Versión impresa

¡Día Mundial contra el Alzheimer!

¡Día Mundial contra el Alzheimer!

  • Lista creada por Venhut.
  • Publicada el 21.09.2011 a las 17:26h.
  • Clasificada en la categoría Internacional.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Venhut

Último acceso 31.12.2012

Perfil de Venhut

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Venhut

Acciones de la lista

No te enfades si se olvida de tu nombre...
No te asustes si se olvida de tu rostro...
No le grites si no te entiende...
Quiérelo, toma su mano y observa sus ojos.
Él te quiere.

En España hay actualmente unos 600.000 enfermos de Alzheimer, pero en los próximos 25 años la cifra se incrementará en un 75%. Conoce un poco mejor la "enfermedad del olvido".

¡21 de septiembre, Día Mundial contra el Alzheimer!

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Etapas de la enfermedad.

1. Etapas de la enfermedad.

La enfermedad pasa por diferentes etapas caracterizadas por un progresivo empeoramiento en la sintomatología. Se podría dividir en tres periodos: • Inicial_ La sintomatología es leve, el paciente puede valerse para las actividades básicas aunque precise apoyo, puesto que ocasionalmente se le... Ver mas
La enfermedad pasa por diferentes etapas caracterizadas por un progresivo empeoramiento en la sintomatología. Se podría dividir en tres periodos:

• Inicial_ La sintomatología es leve, el paciente puede valerse para las actividades básicas aunque precise apoyo, puesto que ocasionalmente se le olvidan algunas cosas, puede perderse, etc. La pérdida de memoria puede pasar inadvertida o atribuirse a olvidos benignos, aunque con el tiempo pueden interferir en las actividades diarias como estar al tanto de la propia economía, seguir las instrucciones del trabajo, conducir o ir a la compra. Algunos pacientes son conscientes de las dificultades que tienen lo que les genera frustración y ansidead. Un cambio en el entorno habitual de los pacientes puede ser desastroso en estas fases.

En este periodo debe hacerse el diagnóstico para valorar el inicio del tratamiento con algunos fármacos que podrían frenar la evolución de la enfermedad. En esta fase también se debe ir preparando a los familiares y al propio paciente de lo que está por venir, para que se puedan ir tomando decisiones sobre el futuro.

• Intermedio (síntomas con gravedad moderada)_ El paciente empieza a ser más dependiente, necesitando ayuda para el autocuidado (vestirse, lavarse, peinarse, comer, etc.). Las alteraciones cognitivas son muy obvias y ya no existen dudas sobre su diagnóstico. El paciente es incapaz de trabajar, se pierde y se muestra confuso con facilidad, necesitando una supervisión diaria.

En esta etapa las formas sociales, el comportamiento de rutina y las coversaciones superficiales pueden conservarse de forma sorprendente y solo cuando se interroga al enfermo de forma dirigida somos conscientes de sus dificultades.

El lenguanje suele alterarse, sobre todo la capacidad de comprender lo que les decimos y la de dar nombre a los objetos: a veces los pacientes utilizan circunloquios para expresarse. Con frecuencia tienen problemas para relacionar palabras, algo que se pone de manifiesto con algunos de los test diseñados para detectar la demencia: por ejemplo son incapaces de dar una respuesta coherente a preguntas del tipo "¿en qué se parecen una pera y una naranja?" o cuando se les manda repetir series de palabras. Hay dificultad para hacer cálculos sencillos o leer la hora.

En esta fase son frecuentes las alucinaciones (los pacientes ven objetos que no están en la habitación: animales, personas conocidas, etc,) y los delirios (piensan que la visita es un ladrón, se asustan de su propia imagen en el espejo, etc.).

• Avanzado o terminal_ El paciente es dependiente para todas las taréas básicas de la vida, precisa que le den de comer, que le limpien, que le muevan. En esta etapa pierden el contacto con el medio exterior y no pueden comunicarse ni responder a los estímulos externos. Tardan en perder la capacidad de caminar, pero cuando lo hacen es de forma errante y sin sentido. A veces tienen comportamientos desinhibidos, agresivos o pasivos. La alteración del patrón vigilia-sueño se da en muchos enfermos de forma que no duermen por la noche y tienen periodos de agitación durante estas horas, mientras que se pasan durmiendo todo el día. La rigidez muscular que va apareciendo los conduce a la lentitud y torpeza de movimientos.

Al final muchos pacientes están rígidos, mudos, no controlan los esfínteres y permanecen prostrados en una cama. A veces presentan contracciones musculares bruscas y breves como pequeñas sacudidas de algunos grupos musculares o de todo el cuerpo, espontáneas o como respuesta a estímulos externos. Se aumentan los riesgos de complicaciones por infecciones, deshidratación, heridas por la inmovilización, desnutrición etc. De hecho, la causa final de la muerte suele estar relacionada con alguna de estas complicaciones.

La enfermedad suele ser de evolución lenta, que empieza con pequeños problemas de memoria y acaba con un daño cerebral grave. El curso de la enfermedad varía de una persona a otra, como media se podría decir que los pacientes viven unos 8-10 años tras el diagnóstico, aunque en algunas ocasiones los pacientes pueden sobrevivir hasta 20 años después del diagnóstico.

Ha recibido 293 puntos

Vótalo:

¿Qué es el Alzheimer?

2. ¿Qué es el Alzheimer?

La Enfermedad de Alzheimer, la causa más frecuente de demencia en los ancianos, es un trastorno grave y degenerativo producido por la pérdida gradual de neuronas cerebrales. Se trata de una enfermedad muy rara en los pacientes jóvenes, ocasional en los de mediana edad y más frecuente a medida... Ver mas
La Enfermedad de Alzheimer, la causa más frecuente de demencia en los ancianos, es un trastorno grave y degenerativo producido por la pérdida gradual de neuronas cerebrales. Se trata de una enfermedad muy rara en los pacientes jóvenes, ocasional en los de mediana edad y más frecuente a medida que se cumplen años.

La enfermedad afecta a las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Aunque cada día se sabe más sobre la enfermedad, todavía se desconoce la causa exacta de la misma.

Ha recibido 276 puntos

Vótalo:

Consejos para cuidar al enfermo.

3. Consejos para cuidar al enfermo.

Convivir con un enfermo de Alzheimer no es una tarea fácil. Sus problemas acaban siendo los problemas de todos. Algunas asociaciones de pacientes aconsejan algunos comportamientos para intentar hacer más fácil la vida con los pacientes de Alzheimer. • Es muy importante que los pacientes... Ver mas
Convivir con un enfermo de Alzheimer no es una tarea fácil. Sus problemas acaban siendo los problemas de todos. Algunas asociaciones de pacientes aconsejan algunos comportamientos para intentar hacer más fácil la vida con los pacientes de Alzheimer.

• Es muy importante que los pacientes reconozcan su entorno. Los cambios frecuentes favorecen la desorientación y los problemas de ubicación. Es importante mantener una rutina diaria. Si el paciente está rodeado de objetos familiares se sentirá más cómodo.

• Los pacientes pueden perderse con frecuencia. Para evitar problemas es necesario saber donde se encuentran en cada momento; eso evitará problemas tanto a los pacientes como a los familiares. Un método que algunas familias usan para prevenir que el paciente se extravíe es ponerle campanas a todas las puertas que den al exterior.

• Con frecuencia los pacientes no tienen la sensación de hambre y sed habituales. Hay que asegurarse que beban líquidos abundantemente y que coman de forma adecuada.

• Es importante que le paciente se mantenga independiente el mayor tiempo posible: debe fomentarse el autocuidado lo más posible.

• También es bueno que el paciente tenga una actividad física el mayor tiempo posible, hay que fomentar que camine o que haga ejercicios regularmente.

• Es importante mantener las relaciones sociales. Hay que favorecer las visitas de amigos y familia.

• Se deben emplear ayudas escritas para la memoria como calendarios, relojes, listas de tareas diarias, etc.

• Los familiares deben ser conscientes de que la enfermedad es progresiva y que el deterioro del paciente será cada vez mayor, por lo que se deben organizar por adelantado las necesidades futuras como sillas de ruedas, camas articuladas o ayuda a domicilio.

• Se deberá revisar el hogar en cuestiones de medidas de seguridad como las barras en la pared, cerca de la taza del baño y la bañera, alfombras que no resbalen etc.

• Es importante dar apoyo emocional al paciente y los cuidadores.

• Hay que asegurarse de que el paciente toma regularmente los medicamentos que se le prescriban.

• Las asociaciones a grupos de apoyo para la familia pueden hacer más llevadera la enfermedad.

• Es importante disponer de un informe actualizado del paciente en el que se reflejen las medicinas que debe tomar y las alergias o antecedentes de interés del paciente.

Ha recibido 261 puntos

Vótalo:

Factores de riesgo.

4. Factores de riesgo.

No se conocen las causas de la enfermedad, pero se han identificado factores de riesgo. Los dos factores de riesgo más importantes son la edad y los antecedentes familiares, aunque se han estudiado muchos otros. • La edad es un factor de riesgo evidente: los pacientes mayores de 65 años... Ver mas
No se conocen las causas de la enfermedad, pero se han identificado factores de riesgo. Los dos factores de riesgo más importantes son la edad y los antecedentes familiares, aunque se han estudiado muchos otros.

• La edad es un factor de riesgo evidente: los pacientes mayores de 65 años tienen un 10% de riesgo de tener la enfermedad, mientras que el riesgo se eleva a casi el 50% en los pacientes mayores de 85 años.

En una minoría de casos se puede presentar en edades menores a 60 años cuando se produce por la aparición de mutaciones en los genes PSEN1, PSEN2 y APP. En este caso, la enfermedad aparece en épocas tempranas de la vida y se transmite de padres a hijos.

• Los antecedentes familiares también son un factor de riesgo, de forma que los individuos cuyos padres o abuelos han padecido esta demencia tienen más riesgo de desarrollarla, sin embargo, la enfermedad se considera hereditaria en menos de un 1% de los casos. Conocer la predisposición puede ayudar a hacer un diagnóstico temprano y a encontrar tratamientos precoces que en un futuro puede, tener gran utilidad.

• El genotipo de la apolipoproteina E (ApoE) tiene tres formas: una protege a la persona de la enfermedad de Alzheimer, mientras que otra aumenta las probabilidades del desarrollo de la enfermedad. Haber heredado un gen del tipo 4 implica que se tiene más riesgo de desarrollar la enfermedad que los que no lo han heredado. Los que tienen un gen del tipo 2 tienen el efecto opuesto. Tener uno de estos genes no es ni necesario ni suficiente para que aparezca la enfermedad, aunque es un factor de riesgo muy importante.

• Recientemente un número importante de investigaciones han relacionado la enfermedad de Alzheimer con desórdenes metabólicos, particularmente con la resistencia a la insulina.

• Desde el punto de vista bioquímico, la enfermedad de Alzheimer se asocia a una disminución de los niveles cerebrales de acetilcolina (una sustancia química que existe en el cerebro y que trabaja enviando señales de una neurona a otra, este neurotransmisor es fundamental para aprender y memorizar).

• Los pacientes con más nivel educativo tendrían menor riesgo de presentar demencia. En relación con este tema, algunos estudios han asociado la capacidad para expresarse con un lenguaje escrito complejo en los primeros años de la edad adulta, con un menor riesgo de demencia.

• La exposición a pesticidas, fertilizantes y disolventes se ha relacionado con el desarrollo de enfermedad, aunque no se sabe cuál es el mecanismo por el que estos productos pueden favorecer el cuadro.

• Factores como hipertensión, tabaquismo, hipercolesterolemia o diabetes mellitus actuan aumentando las lesiones vasculares en el cerebro que, unidos a lesiones degenerativas, permitan la expresión clínica de la enfermedad en muchos casos.

Ha recibido 226 puntos

Vótalo:

Adaptar el entorno del enfermo.

5. Adaptar el entorno del enfermo.

Cuando se conoce el diagnóstico es muy importante pensar si existe la posibilidad de manejar al paciente en el domicilio o hay que buscar un centro donde llevar al paciente. El cuidado en casa exige una serie de adaptaciones, no solo en el modo de vida de los cuidadores, sino también en la... Ver mas
Cuando se conoce el diagnóstico es muy importante pensar si existe la posibilidad de manejar al paciente en el domicilio o hay que buscar un centro donde llevar al paciente. El cuidado en casa exige una serie de adaptaciones, no solo en el modo de vida de los cuidadores, sino también en la arquitectura de la casa.

La adaptación del entorno doméstico es muy rentable, dado que puede permitir que el paciente desarrolle en su propia casa las tareas cotidianas cuando todavía es capaz de hacerlo. Posteriormente favorecerá su atención y cuidado.

La adaptación del medio favorece el sosiego, evita la confusión, las caídas, los accidentes, permite que el paciente mantenga su independencia en la primera fase de la enfermedad, se le protege de comportamietnos potencialmente peligrosos para sí mismo y para los demás y ayuda a la aparición de rutinas necesarias para el desarrollo de las actividades cotidianas incluso cuando hay deterioro cognitivo. Los objetivos de la adaptación son:

• Evitar los accidentes.

• Luchar contra las consecuencias de los déficits intelectuales.

• Paliar las limitaciones físicas.

• Crear un clima de confort y bienestar que favorezca el mantenimiento de su contacto con la realidad, el entorno y la sociedad.

Para lograr estos objetivos es importante eliminar barreras arquitectónicas y obstáculos diversos; en unos casos bastará con un simple cambio en la distribución de los objetos y muebles o con una modificación del orden y el tiempo de realización de determinadas actividades.

Los principales riesgos a los que un enfermo de Alzheimer se enfrenta dentro de su hogar son:

• Suelos resbaladizos o con desniveles.
• Cables eléctricos por el suelo.
• Objetos de cristal y elementos decorativos que pueden caerse y romperse.
• Ventanas, espejos que producen deslumbramiento.
• Puertas exteriores, los balcones y las ventanas sin medidas de seguridad.
• Escaleras y peldaños.
• Iluminación escasa.
• Electrodomésticos sin medidas de seguridad.
• Mecheros, cerillas...
• Productos de limpieza, medicamentos y otros productos tóxicos.
• Pequeños objetos que puede tragarse.
• Elementos que queman (estufas, radiadores, conducciones de agua caliente...).
• Utensilios cortantes.

Tiene interés que el entorno favorezca la movilidad por el domicilio, que se prime su estancia en lugares tranquilos, no demasiado ruidosos, donde pueda compartir el tiempo con sus familiares. Es preferible que el cuarto de baño esté accesible, que disponga de un espacio donde pueda recibir visitas o otro donde pueda descansar cómodamente.

En cuanto al dormitorio, poner luz permanente de baja intensidad en el dormitorio puede ayudarle a orientarse si se despirta por la noche. La cama debe permitirle subir y bajar por los dos lados con facilidad. No es conveniente que haya radiadores que puedan quemar al paciente si los toca. La lámpara de mesilla fijada evitará que la pueda encender y apagar sin tirarla. Una alfombra móvil puede favorecer caídas. Las camas articuladas, los colchones especiales, las sillas de ruedas, etc., también pueden ayudar al cuidado del paciente.

Dentro del cuarto de bajo hay que tener especial cuidado con la bañera. Resulta útil la colocación de barras de apoyo o contar con un asiento o banco en su interior para que le sea más fácil entrar o salir. Las duchas a ras del suelo son las que evitan mayores accidentes.

En general hay que pensar que la mayoría de los objetos de la casa son una potencial fuente de accidentes. Vivir con un enfermo de Alzheimer va a condiciorar de forma irremediable algunos aspectos de nuestra vida, incluida la apariencia estética de nuestro domicilio.

Ha recibido 226 puntos

Vótalo:

Síntomas.

6. Síntomas.

Sus síntomas incluyen la incapacidad para aprender nueva información, recordar cosas que se sabían en el pasado, hablar y expresarse con claridad, llevar a cabo actividades motoras o reconocer objetos. Los pacientes, además, pueden sufrir un cambio en su personalidad y pueden tener dificultades... Ver mas
Sus síntomas incluyen la incapacidad para aprender nueva información, recordar cosas que se sabían en el pasado, hablar y expresarse con claridad, llevar a cabo actividades motoras o reconocer objetos. Los pacientes, además, pueden sufrir un cambio en su personalidad y pueden tener dificultades para trabajar o llevar a cabo las actividades habituales. En ocasiones pueden presentar síntomas similares a la depresión, como tristeza o problemas de adaptación, o a la ansiedad.

Ha recibido 216 puntos

Vótalo:

Tratamiento.

7. Tratamiento.

Hoy por hoy no existe ningún tratamiento que pueda curar el Alzheimer. La enfermedad progresa de forma más o menos rápida hacia un deterioro severo que precisa de ayuda para todas las actividades básicas. Sin embargo, en algunas personas, en las fases temprana y media de la enfermedad... Ver mas
Hoy por hoy no existe ningún tratamiento que pueda curar el Alzheimer. La enfermedad progresa de forma más o menos rápida hacia un deterioro severo que precisa de ayuda para todas las actividades básicas. Sin embargo, en algunas personas, en las fases temprana y media de la enfermedad, medicamentos como los inhibidores de la colinesterasa pueden prevenir el empeoramiento de algunos síntomas durante un tiempo.

Dentro de los inhibidores de la colinesterasa están la tacrina (Cognex), donepezilo (Aricept), rivastigmine (Exelon) o galantamine (Reminyl). También se ha usado como tratamiento específico la memantina (Axura, Ebixa) o la selegilina, entre otros.

Estudios han demostrado que su consumo produce una mejoría en la valoración que los cuidadores hacen del nivel funcional del paciente y también se asocia a un menor deterioro cognnitivo. La respuesta se da en el 10-20% de los pacientes, un porcentaje que puede parecer pequeño, pero que resulta esperanzador cuando existen pocas alternativas. Los efectos secundarios que produce son nauseas, vómitos y diarrea. Además puede ser hepatotóxico, por lo que hay que hacer análisis para ver si ha afectado al hígado y, en ese caso, reducir la dosis.

Ha recibido 206 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil