Versión impresa

Bruja vs Hada

Bruja vs Hada

  • Lista creada por d82ej9du7.
  • Publicada el 22.03.2015 a las 00:26h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de d82ej9du7

Último acceso 31.10.2016

Perfil de d82ej9du7

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de d82ej9du7

Acciones de la lista

El duelo entre las mujeres mágicas más famosas y que salen más en los cuentos, eso sí, no sé de ningún cuento en que salgan las dos. ¿Cual preferís? ¿cual es más poderosa?.
La descripción de ambos es del libro 'El Libro de los Seres Imaginarios' de Alejandra Ramírez Zarzuela y Agustín Celis Sánchez

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Hada

1. Hada

Hoy en día, las historias de hadas han quedado convertidas en cuentos infantiles formando parte del reino de la fantasía del mundo de los niños, pero todavía hay personas que creen en ellas y que afirman sin pudor que un día las vieron. Las hadas son espíritus femeninos de la naturaleza... Ver mas
Hoy en día, las historias de hadas han quedado convertidas en cuentos infantiles formando parte del reino de la fantasía del mundo de los niños, pero todavía hay personas que creen en ellas y que afirman sin pudor que un día las vieron.

Las hadas son espíritus femeninos de la naturaleza, seres que viven en nuestro mundo pero en un plano diferente. En ocasiones, ambos mundos se encuentran y surgen los testimonios que confirman su existencia. Unos hablan de islas mágicas, otros de pueblos escondidos bajo las colinas; algunos dicen haberlas visto entre los árboles, en las fuentes, en los ríos y en las cuevas. Allá donde hay naturaleza, es posible encontrar un hada. Se alejan de la civilización, se ocultan en la maleza. Un rumor de hojas en medio del bosque puede ser su etéreo paso; quizás pronuncian el nombre de un caminante que se vuelve sorprendido hacia el vacío, siente una mirada por la espalda, pero se gira y nadie le sigue; a veces creemos haber puesto las llaves en un sitio, pero al buscarlas no aparecen...hoy en día nos negamos a seguir estas señales, pero en otras épocas los hombres no se creían los únicos pobladores del mundo ni temían a estos seres.

Los celtas ya creían en las hadas, por lo que en Irlanda, Gales, Gran Bretaña, Escocia, la Gretaña francesa, Galicia y Asturias conservan todavía relatos de hadas, e incluso hay lugares donde se percibe su presencia. Para los griegos, las hadas eran las ninfas, espíritus femeninos de la naturaleza con las mismas características.
Existen tantos tipos de hadas que es difícil establecer una tipología: las hay altas y delgadas, como las daoine sidhe de Irlanda o las sidhe de Escocia, y las hay diminutas y juguetonas, como las grig, la ellylon o las portunes. Otras son hermosas y pacíficas, como las anjanas asturianas o las damas blancas europeas; otras son de belleza turbadora, inquietantes y peligrosas, como las damas verdes francesas o las rusalkis eslavas. Las hay niñas y ancianas, buenas y malas, tristes y alegres. Hay miles de matices y su trato depende de la actitud que adoptemos con ellas, ya que las hadas tienen unas cuantas leyes íntimas que no se permite que nadie transgreda. Detestan los malos modales, los gritos y los insultos, y tampoco perdonan que nadie las espíe. Consideran que la naturaleza forma parte de todos, así que rechazan el sentido de la propiedad. Algunas veces comenten pequeños hurtos, como robar fruta de los árboles o leche de las vacas o comida de las casas, pero no consideran que comentan delito, pues creen que todos debemos compartir lo que tenemos. Algunas hadas tienen poderes especiales para la profecía y la adivinación, otras conceden deseos, la mayoría ayuda en los malos momentos. Agradecen que se les hagan ofrendas en forma de comida y responden a las invocaciones y peticiones.
Otras son anuncio de muerte, como la banshee, y muchas iluminan a los poetas, como las leanan sidhe o las sílfides. Sorprendería la cantidad de testimonios que llegan de todas partes; las han visto en Noruega y en el Mar del Norte, en Cerdeña, Italia y el mar Mediterraneo, en Europa Central y en Europa del Este, en España, Francia e Irlanda, en tierras británicas y en las reservas indias. Han percibido su presencia en bosques frondosos, en ríos y mares, en fuentes y lagos, en la lluvia y en la niebla, en los desprendimientos de tierra y en la formación del arco iris. Las han encontrado en el fuego y en el agua, en la tierra y en el aire. Las han cantado los poetas, las han dibujado los pinjtores y les han dedicado obras los escritores. Shakespeare dio a conocer la historia de Titania, la reina de las hadas, en el Sueño de una noche de verano; por no hablar de los cuentos de Andersen, Grimm o Perrault, o del mundo mágico de Tolkien. Las hadas forman parte de nuestra cultura, de nuestros sueños.

No sabemos si las hadas existen, pero por si acaso, procuremos no hacerlas enfadar siguiendo sus reglas, sobre todo en las noches de los cambios de estación, pues las leyes mortales quedan derogadas y los seres de la naturaleza penetran en nuestro mundo. Debemos contar un cuento siempre que nos lo pidan (a las hadas les gustan escucharlos) y evitar hacer daño a la naturaleza. Recordemos que el hombre no es el único ser que tiene derechos en este mundo, nunca debemos llevarnos la última fruta de un árbol ni ensuciar los ríos. Si cumplimos todas estas normas y mostramos cada mañana nuestra mejor sonrisa, quizás un día tendremos la suerte de ver un hada. Y si no la vemos, al menos nos quedará la satisfacción de haber colaborado a construir un mundo mejor.

Ha recibido 124 puntos

Vótalo:

Bruja

2. Bruja

Todos sabemos lo que es una bruja: es una mujer vieja, fea y deforme, con la cara arrugadísima y una verruga en la nariz o en la barbilla, vestida de negro y con un sombrero acabado en punta, que viaja montada en una escoba o sobre un caldero donde prepara sus pócimas. Vive sola, sale de noche y... Ver mas
Todos sabemos lo que es una bruja: es una mujer vieja, fea y deforme, con la cara arrugadísima y una verruga en la nariz o en la barbilla, vestida de negro y con un sombrero acabado en punta, que viaja montada en una escoba o sobre un caldero donde prepara sus pócimas. Vive sola, sale de noche y se reune con otras brujas para celebrar un aquellarre, adora al Diablo y secuestra a los niños, conoce toda clase de conjuros, es maligna y vive en una choza, en lo profundo del bosque, donde también hay un gato negro, un cuervo o murciélagos que le hacen compañía.
Puede que esta descripción nos resulte un poco infantil, por ser la que aparece en los cuentos de hadas, pero durante muchos siglos, los hombres las representaron de esta manera, aunque hay otra variante de mujer, tan extraordinariamente hermosa como malvada.

Desde el siglo XV y hasta el XVIII se vivió en toda Europa, sobre todo en Francia y Alemania, una verdadera psicosis colectiva con el tema de las brujas: el mundo se llena de íncubos y de súcubos, de posesiones diabólicas en los conventos, son frecuentes los pactos con el Demonio, se celebran aquellarres, se practican maleficios, embrujamientos y asesinatos mágicos. Se ponen de moda los bebedizos, los filtros de amor, los envenenamientos y los brebajes. La nigromancia, la astrología, la quiromancia, las suertes echadas de mil maneras y todo lo que sonara a esotérico, mágico o alquímico, era escrutado por las instituciones y cualquiera corría el riego de ser acusado de brujería y enviado a la hoguera.

Los demonólogos difundieron la creencia de que los brujos y brujas estaban poseídos y habían hecho pactos con el Diablo, a quien adoraban en la ceremonia de sabbat o aquelarre, y que todos ellos formaban una secta herética que pretendía construir una iglesia contraria a la Iglesia de Dios. El famoso erudito del siglo XVI Jean Bodin, llegó a establecer los 15 crímenes que con más frecuencia cometían las brujas: renegar de Dios; blasfemar contra Dios; adorar al Diablo; entregar a sus hijos al Diablo; sacrificar a los niños al Demonio antes de ser bautizados; consagrar a los niños a Satanás antes desde el vientre de su madre; prometer al Diablo atraer a su servicio a otros muchos; jurar en nombre del Demonio; no respetar ninguna ley natural y cometer incesto; matar a las personas, cocerlas y comérselas; alimentarse de carne humana; asesinar a otras personas por medio de sortilegios y venenos; acabar con el ganado; secar los frutos y causar esterilidad; y, por último, pero es el mandamiento que los une a todos, hacerse en todo esclavos del Demonio y obedecer sus órdenes.

La bruja por excelencia es la vieja Baba Yaga de la cultura eslava. Se trata de una vieja siniestra con la nariz ganchuda, las piernas torcidad, el pelo blanco y el alma vendida al Diablo. Su casa es una choza elevada sobre patas de gallo, con una única puerta sin ventanas. Su único medio de locomoción es un mortero de hierro en el que remueve también sus ung¨¨uentos. Para borrar sus huellas, se sirve de una escoba y por allí por donde ella pasa deja un reguero de enfermedad y muerte.

Ha recibido 96 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil