Versión impresa

Gnomo vs Duende

Gnomo vs Duende

  • Lista creada por d82ej9du7.
  • Publicada el 21.03.2015 a las 23:35h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de d82ej9du7

Último acceso 31.10.2016

Perfil de d82ej9du7

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de d82ej9du7

Acciones de la lista

El duelo entre los dos seres fantásticos más diminutos, a menudo se confunden entre ellos. ¿A cual prefieres? ¿a David el Gnomo o a Pumuki? jejeje La descripción de ambos es del libro 'El Libro de los Seres Imaginarios' de Alejandra Ramírez Zarzuela y Agustín Celis Sánchez

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Duende

1. Duende

Al duende lo descubrimos durante nuestra infancia como protagonista de muchos cuentos y desde entonces forma parte de nuestra vida. Es la más traviesa de todas las criaturas fantásticas porque se esconde entre las casas y lo revuelve todo a su antojo. Sentimos sus pasitos en las escaleras y... Ver mas
Al duende lo descubrimos durante nuestra infancia como protagonista de muchos cuentos y desde entonces forma parte de nuestra vida. Es la más traviesa de todas las criaturas fantásticas porque se esconde entre las casas y lo revuelve todo a su antojo. Sentimos sus pasitos en las escaleras y escuchamos sus golpes. Pueden divertirnos con sus trastadas o exasperarnos con su humor. El duende es el niño con cara de anciano y el anciano con cara de niño. Este ser pertenece a una clase de genios denominados <<protectores>> función que en la antigua Roma tenían los lares, las divinidades protectoras del hogar. En el folclore, esta función la cumplen los duendes, que aparecen normalmente vinculados a un solo lugar, centro de sus trastadas, donde sirven a la vez de salvaguardas. Muchas leyendas narran la historia de un ladrón que entra en la casa a robar y es expulsado por el duende que vive en ella. En el folclore escocés, por ejemplo, se dice que el ghillie dhu busca a los niños perdidos en el bosque y los devuelve a casa, y en Lincolnshire se encargan de esto mismo los duendes de Hyter.

En las crónicas mediavales inglesas eran frecuentes los relatos que hablaban de los <<niños cambiados>>. Los chagelings, duendes que robaban a los niños recién nacidos, los llevaban al País de las Hadas y se colocaban ellos mismos en su lugar. Según parece, esto se devía a su deseo de ser cuidado por una mamá y a la envidia de las hadas, que se aprovecha de los duendes para llevarse a los niños cuando creen que están más desprotegidos, que es antes de su bautismo. Las madres notaban desde un principio que algo extraño sucedía, aunque no sabían exáctamente qué es lo que había cambiado en su hijo. Luego veían que el rostro del niño se transformaba y adoptaba la expresión de un viejo, pero lo que de verdad les alarmaba era que el niño no crecía y no parecía coger peso. Para lograr que el duende se marchara y que su hijo quedase libre, las madres debían conseguir una confesión del duende, y para eso, se daban varios consejos: uno muy sutil consistía en preparar una rica comida a base de cerveza y esperar a que el duende le pidiera un poco, ya que estos seres no se suelen resistir a la tentación de la cerveza. Otro más efectivo y violento era quemar los pies del niño con una pala al rojo vivo. Al contacto con el fuego, el duende salía corriendo y huía por la chimenea. El problema era que había que estar muy seguro antes de utilizar este segundo método, pues alguna vez, más de una madre había quemado los pies de su propio hijo. Una receta muy recomendada para alejar a los duendes de las cunas de los niños era el de colocarles en la cabecera una cruz de madera, un troco de madera de serbal o un objeto de hierro, normalmente una tijeras, que se aconsejan contra los malos espíritus.

En la descripción de los duendes hay una serie de rasgos comunes en la mayoría de las culturas: pequeños, de orejas puntiagudas, pelos de punta y expresión burlona. Junto al nombre genérico de <<duende>>, existen otros muchos, como los pixies de Somerset, los piskies de Cornualles, el bwca de Gales, el brownie de Escocia, el hobgoblin de Inglaterra, el puck de la literatura y el folleti de Italia.

Ha recibido 104 puntos

Vótalo:

Gnomo

2. Gnomo

Aunque los gnomos son muy conocidos gracias a los cuento infantiles, quizás debamos considerarlos más una fuerza de la Naturaleza que una criatura física. Tal y como nos recuerda Katharine Briggs en su Diccionario de las Hadas, los gnomos pertenecen más a la ciencia antigua que a la tradición... Ver mas
Aunque los gnomos son muy conocidos gracias a los cuento infantiles, quizás debamos considerarlos más una fuerza de la Naturaleza que una criatura física. Tal y como nos recuerda Katharine Briggs en su Diccionario de las Hadas, los gnomos pertenecen más a la ciencia antigua que a la tradición popular. Foman parte de los cuatro seres elementales de los que habló el alquimista suizo Paracelso en el siglo XVI, quien se basó en las concepciones filosóficas de los antiguos griegos para dividir la materia en cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) y hacerle corresponder a cada uno de ellos un espíritu. Los gnomos corresponden al elemento <<tierra>>, de la que son oriundos, y por la que pueden moverse con gran facilidad.

Si ahora nos imaginamos a los gnomos con unas determinadas características físicas que los vinculan a los enanos y a los goblins, ello se debe a su entrada en al tradición popular. Los elementos que los sostienen son estos: viven bajo tierra, son pequeños, achaparrados y fuertes, trabajan en las minas, de donde extraen los materiales que después labran artesanalmente, se dejan crecer barbas muy largas, raras veces salen al exterior y cuando lo hacen suelen toparse con su enemigo natural, un gigante o un trol que pretenderá comérselos.

En realidad, en las leyendas de los folclores, se diferencian muy poco de los enanos, y su valoración como criatura fantástica está muy alejada de las especulaciones esotéricas de los alquimistas, por lo que podemos decir que hace mucho que dejaron de ser espíritus elementales.

Muy pocas veces se dicen los nombres de los gnomos en los cuentos tradicionales. Como suelen ir en grupos, casi siempre aparecen descritos como <<un grupo de gnomos que iba por el bosque>>, o <<un grupo de gnomos que salieron de la mina>>. Sin embargo, en muchos relatos se repite el nombre del <<señor Pok>> como el de un gnomo viajero que participa en toda clase de aventuras, y que finalmente regresa a su tierra después de haber pasado cientos de años fuera de ella. A su regreso, muy poca gente recuerda ya al bueno de Pockel, pues así era cómo lo llamaban en su jueventud alocada, antes de que se le ocurriera ir a decubrir cómo era el mundo. Aun así, muy pronto se gana el respeto de todos. La mayoría de los relatos acaban con la muerte y el entierro de Pockel, al que asisten embajadores de todos los lugares del mundo para rendirle un último homenaje a aquel viejo aventurero al que todos llamaban <<señor Pok>>.

Ha recibido 98 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil