¡11-M Masacre en Madrid. 8 Años Despues! (Recordando a las Victimas)

¡11-M  Masacre en Madrid. 8 Años Despues! (Recordando a las Victimas)

  • Lista creada por yefred07.
  • Publicada el 11.03.2012 a las 04:56h.
  • Clasificada en la categoría España.
  • La lista NO admite nuevos comentarios.
  • La lista NO admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Etiquetada como:

Avatar de yefred07

Último acceso 24.07.2014

Perfil de yefred07

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de yefred07

Acciones de la lista

Los atentados del 11 de marzo de 2004, fueron una serie de ataques terroristas en cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid llevados a cabo por terroristas yihadistas.

Se trata del mayor atentado cometido en Europa hasta la fecha, con 10 explosiones casi simultáneas en cuatro trenes a la hora punta de la mañana (entre las 07:36 y las 07:40). Más tarde, tras un intento de desactivación, la policía detonaría, de forma controlada, dos artefactos que no habían estallado, desactivando un tercero que permitiría, gracias a su contenido, iniciar las primeras pesquisas que conducirían a la identificación de los autores. Fallecieron 191 personas, y 1.858 resultaron heridas.

El 3 de abril de 2004, la policía localizó y rodeó a varios miembros del comando terrorista en Leganés. Al verse acorralados, sus miembros se suicidaron haciendo estallar el piso en el que se habían atrincherado —siendo esto el primer atentado suicida de Europa— cuando los Geos iniciaban el asalto. En esta acción murió un agente del grupo policial, además de todos los miembros de la célula islamista allí presentes.

Por expreso deseo de unas algunas familias, no publicamos los obituarios de 15 víctimas. Sólo damos a conocer algunos datos biográficos.

Al Tratarse de una lista homenaje. e decidido cerrar los votos y comentarios.

QEPD las 191 Victimas de 11-M

Fuente:Elmundo.es

Estos son los elementos de la lista

ALBERTO ARENAS BARROSO

1. ALBERTO ARENAS BARROSO

Los aviones eran su ilusión desde niño PILOTO / 24 AÑOS / MADRID Los aviones eran su ilusión desde crío, y consiguió sacar adelante su sueño: ser piloto. Para lograrlo, hasta se operó la vista. Este anhelo de volar había llevado a su familia a pasar estrecheces económicas, por el elevado... Ver mas
Los aviones eran su ilusión desde niño
PILOTO / 24 AÑOS / MADRID


Los aviones eran su ilusión desde crío, y consiguió sacar adelante su sueño: ser piloto. Para lograrlo, hasta se operó la vista. Este anhelo de volar había llevado a su familia a pasar estrecheces económicas, por el elevado coste de los estudios de Aeronáutica.

No les importó ni a sus padres ni a su hermana, algo mayor. El niño tenía talento para eso y mucho más, y lo demostró durante toda su formación, que completó con un máster. Sólo se olvidaba de volar en Cáceres, donde transcurrían sus veranos. Alberto se preparaba en la Universidad Autónoma madrileña, donde hacía prácticas en Air Europa. Hacia allí se dirigía el jueves 11 de marzo de 2004 cuando tomó un tren en Parla, Madrid.

El mismo trayecto cada día: Parla-Atocha-Nuevos Ministerios- Barajas. Uno de los atentados le pilló en medio: en un andén de Atocha. Ni siquiera subió al vagón. Su hermana se enteró de la tragedia enseñando español en Estados Unidos. Tuvo que coger un avión para venir a verlo. Uno de los que a él le hubiese gustado pilotar.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ

2. JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ

Un hombre hogareño al que le encantaba nadar BANQUERO / 45 AÑOS / MADRID Apenas tres meses antes, José trasladó su oficina habitual en Torrejón de Ardoz a otra sucursal de Bankinter en la calle Goya. Era el subdirector. Una persona normal y corriente que cada día cogía el tren en El Pozo... Ver mas
Un hombre hogareño al que le encantaba nadar
BANQUERO / 45 AÑOS / MADRID


Apenas tres meses antes, José trasladó su oficina habitual en Torrejón de Ardoz a otra sucursal de Bankinter en la calle Goya. Era el subdirector. Una persona normal y corriente que cada día cogía el tren
en El Pozo. Para Marcos y Laura, sus dos hijos de 13 y 16 años, esta tragedia no tiene explicación. Conchi, su mujer, todavía no encuentra palabras para definir el sufrimiento que está padeciendo. Sus allegados
le recuerdan como un hombre muy hogareño. Le encantaban todos los deportes, pero para él la natación era el deporte rey. Solía ir al polideportivo dos o tres veces a la semana y en verano siempre bajaba a la piscina de la urbanización para hacerse unos largos.

Una de sus aficiones favoritas era disfrutar una tarde tranquila comiendo unas tortillas de patata y jugando a las cartas. Excelente persona y entrañable compañero, según sus amigos, en los meses anteriores al atentado se había declarado, en tono de broma, «un hombre sin suerte». Le habían robado el coche en tres ocasiones, aunque finalmente lo había recuperado.

Ha recibido 0 puntos

CARLOS MARINO FERNÁNDEZ

3. CARLOS MARINO FERNÁNDEZ

Sólo llevaba 24 días en España ALBAÑIL / 39 AÑOS / PERÚ Carlos apenas había deshecho sus maletas como nuevo ciudadano de Madrid. Sólo llevaba 24 días en la ciudad. Compartía aún vivienda con su hermano mayor en Entrevías cuando la bomba de Atocha le quitó la vida. Se dirigía a trabajar a una... Ver mas
Sólo llevaba 24 días en España
ALBAÑIL / 39 AÑOS / PERÚ


Carlos apenas había deshecho sus maletas como nuevo ciudadano de Madrid. Sólo llevaba 24 días en la ciudad. Compartía aún vivienda con su hermano mayor en Entrevías cuando la bomba de Atocha le quitó la vida. Se dirigía a trabajar a una obra en Ramón y Cajal. Se hacía poco a poco con el laberinto del metro y el transporte público, y sus miedos a lo desconocido iban menguando.

Como tantos otros compatriotas, no tardó en encontrar un trabajo precario para salir adelante en su aventura española. Una vida que había comenzado solo, con su mujer y su pequeño de cinco años aguardando pesos y buenas nuevas en Lima. Él quería instalarse con garantías en Madrid antes de tirar de los suyos.

Con discreción y sin prisas, Carlos iba construyendo su rutina en la capital. Ya había sacado tiempo para disfrutar de sus dos mayores aficiones, la salsa y el fútbol. En la pista de baile se movía mejor que bajo los palos. Era portero y lucía guantes en la liga de peruanos de Palomeras.

Ha recibido 0 puntos

FRANCISCO JAVIER RODRÍGUEZ

4. FRANCISCO JAVIER RODRÍGUEZ

Afiliado de UGT que murió por acompañar a su hijo OFICINISTA/ 52 AÑOS / ALCALÁ Trabajaba en la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en la calle Alcalá, y su medio de transporte más rápido era el autobús. Sin embargo, cada mañana renunciaba a unos minutos de sueño para acompañar... Ver mas
Afiliado de UGT que murió por acompañar a su hijo
OFICINISTA/ 52 AÑOS / ALCALÁ


Trabajaba en la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), en la calle Alcalá, y su medio de transporte más rápido era el autobús. Sin embargo, cada mañana renunciaba a unos minutos de sueño para acompañar a su hijo Jorge, que viajaba en tren hasta el centro de los Salesianos en que estudiaba. Después se desplazaba en metro hasta su puesto de trabajo. La mañana del 11 de marzo de 2004,los dos iban montados en el tren que explotó en Santa Eugenia. Ambos fallecieron.

Delegado de UGT en el Comité de Empresa de CECA desde finales de los 90, Francisco Javier estaba casado con Maribel Casanova, secretaria de Formación del sindicato en Alcalá de Henares. Tenían cuatro hijos, contando a Jorge.

Le gustaban el mar, la montaña y el turismo rural. Sus compañeros le recordarán como alguien que se echaba las botas a la espalda a la mínima oportunidad quer tenía. Sus cenizas descansan en el Alto Tajo, uno de sus parajes predilectos.

Ha recibido 0 puntos

JORGE RODRÍGUEZ

5. JORGE RODRÍGUEZ

Merengue hasta la médula y fan de Zinedine Zidane ESTUDIANTE / 22 AÑOS / ALCALÁ Heredó de su padre la afición por los viajes. Desde que era pequeño, ambos compartieron la afición por la aventura y recorrieron lugares tan exóticos como los desiertos marroquíes. De hecho, Jorge acostumbraba a... Ver mas
Merengue hasta la médula y fan de Zinedine Zidane
ESTUDIANTE / 22 AÑOS / ALCALÁ


Heredó de su padre la afición por los viajes. Desde que era pequeño, ambos compartieron la afición por la aventura y recorrieron lugares tan exóticos como los desiertos marroquíes. De hecho, Jorge acostumbraba
a tomar prestado el material que su padre había acumulado en tantos años de piragüismo, escalada y senderismo. El 11 de marzo de 2004, Jorge y Francisco Javier iniciaron su viaje más corto. Media hora después de que echara a andar su tren en Alcalá de Henares, una bomba unió sus muertes.

A diferencia de su padre, el cadáver de Jorge no fue incinerado. Le acompaña bajo tierra una camiseta de su ídolo, el jugador francés del Real Madrid Zinedine Zidane.

Y es que este alcalaíno era un apasionado del fútbol y un madridista empedernido. Su carrera profesional estaba orientada hacia las tareas de mantenimiento. De hecho, había obtenido diversas titulaciones relacionadas con labores como la soldadura. Estudiaba un máster similar en un centro de los Salesianos al que se dirigía el día de su muerte.

Ha recibido 0 puntos

HÉCTOR FIGUEROA

6. HÉCTOR FIGUEROA

Creyente, humano y hogareño ALBAÑIL / 34 AÑOS / CHILE Todos los días subía a un autobús que le llevaba hasta la estación de tren de El Pozo del Tío Raimundo, desde el poblado de Villalobos. En la mañana del 11-M, el reloj le jugó una mala pasada y Héctor perdió el autobús. En El Pozo lo... Ver mas
Creyente, humano y hogareño
ALBAÑIL / 34 AÑOS / CHILE


Todos los días subía a un autobús que le llevaba hasta la estación de tren de El Pozo del Tío Raimundo, desde el poblado de Villalobos. En la mañana del 11-M, el reloj le jugó una mala pasada y Héctor perdió el autobús. En El Pozo lo esperaba su suegro, Carlos, que, ante la tardanza, decidió subir al tren. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Carlos cuando escuchó una gran explosión. Su primer pensamiento fue que Héctor había muerto.

Héctor Manuel Figueroa Bravo es el único chileno que pereció en la matanza de Madrid. Casado con Angélica María, de 28 años, y padre de un hijo de siete, Ignacio Isaac, este inmigrante llevaba un año viviendo en España. Su único deseo era conseguir un hogar decente para los suyos en tierras españolas. Su llegada a Madrid no fue fácil, pero a pesar de ello encontró el apoyo de la familia en la ciudad que después se convertiría en su sepultura. Los amigos y familiares de Héctor cuentan que era una persona humanitaria y hogareña, además de ser amigo de sus amigos. El motor de su vida era la fe que tenía en Dios.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ LUIS TENESACA

7. JOSÉ LUIS TENESACA

Soñaba con llegar a ser director de cine ESTUDIANTE / 17 AÑOS / ECUADOR Su ídolo era Arnold Schwarzenegger y su sueño era ser director de cine y salir en la televisión. El mundo del celuloide era la pasión de su vida, hasta tal punto que se hubiese conformado con vender entradas en la... Ver mas
Soñaba con llegar a ser director de cine
ESTUDIANTE / 17 AÑOS / ECUADOR


Su ídolo era Arnold Schwarzenegger y su sueño era ser director de cine y salir en la televisión. El mundo del celuloide era la pasión de su vida, hasta tal punto que se hubiese conformado con vender entradas en la taquilla de un cine, cuentan sus amigos. José Luis Tenesaca Betantcourt es el ecuatoriano más joven que quedó sepultado bajo el armazón de hierro de uno de los trenes de la muerte.

Tímido, introvertido, triste y vergonzoso son algunos de los calificativos que sus profesoras emplean para definir a José Luis. Un chico
bajito, al que le daba vergüenza todo y que siempre se guarecía en sus compañeros de clase. Era la pareja perfecta para cualquier chica que buscase novio, según sus propios amigos. Un excelente estudiante, como justifica un cuadernillo repleto de buenas notas. Un amante de los libros y un chaval sin vicios -no fumaba ni bebía-. Prefería quedarse en casa disfrutando de la lectura y apenas salía de fiesta. Llevaba cuatro años viviendo en Torrejón de Ardoz (Madrid). El 11 de marzo volvió a subir al tren que siempre le llevaba al colegio.

Ha recibido 0 puntos

LAURA LAFORGA

8. LAURA LAFORGA

Maestra de español de niños rumanos y chinos PROFESORA / 28 AÑOS / VALLADOLID Los niños rumanos y chinos de un colegio del barrio madrileño de Carabanchel se quedaron huérfanos de profesora de español. Laura Laforga Bajón subió a un tren, en la estación de San Fernando de Henares (Madrid... Ver mas
Maestra de español de niños rumanos y chinos
PROFESORA / 28 AÑOS / VALLADOLID


Los niños rumanos y chinos de un colegio del barrio madrileño de Carabanchel se quedaron huérfanos de profesora de español. Laura Laforga Bajón subió a un tren, en la estación de San Fernando de Henares (Madrid), con rumbo a la capital. El viaje se vio truncado por una explosión que acabó con su vida.

Laura dejó de ser la mujer alegre, dinámica y comprometida -como la describe su novio, Ángel, y su hermana pequeña- para convertirse en una de las víctimas del atentado perpetrado en Madrid. Desde pequeña, su ilusión era ser maestra, diplomatura que estudió después de cursar los estudios obligatorios en el Colegio Amor de Dios, de Valladolid. La inquietud de esta vallisoletana era dar clases a niños, así que decidió buscar trabajo en Madrid. Sus amigos cuentan que en Carabanchel había encontrado la ilusión de su vida. Laura comenzó a trabajar en la gran ciudad, aunque vivía en San Fernando de Henares, donde compartía un piso con otras compañeras. Era prima del ex portavoz del Gobierno, Miguel Angel Rodríguez.

Ha recibido 0 puntos

NICOLETA DIAC

9. NICOLETA DIAC

Entrañable amiga y futbolista nata LIMPIADORA / 25 AÑOS / RUMANÍA Una trágica casualidad hizo que Nicoleta cogiera el tren hacia Atocha a las 7.20 horas de la mañana del 11 de marzo de 2004. De hecho, nunca lo cogía hasta las 10 de la mañana para llegar a Madrid y poder desempeñar los... Ver mas
Entrañable amiga y futbolista nata
LIMPIADORA / 25 AÑOS / RUMANÍA


Una trágica casualidad hizo que Nicoleta cogiera el tren hacia Atocha a las 7.20 horas de la mañana del 11 de marzo de 2004. De hecho, nunca lo cogía hasta las 10 de la mañana para llegar a Madrid y poder desempeñar los trabajos de limpieza en un domicilio particular. Entrañable amiga y compañera, esta joven de 25 años había llegado a España desde Roman (al norte de Rumanía) en el año 2000. Huía entonces de la durísima realidad que le ofrecía su país. Compartía piso en Coslada con unas amigas y se consideraba una jugadora de fútbol nata. Le encantaba pegar patadas al balón junto a los chicos y desde pequeña siempre jugó memorables partidos.

Pese a estar rodeada de chicos, no tenía novio. Pero no le daba tiempo a sentirse sola. Su hermano, de 34 años, vivía en Alcobendas con otros compatriotas rumanos y solían juntarse de vez en cuando para charlar. Tenía una excelente relación con la mujer para la que trabajaba, que en las fechas de los atentados se encontraba en los últimos meses de embarazo. Nicoleta ya estaba celebrando la venida al mundo de la criatura.

Ha recibido 0 puntos

MIRYAM PEDRAZA

10. MIRYAM PEDRAZA

Una joven ilusionada con una casa rodeada de árboles GESTORA / 25 AÑOS / MADRID Miryam vivía ilusionada con la idea de cambiarse de casa junto a su marido, Óscar Hernández, con quien se casó casi cuatro años antes. Trabajaba en una gestoría a la que llegó mientras estudiaba Delineación... Ver mas
Una joven ilusionada con una casa rodeada de árboles
GESTORA / 25 AÑOS / MADRID


Miryam vivía ilusionada con la idea de cambiarse de casa junto a su marido, Óscar Hernández, con quien se casó casi cuatro años antes. Trabajaba en una gestoría a la que llegó mientras estudiaba Delineación. Antes había sido alumna del colegio Santo Ángel, en su barrio, Entrevías, y de un instituto de Vallecas. De ascendencia andaluza, volvía siempre que podía al pueblo de su familia, Montilla (Córdoba).

Cada mañana cogía un tren de Cercanías en la estación de la Asamblea de Madrid. También lo hizo el jueves 11 de marzo de 2004, a la misma hora de siempre, para trasladarse hasta la estación de Nuevos Ministerios y acudir a su trabajo. No iba sola. Una amiga la acompañaba todos los días. También el 11-M. Ella tuvo más suerte: ingresó en un hospital para recuperarrse de las heridas que le provocaron las mismas bombas que acabaron con la vida de su amiga.

Miryam soñaba con tener una casa en el campo, rodeada de césped y de árboles, en la que pudiera criar a los hijos que ya nunca tendrá.

Ha recibido 0 puntos

GLORIA INÉS BEDOYA

11. GLORIA INÉS BEDOYA

Se sentía «libre» en Madrid y no quería volver a Colombia COCINERA / 41 AÑOS / COLOMBIA La hija de una amiga la acompañaba todos los días durante el mismo trayecto. Torrejón, San Fernando, Coslada, Vicálvaro... Mientras, charlaban del piso que a ambas le gustaría comprar y no podían, de la... Ver mas
Se sentía «libre» en Madrid y no quería volver a Colombia
COCINERA / 41 AÑOS / COLOMBIA


La hija de una amiga la acompañaba todos los días durante el mismo trayecto. Torrejón, San Fernando, Coslada, Vicálvaro... Mientras, charlaban del piso que a ambas le gustaría comprar y no podían, de la falda tan bonita que vieron en aquel escaparate o de lo bien que se lo pasaron en la fiesta de sus cumpleaños. De las dos juntas, porque así lo celebraron. Pero el 11 de marzo de 2004, Gloria Inés llegó sola a la estación de El Pozo. Su amiga había cambiado de trabajo, y ese día tocaba turno de tarde. Eso la libró de ser otra víctima.

Gloria Inés se dirigía a su trabajo de cocinera en el barrio de Vallecas. Le gustaba. Pero sobre todo le encantaba vivir en Madrid, donde se sentía «libre». De hecho, nunca escuchaba a su marido, también colombiano, cuando le decía que regresaran a su país con sus dos niños, de apenas 16 y 18 años. Ella llevaba dos años disfrutando de España, y así quería continuar. Tomando un café con sus amigas, bailando los sábados en la discoteca, admirando los trapitos que escondían las vitrinas de su pueblo, Torrejón de Ardoz...

Ha recibido 0 puntos

VICENTE MARÍN CHIVA

12. VICENTE MARÍN CHIVA

Hincha del Atlético y apasionado de Sabina CONSULTOR / 37 AÑOS / MADRID Vicente tomó en la Asamblea de Madrid su tren de siempre, el que le llevaba cada mañana a la Torre de Valencia a trabajar en una consultoría. Su implacable puntualidad le impidió evitar la desgracia. Cada mañana, a las 7... Ver mas
Hincha del Atlético y apasionado de Sabina
CONSULTOR / 37 AÑOS / MADRID


Vicente tomó en la Asamblea de Madrid su tren de siempre, el que le llevaba cada mañana a la Torre de Valencia a trabajar en una consultoría. Su implacable puntualidad le impidió evitar la desgracia. Cada mañana, a las 7:30 horas, se montaba en el mismo vagón de Cercanías con destino a la estación de Atocha, lugar donde falleció. Atrás había dejado a su mujer, Milagros, con quien se casó dos años antes tras más de 15 años de noviazgo. Ella era la primera pasión de las cuatro que marcaban su vida.

Su familia, el Atlético y Joaquín Sabina completaban el círculo de una vida
tranquila, desplegada en la cotidianidad de un trabajador modesto. El escudo rojiblanco y su trovador oficial, Sabina, los llevaba en la sangre desde la juventud. Su abono del Atlético era lo único que le agriaba el carácter, cuando el gol se resistía.

Si no, su carisma desbordaba la habitación donde estuviese. Amigos y familiares buscaban su sentido del humor en las reuniones. Irradiaba buenas sensaciones y compromiso. Tanto, que ya tenía tres ahijados y un apodo, 'El Padrino', ganado a pulso.

Ha recibido 0 puntos

RODOLFO BENITO

13. RODOLFO BENITO

Un joven inconformista, luchador y comprometido INGENIERO / 27 AÑOS / ALCALÁ Desde que comenzó sus estudios de Ingeniería Superior Industrial, 'Rodo', como lo llamaban sus familiares y amigos, cogía a diario el cercanías hasta Atocha. Pero el 11-M, Santa Eugenia se convirtió en la última... Ver mas
Un joven inconformista, luchador y comprometido
INGENIERO / 27 AÑOS / ALCALÁ


Desde que comenzó sus estudios de Ingeniería Superior Industrial, 'Rodo', como lo llamaban sus familiares y amigos, cogía a diario el cercanías hasta Atocha. Pero el 11-M, Santa Eugenia se convirtió en la última estación de su último trayecto.

Rodo trabajaba en Madrid, en el diseño de centrales térmicas para la compañía Ghesa. El tiempo libre, este afiliado a Comisiones Obreras, sobrino del dirigente del sindicato Rodolfo Benito, y cinturón negro de judo, lo dedicaba a sus otras pasiones: recorrer en bicicleta las sendas de la comarca, compartir bromas e historietas con sus amigos y pasear con su novia. Después de 13 años de amistad y siete de relación, Ana y él se habían decidido a comprar una vivienda en Alcalá. Su familia y compañeros lo recordarán siempre como el joven luchador, inconformista y comprometido, incapaz de sentarse a descansar diez minutos frente a la tele. Deja escritas miles de historias. Sus últimos inventos y proyectos, y las oposiciones que preparaba a profesor de matemáticas, son las únicas líneas que quedan en blanco.

Ha recibido 0 puntos

REX FERRER REYNALDO

14. REX FERRER REYNALDO

Entregado a su familia y a su fe evangelista CAMARERO / 20 AÑOS / FILIPINAS Natural de la ciudad filipina de Santiago Isabela, Rex llevaba en España seis años. Vivía junto a su familia en Torrejón de Ardoz y se subía a un tren de Cercanías cada mañana para ir a trabajar como camarero de un... Ver mas
Entregado a su familia y a su fe evangelista
CAMARERO / 20 AÑOS / FILIPINAS


Natural de la ciudad filipina de Santiago Isabela, Rex llevaba en España seis años. Vivía junto a su familia en Torrejón de Ardoz y se subía a un tren de Cercanías cada mañana para ir a trabajar como camarero de un restaurante de la calle Lagasca. Algunos días lo cogía antes, poco después de las siete de la mañana, para rezar en un templo de la evangélica Iglesia de Cristo, cerca de la estación de Atocha. Lo hacía miércoles, sábados y domingos. Pero el jueves 11 de marzo de 2004 quiso también ir a orar al paseo de las Delicias, y entró en uno de los cuatro fatídicos trenes.

Aficionado al deporte rey en su país, el baloncesto, que practicaba siempre que podía, Rex era hincha del Real Madrid y lo seguía por televisión. Hogareño, familiar y muy alegre, aunque callado, cantaba en el coro de la iglesia. Le encantaba emplear su sueldo en llevar al cine o comprar pequeños regalos a su hermana Leizle, de 17 años. Con ella solía jugar al ordenador cuando no ayudaba en casa a todo lo que hiciera falta, y cuando las numerosas horas de trabajo se lo permitían.

Ha recibido 0 puntos

ANTONIO SABALETE

15. ANTONIO SABALETE

Licenciado en Económicas y amante de las palabras FUNCIONARIO / 37 AÑOS / MADRID Un niño madrileño de seis años no volverá a celebrar su cumpleaños junto a su padre. El único hijo de Antonio preguntó durante días por su papá. Hasta que le dijeron que se había tenido que ir al cielo porque la... Ver mas
Licenciado en Económicas y amante de las palabras
FUNCIONARIO / 37 AÑOS / MADRID


Un niño madrileño de seis años no volverá a celebrar su cumpleaños junto a su padre. El único hijo de Antonio preguntó durante días por su papá. Hasta que le dijeron que se había tenido que ir al cielo porque la raja que tenía se le había hecho muy grande. Sus familiares, con la voz y alma desgarradas de tanto dolor, sólo pudieron despedirse de su rostro, algo deformado. El resto del cuerpo era mera suposición.

A sus 37 años, Antonio encontró una macabra muerte en un tren que le llevaba a trabajar al Instituto Social de la Marina, donde dos meses antes acababa de tomar posesión de su nuevo cargo. Licenciado en Económicas, siempre será recordado por su amor a las palabras. Los que le conocían bien se quedaron con la imagen de un Antonio que desde chiquitín andaba todo el día liado con un lápiz y una libreta donde plasmar sus impresiones. Amante de las palabras, encontró un innombrable final en un tren que cada día le llevaba de Entrevías hasta Atocha.

Ha recibido 0 puntos

JOHN JAIRO RAMÍREZ

16. JOHN JAIRO RAMÍREZ

Soñaba con tener una floristería en Colombia OBRERO / 27 AÑOS / COLOMBIA Siempre fue un hombre alto y flaco, pero hace un año su metabolismo cambió y empezó a engordar sin ton ni son. Su hermana le echa la culpa a un viaje que John Jairo Ramírez hizo a Colombia: parece que John se abandonó a... Ver mas
Soñaba con tener una floristería en Colombia
OBRERO / 27 AÑOS / COLOMBIA


Siempre fue un hombre alto y flaco, pero hace un año su metabolismo cambió y empezó a engordar sin ton ni son. Su hermana le echa la culpa a un viaje que John Jairo Ramírez hizo a Colombia: parece que John se abandonó a los placeres culinarios de su país. En 1999, este colombiano tomó la difícil decisión de abandonar su país con destino a España. La soledad fue la compañera de viaje de John. Tanto que desde que se instaló en Madrid sólo pensaba en regresar a Colombia.

Residía en Torrejón de Ardoz (Madrid), desde donde se desplazaba cada mañana hasta el centro de la capital para trabajar. Alegre y bromista, John era una persona a la que no le gustaba quedarse quieta y que tenía una forma muy especial de tratar a los demás. El 29 de marzo de 2004, este luchador cumpliría 28 años. Dejó a una mujer y a un hijo en camino. Su deseo era regresar a Colombia en noviembre y fundar el negocio de su vida: una floristería. John volvió a la tierra que le vio nacer para descansar. Y su féretro, cubierto de flores de colores, como a él le gustaban.

Ha recibido 0 puntos

ENRIQUE GARCÍA GONZÁLEZ

17. ENRIQUE GARCÍA GONZÁLEZ

Un héroe que murió socorriendo a las víctimas ELECTRICISTA / 29 AÑOS / REPÚBLICA DOMINICANA La suya es la historia de un héroe. Enrique García se encontraba esperando el tren en un andén de la estación de Atocha cuando fue testigo de la primera explosión. Raudo, corrió a socorrer a las v... Ver mas
Un héroe que murió socorriendo a las víctimas
ELECTRICISTA / 29 AÑOS / REPÚBLICA DOMINICANA


La suya es la historia de un héroe. Enrique García se encontraba esperando el tren en un andén de la estación de Atocha cuando fue testigo de la primera explosión. Raudo, corrió a socorrer a las víctimas. Entonces, él también cayó muerto, víctima de otra explosión.

Este joven dominicano llevaba 13 años en España y, desde hacía seis, tenía casa propia. Se consideraba español y ésa era la nacionalidad que aparecía en su carné de identidad. Se ganaba la vida instalando sistemas de aire acondicionado, un día en Callao, otro en Parla, el siguiente en Algete... El fatídico 11-M tocó Pinto, y hacia allí se dirigía desde Móstoles, el pueblo madrileño en el que residía con Jessica, su mujer, y sus tres pequeños, de siete, dos y un año. Con ellos pasaba casi todos sus ratos de ocio. También era un apasionado del fútbol y disfrutaba con la compañía de sus amigos. Era, además, un amante de la música, en sus variantes de bachata, salsa o merengue; sobre todo de las canciones de su compatriota, Eddy Herrera. Soñaba con volver un día a Santo Domingo.

Ha recibido 0 puntos

MARTHA S. PLASENCIA

18. MARTHA S. PLASENCIA

Una chica alegre a la que le gustaba bailar bachata ASISTENTA / 29 AÑOS / REPÚBLICA DOMINICANA Llegó a Madrid para encontrar un futuro mejor. Lo buscaba desde el pisito alquilado de su hermana, con la que vivía junto a su cuñado y sus sobrinos, en el humilde barrio de Villaverde. Martha... Ver mas
Una chica alegre a la que le gustaba bailar bachata
ASISTENTA / 29 AÑOS / REPÚBLICA DOMINICANA


Llegó a Madrid para encontrar un futuro mejor. Lo buscaba desde el pisito alquilado de su hermana, con la que vivía junto a su cuñado y sus sobrinos, en el humilde barrio de Villaverde. Martha Scarlett Plasencia también estaba casada, pero lo de los críos prefería dejarlo para dentro de un tiempo. Fueron esos niños los que salvaron a su hermana. Las dos eran empleadas de servicio doméstico en la misma casa, la de un matrimonio español y sus hijos, pero Martha salía siempre algo más tarde. Su hermana, en cambio, antes de coger el tren que la debía llevar a Atocha, dejaba a sus retoños en el cole. Ese día y cualquier otro.

Martha era una chica alegre, muy divertida. Los niños a los que cuidaba la adoraban. También el matrimonio que la empleaba, que recorrió todos los hospitales para encontrarla el fatídico día de los atentados. No hacía nada especial los fines de semana, cuando libraba. Quizá bailar bachata o dar un paseo o tomarse una caña con su esposo, también de Jarabacoa (República Dominicana).

Ha recibido 0 puntos

NEIL FERNANDO TORRES

19. NEIL FERNANDO TORRES

Viajaba en el tren junto a su esposa, que resultó herida ALBAÑIL / 38 AÑOS / ECUADOR El metro era su medio de transporte para ir a trabajar cada mañana. El destino quiso que se quedase dormido y tuviese que subir a uno de los trenes de la muerte. Su mujer, Lourdes, le acompañaba en el... Ver mas
Viajaba en el tren junto a su esposa, que resultó herida
ALBAÑIL / 38 AÑOS / ECUADOR


El metro era su medio de transporte para ir a trabajar cada mañana. El destino quiso que se quedase dormido y tuviese que subir a uno de los trenes de la muerte. Su mujer, Lourdes, le acompañaba en el trayecto, pero fue Neil Fernando quien falleció como consecuencia de la explosión –ella resultó herida–.

Neil Fernando Torres Mendoza nació en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil. Siendo un niño conoció a Lourdes, la mujer que iba a ser su esposa y la madre de su única hija, Neidi, que tenía un año y medio cuando su padre murió. En 1996 decidió cruzar el charco en busca de una vida mejor, para aterrizar en la Villa de Vallecas (Madrid). En Ecuador dejó a cinco hermanas, a un hermano y a su madre –su padre falleció–. Su único sueño era regresar algún día a su tierra. Su hermana lo describe como un hombre alegre y rodeado siempre de amigos. La noche antes de la tragedia del 11-M, Neil Fernando, un forofo del Real Madrid, celebró la victoria de equipo blanco frente al Bayern Múnich comiendo y riendo entre familiares y amigos.

Ha recibido 0 puntos

DIMA GABRIELA GEORGETA

20. DIMA GABRIELA GEORGETA

Trabajaba para enviar dinero a su hijo de 10 años LIMPIADORA / 35 AÑOS / RUMANÍA Vivía en Coslada, pero conocía muy bien muchas de las poblaciones del sur de Madrid, a las que iba a trabajar como limpiadora de hogar. Natural de Tirnaveni (Rumanía), Dima Gabriela Georgeta había llegado a Espa... Ver mas
Trabajaba para enviar dinero a su hijo de 10 años
LIMPIADORA / 35 AÑOS / RUMANÍA


Vivía en Coslada, pero conocía muy bien muchas de las poblaciones del sur de Madrid, a las que iba a trabajar como limpiadora de hogar. Natural de Tirnaveni (Rumanía), Dima Gabriela Georgeta había llegado a España dos años antes. Desde que abandonó su país no había podido visitar a su hijo de 10 años. Dima enviaba a su pequeño la mayor parte de su sueldo para ayudarle a salir adelante.

Estaba divorciada. Se sentía feliz en España, contenta con la decisión que había tomado de salir de su tierra de origen pese a alejarse de su familia. Sólo quería que ella y los suyos pudieran prosperar en la vida. Por eso, todos los días cogía el tren en Coslada a la misma hora para trabajar duro. Sus amigos la recuerdan como una persona alegre, alguien que siempre hacía que los demás se sintieran bien. Su única familia en España eran sus amigos y su novio, Sorim, con quien tenía planeado casarse en un año. No podía volver a Rumanía a ver a su hijo porque no tenía papeles. Ya nunca volverá a abrazarle.

Ha recibido 0 puntos

CZABA ZSIGOVSZKI

21. CZABA ZSIGOVSZKI

Quería reunir dinero para casarse y vivir en Rumanía ALBAÑIL / 26 AÑOS / RUMANÍA La mañana del 11 de marzo, Czaba viajó en metro desde Moratalaz hasta Vicálvaro para coger un tren. Debía incorporarse a una cuadrilla de albañiles en Santa Eugenia, desde donde saldría con sus compañeros hacia... Ver mas
Quería reunir dinero para casarse y vivir en Rumanía
ALBAÑIL / 26 AÑOS / RUMANÍA


La mañana del 11 de marzo, Czaba viajó en metro desde Moratalaz hasta Vicálvaro para coger un tren. Debía incorporarse a una cuadrilla de albañiles en Santa Eugenia, desde donde saldría con sus compañeros hacia la obra en la que se ganaría ese día el jornal. Sin embargo, ese mismo tren estalló al llegar a la parada siguiente. La estación en la que estaba previsto el final de su trayecto se convirtió en el lugar de su muerte.

Este joven rumano llevaba cuatro años viviendo con su novia, aunque sólo llevaba cinco meses en Madrid. Había realizado estudios de Química en su país, pero no le importó renunciar a su graduación académica cuando emigró a España con la esperanza de cumplir su sueño: Czaba y su pareja querían reunir el dinero necesario para poder comprarse una casa en Rumanía y regresar allí con sus familias. El sueño se convirtió en pesadilla cuando estaba a punto de hacerse realidad. Los terroristas hicieron añicos sus planes. Un joven trabajador que no fumaba ni bebía, además de una excelente persona, recordado por su familia como la alegría de la casa. Entre sus aficiones favoritas estaban el cine y el deporte.

Ha recibido 0 puntos

BERTA GUTIÉRREZ GARCÍA

22. BERTA GUTIÉRREZ GARCÍA

Una madre que disfrutaba con las cosas pequeñas FUNCIONARIA / 39 AÑOS/ ÁVILA Todos los días cogía el mismo tren en El Pozo para ir a su trabajo en la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid. Hace poco tiempo había conseguido un puesto de administrativa. La misma línea era utilizada... Ver mas
Una madre que disfrutaba con las cosas pequeñas
FUNCIONARIA / 39 AÑOS/ ÁVILA


Todos los días cogía el mismo tren en El Pozo para ir a su trabajo en la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid. Hace poco tiempo había conseguido un puesto de administrativa. La misma línea era utilizada en ocasiones por su marido, Jesús, y por su hermana María José, que se libraron del atentado.

Berta estaba casada y tenía una hija de seis años llamada Sara. La niña conoció la noticia el sábado 13 de marzo. Fueron su padre y la hermana de la fallecida, María José, quienes le comunicaron lo sucedido. Desde ese día, Sara siguió realizando una aparente vida normal y planteando preguntas "de lo más extraño", según su tía. Como si no hubiera asumido lo sucedido. Los miembros de su familia la definen como una persona buena, generosa y familiar. Su hermana destaca su sensatez y su sentido del humor. Disfrutaba con el día a día y las pequeñas cosas. Le gustaba el mar e ir a su pueblo abulense de Villanueva de Gómez, donde sus padres tienen una casa, durante las fiestas de verano y vacaciones. Quería arreglar la casa que ella y su marido habían comprado 10 años antes en Vallecas y pretendía sacarse el carné de conducir con su hermana, a la que se sentía muy unida. Con ella también iba a clases de aeróbic dos o tres veces por semana. Sus familiares no la encontraron hasta las 14.00 horas del viernes 12 de marzo, tras una búsqueda desesperada. Su familia siente rabia e impotencia por una víctima inocente.

Ha recibido 0 puntos

SEGUNDO VÍCTOR MOPOCITA

23. SEGUNDO VÍCTOR MOPOCITA

Un trabajador alegre cargado de amigos ALBAÑIL / 37 AÑOS / ECUADOR Tenía los papeles en regla, por eso se consideraba un privilegiado. Además, 15 días antes del atentado había estrenado casa en la localidad madrileña de Vicálvaro, a donde se había mudado para mejorar (antes vivía en Oporto... Ver mas
Un trabajador alegre cargado de amigos
ALBAÑIL / 37 AÑOS / ECUADOR


Tenía los papeles en regla, por eso se consideraba un privilegiado. Además, 15 días antes del atentado había estrenado casa en la localidad madrileña de Vicálvaro, a donde se había mudado para mejorar (antes vivía en Oporto). Allí se subía al tren todos los días para ir a trabajar puntualmente. Nunca, hasta su traslado, había sido un pasajero habitual del servicio de cercanías, sólo del metro. Su ocupación diaria desde las 08.00 mañana hasta bien entrada la tarde consistía en poner tela asfáltica en los tejados, y en eso estuvo trabajando durante cinco años, los mismos que llevaba en España.

En Ambato, una ciudad ecuatoriana situada a 150 kilómetros de la capital, Quito, dejó mujer y tres hijos de entre cuatro y 15 años. Al pequeño no lo llegó a conocer porque fue fruto de su última visita. Por ese motivo sus amigos, también ecuatorianos, eran tan importantes para él aquí en España: hacían las veces de su propia familia y con ellos pasaba la mayor parte del tiempo.

Ese es un sentimiento que el grupo también comparte. Entre otras cosas, porque a Víctor le consideraban un tipo intachable, buena persona, excelente amigo, alegre y muy educado, al que le gustaba dar paseos tranquilos y escuchar música nacional de su país. Era su particular forma de sacudirse la nostalgia, de no olvidar a los suyos mientras reconstruía la vida al otro lado del charco.

Ha recibido 0 puntos

PETRICA GENEVA

24. PETRICA GENEVA

Acababa de llegar a Madrid para ver a su novia ALBAÑIL / 34 AÑOS / RUMANÍA Pedro -todos le habían traducido el nombre cuando vino a España, en 2003- acababa de llegar el miércoles 10 de marzo de Burgos con muchas ganas de ver a sus amigos, a su novia Virginia y a su hermano Valerica. Durante... Ver mas
Acababa de llegar a Madrid para ver a su novia
ALBAÑIL / 34 AÑOS / RUMANÍA


Pedro -todos le habían traducido el nombre cuando vino a España, en 2003- acababa de llegar el miércoles 10 de marzo de Burgos con muchas ganas de ver a sus amigos, a su novia Virginia y a su hermano Valerica. Durante el reencuentro, aquella noche, estuvo viendo el fútbol y bebiendo unos whiskys.

A la mañana siguiente, en compañía de su primo Ionut Popa tomó en Coslada el tren que estalló en Santa Eugenia. Como era habitual, entre las 08.00 y las 08.30 les esperaba Álvaro, su jefe en la construcción, que utilizaba una furgoneta de su propiedad en la que ellos solían moverse. El motivo: el vehículo de Álvaro estaba averiado desde hacía dos semanas.
Sus compañeros le describen como un hombre fuerte y buen trabajador que valía para todo. Un obrero de la construcción de corazón tan grande como su carácter. Álvaro apreciaba en él su compañerismo, para lo bueno y lo malo, su lealtad en las fatigas y su alegría en las juergas. Sin problemas para el idioma, desempeñaba cualquier tipo de trabajo: pintor, peón, electricista... Había dormido a la intemperie cuando montaban una feria. Y en todo este tiempo nunca falló a su jefe cuando las cosas le vinieron mal dadas. Cuando podía, iba y venía a su pueblo natal, a 120 kilómetros de Bucarest, Rumanía. Tras el 11-m, volvió a volar hacia allí para reencontrarse con sus padres y todos sus amigos.

Ha recibido 0 puntos

IONUT POPA

25. IONUT POPA

Un joven serio y listo a punto de casarse ALBAÑIL / 23 AÑOS / RUMANÍA A los 22 años abandonó un pequeño pueblo a 120 kilómetros de Bucarest para labrarse un futuro lejos de padres y amigos. Vivía en Coslada con su novia, Katja, también rumana. Pero se rompieron sus planes: volver a su tierra... Ver mas
Un joven serio y listo a punto de casarse
ALBAÑIL / 23 AÑOS / RUMANÍA


A los 22 años abandonó un pequeño pueblo a 120 kilómetros de Bucarest para labrarse un futuro lejos de padres y amigos. Vivía en Coslada con su novia, Katja, también rumana. Pero se rompieron sus planes: volver a su tierra natal para casarse en mayo de 2004.

Para no dar lugar a malentendidos, todos le llamaban Juan. Ese día iba a encontrarse con Álvaro, su jefe, en realidad más amigo que jefe. Se dejaba la piel en diversas tareas de la construcción. Hasta el día en que en su camino hacia el trabajo se interpuso el tren de la muerte de Santa Eugenia, en el que perdió la vida junto a su primo, Geneva Petrica. Ambos solían desplazarse en la furgoneta de Álvaro y éste en su coche, que fatídicamente estaba estropeado. Por esta razón, los primos iban en el tren de cercanías desde hacía dos semanas. Álvaro, que le conocía bien, le describe un joven serio con mucha cabeza y trabajador.

Después de cuatro días de nervios destrozados y búsqueda infructuosa y desesperada, en la madrugada del domingo 14 al lunes 15 de marzo, Katja supo que no se podría casar. Que Ionut era una de las 191 víctimas de la masacre terrorista del 11-M. Ionut y Petrica, Juan y Pedro, llegaron juntos a España. Aquí compartían amigos, su profesión y un modo de vida. También fallecieron juntos.

Ha recibido 0 puntos

ÁNGEL PARDILLOS CHECA

26. ÁNGEL PARDILLOS CHECA

Un abuelo ejemplar a punto de jubilarse FUNCIONARIO / 61 AÑOS / MADRID Cada tarde de lunes y miércoles, después de su jornada laboral, recogía del colegio Ciudad de Valencia, en Santa Eugenia, a sus nietos Dakota (de 10 años), Ángel (de seis) y Fernando (de siete), y los llevaba al fútbol y... Ver mas
Un abuelo ejemplar a punto de jubilarse
FUNCIONARIO / 61 AÑOS / MADRID


Cada tarde de lunes y miércoles, después de su jornada laboral, recogía del colegio Ciudad de Valencia, en Santa Eugenia, a sus nietos Dakota (de 10 años), Ángel (de seis) y Fernando (de siete), y los llevaba al fútbol y a clases de informática. Nunca fallaba porque, para Ángel, no había nada más importante que la familia. Ni siquiera el trabajo, a pesar de ser un empleado modelo.

Le quedaban cinco meses para jubilarse en el Banco de España, donde trabajaba como encargado de abastecimiento en el economato de la entidad desde hacía 33 años. Le costó trabajo tomar la decisión, pero tras la boda de una de sus hijas en 2003, se lo confirmó a toda la familia. Agosto de 2004 era la fecha. Y como era un hombre con empuje, con ganas de vivir la vida, ya había hecho planes para Semana Santa. Se iba a ir con su mujer y alguno de sus nietos a Almería. Allí tenía pensado disfrutar, como siempre que podía, de unos días de descanso, de la buena comida y el buen vino. Para casa dejaba las partidas de cartas con sus hermanos, la caza y las reuniones familiares. Ángel era un padre ejemplar, un gran trabajador y, sencillamente, una buena persona. Cuando murió llevaba en la muñeca el reloj que le regaló la empresa para conmemorar su antigüedad. Es lo único que ha quedado de él. Y, milagrosamente, aún funciona.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ Mª GARCÍA SÁNCHEZ

27. JOSÉ Mª GARCÍA SÁNCHEZ

Orgulloso de su hijo, promesa del judo madrileño TÉCNICO / 48 AÑOS / FUENLABRADA La tragedia atrapó a José despistado, leyendo la información de su Atlético del alma en un andén de la estación de Atocha. Allí aguardaba el tren que le llevaría a Nuevos Ministerios. Estaba a punto de comenzar... Ver mas
Orgulloso de su hijo, promesa del judo madrileño
TÉCNICO / 48 AÑOS / FUENLABRADA


La tragedia atrapó a José despistado, leyendo la información de su Atlético del alma en un andén de la estación de Atocha. Allí aguardaba el tren que le llevaría a Nuevos Ministerios. Estaba a punto de comenzar otra jornada más de idas y venidas reparando ascensores para la empresa Otis. La misma rutina de los últimos 20 años. Otra historia de un hombre de bien, con la simple y honorable pretensión de cumplir con rigor en el trabajo, y gozar de su familia al llegar a casa por la noche. Con la ilusión de que llegase pronto el viernes y el tiempo libre.

Aquella mañana cumplía con el ritual de tantos otros trabajadores que viven en el extrarradio. Madrugón, agobios en el cercanías y ocho horas de esfuerzo por delante. Optaba por la Renfe desde Fuenlabrada para evitar el atasco clásico de esas horas.

El fin de semana cambiaba de obligaciones. Su mujer y sus hijos, su pasión, le llenaban por completo. Sobre todo la labor de chófer y fan número uno de su hijo mayor, Daniel, una promesa del judo madrileño. Cada sábado por la mañana, acompañado por su niño pequeño, Luis, disfrutaba en las competiciones de Dani por toda la Comunidad. La última victoria en el Campeonato de Madrid le había llenado de orgullo. En la casa de su hermana, en la sierra, buscaba refugio del estrés, buena comida, conversación y cariñosa rivalidad con su cuñado madridista.

Ha recibido 0 puntos

JUAN A. SÁNCHEZ QUISPE

28. JUAN A. SÁNCHEZ QUISPE

Árbitro nacional de fútbol en Perú e hincha del Barça LIMPIADOR / 46 AÑOS / PERÚ El Día de la Independencia de Estados Unidos, el 4 de julio, cumpliría 47 años. Llevaba 11 viviendo en España, junto a Pola, su mujer, y sus dos críos pequeños. Su vida la había organizado en torno al Pueblo de... Ver mas
Árbitro nacional de fútbol en Perú e hincha del Barça
LIMPIADOR / 46 AÑOS / PERÚ


El Día de la Independencia de Estados Unidos, el 4 de julio, cumpliría 47 años. Llevaba 11 viviendo en España, junto a Pola, su mujer, y sus dos críos pequeños. Su vida la había organizado en torno al Pueblo de Vallecas, donde se compró una casa pocos años antes. Desde allí salía cada mañana hacia Atocha, donde topó con la desgracia. Su destino era la empresa de limpieza en la que trabajaba.

Juan Antonio se sentía muy orgulloso de tener casa propia, después de las estrecheces que había tenido que pasar para conseguirla. Fueron muchos años ahorrando... También de ser árbitro nacional de la Primera División de fútbol de su tierra natal, Perú. Esta pasión la seguía practicando cada sábado. Entonces, el madrileño barrio de Palomeras era el escenario de la liga de fútbol peruana que acoge la capital. Varios de sus 11 hermanos le acompañaban siempre. Él jugaba de portero, aunque sus amigos íntimos admiten con cariño que era mejor ejerciendo de hincha. En Perú, tenía el carné de socio del Alianza de Lima. Sin embargo, aquí era el Barça el equipo que hacía sus delicias en el campo, al igual que para la mayoría de la comunidad peruana que habita en Madrid. De hecho, se quedó con ganas de ver en directo el partido que disputaron las selecciones de Perú y España en Montjuïc el 18 de febrero de 2004. Un amigo le contó los detalles del partido, el mismo que ahora le recuerda entre lágrimas.

Ha recibido 0 puntos

FÉLIX GONZÁLEZ GAGO

29. FÉLIX GONZÁLEZ GAGO

Un militar entregado a su familia y a su profesión MILITAR / 51 AÑOS / PALENCIA Natural de Guaza de Campos (Palencia), Félix solía ir a trabajar en autobús, pero ese día se retrasó unos minutos y subió a uno de los trenes que explotaron. Desde que ingresó en las Fuerzas Armadas en 1971... Ver mas
Un militar entregado a su familia y a su profesión
MILITAR / 51 AÑOS / PALENCIA


Natural de Guaza de Campos (Palencia), Félix solía ir a trabajar en autobús, pero ese día se retrasó unos minutos y subió a uno de los trenes que explotaron.

Desde que ingresó en las Fuerzas Armadas en 1971 escribió un currículo repleto de entrega social y humanitaria. Había recibido 10 condecoraciones, entre ellas la del Mérito Militar y Aeronáutico y una otorgada por Naciones Unidas por su participación en el primer contingente español de los cascos azules en Namibia. En su larga hoja de servicios figuraban también los destinos en la embajada de España en Chile, durante cuatro años como agregado de Defensa, y en el Estado Mayor del Aire. Tras 23 años de carrera militar había alcanzado el rango de subteniente del Ejército del Aire y tenía como emplazamiento el mando de personal en Madrid. Sus familiares y amigos lo recordarán siempre como una persona excelente, volcada en su familia, amante de los libros y de talante abierto y progresista. Félix dejó dos hijos, Marcos y Mariano, de 11 y nueve años en el momento del atentado, y una esposa desolada por la desgracia, María José. El mismo día de la tragedia, el hijo pequeño cumplía años. María José organizó y celebró la fiesta como si no ocurriera nada, ocultando la desesperación, mientras Mariano esperaba la felicitación más deseada. Pero el timbre no sonó.

Ha recibido 0 puntos

MARION C. SUBERVIELLE

30. MARION C. SUBERVIELLE

Una joven madre marcada por España INTÉRPRETE / 30 AÑOS / FRANCIA Marion, madre de una niña de 10 meses, dejó Mourenx, una pequeña población francesa cercana a Pau, para viajar por todo el mundo y, de paso, aprender idiomas. Amaba Francia, pero su espíritu aventurero pudo más que nada. Despu... Ver mas
Una joven madre marcada por España
INTÉRPRETE / 30 AÑOS / FRANCIA


Marion, madre de una niña de 10 meses, dejó Mourenx, una pequeña población francesa cercana a Pau, para viajar por todo el mundo y, de paso, aprender idiomas. Amaba Francia, pero su espíritu aventurero pudo más que nada. Después de pasar varios años correteando por Estados Unidos e Inglaterra, dónde aprendió inglés y cursó estudios de Traducción e Intérprete, recaló en España en 1996, para tomar clases de español en la Universidad de Alcalá de Henares. Allí conoció a su novio, José Luis Sánchez, con el que compartía casa en uno de los barrios con más solera de Alcalá.

Llegó con la intención de regresar de nuevo a Francia en cuanto finalizaran los cursos, pero se sentía tan a gusto -Marion se declaraba a menudo enamorada de la cultura y las costumbres españolas- que estaba dispuesta a no marcharse nunca. Su hija Inés se había convertido en el centro de su vida. Todo eran proyectos. Una fotografía de la pequeña decoraba la pantalla de su ordenador en la Biblioteca Nacional, lugar en el que trabajaba desde octubre de 2001. Había conseguido el puesto a través de una empresa de azafatas y desempeñaba labores de recepcionista, en las plantas baja y segunda del edificio. Su dominio del inglés y del francés le servía para recibir a los desorientados visitantes extranjeros y encaminarlos hacia la sala que buscaban. Sus compañeros dicen que tenía sonrisas para todos, gestos que nadie sustituirá.

Ha recibido 0 puntos

DOMNINO SIMÓN GONZÁLEZ

31. DOMNINO SIMÓN GONZÁLEZ

El coche se le estropeó en el momento menos indicado SEGUROS / 45 AÑOS / PALENCIA Su coche le jugó una mala pasada el 11-M. Una avería le obligó a tomar uno de los trenes que le condujo a la muerte. Domnino Simón González viajaba desde el barrio madrileño de Santa Eugenia hasta su lugar de... Ver mas
El coche se le estropeó en el momento menos indicado
SEGUROS / 45 AÑOS / PALENCIA


Su coche le jugó una mala pasada el 11-M. Una avería le obligó a tomar uno de los trenes que le condujo a la muerte. Domnino Simón González viajaba desde el barrio madrileño de Santa Eugenia hasta su lugar de trabajo, en la Mutua Madrileña Automovilista, donde el quehacer diario le esperaba. Domnino se desplazaba siempre en coche particular, junto a su mujer Cristina López Ramos -también fallecida-, pero esa mañana el destino quiso que tomasen el tren. La estación de El Pozo del Tío Raimundo fue la sepultura de ambos.

Doni o Nino, como lo llamaban sus familiares, nació en Guardo (Palencia). Hijo de Benigno y de Teresa, y hermano de tres chicas, este hombre era un guardense de pura cepa, según los vecinos del pueblo. Aunque viviese en Madrid, la relación que tenía con su villa natal era muy estrecha. De hecho, aprovechaba todos los días de fiesta y los fines de semana para viajar hasta Guardo y disfrutar del lugar que le vio crecer. Sus estudios le llevaron a tener que abandonar este rincón palentino para vivir en Salamanca, donde cursó la licenciatura de Biología.

Sus amigos lo definen como una persona bromista y alegre, a la que le gustaba llevar a sus hijos, de 11 y cuatro años, a la playa todos los veranos. Pasaron hasta 12 horas antes de que sus tres cuñados identificasen el cuerpo de Domnino entre los fallecidos de los atentados de Madrid.

Ha recibido 0 puntos

INÉS NOVELLÓN MARTÍNEZ

32. INÉS NOVELLÓN MARTÍNEZ

Una enfermera que leía 'Harry Potter' en el tren ENFERMERA / 29 AÑOS / MADRID Nunca trabajaba en el turno de mañana, pero el jueves 11 de marzo de 2004 hizo un cambio con una compañera para que ésta pudiese ir al ginecólogo. Inés Novellón Martínez era una enfermera a la que le encantaba... Ver mas
Una enfermera que leía 'Harry Potter' en el tren
ENFERMERA / 29 AÑOS / MADRID


Nunca trabajaba en el turno de mañana, pero el jueves 11 de marzo de 2004 hizo un cambio con una compañera para que ésta pudiese ir al ginecólogo. Inés Novellón Martínez era una enfermera a la que le encantaba VIVIR -en mayúsculas, como cuenta su hermana Elena-. Era una apasionada del baile y del trabajo. Una persona que afrontaba el día a día con energía y vitalidad.

Se crió en Alcalá de Henares (Madrid), donde había residido desde que nació y de donde no quería irse. Hacía tres años que había comenzado una nueva vida con Víctor, su novio, con el que pensaba casarse pronto. Esta alcalaína formaba parte de una piña, como explicaba su hermana. Y es que la familia era el auténtico motor de Inés. Era la tercera de cuatro hermanos -José Leandro, Elena, ella misma e Iván- y uno de los ojos derechos de su madre.

Siempre fue una buena estudiante. Su objetivo era conseguir un trabajo en el que pudiera estar en contacto con la gente de a pie. Lo consiguió. Inés obtuvo una plaza en un hospital y otra para trabajar en un centro de salud, pero su corazón la llevó al ambulatorio. Ella se apuntaba a todo: asistía a una escuela de baile, impartía clases de salsa y, además, estaba cursando un máster de quiromasajista. Su madre siempre le decía que hacía demasiadas cosas. Inés leía Harry Potter en el primer vagón de uno de los trenes que estalló.

Ha recibido 0 puntos

ANA MARTÍN FERNÁNDEZ

33. ANA MARTÍN FERNÁNDEZ

Quince años al servicio de los periodistas SECRETARIA / 43 AÑOS / MADRID Paula, la deseada hija de Ana Martín Fernández, no entiende, como nosotros, nada. Un jueves se despidió de su madre, que la dejaba todos los días en la guardería, en Santa Eugenia, y no la volvió a ver. Ana tuvo la... Ver mas
Quince años al servicio de los periodistas
SECRETARIA / 43 AÑOS / MADRID


Paula, la deseada hija de Ana Martín Fernández, no entiende, como nosotros, nada. Un jueves se despidió de su madre, que la dejaba todos los días en la guardería, en Santa Eugenia, y no la volvió a ver. Ana tuvo la desgracia de coger el tren de la muerte. Paula tenía entonces cuatro años. Hoy, no encuentra a mamá y pregunta por ella, pero no viene.

Ana trabajaba como secretaria del departamento jurídico de la Asociación de la Prensa desde comienzos de los años 90. Empezó a trabajar a los 19 años y era de esas personas con tesón y voluntad, lo que le permitió compatibilizar su tarea en la Asociación con los estudios, hasta que logró su título universitario de Psicología. Quería dedicarse a su nueva profesión y ya había iniciado los trámites para colegiarse y poder ejercer ayudando a los demás. Ella estaba segura de que tenía capacidad para echar una mano a quien lo necesitara. Hoy, ni Paula, ni los hermanos de Ana, ni su madre, ni su marido, ni sus amigos y familiares, ni sus compañeras y compañeros de la Asociación entendemos qué ha pasado, pero sí sabemos que alguien mató a Ana y a otros 190 inocentes más. Si dura fue la muerte de Ana, el tiempo transcurrido hasta conocer si estaba entre las víctimas fue una agonía para su marido y el resto de la familia, así como para sus amigos que, el jueves 11 de marzo de 2004, recorrieron los hospitales donde había heridos con la esperanza de que estuviera entre ellos.

Ha recibido 0 puntos

JUAN PASTOR FEREZ

34. JUAN PASTOR FEREZ

Un gran jugador de mus muy querido por sus compañeros TÉCNICO / 51 AÑOS / MADRID En los bares Reverte, Ángel y en la bodega Ramos le echan de menos todos sus amigos del barrio de Palomeras. Con ellos se reunía habitualmente para jugar al mus, una de sus grandes aficiones junto a la pesca... Ver mas
Un gran jugador de mus muy querido por sus compañeros
TÉCNICO / 51 AÑOS / MADRID


En los bares Reverte, Ángel y en la bodega Ramos le echan de menos todos sus amigos del barrio de Palomeras. Con ellos se reunía habitualmente para jugar al mus, una de sus grandes aficiones junto a la pesca. Pero no sólo le echan en falta porque hayan perdido a un gran jugador, sino porque Juan Pastor Férez se metía en el bolsillo a todo aquél que conocía.

Madrileño de 51 años, llevaba dos décadas trabajando como técnico de telefonía en el Palacio de Congresos y Exposiciones, a escasos 100 metros del Bernabéu, el templo de su fervoroso madridismo. Se trasladaba hasta allí cada mañana en metro, salvo en los días previos a los atentados, que madrugaba un poco más por la cantidad de trabajo que generaba la proximidad de las elecciones. Y, para tardar menos, se subía a un tren de Cercanías en la estación de El Pozo. Hasta el jueves 11 de marzo. Casado y con dos hijos de 28 y 25 años, se llevaba de maravilla con sus compañeros del Palacio de Congresos. No paraba de gastar bromas. Tanta huella dejó en ellos su muerte que ofrecieron trabajo a sus hijos y su apoyo incondicional. Siempre que podía, Juan, se escapaba de Madrid para ir a pescar, y siempre lo hacía acompañado. Así lo exigía su personalidad alegre y generosa con todo el mundo, que ha heredado su hijo mayor y que le hacía ser una persona muy querida por todo el vecindario.

Ha recibido 0 puntos

RODRIGO CABRERO PÉREZ

35. RODRIGO CABRERO PÉREZ

Acogía en su casa a niños de Chernóbil ESTUDIANTE / 21 AÑOS / MADRID Primogénito de una familia honesta y generosa, Rodrigo creció felizmente en un ambiente donde la solidaridad se palpaba. Conocía de cerca lo que supone ser víctima de una masacre injustificada porque cada cierto tiempo sus... Ver mas
Acogía en su casa a niños de Chernóbil
ESTUDIANTE / 21 AÑOS / MADRID


Primogénito de una familia honesta y generosa, Rodrigo creció felizmente en un ambiente donde la solidaridad se palpaba. Conocía de cerca lo que supone ser víctima de una masacre injustificada porque cada cierto tiempo sus padres traían de Bielorrusia niños que en 1986 padecieron el desastre de Chernóbil.

Eran buenos tiempos para el joven estudiante de segundo de Informática del campus madrileño de la Universidad Pontificia de Salamanca. Acababa de echarse novia y disfrutaba como un loco con su carrera. Desde pequeñito se mostró inclinado por las nuevas tecnologías y siempre andaba trasteando con el ordenador y con la Play Station. Viajar y los juegos de rol suponían para él la mejor forma de divertirse, unas aficiones de aventurero para un chaval tranquilo y hogareño.

La tragedia le salió al paso mientras esperaba en un andén. Vivía en Getafe con sus padres y su hermano, 15 meses más joven que él. Un mal presentimiento hizo que su padre, al enterarse del atentado, se acercase a la facultad a buscarlo. Allí, sus compañeros le dijeron que aún no había llegado, pero le animaban asegurándole que no tardaría en aparecer.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA JOSÉ ÁLVAREZ

36. MARÍA JOSÉ ÁLVAREZ

Apasionada por su hijo y por su Asturias natal FUNCIONARIA / 48 AÑOS / ASTURIAS Los padres de María José sabían que su hija cada día cogía el tren de cercanías para desplazarse desde Alcalá de Henares a su puesto de trabajo. La desesperanza los abatió cuando recibieron la confirmación... Ver mas
Apasionada por su hijo y por su Asturias natal
FUNCIONARIA / 48 AÑOS / ASTURIAS


Los padres de María José sabían que su hija cada día cogía el tren de cercanías para desplazarse desde Alcalá de Henares a su puesto de trabajo. La desesperanza los abatió cuando recibieron la confirmación oficial de que había muerto. La única asturiana fallecida en los atentados terroristas de Madrid nació en Villasola, una aldea de la Vega de Villallana, perteneciente al concejo de Pola de Lena. María José Álvarez vivía en Alcalá desde 1978, estaba separada y tenía un hijo de 23 años, Alberto.

Trabajó en el consistorio de este municipio madrileño y, posteriormente, como funcionaria de la Comunidad de Madrid. Profesaba un gran cariño a su tierra, a la que escapaba en Navidades y verano. Era socia del centro asturiano de Alcalá de Henares, donde todos coinciden en que era un encanto de mujer, muy trabajadora. Luchó mucho para sacar adelante a su hijo. Lo que más le gustaba era conversar, celebrar las fiestas típicas de su tierra como la Santina y beber un vaso de sidra asturiana.

Ha recibido 0 puntos

ADRIAN ASENOV ADRIANOV

37. ADRIAN ASENOV ADRIANOV

Murió dos meses antes de casarse con Kalina ALBAÑIL / 22 AÑOS / BULGARIA El 15 de mayo de 2004 se iba a casar con Kalina Dimitrova, otra búlgara que había llegado un año y medio antes a España y que murió tambiénl. Adrián llegó en 2000 desde Lukovic en busca de un trabajo digno. Lo encontr... Ver mas
Murió dos meses antes de casarse con Kalina
ALBAÑIL / 22 AÑOS / BULGARIA


El 15 de mayo de 2004 se iba a casar con Kalina Dimitrova, otra búlgara que había llegado un año y medio antes a España y que murió tambiénl. Adrián llegó en 2000 desde Lukovic en busca de un trabajo digno. Lo encontró sin dificultad porque era un trabajador incansable. Paradójicamente, el día de la tragedia era su día libre. También por casualidad, ese fatídico jueves iba en tren. Solía coger el autobús. Sus innumerables amigos le recuerdan como un chico jovial y muy enamorado, al que le gustaba pasear de la mano de su novia. La amaba con locura.

La boda no llegó a celebrarse por culpa de unas bombas indiscriminadas, pero nada ni nadie impidió que Adrián y Kalina contrageran al menos un matrimonio simbólico. Sus dos hermanas Polia y Albena, de 26 y 27 años, estaban entusiasmadas con los preparativos del enlace de su hermano pequeño, al que tardaron dos días en identificar después de un frenético ir y venir por todos los hospitales de Madrid. Los trajes de novios vistieron por fuera los ataúdes de la pareja.

Ha recibido 0 puntos

KALINA DIMITROVA

38. KALINA DIMITROVA

Con el vestido de novia en casa y el banquete pagado HOSTELERÍA / 30 AÑOS / BULGARIA Para Kalina, España era un país maravilloso donde esparaba encontrar un futuro próspero, lejos de las penurias de su Bulgaria natal. A los 30 años estaba como loca con su boda, de la que no dejaba de... Ver mas
Con el vestido de novia en casa y el banquete pagado
HOSTELERÍA / 30 AÑOS / BULGARIA


Para Kalina, España era un país maravilloso donde esparaba encontrar un futuro próspero, lejos de las penurias de su Bulgaria natal. A los 30 años estaba como loca con su boda, de la que no dejaba de hablar con su amiga Veneta Lilova, celestina que hizo que conociera a Adrián. Ya estaba todo preparado para el enlace con Adrian Asenov, un compatriota al que había conocido hacía poco más de un año y que también murió en los atentados.

Con el vestido de novia en casa y con el 50% del banquete pagado, Kalina estaba entusiasmada ante la idea de vivir con su marido en un piso que estaban a punto de comprarse juntos. Poco después de conocerse decidieron que ella se instalara en casa de Adrián, donde además convivían con su primo Denko, su mujer y sus dos hijos. En este humilde piso de Torrejón de Ardoz encontró todo el calor humano que no podía darle su familia que quedó en Bulgaria. Sus padres y su hermana vinieron a España para buscar los restos de una hija que no hizo otra cosa que subir en un tren que nunca cogía.

Ha recibido 0 puntos

NEIL HEBE ASTOCONDOR

39. NEIL HEBE ASTOCONDOR

Ahorraba para una furgoneta de mudanzas MUDANZAS / 34 AÑOS / PERÚ Después de un año en España, por fin consiguió regularizar sus papeles de residencia. El único objetivo de Neil Hebe Astocondor Masgo era lograr que sus dos hijos, de 12 y ocho años -Mayra y Paolo-, vinieran a vivir con él y... Ver mas
Ahorraba para una furgoneta de mudanzas
MUDANZAS / 34 AÑOS / PERÚ


Después de un año en España, por fin consiguió regularizar sus papeles de residencia. El único objetivo de Neil Hebe Astocondor Masgo era lograr que sus dos hijos, de 12 y ocho años -Mayra y Paolo-, vinieran a vivir con él y su mujer Ivette a Madrid. Neil Hebe residía en Coslada y, como cada mañana, se disponía a emprender camino hacia la ciudad para ganarse la vida.

Neil Hebe sólo pensaba en encontrar un trabajo que le permitiera ganar dinero para traer a los suyos a España. Su mujer consiguió empleo como asistenta en Madrid y él fue contratado por una empresa de mudanzas. Javier, uno de sus mejores amigos y compañero de trabajo, le recuerda como una persona responsable, al que le encantaba viajar. Juntos habían recorrido distintos lugares de la geografía española con las mudanzas.

Entre sus planes más cercanos estaba el de comprar una furgoneta con la que poder montar su propio negocio. Los que le conocieron dicen que era un ser muy bromista al que le encantaba el fútbol.

Ha recibido 0 puntos

CARLOS TORTOSA GARCÍA

40. CARLOS TORTOSA GARCÍA

Iba a coger el AVE hacia su oficina de Puertollano QUÍMICO / 31 AÑOS / SAN FERNANDO Como cada día, Pablo y Carlos Tortosa desayunaron el jueves 11 de marzo en torno a las siete de la mañana, antes de que éste último saliera hacia el trabajo. No sabían que estaban celebrando ese modesto... Ver mas
Iba a coger el AVE hacia su oficina de Puertollano
QUÍMICO / 31 AÑOS / SAN FERNANDO


Como cada día, Pablo y Carlos Tortosa desayunaron el jueves 11 de marzo en torno a las siete de la mañana, antes de que éste último saliera hacia el trabajo. No sabían que estaban celebrando ese modesto ritual por última vez. Después, padre e hijo se despidieron y Carlos condujo su coche hasta la estación de cercanías de San Fernando de Henares.

Tras licenciarse en Químicas por la Universidad de Alcalá, había realizado un par de cursos en Prevención de Riesgos Laborales, Seguridad e Higiene, lo que le permitió hacerse con un puesto de trabajo en la empresa Depisa, vinculada a la refinería de Repsol en Puertollano.

Carlos saltaba del cercanías al AVE en la estación de Atocha y se desplazaba hasta la localidad manchega; pero ese día ni siquiera tuvo tiempo de hacer el trasbordo. Era un joven cariñoso, positivo y carismático. Sus amigos no paraban de llamarle y la melodía de su móvil le acompañaba como si fuera la banda sonora de su vida. Tenía novia desde hacía dos años.

Ha recibido 0 puntos

Mª JOSÉ PEDRAZA PINO

41. Mª JOSÉ PEDRAZA PINO

Aparcaba el coche en la estación y se iba en tren ADMINISTRATIVA / 41 AÑOS / MADRID La falta de aparcamientos en la zona del Paseo de Recoletos de Madrid obligaba a María José a estacionar su coche en la estación de El Pozo del Tío Raimundo cada mañana, para después subir al tren de Cercan... Ver mas
Aparcaba el coche en la estación y se iba en tren
ADMINISTRATIVA / 41 AÑOS / MADRID


La falta de aparcamientos en la zona del Paseo de Recoletos de Madrid obligaba a María José a estacionar su coche en la estación de El Pozo del Tío Raimundo cada mañana, para después subir al tren de Cercanías y desplazarse hasta su lugar de trabajo. Siempre cogía el mismo tren. María José Pedraza Pino era una madrileña de la Villa de Vallecas, bondadosa, discreta, responsable, luchadora y dispuesta a todo, como la describe su jefa más inmediata.

Esta auxiliar de administrativo desempeñaba su trabajo en el Servicio de Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid, pero su sueño siempre fue ser maestra. De hecho, era diplomada en Magisterio, pero optó por prepararse para unas oposiciones que superó con éxito. No conforme con ello, María José preveía presentarse el 28 de marzo de 2004 a otra convocatoria para conseguir una plaza en la Comunidad de Madrid. A esta vallecana le encantaba leer. Compartía piso con su hermana y ambas cuidaban de su madre.

Ha recibido 0 puntos

DAVID VILELA FERNÁNDEZ

42. DAVID VILELA FERNÁNDEZ

Un joven familiar y entregado a su trabajo BIBLIOTECARIO / 22 AÑOS / ALCALÁ David trabajaba en la Sala y Depósito de Publicaciones Periódicas de la Biblioteca Nacional desde noviembre de 2002. Seis meses antes había ocupado una plaza en la Sala de Acceso al Documento del mismo centro. David... Ver mas
Un joven familiar y entregado a su trabajo
BIBLIOTECARIO / 22 AÑOS / ALCALÁ


David trabajaba en la Sala y Depósito de Publicaciones Periódicas de la Biblioteca Nacional desde noviembre de 2002. Seis meses antes había ocupado una plaza en la Sala de Acceso al Documento del mismo centro. David había aprendido el oficio de bibliotecario en la Escuela Taller de la Universidad de Alcalá, donde cursó Biblioteconomía y Documentación. Cogía todos los días el tren desde Alcalá de Henares, la población donde residía con sus padres y su hermana pequeña, hasta la estación de Cercanías de Recoletos, muy próxima a su lugar de trabajo.

Su familia y amigos lo recordarán siempre como una persona excelente, volcado en los suyos, afable y simpático, que tenía sonrisas para todos. Sus compañeros de trabajo se quedaron con el recuerdo de su talante abierto y extrovertido y su laboriosidad, puntualidad y cumplimiento impecable de todos los trabajos que le encomendaban. Sus restos mortales fueron trasladados a Yebra, Guadalajara, donde recibieron sepultura.

Ha recibido 0 puntos

DAVID SANTAMARÍA GARCÍA

43. DAVID SANTAMARÍA GARCÍA

Un apasionado del deporte que murió junto a su amigo ESTUDIANTE / 23 AÑOS / GUADALAJARA Deportista, jugador de fútbol de diferentes categorías alcarreñas, David Santamaría era un chaval de 23 años alegre y extrovertido, cuya pasión por el balón le venía de familia. Hijo de un monitor de f... Ver mas
Un apasionado del deporte que murió junto a su amigo
ESTUDIANTE / 23 AÑOS / GUADALAJARA


Deportista, jugador de fútbol de diferentes categorías alcarreñas, David Santamaría era un chaval de 23 años alegre y extrovertido, cuya pasión por el balón le venía de familia. Hijo de un monitor de fútbol en un centro escolar, David se inició en las categorías inferiores de los Manantiales, donde pasó a los Salesianos y terminó en el equipo promesa del Deportivo Guadalajara.

Sus compañeros de entrenamiento y de partido recuerdan de él, además de esta pasión, el afable trato con todo el mundo, su deportividad y las ganas de ayudar a los demás. Había conseguido un empleo de prácticas en la localidad madrileña de Alcobendas, en la empresa Alstom, dentro de la cabina del AVE.

Hasta allí viajaba todas las mañanas desde Guadalajara. El 11-M montó en el convoy que saltó por los aires en la estación de El Pozo. El mismo tren en el que viajaba en compañía de su amigo, Guillermo Senent, de la misma edad que David y vecino de Cabanillas. Ambos murieron el mismo día y a la misma hora.

Ha recibido 0 puntos

CRISTINA LÓPEZ RAMOS

44. CRISTINA LÓPEZ RAMOS

Era la sombra de su esposo, 'Nino', con quien viajaba ADMINISTRATIVA / 38 AÑOS / MADRID Dos niños quedaron huérfanos de padre y madre. Cristina López Ramos y su marido, Domnino Simón González, fallecieron el 11-M cuando viajaban desde el barrio madrileño de Santa Eugenia hasta sus lugares... Ver mas
Era la sombra de su esposo, 'Nino', con quien viajaba
ADMINISTRATIVA / 38 AÑOS / MADRID


Dos niños quedaron huérfanos de padre y madre. Cristina López Ramos y su marido, Domnino Simón González, fallecieron el 11-M cuando viajaban desde el barrio madrileño de Santa Eugenia hasta sus lugares de trabajo. El matrimonio se desplazaba cada día a Madrid en su vehículo particular. Pero esa mañana el coche no quiso arrancar. La necesidad obligó a ambos a cambiar de transporte y subir al tren. Cristina nunca se separaba de su esposo.

Su rectitud y educación la convirtieron en un ejemplo de admiración entre los vecinos de su barrio y entre los habitantes del pueblo palentino donde se trasladaba siempre que tenía un día de descanso: Guardo, la villa natal de Domnino.

Era la sombra de su marido Nino y una mujer que estaba siempre a disposición de todo el que necesitaba ayuda. Hacía 15 años que se topó en Madrid con el que iba a ser el hombre de su vida y el que la iba a acompañar en sus últimas horas de aliento. La blancura de su piel y el rubio de su pelo llamaban la atención.

Ha recibido 0 puntos

Mª LUISA POLO REMARTÍNEZ

45. Mª LUISA POLO REMARTÍNEZ

Consiguió un trabajo en la Biblioteca Nacional FUNCIONARIA / 50 AÑOS / ZARAGOZA Acababa de conseguir un empleo en la Sección de Depósito Legal de la Biblioteca Nacional de Madrid. Accedió a este puesto después de haber trabajado desde junio hasta diciembre de 2003 en el guardarropa de este... Ver mas
Consiguió un trabajo en la Biblioteca Nacional
FUNCIONARIA / 50 AÑOS / ZARAGOZA


Acababa de conseguir un empleo en la Sección de Depósito Legal de la Biblioteca Nacional de Madrid. Accedió a este puesto después de haber trabajado desde junio hasta diciembre de 2003 en el guardarropa de este mismo centro. Allí se dirigía cuando la fatalidad segó su vida en la estación de Atocha. María Luisa era una mujer muy sencilla, vivía en el barrio madrileño de Aluche, estaba casada con Emilio Guillén y tenía una hija de 18 años, Soraya, a la que transmitió su afición por la gimnasia rítmica.

El amor por su tierra es la característica que más destacan sus familiares. María Luisa nació en Ateca (Zaragoza) y acudía allí con mucha frecuencia, no sólo durante estancias vacacionales, sino que aprovechaba cualquier fin de semana para disfrutar de su pueblo, su principal pasión. Esta aragonesa también era aficionada al arte y a todo tipo de exposiciones.

En su amada Ateca, donde residen sus padres y su hermana gemela, Mª Angeles, fue enterrada María Luisa, arropada por sus paisanos.

Ha recibido 0 puntos

SANAE BEN SALAH

46. SANAE BEN SALAH

Una adolescente responsable y risueña ESTUDIANTE / 13 AÑOS / MARRUECOS La madre de Sanae ya no tiene a quién preparar el desayuno cada mañana. Su única hija le fue arrebatada sin previo aviso la mañana de un jueves incierto donde muchos inocentes encontraron el horror. Sus padres biol... Ver mas
Una adolescente responsable y risueña
ESTUDIANTE / 13 AÑOS / MARRUECOS


La madre de Sanae ya no tiene a quién preparar el desayuno cada mañana. Su única hija le fue arrebatada sin previo aviso la mañana de un jueves incierto donde muchos inocentes encontraron el horror.

Sus padres biológicos estaban divorciados, pero ella había nacido en España, donde se sentía muy a gusto viviendo con su madre y su actual pareja. La tarde del viernes 12 de marzo, la mezquita de la M-30 se convirtió en un infierno para sus amigas, entre las que destacaba un nutrido grupo de niñas españolas que constantemente agasajaron con flores su cuerpo. Los trabajadores del centro la recuerdan como una chiquita graciosa y buena que siempre sonreía. En el templo árabe se respiraba tristeza por la pérdida de una discípula muy practicante, que había convertido la mezquita en su segundo hogar. Invariablemente acudía todos los sábados y domingos a su cita con Alá. Incluso solía acercarse los viernes por la tarde al salir del colegio y los días de diario se pasaba para hacer los deberes en la biblioteca. Viajaba en el tren de Atocha hacia el Instituto Juan de la Cierva, donde se había integrado perfectamente con el resto de alumnos. El mejor consejo que recibieron sus compañeros es que no dejaran de hablar de ella y recordar su sonrisa para así mantenerla siempre viva en su memoria.

Ha recibido 0 puntos

OSAMA EL AMRATI

47. OSAMA EL AMRATI

Le encantaba salir de marcha y los BMV deportivos ALBAÑIL / 24 AÑOS / MARRUECOS Todos los planes de Osama y su novia española, Beatriz Chamca, se esfumaron como una nube de humo en el horizonte. Su prometedor futuro incluía planes de boda, un coche nuevo, varios hijos... Sus padres... Ver mas
Le encantaba salir de marcha y los BMV deportivos
ALBAÑIL / 24 AÑOS / MARRUECOS


Todos los planes de Osama y su novia española, Beatriz Chamca, se esfumaron como una nube de humo en el horizonte. Su prometedor futuro incluía planes de boda, un coche nuevo, varios hijos... Sus padres recibieron la noticia por teléfono. No podían concebir que tuvieran que despedir tan pronto al menor de sus hijos. Entusiasta, activo y muy trabajador, era un chaval de su época al que le encantaba salir de marcha los fines de semana. Le chiflaban los BMV deportivos y siempre que conseguía ahorrar un dinerillo renovaba su vestuario.

Su tía Zineb lo acogió en su casa durante tres años hasta que en junio de 2003 decidió independizarse. Desde entonces, compartía piso con unos amigos. Tanto sus hermanos mayores, Mohamed y Mora, como su novia no podían asimilar que un joven con tanta vitalidad ya no estuviera entre ellos. El día de la tragedia sus familiares se dejaron la piel en los hospitales madrileños en busca de una esperanza. En el Gregorio Marañón no había rastro suyo a primera hora de la tarde del jueves 11 de marzo. A las 23.45 aparecía en la lista de heridos, pero Zineb y los suyos ya sospechaban lo peor. El viernes 12, a las 8.50 de la mañana, una llamada al 112 confirmaba que los restos mortales de Osama moraban en Ifema. Tras una rápida oración por su alma en la mezquita madrileña, Osama viajó para descansar en Tánger, su ciudad natal.

Ha recibido 0 puntos

MOHAMED ITABEN

48. MOHAMED ITABEN

Una familia marcada por la tragedia PROFESOR / 27 AÑOS / MARRUECOS La desgracia ha encontrado en la familia Itaben un blanco al que no ha cesado de golpear. El menor de tres hrmanos llegó a España en 2002 siguiendo los pasos de sus dos hermanos mayores, Chovaib y Farid, que llevaban más de... Ver mas
Una familia marcada por la tragedia
PROFESOR / 27 AÑOS / MARRUECOS


La desgracia ha encontrado en la familia Itaben un blanco al que no ha cesado de golpear. El menor de tres hrmanos llegó a España en 2002 siguiendo los pasos de sus dos hermanos mayores, Chovaib y Farid, que llevaban más de una década trabajando y viviendo en la Península. Dejaba entonces a sus padres y a todos sus amigos en una tierra que pocos días antes del 11-M fue sacudida por un devastador terremoto. Alhucemas amaneció en ruinas el 25 de febrero de 2004 y los padres de Mohamed vieron cómo su casa quedaba reducida a una montaña de escombros. La tragedia les obligó a vivbir en un campamento provisional, donde recibieron la desgarradora noticia de la muerte del menor de sus hijos.

Apasionado por la cultura de su país, se había licenciado en Literatura árabe y en sus ratos libres daba cursos de árabe a los niños para sacar algo de dinero que le permitiera sobrevivir. Su primo Jamal, que lleva 14 años trabajando en España como obrero de la construcción, le recuerda como un joven que sólo quería ganarse la vida dignamente.Apenas unos días después de su muerte, sus restos descansaban ya en Marruecos, mientras muchos de sus compatriotas meditaban cabizbajos en el silencio de la mezquita. Por supuesto, nadie encontraba -ni aún hoy encuentra- respuesta a tanta violencia. Uno de sus compañeros de oración se preguntaba qué pecado podrían haber cometido los trabajadores para tener que morir de esta forma al tiempo que clamaba un castigo para los que matan impunemente.

Ha recibido 0 puntos

SAM DJOCO

49. SAM DJOCO

Iba a recoger a su hermano, que venía de Almería ALBAÑIL / 42 AÑOS / GUINEA BISSAU Acababa de regresar de Guinea Bissau, después de haber pasado tres meses con los suyos. El 11-M se disponía a dar la bienvenida a su hermano, que viajaba a Madrid desde Almería. Por eso se subió a un tren que... Ver mas
Iba a recoger a su hermano, que venía de Almería
ALBAÑIL / 42 AÑOS / GUINEA BISSAU


Acababa de regresar de Guinea Bissau, después de haber pasado tres meses con los suyos. El 11-M se disponía a dar la bienvenida a su hermano, que viajaba a Madrid desde Almería. Por eso se subió a un tren que le llevaba a la estación de Atocha. Nunca llegó a su destino.

Sam tenía todo preparado para traer a su familia a España, pero ya no podrá ser. Sus seis hijos quedaron huérfanos de padre. Emigró a la Península en busca de una vida mejor. Almería fue la puerta que se abrió para este guineano en 1997. Su estancia en la provincia andaluza se prolongó hasta que decidió dar el salto a la Comunidad de Madrid, donde llevaba cuatro años residiendo en Torrejón de Ardoz. Pronto encontró trabajo en el sector de la construcción, donde conoció a su amigo Adrián, con quien compartía tardes de fútbol y continuas charlas. A Sam le gustaba ver los partidos del Real Madrid y departir con sus amigos mientras miraba la pantalla del televisor. La última vez que Adrián vio a Sam con vida fue tras su llegada de Guinea. El único pensamiento que bombardeaba su cabeza era trasladar a su familia a España. Sus amigos lo definen como una persona a la que le encantaba el deporte y que vivía siempre pendiente de los suyos. Las últimas palabras que le dijo a Adrián iban dirigidas a su madre, con la que acababa de estar y a la que adoraba.

Ha recibido 0 puntos

M. PILAR CABREJAS

50. M. PILAR CABREJAS

Empleada de Telefónica, dejó su novela a medias ADMINISTRATIVA / 37 AÑOS / ALCALÁ Aunque sabía que María Pilar era una gran aficionada a la lectura, Laudelina, su madre, no quería creer que su hija estuviera escribiendo una novela. Le preguntaba que si tanto sabía, y recibía de ella siempre... Ver mas
Empleada de Telefónica, dejó su novela a medias
ADMINISTRATIVA / 37 AÑOS / ALCALÁ


Aunque sabía que María Pilar era una gran aficionada a la lectura, Laudelina, su madre, no quería creer que su hija estuviera escribiendo una novela. Le preguntaba que si tanto sabía, y recibía de ella siempre el mismo ademán orgulloso. La novela quedará para siempre a medias porque los terroristas escribieron un final dramático para su vida.

Como había hecho miles de veces desde que, 17 años aantes, aprobara unas oposiciones y empezaraa trabajar en las oficinas de Telefónica en Madrid, María Pilar tomó un tren en Alcalá de Henares con destino a Madrid. Las explosiones debieron sorprenderla devorando las páginas de alguno de sus libros.

Pero no sólo dejó abandonada la novela. También dejó a su compañero, Jesús, con el que vivía desde hacía ocho años en un piso de la ciudad cervantina. Según recordaban los familiares que asistieron a su funeral multitudinario -que se celebró en el polidepordivo El Juncal de Alcalá de Henares-, Jesús y María Pilar formaban una pareja feliz que había decidido no casarse. También dejó a sus padres y a sus dos hermanos, Félix y Francisco. María Pilar consideraba la familia su primera prioridad y se declaraba una apasionada de los viajes. Sin embargo, siempre se quejaba de que su dedicación al trabajo no le había permitido viajar con tanta frecuencia como le hubiera gustado.

Ha recibido 0 puntos

SARA CENTENERA

51. SARA CENTENERA

Acababa de regresar de un viaje dos días antes del 11-M ESTUDIANTE / 19 AÑOS / ALOVERA Tenía claro desde pequeña que lo que quería hacer era ayudar a los demás. Por eso estudiaba 1º de Fisioterapia en la Universidad Pontificia de Comillas desde octubre de 2003. Ese era el destino al que se... Ver mas
Acababa de regresar de un viaje dos días antes del 11-M
ESTUDIANTE / 19 AÑOS / ALOVERA


Tenía claro desde pequeña que lo que quería hacer era ayudar a los demás. Por eso estudiaba 1º de Fisioterapia en la Universidad Pontificia de Comillas desde octubre de 2003. Ese era el destino al que se dirigía el 11-M desde Alovera, en Guadalajara, donde residía con sus padres y su hermano, dos años mayor que ella. Se encontró con la tragedia en la estación de El Pozo.

Sus tardes de estudio repasando apuntes las había pasado en el colegio Giovanni Antonio Farina, en Azuqueca de Henares, donde cursó Primaria y Secundaria. El Bachiller lo aprobó después en los Maristas de Guadalajara. Las religiosas con las que Sara compartió charlas y libros la recuerdan como una niña seria, reflexiva y responsable, muy adulta para su edad. Su expediente académico era impecable, lo que la había permitido estudiar la carrera que más le gustaba, Fisioterapia, sólo accesible para los mejores estudiantes.

El martes anterior a los atentados de Madrid, Sara acababa de regresar de un viaje con los amigos de la carrera. Habían elegido la ciudad de Granada como destino turístico. La excusa fue el patrón de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Comillas, San Juan de Dios. Los profesores también acompañaron en la aventura a la clase de Sara al completo. Ninguno de ellos podía imaginar que dos días después la perderían para siempre.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA FERNÁNDEZ. DEL AMO

52. MARÍA FERNÁNDEZ. DEL AMO

Acababa de pagar la entrada de su piso ESTUDIANTE / 26 AÑOS / AZUQUECA de henares Ese terrible jueves había quedado con algunos de sus profesores para que la firmaran varias cartas de recomendación. Tenían una bonita finalidad: María quería irse a estudiar a Francia con una beca Erasmus. As... Ver mas
Acababa de pagar la entrada de su piso
ESTUDIANTE / 26 AÑOS / AZUQUECA de henares


Ese terrible jueves había quedado con algunos de sus profesores para que la firmaran varias cartas de recomendación. Tenían una bonita finalidad: María quería irse a estudiar a Francia con una beca Erasmus. Así pensaba ampliar sus conocimientos de francés, un idioma que le encantaba.

También le serviría para formarse aún más como ingeniera superior de Industriales, el título que conseguiría en tan sólo un año. Estaba cursando la carrera (5º curso) en la Universidad Politécnica de Madrid. A su Escuela de Industriales llegaba cada mañana desde Azuqueca de Henares, la localidad de Guadalajara en la que vivía con sus padres y sus dos hermanos pequeños. Solía acompañarle cada día un paisano que estudiaba con ella. Sin embargo, esa mañana se quedó dormido. Las semanas anteriores a la tragedia, María estaba más feliz que nunca: le habían concedido un piso de protección oficial. Acababa de pagar, junto a su novio, la entrada de la que sería su futura casa. En clase, todo el mundo la conocía. Era una chica dulce, simpática, expresiva y sonriente. Se sentaba siempre en la primera fila, junto a la misma amiga, tocaya suya. Todos sus compañeros las llamaban cariñosamente «Las Marías», porque nunca se veía a una sin la otra. A esos mismos amigos les había comentado que, cuando volviese de Francia, no descartaba dedicarse a la investigación.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ Mª LÓPEZ-MENCHERO

53. JOSÉ Mª LÓPEZ-MENCHERO

Un gran experto en caballos de pura raza MILITAR / 44 AÑOS / DAIMIEL Feliz y tranquilo, estaba entregado a sus dos pasiones: la familia y los caballos. Obligación y devoción juntas. José María López-Menchero Moraga, José Mari, tenía 44 años y era subteniente del Ejército de Tierra en el... Ver mas
Un gran experto en caballos de pura raza
MILITAR / 44 AÑOS / DAIMIEL


Feliz y tranquilo, estaba entregado a sus dos pasiones: la familia y los caballos. Obligación y devoción juntas. José María López-Menchero Moraga, José Mari, tenía 44 años y era subteniente del Ejército de Tierra en el Destacamento de Cría Caballar. Entró en la escuela de suboficiales a los 14 años y su amor por los animales pronto le condujo hacia la cría de caballos de pura raza española, labor en la que llegó a ser uno de los mayores especialistas de nuestro país. Su trabajo consistía en gestionar el cuidado y la reproducción de todos los sementales que hay en España con el objeto de mantener la pureza de la raza. Su otra pasión era la familia.

Nacido en Daimiel, era el único varón entre cuatro hermanas. Si había que hacer cualquier cosa, él era el primero. Ahí estaba siempre para todo y para todos. El 11 de marzo, como cada mañana en Alcalá de Henares, se subió al tren de las 7.10 procedente de Guadalajara. Podía coger el que partía de Alcalá, pero prefería viajar hasta el trabajo con un compañero que venía desde Azuqueca de Henares. Se encontraban todos los días en el mismo vagón. José María dejó mujer y una hija de 17 años, a la que solía ayudar con los trabajos de clase buscando información en Internet. Le encantaba navegar por la Red, escuchar música de los Beatles y jugar con su perro Lennon, un cócker negro que, los días después de su muerte, no paraba de aullar en casa.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA EUGENIA CIUDAD REAL

54. MARÍA EUGENIA CIUDAD REAL

Dos días frenéticos de búsqueda en taxi EMPRESARIALES / 26 AÑOS / MADRID Iba a cumplir 27 años en abril. Después de licenciarse en Empresariales y completar su formación con numerosos máster, acababa de conseguir un contrato en una sucursal de BBVA en la calle Goya. De esto hacía sólo 15 d... Ver mas
Dos días frenéticos de búsqueda en taxi
EMPRESARIALES / 26 AÑOS / MADRID


Iba a cumplir 27 años en abril. Después de licenciarse en Empresariales y completar su formación con numerosos máster, acababa de conseguir un contrato en una sucursal de BBVA en la calle Goya. De esto hacía sólo 15 días. Pero no podía esconder su entusiasmo ante este nuevo proyecto, que era como un reconocimiento a su impecable labor en Banesto. Precisamente fue su encargada la que la recomendó al BBVA. Todos los días fichaba a las 9.00 de la mañana, excepto un día a la semana, que entraban antes para tener la tarde del viernes libre. La semana del 11 de marzo, fue el jueves. La angustia de esta familia afincada en Leganés se prolongó más de lo debido. Cuando conocieron la noticia del atentado intentaron contactar con ella, pero su móvil no daba señales de vida. Sólo cabía una solución: barrer la ciudad en busca de una señal.

Su padre y su hermano, ambos taxistas de profesión, recorrieron apesadumbrados todos los tanatorios y hospitales de Madrid sin encontrar ningún indicio. Fue en Ifema donde encontraron la primera pista: su abono de transporte y la foto de un suéter azul que pudiera ser suyo. El drama se confirmaba a las 4.30 de la madrugada del sábado 13 de marzo en La Almudena. Pese a la autopsia, sus familiares prefirieron esperar un día para enterrarla en el cementerio de Leganés porque la madre no estaba segura de que el suéter fuera suyo.

Ha recibido 0 puntos

JUAN CARLOS DEL AMO

55. JUAN CARLOS DEL AMO

Un químico brillante al que le gustaba ‘Héroes del silencio’ QUÍMICO / 28 AÑOS / MADRID Era de ese tipo de personas discretas, a las que no les gusta llamar la atención, pero que, sin embargo, siempre están rodeadas de gente. Juan Carlos era químico; más que eso, «muy buen químico», como... Ver mas
Un químico brillante al que le gustaba ‘Héroes del silencio’
QUÍMICO / 28 AÑOS / MADRID


Era de ese tipo de personas discretas, a las que no les gusta llamar la atención, pero que, sin embargo, siempre están rodeadas de gente.

Juan Carlos era químico; más que eso, «muy buen químico», como recuerdan sus compañeros. Se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid, donde también había cursado la carrera y donde seguía trabajando, volcado en un proyecto de investigación en el área de Catálisis y Desarrollo de nuevas reacciones. Los trabajos de Juan Carlos eran pioneros en este campo y él era consciente de que todavía tenía mucho que dar a conocer.

Vivía con sus padres en Coslada, una localidad madrileña desde la que salía cada mañana para ir a trabajar a Madrid. Unos días elegía el autobús, otros el tren de Cercanías. En su mente estaba el proyecto de comprarse un coche, para lo que estaba ahorrando desde hacía meses. Pero antes tenía que aprobar el carné de conducir, algo que le estaba dando más de un quebradero de cabeza. Ya casi lo tenía, repetía de vez en cuando a sus compañeros. El tiempo que no dedicaba a sus investigaciones lo repartía entre sus numerosos libros de filosofía y los discos de Héroes del silencio, el grupo liderado por Enrique Bunbury, uno de sus ídolos. También ultimaba los planes para lanzarse a trabajar en el sector privado.

Ha recibido 0 puntos

CARLOS SOTO

56. CARLOS SOTO

La muerte se lo llevó cuando le sonreía la vida SOLDADOR / 34 AÑOS / VALLADOLID Carlos era el menor de tres hermanos varones, huérfano de padre y madre desde los 14 años. La suerte no fue muy generosa con él y su vida había sido solitaria. Trabajaba mucho. Cuando la suerte comenzaba a sonre... Ver mas
La muerte se lo llevó cuando le sonreía la vida
SOLDADOR / 34 AÑOS / VALLADOLID


Carlos era el menor de tres hermanos varones, huérfano de padre y madre desde los 14 años. La suerte no fue muy generosa con él y su vida había sido solitaria. Trabajaba mucho. Cuando la suerte comenzaba a sonreírle y la felicidad se iba convirtiendo en una realidad, la muerte le sorprendió en los atentados terroristas del 11-M. Tenía 34 años. Había nacido en Quintanilla de Onésimo (Valladolid), pero residía en el municipio madrileño de San Sebastián de los Reyes desde hacía tres años.

Compartía su vida con Eva, su primera y única novia, a la que conoció chateando por el móvil. En junio de 2001 se conocieron físicamente y «se fueron enamorando poco a poco». Al principio no pesaban en tener hijos, pero Carlos le decía en broma a Eva que le garantizaba una niña de ojos azules. Y así fue. Laura -que sólo contaba cuatro meses y medio cuando murió Carlos- tiene los ojos «infinitamente azules», como los de su padre. «La quería con locura», asegura Eva. Carlos trabajaba como soldador en una carpintería metálica. Montar en bicicleta era su gran afición y también le gustaban mucho las motos. Tras muchos agobios económicos, Eva y Carlos estaban a punto de comprarse su primera casa, vivían su mejor momento. Estaban muy enamorados y Carlos quería a Darío y Lucas, hijos de Eva, como si fueran propios. El 11-M significó para Carlos la despedida de una vida que comenzaba a recompensarle.

Ha recibido 0 puntos

SAÚL VALDÉS RUIZ

57. SAÚL VALDÉS RUIZ

Un hombre empeñado en ayudar a su familia ALBAÑIL / 45 AÑOS / HONDURAS Abandonó las tierras y los mares caribeños de San Pedro Sula (Honduras) a cambio de un futuro más prometedor en España. Los comienzos fueron difíciles, pero después de 12 años de esfuerzos y sacrificios, había conseguido... Ver mas
Un hombre empeñado en ayudar a su familia
ALBAÑIL / 45 AÑOS / HONDURAS


Abandonó las tierras y los mares caribeños de San Pedro Sula (Honduras) a cambio de un futuro más prometedor en España. Los comienzos fueron difíciles, pero después de 12 años de esfuerzos y sacrificios, había conseguido escribir una vida nueva en un país diferente. Saúl llegó a España en 1992. En dos años reunió el dinero suficiente para que su mujer cruzara el Atlántico y le acompañara en el mismo sueño. Poco a poco, la situación mejoró y les permitió traer también a parte de sus hijos. Saúl y su esposa vivían con cuatro de ellos en el madrileño barrio de Vallecas. Otros dos hijos en común y tres más de un matrimonio anterior de Saúl esperaban en Honduras a que sus padres consiguieran el importe necesario para pagar los pasajes.

Saúl trabajaba de albañil en una obra. Todas las mañanas conducía desde casa hasta su lugar de trabajo, pero el día de los atentados su coche estaba averiado y no consiguió arrancarlo. El jueves 11 de marzo de 2004, de la mano de Laura, compró un billete y subió a uno de los trenes de la muerte -la familia cree que Saúl y Laura iban en el tren de El Pozo- para cumplir con su deber. Sus familiares, amigos y compañeros definen a Saúl como una persona volcada en su familia. Era un trabajador incansable, preocupado por mejorar la situación económica tanto de su familia en España como de la que había dejado en Honduras.

Ha recibido 0 puntos

LAURA RAMOS LOZANO

58. LAURA RAMOS LOZANO

Un futuro nuevo en compañía de su marido DEPENDIENTA / 38 AÑOS / HONDURAS Laura llegó a España hace una década para reunirse con su marido, Saúl Valdés, quien había llegado a Madrid dos años antes. De La Lechuga, una pequeña aldea de la provincia de Choloma (Honduras) al barrio de Vallecas... Ver mas
Un futuro nuevo en compañía de su marido
DEPENDIENTA / 38 AÑOS / HONDURAS


Laura llegó a España hace una década para reunirse con su marido, Saúl Valdés, quien había llegado a Madrid dos años antes. De La Lechuga, una pequeña aldea de la provincia de Choloma (Honduras) al barrio de Vallecas. Laura cogía el tren diariamente para trasladarse al supermercado en el que trabajaba. Su marido Saúl solía viajar en coche. Ella, en cambio, era una habitual del Cercanías. El infortunio quiso que el día de los atentados los dos viajaran juntos.

Laura estaba muy preocupada por el bienestar de sus hijos. Quería ganar a final de mes todo el dinero que fuera posible para sacar adelante su populosa familia. Saúl y ella habían tenido seis hijos, cuatro de los cuales residían con ellos en España. Además, cada cierto tiempo enviaban dinero a los familiares que permanecían en Honduras. Por ello, unas semanas antes, Laura había comenzado a compaginar el empleo de dependienta con un trabajo que había conseguido en la consulta de un médico, desempeñando labores de limpieza. Saúl y Laura habían formado en España una familia sencilla y humilde pero muy honrada y trabajadora.

Los sueños por cumplir son parte de la herencia que dejaron a sus hijos. Los restos mortales de Laura fueron repatriados a Honduras junto con los de su marido Saúl, acompañados de algunos familiares.

Ha recibido 0 puntos

JAVIER MENGÍBAR JIMÉNEZ

59. JAVIER MENGÍBAR JIMÉNEZ

Un profesor de inglés reconvertido a funcionario FUNCIONARIO / 43 AÑOS / ALCALÁ Javier trabajó hasta 1996 como profesor de inglés en el Instituto Alonso de Avellaneda de Alcalá de Henares. Llegó a ser director del centro durante tres años y profesor visitante en un centro educativo de... Ver mas
Un profesor de inglés reconvertido a funcionario
FUNCIONARIO / 43 AÑOS / ALCALÁ



Javier trabajó hasta 1996 como profesor de inglés en el Instituto Alonso de Avellaneda de Alcalá de Henares. Llegó a ser director del centro durante tres años y profesor visitante en un centro educativo de California. Desde que decidió abandonar las aulas -ocho años antes- ejercía de funcionario del Estado como técnico del Ministerio de Educación y Cultura.

Solía coger el tren de Cercanías para llegar a su puesto de trabajo en la céntrica calle madrileña de Alcalá y evitar así los atascos. Había nacido en Lima, pero llegó a España poco después de nacer. Aquí se había criado, junto a su familia, y se sentía español como el que más. Residía en Alcalá de Henares con su mujer, Sole, y sus hijas, Irene y Sara, de cinco y dos años de edad, respectivamente. Las amaba y adoraba. Sus amigos y familiares lo recuerdan como una persona entrañable y simpática, un pacifista empedernido que siempre estaba cerca de los suyos en los buenos y en los malos momentos. Javier era un gran aficionado al ciclismo y le encantaba hacer kilómetros con algunos compañeros de trabajo. Con sus amigos compartía también pasiones como la informática. Tan sólo unas semanas antes de morir, se había afiliado a la agrupación local del Partido Socialista en Alcalá de Henares. Javier se había prestado para colaborar como voluntario los domingos por la tarde.

Ha recibido 0 puntos

SERGIO DOS SANTOS SILVA

60. SERGIO DOS SANTOS SILVA

Ahorraba para operar en Brasil a su hijo de cuatro años ALBAÑIL / 29 AÑOS / BRASIL Es como si lo hubiese presentido. Sergio, un tipo risueño al que le encantaba jugar con los niños, se fue serio a dormir el miércoles 10 de marzo. Con la Biblia entre sus manos entonó un canto brasileño. Sus... Ver mas
Ahorraba para operar en Brasil a su hijo de cuatro años
ALBAÑIL / 29 AÑOS / BRASIL


Es como si lo hubiese presentido. Sergio, un tipo risueño al que le encantaba jugar con los niños, se fue serio a dormir el miércoles 10 de marzo. Con la Biblia entre sus manos entonó un canto brasileño. Sus compañeros de piso le preguntaron si cantaba música de muertos. Sergio contestó, bromeando, que se preparaba para morir. Nadie lo volvió a ver. A la mañana siguiente, cuando salió de casa, uno de los cinco compatriotas con los que vivía apenas le sintió. En Vallecas tomó el tren de la muerte que estalló en El Pozo del Tío Raimundo. Viajaba al lado de una de las mochilas, por lo que no fue identificado hasta cuatro días después.

En la localidad brasileña de Sao Tomé (Paraná), su mujer, Sara, y su pequeño de cuatro años, Miqueilas, le aguardan desde que partió a España, seis meses antes. Llegó con otros tres jóvenes y un único objetivo: ganar dinero para operar a su hijo de una malformación en el pie. Ahorrado lo suficiente, pensaba regresar a un hogar ahora roto. La nefasta mañana del 11-M se dirigía al trabajo que había encontrado en la construcción un par de meses antes. Pero la cotidianidad le jugó una mala pasada. Sus amigos le recuerdan alegre, humilde y con mucho amor en su corazón. Era mañoso en la reparación de electrodomésticos y siempre andaba haciendo cosas en casa. Descansa en Sao Tomé, la localidad que le vio partir lleno de ilusiones.

Ha recibido 0 puntos

MICHAEL MITCHELL

61. MICHAEL MITCHELL

Quería poner agua corriente en su casa de Cuba OBRERO / 27 AÑOS / CUBA La ilusión de su vida era volver a Cuba para montar en casa de su padre una instalación de agua corriente. También quería viajar a EEUU para pasar unos días con su hermana, Alba, y con su sobrina, de 18 años. Durante el d... Ver mas
Quería poner agua corriente en su casa de Cuba
OBRERO / 27 AÑOS / CUBA


La ilusión de su vida era volver a Cuba para montar en casa de su padre una instalación de agua corriente. También quería viajar a EEUU para pasar unos días con su hermana, Alba, y con su sobrina, de 18 años. Durante el día trabajaba en la construcción, colgado de un andamio, limpiando fachadas. Por la noche, repartía pases a la puerta de una discoteca del calle madrileña de Huertas. Pero después de tres años residiendo en España, Michael Mitchell Rodríguez, trabajaba y trabajaba y no lograba reunir lo suficiente para cumplir sus sueños. El dinero se le iba en esos envíos que, puntualmente, hacía llegar a su familia y en llamadas de teléfono a Cuba.

Hacía un año que a Michael le habían dado los papeles. Pero seguía luchando por sus compañeros para que la Administración les hiciera caso. Le hervía la sangre al ver las dificultades por las que tenían que pasar los suyos mientras el Gobierno miraba hacia otro lado. Aun así, nunca perdía la sonrisa. Sus amigos dicen que era luchador, emprendedor, alegre y muy divertido. Recuerdan que siempre decía que «sólo tenemos una vida y hay que disfrutarla, vivirla al máximo». A Michael le encantaba el baile, el baloncesto, las playas de Andalucía y las canciones de Nino Bravo. El 11 de marzo iba a trabajar a Getafe. Iría con su discman, que siempre llevaba encima, oyendo algo de salsa, recuerda una amiga. Ese día habían quedado para comer, pero el terrible atentado impidió que los dos amigos se reunieran.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA JESÚS MACÍAS

62. MARÍA JESÚS MACÍAS

Ayudaba a los demás a tener una vida mejor RECURSOS HUMANOS / 30 AÑOS / MADRID Una profesional de la sonrisa. Así definen sus compañeros y amigos a María Jesús, una madrileña que, desde bien pequeña, llevó su vocación de ayuda y simpatía como bandera. Comenzó sus estudios de Psicología en la... Ver mas
Ayudaba a los demás a tener una vida mejor
RECURSOS HUMANOS / 30 AÑOS / MADRID


Una profesional de la sonrisa. Así definen sus compañeros y amigos a María Jesús, una madrileña que, desde bien pequeña, llevó su vocación de ayuda y simpatía como bandera. Comenzó sus estudios de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid, pero su ansia de conocimiento la llevó a realizar también Gestión y Dirección de empresas en ICADE. Tras terminar sus estudios, trabajó en varias empresas. Primero pasó por el departamento de Recursos Humanos del Banco Zaragozano. Posteriormente, pasó seis años en Ericsson. Su última empresa fue Vodafone, donde dejó un gran recuerdo. Atrás queda un reguero de anécdotas que definen a María Jesús como una persona que vivía por y para los suyos. Le gustaba ver siempre el lado positivo de la vida. Sus compañeros todavía piensan que cualquier día entrará por la puerta, con su tartera de arroz blanco preparada por su marido, como hacía cada mañana.

María viajó desde Coslada, donde residía con su pareja desde hacía tres años. Su objetivo era llegar al trabajo, pero su misión, según ella decía muchas veces, era otra bien distinta: ayudar a que las personas tuvieran una vida mejor.

Ha recibido 0 puntos

ÁNGEL MANZANO PÉREZ

63. ÁNGEL MANZANO PÉREZ

Vino para sacar adelante a su familia OBRERO / 43 AÑOS / ECUADOR Había venido a España hacía escasamente un año y se dejó la vida en Atocha, camino de una entrevista de trabajo. Angel vivía en Fuenlabrada rodeado de amigos y numerosos miembros de su familia, entre otros, seis primos y sus... Ver mas
Vino para sacar adelante a su familia
OBRERO / 43 AÑOS / ECUADOR


Había venido a España hacía escasamente un año y se dejó la vida en Atocha, camino de una entrevista de trabajo. Angel vivía en Fuenlabrada rodeado de amigos y numerosos miembros de su familia, entre otros, seis primos y sus esposas. En Madrid vivían también su hermano Antonio y Patricia, de 21 años, la mayor de sus cuatro hijos. En Ambato (Ecuador), su ciudad natal, dejó a su mujer, Teresa, y a otros tres vástagos más pequeños.

Su máxima ilusión desde que llegó no era otra que sacar adelante a su familia. Había venido en busca de una oportunidad que le fue negada al final del trayecto entre Fuenlabrada y Atocha. A sus 43 años, buscaba trabajo en la construcción mediante contactos y entrevistas. Entretanto, se empleaba donde podía. Ángel estaba pendiente de solucionar su situación y la de su familia, cuyo único consuelo en medio del horror es que el Gobierno les concedió la nacionalidad. Entre los planes de futuro de este ciudadano de Ambato figuraba la ilusión de regresar a Ecuador en mayo de 2004 para reencontrarse con la familia que había creado y volver de nuevo en el verano. Un hombre trabajador que buscaba un empleo y encontró la muerte en la mañana del 11-M.

Ha recibido 0 puntos

FLORENCIO BRASERO

64. FLORENCIO BRASERO

Coincidía el recorrido, la hora, los vagones. JEFE DE VENTAS / 50 AÑOS / MADRID.. El único deseo que le queda a Conchi de Cos Viana después de la tragedia es que ésta sea la última masacre. El 11 de marzo perdió a su marido en una fecha que desde siempre había esperado con ilusión. El día de... Ver mas
Coincidía el recorrido, la hora, los vagones.
JEFE DE VENTAS / 50 AÑOS / MADRID
..

El único deseo que le queda a Conchi de Cos Viana después de la tragedia es que ésta sea la última masacre. El 11 de marzo perdió a su marido en una fecha que desde siempre había esperado con ilusión. El día de su cumpleaños coincidirá ya siempre con la fecha de la muerte de su marido. Florencio trabajaba como jefe de ventas en Michelin, donde era muy querido por sus compañeros. Seguidor activo del Real Madrid, nunca se había perdido una final de su equipo y acudía infatigable a todos los partidos.

En la estación de El Pozo unas bombas injustificadas hicieron que Florencio se encontrara cara a cara con su destino. Hombre ordenado y de costumbres, siempre se sentaba en el tercer o cuarto vagón para llegar a Tres Cantos, donde trabajaba. Al ver las primeras imágenes, sus familiares y amigos ya sabían que todo coincidía: era el recorrido, la hora, el sitio... Conchi y sus dos hijos, Alberto y Laura, de 15 y 19 años, albergaban una mínima esperanza cuando les dijeron que en el Hospital 12 de Octubre había una persona que respondía a las características físicas de Florencio, pero sus deseos se desvanecieron. Tuvieron que aceptar que un hombre encantador, un trabajador incansable y un referente madridista se les había ido para siempre. Pero sus colegas de afición futbolística están convencidos de que Floro cantará las victorias del equipo merengue allí donde se encuentre.

Ha recibido 0 puntos

M. NIEVES GARCÍA

65. M. NIEVES GARCÍA

Era su segundo día de trabajo después de una baja CAMARERA / 46 AÑOS / MADRID Si había una persona que desbordaba optimismo, ganas de vivir y buen humor, ésa era Nieves García García-Moñino. Su llamativa sonrisa y su peculiar lunar en la frente hacían de ella una mujer de extraordinaria... Ver mas
Era su segundo día de trabajo después de una baja
CAMARERA / 46 AÑOS / MADRID


Si había una persona que desbordaba optimismo, ganas de vivir y buen humor, ésa era Nieves García García-Moñino. Su llamativa sonrisa y su peculiar lunar en la frente hacían de ella una mujer de extraordinaria belleza que no pasaba desapercibida.

Desde joven, bailar había sido su pasión, por eso iba a clases particulares para aprender salsa, sevillanas y lo que hiciera falta. Para su profesor en la academia de baile, Nieves era el espíritu de la clase ya que siempre estaba dispuesta y tenía mucho ritmo en el cuerpo. Tal era su pasión por el baile que consiguió que su marido, José, un fanático futbolero, diera los primeros pasitos junto a ella.

Camarera en la cafetería del teatro Marquina, sus compañeros de profesión la recuerdan como una mujer muy vital a la que le encantaba estar rodeada de los grandes actores. Trabajadora incansable, había estado de baja durante 10 días y fue ella misma quien solicitó el alta para reincorporarse a su puesto. El jueves 11 de marzo era su segundo día de trabajo después de la convalecencia. Viajaba en el cuarto vagón del tren procedente de Santa Eugenia, en un recorrido que frecuentaba a diario. Para su marido y sus dos hijos, Nieves no ha muerto: la han matado injustamente de un plumazo.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL ANTONIO SERRANO

66. MIGUEL ANTONIO SERRANO

Un chico que alegraba a su familia con la guitarra FONTANERO / 28 AÑOS / LEGANÉS Cuando Susana Serrano, hermana del fallecido Miguel Antonio, despertó la mañana de los atentados en Madrid, la impotencia invadió su pensamiento cuando comenzó a imaginar que su hermano podía llevar muerto dos... Ver mas
Un chico que alegraba a su familia con la guitarra
FONTANERO / 28 AÑOS / LEGANÉS


Cuando Susana Serrano, hermana del fallecido Miguel Antonio, despertó la mañana de los atentados en Madrid, la impotencia invadió su pensamiento cuando comenzó a imaginar que su hermano podía llevar muerto dos horas. Miguel trabajaba como fontanero en la empresa de su cuñado y perdió la vida en un tren, de camino a su tarea diaria. Miguel Antonio vivía con su madre, Flora Lastra, y dos de sus cinco hermanos. Era la nota de color en su familia, muy amigo de sus amigos, una persona con gran sentido del humor, que imitaba a personajes famosos y tocaba la guitarra a su estilo, sin partituras. Lo que más conmueve a su madre es recordar cómo destrozaron las bombas el cuerpo de su hijo. Ángel, uno de sus hermanos, destaca que Miguel era muy futbolero y que le gustaba mucho la pesca, aunque pronto devolvía los peces al agua, porque era muy sensible.

El 11-M sonaba el móvil de Miguel Antonio. No lo cogía, y en su casa querían pensar que se lo habría dejado en algún sitio. Luego quisieron saber si estaba entre los heridos de los hospitales, pero finalmente tuvieron que trasladarse hasta la morgue de Ifema. Para sus hermanos, el odio y la ira iniciales dejaron pronto paso al dolor. Las manifestaciones les emocionaban, pero no encontraban consuelo. Sólo la eterna pregunta: ¿por qué? Los terroristas también redujeron a cenizas a esta familia.

Ha recibido 0 puntos

ÁLVARO CARRIÓN FRANCO

67. ÁLVARO CARRIÓN FRANCO

Le hacía mucha ilusión votar por primera vez ESTUDIANTE / 17 AÑOS / MADRID «Adiós, Alvarito, mañana nos vemos». Fueron las últimas palabras que Diego, el hermano mayor de Álvaro, le dedicó. Las pronunció un miércoles por la noche, instantes antes de marcharse a la cama. La mañana siguiente... Ver mas
Le hacía mucha ilusión votar por primera vez
ESTUDIANTE / 17 AÑOS / MADRID


«Adiós, Alvarito, mañana nos vemos». Fueron las últimas palabras que Diego, el hermano mayor de Álvaro, le dedicó. Las pronunció un miércoles por la noche, instantes antes de marcharse a la cama. La mañana siguiente tocaba madrugar, como cada día, y Alvarito cogería el mismo tren de siempre, de camino a su instituto. Esa era su rutina habitual, aunque no la seguía desde hacía varios días, ya que había sido operado de apendicitis. Era la segunda vez que tomaba un tren desde la intervención. Si había necesitado trasladarse a algún sitio, su padre o su hermano le habían acompañado.

Álvaro vivía en el madrileño barrio de Santa Eugenia, uno de los terribles focos de los atentados. Y fue allí donde un tren siniestro se cebó con su vida. Dos días después del 11-M, iba a cumplir 18 años. Le hacía mucha ilusión llegar a la mayoría de edad, sobre todo porque, por primera vez, podría votar en unas elecciones, las del domingo. Había hablado de ellas varias veces con su hermano y los dos tenían muy claro para quién iba a ser su voto: Izquierda Unida. Al joven también le gustaba hablar de cuáles eran sus ilusiones y cuáles sus proyectos, como un viaje a Italia mochila al hombro. Tantos propósitos se dieron por zanjados el jueves 11 de marzo, unos minutos después de que Alvarito le dijese a su madre que se marchaba al instituto. Ella le despidió desde la cama. Ni siquiera le vio la cara.

Ha recibido 0 puntos

GONZALO BARAJAS

68. GONZALO BARAJAS

Empleado jienense de la Tesorería General TÉCNICO / 32 AÑOS / COSLADA Gonzalo Barajas estaba recién casado cuando las bombas del 11-M pusieron fin a su vida. El testimonio de sus familiares y allegados constata que cualquier relato de su drama debe hacer parada obligatoria en una... Ver mas
Empleado jienense de la Tesorería General
TÉCNICO / 32 AÑOS / COSLADA


Gonzalo Barajas estaba recién casado cuando las bombas del 11-M pusieron fin a su vida. El testimonio de sus familiares y allegados constata que cualquier relato de su drama debe hacer parada obligatoria en una circunstancia: la felicidad comenzaba a coger carrerilla en la vida de Gonzalo cuando los atentados terroristas la frenaron en seco. Hacía pocos años que dejó la residencia de sus padres en el barrio jienense del Pilar del Arrabalejo y, tras una estancia temporal en Sevilla, se estableció en la ciudad madrileña de Coslada junto a la que ahora es su viuda. Ambos se habían establecido en un edificio de reciente construcción.

Gonzalo era empleado de la Tesorería General del Estado en Madrid y, cada mañana, se desplazaba hasta su puesto de trabajo en el cercanías. Excepto su hermana, que había cambiado Jaén por la Ciudad Condal, el resto de sus familiares seguían viviendo en la ciudad andaluza. Pese a la lejanía, todos eran conscientes de que Gonzalo realizaba día tras día ese trayecto en tren. Por eso, cuando comenzó a difundirse la noticia del atentado, imaginaron que él podría ser una de las víctimas. Sus vecinos le recuerdan como una persona abierta, extrovertida y amable que siempre participaba en las reuniones. Un amante del deporte que acostumbraba salir a correr por la ciudad para mantenerse en forma.

Ha recibido 0 puntos

ELÍAS GONZÁLEZ ROQUE

69. ELÍAS GONZÁLEZ ROQUE

Un hombre excepcional y enamorado CONTABLE / 30 AÑOS / MADRID Excepcional, maravilloso, generoso, simpático... lo mejor que hay en el mundo. Hablan Loli, la novia de su hermano David, de 27 años, y su suegro. Su esposa confiesa que es complicado hablar de él con quien no le conoció. Elías se... Ver mas
Un hombre excepcional y enamorado
CONTABLE / 30 AÑOS / MADRID


Excepcional, maravilloso, generoso, simpático... lo mejor que hay en el mundo. Hablan Loli, la novia de su hermano David, de 27 años, y su suegro. Su esposa confiesa que es complicado hablar de él con quien no le conoció. Elías se casó el 8 de junio de 2002 con Ana Cristina, de 33 años y economista en el sanatorio del Rosario. Ella no siente odio, ni siquiera desea saber quién fue. Un matrimonio completamente feliz y sin hijos que gozaba en compañía de sus amigos.

Sus pasiones: viajar -en septiembre de 2003 había estado en Praga y Suiza-, leer -fue imposible hallar su último libro-, el baloncesto -frecuentaba el pabellón del Estudiantes-, y la música de todo tipo. Además de la ya citada, mucha familia: padres, un abuelo de 96 años y seis sobrinos -dos niñas en Madrid y otros dos chicos y dos chicas en Zaragoza-. Para su suegro era un ser extraordinario, no un yerno sino un hijo. Un hombre católico, alegre y abierto con todo el mundo que adoraba pasar el tiempo cerca de los suyos, a los que quería con locura. Cada mañana, desde hacía cinco años, seguía la misma ruta, de Coslada a Recoletos, para ejercer de contable en las oficinas de Aldeasa, la cadena de tiendas de los aeropuertos, situada en la confluencia entre las calles de Ayala y Velázquez, en el madrileño barrio de Salamanca. Pero el 11-M impidió que el tren que cogió a las 7.20 horas pasara del Pozo del Tío Raimundo.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ GALLARDO OLMO

70. JOSÉ GALLARDO OLMO

Toda una vida de servicio a los demás MILITAR / 33 AÑOS / BARCELONA José Gallardo Olmo nació el 30 de mayo de 1970 en el barrio de Can Calders de Sant Feliu, donde pasó toda su infancia. Haciendo la mili encontró su vocación: ayudar y servir. Por eso, al acabar el servicio, quiso continuar... Ver mas
Toda una vida de servicio a los demás
MILITAR / 33 AÑOS / BARCELONA


José Gallardo Olmo nació el 30 de mayo de 1970 en el barrio de Can Calders de Sant Feliu, donde pasó toda su infancia. Haciendo la mili encontró su vocación: ayudar y servir. Por eso, al acabar el servicio, quiso continuar en el Ejército con la idea de viajar y formar parte de misiones humanitarias. En 1999 contrajo matrimonio con María Guadalupe Ponce, una joven ecuatoriana licenciada en Ciencias Económicas, y se estableció con ella en Azuqueca de Henares (Guadalajara).

Muy unido a su familia, viajaba muchos fines de semana a su ciudad natal. Allí salvó la vida a un niño de tres años que se atragantó con un chicle y estuvo a punto de ahogarse de no ser por su intervención. Su acción le valió la Cruz al Mérito Militar.

José salía de casa cada día a las seis de la mañana, siempre en coche, y no volvía hasta la una de la madrugada porque al acabar ayudaba a su mujer en el locutorio que ella regentaba y también arreglando los papeles para conseguir que toda su familia ecuatoriana pudiera establecerse en España. El 11 de marzo cogió el tren de forma excepcional porque tenía el coche en el taller. Lo había llevado para pasar la revisión puesto que el fin de semana pensaba ir a pasar dos días con su familia. Murió de la misma forma en que había vivido: dándolo todo por los demás. Según parece, salvó la vida de un compañero al que cubrió con su cuerpo tras la explosión.

Ha recibido 0 puntos

ÁNGEL LUIS RODRÍGUEZ

71. ÁNGEL LUIS RODRÍGUEZ

Un descubridor de nuevas rutas por el valle del Jerte INFORMÁTICO / 34 AÑOS / MADRID Ángel iba escuchando esa mañana el discman que las pasadas navidades le regaló su familia y que después apareció entre los objetos personales de las víctimas. La música de Hevia o de cualquier grupo celta le... Ver mas
Un descubridor de nuevas rutas por el valle del Jerte
INFORMÁTICO / 34 AÑOS / MADRID


Ángel iba escuchando esa mañana el discman que las pasadas navidades le regaló su familia y que después apareció entre los objetos personales de las víctimas. La música de Hevia o de cualquier grupo celta le amenizaba el trayecto desde El Pozo hasta Atocha. Melodías que evocaban esa naturaleza por la que sentía pasión y a la que se lanzaba los fines de semana en su bicicleta. Devoraba kilómetros por la sierra madrileña o en los alrededores de su querido pueblo toledano, Valdeverdeja, lindante con el valle del Jerte. Solo o en compañía de su cuñado recorría caminos de piedra y barro, parándose cada poco para disfrutar del paraje. Se enorgullecía de haber descubierto el último verano una nueva ruta que bautizó como Vía verde de la Jara.

Los pedales y el baloncesto eran las mayores aficiones de este soltero de carácter abierto, con inquietudes, siempre dispuesto a ampliar conocimientos. Trabajaba como programador en la empresa Caser Seguros, sacando partido a la decena de cursos de informática que había realizado desde que salió del instituto. Para paliar la añoranza de poseer un título universitario, se había matriculado en Económicas de la UNED. Hacía dos semanas que había cambiado de lugar de trabajo y comenzado a utilizar el Cercanías para escapar de la carretera. Así y todo, los lunes y miércoles seguía desplazándose en coche para, por la tarde, acudir a la facultad. Los martes y jueves eran los días que cogía el tren. El 11-M fue jueves.

Ha recibido 0 puntos

FLORENCIO AGUADO

72. FLORENCIO AGUADO

Trabajaba en la construcción desde que tenía 14 años ALBAÑIL / 60 AÑOS / SAN FERNANDO Vivió más de tres décadas en San Fernando de Henares. Dejó el municipio ciudadrealeño de Tomelloso amediados de los 70, cuando aún estaba soltero. Quería ganar el dinero suficiente como para poder casarse y... Ver mas
Trabajaba en la construcción desde que tenía 14 años
ALBAÑIL / 60 AÑOS / SAN FERNANDO


Vivió más de tres décadas en San Fernando de Henares. Dejó el municipio ciudadrealeño de Tomelloso amediados de los 70, cuando aún estaba soltero. Quería ganar el dinero suficiente como para poder casarse y vivir en Madrid con la que todavía era su novia, Vicenta. Desde entonces trabajó como alicatador en la construcción con el rango de oficial de primera. Éste era el oficio con el que se había ganado la vida desde los 14 años. Florencio era un hombre de su casa, amante de disfrutar todo el tiempo posible de la compañía de sus familiares. Además de su mujer, tenía dos hijos, Lorenzo y Vicente, y otros dos hermanos, Eustasio y Emilia. Además, uno de sus hijos le había dado su primer nieto, David, con el que se había volcado en los últimos años de su vida.

Una de sus aficiones favoritas tenía mucho que ver con su pasión por la vida hogareña: le encantaba ver los partidos de fútbol por la televisión, especialmente si uno de los equipos era el Real Madrid. Como en el caso de otras víctimas de los atentados, el triste desenlace de su vida tuvo mucho que ver con una dramática paradoja. Solía ir a trabajar en el coche de su cuñado, pero, el 11 de marzo, éste decidió salir de casa un poco más temprano para tomar un café antes de incorporarse al tajo. A Florencio no le gustaba el café, así que decidió aprovechar más horas de sueño e ir a trabajar por su cuenta y en tren.

Ha recibido 0 puntos

FRANCISCO JAVIER CASAS

73. FRANCISCO JAVIER CASAS

El informático 'apagafuegos' al que le fascinaba Dalí INFORMÁTICO / 28 AÑOS / GETAFE En Sika, la empresa de Alcobendas en la que trabajaba, le llamaban «el informático apagafuegos», porque siempre debía resolver todos los problemas a contrarreloj. Eso no le hacía perder la sonrisa, ni mucho... Ver mas
El informático 'apagafuegos' al que le fascinaba Dalí
INFORMÁTICO / 28 AÑOS / GETAFE


En Sika, la empresa de Alcobendas en la que trabajaba, le llamaban «el informático apagafuegos», porque siempre debía resolver todos los problemas a contrarreloj. Eso no le hacía perder la sonrisa, ni mucho menos el buen humor. Tenía otro cariñoso mote entre sus compañeros: Armani. Se debía a que a Francisco Javier, 'Javi' para sus amigos y familiares, le gustaba vestir siempre de forma innovadora y elegante. Sus compañeros le recuerdan corriendo, sin cesar, de un departamento a otro. Eso sí, sin desprenderse de su abrigo tres cuartos y con los pantalones metidos dentro de las botas. Tampoco se olvidan de su sonrisa pícara y su llamativo cabello rizado.

Las prisas y el estrés de su trabajo no le impedían mantenerse tranquilo, demasiado tranquilote incluso, pero sobre todo feliz. Rara era la vez que él no apareciera e hiciese sonreír a alguien. Javi era, además, un artista. Sentía apasionada admiración por Salvador Dalí y, en sus momentos de ocio, le gustaba darle a la tinta y al papel, transformándolos en divertidos cómics. Los protagonistas eran simpáticos dibujos animados que surgían en su imaginación. Así se le pasaban las horas... Javi también estaba ahorrando para pagar las letras de un piso que le aguardaba en Getafe, la localidad madrileña donde todavía vivía con sus padres. Apenas faltaba un mes para que le dieran las llaves.

Ha recibido 0 puntos

DOLORES DURÁN SANTIAGO

74. DOLORES DURÁN SANTIAGO

Una madre centrada en Alonso, su bebé de 17 meses ADMINISTRATIVA / 34 AÑOS / MADRID En Alonso, su rollizo bebé de 17 meses, y en el papá del crío centraba todas sus preocupaciones y esperanzas. Por la mañana, le dejaba siempre en la guardería antes de irse a trabajar. Después, cogía el tren... Ver mas
Una madre centrada en Alonso, su bebé de 17 meses
ADMINISTRATIVA / 34 AÑOS / MADRID


En Alonso, su rollizo bebé de 17 meses, y en el papá del crío centraba todas sus preocupaciones y esperanzas. Por la mañana, le dejaba siempre en la guardería antes de irse a trabajar. Después, cogía el tren en la parada de la Asamblea de Madrid, ése que siempre la llevaba desde el madrileño barrio de Entrevías en el que vivía al centro de Madrid. Allí está la oficina a la que no llegó: la aseguradora italiana Reale. Fue en ella donde comenzó su trayectoria laboral como telefonista nueve años antes. Después, ascendió a administrativa en el departamento de Siniestros haciendo liquidaciones de facturas a los proveedores. Este fue el cargo que desempeñó hasta el día de los atentados.

Dolores prefería que le llamesen Lola, por aquello de que el diminutivo era algo más informal y se ajustaba más a su carácter, jovial y divertido. Falleció en la estación de Atocha, junto a una de sus compañeras, Nuria del Río, también empleada del Grupo Reale. La historia se torna aún más negra, ya que a Nuria le acompañaba su hermana, Marta, y el novio de ésta en el momento de las explosiones. Murieron los tres. Lola, antes de trasladarse con su marido a Entrevías, era una vecina más del popular barrio de Carabanchel, a donde había emigrado la familia Durán Santiago desde Zafra (Badajoz). Allí habían crecido ella y sus cinco hermanos mayores.

Ha recibido 0 puntos

JAVIER GUERRERO

75. JAVIER GUERRERO

Más de 20 personas le buscaron tras el 11-M INFORMÁTICO / 25 AÑOS / MADRID Finalmente apareció, aunque no como los suyos esperaban. Después de rastrear hospitales, vagar por el pabellón 6 de Ifema y empapelar la ciudad con carteles que anunciaban una posible amnesia de fuga, el miércoles 17... Ver mas
Más de 20 personas le buscaron tras el 11-M
INFORMÁTICO / 25 AÑOS / MADRID


Finalmente apareció, aunque no como los suyos esperaban. Después de rastrear hospitales, vagar por el pabellón 6 de Ifema y empapelar la ciudad con carteles que anunciaban una posible amnesia de fuga, el miércoles 17 de marzo, por la tarde, quienes le querían supieron que no volverían a ver la sonrisa de Javier. La esperanza se tornó desesperación y el corazón se quebró. Alto, atractivo, carismático, divertido, deportista –era segundo Dam en taekwondo–, simultaneaba el último año de Informática de Gestión y Sistemas con el trabajo de programador en el Palacio Real, hacia donde se dirigía el 11-M. Todos los días cogía el tren en Vicálvaro hasta Atocha, a donde no llegó porque seguramente viajaba al lado de uno de los explosivos.

El cansancio dio paso a la tristeza y la ilusión por encontrarle era como una lotería, pero en lo malo. Para un amigo, no basta con ser uno de los cinco millones de madrileños, ni viajar en ese tren, ni estar entre los 2.000 afectados, ni siquiera entre los 191 fallecidos oficiales. A quien creían vivo es uno de los últimos identificados. No hay consuelo para sus padres, su hermano, su hermana –era el mediano–, su novia Ana, y su larga y unida veintena de amigos, con quienes ya no podrá gastar bromas ni disfrutar, como pensaba, en las Fallas o la Feria de Abril de Sevilla.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA IVANOVA STAYKOVA

76. MARÍA IVANOVA STAYKOVA

Tenía dos empleos para mantener a toda su familia CUIDADORA / 40 AÑOS / BULGARIA María Ivanova solía viajar en metro, nunca en cercanías. Pero pasó la noche del 10 de marzo en casa de unas amigas en Vallecas, y allí se subió a uno de los trenes de la muerte. Se dirigía a casa de una familia... Ver mas
Tenía dos empleos para mantener a toda su familia
CUIDADORA / 40 AÑOS / BULGARIA


María Ivanova solía viajar en metro, nunca en cercanías. Pero pasó la noche del 10 de marzo en casa de unas amigas en Vallecas, y allí se subió a uno de los trenes de la muerte. Se dirigía a casa de una familia, donde cuidaba a los niños, que la adoraban. Desde que llegó, cuatro años antes, trabajaba con esa familia para mantener en Karlovo, en el centro sur de Bulgaria, a sus padres, a su hermana y su cuñado, en el paro, y para dar estudios a sus dos sobrinas.

Necesitaba más ingresos y buscó un segundo empleo: al principio de limpiadora y cocinera en un colegio, y luego en el locutorio adonde solía ir para hablar con los suyos. Llevaba cinco meses con contrato indefinido y seguridad social. Acababa de enamorarse, hacía apenas mes y medio, de Vladimir, un compatriota con quien deseaba ir de crucero. Compartía piso en el barrio de Ascao con tres mujeres y los dos hijos de una de ellas. Su prima Yordanka asegura que no tenía malicia. Le gustaba Bisbal, pasear y el cine. Una mujer incansable que perdió la felicidad que tanto merecía.

Ha recibido 0 puntos

MARIANA NEGRU

77. MARIANA NEGRU

Una rumana enamorada de la literatura LIMPIEZA / 40 AÑOS / RUMANÍA Planeaba quedarse en Madrid toda la vida. Llevaba poco más de tres años en nuestro país y trabajaba como empleada de limpieza en una oficina de márketing situada en el centro de la capital. Allí se dirigía el 11 de marzo... Ver mas
Una rumana enamorada de la literatura
LIMPIEZA / 40 AÑOS / RUMANÍA


Planeaba quedarse en Madrid toda la vida. Llevaba poco más de tres años en nuestro país y trabajaba como empleada de limpieza en una oficina de márketing situada en el centro de la capital. Allí se dirigía el 11 de marzo, cuando tomó el tren en Torrejón a primera hora de la mañana, para trasladarse a Atocha. No sabía que le esperaba el vil y trágico atentado que truncaría uno de sus mayores sueños: comprar un piso en el barrio de Coslada. El precio de los pisos en el centro era prohibitivo para ella y su marido, Ioan, con el que llevaba casada 22 años.

Mariana era una mujer trabajadora, a la que le gustaba mucho cocinar platos españoles y, sobre todo, viajar. De hecho, su último verano, el matrimonio había pasado dos semanas en Mazarrón y antes había visitado Benidorm y Marbella. Apasionada por la literatura, aprovechaba los trayectos diarios en tren para leer. Quizá ese día leía un poema, quizá de Kavafis, y quizá este verso: «Otro desastre, otro que nunca habíamos pensado, súbita, tempestuosamente cae sobre nosotros y sin darnos tiempo, sin prepararnos, nos arrebata».

Ha recibido 0 puntos

ÓSCAR GÓMEZ GUDIÑA

78. ÓSCAR GÓMEZ GUDIÑA

Se marchó en el mejor momento de su vida REPARTIDOR / 24 AÑOS / MADRID Óscar vivió siempre en Vallecas con sus padres, sus dos hermanas mayores y su hermano menor. Sentía verdadera devoción por su familia y por ella era capaz de darlo todo. Era un chico de barrio. En Vallecas estudió Artes... Ver mas
Se marchó en el mejor momento de su vida
REPARTIDOR / 24 AÑOS / MADRID


Óscar vivió siempre en Vallecas con sus padres, sus dos hermanas mayores y su hermano menor. Sentía verdadera devoción por su familia y por ella era capaz de darlo todo. Era un chico de barrio. En Vallecas estudió Artes Gráficas en el Instituto Tajamar. De esa época procedían la mayoría de sus amigos, con los que solía ir al gimnasio, salir por las noches o jugar al fútbol, su gran pasión. Era tan forofo del Real Madrid que empapeló su habitación con pósters de jugadores, bufandas y banderines. Al acabar los estudios se colocó como ayudante de máquina en una rotativa y después de unos años empezó a trabajar como comercial.

Sus conocidos afirman que atravesaba el mejor momento de su vida. Había encontrado una novia estable, tras muchas relaciones complicadas, y un empleo repartiendo café en una furgoneta con el que, aunque ganaba menos que antes, se sentía muy a gusto. Su fuerte carácter le costó discusiones que se zanjaban entre abrazos y sonrisas; reír le encantaba. Se hacía querer y notar por donde pasaba: en todas partes se acuerdan de él.

Ha recibido 0 puntos

ALOIS MARTINAS

79. ALOIS MARTINAS

Una cita con un amigo cambió su destino ALBAÑIL / 26 AÑOS / RUMANÍA Tenía previsto casarse en agosto y viajar a Rumanía para visitar a su familia, a la que ayudaba económicamente con su modesto sueldo de albañil ilegal. Por las mañanas solía tomar el tren en Torrejón de Ardoz, junto a su... Ver mas
Una cita con un amigo cambió su destino
ALBAÑIL / 26 AÑOS / RUMANÍA


Tenía previsto casarse en agosto y viajar a Rumanía para visitar a su familia, a la que ayudaba económicamente con su modesto sueldo de albañil ilegal. Por las mañanas solía tomar el tren en Torrejón de Ardoz, junto a su novia, también rumana, Eva Rodica. Sin embargo, ese fatídico día, había quedado muy temprano con su amigo Tibor Budi, que subió en la estación de Santa Eugenia, topándose de ese modo, inevitablemente, los dos jóvenes con la muerte. Convivía con su novia, Eva, a la que había conocido en Madrid un año antes. Tres de sus siete hermanos también vivían en España.

Los que conocían bien a Alois, como su compatriota Florin, con el que compartió piso cuando llegó a nuestro país, hacía poco más de tres años, destacan su bondad, honestidad y solidaridad. Era de esas personas a las que le gustaba ayudar a todo el mundo. De personalidad introvertida, era un joven deportista con tremendas ganas de vivir. Le encantaban dos cosas: tomar cañas con sus amigos y salir a bailar los fines de semana con su novia.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL ÁNGEL PRIETO

80. MIGUEL ÁNGEL PRIETO

Trabajo en la ciudad, vida en el pueblo INGENIERO / 37 AÑOS / TOLEDO Había decidido mantener su residencia en su tierra natal, Villaluenga de la Sagra, una pequeña localidad de Toledo de 3.000 habitantes, desconsolados desde el trágico 11-M. Miguel Ángel, ingeniero superior de... Ver mas
Trabajo en la ciudad, vida en el pueblo
INGENIERO / 37 AÑOS / TOLEDO


Había decidido mantener su residencia en su tierra natal, Villaluenga de la Sagra, una pequeña localidad de Toledo de 3.000 habitantes, desconsolados desde el trágico 11-M. Miguel Ángel, ingeniero superior de Telecomunicaciones, siempre prefirió recorrer diariamente los 50 kilómetros de ida y los 50 de vuelta que le separaban de su puesto de trabajo en Chamartín, a trasladarse con su familia a la capital. Todos los días conducía hasta Villaverde, al sur de Madrid, aparcaba y subía con su hermana al cercanías para llegar a sus respectivas empresas. El 11 de marzo viajaba solo pero, según parece, no llegó a subirse en el tren. Se quedó en Santa Eugenia.

Miguel Ángel dejó esposa y dos hijas, que quedaron huérfanas con tres años y tres meses. Alrededor de ellas giraba su vida. La gente que le conocía le recordará como una persona simpática, dicharachera, volcada en los suyos y que sabía hacerse querer. No era difícil verle por Villaluenga los fines de semana, o por las tardes paseando con sus hijas, o tomando una caña con los amigos.

Ha recibido 0 puntos

ANA ISABEL GIL PÉREZ

81. ANA ISABEL GIL PÉREZ

Estaba embarazada de siete meses TÉCNICO / 29 AÑOS / CIUDAD REAL El 14 de octubre de 2001 Ana Isabel Gil y Jesús Patiño se habían fundido en uno y cada uno se había convertido en complemento del otro. Ella, muy alegre y extrovertida; él, tranquilo y reservado. A ella le encantaba tomar el... Ver mas
Estaba embarazada de siete meses
TÉCNICO / 29 AÑOS / CIUDAD REAL


El 14 de octubre de 2001 Ana Isabel Gil y Jesús Patiño se habían fundido en uno y cada uno se había convertido en complemento del otro. Ella, muy alegre y extrovertida; él, tranquilo y reservado. A ella le encantaba tomar el sol y bañarse en la piscina de la urbanización; él, muy blanquito de piel. Sus tres años y medio de matrimonio darían fruto, en mayo de 2004, cuando Ana diera a luz a su primer hijo. Este bebé tan deseado se llamaría Samuel e iba a convertirse para la pareja en la materialización de un sueño que quedó roto un año antes a causa de un aborto no deseado. Natural de Almadén (Ciudad Real), había dejado su tierra con 14 años, cuando se instaló en Torrejón de Ardoz junto a sus padres y sus hermanos menores.

Trabajaba como técnico de telecomunicaciones en British Telecom (BT) en Madrid, pero no tenía por costumbre coger el tren, ya que prefería ir en su coche. Como cualquier matrimonio joven, Ana y Jesús solían salir a cenar, iban al cine y al teatro, pero sobre todo, les gustaba viajar. El verano de 2003 estuvieron de vacaciones en Mallorca con sus vecinos de la puerta de al lado, con los que mantenían una relación muy estrecha. Solía hacer de niñera con los hijos de sus vecinas, que reconocen que en más de una ocasión les había salvado la vida.

Ha recibido 0 puntos

OSWALDO M. CISNEROS

82. OSWALDO M. CISNEROS

Su sueño era regresar a Ecuador cuanto antes ALBAÑIL / 33 AÑOS / ECUADOR Todos los días subía al mismo tren. Tenía que salir pronto de casa para llegar a tiempo a la construcción en la que estuviera trabajando. En la fatídica mañana, la zona madrileña de Moncloa era su destino. Su esposa... Ver mas
Su sueño era regresar a Ecuador cuanto antes
ALBAÑIL / 33 AÑOS / ECUADOR


Todos los días subía al mismo tren. Tenía que salir pronto de casa para llegar a tiempo a la construcción en la que estuviera trabajando. En la fatídica mañana, la zona madrileña de Moncloa era su destino. Su esposa Alicia se había levantado a las 8.45 horas, tras el aviso de un amigo que la había llamado para informarle de lo sucedido. Oswaldo Manuel Cisneros Villacís llevaba tres años viviendo en Madrid, donde había venido a buscar días mejores, como cuenta Alicia. No obstante, su estancia en España no iba a prorrogarse por mucho tiempo. Oswaldo quería regresar a Ecuador porque no le gustaba la vida en Madrid. Su mujer dice que odiaba el estrés de la ciudad, la explotación que sufren algunos inmigrantes y los sinsabores que tienen que atravesar antes de conseguir un trabajo y un hogar decentes. Alicia y Oswaldo se conocían desde hacía 13 años, pero no llegaron a tener hijos.

La última imagen que esta mujer tiene de su marido es la escena en la que él sale por la puerta de su casa con dirección al trabajo. Alicia lo describe como a una persona muy buena que luchaba por conseguir el dinero suficiente para regresar a su tierra. Oswaldo Manuel, de todos modos, acababa de renovar su tarjeta de residencia en España cuando le sorprendió la muerte en los atentados. Su cuerpo fue repatriado, pero hizo es viaje solo; su esposa se quedó a vivir en la zona madrileña de Entrevías.

Ha recibido 0 puntos

LILIANA ACERO USIÑA

83. LILIANA ACERO USIÑA

Ahorraba para comprar un piso donde vivir con su madre ASISTENTA / 26 AÑOS / ECUADOR Su recorrido comenzaba en la estación de El Pozo del Tío Raimundo para acabar en Atocha y de ahí emprender viaje hasta la casa donde trabajaba como empleada de hogar. Liliana Guillermina compartía piso con... Ver mas
Ahorraba para comprar un piso donde vivir con su madre
ASISTENTA / 26 AÑOS / ECUADOR


Su recorrido comenzaba en la estación de El Pozo del Tío Raimundo para acabar en Atocha y de ahí emprender viaje hasta la casa donde trabajaba como empleada de hogar. Liliana Guillermina compartía piso con su hermana mayor en la Villa de Vallecas (Madrid). Su único sueño era comprar una vivienda para que su madre –que vive en Ecuador– pudiera trasladarse con ella a España. Liliana llevaba un año y medio residiendo en Madrid. Su hermano Wilmer había sido el que la animó a dejar Ecuador para buscar una nueva vida. Ella trabajaba en una empresa de corte y confección en su país, pero el cierre de ésta le hizo recapacitar y hacer caso a su hermano, así que se instaló en España.

La separación de sus padres hizo que ella y sus seis hermanos -dos chicas y seis chicos- se fuesen a vivir con la madre. La vida que Liliana llevaba en Madrid era intensa. Tenía que trabajar para ahorrar el dinero suficiente que le permitiese comprar un piso. Su mayor encanto era la dulzura que manifestaba con sus sobrinos. Su hermano Wilmer cuenta que era una amante de los niños, entre quienes se mostraba alegre y risueña. Uno de los hobbies preferidos de Liliana Guillermina era pasear por las tardes, además de escuchar música. Las canciones románticas eran las que más le gustaban. Su cadáver fue repatriado a Ecuador. Allí la esperaba su madre.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA VICTORIA LEÓN MOYANO

84. MARÍA VICTORIA LEÓN MOYANO

Tenía todo preparado para casarse en julio en Córdoba AUDITORA / 30 AÑOS / MADRID Tenía ya todo preparado para casarse el 31 de julio de 2004. Quería que el día fuera perfecto y sabía que el pueblo de su madre, Encinas Reales (Córdoba), sería el emplazamiento ideal para lograrlo. Meses antes... Ver mas
Tenía todo preparado para casarse en julio en Córdoba
AUDITORA / 30 AÑOS / MADRID


Tenía ya todo preparado para casarse el 31 de julio de 2004. Quería que el día fuera perfecto y sabía que el pueblo de su madre, Encinas Reales (Córdoba), sería el emplazamiento ideal para lograrlo. Meses antes, ella misma había insistido al párroco de la ermita del Jesús de las Penas que le dejara casarse allí, a pesar de haber nacido en Madrid. María Victoria pasaba en ese pueblo todos los veranos y siempre que tenía un hueco libre era el lugar que elegía para descansar. Ese y Cuevas Bajas, un pueblo malagueño pegado a Córdoba donde había nacido su padre.

A su novio Fabián lo había conocido hacía cuatro años estudiando. Ella había cursado, con un expediente académico brillante, la carrera de Derecho en Madrid. Después, decidió completar su formación con un máster en Estados Unidos. No tuvo problemas para encontrar empleo cuando regresó a España, ya que fue seleccionada inmediatamente por el Banco Santander Central Hispano. Desempeñaba el cargo de auditora en esta institución bancaria. A su padre le gustaba decir entre risas que como se descuidara Emilio Botín, el presidente del banco, su hija le quitaba el puesto. Hacia allí se dirigía María Victoria desde Torrejón de Ardoz el día de los atentados. Su futuro esposo, argentino, la despidió en la estación antes de subir al tren. Le dijo que la vería por la noche, después del trabajo. No pudo cumplir su promesa.

Ha recibido 0 puntos

EDUARDO SANZ PÉREZ

85. EDUARDO SANZ PÉREZ

Un bebé huérfano antes de nacer COCINERO / 31 AÑOS / AZUQUECA Dos años y medio tenía Eduardo cuando murió su padre, un cocinero del Ejército que trabajaba en el mantenimiento de las instalaciones militares de la zona de Campamento. A su segundo hijo le faltaron apenas dos meses para poder... Ver mas
Un bebé huérfano antes de nacer
COCINERO / 31 AÑOS / AZUQUECA


Dos años y medio tenía Eduardo cuando murió su padre, un cocinero del Ejército que trabajaba en el mantenimiento de las instalaciones militares de la zona de Campamento. A su segundo hijo le faltaron apenas dos meses para poder disfrutar de los abrazos de su padre, víctima de los atentados. Según sus allegados, alternaba el automóvil y el tren como forma de trasladarse hasta su puesto de trabajo. Cuando elegía el transporte público, cambiaba de tren en la estación de cercanías de Atocha. El azar quiso que el 11 de Marzo viajara en uno de los vagones de la muerte. Eduardo nació en Suiza hace 31 años, aunque pasó la mayor parte de su vida en Guadalajara. Desde que se casó, vivía con su familia en el municipio alcarreño de Azuqueca de Henares, a medio camino entre su ciudad y la de su mujer, Alcalá de Henares.

Era una persona abierta y agradable, amante de los viajes, una afición que cultivaba siempre que podía junto a su esposa. También era aficionado a los deportes y, de hecho, jugaba al fútbol sala en un equipo local de Villanueva de la Torre. Combinaba esta afición con su simpatía por el Real Madrid, que le había llevado a registrar a su hijo como simpatizante del club nada más nacer.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ MIGUEL VALDERRAMA

86. JOSÉ MIGUEL VALDERRAMA

Un economista solidario que limpió chapapote ECONOMISTA / 25 AÑOS / MADRID Apenas una semana después de los atentados, el domingo 21 de marzo, hubiera cumplido los 26. Pensaba celebrarlo con todos: su novia, su familia y sus amigos, pero también le hacía ilusión otra fecha: el 14 de marzo... Ver mas
Un economista solidario que limpió chapapote
ECONOMISTA / 25 AÑOS / MADRID


Apenas una semana después de los atentados, el domingo 21 de marzo, hubiera cumplido los 26. Pensaba celebrarlo con todos: su novia, su familia y sus amigos, pero también le hacía ilusión otra fecha: el 14 de marzo, por las elecciones generales. José Miguel era una persona comprometida y con firmes ideales políticos, y ese domingo ejercería su derecho a decidir quién quería que le gobernase durante los próximos cuatro años.

Siempre que la situación lo merecía, salía a relucir su talante solidario. Fue lo que le ocurrió un año y medio antes, cuando no dudó en lanzarse a las costas gallegas para extirpar de la zona todo aquel chapapote. Era, además, un defensor nato de la limpieza y el orden, y así se lo hacía saber a sus amigos, que también le recuerdan como un chaval alegre y dispuesto a echar una mano a todo el que le hiciese falta. Licenciado en Económicas, José Miguel era empleado de banca en una sucursal de Caja Madrid situada en pleno centro de la capital: la plaza del Celenque, a pocos pasos de la Puerta del Sol. Trabajaba en el departamento de Inmuebles. Vivía en Coslada junto a sus padres y su hermano, el mismo barrio en el que conoció a su novia, Rocío, empleada de márketing en una empresa editorial. Llevaban saliendo más de cinco años y ya habían dado el sí a una casa en Alcalá de Henares. Tenían previsto mudarse en cuanto acabasen de amueblarla. Para eso, faltaba ya muy poco.

Ha recibido 0 puntos

MERCEDES VEGA MINGO

87. MERCEDES VEGA MINGO

Iba a una entrevista de trabajo para la Comunidad TELEOPERADORA / 45 AÑOS / MADRID Nunca subía a un tren de cercanías. Su medio de transporte era el metro. Esa mañana, la necesidad de encontrar un puesto de trabajo mejor le obligó a tomar uno de los trenes de la muerte. La Comunidad de... Ver mas
Iba a una entrevista de trabajo para la Comunidad
TELEOPERADORA / 45 AÑOS / MADRID


Nunca subía a un tren de cercanías. Su medio de transporte era el metro. Esa mañana, la necesidad de encontrar un puesto de trabajo mejor le obligó a tomar uno de los trenes de la muerte. La Comunidad de Madrid la había citado a las 8.00 horas para hacerle una entrevista de trabajo. La posibilidad de conseguir este empleo significaba mucho para ella, ya que suponía proporcionar mayor bienestar a sus dos hijos.

Mercedes Vega Mingo tenía dos hijos –Mario, de 22 años, y Silvia, de 18–. Trabajaba como teleoperadora en Getafe (Madrid), así que debía viajar todos los días desde Fuenlabrada, donde residía, hasta la localidad madrileña. María José, su cuñada y compañera de trabajo, además de ser una de sus mejores amigas, la recuerda como a una persona que vivía por y para sus hijos; que siempre estaba disponible para todo el mundo y que entregaba lo que estuviese en sus manos para hacer el bien por los demás. Le gustaba relacionarse con la gente. Gracias a su trabajo como teleoperadora, Merce –como la llamaban sus familiares– había participado en varias galas benéficas. Era una fumadora empedernida y una amante de la costura y el ganchillo. María José cuenta que, en los últimos meses, Mercedes había encontrado la paz y la tranquilidad interior. Sólo pensaba en ir a una casa que la familia posee en Escalona (Huesca), para sentarse en un sillón a leer un libro o a hacer ganchillo.

Ha recibido 0 puntos

FEDERICO MIGUEL SIERRA

88. FEDERICO MIGUEL SIERRA

El militar que luchaba por la paz mundial MILITAR / 37 AÑOS / ALCALÁ Federico era comandante de Infantería del Estado Mayor e hijo del comandante Militar de Navarra, el general José Sierra Tabuenca. Conocía de cerca el peligro. Había participado en misiones militares bajo el mandato de la... Ver mas
El militar que luchaba por la paz mundial
MILITAR / 37 AÑOS / ALCALÁ


Federico era comandante de Infantería del Estado Mayor e hijo del comandante Militar de Navarra, el general José Sierra Tabuenca. Conocía de cerca el peligro. Había participado en misiones militares bajo el mandato de la OTAN y también como voluntario, ayundando con su amplia experiencia y conocimientos al mantenimiento de la paz. La antigua Yugoslavia fue uno de sus destinos más comprometidos. Y sin embargo, la tragedia le esperaba, quizá, en uno de los sitios menos peligrosos.

Federico se subía diariamente, a primera hora de la mañana, en un tren de cercanías en la estación de Alcalá de Henares, donde residía desde hacía algún tiempo. De allí hasta su puesto de trabajo en la capital de España. Desde hacía unos meses, estaba destinado en las dependencias de la Dirección de Gestión de Personal. El jueves de los atentados no llegó al trabajo. Sus compañeros comenzaron a preocuparse conforme pasaban los minutos y Federico no aparecía. Su padre intentó ponerse en contacto con él, pero nadie cogía el teléfono. Unas horas después, las peores sospechas se confirmaron. Federico dejó lo que más le importaba: una mujer y un niño pequeño quedaron sumidos en la más profunda tristeza. El 11-M se cobró una víctima sensible, abierta a la gente, volcada en los suyos y entregada a su trabajo, por muy difícil que éste fuera.

Ha recibido 0 puntos

JUAN MUÑOZ LARA

89. JUAN MUÑOZ LARA

Falleció junto a su novia, a quien acompañó a trabajar TÉCNICO / 28 AÑOS / CÓRDOBA No solía coger el tren por las mañanas, pero ese día hizo una excepción para acompañar a su novia, Livia Bogdan, una rumana de 35 años que había abandonado su país para vivir en España junto a su familia... Ver mas
Falleció junto a su novia, a quien acompañó a trabajar
TÉCNICO / 28 AÑOS / CÓRDOBA


No solía coger el tren por las mañanas, pero ese día hizo una excepción para acompañar a su novia, Livia Bogdan, una rumana de 35 años que había abandonado su país para vivir en España junto a su familia. Desde aquel viaje habían transcurrido ya dos años. Le acompañó en la aventura su hermana gemela, Elena, de quien nunca se apartaba. Esa fatídica mañana, en cambio, su compañero de viaje fue Juan, un simpático cordobés de 28 años que trabajaba como técnico de telefonía. Llevaba algún tiempo de baja por un accidente que había tenido con la moto. Los dos tomaron el tren de cercanías alrededor de las siete de la mañana en Coslada. Iban en uno de los vagones que estallaron en Atocha.

Livia residía en Coslada y fue en esta localidad madrileña tan golpeada por los atentados donde cuatro meses antes conoció al que sería su novio. El miércoles 10 de marzo, por la noche, Juan había avisado a sus padres de que no le esperasen a la hora de la cena. Televisaban un buen partido de fútbol: Real Madrid-Bayern Múnich. El vencedor se alzaría con la Copa de Europa y no se lo quería perder. Para disfrutar del encuentro, Juan y Livia habían comprado todo tipo de manjares: marisco, vino, carne, pasteles... El Real Madrid ganó. Él descansa ahora en su pueblo natal, Guadalcázar, donde solía pasar las vacaciones junto a su familia.

Ha recibido 0 puntos

LIVIA BOGDAN

90. LIVIA BOGDAN

Una rumana enamorada de un español NIÑERA / 28 AÑOS / RUMANÍA Se consideraba una privilegiada por tener en Madrid a toda su familia. Paulatinamente, se fueron trasladando todos. Primero, inmigraron sus padres y poco después Livia, su hermana gemela Elena y su hermano Liviu. Además se había... Ver mas
Una rumana enamorada de un español
NIÑERA / 28 AÑOS / RUMANÍA


Se consideraba una privilegiada por tener en Madrid a toda su familia. Paulatinamente, se fueron trasladando todos. Primero, inmigraron sus padres y poco después Livia, su hermana gemela Elena y su hermano Liviu. Además se había enamorado. El elegido: Juan Muñoz Lara. Un amor que fue corto en el tiempo, pero de una gran intensidad y que el destino separó para siempre en el trágico atentado que sesgó sus vidas.

La noche anterior al suceso, ambos habían cenado en el hogar familiar de Livia en Coslada, junto a los padres y hermanos de ésta. Todos disfrutaron con el partido Madrid-Bayern, que esa noche televisaban. Nada hacía presagiar el infeliz desenlace. Pero al día siguiente había que ir a trabajar a Madrid. Livia, que aún no tenía los papeles en regla, cuidaba desde hacía año y medio a dos niños en una casa situada en la zona de Nuevos Ministerios. Por tanto, aquella mañana Juan, excepcionalmente, se había quedado a dormir en su casa y la acompañó en el trayecto. De ahí que fallecieran los dos. Era una joven alegre, que hacía la vida fácil a los demás y le encantaba divertirse. En su país, Rumanía, había estudiado corte y confección. De hecho, no descartaba en un futuro, si conseguía legalizar su situación en España, buscar trabajo en una empresa del sector textil.

Ha recibido 0 puntos

EVA BELÉN ABAD QUIJADA

91. EVA BELÉN ABAD QUIJADA

No cejaba en su empeño de llegar a ser maquilladora LOTERA / 30 AÑOS / MADRID Dejaba Coslada (Madrid) cada mañana para trabajar en una administación de lotería en la estación de Chamartín. Por eso, debía subir al tren muy temprano. El 11-M, Eva Belén Abad Quijada volvió a tomar el tren como... Ver mas
No cejaba en su empeño de llegar a ser maquilladora
LOTERA / 30 AÑOS / MADRID


Dejaba Coslada (Madrid) cada mañana para trabajar en una administación de lotería en la estación de Chamartín. Por eso, debía subir al tren muy temprano. El 11-M, Eva Belén Abad Quijada volvió a tomar el tren como hacía todos los días, pero esta vez una explosión truncó su viaje. No pasó de la estación de El Pozo del Tío Raimundo.

Eva vivía con sus padres y su hermano pequeño, David, en Coslada, aunque antes había estado compartiendo hogar con su pareja. Pero parece que Eva decidió volver al remanso de paz que se respiraba entre los suyos. Sus compañeros de trabajo la describen como una persona divertida, a la que le encantaba ir al cine y salir con los amigos. Una de las inquietudes de esta madrileña era ser maquilladora. De hecho, nunca perdió la esperanza y por eso se puso a estudiar para ver cumplido su deseo, mientras vendía lotería. Sus padres cuentan que era una chica que siempre estaba cambiándose el color del pelo. Ella era rubia, pero su pasión por la peluquería y la estética le hacía variar su aspecto muy a menudo. La madre de Eva dice que era una persona que estaba empezando a encontrar la felicidad y que sólo quería vivir en paz. Sin duda, el hogar familiar era la tabla de salvación de Eva cada vez que tenía algún problema. En la mañana del 11-M, la administración de lotería de Chamartín quedó desierta. Faltaba la chica de 30 años que ocupaba ese lugar cada día.

Ha recibido 0 puntos

ÓSCAR ABRIL ALEGRE

92. ÓSCAR ABRIL ALEGRE

Un joven estudioso que soñó ser profesor de gimnasia ESTUDIANTE / 19 AÑOS / COSLADA Cuentan que si alguien volvía loco a Óscar, ésa era Jana, su novia desde hacía nueve meses. Los dos eran del mismo pueblo, Coslada. Compartían algo más: su gran afición por el deporte. Por eso, ambos habían... Ver mas
Un joven estudioso que soñó ser profesor de gimnasia
ESTUDIANTE / 19 AÑOS / COSLADA


Cuentan que si alguien volvía loco a Óscar, ésa era Jana, su novia desde hacía nueve meses. Los dos eran del mismo pueblo, Coslada. Compartían algo más: su gran afición por el deporte. Por eso, ambos habían decidido estudiar la carrera de Educación Física en el INEF, un centro de la Universidad Politécnica de Madrid. Él estaba en segundo, ella en primero. Entre clase y clase, Óscar siempre corría a darle un beso. Si el descanso se alargaba, los multiplicaba por mil. Solían ir juntos a la facultad cada mañana, y la del jueves 11 de marzo no fue una excepción. Una de aquellas infames mochilas mató a Oscar. A Jana la dejó malherida, aunque, poco a poco, se fue recuperando de sus lesiones en un hospital madrileño.

Óscar era un chaval bastante tímido. En clase no llamaba la atención, aunque todos sus compañeros le conocían de sobra. Dicen de él que era muy estudioso, muy inteligente, muy constante, que podía haber estudiado la carrera que hubiera querido. Él lo tenía claro: dentro de unos años, no muchos, se veía como profesor de Educación Física en un colegio, en un instituto, en donde hiciese falta. Le encantaba jugar al mus, al ping-pong, al tenis y al baloncesto. No sabía decantarse por algo en concreto; mejor todo. Siempre que podía, retaba a sus amigos a un partidillo. Estos sabían quién iba a ser el vencedor: Óscar. Se lo pasaban bien a su lado. Sabía cómo hacerles reír.

Ha recibido 0 puntos

ALEJANDRA IGLESIAS

93. ALEJANDRA IGLESIAS

Imposible aburrirse a su lado ADMINISTRATIVA / 28 AÑOS / TORREJÓN Alejandra, o Sandra como la llamaban su familia y sus amigos, conseguía movilizar a todos los que se encontraban a su alrededor. Era por su vitalidad, su sentido del humor, que impedían que nadie se aburriese a su lado, sobre... Ver mas
Imposible aburrirse a su lado
ADMINISTRATIVA / 28 AÑOS / TORREJÓN


Alejandra, o Sandra como la llamaban su familia y sus amigos, conseguía movilizar a todos los que se encontraban a su alrededor. Era por su vitalidad, su sentido del humor, que impedían que nadie se aburriese a su lado, sobre todo si éstos eran sus sobrinos pequeños. El cumpleaños de uno de ellos, Andrés, sería en el mes de abril, y Sandra ya le había prometido que le regalaría un perro. Eso sí, si era bueno.

La vida de Sandra transcurría entre Torrejón de Ardoz, la localidad madrileña en la que vivía con sus padres, y la empresa de construcción en la que trabajaba como administrativa. En sus ratos libres, le gustaba hacer lo que a todos: salir a bailar, escuchar música, leer y buscar entre escaparate y escaparate algún trapito interesante. Y si no encontraba nada para ella, al menos sí para su madre, Pilar, o su hermana mayor, Marival. Las tardes de domingo casi siempre tocaba cine, español sobre todo. Últimamente no se permitía muchos caprichos más, ya que tanto ella como su novio estaban ahorrando para dar la entrada de su futuro pisito, también en Torrejón. Tenían previsto firmar el contrato de la casa el día después de los atentados. Sandra era, además, una persona solidaria, humanitaria y con un corazón enorme. Había apadrinado un niño del Tercer Mundo, con el que se escribía a menudo. Justo unos días después del 11-M, llegó a su casa una carta con el nombre del nuevo pequeño al que iba ayudar. Era de Perú.

Ha recibido 0 puntos

STEFAN MODOL

94. STEFAN MODOL

De policía a albañil ALBAÑIL / 45 AÑOS / RUMANÍA Llevaba tan sólo dos años en España. Dejó su país natal, Rumanía, donde trabajaba como policía, para ofrecer una vida más digna a su mujer y a sus tres hijos a los que cada mes enviaba, religiosamente, gran parte del sueldo que ganaba como... Ver mas
De policía a albañil
ALBAÑIL / 45 AÑOS / RUMANÍA


Llevaba tan sólo dos años en España. Dejó su país natal, Rumanía, donde trabajaba como policía, para ofrecer una vida más digna a su mujer y a sus tres hijos a los que cada mes enviaba, religiosamente, gran parte del sueldo que ganaba como albañil. Aunque vivía en Vallecas, la estación de Santa Eugenia le quedaba más a mano. El día del atentado había salido de casa temprano, como siempre, en dirección a Atocha, donde solía coger el metro para acercarse a su trabajo, situado en el barrio madrileño de Embajadores. Sin embargo, la tragedia le impidió llegar.

Los ocho inmigrantes rumanos, que compartían con Stefan el piso de Vallecas, quedaron desolados. En especial su amigo Mariu con el que parecía guardar más afinidad. Ambos tenían una clave. Cuando Stefan le decía delante de los demás «¿vamos a mover el mueble?» en realidad le estaba preguntando si le apetecía salir a tomar algo. Y enseguida bajaban corriendo a la calle, a beber un vinito e intercambiar impresiones. Aficionado al deporte, rRegularmente asistía a un parque municipal cercano a su domicilio para practicar el tenis de mesa, disciplina en la que destacaba y era un rival difícil de batir. Todos coinciden al señalar a Stefan como un hombre honrado, con un acusado sentido del humor y sensible. La típica persona comprensiva a la que uno cuenta sus problemas.

Ha recibido 0 puntos

CARLOS A. GARCÍA PRESA

95. CARLOS A. GARCÍA PRESA

Aficionado a los cómics de Mortadelo y Filemón ADMINISTRATIVO / 24 AÑOS / COSLADA Carlos Alberto no era una persona abierta, extrovertida y ruidosa, sino todo lo contrario. Según sus hermanas, no le habría gustado el lamentable protagonismo de ser víctima de un atentado terrorista porque era... Ver mas
Aficionado a los cómics de Mortadelo y Filemón
ADMINISTRATIVO / 24 AÑOS / COSLADA


Carlos Alberto no era una persona abierta, extrovertida y ruidosa, sino todo lo contrario. Según sus hermanas, no le habría gustado el lamentable protagonismo de ser víctima de un atentado terrorista porque era callado, discreto y reservado. Precisamente, estos eran algunos alicientes que le convertían en un joven especial, el niño bueno de su casa y el ojo derecho de la familia.

Tenía dos hermanas gemelas, Ana y Gema, pero ellas mismas reconocen que los lazos que unían a Carlos con sus padres eran más estrechos. Ana, que leyó un emotivo manifiesto en la concentración de Coslada en memoria de las víctimas, es uno de los mejores ejemplos de la entereza con que se ha afrontado la pérdida de las 191 víctimas mortales del 11-M. Su carácter no sólo despertaba afectos en el hogar. Aunque no era persona de muchos amigos, estaba muy unido a los pocos que tenía. Como no podía ser de otra forma, se había acostumbrado desde muy pequeño a llenar sus muchas horas de reserva y soledad con las páginas de libros y cómics, especialmente, de Mortadelo y Filemón. Además, era aficionado a los capítulos de Los Simpson. A sus 24 años, Carlos llevaba casi un año trabajando como administrativo en el Instituto de Comercio Exterior, donde se dirigía la mañana de aquel jueves.

Ha recibido 0 puntos

ESTEBAN M. DE BENITO

96. ESTEBAN M. DE BENITO

Todo un padrazo TÉCNICO / 39 AÑOS / MADRID Su móvil atronó Atocha sin respuesta: la explosión le había dado de lleno, privándole de mil proyectos. El 30 de abril cumpliría 40 años, la misma edad que Nieves, con quien compartió su vida durante más de dos décadas. Su mujer no sabe qué hacer... Ver mas
Todo un padrazo
TÉCNICO / 39 AÑOS / MADRID


Su móvil atronó Atocha sin respuesta: la explosión le había dado de lleno, privándole de mil proyectos. El 30 de abril cumpliría 40 años, la misma edad que Nieves, con quien compartió su vida durante más de dos décadas. Su mujer no sabe qué hacer, porque cualquier cosa que hace le recuerda. Él está en cada detalle y en cada gesto cotidiano, pero desde aquel fatídico jueves se ve obligada a seguir viviendo sin él. Ni siquiera sabe qué hará con el apartamento de La Marina (Alicante) que Esteban revisaba antes de viajar.

Huérfano de padre, para su madre, de 80 años, y tres hermanos mayores era «el Chache». El jueves 11 de marzo corrió desde su hogar en Santa Eugenia porque perdía el Cercanías hacia Nuevos Ministerios. Acudía a Telefonía Madis, donde programaba conexiones entre centrales telefónicas como Técnico de telecomunicaciones. No pasaba desapercibido en el vecindario, era el hombre de pelo rizado siempre con sus hijas, a las que bañaba cada noche. Cariñoso, entregado a su trabajo, apasionado del Real Madrid y las motos, era un padrazo al que le privaron de asistir a la comunión de Bea, su hija mayor de nueve años, en mayo de 2004. Ni ella ni Adriana -que tenía entonces cuatro años- pudieron regalarle el pisapapeles y un libro de cartulina que con ilusión le confeccionaron para el día del padre. Dos años atrás había dejado el tabaco, pero acabó fumando a escondidas. Bea le tendía un cigarrillo junto a la vela que depositó en Atocha.

Ha recibido 0 puntos

DOLORES FUENTES

97. DOLORES FUENTES

Un regalo de San Valentín sin entregar ADMINISTRATIVO / 29 AÑOS / MÓSTOLES El amor que sentía por su novio Óscar era tan grande como las murallas de Ávila, pero como no podía comprárselas le regaló un viaje a tan mística ciudad. Este fue su regalo de San Valentín, escrito en una tarjeta que... Ver mas
Un regalo de San Valentín sin entregar
ADMINISTRATIVO / 29 AÑOS / MÓSTOLES


El amor que sentía por su novio Óscar era tan grande como las murallas de Ávila, pero como no podía comprárselas le regaló un viaje a tan mística ciudad. Este fue su regalo de San Valentín, escrito en una tarjeta que había confeccionado su hermana Ana Belén, cuatro años menor, y que su otro hermano, Juan Carlos, de 33, entregó al que sería su futuro cuñado.

Apasionada de la lectura, había terminado El Código da Vinci y El misterio de Napoleón. Este último, según comentó a su hermana, no le había entusiasmado. Lo que le gustaba era la novela de intriga. Auxiliar de clínica de profesión, había desempeñado trabajos de ayuda a domicilio durante cuatro años, periodo en el cual había hecho la vida más fácil a enfermos de sida y ancianos. Los últimos cuatro años los había empleado como administrativa en Conecta, una empresa financiera con sede en Alcobendas. Para su hermana pequeña, Lola fue más que una amiga; fue su confidente y su consejera en asuntos amorosos. Siempre le daba consejos sobre chicos. La semana anterior al atentado, Ana Belén le había comentado que no creía mucho en el amor, a lo que Dolores le contestó que sí existía porque, aunque ella llevaba cuatro años con su novio, cada día le quería más. Vivía en Móstoles junto a sus padres, pero Óscar y ella ya estaban reformando un pisito que se quedó a medio amueblar una mañana de marzo en la estación de Atocha.

Ha recibido 0 puntos

ANTONIO MARÍN MORA

98. ANTONIO MARÍN MORA

Compatibilizaba su trabajo con los estudios de ingeniería INGENIERO / 43 AÑOS / MADRID En el cine y entre libros escondía Antonio su timidez. Era un soltero tranquilo, con la vida oscilando entre el trabajo en Telefónica y la mesura en el tiempo libre. Prefería la tranquilidad del hogar, en... Ver mas
Compatibilizaba su trabajo con los estudios de ingeniería
INGENIERO / 43 AÑOS / MADRID


En el cine y entre libros escondía Antonio su timidez. Era un soltero tranquilo, con la vida oscilando entre el trabajo en Telefónica y la mesura en el tiempo libre. Prefería la tranquilidad del hogar, en Entrevías, al ocio estresado que apasiona a la sociedad actual. El fin de semana era para descansar y convivir con los suyos, sus hermanos y Tomasa, su madre. A ella le tocó de nuevo llorar la pérdida de un hijo. Diez años antes, otro de sus seis vástagos, Salvador, falleció de un ataque cardiaco.

Antonio trabajaba en Telefónica desde que cumplió los 18 años. Sumaba un cuarto de siglo entre reparaciones y raudo progreso de su especialidad, las telecomunicaciones. A pesar de sus tempranas obligaciones laborales, decidió matricularse en la universidad en busca del título de Ingeniero. Con perseverancia y sacrificio, había logrado compatibilizar la dureza de una formación tan áspera con la exigencia de un puesto de responsabilidad técnica. Los compañeros de trabajo respetaban su exquisita dedicación. Esquivó la desgana en muchas ocasiones para seguir adelante con su principal ilusión: obtener la licenciatura. A su madre quería regalarle el diploma que tanto esfuerzo le estaba costando conseguir. Tropezó con las malditas bombas del 11-M cuando sólo le quedaba una asignatura para finalizar la carrera.

Ha recibido 0 puntos

TERESA GONZÁLEZ GRANDE

99. TERESA GONZÁLEZ GRANDE

Tenía dos empleos para poder pagar una casa LIMPIADORA / 36 AÑOS / MADRID Su jornada laboral en un día cualquiera comenzaba a las nueve de la mañana. Durante cuatro horas limpiaba ininterrumpidamente las facultades de la Universidad Complutense de Madrid. Cada semana podía ser una distinta... Ver mas
Tenía dos empleos para poder pagar una casa
LIMPIADORA / 36 AÑOS / MADRID


Su jornada laboral en un día cualquiera comenzaba a las nueve de la mañana. Durante cuatro horas limpiaba ininterrumpidamente las facultades de la Universidad Complutense de Madrid. Cada semana podía ser una distinta, ya que Teresa cubría las suplencias. El día de los atentados tocaba la de Físicas. A la hora de la comida se daba un respiro, pequeño, y a veces se pasaba por la casa de su madre para tomarse con ella un cocido o una paella. O un filete vuelta y vuelta en la sartén, y rápidamente a trabajar. Volvía a la carga a las 15 horas, para dejar reluciente otra empresa, donde tenía un puesto fijo. A las 21 horas llegaba rendida a casa, donde le esperaba Gregorio, también empleado de limpieza en la Universidad Complutense.

Si algún día podía echar horas extra, Teresa no lo dudaba. Tampoco si había que trabajar un sábado o un domingo o un día de fiesta. Entre sus planes inmediatos no figuraba el de casarse, por lo que hacía un año que habían decidido formalizar legalmente su relación y hacerse pareja de hecho. Unos meses antes, se habían comprado una casa en el madrileño barrio de Vallecas y las letras del piso les hacían trabajar a los dos de forma infatigable. Por eso, caprichos, los justos. Uno de los últimos que Teresa se concedió fue un viaje a Tenerife hacía un par de veranos, donde pasó unos días agradables junto a Gregorio y una pareja de amigos.

Ha recibido 0 puntos

IRIS TORIBIO PASCUAL

100. IRIS TORIBIO PASCUAL

Iba a debutar como ‘Dj’ y tenía éxito con las chicas COMERCIAL / 20 AÑOS / MADRID Más de 300 chavales se congregaron en el tanatorio para despedir a Iris. La misa de su funeral fue multitudinaria. Sus padres, Pablo y María Dolores, no eran conscientes de que su hijo tenía tal cantidad de... Ver mas
Iba a debutar como ‘Dj’ y tenía éxito con las chicas
COMERCIAL / 20 AÑOS / MADRID


Más de 300 chavales se congregaron en el tanatorio para despedir a Iris. La misa de su funeral fue multitudinaria. Sus padres, Pablo y María Dolores, no eran conscientes de que su hijo tenía tal cantidad de amigos, de que era tan querido por todos. Lo definen como un chico con mucha fuerza, muy valiente. Iris estudió hasta Bachiller, pero lo que de verdad le gustaba era el fútbol. Comenzó con seis años en equipos de fútbol sala que entrenaba su padre. Hizo las pruebas del Rayo y le seleccionaron para jugar en el Rayo Cota. Iris también pasó por el Roma, una especie de filial del Real Madrid en La Elipa, y por el Nueva Castilla, un equipo compuesto por grandes amigos suyos.

Dejó de lado el fútbol por la gran responsabilidad que conllevaba y después sus estudios. Trabajaba como comercial en una empresa situada en Recoletos; éste era su destino el 11-M. Su padre vio las noticias cuando llegó a su trabajo y, cuando fue consciente de que él se había librado por los pelos, comenzó a pensar que quizá su hijo no hubiese corrido la misma suerte. Familiares y amigos se movilizaron en su búsqueda hasta que lo localizaron en Ifema. Iba a debutar como Dj, tenía sus propios platos en casa y le hacía mucha ilusión comenzar a pinchar en discotecas. La Play Station era básica en los ratos de ocio de Iris que, por otra parte, podía presumir de un notable éxito con las chicas.

Ha recibido 0 puntos

TIBOR BUDI

101. TIBOR BUDI

Un romántico que regalaba flores a su mujer ALBAÑIL / 37 AÑOS / RUMANÍA Tibor llegó a España con su mujer Simona hace poco más de año y medio. Su intención era la de ahorrar el suficiente dinero para poder cambiar su modesto apartamento de Baraolt (Rumanía) por un piso más grande. Con el... Ver mas
Un romántico que regalaba flores a su mujer
ALBAÑIL / 37 AÑOS / RUMANÍA


Tibor llegó a España con su mujer Simona hace poco más de año y medio. Su intención era la de ahorrar el suficiente dinero para poder cambiar su modesto apartamento de Baraolt (Rumanía) por un piso más grande. Con el tiempo querían volver a su país, pero en mejores condiciones. Como la mayoría de rumanos que viven en España, Tibor trabajaba en el sector de la construcción, como albañil, y su mujer desempeñaba labores domésticas en domicilios particulares. Llevaban 14 años casados y no tenían hijos. La vida de la pareja transcurría tranquila y feliz por el barrio de San Fernando. Salían poco y cuando lo hacían quedaban con otros compatriotas y familiares. Solían acercarse a Madrid para pasear por El Retiro, el Zoo o simplemente por las calles de la capital.

El único lujo que se dio el matrimonio durante su estancia en nuestro país fue comprar un DVD. A Tibor le encantaba el cine. Veía de todo, aunque no tenía especial predilección por ningún género. Su amigo Mihai le describe como un hombre sociable, buen amigo y un romántico incurable. El 14 de febrero de 2004, día de los enamorados, montó un gran corazón de rosas y lo dejó sobre la cama matrimonial para sorprender a su mujer, a la que amaba con locura. El día del atentado, Tibor había cogido el tren con su amigo Martinas Alois. Ambos perdieron la vida.

Ha recibido 0 puntos

LUIS RODRÍGUEZ CASTELL

102. LUIS RODRÍGUEZ CASTELL

Jugó en los juveniles del Madrid hasta los 18 años FUNCIONARIO / 40 AÑOS / MADRID Sandra, de nueve años, y Elena, de tres, pedían ayuda a su padre para hacer los deberes, pero le decían que no querían estudiar tanto como él. Luis Rodríguez se licenció en Derecho y seguía estudiando a sus 40... Ver mas
Jugó en los juveniles del Madrid hasta los 18 años
FUNCIONARIO / 40 AÑOS / MADRID


Sandra, de nueve años, y Elena, de tres, pedían ayuda a su padre para hacer los deberes, pero le decían que no querían estudiar tanto como él. Luis Rodríguez se licenció en Derecho y seguía estudiando a sus 40 años. Siempre había mostrado afán por seguir aprendiendo, por conocer más. La mañana en que la crueldad se adueñó de Madrid, Luis cogió uno de los trenes de la muerte en la estación de Santa Eugenia, cerca de donde vivía. Trabajaba en la Consejería de Servicios Sociales, dentro del departamento de salud mental, en la calle de Alcalá.

Luis se había casdo con María Eugenia Cobo de Guzmán 12 años antes. Sus compañeros de trabajo manifiestan, sencillamente, que lo adoraban, al igual que su hermana Carmen. Sus grandes aficiones eran el fútbol y las películas en blanco y negro, a lo que dedicaba la mayor parte de sus ahorros. Luis jugó en los juveniles del Real Madrid hasta los 18 años. Después, prestó sus servicios al Daimiel durante una temporada y al Carabanchel, durante dos. Los estudios apartaron a este deportista ejemplar, que no fumaba ni bebía, de los terrenos de juego, pero la entrega y la pasión por su trabajo compensaron su retirada. Los padres de Luis, de 81 y 84 años, quedaron muy afectados; María Eugenia y sus hijas vieron cómo sus planes de futuro fueron truncados por el fanatismo terrorista. Con su silencio claman justicia.

Ha recibido 0 puntos

EMILIAN POPESCU

103. EMILIAN POPESCU

Estaba orgulloso de que sus hijos tocasen el violín CONSTRUCCION / 43 AÑOS / RUMANÍA Se encontró con la muerte en la estación de El Pozo. Venía de Coslada, donde habitualmente tomaba el tren que le transportaba a Atocha para enlazar con el Cercanías que pasa por Getafe. Allí trabajaba como... Ver mas
Estaba orgulloso de que sus hijos tocasen el violín
CONSTRUCCION / 43 AÑOS / RUMANÍA


Se encontró con la muerte en la estación de El Pozo. Venía de Coslada, donde habitualmente tomaba el tren que le transportaba a Atocha para enlazar con el Cercanías que pasa por Getafe. Allí trabajaba como encargado de pintores en una empresa de construcción. Cuando su mujer, Corina, encendió la radio y escuchó la noticia de la tragedia le pareció impensable que su marido fuera una de las víctimas; amaba demasiado la vida como para perderla de una forma tan gratuita y cruel. Sin embargo, al no poder contactar con él, la sospecha se hizo insoportable. Comenzó, entonces, la horrible peregrinación por los hospitales, hasta que la intuición fatal se materializó cuando Corina y sus hijos encontraron la documentación de su marido en Ifema.

Emilian abandonó Bouza (Rumanía) en 1996. Su mujer y sus hijos, Alin y David (que tenían 19 y 15 años cuando murió su padre), llegaron a España años después. Corina pronto encontró trabajo como empleada del hogar y sus hijos continuaron sus estudios de violín, disciplina en la que destacan gracias a su valía personal y a su padre, que les inculcó el amor por la música clásica. Emilian era un hombre educado, de trato amable, religioso y excesivamente trabajador. También le gustaba mucho viajar por la Penínsual, sobre todo, a las zonas de montaña.

Ha recibido 0 puntos

FRANCISCO JAVIER BARAHONA

104. FRANCISCO JAVIER BARAHONA

Cariñoso y servicial, su meta era independizarse INFORMÁTICO / 34 AÑOS / MADRID Tenía muchas cosas pendientes por hacer y le dejaron a medias, en la calle de Téllez, a bordo de un Cercanías que tomó en Santa Eugenia y nunca llegó a Chamartín. Francisco Javier tampoco llegó a su puesto de... Ver mas
Cariñoso y servicial, su meta era independizarse
INFORMÁTICO / 34 AÑOS / MADRID


Tenía muchas cosas pendientes por hacer y le dejaron a medias, en la calle de Téllez, a bordo de un Cercanías que tomó en Santa Eugenia y nunca llegó a Chamartín. Francisco Javier tampoco llegó a su puesto de programador informático en la Toyota de Alcobendas. A veces cogía el coche, otras veces el tren. Cuando su madre, de 60 años y viuda hace una década, bajó al garaje y vio el vehículo, empezó a sospechar. Soltero y siempre pendiente, vivía con ella, si bien ahorraba para independizarse. El sábado 13 de marzo, sólo faltó él en la boda de un amigo.

Lourdes, su única hermana, 35 años, se convirtió en hija única a la fuerza. Recuerda el 11-M como el día más horroroso de su vida. Sintió derrumbarse el cielo cuando explotó Santa Eugenia, cerca de su casa, que fue desalojada. Aunque después de registrar hospitales, deambular por Ifema y conocer la noticia, su desalojo se redujo a una mera anécdota. Forofo del Barça, a Francisco Javier le chiflaban las novelas y el cine, se perfeccionaba en la informática y el inglés –no llegó a saber que aprobó el último examen–, era muy casero y cariñoso y le gustaba jugar con sus sobrinos: Mario, su ahijado de nueve años, y el pequeño de tres. Nunca se enfadaba por nada, ayudaba a los demás y escuchaba sus problemas. Su familia no quiere que la tragedia se olvide, mientras su cuñado Paco se pregunta por qué se van los buenos.

Ha recibido 0 puntos

OLEKSANDR KLADKOVOY

105. OLEKSANDR KLADKOVOY

Se sentía muy joven y decía que iba a vivir mucho ALBAÑIL / 46 AÑOS / UCRANIA Sus familiares lo recordarán siempre por sus ganas de vivir. Persona optimista y alegre, deseaba comprarse una casa en Ucrania cuando ahorrase dinero. Oleksandr ya llevaba dos años trabajando en la construcción en... Ver mas
Se sentía muy joven y decía que iba a vivir mucho
ALBAÑIL / 46 AÑOS / UCRANIA


Sus familiares lo recordarán siempre por sus ganas de vivir. Persona optimista y alegre, deseaba comprarse una casa en Ucrania cuando ahorrase dinero. Oleksandr ya llevaba dos años trabajando en la construcción en España y le gustaba mucho este país, por eso vino buscando una vida mejor para él y los suyos.

Nació en la población ucraniana de Kerch. Allí trabajaba como técnico de frigoríficos y se trasladó a España con su hija Olga, de 32 años, y con su hermana Tatiana. Estaba separado. Las bombas del tren de Cercanías de Santa Eugenia acabaron con su vida y frustraron los planes de una familia entera. Oleksandr cada día se dirigía a Atocha, después a la estación de Méndez Álvaro y desde allí viajaba a Navas del Rey, lugar de la obra. Su sobrino Sebastian participó activamente en la búsqueda de su tío tras los atentados. La angustia se extendió entre la familia durante demasiado tiempo, pues no figuraba en la lista de cadáveres ni en la de heridos. Tres días después recibieron la confirmación de su muerte. Recorría Madrid en bicicleta en su tiempo libre, ya que gozaba de una extraordinaria salud. Además, siempre intentaba que sus seres queridos viesen el lado positivo de la vida y aseguraba a menudo que se sentía muy joven y que iba a vivir mucho.

Ha recibido 0 puntos

SUSANA BALLESTEROS

106. SUSANA BALLESTEROS

Disfrutaba charlando con los suyos ADMINISTRATIVA / 40 AÑOS / MADRID Las reuniones familiares eran su debilidad. Lo que más le gustaba era departir con los suyos en torno a una mesa. Susana Ballesteros Ibarra subía al tren cada mañana para ir a una sucursal del grupo Barclays España, cercana... Ver mas
Disfrutaba charlando con los suyos
ADMINISTRATIVA / 40 AÑOS / MADRID


Las reuniones familiares eran su debilidad. Lo que más le gustaba era departir con los suyos en torno a una mesa. Susana Ballesteros Ibarra subía al tren cada mañana para ir a una sucursal del grupo Barclays España, cercana al madrileño Paseo de Recoletos, donde trabajaba. Al bajar del tren, iba andando hasta el banco. Coslada era el pueblo donde Susana vivía con su marido y sus dos hijos –una niña de 11 años y un niño de siete–. En su trabajo, los compañeros la recibían cada día con una sonrisa en los labios.

Sus amigos cuentan que era una persona con la que era difícil regañar y a la que siempre había que dedicarle una palabra agradable. Era correcta y respetuosa. Susana tiene una hermana gemela, lo que le permitió hacer jugarretas sin ser pillada. Ambas se pasaron la vida desmintiendo las actividades que hacía la otra. Susana había alquilado una casa en Navarra para disfrutar de las vacaciones de verano.

Ha recibido 0 puntos

JOSÉ MARÍA CARRILLERO BAEZA

107. JOSÉ MARÍA CARRILLERO BAEZA

Su tío Pepe le echará de menos en los Madrid-Atleti CONSERJE / 39 AÑOS / PARLA A pesar de no tener hijos, José María disfrutaba como un niño jugando con los chavales. Sus hermanos pequeños, Pili y Marino, le habían dado dos sobrinos. Por cincunstancias de la vida nació en Burdeos, donde... Ver mas
Su tío Pepe le echará de menos en los Madrid-Atleti
CONSERJE / 39 AÑOS / PARLA


A pesar de no tener hijos, José María disfrutaba como un niño jugando con los chavales. Sus hermanos pequeños, Pili y Marino, le habían dado dos sobrinos. Por cincunstancias de la vida nació en Burdeos, donde emigraron sus padres, trasladándose, siendo él pequeño, al popular barrio de Carabanchel, en Madrid. Y más tarde a Fuenlabrada, donde su padre abrió un bar. Llevaba dos años casado con María del Castillo.

La rutina le marcaba el mismo recorrido una mañana tras otra. José María dejaba su casa y recorría en Cercanías la distancia entre Parla y Nuevos Ministerios, transbordando en Atocha. Aquí le quitaron la vida, impidiendo que llegara a su garita de conserje, cerca del estadio Santiago Bernabéu. Casero, amable y extrovertido, quedaba con su tío Pepe para ver los Real Madrid-Atlético de Madrid. Pepe es del Atleti, así que nunca andaban faltos de piques cariñosos.

Ha recibido 0 puntos

JUAN ALBERTO ALONSO

108. JUAN ALBERTO ALONSO

Estaba como loco con su hija e iba a adoptar otro niño ADMINISTRATIVO / 38 AÑOS / ALCORCÓN Sara, una niña guapísima de grandes ojos verdes y sólo 15 meses, tenía como loco a Juan Alberto. Nieves, su mujer, y él la habían adoptado casi recién llegada al mundo. Llevaban cuatro años esperándola... Ver mas
Estaba como loco con su hija e iba a adoptar otro niño
ADMINISTRATIVO / 38 AÑOS / ALCORCÓN


Sara, una niña guapísima de grandes ojos verdes y sólo 15 meses, tenía como loco a Juan Alberto. Nieves, su mujer, y él la habían adoptado casi recién llegada al mundo. Llevaban cuatro años esperándola. Y hacía poco que habían comenzado de nuevo con todo el papeleo legal para encontrarle a Sara un hermanito. Para Juan Alberto lo más importante era su familia. Siempre atento a sus necesidades, le encantaba celebrar con sus padres y sus suegros todo tipo de acontecimientos.

Las dos familias se reunían en Nochevieja y compartían sus vacaciones. Se iban de cámping cerca del mar y al pueblo extremeño de sus padres. Le encantaba el campo y decía que el contacto con la naturaleza le hacía sentir más cerca del origen de las cosas. Cristiano comprometido, colaboraba en diferentes grupos parroquiales, dando testimonio de su fe, con un gran afán de superación. Compartía con sus amigos su afición al senderismo y practicó durante mucho tiempo Taichi.

Ha recibido 0 puntos

ENCARNACIÓN MORA

109. ENCARNACIÓN MORA

Murió cuando acababa de encontrar la felicidad LIMPIEZA / 63 AÑOS / TORREJÓN Como buena cocinera que era, tenía planeado pasar este verano embotellando tomate en Villar del Pozo, un pueblecito de Ciudad Real. Sin embargo, su especialidad eran las gachas, las migas y el gazpacho, plato que... Ver mas
Murió cuando acababa de encontrar la felicidad
LIMPIEZA / 63 AÑOS / TORREJÓN


Como buena cocinera que era, tenía planeado pasar este verano embotellando tomate en Villar del Pozo, un pueblecito de Ciudad Real. Sin embargo, su especialidad eran las gachas, las migas y el gazpacho, plato que volvía loco al hijo de su vecina de enfrente, Juana. Todos en el vecindario quedaron conmocionados cuando conocieron la tragedia, que en este caso fue doble. La tarde anterior, Rafa, su pareja, había ido a verla como cada miércoles desde hacía poco más de dos años. Ambos perecieron aquella mañana.

Sus hijos José, Lola y Marce –de 36, 33 y 28 años respectivamente- no encuentran explicación a tanta violencia en un momento en que su madre había encontrado la felicidad. Divorciada desde hacía tres años, había encontrado en Rafa un punto de apoyo. Los fines de semana hacían alguna escapadita; la última fue a Talavera. Vivía sola en Torrejón desde que se casó Marce, pero no sentía el peso de la soledad porque la relación con sus vecinos era casi familiar.

Ha recibido 0 puntos

RAFAEL SERRANO LÓPEZ

110. RAFAEL SERRANO LÓPEZ

Todos los miércoles visitaba a su novia Encarnación JUBILADO / 66 AÑOS / MADRID La historia de amor de Rafael y de Encarnación Mora es un cúmulo de infelices coincidencias. Se conocieron en un baile. Según cuenta su hija Lola, Encarna tenía una cita con un apuesto caballero que nunca se... Ver mas
Todos los miércoles visitaba a su novia Encarnación
JUBILADO / 66 AÑOS / MADRID


La historia de amor de Rafael y de Encarnación Mora es un cúmulo de infelices coincidencias. Se conocieron en un baile. Según cuenta su hija Lola, Encarna tenía una cita con un apuesto caballero que nunca se presentó. Ese mismo día, en esa misma fiesta, Rafa tenía una cita con una guapa mujer que jamás apareció. Ante tan tremendo plantón, decidieron consolarse mutuamente y así surgió una relación que no llegó a cumplir tres años. Rafa visitaba a Encarnación todos los miércoles por la tarde y así cada jueves iban juntos hasta Madrid. La víspera del atentado, como de costumbre, Rafa había ido a ver el fútbol. Por eso la mañana del 11-M se encontraba en el vagón que no frecuentaba.

Otilia, una de sus tres hijos de una relación anterior, no tiene más que palabras de concordia para definir este drama, porque considera que la rabia sólo infunde violencia. Sólo desea que esta masacre sirva para que la especie humana evolucione y demuestre que merece la pena vivir.

Ha recibido 0 puntos

ROBERTO PELLICARI

111. ROBERTO PELLICARI

Acompañaba a su esposa al trabajo antes de ir al suyo MENSAJERÍA / 31 AÑOS / MADRID Un moreno de ojos azules que no dejaba que su esposa fuera sola a trabajar. Por eso, cada mañana subía al tren de cercanías con Sonia Parrondo Antón –su mujer, también fallecida–, para acompañarla hasta su... Ver mas
Acompañaba a su esposa al trabajo antes de ir al suyo
MENSAJERÍA / 31 AÑOS / MADRID


Un moreno de ojos azules que no dejaba que su esposa fuera sola a trabajar. Por eso, cada mañana subía al tren de cercanías con Sonia Parrondo Antón –su mujer, también fallecida–, para acompañarla hasta su lugar de trabajo. Roberto Pellicari Lopezosa vivía en el barrio madrileño de Santa Eugenia junto a Sonia, con la que se había casado 10 meses antes. Era de la Villa de Vallecas (Madrid). La infancia la compartió con su hermano Sergio, más pequeño que él. Ambos disfrutaban juntos de los partidos del Atlético de Madrid, club deportivo del que Roberto era socio.

Le encantaba jugar al fútbol. Sus primas cuentan que era una persona llena de vida, con ganas de formar una familia y con la cabeza llena de proyectos y buenos deseos. Roberto era licenciado en Psicología, pero la necesidad de trabajar le llevó a buscar empleo en otro terreno. Una empresa de mensajería fue la que lo contrató cinco años atrás. Sus compañeros le recuerdan bromeando.

Ha recibido 0 puntos

SONIA PARRONDO ANTÓN

112. SONIA PARRONDO ANTÓN

Recién casada con Roberto NIÑERA / 28 AÑOS / MADRID Los niños eran parte de su vida, aunque todavía no había tenido los suyos propios. Como cada mañana, Sonia Parrondo Antón subía a un tren que la llevaba hasta Madrid. La estación de El Pozo del Tío Raimundo fue la sepultura de Sonia y de... Ver mas
Recién casada con Roberto
NIÑERA / 28 AÑOS / MADRID


Los niños eran parte de su vida, aunque todavía no había tenido los suyos propios. Como cada mañana, Sonia Parrondo Antón subía a un tren que la llevaba hasta Madrid. La estación de El Pozo del Tío Raimundo fue la sepultura de Sonia y de su esposo, Roberto Pellicari Lopezosa. La pareja contrajo matrimonio en mayo de 2003, lo que hizo que ella tuviese que trasladar su hogar desde el barrio madrileño de Fuencarral hasta Santa Eugenia. Su marido la acompañaba cada día hasta la casa donde trabajaba cuidando niños. Los que la conocieron cuentan que la pareja amaba a los niños.

Sonia procedía de una familia numerosa; tenía seis hermanos. Cuando se casó, empezó a plantearse una vida lejos de Fuencarral –en el norte de Madrid –, para mudarse al sur. Sus amigos cuentan que era una persona llena de vida y con un sinfín de proyectos por hacer. Sonia era una chica alegre y activa, enamorada de Roberto. No llegaron a celebrar su primer aniversario de casados.

Ha recibido 0 puntos

JULIA MORAL GARCÍA

113. JULIA MORAL GARCÍA

Una mujer culta, elegante y con don de gentes AMA DE CASA / 53 AÑOS / BURGOS Nacida en Milagros (Burgos), amaba profundamente su tierra y cuando podía hacía una escapada para disfrutar de la paz y el silencio que no hallaba en Madrid. Gozaba de una estupenda vida familiar junto a su marido... Ver mas
Una mujer culta, elegante y con don de gentes
AMA DE CASA / 53 AÑOS / BURGOS


Nacida en Milagros (Burgos), amaba profundamente su tierra y cuando podía hacía una escapada para disfrutar de la paz y el silencio que no hallaba en Madrid. Gozaba de una estupenda vida familiar junto a su marido Paco, y sus dos hijas adolescentes, Raquel y Patricia, a las que intentaba inculcar su amor por la naturaleza. Esporádicamente, trabajaba como monitora en un autobús escolar. Ese fue el motivo por el que esa mañana tomó el tren en Santa Eugenia, encontrándose con el terrible atentado que acabó con su vida. Según sus amigos, era una mujer dinámica, polifacética y amante de la cultura. Solía asistir a talleres de literatura y de arte en su barrio, Santa Eugenia.

Su carácter extravertido y su don de gentes la hacían muy atractiva y juvenil. Ni siquiera aparentaba su edad. Tampoco pasaban inadvertidas su elegancia y gracia natural. Era guapa, delgada y llamaba la atención su piel, muy fina.

Ha recibido 0 puntos

ANA ISABEL ÁVILA JIMÉNEZ

114. ANA ISABEL ÁVILA JIMÉNEZ

Pacifista y amante de la cultura árabe, lloró el 11-S MAESTRA / 43 AÑOS / MADRID Le fascinaba la cultura árabe. Sus costumbres, sus paisajes, sus gentes... Tuvo la oportunidad de conocerla en sus viajes a Egipto, Túnez y Turquía. Disfrutó inmensamente de ellos, porque aunaban su pasión por... Ver mas
Pacifista y amante de la cultura árabe, lloró el 11-S
MAESTRA / 43 AÑOS / MADRID


Le fascinaba la cultura árabe. Sus costumbres, sus paisajes, sus gentes... Tuvo la oportunidad de conocerla en sus viajes a Egipto, Túnez y Turquía. Disfrutó inmensamente de ellos, porque aunaban su pasión por conocer parajes distintos y aquella vida que tanta curiosidad le despertaba. Era una de sus señas: comprender lo que la rodeaba. Por eso, lloró al contemplar las imágenes del 11-S. No entendía que se pudiese poner fin a tantas vidas así. La suya se vio truncada en un andén de Atocha. Se dirigía a la escuela infantil Rosa, donde trabajaba.

Era su meta profesional, pues sentía predilección por los niños. Por ellos, y por su hermano, Pedro José. Ana no tuvo hijos con Ricardo, su marido, lo que les hacía vivir el uno para el otro. Le encantaba pasar horas al sol, cual lagartija, como él le decía. Tambié nel fútbol –y suAtleti–, el color lila, las canciones de Luis Miguel y Fernando Alonso. Hasta se levantó de madrugada para verle en Australia. Sus cenizas descansan en el Mar Menor, como quería.

Ha recibido 0 puntos

DANUTA TERESA SPIZLA

115. DANUTA TERESA SPIZLA

Murió cerca de cumplir sus sueños MODISTA / 28 AÑOS / POLONIA Llegó a Madrid cinco años antes como otros tantos: con ilusión, ambición y poco dinero. Estaba enamorada, tenía trabajo y pronto hubiera podido cumplir su deseo de regresar a Polonia para comprarse una casa y formar una familia... Ver mas
Murió cerca de cumplir sus sueños
MODISTA / 28 AÑOS / POLONIA


Llegó a Madrid cinco años antes como otros tantos: con ilusión, ambición y poco dinero. Estaba enamorada, tenía trabajo y pronto hubiera podido cumplir su deseo de regresar a Polonia para comprarse una casa y formar una familia. Pero Danuta cogió el tren y desapareció antes de llegar a su destino. Vivía en Alcalá de Henares, en un piso compartido. En Polonia había aprendido corte y confección y era una buena modista pero, ya en España, la necesidad de empleo la obligó a trabajar limpiando casas y cuidando de niños.

El día de los atentados, el último, comenzó igual que todos: se arregló, caminó y subió al cercanías que la llevaba a su puesto de trabajo. Su novio Krysztof –querían casarse – y sus familiares lloran la muerte de una simpática joven que murió muy cerca de alcanzar la complicada meta que se fijó al llegar a España.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL REYES MATEO

116. MIGUEL REYES MATEO

Había variado su horario sólo 10 días antes ADMINISTRATIVO / 37 AÑOS / ALCALÁ Miguel accedió en 1990, mediante un máster de Derecho, a la atención al público en la Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, donde indicaba qué documentación hay que presentar para... Ver mas
Había variado su horario sólo 10 días antes
ADMINISTRATIVO / 37 AÑOS / ALCALÁ


Miguel accedió en 1990, mediante un máster de Derecho, a la atención al público en la Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, donde indicaba qué documentación hay que presentar para regularizarse en España. En sus ratos libres animaba al Real Madrid y disfrutaba con el deporte en un gimnasio alcalaíno. A sus 37 años, salía con una chica aunque estaba soltero y unido a su familia: veraneaba con sus padres en Guardamar del Segura (Alicante). Recogía del colegio a su sobrina y ahijada, Almudena, y veía a sus padres, que ya perdieron al gemelo de Miguel a las 48 horas de nacer.

Independiente y perfeccionista, gustaba del orden y gozaba de una vida tranquila y sedentaria, aderezada con música clásica, cine y ocio en Internet. El 1 de marzo de 2004 varió su rutina mañanera: le concedieron la rotación de horarios y entraba media hora más tarde. Se encaminó a Nuevos Ministerios; cobardemente le detuvieron en El Pozo.

Ha recibido 0 puntos

ABEL GARCÍA ALFAGEME

117. ABEL GARCÍA ALFAGEME

El día de su cumpleaños le mataron en un transbordo TÉCNICO / 27 AÑOS / PARLA Abel escuchó por última vez a su madre, Marisol, en una felicitación: cumplía 27 años. Hacía dos años y medio que convivía en Parla con Miriam, a la que adoraba. Francisco, su padre, dice que medio Parla acudió al... Ver mas
El día de su cumpleaños le mataron en un transbordo
TÉCNICO / 27 AÑOS / PARLA


Abel escuchó por última vez a su madre, Marisol, en una felicitación: cumplía 27 años. Hacía dos años y medio que convivía en Parla con Miriam, a la que adoraba. Francisco, su padre, dice que medio Parla acudió al entierro, un kilo de telegramas desbordó su casa y los amigos catalanes de Abel le recordaron con una pancarta en la final de la Copa del Rey de fútbol.

La empresa de ascensores que contrató a Abel como técnico reparador le enviaba cada vez a un punto distinto del norte de la Comunidad de Madrid. El jueves 11 de marzo salió de Parla y quedó varado en un andén de Atocha, transbordando a Chamartín. Respetuoso y cariñoso, era de una compañía de teatro y rasgueaba las cuerdas de una guitarra que con su muerte dejó de sonar. Su padre no siente rencor, pero piensa que la gestión de un Gobierno con el que no comulgaba lo asesinó: vinieron a ajustar una cuenta que pagó un joven que, dice orgulloso, no fumaba drogas.

Ha recibido 0 puntos

FRANCISCO MORENO

118. FRANCISCO MORENO

Sus cenizas descansan en Cullera, donde veraneaba ADMINISTRATIVO / 56 AÑOS / MADRID Sus cenizas descansan en Cullera (Valencia), el pueblo donde quería comprar un apartamento en el que pasar las vacaciones de verano con la familia. Francisco Moreno Aragonés iba a una entrevista de trabajo en... Ver mas
Sus cenizas descansan en Cullera, donde veraneaba
ADMINISTRATIVO / 56 AÑOS / MADRID


Sus cenizas descansan en Cullera (Valencia), el pueblo donde quería comprar un apartamento en el que pasar las vacaciones de verano con la familia. Francisco Moreno Aragonés iba a una entrevista de trabajo en Madrid cuando el vagón de tren en el que viajaba saltó por los aires en la estación de El Pozo del Tío Raimundo. Paco, como lo llamaba su esposa, siempre se desplazaba en tren desde Coslada (Madrid), donde vivía, hasta la ciudad. Tenía vehículo propio, pero él prefería viajar en transporte público. Su esposa, Lolita –así la llamaba Francisco–, cuenta que se conocieron hace 36 años, cuando él tenía 18 y ella apenas había llegado a los 13. Francisco era padre de tres hijos. Su mayor placer era pasear con su mujer, con la que iba de compras cada sábado. Una de sus pasiones era el Real Madrid. Aunque no iba al campo, escuchaba los partidos gracias a un transistor. El hígado y los riñones de Paco han sido donados.

Ha recibido 0 puntos

JULIA FRUTOS ROSIQUE

119. JULIA FRUTOS ROSIQUE

Carácter fuerte y gran corazón ASISTENTA / 43 AÑOS / MADRID Le quitaron la vida en la ciudad que la vio nacer el 18 de marzo de 1960. Hija del barrio de Chamartín y forofa del Real Madrid, se sentía madrileña a pesar de haber pasado los últimos 16 años en Salamanca. Pero el traslado temporal... Ver mas
Carácter fuerte y gran corazón
ASISTENTA / 43 AÑOS / MADRID


Le quitaron la vida en la ciudad que la vio nacer el 18 de marzo de 1960. Hija del barrio de Chamartín y forofa del Real Madrid, se sentía madrileña a pesar de haber pasado los últimos 16 años en Salamanca. Pero el traslado temporal de su marido, Dámaso, trabajador de la construcción, motivó que el matrimonio se instalara con sus hijos en Torrejón de Ardoz. De nuevo en Madrid, asistía en casas particulares, pero no siempre cogía ese tren.

Era de esas personas de carácter fuerte y gran corazón a las que les cuesta exteriorizar sus sentimientos. Le cautivaba la naturaleza tanto como la pintura y el ambiente, las luces y la noche madrileña. Por su carácter extrovertido le gustaba salir. Otra pasión, los animales: tenía dos gatitas en Salamanca y un husky siberiano, Niebla, que trajo consigo a Torrejón. Aficionada a viajar, el destino prioritario de sus escapadas era su tierra. Su hermana Rosa se ha preguntado con frecuencia si fue a morir a Madrid.

Ha recibido 0 puntos

JAVIER GARROTE PLAZA

120. JAVIER GARROTE PLAZA

Dos días antes le habían dicho que le harían fijo ECONOMISTA / 26 AÑOS / MADRID Javier se había licenciado en Económicas a los 23 años. Las cosas le iban bien. Hacía un tiempo que había abandonado la residencia familiar para marcharse a vivir con su novia al barrio de Santa Eugenia (Madrid... Ver mas
Dos días antes le habían dicho que le harían fijo
ECONOMISTA / 26 AÑOS / MADRID


Javier se había licenciado en Económicas a los 23 años. Las cosas le iban bien. Hacía un tiempo que había abandonado la residencia familiar para marcharse a vivir con su novia al barrio de Santa Eugenia (Madrid). Pensaban casarse. Desde hacía dos meses, Javier trabajaba en una empresa ubicada cerca del Campo de las Naciones. Cogía el cercanías en la estación de Santa Eugenia y bajaba en la de Atocha, donde cogía el metro para trasladarse a su puesto de trabajo. Javier, una persona dinámica y jovial, no había tardado en ganarse la confianza de sus compañeros.

Era un amante de todos los deportes y le encantaba viajar. Unas semanas antes del 11-M había visitado Turquía y planificaba una nueva escapada a Francia. A veces, telefoneaba a sus padres para avisarlos de que ese día comía con ellos. Los vio dos días antes de que unos locos acabaran con las reuniones familiares. Estaba contento porque le iban a hacer fijo en la empresa.

Ha recibido 0 puntos

JUAN PABLO MORIS CRESPO

121. JUAN PABLO MORIS CRESPO

Estudió la cantidad de viajeros de Atocha en hora punta INGENIERO / 31 AÑOS / ALCALÁ Atocha era un territorio de estudio para Juan Pablo Moris. Allí había aplicado hacía pocos meses sus conocimientos de ingeniero de Caminos, carrera que estaba a punto de finalizar. Uno de sus últimos... Ver mas
Estudió la cantidad de viajeros de Atocha en hora punta
INGENIERO / 31 AÑOS / ALCALÁ


Atocha era un territorio de estudio para Juan Pablo Moris. Allí había aplicado hacía pocos meses sus conocimientos de ingeniero de Caminos, carrera que estaba a punto de finalizar. Uno de sus últimos trabajos universitarios, premiado con muy buena nota, había versado sobre el trasiego de viajeros en la popular estación madrileña. Su específica labor consistía en hacer cálculos sobre cuánta gente podía utilizar los andenes de Atocha en hora punta, de ocho a nueve de la mañana. Y, precisamente, de camino a esos apeaderos encontró la fatalidad ese maldito jueves que ya ha pasado a la Historia.

Aquella mañana había salido de su Alcalá natal para dirigirse hacia la empresa donde realizaba traducciones técnicas. Empeñado en racionalizar su fe, gozaba de la vida familiar con sus padres, naturales de Guarromán (Jaén) y Ciudad Real, sus dos hermanos y sus sobrinas, con las que mantenía una relación de adoración mutua.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL DE LUNA OCAÑA

122. MIGUEL DE LUNA OCAÑA

Admirador de Sinatra y amante de los animales INGENIERO / 36 AÑOS / MADRID El barrio de Sanchinarro fue el último escenario laboral de Miguel, ingeniero en Topografía. Su labor era controlar que no hubiese anomalías en las construcciones. Miguel era el segundo de tres hermanos y vivía en... Ver mas
Admirador de Sinatra y amante de los animales
INGENIERO / 36 AÑOS / MADRID


El barrio de Sanchinarro fue el último escenario laboral de Miguel, ingeniero en Topografía. Su labor era controlar que no hubiese anomalías en las construcciones. Miguel era el segundo de tres hermanos y vivía en Parla con sus padres, Francisco y Luisa. Viajaba en coche hasta Chamartín, donde tomaba el tren para ahorrar tiempo. Encontró la muerte en un andén de Atocha.

Su amor por la naturaleza era la fuente de sus aficiones, disfrutaba haciendo senderismo y le apasionaban la montaña, montar en bicicleta y el mar. También los coches. Este auténtico fan de Frank Sinatra –tenía todos sus CD– poseía un corazón enorme. Pocos días antes de perder la vida, salvó a un galgo abandonado. Lo cuidó, se preocupó por su salud y se desprendió con tristeza de él cuando le consiguieron una dueña. La veterinaria no quiso cobrarle, pero él le dio 36 euros como muestra de agradecimiento. Ordenado, detallista, todo lo que alcanzó en la vida fue gracias a su esfuerzo.

Ha recibido 0 puntos

BEGOÑA MARTÍN BAEZA

123. BEGOÑA MARTÍN BAEZA

Estaba deseando tener su primer hijo ADMINISTRATIVA / 25 AÑOS / MADRID Begoña Martín Baeza tenía 25 años cuando murió en la estación de El Pozo. Vivía en Azuqueca de Henares con su marido. Se habían casado hacía nueve meses y estaban buscando su primer hijo. Trabajaba de administrativa en... Ver mas
Estaba deseando tener su primer hijo
ADMINISTRATIVA / 25 AÑOS / MADRID


Begoña Martín Baeza tenía 25 años cuando murió en la estación de El Pozo. Vivía en Azuqueca de Henares con su marido. Se habían casado hacía nueve meses y estaban buscando su primer hijo. Trabajaba de administrativa en San Sebastián de los Reyes. Sus jefes dicen que era un ejemplo de responsabilidad y eficiencia. Era perfeccionista, detallista y ordenada en extremo. Lo apuntaba todo.

Le encantaba leer y, los domingos, quedarse en casa a ver una película de vídeo bajo una mantita en el sofá, junto a su marido. Para el puente de San José, el 19 de marzo, había planeado ir a Béjar (Salamanca), donde pasó sus mejores veranos en la adolescencia y donde se escapaba de vez en cuando. Es allí donde, el mismo sábado del puente, enterraron sus cenizas. Interesada por la actualidad política y social, solía manifestar su indignación por el terrorismo y, en el último año, por la Guerra de Irak.

Ha recibido 0 puntos

STEFAN BUDAI

124. STEFAN BUDAI

Vivía para hacer feliz a su hija de nueve años ALBAÑIL / 36 AÑOS / RUMANÍA Stefan Budai llevaba en España dos años y medio. Dejó Rumanía con la idea de instalarse en Madrid y mejorar las condiciones de vida de él y su familia. El 11-M tomó el cercanías en Alcalá de Henares. Se dirigía a la... Ver mas
Vivía para hacer feliz a su hija de nueve años
ALBAÑIL / 36 AÑOS / RUMANÍA


Stefan Budai llevaba en España dos años y medio. Dejó Rumanía con la idea de instalarse en Madrid y mejorar las condiciones de vida de él y su familia. El 11-M tomó el cercanías en Alcalá de Henares. Se dirigía a la obra donde trabajaba como albañil, sin intuir que en Santa Eugenía un cruel y estúpido atentado acabaría con su vida. Su mujer, Daniela, y su hija Iona, de nueve años, quedaron destrozadas. Murió un buen marido, un excelente padre y un montón de sueños, como el de comprar un piso en Madrid y otro en Rumanía.

Sus amigos le echan mucho de menos, en especial Mitica, consternado porque tardaron seis días en identificar el cadáver, a pesar de que su cuerpo estaba entero y sin apenas heridas. Por su única hija, Iona, sentía verdadera devoción. Solía hacerle regalos con frecuencia. Antes del fatal incidente llevaba unos días buscando un ordenador para darle una sorpresa.

Ha recibido 0 puntos

JACQUELINE CONTRERAS

125. JACQUELINE CONTRERAS

Ingresada en un hospital, murió sin saber qué ocurrió ASISTENTA / 22 AÑOS / PERÚ Con 20 años se afanó en luchar, honradamente, por un futuro mejor. Huérfana de madre, Jacqueline era la penúltima de siete hermanos, repartidos entre Perú, Nueva York y Madrid, donde vivía con su tía Santosa y... Ver mas
Ingresada en un hospital, murió sin saber qué ocurrió
ASISTENTA / 22 AÑOS / PERÚ


Con 20 años se afanó en luchar, honradamente, por un futuro mejor. Huérfana de madre, Jacqueline era la penúltima de siete hermanos, repartidos entre Perú, Nueva York y Madrid, donde vivía con su tía Santosa y su hermana Vilma. Jackie trabajaba como chica de la limpieza en una casa de Mirasierra hacia donde iba el jueves desde Villaverde.

Natural de Chanchamayo, dejó Lima para obtener la nacionalidad, estudiar Derecho –allí trabajó en un jardín de infancia – y establecerse en un país que creía más tranquilo que el suyo. Estaba bien, dice su padre, con quien hablaba una vez a la semana; y como amaba Perú, el embajador acercó una bandera al velatorio. Dinámica y positiva, gozaba con la música. Detenido su reloj en Atocha, con los pulmones destrozados, falleció en el Gregorio Marañón el jueves 18 de marzo.

Ha recibido 0 puntos

LUIS A. MARTÍN PACHECO

126. LUIS A. MARTÍN PACHECO

Pintor especializado, gran padre y marido ejemplar DECORADOR / 53 AÑOS / MADRID Trabajaba en la empresa Wenceslao García, pero no era un pintor de brocha gorda. Sus compañeros lo consideraban un profesional capaz de dominar todas las técnicas de la pintura y un especialista en la colocación... Ver mas
Pintor especializado, gran padre y marido ejemplar
DECORADOR / 53 AÑOS / MADRID


Trabajaba en la empresa Wenceslao García, pero no era un pintor de brocha gorda. Sus compañeros lo consideraban un profesional capaz de dominar todas las técnicas de la pintura y un especialista en la colocación de papeles pintados, los revestimientos vinílicos y la fibra de vidrio. No en vano, llevaba trabajando en ello desde 1967 y formaba parte de un grupo que acondicionó la mayor parte de los hospitales de España en los 80.

En marzo de 2004 trabajaba en el Congreso de los Diputados, a donde se dirigía cuando se convirtió en víctima de los atentados. Esa mañana tomó el autobús hasta la estación de tren de la Asamblea de Madrid. Desde allí, pretendía ir hasta Atocha, pero las explosiones de la calle Téllez no se lo permitieron. De poblado bigote y su aspecto tosco, quienes le conocían le recuerdan como una persona extremadamente educada con la que se podía hablar de cualquier tema.

Luis Andrés, que tenía tres hermanos y dos hermanas, era viudo desde hacía un año y medio. Su esposa, María Teresa, estuvo enferma varios años en los que él se volcó con las atenciones y cuidados que ella necesitaba. Cuando falleció no se vino abajo gracias a la compañía y el afecto de la otra Teresa en su vida, Maite, su única hija, que tuvo que afrontar la pérdida de su padre y de su madre en menos de dos años.

Ha recibido 0 puntos

ANGÉLICA GONZÁLEZ

127. ANGÉLICA GONZÁLEZ

Apasionada de los clásicos y fan de Ismael Serrano UNIVERSITARIA / 19 AÑOS / ALCALÁ Angélica se quedó sin su licenciatura en Filología inglesa, sin su próximo verano en Dublín, sin poder votar en sus primeras elecciones generales, sin las complicidades de su hermano Abraham, 11 meses más... Ver mas
Apasionada de los clásicos y fan de Ismael Serrano
UNIVERSITARIA / 19 AÑOS / ALCALÁ


Angélica se quedó sin su licenciatura en Filología inglesa, sin su próximo verano en Dublín, sin poder votar en sus primeras elecciones generales, sin las complicidades de su hermano Abraham, 11 meses más joven, sin los ronroneos de su gatita Truchi...Sin embargo, los que no subieron en los trenes de la muerte perdieron mucho más al perderla a ella: su mirada limpia, sus extraordinarias capacidades intelectuales. Su padre la acostumbró a leer los periódicos cuando sólo tenía tres años y ella convirtió la lectura en una forma de vida. En los estantes de su habitación, Esopo, Ovidio y Aristófanes, entre otros, dan fe de que los autores clásicos eran su auténtica pasión, junto con la literatura. Tenía un inagotable afán por conocer que se hacía notar en las clases. Un ejemplo. Aunque estudiaba 2º de Filología inglesa en la Complutense, quería compaginar esta carrera con Filología clásica.

Su afición por los clásicos llegaba a la música, concretamente a Bach. Y se había apuntado a unas lecciones dominicales de guitarra para emular a Ismael Serrano. También asistía a clases de 4º curso de Inglés en la Escuela Oficial de Idiomas de Alcalá. El 11 de marzo, Abraham no la acompañó en el tren. Entraba más tarde a sus clases de Filología alemana. Cuando comenzaron las explosiones, Angélica saboreaba las páginas de la novela 'A sangre fría', de Capote.

Ha recibido 0 puntos

FRANCISCO QUESADA BUENO

128. FRANCISCO QUESADA BUENO

Estaba muy enamorado de Marta del Río ADMINISTRATIVO / 44 AÑOS / MADRID Vivía en Móstoles, pero los martes y jueves por la mañana solía recoger a su novia Marta del Río, que vivía en Santa Eugenia, uno de los lugares más castigados por la matanza del 11-M, que les robó la vida a ambos. A sus... Ver mas
Estaba muy enamorado de Marta del Río
ADMINISTRATIVO / 44 AÑOS / MADRID


Vivía en Móstoles, pero los martes y jueves por la mañana solía recoger a su novia Marta del Río, que vivía en Santa Eugenia, uno de los lugares más castigados por la matanza del 11-M, que les robó la vida a ambos. A sus 44 años, Francisco se encontraba en uno de los mejores momentos de su vida. Había encontrado el amor en Marta, una compañera de trabajo. Sus amigos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), donde prestaba sus servicios desde hacía 20 años como auxiliar administrativo, fueron testigos del amor que se profesaban.

Así como los familiares cercanos a los que confesó que quería casarse con Marta. Sin embargo, no le dio tiempo a presentársela a su madre, como había previsto, aunque la advirtió de que pronto tendría boda. Al igual que su novia, Francisco tenía dos hijos, fruto de un matrimonio anterior que duró 16 años: Sonia y Mario, que quedaron huérfanos con 11 y ocho años, respectivamente. Era un padre ejemplar, detallista y amoroso que se esforzaba cada día por sacar a sus hijos adelante. Sus hermanos le describen como un hombre extrovertido, muy simpático y bueno. Seguía conservando las amistades de la infancia, como la de su mejor amigo, Pepillo, con el que cuando era un niño imitaba al pato Donald. También fue boy scout y celebraba, con otros compañeros, festivales benéficos cuyos beneficios regalaban a la organización.

Ha recibido 0 puntos

MARTA DEL RÍO MENÉNDEZ

129. MARTA DEL RÍO MENÉNDEZ

Falleció junto con su novio y su hermana ADMINISTRATIVA/ 40 AÑOS / MADRID Tenía 40 años y muchas ganas de vivir. Además se había enamorado de Francisco, un hombre cabal y sincero con el que pensaba compartir su vida, tras año y medio de relación. Había estado casada con anterioridad y... Ver mas
Falleció junto con su novio y su hermana
ADMINISTRATIVA/ 40 AÑOS / MADRID


Tenía 40 años y muchas ganas de vivir. Además se había enamorado de Francisco, un hombre cabal y sincero con el que pensaba compartir su vida, tras año y medio de relación.

Había estado casada con anterioridad y, fruto de ese matrimonio, había tenido dos hijos, una niña de 11 años y un niño de seis -esa era la edad que tenían cuando murió Marta-, a los que quería con locura. Trabajaba como auxiliar administrativo en la misma empresa que su novio Francisco Quesada, el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), donde todo el mundo la apreciaba por su carácter alegre y dicharachero. Dicen de ella que era una leal y buena amiga.

Algunas mañanas, Francisco iba a buscarla al barrio de Santa Eugenia y tomaban el tren de Cercanías juntos. Salían de casa siempre con las manos entrelazadas en dirección al trabajo. En algunas ocasiones, se encontraban en la estación con Nuria, la hermana de Marta, y una amiga. El 11-M fue uno de esos días y, desafortunadamente para todos cuantos los amaban, los cuatro dejaron su vida de manera gratuita en la calle Téllez. Sus hermanos la describen como una mujer decidida, contenta con lo que tenía y una buena madre. Se desvivía por sus dos hijos y sólo pensaba en hacerles felices. Los fines de semana solía llevarles al zoo, a Faunia o al cine. Como a su hermana Nuria, le apasionaban los animales.

Ha recibido 0 puntos

NURIA DEL RÍO MENÉNDEZ

130. NURIA DEL RÍO MENÉNDEZ

Deseosa de vivir y con ganas de ampliar su familia SEGUROS / 38 AÑOS / MADRID Como todas las mañanas, Nuria tomó el tren en Santa Eugenia con una compañera de trabajo y vecina del barrio, María Dolores Durán. Allí se encontró con su hermana Marta y el novio de ésta, Francisco Quesada. Muchos... Ver mas
Deseosa de vivir y con ganas de ampliar su familia
SEGUROS / 38 AÑOS / MADRID


Como todas las mañanas, Nuria tomó el tren en Santa Eugenia con una compañera de trabajo y vecina del barrio, María Dolores Durán. Allí se encontró con su hermana Marta y el novio de ésta, Francisco Quesada. Muchos días coincidían en el Cercanías. Nada hacía presagiar lo que sucedió a la altura de la calle Téllez, el infeliz desenlace en el que perdieron la vida los cuatro. Aunque era licenciada en Ciencias de la Información (rama Periodismo), trabajaba en una empresa de seguros como supervisora en la asistencia a conductores. Estaba contenta con su trabajo. Sin embargo, le hubiera gustado ejercer el periodismo, algo que no tenía del todo descartado.

A sus 38 años, Nuria era una mujer emprendedora, deseosa de vivir y amante de su marido, con el que quería tener más niños, ahora que su única hija había cumplido cinco años. Mujer apasionada y culta, le gustaba viajar y conocer mundo. También era una gran lectora. El vacío que han dejado las dos hermanas, es muy grande. Según cuentan sus familiares más allegados, Marta y Nuria estaban extremadamente unidas. Se llevaban apenas dos años y eso les había permitido crecer juntas, vivir las mismas cosas, asistir al mismo colegio... Tenían mucho en común, como su profundo amor por los animales. Sus compañeros de trabajo la recuerdan como una mujer amable, buena y generosa .

Ha recibido 0 puntos

ELENA PLES

131. ELENA PLES

Tenía el sueño de convertirse en madre LIMPIEZA / 33 AÑOS / RUMANÍA Los terroristas acabaron con la vida de Elena Ples cuando se dirigía a su trabajo, como empleada de hogar, en la localidad madrileña de Majadahonda. Había venido hacía año y medio, con su marido Florin, desde Rumanía. El... Ver mas
Tenía el sueño de convertirse en madre
LIMPIEZA / 33 AÑOS / RUMANÍA


Los terroristas acabaron con la vida de Elena Ples cuando se dirigía a su trabajo, como empleada de hogar, en la localidad madrileña de Majadahonda. Había venido hacía año y medio, con su marido Florin, desde Rumanía. El matrimonio tenía la intención de ahorrar dinero para comprar un piso en su pueblo natal, Calán, y construir una casa en Ciclovina, una zona montañosa situada cerca de los Cárpatos, en la región de Transilvania, donde tenían una cabaña que estaban arreglando. De hecho, Florin, que trabaja como albañil en España, el día del atentado se hallaba en su país para iniciar las obras de lo que sería su casa de vacaciones. En el futuro, cuando volviesen juntos a Rumanía, planeaban comprarse un coche todoterreno para desplazarse por la zona. Aunque hasta la fecha no había sido posible, tenían la ilusión de ser padres. Elena se había quedado embarazada en tres ocasiones, pero abortaba antes de pasar el tercer mes. Sin embargo, con 33 años, aún tenía mucho tiempo por delante para intentarlo y cumplir el sueño de ser madre. Un tiempo que le quitaron.

Sus compatriotas la describen como una mujer muy tranquila y alegre. Le gustaba llevar una vida ordenada. A pesar de ser una mujer joven nunca le había gustado salir de noche, ni las discotecas, ni fumar. Le gustaba el campo y los atardeceres en la montaña, sobre todo los de su tierra, a la que ya no podrá volver.

Ha recibido 0 puntos

JUAN CARLOS SANZ MORALES

132. JUAN CARLOS SANZ MORALES

Su mujer, Rosana, quedó viuda embarazada de seis meses INFORMÁTICO / 33 AÑOS / VICÁLVARO Juan Carlos no llegó a jugar con su hijo Alberto. Nació tres meses depsués de su muerte. Su mujer Rosana y él habían estrenado casa en Vicálvaro en septiembre de 2003 y estaban como locos ante el... Ver mas
Su mujer, Rosana, quedó viuda embarazada de seis meses
INFORMÁTICO / 33 AÑOS / VICÁLVARO


Juan Carlos no llegó a jugar con su hijo Alberto. Nació tres meses depsués de su muerte. Su mujer Rosana y él habían estrenado casa en Vicálvaro en septiembre de 2003 y estaban como locos ante el nacimiento de su primer hijo. Tampoco podrá jugar ya con su sobrina de dos años Alicia, con la que siempre estaba enredando. Le apasionaban los niños.

Licenciado en Químicas, pronto encontró trabajo en el sector de la informática, materia que desde pequeño le había entusiasmado.Su hermano Jesús, cuatro años mayor, le recuerda como una excelente persona con la que mantenía un trato magnífico. Era un trabajador responsable y sus colegas de Azertia, la multinacional española de tecnologías de la información donde trabajaba, le recuerdan como un gran compañero.

Viajar era una de sus pasiones; por eso, dos semanas antes del atentado había disfrutado de unos días de descanso en Ibiza junto a su mujer. Aquel jueves sangriento se dirigía al trabajo. Para sus familiares fueron horas angustiosas en las que barrieron todos los hospitales madrileños en busca de una esperanza. Su hermano dejó rápidamente Alicante, donde vivía desde hacía años, para confirmar lo que sospechó desde un principio. La agonía se confirmaba a las tres de la mañana del jueves 11 de marzo. El único alivio que le queda a su familia es el de saber que Juan Carlos no sufrió. Su cuerpo estaba entero.

Ha recibido 0 puntos

MARÍA TERESA JARO NARRILLOS

133. MARÍA TERESA JARO NARRILLOS

Su vida era Andrea, su hija de tres años TELEOPERADORA / 32 AÑOS / MADRID Maite tenía un sueño con nombre propio y un corazón. Era su hija de tres años, Andrea. La única ilusión de María Teresa Jaro Narrillos era ver crecer a su retoño, pasear y jugar con ella. En la mañana del 11-M, esta... Ver mas
Su vida era Andrea, su hija de tres años
TELEOPERADORA / 32 AÑOS / MADRID


Maite tenía un sueño con nombre propio y un corazón. Era su hija de tres años, Andrea. La única ilusión de María Teresa Jaro Narrillos era ver crecer a su retoño, pasear y jugar con ella. En la mañana del 11-M, esta madrileña volvió a subir al tren que, como cada día, la llevaba desde Coslada (Madrid) hasta la estación de Chamartín. Allí tomaba el autobús que la trasladaba hasta la empresa donde trabajaba, sita en Alcobendas. El departamento de atención al cliente del Grupo Logista era su lugar de trabajo desde hacía cinco meses. María Teresa siempre viajaba en tren porque decía que era el medio de transporte más rápido. La estación de El Pozo del Tío Raimundo fue su sepultura.

Su marido, José, cuenta que era una persona alegre, con una sonrisa preciosa y con carita redonda, sin olvidar su pelo de color rojizo. Su hija Andrea se ha convertido en el espejo de su madre y en la razón de vivir de José. Éste recuerda que siempre iban los tres juntos a cualquier parte y que no faltaba una tarde en la que Maite y Andrea pasearan por el parque. Por eso, ella trabajaba a media jornada, para poder estar con su hija.

Su compañera Begoña dice que era una mujer muy solicitada, enérgica y con gran capacidad de organización. Su formación como administrativa, secretaria e informática le abrió las puertas del trabajo que desempeñaba. Su marido reconoce que Maite era mujer trabajadora y volcada en su hija.

Ha recibido 0 puntos

MIRIAM MELGUIZO MARTÍNEZ

134. MIRIAM MELGUIZO MARTÍNEZ

Dejo a una hija de nueve meses llamada Lucía ADMINISTRATIVA / 28 AÑOS / MADRID La jornada laboral intensiva se había convertido en su buque insignia. Lucía, su hija de nueve meses, necesitaba de los cuidados de una madre, así que Miriam Melguizo Martínez hizo todo lo posible para que la... Ver mas
Dejo a una hija de nueve meses llamada Lucía
ADMINISTRATIVA / 28 AÑOS / MADRID


La jornada laboral intensiva se había convertido en su buque insignia. Lucía, su hija de nueve meses, necesitaba de los cuidados de una madre, así que Miriam Melguizo Martínez hizo todo lo posible para que la empresa en la que trabajaba la ubicase en el horario de mañana. Las 8.30 era su hora de entrada, por eso siempre subía al tren una hora y media antes. Miriam vivía en Coslada (Madrid) con su marido David -llevaban casados casi tres años- y con la pequeña Lucía. Había estudiado Secretaría de Dirección y trabajaba desde hacía cuatro años en Iberdrola, en el departamento financiero. Su padre, Julián, recuerda que era una persona alegre, siempre sonriente, buena con sus padres, con su hermana mayor -la única que tenía- y amiga de sus amigos. Miriam se estaba sacando el carné de conducir, porque quería comprarse un cochecito pequeño para ir a trabajar. Una de sus habilidades era la electrónica. Su padre cuenta que conocía las máquinas como si ella misma las hubiera creado. Era una manitas de la electricidad. Pero las cualidades de Miriam no quedaban ahí. Era una persona muy cariñosa, que vivía para los demás.

En la mañana del 11-M salió de casa para ir a trabajar, como todos los días. Pero antes pasó por casa de sus padres para dejarles a Lucía hasta que ella regresara a mediodía a recogerla. Ese día no volvió.

Ha recibido 0 puntos

PABLO IZQUIERDO ASANZA

135. PABLO IZQUIERDO ASANZA

En su corazón, su madre, el cine español y el Rayo MAQUINISTA / 42 AÑOS / MADRID El jueves 11 de marzo, Pablo debería haber estado fuera, no en ese tren que nunca cogía. Su condición de maquinista de mantenimiento de vías para Infraestructuras de Renfe le mantenía itinerante por toda España... Ver mas
En su corazón, su madre, el cine español y el Rayo
MAQUINISTA / 42 AÑOS / MADRID


El jueves 11 de marzo, Pablo debería haber estado fuera, no en ese tren que nunca cogía. Su condición de maquinista de mantenimiento de vías para Infraestructuras de Renfe le mantenía itinerante por toda España, salvo los fines de semana que pasaba en casa de Inocencia, su madre, de 76 años, para quien era sus pies y sus manos y con la que de vez en cuando iba a Membrillera, su aldea natal en Guadalajara con apenas un centenar de habitantes. Al quedar huérfano de padre, Pablo, tercero de cuatro hermanos, aterrizó en Vallecas con su familia. Entonces comenzó una bonita historia de amor que truncó una maldita casualidad del destino. Pablo se sentía muy vallecano y llevaba en el corazón el escudo de su Rayito, al que iba a ver siempre que podía al estadio Teresa Rivero. En general vibraba con todos los deportes y, según cuentan, tenía una peculiaridad: era capaz de oír la radio, ver la tele y leer la prensa mientras hablaba con alguien.

Era una persona tranquila, callada y tímida que escuchaba los problemas de los demás. Le encantaban los trenes y su trabajo. Tenía muy claras sus ideas políticas y sus gustos: en música, la canción protesta, con especial devoción por Joaquín Sabina; en literatura, Miguel Delibes; en cine, asiduo al español; y en el arte, la fotografía. Solicitó el traslado a Madrid, que aún no le habían concedido.

Ha recibido 0 puntos

CRISTINA ROMERO SÁNCHEZ

136. CRISTINA ROMERO SÁNCHEZ

Una mujer que se hacía querer fácilmente ASISTENTE SOCIAL / 34 AÑOS / MADRID Parecidos (se) fueron los días. En autobús desde su casa en Vallecas hasta la estación de Cercanías del barrio; y desde allí hasta Atocha. Luego, otro tren hasta Orcasitas. Después de estudiar un módulo de Formación... Ver mas
Una mujer que se hacía querer fácilmente
ASISTENTE SOCIAL / 34 AÑOS / MADRID


Parecidos (se) fueron los días. En autobús desde su casa en Vallecas hasta la estación de Cercanías del barrio; y desde allí hasta Atocha. Luego, otro tren hasta Orcasitas. Después de estudiar un módulo de Formación Profesional de Jardín de Infancia, Cristina había conseguido un empleo de asistente. Llevaba tres meses trabajando para la empresa Quavitae, prestando servicios sociales dentro de un programa de ayuda a domicilio. A Cristina le correspondía el distrito de Usera. La relación con las compañeras de trabajo era casi siempre telefónica, pero en las pocas semanas que llevaba ocupada había estrechado lazos con las personas mayores que atendía. Dolores Corro, por ejemplo, se estremece sólo de pensar en el destino que encontró esta joven entregada a su trabajo. Dice sentirlo como si fuera de su familia. La recuerda como una chica muy profesional que en poco tiempo había aprendido a ayudarla en todo lo que necesitaba. Juana Castán, otra de las mujeres que visitaba, opina otro tanto de lo mismo. Está segura de que Cristina era muy feliz. Pasaban el rato hablando. Le contaba que ella y su novio Víctor estaban buscando piso y querían casarse.

El 11-M, las bombas finiquitaron los días de una mujer excelente, alegre y risueña, de carácter y personalidad fuerte. Quedan recuerdos, unos padres y un novio desolados por la tragedia, y espinas clavadas en todas las almas que la conocieron.

Ha recibido 0 puntos

SERGIO SANCHEZ LOPEZ

137. SERGIO SANCHEZ LOPEZ

Un entusiasta de la libertad y de la independencia PINTOR / 17 AÑOS / FUENLABRADA El día de los atentados, como todos, Sergio estaba esperando el Cercanías en uno de los andenes de la estación de Atocha.Desde hacía apenas un mes, el tiempo que llevaba de empleado en una empresa de pinturas... Ver mas
Un entusiasta de la libertad y de la independencia
PINTOR / 17 AÑOS / FUENLABRADA


El día de los atentados, como todos, Sergio estaba esperando el Cercanías en uno de los andenes de la estación de Atocha.Desde hacía apenas un mes, el tiempo que llevaba de empleado en una empresa de pinturas ubicada en Vicálvaro, el tren lo trasladaba de casa a su puesto de trabajo.

Algo cansado de los estudios decidió centrarse en lo que más le gustaba. Cursó un módulo de Formación Profesional de Domótica en un instituto de Fuenlabrada, patrocinado por el Inem. Le encantaban la electrónica y la informática. Pero después de un tiempo echando currículos aquí y allá con pocos resultados, decidió probar suerte con la brocha y sacar un dinerillo para sus gastos. Quería sacarse el carné de conducir en cuanto cumpliera los 18.

El día del funeral, hasta sus padres se sorprendieron de la multitud de jóvenes que se acercó a darle el último adiós. Era una persona tímida e introvertida pero nunca tuvo problemas para conectar rápidamente con la gente de su edad y hacer amigos. Entusiasta de la música moderna, en especial del rap y el hip hop, y de los ordenadores, para Sergio era fundamental conservar un espacio de intimidad. Ayudaba a sus padres siempre que lo necesitaban pero siempre buscó mantenerse libre e independiente de todo. Es curioso. Sergio murió mientras esperaba un tren con parada en Vicálvaro, dirección contraria.

Ha recibido 0 puntos

SERGIO DE LAS HERAS

138. SERGIO DE LAS HERAS

Comenzó a ir a trabajar en tren 15 días antes del 11-M INGENIERO / 28 AÑOS / IRIEPAL Desde hacía varios años, Sergio de las Heras, ingeniero aeronáutico de la compañía Cadtech, acudía puntual a su empleo en la sede de Construcciones Aeronáuticas (Casa), en la localidad madrileña de Getafe... Ver mas
Comenzó a ir a trabajar en tren 15 días antes del 11-M
INGENIERO / 28 AÑOS / IRIEPAL


Desde hacía varios años, Sergio de las Heras, ingeniero aeronáutico de la compañía Cadtech, acudía puntual a su empleo en la sede de Construcciones Aeronáuticas (Casa), en la localidad madrileña de Getafe, en donde se encontraba trabajando en el Proyecto Airbus. Aunque residía en Alcalá de Henares, desde donde cogió su último tren, este alcarreño volvía todos los fines de semana hasta la localidad de Iriepal, una pequeña pedanía de Guadalajara, de apenas medio millar de habitantes, en donde él y toda su familia son muy queridos y conocidos. Aquí tenía a su novia, Agueda, sus padres, su tío el del bar Ramos. Excelente estudiante, amante de las matemáticas, quiso ser médico, pero al faltarle unas décimas en la nota, se decidió por la Ingeniería Aeronáutica, para sorpresa de familiares y amigos, quienes bromeaban sobre «su escasa capacidad para el dibujo». Sin embargo, la primera asignatura que aprobó, gracias a su tesón, fue ésa: el Dibujo. Gran deportista, el tiempo libre lo dedicaba a sus pasiones: tenis, ciclismo y esquí. Y a su novia, con la que esperaba casarse en breve, y sus amigos.

Durante años utilizó el coche para ir a su trabajo, pero dos semanas ants de los atentados decidió que en tren evitaba atascos y encima podía repasar papeles. El jueves 11 de marzo lo cogió una vez más en Alcalá de Henares. Su padre no quiso preguntar dónde terminó el trayecto.

Ha recibido 0 puntos

SONIA CANO CAMPOS

139. SONIA CANO CAMPOS

Una joven activa: de la recepción a las sevillanas ADMINISTRATIVA / 25 AÑOS / COSLADA Aunque trabajaba como administrativa en la residencia de ancianos Santa Matilde, situada detrás de la sede de Cruz Roja en Madrid, en la zona de Cuatro Caminos, siempre ofrecía su ayuda y su cariño a las... Ver mas
Una joven activa: de la recepción a las sevillanas
ADMINISTRATIVA / 25 AÑOS / COSLADA


Aunque trabajaba como administrativa en la residencia de ancianos Santa Matilde, situada detrás de la sede de Cruz Roja en Madrid, en la zona de Cuatro Caminos, siempre ofrecía su ayuda y su cariño a las personas mayores que la rodeaban. Ellos apreciaban esa simpatía altruista, hasta el punto de llegar a quererla como a una hija.

Sonia era una joven abierta y cariñosa que lograba encontrar horas en el día para su frenética actividad y sus muchas inquietudes.Cuando volvía de trabajar, en torno a las 16.00 horas, hacía una breve escala en casa antes de marcharse al gimnasio. Después, aún tenía energías para dar clases de sevillanas. Durante dos años fue la profesora de un grupo de niños de ocho años. Hacía poco que había cambiado a esos jóvenes alumnos por personas adultas. Además de todas estas actividades, le encantaba salir los fines de semana de marcha junto a sus amigas. No tenía novio, pero su carácter extrovertido le había permitido hacer muchas amistades.

Comenzó a trabajar en la residencia de ancianos en 2001. Al principio utilizaba el autobús, hasta que descubrió las ventajas de evitar el tráfico recurriendo al Cercanías. Desde entonces, conducía el coche de su padre hasta la estación de Coslada y se desplazaba hasta Nuevos Ministerios en tren. Desde allí, tomaba el metro hasta Cuatro Caminos. Además de sus padres, dejó a su hermano Marcos.

Ha recibido 0 puntos

Mª CARMEN LÓPEZ PARDO

140. Mª CARMEN LÓPEZ PARDO

Le encantaba salir de marcha y bailar LIMPIEZA / 50 AÑOS / MADRID El barrio de Vallecas tardará en encontrar una mujer tan vital y trabajadora como María del Carmen. Desde temprana edad conoció lo que es ganarse el pan y nunca le faltaron ánimos para desempeñar duras tareas. Esta murciana... Ver mas
Le encantaba salir de marcha y bailar
LIMPIEZA / 50 AÑOS / MADRID


El barrio de Vallecas tardará en encontrar una mujer tan vital y trabajadora como María del Carmen. Desde temprana edad conoció lo que es ganarse el pan y nunca le faltaron ánimos para desempeñar duras tareas. Esta murciana natural de Mula se había ganado la confianza de sus compañeros en IMES, la empresa de mantenimiento donde desempeñaba labores de limpieza de naves en Fuencarral.

Vivía sola, pero no sentía el peso de la soledad porque siempre estuvo arropada por su familia. Su tía Juana y su fiel compañera de faenas, Cloti, viven en el edificio de al lado del que fue el suyo, mientras que Encarna, su hermana mayor, también vive en Vallecas y con su otra hermana, Dolores, mantenía un trato excelente. Sus siete sobrinos eran para ella como sus hijos. Le encantaba salir de marcha y bailar salsa y rumbas, pero era una chiquita muy responsable porque nunca llegaba a casa después de medianoche. En su tiempo libre solía ir al teatro y al cine, sin embargo, siempre le decía a su hermana mayor que las películas actuales ya no eran como las que se hacían antes. Como buena ama de casa, cosía, cocinaba y bordaba como ninguna. En cuanto a preferencias culinarias, María del Carmen comía de todo, excepto arroz con leche. Eso sí, la paella era su plato favorito.

Ha recibido 0 puntos

MIRIAM LÓPEZ DIAZ

141. MIRIAM LÓPEZ DIAZ

Sus pasiones eran viajar y su hija de 22 meses MAESTRA / 31 AÑOS / AVILA Aunque era maestra, Miriam trabajaba en Alcatel. Hacia allí se dirigía el fatídico 11 de marzo, cuando explotó una bomba en Santa Eugenia, minutos después de haber dejado a su hija, que tenía 22 meses, en la guardería... Ver mas
Sus pasiones eran viajar y su hija de 22 meses
MAESTRA / 31 AÑOS / AVILA


Aunque era maestra, Miriam trabajaba en Alcatel. Hacia allí se dirigía el fatídico 11 de marzo, cuando explotó una bomba en Santa Eugenia, minutos después de haber dejado a su hija, que tenía 22 meses, en la guardería. Residía en San Fernando de Henares, junto a su marido Ángel y su pequeña, de la que ambos se sentían orgullosos.

Miriam se casó cinco años antes con un vecino de Salvadiós (Ávila), una aldea a menos de 20 kilómetros de la suya: Muñogrande, un pueblecito de menos de 100 habitantes, al que los tres acudían muchos fines de semana y donde reposan sus restos desde el 13 de marzo. En Muñogrande solía reunirse con sus padres, Rosario y Pedro, y su hermana Ana, con quienes ella misma planificaba las vacaciones: le gustaba mucho viajar. En el pueblo pasaba buena parte de sus ratos de ocio. Dada la avanzada edad de la mayoría de los vecinos, su familia llamaba la atención.

Muchos habitantes de Muñogrande se enteraron de su muerte pocas horas antes del entierro, ya que su familia no confirmó su fallecimiento hasta 24 horas después de los hechos, tras una búsqueda desesperada por los hospitales de Madrid. Un día después del funeral, al padre de Miriam le fue detectado un quiste, por el que tuvieron que ingresarle y someterle a una intervención quirúrgica. Sin embargo, las heridas del alma no le cicatrizarán nunca.

Ha recibido 0 puntos

PAULA MIHAELA SFEATCU

142. PAULA MIHAELA SFEATCU

Pensaba casarse por el rito ortodoxo LIMPIEZA / 27 AÑOS / RUMANIA Paula Mihaela Sfeatcu llevaba en España nueve meses. Había dejado Teleorman, localidad situada al sur de Rumanía, en compañía de su novio, Mihael. La pareja planeaba ahorrar el suficiente dinero para mejorar sus condiciones de... Ver mas
Pensaba casarse por el rito ortodoxo
LIMPIEZA / 27 AÑOS / RUMANIA


Paula Mihaela Sfeatcu llevaba en España nueve meses. Había dejado Teleorman, localidad situada al sur de Rumanía, en compañía de su novio, Mihael. La pareja planeaba ahorrar el suficiente dinero para mejorar sus condiciones de vida y ayudar a los suyos.

Cumplió 27 años el 15 de enero de 2004 y provenía de una familia de cuatro hermanos, muy humilde. Su padre, Marin, estaba en el paro y su madre, Elena, se dedicaba a las labores propias del hogar. Paula Mihaela y Mihael Enache, su novio, se habían conocido aproximadamente tres años antes en sus país natal, Rumanía. En Madrid compartían piso en el barrio de Entrevías. Allí fue donde, por desgracia, tomó el tren de Cercanías que la llevó a la muerte en la estación de Atocha un 11-M. Aunque en su país era dependienta en una tienda de ropa, en Madrid realizaba labores domésticas en tres casas del barrio de Majadahonda. Las familias para las que trabajaba la describen como una chica estupenda, dispuesta y muy trabajadora.

Le apasionaban las plantas, hasta el punto de que su apartamento parecía un jardín botánico. Los muñecos de peluche la volvían loca, sobre todo, los monos, que tenía repartidos por su hogar. Paula Mihaela era una mujer alegre que tenía muchas ilusiones, entre ellas, la de ser madre, aunque antes quería casarse en Rumanía, por el rito ortodoxo con su novio Mihael.

Ha recibido 0 puntos

MARISOL RODRÍGUEZ

143. MARISOL RODRÍGUEZ

Amante de la egiptología y modelo de mujer moderna INFORMÁTICA / 42 AÑOS / ALCALÁ Aquel jueves las ilusiones de Marisol Rodríguez de la Torre se quedaron en Atocha. Como en los últimos 17 años, se encaminó desde Alcalá de Henares a ICA (Informática y Comunicaciones Avanzadas), donde era... Ver mas
Amante de la egiptología y modelo de mujer moderna
INFORMÁTICA / 42 AÑOS / ALCALÁ


Aquel jueves las ilusiones de Marisol Rodríguez de la Torre se quedaron en Atocha. Como en los últimos 17 años, se encaminó desde Alcalá de Henares a ICA (Informática y Comunicaciones Avanzadas), donde era, desde su puesto de Jefe de Proyectos, un elemento catalizador con mano izquierda: se identificaba con la empresa y a la vez fue delegada sindical. De carácter conciliador, le gustaba reunir a la familia: el núcleo próximo -su marido, Rafael, y su hijo que tenía 13 años- junto a su hermano Miguel, sus cuñados, sus otros dos hermanos y cinco sobrinos. Con su madre mantenía una especial unión.

Sensible, involucrada con su entorno, sencilla, discreta, humilde, honesta, ordenada y, por su profesión, metódica, era la típica persona que no consigue pasar de nada. Amante de los animales, su primer perro fue un dálmata que llegó ante su insistencia. En su chalé la extrañan dos pastores alemanes. Sus pasiones eran la egiptología, viajar sin hacer turismo -con Rafael recorrió China, La India, Nepal, Indonesia, Tailandia y Egipto, donde no podrán volver-; y la lectura de ensayos, libros históricos o filosóficos. Paradigma de mujer moderna y polivalente, hallaba tiempo para todo y poco para sí misma. Respetuosa de la intimidad, aderezaba su permanente sonrisa con un lema: vive y deja vivir.

Ha recibido 0 puntos

JESÚS UTRILLA ESCRIBANO

144. JESÚS UTRILLA ESCRIBANO

Una sonrisa pegada a una cara DELINEANTE / 44 AÑOS / MADRID Para Aurelio, el hermano mayor de Jesús, el concierto que Paul McCartney ofreció en Madrid en el 89 es uno de los mejores días de su vida. Jesús y su mujer, María del Mar Boix, tampoco se perdieron la mítica actuación. Y es que, si... Ver mas
Una sonrisa pegada a una cara
DELINEANTE / 44 AÑOS / MADRID


Para Aurelio, el hermano mayor de Jesús, el concierto que Paul McCartney ofreció en Madrid en el 89 es uno de los mejores días de su vida. Jesús y su mujer, María del Mar Boix, tampoco se perdieron la mítica actuación. Y es que, si algo le apasionaba, era la música: Bruce Springsteen, Rolling Stones, Van Morrison... los conocía todos. Sus compañeros de la empresa IMES, donde desempeñaba labores como operador gráfico, le recuerdan como una persona muy trabajadora, pero si por algo hay que recordarle es por su enorme solidaridad. Su hermano le define como una sonrisa pegada a una cara, que siempre mostró un trato exquisito hacia sus padres. Todos los viernes que tenía libres ayudaba a su madre, viuda desde hace años, y salían juntos de paseo.

Su viaje de novios a Cuba fue el inicio de un sinfín de viajes por todo el mundo: Tailandia, México, Argentina, Países Nórdicos...Este viajero incansable estaba entusiasmado con su hijo Víctor, al que dejó con seis años y con el que jugaba y contaba cuentos hasta que se dormía. De trato afable y cordial, Jesús pasaba por ser una persona limpia y muy ordenada que disfrutaba con la gente. Cuando llegaban las fiestas del barrio o en las celebraciones del colegio de Víctor, no dudaba en disfrazarse o en hacer cualquier gracia. Pero ya no podrá porque a Jesús le arrancaron la vida cuando viajaba en el mismo tren que un año antes le llevó a la manifestación del 'No a la Guerra'.

Ha recibido 0 puntos

TINKA DIMITROVA

145. TINKA DIMITROVA

Su marido y su hija vendrían a España ese verano LIMPIEZA / 32 AÑOS / BULGARIA Su marido Valery y Paulina, que contaba 12 años, se enteraron del brutal atentado por medio de la televisión búlgara. En principio, no pensaron que Tinka pudiera ser una de las víctimas, pero llamaron a España... Ver mas
Su marido y su hija vendrían a España ese verano
LIMPIEZA / 32 AÑOS / BULGARIA


Su marido Valery y Paulina, que contaba 12 años, se enteraron del brutal atentado por medio de la televisión búlgara. En principio, no pensaron que Tinka pudiera ser una de las víctimas, pero llamaron a España para intentar localizarla. El hermano de Tinka, Vasil, comenzó a buscarla sin éxito por los hospitales madrileños. Desde que algo más de dos años antes llegara a España, desempeñaba labores de limpieza en un domicilio particular, donde además se encargaba del cuidado de un niño enfermo al que trataba con el cariño que no podía dar a la hija que tenía tan lejos.

La mujer para la que trabajaba la recuerda como una chica amable a la que se le cogía cariño con facilidad. Precisamente, el día del atentado Paulina había escrito una carta poniéndole al corriente de los últimos acontecimientos en Banya, su ciudad natal. Ante la difícil situación de su país, dejó su habitual trabajo en una fábrica de ropa deportiva en busca de una situación mejor que le permitiera a ella y a su esposo alcanzar un nivel de vida digno.

Después de dos años sin Tinka, Valery y Paulina habían comenzado a mover los papeles para establecerse definitivamente en España. Sin embargo, paradojas del destino, el reencuentro se produjo en Bulgaria, donde descansan los restos de esta joven simpática y responsable que se encontró un horrible final lejos de los suyos.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL A. ORGAZ ORGAZ

146. MIGUEL A. ORGAZ ORGAZ

Nunca se cansaba de aprender sobre mecánica MECÁNICO / 34 AÑOS / MADRID Miguel Ángel era el ejemplo de un profesional bien formado, capaz de desempeñar múltiples y diversas funciones. Trabajaba como mecánico en la fábrica central de Deutz Iberia, especialista en diferentes ramas, aunque se... Ver mas
Nunca se cansaba de aprender sobre mecánica
MECÁNICO / 34 AÑOS / MADRID


Miguel Ángel era el ejemplo de un profesional bien formado, capaz de desempeñar múltiples y diversas funciones. Trabajaba como mecánico en la fábrica central de Deutz Iberia, especialista en diferentes ramas, aunque se dedicaba más a los motores diésel de tractores.

Su envidiable afán por no dejar de aprender le llevaba a apuntarse a numerosos cursos y a leer todo lo que cayese en sus manos y estuviera relacionado con su rama profesional. Miguel Ángel vivía con su madre, de 60 años y tenía otros dos hermanos, Rosendo y Teodoro. Todos los días se desplazaba en Cercanías hasta su empresa y realizaba el trayecto desde la zona de Valdilecha, en el sureste de Madrid, hasta Tres Cantos.

La explosión de las mochilas bomba cortó en seco los proyectos de Miguel Ángel, que tenía su piso casi acabado, listo para irse a vivir allí con su novia, Silvia, con la que compartió 16 años de su vida. La madrugada del fatídico 11-M sus familiares descolgaron el teléfono para recibir la más terrible de las noticias: Miguel Ángel se incluía en el listado de fallecidos. Su hermano Rosendo destaca que, por encima de todo, era un hombre muy bueno, muy noble.

Ha recibido 0 puntos

ÁLVARO DE MIGUEL

147. ÁLVARO DE MIGUEL

Bromista, socio del Atleti y administrativo de FCC ADMINISTRATIVO / 26 AÑOS / MADRID Nació en Madrid 26 años antes, pero siempre que podía se escapaba a Torrubia del Campo (Cuenca), el pueblo de su madre. Allí le encantaba, junto a su hermano mayor, José, ir a jugar la partida después de... Ver mas
Bromista, socio del Atleti y administrativo de FCC
ADMINISTRATIVO / 26 AÑOS / MADRID


Nació en Madrid 26 años antes, pero siempre que podía se escapaba a Torrubia del Campo (Cuenca), el pueblo de su madre. Allí le encantaba, junto a su hermano mayor, José, ir a jugar la partida después de comer con toda la pandilla de amigos. Era un excelente jugador de mus y un chaval muy querido por todos. Los 400 habitantes de este municipio se vieron duplicados el día de su entierro, al que acudieron amigos, familiares y compañeros desde Madrid.

Álvaro de Miguel siempre vivió en el barrio de Santa Eugenia, salvo cinco años en los que la familia al completo se trasladó a Ávila. Allí se hizo árbitro de futbol y durante cuatro años pitó partidos de Primera Regional, lo mismo que a su vuelta a la capital. Era socio del Atleti y acudía a todos los partidos que jugaba en el Calderón acompañado de su hermano pequeño y un amigo. Era también un consumado jugador de billar americano y a todo el mundo caía bien por su buen humor, por tener la capacidad de convertir cualquier conversación en algo divertido.

Cada mañana acudía a su trabajo como administrativo en Fomento de Construcciones y Contratas, donde se encargaba de la compra de material para construcción. Hasta allí iba casi todas las mañanas en un tren de Cercanías. También lo hizo el 11 de marzo, con la intención de llegar a Nuevos Ministerios y después coger el Metro hasta su destino final, al que nunca llegó.

Ha recibido 0 puntos

Mª CARMEN LOMINCHAR

148. Mª CARMEN LOMINCHAR

Esperaba su primer hijo tras un año y medio de casada PROGRAMADORA / 34 AÑOS / TOLEDO Él tenía 21 años y ella 22 cuando comenzaron a salir. Habían crecido juntos en el mismo pueblo toledano, Corral de Almaguer, pero tuvo que mediar la prima de José Antonio para que ambos se decidieran. Ya lo... Ver mas
Esperaba su primer hijo tras un año y medio de casada
PROGRAMADORA / 34 AÑOS / TOLEDO


Él tenía 21 años y ella 22 cuando comenzaron a salir. Habían crecido juntos en el mismo pueblo toledano, Corral de Almaguer, pero tuvo que mediar la prima de José Antonio para que ambos se decidieran. Ya lo habían dicho sus madres, carrito de bebé en mano: estos críos están predestinados. No erraron: su boda se celebró un año y medio antes de los atentados. El niño, o niña, ya estaba en camino.

A Mari Carmen y Josean les gustaban las mismas cosas. Pasear por el campo, comer con los amigos, huir de las aglomeraciones...Esto último hacía que Mari Carmen no descartase vivir en el pueblo, lejos de las prisas, los agobios y los madrugones que le acompañaban cada mañana. La de aquel jueves también. Atocha está a medio camino entre su casa, en Leganés, y la empresa de Alcobendas donde trabajaba como programadora. Fue su mejor opción tras probar en oficinas de todo tipo. Aún así, seguía fantaseando con un empleo de trabajadora social, la carrera que había estudiado. Lo llevaba peor Josean: su turno empezaba a las tres, cuando acababa el de ella. Se veían por la noche y, eso sí, los fines de semana eran sagrados. Entonces aprovechaban para ir al cine. Mejor películas en versión original, de esas «raras», como él le decía. Josean también la recuerda escuchando canciones de Silvio Rodríguez o de Pablo Milanés, o imaginando dónde pondrían tantas plantas en su nueva casa, aquélla que ya habían comprado y que tenía una terraza enorme.

Ha recibido 0 puntos

CIPRIANO CASTILLO MUÑOZ

149. CIPRIANO CASTILLO MUÑOZ

Recibía a sus compañeros con música clásica INGENIERO / 55 AÑOS / SAN FERNANDO Hacía 25 años que Cipriano, su mujer, Marian, y sus dos hijos había dejado los campos de Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Este manchego empleaba el trayecto entre San Fernando de Henares y Chamartín para... Ver mas
Recibía a sus compañeros con música clásica
INGENIERO / 55 AÑOS / SAN FERNANDO


Hacía 25 años que Cipriano, su mujer, Marian, y sus dos hijos había dejado los campos de Villamayor de Calatrava (Ciudad Real). Este manchego empleaba el trayecto entre San Fernando de Henares y Chamartín para leer, su gran afición. Era primero en llegar a la oficina, regaba las plantas y recibía al equipo, entre música clásica, con un «Buenos días, todo bonito». Nuestro Cipri, atestiguan sus compañeros, fue hombre de mayor valor humano que su gran valía profesional. Estuvo 25 años en Agromán, y en los últimos 10 planificó las obras ferroviarias desde el Departamento de Estudios de Tecsa. Lo suyo era poner sosiego, tranquilidad y coherencia en los momentos de tensión, que afrontaba con buenos modos y sin un mal gesto.

La tranquilidad, el orden y la buena educación presidían un alma enamorada y entregada a su familia, a sus amigos y compañeros.Cipri transmitía su verdad con paz, claridad y quietud; simpatizante de izquierdas, fue un elemento activo en la vida cultural de su barrio.Dispuesto a ayudar, enseñar y aprender, amenizaba el almuerzo, desde un punto de vista ecuánime y racional, con sus lecturas y su gran memoria. Una compañera votó el 14-M pensando en él, pues la había reprendido afablemente por no participar en las anteriores elecciones. Aunque irónicamente decía que en este mundo sobran personas, en Tecsa se cambiarían por él: se sienten huérfanos, era como un padre..

Ha recibido 0 puntos

DANIEL PAZ MANJÓN

150. DANIEL PAZ MANJÓN

Un jugador del Moscardó que estudiaba INEF ESTUDIANTE / 20 AÑOS / MADRID La Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) le esperaba con los brazos abiertos, como cada mañana. Un chico alto y fuertote, como lo define una amiga de la infancia, se dirigía a la Universidad... Ver mas
Un jugador del Moscardó que estudiaba INEF
ESTUDIANTE / 20 AÑOS / MADRID


La Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) le esperaba con los brazos abiertos, como cada mañana. Un chico alto y fuertote, como lo define una amiga de la infancia, se dirigía a la Universidad Politécnica de Madrid desde la Villa de Vallecas para acudir a sus clases. Daniel Paz Manjón, de 20 años, falleció el 11-M en uno de los trenes que se dirigían a la estación de Atocha en Madrid.

Daniel era un chico alegre, cariñoso y buena persona, pero, sobre todo, un magnífico amigo, como lo recuerdan sus compañeros del Club Deportivo Colonia Moscardó. Esta joven promesa del deporte era uno de los miembros del Moscardó, donde jugaba como central. Sus amigos reconocen que era uno de los polivalentes del grupo, ya que su capacidad para jugar en cualquier posición que le ordenase el mister era digna de admirar. El secreto de su éxito estaba en la pasión que sentía por el deporte. Su amor por la Educación Física se vislumbraba ya cuando estudiaba en el Centro Cultural Palomeras. Más tarde se matricularía en INEF para obtener un título que le acreditase como profesor deportivo. El parque del Alto del Arenal fue testigo de sus charlas sobre fútbol. Sus amigos cuentan que a Daniel le hubiera gustado que sus cenizas descansasen en paz en un campo de fútbol o en Grecia, país que amaba.

Ha recibido 0 puntos

BEATRIZ DÍAZ HERNÁNDEZ

151. BEATRIZ DÍAZ HERNÁNDEZ

Había planeado la Primera Comunión de su hijo GOBERNANTA / 30 AÑOS / VALLECAS Después de nueve años como camarera de habitaciones en el hotel Centro Norte, ubicado en el distrito madrileño de Chamartín, un cambio en el organigrama la convirtió de la noche a la mañana en gobernanta. Ella no... Ver mas
Había planeado la Primera Comunión de su hijo
GOBERNANTA / 30 AÑOS / VALLECAS


Después de nueve años como camarera de habitaciones en el hotel Centro Norte, ubicado en el distrito madrileño de Chamartín, un cambio en el organigrama la convirtió de la noche a la mañana en gobernanta. Ella no lo esperaba. Estaba acostumbrada a su rutina y compartir mesa con sus jefes o dar órdenes a alguna de las que hasta ese momento habían sido sus compañeras la avergonzaba. Después de cuatro meses en el puesto, continuaba comiendo con sus camareras. A Beatriz le encantaba el mar, las olas grandes. Llevaba semanas planeando las vacaciones del verano siguiente. Todos los años, ella y su familia viajaban a Néjar pero querían cambiar su destino a las costas gaditanas. No pudo ser. La Primera Comunión de su hijo, tenía 9 años, que estaba programada para el 22 de mayo, tampoco. Ya había comprado los regalos y lo tenía todo organizado.

Subía al Cercanías con dos compañeras de trabajo. El día de los atentados sólo la acompañó una, Raquel. Desde Vallecas, el barrio en el que residía con su hijo y la pareja que tenía desde ocho años antes, a la estación de Chamartín. Pero su tren se paró en la calle Téllez. Dice su madre que era una mujer dulce y simpática, con motivos para ser feliz. Estaba enamorada y acababa de comprarse una nueva casa. Sus compañeras la recuerdan como una chica guapísima y jovial, completamente entregada a su trabajo.

Ha recibido 0 puntos

ANCA VALERIA BODEA

152. ANCA VALERIA BODEA

Presintió que su vida corría peligro LIMPIEZA / 26 AÑOS / RUMANIA Llegó a Guadalajara el siete de enero de 2004, tras los pasos de su novio, Eugene. Pocos días después la pareja se fue a San Sebastián, donde a Eugene le salió un empleo temporal en una obra, como albañil. Al mes, y por... Ver mas
Presintió que su vida corría peligro
LIMPIEZA / 26 AÑOS / RUMANIA


Llegó a Guadalajara el siete de enero de 2004, tras los pasos de su novio, Eugene. Pocos días después la pareja se fue a San Sebastián, donde a Eugene le salió un empleo temporal en una obra, como albañil. Al mes, y por mediación de unos amigos, Anca Valeria encontró trabajo en Madrid, por lo que tuvo que volver antes de lo previsto del norte y separarse de su novio.

El 11-M tomó uno de los trenes siniestrados en Guadalajara, ciudad en la que la pareja iba a compartir su vida en España. Se dirigía a la casa de una familia madrileña del municipio de Majadahonda, donde ayudaba en las tareas domésticas y cuidaba de sus hijos. Anca Valeria era una mujer preparada. Hablaba inglés y francés y en su país había sido secretaria. Sabía buscarse la vida y en un futuro, cuando arreglase sus papeles, tenía pensado buscar otro tipo de ocupación más acorde con sus estudios.

La semana anterior a la masacre, Anca se mostró muy inquieta.Cuando hablaba por teléfono con su novio Eugene le pedía que, por favor, volviese a casa, que le necesitaba porque tenía el presentimiento de que le iba a pasar algo terrible. Añadía, además, que a él no le iba a pasar nada, que sólo a ella. A pesar de la insistencia, su novio nunca alcanzó a sospechar que se materializase la intuición. Los que la conocían bien la describen como una mujer muy alegre, divertida, de carácter nervioso y muy activa.

Ha recibido 0 puntos

ALINA MARÍA BRYK

153. ALINA MARÍA BRYK

Quería volver a Polonia para ver crecer a sus hijos LIMPIEZA / 34 AÑOS / POLONIA La hija mayor de Alina ya nunca podrá ver realizado el sueño de pasar unas navidades junto a su madre. Empobrecida por las duras condiciones que atraviesa su país, Alina se vio obligada a dejar a sus hijos al... Ver mas
Quería volver a Polonia para ver crecer a sus hijos
LIMPIEZA / 34 AÑOS / POLONIA


La hija mayor de Alina ya nunca podrá ver realizado el sueño de pasar unas navidades junto a su madre. Empobrecida por las duras condiciones que atraviesa su país, Alina se vio obligada a dejar a sus hijos al cuidado de unos familiares mientras ella y su marido intentaban encontrar una vida mejor en España. De esto hacía 10 años.

El sueño de Ala, como la llamaban sus amigos, era que sus dos hijos adolescentes pudieran estudiar una carrera. La educación era algo muy importante para ella, y por eso trabajaba sin descanso en un domicilio particular donde sintieron su muerte como propia. De hecho, dos días después de la masacre, se reunieron y brindaron en su honor.

Su marido, Juan, regresó a Polonia para explicar a sus hijos y demás familiares lo inexplicable. Su hermana Dorota no encuentra sentido a tanto sufrimiento, sobre todo porque Alina y su marido habían pensado establecerse de nuevo en su país para ver crecer de cerca a sus niños. Se acostumbró pronto a España, pero al contrario que muchos de sus compatriotas, ella sí quería regresar.

Ha recibido 0 puntos

GUILLERMO SENENT

154. GUILLERMO SENENT

Melómano y alegre, falleció junto a su amigo David TÉCNICO / 23 AÑOS / GUADALAJARA Ese jueves se levantó muy temprano. Normalmente lo hacía algo más tarde, pero esa mañana tocaba revisión médica de la empresa francesa Alstom en Madrid. Cogió el tren que sale de Guadalajara unos minutos antes... Ver mas
Melómano y alegre, falleció junto a su amigo David
TÉCNICO / 23 AÑOS / GUADALAJARA


Ese jueves se levantó muy temprano. Normalmente lo hacía algo más tarde, pero esa mañana tocaba revisión médica de la empresa francesa Alstom en Madrid. Cogió el tren que sale de Guadalajara unos minutos antes de las siete de la mañana. Guillermo estaba haciendo prácticas como técnico de mantenimiento industrial para los trenes de alta velocidad en Alstom. Desempeñaba el cargo desde unos meses antes. Confiaba en que, pasado algún tiempo, le ofreciesen un contrato para trabajar en los trenes lanzadera de Cercanías que unen Madrid y Guadalajara.

Como compañero tenía a David Santamaría, un amigo con el que había compartido juegos, risas y recreos desde críos, cuando ambos estudiaban en el Colegio de los Salesianos de Guadalajara. Guillermo era de Cabanillas del Campo, David de Iriepal, dos pueblos alcarreños. Fallecieron juntos en un tren en la estación de El Pozo. El de Guillermo fue el primer nombre de una víctima alcarreña que se dio a conocer. Después, siguió el de David y también el de Sara Centenera, otra alumna del Colegio de los Salesianos. Guillermo, o Willy como le gustaba que le llamasen sus amigos y familiares, era un chaval sincero y simpático que disfrutaba con la música. También pescando junto a su padre, Javier Senent, presidente provincial de Cruz Roja. El resto del tiempo era para Almudena, su novia desde hacía algo más de un año.

Ha recibido 0 puntos

INMACULADA CASTILLO

155. INMACULADA CASTILLO

Toda la vida luchando por sacar adelante a su familia CONTABLE / 39 AÑOS / ALCALA Por mucho que la vida se empeñó en ponerse cuesta arriba, Inmaculada nunca perdió sus señas de identidad: su sonrisa, su vitalidad, su optimismo y, sobre todo, su esfuerzo por sacar adelante a su familia. Pablo... Ver mas
Toda la vida luchando por sacar adelante a su familia
CONTABLE / 39 AÑOS / ALCALA


Por mucho que la vida se empeñó en ponerse cuesta arriba, Inmaculada nunca perdió sus señas de identidad: su sonrisa, su vitalidad, su optimismo y, sobre todo, su esfuerzo por sacar adelante a su familia. Pablo, su marido, falleció 10 años antes que ella en un accidente. Su empresa cerró e Inmaculada, que además de su esposa era su secretaria, se quedó sin trabajo.

Sus dos hijos, Cristina y Pablo, tenían nueve y cinco años por entonces. Inmaculada prefirió centrar sus esfuerzos en ellos antes que sumirse en la desgracia. Comenzó a trabajar en la Confederación de Viudas de Madrid, pero su afán de superación y varios cursos le permitieron ascender a contable y pretendía ampliar conocimientos en recursos humanos. Normalmente, salía hacia el trabajo a las ocho de la mañana, pero el 11 de marzo debía madrugar un poco más para asistir a una reunión. Antes de partir, como siempre, despertó a Cristina, le dijo que se marchaba un poco antes y le pidió que tuviera cuidado. Si hubiera sabido que se veían por última vez, Inmaculada le hubiera dado más consejos, porque le ha tocado luchar como a ella. Cuando perdió a su madre Cristina tenía 19 años y un empleo eventual. Aún así, aceptó el reto de sacar adelante la casa que dejó su madre y a su hermano de 15 años, el único con pensión asegurada.

Ha recibido 0 puntos

SARA ENCINAS SORIANO

156. SARA ENCINAS SORIANO

A falta de cuatro asignaturas para terminar Derecho TELEOPERADORA / 26 AÑOS / MADRID Le costó mucho aceptar que la salud de su abuelo se rompía. Y con ella, su memoria. Por eso, se empeñó en que el anciano aprendiera de nuevo a leer, a expresarse, a moverse, a comer... Tanto empeño tuvo su... Ver mas
A falta de cuatro asignaturas para terminar Derecho
TELEOPERADORA / 26 AÑOS / MADRID


Le costó mucho aceptar que la salud de su abuelo se rompía. Y con ella, su memoria. Por eso, se empeñó en que el anciano aprendiera de nuevo a leer, a expresarse, a moverse, a comer... Tanto empeño tuvo su fin en enero de 2004, cuando su abuelo murió. Fue un golpe tremendo para Sara, que consiguió sobrellevar gracias a su forma de ser, vital, perseverante, decidida.

Trabajaba atendiendo llamadas sobre información financiera en la empresa Konecta, de Alcobendas, desde unos meses antes. Allí siempre mostró un carácter afable y dulce, que trasladaba fuera, donde solía quedar con sus compañeros para tomar algo de vez en cuando. Su turno era de mañana, lo que le permitía compaginar el empleo con su carrera de Derecho, que cursaba en la Universidad Autónoma de Madrid. Le quedaban sólo cuatro asignaturas para colgar su título en la pared. Después, buscaría trabajo como abogada y seguiría pagando las letras de un piso que le darían tres años más tarde.

Lo compró junto a Oscar, su novio del mismo barrio, Vicálvaro. Tanto Sara como su hermana pequeña, Susi, que tenía 20 años, tenían una debilidad: Yecla de Yeltes, el pueblo salmantino en el que habían nacido sus padres. Se acercaban cada fin de semana que tenían libre. Si no, en vacaciones. Allí disfrutaron muchos años entre excursiones por el campo y escapadas a las fiestas de algún pueblo cercano, como Vitigudino, a siete kilómetros de su Yecla.

Ha recibido 0 puntos

MIGUEL ÁNGEL BADAJOZ

157. MIGUEL ÁNGEL BADAJOZ

Hijo y marido perfecto, lector de El Mundo SUPERVISOR / 34 AÑOS / MADRID Miguel Ángel era el tipo de la sonrisa amplia y cordial que alquilaba coches tras el mostrador de la sucursal de Avis en Chamartín, el eterno candidato a empleado del mes, el hijo volcado con su madre, el hermano cari... Ver mas
Hijo y marido perfecto, lector de El Mundo
SUPERVISOR / 34 AÑOS / MADRID


Miguel Ángel era el tipo de la sonrisa amplia y cordial que alquilaba coches tras el mostrador de la sucursal de Avis en Chamartín, el eterno candidato a empleado del mes, el hijo volcado con su madre, el hermano cariñoso, el marido apuesto y siempre disponible para ocuparse de las tareas del hogar... Iba camino de los dos años de casado con Mari Carmen. Dos años desde que su luna de miel y los Fiordos noruegos le dieron una oportunidad más de practicar su afición favorita: los viajes. Aunque no tenían hijos todavía, Miguel Ángel y Mari Carmen comenzaban a planteárselo cuando las explosiones de Atocha les separaron para siempre.

No fue la primera vez que la tragedia sacudió a la familia Badajoz Cano. Apenas un mes después de su boda, Miguel Ángel tuvo que sobreponerse a la muerte de su padre. La atención y los cuidados que entonces le destinó a Encarnación, su madre, son la mejor prueba de la personalidad humana y afectuosa que le caracterizaba. Además de los viajes, le interesaba todo lo relacionado con la cultura. Como su hermano, José Enrique, había heredado de su padre la costumbre de leer El Mundo todos los días. También le gustaba ver los documentales de La 2 y los partidos de fútbol, especialmente si jugaba el Real Madrid. De hecho, la noche antes de los atentados asistió al encuentro frente al Bayern de Múnich en el Santiago Bernabéu.

Ha recibido 0 puntos

ALEXANDRU H. SUCIU

158. ALEXANDRU H. SUCIU

Su sueño era montar un taller de coches CERRAJERO / 18 AÑOS / RUMANIA Alexandru Horatiu tenía tan sólo 18 años y era huérfano por parte de padre. María, su madre, viuda y sin medios económicos, se vino a España hace algún tiempo con su hijo mayor Emiliano en busca de una salida profesional... Ver mas
Su sueño era montar un taller de coches
CERRAJERO / 18 AÑOS / RUMANIA


Alexandru Horatiu tenía tan sólo 18 años y era huérfano por parte de padre. María, su madre, viuda y sin medios económicos, se vino a España hace algún tiempo con su hijo mayor Emiliano en busca de una salida profesional que les permitiese vivir dignamente a ella y a sus hijos. Mientras tanto, Alexandru, el hijo menor, finalizaba sus estudios de formación profesional en su ciudad natal, Blaj, localidad montañosa situada al norte de Rumanía. No obstante, seis meses antes del 11-M, con el título en la mano, Alexandru llegó por fin a España para reunirse con su familia, a la que echaba mucho de menos. Hacía poco tiempo que había encontrado empleo, como cerrajero, en el municipio madrileño de Algete. Anteriormente, había estado trabajando en Cataluña y en Valencia.

La mañana del infame atentado que truncó su vida, Alexandru volvía a su casa situada en San Agustín de Guadalix. Había pasado la noche en Alcalá de Henares, donde su jefe, de manera excepcional, le había enviado para terminar un trabajo con otros compañeros. Los que le conocían le describen como un joven alegre y divertido al que le encantaba la música de todo tipo. Sin embargo, su verdadera pasión eran los coches. Desde que era niño mostraba tal fijación por los automóviles que tenía muy claro que, cuando ahorrase el dinero suficiente para volver a Rumanía, abriría un taller de reparaciones.

Ha recibido 0 puntos

EUGENIO MORENO SANTIAGO

159. EUGENIO MORENO SANTIAGO

Le quedaban tres meses para jubilarse en el BBVA BANCARIO / 56 AÑOS / MADRID Las dos primeras propuestas de jubilación que recibió Eugenio las había rechazado. Le convencieron a la tercera. El 30 de junio de 2004 tendría que haber sido el último día de trabajo de Eugenio Moreno en el BBVA... Ver mas
Le quedaban tres meses para jubilarse en el BBVA
BANCARIO / 56 AÑOS / MADRID


Las dos primeras propuestas de jubilación que recibió Eugenio las había rechazado. Le convencieron a la tercera. El 30 de junio de 2004 tendría que haber sido el último día de trabajo de Eugenio Moreno en el BBVA. Le quedaban poco más de tres meses de responsabilidad en su cargo de apoderado en una oficina de Chamartín. Estaba cerca de olvidar los madrugones, el estrés y los trenes tempranos abarrotados. La casa que se estaba construyendo en su pueblo, Cadalso de los Vidrios, era el mayor acicate de su retiro. Quería perderse entre sus viñas y ansiaba tener todo el tiempo del mundo para él y su mujer, María Luisa. Buscaba recuperar momentos y recompensarla por tantas horas de dedicación al banco. Habían planeado trasladarse por temporadas al nuevo hogar, dejando en el piso de Santa Eugenia a sus dos hijos.

En el castizo barrio, la pareja había encontrado un buen grupo de matrimonios amigos, con los que se escapaban algunos fines de semana. Otras veces, María Luisa tiraba de él para llevárselo a Valverde de Mérida, el pueblo extremeño donde disfrutaban de puentes y periodos de vacaciones. Era hogareño y un lector empedernido. También le interesaba el deporte, sobre todo el baloncesto. A pesar de su discreto madridismo, acudía con asiduidad a Vistalegre a ver al Estudiantes. Disfrutaba con el ambiente de la hinchada colegial.

Ha recibido 0 puntos

RAÚL GALLEGO

160. RAÚL GALLEGO

Una persona reservada y un profesional meticuloso MONTADOR / 39 AÑOS / GETAFE En casa, José Raúl era una persona reservada, discreta, poco amante del ruido y la notoriedad... Trabajaba como montador de parqué para la empresa Radisan, pero sus características personales eran las mismas en... Ver mas
Una persona reservada y un profesional meticuloso
MONTADOR / 39 AÑOS / GETAFE


En casa, José Raúl era una persona reservada, discreta, poco amante del ruido y la notoriedad... Trabajaba como montador de parqué para la empresa Radisan, pero sus características personales eran las mismas en esta otra faceta de su vida. Sus jefes no solían encargarle trabajos que requirieran rapidez, pero era el más elegante, el más fino, el más meticuloso...Por eso, le encomendaron la obra en el chalé de Jesús Vázquez. Por eso, el 11 de marzo tenía que ir hasta la sede de Telecinco en Fuencarral para rematar la faena de sus compañeros. Aquella mañana, tomó el tren en Getafe y se disponía a hacer trasbordo en el andén dos de Atocha cuando se produjeron las explosiones.

José Raúl estaba soltero y no tenía novia, pero dejó a su madre y a sus tres hermanos, Ángel, Alicia y Pilar, además de dos sobrinos. Su familia le recuerda sentado en el salón comiendo pipas (su vicio), mientras hojeaba las páginas de El País, El Mundo o cualquier otro periódico. La lectura era el complemento perfecto para su personalidad reservada, aunque también le gustaba divertirse con sus amigos. Especialmente, hacer turismo rural por España y bajar a un bar de su barrio para ver los partidos de fútbol. Él no era fan de ningún equipo, aunque tenía simpatía por el Betis.

Ha recibido 0 puntos

WIESLAW RZACA

161. WIESLAW RZACA

Le encantaba el jamón serrano y el marisco ALBAÑIL / 34 AÑOS / POLONIA Yolanda conoció a Wieslaw en su Polonia natal, pero las difíciles circunstancias del país hicieron que estos dos jóvenes enamorados buscaran en España una oportunidad. De esto hacía 10 años. Entonces, fijaron su... Ver mas
Le encantaba el jamón serrano y el marisco
ALBAÑIL / 34 AÑOS / POLONIA


Yolanda conoció a Wieslaw en su Polonia natal, pero las difíciles circunstancias del país hicieron que estos dos jóvenes enamorados buscaran en España una oportunidad. De esto hacía 10 años. Entonces, fijaron su residencia en Alcalá de Henares, donde finalmente se casaron. Un tiempo antes de los atentados se habían trasladado a Entrevías buscando un lugar apacible para que creciera la pequeña Patricia.

Enamorado de su mujer y, sobre todo, de la niña, a Wieslaw le apasionaba dormir, cocinar, ir de compras y comer. Su cuñada Katarina le recuerda como un hombre muy trabajador que ayudaba mucho en casa tanto en labores domésticas como arreglando averías.Este manitas consumado era muy detallista y siempre estaba pendiente de que todo estuviera en su sitio. De España le gustaba casi todo, pero lo que realmente le enloquecía era el jamón serrano y el marisco. Como hombre de buen comer, tampoco hacía asco a los dulces, y menos si se trataba de chocolate, al que casi era adicto. En cuanto al deporte, comenta Katarina que nunca fue muy bueno porque nunca se inclinó por alguno en especial y porque no lo practicaba. Sus planes inmediatos pasaban por trasladarse a Polonia en unos meses para que Patricia se criara junto a toda su familia. De hecho, Yolanda y él ya tenían allí una casa preparada para el regreso. Un regreso que se truncó en Atocha aquella mañana de jueves.

Ha recibido 0 puntos

PATRICIA RZACA

162. PATRICIA RZACA

Un bebé precioso al que le gustaba jugar con sus primos 7 MESES / MADRID Patricia nació en España porque sus padres Wieslaw y Yolanda Rzaca habían dejado su país, Polonia, en busca de una vida mejor. Sin embargo, mantenía la nacionalidad polaca, ya que la idea de sus padres era regresar... Ver mas
Un bebé precioso al que le gustaba jugar con sus primos
7 MESES / MADRID


Patricia nació en España porque sus padres Wieslaw y Yolanda Rzaca habían dejado su país, Polonia, en busca de una vida mejor. Sin embargo, mantenía la nacionalidad polaca, ya que la idea de sus padres era regresar cuanto antes. Esta niña de enormes ojos azules fue bautizada con tan sólo dos meses en la iglesia Nuestra Señora de la Paz de Madrid. Patricia era para el matrimonio Rzaca un capricho al que amaban con locura y al que procuraban un sinfín de detalles para que pudiera crecer feliz. De fino pelo rubio, Patricia fue una niña grande al nacer. Su tía Katarina la recuerda como un bebé precioso al que le encantaba jugar y estar enredando. De hecho, siempre estaba rodeada de juguetes y peluches. Pero lo que más le gustaba era divertirse junto a sus primos de uno y dos años.

Aunque todavía no había abierto la boca para decir «papá», era la atracción de la casa porque ya se sentaba y se levantaba de la cuna ella sola. Era una criatura muy buena que nunca lloraba ni daba guerra a los mayores. Cada mañana viajaba junto a su padre y su madre en el tren que une Entrevías con Atocha para quedarse en casa de su tía Katarina. Mientras, Yolanda, que sobrevivió al atentado, se iba a trabajar como asistenta en un domicilio particular de la capital.

Ha recibido 0 puntos

JUAN M. GRACIA GARCÍA

163. JUAN M. GRACIA GARCÍA

Coincidió que el 11-M no fue en el coche de empresa TÉCNICO / 53 AÑOS / FUENLABRADA Juan Miguel siempre se desplazaba a la UTE de la pista 15 del aeropuerto de Barajas en un vehículo de la empresa OHL, donde trabajaba desde tres años antes como técnico de obra tras haber pasado por otras... Ver mas
Coincidió que el 11-M no fue en el coche de empresa
TÉCNICO / 53 AÑOS / FUENLABRADA


Juan Miguel siempre se desplazaba a la UTE de la pista 15 del aeropuerto de Barajas en un vehículo de la empresa OHL, donde trabajaba desde tres años antes como técnico de obra tras haber pasado por otras constructoras. Todo fue fruto de una maldita casualidad: socio de la peña madridista de Fuenlabrada, el miércoles 10 al salir de trabajar, como siempre que había partido, dejó el coche en Barajas para ver el Real Madrid-Bayern de Múnich en el Bernabéu. Lo que supuso que el jueves se desplazara en tren hasta Nuevos Ministerios, previo transbordo en Atocha, donde le sorprendió la explosión. Su genio y su gran carácter no impedían que Juan Miguel tuviera un gran corazón. Una buena persona que solía estar pendiente de los suyos a través del teléfono cuando estaba lejos de su mujer, Laura, y de su único hijo Ignacio.

Madrileño de pura cepa, gozaba con la lectura de prensa nacional y novelas policiacas. Además, sus conocidos sabían que coleccionaba llaveros, así que se los regalaban aunque los tuviese repetidos. En cuanto a la gastronomía, el chocolate -negro, blanco, con leche...-, la cerveza, por supuesto fría, y toda clase de marisco hacían sus delicias culinarias. El tiempo libre, siempre cerca de su familia, lo disfrutaba perdiéndose en verano, puentes y algún fin de semana, en los campos de Puerto Lápice (Ciudad Real), el rincón manchego que vio nacer a su esposa.

Ha recibido 0 puntos

JUAN LUIS GARCÍA ARNAIZ

164. JUAN LUIS GARCÍA ARNAIZ

Un aprendiz de pintor, loco por los coches 'tunning' ESTUDIANTE / 17 AÑOS / MADRID Su padre, Luis, lo dejó en la estación ferroviaria de Parla (Madrid) a las siete de la mañana. Allí, lo esperaba su amigo y compañero Adrián. Juntos, emprendieron el viaje hacia la estación madrileña de Atocha... Ver mas
Un aprendiz de pintor, loco por los coches 'tunning'
ESTUDIANTE / 17 AÑOS / MADRID


Su padre, Luis, lo dejó en la estación ferroviaria de Parla (Madrid) a las siete de la mañana. Allí, lo esperaba su amigo y compañero Adrián. Juntos, emprendieron el viaje hacia la estación madrileña de Atocha, donde cambiaron de tren para subir al que les llevaría hasta el barrio de Fuencarral. Una explosión truncó la segunda parte de su trayecto, acabando con la vida de Juan Luis García Arnaiz y dejando herido a su acompañante.

Sus padres, Luis y María del Mar, retratan a Juan Luis como a un chico alegre, de enorme bondad y con una amabilidad que encogía los corazones de todo aquél que le rodeaba. Este joven madrileño acudía a una escuela-taller de Fuencarral, donde estaba aprendiendo el oficio de pintor de brocha gorda. Dice su padre que Juan Luis nunca fue un buen estudiante y que siempre prefirió trabajar para sacarse algo de dinero. Soñaba con montar su propia empresa de pintura. Según don Luis, era un chico muy lanzado que sólo pensaba en trabajar. Pese a su corta edad, una de las pasiones de Juan Luis eran los coches tunning. Era un admirador de esos vehículos que tienen gigantescos alerones y que están decorados de la manera más llamativa posible. Otra de sus debilidades eran las chicas, entre las que tenía fama de ser un ligón. Juan Luis dejó huérfano de hermano a Jorge, que tenía ocho años. Las paredes de su habitación fueron su primer trabajo como pintor.

Ha recibido 0 puntos

AMBROSIO ROGADO

165. AMBROSIO ROGADO

Un excelente comunicador amigo de los jóvenes SEGUROS / 55 AÑOS / COSLADA Tres días antes del fatídico jueves, este salmantino de nacimiento había cumplido 55 años. Su mujer Ascen y sus dos hijos Ruth y Rubén -que tenían entonces 25 y 21 años- le habían regalado una colonia y un serrucho... Ver mas
Un excelente comunicador amigo de los jóvenes
SEGUROS / 55 AÑOS / COSLADA


Tres días antes del fatídico jueves, este salmantino de nacimiento había cumplido 55 años. Su mujer Ascen y sus dos hijos Ruth y Rubén -que tenían entonces 25 y 21 años- le habían regalado una colonia y un serrucho. Amante incondicional del deporte en general, seguía con fervor al Real Madrid. Por eso, Ascen está convencida de que esa mañana, de camino a su oficina de RGA Seguros, Ambrosio iba leyendo el Marca. Como gran comunicador que era, tenía un excelente sentido del humor que le hacía estar siempre contento y lucir una amplia sonrisa en la boca. También podía presumir de su peculiar sensibilidad con los jóvenes y con las personas mayores, con los que sentía una especial conexión.

Le encantaba viajar, por eso, una semana antes del brutal atentado había descansado unos días en un balneario de Zaragoza. Sus amigos y vecinos le recuerdan como un auténtico amigo de sus amigos, una persona muy especial, que siempre estaba dispuesto a echar una mano. En el tema del papeleo era todo un especialista y sus allegados siempre recurrían a él para arreglar cualquier trámite burocrático. Salir a cenar con otros matrimonios, bailar o ir a un partido, Ambrosio era un todoterreno de la diversión que aprovechaba al máximo cada instante para pasar un rato divertido junto a los suyos.

Ha recibido 0 puntos

SUSANA SOLER

166. SUSANA SOLER

Adoraba a su hijo Rodrigo como a un tesoro RECEPCIONISTA / 46 AÑOS / MADRID Doce años de matrimonio habían tenido que esperar Susana y Mariano para poder disfrutar del pequeño Rodrigo. Después de inmumerables e infructuosos intentos y tras haberse sometido a varios tratamientos de fertilidad... Ver mas
Adoraba a su hijo Rodrigo como a un tesoro
RECEPCIONISTA / 46 AÑOS / MADRID


Doce años de matrimonio habían tenido que esperar Susana y Mariano para poder disfrutar del pequeño Rodrigo. Después de inmumerables e infructuosos intentos y tras haberse sometido a varios tratamientos de fertilidad, Susana ya había aceptado que la naturaleza no les concedería hijos. Justo nueve años antes de la catástrofe, cuando menos se lo esperaban, nació Rodrigo. Cuenta Amalia, la madre de Susana, que el niño era para ella un tesoro al que adoraba con admiración y que se quedaba ensimismada mirándole cuando se quedaba dormido en el sofá. Cada mañana cogía el tren en Santa Eugenia, donde residía desde unos 15 años antes, para acudir a su trabajo en la recepción de una empresa. Era la primera en abandonar el domicilio, pues Mariano se ocupaba de bajar al niño al colegio y luego se dirigía a Madrid para trabajar en la tienda de fotos que regenta en las inmediaciones de Moncloa.

Para Daniel, el portero de su edificio, era una mujer muy amable y educada que siempre se mostraba respetuosa. Los tres formaban esa clase de familia humilde que se hace querer por todo el vecindario.El edificio de Susana probablemente fue el más castigado por el atentado puesto que tres de sus vecinos fallecieron el 11-M. Después de sufrir el mazazo de la tragedia, Daniel no duda al sentenciar tajantemente que siempre se van los mejores.

Ha recibido 0 puntos

FCO. JAVIER MANCEBO

167. FCO. JAVIER MANCEBO

Gran deportista y seguidor del Estudiantes AUDITOR / 38 AÑOS / MADRID Francisco Javier tenía 38 años y dos pasiones en la vida: el deporte y su familia. Como buen aficionado al baloncesto, transmitió su entusiasmo por este juego a su hijo Jaime, al que dejó con cinco años. Juntos acudían a... Ver mas
Gran deportista y seguidor del Estudiantes
AUDITOR / 38 AÑOS / MADRID


Francisco Javier tenía 38 años y dos pasiones en la vida: el deporte y su familia. Como buen aficionado al baloncesto, transmitió su entusiasmo por este juego a su hijo Jaime, al que dejó con cinco años. Juntos acudían a los encuentros de su equipo, el Estudiantes, y disfrutaban con sus victorias. Casado y padre, además, de una niña, Ana, que tenía dos años, Javier no se limitaba a animar al conjunto. También practicaba el baloncesto, entre otros deportes. Su afición se remontaba a sus años escolares, cuando inclusó llegó a vestir la camiseta del equipo colegial.

El jueves 11 de marzo, como cada mañana, Francisco cogió con Jaime el cercanías en la estación de El Pozo. Primero iría a llevar a su hijo al Colegio Ramiro de Maeztu, que también fue el suyo, para después acudir a su puesto en el Tribunal de Cuentas, donde trabajaba como auditor. Los atentados frustraron las ilusiones del padrazo, según sus familiares, volcado en sus hijos; del atleta infatigable que, a pesar de llevar un marcapasos, no dejaba de disfrutar con su deporte favorito; del trabajador excepcional y, dicen sus compañeros, siempre abierto al diálogo. La barbarie terrorista tampoco dejó que Jaime, que resultó herido en el atentado, volviese a vibrar en compañía de su padre con las victorias de su equipo.

Ha recibido 0 puntos

CARMEN MÓNICA MARTÍNEZ

168. CARMEN MÓNICA MARTÍNEZ

Le gustaba pasar el verano en Lanseros, Zamora ADMINISTRATIVA / 31 AÑOS / MADRID Por Verónica, su niña, sentía devoción. La pequeña tenía cuatro años y cualquier risa, reclamo o llanto que surgiera de su boca movilizaba rápidamente a Carmen Mónica, o Mónica a secas, como la llamaban sus... Ver mas
Le gustaba pasar el verano en Lanseros, Zamora
ADMINISTRATIVA / 31 AÑOS / MADRID


Por Verónica, su niña, sentía devoción. La pequeña tenía cuatro años y cualquier risa, reclamo o llanto que surgiera de su boca movilizaba rápidamente a Carmen Mónica, o Mónica a secas, como la llamaban sus familiares y amigos. Se ilusionaba pensando en verla crecer y hasta, quizá, en darle un hermanito. Así podrían jugar juntos, como había hecho Mónica con su hermana, con la que mantenía una relación especial. Con ella, y con toda la familia. Los domingos, sagrados, solían aprovecharlos para comer juntos. Unas veces en casa de Mónica y José Luis, su marido; otras, en la de sus padres.

Unos días después del atentado Mónica hubiese celebrado su cumpleaños. Había nacido en Madrid 31 años antes. José Luis, en cambio, lo hizo en Zamora, en un pueblecito cercano a la zona de Puebla de Sanabria llamado Lanseros. A ella le encantaba pasar parte del verano allí. No en vano, decía que era la zona más bonita de Zamora. El resto de las vacaciones organizaba un pequeño viaje; mejor a un sitio con playa. El verano de 2004 tocaba Canarias. Pensaba tomárselo como un merecido premio después de trabajar todo el año, ya fuese con tos, fiebre o migraña, en la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid. Su cargo lo ocupaba en la sección de Patrimonio Verde. Era muy trabajadora, pero también disfrutaba de sus ratos de ocio. Su proyecto inmediato era apuntarse, de una vez, a clase de sevillanas.

Ha recibido 0 puntos

CRISTINA AURELIA GARCÍA

169. CRISTINA AURELIA GARCÍA

Quería dar una hermanita a Toñín, su bebé de tres años TELEMARKETING / 34 AÑOS / MADRID Antonio, su bebé, cumplió tres años poco después del 11-M. Cristina lo dejaba cada mañana en la guardería antes de ir a trabajar. Tanto sus padres como los de su marido -también Antonio, Toñín, como el... Ver mas
Quería dar una hermanita a Toñín, su bebé de tres años
TELEMARKETING / 34 AÑOS / MADRID


Antonio, su bebé, cumplió tres años poco después del 11-M. Cristina lo dejaba cada mañana en la guardería antes de ir a trabajar. Tanto sus padres como los de su marido -también Antonio, Toñín, como el pequeño-, se ofrecieron a cuidarle mientras los dos estaban fuera de casa. Sin embargo, ellos pensaban que ya habían trabajado bastante. Ahora les tocaba descansar. Cristina dejaba al niño en el barrio de Carabanchel Alto, donde vivían los tres, y cruzaba todo Madrid para llegar a su trabajo como supervisora de telemarketing en Alcobendas. El transbordo lo hacía en Atocha. A Cristina le hubiera gustado más ejercer de psicóloga, la carrera que ella misma se había pagado mediante becas, trabajos temporales y mucho esfuerzo.

La fascinación que Margarita, su madre, sentía por el imperio romano había hecho que la bautizasen con el nombre de Cristina Aurelia, aunque todos lo acortaban, llamándole Cristina o simplemente Cris. La influencia romana se repite con sus tres hermanos. Cristina era una persona inquieta, decidida, que disfrutaba contemplando a su bebé. Incluso estaba pensando en darle una hermanito, o hermanita, por aquello de tener la pareja. La familia era su motor. De hecho, tanto ella como Toñín habían optado por vivir cerca de sus padres y hermanos en Carabanchel. Ambas familias residían a dos pasos de su casa, entre el colegio en el que se conocieron de críos, el bar Aleix donde tomaban el aperitivo, la peluquería de Margarita....

Ha recibido 0 puntos

BALBINA SÁNCHEZ-DEHESA

170. BALBINA SÁNCHEZ-DEHESA

Una esposa magnífica y una madre excepcional DELINEANTE / 47 AÑOS / MADRID La perfecta esposa y compañera, dedicada íntegramente a sus hijos y a su familia en general. Para José Alonso Robledo, esposo de Balbina, su mujer era todo esto y mucho más, pues compartía con ella una magnífica... Ver mas
Una esposa magnífica y una madre excepcional
DELINEANTE / 47 AÑOS / MADRID


La perfecta esposa y compañera, dedicada íntegramente a sus hijos y a su familia en general. Para José Alonso Robledo, esposo de Balbina, su mujer era todo esto y mucho más, pues compartía con ella una magnífica relación que en los últimos tiempos se había materializado en un viaje a Roma en pareja. Su matrimonio tenía 22 años. Se casaron en la localidad toledana de Orgaz, de donde procede casi toda su familia, aunque ella nació en Madrid.

Madre de Sara, a la que dejó con 19 años y José Carlos, con 16, Balbina combinaba a la perfección las labores domésticas con su trabajo en la empresa Vicasa, donde trabajaba como delineante desde 1975. Para ello, todos los días se trasladaba en tren hasta Azuqueca de Henares. Amante incondicional de la naturaleza, disfrutaba mucho del jardín de su casa de descanso en Los Molinos, en plena sierra madrileña, donde el matrimonio pasaba la mayor parte de su tiempo libre. Para José fue una madre maravillosa que se preocupaba en exceso por sus hijos y que no descansaba tranquila hasta comprobar que toda la familia se encontraba bien. Especialmente se preocupaba de su madre, a la que visitaba con asiduidad en la localidad de Orgaz. Para Conchi, su hermana pequeña, Balbina fue la hermana responsable, su mejor confidente y su máximo punto de apoyo en los momentos difíciles.

Ha recibido 0 puntos

MARISOL CONTRERAS S.

171. MARISOL CONTRERAS S.

Fundamental en su familia y en su empresa RR. HUMANOS/ 51 AÑOS / MADRID Sobran los ejemplos y las pruebas para describirla como un «ángel de la guarda». Desde que, tres años antes, su padre falleció en un accidente de campo, Marisol convirtió a su madre en el centro de sus atenciones. Otro... Ver mas
Fundamental en su familia y en su empresa
RR. HUMANOS/ 51 AÑOS / MADRID


Sobran los ejemplos y las pruebas para describirla como un «ángel de la guarda». Desde que, tres años antes, su padre falleció en un accidente de campo, Marisol convirtió a su madre en el centro de sus atenciones. Otro tanto hizo con su hermano Perfecto cuando, un año antes, le diagnosticaron una enfermedad grave a su cuñada. Lo mismo podían atestiguar de ella en las oficinas de Siemens en Tres Cantos, donde llevaba trabajando 28 años como secretaria del director general de Recursos Humanos y jefa de Personal. Su discreción y su responsabilidad le granjearon tantos afectos que sus compañeros no dejaron de buscarla por los hospitales de todo Madrid durante los cuatro días que estuvo en paradero desconocido.

Nacida en la localidad conquense de Puebla de Almenara, Marisol vivía en Madrid desde que tenía apenas dos años. En los últimos meses, su felicidad giraba en torno a su chalé de San Martín de Valdeiglesias, donde solía pasar los fines de semana con Antonio, su esposo. Él también trabajaba en Siemens, aunque en los talleres de Getafe. El 11 de marzo, como siempre, llevó a Marisol hasta la estación de Santa Eugenia, donde tomó el tren que explotó en El Pozo. Su familia reclama a la ciudadanía que no se olvide lo ocurrido para que las cosas cambien.

Ha recibido 0 puntos

ISMAEL NOGALES GUERRERO

172. ISMAEL NOGALES GUERRERO

Un gran dibujante y amante de la copla DEPENDIENTE / 31 AÑOS / VALLECAS Ismael acababa de ser padre por primera vez de una niña que perdió a su padre con sólo cuatro meses. Él y su esposa, Mari Carmen, pasaban el tiempo haciendo planes con el futuro recién inaugurado. Los estudios de su hija... Ver mas
Un gran dibujante y amante de la copla
DEPENDIENTE / 31 AÑOS / VALLECAS


Ismael acababa de ser padre por primera vez de una niña que perdió a su padre con sólo cuatro meses. Él y su esposa, Mari Carmen, pasaban el tiempo haciendo planes con el futuro recién inaugurado. Los estudios de su hija, las vacaciones de verano, los años, ellos. Desde hacía unas seis semanas, Ismael trabajaba en una papelería, en el distrito de Nuevos Ministerios. Solía viajar en coche, pero desde que consiguió ese empleo en el centro de Madrid se desplazaba en tren desde la estación de Entrevías (Vallecas) para evitar problemas de aparcamiento. Cuatro viajes diarios, porque a Ismael le gustaba comer en casa con su familia. Hasta el 10 de marzo, por las tardes, sobre las 20:45 horas, Mari Carmen caminaba con la niña hasta la estación de Cercanías para esperarlo.

Ismael era un gran dibujante. Transformaba en graciosos cómics todos los acontecimientos familiares y las reuniones con los amigos. También pintaba cuadros, inventaba nuevos cócteles y pasaba horas escuchando música, en especial, copla y otros géneros tradicionales españoles.Su familia lo recuerda como una persona muy alegre y chistosa, «el preferido de todos», algo tímido en el trato, al principio, pero que, luego, entablaba amistad rápidamente.

Ha recibido 0 puntos

BEATRIZ GARCÍA FERNÁNDEZ

173. BEATRIZ GARCÍA FERNÁNDEZ

Cinéfila y profundamente enamorada de su familia PUBLICIDAD / 27 AÑOS / S. FERNANDO Al concluir la antigua EGB, Beatriz quiso ser educadora de disminuidos psíquicos, pero al final se decidió por los estudios relacionados con la Educación Infantil. Y sólo renunció a la plaza universitaria que... Ver mas
Cinéfila y profundamente enamorada de su familia
PUBLICIDAD / 27 AÑOS / S. FERNANDO


Al concluir la antigua EGB, Beatriz quiso ser educadora de disminuidos psíquicos, pero al final se decidió por los estudios relacionados con la Educación Infantil. Y sólo renunció a la plaza universitaria que obtuvo en Guadalajara por ver a Daniel, con quien llevaba un año casada. Se dieron el 'sí quiero' en un juzgado de San Fernando de Henares con el 'No a la guerra' en el corazón y en los carteles de fondo.

Finalmente, los estudios de Secretariado e Informática fueron su trampolín al puesto de administrativo en una prestigiosa escuela de cocina madrileña, que cambió por una jornada mejor introduciendo anuncios en Internet para una empresa de Telefónica. Cada mañana se despedían en la estación y él, ingeniero, se desplazaba en coche a su trabajo. El 12 de marzo festejaban que 10 años antes se habían conocido celebrando las notas. Hubiera sido uno de esos viernes en que cenaban con ambas familias; el resto iban al cine en un centro comercial. Gozaba yendo de paseo, de compras -tenía al menos 40 bolsos- y de viaje: la luna de miel, en Italia; de vacaciones, la Sierra, Gandía y Tenerife. En San José quería ir a Sevilla.

Beatriz, la alegría de la casa, dejó huérfanos a sus padres, su hermana Silvia, que tenía 17 años y quedó con la asignatura pendiente de «vivir sin verte», según leyó en la misa; y a su perra Trufa. Una familia rota que se pregunta por la conciencia de quien apoya guerras como la de Irak.

Ha recibido 0 puntos

Mª PAZ CRIADO PLEITER

174. Mª PAZ CRIADO PLEITER

Soñaba con jubilarse tras 32 años de trabajo ADMINISTRATIVA / 52 AÑOS / MADRID Tenía pánico a los coches, así que siempre prefería desplazarse en tren. Llevaba poco más de dos años subiéndose a un vagón para ir a trabajar a Tres Cantos (Madrid) a la empresa Michelín, donde hacía funciones de... Ver mas
Soñaba con jubilarse tras 32 años de trabajo
ADMINISTRATIVA / 52 AÑOS / MADRID


Tenía pánico a los coches, así que siempre prefería desplazarse en tren. Llevaba poco más de dos años subiéndose a un vagón para ir a trabajar a Tres Cantos (Madrid) a la empresa Michelín, donde hacía funciones de administrativa en el departamento de ediciones de viajes. La estación madrileña de Santa Eugenia era el lugar desde donde Mª Paz Criado Pleiter tomaba el tren cada mañana, para hacer después un trasbordo en Atocha o en la estación de Nuevos Ministerios, con rumbo a su trabajo. La vida de Mari Paz estaba vertebrada en torno a la empresa de neumáticos. Con 19 años, y pese a su malestar por no haber podido estudiar Magisterio, esta madrileña tuvo que optar por buscar trabajo -que encontró en Michelín-. Pero antes de llegar a esta faceta laboral, Paz vivió durante varios años en Francia -por motivos familiares-, donde cursó estudios hasta cumplir los 17 años. Su ilusión hubiera sido estudiar Magisterio en el país galo, pero debido a que era obligatorio tener la nacionalidad francesa, se trasladó a Madrid a buscar trabajo.

Fue aquí donde conoció al hombre de su vida y al compañero que iba a compartir con ella el resto de su existencia. Andrés recuerda a una mujer extrovertida y alegre, que conoció en un restaurante mientras comía. Entre flirteo y flirteo, ambos decidieron vivir juntos y formar una familia. Fruto de su amor es Eva, la hija de Mari Paz. Unos días después de la masacre cumplió 23 años.

Ha recibido 0 puntos

Mª TERESA TUDANCA

175. Mª TERESA TUDANCA

Tras 18 días en coma, falleció en el Doce de Octubre ADMINISTRATIVA / 49 AÑOS / ALCALÁ Con abrigo negro y jersey pistacho, María Teresa Tudanca Hernández fue una de las televisivas imágenes de la tragedia, malherida y sentada contra una pared de Atocha. No sufrió cortes ni quemaduras, pero s... Ver mas
Tras 18 días en coma, falleció en el Doce de Octubre
ADMINISTRATIVA / 49 AÑOS / ALCALÁ


Con abrigo negro y jersey pistacho, María Teresa Tudanca Hernández fue una de las televisivas imágenes de la tragedia, malherida y sentada contra una pared de Atocha. No sufrió cortes ni quemaduras, pero sí un traumatismo craneoencefálico, a consecuencia del que falleció tras 18 días en coma en el hospital Doce de Octubre. Desde Alcalá de Henares se dirigió, a la hora y en el tren de costumbre, a su puesto en una sucursal de la Banca Nazionale del Lavoro. Residía en la ciudad cervantina con su esposo, Ramón, y su único hijo, que tenía entonces 26 años, desde que 13 años antes trasladaran a su marido, mecánico en una empresa aeroportuaria.

Madrileña de nacimiento, se decantaba por el tren en detrimento del coche porque le aportaba comodidad, mayor seguridad y le permitía leer, una de sus distracciones. Ya que nunca pudo ejercer su licenciatura en Historia, aprovechaba para devorar novelas históricas, en particular las que tuvieran que ver con la familia Medici. El resto de su tiempo de ocio transcurría entre las plantas del jardín y las manualidades con cerámica. Sus padres y tres hermanos varones también sintieron el suspense hasta el 29 de marzo. Para Ramón, que la evoca sonriendo, alegre y divertida, se trata de un hecho muy penoso marcado por la mala suerte.

Ha recibido 0 puntos

Trinidad Bravo Segovia

176. Trinidad Bravo Segovia

Nació 40 años antes. Casada, con dos hijos, trabajaba en Seguros La Estrella y vivía en Rivas Vaciamadrid.

Ha recibido 0 puntos

María Pilar Pérez Mateo

177. María Pilar Pérez Mateo

Soltera de 28 años, vivía en Coslada y trabajaba como teleoperadora en el CAT de la Agencia Tributaria.

Ha recibido 0 puntos

María Nuria Aparicio

178. María Nuria Aparicio

40 años. Casada y con dos niños, a lo que dejó con ocho y cinco años. Trabajaba en la sección de RRHH de Schweppes.

Ha recibido 0 puntos

José Ramón Moreno Isarch

179. José Ramón Moreno Isarch

Nació en Irún (Guipúzcoa) hacía 37 años y trabajaba en la Consejería de Familia y Asuntos Sociales.

Ha recibido 0 puntos

María Teresa Mora Valero

180. María Teresa Mora Valero

37 años. Iba a casarse con José Ramón Moreno Isarch unos meses después. Operadora del Ejército del Aire.

Ha recibido 0 puntos

María Isabel Sánchez

181. María Isabel Sánchez

Madrileña de 37 años. Estaba casada y tenía un niño de siete años. Trabajaba como admistrativo en Hertz.

Ha recibido 0 puntos

Pedro Hermida Martín

182. Pedro Hermida Martín

56 años. Trabajaba en Caixa Cataluña. Natural de Toledo, estaba casado y tenía tres hijos. Llevaba 15 años viajando en ese tren.

Ha recibido 0 puntos

Francisco José Narváez

183. Francisco José Narváez

Este madrileño de 28 años estaba soltero y aunque trabajaba, vivía en casa de sus padres en la capital.

Ha recibido 0 puntos

Felipe Pinel Alonso

184. Felipe Pinel Alonso

Vivía en la localidad madrileña de Fuenlabrada y tenía 51 años.

Ha recibido 0 puntos

Alicia Cano

185. Alicia Cano

Natural de Cieza (Murcia), contaba 63 años, tenía cuatro hijos y estaba viuda. Trabajaba como asistenta.

Ha recibido 0 puntos

María Pilar Martín Rejas

186. María Pilar Martín Rejas

Tenía 50 años y trabajaba como funcionaria del Parque Móvil del Estado. Vivía en Santa Eugenia.

Ha recibido 0 puntos

Juan Ramón Zamora

187. Juan Ramón Zamora

A sus 29 años, llevaba más de tres casado, aunque no tenía hijos. Vivía en Santa Eugenia.

Ha recibido 0 puntos

Milagros Calvo García

188. Milagros Calvo García

Madrileña de 39 años, trabajaba como administrativo en TPI y estudiaba Derecho en la Complutense.

Ha recibido 0 puntos

María Pilar Gamiz Torres

189. María Pilar Gamiz Torres

Tenía 40 años y vivía en Madrid, donde trabajaba para una delegación del grupo Siemens en España.

Ha recibido 0 puntos

Yaroslav Zokhnyuk

190. Yaroslav Zokhnyuk

Ucraniano de 48 años, trabajaba en un taller de reparación de electrodomésticos en Torrejón de Ardoz.

Ha recibido 0 puntos

María Soledad Contreras Sánchez

191. María Soledad Contreras Sánchez

María Soledad Contreras Sánchez, española, 51 años

Ha recibido 0 puntos

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

Esta lista no admite nuevos comentarios