Versión impresa

Credo Legionario: Espíritu de un patriota.

Credo Legionario: Espíritu de un patriota.

  • Lista creada por Venhut.
  • Publicada el 20.07.2011 a las 16:53h.
  • Clasificada en la categoría España.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de Venhut

Último acceso 31.12.2012

Perfil de Venhut

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de Venhut

Acciones de la lista

Millán Astray, fundador de la Legión Española y romántico de la milicia, redactó el Credo Legionario, una lista de doce máximas con el objetivo de plasmar en sentencias simples un código de conducta breve pero sustancioso, destinado a estimular la imaginación y la pasión de sus hombres por medio de sus resortes más seguros: emulación, compañerismo, virilidad, hambre de gloria... Todo caballero legionario debe saber de memoria el Credo y aplicarlo en todas las facetas de su vida.

Vivimos en una sociedad sumida en una profunda crisis moral. La reflexión de Ortega y Gasset "el grado de perfección del Ejército mide con pasmosa exactitud los quilates de la moralidad y vitalidad nacional", en su interpretación recíproca, es de plena vigencia. El espíritu del Credo Legionario impulsa al legionario en su lucha contra esta apatía que todo lo envuelve, no contabilizando las horas de trabajo porque está acostumbrado a no contar los días, ni los meses, ni los años. No le asustan los retos ni las misiones difíciles porque nada es comparable con llegar a la bayoneta. Si tiene dificultades, sabe que al grito de ¡A mi la Legión! aparecerán cientos como él dispuestos al trabajo y al sacrificio.

Con dos gotas de sangre y un rayo de Sol,
hizo Dios una bandera y se la dio a un español.


Cuando Jesucristo predicó la palabra de Dios al hombre pobre, enfermo y desesperado por las injusticias de la época, estaba diciendo palabras que otros, miles de años después, plasmarían en el espíritu de la Legión. Jesucristo aceptó la muerte porque era la puerta que se abría a la Gloria y a la Presencia eterna de Dios, porque su muerte física y su resurrección ha sido el milagro que ha permitido que exista una esperanza de vida futura gestada a través de la religión católica, porque entregó su vida por toda la Humanidad. Cumplió con su deber y murió con honor, valor y amor hacia los que lo crucificaron.

Ante el monumento legionario presidido por el Cristo de la Buena Muerte y desde las filas de la gloriosa Legión, recordamos a quienes murieron con nobleza y honor. Señor de la vida y la esperanza, fuente de salvación y de paz, concede a nuestros difuntos el descanso eterno.

¡LEGIONARIOS A LUCHAR, LEGIONARIOS A MORIR!

¡VIVA FRANCO! ¡VIVA MILLÁN ASTRAY! ¡VIVA EL REY!

¡ARRIBA ESPAÑA!!


LISTA DEDICADA AL USUARIO Tercios Españoles.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

BANDERA DE LA LEGIÓN.

1. BANDERA DE LA LEGIÓN.

«Es la más gloriosa porque está teñida con la sangre de sus legionarios». Reliquia en púrpura y oro, limpia enseña legionaria con la sangre de tus hijos revestida y esmaltada. Bandera la más gloriosa, soberbio pendón de España. El credo de la Legión tu honor y respeto guarda. Los que juraron... Ver mas
«Es la más gloriosa porque está teñida con la sangre de sus legionarios».

Reliquia en púrpura y oro, limpia enseña legionaria con la sangre de tus hijos revestida y esmaltada. Bandera la más gloriosa, soberbio pendón de España. El credo de la Legión tu honor y respeto guarda. Los que juraron morir en el hervor de tu causa con el entusiasmo y fe de la cruz y de la espada supieron bajo tu amparo cumplir su linda palabra de hacerte la mas gloriosa sobre la historia y la raza.

En la espiral de los tiempos, acero al rojo en la fragua, cortejo verde y sangriento de hombres guiones y armas, el Tercio y los legionarios en los campos de batalla peregrinaban conquistas y victorias esquinadas. Y al defender los principios de la libertad humana bajo castrenses preceptos de doctrinas hermanadas, rindiendo culto al deber y obediencia inculcada, la Legión bajo tus pliegues, amante se cobijaba.

El hispano bicolor que te define y ensalza como símbolo y escudo de nuestra gloriosa Patria será para la Legión oro limpio y sangre grana en el santo relicario de sus vivencias sagradas. Por un altar de recuerdos, cicatrices en el alma, los tercios de la Legión forman en sus explanadas, y sobre el fondo amarillo con dos estrofas de grana, juramentos y canciones te rinden promesas blancas.

Ha recibido 796 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE LA MUERTE.

2. ESPÍRITU DE LA MUERTE.

«El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde». Quilla y timón de tu nave por un rompiente de riesgos con el velamen tendido buscando el tranquilo puerto... Ver mas
«El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde».

Quilla y timón de tu nave por un rompiente de riesgos con el velamen tendido buscando el tranquilo puerto sin escollos ni arrecifes en que se mece tu credo y donde la muerte aguarda por un quicio de silencios. Sobre la tierra abrasada, viva imagen del infierno, de su espíritu glorioso, arca y santuario ciego, los hijos de la Legión bronce de soles morenos, a la cita con su novia sin dilación acudieron.

Vestía la enamorada luto de crespones negros y por la inmensa campana de los espacios etéreos en el creciente sinfín de su paz y ofrecimiento rendía su virginal entrega de amor eterno. Tejía en su bastidor sudarios de blanco lienzo, uno para cada amante de los que elegidos fueron, y en el arco de sus labios el sí del advenimiento tomó forma de paloma y se perdió por los cielos.

¿Quién será el afortunado, quién el arcano misterio de tus besos y caricias podrá conocer primero? ¿Quién gozará del calor compartido de tu lecho y a tu lado vivirá sin el pecado del cuerpo? En el vació ominoso por tu vereda de celos, bendiciendo de tu gloria el fuego que llevas dentro, novia rendida y desnuda sin flores blancas ni velos, la muerte, tu prometida, te espera envuelta en incienso.

Ha recibido 710 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE UNIÓN Y SOCORRO.

3. ESPÍRITU DE UNIÓN Y SOCORRO.

«A la voz de ¡A mí La Legión! acudirán todos y defenderán al legionario que pida auxilio». Precepto y ley inmutable en la hermandad legionaria, litúrgica invocación que condiciona y enmarca un sublime postulado de entregas apasionadas, generosos sacrificios y querencias exaltadas... Ver mas
«A la voz de ¡A mí La Legión! acudirán todos y defenderán al legionario que pida auxilio».

Precepto y ley inmutable en la hermandad legionaria, litúrgica invocación que condiciona y enmarca un sublime postulado de entregas apasionadas, generosos sacrificios y querencias exaltadas.

Espiritual mandamiento de grandeza inusitada, estado donde el deber al pronunciarse declara una promesa de fuego a cuyo amparo descansan los principios del honor a la palabra empeñada.

La petición de socorro en cualquier circunstancia no puede ni debe ser jamás mal interpretada porque nunca ha sucedido, que por capricho brotara en boca de un legionario sin causa justificada. Y si se vieron algunos por su torpeza y desgracia en casos y situaciones tensas y desesperadas de las que siempre originan las naipes, la bebida y las faldas cuando el límite debido ciegamente se traspasa.

Aceptaron de su sino la confrontación amarga y sin una sola queja, amordazando demandas, dieron cobijo al silencio de su copa en la garganta, penitenciando culpables, la redención de sus faltas. La voz de "A mí la Legión" doquiera fuere escuchada merecerá nuestra ayuda, firme, total y obligada, sin una duda o reparo, de forma pronta, inmediata y con razón o sin ella: ¡Como nuestro credo manda!

Ha recibido 683 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU LEGIONARIO.

4. ESPÍRITU LEGIONARIO.

«Es único y sin igual, de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta». Con los rostros impasibles y la fuerza invencible al acecho, los legionarios aguardan del cornetín el acento para lanzarse al ataque, en busca del cuerpo a... Ver mas
«Es único y sin igual, de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta».

Con los rostros impasibles y la fuerza invencible al acecho, los legionarios aguardan del cornetín el acento para lanzarse al ataque, en busca del cuerpo a cuerpo que puntualiza y exige la enseñanza de su credo. Riza el aire los colores de sus guiones soberbios, acaricia los tatuajes de sus bronceados pechos, y con ansia delirante entre suspiros y besos, de su leal compañera reciben el casto aliento.

Al resonar el clarín la voz de aceptado reto, como a un mágico conjuro brota la Legión del suelo, y acortando la distancia con su ímpetu tremendo, a la fase del asalto lleva su arrojo y denuedo. Relucen las bayonetas con metálicos destellos, hay como un crispar de garras en el pavón del acero, y los Novios de la Muerte, con su mordiente de esfuerzos clavan sobre el enemigo su dentellar violento.

Fecha, momento y lugar, estipulación y acuerdo, milagro sobre la cruz de su ardiente juramento, cripta, tálamo y mortaja, que por destino escogieron al rendir su generoso capitular de silencios. En la inquietud permanente, nostálgica del recuerdo, y con la exacta medida de tu herencia y estamentos, prometemos firmemente, que si es preciso, sabremos morir gritando también: ¡Viva España, Viva el Tercio!

Ha recibido 678 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE COMPAÑERISMO.

5. ESPÍRITU DE COMPAÑERISMO.

«Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos». Patrimonio imperativo, génesis en el contexto de observancia al que se ciñe el inmutable precepto de no abandonar jamás en el campo a un compañero, cumpliendo así la sagrada promesa de nuestro credo... Ver mas
«Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos».

Patrimonio imperativo, génesis en el contexto de observancia al que se ciñe el inmutable precepto de no abandonar jamás en el campo a un compañero, cumpliendo así la sagrada promesa de nuestro credo.

Recto cauce que previno aquel invicto guerrero llamado Millán Astray, que entre sus infantes ebrio supo desafiar a la muerte jineteando desprecios sobre el indomable potro de su valor y su ejemplo. Y pues la Parca no quiso desposarlo por completo, aceptando de su vida la ofrenda que hacia ciego, señalando su pertenencia por arras tomó en su cuerpo la clara y diestra pupila y además su brazo izquierdo.

De su gloriosa virtud, parábola y mandamiento, donde el honor y el deber hermanan sus privilegios, fueron limpia ejecutoria, cono y espiral de fuego, las gestas de Valenzuela y de Suceso Terreros.

Guiones y banderines al amparo de los vientos, heráldica incompara- ble de tus banderas y tercios. Lábalos, grímpolas y enseñas, almenas, castillos, hierros, fieles y mudos testigos en tu eternidad de duelos. Por el azul esmeralda, brillante del firmamento, eco, caricia y dolor, mutilándose en cauterios, las diagonales de sangre de los legionarios muertos han revestido de gloria, tu espiritual Sacramento.

Ha recibido 665 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE AMISTAD.

6. ESPÍRITU DE AMISTAD.

«De juramento entre cada dos hombres». Esa fiel y honda amistad que pregona nuestro credo no es tomarse un par de copas en solaz esparcimiento, ni compartir un cigarro, ni contarse los secretos que del pasado y presente todos los hombres tenemos. Ese afecto espiritual cuyo comentario empiezo... Ver mas
«De juramento entre cada dos hombres».

Esa fiel y honda amistad que pregona nuestro credo no es tomarse un par de copas en solaz esparcimiento, ni compartir un cigarro, ni contarse los secretos que del pasado y presente todos los hombres tenemos. Ese afecto espiritual cuyo comentario empiezo es mucho más legionario, mucho más que todo eso de invitarse mutuamente, de prestarse algún dinero o congeniar por tener afines temperamentos.

La verdadera amistad y el desinterés sincero que trata de reflejar con torpeza mi intelecto tiene tan hondos matices como colores el cielo, como tonos la armonía, como gestas nuestro Imperio. Radical que significa todo lo noble y lo bello en un fraternal sentir cuya abnegación y celo hermana motivaciones de elevados sentimientos, por recios determinantes de comprensión y desvelos.

Nos ciñe, ampara y guía, condicionando su esfuerzo a encaminarnos por limpios y justos entendimientos, separando el bien del mal con rectitud y acierto que prevalece en la firme convicción de sus ejemplos.

En la cruz ardiente y viva de tus brazos y tu pecho que no espera nada a cambio aunque se da por entero, se consagra eternamente la fe de tu juramento. ¡Espíritu de amistad, clavel reventón del Tercio!

Ha recibido 637 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE SUFRIMIENTO Y DUREZA.

7. ESPÍRITU DE SUFRIMIENTO Y DUREZA.

«No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño, hará todos los trabajos, cavará, arrastrará cañones, carros. Estará destacado, hará convoyes, trabajará en lo que le manden». Vivo magma incandescente en cuyo fuego se abrasa por un vientre de renuncias tu sacrificio... Ver mas
«No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño, hará todos los trabajos, cavará, arrastrará cañones, carros. Estará destacado, hará convoyes, trabajará en lo que le manden».

Vivo magma incandescente en cuyo fuego se abrasa por un vientre de renuncias tu sacrificio sin pautas. Espíritu el más sufrido, suplicio de cuerpo y alma con que se ciñe la Legión, su carne martirizada. El no quejarse jamás y el soportar con templanza,
sed, fatiga y hambre, es decir, toda la gama milagrosa de tu credo, son el fiel de la balanza, donde presente y futuro sobre el pasado descansan.

Herencia que nos legaron con sangre, sudor y lágrimas los que yacen para siempre bajo una cruz solitaria, y a los que rinde el recuerdo, un sollozo de plegarias por los verdes meridianos del dolor y la nostalgia. Por los campos de Castilla, Asturias y Vascongadas, el Levante y Aragón, Galicia, Murcia y Navarra, Cataluña, Andalucía y Extremadura la brava, y en la espiral infinita de otras naciones y razas.

Bajo los cielos azules, con medias lunas de nácar, configurando relieves de glorias, honor y Patria, tus cornetas y tambores, roncos lamentos de magia, fueron el mortal premio de tus hazañas templarias. Arcabuz, pica y ballesta, tríptico de donde arrancan todas las rectas virtudes con la Legión entroncadas. Suena el toque de oración y acariciando nostalgias, guiones y banderines, doblan sus rodillas de astas.

Ha recibido 592 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE DISCIPLINA.

8. ESPÍRITU DE DISCIPLINA.

«Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir». Inmutable y permanente firmeza y convencimiento vertebrando la columna prodigiosa de tu credo. Prismática proyección, cruz y corona del Tercio, y de entrega y sacrificio, imaginería y templo. Por el malva de la aurora, plata y azogue en lo lejos, la... Ver mas
«Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir».

Inmutable y permanente firmeza y convencimiento vertebrando la columna prodigiosa de tu credo. Prismática proyección, cruz y corona del Tercio, y de entrega y sacrificio, imaginería y templo. Por el malva de la aurora, plata y azogue en lo lejos, la Luna se va rendida por sus ocultos senderos perdiéndose lentamente con sus pálidos reflejos en el cansancio de su vagar hemisférico.

El poderoso astro rey, gigante del universo, asomándose al Levante en su trono de oro viejo se dispone a presenciar el apasionado encuentro de la Legión y la muerte en el umbral de lo eterno. En el gris alborear, brutal génesis dantesco, entonaron sus ardientes sinfonías los arpegios, monocordes del cañón, fusil, granada y morteros, con un sisear agudo en su abanico de hierros.

Arco iris en las colas brillantes de luz y fuego, en la metralla y el plomo cuyos vengativos quiebros jineteaban su brinco de aguijones traicioneros por la tibieza del aire buscando escondidos dueños. Y pues tiene la Legión Dios, Patria y Muerte por verbo, por tan limpia trilogía los legionarios cumplieron una vez más su deber de honor y sangre cubiertos, y con la gloria por rumbo en su rosa de los vientos.

Ha recibido 592 puntos

Vótalo:

TODOS LOS HOMBRES LEGIONARIOS SON BRAVOS.

9. TODOS LOS HOMBRES LEGIONARIOS SON BRAVOS.

«Cada nación tiene fama de bravura, aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente». Caballeros legionarios forjadores de leyendas, mártires del sacrificio, abnegacion y entereza, monjes ceñidos a un voto de renuncias y obediencias, y guerreros sometidos a una disciplina ciega... Ver mas
«Cada nación tiene fama de bravura, aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente».

Caballeros legionarios forjadores de leyendas, mártires del sacrificio, abnegacion y entereza, monjes ceñidos a un voto de renuncias y obediencias, y guerreros sometidos a una disciplina ciega. Hombres de una condición diametralmente opuesta, partes mezcladas de un todo que al unirse consiguieran ensamblar perfectamente en ese rompecabezas múltiple de sus destinos, que nueva vida les diera.

Bajo el amparo y sentir de una misma providencia, sin distinción de color, credo, raza y suerte adversa, su divisa es el Honor, la Muerte su compañera, y por moneda y por ley, Dios, España y su Bandera.

Arrogancia de sus tercios, historia viva y eterna, plano y contorno sin fin en la universal esfera, en los puentes de la Gloria rindiendo su centinela, la Legión y sus caídos sin descanso se relevan. Es la fuerza de razón y la razón de tu fuerza permanecen en la espartana conducta de tus proezas, escrita con recios trazos y letra menuda y prieta en el cálido incunable de tu paz y de tu guerra.

¿Qué pueblo es el mas valiente? Dudarlo solo es ofensa. Entre todas las naciones nuestra Patria es la primera, y porque así lo probó con mil hazañas y gestas, a España cabe ese honor y nuestra historia lo prueba.

Ha recibido 590 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE MARCHA.

10. ESPÍRITU DE MARCHA.

«Jamás un legionario dirá que está cansado hasta caer reventado. Será el cuerpo más veloz y resistente». La admirable resistencia de una tropa que entrenada soporta de noche y día por el llano y la montaña con equipo y armamento una larga y dura marcha, es obligado ejercicio del que nos honra... Ver mas
«Jamás un legionario dirá que está cansado hasta caer reventado. Será el cuerpo más veloz y resistente».

La admirable resistencia de una tropa que entrenada soporta de noche y día por el llano y la montaña con equipo y armamento una larga y dura marcha, es obligado ejercicio del que nos honra la fama. De todos es conocida la decisiva importancia que tiene en ciertos momentos esa rígida enseñanza de continuo aprendizaje en que toda fuerza basa la trilogía castrense en el reglamento proclama.

Fuego, movimiento, chique, alfa y omega en la táctica, partes de un todo común y en todo supeditadas al exponente y factor de rapidez y distancia, donde nervio y voluntad son los términos que mandan.

Cuantas veces en la historia una perdida batalla ha convertido en victoria la presencia inesperada de unidades de refuerzo cuya imprevista llegada forzó los dispositivos y esquemática adversaria Y aunque parezca imposible que tus fuerzas legendarias ciertos límites traspasen y cubran ciertas jornadas, la costumbre y fortaleza con que el Tercio se engalana, ni se rinde a la fatiga, ni al cansancio se desmaya.

Por ello, los legionarios con la cabeza muy alta hasta caer reventados, los sufrimientos aguantan, y mártires de su espíritu, fustigando el cuerpo y alma para cumplir con su credo: ¡Corren, andan o se arrastran!

Ha recibido 588 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE COMBATE.

11. ESPÍRITU DE COMBATE.

«La Legión pedirá siempre, siempre, combatir, sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años». Ecuación espiritual, rito y promesa sagrada, meta, norte y ambición de la continua esperanza y mítica exaltación donde esta juramentada la permanente vigilia a la que se obligan tus armas... Ver mas
«La Legión pedirá siempre, siempre, combatir, sin turno, sin contar los días, ni los meses, ni los años».

Ecuación espiritual, rito y promesa sagrada, meta, norte y ambición de la continua esperanza y mítica exaltación donde esta juramentada la permanente vigilia a la que se obligan tus armas. Serpentear increíble en mi cristal de palabras, estímulo y acicate, castrense y viril llamada, potro indómito y rebelde en que orgulloso cabalga tu sacerdocio guerrero por la liturgia del alba.

Minutero de inquietudes cuyo recorrido marca en la perpendicular divisoria de tus ansias un horizonte brillante de soles y lunas largas combatiendo sin descanso en primera línea y plana. Reactivo que al herirte más tu pureza contrasta, razón vital de tu ser y convicción renovada que con egoísmo ciego, exige, pide y reclama el puesto de más peligro en la punta de la vanguardia.

Rueca y huso del afán en que tu credo devana como debe la Legión en ese turno que abarca días, meses y años en sucesión renovada y sin pausas ni relevos, hacer honor a su casta. Espíritu de combate, escudo, bandera y lanza, interna y fecunda luz, voz, ceremonia y proclama. En el milagroso ciclo sublime de tus hazañas son radicales de fuego, de tu fe y virtud legionarias.

Ha recibido 588 puntos

Vótalo:

ESPÍRITU DE ACUDIR AL FUEGO.

12. ESPÍRITU DE ACUDIR AL FUEGO.

«La Legión, desde el hombre solo hasta la Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello». Luminarias de entusiasmo en tu constante deseo de combatir día y noche, aún sin orden para ello, mar porcelanoso, pendiente... Ver mas
«La Legión, desde el hombre solo hasta la Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello».

Luminarias de entusiasmo en tu constante deseo de combatir día y noche, aún sin orden para ello, mar porcelanoso, pendiente, escarcha, tornado y céfiro en el carisma glorioso donde te encuentras inmerso.

Códice, sentido y ley de normas y pensamientos, exigencia y testimonio, dogma, clave y fundamento, equilibrio imponderable, generatriz de tu empeño y primatito relieve sobre la vida y el tiempo.

Paradoja incomprensible en otros pueblos y ejércitos, silogismo que no admite los razonamiento previos ni las dos proposiciones de su analítico aspecto porque mueren y renacen en el fénix de tu credo.

En las ardientes llanuras del inhóspito Marruecos, cuando Melilla sufría ceñido dogal de asedios, huracán sobre las armas, los legionarios del Tercio, con laureles de heroísmo sus guiones revistieron. Y cuando España se hundía, poco a poco, sin remedio,
sin esperanzas, ni fe y con partidismos ciegos, en un abismo de odios, muerte y venganzas sin freno, de nuevo fue la Legión su defensor primogénito.

Verde espigar de camisas que asemillándose fueron germinar espiritual de paz, amor y respeto en tus perdidos sepulcros, parábola sobre el viento, la elipse del sacrificio cierra su trazo perfecto.

Ha recibido 587 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil