Versión impresa

DE NOSFERATU A CREPUSCULO: 90 AÑOS DE CINE VAMPÍRICO

DE NOSFERATU A CREPUSCULO: 90 AÑOS DE CINE VAMPÍRICO

  • Lista creada por mumbo.
  • Publicada el 10.11.2010 a las 13:03h.
  • Clasificada en la categoría Cine.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de mumbo

Último acceso 20.11.2016

Perfil de mumbo

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de mumbo

Acciones de la lista

Desde tiempos inmemorables, el vampiro ha estado presente en los mitos y leyendas de muchos pueblos y regiones. Pero realmente es gracias al cine donde el vampiro se ha hecho , esta vez de verdad, inmortal.

En esta lista he intentado reunir las 50 peliculas que, de una forma u otra, son mas importantes o esenciales en estos 90 años de historia del cine vampirico. Desde los tiempos del cine mudo con la obra maestra Nosferatu, pasando por las adaptaciones de Dracula de la Universal encarnados por el legendario Bela Lugosi, seguido de los clasicos de la Hammer con el impresionante Dracula encarnado por Christopher Lee, los jovenes vampiros de los años 80, las revisitaciones de Dracula de los 90 con el clasico Dracula de Bram Stoker dirigida por el maestro Francis Ford Coppola, y terminando por los vampiros jovenes romanticos de Crepusculo y la obra maestra sueca Dejame Entrar...

Mumbo.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

DRÁCULA, DE BRAM STOKER 1992  Francis Ford Coppola

1. DRÁCULA, DE BRAM STOKER 1992 Francis Ford Coppola

Desde su nacimiento, el cine ha sido considerado como un arte. Los hermanos Lumiere poco podían haber pensado que su invento seria hoy en día el motor principal del entretenimiento mundial, con miles de películas estrenadas todos los años desde hace mas de un siglo. Pero hay pocas películas que... Ver mas
Desde su nacimiento, el cine ha sido considerado como un arte. Los hermanos Lumiere poco podían haber pensado que su invento seria hoy en día el motor principal del entretenimiento mundial, con miles de películas estrenadas todos los años desde hace mas de un siglo. Pero hay pocas películas que se pueden considerar autenticas "obras de arte", y muchos menos directores que se puedan llamar auténticos "artistas". Con mayor o menos fortuna, entre ese elegido grupo están los míticos Fritz Lang o Murnau, que se han hecho grandes rodando maravillas de genero fantástico. Más coetáneos son Spielberg, Scorsese o el que ahora nos ocupa, Francis Ford Coppola.

Si preguntáis a alguien sobre cuál es la mejor película del orondo director, muchos dirán que la saga de "El padrino" se lleva la palma, pero en mi opinión, si nos ceñimos a los elementos puramente artísticos, sin duda alguna, gana por goleada su esplendida "Drácula". Su banda sonora ha quedado para la historia como una de las mejores jamás orquestadas, !hasta el vestuario forma parte de la colección fija de la galería de arte MOMA, en Nueva York!.

Si nos ceñimos a la historia o argumento de la película, se aleja bastante del estereotipo de vampiro descrito por Bram Stoker (recordemos que se vendió falsamente como la adaptación mas fiel del libro, algo lejos de la realidad, pero superior a la de Tod Browling) y se acerca mas al romanticismo del Lestat de Rice. De hecho, más que de terror, la película es puro erotismo. El personaje de Drácula es terriblemente atractivo, sus concubinas (con esa Mónica Bellucci a la cabeza) son de una sordidez elegante tanto como sus escenas eróticas, incluida esa con tintes zoofilicos que le dan al ambiente una atmósfera prohibida.

Y hablando de su atmósfera, la excelente dirección artística. Coppola se empeño en ofrecer un espectáculo bello a partir de lo terrorífico, y lo consiguió. Empezando por su toque oriental que se demuestra en la batalla de los turcos, realizada con sombras chinas, a las referencias del cinematógrafo de los Lumiere, en una escena rodada a la velocidad de los antiguos proyectores, rosas que se marchitan en stop motion… Todo al servicio de una experiencia onírica, acompañados como ya he dicho antes por un excelente vestuario de la diseñadora Eiko Ishioka, con referencias tan dispares como Gustav Klimt o Botticelli.

Los actores, todos magníficos. Un emergente Keanu Reeves, el siempre genial Anthony Hopkins como Van Helsing y una bellísima Winona Raider redondean sus papeles y ponen toda la piel en el fuego. De ellos, me quedo con Sadie Frost, y su escena con el traje de bodas (sudario que aún produce escalofríos)... y por supuesto el gran Gary Olman en uno de los mejores trabajos vistos en el cine.

Retomando lo comentado antes, "Drácula" es una autentica obra de arte. Una película redonda se mire por donde se mire, en la que la calidad artística juega un papel importante en el que sus logros están por encima de cualquier adaptación literaria del terror que se haya echo antes.

Y que consigue algo que pocos imaginábamos: Drácula es capaz de amar. Y de llorar.

Lo Mejor: Su música, su vestuario, su director en estado de gracia...

Lo peor: Que haya tan pocas películas que puedan hacer de lo terrible un espectáculo tan bello.

Critica de David Sierra.

Ha recibido 1325 puntos

Vótalo:

ENTREVISTA CON EL VAMPIRO 1994  Neil Jordan

2. ENTREVISTA CON EL VAMPIRO 1994 Neil Jordan

En San Francisco, un extraño personaje interpretado por Brad Pitt decide contarle su vida a un joven y ambicioso periodista, interpretado por Christian Slater. Le habla de cómo conoció a Lestat (Tom Cruise), hace más de doscientos años, un vampiro del sur de Norteamérica, que le convirtió en uno... Ver mas
En San Francisco, un extraño personaje interpretado por Brad Pitt decide contarle su vida a un joven y ambicioso periodista, interpretado por Christian Slater. Le habla de cómo conoció a Lestat (Tom Cruise), hace más de doscientos años, un vampiro del sur de Norteamérica, que le convirtió en uno de los suyos. Lestat intenta introducirle en su cruel y agónica vida, pero el personaje de Pitt es un vampiro con sentimientos, que se plantea la moralidad de los terribles actos que cometen sus "colegas".

Nueva vuelta de tuerca en el género de terror, llevando hasta nuestros días las películas de vampiros, en este caso unos vampiros muy humanizados. La película está llena de glamour por la interpretación de Pitt y Cruise. Destacan a su vez los papeles de una jovencita Kirsten Dunst, inolvidable en su papel de niña vampiro, y de Antonio Banderas, en el trabajo que le introdujo definitivamente en el cine norteamericano. La película , que puso de moda el género en Hollywood, narra una historia en la que tienen cabida todos los sentimientos humanos, pero desde el punto de vista de unos seres inmortales y despiadados. Está basada en la sugerente novela de Anne Rice, que escribe el guión, y dirigida por Neil Jordan con máxima eficacia.

Ha recibido 1283 puntos

Vótalo:

VAN HELSING 2004  Stephen Sommers

3. VAN HELSING 2004 Stephen Sommers

Siglo XIX. En medio de los montes de los Cárpatos está la misteriosa y mítica Transilvania, donde el mal siempre está presente, el peligro aparece cuando el sol se pone... y donde toman forma los monstruos que habitan las pesadillas de los hombres. (FILMAFFINITY) CRÍTICAS... Ver mas
Siglo XIX. En medio de los montes de los Cárpatos está la misteriosa y mítica Transilvania, donde el mal siempre está presente, el peligro aparece cuando el sol se pone... y donde toman forma los monstruos que habitan las pesadillas de los hombres. (FILMAFFINITY)

CRÍTICAS ----------------------------------------
"Tonta, espectacular y divertida. (...) Puntuación: *** (sobre 4)." (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"Es divertida, pero requiere una considerable suspensión de incredulidad ante el ridículo argumento -aparentemente deliberado- necesario para juntar a los tres monstruos" (Lou Lumenick: New York Post)

Ha recibido 1026 puntos

Vótalo:

NOSFERATU, EL VAMPIRO 1922  F.W. Murnau

4. NOSFERATU, EL VAMPIRO 1922 F.W. Murnau

Hutter (Gustav von Waigenheim) viaja hacia Transilvania para intentar vender una propiedad en Bremen al conde Orlok (Max Schrek). Llega a la región y descubre el miedo de sus habitantes cuando comenta su visita al castillo de Orlok. A pesar de ello y de la lectura de un libro sobre vampiros... Ver mas
Hutter (Gustav von Waigenheim) viaja hacia Transilvania para intentar vender una propiedad en Bremen al conde Orlok (Max Schrek). Llega a la región y descubre el miedo de sus habitantes cuando comenta su visita al castillo de Orlok.
A pesar de ello y de la lectura de un libro sobre vampiros, Hutter llega por la noche al hogar del extraño conde, con quien negocia la compra del inmueble. A la mañana siguiente y tras despertarse, descubre dos pequeñas heridas en su cuello...

La primera incursión cinematográfica que adaptaba las andanzas del vampiro Drácula fue "Nosferatu", una obra maestra de Friedrich Wilhelm Murnau que comulgaba lirismo, romanticismo y expresionismo en una atmósfera fantástica, prolija en recursos formales e inolvidable en sus caracterizaciones, en especial un impagable Max Schreck como Nosferatu en una lánguida y tétrica composición.

Detenta las características expresionistas en el empleo enfático de los escenarios sobre los caracteres (aunque se aleja de las particulares principales del estilo al rodar en localizaciones exteriores), subrayando también con la representación de éstos los rasgos internos mediante sus dramatizadas composiciones externas.

Las angulaciones empleadas para ensalzar el género y sobre todo, la utilización extremada de contrastes lumínicos, obra del gran operador Fritz Arno Wagner, quien junto a Murnau y con el empleo de la película negativa y el fast motion, consiguen transmitir una sensación hipnótica en una mezcla entre irrealidad fantasmagórica y naturalismo mortuorio.

Un importante recurso narrativo empleado en este título es el montaje en paralelo (hecho poco usual en aquella época e impulsado por los esenciales trabajos de D. W. Griffith), mediante el cual F. W. Murnau va alternando de escenario y personajes, en consonancia con los hechos que están sucediendo en las situaciones, implicandose las mismas emocional o descriptivamente.

Así, logra mayor dinamismo en el relato, mayor economía temporal y mayor acentuación en las situaciones conexionadas.

También incluye una mirada lírica, implícita en la construcción atmosférica, utilizando variada simbología y ponderando emocionalmente los detalles de admirable imaginería.

Ha recibido 1004 puntos

Vótalo:

CREPÚSCULO 2008  Catherine Hardwicke

5. CREPÚSCULO 2008 Catherine Hardwicke

Con más de 70 millones de dólares recaudados en su primer fin de semana de exhibición en Estados Unidos, arrebatándole el primer puesto en la taquilla a James Bond y con la confirmación de que las secuelas de Crepúsculo también se llevarán a la gran pantalla, esta película se ha hecho un sitio... Ver mas
Con más de 70 millones de dólares recaudados en su primer fin de semana de exhibición en Estados Unidos, arrebatándole el primer puesto en la taquilla a James Bond y con la confirmación de que las secuelas de Crepúsculo también se llevarán a la gran pantalla, esta película se ha hecho un sitio definitivo en el universo de franquicias cinematográficas.

Crepúsculo, para los que todavía no os hayáis hartado de leer acerca de ella y no seáis fans de la saga, explica la historia de amor entre Bella (Kristen Stewart), una joven adolescente que acaba de mudarse a vivir con su padre a un frío pueblo de Washington, y Edward (Robert Pattinson), un vampiro más que sexy, que no se alimenta de sangre humana y que siente una atracción irrefrenable por Bella.

Ha recibido 1001 puntos

Vótalo:

UNDERWORLD 2003  Len Wiseman

6. UNDERWORLD 2003 Len Wiseman

Bajo una premisa atractiva (esa batalla que enfrenta desde hace cientos de años a chupasangres y licántropos), "Underworld" desarrolla su trama con cierta rutina, sabiendo sus creadores que su verdadero plato fuerte se encuentra más en el envoltorio que en el contenido. A pesar de ello, la... Ver mas
Bajo una premisa atractiva (esa batalla que enfrenta desde hace cientos de años a chupasangres y licántropos), "Underworld" desarrolla su trama con cierta rutina, sabiendo sus creadores que su verdadero plato fuerte se encuentra más en el envoltorio que en el contenido. A pesar de ello, la película finalmente deviene en un eficaz entretenimiento que pretende ser serio en sus planteamientos y que al menos no causará el aburrimiento del espectador. Pero lo más importante, sin duda, es que no despreciará su inteligencia, algo habitual últimamente en productos que intentan introducir algo de terror en su metraje ("Freddy Contra Jason", por ejemplo). Por contra, ese intento de vendernos esta historia como una peculiar adaptación de "Romeo y Julieta" de William Shakespeare es realmente risible, pues el romance entre los protagonistas no posee ningún tipo de consistencia y, desde luego, para nada se convierte en parte fun-damental de su argumento.

Dirigida con eficacia pero sin originalidad por Len Wiseman, "Underworld" presenta en su desarrollo algún que otro montaje presuroso y confuso, más debido a la necesidad de no abusar de los efectos especiales para no encarecer así el producto final que a otra cosa, aunque ello no es óbice para que, de vez en cuando, observemos escenas tan interesantes como aquella en la que Michael, que se está transformando en un hombre lobo a cau-sa de la mordedura de uno de ellos, observa una gigantesca e hip-nótica luna llena, por no hablar de aquellas secuencias en las que una estilizada Selene salta desde grandes alturas o utiliza sus habilidades para dar espectaculares brincos en el aire.

Precisamente Kate Beckinsale, que da vida a este personaje, le brin-da con su actuación una especial me-lancolía que, junto al atractivo vestua-rio que luce a lo largo de toda la película, le otorga una gran personalidad a esta bella vampiresa. Scott Speed-man se muestra correcto en su papel, reflejando la confusión de un hombre que se ve inmerso en una guerra en la que no quiere participar. Es sin duda Bill Nighy el miembro más destacado del reparto, poniéndose en la piel del poderoso Viktor, el líder de los vampiros, quien durante gran parte del filme luce un fastuoso maquillaje que contribuye, junto a su interpretación, a do-tar de carisma al señor de las criaturas de la noche.

Ha recibido 956 puntos

Vótalo:

DÉJAME ENTRAR 2008  Tomas Alfredson

7. DÉJAME ENTRAR 2008 Tomas Alfredson

Los vampiros y el cine, amigos y enemigos desde aquel espeluznante Nosferatu que nos dejó Murnau para la memoria cinematográfica. Después de tantos años hemos tenido mil versiones de Drácula, rebeldes chupasangres ochenteros y hasta sofisticados vampiros góticos. En un subgénero donde reina más... Ver mas
Los vampiros y el cine, amigos y enemigos desde aquel espeluznante Nosferatu que nos dejó Murnau para la memoria cinematográfica. Después de tantos años hemos tenido mil versiones de Drácula, rebeldes chupasangres ochenteros y hasta sofisticados vampiros góticos. En un subgénero donde reina más la mediocridad y la prostitución del mito que otros factores el desconocido Tomas Alfredson firma una de los films más bellos, terroríficos y redondos que el fantástico nos ha podido dar en los últimos años.

Su principal apoyo reside en la gran sinceridad del punto de vista, el de un niño maltratado en la escuela y familia desestructurada que ve el mundo con unos ojos inocentes, pero no estúpidos. La relación que entabla con su vecina, una vampiresa con más alma que ninguno de los adultos que los rodean, es de una sinceridad, ternura y romanticismo tan potente que por momentos nos olvidamos de que hace 2 minutos un hombre ha sido degollado colgado de los pies. Esa capacidad de sintetizar el drama, el amor y el terror sin que prácticamente se note deja en pañales a otros títulos que, supuestamente, mezclan géneros en cócteles de manera “inteligente” (y no, que a alguien le corten el brazo y suene una canción divertida, no es inteligente).

El trabajo de Alfredson, en todos y cada uno de los campos, es excelente. Su manera de dirigir a los niños es cercano a la realidad, con unas reacciones y unos comportamientos que van desde la maldad más absoluta (más estremecedoras que los ataques de la niña) a la más preciosa ternura. Se nota que es un director con experiencia y que trabaja cada una de las escenas con mucho cuidado. Atención al plano de la cama del hospital o a la secuencia de la piscina, lecciones magistrales de cómo la simplicidad y la estática pueden ser más impactantes que una cámara nerviosa e inquieta.

Estamos ante una cinta única en su género, un caramelo amargo que es capaz de hacer reír, luego llorar y hasta finalmente hacer que el espectador abra los ojos como platos. ¿Estamos ante una de las mejores películas de vampiros jamás hecha? Dudoso, sólo el tiempo lo dirá. Lo único que es seguro es que Let the right one in es capaz de crear una bella historia de amor, de incomprensión y de fuerza sin alejarse en ningún momento del tema ni el género fantástico. Cuando una escena es capaz de ponerte los pelos de punta de emoción y al mismo tiempo de terror, es que algo bueno hay detrás. Que juzgue aquel que se quiera dejar atrapar y que, si es el correcto, le dejen entrar.

Lo mejor: Su simplicidad narrativa y su arrolladora fuerza emocional.

Lo peor: Que los que quieran una historia de sangre y monstruos saldrán (muy equivocadamente) decepcionados.

Crítica de Carlos Marín

Ha recibido 884 puntos

Vótalo:

ECLIPSE 2010  David Slade

8. ECLIPSE 2010 David Slade

Mientras Seattle es asolada por una cadena de misteriosos asesinatos y un malvado vampiro continúa su búsqueda de venganza, Bella se encuentra, una vez más, rodeada por el peligro. En medio de todo esto, se verá forzada a elegir entre su amor por Edward y su amistad con Jacob… sabiendo que su... Ver mas
Mientras Seattle es asolada por una cadena de misteriosos asesinatos y un malvado vampiro continúa su búsqueda de venganza, Bella se encuentra, una vez más, rodeada por el peligro. En medio de todo esto, se verá forzada a elegir entre su amor por Edward y su amistad con Jacob… sabiendo que su decisión tiene el potencial para encender la llama de la lucha intemporal entre vampiros y hombres-lobo. Con su graduación aproximándose rápidamente, Bella tiene que tomar una decisión más: vida o muerte. Pero ¿cuál es cuál?

Antes de nada remarcaré que no soy un fan acérrimo de la saga Crepúsculo. Es más, las dos primeras entregas, salvo algún que otro minuto destacado, me parecen cintas románticas con trasfondo sobrenatural (tal vez Luna Nueva incluso más que Crepúsculo). Con Eclipse el asunto no es muy diferente, ya que repiten guionista y productores. Pero ese sí, se aprecia la mano de David Slade en el asunto. Al menos en parte. La cinta resulta más oscura que sus predecesoras. Los personajes (tal vez por obra y gracia del proceso de maduración de sus actores) son algo menos planos. El desarrollo del argumento va conforme al libro punto por punto. Dejando muy poco margen para la "libertad creativa" del cineasta. Pronostico que no tardaremos mucho en saber acerca de un spin off de Eclipse (La segunda vida de Bree Tanner). Y que los productores contarán con la actriz que da vida al personaje en la película (Jodelle Ferland). Tiempo al tiempo.

En definitiva. Eclipse volverá locas a las fans y no matará de aburrimiento al resto de los asistentes a la sala. Eso sí, preparados para recibir almíbar en cantidades industriales (no olvidemos que es la saga Crepúsculo escrita por Stephenie Meyer).

Ha recibido 865 puntos

Vótalo:

BLADE 1998  Stephen Norrington

9. BLADE 1998 Stephen Norrington

Blade, el caza-vampiros, es una de las mejores, sino la mejor, películas de acción hechas hasta ahora. Combina golpes, sangre, velocidad, música ... un cóctel explosivo. Snipes utiliza para esta película siete, sí siete, estilos de lucha distintos; incluyendo capoiera, kung fu, taekwondo, tai... Ver mas
Blade, el caza-vampiros, es una de las mejores, sino la mejor, películas de acción hechas hasta ahora. Combina golpes, sangre, velocidad, música ... un cóctel explosivo. Snipes utiliza para esta película siete, sí siete, estilos de lucha distintos; incluyendo capoiera, kung fu, taekwondo, tai chi, aikido, bondo y karate. Stephen Dorf, por su parte, es un gran atleta y quiso hacer las escenas de acción íntegras junto a Snipes, eso tiene mucho mérito.

Al ser una adaptación de un cómic os preguntareis si realmente lo sigue o es una burda imitación. La respuesta es positiva, la historia se sigue bastante fielmente, cambiando algunos pequeños detalles. Pero incluso Stan Lee, reticente a cualquier adaptación de un cómic a la gran pantalla, estaba orgulloso de la película.

Dos escenas son las que me han dejado impresionado, la primera, el combate en el matadero, y la segunda la lucha en el Templo de la Noche Eterna (House of Erebus). El matadero es convertido en una discoteca underground por los vampiros que llevan ahí a sus víctimas para devorarlas mientras bailan, mola; brutal lo del baño de sangre (blood bath), donde se puede ver a Traci Lords y a Arly Jover bailar juntas llenas de sangre ... pero ahí es cuando entra Blade ...
Blade entra en escena ...

... ahora es cuando empieza la acción, la música techno sube de volumen, la muerte de los vampiros original e impactante (se desintegran quedando sólo los huesos), la coreografía de movimientos es besital ... y esto es sólo el principio de la película ... .
La lucha en el templo no se queda corta, la música (techno también) sube brutalmente cuando Blade le quita las gafas de sol a Quinn (matandole previamente), y... empiezan los leñazos, ¡¡¡uuuaaaahhh!!!, podrá vencer Blade al gran Señor de los Vampiros (Deacon Frost "transformado").
¿Quién vencerá?

Otras escenas destacables son la lucha en el metro, donde varios vampiros son aplastados cuando pasa el metro a toda velocidad; y la transformación de Deacon Frost en el Señor de los Vampiros.

Una escena curiosa es el mordisco de Blade a Karen (la médico amiga de Blade), representando el acto sexual entre los dos, Karen no deja de decir : " ... más. más ..". Curioso, no se llega a ver nada pero ...
Un besito ...

En definitiva, una película recomendada 100 x 100, los combates son geniales, no en vano trabajó como supervisor Chuck Comisky, supervisor de Mortal Kombat Annihilation; la música electrónica es muy buena, compaginando perfectamente con las luchas y escenas de acción, los vestuarios y puesta en escena de los personajes es original y muy buena ... ¡ genial !

Ha recibido 860 puntos

Vótalo:

LUNA NUEVA 2009  Chris Weitz

10. LUNA NUEVA 2009 Chris Weitz

Después de todo el rollo ocurrido porque la directora de la primera entrega, Catherine Hardwicke, alegara falta de tiempo para rodar esta segunda parte de la saga, fue Chris Weitz el encargado de remover una vez más miles y miles de hormonas adolescentes (y no tan adolescentes). Y la verdad es... Ver mas
Después de todo el rollo ocurrido porque la directora de la primera entrega, Catherine Hardwicke, alegara falta de tiempo para rodar esta segunda parte de la saga, fue Chris Weitz el encargado de remover una vez más miles y miles de hormonas adolescentes (y no tan adolescentes). Y la verdad es que ha sido una mejor adaptación, en cuanto a la historia contada en el libro se refiere, siendo más coherente y si me apuras hasta más madura.

Nos llega ya el nuevo fenómeno mundial que ha hecho que dueños de los cines más importantes de Estados Unidos hayan programado bastantes más pases de los planteados en un inicio en pantallas adicionales.

Tras el cacheo y registro de pertenencias inicial antes de pasar a la sala, la película comienza muy similar a la anterior, con una fotografía más que aceptable y con la señorita Stewart narrando el comienzo, la cual tiene una interpretación tan lineal como ya hizo en ‘Crepúsculo, y una Bella Swan desanimada por cumplir años.

En un inicio se había rumoreado sobre la sustitución de Taylor Lautner por la de otro actor más cachillas, debido al importante cambio físico que sufre su personaje en la novela. Pero tras trabajar muy duro después de acabar el rodaje, volvemos a contar con Taylor, mucho más musculado, en el papel de Jacob y el ajado Robert Pattinson en el de Edward (que podría haber tomado ejemplo para evitar que le maquillasen los abdominales, aunque, a Dios gracias, en esta entrega sale poco).

Al elenco de actores se unen los mismos que la anterior entrega, apareciendo también los aclamados Vulturis, que (lástima) tienen una aparición mínima en el film. Éstos son interpretados por un acertado Michael Sheen como Aro; una Dakota Fanning apropiada para el papel de Jane; un insustancial Christopher Heyerdahl que da vida a Marcus; el correcto Jamie Campbell Bower encarnando a Caius; o un Cameron Bright que no tiene apenas participación como Alec. Aparte, toma más protagonismo la tribu Quileute, que en general no está nada mal conseguida, sin embargo en alguna escena podemos acordarnos de Mortadelo al verlos transformarse en lobos.

Volviendo a la película, sigue teniendo una banda sonora muy maja y continúa sin tratarse de terror como en muchos sitios la pintan; esta progresa, dejando atrás la azucarada relación entre los protagonistas y centrándose como es debido en la trama de la novela. Con ello entretiene.

Critica de Laura Martínez.

Ha recibido 802 puntos

Vótalo:

ABIERTO HASTA EL AMANECER 1995  Robert Rodríguez

11. ABIERTO HASTA EL AMANECER 1995 Robert Rodríguez

Unos criminales raptan a una familia y emprenden un viaje en su camioneta, hasta que hacen parada en un apartado local en medio del desierto. Pero en el siniestro garito, lo mismo te sirven tequila que sangre de un cliente despistado... Tan entretenida en su conjunto como a ratos irritante, una... Ver mas
Unos criminales raptan a una familia y emprenden un viaje en su camioneta, hasta que hacen parada en un apartado local en medio del desierto. Pero en el siniestro garito, lo mismo te sirven tequila que sangre de un cliente despistado... Tan entretenida en su conjunto como a ratos irritante, una excelente primera parte -con el trepidante e ingenioso toque "tarantino"- se trunca en un desfase vampiresco, ahora con el exagerado y visceral toque "tarantino". Lo mejor, algunos diálogos y el hipnótico, sinuoso y sexy baile de Salma Hayek con la serpiente. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Entretenido y abrumador espectáculo visual (...) Rodríguez arriesga al unir el estilo road-movie con el género gore vampiresco, tras las huellas del más auténtico Tarantino" (David Rojo: Cinemanía)
----------------------------------------
"Película desmesurada y gamberra que comienza como un thriller y se introduce poco a poco en los terrenos del terror vampírico. Eso sí, con ganas de mucha juerga y poca seriedad." (Miguel Ángel Palomo: Diario El País)

Ha recibido 749 puntos

Vótalo:

30 DÍAS DE OSCURIDAD 2008  David Slade

12. 30 DÍAS DE OSCURIDAD 2008 David Slade

En Barrow, Alaska, una de sus noches tiene una interesante peculiaridad: dura ni más ni menos que 30 largos días. Steve Niles y Ben Templesmith vieron pronto lo que esa idea podría suponer para un género del suspense explotado y querido como el de los vampiros, cuyo reinado se ha visto siempre... Ver mas
En Barrow, Alaska, una de sus noches tiene una interesante peculiaridad: dura ni más ni menos que 30 largos días. Steve Niles y Ben Templesmith vieron pronto lo que esa idea podría suponer para un género del suspense explotado y querido como el de los vampiros, cuyo reinado se ha visto siempre limitado a las horas de la noche, haciendo que todo su poder presentase esa debilidad que era al mismo tiempo aliada para quienes debían combatirles. Fue con esa base con la que desarrollaron tres novelas gráficas, en una saga que es su éxito más importante hasta la fecha.

Sam Raimi, un tipo que empezó en el cine imponiendo un estilo propio con una gran habilidad para enfocar a la oscuridad, habrá acabado convertido en un engranaje oxidado al servicio de la comercialización desaprensiva de Spiderman, pero puede que conserve algo de su buen ojo a la hora de producir otras cintas. Y no porque 30 días de oscuridad sea una buena película, de hecho tiene varios elementos detestables que la condenarían a ser una abominación, pero tiene aciertos que le dan un valor propio y que son los de la propia elección temática, el escenario, el redescubrimiento del vampiro.

De la misma forma que 28 días después iniciaba un camino para transformar los zombies de lo que había sido un ejercito de figuras de andares torpes y erráticos a unas bestias rabiosas sedientas de sangre, el vampiro gótico de pose refinada y mordisco en el cuello de la fémina de turno, muda aquí en unos auténticos depredadores a los que guía tanto su apetito desmedido como su cruel desprecio a la vida y el gozo con que las arranca lentamente.

Son estos vampiros redescubiertos, junto al escenario gélido y su forma de enfocarlo lo que crean la atmósfera para introducirnos en su juego. David Slade, elegido como director por su habilidad para la tortura en Hard Candy (y que viene de la mano de su técnico de fotografía) sale bien parado al transmitir la angustia. Puede que en el resto los errores se sucedan con asombrosa constancia, de tal forma que uno no puede más que sorprenderse de que a pesar de ello el resultado no sea lastimoso.
Así, a pesar de los 3 guionistas con que cuenta (el propio Niles, creador del cómic; Stuart Bettie, que además del guión de Collateral ha participado en los textos de la saga de Piratas del Caribe; Brian Nelson, autor precisamente del guión de Hard Candy) tiene una elaboración de diálogos en demasiados momentos por debajo de lo lamentable, con unas frases y deducciones de protagonistas (tanto Josh Hartnett divagando como investigador, como el vampiro jefe anunciando su filosofía carnívora) que van más allá de lo bochornoso, y reduciendo los mérito del trío a haber creado una sucesión de retos y escenas dispuestos como si nos enfrentáramos a un guión de videojuego.

Aparte queda el tema de las interpretaciones. Hartnett sigue haciéndonos dudar si estamos ante un mal actor o uno terrible, si bien es cierto que su nula capacidad emocional en ocasiones parece verse agravada por un montaje que ha debido cortar planos viendo que la función se iba más allá de dos horas, y en consecuencia pasa de amagar con un lloro a mostrar apático aburrimiento con insultante rapidez. Necesidades de montaje que pueden explicar también el paso de los 30 días, con una sucesión acelerada y de tan poco calado en sus personajes que hacen que el componente del encierro transmita que todo esto podría durar poco más que una tarde.

Aun con todos estos despropósitos y beneficiándose de las terribles limitaciones de la mayoría de las cintas de suspense que inundan la cartelera con molesta regularidad, 30 días de oscuridad sigue mereciendo ser destacada y ocupará su lugar en el corazón de los aficionados a monstruitos nocturnos y hematófagos depredadores. El resto, salvo unas cuantas exhibiciones de sangre no pasarán el peor rato de su vida.

Ha recibido 690 puntos

Vótalo:

NOSFERATU, VAMPIRO DE LA NOCHE 1979  Werner Herzog

13. NOSFERATU, VAMPIRO DE LA NOCHE 1979 Werner Herzog

Jonathan Harker (Bruno Ganz) viaja desde la ciudad de Bremen hasta la inhóspita zona de los Cárpatos, con el objetivo de cerrar un trato inmobiliario con el misterioso Conde Drácula (Klaus Kinski). Werner Herzog consideraba que el filme de F.W. Murnau “Nosferatu” (1922) era la película más... Ver mas
Jonathan Harker (Bruno Ganz) viaja desde la ciudad de Bremen hasta la inhóspita zona de los Cárpatos, con el objetivo de cerrar un trato inmobiliario con el misterioso Conde Drácula (Klaus Kinski).

Werner Herzog consideraba que el filme de F.W. Murnau “Nosferatu” (1922) era la película más importante que se había realizado en Alemania. Se trataba de una libre adaptación de la novela de Bram Stoker “Drácula”, en la que para evitar pagar los derechos de autor se utilizaron nombres que no aparecían en la misma. Esto no se produce en el remake de Herzog, donde se hace uso de los nombres originales de la obra de Stoker.

La trama es prácticamente la misma (incluso hay secuencias que se repiten de forma exacta) sin embargo el mayor logro de Herzog radica en que consigue crear un título sumamente estilizadp que goza de personalidad y valor propio.


La puesta en práctica de un tempo lento y contemplativo, a veces tedioso y casi somnífero, dotan al filme de un aura sobrenatural que se deriva de la propia naturaleza incomprensible del vampiro, donde el terror y el horror de la obra de Murnau dan paso a la poesía y el hipnotismo de la cinta que ahora nos ocupa. Un ejemplo de ese extraño lirismo sería toda la parte en la que Jonathan transita por el neblinoso y montañoso espacio geográfico de los Cárpatos.



La película comienza con planos de momias mexicanas decrépitas, que anticipan la decadencia y el tormento interior del Conde Drácula (magníficamente interpretado por Kinski) un ser que vive en un estado de depresión crónica y asqueado de la eternidad, de ahí que diga que “La muerte no es lo peor, es mucho más cruel no poder morir”.

De este modo se aferrará a la pureza femenina, personificada en la hermosa Isabelle Adjani, que le servirá como breve consuelo que conduce a la destrucción ¿acaso deseada? Que sin embargo no pondrá fin a la maldición del vampiro.

Hay que destacar la excelente labor fotográfica de Jörg Schmidt-Reitwein, donde predominan unos simbólicos blancos y grises que se asocian a la palidez de la muerte.
En definitiva, un excelente remake del inmortal clásico de Murnau.

Ha recibido 682 puntos

Vótalo:

BLADE 2 2002  Guillermo Del Toro

14. BLADE 2 2002 Guillermo Del Toro

software de gestion en Datahouse Company - click aqui Esta es la primer secuela de Blade (1998). Ya hemos comentado sobre los orígenes del personaje en la reseña de Blade: Trinity. Blade era un personaje menor de la Marvel que sirvió como prueba piloto de toda una nueva camada de adaptaciones a... Ver mas
software de gestion en Datahouse Company - click aqui
Esta es la primer secuela de Blade (1998). Ya hemos comentado sobre los orígenes del personaje en la reseña de Blade: Trinity. Blade era un personaje menor de la Marvel que sirvió como prueba piloto de toda una nueva camada de adaptaciones a la pantalla grande de comics de la conocida editora. El suceso de Blade terminaría por ser la cabeza de playa de toda una larga serie de films producidos entre la Marvel y los estudios, como Hulk, Spiderman, Daredevil, XMen y un largo etcétera.

Es obvio que Blade no era una apuesta arriesgada. Al contrario de de otros personajes canónicos de la Marvel, muchos espectadores recién se enteraron al ver el film que se trataba de un super héroe de comic, con lo cual esto permitió a los realizadores trabajar con mayor libertad a la hora de plantear los guiones y encausar el proyecto. Muy diferente hubiera sido arrancar con Spiderman, de quien todos conocemos la historia y los villanos, y que el mismo hubiera terminado en fracaso.

Mientras que el primer film estaba correcto pero no era demasiado trascendente, Blade II es una vorágine de acción espectacular. Eso no significa que sea una obra maestra, pero es una formidable sobredosis de adrenalina que transforma a la película en un entretenimiento excelente. El mérito de Blade II se basa en Guillermo del Toro, un cineasta mexicano que había dado pruebas de su gusto por el cine fantástico con Cronos (1993) y que después se pasaría a Hollywood con la correcta Mimic (1997). Pero el gran destape de del Toro se produciría en el comienzo del nuevo milenio, con la española El Espinazo del Diablo (2001), Blade II (2002) y la excelente Hellboy (2004). Todo este pedigree lo llevaría a ser candidato de encargarse del proyecto de precuelas de El Señor de los Anillos (concretamente de dos filmes basados en la novela El Hobbit), algo que parece firme hasta ahora.

Las secuencias de acción son formidables; es obvio que del Toro ha estudiado Matrix, y se ha despachado con algunas recetas propias. A la hora de las peleas y balaceras, el film entra en una modalidad hiper kinética fabulosa, que no sólo asombra sino que permite seguir el transcurso de la acción perfectamente - al contrario de Michael Bay y otros realizadores que utilizan cámara en movimiento de manera desquiciada y mareante -. No sólo del Toro logra que la acción sea elegante y novedosa, sino que contribuye a generar todo un clima gótico futurista que realza a la historia. Es una excelente atmósfera de comic.
ofertas en programas y utilidades en Drivers Argentina - click aqui
No todo el guión cuaja bien con la primera entrega, en especial la subtrama del secuestro de Whistler que parece un emparche rápido y es velozmente olvidado en los primeros minutos del film. No importa. Cuando Nomak aparece en escena y comienza a producir las carnicerías, es realmente shockeante. Se transforma en un villano de temer. Lo que sigue es adrenalina pura con algunos toques elegantes, aunque lamentablemente el guión decide terminar por cercenar un puñado de excelentes ideas sobre el final de la película para darle una conclusión. Pero la idea de que Blade y la hija del clan de los vampiros mantengan una relación amorosa platónica, o bien el concepto de los vampiros organizados como un clan familiar (y una corporación económica) es fascinante. Cuanto más se ve a este film, uno más se da cuenta de todas las ideas que Underworld ha robado de esta saga. Existe una sensación de deja vu al ver a Eli Damaskinos (interpretado por un irreconocible Thomas Kretschmann, el capitán del barco de King Kong y villano de Resident Evil: Apocalipsis) metiéndose en la bañera con sangre y y recordar a Bill Nighy haciendo cosas similares en Underworld.

Lo que es interesante notar es que el libreto lleva todo el fetichismo del cuero negro de Matrix (y obras similares) al siguiente estamento y a su conclusión lógica. Mientras que usualmente, tanto héroe como villano están vestidos en cuero como un simple aditamento fashion, aquí todo ese fetichismo no es más que la expresión de una cultura sado masoquista subterránea que profesan los protagonistas. Uno podría pensar que las vestimentas del escuadrón de élite de los vampiros raya en lo ridículo (en especial el gigante que se pasea con el hacha) hasta que uno ve la escena de la Casa del Dolor, en donde hordas de vampiros se desenfrenan en una orgía de flagelaciones placenteras (e inofensivas en virtud de su inmortalidad). Es una observación sencillamente brillante.

A mi juicio el film bien se podría haber partido en dos, y esa siguiente secuela posiblemente hubiera resultado superior a Blade: Trinity, si bien la tercera entrega es muy buena en sus propios términos. Lo único que uno lamenta es que estos personajes interesantes sólo están presentes en éste film.

En cuanto a las perfomances, Wesley Snipes sigue radiando carisma. Es curioso notar que ésta es una saga que daba para mucho más que tres entregas, pero posiblemente el divismo desmedido de Snipes haya contribuído a que la historia terminara por reciclarse en una serie de TV que sólo duró 12 episodios (a esta altura Snipes ya estaba dejando de ser primera figura, sacando productos directos a video tal como Steven Seagal o Jean Claude Van Damme). Está el amigo de todos nosotros, Ron Perlman, robando escenas como de costumbre. El mencionado Krestchmann, que parece algo restringido en su papel. Y si hay alguien que desentona es Leonor Varela, que es una actriz muy dura (en todo sentido) y que carece del carisma que exigía el papel. No tiene misterio y actuando es de madera terciada.

Ha recibido 606 puntos

Vótalo:

JOVENES OCULTOS 1987  Joel Schumacher

15. JOVENES OCULTOS 1987 Joel Schumacher

Sam y su hermano mayor Michael son los típicos jóvenes americanos con intereses normales. Pero nada más instalarse en la tranquila ciudad de Santa Carla, California, las cosas misteriosamente empiezan a cambiar. La personalidad de Michael se transforma. Y a su madre no le gustaría ver en lo que... Ver mas
Sam y su hermano mayor Michael son los típicos jóvenes americanos con intereses normales. Pero nada más instalarse en la tranquila ciudad de Santa Carla, California, las cosas misteriosamente empiezan a cambiar. La personalidad de Michael se transforma. Y a su madre no le gustaría ver en lo que se está convirtiendo. "Jóvenes Ocultos" da un nuevo giro a la tradición vampírica combinando diestramente el terror, el mejor humor y una sorprendente banda sonora.

Buena película que, allá por los ochenta, trataba de introducir nuevos elementos en el universo de lo vampírico. Protagonizada por gran plentel de jóvenes actores que más tarde se harían reconocidos, la película resulta bastante interesante.

Ha recibido 591 puntos

Vótalo:

BLADE TRINITY 2004  David S. Goyer

16. BLADE TRINITY 2004 David S. Goyer

Esta es la tercera y final entrega de las películas basadas en el personaje de Marvel. Al igual que XMen, se tratan de esas trilogías que salen de la nada, y que cuando uno se sienta a ver Blade III se entera de que es el capítulo final. No hay conexión argumental entre los tres filmes (cada uno... Ver mas
Esta es la tercera y final entrega de las películas basadas en el personaje de Marvel. Al igual que XMen, se tratan de esas trilogías que salen de la nada, y que cuando uno se sienta a ver Blade III se entera de que es el capítulo final. No hay conexión argumental entre los tres filmes (cada uno funciona como un episodio unitario), y la saga podría haber continuado perfectamente ya que el personaje aún mantenía la frescura. Pero, vaya uno a saber por qué extraña decisión creativa, decidieron liquidar la saga cinematográfica para transformarla en una serie de TV. Esto parece ser la última moda en Hollywood para explotar las franquicias hasta el hartazgo (¿adivinen quién inventó esta moda?; sí, George Lucas, que prepara una serie televisiva basada en la trilogía de precuelas de Star Wars).

Dentro del Olimpo de personajes de la Marvel, Blade no es precisamente uno de los más relevantes. En más de un sentido es la respuesta en clave de super héroe negro a la moda blaxpoitation iniciada por Shaft (1971) (y casualmente Blade surge en 1972), y estuvo participando en la tira La Tumba de Drácula de 1972 a 1980 hasta obtener su propia historieta. Donde reside el gran mérito de Blade es como cabecera de playa de la nueva oleada de adaptaciones cinematográficas de superhéroes. Toda la moda se había hundido con el horrendo fracaso de Batman & Robin en 1997, y la DC Comics se había retirado del mercado. Pero en 1998 la Marvel tentaría suerte con este personaje menor de su catálogo. Blade resultó ser un éxito razonable e impensado, y pronto la Marvel desembarcaría con XMen, Spiderman, Hulk, y la mayoría de munición gruesa de su repertorio. Y en el 2002 llegaría la secuela Blade II, que resultó ser una formidable entrega en la saga gracias al talento de Guillermo del Toro tras las cámaras.

El tema es que para el tercer filme el habitual guionista de la saga (y pope máximo de las adaptaciones cinematográficas de superhéroes), David S. Goyer, pidió la silla del director. Goyer ha estado en toda la trilogía del cazador de vampiros, pero también ha escrito hits como Superman Regresa o Batman Inicia entre otros títulos. Posiblemente la escasa experiencia como director de Goyer (sólo cuenta con un título menor y desconocido del 2002) haya destilado algún tufillo de fracaso que el estudio intentó enmendar poniendo en producción la serie de TV después del estreno de Blade: Trinity.

Pero lo cierto es que Blade: Trinity no es ni por asomo el desastre que uno puede suponer de un director novato. Es un film más que sólido y muy kinético, a pesar que no llega a las alturas de Blade II es sin dudas superior a la primera entrega (y a mucha otra basura que flota por allí, como Daredevil o Los 4 Fantásticos). Es una cinta dirigida con nervio y respeto por el personaje, que algunas ocasionales fallas no desmerecen la mayoría de la obra.

Los problemas de Blade: Trinity son menores. Comenzando por Dracula, que ridículamente es llamado Drake en la cinta, y que no se le da argumentalmente todo el espacio o la presencia que debería tener. El otro tema es que se trata de un personaje anacrónico: si por decisión propia ha elegido desaparecer de la faz de la Tierra hace siglos, no se comprende cómo habla inglés fluídamente, viste moderno, y conoce de la existencia de la obra de Bram Stoker. El film intenta emparchar algunos de estos anacronismos situando a la ciudad donde se desarrolla la acción como una especie de metrópolis futurista y utópica, en donde los habitantes hablan esperanto (un idioma artificialmente construído con el propósito utópico de ser la lengua universal; eso explica los carteles en dicho idioma que se ven en el filme, la secuencia en que Whistler habla con el hombre del kiosco, o la inclusión de escenas de Incubus (1965) - con William Shatner - en la TV que ve Hannibal King en su lecho de recuperación, y que es una cinta hecha íntegramente en esperanto). Por ello uno supone que Drake puede comunicarse sin problemas con los vampiros o el resto de la gente. Pero estas señales pasan inadvertidas a la mayoría de la platea.
ofertas en programas y utilidades en Drivers Argentina - click aqui
La trama está muy bien escrita, a pesar de ello. Donde se presentan otras fallas es en la definición de otros personajes, lo que termina de dar la impresión que Goyer director es indulgente con el Goyer guionista. El caso más notable es Hannibal King, que es un caracter totalmente banal y detestable. Como comic relief fracasa, y solo en la última mitad de su tiempo en pantalla resulta ser efectivo. Es posible que la escritura del papel haya empezado con algunas dudas de Goyer que terminaron por traslucirse, y buena parte puede ser el mismo Ryan Reynolds que le cuesta entrar en calor hasta dar con el tono que precisa King.

Pero el resto es parejo y muy entretenido. Algunas ideas del film son asombrosas, como la granja de sangre de los vampiros o la posibilidad de exterminarlos con un arma viral. Wesley Snipes regresa al papel y sin dudas es perfecto para el mismo. Snipes es un actor que se puso de moda a partir del mega éxito Pasajero 57 (un clon de Duro de Matar situado en un avión) pero su carrera ha ido en declive en los últimos años con obras directas a video. En más de un sentido Blade era la franquicia que lo mantenía a flote, y debe ser uno de los primeros en lamentar su conclusión. Aquí Snipes repite toda sus poses fashion (hay bastante estética robada de Matrix), sus frases duras y sus miradas intrigantes - que para un no fan del personaje puede parecer ridículo -, pero es el intérprete ideal. Sin Snipes sencillamente no existiría Blade.

Pero sin dudas la perla del filme es Parker Possey. A pesar de su figura anoréxica, su rostro y presencia en pantalla compensa sobradamente su falta de físico. Como Danica Talos es simplemente una ladrona de escenas, un personaje que destila veneno y resulta sumamente divertido. El guión no se da tiempo a desarrollar la sub trama donde Hannibal King y Danica serían ex amantes, pero el resto del tiempo funciona perfectamente. En cada escena en que está Possey simplemente desaparecen el resto de los personajes.

Es un muy buen filme, y como conclusión de una trilogía es más que meritorio, aunque argumentalmente es algo abrupto (en los dos minutos finales recién se dice "hasta aquí llegamos"). Lo único triste es que se podaran las posibilidades de nuevas aventuras cinematográficas del personaje, ya que esta última entrega hace pedir más.

Ha recibido 522 puntos

Vótalo:

NOCHE DE MIEDO 1985  Tom Holland

17. NOCHE DE MIEDO 1985 Tom Holland

Sin duda, los 80 fueron buenos años para el cine de terror. Como muestra, esta fantástica modernización de la imagen del vampiro, sin perder su esencia clásica. Homenajes a los grandes del terror como Cushing y Price, en una de las mejores mezclas de terror y humor que se han hecho. Chris... Ver mas
Sin duda, los 80 fueron buenos años para el cine de terror. Como muestra, esta fantástica modernización de la imagen del vampiro, sin perder su esencia clásica. Homenajes a los grandes del terror como Cushing y Price, en una de las mejores mezclas de terror y humor que se han hecho.
Chris Sarandon crea un vampiro convincente, que decide mudarse a un nuevo barrio. Su vecino, un fan de los films de terror, sospecha su naturaleza, y busca la ayuda de un cazavampiros televisivo (la actuación de Roddy McDowall es sencillamente genial).

Ha recibido 480 puntos

Vótalo:

DEJAME ENTRAR 2010  Matt Reeves

18. DEJAME ENTRAR 2010 Matt Reeves

Matt Reeves, el responsable de aquella joya que era Monstruoso se atreve en esta ocasión con el remake de Déjame Entrar, la maravillosa película de Tomas Alfredson que llegó a nuestras pantallas hace un par de años. La historia es exactamente la misma y la misma carga social de trasfondo... Ver mas
Matt Reeves, el responsable de aquella joya que era Monstruoso se atreve en esta ocasión con el remake de Déjame Entrar, la maravillosa película de Tomas Alfredson que llegó a nuestras pantallas hace un par de años.

La historia es exactamente la misma y la misma carga social de trasfondo. Este remake está enmarcado en la era Regan para jugar un poco con el reflejo de aquella sociedad enmarcada en los años ochenta. Reeves nos trasmite una versión más obvia pues parece empeñada en dar explicación a todo lo la película sueca nos dejaba intuir (y que si lo hacía la novela). Se ha cambiado la estructura narrativa mediante el uso de flashbacks y se han suprimido situaciones complejas como la relación de los padres de Owen (Oskar en la versión sueca).

Matt Reeves realiza una dirección más que correcta, especialmente en los asesinatos cometidos por el acompañante (pedófilo en la novela) de Abby, algunos de ellos con muchos detalles y otros con un simple plano que los hace de lo más efectistas.

El apartado técnico es prácticamente perfecto utilizando un gran manejo de la iluminación y dotando a los ambientes de un aspecto más tétrico que en la original (gracias a la fotografía con mucho más grano que realza un conjunto más sucio). Un gran acierto de Greig Fraser, prácticamente un recién llegado a esto, pues reafirma la época en la que se narran los acontecimientos. Además, el montaje tiene mucho más ritmo que la anterior versión, pues más que una película poética se ha intentado hacer un “Blockbuster”.

Asimismo la película va acompañada de la estupenda partitura de Michael Giacchino, un imprescindible es este género, que en los últimos años no dejamos de hablar de él y que aquí es lo más novedoso y lo que más se agradece.

Sin embargo, de nuevo los aplausos se los lleva Chloe Moretz (Kick ass), quien ha sido el gran descubrimiento de este año y que lleva toda la carga de la película a sus espaldas. Moretz está muy bien acompañada por Richard Jenkins, el eterno secundario, que aquí vuelve a darnos un gran recital (incluso con maquillaje). Atención a la secuencia de la despedida en la ventana entre él y Chloe Moretz. Pura química.

En resumen, Déjame Entrar es un gran remake a la altura de la película original. En esta ocasión se ha dotado de un guión menos poético (y más obvio) pero que demuestra otra forma de hacer una película que ya de por si era (casi) redonda.

Lo mejor: La calidad artística y técnica así como la banda sonora.

Lo peor: Es lo mismo que vimos hace un par de años.

Crítica Por Ignacio Estrada.

Ha recibido 478 puntos

Vótalo:

DRÁCULA 1931  Tod Browning

19. DRÁCULA 1931 Tod Browning

Esta es la primera adaptación oficial de la novela de Bram Stoker, y posiblemente la más famosa de sus puestas en escena (sin considerar al Nosferatu de Murnau, que alteraba nombres y locaciones por carecer de los derechos de autor, razón por la cual fue perseguida legalmente por los herederos... Ver mas
Esta es la primera adaptación oficial de la novela de Bram Stoker, y posiblemente la más famosa de sus puestas en escena (sin considerar al Nosferatu de Murnau, que alteraba nombres y locaciones por carecer de los derechos de autor, razón por la cual fue perseguida legalmente por los herederos de Stoker hasta la destrucción de casi la totalidad de sus copias). Salvó a la Universal de la quiebra, hizo una estrella a Bela Lugosi, creó la figura prototípica del conde vampiro, y tuvo una repercusión tal que pronto el estudio se vería envuelto en una sucesión de producciones de terror, comenzando por Frankenstein. Por cerca de 30 años la Universal sería sinónimo de cine de terror, llevando a la pantalla a Dracula, Frankenstein, el Hombre Lobo, la Momia... siendo su última creación notable el Monstruo de la Laguna Negra.

Pero a pesar de todos sus méritos históricos y de toda la fama que lo rodea, el Dracula de 1931 es definitivamente un film bizarro. Algo de esto tiene que ver con los caóticos orígenes de la producción. Para fines de los 30 la Universal amenazaba con irse a la bancarrota y el hijo del dueño del estudio, Carl Laemmle Jr - a cargo de la dirección ejecutiva - decidió probar suerte con el género del horror. Su idea era llevar a la pantalla la obra de Stoker, que estaba teniendo un resonante suceso en Broadway - precisamente el film se basa en dicha versión teatral -. Para ello llamó a Tod Browning, quien inmediatamente pensó en Lon Chaney para el papel central. Chaney y Browning habían trabajado varias veces juntos - en The Unknown y London After Midnight -, y la fama de Chaney como formidable intérprete era legendaria. Pero para esos momentos en que el film aún era un proyecto, Chaney no sólo resultaba demasiado caro para los planes de Laemmle sino que además contrajo el cáncer de garganta que lo llevaría a la tumba en 1930. Sin duda, una versión con Chaney como el conde debería haber sido algo digno de verse.

En reemplazo de Chaney, Laemmle pensó en otros actores y no en Bela Lugosi, que era el intérprete de la obra teatral. El fuerte lobby que hizo Lugosi presionando al estudio y rebajando a niveles ínfimos su salario, terminaron por convencer a Laemmle pero no a Browning, que empezó a llevarse mal con el húngaro en el set. Se suman a esto otros factores: un rodaje caótico, donde gran parte de la filmación quedó en manos del director de fotografía, Karl Freund; Browning arrancando porciones enteras del libreto, y totalmente desinteresado de la filmación; y por último el divismo del propio Lugosi, que terminó por hacer lo que quería delante de cámaras. Ciertamente existe la leyenda urbana de que Lugosi no sabía hablar inglés y de que el papel lo había aprendido fonéticamente; lo cierto es que para 1931 Lugosi ya hacía varios años que estaba en Norteamérica y hablaba fluídamente el idioma aunque con acento. Eso significa que comprendía perfectamente la historia y los diálogos, con lo cual uno puede decir que su interpretación exagerada del personaje es absolutamente ex profeso. La extraña pronunciación, las largas pausas, la profunda modulación son todas decisiones creativas de Lugosi y no las de un actor que no entiende ni jota de los parlamentos que está recitando.
ofertas en programas y utilidades en Drivers Argentina - click aqui
Pero es precisamente la perfomance del húngaro lo que le da un enorme toque bizarro al film. De cualquier modo que se lo analice, es una actuación terriblemente afectada. Lugosi exhibe desorbitantes gesticulaciones, o se va al otro extremo de la total impasibilidad. Los primeros planos de su rostro con los ojos iluminados y con un rictus salvaje - que debieron asustar a las audiencias de la época - son descomunalmente ridículos. La gran mayoría del estilo en que están dirigidas las escenas de Dracula 1931 no difieren demasiado de una película típica de Jess Franco: exagerados primeros planos, sobreactuaciones a niveles siderales, diálogos rimbombantes o francamente risibles. Y si los manerismos de Lugosi son absurdos, esperen a ver Dwight Frye como Renfield. Viendo escenas del film uno no deja de pensar en Dracula: Dead and Loving It de Mel Brooks - que si bien es una comedia mala - copia con fidelidad el estilo y las secuencias de esta versión, exagerando lo ridículo de las mismas. Es prácticamente una versión a color donde sólo falta Lugosi, y donde la sobreactuación salvaje de Peter MacNicol en el film de Brooks se saca chispas con la perfomance de Frye en el original.

Es una película que no contiene horror, siquiera misterio. Los ataques de Drácula son realmente asépticos. Su muerte es expeditiva y tiene lugar fuera de cámaras. Y la trama en general no tiene mucho sentido, si uno piensa en qué motivos inducen a Dracula a realizar los ataques - la versión 1958 al menos plantea una venganza contra sus cazadores, y en la de Coppola es la búsqueda de un amor reencarnado -. Los efectos especiales son terriblemente malos, y la dirección en general de cámaras es muy estática. No hay mucha diferencia entre el film y presenciar una puesta teatral.

Lo único que realmente funciona es el diseño de los escenarios; tanto la abadía de Carfax como especialmente el castillo del conde en Transilvania son impresionantes. Todas las cosas parecen tener tres o cuatro veces el tamaño normal: las puertas, las sillas, las escaleras, la chimenea. Con los efectos de niebla, la atmósfera está muy bien lograda - la aparición de las novias del conde tiene cierta magia -. Pero el resto del film no funciona: los diálogos, las interpretaciones, las líneas del guión, el manejo de cámaras ... todos son muy afectados. A pesar de su nivel bizarro fue un filme influencial : la gran mayoría de intérpretes posteriores del personaje (o de vampiros similares) han seguido la escuela de la actuación de Lugosi. Desde su recitado de líneas hasta la estampa en frac y capa. Pero como clásico, es un filme que ha resistido muy mal el tiempo. Le queda el mérito de piedra fundacional del género, pero artísticamente es mediocre.

Ha recibido 461 puntos

Vótalo:

EL BAILE DE LOS VAMPIROS 1967  Roman Polansky

20. EL BAILE DE LOS VAMPIROS 1967 Roman Polansky

En plena esfervescencia de los films vampíricos de la Hammer Films, Polansky se lanza con una parodia alocada, que él mismo protagoniza como el sobrino y ayudante de un cazavampiros, que se encuentra con uno cuando el monstruo rapta a la atractiva hija de los dueños de la posada donde se alojan... Ver mas
En plena esfervescencia de los films vampíricos de la Hammer Films, Polansky se lanza con una parodia alocada, que él mismo protagoniza como el sobrino y ayudante de un cazavampiros, que se encuentra con uno cuando el monstruo rapta a la atractiva hija de los dueños de la posada donde se alojan.
Desgraciadamente, recibió un duro golpe en la sala de montaje, donde perdió 20 minutos con la desaprobación del director.
Una película de vampiros algo diferente,divertida, y con un diseño de producción y una fotografía envidiables, que de forma artística (y junto a la há,bil dirección) consiguen que la mezcla de humor con algo de terror funcione.

Ha recibido 443 puntos

Vótalo:

VAMPIROS DE JOHN CARPENTER 1998  John Carpenter

21. VAMPIROS DE JOHN CARPENTER 1998 John Carpenter

El maestro Carpenter reincide, una vez más, en el western aunque el título indique otra cosa. Así, nos sirve elementos como: una historia ambientada en el polvoriento, caluroso y soleado Nuevo México, un antihéroe desafiante y duro que luce unos ajustados tejanos, unos chupasangres que se... Ver mas
El maestro Carpenter reincide, una vez más, en el western aunque el título indique otra cosa. Así, nos sirve elementos como: una historia ambientada en el polvoriento, caluroso y soleado Nuevo México, un antihéroe desafiante y duro que luce unos ajustados tejanos, unos chupasangres que se ocultan en una choza mexicana y que surgen de las entrañas de la tierra (en una de las imágenes más bellas del fantástico moderno), unos cazadores (de recompensas) armados hasta los dientes y unas presas (los criminales o los forajidos, es decir, los vampiros)…

Así pues, estamos de lleno en el género del western (o spaghetti western) más o menos encubierto, pues en esta ocasión, como factor añadido, aparecen los vampiros, esas criaturas recurrentes tratadas hasta la extenuación en multitud de aproximaciones. Pero aquí Carpenter aporta una visión diferente, poderosa, actualizada, del mito vampírico, pervirtiendo las constantes tradicionales para acercarlas a su terreno y romper la frontera de géneros. Sirva como definición de la figura vampírica el tremendo monólogo de Jack Crow (enorme James Woods) al respecto: “Olvídate de todo lo que has visto en las películas. Los vampiros no son nada románticos. No tienen modales ceremoniosos. No hablan con acentos exóticos. No se transforman en murciélagos. Las cruces y los ajos no les hacen ningún efecto. No necesitan dormir en ataúdes. No son homosexuales”. Estos vampiros son animales brutales, deshumanizados, conducidos por Valek, el sumo villano, que se asemeja a un malvado personaje leoniano con guardapolvos inclusive.

Por otra parte, tenemos a los caza-vampiros, ese comando de mercenarios exterminadores que se reflejan en el espejo del Grupo Salvaje de Sam Peckinpah, que actúan bajo la guía del tremendo Jack Crow, cuyos padres fueron mordidos, y resultan financiados, ¡ATENCIÓN!, por el Vaticano, por la misma Iglesia Católica, en lo que es un corrosivo puyazo de un guión atrevido.

Tras la magnífica secuencia inicial de la masacre del nido de vampiros (con toda esa imaginativa parafernalia armamentística formada por ballestas, lanzas, hachas, pistolas, rifles…), los poco presentables integrantes del grupo (sacerdote incluido), brutos y cachondos ellos, celebran el éxito en una orgía de sexo y alcohol. Un fiestón que no durará mucho merced al arrasador ataque del Maestro Vampírico, secuencia magistralmente rodada, con todo el gore requerido y un uso fantasmagórico de la elipsis.

Es el comienzo de una persecución y el anuncio de un duelo a vida o muerte, el que enfrentará a los personajes principales, Jack Crow y Valek, las dos caras de una misma moneda, los dos cazadores más feroces; dos seres antagónicos sólo hasta cierto punto. Y a su lado, uno de los temibles hermanos Baldwin interpretando con eficacia al slayer Montoya y la Laura de Twin Peaks prostituida y corrompida, Sheryl Lee.

El director de Atraco a la comisaría del distrito 13, por lo tanto, ofrece una película portentosa de principio a fin, vigorosa y supervitaminada. Su fuerza y elegancia visual (fotografía de Gary B. Kibbe) es innegable en todos los sentidos, como también su enérgica capacidad narrativa o esa definición de personajes oscuros, violentos, crueles y, desde luego, antiheroicos hasta decir basta.

El final abierto, abanderado por el sentido del honor, la amistad y un toque de amargura crepuscular, es la guinda de una historia barnizada por su director con buenos brochazos de gamberrismo, suciedad y subversión. La culminación de un fabuloso western vampírico que entra, desde mi punto de vista, en el apartado de las obras maestras del californiano.

Ha recibido 434 puntos

Vótalo:

EL PEQUEÑO VAMPIRO 2000  Uli Edel

22. EL PEQUEÑO VAMPIRO 2000 Uli Edel

Todos tenemos la idea de que los vampiros son seres maléficos, que chupan la sangre de los humanos con ocasión y sin ella. Pero Uli Edel, a partir de los libros infantiles de Angela Sommer-Bodenburg, nos descubre que no, que algunos vampiros son bastante amistosos, y hasta se conforman con... Ver mas
Todos tenemos la idea de que los vampiros son seres maléficos, que chupan la sangre de los humanos con ocasión y sin ella. Pero Uli Edel, a partir de los libros infantiles de Angela Sommer-Bodenburg, nos descubre que no, que algunos vampiros son bastante amistosos, y hasta se conforman con chupar sangre de vaca. De esto mismo se entera Antón, quien con sus padres acaba de mudarse a Escocia desde Estados Unidos. A la dificultad de adaptarse (los chicos del cole se burlan del "americano") se suman unas pesadillas en torno a los vampiros. Pero pronto advierte que esto último sólo revela su afinidad con los vampiros; Antón tiene un don especial que puede ayudar a Rudiger -un chaval vampiro de su misma edad-, y a su familia, los Sackville-Bagg. Un amuleto y el paso de un cometa pueden ser la solución que la familia vampiro necesita para conjurar el maleficio que pesa sobre ellos, y convertirse así en una familia normal.

Simpática película para toda la familia, que dibuja con acierto el mundo infantil: secretos que explorar, pesados compañeros de escuela, cementerios misteriosos, enigmas que resolver, aventuras sin fin. Estupendos son los efectos especiales sobre las vacas "vampiro".

Ha recibido 414 puntos

Vótalo:

EL MISTERIO DE SALEM'S LOT 1979  Tobe Hooper

23. EL MISTERIO DE SALEM'S LOT 1979 Tobe Hooper

La serie televisiva basada en la novela de Stephen King dejó pegados al asiento a muchos (especialmente a los que la vimos a una edad demasiado tierna como para que varias de sus escenas no se nos quedasen grabadas). Tobe Hooper hizo quizás su mejor trabajo, consiguiendo una ambientación... Ver mas
La serie televisiva basada en la novela de Stephen King dejó pegados al asiento a muchos (especialmente a los que la vimos a una edad demasiado tierna como para que varias de sus escenas no se nos quedasen grabadas).
Tobe Hooper hizo quizás su mejor trabajo, consiguiendo una ambientación espléndida, y manejando un reparto muy sólido, que contaba desde estrellas televisivas, a jóvenes promesas, pasando por veteranos de renombre como James Mason.
Su aportación a la imagen del vampiro es potenciar su maldad. No tanto de acto, sino de esencia.
Una versión más corta fue lanzada como película, que en España tuvo el ridículo título de Phantasma II (persiguiendo aprovechar el éxito del film de Don Coscarelli).

Ha recibido 373 puntos

Vótalo:

LA SOMBRA DEL VAMPIRO 2000  E. Elias Merhige.

24. LA SOMBRA DEL VAMPIRO 2000 E. Elias Merhige.

Esta película es altamente recomendable. Nos muestra el vampiro de nuestra época, ese que lamenta el vivir eternamente, no el monstruo que persigue a los humanos, si no más bien un monstruo decadente y existencialista, que piensa en su eternidad. Hay momentos en la película en que el Conde se... Ver mas
Esta película es altamente recomendable. Nos muestra el vampiro de nuestra época, ese que lamenta el vivir eternamente, no el monstruo que persigue a los humanos, si no más bien un monstruo decadente y existencialista, que piensa en su eternidad. Hay momentos en la película en que el Conde se desnuda ante nosotros y nos hace vislumbrar lo que es el mundo de un vampiro...
Otros comentarios han dicho que es pésima, pero creo que es sólo por que la gente es bastante infantil y no puede separar el concepto del vampiro de las películas de terror gringas, en las que el monstruo es el malo por que no es humano, y el humano es bueno por que no es un monstruo.
Creo que en esta película hay una mirada mordaz en cuanto a qué es ser un monstruo, nos hace cuestionar si el monstruo es un ser sobrenatural-no-humano o un humano sin moral, un artista que busca llevar a cabo su obra sin miramientos morales, que pone su arte, su trabajo, su mirada por sobre todo, sin importar como lo logra. Finalmente, el monstruo es el artista, el director de la película, que juega con un ser desesperado y solitario para lograr así terminar su obra.
En cuanto a lo visual, lo encuentro muy bien logrado, las escenas calcadas de la original ¨Nosferatu, una sinfonía de horror¨ hacen que una mezcla la realidad con la ficción...

Ha recibido 348 puntos

Vótalo:

DAYBREAKERS 2009  Michael y Peter Spierig

25. DAYBREAKERS 2009 Michael y Peter Spierig

Alivio. Ese ha sido uno de mis sentimientos tras ver Daybreakers. Llevaba esperando bastante tiempo el poder ver esta cinta y, tras el arrollador trailer, mi sensación de temor ante el posible hecho de que la película no me gustara aumentó. Afortunadamente, esta cinta de terror, acción y sci-fi... Ver mas
Alivio. Ese ha sido uno de mis sentimientos tras ver Daybreakers. Llevaba esperando bastante tiempo el poder ver esta cinta y, tras el arrollador trailer, mi sensación de temor ante el posible hecho de que la película no me gustara aumentó. Afortunadamente, esta cinta de terror, acción y sci-fi de los hermanos Michael y Peter Spierig (Undead) me ha parecido francamente buena, por no decir sobresaliente.

La fuerza de la película reside en la originalidad de su trabajadísimo y esforzado guión. Y eso que la idea de que en el año 2017 los vampiros se hayan hecho los dueños del mundo y se alimenten de los seres humanos, que se están extinguiendo, es de lo más sencilla. Lo que importa realmente es que los directores y guionistas sacan el máximo partido a los ingredientes de los que disponen e inundan todo el metraje de detalles que emanan una enorme originalidad, ya sea esa búsqueda desesperada por un sustituto sintético de la sangre o la existencia de un sector más pudiente que está dispuesto a pagar lo que sea por sangre humana. Por no hablar de la monstruosa consecuencia de la falta de alimento para los vampiros.

El film da una nueva vuelta de tuerca al tema del vampiro corporativo, recordando en más de una ocasión a la saga de Blade, pero superándola en todos los aspectos. No es cuestión de ponerse a desvelar las incógnitas de la película, pero diré que el argumento ha sido exprimido al máximo y la riqueza del libreto se eleva muy por encima de la media. La historia que nos cuentan encierra momentos cargaditos de tensión, sazonados con unos brillantes FX alejados de los delirios infográficos a los que estamos acostumbrados hoy día, aunque también haya efectos CGI. La sangre es también uno de los principales protagonistas, quedando integrada a la perfección sin llegar a resultar gratuita. El maquillaje tampoco está nada mal y el diseño de las criaturas, pese a no resultar tan innovador como el resto de elementos, es técnicamente brillante.

Secuencias de acción hay a montones, y muy bien realizadas además, ágiles y dinámicas, gracias al buen saber hacer de estos dos hermanos. Las buenas ideas de la película salpican también dichas escenas de acción, y así podemos ser testigos de persecuciones, entre otras lindezas, que te dejan literalmente sin aliento.

¿Qué decir del apartado interpretativo? Pues que tanto Ethan Hawke como Willem Dafoe han demostrado, una vez más, que son dos enormes actores. El resto del equipo, incluyendo a Sam Neill, cumplen.

Por tanto, Daybreakers es una película que rebosa sentido de la maravilla a raudales, se ve capaz de contar una historia con ritmo, sentido de la lógica y que encima tiene un buen final y, lo más importante, que no resulta ridícula en ningún momento. Es una cinta rodada perfectamente, con planteamientos de pura serie B, dotada de una fotografía oscura de tintes azulones y contrastados, buena banda sonora que, aunque del montón, funciona y, en general, un dignísimo e innovador producto de vampiros que traza nuevas líneas e ideas originales que puede enmarcarse además en estos nuestros tiempos de crisis.

Cómo no, hay también algunos contras, aunque pocos, que impiden que el trabajo resulte redondo al cien por cien, y que se reducen a ciertos y limitados agujeros de guión pero sin resultar demasiado perjudiciales para el empaquetado final.

Alejándonos de remakes, reversiones y cine para las masas, aún podemos encontrar buenas películas de género, frescas y sugerentes. Personalmente, encuentro muchos valores a tener en cuenta en esta genial y sobresaliente Daybreakers.

Ha recibido 340 puntos

Vótalo:

UN VAMPIRO SUELTO EN BROOKLIN 1995  Wes Craven

26. UN VAMPIRO SUELTO EN BROOKLIN 1995 Wes Craven

A media noche, un barco espectral irrumpe en el puerto de Brooklyn. Allí hay un montón de cadáveres y un sarcófago, en el que se encuentra Maximilliam, un vampiro que viaja desde una misteriosa isla del Caribe a Nueva York. Max puede pasar de ser distinguido y elegante a terrorífico; busca una... Ver mas
A media noche, un barco espectral irrumpe en el puerto de Brooklyn. Allí hay un montón de cadáveres y un sarcófago, en el que se encuentra Maximilliam, un vampiro que viaja desde una misteriosa isla del Caribe a Nueva York. Max puede pasar de ser distinguido y elegante a terrorífico; busca una joven de su misma clase para hacerla su compañera. Y encuentra a Rita, una excelente policía que desconoce su misterioso pasado; cuando se encuentra con Max, Rita se ve atrapada en el dilema de elegir entre una vida eterna de poderes sobrenaturales y riquezas, o su cotidiano empleo de policía. (FILMAFFINITY)

"Simpática y terrorífica cinta en la que el conocido cómico da vida a un vampiro de lo más peculiar. Por desgracia, se queda a medio camino de todo" (Fernando Morales: Diario El País)

Ha recibido 331 puntos

Vótalo:

DRÁCULA, PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS 1966  Terence Fisher

27. DRÁCULA, PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS 1966 Terence Fisher

Aun a riesgo de perder el tirón comercial de su predecesora debido a que se estrenó 8 años después, la esperada segunda parte de “Drácula” se convirtió en un gran éxito de crítica y público. No solo está a la altura de la primera en calidad, sino que llega a superar a la primera en algunos... Ver mas
Aun a riesgo de perder el tirón comercial de su predecesora debido a que se estrenó 8 años después, la esperada segunda parte de “Drácula” se convirtió en un gran éxito de crítica y público. No solo está a la altura de la primera en calidad, sino que llega a superar a la primera en algunos aspectos como el desarrollo de personajes o la coherencia y continuidad argumental del guión.

Su realización es excelente en todos los aspectos: guión sencillo pero perfectamente estructurado, ritmo narrativo dinámico en el que nada sobra ni falta gracias a una dirección y montaje brillantes, fotografía sombría y llena de contrastes lumínicos pero colorista al mismo tiempo, lujoso diseño de producción (vestuario correctos, ambientación oscura tanto en los siniestros y amenazadores interiores como en los irreales y neblinosos exteriores… ) y como siempre una banda sonora que es sello inconfundible de la productora Hammer; agobiante, estridente, efectista… perfecta. Interpretaciones correctas, destacando la carismática actuación del fraile Sandor y de Chrístopher Lee como Drácula (no porque su papel requiera de una gran técnica interpretativa, ya que ni siquiera menciona una sola palabra durante todo el metraje, sino por su imponente presencia escénica y su capacidad para reflejar la rigidez y señoría de un aristócrata y a la vez el instinto sanguinario y animal de un vampiro. Se echa de menos al inigualable Peter Cushing como el incansable Van Helsing.

En resumen, una genial película sobre el Conde Drácula, (tal vez la mejor) que los fans de los productos Hammer y en general del terror y de los vampiros, no deben dejar de ver.

LO MEJOR
- Tal vez la mejor película realizada sobre el Conde Drácula.
- Christopher Lee.
- Técnicamente brillante: iluminación contrastada y amenazadora, decorados siniestros y oscuros…

LO PEOR
- Drácula no pronuncia palabra.
- La falta del inigualable Peter Cushing como el incansable Van Helsing.

Ha recibido 331 puntos

Vótalo:

DRÁCULA 1958  Terence Fisher

28. DRÁCULA 1958 Terence Fisher

La productora británica Hammer Films tuvo un acierto increíble a la hora de rehacer los grandes del terror cl´sico. Comenzó con la Maldición de Frankenstein, pero fue Drácula la que ofreció la verdadera medida de las posibilidades comerciales y artísticas de la franquicia. Más fiel que la... Ver mas
La productora británica Hammer Films tuvo un acierto increíble a la hora de rehacer los grandes del terror cl´sico. Comenzó con la Maldición de Frankenstein, pero fue Drácula la que ofreció la verdadera medida de las posibilidades comerciales y artísticas de la franquicia.
Más fiel que la versión de Lugosi, con un increíble Christopher Lee, y con el añadido del color, que daba a la sangre el papel protagonista que demandaba en las películas de vampiros. Además comienza claramente a incluir otro elemento que hasta ahora como mucho se sugería: la sensualidad (o debería decir "sexualidad") de la relación vampiro-víctima.

Ha recibido 319 puntos

Vótalo:

EL ANSIA 1983  Tony Scott

29. EL ANSIA 1983 Tony Scott

Basada en la novela homónima de Whitley Strieber, la película es subestimada por algunos y erguida como objeto de culto por otros. Ambas posturas pueden fundamentarse sólidamente. La originalidad argumental y la escasez de sangre, tratándose de una película de vampiros, defrauda a los amantes... Ver mas
Basada en la novela homónima de Whitley Strieber, la película es subestimada por algunos y erguida como objeto de culto por otros. Ambas posturas pueden fundamentarse sólidamente. La originalidad argumental y la escasez de sangre, tratándose de una película de vampiros, defrauda a los amantes del terror gore en cualquiera de sus variedades. Sin embargo, el atractivo visual, el logrado ritmo lento, las escenas hipnóticas y la combinación de la estética de comienzos de los ochenta con una atmósfera gótica sostienen la atención de los espectadores con pretensiones menos circunscriptas y aún de aquellos que no gustan del género. El castillo medieval es reemplazado por una lujosa mansión metropolitana cuyo interior puede concebirse dentro del gótico:
incontables habitaciones finamente decoradas, oscuras y colmadas de secretos la componen. Al pasar su umbral los ruidos de la ciudad quedan silenciados por el canto de los pájaros del jardín o la música a la que se consagran los vampiros: Bach, Delibes.
La perspectiva de la película invierte el eje tradicional y pone el acento en los amates del vampiro, en la relación que los une y en el desasosiego producido por la inmortalidad sin juventud eterna. El vampiro, signo de una sexualidad transgresora, seductor implacable y apasionado, se muestra aquí como un ser angustiado y melancólico. La dirección de Tony Scott intensifica la atmósfera y, junto con la elogiable interpretación de Bowie, el nuevo punto de vista sobre el vampiro trastoca todas las convenciones. La película se destaca por su exquisita fotografía y su montaje, ya que ambos, a pesar de los años y la técnica, no han perdido vigencia ni efectismo.
Además, la novedad argumental abre nuevos caminos para pensar la condición del vampiro; por ejemplo, a partir del final de la Dra. Roberts o de la actitud de Miriam, quien conoce el destino de sus amantes y sin embargo los condena por su propio amor. The Hunger (el hambre, el apetito) se refiere a mucho más que a la necesidad imperiosa de consumir sangre para mantener la fuerza vital, también describe la lucha contra la soledad, la búsqueda del amor inmortalmente joven y la condena de la eterna vejez.
Estética y técnicamente impecable y de un erotismo sofisticado, constituye un aporte inusual y fascinante al universo vampírico.

Ha recibido 265 puntos

Vótalo:

DRÁCULA 1979  John Badham

30. DRÁCULA 1979 John Badham

Era el año 1979 cuando se llevó a cabo la producción de John Badham sobre el personaje de Bram Stoker, el archiconocido Conde Drácula. Alejado de las coordenadas de la productora Hammer, que habían estereotipado el personaje, Badham ofrece un Drácula que rebosa de erotismo y maldad, esta vez... Ver mas
Era el año 1979 cuando se llevó a cabo la producción de John Badham sobre el personaje de Bram Stoker, el archiconocido Conde Drácula. Alejado de las coordenadas de la productora Hammer, que habían estereotipado el personaje, Badham ofrece un Drácula que rebosa de erotismo y maldad, esta vez consciente, alejada del sadismo irracional que Christopher Lee impregnó a su personaje.

Frank Langella se mete en el papel del malvado conde, Laurence Olivier en el de Van Helsing, Donald Pleasance en el de el Doctor Seward, Kate Nelligan en el de Lucy Seward y Jan Francis en el de Mina Van Helsing; un elenco muy sobresaliente. Como observamos en los nombres de los personajes, ha habido una reescritura del texto original en favor de una interpretación más libre del universo de Bram Stoker. Así, la película obvia la parte de la novela que se desarrolla en Transilvania, centrándose en la estancia del Conde en Inglaterra, desde su llegada en el barco Demeter, y termina siendo más fiel a la obra teatral que escribió Hamilton Dean que a la novela original.

El film se mueve entre lúgubres mansiones llenas de telarañas y camposantos con tumbas de dobles fondos, donde la malograda Lucy se ha convertido en un demonio sediento de sangre de chocante aspecto. Destaca también el trabajo artístico realizado en el manicomio y la abadía que habita Drácula. Como escenas cumbre del film hay que estar atentos a la innovación visual que ofrece la aparición de la vampirizada Lucy y a la secuencia final de la muerte de Drácula, muerte que nada tiene que ver con ninguno de sus precedentes literarios o cinematográficos.

Sin duda, el tiempo ha dado la razón a este film, que ha ocupado un hueco más que apreciable en la filmografía vampírica y se ha hecho con un nombre propio dentro de la saga del Conde Drácula. Una película a recuperar en DVD que nos hará pasar una noche muy especial. Acompañémosla de unas velas y varias copas de vino tinto muy rojo.

Ha recibido 256 puntos

Vótalo:

DRÁCULA 2001 2000  Patrick Lussier

31. DRÁCULA 2001 2000 Patrick Lussier

Dracula 2001 (también conocida como Dracula 2000 en algunos países) es una película de terror que intenta trasladar la leyenda de Drácula en el ambiente de una película moderna. Con un reparto de estrellas de la Cultura popular, incluyendo a probablemente el actor más joven en interpretar a... Ver mas
Dracula 2001 (también conocida como Dracula 2000 en algunos países) es una película de terror que intenta trasladar la leyenda de Drácula en el ambiente de una película moderna. Con un reparto de estrellas de la Cultura popular, incluyendo a probablemente el actor más joven en interpretar a Drácula en una película, el filme fue rentable pero no de una manera extraordinaria. La característica mas distinguible de esta película a diferencia de otras películas de vampiros es la historia única de los orígenes de Drácula. Fue producido por Dimension Films y Neo Art & Logic. Wes Craven, un veterano en la producción de películas de terror, fue el productor ejecutivo, y su editor, Patrick Lussier, dirigió la película. Se le acredita a Joel Soisson el guión, siendo la historia de Soisson y de Lussier. Sin embargo, la película recibió notables ediciones desacreditadas por Scott Derrickson, Paul Harris Boardman y Ehren Krueger.

La película comienza en el Londres actual, con un grupo de ladrones entrando en la tienda de antigüedades Carfax Abbey. Penetrando en su bóveda mas internada, esperan encontrar una fortuna en tesoro. En lugar de ello, encuentran un ataúd sellado. En el intento de mover el ataúd, algunos de los ladrones son asesinados asquerosamente por el sistema de seguridad de la bóveda, haciendo creer que el ataúd es el tesoro que han estado buscando. Es de esperarse que el ataúd posteriormente ,sea en realidad, el contenedor del cuerpo dormido del Conde Drácula. Carfax Abbey (el nombre de la residencia de Drácula en Londres en la historia original de Bram Stoker) es propiedad del némesis de Drácula, Abraham Van Helsing, quien después de atrapar a Drácula un siglo antes, se ha mantenido con vida con inyecciones de la sangre del vampiro filtradas a través de sanguijuelas hasta que encuentre una manera de destruir por completo a Drácula.

Vuelan de regreso a los Estados Unidos con el ataúd y uno de los ladrones logra abrirlo, liberando a Drácula. El conde entonces procede a alimentarse de la sangre de los ladrones, hasta del que pilota el avión, haciendo que se estrellen en los pantanos de Louisiana. El conde sobrevive al impacto y se dirige a Nueva Orleans, Louisiana, donde vive la hija de Van Helsing, Mary, y su mejor amiga, Lucy. Mientras tanto Van Helsing y su asistente Simon se dirigen a los E.E.U.U. para detener a Drácula antes de que libere los horrores en el mundo de nuevo. El giro importante que trae esta película a la leyenda de Drácula es su explicación de su origen. En esta película, Drácula es Judas Iscariote, condenado a caminar en la tierra como un inmortal por su traición a Jesus, siendo expulsado del Infierno y del Cielo. Esto explica algunas de las bien conocidas debilidades de los vampiros, principalmente iconografía cristiana y plata, debido a que Judas fue pagado con plata por entregar a Cristo a las autoridades romanas. Aunque Bram Stoker no hace referencia a la debilidad a la plata en su novela, es parte de algunos ejemplos del folclore vampiresco Europeo.

Ha recibido 244 puntos

Vótalo:

THE ADDICTION 1995  Abel Ferrara

32. THE ADDICTION 1995 Abel Ferrara

Obra maestra moderna Me encanta Ferrara. Y me da igual que algunos le tachen de basura, de pretencioso, o que me puedan tachar a mi de flipado moderneta, de cultureta que no tiene ni idea del verdadero cine y blablabla...Paparruchas. Ferrara es uno de los cineastas más valientes de la última... Ver mas
Obra maestra moderna
Me encanta Ferrara. Y me da igual que algunos le tachen de basura, de pretencioso, o que me puedan tachar a mi de flipado moderneta, de cultureta que no tiene ni idea del verdadero cine y blablabla...Paparruchas. Ferrara es uno de los cineastas más valientes de la última época, que por lo menos muestra una visión personal y única (y pretenciosa, vale) de lo que nos rodea.

Ciñéndome a la película...Para mí es la mejor de todas las suyas que he visto. Su particular modo de ver los cánceres y los peligros de la sociedad que acechan en cualquier esquina, en cualquier callejón. En esta sociedad el peligro está a la vuelta de la esquina, parece querer decir casi nada más empezar, donde esa vampiresa salida de la nada contagia a la protagonista. Pero, ¿acaso la convierte en un vampiro? No lo creo, simplemente es una víctima más de la sociedad, de la droga, de la religión, de la marginalidad, de la pobreza cultural y del cáncer cerebral que azota el mundo...

Podríamos definir la película como "de vampiros". Si, en ese caso es la obra maestra de vampiros moderna, por encima de cualquier otra obra barroca y sin duda más pretenciosa que esta, como las versiones de Drácula o las famosas y petulantes entrevistas con el vampiro. The Addiction es un filme terrorífico, claustrofóbico (a lo que ayuda su imponente blanco y negro). Es una película salvaje que además de aludir a los instintos más primarios se pregunta sobre ellos. Incluso en ciertos momentos podría parecer una película de zombies, con todos esos vampiros sin control abalanzándose sobre los inocentes. Incluso podría ser gore en su parte final (gore suavecito, no vayáis a pensar) con esa matanza brutal en la casa... Pero sobre todo es filosófica, desconcertante y opresiva, con ese ambiente malsano que tanto le gusta al director y que le da un empaque de desasosiego constante.

Aquí no hay poderes hipersobrenaturales, ni grandes castillos, ni vampiros elegantes, ni doncellas ni pollas on ollas. Lo único que hay son calles oscuras, gente desorientada, preguntas sin respuesta, mucha oscuridad y mucha reflexión sobre los cánceres que le van saliendo a la sociedad según evoluciona. Y de la misma forma que la protagonista se convierte en uno de esos cánceres por culpa de todo lo que le rodea, busca sin cesar a víctimas, pero también a aquellos que se han convertido en lo mismo que ella...

Terrorífica y magistral, de una personalidad arrolladora y que te mantiene con un mal gusto constante a lo largo del metraje, lo cual puede que a muchos no les guste y prefieran los mordisquitos en el cuello floquitos y mierdosos de toda la vida. The Addiction es un paso adelante, no sólo en el microgénero vampírico (si es que se le puede encasillar ahí), sino en el terror en general.

Ha recibido 232 puntos

Vótalo:

EL CONDE DRÁCULA 1970  Jess Franco

33. EL CONDE DRÁCULA 1970 Jess Franco

Jonathan Harker (Fred Williams) es un abogado británico que viaja a la región rumana de Transilvania para entrevistarse con el Conde Drácula (Christopher Lee), un extraño personaje residente en un lúgubre castillo que desea adquirir una propiedad en tierras inglesas. En los años 60 y 70 se... Ver mas
Jonathan Harker (Fred Williams) es un abogado británico que viaja a la región rumana de Transilvania para entrevistarse con el Conde Drácula (Christopher Lee), un extraño personaje residente en un lúgubre castillo que desea adquirir una propiedad en tierras inglesas.

En los años 60 y 70 se produjo en la cinematografía española un boom del cine de terror, generalmente mal facturado y bastante derivativo, que destacaba principalmente por el extravagante tratamiento estético y atmosférico, procedido de una bizarra disposición técnica, junto con una gradación delirante y un enfoque esencialmente erótico y malsano.

Cuando personajes como Paul Naschy/Jacinto Molina, Amando de Ossorio o el argentino Leon Klimovsky nos regalaban alguna película aceptable, antes y después nos ofertarían con una docena de entrañables bodrios, que siempre hay que contemplar con una buena dosis de sentido del humor.
Curiosamente sus películas, muchas de ellas ignoradas (y censuradas) en España, encontrarían acomodo en el resto del mundo, convirtiéndose en fenómenos de culto para los aficionados del cine de terror. Principalmente, el culto emana de esa inclusión genérica e insuficiencia artística, por la congénita seducción humana por las historias sobrenaturales y sexuales, ya que si realizaran comedias o melodramas con ese "tacto fílmico" de culto iban a tener bien poco...

Una de las leyendas del terror hispano es Jesús Franco (conocido también como Jess Franco, Jess Frank, Franco Manera, Clifford Brown, David Khume, etc, etc), actor y director de tropecientos títulos, algunos muy interesantes y otros, la mayoría, espantosos.

Tras colaborar con Christopher Lee en horrendas películas sobre Fu Manchu, Franco volvió a contar con el mítico intérprete de la Hammer para este "El Conde Drácula", un film aletargado y vulgar, que intentaba resultar fiel al texto original de Bram Stoker, contando para su elaboración con una pobreza de medios que convierten al apartado de efectos especiales en un risible espectáculo.
El presupuesto seguramente se dilapidaría pagando al excelente reparto que presenta en sus principales papeles: además de Lee, Klaus Kinski y Herbert Lom.

La verdad es que el primer acto resulta disfrutable, principalmente por la buena ilustración atmosférica, con un espléndido trabajo fotográfico de Manuel Merino, quien dota de un extremo cromatismo al film, y una aceptable partitura de Bruno Nicolai.
La mirada de Franco resulta contenida en comparación con otros títulos de su filmografía, pero aún así vuelve a colocar la cámara en posiciones singulares, lo que, junto a su desmaña en el montaje, proporciona al relato una extraña distinción visual, atemperada por su pretendida lealtad al texto de Stoker. De su exagerada utilización del zoom mejor no hablar....

A partir de la llegada a la clínica, la película escasea de intensidad y ritmo, perdiéndose en su disposición narrativa y desaprovechando a sus intérpretes, entre ellos a la atractiva Soledad Miranda.
Los momentos más inspirados son las escenas en las que interviene Klaus Kinski, tanto por su interpretación como por el acierto de Jesús Franco en la exhibición de su personalidad como el enajenado Renfield.

Ha recibido 223 puntos

Vótalo:

CRONOS 1993  Guillermo Del Toro

34. CRONOS 1993 Guillermo Del Toro

Un artilugio creado por un antiguo alquimista del siglo XVI es buscado con ansia cuatrocientos años más tarde por un magnate llamado Dieter (Claudio Brook) y su sobrino Angel (Ron Perlman) debido a que con su pertenencia es probable la consecución de la vida eterna. Lo encontrarán en una... Ver mas
Un artilugio creado por un antiguo alquimista del siglo XVI es buscado con ansia cuatrocientos años más tarde por un magnate llamado Dieter (Claudio Brook) y su sobrino Angel (Ron Perlman) debido a que con su pertenencia es probable la consecución de la vida eterna.

Lo encontrarán en una tienda de antigüedades regentada por un añoso hombre llamado Juan Gris (Federico Luppi).

Más que notable debut del director y guionista mexicano Guillermo del Toro, quien elucubra una inédita historia sobre el mito vampírico con una narración pausada pero penetrante, el despliegue de una una atmósfera verdaderamente absorbente en la cual unos sugestivos personajes interactúan en situaciones llenas de rica imaginería visual engrandecida por una sugerente fotografía a cargo de Guillermo Navarro.

Al margen de su riqueza estética el film depara una fascinante historia, cuidada por del Toro con una sabia planificación y un disntiguido tacto cinematográfico, un relato en el cual el personaje de Juan Gris, ante una silente observadora, la de su adorada nieta, será tentado por el festín de la sangre, la inmortalidad y la juventud, unas espectrales tentaciones que lo arrastrarán por la senda oscura de la muerte en vida.

El actor argentino Federico Luppi ofrece una magistral interpretación como protagonista principal, flanqueado por un reparto importante en donde destacan el buñueliano Claudio Brook y el intérprete americano Ron Perlman con un nombre muy acertado ("Ángel de la Guardia").

Ha recibido 215 puntos

Vótalo:

GUARDIANES DE LA NOCHE 2004  Timur Bekmambetov

35. GUARDIANES DE LA NOCHE 2004 Timur Bekmambetov

La guerra entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, es eterna. Con mayor o menor épica, la batalla se celebra en cualquier esquina, con guerreros de toda índole. En "Guardianes de la Noche" (Timur Bekmambetov), la película rusa que ha batido todos los récords de público y crítica (?!), los... Ver mas
La guerra entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, es eterna. Con mayor o menor épica, la batalla se celebra en cualquier esquina, con guerreros de toda índole. En "Guardianes de la Noche" (Timur Bekmambetov), la película rusa que ha batido todos los récords de público y crítica (?!), los combatientes son vampiros, brujos, hechiceros y mutantes entre demás especies, que se hacen llamar los Otros. Así, los Otros de la Luz llevan siglos enfrentándose a los Otros de la Oscuridad. Pero algo cambia cuando se demuestra que ninguno de los dos bandos es superior: de seguir así las cosas, la guerra no dejará soldado con vida, lo cual sería catastrófico. En medio de una apoteósica batalla, los dos mandamases de cada bando firman una tregua, en la que se establece que desde ese momento (más o menos nos hallamos en el siglo XV... vaya, eso creo) ningún Otro será forzado a estar con los buenos o con los malos. Deberá elegir por cuenta propia. Para asegurarse de que el alto al fuego se cumple, los Otros de la Luz (aquí viene lo bueno) se harán llamar Guardianes de la Noche (para vigilar que los malotes no infrinjan la ley), y los Otros de la Oscuridad Guardianes de la Luz. Vaya, que todo acaba siendo un galimatías de imposible comprensión.
El caso es que varios siglos más tarde, un tipo lanza una maldición sobre su mujer que se ha fugado con otro y se ha quedado embarazada. El objetivo del conjuro es hacerla abortar, y para ello recurre a una vidente/maga/loquesea, que pertenece a los Otros Oscuros. Como eso infringiría la ley, los Otros de la Luz, Guardianes de la Noche, aparecen y detienen el conjuro justo una décima antes de que se cumpla...
Doce años más tarde, el tipo es un Otro de la Luz, el niño ha nacido, es prepúber, y escucha la llamada para alistarse en uno de los dos bandos.
A partir de aquí empezará una carrera entre buenos y malos para ver con quién acaba quedándose el niño, que, como no podía ser menos, es algún tipo de Elegido chungo que desequilibrará la balanza y no se qué más.

Ha recibido 210 puntos

Vótalo:

DRÁCULA VUELVE DE LA TUMBA 1968  Freddie Francis

36. DRÁCULA VUELVE DE LA TUMBA 1968 Freddie Francis

‘Drácula vuelve de la tumba’ (‘Dracula Has Risen from the Grave’, 1968, Freddie Francis) no es sólo la continuación de una saga que empezó Terence Fisher, quien no pudo hacerse cargo de la dirección del presente film debido a un accidente de coche, también es el título más rentable de la... Ver mas
‘Drácula vuelve de la tumba’ (‘Dracula Has Risen from the Grave’, 1968, Freddie Francis) no es sólo la continuación de una saga que empezó Terence Fisher, quien no pudo hacerse cargo de la dirección del presente film debido a un accidente de coche, también es el título más rentable de la productora Hammer Film. Su espectacular éxito derivó que en nuestro país, por ejemplo, es el film de la saga protagonizada por Christopher Lee que más veces se ha emitido por televisión. Servidor recuerda cuando las televisiones sentían respeto por el cine y se tiene tragado a temprana edad muchas de las películas dirigidas por Fisher, Freddie Francis o Roy Ward Baker para después no dormir durante días.

Es muy probable que después de Fisher el director más interesante de la Hammer fuera Freddie Francis, quien empezó como operador de cámara en algunas de las películas de Michael Powell y Emeric Pressburger para luego convertirse en un excelente director de fotografía. Trabajos como la imprescindible ‘Un lugar en la cumbre’ (‘Room at the Top’, 1959, Jack Clayton), ‘Hijos y amantes’ (‘Sons and Lovers’, 1960, Jack Cardiff), por la que recibe su primer Oscar, o ‘Suspense’ (‘The Innocents’, 1961, Jack Clayton), colocan a Francis al frente de los grandes directores de fotografía de la época, y porqué no, de la historia. Le nominaron por segunda vez por la correcta ‘Tiempos de gloria’ (‘Glory’, 1989, Edward Zwick) y de nuevo se llevó la estatuilla a casa.

Resulta curioso que Freddie Francis le cogiese el gustillo a dirigir películas de género fantástico o de terror entre los 60 y los 80, etapa en la que dejó apartadas sus funciones de fotografía. Muy respetado en el ambiente del free cinema, Francis echaba pestes contra un tipo de cine carente de conciencia social, y mucho más si éste era del género por el que brillaron productoras como la Hammer o la Amicus, para la que también realizó algunos trabajos. Francis siempre declaró que hacía esas películas porque le apetecía hacerlas, probablemente la excusa más sincera que un director pueda dar al respecto de sus trabajos. No obstante resulta completamente paradójico que siendo Francis un director que continuamente menospreciaba los mencionados géneros, terminase realizando cintas como la que nos ocupa, o la interesante trilogía de trhiller psicológicos deudores de ‘Psicosis’ (‘Psycho’, 1960, Alfred Hitchcock) conformada por ‘El alucinante mundo de los Ashby’ (‘Paranoiac’, 1963), ‘El abismo del miedo’ (‘Nightmare’, 1964) e ‘Hysteria’ (1965).

‘Drácula vuelve de la tumba’ da comienzo donde terminaba la fascinante ‘Drácula, príncipe de las tinieblas’ (‘Dracula, Prince of Darkness’, 1966, Terence Fisher) en la que veíamos como el conde acababa sumergido en las heladas aguas que rodeaban su castillo. En los minutos finales era un controvertido fraile quien efectuaba disparos de escopeta hacia el hielo sobre el que se encontraba Drácula haciendo que éste se hundiese, acabando aparentemente así con el Mal. Resulta cuanto menos irónico que sea precisamente un cura el que resucita a Drácula de su letargo, la sangre del mensajero de Dios llega hasta los labios del maligno y un nuevo reinado de terror da comienzo.

En este film se acentúan los componentes eróticos y sangrientos que hasta entonces caracterizaban a la Hammer. Al público le gustaba ver sangre y cómo no, sugerentes escotes, y Francis y John Elder —seudónimo de Anthony Hinds como guionista— hicieron todo lo posible por contentar al espectador. En la película se ve más claramente el paralelismo que hay entre la mordedura del vampiro y un orgasmo, lo que da pie a una rivalidad entre los personajes de María (Verónica Carlson) y Zena (Barbara Ewing), ambas deseosas por su nuevo e inmortal amante, haciendo acto de presencia por primera vez los celos. Cabe señalar apuntes tan interesantes como aquel que se da lugar en uno de los encuentros entre María y Drácula. Aquélla, antes de que el conde acuda a su habitación, tira una de sus muñecas al suelo y posteriormente se entrega a Drácula. Un gesto muy sutil que habla del paso de la niñez a la madurez.

Podemos encontrar una fuerte carga anticlerical en el film, que también caracterizó una buena parte de los films de la Hammer. Primero tenemos al Monseñor Mueller (Rupert Davis), del que Drácula quiere vengarse por haber practicado un exorcismo sobre su castillo, fijando su mirada y colmillos en su sobrina María; será el que ponga en alerta a los protagonistas sobre el resurigir del conde. La otra figura clerical es un sacerdote (Ewan Hooper) que se convertirá por falta de fe, en el lacayo de Drácula, facilitándole todo lo que aquel desee para llevar a cabo su sangrienta venganza. Dicha figura será esencial en los dos momentos más fuertes de la película, aquel en el que se le clava una estaca al conde, y el famoso final en el que Drácula encuentra su fin clavado en una cruz. Pero ojo, se juega con las constantes en el cine de vampiros. En este caso hablamos de que una estaca clavada en el vampiro no tendrá efectividad si el acto no se realiza con la suficiente fe religiosa.

La decisión es totalmente discutible —hasta ahora no hacía falta más que una buena presión en las manos o un buen martillo—, pero indiscutiblemente impactante. Las escenas tienen su lógica interna dentro de la historia del film; no sólo se crea una especie de nueva regla en la lucha contra el vampirismo, sino que será la principal causa de la destrucción del conde Drácula. Y va mucho más allá al establecer más paralelismos, esta vez entre Drácula y Jesucristo —o lo que es lo mismo, el Diablo y Dios, el Mal y el Bien—. La escena de Drácula atravesado por una cruz sobre la que cae, agonizando mientras el sacerdote con la fe a prueba de balas recita una oración de fuertes y fantasmagóricos ecos, es de una intensidad abrumadora. En ella puede apreciarse además la utilización de la luna como sustituta del sol.

Esta vez Christopher Lee tiene unas pocas frases de diálogo y la verdad es que no resultan demasiado satisfactorias después de experimentar su ausencia de vocablos en el tratamiento de Terence Fisher —si se realiza la operación de ver las dos películas seguidas puede apreciarse con mayor claridad—, pero aún así Lee tiene una presencia única que le permite alzarse como el mejor conde Drácula de toda la historia del cine. La pena es que interpretó demasiadas veces al personaje de Bram Stoker, dejando títulos posteriores de muy dudosa calidad.

Francis no era Terence Fisher, eso lo sabemos todos, pero creo que dejó el listón bien alto con esta tercera entrega. Un film a ratos apasionante y con una muy cuidada puesta en escena en la que tal vez Francis abuse un poco de filtros en su parte final, tonos rojizos que subrayan el terror, pero hay que constatar lo cuidada que está la fotografía en esta película, obra de Arthur Grant, uno de los habituales de la Hammer. Instantes como las persecuciones nocturnas por los tejados o Drácula al lado de su ataúd esperando pacientemente culminar su venganza se quedan grabados en la mente de todo buen amante del fantástico.

Ha recibido 192 puntos

Vótalo:

LAS NOVIAS DE DRÁCULA 1960  Terence Fisher

37. LAS NOVIAS DE DRÁCULA 1960 Terence Fisher

Tras el éxito de ‘Drácula’ era de esperar una secuela aunque ‘Las novias de Drácula’ (‘The Brides of Dracula’, 1960) es más un spin off, ya que en ella seguimos las aventuras del profesor Van Helsing y no del rey de los vampiros. No quedan muy claras las razones por las que en esta secuela no... Ver mas
Tras el éxito de ‘Drácula’ era de esperar una secuela aunque ‘Las novias de Drácula’ (‘The Brides of Dracula’, 1960) es más un spin off, ya que en ella seguimos las aventuras del profesor Van Helsing y no del rey de los vampiros. No quedan muy claras las razones por las que en esta secuela no hace acto de presencia el conde Drácula y con él el imponente actor Christopher Lee, que no retomaría su personaje más popular hasta 1966 de la mano de Fisher en su segunda y última incursión en el mítico personaje. Según diversas fuentes, unas afirman que Lee no aceptó interpretar de nuevo al personaje porque no quería encasillarse, y otras que en realidad la productora no se lo pidió temerosa de que éste pidiera una cantidad desorbitada de dinero.

Sea como fuere lo cierto es que la presente película puede considerarse un paso más por parte de Fisher dentro del género vampírico, una vuelta de tuerca sobre lo que ya había planteado en su ‘Drácula’ (‘Horror of Dracula, 1958), subrayando las connotaciones religiosas del relato. Al encarnar el vampiro la representación del Mal, recurrir a las creencias religiosas apoyadas en la utilización de crucifijos o agua bendita como única y verdadera salvación, era algo lógico. Pero sobre todo ‘Las novias de Dracula’; es un cuento gótico de horror, atrevido y retorcido en el que se sigue indagando en el lado sexual del vampiro.

Esta vez no había material literario del que partir como la novela de Bram Stoker y cuatro guionistas nada menos, con Jimmy Sangster al frente, crearon una historia original aunque puedan verse en ella alguna que otra referencia, por ejemplo a ‘Carmilla’ de Sheridan Le Fanu, una década antes de que la Hammer se adentrase de lleno en la obra del escritor irlandés. No obstante la estructura narrativa es similar a la de ‘Drácula’, al igual que en aquella la primera media hora está protagonizada por un personaje secundario que nos introduce en la mismísima morada del horror. Aquí se trata de una joven, Marianne Danielle, que acude a una escuela de mujeres para dar clases de inglés y francés que antes de llegar a su destino queda sin carruaje. En la posada del pueblo es invitada por la Baronesa Meinster a pasar la noche en su castillo.

Fisher juega en esos momentos con el suspense, sabe que el espectador espera la aparición de un vampiro, no del conde Drácula porque en el comienzo una voz en off nos avisa de que éste ha muerto y son sus discípulos los que continúan con su reinado de terror. En el castillo se produce una situación idéntica a ‘Drácula’, si en aquella Harker se encontraba a una muchacha que le pedía ayuda, aquí se trata de un joven misterioso que se encuentra encadenado y que solicita la ayuda de la joven. Harker era conocedor de lo que ocurría, Marianne desconoce por completo la condición de su nuevo amigo y sus intenciones. Para obtener su libertad la joven deberá robar una llave que abre la cadena atada a la pierna del joven. El robo del objeto es suspense en la mejor tradición de Hitchcock, abierto y cerrado por las dos impresionantes apariciones del joven que no es otro que el hijo de la baronesa. La primera, angelical, tierna incluso, y la segunda, ya libre demandando la atención de su madre. Ambas son una clara muestra de la maestría escénica de Fisher, que una vez más fusiona personajes y escenario en perfecta comunión donde brillan los colores vivos, para representar la muerte, de Jack Asher.

A partir de la aparición de Van Helsing —sufridor Peter Cushing en otra memorable composición— el film se torna aún más oscuro y la sexualidad se apodera del relato de forma más o menos sutil. El barón Meinster tiene una morbosa relación con su madre, la que hace años le animaba a participar en sabe Dios que tipo de depravaciones, el incesto es sugerido una y otra vez, y el personaje de la baronesa se torna al mismo tiempo bello y patético en su encuentro con Van Helsing: “¿Quién es aquel que no tiene miedo?” le pregunta al profesor mientras oculta sus colmillos que la delatan, no por su condición de vampiro sino por algo más. La escena en la que Van Helsing libra a la Baronesa de su desgracia semeja un coito mortal en el que se puede apreciar la cara de satisfacción de la mujer. En cuanto al barón, al que da vida un extraordinario y poco prodigado David Peel, su homosexualidad se deja entrever cuando muerde a Van Helsing delante de sus novias, su rostro arde de una satisfacción lujuriosa. Por otro lado Fisher establece relaciones muy evidentes entre el ataque de un vampiro y el acto sexual en sí; sirva como ejemplo la escena de la criada de la baronesa esperando sobre la tumba de una de las víctimas del barón, mientras alienta al nuevo vampiro como si fuera un niño a punto de nacer. Este hincapié en el sexo, que en épocas pasadas no podía plasmarse, es uno de los secretos del éxito de la Hammer y sus incursiones en el vampirismo, y que aún hoy día se siguen imitando hasta la saciedad.

Al igual que en ‘Drácula’ —una película referencia por excelencia— Fisher demuestra mucha imaginación en su puesta en escena. Sirvan como ejemplo la planificación en el interior del castillo de la baronesa, o más adelante cómo narra el director el ataque del barón a una de las muchachas de la escuela con ese travelling que parte del espejo donde se refleja la chica y una habitación aparentemente vacía. Son muestras de un Fisher en plena forma y que le hacían estar muy por encima de sus compañeros en la Hammer, con esa capacidad para la sutilidad y vestir sus films con una arrebatadora plasticidad que los convertía en sórdidos cuentos de hadas.

Maravillosa película que gana en cada visionado y que representa lo mejor de una época dorada en el cine de terror, ésa que parece haberse esfumado por completo.

Ha recibido 191 puntos

Vótalo:

GUARDIANES DEL DÍA 2007  Timur Bekmambetov

38. GUARDIANES DEL DÍA 2007 Timur Bekmambetov

Segunda entrega de la trilogía basada en las novelas de Sergei Lukyanenko “Night watch”, “Day watch” y “Dusk watch”. Ambientada en el Moscú de hoy en día, la historia de los Guardianes del Día gira en torno al conflicto y al equilibrio que vienen manteniendo las fuerzas de la luz y la... Ver mas
Segunda entrega de la trilogía basada en las novelas de Sergei Lukyanenko “Night watch”, “Day watch” y “Dusk watch”.

Ambientada en el Moscú de hoy en día, la historia de los Guardianes del Día gira en torno al conflicto y al equilibrio que vienen manteniendo las fuerzas de la luz y la oscuridad como consecuencia de una tregua establecida desde la Edad Media entre ambos bandos contrapuestos. Pero esta antigua guerra entre las fuerzas de la Luz y la Oscuridad está a punto de alcanzar un trágico resultado. Cada bando ha ganado para sí a un potente Gran Otro, el choque entre ambos se adivina inevitable y Anton Gorodetsky se ve envuelto una vez más en medio de todo este conflicto. Por un lado está el hijo de Anton, Egor, que se ha sumado a las filas de la Oscuridad, mientras que Svetlana, de la que Anton está enamorado, representa la esperanza de la Luz. Pero esto no es más que el comienzo de sus problemas: Anton tiene que emprender la huída cuando le acusan de un asesinato. Las cosas van empeorando y sólo la ancestral Tiza del Destino puede sacarle del atolladero. Sólo hay un pequeño inconveniente: esa Tiza mágica se perdió hace cientos de años…

Ha recibido 187 puntos

Vótalo:

MARTIN 1977  George A. Romero

39. MARTIN 1977 George A. Romero

Este curioso film argumentalmente es interesante, y el personaje principal (¨Martin¨) tiene su encanto. Aqui Romero entremezcla diversos generos como terror,drama,suspense psicologico... con ciertos toques anti-catolicos al mismo tiempo que supersticiosos. Tambien es acertado el punto de vista... Ver mas
Este curioso film argumentalmente es interesante, y el personaje principal (¨Martin¨) tiene su encanto. Aqui Romero entremezcla diversos generos como terror,drama,suspense psicologico... con ciertos toques anti-catolicos al mismo tiempo que supersticiosos. Tambien es acertado el punto de vista de Romero sobre el vampirismo; mostrandolo como una enfermedad mental, nada de vampiros tradicionales con colmillos-capa-etc. Romero trata la pelicula de forma ¨amoral¨, es decir, aqui no hay esos topicos de ¨bien-contra-el-mal¨, los personajes nunca entran en esas tipicas coordenadas que tanto abundan en el genero. El actor J.Amplas hace una digna labor en su dificil papel de ¨adolescente perturbado-amargado-introvertido¨, pero consiguiendo que el espectador se identifique con el, lo cual no es facil, dada la complejidad de su papel; el resto del reparto cumple su cometido sin problemas. Y el climax final es tan sangriento como triste... En general, es una buena pelicula.

Ha recibido 182 puntos

Vótalo:

LIFEFORCE 1985  Tobe Hooper

40. LIFEFORCE 1985 Tobe Hooper

Maravillosa pelicula basada en la obra de Collin Wilson ¨Los vampiros del espacio¨ que mezcla ciencia ficcion,terror y gore,a lo que añade el espiritu comic que tenian las producciones de invasion extraterrestre de los años 50. Ademas,por si fuera poco tenemos tambien una buena cantidad de... Ver mas
Maravillosa pelicula basada en la obra de Collin Wilson ¨Los vampiros del espacio¨ que mezcla ciencia ficcion,terror y gore,a lo que añade el espiritu comic que tenian las producciones de invasion extraterrestre de los años 50.

Ademas,por si fuera poco tenemos tambien una buena cantidad de zombies chupadores de energia,excelentes fx de John Dykstra (El de ¨La guerra de las galaxias¨) y a la guapisima Mathilda May enseñandonos sus tetas y su escultural cuerpo desnudo toda la pelicula...Alguien da mas...?

Otra delicia de los años 80.

Ha recibido 173 puntos

Vótalo:

LOS VIAJEROS DE LA NOCHE 1987  Kathryn Bigelow

41. LOS VIAJEROS DE LA NOCHE 1987 Kathryn Bigelow

Aquí tenemos una película de vampiros modernos que predefinió el concepto actual de estos y que aun asi,sigue siendo transgresora y utópica.Con un reparto muy acertado(y casi extraido del cast de uno de los films por excelencia de su,por aquel entonces marido,James Cameron:¨Aliens¨),Kathryn... Ver mas
Aquí tenemos una película de vampiros modernos que predefinió el concepto actual de estos y que aun asi,sigue siendo transgresora y utópica.Con un reparto muy acertado(y casi extraido del cast de uno de los films por excelencia de su,por aquel entonces marido,James Cameron:¨Aliens¨),Kathryn Bigelow nos mezcla road-movie,drama romántico y unos toques de acción y terror,para deleitarnos con un acercamiento diferente de la figura del vampiro y que no se escuda en la autoparodia y los clichés manidos,que incluso se permite alguna que otra polémica licencia(eso del trasplante...).


Sin duda un gran film para cualquier seguidor del sub-genero vampirico con amplitud de mente y una estupenda opción en general.

Ha recibido 170 puntos

Vótalo:

LAS AMANTES DEL VAMPIRO 1970  Roy Ward Baker

42. LAS AMANTES DEL VAMPIRO 1970 Roy Ward Baker

Las amantes del vampiro (‘The Vampire Lovers’, 1970, Roy Ward Baker) es la primera de la trilogía de la Hammer dedicada a la novela ‘Carmilla’ de Sheridan Le Fanu conocida como la trilogía de los Karnstein, seguida por ‘Lust for a Vampire’ (id, Jimmy Sangster, 1971) y ‘Drácula y las mellizas... Ver mas
Las amantes del vampiro (‘The Vampire Lovers’, 1970, Roy Ward Baker) es la primera de la trilogía de la Hammer dedicada a la novela ‘Carmilla’ de Sheridan Le Fanu conocida como la trilogía de los Karnstein, seguida por ‘Lust for a Vampire’ (id, Jimmy Sangster, 1971) y ‘Drácula y las mellizas’ (‘Twins of Evil’, 1971, John Hough). ‘Carmilla’ es la obra adaptada en todas ellas con mayor o menor exactitud, y dan la oportunidad a la Hammer de aumentar el erotismo de sus films. Comenzaba la década sexual en el cine —en España sería conocida como la época del destape— y muchos de los productos cinematográficos de diversas partes del mundo se vendían con el sexo como principal reclamo.

Esto hizo que muchas películas se minusvalorasen muchos trabajos interesantes como el que nos ocupa. Las escenas de sexo lésbico impedían a algunos fijarse en los numerosos aciertos que el trabajo de Roy Ward Baker tiene. Afortunadamente el paso del tiempo suele poner las cosas en su justo lugar, y hoy día ‘Las amantes del vampiro’ emerge como una de las mejores películas de la Hammer en sus años de decadencia. También hablamos de uno de los mejores trabajos de su director, casi siempre denostado por la crítica.

Conviene decir que la obra de Joseph Sheridan Le Fanu es bastante anterior al famoso ‘Drácula’ de Bram Stoker cuya fama es superior. Sin embargo Stoker se vio indudablemente influenciado por la obra de Le Fanu, quien tuvo la osadía de vestir la figura vampírica de mujer. Mucho más intrigante, fascinante y rica en matices que el personaje del mítico conde sin desmerecer para nada un personaje que en el cine alcanzaría cotas supremas de la mano de Tod Browning o Terence Fisher. Sin embargo, el personaje de Carmilla inspiró levemente a Carl Theodor Dreyer en su inmortal ‘Vampyr’, sin ser una adaptación de la obra. En los años 60 cineastas como Roger Vadim lo intentaron con resultados más bien cuestionables, y no fue hasta principios de los 70 cuando de la mano del impersonal Roy Ward Baker nos llegó una adaptación propiamente dicha, aunque por supuesto se tomaron ciertas licencias.

Baker fue un director que nunca destacó demasiado aunque había tenido éxitos de gran envergadura como ‘La última noche del Titanic’ (‘A Night to Remember’, 1958), de la que James Cameron plagió numerosas escenas con absoluto descaro o cariño, depende de cómo se mire. Más tarde repartió su tiempo entre la televisión y el cine, filmando varias películas para la Hammer, entre las que se encuentran algunas de las de mayor éxito en la década de los 70. Baker nunca se caracterizó por tener un estilo concreto, si acaso algo influenciado por el mundo televisivo, pero en ‘Las amantes del vampiro’ hace gala de un gusto exquisito en determinados momentos.

Para empezar el prólogo es una especie de anticipo de lo que veremos en la siguiente escasa hora y media. El barón von Hartog, que no volverá a aparecer hasta el desenlace de la historia, espera en el castillo de los Karnstein para cumplir una venganza por la muerte de su hermana. Allí es testigo de como un vampiro se levanta de su tumba y antes de volver a ella el barón le ha retirado el sudario sin el cual no puede regresar a su descanso —elemento introducido como nueva regla en el mundo vampírico—, la criatura se enfrenta al barón mostrándole una belleza hipnótica, pero gracias a un crucifijo que cuelga del cuello de von Hartog, éste se resiste al hechizo y termina con la bella vampiro. Dicha secuencia capta muy bien la atmósfera irreal que tan bien sienta a las historia de vampiros, algo que se repite en su excelente tramo final cuando el General von Spielsdorf —Peter Cushing, que se metió en la película en último instante— toma cartas en el asunto y el ciclo se cierra de forma muy coherente.

El personaje de Carmilla es en la novela el de una jovencita de aspecto casi virginal, pero en pantalla le dio vida una Ingrid Pitt de 33 años, que venía de protagonizar ‘El desafío de las águilas’ (‘Where Eagles Dare’, 1968, Brian G. Hutton) al lado de Clint Eastwood y Richard Burton. Lo que podría verse como un error de casting se convierte gracias a la interpretación de Pitt en todo un acierto. La actriz parece comprender las posibilidades de su rol y llena la pantalla eclipsando a todos los miembros del reparto, incluido el gran Cushing, que para pena de sus admiradores apenas sale unos minutos en escena. Resulta curioso ver en el reparto a Ferdy Maine dando vida a un inocente médico, cuando tres años antes había interpretado al gran vampiro de ‘El baile de los vampiros’ (‘Dance of the Vampires, 1967, Roman Polanski).

Ward Baker dirige con ritmo y precisión, aunque en determinados momentos no puede evitar caer en los típicos tics psicodélicos tan propios de aquella época de cambios en el cine. Me refiero a los momentos previos al ataque de la vampiro, sus víctimas tienen una especie de sueño visualizado de forma un tanto probre, aunque para sorpresa del presente no carga las tintas al respecto. El director parece más interesado, y con ello la película gana enteros, en retratar un ambiente decadente haciendo hincapié en la sexualidad —lésbica, salvo en un determinante caso— como motor de la narración. Pocas veces una vampiro nos habrá parecido tan sensual como en el cuerpo de Ingrid Pitt

Ha recibido 161 puntos

Vótalo:

AMOR AL PRIMER MORDISCO 1979  Stan Dragoti

43. AMOR AL PRIMER MORDISCO 1979 Stan Dragoti

Tras ser desahuciado de su castillo por la burocracia, el conde Drácula (George Hamilton) y su fiel ayudante abandonan Transilvana con un objetivo muy concreto: viajar hasta Nueva York para encontrar a la mujer que ha sido su amor a lo largo de la eternidad, de vida en vida. Pero la bella amada... Ver mas
Tras ser desahuciado de su castillo por la burocracia, el conde Drácula (George Hamilton) y su fiel ayudante abandonan Transilvana con un objetivo muy concreto: viajar hasta Nueva York para encontrar a la mujer que ha sido su amor a lo largo de la eternidad, de vida en vida. Pero la bella amada del conde resulta ser una modelo cosmopolita y con algún que otro vicio. Drácula deberá entonces esforzarse como nunca para lograr su amor y evitar al mismo tiempo los ataques del hijo del Doctor Van Helsing, residente en Nueva York, y casualmente novio y psicólogo de la amada del conde.

Ha recibido 155 puntos

Vótalo:

LA BRUJA VAMPIRO 1932  Carl Theodor Dreyer

44. LA BRUJA VAMPIRO 1932 Carl Theodor Dreyer

Partiendo de varias ideas terroríficas incluidas en relatos de Sheridan Le Fanu, uno de los pioneros de la narrativa sobre vampiros, Carl Theodor Dreyer adaptó Carmilla, la historia de una mujer que necesitaba la sangre humana para conservar su vida ultraterrena y su belleza. La propuesta del... Ver mas
Partiendo de varias ideas terroríficas incluidas en relatos de Sheridan Le Fanu, uno de los pioneros de la narrativa sobre vampiros, Carl Theodor Dreyer adaptó Carmilla, la historia de una mujer que necesitaba la sangre humana para conservar su vida ultraterrena y su belleza. La propuesta del cambio de sexo del vampiro consiguió añadir una parafernalia erótica al tema. La producción del cineasta danés, que fue un fracaso desde su estreno, terminó considerandose una obra maestra, aunque tuvieran que transcurrir muchos años para que reconocieran su enorme calidad.

Las localizaciones principales se rodaron en París, concretamente en el Castillo de Courtempierre, donde la mayoría de los decorados fueron naturales. Los actores escogidos, en su inmensa mayoría, no fueron profesionales, empezando por Julian West, encargado de interpretar el papel protagonista de David Gray. West era el seudónimo que empleó para ponerse ante las cámaras el barón Nicolás de Gunzburg, un noble enamorado del séptimo arte que se decidió a aportar el dinero necesario para producir el film, a cambio de interpretar el papel protagonista. Carl T. Dreyer aceptó encantado su financiación, pues su anterior fracaso comercial, La pasión y muerte de Juana de Arco (Passion de Jeanne d´Arc, 1928), le obligó a buscar inversiones privadas para Vampyr.

Ha recibido 147 puntos

Vótalo:

EL BESO DEL VAMPIRO 1963  Don Sharp

45. EL BESO DEL VAMPIRO 1963 Don Sharp

La Hammer había obtenido un éxito arrollador con ‘Drácula’ (id, 1958, Terence Fisher) y ‘Las novias de Drácula’ (‘The Brides of Dracula, 1960, Terence Fisher), por lo que decidieron volver sobre el tema vampírico a pesar de la negativa de Lee a volver a interpretar al mítico conde. Ya en ‘Las... Ver mas
La Hammer había obtenido un éxito arrollador con ‘Drácula’ (id, 1958, Terence Fisher) y ‘Las novias de Drácula’ (‘The Brides of Dracula, 1960, Terence Fisher), por lo que decidieron volver sobre el tema vampírico a pesar de la negativa de Lee a volver a interpretar al mítico conde. Ya en ‘Las novias de Drácula’ el personaje no aparecía aunque se hace referencia a él en el prólogo de la cinta. Precisamente es con esa película con la que ‘El beso del vampiro’ tiene varios elementos en común, poniéndose en práctica algunas ideas que se tenían pensadas para el film de Fisher.

Anthony Hinds, uno de los jefazos de la casa decide levantar el proyecto e incluso tiene que prescindir del director estrella de la casa, Terence Fisher, que en ese momento se encuentra en Alemania filmando ‘El collar de la muerte’ (‘Sherlock Holmes und das Halsband des Todes’, 1962), por lo que Hinds tiene que echar mano de Don Sharp. El director australiano debuta en la Hammer con el film que nos ocupa, probablemente su mejor aportación a la casa británica. Sharp sería conocido también fuera de la Hammer por adentrarse en el mundo de Fu-Manchú con dos films con Christopher Lee, y sobre todo por ‘The Curse of the Fly’ (id, 1965) un remake de ‘La mosca’ (‘The Fly’, 1958, Kurt Neumann), muy considerado hoy día.

El argumento de ‘El beso del vampiro’ nos lleva a la Baviera de 1910 cuando una pareja de recién casados, Gerald y Marianne Harcourt (Edward de Souza y Jennifer Daniel), se queda sin combustible en su coche cerca de un castillo en el que habita el doctor Ravna (impresionante Noel William), uno de los ciudadanos más importantes de la región. Ravna invitará a la joven pareja, alojada en una pensión, a una cena en el castillo y más tarde a un baile de máscaras en el que se descubrirá el verdadero interés de Ravna. Éste es el jefe de una secta vampírica que desea convertir a Marianne en una nueva discípula. El guión está firmado por John Elder, que no es otro que el propio Anthony Hinds, que realizó algunos de los guiones más exitosos de la productora.

Así pues el esquema argumental recuerda en parte al de ‘Las novias de Drácula’ e incluso hay alguna que otra secuencia que parece copiada. Por ejemplo, el instante en el que el profesor Zimmer (Clifford Evans) —nuestro cazavampiros particular, movido por una venganza personal— debe curarse la mordedura de un vampiro. Al igual que en el film de Fisher el profesor cauteriza la herida pero en lugar de utilizar agua bendita como hacía Van Helsing, usa alcohol. Pero con todo el film logra apartarse de los films previos al aportar apuntes muy interesantes. Uno de ellos es el tratamiento del vampirismo como una secta demoníaca, lo cual alude al origen del mito en sí. Otro es algo más común en la Hammer y puede encontrarse en numerosas películas de la productora, indagar en la perversidad de la aristocracia, que no tiene que estar reñido con la cultura. Atención al instante en el que el hijo de Ravna hipnotiza a Marianne con una pieza de piano tan sombría como bella.

Pero el más interesante de todos es la resolución de la historia, en la que se utiliza una situación que iba a rodarse en ‘Las novias de Drácula’ pero por razones presupuestarias no pudo ser. Me refiero a ese singular desenlace en el que Ravna y sus seguidores son eliminados por toda una horda de murciélagos en una secuencia que recuerda mucho a las de ‘Los pájaros’ (‘The Birds’, 1963, Alfred Hitchcock), detalle por el cual la distribuidora de ambos films, la Universal, decidió retrasar el estreno de ‘El beso del vampiro’ con el fin de que no surgieran comparaciones. Sin embargo y a pesar de sus similitud con dicho film, Sharp juega en cierto momento de la película a ser Hitchcock, en el buen sentido de la expresión, planteando una intriga que recuerda a films del maestro como ‘Alarma en el expreso’ (‘The Lady Vanishes’, 1938).

‘El beso del vampiro’ no es una película fácil de ver —salvo en USA, en un estupendo pack de 8 películas dedicado a la Hammer—, y nunca ha recibido la consideración que se merece. No está a la altura de las grandes obras de Terence Fisher, pero desde luego sí está a años luz de las obras menores de la Hammer en la que se suele agrupar la película. Una interpretación algo floja por parte de Edward de Souza y alguna que otra situación forzada en su tercio final la alejan de la perfección, pero sus méritos la mantienen como un muy interesante producto sobre el vampirismo con un inolvidable personaje: Ravna, cuya relación incestuosa con sus hijos, sugerida inteligentemente, es de lo más atrevido de la época. Aquella en la que sabían que la sugerencia tiene mayor poder que la evidencia.

Ha recibido 146 puntos

Vótalo:

LA MARCA DEL VAMPIRO 1935   Tod Browning

46. LA MARCA DEL VAMPIRO 1935 Tod Browning

El argumento de ‘La marca del vampiro’ da comienzo cuando el noble Sir Karell Borotyn aparece asesinado encima de su escritorio con dos marcas en el cuello y el cuerpo completamente desangrado, lo cual llega para convencer a la mayoría de la gente que ha sido víctima de un vampiro. El Inspector... Ver mas
El argumento de ‘La marca del vampiro’ da comienzo cuando el noble Sir Karell Borotyn aparece asesinado encima de su escritorio con dos marcas en el cuello y el cuerpo completamente desangrado, lo cual llega para convencer a la mayoría de la gente que ha sido víctima de un vampiro. El Inspector Neumann (Lionel Atwill) se encarga de investigar el caso y se niega a creer que el culpable sea un vampiro, una criatura fantástica que no puede existir más que en la imaginación de los supersticiosos. Pero la llegada del profesor Zelen (Lionel Barrymore), un experto en vampirismo, cambiará poco a poco la opinión de los escépticos del lugar. Para complicar más las cosas, cerca de allí en un viejo caserón se acaban de mudar el conde Mora y su hija Luna, de los cuales se sospecha que son vampiros.

‘La marca del vampiro’ es una de las primeras películas en las que su director juguetea con el espectador de forma totalmente desvergonzada al hacerle partícipe de una broma personal, un intento de reírse de sí mismo por parte de Browning y su equipo de guionistas. La víctima es un espectador totalmente inocente —incluso viendo la película hoy día— que se deja engañar maravillosamente por el realizador, que ha partido de un relato escrito por él, ‘The Hypnotist’‘, no acreditado, y que da muchas pistas de por donde van los tiros. Ayudado de un buen puñado de escritores, nada menos que cinco, Browning va llevando al espectador por el sendero de un cuento de horror en el que no falta de nada. Incluso por momentos parece una especie de homenaje al ‘Dracula’ del 31, y que va más allá de la puesta en escena.

A falta de diez o quince minutos del final, Browning sorprende con un giro de guión que ya les gustaría para sí a muchas series de televisión actuales basadas en el denominado cliffhanger, y el sentido de la película cambia por completo. Ya no estamos ante un film de horror como creíamos hasta ese instante, sino ante una puesta en escena que une fondo y forma en un ejercicio casi adelantado a su época y que tal vez no es bien recibido por todos a la hora de sufrirlo. Porque una cosa está clara: Browning logra engañar al cien por cien al espectador, y es éste último quien decide entrar o no en el juego propuesto por el realizador, quien descubre todas sus cartas a muy poco del final de la película, casi cuando no da tiempo a asimilarlo. En un primer visionado algunos pensarán que estamos ante una tomadura de pelo, pero en los maravillosos segundos visionados que casi toda obra cinematográfica merece, podemos comprobar cómo el juego de Browning funciona a la perfección, pues más allá de todo el teatro montado en el interior de la trama, se pretende que el espectador se deje llevar disfrutando como el máximo cómplice de todo el relato.

El director de ‘Freaks’ hace gala de su sentido del ritmo condensando toda la historia en tan sólo una hora de duración. Al respecto cabe decir que ‘La marca del vampiro’ tuvo serios problemas en la inclusión de ciertas escenas en las que se sugería una relación incestuosa entre el conde Mora y su hija, pero la invencible censura metió sus manos y la película quedó más corta de lo que se pretendía en un principio. Los inolvidables James Wong Howe y Cedric Gibbons, a cargo de la fotografía y la dirección artística respectivamente, ayudan a conseguir una de esas atmósferas de horror en las que tan bien se movía Browning. Algún que otro momento inquietante y mucho sentido del humor que cobra relevancia a partir del tan comentado momento, son las principales bazas de la película. Y cómo no, las divertidas composiciones de su espectacular reparto, Bela Lugosi, Lionel Atwill y Lionel Barrymore, nombres de oro en el cine fantástico, no tienen desperdicio.

Ha recibido 146 puntos

Vótalo:

LA NOVIA ENSANGRENTADA 1972  Vicente Aranda

47. LA NOVIA ENSANGRENTADA 1972 Vicente Aranda

La novia ensangrentada (1972) es una película de terror escrita y dirigida por Vicente Aranda. Basada en la historia vampírica Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu, la película está protagonizada por Simón Andreu, Maribel Martín y Alexandra Bastedo entre otros. La película es un double feature... Ver mas
La novia ensangrentada (1972) es una película de terror escrita y dirigida por Vicente Aranda. Basada en la historia vampírica Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu, la película está protagonizada por Simón Andreu, Maribel Martín y Alexandra Bastedo entre otros. La película es un double feature junto con I dismember Mama (1974), además de ser una mezcla de horror, vampirismo y seducción con matices lésbicos.

Ha recibido 133 puntos

Vótalo:

LA MÁSCARA DEL DEMONIO 1960  Mario Bava

48. LA MÁSCARA DEL DEMONIO 1960 Mario Bava

En la Rusia medieval, la Princesa Asa Vajda es acusada de brujería, y ejecutada clavándole en el rostro una máscara con afiladas púas en su interior. Varios siglos después, dos viajeros encuentran su tumba y accidentalmente derraman sangre sobre el cadáver, devolviéndole a la vida. La bruja... Ver mas
En la Rusia medieval, la Princesa Asa Vajda es acusada de brujería, y ejecutada clavándole en el rostro una máscara con afiladas púas en su interior.

Varios siglos después, dos viajeros encuentran su tumba y accidentalmente derraman sangre sobre el cadáver, devolviéndole a la vida. La bruja buscará venganza en el Príncipe Vajda y su hija Katia, descendientes del inquisidor que los condeno.

Basada en “El Viyi”, un relato de Nikolai Gogol, La mascara del demonio es, además de la mejor película de su mítico autor, una indiscutible obra maestra del fantástico.

La narración es muy fluida, y aunque el a veces criticado guión cae en bastantes de los tópicos del cine de vampiros, contiene elementos más que de sobra para qué el espectador siga con sumo interés el desarrollo del film, cumpliendo así perfectamente con su función más básica.

En cualquier caso es en el aspecto visual donde hay que buscar las grandes virtudes de “La mascara del demonio”. La cinta crea una perturbadora atmósfera, gracias a la maravillosa fotografía en blanco y negro (obra del propio Bava), la iluminación de las escenas, o la cuidadosa elección de los encuadres. Además, las virguerías visuales de Bava, como la utilización de agresivos picados y contrapicados, o el extravagante uso del zoom, todavía refuerzan más el barroquismo estético que destila toda la obra.

La primera aparición de Katia en las ruinas del templo, sujetando a dos fieros mastines, mientras a su espalda observamos un cielo encapotado; el cuerpo putrefacto de Asa en el ataúd, mostrando su rostro desfigurado con las cuencas de los ojos vacías; el prologo, donde presenciamos la brutal ejecución de la bruja… todas ellas son secuencias de una belleza medusea, que se quedan grabadas en la retina del espectador.

< Ciertamente, desde un punto de vista técnico está llena de defectos; el poco cuidado con que se ofrecen las transiciones de día a noche, el montaje en ocasiones entrecortado, o el uso más bien chapucero de la música (por cierto, excelente partitura de Roberto Nicolosi). Pero delante del torrente de sensaciones que transmite la obra, todos esos fallos acaban convirtiéndose en auténticas minucias que no afectan ni en lo más mínimo el resultado final.

La presencia de una Barbara Steele de enormes ojos acaba de conferir el status de obra de culto a esta imprescindible película.

Crítica de Dr. Zarkov.

Ha recibido 125 puntos

Vótalo:

MR. VAMPIRE (EL SEÑOR DE LOS VAMPIROS) 1985  Ricky Lau

49. MR. VAMPIRE (EL SEÑOR DE LOS VAMPIROS) 1985 Ricky Lau

Kuo Chen llega a Hong Kong deseoso de comenzar una nueva vida. Para simbolizar esa idea, compra una rosa de la suerte a una vendedora callejera. Poco después, se introduce en un altercado de la mafia sin querer, y aunque no puede evitar que uno de los capos muera… se convierte en su sucesor de... Ver mas
Kuo Chen llega a Hong Kong deseoso de comenzar una nueva vida. Para simbolizar esa idea, compra una rosa de la suerte a una vendedora callejera. Poco después, se introduce en un altercado de la mafia sin querer, y aunque no puede evitar que uno de los capos muera… se convierte en su sucesor de la noche a la mañana. Pero Kuo es un hombre de bien y no desea que sus hombres sean criminales, así que hace lo posible por dirigir un negocio legal en forma de local, el Ritz. La hija de un jefe rival que les debe dinero comienza a trabajar para ellos para pagar la deuda, pero Kuo le convalida lo que de be a cambio de que cante en su local. Los líos no tardan en llegar. Kuo se puede negar cuando la vieja vendedora de rosas le pide ayuda. Quiere impresionar al padre del novio de su hija, Kuo decide montar la boda más sonada de Hong Kong mientras huye del incansable inspector de la policía y del jefe de un clan rival, Tigre.

Ha recibido 124 puntos

Vótalo:

BLACULA 1972  William Crain

50. BLACULA 1972 William Crain

Obra enmarcada en el blackplotation de los ´70, en donde el príncipe africano Manuwalde es mordido por el conde Drácula, y en el presente el drácula negro vuelve para vampirizar a sus compadres, eliminando a todo aquel que se le interponga. Como no podía ser de otra manera el amor a través el... Ver mas
Obra enmarcada en el blackplotation de los ´70, en donde el príncipe africano Manuwalde es mordido por el conde Drácula, y en el presente el drácula negro vuelve para vampirizar a sus compadres, eliminando a todo aquel que se le interponga. Como no podía ser de otra manera el amor a través el tiempo es el hilo conductor entre épocas.
Este clásico tuvo una secuela “Scream, Drácula, Scream”, del año 1973.

Ha recibido 122 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil