Versión impresa

*Antonio Gaudí, un cuento de hadas*

*Antonio Gaudí, un cuento de hadas*

  • Lista creada por JavierPerq.
  • Publicada el 03.09.2012 a las 00:05h.
  • Clasificada en la categoría Cultura.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de JavierPerq

Último acceso 22.08.2015

Perfil de JavierPerq

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de JavierPerq

Acciones de la lista

Nacido en Reus (Tarragona), Antonio Gaudí fue el arquitecto que revolucionó el modelo a seguir de los edificios, él creó su propio mundo, su arquitectura es...un cuento de hadas.

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

Sagrada Familia (Barcelona)

1. Sagrada Familia (Barcelona)

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia fue idea de un librero, José María Bocabella, hombre culto y devoto que en 1866 fundó la Asociación Espiritual de Devotos de San José, que tenía por objetivo alcanzar, mediante la protección de San José, el triunfo de la Iglesia Católica en una época en... Ver mas
El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia fue idea de un librero, José María Bocabella, hombre culto y devoto que en 1866 fundó la Asociación Espiritual de Devotos de San José, que tenía por objetivo alcanzar, mediante la protección de San José, el triunfo de la Iglesia Católica en una época en la que el fenómeno de descristianización se veía propulsado por la Revolución Industrial y sus cambios sociales.

En 1872, Bocabella fue a Roma para hacer una ofrenda al Santo Padre, y de regreso de este viaje pasó por Loreto donde pudo observar su preciosa iglesia. Allí fue donde tuvo la idea de hacer un templo expiatorio en Barcelona dedicado a la Sagrada Familia como réplica del que vio en esa población italiana.

Desde 1876 Bocabella buscaba un solar céntrico para edificar su templo, y a punto estuvo de conseguirlo, ya que la Duquesa de Almenara Alta iba a donar uno que ella tenía pero murió antes de realizar tal donación. Se tuvo que buscar entonces un solar más alejado del centro ya que el presupuesto del que disponía la Asociación era escaso. El solar que se adquirió por 172.00 pesetas fue uno de 12.800 m2 que ocupaba la manzana limitada por las calles Marina, Provenza, Mallorca y Sardeña.

En 1877 el arquitecto Francisco de Paula del Villar se ofreció a realizar gratuitamente los planos. El proyecto de Del Villar era totalmente neogótico: una iglesia de tres naves, con cripta orientada según los ejes ortogonales de la manzana.

La primera piedra se colocó el 19 de Marzo de 1882, festividad de San José. Gaudí tomó la dirección de las obras oficialmente el 18 de Marzo de 1883 (aunque ya había intervenido un año antes) a causa de unas discrepancias entre Del Villar y la junta, representada por Juan Martorell Montells.

Resulta que Del Villar petendía hacer los pilares de sillería, mucho más caro que hacer el interior de mampostería y recubrirlo luego con sillares, y entró en discusión con Martorell porqué este le recriminaba que se gastaría mucho dinero innecesario con su proyecto. Entonces el professor de arquitectura mandó una carta a Bocabella diciéndole que si no se seguían sus instrucciones dimitiría de su cargo. Bocabella no tuvo más remedio que aceptar su dimisión porqué el presupuesto del proyecto provenía de donaciones y no podía malgastarlo. Más tarde del Villar reclamó unos honorarios que nunca se pactaron ya que, como hemos dicho, él se había ofrecido voluntario para realizar los planos del templo sin recibir nada a cambio.

La junta decidió pasar la dirección de las obras a Martorell, el cual, en vista de lo sucedido, propuso el joven Gaudí como sucesor del cargo que ostentaba Del Villar. Gaudí había colaborado en alguna obra de Martorell. A la Junta le pareció bien y el joven arquitecto (¡tan sólo contaba 31 años!) tomó la dirección de las obras enseguida. En esos momentos se estaban haciendo los pilares y sólo un par de ellos llegaban a la altura de los capiteles. Modificó el proyecto de Del Villar haciendo unos capiteles más naturalistas y abrió un foso alrededor de la cripta para tener luz y ventilación directa.

Ha recibido 127 puntos

Vótalo:

Casa Batlló (Barcelona)

2. Casa Batlló (Barcelona)

La casa Batlló está situada en el número 43 del Paseo de Gracia de Barcelona, en la isla de casas que se conoce como la "manzana de la discordia" por tener edificios de diferentes estilos arquitectónicos. En un principio el propietario, el señor Josep Batlló, quería derribar el edificio por... Ver mas
La casa Batlló está situada en el número 43 del Paseo de Gracia de Barcelona, en la isla de casas que se conoce como la "manzana de la discordia" por tener edificios de diferentes estilos arquitectónicos.

En un principio el propietario, el señor Josep Batlló, quería derribar el edificio por lo que en 1901 pidió permiso al Ayuntamiento de Barcelona. Pero en mayo de 1904 hizo una nueva solicitud pidiendo la reforma total de su casa.

El piso principal tenía que ser la vivienda del señor Batlló y su família, y las otras cuatro plantas se dividirían en dos pisos cada una para alquilar, tal como había hecho Calvet en su casa de la calle Caspe.

Los trabajos que se realizaron fueron ensanchar el patio interior de la casa, cambiar la fachada de la planta baja y el piso noble, coronar la cubierta y redistribuir todos los espacios interiores de las viviendas.

El patio interior se ensanchó y se revistió con unas piezas cerámicas diseñadas por Gaudí. En la parte alta son de color azul oscuro y a medida que bajan hasta la planta baja van cambiando hacia tonalidades más claras hasta llegar al colo blanco. Así se consigue una mejor distribución de la luz natural.

La solución que Gaudí pensó para la fachada mantuvo en vela al constructor José Bayó durante tres noches ya que se apuntaló totalmente hasta que se tuvieron a punto las nuevas y finas columnas de arenisca de Montjuïc, para sustituir los machones originales.

Las ventanas de la tribuna de la planta noble se ampliaron y su nuevo aspecto propició un apodo para esta nueva obra de Gaudí: "la casa dels Badalls" (la casa de los Bostezos). Otros de los nombres que recibe es el de la "casa dels ossos" (casa de los Huesos) por la semejanza de las finas columnas de la tribuna con una estructura ossea.

Las losas de los balcones se cambiaron por unas de planta curvada y encima se colocaron las famosas barandillas que tantas interpretaciones han originado.

En el último piso encontramos dos elementos que rompen la simetría de la fachada: una terraza y un torreón. En principio Gaudí quería colocar la torre en el centro de la parte alta de la fachada pero se dió cuenta que si la ponía allí, dominaría sobre la fachada de la vecina casa Ametller, construida por Puig y Cadafalch, y le quitaría belleza. Por ese motivo la desplazó y rebajó la parte izquierda construyendo la terracita. La torre está revestida con trozos de cristal, tiene escritos los monogramas de Jesús, María y José y está coronada por una cruz de color marfil que fue fabricada en Mallorca. Al salir del horno se resquebrajó toda pero Gaudí dijo que así le gustaba más.

Ha recibido 121 puntos

Vótalo:

El Capricho de Comillas (Comillas)

3. El Capricho de Comillas (Comillas)

Esta obra corresponde a una época en la obra de Gaudí en que la influencia árabe está muy presente, al igual que la Casa Vicens y la Finca Güell. El promotor de esta obra fue Máximo Díaz de Quijano, quién encargó a Gaudí, en 1883, la construcción de una villa de recreo en Comillas, a las... Ver mas
Esta obra corresponde a una época en la obra de Gaudí en que la influencia árabe está muy presente, al igual que la Casa Vicens y la Finca Güell.

El promotor de esta obra fue Máximo Díaz de Quijano, quién encargó a Gaudí, en 1883, la construcción de una villa de recreo en Comillas, a las afueras de Santander (norte de España).

Se trata de un edificio con planta en forma de "u" que se puede inscribir en un rectángulo de 15x36 metros, y se compone de semisótano, planta baja y desván.

En el semisótano, que no ocupaba toda la planta de la casa debido al desnivel del terreno, se distribuían la cocina, el lavadero, el garaje y dependencias para el servicio. En la planta baja se encontraban el comedor, el salón y los dormitorios, y el desván se dedicaba a otros usos. Dos escaleras de caracol, una situada en el vestíbulo de entrada y la otra, cerca del comedor, permitían la comunicación entre las distintas plantas.

La fachada se compone de sillería almohadillada con juntas horizontales muy marcadas, en la zona inferior (semisótano), y de fábrica de ladrillo de color amarillo y rojo alternadamente, con franjas de azulejos en relieve que representan hojas verdes y girasoles, en la parte de planta baja y desván. Destaca la puerta de entrada por encontrarse dentro de un pórtico formado por cuatro columnas con capiteles adornados con motivos vegetales, y por haber encima de ella una torre que recuerda los minaretes árabes y que permite avistar el mar desde su punto más alto.

Ha recibido 113 puntos

Vótalo:

Parque Güell (Barcelona)

4. Parque Güell (Barcelona)

Esta es quizás la más singular de las muchas obras que Eusebi Güell encargó a Gaudí y fue declarada monumento de carácter universal por la UNESCO en 1984, junto a otras dos obras del genial arquitecto, con lo que nos podemos hacer una idea de la belleza de este trabajo. En principio Güell... Ver mas
Esta es quizás la más singular de las muchas obras que Eusebi Güell encargó a Gaudí y fue declarada monumento de carácter universal por la UNESCO en 1984, junto a otras dos obras del genial arquitecto, con lo que nos podemos hacer una idea de la belleza de este trabajo.

En principio Güell quería que su finca fuese una "ciudad-jardín" como las que se hacían en Inglaterra para la burguesía rica de Barcelona. Dividió el terreno en 60 parcelas de entre 1000 y 2000 m2 y de forma triangular para adaptarse a la topografía del terreno. Cuando alguien compraba una parcela tenía que signar un contrato aceptando condiciones como la prohibición total de la tala de árboles, una limitación de la planta del chalet a 1/6 de la superficie total y una altura máxima de 80 centímetros para la cerca. Solo se vendieron tres: dos para la casa de la familia Trias, que aun mantienen, y otra para hacer el chalet-muestra, que acabó comprando Gaudí en 1906 y que actualmente es un Museo dedicado al arquitecto del parque.

El Park Güell, que se empezó en 1900, ocupa dos fincas, Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol, en la Muntanya Pelada, en el barrio de Gràcia. Realmente la montaña se merecía ese nombre pues en ella la vegetación era escasa, simples hierbas, arbustos y unos pocos algarrobos eran su única representación. Gaudí quiso colaborar con la naturaleza por lo que mandó crear un entorno natural autóctono basado en especies mediterráneas que requieren menos agua, menos mantenimiento y tienen mejor resistencia.

Pero no solo plantando árboles respetó el entorno; al hacerse el plano topográfico de las quince hectáreas que había comprado Güell, observó que, dadas las características del terreno, para hacer los caminos se necesitarían muchos desmontes y terraplenes que estropearían la belleza del paisaje, por lo que diseñó los famosos viaductos que permitían salvar las "mordeduras" que tenía la montaña. Estos viaductos se sostienen encima de columnas inclinadas con alma de fábrica de ladrillo recubiertas con piedra natural del lugar. En total hay unos tres quilómetros de caminos con pendientes del 6% para caminos de carros y hasta del 12% para peatones. El parque está rodeado por un muro de mampostería que está coronado por unas ondulaciones de "trencadís" cerámico y tiene siete puertas. En la puerta principal, situada en la calle Olot, unos grandes medallones circulares con las palabras "Park" y "Güell" escritas con mosaico "trencadís" nos avisan que allí empieza el parque. La verja de esta puerta proviene de unas reformas que se hicieron en la casa Vicens en 1965 y se pusieron para sustituir la vieja puerta de madera. A lado y lado de la entrada nos encontramos dos pabellones que nos hacen pensar en la casita de golosinas y chocolate de la bruja del famoso cuento Hansel y Gretel de los hermanos Grimm. Los pabellones, construidos entre 1901 y 1902, tienen planta ovalada con ausencia de ángulos rectos y su estructura se basa en forjados de viguetas de cerámica armada y bovedillas de ladrillo sustentados por muros de carga.

Ha recibido 106 puntos

Vótalo:

Casa Milà "La Pedrera" (Barcelona)

5. Casa Milà "La Pedrera" (Barcelona)

La Pedrera fue la última gran obra civil que realizó Gaudí antes de dedicarse por completo a las obras de la Sagrada Família. El propietario, Pere Milà Camps, había comprado el terreno y la casa que el fabricante Ferre Vidal tenía en el actual número 92 (entonces nº2) del Paseo de Gracia. Era... Ver mas
La Pedrera fue la última gran obra civil que realizó Gaudí antes de dedicarse por completo a las obras de la Sagrada Família.

El propietario, Pere Milà Camps, había comprado el terreno y la casa que el fabricante Ferre Vidal tenía en el actual número 92 (entonces nº2) del Paseo de Gracia. Era un terreno de más de 1.000 metros cuadrados que hacía esquina con la calle Provenza.

Pere Milà había visto la casa Batlló y quedó entusiasmado por su belleza, así que encargó a Gaudí la realización de una gran casa de pisos de alquiler en su nuevo terreno. La mujer del señor Milà, Rosario Segismón, nunca estuvo de acuerdo con la arquitectura de su paisano (ella era de Reus) pero respetó la decisión de su marido y vivió entre decoraciones gaudinianas desde 1910 hasta 1926 cuando, al morir el arquitecto, transformó todo el piso principal en una serie de habitaciones muy convencionales de estilo Luis XVI.

Gaudí proyectó una fantástica casa con formas onduladas y vivas. Su estructura se basa en forjados de biguetas metálicas y bovedillas a la catalana que se sustentan por jácenas metálicas sobre pilares de tocho (la mayoría), de sillería o hierro. Las únicas paredes estructurales que hay son las de la escalera. Gaudí siempre dijo que si algún día el edificio pasaba a ser un hotel no habría ningún problema porqué al carecer de paredes de carga se puede modificar la distribución de los pisos simplemente cambiando de lugar los tabiques o eliminándolos por completo. Para aguantar la fachada se usaron unas jácenas onduladas que se empotran en la piedra y están unidas a biguetas de longitudes variables. El proceso de construcción de la fachada era todo un ritual; primero llegaban las piedras de Garraf o Vilafranca que se dejaban en un solar delante de la obra y se cortaban según la maqueta a escala que se había hecho en el sótano de la obra. Entonces se colocaban en su sitio y allí se retocaban según mandaba Gaudí.

A parte de la fachada ondulante destacan de esta obra su desván y su cubierta. Gaudí construyó una serie de arcos catenáricos de alturas variables según las anchuras de la crugía. Estos arcos sustentan por los lados las paredes de las fachadas exteriores e interiores del desván, y por encima la cubierta escalonada. Esta cubierta es curiosa por estar repleta de chimeneas y respiraderos de extrañas formas.

Las obras se llevaron a cabo entre 1906, año en que Gaudí firmó los primeros planos, hasta finales de diciembre de 1910 pero no se libraron de tener algunos problemas con las instituciones oficiales. Al cabo de dos años de empezar la construcción el Ayuntamiento ordenó la suspensión de las obras porqué una columna que daba al Paseo excedía lo establecido ocupando un metro de la acera. Gaudí no la quiso rectificar y, ante las amenazas de que se cortaría la columna, dijo que si lo hacían lo respetaría pero pondría una inscripción donde se pudiera leer el motivo. Un año y medio más tarde hubo otra vez problemas pero esta vez con unos voladizos que tampoco respetaban los límites acordados. En esta ocasión intervino el Jefe de la División 2ª, el arquitecto Plantada, diciendo que no pasaba nada porqué eran faltas temporales para mayor seguridad de los transeuntes. Otros problemas fueron la altura total del edificio, que se superaba en más de cuatro metros, y el volumen total de la edificación, que superaba la oficial en 4.000 metros cuadrados. El Ayuntamiento ordenó derribar el desván o, en caso contrario, el señor Milà se veria obligado a pagar una multa de 100.000 pesetas, que era casi una quinta parte de lo que había costado la obra. Al final y después de muchas discusiones, se decidió que el edificio era de gran valor artístico y, por tanto, no estaba sujeto a las ordenanzas. Gaudí quedó tan contento que pidió una copia de la acta oficial.

Pero aquí no terminan los problemas. Gaudí había proyectado en la fachada de la Pedrera una figura de la Virgen del Rosario, llena de Gracia protectora del Paseo, flanqueada por los arcángeles San Gabriel y San Miguel, pero nunca se colocó. Hay dos versiones que explican el porqué: la primera afirmada por Bayó, contratista de la obra, dice que la escultura de la Virgen realizada por el escultor Carles Mani no gustó al señor Milá y no llegó a fundirse en bronce. La otra versión dice que el matrimonio propietario, ante los disturbios ocurridos en la semana del 26 al 30 de julio de 1909 conocida como "Setmana Tràgica", periodo en que se quemaron muchas iglesias de Barcelona, temió que su casa fuera confundida por un convento o una iglesia y prefirió eliminar cualquier símbolo de carácter religioso. Según esta versión Gaudí estuvo a punto de dejar las obras, cosa que no hizo por las conversaciones que tuvo con un religioso.

Actualmente la Pedrera es propiedad de la entidad financiera Caixa Catalunya que mantiene abierto al público la cubierta y el desván donde se puede ver una exposición sobre Gaudí y sus obras. Algunos pisos son particulares y el principal se dedica a sala de exposiciones del Centre Cultural Caixa Catalunya.

La Pedrera fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO el 2 de Noviembre de 1984, junto con el Palau Güell, el Park Güell y la Cripta de la Colonia Güell.

Ha recibido 104 puntos

Vótalo:

Palau Güell (Barcelona)

6. Palau Güell (Barcelona)

El Palacio Güell fue un encargo que Gaudí recibió de su mecenas, Eusebi Güell, en 1885, y ocupa el solar de los números 3 y 5 de la calle Nou de la Rambla, en Barcelona. Joan Güell (1800-1877), padre de Eusebi, tenia una casa en la Rambla de Caputxins, y Eusebi Güell, futuro conde Güell... Ver mas
El Palacio Güell fue un encargo que Gaudí recibió de su mecenas, Eusebi Güell, en 1885, y ocupa el solar de los números 3 y 5 de la calle Nou de la Rambla, en Barcelona.

Joan Güell (1800-1877), padre de Eusebi, tenia una casa en la Rambla de Caputxins, y Eusebi Güell, futuro conde Güell, pensó que podría construir un edificio en la misma manzana de casas y así unirlas a través del patio interior. Des de 1883 fue comprando varios edificios de dicho lugar, llegando a ser el propietario de casi toda la manzana.

Aunque la ciudad condal se expandía hacia los pueblos de alrededor a través del Ensanche, Güell no quiso abandonar las propiedades familiares y decidió quedarse en una de las zonas de peor fama de la ciudad. Precisamente en la entrada de la calle Nou de la Rambla (antes del Conde del Asalto) existía el prostíbulo más famoso de toda la ciudad. Güell pretendía cambiar la mala reputación de la zona construyendo un edificio de buena presencia, por ese motivo no limitó el presupuesto de las obras y Gaudí pudo disponer de los mejores materiales.

Para la elaboración del proyecto de dicho edificio Gaudí llegó a diseñar, según cuenta Martinell, 25 fachadas diferentes. Los planos definitivos fueron presentados al Ayuntamiento de Barcelona el día 10 de Junio de 1886, un mes más tarde se aprobaron, aunque hubo algunos problemas con el arquitecto municipal, y enseguida empezaron las obras. La fecha de finalización de las obras no está clara porque, aunque en la fachada conste el año 1888 (fecha en que se inauguró oficialmente con motivo de la exposición universal), se sabe que en 1890 aun se estaba trabajando y probablemente hasta 1895 se estuvieron terminando las obras de decoración interior.

El palacio dispone de un sótano, cuatro plantas y una azotea. En los sótanos se encontraban la cuadra para los caballos y una habitación para el caballerizo y el guadarnés, y para acceder a esta zona Gaudí diseñó dos rampas: una suave para los caballos, y otra más pronunciada y de forma helicoidal para el servicio. La ventilación de esta planta subterránea se soluciona mediante un pequeño patio interior y por unos tubos de ventilación que suben hasta la azotea.

La planta baja corresponde al nivel de la calle, y tiene dos grandes puertas en forma de arcos parabólicos que permiten el fácil acceso de carros y personas. Las rejas que cierran las puertas están divididas en dos partes, una móbil y otra fija, ambas de hierro forjado. El dibujo de cada una de las rejas fijas representa dos serpientes que se enredan y que aguantan las iniciales del propietario de la casa. Entre los dos arcos de piedra de las puertas encontramos un cilindro hueco de hierro forjado en el que se observa el escudo de Catalunya en forma de espiral coronado por un aguilucho. Cuando, durante la colocación de este ornamento, Güell y Gaudí estaban observando cómo quedaba, un transeúnte que pasaba por allí dijo que era muy raro; entonces Güell afirmó que aún le gustaba más.

Entre los dos vestíbulos que presiden la entrada se encuentra la escalera principal, y a cada lado de ésta se encuentran la vivienda del portero y la escalera de servicio.

Ha recibido 86 puntos

Vótalo:

Casa Calvet (Barcelona)

7. Casa Calvet (Barcelona)

La Casa Calvet está situada en el número 48 de la Calle Caspe de Barcelona y se compone de sótano, planta baja, cuatro pisos y azotea transitable a la catalana. Según Cèsar Martinell, los fabricantes de tejidos Hijos de Pedro Mártir Calvet encargaron la realización del edificio a Antoni Gaudí... Ver mas
La Casa Calvet está situada en el número 48 de la Calle Caspe de Barcelona y se compone de sótano, planta baja, cuatro pisos y azotea transitable a la catalana.

Según Cèsar Martinell, los fabricantes de tejidos Hijos de Pedro Mártir Calvet encargaron la realización del edificio a Antoni Gaudí basándose en "la garantía de éxito y la modernidad que [Gaudí] representaba" y quizás influidos también por la afinidad de ideas políticas con Eduard Calvet, que era militante catalanista en la Solidaritat Catalana.

El proyecto tiene fecha de marzo de 1898 pero hasta enero del año siguiente no se obtuvo la licencia municipal debido a que los planos que Gaudí entregó al Ayuntamiento fueron rechazados por el arquitecto municipal porqué el edificio superaba la altura máxima permitida en aquella calle. Como respuesta, Gaudí retornó los planos con una línea roja que cortaba la coronación de la fachada a la altura exigida, amenazando que si no le permitían edificar su proyecto inicial, el edificio quedaría bruscamente interrumpido. No hubo réplica, quizás gracias a Eduard Calvet, y las obras siguieron la idea original de Gaudí.

Pese a este problema con la Administración, el inmueble recibió el premio al mejor edificio terminado en 1900 que reunía mayores méritos artísticos.

La estructura está formada por paredes de carga sobre las que se apoyan jácenas y vigas en celosía de hierro, en planta sótano y planta baja, y viguetas de madera en el resto de forjados.

La composición de la fachada principal, de sillería parcialmente desbastada de piedra arenisca de Montjuïc, se basa en los ejes que marcan las aberturas de los balcones. En la abertura central de la planta principal encontramos una tribuna barroca con barandillas de hierro forjado y relieves que representan diferentes clases de setas, a cuya recolección era aficionado el señor Calvet.

En la parte inferior de dicha tribuna observamos la inicial del apellido del propietario, junto con el escudo de Cataluña y un ciprés, que es símbolo de hospitalidad.

Más abajo vemos la enorme puerta de madera de la entrada con el curioso picaporte, un detalle de forja de gran dificultad de ejecución, que representa una cruz que golpea a un chinche, símbolo del mal.

Si volvemos a mirar hacia arriba, observamos que los balcones que quedan a lado y lado de la tribuna, van más volados y su losa es trilobulada. Estos balcones marcan dos ejes que corresponden con los hastíales de la parte superior de la fachada. Estos están agujereados, dejando paso a dos balconcillos con las grúas para subir los muebles. En lo alto de los hastíales hay dos bolas del mundo sobre peanas con el año de terminación del edificio grabado, y encima de ellas, dos cruces de cuatro brazos.

Por último, en los ejes opuestos a los ejes de los hastíales, aparecen tres bustos que representan a San Pedro Mártir, patrón del señor Calvet, y San Ginés notario y San Ginés histrión, patrones de su pueblo natal, Vilassar de Dalt.

Ha recibido 67 puntos

Vótalo:

Cripta de la Colonia Güell (Santa Coloma de Cervelló)

8. Cripta de la Colonia Güell (Santa Coloma de Cervelló)

La Colonia Güell es una pequeña colonia obrera que se estableció junto a la fábrica textil del señor Güell en el año 1882 en la población de Santa Coloma de Cervelló, en la comarca del Baix Llobregat, a unos 20 km. de Barcelona. La Colonia ocupaba unas 30 hectáreas de las 160 de la finca "Can... Ver mas
La Colonia Güell es una pequeña colonia obrera que se estableció junto a la fábrica textil del señor Güell en el año 1882 en la población de Santa Coloma de Cervelló, en la comarca del Baix Llobregat, a unos 20 km. de Barcelona. La Colonia ocupaba unas 30 hectáreas de las 160 de la finca "Can Soler de la Torre" que el padre de don Eusebi había adquirido en 1860. Las viviendas de los obreros se extendían alrededor de la fábrica en un trazado regular con casitas de planta y piso, construidas por los ayudantes de Gaudí, Francesc Berenguer i Mestres y Joan Rubió i Bellver.

El futuro conde Güell había previsto todo tipo de servicios para los obreros de su fábrica y entre estos servicios no podía faltar una iglesia. Gaudí fue el encargado de construirla y se sintió muy feliz de poder empezar un trabajo desde cero y sin tener que limitarse a una planta ya definida como le había pasado en la Sagrada Familia o en el Colegio Teresiano.

Para el estudio del proyecto Gaudí destinó diez años durante los cuales elaboró un nuevo método de cálculo de estructuras basado en una maqueta estereostática construida con cordeles y saquitos de perdigones. Una vez trazada la planta de la iglesia a escala 1:10 sobre un tablero de madera, se colocaba en el techo de una caseta que había al lado de las obras y se colgaban los cordeles a partir de los puntos de donde tenían que salir los pilares. En cada arco catenárico que formaban los cordeles se suspendían los saquitos llenos de perdigones con un peso diez mil veces inferior a la carga que tendrían que soportar los arcos. Se tomaban fotografías de la maqueta resultante desde distintos puntos y al girarlas se obtenía la forma exacta de la estructura de la iglesia. Gaudí pintaba las fotografías de diferentes maneras y así podía ver secciones verticales o alzados del edificio.

El proyecto de Gaudí tenía que ser una cripta con un pórtico aprovechando el desnivel del terreno y una capilla de cuatro pisos de altura a la que se llegaría a través de una escalinata por encima del pórtico. La iglesia, situada en una pequeña colina, se hubiese confundido entre los pinos gracias a la policromía que Gaudí había pensado: la parte de la cripta está construida a partir de ladrillos recochos y basalto negro que representan el terreno y los troncos de los árboles; A medida que subían los muros, iban adquiriendo tonalidades verdes, como las copas de los árboles, luego azules, como el cielo, hasta terminar en blancos y dorados en la parte más alta de los campanarios, representando las nubes del cielo y el sol. Pero al mismo tiempo este proceso cromático es un símbolo del camino de la vida cristiana, desde las penumbras del infierno hasta la luz de la Gloria de Dios.

Las obras no empezaron hasta finales de 1908 y justo cuando se estaban terminando la cripta y se empezaban las paredes de la capilla, se pararon a causa de la muerte del Conde Güell, en 1914. La maqueta quedó intacta en la caseta de los obreros, así como las fotografías y los planos, hasta que en 1936, al estallar la Guerra Civil Española, fueron quemados y destruidos.

Ha recibido 62 puntos

Vótalo:

Escuelas de la Sagrada Familia (Barcelona)

9. Escuelas de la Sagrada Familia (Barcelona)

En la esquina entre las calles Sardenya y Mallorca del solar de la Sagrada Familia se encuentra ubicada una pequeña edificación construida por Gaudí con ladrillo catalán (29x14x4 cm.) entre 1908 y 1909: las Escuelas de la Sagrada Familia. Pese a ser una construcción provisional destinada a la... Ver mas
En la esquina entre las calles Sardenya y Mallorca del solar de la Sagrada Familia se encuentra ubicada una pequeña edificación construida por Gaudí con ladrillo catalán (29x14x4 cm.) entre 1908 y 1909: las Escuelas de la Sagrada Familia.

Pese a ser una construcción provisional destinada a la enseñanza para los hijos de los albañiles que trabajaban en la construcción del templo, está considerada una de las obras más importantes de la arquitectura gaudiniana.

Ocupa un espacio de 24 x 12 metros y su altura máxima es de 6 metros. Como ya hemos dicho, su estructura se basa en paredes realizadas con dos gruesos de ladrillo catalán colocados verticalmente tomados con mortero, y en su interior, tres pilares metálicos sostienen una viga en doble T sobre la que se apoya la cubierta, de 3 gruesos de ladrillo.

Uno de las particularidades de este pequeño edificio es la ondulación de sus paredes y su cubierta. La primera, permite que la fina pared adquiera rigidez, y la segunda, que además vuela y resigue el perímetro, forma un vierteaguas que consigue evacuar a lado y lado de una forma muy original. La ondulación de la cubierta corresponde a la de un conoide para cuya formación se permite cualquier curva como una de las dos directrices. En este caso, las paredes son las directrices y las viguetas, que se apoyan en las paredes y sobre la viga en doble T, son las generatrices. La forma de esta construcción la hace enormemente resistente y es de una genial racionalidad.

El edificio se levantó sobre un zócalo de mampostería de piedra y el pavimento interior lo forma una solera de piedra en seco que evita el paso de la humedad. Las oberturas eran de madera, con muchas ventanas, basculantes para mejorar la ventilación. En cada extremo se añadían unos pequeños departamentos dedicados a servicios, con acceso directo al patio de juego.

Las escuelas estaban formadas por tres aulas que se mantenían como espacios diferentes a partir de un cancel de acceso con doble puerta exterior y otra que daba al aula central. En ellas estudiaban entre 44 y 56 alumnos.

El aspecto externo presentaba una gran sencillez y ésta era su intención. El coste de construcción tenía que ser mínimo y Gaudí hizo posible que se realizara con simplicidad y eficacia. Se sabe que el edificio costó unas 9000 pesetas de la época, que seguramente aportó el propio arquitecto.

Durante la Guerra Civil Española el edificio fue incendiado dos veces; la primera fue en 1936 y el ayudante de Gaudí, Sugrañes, fue el encargado de reconstruirlas. La segunda vez ocurrió al final de la Guerra (1939) y las reparó el arquitecto Francisco de Paula Quintana que, siguiendo los criterios racionalistas de la época, modificó totalmente el aspecto del edificio.

Las Escuelas cumplieron su papel durante 50 años y se cerraron a finales de los años 80. Durante un tiempo, el espacio estuvo ocupado por las oficinas del Templo de la Sagrada Familia y su interior no podía visitarse.

Ha recibido 52 puntos

Vótalo:

Bellesguard (Barcelona)

10. Bellesguard (Barcelona)

En lo alto del barrio de Sant Gervasi de Barcelona Gaudí edificó a principios del siglo XX una casa aislada de planta prácticamente cuadrada con sus cuatro diagonales principales orientadas hacia los puntos cardinales, por encargo de doña María Sagués, viuda de Jaume Figueras. En el lugar... Ver mas
En lo alto del barrio de Sant Gervasi de Barcelona Gaudí edificó a principios del siglo XX una casa aislada de planta prácticamente cuadrada con sus cuatro diagonales principales orientadas hacia los puntos cardinales, por encargo de doña María Sagués, viuda de Jaume Figueras.

En el lugar escogido había los restos de lo que fue la residencia del rey catalán Martí I "l'Humà" (El Humano) en el siglo XV. De esa época proviene el nombre de la finca pues, según cuenta Bassegoda, en una carta el propio rey citaba "Bell Esguard" (que significa, bella vista) al referirse a la casa. Gaudí escogió el estilo Neogótico, aunque en una versión muy particular, para homenajear al antiguo rey.

El edificio consta de semi-sótano, planta baja, piso y desván. La estructura del semi-sótano se realizó con una serie de pilares cilíndricos que aguantan bóvedas tabicadas de perfil bajo. El resto de elementos verticales estructurales son paredes de ladrillo y pilares de ladrillo en la escalera. Pero lo más llamativo estructuralmente hablando es la solución de los forjados del comedor y del desván. En el comedor unos delgados arcos sustituyen las viguetas y encima apoya directamente la solera de rasilla tabicada de la misma manera que se puede ver en el techo de la cripta de la Colonia Güell. El techo del desván se sustenta mediante una estructura formada por ocho pilares de diferentes formas con capiteles fungiformes hechos con ladrillo en voladizo que sirven para sostener un tablero tabicado plano formado por varios gruesos alternados de rasillas y ladrillos. De este tablero arrancan falsos arcos (a base de hiladas de ladrillo cada una de las cuales sobresale un tanto sobre el anterior) .

Exteriormente el edificio está revestido con piedra pizarrosa de la zona en tonos grises y verdes. En todas las fachadas destaca el gran número de ventanas y ventanales con arcos lobulados que recuerdan el estilo gótico, y también una especie de almohadillado de piezas cuadradas, exagonales y octogonales alrededor de varios huecos. Estas piezas se prefabricaban en el suelo siguiendo el mismo método que se utilizó para construir la cariátide del Park Güell: en el fondo de un molde de yeso, obtenido a partir del vaciado de un molde inicial de barro, se colocaban pequeñas piedras de la zona y luego se rellenaba con mortero. Una vez seco el cemento quedaban las piedras en la cara exterior.

Ha recibido 52 puntos

Vótalo:

Finca Güell (Barcelona)

11. Finca Güell (Barcelona)

En 1884 Eusebi Güell encargó a Antoni Gaudí la realización de distintas obras para la extensa finca que tenía entre los pueblos de Les Corts y Sarrià, dónde actualmente está la Zona Universitaria. Estas obras consistieron en la construcción del muro de cierre con tres puertas, la portería y las... Ver mas
En 1884 Eusebi Güell encargó a Antoni Gaudí la realización de distintas obras para la extensa finca que tenía entre los pueblos de Les Corts y Sarrià, dónde actualmente está la Zona Universitaria. Estas obras consistieron en la construcción del muro de cierre con tres puertas, la portería y las caballerizas, un mirador, una fuente, la capilla de la casa-residencia y varios complementos decorativos.

La Finca Güell estaba formada por dos grandes fincas (Can Feliu y Torre Baldiró) que Joan Güell había comprado en la década de 1870, más una tercera, llamada Can Cuyàs, que adquirió Eusebi Güell en 1883.

La entrada principal se situó en la finca de Can Cuyàs puesto que la residencia veraniega de los Güell se encontraba en ésta y hasta ella se había habilitado un camino particular (hoy Passeig Manuel Girona) desde la carretera que unía Barcelona con el pueblo de Sarrià.

En esta entrada encontramos dos pabellones que flanquean dos entradas, una pequeña para los peatones y otra, de más de cinco metros de ancho, para los caballos y carruajes.

Entrando por esta puerta, encontramos, a la izquierda, lo que fuere la casa del conserje, distribuida en tres cuerpos, uno de planta octogonal, con bajos y cubierta con cúpula, y dos de planta cuadrada con un piso y cubierta similar. Actualmente es la vivienda del bedel de la universidad.

A la derecha está el pabellón destinado a caballeriza, formada por una sala rectangular con arcos parabólicos transversales, que era la antigua cuadra, y comunicado con otro pabellón destinado a picadero, de planta cuadrada cuyo pavimento está realizado con ladrillos macizos colocados a sardinel y de forma concéntrica. En el centro, y cubriendo la arqueta de registro del desagüe, hay una gran piedra redonda con la "G" de Güell esculpida en ella. La cubierta de esta sala es una bóveda de revolución, coronada con linterna, que se apoya sobre unas pechinas que hay en cada esquina. unidas en superficie continua.

Entre los dos pabellones hay una gran puerta de hierro forjado que representa un dragón encadenado, diseñado por Gaudí en 1885 y realizada en los talleres Vallet y Piquer de Barcelona, con distintas piezas de hierro forjado, como son flejes, mallas, perfiles en T o planchas.

Ha recibido 49 puntos

Vótalo:

Farolas para el Ayuntamiento de Barcelona (Barcelona)

12. Farolas para el Ayuntamiento de Barcelona (Barcelona)

A finales de la década de 1870, Gaudí recibió el encargo por parte del Ayuntamiento de Barcelona de diseñar unos nuevos candelabros (farolas) para iluminar las calles barcelonesas. En junio de 1878 Gaudí presentó el proyecto de dichas farolas, cuya memoria descriptiva fue recuperada por César... Ver mas
A finales de la década de 1870, Gaudí recibió el encargo por parte del Ayuntamiento de Barcelona de diseñar unos nuevos candelabros (farolas) para iluminar las calles barcelonesas.

En junio de 1878 Gaudí presentó el proyecto de dichas farolas, cuya memoria descriptiva fue recuperada por César Martinell y publicada en su libro de 1967.

En este texto Gaudí realiza un pequeño estudio sobre la necesidad que tienen las ciudades mediterráneas de salir a la calle, y también describe y justifica la elección de todos los materiales que se tenían que emplear para su construcción.

Gaudí diseñó dos modelos, uno de tres brazos y otro de seis, que finalmente se colocaron en el Pla de Palau y en la Plaza Real, respectivamente. Actualmente aún se pueden observar, aunque si no se sabe que son de Gaudí, pasan prácticamente desapercibidos :-)

Desde el Gaudí & Barcelona Club te ofrecemos la posibilidad de leer un pequeño resumen de la memoria, extraido del libro de Joan Bassegoda i Nonell "El Gran Gaudí", publicado en 1989, puesto que el texto original (119 kb.) de Gaudí ocupa ¡6 páginas!

"Candelabro. Apuntes descriptivos del proyecto de candelabros de grupo para plazas y paseos de la ciudad de Barcelona.

"Excelentísimo Señor:

"Cumpliendo el encargo que V.E. tuvo a bien hacerme en una de sus partes que es indispensablemente previa a la realización del modelo, tengo el honor de presentar a V.E. el conjunto de dicho trabajo en el dibujo que acompaño hecho al décimo de la ejecución y complementado por estos apuntes para que de esta manera será fácil tener una idea bastante aproximada, bajo el punto de vista artístico y económico del proyecto para que llegue a ser el modelo de candelabro que quiso V.E., honrarme el encargarme su estudio. He tenido presente al hacer dicho estudio el elevado criterio que distingue a V.E. en embellecer la Ciudad Condal. (...)

Ha recibido 46 puntos

Vótalo:

Casa Vicens (Barcelona)

13. Casa Vicens (Barcelona)

La casa Vicens está situada en el número 24 de la Calle Carolines en el barrio de Gracia de Barcelona. El señor Manuel Vicens i Montaner, corredor de bolsa (bróker) y no ceramista como siempre se había pensado, encargó entre 1878 y 1880 a Gaudí que construyera una casa en el solar que heredó... Ver mas
La casa Vicens está situada en el número 24 de la Calle Carolines en el barrio de Gracia de Barcelona.

El señor Manuel Vicens i Montaner, corredor de bolsa (bróker) y no ceramista como siempre se había pensado, encargó entre 1878 y 1880 a Gaudí que construyera una casa en el solar que heredó de su madre en 1877. El terreno estaba entre el convento de Monjas de la Caridad de San Vicente de Paül y un callejón sin salida perpendicular a la calle Carolines. Gaudí pegó el inmueble a la medianera del convento y así consiguió un jardín grande y espacioso.

Para el otro lado del jardín, Gaudí diseñó una fuente monumental de obra vista, formada por un arco parabólico encima del cual había un paso entre columnas. El agua se almacenaba en dos depósitos colocados en lo alto de cada pilar extremo de la fuente. En 1946 fue demolida por la venta de esa parte del terreno.

El jardín estaba cerrado por un muro revocado y en la entrada estaba la famosa verja de hierro colado en forma de hojas de Palmito. Las pesadas hojas se distribuyen en una cuadrícula de perfiles "T" de hierro forjado cuyas intersecciones están adornadas con una reproducción, del mismo material, de los capullos de la planta Tagetes Erecta, representada también en la cerámica que decora las fachadas del edificio.

Otro elemento que había en el jardín era una fuente surtidor de ladrillo y cerámica que estaba entre la pared de la casa y el muro de la calle Carolines. Desde 1983 se puede ver una réplica a escala menor en el jardín de la Cátedra Gaudí.

Ha recibido 44 puntos

Vótalo:

Colegio Teresiano (Barcelona)

14. Colegio Teresiano (Barcelona)

Ubicado en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona, en la calle Ganduxer 85 se encuentra el Colegio Teresiano, obra realizada entre los años 1888 y 1890. El proyecto inicial, del cual se desconoce el autor, preveía un conjunto de tres edificios colocados en forma de U. Por razones que se... Ver mas
Ubicado en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona, en la calle Ganduxer 85 se encuentra el Colegio Teresiano, obra realizada entre los años 1888 y 1890.

El proyecto inicial, del cual se desconoce el autor, preveía un conjunto de tres edificios colocados en forma de U. Por razones que se desconocen, el padre Ossó, fundador de la Compañía de Santa Teresa, traspasó el proyecto a Gaudí en Marzo de 1889.

Tal como le había sucedido en el Templo de la Sagrada Familia, al aceptar las obras, Gaudí se encontró con un proyecto ya iniciado en el que la planta ya estaba determinada; solamente un arquitecto con su gran capacidad creativa podía terminar en tan poco tiempo (menos de dos años) y con tan poco presupuesto, un edificio tan singular y funcional.

El edificio se compone de planta baja más tres pisos en una superficie más o menos rectangular de unos 58 x 18 metros. En planta baja y primer piso se encuentran las aulas y las dependencias adjuntas, mientras que los dormitorios de las monjas y alumnas internadas se sitúan en los otros dos pisos.

El acceso se hace a través de un porche con un gran arco parabólico realizado con hiladas de ladrillo avanzadas, cerrado por una espléndida puerta de hierro forjado de tres hojas, con los símbolos característicos de la orden Teresiana. Encima del porche hay una tribuna que llega hasta el segundo piso y en el frontón de la cual se encuentra una pieza cerámica con el escudo carmelitano de la congregación.

Ha recibido 44 puntos

Vótalo:

Cooperativa La Obrera Mataronense (Matarò)

15. Cooperativa La Obrera Mataronense (Matarò)

Las relaciones personales de Gaudí con las mujeres prácticamente se limitaron a las mantenidas con sus parientas y las monjas que cuidaron a su sobrina Rosita Egea cuando ésta ya estaba muy enferma. ¿A qué se debió esta castidad que mantuvo durante toda su vida? La mayoría de autores... Ver mas
Las relaciones personales de Gaudí con las mujeres prácticamente se limitaron a las mantenidas con sus parientas y las monjas que cuidaron a su sobrina Rosita Egea cuando ésta ya estaba muy enferma.

¿A qué se debió esta castidad que mantuvo durante toda su vida?

La mayoría de autores estudiosos de la obra de Gaudí afirman que fue a partir de un desengaño amoroso que sufrió en los años 1880 con una chica de Mataró, Pepita Moreu.

Se dice que Gaudí se enamoró de Pepita y que la visitaba a menudo. Pero cuando decidió pedirle matrimonio, resultó que ella ya estaba comprometida y rehusó la proposición. El arquitecto se llevó la peor sorpresa de su vida y desde entonces se dedicó por completo al amor por su obra y por Dios.

Pepita era profesora en la escuela de una cooperativa textil de Mataró, llamada La Obrera Mataronense, propiedad de Salvador Pagès, el cual encargó a su amigo Antoni Gaudí la realización de distintos proyectos para mejorarla. Gaudí realizó entre 1878 y 1883 dos casas para los trabajadores, una sala de blanqueo industrial, unos servicios sanitarios y el estandarte de la compañía.

Se conservan dos planos de un casino (local social) y de la casa del portero que Gaudí proyectó pero que llegaron a realizarse. En ellos vemos edificios con semisótano, planta baja y un piso, realizados con ladrillo visto, y con cenefas decorativas en zócalos, dinteles y cornisas. Para acceder al piso superior del casino desde el jardín diseñó una escalera helicoidal apoyada sobre pilares y arcos de tocho.

En las paredes Gaudí incluyó leyendas de fraternidad y bondad, tales como "¿Quieres ser un hombre de ciencia? Sé bondadoso", "Compañero, sé solidario, prática la bondad" o "No hay nada más inmenso que la fraternidad". Y el estandarte que diseñó representava un rusco con las abejas, que son grandes trabajadoras, volando entre los hilos de un telar y alrededor de flores y plantas. En él se podía leer "Cooperativa Mataronense" escrito con unas preciosas letras gaudinianas. Era tan detallado que las hermanas Moreu, que eran las encargadas de bordarlo, le pidieron a Gaudí que hiciera más dibujos puesto que aquél era demasiado complicado.

Pero lo más destacable constructivamente de esta obra es la estructura de la sala de blanqueo, con una docena de arcos parabólicos realizados con tres capas de tablones de madera a tapajuntas unidos con roblones, que dejan un espacio libre muy amplio, ideal para una indústria. Los arcos parabólicos son los más lógicos y mecánicamente equilibrados puesto que la parábola es la forma resultante de un estado de cargas uniformemente repartidas según el ancho del arco. Por tanto, las paredes no tienen función estructural y se realizaron simplemente con tochos de medida catalana colocados a panderete.

Actualmente solo se conserva parte de esta nave y dos retretes que hay en el exterior de dicha nave. Los arcos de la nave están cortados por un lado a causa de una ampliación de la calle; mientras que los servicios están bastante deteriorados. Éstos tienen decoraciones con cerámica en el dintel y la parte inferior de la cubierta. Para su correcta ventilación disponen de ventana y de un conducto que sale por la cubierta a modo de chimenea.

El Ayuntamiento de Mataró se ha sumado a la celebración del Año Internacional Gaudí en calidad de población asociada y está realizando una adecuación de la zona para hacerla visitable durante el 2002. Además estudiarán la posibilidad de organizar y promover un programa de actividades entorno a la figura del genial arquitecto.

Estos elementos forman parte del patrimonio municipal de Mataró y son considerados Bienes Culturales de Interés Nacional.

Ha recibido 39 puntos

Vótalo:

Palacio Episcopal de Astorga (Astorga)

16. Palacio Episcopal de Astorga (Astorga)

A finales de 1886 un incendio destruyó por completo el palacio Episcopal de Astorga. Como esta población no tenía arquitecto diocesano, el obispo Grau decidió encargar a su amigo Gaudí la construcción de una nueva sede episcopal justo al lado de la Catedral, encima de la muralla. La relación... Ver mas
A finales de 1886 un incendio destruyó por completo el palacio Episcopal de Astorga. Como esta población no tenía arquitecto diocesano, el obispo Grau decidió encargar a su amigo Gaudí la construcción de una nueva sede episcopal justo al lado de la Catedral, encima de la muralla.

La relación entre Grau y Gaudí se inició años antes cuando el obispo, siendo Vicario general de la archidiócesis de Tarragona, inauguró la capilla, con altar diseñado por Gaudí, del colegio de Jesús-María, donde se encontraba internada Rosita Egea, la enferma sobrina del arquitecto. En los seis años que duraron las obras y durante las estancias de Gaudí en Astorga, ambos mantuvieron interesantes diálogos sobre la reforma litúrgica que creían que necesitaba la Iglesia.

Cuando recibió el encargo, en 1887, Gaudí se encontraba terminando el Palau Güell y no disponía del tiempo necesario para viajar hasta el lugar, por lo que pidió al prelado que le mandara fotografías e información del entorno para poder preparar un proyecto acorde con la arquitectura de los alrededores.

Una vez estudiada la documentación, Gaudí dibujó los planos y los mandó a Astorga. El obispo Grau quedó muy contento con los planos recibidos y se iniciaron los trámites para su aprobación administrativa, puesto que al ser un edificio eclesiástico dependía del Ministerio de Gracia y Justicia. Después de varias modificaciones, el proyecto fue aprobado en febrero de 1889. La colocación de la primera piedra no se hizo esperar y se realizó el 24 de Junio del mismo año.

Gaudí decidió contratar operarios y albañiles catalanes para estar seguro que durante los períodos en que él estuviese en Barcelona se interpretaran correctamente sus ideas. Se cuenta que los tres grandes arcos abocinados de piedra del pórtico de entrada no se consiguieron alzar en su lugar hasta que Gaudí ayudó con sus propias manos a los obreros que lo habían intentado ya en dos anteriores veces.

Ha recibido 38 puntos

Vótalo:

La Finca Miralles (Barcelona)

17. La Finca Miralles (Barcelona)

Entre 1901 y 1902 Gaudí realizó la entrada y muro de cierre de la finca que su amigo Hermenegild Miralles Anglès tenía en la antigua carretera particular del señor Güell, lo que hoy es el Paseo de Manuel Girona nº 55, en el barrio de Les Corts de Sarrià de Barcelona. Don Hermenegild Miralles... Ver mas
Entre 1901 y 1902 Gaudí realizó la entrada y muro de cierre de la finca que su amigo Hermenegild Miralles Anglès tenía en la antigua carretera particular del señor Güell, lo que hoy es el Paseo de Manuel Girona nº 55, en el barrio de Les Corts de Sarrià de Barcelona.

Don Hermenegild Miralles era impresor, encuadernador, editor y fabricante de piezas de cartón piedra para todo tipo de finalidades, desde juguetes hasta azulejos decorativos. Gaudí utilizó estas decoraciones en algunas de sus obras, por ejemplo, en la casa Vicens y en el Bar Torino, y además utilizó las potentes prensas hidráulicas de que el señor Miralles disponía en sus talleres para realizar ensayos de resistencia de pilares.

El proyecto que se le encargó a Gaudí consistía solamente en la realización del muro de cierre y del portal de entrada de la Finca Miralles, aunque algunos autores le han atribuido también el diseño de los planos de la casa señorial y de la típica barraca valenciana para el jardín, que realizó años más tarde el arquitecto Domènec Sugrañes Gras. Una de las peculiaridades del muro de cierre es que es ondulado en su paramento, es decir, podemos ver que la parte inferior del muro es más ancha que la parte superior. El muro se hizo con mampostería y para realizar la ondulación sinusoidal de la albardilla se utilizaron ladrillos cerámicos y restos de tejas árabes unidas con mortero de cal. En la restauración que se está haciendo actualmente solamente se usan tochos y rasillas con mortero de cemento.

Encima del muro había una verja metálica que se aguantaba con unos hierros de perfil T, que en el interior del muro se dividían en tres brazos para cogerse mejor. Durante las obras actuales también se pondrá una verja nueva.

La gran arcada lobulada (antigua entrada para los carros) tenía en su interior una armadura helicoidal que recorría todo su perímetro, siendo doble en zonas que necesitaban más refuerzo. Actualmente se están cambiando las viejas armaduras por nuevas armaduras inoxidables (de 8 mm de diámetro) ya que las originales se habían corroído y habían ido agrietando el revestimiento.

Esta arcada de raras ondulaciones tenía una marquesina, que volaba 4'50 metros por cada lado, formada por unas viguetas empotradas en el muro, donde se apoyaban unas tejas de fibrocemento, y unos tirantes helicoidales por encima y por debajo. Las tejas, con forma de concha de tortuga y de 60x60 cm, no son las que originalmente puso Gaudí puesto que en el año 1965 se desmontó la marquesina porqué sobrepasaba los limites que marcaban las ordenanzas municipales. En la restauración de 1977 se volvió a colocar pero no en su totalidad por miedo a que el arco no soportara todo el peso.

A la derecha de la gran arcada hay una más pequeña donde está ubicada la antigua puerta de peatones. Durante años esta puerta ha estado cerrada y la parte baja cubierta de tierra, por lo que se había estropeado. En la actual restauración se ha reparado y se pretende hacerla practicable. Una de las particularidades de esta puerta es el complicado trabajo que se le ha dado al hierro ya que está doblado por su cara más delgada.

Entre las dos puertas hay un espacio vacío donde tenía que haberse colocado un cartel de cartón-piedra con el nombre del propietario.

Por su valor histórico y artístico en 1969 fue declarado Monumento Ncaional de interés Histórico y Artístico.

Ha recibido 35 puntos

Vótalo:

Casa Botines (León)

18. Casa Botines (León)

La casa Botines, junto con el Palacio Episcopal de Astorga y "El Capricho" de Comillas, es una de las tres únicas obras que Gaudí realizó fuera de Catalunya. La razón por la cual Gaudí construyó esta casa en León se debe a la relación del señor Güell con los promotores de la Casa Botines... Ver mas
La casa Botines, junto con el Palacio Episcopal de Astorga y "El Capricho" de Comillas, es una de las tres únicas obras que Gaudí realizó fuera de Catalunya.

La razón por la cual Gaudí construyó esta casa en León se debe a la relación del señor Güell con los promotores de la Casa Botines. Este era el nombre que popularmente recibía la empresa fundada por el señor Joan Homs y Botinàs, que a su muerte pasó a dirigir Simón Fernández Fernández, empleado de la empresa y cuñado del señor Homs, con lo que el negocio pasó a llamarse Homs y Fernández. Más adelante Fernández se asoció con otro empleado del señor Botinàs, Mariano Andrés Luna, y la empresa pasó a llamarse Fernández y Andrés. La finalidad de ésta era la venta de tejidos, que compraban mayormente en Catalunya a la empresa gerentada por Eusebi Güell.

Cuando en 1891, después de mantener un litigio con el Ayuntamiento, Simón Fernández y Mariano Andrés pudieron construir un almacén y viviendas en el terreno que habían comprado en el centro de León, el señor Güell les recomendó que se dirigieran al arquitecto Antoni Gaudí, que en esos tiempos terminaba la restauración del Palacio Episcopal de Astorga.

Situada en la céntrica plaza de San Marcelo de León, supone un acercamiento de la obra de Gaudí al neogoticismo. Dentro de una ciudad con tantos y tan bellos edificios históricos, el arquitecto catalán no podía hacer un edificio cualquiera y por ello proyectó este impresionante inmueble con aire medievalista. Gaudí terminó los planos en diciembre de 1891 y fueron aprobados el 31 del mismo mes, pero hasta pasado el invierno no se iniciaron las obras por culpa del duro clima de León. Durante este período de tiempo se procedió a preparar el material que se iba a necesitar para su construcción.

El edificio consta de sótano, planta baja, tres pisos y sotabanco o desván. La cubierta es inclinada y en cada esquina del edificio hay un torreón, elementos que realzan el carácter neogótico del edificio. Las fachadas principal y lateral derecha están rodeadas por un foso que mejora la iluminación y la ventilación del sótano. Este es un método que Gaudí también utilizó en la cripta de la Sagrada Familia y en el sótano del Palacio Episcopal de Astorga.

El piso principal se divide en dos viviendas, una para cada propietario, y los otros pisos se dividen en 4 viviendas de alquiler cada uno. La entrada a los pisos se realizaba por dos puertas ubicadas en la fachada lateral derecha y en la fachada posterior. En la parte superior de estas puertas podemos observar unas piezas de hierro forjado que representan las iniciales de Mariano Andrés, propietario de la casa, y de Joan Homs, fundador de la empresa.

Se accede a la planta baja a través de la puerta de la fachada principal, encima de la cual hay una escultura que representa la figura de San Jorge matando el dragón. En esta planta estaban ubicadas las oficinas del comercio Fernández y Andrés, tal como indicaba un gran rótulo de hierro forjado que había sobre dicha puerta y que se sustituyó por uno que decía "Monte de Piedad y Caja de Ahorros de León" cuando en 1930 esta entidad bancaria pasó a ser la propietaria del edificio gaudiniano.

Ha recibido 34 puntos

Vótalo:

Farolas de Vic (Vic)

19. Farolas de Vic (Vic)

A causa del gran trabajo intelectual que Gaudí estaba haciendo a principios de 1910 y después de ver que la crítica no acababa de apreciar su arquitectura, Gaudí entró en una depresión nerviosa que le obligó a pasar un tiempo alejado del trabajo cotidiano. Su amigo Torras i Bages informó del... Ver mas
A causa del gran trabajo intelectual que Gaudí estaba haciendo a principios de 1910 y después de ver que la crítica no acababa de apreciar su arquitectura, Gaudí entró en una depresión nerviosa que le obligó a pasar un tiempo alejado del trabajo cotidiano.

Su amigo Torras i Bages informó del estado del arquitecto al padre jesuita Ignasi Casanovas que se complació en recomendarle unos días de reposo en la ciudad de Vic, a unos 60 km. de Barcelona.

El propio Casanovas le buscó estancia en casa de la viuda de Rocafiguera, la señora Concepció Vila, que pensaba que con la presencia del famoso arquitecto podría animar la vida de su palacete de la calle Casadó. Eso no ocurrió debido a la discreción que caracterizaba al arquitecto catalán.

Durante su estancia en Vic, Gaudí paseaba con el farmacéutico Joaquim Vilaplana, el cual contó a César Martinell las discusiones que tuvo con el arquitecto al hablar de arte y arquitectura.

Gaudí estuvo en Vic tres semanas del mes de Mayo de 1910. Por la mañana iba a missa y comulgaba antes de tomar su escaso desayuno. Después visitaba el Museo Diocesano y mantenía conversaciones con su conservador, el reverendo Josep Gudiol. También se sabe que visitaba a su amigo el obispo Doctor Torras i Bages.

Pese que su estancia tenía que ser de descanso total, no faltó el diseño de algún elemento arquitectónico que dejara su huella en la capital de la comarca de Osona. Por aquella época se iba a celebrar en Vic el centenario del nacimiento del filósofo catalán Jaume Balmes y de alguna manera llegó a manos de Gaudí la propuesta de diseñar unas farolas conmemorativas. Este se puso a trabajar y esbozó dos farolas de basalto tallado bastamente con brazos de hierro forjado de los que suspendían dos lámparas con las fechas del aniversario: 1810-1910. En lo alto de todo el conjunto se ubicó la típica cruz gaudiniana de cuatro brazos realizada también en hierro forjado retorcido como en los balcones de la Casa Milà de Barcelona.

La ejecución del proyecto fue a cargo del arquitecto Canaleta, estructuralmente, ayudado por Jujol en lo referente a policromía, pero la idea del proyecto parece claramente que corresponde a Gaudí porqué, tal como cuenta César Martinell en su libro, por aquella época se estaba utilizando el basalto en la construcción de la Cripta de la Colònia Güell, y se acababan de terminar los balcones de la Casa Milà, influencias que resaltan en las farolas de Vic.

Se inauguraron el 7 de Septiembre de 1910, pero actualmente solamente quedan algunas fotografías que las recuerdan puesto que en 1924 se decidió derruirlas.

Ha recibido 24 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil