Versión impresa

* Los momentos mágicos en la historia de los Juegos Olímpicos *

* Los  momentos mágicos en la historia de los Juegos Olímpicos *

  • Lista creada por yefred07.
  • Publicada el 03.08.2012 a las 06:43h.
  • Clasificada en la categoría Deportes.
  • La lista SI admite nuevos comentarios.
  • La lista SI admite que sus elementos sean votados.
  • La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.

Avatar de yefred07

Último acceso 02.12.2016

Perfil de yefred07

  • Las estadísticas del usuario se mostrarán en los próximos días.

Ver el perfil de yefred07

Acciones de la lista

Recordamos diez gestas impactantes que han quedado en la retina de los aficionados: The Black Power Salute de 1968; el ejercicio perfecto de Nadia Comanechi en 1976; el impresionante final de Pietro Menea en Moscú; Carl Lewis elevado a los altares en 1984; el Baloncesto español rozó la gloria; el escándalo de Ben Johnson en 88; el sueño de Barcelona 92…

Además nos encontramos ante un año especial, se cumplen 20 de los JJOO Olímpicos de Barcelona 92, que en muchos aspectos significaron el despegue del deporte español consiguiendo 22 medallas, el récord de una delegación española hasta el momento.

Fuente: Vertele.com

VOTA...

Estos son los elementos de la lista. ¡Vota a tus favoritos!

1. El ejercicio perfecto de Nadia Comanechi

Los juegos de Montreal en 1976 fueron especiales, sobre todo en Gimnasia Artística femenina. En el ejercicio de barras asimétrica, una joven rumana de 14 años por aquel entonces, Nadia Comanechi, consiguió el primer 10 de la historia en gimnasia en una competición olímpica.

Aquella medalla de oro con una puntuación de 10 dio la vuelta al mundo. Ha sido condecorada en dos ocasiones con la Orden Olímpica por parte del Comite Olímpico Internacional.

Ha recibido 228 puntos

Vótalo:

2. Barcelona 92, un sueño

Los Juegos de Barcelona son recordados para España por muchos momentos, pero uno de los más importantes y de recuerdo obligado fue la Ceremonia Inaugural y como Juan Antonio San Epifanio, “Epi”, protagonizó el último relevo de la antorcha Olímpica para que el atleta Para-olímpico, Antonio Rebollo, lanzara con su arco la flecha que encendió el pebetero.

Fue un momento mágico que merece la pena recordar.

Ha recibido 193 puntos

Vótalo:

3. El Baloncesto español roza la gloria

Otro momento mágico de los Juegos de los Ángeles fue la medalla de plata que consiguió la selección española de Baloncesto. Realizó un gran Torneo imponiéndose en semifinales a Yugoslavia, perdiendo la final ante los EEUU de un tal Michael Jordan. De la mano de Antonio Díaz Miguel, los Fernando Martín, Epi, Romay, Solozábal, Iturriaga, Margall y compañía consiguieron una proeza que hasta entonces jamás había soñado nuestro Baloncesto. Merece la pena recordar cinco minutos de aquella final con la narración original del desaparecido Héctor Quiroga y de Pedro Barthe en TVE. Fue... Ver mas
Otro momento mágico de los Juegos de los Ángeles fue la medalla de plata que consiguió la selección española de Baloncesto. Realizó un gran Torneo imponiéndose en semifinales a Yugoslavia, perdiendo la final ante los EEUU de un tal Michael Jordan.

De la mano de Antonio Díaz Miguel, los Fernando Martín, Epi, Romay, Solozábal, Iturriaga, Margall y compañía consiguieron una proeza que hasta entonces jamás había soñado nuestro Baloncesto.

Merece la pena recordar cinco minutos de aquella final con la narración original del desaparecido Héctor Quiroga y de Pedro Barthe en TVE. Fue inolvidable.

Ha recibido 140 puntos

Vótalo:

4. The Black Power salute

En los Juegos Olímpicos de 1968 se produjo un hecho impactante. El estadounidense Tommie Smith se impuso en la carrera de los 200 metros lisos, consiguiendo la medalla de oro con un tiempo de 19,83, el australiano Peter Norman fue medalla de plata con un tiempo de 20,6 y también esta John Carlos, medalla de bronce con un tiempo de 20,10. En la entrega de medallas, Smith y Carlos alzaron un brazo con un guante negro, representando la pobreza negra, y el puño cerrado. Además, Smith llevaba un pañuelo negro representando el orgullo negro y Carlos llevaba el chándal abierto con un collar en... Ver mas
En los Juegos Olímpicos de 1968 se produjo un hecho impactante. El estadounidense Tommie Smith se impuso en la carrera de los 200 metros lisos, consiguiendo la medalla de oro con un tiempo de 19,83, el australiano Peter Norman fue medalla de plata con un tiempo de 20,6 y también esta John Carlos, medalla de bronce con un tiempo de 20,10.

En la entrega de medallas, Smith y Carlos alzaron un brazo con un guante negro, representando la pobreza negra, y el puño cerrado. Además, Smith llevaba un pañuelo negro representando el orgullo negro y Carlos llevaba el chándal abierto con un collar en señal de respeto hacia los obreros linchados o asesinados.

Ha recibido 138 puntos

Vótalo:

5. Carl Lewis se elevó a los altares en Los Ángeles 84

Si hay velocista carismático, ese es Carl Lewis. En la retina de los grandes aficionados al Atletismo está su gesta en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984 cuando ganó 4 medallas de oro igualando la gesta que había hecho Jesse Owens 48 años antes en los JJOO de Berlín en 1936.

Lewis consiguió el oro en 100, 200, salto de longitud y el relevo 4×100, impresionante. Con una forma de correr basada en la progresión se proclamó rey mundial de la velocidad. El Hijo del Viento no era rápido en las salidas pero la forma en la que progresaba era espectacular.

Ha recibido 122 puntos

Vótalo:

6. De nuevo, plata en Baloncesto

24 años después de la plata de Los Ángeles, en los Juegos de Pekín hace cuatro años, España consiguió de nuevo la proeza de jugar la final Olímpica ante el mismo rival, EEUU.

A diferencia de Los Ángeles, la distancia entre ambos fue mucho más corta y España pudo soñar con el oro hasta los últimos instantes.

En este vídeo se pueden ver los mejores momentos de la gran final con un Rudy Fernández estelar.

Ha recibido 114 puntos

Vótalo:

7. El duelo entre Gebreselassie y Tergat

Los 10.000 metros de Sidney 2000 fueron un duelo apasionante entre el mito etíope Haile Gebrselassie y el keniata Paul Tergat.

El final de la prueba ha quedado para la historia. Finalmente, Gebrselassie fue medalla de oro y Tergat, medalla de plata.

Ha recibido 109 puntos

Vótalo:

8. El minuto mágico del gol de Kiko

Otro momento especial de los JJOO de Barcelona 92 fue el gol de Kiko en el último instante de la final del Torneo Olímpico de fútbol.

España se impuso 3-2 a Polonia y hasta la victoria en la Eurocopa de 2008, fue sin duda uno de los logros más importantes del fútbol española en toda su historia.

Ha recibido 96 puntos

Vótalo:

9. El impresionante final de Pietro Menea en Moscú

Uno de los atletas más destacados de los juegos de Moscú 80 fue el velocista italiano Pietro Menea, que mantuvo vigente el récord mundial de los 200 metros lisos durante 17 años con una marca de 19.72, conseguida un año antes de Moscú 80 en la Universiada.

En 1996 lo batiría Michael Johnson. En los Juegos protagonizó una carrera para el recuerdo. Su recta final de la final de 200 fue impresionante, imponiéndose en la línea de meta a su gran rival y oro en los 100 metros lisos, Alan Wells. Su tiempo final fue de 20.19.

Ha recibido 91 puntos

Vótalo:

10. El escándalo de Ben Johnson en Seúl 88

No es un bonito recuerdo porque los 100 metros lisos de los Juegos de Seúl quedaron manchados por el positivo en el control anti-doping de Ben Johnson, pero su rivalidad de la época con Carl Lewis y aquellos 9.79, que asombraron en un principio al mundo, son muy recordados desde entonces.

Tras el positivo del canadiense, la medalla de oro pasó a ser para Lewis, que había sido segundo con un tiempo de 9.92. La plata fue para Linford Christie con un tiempo de 9.97 y el bronce para Calvin Smith, cuarto con 9.99.

Ha recibido 90 puntos

Vótalo:

11. Nadie se acerca a “el rayo” Bolt

Usain Bolt se convirtió en el protagonista indiscutible de las pruebas de atletismo en Pekin con 3 oros en 100, 200 y los relevos de 4×100 metros.

Esta es su carrera de 100 metros, que terminó en 9.68 segundos pese a lo relajado que llegó a la linea de meta.

Ha recibido 12 puntos

Vótalo:

12. Olga Korbut revoluciona la gimnasia

Cuatro años antes del ‘10’ de Comaneci la rusa Olga Korbut impresionó al público con su ejercicio en barras asimétricas. Cuando los jueces le otorgaron un 9,8 el público montó en cólera exigiendo un 10 sobre 10.

Ha recibido 9 puntos

Vótalo:

13. Ulrike gana a los 16, Múnich 1972

Con solo 16 años y 123 días de edad, Ulrike Meyfarth se convirtió en el atleta más joven de la historia en ganar una medalla de oro en las competencias de pista y campo en 1972. El atleta de salto de altura de Alemania Occidental participó en una de las finales olímpicas más largas de la historia, pues calificaron para la final 23 de los 40 atletas. Pero, frente a una multitud que le era partidaria en su tierra natal, Meyfarth, usando la técnica del "Salto Fosbury", se colocó por encima de la campeona europea Ilona Gusenbauer de Austria, quién todavía usaba la vieja técnica del... Ver mas
Con solo 16 años y 123 días de edad, Ulrike Meyfarth se convirtió en el atleta más joven de la historia en ganar una medalla de oro en las competencias de pista y campo en 1972.

El atleta de salto de altura de Alemania Occidental participó en una de las finales olímpicas más largas de la historia, pues calificaron para la final 23 de los 40 atletas.

Pero, frente a una multitud que le era partidaria en su tierra natal, Meyfarth, usando la técnica del "Salto Fosbury", se colocó por encima de la campeona europea Ilona Gusenbauer de Austria, quién todavía usaba la vieja técnica del rodillo ventral.

Meyfarth ganó el oro al igualar el récord mundial en un esfuerzo de 1,92 metros.

Cuatro años más tarde no logró impactar en Montreal 1976, pero regresó en 1984 para recuperar su título a los 28 años, imponiendo un nuevo récord olímpico de 2,02 metros.

Ha recibido 9 puntos

Vótalo:

14. El “Salto del Siglo” de Bob Beamon

La poca densidad del aire en México D. F. permitió numerosos récords en las pruebas de velocidad, salto y lanzamiento. En salto de longitud Bob Beamon arrasó con el récord del mundo superándolo en 55 cm. y llevándolo hasta los 8,90 metros, una marca que no fue superada hasta 23 años después.

Ha recibido 7 puntos

Vótalo:

15. Phelps bate el récord de oros por los pelos

Después de su impresionante actuación en Atenas 2004 (séis oros y dos medallas de plata) el nadador Michael Phelps llegó a Pekín con el objetivo de conseguir el oro en las ocho pruebas en las que competía. Lo consiguió, aunque en los 200 metros mariposa ganó por una centésima.

Ha recibido 6 puntos

Vótalo:

16. Michael Johnson, rey de los 200 metros lisos

El estadounidense tuvo los Juegos de su vida en Atlanta ’96 con su oro en 400 y 200 metros, prueba en la que además fijó el récord del mundo en 19,32 segundos.

Ha recibido 5 puntos

Vótalo:

17. Redgrave, para quitarse el sombrero… cinco veces

El remo es una disciplina que requiere un entrenamiento especialmente riguroso. Ser campeón olímpico implica un enorme esfuerzo. Ser campeón olímpico en cinco Juegos consecutivos es un logro sobrehumano que sólo ha conseguido el británico Steve Redgrave. Y eso que había sugerido que quería retirarse cuatro años antes.

Ha recibido 5 puntos

Vótalo:

18. Spitz ‘on fire’

Mark Spitz fue el Michael Phelps de su época. En 1972 se hizo con siete oros en la piscina de Munich ¡Marcando el récord del mundo en cada prueba!

Ha recibido 5 puntos

Vótalo:

19. El África post-Apartheid se une

Sudáfrica fue aceptada de nuevo en la familia olímpicaen 1992 tras la abolición de su sistema de segregación racial. Cuando la etíope Derartu Tulu ganó la prueba femenina de 10.000 metros esperó a su rival, la sudafricana Elana Meyer y ambas dieron la vuelta de honor.

Ha recibido 5 puntos

Vótalo:

20. Dick Fosbury revoluciona el salto de altura para siempre

Dejó a todos boquiabiertos al ser el primero en saltar de espaldas. Logró el oro y se retiró con sólo 21 años. Desde entonces no se salta de otra manera. Los Juegos de México'68 dieron muchos instantes para el recuerdo: el 'Black Power' (del que hablaremos en otra entrega de este serial), la 'caída' de Bikila, el cuarto oro seguido del discóbolo Al Oerter... Pero, sin lugar a dudas, fueron los Juegos de los saltos. Tanto de longitud, donde Bob Beamon pasó a la historia por dejar una marca que perduraría 23 años, como de altura, donde un estadounidense llamado Dick Fosbury... Ver mas
Dejó a todos boquiabiertos al ser el primero en saltar de espaldas.

Logró el oro y se retiró con sólo 21 años.

Desde entonces no se salta de otra manera.


Los Juegos de México'68 dieron muchos instantes para el recuerdo: el 'Black Power' (del que hablaremos en otra entrega de este serial), la 'caída' de Bikila, el cuarto oro seguido del discóbolo Al Oerter... Pero, sin lugar a dudas, fueron los Juegos de los saltos. Tanto de longitud, donde Bob Beamon pasó a la historia por dejar una marca que perduraría 23 años, como de altura, donde un estadounidense llamado Dick Fosbury cambiaría para siempre la rutina de su disciplina.
Fosbury se presentó en el país azteca con la intención de hacerlo lo mejor posible. Hasta ahí todo normal. Pero lo que nadie esperaba era verle actuar de una forma poco natural que dividió a la gente entre los que le consideraban un excéntrico... y los que directamente creían que estaba chiflado.

Hasta ese momento, todos los saltadores de altura de la historia habían aprendido la técnica de saltar hacia adelante, encogiendo todo lo posible las piernas para superar el listón: los llamados el rodillo ventral, el rodillo occidental o el estilo tijera. Pero Fosbury pensó que había una forma mucho más efectiva. Así, tomaba carrerilla de forma transversal al objetivo y, poco antes de llegar a él se giraba y saltaba de espaldas. Es lo que se llamó el 'Fosbury Flop'.

Lo que hoy en día es algo normal, pues todos los deportistas de la disciplina lo hacen así, en aquel momento parecía una locura. Nadie había visto nunca un salto igual, salvo en EE.UU., donde no se compartía la técnica de Fosbury. Porque el bueno de Dick ya usaba esa fórmula siendo estudiante en la Univerisad de Oregon, para ganar en 1968 el título universitario de Estados Unidos usando su nueva técnica y para hacer lo mismo en las pruebas de clasificación a los Juegos de México.

Fosbury se convirtió en la atracción de la prueba. Ya nadie quería ver a otro saltador que no fuera ese rubio pecoso que acabó demostrando que su técnica era muy válida, puesto que logró la medalla de oro con 2,24m derrotando incluso al gran favorito, Gavrilov, que se quedó en 2,20m. Sólo le faltó batir el récord del mundo, el cual intentó poniendo el listón en 2,29m, pero no lo consiguió.

Lo más curisoso es que a Fosbury, que contaba por entonces con 21 años, no se le volvió a ver saltar de aquella manera ni de ninguna otra. Dejó su sello en aquellos Juegos para que a partir de entonces fueran los demás quienes le imitaran. Tras conquistar el oro anunció en rueda de prensa su retirada porque su objetivo era "quedar entre los cinco primeros. No estoy preparado para el triunfo y me voy".

Fosbury cumplió y se fue, pero dejó una herencia eterna porque desde entonces no se salta de otra manera. Y él ya está en paz: "La popularidad actual de mi estilo es un premio maravilloso a cuanto tuve que aguantar al principio. El salto de espaldas ya lo practicaba en el instituto y todos se reían de mí, considerándome un chiflado y algunos como un 'snob' por salirme de las normas conocidas. Hasta que gané en México'68 pasando a la categoría de héroe".

Ha recibido 5 puntos

Vótalo:

Bienvenido

Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

Conectados recientemente

Comentarios
Haz tu comentario aquí

© 2013-2016 - Listas de 20minutos.es | Ir a la versión móvil