlett. Todos los intentos de Scarlett por atrapar a Ashley fuero en vano, y para vengarse Scarlett se casa con Charles Hamilton, el cuñado de Ashley.Como a los hombres los llaman a la guerra, Scarlett se va a vivir con las esposa de Ashley, Melanie y posteriormente se convierte en una viuda. Mientras tanto, Rhett quien es el hombre mas odiado del pueblo por su franqueza, con sus comentarios despectivos acerca de la guerra y los hombres, empieza a tener un contacto cercano Scarlett, Melanie y otras, y le empieza a gustar Scarlett aun más, pero el orgullo y el hecho de que Scarlett sigue enamorada de Ashley le impiden revelar sus sentimientos.La guerra civil estalla y ahora el autor describe como Scarlett, que era solamente representada como un chica testaruda conocida por conseguir lo que queria por medio de rabietas, es transformada es una joven tenaz que hacia todo lo posible por salvarse y salvar a las personas que dependian de ella y tambien sus tierras de los Yankees, como ella trabaja duro para hacerlo lo convierte en una lectura interesante.Scarlett pasa de un matrimonio a otro, uno por venganza, otro para salvar sus tierras, hasta que finalmente Rhett ofrece casarse con ella. Esto se seguido por algo de drama familiar, donde Scarlett, que sigue muy enamorada de Ashley, le ofrece un trabajo en su molino. Tambien, las cosas empiezan a ir mal entre Scarlett y Rhett, y cuando por fin Scarlett entiende el verdadero amor de Rhett, él se va despues de acusarla por su forma de ser.Abarcando algunas miles de paginas, este libro gano el premio Pulitzer, y dio lugar a la pelicula mas popular de todos los tiempos y es una de las novelas mas populares jamas escritas.Scarlett O'Hara es la protagonista de la novela, conocida por sus mortales encantos con los jovenes. Animada y Dinamica, es unica, quien vive bajo sus propias reglas , y tan apasionada por la vida que va encontra de las probabilidades para salvarse y salvar sus tierras y a su familia.El personaje de Rhett es marcado por su fuerza, inteligencia y dinamismo, con un encanto que nunca falla cuando se trata de atraer a una mujer. Con poca preocupacion por su reputacion, aprovecha la guerra de la mejor manera y se hace fabulosamente rico.Pero sean lo que sean, los lectores al final aman a estos dos personajes. Este libro tambien ha inspirado una secuela debido a su no tan feliz final. En general es un debo leerlo para aquellos que no se quieran perder una maravillosa saga de amor.

Ha recibido 2344 puntos

Vótalo:

Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir

34. Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir

Jean Paul Sartre nació en París en 1905. Su padre era oficial de marina y murió en 1906. Ese mismo año, Sartre pasó al cuidado de sus abuelos maternos. En 1917, su madre vuelve a casarse con Josep, compañero de curso de su ex marido, y consigue la tutela de su hijo. Con ello, aleja al peque... Ver mas
Jean Paul Sartre nació en París en 1905. Su padre era oficial de marina y murió en 1906. Ese mismo año, Sartre pasó al cuidado de sus abuelos maternos.

En 1917, su madre vuelve a casarse con Josep, compañero de curso de su ex marido, y consigue la tutela de su hijo. Con ello, aleja al pequeño Jean Paul del mágico mundo que significaban los libros y las historias que le entregaba su abuelo Karl.

En 1921 vuelve a París e ingresa al Liceo Henri IV, donde conoce a Paul Nizan, quien se convertiría en su mejor amigo de entonces. Llegaron a compenetrarse tanto que durante años se llamaron a sí mismos “Nitre” y “Sarzan”.

En 1924 Sartre ingresa a la École Normale Supérieure. Son años fundamentales en su formación. Brilla como actor en los festivales que se celebran anualmente y comienza a demostrar abiertamente su rechazo a los valores burgueses que promulgaba la sociedad francesa en ese entonces.

En 1929 obtiene la Licenciatura en Filosofía. Ese mismo año conoce a Simon de Beauvoir, mientras ambos preparaban el examen final, comenzando una duradera y epifánica relación. Sartre llama a Simone “ el Castor”, debido a su intensa dedicación a las labores intelectuales: “usted trabaja tanto como un pequeño castor.

Desde los inicios, Sartre y el Castor deciden basar su relación en la honestidad y la libertad. Cada uno posee independencia económica, sentimental y sexual: no están casados, no viven juntos y no tienen hijos.

En 1980 Sartre muere a causa de un edema pulmonar. “Su muerte nos separa. Mi muerte nos volverá a reunir. Mejor así: ya es hermoso que nuestras vidas hayan encajado durante tanto tiempo”, escribe el Castor.

Simone muere en 1986. Sus restos descansan junto a los de Sartre, en el cementerio de Montparnasse.

La historia de Simone y Sartre puede ser entendida cuando se ha sentido la grandiosidad de entregar amor sin imponer condiciones, sin dejar que los obstáculos propios del egoísmo humano destruyan la capacidad de simplemente existir.

En sus inagotables intercambios epistolares han dejado las huellas que permiten comprender que si estas almas no se hubieran encontrado, la historia del siglo XX no habría estado marcada tan fuertemente por la lucha por el respeto a la libertad individual.

Ha recibido 2341 puntos

Vótalo:

Rita Hayworth y Orson Welles

35. Rita Hayworth y Orson Welles

El corazón de Orson Welles no sólo quedó intacto y enterito después de la ruptura con Dolores del Rí­o, sino lleno de esperanzas. Ahora lo que ocupaba su espíritu era la imagen de una mujer bellísima que habí­a visto en la portada de una revista. Fue tal su fascinación que decía a sus amigos que... Ver mas
El corazón de Orson Welles no sólo quedó intacto y enterito después de la ruptura con Dolores del Rí­o, sino lleno de esperanzas. Ahora lo que ocupaba su espíritu era la imagen de una mujer bellísima que habí­a visto en la portada de una revista. Fue tal su fascinación que decía a sus amigos que en cuanto la conociera la pediría en matrimonio. "Estás loco", "por muy famoso que te creas, ella, seguramente, ni sabe que existes". Sin embargo, él tenía la firme convicción de que un día alguien se la presentaría. Joseph Cotten, íntimo amigo de Welles, al ver que realmente estaba obsesionado por la estrella, organizó una fiesta con el objetivo de cumplir su deseo y presentarle a Rita Hayworth, la pelirroja más famosa de Hollywood, la vamp más sensual y taquillera de la pantalla. A Orson no le importó que viniera acompañada de Victor Mature (con su eterna cara de dolor de estómago), ni tampoco le desanimó la indiferencia y la manera en que rechazó sus coqueteos. Al día siguiente, lo primero que hizo el impaciente enamorado fue hablarle por teléfono, y el siguiente, y el siguiente, y el siguiente. Pasaron cinco semanas hasta que, por fin, harta, halagada o curiosa ante tal insistencia, Rita aceptó salir a cenar con él.

Welles pronto se dio cuenta que Rita, en persona, no respondía a la imagen de vampiresa sensual y hechicera que proyectaba en la pantalla y no encontró a la estrella que él se esperaba, pero no cabía duda de que con su silueta perfecta y su admirable cabellera rojiza, su modo de andar, a la vez provocativo y majestuoso, era tan hermosa como aparecía en sus películas. Lo que más llamó la atención y más llenó de amor y ternura a Orson fue su vulnerabilidad, su ausencia total de afectación y su sencillez en la provocación. Todo esto lo desarmó de tal manera que hasta para él mismo su reacción ante ella fue una revelación y un descubrimiento de su propia personalidad. Se casaron en 1943 y tuvieron una hija, Rebecca. Ambos compartirían una de sus magistrales películas “La dama de Shanghai”, donde Rita, tiño su cabello de rubio platinado y cortó su famosa melena rojiza. Ambos ya estaban en pleno proceso de divorcio, separándose definitivamente ese mismo año, en 1947.

Se solía decir que Rita destruyó a Welles y que lo convirtió a la mediocridad y a la gordura. Los documentales revelan, en cambio, que las cosas sucedieron al revés: “No pueden darse una idea de cuanto me aburría con Rita”, se oye comentar a Welles mientras esta filmando una película que se titula, apropiadamente, Sombras de mal. “Las mujeres son idiotas en general, pero ella era la mas idiota de todas.” A Rita se le ve defenderse, entre lágrimas, durante el juicio de divorcio (1947), con argumentos que ahora tal vez parezcan insulsos pero que entonces conmovían las fibras mas hondas de la clase media norteamericana: “No saben ustedes cuanto me esforcé por formar un hogar con el señor Welles. Pero a él no le interesaba el hogar. Todas las noches me decía que deseaba ser un hombre libre”.

Ha recibido 2294 puntos

Vótalo:

Carlos de Inglaterra y Camila Parker-Bowles

36. Carlos de Inglaterra y Camila Parker-Bowles

“Bonito animal Señor. Me llamo Camilla Shand. Es un placer conocerle”, le dijo Camilla a Carlos en 1970, en el campo de Polo de G. Park, mientras el Príncipe acariciaba su caballo. “Mi bisabuela, Alice Keppel, fue la amante de su tatarabuelo, Eduardo VII. ¿Lo sabía?” Ella tenía 23 años y... Ver mas
“Bonito animal Señor. Me llamo Camilla Shand. Es un placer conocerle”, le dijo Camilla a Carlos en 1970, en el campo de Polo de G. Park, mientras el Príncipe acariciaba su caballo. “Mi bisabuela, Alice Keppel, fue la amante de su tatarabuelo, Eduardo VII. ¿Lo sabía?”
Ella tenía 23 años y buscaba vengarse de su novio, Andrew Parker-Bowles, un oficial de caballería que la engañaba. Él,de 22, futuro Rey, el joven apropiado para volverle loco de celos. En ese mismo año, 1970, se convierten en amantes. En Hampshire, Camilla tenía la misma habitación en la que la Reina había pasado su luna de miel. A Camilla le gustaba Carlos, pero era de Andrew Parker-Bowles, de quién estaba enamorada. Además, Camilla, aspiraba a una vida exenta de obligaciones reales. El Príncipe llora como un niño cuando, por razones de Estado, en 1971,tiene que separarse de Camilla por primera vez.

En 1972, el príncipe Carlos le pide matrimonio. Camilla declina la propuesta. Carlos de Inglaterra, con el corazón roto, se embarca en el Minerva. En una de sus escalas, descubre el anuncio de los esponsales de Camilla y Andrew Parker en el Times. Camilla se casa con Andrew Parker, en 1973. Carlos regresa a Inglaterra y tiene constantes aventuras. La más comentada con Sarah Spencer, hermana de lady Diana. Entre el Príncipe y Camilla existe una buena relación. Carlos es padrino de su primer hijo y tiene en ella a la mejor consejera. En 1979, el Príncipe de Gales pide, de nuevo, a Camilla que se divorcie y se case con él. Se produce la segunda negativa.

En 1980, durante una fiesta, Carlos y Camilla bailan durante horas. Los allí presentes descubren que el amor de Carlos por Camilla se mantenía intacto. Los amantes habían reanudado su historia de amor. Carlos y Camilla pasaban juntos muchos fines de semana. Camilla le ayuda a elegir esposa. Distinguía perfectamente entre Carlos, el hombre que la amaba, y Carlos, futuro Rey de Inglaterra. La Monarquía necesitaba una princesa. Desde 1978, se maneja como candidata ideal a Diana Spencer. En el verano de 1980, Carlos la acepta como prometida. El mundo se rinde ante su historia de amor.

Meses después, Diana descubre que Carlos la engaña. Ese día de noviembre de 1980, la prensa publica con todo detalle la cita secreta de Carlos y Diana en el tren real estacionado en una vía muerta... La Princesa de Gales, aunque sabe que la mujer rubia a la que se hacía referencia no era ella, sigue adelante con los planes. Carlos y Camilla se despiden pasando juntos las noches previas a la boda. El príncipe de Gales y Diana, de 19 años, protagonizan con su boda,en 1981, la última muestra de romanticismo del siglo XX. Camilla asiste a la boda, pero no a la celebración. Andrew Parker-Bowles, con su uniforme de gala, cabalga al lado de la carroza nupcial. Durante su luna de miel Diana, enferma ya de bulimia, escucha, casualmente, una conversación de su marido con Camilla y descubre fotos de ella en la cartera de su esposo. Después de la luna de miel, el Príncipe Carlos se aleja de Camilla, se olvida de sus sentimientos y lucha por su matrimonio. Diana y Carlos consiguen vivir, durante tres años, momentos inolvidables. La felicidad del primer hijo, los viajes... Después, Carlos y Diana, entran ya en la dinámica de hacer inmensos esfuerzos por salvar su matrimonio.

En 1984, días después del nacimiento de Harry, el segundo hijo de los Príncipes de Gales, Camilla y Carlos retoman sus relaciones. En 1986, invitados por los Reyes de España a Mallorca, Carlos y Diana ni siquiera se esfuerzan en disimular que son felices. En 1986, Diana recoge sus pertenencias de Highgrove y Camilla recupera su lugar. Los movimientos de Carlos, Camilla y Diana ya no pasan inadvertidos para la prensa, que entra a fondo en los asuntos del corazón real de Inglaterra. En el verano de 1994, Carlos declara en televisión que había sido infiel a su mujer. Los ingleses le agradecen que les abra su corazón, aunque para ellos lo que cuenta es la tragedia de Diana y de sus dos hijos. Víctimas de la Casa Windsor y de Camilla Parker.

En 1995,la Princesa acude al programa, "Panorama" de la BBC. La frase: “No sólo me casé con Carlos, también me casé con su amante, que estaba al corriente del más mínimo detalle”, pasa a la historia. En 1996 se anuncia oficialmente que los Príncipes de Gales ya están divorciados. La muerte de Diana, el 31 de agosto de 1997, empeoró, con creces, la situación. Diana es una santa, la princesa del pueblo y Camilla, voluntariamente, desaparece del escenario. Se instauran, de nuevo, las citas secretas y las vacaciones por separado.

Dos años después de su desaparición, en 1999, se publica la primera foto de ambos, a la salida de la fiesta de cumpleaños de una hermana de Camilla. La amiga de Carlos luce el collar que otro Príncipe de Gales había regalado a su antepasada, Alice Kempel. Ese mismo verano, Camilla y sus hijos son invitados por el Príncipe a navegar con la Familia Real. Guillermo, su hijo, y la Reina aprueban la visita. En el año 2000, se presentan en público como una pareja formal y discreta. Camilla es ya, a ojos de todo el mundo, la consorte oficial del futuro Rey de Inglaterra.

Ha recibido 2282 puntos

Vótalo:

Sandro Botticelli y Simonetta Vespucci

37. Sandro Botticelli y Simonetta Vespucci

Simonetta era la mujer de Marco Vespucci, hermano de Américo. Era genovesa y tenía 15 años cuando entraba por las puertas de Florencia. Giuliano di Piero de Medici, estaba enamorado de ella,y encargó a Botticelli una pintura ("El Nacimiento de Venus"). Simonetta se convirtió en la modelo y musa... Ver mas
Simonetta era la mujer de Marco Vespucci, hermano de Américo. Era genovesa y tenía 15 años cuando entraba por las puertas de Florencia. Giuliano di Piero de Medici, estaba enamorado de ella,y encargó a Botticelli una pintura ("El Nacimiento de Venus"). Simonetta se convirtió en la modelo y musa de Boticcelli. Decían que el pintor estaba enamorado de ella, no se sabe, pero si hubiera sido así, fue un amor nunca declarado, expresado sólo a través de sus numerosos retratos.

Es impresionante comprobar la huella que dejó en Botticelli esta mujer, a la que prácticamente dedicó casi todos su cuadros. Simonetta murió tan solo un año después, la noche del 26 de abril de 1476, presuntamente de tuberculosis, a los 22 años de edad. Botticelli finalizó el Nacimiento de Venus nueve años después de la muerte de Simonetta y después pidió ser enterrado a los pies de ella. Boticcelli murió el 17 de mayo de 1510.

Ha recibido 2230 puntos

Vótalo:

Camille Claudel y Auguste Rodin

38. Camille Claudel y Auguste Rodin

Camille gana el premio de Roma de escultura y se va a Italia, y tiene como profesor al escultor August Rodin. Camille se enamora de Rodin al poco de conocerlo. Y a él ella le deslumbró. Pero no sólo fue su belleza, le fascinó su obra. Nada más ver sus yesos descubrió en ella un alma gemela... Ver mas
Camille gana el premio de Roma de escultura y se va a Italia, y tiene como profesor al escultor August Rodin. Camille se enamora de Rodin al poco de conocerlo. Y a él ella le deslumbró. Pero no sólo fue su belleza, le fascinó su obra. Nada más ver sus yesos descubrió en ella un alma gemela, alguien que como él vivía por y para los perfiles. Alguien que, como él, se zafaba del academicismo para liberar las figuras, dotarlas de movimiento y emoción, transformando poses clásicas en nuevas formas de poderosa vitalidad. Rodin tenía en ese momento cuarenta y tres años de edad y Camille sólo diecinueve. Así se inició una de las relaciones más tórridas que ha habido en el mundo de los artistas. Su amor fue desmesurado, pasional y lleno de celos, traición, angustia y dolor. Dos años después de conocerse, Camille comenzó a ser ayudante de Rodin en el estudio para poder aprender más sobre la escultura. La joven continuó viviendo en casa de sus padres hasta 1888, momento en que se muda a un lugar cercano al estudio de Rodin. La única mujer entre sus alumnos, rápidamente se convirtió en objetos de guiños y sonrisas, desde que se hizo evidente el magnetismo que ejercía sobre el maestro. Su rostro, su talle, sus formas, pronto fueron reconocibles en sus esculturas, para escándalo de su familia. Antes musa que modelo y amante.

En 1893 Rodin trabaja y esculpe para el gobierno francés y Camille queda en un segundo plano para él. El talento indiscutible de Camille se vio opacado por la gran sombra de Rodin, y se especula que fue por tal motivo, que después de aquellos largos y compenetrados quince años, la relación empezó a tambalearse; tal vez ella esperaba demasiado de él. Ella lo amaba profundamente y la gran mayoría de sus obras reflejan el estado y la presión censuradora a la que fue llevada. El abandono de su amante se cree que fue la causa del declinar de la carrera y de su estado mental. Camille vive y trabaja totalmente sola aunque mantiene un contacto insetable con Rodin, hasta que en 1898 terminan definitivamente sus relaciones viciado por la comtetencia y porque él nunca abandono a Rose, la compañera con la que vivía y con la que tenía un hijo no legitimado. Ella era consciente de que Rose Beunet, la fiel compañera del creador, siempre se interpondría entre ellos porque Rodin ni siquiera se planteó dejarla cuandso estuvo embarazada de un hijo que núnca llegó a nacer.

Camille se dedicó entonces a la escultura de manera frenética, y se volvió cada vez más arisca. Participó en varias exposiciones de galerías importantes pero no salía de su cuarto, donde se dedicaba a esculpir encerrándose en su casa con sus gatos, y con llave puesta en las puertas y ventanas, en acto de inaudita desesperación. Su situación económica se encrudeció y al poco tiempo empezaron a aflorar muestras de problemas mentales. Finalmente cayó enferma, tanto que en diciembre de 1905 se organizó en París una última gran exposición con 13 de sus esculturas. Se volvió una paranoica e insistió en que Rodin la quiería destruir y que la perseguía. Para empeorar las cosas su hermano, con el que estaba muy apegada, se fue a trabajar fuera y la dejó aún más sola. Sin él y la guía de Rodin se derrumbó.

Empezó a tener problemas con las galerías al no entregar las obras. El problema no era que no las realizara sino que una vez acabada la escultura la destruía. Comenzó a sentir miedo, apenas comía por temor a ser envenenada y destruyó a martillazos sus propias obras. En 1913 moría su padre, la única persona de su familia en la que Camille encontró algo de comprensión. Una semana después, fue arrastrada fuera de su apartamento e introducida en una ambulancia. Su madre, había firmado los papeles para su internamiento en el sanantorio de Ville-Evrard ante la opinión médica de que sufría severos trastornos mentales que la hacían peligrosa para sí misma y para los demás, y quizás porque su extraño comportamiento anterior con Rodin y el actuál manchara la reputación que se estaba creando su hermano en la diplomacia. "Triste sorpresa para un artista; eso fue lo que obtuve en lugar de una recompensa, suelen ocurrirme semejantes cosas", escribiría ella después. Camille fue llevada en 1914 a un asilo mental de Montdevergues donde se quedó hasta su muerte treinta años después en 1943.

"Tras apoderarse de la obra realizada a lo largo de toda mi vida, me obligan a cumplir los años de prisión que tanto merecían ellos...". Estas palabras fueron escritas por Camille Claudel al cumplirse el séptimo año de lo que ella misma calificaba como "penitencia", su internamiento en un manicomio. No obstante, en su primer día de ingreso, el doctor Truelle, que la atendió le diagnosticó "manía persecutoria" y "delirios de grandeza". Se creía víctima de "los ataques criminales de un famoso escultor". Odiaba profundamente a Rodin y llegó a escribir mostrando claramente como la pasión se había tornado en odio: "En el fondo. todo eso surge del cerebro diabólico de Rodin. Tenía una sola obsesión: que, una vez muerto, yo progresara como artista y lo superara; necesitaba creer que, después de muerto, seguiría teniéndome entre sus garras igual que hizo en vida".

Ha recibido 2229 puntos

Vótalo:

Franz Kafka y Milena Jesenská

39. Franz Kafka y Milena Jesenská

No son justos aquellos que suponen a un Kafka siempre sufrido y en penumbras. El hombre tuvo sus momentos de alegría, risas, deseos y placer. Con no poca frecuencia practicaba natación, hacía gimnasia, remaba, trabajaba y tomaba sol desnudo en el jardín de su casa: el nudismo como filosofía de... Ver mas
No son justos aquellos que suponen a un Kafka siempre sufrido y en penumbras. El hombre tuvo sus momentos de alegría, risas, deseos y placer. Con no poca frecuencia practicaba natación, hacía gimnasia, remaba, trabajaba y tomaba sol desnudo en el jardín de su casa: el nudismo como filosofía de vida, al igual que la opción vegetariana en las comidas, era una de sus aficiones; de tanto en tanto, además, frecuentaba las tabernas de Praga, donde bebía y dialogaba con almas perdidas como la suya. Fue quizá para compensar los excesos (que incluían visitas reiteradas a los prostíbulos de la ciudad) que con el tiempo se hizo naturista. En un pie de página de los diarios compilados por su amigo Max Brod cuenta que Kafka siempre mostró interés por la terapia natural: “Siguió todas sus derivaciones: la comida cruda y vegetariana, el nudismo, la gimnasia y la antivacunación“.

Kafka se enamoró de Milena Jesenská. El amor del escritor por ella era el más grande y, por eso mismo, el más imposible. Kafka tenía treinta y seis años cuando conoció a Milena; ella tan sólo veinticuatro. Es Milena la que inicia la relación al ofrecerse, por carta, como traductora de su obra al checo (Kafka escribía en alemán). La misiva es respondida y la correspondencia crece. Alrededor de dos años duró la relación fraternal y amorosa entre ambos. Pero salvo unos pocos encuentros esporádicos en Viena, el vínculo se desarrolló básicamente por vía epistolar. Fue un amor reducido por la timidez de Frank, un montón de cartas a Milena y nada más, nunca le tocó ni un codo.

Ha recibido 2219 puntos

Vótalo:

Garcilaso de La Vega e Isabel Freire

40. Garcilaso de La Vega e Isabel Freire

La emperatriz Isabel de Portugal vino a España con su corte de damas, entre ellas Isabel Freire. Ésta no sabía ni que existía Garcilaso, pero él se quedó perdidamente enamorado. Su modo de andar alegre -su meneo, dice el poeta; su contoneo, se, diría después- venía a ser anuncio de otras... Ver mas
La emperatriz Isabel de Portugal vino a España con su corte de damas, entre ellas Isabel Freire. Ésta no sabía ni que existía Garcilaso, pero él se quedó perdidamente enamorado. Su modo de andar alegre -su meneo, dice el poeta; su contoneo, se, diría después- venía a ser anuncio de otras delicias de la carne. La dama portuguesa fue referencia y punto de partida para las que tras ella vinieron, llenando el corazón del poeta y sus versos de una profunda melancolía. No se sabe si fue correspondido o no, al menos el tiempo suficiente para comprobar si aquella pasión fue verdadera. Pero el amor crecía en Garcilaso y su obra, incluso cuando Isabel se casó con un hombre gordo y romo en amores y ambiciones.

En 1520, el rey manda a Garcilaso a Italia. Después volvió a España y volvió a irse a Nápoles. Allí conoció la cultura renacentista y la trajo a España. Al volver a Italia, se entera de la muerte de Isabel de Freire. Murió en el parto.

La escribió decenas de poemas, aunque nunca la llegó a tocar. No hubo en sus versos ira ni reproches, ni mucho menos celos de amante resentido, de amor que pudo ser y se quedó en el camino de tantos otros antes; su amor salió a la luz doblemente en sus églogas disfrazado de diversos nombres, que van de Elisa a Galatea. Después de Isabel tuvo varias amantes, alguna de las cuales le dio un hijo, pero como un río subterráneo, como fuente perenne, el recuerdo de Isabel de Freire continuó fluyendo en Garcilaso hasta el día de su muerte.

Ha recibido 2210 puntos

Vótalo:

Alfred Hitchcock y Alma Reville

41. Alfred Hitchcock y Alma Reville

La historia de Alfred y Alma empieza en un estudio, en este caso se llama Famous Players Lasky, la sucursal en Londres de una compañía cinematográfica norteamericana. El veinteañero Alfred en 1920 comienza a trabajar en la extraña tarea de diseñar los títulos explicativos de las películas mudas... Ver mas
La historia de Alfred y Alma empieza en un estudio, en este caso se llama Famous Players Lasky, la sucursal en Londres de una compañía cinematográfica norteamericana. El veinteañero Alfred en 1920 comienza a trabajar en la extraña tarea de diseñar los títulos explicativos de las películas mudas. Luego de dos años en la empresa ya puede decir que es ayudante de dirección del famoso Graham Cutts. Alma Reville, sólo un día más joven que Alfred, trabaja en la misma compañía como montajista, oficio que la entretiene desde los 16 años. Al momento que corta y pega escenitas en la compañía, la carrera de Alma ya incluye algunas incursiones como actriz en el cine mudo y ciertas colaboraciones como guionista.

Sucede que un día, el joven Alfred cuenta con esta simpática pelirroja a cargo del montaje de sus películas. Así comienza esta trama: el tímido y corpulento director se enamora, vence su cobardía e invita a salir a su compañerita de trabajo. Ella acepta y el resto es otra historia de amor tan persistente como desconocida.

Que Alfred siempre fue un maestro de la originalidad y el suspenso, no hay duda. Tal vez por eso no resulte extraña la manera tan única y exquisita en la, luego de unos años juntos, en 1924 le propuso matrimonio a su agraciada novia. Era de noche y la exitosa pareja viajaba de regreso luego de una estancia en Berlín, el barco luchaba contra las olas inquietas. Alfred y Alma sufrían de terribles mareos, no podía esperarse menos de tan complejas circunstancias. En ese escenario, le puso el pecho a las circunstancias y lanzó su propuesta matrimonial. Alma debe haber pensado en los años compartidos desde que se habían conocido: Alfred vivía con su madre en Leytonstone, mientras que Alma con sus padres en Twickenham y debían contentarse con pasar las noches juntos entre visitas al teatro y cenas. Decidida, Alma consideró que era el momento apropiado y con su pícara expresión inglesa, no dudó en responderle “sí”.

Comenzaron así los no tan sencillos preparativos para la boda que incluían que Alma se convirtiera al catolicismo romano. Una vez cumplido este modesto trámite, fijaron fecha y el 2 de diciembre de 1926 se realizó la ceremonia. Ambos ingresaron al oratorio de Brompton, Knightsbridge para salir como una feliz y despampanante pareja de recién casados.

El protocolo marital se cumplió a rajatabla. Después de la ceremonia la parejita llegó hasta París donde hicieron una breve parada antes de seguir viaje hasta el lujoso Palace Hotel de Saint Moritz para pasar su luna de miel. A su regreso, inauguraron su dulce hogar en un departamento en la calle Cromwell. Allí se rumorea que hacían diversas reuniones con distinguidos asistentes como el joven George Bernard Shaw. Sin embargo, después de un tiempo, la ciudad parecía rugir al tranquilo Alfred quien decidió mudarse al campo. Es así como el matrimonio Hitchcock adquiere una tranquila casa de campo cerca de Guildford. Asentada la pareja en la tranquilidad de la vida bucólica, en 1928, nace Patricia Alma Hitchcock, la primera y única hija del matrimonio. Dos semanas después del nacimiento, Alma estaba de vuelta al ruedo.
Si algo caracterizó a esta pareja, fue la capacidad de trabajo en equipo. Alma y Alfred crecieron juntos en la industria y aprendieron qué implicaba contar en el cine una buena historia y qué historias eran meritorias de una buena película. Alfred dirigía, Alma coordinaba. En 16 películas de su marido la señora Reville apareció en los créditos con su apellido de soltera como guionista o editora, en otras tantas fue la guía de los rodajes y la asistente omnipresente de su marido. A tal punto llegó su influencia que, se dice, uno de los recursos a los que apelaban para convencer a Alfred de alguna u otra cosa, era apelar a la frasecita “A Alma le encantó”.
En definitiva, ella subía o bajaba el pulgar a la hora de elegir historias, adaptar libretos, elegir actores y arreglar las posibles inconsistencias de los guiones. Alma trabajaba los diálogos y se sabe que era la primera en juzgar el corte final de las películas que le quitaban el sueño a Alfred. Es así como esta joven inglesa, que había trabajado como actriz de cine mudo, se convirtió en silencio en el alma mater de las películas de Mr. Hitchcock, metiendo mano no sólo como una excelente cocinera que lo acompañaba a la hora de la cena cada noche –Alfred no soportaba cenar solo-, sino en cada etapa del proceso de creación. Por algo, alguna vez Shaw, al mandarle un escrito a Alfred lo rotuló “Para el marido de Alma Reville”.

Llegó la noche del 7 de marzo y Alma se vistió de gala para escuchar la ovación que acompañaba la entrada de Alfred. Se sentó a su derecha, a su izquierda Cary Grant. Ingrid Bergman dio comienzo a la ceremonia que recorría la historia de uno de los más importantes protagonistas de la historia del cine. Actores, escritores y directores aparecían en pantalla encumbrando con palabras maravillosas sus películas. Cuando el discurso terminó, Alfred subió al escenario para recibir el premio. Sosteniéndolo entre las manos dijo a su audiencia: “Para Alma, sin la cual probablemente hubiera terminado en este banquete como uno de los mozos con movimientos más lentos”.

Hitchcock fallece en su casa en 1980, a los 80 años de edad y Alma dos años más tarde.

Ha recibido 2184 puntos

Vótalo:

Catalina de Aragon y Enrrique VIII

42. Catalina de Aragon y Enrrique VIII

Catalina de Aragón, hija de Fernando II de Aragón y de Isabel de Castilla (los Reyes Católicos), nace en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares el 16 de diciembre de 1485 y era la hija menor de los Reyes Católicos, era, según, Almudena Arteaga, la más parecida a su madre. De cabello rojizo... Ver mas
Catalina de Aragón, hija de Fernando II de Aragón y de Isabel de Castilla (los Reyes Católicos), nace en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares el 16 de diciembre de 1485 y era la hija menor de los Reyes Católicos, era, según, Almudena Arteaga, la más parecida a su madre. De cabello rojizo, rostro sereno, graciosa, sagaz, inteligente y excelentemente educada, que hablaba y leía en latín.

En 1501 se casa con Arturo, primogénito de Enrique VII de Inglaterra, que muere al año siguiente, y al quedar viuda, continuó en Inglaterra. Cuando Catalina de Aragón abandonó Granada rumbo a Londres en 1501, apenas adolescente, para casarse con el príncipe de Gales, Arturo Tudor, no imaginaba que sería viuda pocos meses después. La joven quedó desolada.

Sus padres, que no querían renunciar a la alianza, raudos y veloces, se apresuraron a prometerla con Enrique VIII, rey de Inglaterra. En 1503, se desposa con el hermano de Arturo, Enrique, que reinaría como Enrique VIII. La ceremonia se celebró en 1509 al subir éste al trono, en unos fastos que duraron varios días.



De este matrimonio nacerían seis hijos de los que sólo sobrevivió una niña; María Tudor. La ausencia de un sucesor varón produjo malestar en Inglaterra que aún recordaba la guerra de las Dos Rosas, y hacía 1525 Enrique VII empieza a pensar en el divorcio.

Tras conocer a Ana Bolena, el rey confirma sus intenciones y, a partir de 1527, se somete el asunto a las autoridades eclesiásticas con el pretexto de que el matrimonio era nulo por haberse realizado entre cuñados.

El papa Clemente VII se mostró al principio conciliador, pero la tajante negativa de Catalina, que en ningún admitió la competencia del tribunal nombrado para dirimir el caso, y las presiones de Carlos V modificaron su actitud.

Enrique VIII, sin tener en cuenta la decisión papal, rompe definitivamente con Catalina de Aragón en 1531 y se casa con Ana Bolena. Posteriormente consigue que el arzobispo de Canterbury, Tomas Crammer, disolviese su matrimonio con Catalina (1533), quien fue confinada en varios castillos sin que nunca declinase su título de reina.

Estos hechos ocasionaron la ruptura de Roma e Inglaterra y el nacimiento de la Iglesia Anglicana al margen del Papa.

Catalina de Aragón, reina de Inglaterra, muere el 7 de enero de 1536, en el castillo de Kimbolton, Huntingdonshire, Inglarerra. Está enterrada en la abadía de Peterbourough.

Ha recibido 1944 puntos

Vótalo:

Eva Braun y Adolf Hitler

43. Eva Braun y Adolf Hitler

Tratándose de alguien tan complicado como Adolf Hitler (1889-1945) es muy difícil saber si realmente amo a Eva Braun (1912-1945). Lo Cierto es que la consigna difundida por Goebbels era «El Führer no tiene vida privada. Se dedica día y noche al pueblo alemán», y, por tanto, la existencia de Eva... Ver mas
Tratándose de alguien tan complicado como Adolf Hitler (1889-1945) es muy difícil saber si realmente amo a Eva Braun (1912-1945). Lo Cierto es que la consigna difundida por Goebbels era «El Führer no tiene vida privada. Se dedica día y noche al pueblo alemán», y, por tanto, la existencia de Eva fue siempre ocultada. Por otra parte, los desaires de Adolf hacia Eva fueron constantes. La pareja se conoció en 1929 en el estudio del fotógrafo Hoffmann, donde ella trabajaba. Durante mucho tiempo su relación fue inocente. El le traía flores y bombones y charlaban en la tienda. Luego empezó a invitarla al cine o a llevarla de picnic. Eva y Adolf se convirtieron en amantes a principios de 1932. Ella siempre confió en que se casarían, pero las intenciones del dictador no eran esas.

El 1 de noviembre de 1932, harta de que el la esquivara, se pegó un tiro en el cuello. La bala paso cerca de la yugular, pero no causo gran daño. Para llamar su atención, el 28 de mayo de 1935 intento otro suicidio, esta vez con somníferos. En las veintidós páginas que se salvaron de sus diarios se refiere a ella misma como «Yo, la amante del hombre más grande de Alemania y del Mundo », aunque se quejaban de que Hitler solo la necesitaba «para determinados fines». Finalmente Eva abandono su trabajo y Hitler le puso una casa propia. Eva Braun tenía libertad, salía con sus amigos o iba de viaje con su madre. Sin embargo, en público Hitler jamás reconocía su relación. Eva le llamaba «Mi Führer», aunque combinándolo con el tuteo, y Hitler, en privado, la llamaba Evchen o «Tontita». En 1938 Hitler dio un nuevo paso hacia ella y la nombro beneficiaria de su testamento. Sin embargo, la convivencia no fue un camino de rosas: Eva fumaba a escondidas y no podía salir de su habitación cuando venían invitados importantes. En 1939, Eva Braun dispuso de una vivienda propia en la cancilleria. Seguía sin poder asistir a las recepciones oficiales.

En la noche del 26 de abril de 1945 los rusos inician el bombardeo de la ciudad. Por esos mismos días, Mussolini y Clara Petacci, su amante, son apresados por los partisanos cuando intentaban fugarse a Suiza. Los ejecutan de inmediato y los cuelgan de los pies en la plaza Loreto de Milán. El Führer no quiere tener el final humillante que ha sufrido el duce. Sabe que no podrá salir del bunker, y decide que nada quede de su cuerpo. El 29 de abril se casa con Eva Braun por “los muchos años de fiel amistad”. Al día siguiente se suicidan.

El telefonista del búnker, Rochus Misch, de 88 años recuerda todavía ese momento preciso de hace sesenta años. Era el 30 de abril de 1945 y él estaba allí cuando se abrió la puerta del búnker.

«Hitler, sentado en un sofá, estaba desplomado sobre su mesa y Eva Braun estaba estirada a su lado. Los vi con mis propios ojos. Era algo que nos esperábamos. No fue algo que ocurrió por azar, porque nos estábamos preparando para el final».

Hitler y Eva Braun entraron en su apartamento y cerraron la puerta.

«No sé cuánto tiempo necesitaron. Puede que una o dos horas - dice Rochus -. Yo no oí el disparo, porque estaba reparando una avería telefónica. Pero oí a alguien que gritaba: 'Linge, Linge, creo que ya lo han hecho'. Desde entonces esperaron unos 20 minutos más y, a continuación, abrieron la puerta y yo miré».

El hombre que había sumido a Europa en el peor conflicto de su historia y que había enviado a millones de judíos al exterminio, estaba desplomado encima de una mesa, con una herida de bala en la cabeza. Eva Braun yacía a su lado, en el suelo, sin vida. Según los historiadores, Hitler le habría dado veneno a su mujer antes de dispararse. Los cuerpos de ambos fueron rociados con gasolina y quemados en el patio del búnker, mientras su servicio le rendía honores haciendo el saludo hitleriano.

Ha recibido 1942 puntos

Vótalo:

Abelardo y Eloisa

44. Abelardo y Eloisa

Abelardo nació en 1079 en Palais, Alta Bretaña, una aldea próxima a Nantes. Berengario, su padre, era una persona culta e ilustre que supo hacerse cargo de la educación de su hijo y sus hermanos. Siendo muy joven, Abelardo fue destinado a la carrera militar, que luego abandono por su pasión... Ver mas
Abelardo nació en 1079 en Palais, Alta Bretaña, una aldea próxima a Nantes. Berengario, su padre, era una persona culta e ilustre que supo hacerse cargo de la educación de su hijo y sus hermanos.

Siendo muy joven, Abelardo fue destinado a la carrera militar, que luego abandono por su pasión por el estudio. Cultivó todos los saberes de su tiempo, incluyendo la música y el canto. Y fue por el estudio que renunció tanto a su herencia como a su primogenitura. Abelardo, inteligente y tolerante, fue paradójicamente asceta o sensual, según los vaivenes de su corazón.

A los 20 años, Abelardo se marchó a París, dedicándose a la filosofía. Estableció una escuela en la colina de Santa Genoveva y a la misma atrajo a una gran multitud de alumnos de los que mereció profundo respeto. Años mas tarde, sus obras De trinitate y su Introducción a la teología, despertarían grandes polémicas y serían condenadas por la Iglesia Romana.

Tuvo su primera escuela en Melun y en Corbeil para regresar a los 25 años a París en donde se entregó plenamente al debate filosófico. Abelardo se hizo discípulo de Anselmo para aprender teología. Luego comenzó a debatir con su maestro, al que venció en una discusión pública, quedándose así con todos sus discípulos. La soberbia de Abelardo ase despertó como consecuencia de su constancia en el estudio y su habilidad retórica.

Eloísa, era una bella joven de talento excepcional, sobrina de Fulberto, canónigo de París. Había nacido en 1101 y tenía entonces 17 años. Abelardo, que vivía en casa de Fulberto, sedujo a Elosía bajo el pretexto de cultivar su formación filósofica: “inflamado de amor, busque ocasión de acercarme a Eloísa y en consecuencia, trace mi plan.”, decía Abelardo en una epístola dirigida a uno de sus amigos.

Cuando Eloísa quedó embarazada, Aberlardo decidió raptarla para conducirla a Bretaña. Allí, dio a luz un niño en la casa de la hermana de su amante. Pero cuando Abelardo regresó a París, Fulberto lo esperaba para ejecutar su venganza: sus emisarios multilarían sin mas al seductor de su sobrina.

Eloísa, sin otra alternativa, tomaría los hábitos en el convento de Argenteuil y Abelardo, ingresaría en el convento de Saint-Denis. Aunque éste, más adelante, abandonaría el claustro para dedicarse nuevamente a la enseñanza y al debate filosófico, aumentando su fama y con ella, la cantidad de seguidores y adversarios.

Abelardo, como consecuencia de sus ideas y discusiones teológicas, fue rechazado por los monjes de Saint-Denis, por lo que se retiró a la diósesis de Troyes donde se comprometió con una vida austera y rigurosa. Allí fundó el oratorio al Paracleto o Espíritu Santo Consolador, del que mas tarde Eloísa fuera abadesa.

Durante el Concilio de Sens, en 1140, San Bernando venció a Abelardo en una discusión pública. En consecuencia, fue condenado a cárcel perpetua (sentencia que luego fue conmutada por la clausura en un monasterio). Sin embargo, años después, el abad de Cluny, Pedro el Venerable, logró reconciliar a Bernardo y Abelardo.

Abelardo murió en la abadía de San Marcelo, en Chalons-sur-Saone, el 21 de abril de 1142. Tenía por entonces 63 años. En sus últimos años, había abandonado sus ideas heréticas, rechazando el arrianismo y el sabelianismo. Eloísa, reclamó su cuerpo.

Elosía murió en 1163, pero recién en 1808 los restos de ambos amantes fueron depositados juntos en el Museo de monumentos franceses de París. Finalmente en 1817, ambos fueron depositados en una misma tumba, en el cementerio del Pere Lachaise, de la misma capital. En rigor, los arqueólogos cuestionan la autenticidad de los restos. Pero en el terreno de lo legendario, la ficción y la realidad se tejen en una verdad de fe, que vale simplemente por el romanticismo del relato que los que escuchas desean creer.. Abelardo y Eloisa, aunque abocados al debate filosófico el uno, o la vida monástica la otra, nunca dejaron de amarse apasionadamente, pensando sin más, el uno en el otro. No pudieron morir juntos, pero protagonizaron la terrible desdicha de un amor imposible que si bien no les dio la felicidad de vivir uno cerca del otro, si les dio la de haberse sabido amados.

Ha recibido 1941 puntos

Vótalo:

Sylvia Plath y Ted Hughes

45. Sylvia Plath y Ted Hughes

A los 30 años, un 11 de febrero de 1936, Silvia Plath, habiendo sellado las puertas del cuarto de sus pequeños Frieda Y Nicholas con sumo cuidado y dejando al lado de sus dos pequeños, sus vasos de leche, abrió la llave de gas y metió la cabeza en el horno, tomó todas las precauciones para que... Ver mas
A los 30 años, un 11 de febrero de 1936, Silvia Plath, habiendo sellado las puertas del cuarto de sus pequeños Frieda Y Nicholas con sumo cuidado y dejando al lado de sus dos pequeños, sus vasos de leche, abrió la llave de gas y metió la cabeza en el horno, tomó todas las precauciones para que el escape de gas no dañara a sus hijos, y terminó así con su existencia. “Morir Es una arte”, para Silvia, una patológica amante de la perfección, morir como todo lo demás era un acto que debía ser ejecutado con sumo detenimiento y precisión. Sin embargo el hecho de su muerte no tuvo mucha trascendencia para la prensa, debido a que no era muy conocida en el ambiente literario. Ya que hasta esa fecha su único libro conocido The Colossus, no había tenido demasiada acogida.

Fue una poeta excepcional atrapada durante los últimos meses de su vida en un miserable departamento, atormentada por su soledad insufrible, atrapada también en el ambiente de apariencias que rondaban los años 50, del que Silvia fue una genial exponente, porque había sido criada para ser complaciente, y quizás lo logró, fue complaciente con su familia, con los profesores, con el público que contemplaba su aparente matrimonio perfecto. Pero detrás de la típica ama de casa, encantadora y de amplia sonrisa y de la absurda puesta en escena se encontraba una mujer apasionada, que no había logrado un matrimonio feliz, una mujer insatisfecha de sus logros a pesar de su tremenda genialidad, una Medea del siglo XX que a diferencia de la original no eliminó de la escena a sus hijos para vengarse de su ex marido victima de celos atroces sino a sí misma....
En 1955 ingresa a Cambridge donde conoce a Ted Hughes un poeta seductor con quien contraería matrimonio y con quien compartiría una trágica historia. Llevaba ocho meses de haberse separado de él, su matrimonio de siete años se había desmoronado como un castillo de naipes, y son precisamente esos ocho meses el motor que la impulsarían a crear los poemas más deslumbrantes de su época los cuales fueron recogidos en forma póstuma por el mismo Ted en Ariel y Árboles Invernales. La historia de Silvia Plath y su esposo Ted Hughes es la de un matrimonio destruido por la infidelidad y los celos. El abandono de Ted en el mundo emocional de Silvia se traduce en sentirse desolada, nuevamente sola. Y quizás el daño que pudo causar al amante era su forma de venganza en general con los hombres, ante la experimentación del sentimiento de total desgarramiento que estos podían provocarle. (Desde las cenizas me levanto/Con mi cabello rojo/Y devoro hombres como el viento).

Ha recibido 1879 puntos

Vótalo:

Lisa y Estefan Brand ( Cartas a una desconocida )

46. Lisa y Estefan Brand ( Cartas a una desconocida )

“Carta de una desconocida”, una de las obras maestras del director alemán, aunque en el momento de su estreno fuera un fracaso comercial y de crítica. Quizá esos últimos años de la década de los cuarenta no fueran los más propicios para una historia romántica y de ensoñación, pues corrían aires... Ver mas
“Carta de una desconocida”, una de las obras maestras del director alemán, aunque en el momento de su estreno fuera un fracaso comercial y de crítica. Quizá esos últimos años de la década de los cuarenta no fueran los más propicios para una historia romántica y de ensoñación, pues corrían aires de neorrealismo. La película se nos presenta como un largo flash back, al hilo de la lectura de la carta de una mujer desconocida. Descubrimos, a la vez que lo hace Stefan Brand (Louis Jourdan), la identidad, deseos y desencantos de la autora de la misiva, que con voz en off se erige en narradora de la historia y que comienza contándonos su amor adolescente por ese pianista que ahora espera el momento de ir a un duelo (tema recurrente en sus películas). Frente a ese amor platónico, sin reservas y fidelísimo de Lisa Berndle (Joan Fontaine), Ophüls coloca a un concertista de vida disoluta que no es capaz de recordarla en cada ocasión en que se encuentran. Stefan es un joven talento lleno de futuro, pero que lo echa a perder por su vida desordenada y licenciosa. Para él, Lisa es una de sus muchas aventuras, aunque descubre en ella una sensibilidad, una preocupación por él y un conocimiento incluso de sus pensamientos que le hacen sentirse comprendido y confortado; se siente realmente querido y no sabe si se trata de una hechizadora o de aquello que lleva buscando toda su vida. Pero el tiempo borrará de su memoria esos primeros encuentros, para no reconocerla cuando –ya casada y con un hijo del propio Stefan– se vuelvan a encontrar.



Ese reencuentro supone para Lisa la recuperación de la felicidad perdida y de las ganas de vivir: lo vemos en su rostro fogoso, lleno de frescura y alegría. Pero es poco lo que dura…, porque instantes después vemos cómo todo se trasforma en dolor y consternación al descubrir que ni siquiera es reconocida. Asistimos entonces a uno de los momentos mágicos de la película, cuando Stefan descubre que dejó escapar el amor de su vida sin apenas darse cuenta: es el instante en que lee la confidencia de que “te entregué de nuevo toda mi vida, y no supiste reconocer lo que era tuyo”. Un auténtico drama personal, punto final a toda una vida vivida para él y no correspondida.

Ha recibido 1879 puntos

Vótalo:

Francisco Petrarca y Laura de Noves

47. Francisco Petrarca y Laura de Noves

Fue el 6 de abril de 1327, día de Viernes Santo. En la iglesia de Santa Clara, en Avignon, el poeta ve por primera vez a la mujer que había de inspirar sus rimas amorosas a lo largo de una vida entera. Aquella mujer se llamaba Laura, y estaba casada con el aristócrata Hugo de Sade. Según decía... Ver mas
Fue el 6 de abril de 1327, día de Viernes Santo. En la iglesia de Santa Clara, en Avignon, el poeta ve por primera vez a la mujer que había de inspirar sus rimas amorosas a lo largo de una vida entera. Aquella mujer se llamaba Laura, y estaba casada con el aristócrata Hugo de Sade. Según decía el propio Petrarca, los encuentros entre ambos fueron poquísimos y casuales, y el amor jamás correspondido. La pretensión de que "Laura" no fuera otra cosa que una imagen ideal, una entidad simbólica, una alusión metafísica, teológica o, peor aún, críptica, ha tenido alterna fortuna a través de los siglos; pero, en verdad, semejante interpretación es un atentado contra la verdad histórica y el sentido común. Si bien su amor nunca llego a ser más que una utopía, a él se debe la inspiración y creación de sus versos más perfectos e innovadores de la lírica hasta entonces. Versos que luchan entre el sentimientos de espiritualidad y el amor pasión que experimenta por su amada Laura. Su relación con ella y su esposo es frecuente, y pasado un cierto tiempo, fue la propia Laura de Noves quien pone freno a ese trato continuado, reduciendo su relación a una respetuosa y lejana amistad. En 1348, el año de la "gran plaga", obtuvo una canonjía en Parma, adonde en mayo le llegó la noticia de la muerte de Laura, suceso que lloró en sus versos durante muchos años.

Ha recibido 1869 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí