Versión impresa

Grandes comienzos

Grandes comienzos

  • Lista creada por ¬¬aLeX¬¬.
  • Publicada el 05.05.2013 a las 06:37h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

La lista no tiene tags.

Avatar de ¬¬aLeX¬¬

Último acceso 31.10.2015

Perfil de ¬¬aLeX¬¬

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de ¬¬aLeX¬¬

Acciones de la lista

Esta es una selección de mis quince escritos (relatos, cuentos y novelas) preferidos, en los cuales coloco el inicio de cada obra.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez)

1. Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez)

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

Ha recibido 761 puntos

Vótalo:

La Odisea (Homero)

2. La Odisea (Homero)

Cuéntame, Musa, la historia del hombre de muchos senderos,
que anduvo errante muy mucho después de Troya sagrada asolar;
vió muchas ciudades de hombres y conoció su talante,
y dolores sufrió sin cuento en el mar tratando
de asegurar la vida y el retorno de sus compañeros.

Ha recibido 529 puntos

Vótalo:

La Divina Comedia (Dante Alighieri)

3. La Divina Comedia (Dante Alighieri)

A mitad del camino de la vida, en una selva oscura me encontraba porque mi ruta había extraviado. ¡Cuán dura cosa es decir cuál era esta salvaje selva, áspera y fuerte que me vuelve el temor al pensamiento! Es tan amarga casi cual la muerte; mas por tratar del bien que allí encontré, de... Ver mas
A mitad del camino de la vida, en una selva oscura me encontraba porque mi ruta había extraviado.

¡Cuán dura cosa es decir cuál era esta salvaje selva, áspera y fuerte que me vuelve el temor al pensamiento! Es tan amarga casi cual la muerte; mas por tratar del bien que allí encontré, de otras cosas diré que me ocurrieron.

Ha recibido 438 puntos

Vótalo:

Pedro Páramo (Juan Rulfo)

4. Pedro Páramo (Juan Rulfo)

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría verlo en cuanto ella muriera.

Ha recibido 259 puntos

Vótalo:

El loco (Gibran Jalil)

5. El loco (Gibran Jalil)

Me preguntáis cómo me volví loco. Así sucedió...

Ha recibido 242 puntos

Vótalo:

Fausto (Goethe)

6. Fausto (Goethe)

Ay, he estudiado ya Filosofía, Jurisprudencia, Medicina y también, por desgracia, Teología,
todo ello en profundidad extrema y con enconado esfuerzo. Y aquí me veo, pobre loco, sin
saber más que al principio.

Ha recibido 235 puntos

Vótalo:

Crónicas Marcianas (Ray Bradbury)

7. Crónicas Marcianas (Ray Bradbury)

Un minuto antes era invierno en Ohio; las puertas y las ventanas estaban cerradas, la escarcha empañaba los vidrios, el hielo adornaba los bordes de los techos, los niños esquiaban en las laderas; las mujeres, envueltas en abrigos de piel, caminaban torpemente por las calles heladas como... Ver mas
Un minuto antes era invierno en Ohio; las puertas y las ventanas estaban
cerradas, la escarcha empañaba los vidrios, el hielo adornaba los bordes de los
techos, los niños esquiaban en las laderas; las mujeres, envueltas en abrigos de
piel, caminaban torpemente por las calles heladas como grandes osos negros.

Ha recibido 167 puntos

Vótalo:

Una niña perversa (Jehanne Jean-Charles)

8. Una niña perversa (Jehanne Jean-Charles)

Esta tarde empujé a Arturo a la fuente. Cayó en ella y se puso a hacer gluglú con la boca, pero también gritaba y fue oído.

Ha recibido 166 puntos

Vótalo:

El fin de la eternidad (Isaac Asimov)

9. El fin de la eternidad (Isaac Asimov)

Andrew Harlan entró en la cabina. Sus lados perfectamente esféricos se ajustaban dentro de un tubo vertical formado por barras metálicas muy espaciadas, cuyos extremos parecían fundirse en el vacío, a unos dos metros sobre la cabeza de Harlan. Éste situó los mandos y tiró poco a poco de la... Ver mas
Andrew Harlan entró en la cabina. Sus lados perfectamente esféricos se
ajustaban dentro de un tubo vertical formado por barras metálicas muy espaciadas,
cuyos extremos parecían fundirse en el vacío, a unos dos metros sobre la cabeza de
Harlan. Éste situó los mandos y tiró poco a poco de la palanca de arranque.

Ha recibido 158 puntos

Vótalo:

Las ruinas circulares (Jorge Luis Borges)

10. Las ruinas circulares (Jorge Luis Borges)

Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche, nadie vio la canoa de bambú sumiéndose en el fango sagrado, pero a los pocos días nadie ignoraba que el hombre taciturno venía del Sur y que su patria era una de las infinitas aldeas que están aguas arriba, en el flanco violento de la montaña, donde... Ver mas
Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche, nadie vio la canoa de bambú sumiéndose en el fango sagrado, pero a los pocos días nadie ignoraba que el hombre taciturno venía del Sur y que su patria era una de las infinitas aldeas que están aguas arriba, en el flanco violento de la montaña, donde el idioma zend no está contaminado de griego y donde es infrecuente la lepra.

Ha recibido 140 puntos

Vótalo:

La autopista del sur (Julio Cortázar)

11. La autopista del sur (Julio Cortázar)

Al principio la muchacha del Dauphine había insistido en llevar la cuenta del tiempo, aunque al ingeniero del Peugeot 404 le daba ya lo mismo.

Ha recibido 130 puntos

Vótalo:

El silencio de Dios (Juan José Arreola)

12. El silencio de Dios (Juan José Arreola)

Creo que esto no se acostumbra: dejar cartas abiertas sobre la mesa para que Dios las lea.

Ha recibido 102 puntos

Vótalo:

La pata de mono (W.W. Jacobs)

13. La pata de mono (W.W. Jacobs)

La noche era fría y húmeda, pero en la pequeña sala de Laburnum Villa los postigos estaban cerrados y el fuego ardía vivamente. Padre e hijo jugaban al ajedrez. El primero tenía ideas personales sobre el juego y ponía al rey en tan desesperados e inútiles peligros que provocaba el comentario... Ver mas
La noche era fría y húmeda, pero en la pequeña sala de Laburnum Villa los postigos
estaban cerrados y el fuego ardía vivamente. Padre e hijo jugaban al ajedrez. El primero tenía ideas personales sobre el juego y ponía al rey en tan desesperados e inútiles peligros que provocaba el comentario de la vieja señora que tejía plácidamente junto a la chimenea.

Ha recibido 98 puntos

Vótalo:

Sennin (Ryunosuke Agutagawa)

14. Sennin (Ryunosuke Agutagawa)

Un hombre que quería emplearse como sirviente llegó una vez a la ciudad de Osaka

Ha recibido 75 puntos

Vótalo:

El gesto de la muerte (Jean Cocteau)

15. El gesto de la muerte (Jean Cocteau)

Un joven jardinero persa dice a su príncipe: -¡Sálvame! Encontré a la Muerte esta mañana. Me hizo un gesto de amenaza

Ha recibido 66 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil